Está en la página 1de 16

Influencia de la educación en la sociedad:

Modelos de intervención en la juventud

Karla Daniela Godínez González

Universidad Panamericana: Escuela de Pedagogía

Resumen

Esta investigación tiene como finalidad lograr el crecimiento satisfactorio de nuestro país, para lograr un desarrollo, un crecimiento, para crear una conciencia social que lleve a la mejora permanente de la misma, los maestros, los pedagogos, los centros de capacitación deben de comenzar a tratar a personas de manera más general, incluyendo todos los sectores de la sociedad y poniendo énfasis en aquellos que muestran problemas de diversas índoles, pues hoy en día, este mundo presenta muchas dificultades, cada vez será más difícil para las nuevas generaciones convivir con un ambiente sano para que se desenvuelvan y logren así ser personas integras con valores y virtudes.

Como vemos hoy en día hay diversos problemas en los niños y adolescentes ya que carecen de educación, valores, virtudes y esto a edades mayores puede comenzar a provocar lo que es adicciones con alcoholismo, drogadicción, tabaco, problemas de delincuencia etc.

Es de gran importancia resolver estos problemas desde sus bases y trabajarlas para ayudar a las nuevas generaciones tanto a nivel familiar como en círculos sociales más abierto para que así poco a poco se vayan disminuyendo los problemas o lograr que no influya demasiado en la vida de los mismos para lograr poco a poco una readaptación exitosa en la sociedad al contribuir en la misma logrando vivir más el amor y la generosidad.

Palabras claves

Adolescentes, influencia de los sectores comunitarios, modelos de intervención.

Introducción

Cada vez la juventud de hoy se enfrenta con mayor numero de problemas, la mayoría siente un aburrimiento interno que se debe al vacio y el desinterés que provoca todo lo que vive el adolescente ya que la mayoría de nuestros jóvenes vive rodeado del aburrimiento que esto a la larga traen problemas psicológicos en ellos. Lo primero que produce ese factor en ellos son las adicciones ya que se aburren de ellos mismos que su primera solución es ver las cosas de distinta forma y uno de las cosas principales es divertirse según ellos a través de eso.

Por este motivo se quiere hablar de este tema de gran importancia, de ofrecer en las escuelas, comunidades, parroquias y en las familias la ayuda necesaria para que las futuras generaciones no caigan en esto y no se vean envueltos en estos factores negativos.

Es necesario implementar en las primarias y en las secundarais la educación preventiva apoyándose del área psicológica para que nuestros jóvenes sean capaces de enfrentar con éxito los riesgos y desafíos como las drogas, conductas compulsivas u obsesivas, el manejo de la sexualidad, conflictos familiares, problemas de autoestima y el desaprovechamiento del tiempo libre que es de las cosas que más provocan estas adicciones.

Se debe de tener una guía que proporcione a todos estas dimensiones de la sociedad la ayuda necesaria para que nuestros jóvenes ya no sigan cayendo en esto y que haya un impacto y una reflexión profunda en la necesidad de la educación preventiva en los jóvenes de hoy que cada vez lo necesitan más.

En nuestra juventud ya no se vive en una cultura en donde se enseñe una norma objetiva de lo que es bueno y lo que es malo. La verdad ha sido remplazada por lo que es de preferencia individual. Y toda nuestra sociedad se ha visto afectada por todos estos cambios y se debe a que en nuestras últimas generaciones ha ocurrido un cambio de pensamiento de la gente, un cambio que involucra dos modelos distintos de verdad, dos maneras en que las personas hoy conceptúan lo bueno y lo malo.

La mayoría de nuestros jóvenes carecen de ideas morales más básicas que las generaciones anteriores. Muchos de nuestros jóvenes se encuentran luchando con el concepto de la verdad y con la manera de aplicarla a su propia vida y experiencias.

Si nuestros jóvenes van a aprender cómo distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo, deben saber cuáles verdades son absolutas y por que los son. Necesitan saber cuáles normas de comportamiento son correctas para todas las personas, en todas las épocas y en todo lugar y vivir conforme a esto y no dejarse llevar por el momento, la aventura y el ambiente.

