Está en la página 1de 300

NELLY ARVELO-JIMENEl

NELLY ARVELO - JIMENEl ACIONES POLITICAS SOCIEDAD TRIBAL . Estudio de los Yc'cuena, indlscnas del Amazonas

ACIONES POLITICAS SOCIEDAD TRIBAL

NELLY ARVELO - JIMENEl ACIONES POLITICAS SOCIEDAD TRIBAL . Estudio de los Yc'cuena, indlscnas del Amazonas

.

Estudio de los Yc'cuena, indlscnas del Amazonas Vcnczoleno

INSTITUTO INDIGENISTA

INTERAMERICANO

COMITe EDITORIAL

Gonzalo Rubio Orbe

Gonzalo Aguirre Beltrón Rosalía Avalos de Matos Edward H. Spicer

George

M. Foster

Ney Land

relaciones políticas en una sociedad tribal

SECCION

DE INVESTIGACIONES

ANTROPOLOGICAS

instituto

indigenista

interamericano

relaciones políticas

en

una

sociedad tribal:

estudio de los ye'cuana, indígenas del amazonas venezOlano

'.

POR

NELLY ARVELO-JIMENEZ

ediciones

especiales: 68

méxico, 1974

Primera edición en inglés, 1971

Primera edición en español, 1974

Derechos reservados © 1971, por

INSTITUTO INDIGENISTA INTERAMERICANO

Niños Héroes 139, México 7, D. F.

(lueda becho el depósito que rnarca la ley

Portada de Alberto Beltrán

IMPRESO EN MEXICO -

PRINTED IN MEXICO

.

sumarlo

1

.

Prefacio

1ntroducción

2. Los Ye'cuana

3. El

pueblo

4. Parentesco

5. El sistema de creencias y el ritual

xi

1

9

47

129

155

.

6.

El sistema

político

189

7.

Conclusiones

279

Referencias bibliográficas

283

[NDICE DE TABLAS

1 o

Localización geográfica Ye'cuana

y

población

de

los

poblados

50

2 Población discriminada

o

por

sexo

53

3 Niños adoptados

o

69

4.

Tipos

de

alianzas

matrimoniales

87

5 .

Estatus

de

los

hombres casados

poligínicamente

88

6. Migraciones entre-pueblos causadas moniales

por

alianzas

matri-

100

7. Composición social

de

los Hogares Ye'cuana

108

8

. Alianzas matrimoniales dentro y fuera de las categor,ías matrimoniales prescritas

121

9

o

Alianzas matrimoniales con

otras tribus

1 2 2

1O. Relación de parentesco entre los iefes de Ye'cuana y sus sucesores

13 pueblos

196

v111

sumario

INDICE DE GE . NEALOGIAS

1 •

Caso No.

1

209

11.

Caso No. 2

 

216

111 • El grupo separatista de Jurumatoiia

 

217

IV.

El grupo separatista de Tusaiia

21 8

V.

El grupo de Erayaiá umo iodo se une al pueblo de Tusaiia

219

VI.

El grupo de Eroyaia umo iodo se separa del pueblo de Ura sodo'ña

220

VIl.

Los pueblos de Waduca queno y Wadecu'ña

222

VIII.

El pueblo

de

Mumucu umo iodo: Wadecu'ña

224

IX.

El pueblo

de

Tusaiia: Ura sodo'ña

225

X.

El pueblo

empobrecido

de Candao

 

226

XI.

El pueblo

de Tawayu'ña en 1968

227

XII.

El pueblo de Waiuna'ña

en 1968

229

XIII.

Grupo focal/fundador del pueblo de Tawayu'ña

231

XIV.

Caso No. 3

 

233

XV.

Los pueblos de Tawayu'ña y Waiuna'ña

235

XVI.

Caso No. 6

 

237

XVII.

Caso No. 7

251

XVIII.

Los pueblos

de Wayadi chane y Waiuna'ña

254

XIX.

los pueblos de Tawayu'ña y Santa María Uioowotoo'ña)

de Erebato

255

XX.

Waiuna'ña y Macaraqui'ña

 

258

XXI.

