Está en la página 1de 16

1

LAS HABLAS DE ALINS Y AZANUY
Javier Giralt Latorre Universidad de Zaragoza
(Intervención en la mesa redonda El charrá de Azanuy y Alins, dentro de la Semana Cultural de Azanuy, celebrada el 19 de enero de 2012)

I. PERSPECTIVA HISTÓRICA Si se quiere hablar de las variedades dialectales de Azanuy y Alins en el pasado, realmente es bien poco lo que se podrá decir puesto que casi todo está por hacer. Una de las cuestiones que precisa todavía respuesta es el significado histórico que tienen en la Ribagorza y en La Litera las hablas de transición, entre ellas las de Azanuy y Alins. Parece ser que una romanización tardía y la persistencia del vasco hasta el siglo XI pudieron originar dialectos primitivos en esta área, al igual que en la zona ribagorzana, que influirían decisivamente en la lengua de los conquistadores que llegaron a estas tierras a principios del siglo XII. Sin embargo, no se poseen testimonios que ayuden a precisar cuál fue en su origen el estatus de estas variedades de frontera. Sí hay constancia, en cambio, de que a partir del siglo XIII el catalán y el aragonés comienzan a sustituir al latín en la escritura de los documentos de la Corona de Aragón, y que a partir del siglo XIV una buena parte de la documentación de la cancillería aragonesa se escribe en catalán. Pero todavía son muy pocos los datos conocidos sobre lo que sucedió realmente en esta zona de La Litera. Históricamente, cabe recordar que esta zona de la Alta Litera fue reconquistada por las tropas de Pedro I antes de su muerte en 1104, y que en 1132 Alfonso I el Batallador había hecho avanzar las conquistas hasta Morella (Castellón). Pero dos años más tarde, el monarca fue gravemente herido en Fraga y seguidamente moría en Poliñino (Huesca). Todas las tierras que había reconquistado se perdían de nuevo. Al unirse Aragón con Cataluña, tras el matrimonio de Ramón Berenguer IV con Petronila hija del rey de Aragón Ramiro II el Monje (la fecha de las capitulaciones matrimoniales es 1137, teniendo Petronila un año de edad), se dio un gran paso adelante para la reconquista de las tierras bajo dominio de los árabes. A partir de 1145 son recuperadas definitivamente las comarcas de La Litera y del Bajo Cinca, y en 1149 Lérida, Fraga y Mequinenza. Una vez terminada la reconquista de la zona, el rey la repartió entre los nobles que habían participado en ella. En síntesis, puede decirse que la Alta Litera quedó bajo el control urgelés y bajo los dominios de los vizcondes de Àger (Lérida), mientras que la Baja Litera, quedó bajo los dominios de los Barones de Estopiñán. En cuanto a los repobladores, a la zona de La Litera bajaron gentes de la Ribagorza, el Pallars y el Alto Urgel, que más adelante repoblaron el Bajo Cinca. Por lo tanto, cabe pensar que en Alins y Azanuy se situaron gentes procedentes fundamentalmente de la Ribagorza, y en concreto de las cuencas del Ésera y del Isábena, puesto que actualmente encontramos allí variedades dialectales muy próximas a las que tenemos en nuestras localidades, y es probable que la lengua de dichos repobladores ejerciera su influencia sobre el romance surgido del latín en nuestra comarca, el cual, por otra parte, no debió ser demasiado diferente del aparecido en el norte de la Ribagorza. Sin embargo, esta hipótesis no puede demostrarse, hoy por hoy, y