Pregunta general

¿De qué manera se puede atacar los vicios en la juventud de hoy para lograr una mejor educación y cambiar la conciencia de lo que está bien y lo que está mal en ellos?

Preguntas específicas

1.- ¿Qué problemas de adicciones sobresalen hoy en día en nuestra sociedad y a que edades?

2.- ¿Cómo se pueden atacar todos estos problemas?

3.- ¿Qué influencia tiene la familia en estos problemas actuales?

4.- ¿Cuáles son las causas de todos estos problemas ocasionados en los adolescentes de hoy en día?

Hipótesis

En la medida en que los jóvenes reciban un correcto apoyo de todas las instituciones educativas y una correcta educación en casa, ellos podrán tener un apoyo para mejorar en su vida personal y lograran ser hombres más íntegros.

Objetivo general

Valorar la importancia y la urgencia que se necesita para implementar modelos de intervención en los adolescentes.

Objetivos específicos

Se pretende concientizar tanto a los padres de familia como a las instituciones educativas acerca de la importancia de la implementación de los modelo de intervención en los adolescentes.

Reflexionar acerca de todos los problemas que hay hoy en día en nuestro mundo y como todos ellos están influenciando negativamente a nuestra sociedad.

Valorar la importancia de los modelos de intervención y la urgencia que necesitan estos.

Estado de conocimiento

Según Mcdowell (1989) en su libro llamado “La verdad si importa” en donde se basa de investigaciones para atacar los problemas actuales que hay en sociedad. Lo que menciona este autor es:

La juventud de hoy en día ya no vive una cultura que enseña normas objetivas de lo que es bueno y de lo que es malo. Todos estos cambios que surgen se han visto afectados por ello. Se debe de enseñar a los niños y jóvenes de hoy en día tomar decisiones moralmente correctas basadas en Dios y su palabra, como la norma absoluta de lo que es bueno y lo que es malo. En las últimas generaciones ha ocurrido un cambio en el pensamiento de la gente, un cambio que involucra dos modelos distintos de verdad, dos maneras en que las personas hoy conceptúan lo bueno y lo malo. Muchos de nuestros jóvenes sencillamente no entienden o no aceptan la verdad absoluta: es decir aquello que es cierto para toda persona, en toda época, en todo lugar. La verdad absoluta es una verdad que es objetiva, universal y constante.

Nuestros hijos deben aprender cómo distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo, deben saber cuáles son las verdades absolutas y porque lo son. Necesitan saber cuáles normas de comportamiento son correctas para toda persona, en toda época y en todo lugar. Necesitan saber quién determina la verdad y por qué.

En su libro “Éntrale a las protecciones” realizado por Castro (2003) en donde realiza programas de apoyo para lograr una vida mejor en los jóvenes y una guía de educación preventiva menciona lo siguiente:

Drogas, sexualidad, violencia, problemas familiares y sociales, incomunicación, conductas indescifrables; esto y más deben enfrentar los jóvenes durante el periodo de transición entre la infancia y la edad adulta, tiempo que se evidencia con estados de ánimo que ni ellos mismos entienden.

Padres, profesores y orientadores han llegado a la misma conclusión: el costo es prevenir es mínimo; es el costo moral, psicológico y social ante un hecho consumado es tan grande; que a veces ya no alcanza remedio. Es de gran importancia adaptarnos a las necesidades y características que presenta cada

grupo en distintos casos y ambientes, orienta, informa y provee de útiles herramientas.

“Aprendiendo a pasarla bien” escrito por Margarin (2004) señala la importancia de la educación preventiva ya que enfrenta con éxito riesgos y desafíos para la problemática actual. Lo que menciona de la educación preventiva es lo siguiente:

En un sentido general, la educación es el medio del que se valen las sociedades para incorporar a nuevos miembros a su seno, con provecho por sí mismos y para la sociedad en conjunto. Por ello se dice que la educación es el fundamento del bienestar, un ingrediente indispensable del desarrollo y un medio de cambio. De esta vital función social deriva su importancia y el interés sustantivo que reviste todo lo que concierne a ella, pues cada avance social va acompañado de un impulso hacia y desde las tareas educativas. Esto se vuelve particularmente importante cuando se hace referencia a la infancia y a la juventud.