Waiuna'ña y Tawayu'ña

262

XXII.

los parientes de Edaniwa divididos por su matrimonio

264

prefacio

Esta obra, con pequeñas modificaciones, es la ver- sión en español de mi tesis doctoral intitulada PO- LITICAL RELATIONS IN A TRIBAL SOCIETY: A STUDY OF THE YE'CUANA INDIANS OF VENEZUELA que el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Uni- versidad de Cornell publicó en su serie de diser-

taciones doctorales. La versión en inglés fue escrita

en 1970. Al iniciar su traducción

fueron

rees ribir párrafos enteros para actualizar los datos,

pero luego decidí limitar las correcciones a un mí- nimo indispensable e incorporarlas en las notas al final de cada capítulo. Las situaciones que han cam- biado y que hubiese deseado actualizar corrobo- ran las generalizaciones hechas en 1970 y algunas otras que han aparecido en el escenario político ve·cuana complementan mis primeras generalizacio-

"The

Dynamics of the Ye'cuana Political System: Stability

nes y han sido publicadas en mi artículo

muchas las veces que me sentí tentada a

a fines de 1973

and Crisis" IWGA Document Series No. 12, Co- penhague 1973.

En primer lugar

quiero

expresar mi más profundo

agradecimiento

 

a

las

instituciones

y

personas

que

contribuyeron

a

la

realización

de

la

investigación

sobre

la

cual

se

basa

esta

obra:

el

trabajo

de

campo

fue financiado

por

la

Fundación

Ford a

tra-

vés de

un

fondo

de

investigación

administrado

por

el

Instituto

Venezolano

de

Investigaciones Científi-

cas

(IVIC);

el

Dr.

Marcel

Rache, Director

del

IVIC

para

la

época

de

mi investigación,

tiene

mi

reco 4

nacimiento

y gratitud

especiales por

el apoyo

moral

y académico

que brindó al

desarrollo de

la

inves-

.?ción antropológica en esta Institución.

.

h

En la preparación de mi trabajo

gradecer

muy

especialmente

al

profesor

de campo deseo

Cruxent,

xii relaciones poHticas en

una

sociedad

tribal

del Departamento de Antropología del IVIC, la elaboración del plan

de acceso al territOrio Ye'cuana del Alto Ventuari, y el haber logrado

la participación.en .mi trabajo de dos magníficos guías Ye'cuana quie-

nes se convirtieron en mis más entusiastas y eficientes colaboradores.

El Dr. Marcel Rache se encargó personalmente de establecer los con-

tactos necesarios con las Fuerzas Aéreas Venezolanas resolviéndome así el difícil problema del transporte. Deseo e·xpresar un especial

reconocimiento a los miembros del cuerpo de aviadores de las Fuer- zas Aéreas Venezolanas quienes me transportaron dentro y fuera del territorio Ye'cuana. El licenciado Eddie Romero Ocando, Secretario

Técnico

a, través

en comunicación

de

una

la

Comisión

de

Indigenista

Nacional

de

la

para

la

época,

me

facilitó

unidad

radio

cual

pude mantenerme

con

Caree

Carlos Quintero elaboró los mapas, gráficas, ilustraciones y genea-

logías que acompañan el texto y Pedro Medina las fotografías. Mis

sinceras gracias

a ambos.

Mi profunda

gratitud

radares

que

encontré,

para

los informantes

más solícitos

en

especial

a

Cardona, del

pueblo

y

coope- -,

de

Wa-

juna'ña. lsaías Rodríguez, Camilo Acisa, Candao, Matawanadi, Ayaa-

wa

yen6, Awenaja,

Enayeweru

y

Erayaja

yeno

jodo

fueron

amigos

e informantes

con-

sejo, crítica y sugerencias de los miembros de mi Comité de Tutores:

doctores

Depar-

valiosos.

En

la

elaboración

Bernd

de

la

versión

original

de

esta obra

V. Murra

recibí

del

lambert,

Thomas Gregor

y John

tamento

de

Antropología

de

la

Universidad

de

Comell; a ellos mi

más sincero

reconocimiento.

Una

deuda

de

gratitud

muy especial

guardo para el doctor

aliento y colaboración representa una experiencia inigualable en mi

vida académica.

