Está en la página 1de 7
INTRODUCCION A LA “ OPEP ” Que nos deja esa membresía? Alexander Guerrero E (*)

INTRODUCCION A LA OPEP

Que nos deja esa membresía?

Alexander Guerrero E (*)

Como lo apuntamos en nuestra discusión anterior, “Que pasara con PDVSA” escrito en forma más divulgativa y descriptiva, esta 2da parte compone una investigación mayor sobre la historia del petróleo y los mecanismos de captura de la renta petrolera en Venezuela. He querido traer algunos aspectos de esa discusión, para que en un lenguaje menos técnico, vetando en lo posible el argot económico propio del tema, se desee contribuir a la discusión popular sobre este importante aspecto de la economía venezolana. Ahora nos metemos con la OPEP; Que hacer con el petróleo ? El segundo mito. Que sentido tiene estar allí ?

1. El Estado/Gobierno,

derechos de propiedad y renta petrolera

La OPEP, una organización de productores de países productores de petróleo en propiedad del Estado y/o del gobierno, por ahora lo colocamos en un mismo plano, mas adelante discutiremos importantes diferencias que distinguen el marco jurídico que definen derechos de propiedad, para ser específicos, del subsuelo. La OPEP, constituida por reinos o republicas, seglares o teocráticas, democracias o dictaduras, independiente de esas diferencias, ha sido una plataforma política -escasamente eficiente en lo económico- para administrar la producción de petróleo, siempre con el mismo conjunto de incentivos fiscales que inducen los mecanismos de captura de renta. En el caso de país-estados/gobiernos dueños del subsuelo (y del recurso) la captura de la renta es por vía fiscal, incluidas todos las perversiones que ello genera, y los voluminosos costos de transacción que se transfieren al ciudadano cuando lo fiscal, lo político, priva el mecanismo distributivos natural en una economía normal, capital, ganancia y salario. El objetivo de la política en estos casos, y ello caracteriza a toda la OPEP, es la redistribución de la renta, esta de por medio, el control del aparato político y militar que permite la captura de la “renta” por vía fiscal.

Es decir, el petróleo se produce con el objetivo de maximizar el ingreso fiscal, cualquier otra actividad económica que no transite o redistribuya vía gasto publico, tendría importancia marginal en el marco de un entorno jurídico donde el petróleo este en manos del Estado/gobierno o la política, y particularmente cuando existen serios problemas de gobernabilidad, instituciones de arbitraje económicos y políticos débiles, corrupción, entre otros ejemplo. De manera que la distribución de la renta entre capital (para sostener la renta fiscal) e ingreso fiscal no ocurre como un trade off económico eficiente o como un proceso de optimización. Una acotación de importancia, la maximización de la renta fiscal en estos casos no implica per se una optimización del bienestar de los ciudadanos; por el contrario, puede ocurrir y ocurre que la tal maximización de la renta fiscal petrolera sea un mecanismo socioeconómico para crear pobreza colectiva, bien porque no alcanza, por lo que se sacrifican sus economías, o por derroche y una grotesca ineficiente asignación de recursos; Venezuela aunque no solo- es ejemplo de ambos.

2. Objetivos fiscales, intereses políticos y corporativos

Los objetivos fiscales e intereses políticos sean partidos, grupos de intereses económicos y sindicales, en los casos de democracias liberales- en el poder establecen sus incentivos en estrecha relación a como se definan los derechos de propiedad sobre el recurso renta. Así quienes controlen el gobierno, el Estado, políticamente hablando sin mayor controlabilidad y contrapesos institucionales (esto parece en el caso de la OPEP, la norma) son agentes principales de un estado/gobierno propietario del subsuelo 9y desde luego de la renta que el produce). En otros entornos con dictaduras o democracias populares los mecanismos de redistribución de la renta, además de expresarse con violencia buscan sostener el poder a todo evento. Irán, Irak, Venezuela, Nigeria, por ejemplo, son casos interesantes. La OPEP como

1

organización supranacional ha sido utilizada en épocas como palanca de ese esquema interno de empoderamiento político, en una justificación para políticas que eventualmente terminan en provecho de intereses particular en la redistribución de la renta. El incesto político económico entre el estado/gobierno dueño del subsuelo y quienes en poder político disponen de su redistribución, junto a coaliciones redistributivas e interés particulares de cronies y asociados crean un serio conflicto de interés, muchas veces realizado en nombre de Dios y la Patria.