La noción educativa preventiva integral que desea transmitirse es un concepto que va más allá de un proceso informativo, de aprendizaje o de atención individual: se relaciona con una verdadera movilización social y con un proceso de cambio de tipo comunitario y cultural.

Reig (1994) en su libro “Reto al cambio” nos explica un proceso personal para profundizar internamente para comprender como las personas tenemos que vivir en donde nos invita a aceptar y vivir el presente para poder recibir exitosamente el porvenir en todos los aspectos de nuestra vida personal al mencionarnos lo siguiente:

En los cambios que son buscados intencionalmente por los seres humanos pueden surgir sentimientos positivos como ilusión, expectativas positivas, esperanza, alboroto. Sin embargo, también pueden experimentarse durante el proceso sentimientos de enojo, rencor, depresión, frustración, desilusión, pérdida, soledad, miedo, duelo por lo perdido, culpa, arrepentimiento etcétera. Son sentimientos que surgen espontanea e involuntariamente. Nos incomodan y quisiéramos que no existieran. Sin embargo, algunas veces acompañan a procesos de cambio.

Los cambios desde dentro requieren vivir transiciones completas y clarificar intenciones para salir adelante. Son procesos personales para los que no existen formulas generales. Los cambios desde fuera, por otra parte, son procesos de

ajuste al medio, dependen de la capacidad que tengamos para evaluar y caminar con los cambios de entorno.

Según Martín (1994) en su libro “Tu hija de 15 a 16 años” señala la importancia de la búsqueda de la identidad en los adolescentes de la siguiente manera:

La adolescencia es una época de encuentro con el yo, el descubrimiento del mundo interior que les fascina, a través del cual descubre a los otros, hasta llegar al tu. Una es época propicia a emborronar diarios íntimos, escribir poesías que a nadie dará a leer.es la etapa en donde se va conociendo, profundiza en sí misma y comienza a reflexionar personalmente, a sentirse alguien y a querer serlo cada vez mas.

Se da cuenta de que está cambiando y quiere saber qué sentido tienen esas alteraciones. Busca su identidad y quiere conseguir una posición clara ante la vida.

Quiere comprender que le ocurre e intenta descubrirlo valientemente por sí misma, pero no puede; se siente incapaz por toda su evolución interior. Al no dominar sus propias vivencias, sus sentimientos, sus impulsos, se refugia en la rebeldía.

Desean tener libertad, no tienen todavía muy claro el alcance de lo que esta libertad comporta, y la confunden con lo que este momento me apetece. Para que aprendan a moverse en libertad, debemos ofrecerles campos de entretenimiento.

Mata (1999) en su libro “La afectividad en los adolescentes” señala que la adolescencia es un tiempo de cambio en donde los valores que se enseñan aquí prevalecen para siempre. Lo menciona en los siguientes párrafos:

Los valores no se imponen, se adquieren poco a poco. Se adquieren cuando son capaces de hacer de nuestra vida un proyecto coherente, donde la seguridad de los bueno nos de energías para obrar en consecuencia hacia el bien.

Los valores son, permanecen, aunque en su hija adolescente aparezcan nuevas maneras o poses que los oculten. Pero si son de verdad, vividos en familia, no la edad ni las influencias externas podrán anularlos.

Es fundamental, pues, que fomentemos la virtud de la esperanza en la educación de nuestros hijos, virtud a la que nunca se le dará la suficiente importancia.

En su libro “¿Qué le pasa al corazón?”, Medina (2007) insiste en las grandes transformaciones que deben de comenzar a ver en las personas de la siguiente manera:

Las grandes transformaciones deben de empezar con la transformación de cada persona, una por una, desde dentro, desde la misma medula de nuestro ser. Solamente a través de nuestro propio cambio o conversión podemos hacer el mundo diferente y este cambio no es instantáneo, es un proceso de toda la vida.

Se debe de poner siempre al hombre como sujeto y no como objeto. Se debe de llevar al hombre a lo que tiene que ser, para que el mundo sea lo que tiene que ser. Cambiar al hombre para cambiar el mundo. Hay mucho que hacer en este mundo, pero mucho de lo que vamos a hacer va a depender de lo que seamos, de la identidad que formemos de nosotros mismos.