Bernd lambert cuya actitud de comprensión,

Finalmente deseo dejar constancia de mi agradecimiento a aquellas

ayuda

la traducción al español:

mi madre, mi hermana Magally, Sonia Bruni Celli, Richard Smith, Pa- tricia Deustua, Erika Wagner, Andreína de Urriola y Rafael Enrique e 1rene Abreu.

su

moral durante la pre-

personas que me han prestado

paración

y apoyo

de

de

la

versión

en

inglés,

o

Agradezco

a

leyda

Volkman

contribución

dactilográfica

y

a

Mercedes

de

Arvelo

la

corrección del

estilo

del

texto

castellano.

l. introducción

Este es un estudio del sistema social de una so- ciedad tribal con énfasis específico en su sistema político. Además en él se han examinado y ana- lizado ciertas relaciones sociales, que no son polí- ticas en un sentido formal, con el fin de encon- trar sus posibles conexiones con dicho sistema. La discusión por lo tanto gira alrededor del pro- blema de aislar y analizar relaciones políticas, tanto formales como ad-hoc, y sus implicaciones dentro de la estructura global de la sociedad. La sociedad tribal objeto de este estudio es la· Ye' cuana, 1 grupo indígena de habla caribe, con cul- tura de Selva Tropical, asentado en la sección conocida geológicamente como macizo Guayanés. los grupos que habitan las Guayanas hablan Caribe o Arawak y comparten ciertas uniformi- dades en la tecnología y la subsistencia. Los de habla Caribe, llamados cccaribes Centrales" por Farabee ( 1924) , tienen similitudes aún mayores en sus instiruciones sociales.

La Selva Tropical

Suramericana, y las Gua-

yanas en particular, representan una de las áreas

1 Ye'cuana es el nombre con el cual se autodeno- minan. Se les conoce sin embargo como MAQUIRITARE o MAKIRITARE, un nombre completamente ajeno a la lengua Ye'cuana, el cual fue utilizado por primera vez por Fray Ramón Bueno.

Los doctores Marshall Durbin y Haydée Seijas en una revisión exhaustiva de la literatura con fines lingüísticos, han encontrado 53 nombres diferentes uti-

lizados para referirse a los municación personal, 1972).

Ye'cuana o De'ruana ( co-

2 relaciones

políticas en

una

sociedad

tribal ·

etnográficas menos conocidas. Es más, gran parte del conoci- miento que se posee acerca de esta región no está basado en etno- grafías originales y las generalizaciones hechas sobre la Cultura de Selva Tropical o acerca de algunas de esas sociedades indivi- dualmente, están basadas en revisiones de la literatura escrita por misioneros, exploradores, viajeros y naturalistas. Por ejemplo, las afirmaciones hechas sobre las culturas de las Guayanas en el Hand- book of South American Indians, no están respaldadas por un solo estudio etnográfico profundo. No es mi intención ignorar el tra- bajo antropológico realizado en las primeras décadas de este siglo; ese trabajo nos proporciona una visión de conjunto sobre las si- . milirodes en cultura material y en mitología propias de las socie- dades de las Guayanas. Lo que considero lamentable es el hecho de que a los trabajos iniciados por Roth (1915), im Thurn ( 1883), y Koch-Grünberg ( 1923), para sólo citar algunos, no se hayan sumado posteriormente estudios intensivos sobre el sis- tema social y político de esas sociedades. Este abandono es aún más lamentable debido a los cambios que cada vez y con ritmo más acelerado han experimentado las sociedades de las Guayanas, 2 cambios inducidos por presiones externas a las sociedades tribales mismas, tales como la cristianización, mestización y colonización. Existe mayor número de descripciones etnográficas sobre los Ca- ribes Negros o Caribes Isleños que sobre otros grupos de habla Caribe. Los traba jos clásicos sobre los Caribes Centrales son los de Gillin sobre los Caribes del Río Parama ( 1636), los de Butt sobre los Ackawaio ( 1953, 1956, 1957, 1960, 1961, 1965/66 y 1970) y el de Fock sobre los Waiwai (1963). Estas tres so- ciedades están ubicadas en lo que fue la Guayana Británica, hoy Guayana. Como puede observarse, el trabajo de Gillin fue por mucho tiempo la única referencia bibliográfica sobre etnografía caribe. A la obra de Gillin siguió muchos años después la de Butt quien, entre 1953 y 1970, publicó varios artículos con énfasis en la religión y simbolismo de los Ackawaio. En mi opi-