Ese marco jurídico y la forma de operar la organización supranacional condiciona completamente el comportamiento de esa renta fiscal en estos países casi exclusivamente al movimiento de los precios del petróleo, por ello los acuerdos políticos que se establecen para administrar la producción están dirigidos a evitar la caída de los precios y/o potenciar los mecanismos que permitan que estos crezcan. Las decisiones fluyen a través de una administrando política de los niveles de producción a través de acuerdos -cuotas. El mecanismo que no es simétrico en las dos direcciones, esta sometido a las existencias de otros acuerdos de incumplimiento.

3. La OPEP: Una chaqueta de fuerza?

Como puede verse, la OPEP crea una estructura restrictiva donde los que ganan no son los mismos que los que pierden. Venezuela ha sido a todo evento uno de los perdedores históricos en la OPEP. Es el único país cuya producción de petróleo hoy es menor a la que tenían cuando fundaron la organización, muchos venezolanos viven con la historia de ser socios fundadores, olvidando todo lo que hemos perdido, o bien por compromisos con la OPEP o por factores endógenos nuestros. Es evidente que esa relación debe ser revisada, sin que tengamos que caer en el falso dilema de irse o quedarse. Se hará lo que convenga, y que conviene? , no tengo la menor duda que allí perdemos y no ganamos.

Mas adelante discutimos lo que se denomina la “clausula cheating” o el “engaño colectivo, todos saben de antemano que el acuerdo no requiere de su cumplimento estricto censo en la medida que el impacto sobre la renta fiscal sea considerable. El último de esos eventos ocurriría a finales del 2004 con cierto efecto, aunque solapado por factores fundamentales que los medios no querían ver como el exponencial crecimiento de la demanda por petróleo desde Asia. Por ejemplo, desde 2005, más del 50% de la producción de petróleo dulce- de Arabia Saudita se exporta a Asia, allí se encuentran las fábricas del mundo. Aunque por lo general, la literatura económica no registra abundantes éxitos de esos acuerdos al interior de la OPEP, también es cierto que el mercado no necesita patrón para comprender que si la producción se contrae, y ello puede ser marginalmente hablando, los precios sentirán la presión al alza y eventualmente lo contrario, si la producción se expande, para lo cual ello no tiene necesariamente que ocurrir en el interior de la OPEP.

Así, el crecimiento de la oferta de petróleo fuera de la OPEP estaría jugando a cosas comunes, ganar en conjunto cuando los precios suben, pero dejarle las “perdidas” a la OPEP. Rusia, Inglaterra, Noruega, por ejemplo, cobran a precios OPEPpero no pagan al mismo precio, cobran también en baja. Desde la opinión publica, sin embargo, las cosas se han visto algo diferente, los medios han estado interesados en buscar un culpable cuando los precios suben, por ello, entre otros, le ha costado algo de tiempo absorber una realidad visible desde hace años: la demanda de petróleo en Asia ha crecido a un ritmo interanual del 14-16% en los últimos 12 años, en Occidente la demanda crece a un ritmo del 2%.

4. Quienes se benefician y al costos de quienes?

Mas adelante veremos como utilizando conceptos de Teoría de Juegos, podemos aprender alguna lógica de los acuerdos en la OPEP. Así, en función del ciclo económico global, le tocaría a Arabia Saudita el rol de operar como el swing producer”, el país de la OPEP con mejores condiciones para “equilibrar” el mercado, cuando los precios vengan en baja o en alza. El swing producer es un ganador neto en ese juego, se beneficia de ventas por mayores volúmenes cuando los precios van en alza, en virtud que al

2

incrementar su oferta sus costos marginales tienden a cero. En los hechos los acuerdos se toman sin dificultad cuando la decisión política es cómoda, es decir, no otro fenómeno exógeno a la OPEP estaría ocurriendo. El equilibrio, a veces precario, se alcanza con mayor velocidad cuando los precios van en baja. Así pudiéramos decir que opero la OPEP durante varias décadas, apartando los periodos de conflicto político regional, cuando los precios subían y bajaban con el ciclo económico, o cuando ocurrían eventos exógenos, guerras por ejemplo.