Hay muchas cosas que hace cambiar al mundo: la educación, es el estilo de llevar el matrimonio, en la organización de una familia, en cómo debe proyectarse una mujer, en como los hombres deben jerarquizar los valores.

Algo que identifique a todos los hombres para poder cambiar nuestro alrededor, algo que sea característico y que todos los hombres posean y que influya en el comportamiento de cada uno es: el corazón y para poder cambiarlo tenemos que forjar nuestro carácter, conocer sus secretos y su grandeza y desafiarnos a nosotros mismos.

También Erikson (2000) en su libro “Sociedad y adolescencia” nos habla de la voluntad, la obediencia y la disciplina en el siguiente párrafo:

El desarrollo de la identidad en la adolescencia requiere también de una restauración del a segunda posición del desarrollo. Nuevamente a prueba, la voluntad puede entonces quedar subordinada a algún orden reconocido como una voluntad superior y un impulso pertinaz a la experiencia comunitaria, mientas que la obediencia ciega puede volverse una disciplina escogida por uno mismo, colocando siempre el acento subjetivo en el que el individuo escoge libremente lo que demuestra ser ineludible. En la rebelión totalista, la restauración negativa de esta posición puede conducir una completa inversión de posiciones. Lejos de mostrar alguna vergüenza, los disentidores hacen gala de su ausencia, la obediencia se vuelve desafío y la duda de si mismo desprecio.

Miralbell (1995) en su libro “Como entender a los adolescentes” menciona en el siguiente párrafo formas y métodos que deben de utilizar los padres para comprender y ayudar a sus hijos:

Los padres han de procurar que en su hogar se viva, se hable, se comente y se gesticule con una gran naturalidad, y han de tener en cuenta que, si bien los dos extremos tanto narcisistas y el de los complejos no son buenos, son los extremos casi patológicos de un proceso muy importante que todos los adolescentes pasan y que los padres han de saber vigilar, es el proceso por el cual cada adolescente descubre como es realmente, como es su temperamento, que cualidades tiene y que tendencias defectuosas lo acechan.

Además es preciso recordar, para todos aquellos que profesan la fe cristiana, que han de considerar que las características particulares y concretas de las cualidades básicas y actitudes positivas radicales de cada joven son obra divina, para que se conviertan, libremente lucha con esfuerzo, en medios idóneos para llevar a término, en la propia vida y en la sociedad, la misión, la tarea que el cielo espera de él.

Por eso tiene tanta importancia esta crisis de autoconocimiento con el nombre de crisis de identidad. Es necesario que los padres, durante la misma, ayuden a sus hijos a hacerles ver como son y en qué y cómo pueden mejorar, con toda la objetividad, con toda verdad, sin exageraciones que les hagan daño pero también sin falsas humildades que les hagan olvidar o despreciar las cualidades que verdaderamente poseen.

Por lo tanto Stenso (1993) en su libro “Preparándose para la adolescencia: una guía para los padres de familianos enseñan una visión más clara para los padres de lo que deben de tener siempre en mente para ayudar a sus hijos.

La vida de los hijos está enteramente en manos de Dios. Los padres sienten que están cumpliendo la Voluntad de Dios cuidando las vidas de los jóvenes que El les ha encargado.

Los padres como individuos varían considerablemente en temperamento historia familiar, actitud, modo de ver la vida, reglas, maneras de disciplinar, etcétera. A pesar de estas diferencias, los padres con éxito en la educación de los hijos, parecen tener cuatro elementos fundamentales en común:

1. Una clara visión del futuro de sus hijos.

2. La voluntad firme para lograr que este ideal se haga realidad.

3. Un compromiso con la felicidad futura de sus hijos.

4. Una confianza en la ayuda de Dios para llegar a la altura de este compromiso y las responsabilidades que implica.

Aun los padres con éxito experimentan problemas, atrasos y decepciones en el camino. La responsabilidad siempre implica superación y nos exige perseverancia en el trabajo. Pero vale la pena y a la larga, los padres que persisten en sus tareas terminan victoriosos y sus hijos salen adelante.