2 solamente sería posible hacerlo a través del descubrimiento de alguna carta de población que aportara un listado que repobladores de las localidades de La Litera. Otra cuestión que también pudo influir en la configuración lingüística de nuestros pueblos es la de la frontera entre Aragón y Cataluña. Como acabo de indicar, la Reconquista, desarrollada desde los Pirineos hacia la depresión del Ebro, produjo un cierto desplazamiento de población que dejó su huella allí donde se instaló; sin embargo, resulta difícil vislumbrar cuáles fueron los límites entre Aragón y Cataluña, cuestión histórico-geográfica que, entre los especialistas, es considerada una de las más complejas. Se trata de una frontera arbitraria y parece que, cuando se trazó (ss. XII y XIII), no se fijó con demasiada rigidez. Además, los reconquistadores no se mostraron muy sistemáticos a la hora de introducir nueva gente y establecer nuevos derechos en los territorios recuperados. El Pallars fue catalán, mientras que Ribagorza fue aragonesa a pesar de los lazos anteriores con Tolosa y con el condado de Urgel, haciendo causa común con los condados de Aragón y Sobrarbe. Ramón Berenguer IV conquistó casi al mismo tiempo Lérida, Fraga y Mequinenza, donde se instalaron gentes procedentes del Pallars y Urgell. Pero Lérida recibió el derecho catalán, mientras que Fraga y Mequinenza recibieron el fuero aragonés. Las vacilaciones fronterizas también quedaron plasmadas en los diferentes testamentos de Jaime I, origen de no pocas discusiones entre Cataluña y Aragón en este asunto: así, cuando en 1243 Jaime I convocó cortes aragonesas en Daroca para nombrar heredero del reino al infante Alfonso fueron llamados también los leridanos, con lo que parece que situaba la frontera en el Segre. Más tarde, ante las protestas de los catalanes, fijó el límite en el Cinca en 1244, hecho que fue reafirmado en su testamento de 1248. En el año 1300 los aragoneses reclamaron de nuevo contra la fijación de las fronteras hecha por Jaime I en 1244 y declararon la Ribagorza, el Sobrarbe y La Litera, hasta Almacellas, tierras aragonesas; las protestas catalanas en las cortes de 1305 fueron atendidas por Jaime II quien, en 1322, proclamó la Clamor Amarga de Almacellas como la frontera con la comarca de La Litera, la cual descendía desde la Ribagorza siguiendo la cuenca del río Noguera Ribagorzana. En definitiva, prácticamente nada puede decirse sobre el uso real de la lengua en Azanuy y Alins hasta finales del siglo XIX; lo único cierto es que la variedad local se ha seguido hablando hasta nuestros días. Los primeros datos sobre el habla viva de Azanuy los ofrece Joaquín Costa en el año 1879 al afirmar que se trata de un dialecto de transición entre el catalán y el aragonés. Ya en el siglo XX, concretamente en 1906, son varios los trabajos presentados en el Primer Congrés Internacional de la Llengua Catalana que tratan aspectos de la frontera catalano-aragonesa. Entre ellos destaca el del romanista francés Saroïhandy, quien indica que Azanuy posee una variedad que no se sabe muy bien si se debe clasificar como catalana o como española (sic). A partir de este congreso, surge entre los dialectólogos un especial interés por esta zona aragonesa, que queda demostrado en los numerosos estudios que se han dedicado a la descripción de las distintas variedades dialectales y a su clasificación dentro del catalán o del aragonés. Naturalmente en muchos de ellos se hace referencia al habla de Azanuy (y no tanto a la de Alins), y las opiniones sobre su naturaleza no siempre

3 coinciden: por ejemplo, José Mª Castro y Calvo plantea que es un dialecto bajo-ribagorzano, sin ningún otro tipo de explicación. Pero la mayoría de los estudiosos afirman que es una variedad dialectal de transición del catalán, de base lingüística catalana. En definitiva, la dialectología ha ofrecido a lo largo del siglo XX diversos trabajos en los que se aporta información sobre los rasgos dialectales de las hablas de Azanuy y Alins, destacando en la última década las tesis doctorales de Ramon Sistac y Javier Giralt, que describen meticulosamente dichas hablas locales en sus investigaciones sobre el panorama lingüístico de La Litera. Ambos trabajos, además, llegan a la misma conclusión: el habla de Azanuy es una variedad de transición del catalán al aragonés, porque en ella predominan los rasgos lingüísticos catalanes sobre los aragoneses y castellanos; en cambio, el habla de Alins es una variedad de transición del aragonés al catalán, porque en ella prevalecen los rasgos lingüísticos aragoneses y castellanos sobre los de origen catalán. Esta es la realidad científicamente demostrada y compartida, además, por la inmensa mayoría de los filólogos, tanto del ámbito del aragonés, como del catalán y del español. II. LAS HABLAS DE ALINS Y AZANUY: UNIDAD Y DIVERGENCIA. A/ Características comunes a todas las hablas de la comarca. 1. Nivel fónico 1.1. Es un rasgo catalán la palatalización de L- inicial, compartido por las hablas aragonesas de la Ribagorza occidental: lluna, llana, llengua (salvo algún castellanismo como làvio, ladilla, ladrillo); vocalización de las consonantes latinas -B-, -V-, -F-, -D-, -C- (y del grupo -TY-) en /u/, cuando han quedado en posición final de palabra: beu, cau, diu, neu, peu, preu, veu; pérdida regular de /-r/ final: cantar, anar, dir, carrer; el grup -ND- se asimmila en /n/: anar, faena, espona, demanar; los grupos secundarios B'R, V'R, D'R, C'R pasan a [u*r]: llaurar, abeurar, creure, riure, beure (no en Alins). 1.2. Hay características compartidas por el catalán y el aragonés: la existencia del fonema prepalatal fricativo sordo /S/ (caixa, aixada, ixada, baixar, coix, coixo); el apitxament o la ausencia de los fonemas sonoros /z/, /Z/ i /dZ/ del catalán: gelar, ges, ginebro, jugar, justo, just (salvo algún castellanismo como gemelo, gènio, judia). Se mantiene la F- inicial (farina, fulla, forno, fum, fumo); los grupos C'L, G'L, T'L, LY dan como resultado un sonido palatal lateral: abella, agulla, orella, rella, ruello, rull, roll, viello, vell, cagalló, cagallon, millo, mill, millor (salvo algún castellanismo, como ajo, ceja, hijo, hoja); el grupo -CT- evoluciona a /it/: feito, feit, maitino, maití, fita, nit, gitar (salvo algún castellanismo, como petxo, letxe, notxe); palatalización de la consonante lateral de los grupos PL, BL, FL, CL, GL (también en la Ribagorza y en el Bajo Cinca): plloure, fllama, cllau, bllat, cinglla.