Venezuela ha sido un gran aliado de Arabia Saudita, muchos dirigentes petroleros venezolanos olvidaron que Venezuela tenía en sus entrañas mucho más petróleo y desde luego incrementar su fuerza de negociación en la organización, no hicieron mucho. Sin embargo, la apertura petrolera mostro nuestra intención de ir por mas petróleo, en la OPEP para esos proyectos no teníamos amigos, no fueron tan socios con nosotros como nosotros fuimos con ellos. De hecho el modelo de apertura venezolana, aun con sus defectos, ha sido visto en algunos países de la OPEP con simpatía, pero, las razones religiosas que condicionan sus marcos jurídicos, no son fáciles de consumir. Aun con sus diferencias, Venezuela se parece mucho a Irán, en lo petrolero, e Irak busca recobrar el terreno perdido y cobrado por los saudís.

5. Precios, ciclos económicos y los incentivos y objetivos fiscales

Acotamos que hay alguna evidencia, aunque no muy concluyente, que relacionan las diferentes recesiones económicas habidas en la economía global en los últimos 30 años con el alza en los precios del petróleo; la evidencia empírica, aunque establece cierta causalidad, aun no explica el fenómeno concluyentemente, no aparece buena teoría económica capaz de explicarlo. De todos modos, quizás por consecuencia no intencionada puedan encontrarse ciertas relaciones, antes que por objetivo propio de la OPEP que expliquen el alza de precios y recesión económica global, no hay serias consideraciones de causalidad.

Por el contrario,

los países de la OPEP en términos de producción para buscar precios mas elevados. El comportamiento de los precios del petróleo durante los disturbios políticos en el Mediterráneo árabe Libia, Egipto- seguido de una expansión de la producción en Arabia Saudita y otros países del área, unido a los conflictos en Golfo por las sanciones Irán, no necesariamente estarían presionando al alza de los precios de modo instantáneo, aunque la coincidencia de los hechos muestre una causalidad técnicamente aun no demostrada.

de acuerdo lo ocurrido en los últimos años, pareciera independizarse de lo que hagan

6. Asia crece al 10% y no tiene petróleo

En el juego, operan factores fundamentales de mayor duración producido por el intenso y duro crecimiento económico de Asia. Acá quisiera puntualizar algunas realidades al respecto. El comercio regional entre los países asiáticos, es mayor que el comercio desde allí a USA y Europa y América Latina, por ejemplo y no debe sorprender, dado el tamaño del mercado asiático incluida China, India y Japón- y la velocidad con que su población se incorpora al crecimiento, literalmente por millones de habitantes por ano!

Ello indica que el epicentro económico del mundo ya no es ni Europa ni USA, esta en Asia, ahora, con el agravante energético- de ser un espacio con escaso petróleo y por ahora su crecimiento económico requiere del petróleo tanto del Medio Oriente, África y hasta de la lejana América Latina, Venezuela, donde los chinos han tenido quien compre su quincalla y chatarra militar. La presión sobre los precios del petróleo es entonces evidente y económicamente no tiene discusión, esta sustentado en esos indicadores fundamentales de manera inequívoca.

7. Los correligionarios del recalentamiento

3

También toman efecto otras restricciones similares con las que muestra la OPEP por administración política de su producción; las encontramos en Occidente, los gendarmes del ambiente y la nueva religión global del recalentamiento de todos los tiempos” han hecho que en USA por ejemplo, perforar para extraer petróleo dependa de criterios políticos, como ocurre en actual administración Obama, donde los nexos políticos entre su gobierno y los lobbies anti petroleros son evidentes, con Soros en la batuta; la opinión publica americana discute eso con fuerza; mientras tanto, el consumidor americano esta pagando el costo de esos acuerdos políticos, se espera que en el verano el galón de gasolina regular este en 5 dólares, y los americanos parece que nadan en petróleo.

Por razones de escasa evidencia empírica, no me referiré a los que algunos creen son los culpables de la presente presión al alza en los precios del petróleo, los llamados especuladores financieros, lo cual suma buena falacia, porque stricto sensu un especulador es mas un descubridor de precios que culpable de su comportamiento. Pero, la política del día día ha encontrado en el especulador un culpable, por si alguien quiere uno, de ambos lados, los amigos y enemigos del petróleo, el especulador es un alma que pena.