Influencia de la educación en la sociedad

La adolescencia

Los adolescentes de hoy en día se les presentan muchos problemas e ideas sobre sexualidad, consumo de drogas, conductas compulsivas u obsesivas, trastornos alimenticios, conflictos familiares, problemas de autoestima y el desaprovechamiento del tiempo que ataca con sus valores y virtudes contradictorios y su violencia y se presentan todos ellos en un momento en el que ellos son más vulnerables y están enfrentando los cambios fiscos y emocionales normales de su desarrollo.

Debido a todos estos problemas es indispensable educar positivamente, siempre teniendo en claro una educación afectiva y por supuesto que siempre este motivado del buen ejemplo que pueden dar los padres a los hijos.

Como menciona Medina “Hay muchas cosas que cambiar en este mundo: en la educación, en el estilo de llevar un matrimonio, en la organización de una familia, en cómo debe proyectarse una mujer, en como los jóvenes deben jerarquizar sus valores… Hay mucho que hacer, pero mucho de lo que vamos a hacer va a depender de lo que seamos, de la identidad que demostremos”.

Haciendo referencia a estas palabras se puede observar que el hombre es el encargado de las riendas de su vida, que hacen falta tantos cambios en nuestro mundo pero para hacer esos cambios primeramente tenemos que estar bien nosotros mismos.

Este es el tiempo en el que los padres tienen que trabajar con mayor responsabilidad y autoridad con los hijos, luchar por tener una buena relación con ellos ya que la educación nace en la familia, de ella parte y a ella tarde o temprano regresara. Por lo tanto la familia es la principal escuela por lo tanto este núcleo debe de estar compuesto por el amor que hallen ella y los fuertes lazos que los unen o que deberían unirla.

Los padres a veces por cuestiones de tareas u obligaciones no se pueden ocupar de la educación intelectual de sus hijos y por este motivo se debe dar el complemento entre los sectores educativos pero en donde si se deben de centrar

y tener siempre claro es en la educación de la afectividad ya que esa es la base y de los factores mas importantes que deben de perdurar siempre en un hijo para que pueda sentirse seguro, con confianza y con afecto de su entorno.

Siempre se dice que los padres siempre buscan lo mejor para sus hijos, ¿Cuándo hemos visto a una madre que se alegre de los fracasos o desgracias de su hijo?

Si la escuela es una extensión de la familia, es coherente pensar que en ella se tendría o debería mantenerse el mismo objetivo. Así es que los centros educativos en los que se ha confiado la educación de los hijos, correspondiera a promover que con su educación, las personas que ahí asisten tengan como meta ser más felices y logren tener una vida más integra.

La primera educación es la que nace en la familia, empieza sobre todo “ayudando a crecer” a los que componen ese núcleo, en donde al adolescente en el control de su propio cuerpo de su propio cuerpo, ayudándolo con la formación de hábitos, que le ayuden a ser mas autónomo. El hombre nace prematuro e inacabado y necesita por supuesto de la familia para proseguir su desarrollo y si su familia no puede llenarlo en este desarrollo es cuando comienzan en los adolescentes todos los problemas que se han mencionado con anterioridad.

Como menciona Mata: “La afectividad es una capacidad que tenemos las personas de experimentar emociones y sentimientos, tiene en esta etapa de la vida un sabor especial debido al gran numero de ingredientes de los que se nutren”.

Por lo tanto retomando esta idea se ve la importancia de la educación de los sentimientos y emociones es decir la educación de la afectividad, es también una educación que comienza en el seno familiar y corresponde principalmente a los padres. Los padres deben y tienen el deber de demostrar y brindar a sus hijos esa seguridad y confianza que se merecen tener por el siempre hecho de ser personas.

La honestidad, solidaridad, el respeto, el amor, la caridad etc., tienen como inicio la dinámica vivida día a día en la familia. Si un adolescente tiene estos valores es mucho menos probable que caiga en algún problema de debilidad en donde suelen caer los adolescentes.

El ejemplo de los padres es fundamental, los adolescentes aprenderán y reproducirán aquello que observen pues todo lo que ven los dejará indeleblemente marcados.