4 2. Nivel morfológico 2.1. Específicamente catalanas son las formas pronominales de tercera persona ell, ells, de la misma manera que vusté, vustés; los demostrativos aquell, aquells; los indefinidos tot, massa; desinencia -m (a veces -n a Alins: hen comiu) para la primera persona del plural (posam, som, hem, dim, vendem, venem); pasado perifrástico (va caier, vam jugar, vaz baixar); formas adverbiales: fora, ara, mai, encara, avui, demà, deman (Alins), així, més, molt, poser (potxer), agon, quan, com, coma; preposición per. 2.2. Soluciones comunes entre catalán y aragonés: el plural de una palabra terminada en consonante se crea con la adición del morfo /-s/ (jornals, manolls, ans, anys, mans, trens), excepto si el singular acaba en /-S/, /-s/ o /-T/, porque se forma con el alomorfo -os: grisos, peixos, mesos, nasos, escobiços (salvo algún castellanismo como meses, países); pronombres adverbiales IBI > hi, hie (posa-hie algo), INDE > ne, n', en, 'n (baixa-te-me-lo-ne); el relativo e interrogativo qui; los indefinidos res, guaire, prou; adverbios devant, millor, rai; preposición de con valor partitivo (No me'n poses, de pa); sufijo diminutivo -et (airet, barreta, boleta, bultet, cagadeta). 2.3. Rasgos no catalanes: adverbios astí, detràs, cerca, antes, pronto; preposiciones cara, hasta. 2.4. Compartida por el benasqués, el aragonés ribagorzano, el catalán ribagorzano y el catalán pallarés es la variante pronominal ny' delante del verbo impersonal haure o heure (ny’haure, ny’heure): No ny'hei melons, Ny’hai massa aigua; también las formas és (2ª persona), é (3ª persona) del presente de indicativo del verbo ser. B/ Características diferenciadoras entre las hablas de la comarca. 1. Vocalismo 1.1. Vocales latinas Ĕ i Ŏ tónicas: en Alins es casi general la diptongación aragonesa /ie/, /ue/ (cazuela, fiemo, hierba, pariente, simiente, ruello, bueno, puente), a pesar de existir algunos ejemplos con solución catalana (festa, fort, serra, terra, ciment, pou, espona); en Azanuy hay más casos sin diptongo (cazola, dolent, hivern, ixarment, parent, mallol). 1.2. La vocal final /o/ en Alins se mantiene prácticamente siempre (braço, budillo, carrazo, castillo, catxapo, forno, invierno, montxuelo, piojo, sisallo); en cambio, en Azanuy desaparece en algo más del 50% de los casos (braç, budell, carraz, castell, catxap, forn, hivern, mutxol, ploll, sisall). 2. Consonantismo 2.1. En Alins y Azanuy (como en Peralta, Gabasa, Calasanz y San Esteban de Litera), existe la unidad fonológica castellano-aragonesa /T/: zabata, zapato, zabó, cel, cielo, troz.