8. El rezago de la OPEP

Las restricciones que durante décadas se establecieron sobre la producción de petróleo los países petroleros de la región, todos en la OPEP, surgen hoy como barreras importantes para enfrentar la fuerte demanda de petróleo desde Asia, que económicamente indica que mas petróleo no significa automáticamente menos precios, fenómeno que desde luego apunta a debilitar aun mas a la OPEP como marcador marginal de los precios. Quiere decir, que la fuerza de la OPEP para inducir sobre los precios se ha debilitado considerablemente; dentro de la OPEP se requerirá de una colosal inversión en esa parte del mundo (y ahora cuenta Venezuela) para devolverle a la OPEP su participación en la demanda de petróleo en el mundo, ahora aumentada por el crecimiento sostenido en Asia. Sin embargo la renta se va al fisco, al capital va para la inversión vegetativa en la mayoría de los casos, la parte del león va al fisco.

Las presiones fiscales en Arabia Saudita, Nigeria e Irak que son serias, así como en Irán y Venezuela, se comportan como barreras importantes, los últimos de esa lista presionan a mantener los precios altos porque no pueden bombear más petróleo, y aunque lo disponen, requerirán de enormes inversiones, y desde luego, el fisco es primero. Allí tampoco hay falso dilema. Ello sin embargo no ocurriría con fondos propios dado que las necesidades fiscales impedirán enviar recursos a explorar, extraer, y procesar petróleo. Esta consideración es importante, porque en el caso de Venezuela, eso es precisamente lo que ha ocurrido, desde la caída de la producción de petróleo en general, hasta la descapitalización de la industria petrolera nacional, incluidos acuerdos con empresas extranjeras, todos reciclados bajo un nuevo marco jurídico, tiene un agente causal: la presión fiscal que impone su dueño, el gobierno.

9. Captura de renta, política y las reglas del reparto

Esta introducción me permite, metodológicamente, considerar la relación OPEP con la historia petrolera venezolana. La membresía en la OPEP no fue un evento casual, y desde luego es absolutamente congruente con nuestra tesis que los incentivos fiscales que definen los mecanismos de captura de la renta, royalties o derechos sobre la renta e impuestos, están estrechamente conectados con las instituciones de propiedad y con la manera como se definen los derechos de propiedad sobre el subsuelo

y una vez convertido en renta. No solo en el sentido del marco jurídico y constitucional que prevaleció hasta 1999 donde se definían derechos de propiedad creados por el Estado con arreglo legislativo,

evidente- sino que se estrecha de modo aun mas consistente -con sus incentivos fiscales- en virtud de la

sanción que sobre ella impuso la nueva Constitución 2000 y la LOH cuando el “petróleo” pasa a “propiedad” de la Republica, o gobierno, en este plano, “toda la renta del petróleo es del Rey de la republica, el fisco”.

4

Como nunca antes, los incentivos fiscales- que emergen del actual de ese marco jurídico, la renta petrolera es de modo absoluto ingreso fiscal y determinan, sin lugar a dudas que el dilema entre precio o producción no existe. El gobierno en función de sus objetivos políticos- en cuanto al gasto publico, hará todo lo que pueda para no reducir el ingreso fiscal petrolero, por lo cual el proceso natural de capitalización inversión- de la industria petrolera podría potencialmente afectar el ingreso fiscal, - en el largo plazo- así, si se capitaliza la industria cae la contribución fiscal, mas allá de los incentivos políticos que marquen el actual proceso político que imponga el gobierno. Un fenómeno similar ocurrió precisamente antes y posterior a la apertura cuando la contribución fiscal caía ceteris paribus- por las dificultades políticas que imponían las metas fiscales para expandir la producción de petróleo, a sabiendas que Venezuela estaba sentada sobre enormes reservas de hidrocarburos.

10. Venezuela y el reciclaje en la OPEP

La permanencia en la OPEP era entonces el corolario de esa curiosa situación económica de mantener reservas petroleras de adorno. Venezuela actuaba como un preso de la OPEP, cuando se fundo esta se producían 2 millones de barriles diarios, 50 años después, se produce mas o menos lo mismo. La apertura petrolera, abrió una puerta a esa situación, pero exigía una restructuración económica nacional y ello no estaba en la agenda de quien administraron la apertura durante Caldera II. Por el contrario, el esfuerzo político realizado fue acabar con el Gran Viraje y volver a lo mismo. El nuevo marco jurídico que se fundo con la Constitución y la LOH no fue una casualidad, podemos afirmar que fue una emboscada histórica, para llevarnos unos cuantos siglos atrás, a un Carlos V troipicalizado.