Influencia de los sectores comunitarios

Avanzando en la edad, llegará un momento en el que los hijos dejaran de manera parcial la educación familiar y es aquí donde comienza con la educación que les brinda las instituciones escolares. Es aquí donde comienza la labor del profesor tanto de encargarse de que tenga una evolución intelectual pero no dejando a un lado la parte espiritual e integral del adolescente y de todas las malas influencias que puede adoptar por un pequeño descuido. Es ahora cuando ellos son los encargados de ayudar a los padres que son los primeros educadores. No se debe suplir a un profesor por un padre, pero es indispensable que se tenga ese complemento y la comunicación y confianza de estar velando por el crecimiento del adolescente.

Los profesores deberán de procurar tener en mente la misma meta que presentan los padres para que así puedan tener una unidad entre lo que los padres quieren y lo que la escuela procura cumplir.

Es de gran importancia que a lo largo del desarrollo de los jóvenes se les siga educando en aspectos de gran importancia como en la formación de hábitos para que posteriormente se conviertan en virtudes pero que sean capaces de distinguir por si solos el bien y el mal.

Se puede ver que el extracto del autor Mcdowell es acertado de acuerdo a la forma de pensar ya que menciona lo siguiente: “Muchas malas decisiones proporcionan ganancia inmediata, mientas que las buenas decisiones muchas veces parecen incluir “ahora” un dolor. Las buenas decisiones, en cambio, muchas veces requieren posponer una satisfacción inmediata para lograr mejores resultados de largo alcance. Pero tenemos que ser sinceros con las nuevas generaciones y admitir ante nosotros mismos y ante los jóvenes que las buenas decisiones no son siempre las más fáciles y que con mucha frecuencia sentimos tentación de escoger una ganancia inmediata sin considerar las consecuencias de largo alcance.”

Siguiendo con la reflexión anterior se tiene muy claro que las buenas decisiones no siempre te traen una satisfacción inmediata pero si te trae mejores resultados de largo alcance al pasar el tiempo y eso es lo que debe de entender las generaciones de hoy en día, que no pueden tomar decisiones dejándose llevar por el ambiente o los amigos sino que deben de estar consientes de sus acciones, de lo que van a realizar y porque motivo lo harán distinguiendo siempre entre lo bueno y lo malo.

Retomando el tema de los profesores, ellos siempre tienen que estar consientes de que son responsables de la formación del as personas que se les han encomendado.

El colegio siempre tiene que representar un ámbito para el desarrollo personal y debe de captar y despertar el interés de aprender.

Es de gran importancia que en las instituciones tengan un programa bien estructurado y que les permita realizar el trabajo de una manera adecuada y optima a sus capacidades para atender todos los problemas que se puedan diagnosticar por lo tanto el profesor debe de contar con la flexibilidad necesaria para modificar de manera oportuna el programa de acuerdo a las necesidades que sean diagnosticadas y por supuesto que cuente con la vocación necesaria para llevar a cabo su labor de la mejor manera.

Deben de tener siempre claro de lograr los aprendizajes significativos en los alumnos, para que logren concientizar con profundidad lo que es bueno y lo que es malo y que vivan experiencias ya que son de las cosas más enriquecedoras. El profesor debe de ser consciente de que los alumnos aprenden aquello que ven. Los adolescentes son como esponjas, lo absorben todo y aprenden todo. Por desgracia, también lo malo.

Por este motivo es indispensable proporcionarles a los adolescentes de hoy en día todos los medios necesarios para salir adelante para que no se metan en todos estos tipos de problemas.

Modelos de intervención

Según Margain: “La educación es el medio del que se valen las sociedades para incorporar a los nuevos miembros a su seno, con provecho para sí mismos y para la sociedad en conjunto, por lo tanto es el fundamento del bienestar, un ingrediente indispensable del desarrollo y un medio de cambio”.

Es por este motivo que las comunidades actuales enfrentan grandes problemas que van definiendo su entorno de vida y que ponen en riesgo a los adolescentes en su desarrollo y en su existencia.