5 Como en castellano y en aragonés, la consonante final -n se conserva regularmente en Alins (algurín, ariçon, caixon, deman, fiçon, follín, ixadon, malacaton, ragon, teixon, mixon) y desaparece, como en catalán, en les otras localidades de la comarca (algorí, ariçó, caixó, fiçó, follí, ixadó, malacató, ragó, teixó, mixó). 2.2. En Alins y Azanuy (como en Calasanz y San Esteban de Litera) surge la solución aragonesa -z, tanto si es alomorfo de plural (toz, gatez, bonez), como si es morfema verbal de segunda persona de plural (cantaz, dormiz, venívaz, anirez). En Peralta y Gabasa hay -z cuando se trata del alomorfo de plural (gaz, toz, pllaz), pero aparece el resultado catalán -u cuando es el morfema verbal de segunda persona (cantau, dormiu, venívau, anireu). En las demás localidades de La Litera, encontramos plurales del tipo tots, gats, nits, y formas verbales como canteu, dormiu, exíveu, pendreu, como corresponde al catalán en general. 3. Morfología 3.1. Artículo: las formas el, els (reducido en ocasiones a es) se usan en Alins, Azanuy, Calasanz y San Esteban de Litera: el cetrill s'ha trencau, l'he notau en els joves. En el resto de la comarca aparecen lo, los. 3.2. Demostrativos: Alins, Azanuy y Calasanz tienen las variantes aragonesas este (este cotxo), ixe (ixe recuerdo), y las neutras esto (esto se diu així), ixo (lo més antiguo que tenim e ixo), aquello (mai s'ha sabiu si aquello eva verdat); en el resto de la comarca aparecen esto, ixo, y los neutros açò, això, allò. 3.3. Posesivos: Alins, Azanuy y Calasanz usan mio, tuio, suio; los catalanes meu, teu, seu se mantienen en el resto de la comarca, si bien en San Esteban de Litera en convivencia con las soluciones castellano-aragoneses. 3.4. Indefinidos y cuantitativos: • En Alins, Azanuy, Calasanz y San Esteban de Litera se utilizan las formas castellanoaragonesas alguno (alguno te vindrà a fer visita), ninguno (no vai trobar a ninguno), poco (ny'haveva ben pocas ganas de treballar), tanto (no en quiero tanto, de vino), y en la resto de la comarca las soluciones catalanas algú (algú hue sap tot), ningú (ningú la vol), poc (fa poc temps d'això), tant (tant gane, tant gaste). • El adjetivo negativo cap es desconocido en la zona Alins, Azanuy y Calasanz, y en su lugar solamente se emplea ningun (no hi va ningun crio). • En Alins, Azanuy y Calasanz tenemos atro (vindrem un atro dia), en San Esteban de Litera, Peralta y Gabasa el catalán altro (pren un altro pastelet), y en el resto de la comarca el catalán altre (avui ha vingut en un altre nòvio). • El aragonés brenca (no vai tindre brenca gana) solo se localiza en Alins, Azanuy y Calasanz, mientras que molla (no me va fer molla mal) se usa en el resto de la comarca. 3.5. Numerales cardinales: en Alins se utilizan los castellanos; en Azanuy y Calasanz, al igual que en San Esteban de Litera, conviven soluciones catalanas y castellanas (v. gr. quatre,

6 cinco, sis, set, vuit, nou, deu, onçe, doçe, treçe, catorçe, etc.); y en el resto de la comarca perviven los numerales catalanes. 3.6. Pronombres: nusatros, vusatros en Alins y Azanuy; nusaltros, vusaltros en San Esteban de Litera; natros, vatros en Calasanz; naltros, valtros en el resto de la comarca, en convivencia con naltres, valtres en la parte más oriental. 3.7. Los infinitivos en -er [-e!] predominan en Alins (aprender, beber, comer, conocer, depender, encender, entender, estender, merecer, nacer, parecer, poner, saber, caier), al lado de unos pocos en -re (ny'heure, tindre); en Azanuy conviven infinitivos en -re (apendre, beure, dependre, encendre, entendre, estendre, pondre, caure, vindre) y, minoritariamente, en -er [-e!] (coneixer, mereixer, naixer, pareixer); en Calasanz y San Esteban de Litera hay formas en -re (beure, viure, sabre), en -er [-e!] (ofrecer, cerner, pllanyer) y en -er [-e] (conéixer, nàixer, convéncer, pèrder); y en el resto de la comarca hay infinitivos en -re (cabre, pondre, pèdre, vòldre) y en -er [-e] (convéncer, paréixer, córrer, créixer). 3.8. El gerundio presenta la terminación catalana –nt en todas las localidades; lo que varía de unas a otras es la vocal temática de algunas conjugaciones: en Alins, Azanuy, Calasanz, San Esteban, Peralta y Gabasa acaban en -ant (1ª: baixant), -ent (2ª: sabent), -int (3ª: dormint); en cambio, en el resto de la comarca hallamos -ant (1ª; puiant), -ent (2ª y 3ª: vinguent, visquent, sentiguent). 3.9. El participio ofrece la siguiente variación: en Alins y Azanuy, los formantes aragoneses -au (acabau), -iu (dormiu); en Calasanz, los aragoneses -au (puiau), -eu (sabeu), -iu (partiu); en San Esteban, los catalanes -at (mirat), -it (sentit); y en el resto de la comarca los catalanes -at (llavat), -ut (perdut), -it (parit). 3.10. Como en aragonés y en catalán pallarés, el imperfecto de indicativo regular de Alins, Azanuy, Calasanz, San Esteban de Litera, Peralta y Gabasa, es cantava, perdeva, sentiva. El verb ser presenta la solució eva en eses mismas localidades; en el resto de la comarca se utiliza el catalán era. Por su parte, el verbo fer tiene el imperfecto fèva, com en pallarés; en el resto de la comarca fia. Y el verbo ny’haure o ny’heure adopta las formas ny’heva, ny’haveva, mientras que la solución catalana havia se usa en las otras poblaciones de La Litera. 3.11. Adverbios: encima (dixa-lo encima de la mesa), siempre (siempre fa lo que no ha de fer), alaveç (Alins: alaveç no ny'haveva tantas facilidaz), alavegada (Azanuy, Calasanz, San Esteban de Litera: alavegada tenívam que apanyar-mo-las coma podévam), debaix (Alins: estavan a debaix d’un àrbol), dijós (Azanuy, Calasanz, San Esteban de Litera: caldrà sacarlo de dijós), a menudo (he d'anar molt a menudo a l'hospital), aier (aier vai trobar a tu germano). 3.12. Preposiciones: les formes castellanes en (està en un tuzal molt alto) y con (ha veniu con su primo) aparecen en Alins, Azanuy y Calasanz; en el resto de la comarca existen a con valor locativo (està a casa) y en con sentido de compañía (ha venit en l'amo), com en català.