El gobierno en estos 12 años se ha reciclado dentro de la OPEP constituyéndose en un vocero de peso político, la OPEP le fue útil en lo que seria en estos años, la colosal descapitalización de la industria petrolera, incluidos acuerdos con empresas extranjeras, expropiación, ruptura de acuerdos, y enfrentando una docena de demanda por incumplimiento de contratos. La OPEP fue para el gobierno una importante palanca, el mismo Presidente de la Republica ha estado al frente en lo político y presionado a los otros lideres de la OPEP para no desviar el objetivo.

11. El Islam, la ley islámica y el petróleo

Veremos mas adelante, algunas otras curiosidades históricas, que en cierto modo comportamientos políticos en Venezuela coincidirían con algunos componentes del credo religioso dominante en la OPEP, el Islam, y lo explicaremos en términos de economía islámica - según el cual se justificaba en los países islámicos que producen petróleo la administración política de la producción para inducir mayores precios, y con ello satisfacer sus crecientes necesidades fiscales, sin tener que invertir y en consecuencia reducir la contribución fiscal. Con todo respeto, hay que considerar algunos elementos jurisprudenciales que en los países islámicos, seglares o teocracias conforman su marco jurídico. En el islam, el Sharia, la Ley Islámica se sienta sobre algunos pilares de crucial importancia para la actividad económica, y son vistos de modo distinto bajo los convencionalismos culturales y económicos de Occidente.

En el mundo académico dentro y fuera de esos países se le estudia como economía islámica. Mencionare dos pilares por ahora; la tasa de interés considerada usura y los recursos de la tierra que deben conservarse para futuras generaciones, están sentado en una consideración religiosa sobre la que se llama economía “de desperdicio”; es decir, de producir más de lo que las generaciones en pie requieren. El Sharia, como el Cristianismo medieval, pena el interés por usura y al desperdicio.

En otras palabras, como la tasa de interés es prohibida por el canon, no hay manera económica de definir una tasa de descuento que guie la economía para extraer o dejar petróleo en el subsuelo. El Islam define métodos alternativos, de mucho importancia por cierto, como de ganancias y pérdidas compartidas, por ejemplo que evitan el cálculo con la tasa de interés. Así mismo el credo encontrara algunas salida para sostener crecientes volúmenes de producción, no considerados “desperdicio”, los objetivos de la OPEP

5

tienen indiscutiblemente esos concentos económicos islámicos en sus acuerdos, por ello cualquier parecido a al funcionamiento de un Cartel, es solo coincidencia, como veremos.

12. ………….…y la influencia sobre Venezuela

La sanción moral y religiosa a la “economía del desperdicio” y por este se entiende que solo es posible por aceptación del canon- producir un recurso en condiciones tal de conservación que permita de acuerdo conservar para futuras generaciones, el concento interesante desde el punto de vista religioso y moral, tiene otras consideraciones en lo económico. Este es un importante pilar del Sharia, de la Ley Islámica. Este aspecto, el de la conservación, ciertamente fue traído a Venezuela por la dirigencia petrolera venezolana de los sesenta; así, la tesis de la conservación, que como vemos tiene fundamentos islámicos, esta fundada en la Ley Islámica, en Venezuela se convirtió en una justificación moral y política y no económica, totalmente antieconómica, para no producir mas petróleo del que permitía la ecuación precios- producción entre los objetivos de la OPEP.

En realidad esa dirigencia petrolera, la de los patriarcas, para aligerar un término mas global, estaba casada con la ecuación, la renta es del fisco, y habrá mayor ingreso fiscal en la medida que los precios crezcan rápido, la OPEP era una palanca importante. Fue la época y la ideológica dominante en Venezuela en petróleo, lo llamaremos opepismo. Recordemos que ya en esos años la discusión política para la reversión de las concesiones en manos de empresas multinacionales era con altavoz, el argumento de la conservación, entraba como anillo en el dedo.