A esto se le debe de dar importancia a la educación preventiva integral que se les desea transmitir a las nuevas generaciones en donde tengan un concepto mas allá informativo sino que los adolescentes tengan la oportunidad de vivir una experiencia significativa para cambiar un concepto de ellos y un cambio de actuar.

Los modelos de intervención pueden resultar de gran importancia para ayudar y asesorar a los padres, vecinos, instituciones, comunidades, maestros, directivos de escuelas tanto a redescubrir como a reforzar estos valores para enfocarnos más a este ámbito de educación preventiva integral y con esto incrementar el nivel de responsabilidad social en los adolescentes y mejorar su calidad de vida.

Lo que se pretende realizar con los modelos de intervención integral seria un proceso mediante el cual los jóvenes adquieren las habilidades y los recursos necesarios para tener el proceso del cambio en los aspectos que ellos necesiten.

Se debe de llevar a cabo los modelos de intervención primero con la búsqueda de un diagnostico inicial y buscar y encontrar la forma de darles sesiones tanto a los adolescentes como a los padres de familia y hacer métodos de evaluación para ver la efectividad del seguimiento. Algo de suma importancia es que se les dé un seguimiento de todos los factores que se les están enseñando y esto podría facilitar mucho más si es con apoyo personal para cada adolescente.

Haciendo referencia al autor Castro al mencionar: “Todos los modelos que se realicen para prevenir los riesgos psicosociales en los adolescentes tienen que ser totalmente apoyados por los padres de familia”. Esto es de gran importancia ya que los padres deben de estar interesados en trabajar arduamente con sus hijos al tener un compromiso con los modelos de intervención para que así se pueda lograr el objetivo.

Como todo programa educativo, también los modelos de intervención están diseñados para un cierto tiempo establecido y suele ser aproximadamente de 3 meses. Es necesario que haya constancia para poder obtener el impacto en los jóvenes. Estos programas no deben de obligarse ya que se debe de realizar de forma voluntaria y no de manera impuesta.

Lo que se pretende lograr a través de estos modelos de intervención es incrementar la protección frente a las conductas de riesgo de los adolescentes relacionados con sus estilos de vida y sus eventos negativos al igual que animar a las comunidades de padres de familia, maestros y adolescentes para participar libremente en sus acciones en una manera más adecuada al realizar el cambio de actitudes para así lograr el desarrollo humano y formar a los adolescentes en personas más integras.

Los temas a tratar que se recomienden para tratar en el modelo de intervención son los siguientes:

Es de gran importancia que se les asesore a los adolescentes en el tema de la salud en los aspectos de una vida saludable desde con lo que se come y con el ejercicio que estos realizan.

Otro aspecto de gran importancia que se les debe de hablar a los adolescentes es en el aspecto de la sexualidad ya que los adolescente deben de poseer la información necesaria de las consecuencias tanto negativas como positivas para poder lograr tomar la decisión correcta y por supuesto viviendo de manera responsable y madura no dejándose llevar solo por el momento sino que en verdad sea una decisión importante basada en amor y no en una simple calentura.

Deben de saber a distinguir y conocer a profundidad todas las enfermedades de transmisión sexual, sus consecuencias y a que se debe.

Se les debe de hablar en esta etapa del ser humano de la autoestima ya que durante la adolescencia, el amor a uno mismo sufre de altas y bajas. Suele variar mucho de acuerdo con las circunstancias que se les presenta la vida y eso va definiendo la autoestima que tendrán a lo largo de su vida.

Se puede afirmar que este siglo es de bebedores ya que la mayoría de las personas hoy en día consumen bebidas alcohólicas y gran parte de estos bebedores son adolescentes. Por este motivo es de gran importancia que hablen en los modelos de intervención de los vicios, incluyendo el alcohol, las drogas y el tabaco. Deben de conocer que ello te lleva a la adicción y puede llegar a matar.

También se debe de tomar muy en cuanta en estos modelos de intervención, lo que es el aprovechamiento del tiempo para lograr que los adolescentes tengan otro ritmo de vida, realicen actividades de provecho ya que al tener una vida más ocupada, eso eliminara más momentos de debilidad.