2 La necesidad de investigación urgente sobre las culturas de las Gua-

( 1959,

el

yanas y Venezuela ha sido señalada

1967)

en

artículos

publicados

en

por

Butt

( 1965)

del

y

Fuchs

Boletín

Comité

Internacional

sobre Investigación Urgente en Antropología

y Etnología.

introducción

3

nión todavía no ha sido publicado un análisis de la estructura social de esta tribu. En general, los únicos datos confiables sobre los grupos Cari- bes de las Guayanas, 3 son los relativos al simbolismo de los Ac- kawaio y los Waiwai, y hasta cierto punto de los Caribes del Río Barama. Algunos rasgos de la organización social de los Waiwai y de los Caribe del Río Barama están bien descritos y pueden ser comparados sistemáticamente, pero se carece de este tipo de información para los Ackawaio. El trabajo más completo publicado hasta el momeñto sobre un grupo de Caribes Centrales es el de Fock sobre los Waiwai. 3 Esto se debe a la cuidadosa y detallada descripción lograda por Fock en todos los aspectos del modo de vida de los Waiwai. Las referencias sobre los Ye'cuana y su cultura han aparecido en los trabajos escritos por exploradores, viajeros y misioneros desde 1758, pero los más sistemáticos desde el punto de vista antropológico, basados en observaciones prolongadas sobre su modo de vida y sus costumbres, sólo comenzaron a aparecer en las últimas dos décadas. El primero de estos trabajos, sobre mito- logía Ye'cuana, es el de Civrieux ( 1959) y está basado en los datos obtenidos durante tres meses de observación en el campo; este mismo autor publicó posteriormente una compilación sobre mitos Ye'cuana (de Civrieux, 1970). Barandiarán, fundador de la misión de Santa María de· Erebato, primer centro misional ca- tólico de este siglo entre los Ye'cuana, tiene varias publicaciones. Entre las más notables se pueden mencionar sus estudios del habi- tado Ye'cuana ( 1965 ) , las actividades de subsistencia ( 1962) y el chamanismo Ye'cuana ( 1962). Johannes Wilbert tiene dos 4 publicaciones principales sobre los

Ye'cuana:

(1958)

aspira a ser global ( 1963). Wilbert no es categórico en ninguna

una de

la

otra

ellas

trata

de

la

terminología

de

parentesco

que

y

es una visión del sistema social Ye'cuana

3 Para

4

En

el

el

momento

de escribir

Maroni

esta

tesis

no Caribs of Surinan".

había

sido

publicado

el

libro de Peter Kloos "The

Wilbert dedica un ca-

pítulo a los ccMakiritare" en el cual resume sw opiniones sobre la socie-

dad y cultura

River

libro

SurvivO'fs o/ Eldorado ( 1972)

Ye'ruana.

4 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

de las conclusiones de este último artículo, lo cual probable- mente se debe a su breve contacto de los Ye'cuana.

Helmuth

Fuchs ha

publicado dos artículos

(1962a,

1962b)

los cuales se

basan en los datos recogidos en dos pueblos aculturados ubicados en el curso medio del Río Ventuari. Sus generalizaciones, así como las de Wilbert de 1958, se discuten en los capítulos 3 y 4 de esta obra. Existen cuatro estudios sobre tribus caribes que han tocado el problema de las relaciones políticas y el control social en di- chas sociedades: el de Gillin sobre los Caribe del Río Barama 6

y los de Butt y Dole ( 1964, 1966) sobre los Ackawaio y Kui- kuru, respectivamente. Todos ellos se refieren brevemente al pro- blema principal objeto de estudio de mi trabajo, y representan los únicos precedentes sobre este tópico para tribus de habla Caribe. 6 La única otra obra importante sobre una sociedad con cultura de Selva Tropical, que incluye alguna discusión de soli- daridad regional en una sociedad políticamente descentralizada, es la de Goldman sobre los Cubeo ( 1963), un grupo de habla Tucano del sureste de Colombia. Este estudio examinará exhaustivamente el problema de las relaciones políticas en sociedades descentralizadas, problema que fue puesto de relieve tantpor Butt como por Dole, y discutirá los principios de la estructura social Ye'cuana. Además esperamos proporcionar información de valor comparativo para el estudio de los sistemas sociales dentro del área cultural de .Selva Tropical