7 Asimismo, la preposición aragonesa enta (van tirar enta la torre) es usada en Alins, Azanuy, Calasanz, San Esteban de Litera, Peralta y Gabasa, mientras que la catalana cap a (ves cap a casa) se emplea en el resto de la comarca. También se ha localizado la solución aragonesa seguntes (se podrà fer seguntes la gent que vienga/vinga) en Alins, Azanuy, Calasanz, San Esteban de Litera, Peralta y Gabasa, mientras que las demás localidades pervive la variante catalana segons (segons quins dies no val la pena eixir de casa). Finalmente, la preposición castellano-aragonesa sin (treballa sin ganas) se usa en Alins, Azanuy, Calasanz y San Esteban de Litera, frente a la catalana sense (Sense pacència no hu faràs) conservada en las demás poblaciones de la comarca. 3.13. Sobre la morfología derivativa: en Alins y Azanuy está el sufijo -ero (albergero, arnero, avispero, barbero, botero, braguero, caldero, carnicero, cartero, espartenyero, farrero, jornalero, llironero, noguero, soguero, xafardero), frente a la variante apocopada -er en los demás pueblos de la comarca (alberger, arner, avisper, barber, boter, braguer, calder, carnicer, carter, espartenyer, farrer, jornaler, llironer, noguer, soguer, xafarder). 3.14. En Alins existe el sufijo -izo en sustantivos derivados de verbos que expresan la voz de los animales u otros sonidos no articulados (bramizo, nyaulizo, xiflizo, ronquizo, rotizo, xirrixo), mientras que en las otras localidades se mantiene el sufijo –it (nyaulit, xiulit, ronc/ronquit, siulit, xirrit). 4. Léxico 4.1. En cuanto al vocabulario, he aquí algunas diferencias entre las hablas de Alins (Al) y Azanuy (Az): ahijar (Al) / afillar (Az) ajo (Al) / all (Az) almendra (Al) / armella (Az) almendrera (Al) / armellera (Az) alambre (Al) / aram (Az) avispa (Al) / avespra (Az) olor (Al) / aulor (Az) golondrina (Al) / orindeta (Az) baile (Al) / ball (Az) batir (Al) / batre (Az) bramizo (Al) / bram (Az) budillo (Al) / budell (Az) calastro (Al) / calluestro (Az) cama (Al) / llit (Az) castillo (Al) / Castell (Az) farrer / cavall ‘libélula’ (Az) centeno (Al) / segaltrigo (Az) cerrar (Al) / tancar (Az) llave (Al) / clau (Az) colgar (Al) / penjar (Az) comer (Al) / minjar (Az) comida (Al) / minjar (Az) conejo (Al) / conill (Az) conejar (Al) / conillar (Az) copo (Al) / volingana (Az) cornazo (Al) / cornada (Az) cortar (Al) / tallar (Az) currudiella (Al) / corrubiella (Az) cocido (Al) / cuito (Az) margarita (Al) / cuqueta roia (Az) a debaix (Al) / a dijós (Az) diente (Al) / dent (Az) desenrovinar (Al) / desenrevunyar (Az) despierto (Al) / desperto (Az) demonio (Al) / domini (Az) dedo (Al) / dit (Az)