Otro aspecto importante es la vida espiritual ya que todos llevamos dentro la capacidad de aprender, creer, confiar y de ser mejores cada día y esta área no se puede descuidar.

También se les debe de ayudar mucho a los adolescentes en la motivación y dedicación en la parte académica y que tengan un desempeño adecuado en la escuela.

Conclusión

A través de todas estas investigaciones realizadas nos queda decir que partiendo de la familia y su preocupación por la felicidad de su miembros en donde se busca tener una vida con mejor calidad, mas plena y llena de virtudes y valores en donde no caigan sus hijos en todos los problemas actuales, se piensa que es

conveniente la transmisión e implementación de los métodos de intervención en las instituciones educativas en donde se encuentre apoyado de la acción docente, de los profesores.

Tanto los padres de familia como los docentes deben de ser un complemento adecuado y tener unidad en sus metas para la mejora del adolescente y que pueda tener un pleno desarrollo en esta etapa sin caer en los problemas actuales.

Debe de haber un gran compromiso por parte de los profesores como

coeducadores auxiliares de los padres ya que deben de comprometerse a ayudar

a

crecer a los alumnos y claro, hacer conciencia de todos los problemas actuales y

la

gran influencia que hallen los adolescentes para que adquieran otros patrones y

otro estilo de vida.

Así es como se entiende la educación, como un proceso de ayuda y en este caso será para los adolescentes. En este proceso interviene la libertad, se tiene que educar para que los adolescentes aprender a ser libres y a través de su libertad alcancen todas sus metas, se forjen a ellos mismos y logren la felicidad y transcendencia sin caer en todos estos tipos de problemas.

A través de los modelos de intervención nos pudimos percatar que es una manera

factible en donde se pueden atacar los vicios que se les presenta a la juventud y a través de los modelos de intervención se puede crear una mejor educación y cambiar las conciencias de los adolescentes al saber lo que está bien y lo que está mal a través de todas las sesiones que se puedan implementar en el modelo educativo.

Debe de ver un complemento y una unidad entre lo que se dice en los modelos de intervención como en las cosas que se dicen en casa, al igual que la forma de actuar de los padres ya que los padres tienen mucha influencia en las acciones de los hijos. Recordemos que los hijos son como esponjas, y todo lo hacen los padres tratan de imitarlo.

Cada vez hay más problemas con la juventud ya que hay suicidios, falta de amor, baja autoestima, vacío existencial, problemas con los vicios etc. Para vencer todas estas luchas los jóvenes de hoy en día tienen que nadar contra corriente para no involucrarse con todos estos problemas.

A esto se le ve la necesidad de que hoy es más necesaria la preparación en los

jóvenes, es e gran importancia la implementación de estos modelos de intervención, promover programas mejores y más intensos que los ayuden a prepararse para la vida, para una educación sana basada en valores.

Se les debe de apoyar a los jóvenes, que reciban un correcto apoyo de todas las instituciones educativas, que las instituciones educativas apoyen a las familias brindándoles asesorías de cómo educar a sus hijos para que así los jóvenes puedan mejorar su vida personal y logren ser personas integras y de bien.

Bibliografía

Reig Dionne. (1994). Reto al cambio, México. D.F, (Mc Graw Hill).

Lobo Pilar. (1994). Tu hija de 15 a 16 años. España, (Palabra).

Mata Cristina. (1999). La afectividad en los adolescentes. México, D.F, (MiNos).

Castro Elena. (2003). Éntrale a las protecciones. México, D.F, (Pax).

Medina Maleny. (2007). ¿Qué le pasa al corazón?, México, D.F, (El arca).

Margain Mónica. (2002). Aprendiendo a pasarla bien. México, D.F, (Pax).

Mcdowell Josh. (1989). La verdad si importa. EE.UU, (Mundo Hispano).

Menguez, Luis Riesgo y Carmen Pablo de Riesgo. (1997). Adolescencia “Conversaciones sobre educación familiar”. México, D.F. (EUNSA).

Miralbell, Enrique (1995). Como entender a los adolescentes. México, D.F. (EUNSA).

Eusebio Ferrer Hortet. (1989). Exigir para educar. México, D.F. (segunda edición).