Está en la página 1de 13

Sabemos que poseemos cinco sentidos: el olfato, la vista, el

gusto, el tacto y el oído. Cada uno de ellos cumple una función diferente,
aunque en ciertos casos, están conectados.

El tacto nos permite sentir la textura de las cosas, si están fríos


o calientes; el olfato nos permite percibir el aroma, y el gusto el sabor
de las comidas. La vista nos deja ver todo lo que nos rodea y el oído,
captar ondas sonoras para que podamos escucharlas.
Antes de que percibamos su olor, una flor
desprende partículas olorosas minúsculas que flotan en el
aire hasta llegar a la nariz. Esto provoca un efecto en las
terminaciones nerviosas del nervio olfativo, que envía un
mensaje al cerebro. Allí se transforma en el olor
correspondiente. Cuando se está resfriado, los olores no
nos llegan con la misma intensidad e incluso algunos no se
perciben.
La vista es el sentido que nos permite percibir la
forma de los objetos a distancia, y también su color. La luz
que llega de ellos es captada por una capa sensible, la
retina, que manda la imagen al cerebro para ser
interpretada. El funcionamiento del ojo es análogo al de una
cámara fotográfica.
El gusto está unido al olfato, que completa su
función. El olor de los alimentos es percibido por la
nariz. Al mismo tiempo, en cada zona de la lengua se
mandan mensajes al cerebro que identifica el sabor
correspondiente.
Gracias al sentido del tacto podemos percibir
cualidades de los objetos, como presión, temperatura,
aspereza, suavidad, dureza. El sentido del tacto se
encuentra en la piel, en donde hay receptores nerviosos
que se encargan de transformar los distintos tipos de
estímulos del exterior en información que puede ser
interpretada por el cerebro.
Los sonidos nos llegan a nuestro cuerpo a través de los oídos. Los
oídos recogen sonidos del exterior y mandan señales al cerebro. Se divide
en tres partes:
Oído Externo: es la parte del aparato auditivo que podemos ver. Su
función es captar sonidos del entorno.
Oído Medio: consta de una membrana (tímpano) y de huesos (los
huesecillos). Las ondas sonoras hacen vibrar la membrana de diferente
forma según su intensidad. Esta vibración es captada por los huesecillos.
Oído Interno: las vibraciones pasan por un conducto lleno de líquido y
recubierto de pelos de tamaño microscópico. Las vibraciones mueven el
líquido. Esto hace que los pequeños pelos vibren. Esas vibraciones se
convierten en señales nerviosas. El cerebro recibe estas señales y
reconoce de qué sonido se trata.
http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/3ESO/Relacor/contenido6.htm

http://www.monografias.com/trabajos12/orsen/orsen.shtml#intro

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sentido1.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sentido2.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sentido3.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sentido4.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/sentido5.htm