8 domingo (Al) / domenge (Az) dulce (Al) / dolço (Az) dragon (Al) / ropero (Az) dretxo (Al) / dreto (Az) encendido (Al) / encenso (Az) envolver (Al) / embolicar (Az) escorpión (Al) / escarpió (Az) escutxar (Al) / escultar (Az) esportillar (Al) / esportellar (Az) izquierdo (Al) / zurdo (Az) estilla (Al) / estella (Az) tijeras (Al) / estiseras (Az) estretxo (Al) / estreto (Az) hambre (Al) / fame (Az) hablar (Al) / parllar (Az) fanega (Al) / faneca (Az) hijo (Al) / fillo (Az) forau (Al) / forat (Az) flaire (Al) / flari (Az) frente (Al) / front (Az) hoja (Al) / fulla (Az) garganta /Al) / gola (Az) garrotazo (Al) / garrotada (Az) hermano (Al) / germano (Az) gibudo (Al) / giboso (Az) fer gozo (Al) / fer goi (Az) hígado (Al) / fetge (Az) hinxar (Al) / unflar (Az) jarreta (Al) / cetrill (Az) ladron (Al) / lladre (Az) llargura (Al) / llargada (Az) letxe (Al) / llet (Az) liendre (Al) / llendre (Az) leer (Al) / lleier (Az) mèdio (Al) / mig, mitjo (Az) mediero (Al) / mitger (Az) monxuelo (Al) / mutxol (Az) notxe (Al) / nit (Az) abrir (Al) / obrir (Az) llecina (Al) / olcina (Az) güella (Al) / ovella (Az) pastillo (Al) / panadó (Az) peinar (Al) / pentinar (Az) peine (Al) / pinte (Az) piojo (Al) / ploll (Az) pizcar (Al) / pecigar (Az) pulga (Al) / pulça (Az) pou (Al) / puzo (Az) rana (Al) / granota (Az) redondo (Al) / redono (Az) sàbana (Al) / llinçol (Az) zapato (Al) / zabata (Az) jabón (Al) / zabó (Az) sallir (Al) / salldre (Az) simiente (Al) / llagor (Az) xiflar (Al) / siular (Az) tomar (Al) / pendre (Az) ojo (Al) / ull (Az) verde (Al) / verd (Az) vivir (Al) / viure (Az) xinxe (Al) / xinxa (Az)

4.2. Vocablos que diferencian Alins y Azanuy del resto de la comarca: rodilla / genoll arrodillar-se / agenollar-se borraixa / borranya, borraina boticàrio / boticari cabazo / cabaz, cabàs cadillo / cadell, cadiello caliente / calent cepo / cep correr / córrer cosquillas / cocigoletas cocer / coure cuco / cuc cuculo / cucut engavillar / engavellar faixina / garbera gavilla / gavella llaço / llaç mallo / mall martillo / martell, martiello medicamento / medicament

9 miedo / por nusatros / nusaltros, naltres, natres nariz / nas nugo / nuc, nus huevo / ou, huego papel / paper padecer / patir perder / perder, pedre pelo / pèl plato / plat primero / primer rampillo / rampill rader / raure repetell / fornigó rodilla / genoll rollizo / rolliz saco / sac sangre / sang suco / suc telo / tel tercero / tercer tonel / cubet, carretell trozo / troz, tros turcazo / turcaz, turcàs vusatros / vusaltros, valtros, vatros vez / vegada vestido / vestit

4.3. Vocablos coincidentes en Alins, Azanuy y Calasanz frente a las demás localidades de la comarca: acèite / oli agrandar / agrandir, esgrandir algodón / cotó esto, ixo, aquello / açò, això, allò alto / alt atro / altro, altre bandau / bandat batalero batueco / batoc, badoc ben / bè bigote / bigot blando / tou bueno / bo vendimia / brema vendimiar / bremar brenca / molla cabeça / cap cabocasa / engolfa, mirador, perxi cadiera / cadira canut / coder, pixot cielo / cel codorniz / guatlla cossetxa / collita, cullida costilla / costella crespillo cruz / creu cubierto / cubert este, ixe / esto, ixo feito / feit fiemo / fem filo / fil fumo / fum gato / gat gelo / gel hierba / herba infierno / infern juego / joc junco / jonc lluego / llego, lego letxuza / xuta mismo / mateix moco / moc muerto / mort muela / quixal pelo / pèl pisadera / pisador putxero / cazuelo, topí querer / voldre rio / riu sito / sigut, sit trueno / tro ver / veure, veri