13. El nacionalismo petrolero también en la OPEP

Para las empresas petroleras extranjeras era importante incrementar la inversión y la producción, es la naturaleza del capitalismo, y ello aunque no era tan aparente en lo político, también era importante para los venezolanos, a quienes la política le vetaba su participación en el negocio petrolero. Lamentablemente el marco jurídico tambaleaba en los pasillos de la política nacional, estábamos en camino de cometer uno de los grandes errores de nuestra historia económica, la reversión de las concesiones, nos jugábamos el futuro no de una sino de dos generaciones, la política como se ejerce en Venezuela no es ajena a esos “suicidios”, ya en el siglo XIX, Venezuela terminaría relativamente con menos población de la que tenia a mediados de siglo, para ser el país mas empobrecido de América. A la manera como hacemos política se lo debemos todo!. Pero la reversión traía su cálculo fiscal, con el petróleo de vuelta en el Estado, la renta fiscal crecería, y así la política oficial tendría la materia prima de su forma de ver el bienestar del venezolano, de la mano del gasto publico. Cuarenta o cincuenta años después, podría verse con amargura que aquel supuesto era falso, la historia dice que a mayor renta fiscal, mayor pobreza.

Sin embargo hay que acotar que la renta petrolera per cápita vino cayendo desde 1980, la dirigencia política no podía hacer nada para revertir esa tendencia, con la reversión en 1975 se había amarrado manos y pies. La apertura vino como un mecanismo alternativo, una especie de camino verde en la ruta, para no romper los cánones nacionalistas imperantes, pero exigía para su éxito una transformación estructural de la economía para hacer del fisco y el gasto publico mas dependiente de los impuestos de la gene que del petróleo. La apertura llegaba tarde unos cinco años, en realidad estaba prevista para 1989/90, cuando el Gran Viraje de CAP. La dirigencia política de esa historia que ya parece barrida por los nuevos tiempos, no comprendió ese proceso.

A nivel de la OPEP, hay que recordar que el nacionalismo petrolero también estaba en pleno desarrollo. Tengo la impresión que el termino “excremento del diablo” utilizado en esos años, tiene sus atavismos ideológicos y culturales religiosos similares. Pero no me extenderé en ese sentido. Sin embargo, hay que acotar que convertida la renta en ingreso fiscal, la posibilidad que el fruto llegase en forma de gasto público hace del término excremento del diablo”” algo mucho mas serio de estudiar, y dejar de tomarlo

6

anecdóticamente. En esta corta historia desde la Constitución 2000 a la fecha, y montado sobre precios que alcanzaron niveles inimaginables hace diez años, hemos constatado en toda su extensión que el tal excremento del diablo”” no viene en forma de renta petrolera que intoxique” como se decía en esos años, sino que toma la forma, económicamente hablando, de gasto público que fluye a través de los mecanismos redistributivos de la renta en poder de los gobiernos.

14. El excremento del diablo: el petróleo no es de los venezolanos

La tesis del “excremento del diablo” no pudo ser evidenciada empíricamente, tuvo un infeliz paso por la historia, su uso político operaria como un catalizador que coadyuvaba a que los venezolanos creciéramos a espaldas del “petróleo”, este era monopolio exclusivo de las comisiones de energía y finanzas del Congreso Nacional en sus dos cámaras durante los sesenta, setenta, ochenta, noventa y en estos diez años, del entorno intimo del gobierno. Los venezolanos hemos vivido ajenos al petróleo, solo pendientes de los mendrugos que corren por los canales redistributivos del gasto publico, nuestro derecho a ser dueños de ese recurso nos fue negado no solo por las constituciones que antecedieron a la del 2000, además de esta, y de todas las diferentes legislaciones que en materia petrolera hemos tenido.

El venezolano conoce del petróleo lo que viene por los caminos del gasto público, cuando ya ha sido filtrado por la corrupción y las malas mañas republicanas”, además de procedimientos ineficientes de asignación de recursos. Es hora de reclamar lo nuestro, lo ocurrido en estos diez años en materia de petróleo y su perverso impacto económico social y moral, son los polvos de aquellos barros de ayer, nada de lo de hoy fue generado espontáneamente, pero si es el fin de un ciclo, las nuevas generaciones al borde del poder, tienen frente a si todas esa horrenda historia de un colosal gasto sin que se muestre progreso sostenible, para cambiar la que viene.

(*)Economist, PhD. (London University) Economia y Finanzas www.alexanderguerrero.com @alexguerreoe

7