Está en la página 1de 4

INFORME MISIONERO DE BELGICA

Y CÓMO VA EL
TRABAJO...

A medida del paso de los


meses el trabajo se ha ido
incrementado y tomado forma.
En la actualidad estamos
realizando dos escuelas
dominicales los días domingos;
por la mañana en Amberes y
por la tarde en Bruselas. Estas dos ciudades están a 45 minutos de
diferencia en tren.

Hace unos meses estamos dictando estudios bíblicos cada miércoles


en Amberes. En Bruselas la evolución de los estudios bíblicos se ha
desarrollado de manera
intermitente pues estos
dependen en gran
medida de la
disponibilidad de
tiempo del grupo de
visitas que asisten a
ellos.

Bruselas y Amberes
son dos terrenos
distintos pero hemos
aprendido a conocer y
a diferenciar la manera
de trabajar en cada
uno de ellos. Ambos, a su ritmo y a su manera están dando fruto.

La primera alma belga está asistiendo con frecuencia a las reuniones


que realizamos en Amberes. Ella es Joke, quien en compañía de su
esposo, Carlos, están inquietos por conocer y acercarse más a Dios.
Ustedes hermanos saben lo que para nosotros y para la iglesia
naciente en Bélgica este hecho representa. Agradecemos sus
oraciones en favor de esta pareja.

PREPARÁNDONOS PARA LA PRIMERA CONVENCIÓN

Nuestro corazón está lleno de expectativas y de alegría por la


próxima celebración de nuestra primera convención nacional e
internacional el próximo 22 y 23 de noviembre, bajo el lema "Que no
se acalle su voz", en la ciudad de Bruselas.
Delegaciones de España, Holanda e Inglaterra harán presencia en
este evento.

A pesar de ser aún un grupo pequeño todas nuestra fuerzas están


concentradas en este proyecto, que confiando en el Señor, abrirá una
brecha al interior de este país en el que está resplandeciendo la luz
del evangelio.

Además, en el transcurso de la convención realizaremos nuestro


segundo bautismo en Bélgica. Edward, un colombiano músico de
profesión bajará a las aguas bautismales.

Como siempre, esperamos en el apoyo espiritual de nuestra


retaguardia para que la voz de nuestro Dios retumbe con libertad en
el corazón de Europa, y para que muchos, al sonido de ella sigan el
camino que fue marcado una vez para siempre en la cruz del calvario.

1 de noviembre de 2008
LAS MISIONES EN EUROPA

Cuál es la visión y la perspectiva después de un año de trabajo en un


país europeo? Cómo se miran las misiones en Europa desde adentro?
Definitivamente llegar a una conclusión de cuál es el concepto del
europeo con respecto a Dios no es tan fácil como aparenta.
Estando aún en Colombia comenzamos a recibir información y
consejos de aquellos que estuvieron o estaban aún en las misiones, o
de aquellos que habían tenido la oportunidad de estar en Europa y
tener algún tipo de contacto con gentes de este lado del mundo.
Todas las voces nos llevaban a una conclusión; no sería fácil, pero de
algo estábamos seguros: del Dios que iría con nosotros.

Fue así como comenzamos a hacernos una idea del tipo de trabajo
que nos esperaba.
Estando ya en el campo de acción empezamos a ser observadores
para así conocer el carácter de los belgas, aún de los latinos que
viven aquí después de largo tiempo porque por increíble que parezca,
con el paso de los días aún los latinos empiezan a adquirir el carácter
de las gentes del país de acogida, en este caso, los belgas.

Es cierto que desde Colombia tenemos una idea de cómo es el


corazón del europeo con respecto a Dios: Hombres que lo tienen todo
y no les falta nada. Pero ese es sólo el comienzo.

Para comenzar la vida aquí está bien marcada para todos; de lunes a
viernes trabajo. Sábados, visita a los supermercados y domingo,
hacer los trabajos de la casa y descansar. Tiempo para Dios no lo
hay, si es que acaso llegasen a creer en él. Lo más impactante para
nosotros es encontrar "analfabetas espirituales", es decir, personas
que no conocen absolutamente nada de Dios. En nuestros países
latinos aún alguien que diga llamarse "atheo" tiene cierto
conocimiento sobre las verdades bíblicas. Por el contrario, en este
terreno hay que enseñar desde qué es un Salmo hasta quién fue
David.

En el tiempo que Dios nos dio la oportunidad de servir en Málaga,


Santander, una ciudad clavada en la cordillera oriental colombiana
pudimos aprender más de cómo se labra la tierra. Cierta ocasión un
hombre estaba preparando el terreno para sembrar y nos llamó
mucho la atención que primero que todo él estaba quitando las
piedras de la tierra para luego arar, abonar y regar la semilla. En esa
zona del país antes de empezar el proceso de la siembra hay
primeramente que quitar las piedras, hay que adecuar el terreno. La
semilla no puede ser esparcida hasta que las piedras no sean
quitadas.

Espiritualmente hablando, estamos removiendo las piedras de


incredulidad para sembrar fe en el corazón de los belgas, y en
aquellos que de alguna manera tienen algún concepto sobre Dios les
estamos enseñando a desarrollar la fe.

Vidas "casi perfectas" y plena de comodidades son el escenario


perfecto para ignorar por completo a Dios. Ese es el panorama
general del pueblo belga y casi que europeo en general.

A pesar de ello, estamos arrancando piedras y regando la semilla de


verdad con la convicción y la seguridad que La Palabra no vuelve
vacía.

Intereses relacionados