10

III. DEVENIR DE LAS HABLAS LOCALES El habla de Azanuy es una variedad dialectal del catalán, seguramente una de las que cuenta con más elementos aragoneses, y tal vez una de las que refleja de forma más acusada la influencia del castellano; en cambio, el habla de Alins es una variedad del aragonés, como puede serlo la de Fonz, a la que se semeja bastante. La situación que se plantea aquí no está tan alejada de la que puede existir entre el andaluz y el castellano de Aragón, por poner un ejemplo dentro del ámbito de la lengua castellana. Sin embargo, para que un hablante sea plenamente consciente de ello y sea capaz de asumir estos planteamientos, es imprescindible una información adecuada y ajustada a la realidad lingüística, de la que han carecido hasta ahora los hablantes de estas poblaciones aragonesas. Y algo debe quedar muy claro: aceptar que se habla catalán o variedades dialectales del catalán no significa de ningún modo renunciar a nuestra identidad aragonesa, ni mucho menos, aunque desde algunas instancias se intente transmitir esta idea en relación con quienes defendemos la catalanidad de las hablas de nuestra comarca (exceptuando, claro está, la de Alins). ¿Y cuál es el peligro que corren las hablas de Azanuy y Alins en el futuro? Pues, como tantas otras, su desaparición, que se ve favorecida esencialmente por dos factores: la despoblación progresiva de la comunidad y su envejecimiento; y el desuso entre las generaciones más jóvenes. No hay duda de que estos males tienen difícil remedio, porque no podemos invertir el proceso de pérdida de población autóctona y, en consecuencia, resulta complejo que haya nuevas generaciones de hablantes. Y si llega alguno de fuera, tampoco es sencillo que asuma el habla local en su comunicación diaria con los vecinos. Estamos convencidos de que resulta conveniente ofrecer a los habitantes de esta zona aragonesa una explicación detallada de la realidad lingüística y social que existe en su territorio a través de actuaciones diversas: folletos, publicaciones accesibles, conferencias, coloquios como el que aquí se está celebrando. Pero es fundamental que todas estas acciones se realicen cerca de los interesados y con ellos, y no en la lejanía de las capitales de provincia. Muchas veces el hablante tiene la impresión de que discutir sobre estos asuntos interesa a cuatro personas que seguramente no tienen nada mejor que hacer. Si el debate se traslada a cada una de estas poblaciones, es muy posible que los habitantes se sientan más implicados en una tarea en la que tienen mucho que decir. Pero la información no sólo debe llegar al área lingüísticamente afectada, sino que también debe dirigirse al resto de Aragón de habla castellana. Y decimos esto porque todavía son muchos los aragoneses que desconocen que en Aragón existe una zona en la que se habla catalán, y aún hay aragoneses que, sabiéndolo, no comprenden –o no quieren comprender– que esto es así. Está claro que la supervivencia de las variedades dialectales depende en primera y última instancia de quienes las hablan. Seguramente con una buena información se llegará al convencimiento de que vale la pena defender lo propio y de que hay que tomar algunas

11 medidas urgentes para ello. Esas acciones deben llevarse a cabo, primero, en el núcleo familiar, porque juega un papel fundamental para acometer cualquier otra actuación prevista en otros ámbitos. La experiencia demuestra que durante las décadas de 1960, 1970 y 1980, las hablas de nuestros pueblos sufrieron un desprestigio muy acentuado en favor del castellano: padres que tenían como lengua materna la variedad autóctona optaron por hablar a sus hijos sólo en castellano, porque creían que les facilitaban una herramienta imprescindible para afrontar el futuro, tanto en los estudios como en el trabajo. Sin embargo, no eran conscientes de que el castellano que les hablaban –y les hablan todavía– estaba lleno de elementos ajenos a la lengua común y que eran simplemente adaptaciones del propio dialecto. Durante los años 50 todavía se comprueba la situación opuesta, es decir, la importancia del habla local en el uso cotidiano: una vecina de San Esteban de Litera, de madre castellanohablante, me explicaba cómo sus compañeras de costura se burlaban de ella por emplear palabras como sábana y pañuelo, en vez de las autóctonas llinçol y mocador. Con esto no pretendo reprochar a los padres la decisión de utilizar con sus hijos únicamente el castellano, dado que se trata de una opción tan respetable como cualquier otra. Sin embargo, me entristece porque en otras localidades no ha ocurrido. Si se quiere que la variedad local perdure, será preciso utilizarla en casa, sin sentimientos vergonzantes y olvidando la vieja idea de que hablándola no se llega a ninguna parte. Pero, además, debe entenderse –y así debe transmitirse– que el empleo del habla local no queda restringido al ámbito familiar, sino que permite la comunicación fluida con personas de otras poblaciones, incluso más allá de las fronteras administrativas de nuestra región. La labor que los padres en el seno familiar hubiera podido encontrar su respaldo en la escuela. Sin embargo, me temo, que ello ya no será posible. En el caso de Azanuy y de Alins resulta ya utópico plantear soluciones educativas, puesto que la población infantil es tan reducida que dentro de muy pocos años se quedará sin escuela primaria. El tiempo pasa rápidamente y muy poco es lo que ha hecho la administración autonómica aragonesa por estas variedades dialectales; de hecho, hace doce años que se celebró en esta misma sala una mesa redonda sobre el futuro del habla de Azanuy, y el lamento que expresamos fue idéntico. Y supongo que las cosas no mejorarán de aquí en adelante, a pesar de existir una ley protección y promoción de las lenguas propias de Aragón (aragonés y catalán), popularmente conocida como Ley de Lenguas de Aragón. Muy tranquilos pueden estar quienes se han posicionado en contra de esta ley, porque el actual gobierno de Aragón tiene previsto llevar a cabo una modificación profunda de la misma, aunque no sabemos exactamente en qué términos. Si sabemos, al menos, que de la derogación anunciada en la campaña electoral, se pasó al planteamiento de una modificación en el discurso de investidura de la presidenta Luisa Fernanda Rudi. Y también sabemos por la Consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Dolores Serrat (catalana, dicho sea de paso) que se cambiará todo aquello que suponga obligatoriedad o imposición. Pero no hay plazos establecidos, por lo que es muy probable que las cosas se queden como estaban antes de aprobar la ley en diciembre de 2009. Es una lástima que una ley que se ha limitado sencillamente a reconocer una realidad lingüística, no sea desarrollada por el bien de los hablantes.

12

Por ello quiero terminar mi intervención insistiendo en el papel fundamental que juega la familia en el aprendizaje de las variedades dialectales. Y deseo destacar una vez más la importancia que tiene cada habitante en la conservación de aquello que más les identifica: su forma de hablar. En este sentido, celebro que surjan iniciativas como las del Ayuntamiento de Azanuy para recopilar unas variedades que prácticamente han entrado en su última fase de vida (especialmente la de Alins). Es digno de alabanza el trabajo que se ha programado y los objetivos previstos, pero, ¡cuidado! sin obviar ni despreciar lo que otros han realizado con anterioridad, especialmente aquellas investigaciones que han sido elaboradas con rigor científico y, sobre todo, con el máximo respeto a todo aquello que los informantes aportaron para su realización. Porque los materiales recopilados y los datos ofrecidos son totalmente reales, el trabajo desarrollado es riguroso y el criterio científico aplicado es indiscutible. Otra cosa será que no se compartan o no se acepten las interpretaciones a partir de dichos materiales, por más demostradas que queden. Com hez podit veure, acabo de nombrar a la gent de d’Alins i d’Açanui que me van aiudar quan vai fer las enqüestas pa la meua tesis doctoral. Per això no puedo dixar escapar l’oportunidat de dir que els verdaderos protagonistas dels llibres que he escrit o de las investigacions que he feit, són las personas que se m’han prestat a fer d’informantes pa podre tindre tot el material que dispués he analizat detalladament. Per això, me dixarez que acabe esta xarrada fent un poco de memòria. Si io he podit fer algunas de las cosas que ha nombrat Enrique a la presentació, é perque va ny’haure moltas personas que me van aiudar d’una manera completament desinteressada, sin recibir res i en tota l’amabilidat del món. Sin coneixer-mus de res, me van dedicar unas quantas horas de la seua vida; ells me van transmitir una part molt importante de la seua sabiduria, i els ratos que vai passar en ells, pa io van supondre verdaderas leccions de vida. Per això, crego que é justo que ara –i pa acabar– lis feiga un sincero homenaje: quiero recordar, d’Alins, a Joaquin Guaus i Pedro Aranuy; i d’Açanui, a Pedro Sorribas, Eugenio Altemir, Mariano Gimeno, Joaquina Monter i Isabel Faro; i, molt especialment, a Teresa Estrada (Teresita de casa el Vicari).

13 EJEMPLOS DE DISTRIBUCIÓN DE ALGUNAS PALABRAS EN LA COMARCA
Mapa 1: cast. aguaderas, cat. arganells Mapa 3: cast. cerraja, cat. lletsó

Mapa 2: cast. correhuela, cat. corretjola Mapa 4: cast. nudo, cat. nus

14
Mapa 5: cast. olmo, cat. om Mapa 7: cast. albaricoque, cat. albercoc

Mapa 6: cast. golondrina, cat. oreneta

Mapa 8: cast. lavandera, cat. cuereta blanca

15
Mapa 9: cast. chotacabras, cat. enganyapastors Mapa 11: cast. lagartija, cat. sargantana

Mapa 10: cast. melocotón, cat. préssec

Mapa 12: cast. tonel, cat. bóta

16
Mapa 13: bola

Mapa 14: cast. botijo, cat. gerra