sobre el

patrón

de asentamiento de los Ye'cuana

y para el análisis de las relaciones políticas en sociedades descen- tralizadas. Dado que la descentralización política es un rasgo ca- racterístico de las sociedades en el área de Selva Tropical, los datos acerca del sistema político Ye'cuana deben revestir interés

y ser de utilidad a los esrudiosos de la culrura de dicha región.

6 El análisis extensivo de Fock sobre los Waiwai no hace énfasis en las relaciones políticas y el control social. Sin embargo Gillin y Fock consideran una anomalía la falta de leyes explícitas y de instituciones judiciales entre los Caribes del Río Barama y los Waiwai.

6 El libro de Peter Kloos que analiza armonía y conflicto en un pue- blo de los Caribe del Maroni salió publicado seis meses después de la terminación de mi trabajo.

introducción

S

Pretendo demostrar como opera un sistema social como el Ye'- cuana. Esto es, exploraré los principios que permiten que este sistema funcione a pesar de varios problemas aparentes de estruc- tura. Entre los Ye'cuana encontramos una manifiesta falta de articulación entre los pueblos, y una independencia expresada y sentida por los miembros de cada pueblo en relación a otros pue- blos. Dentro de un pueblo existe un marcado grado de solidari- dad al mismo tiempO que una notable falta de poder 7 en sus

líderes. El resultado es un caos aparente porque además de la falta de instituciones políticas, los pocos Ye'cuana con autoridad son

a fin de cuenta líderes con muy poco poder, mientras que el

resto de sus hermanos de tribu sólo tienen limitado poder de decisión sobre sus familiares más cercanos. ¿Cómo, entonces, es que tal sociedad funciona? Una vez que hemos descrito el pro- blema a grandes rasgos señalaré seguidamente el método y el orden del argumento de esta obra. El capítulo 2 familiarizará al lector con el ecosistema y localización geográfica de los Ye'- cuana y examina su organización económica y social con el ob- jeto de brindar un conocimiento de fondo sobre dicha sociedad. Tres importantes rasgos se derivan de las descripciones de este capítulo: a) la organización comunal, tanto en el aspecto eco- nómico como en las actividades de subsistencia y de recreación, la cual contrasta con cierta tendencia a organizar la actividad ritual de manera individual; b) un grado mínimo de diferencia- ción social y ausencia de marcada especialización ocupacional, y e) relativa abundancia de especialistas en ritos debido a la resal-

tante importancia de las actividades rituales en la cultura Ye'cuana. En el capítulo 3 se establecen los principios que determinan el patrón de formación de pueblos. Se discuten los dos tipos de unidades residenciales prevalentes en la composición social de una comunidad, se describe la estructura de aquellas y las desvia- ciones que presentan con respecto al patrón ideal que las rige,

y se analiza el funcionamiento de esas unidades residenciales, la interacción entre ellas y los problemas que su funcionamiento

7 Cuando yo hablo de poder me refiero a la capacidad de tomar deci- siones que afectan a grupos de personas que no son los propios parientes

cercanos, y a la capacidad de hacerlas cumplir

aunque

sean opuestas.

6 relaciones

poHticas

en una

sociedad

tribal

acarrea. La parte final del capítulo señala las fuerzas sociales cen- trífugas que al intervenir en la dinámica vida de un poblado, representa un peligro para la solidaridad social de los Ye'cuana. En el capítulo 4 se describen las características del sistema de parentesco de los Ye'cuana y se analiza la relevancia del mismo como principio organizador de la sociedad como un todo. De dicho análisis se desprenden dos rasgos de importancia para el argumento general de esta obra: a) la elasticidad del sistema de parentesco, que permite a cada individuo reclamar su derecho a pertenecer a varias unidades residenciales de parientes, y b) la ausencia de reglas de parentesco que los orienten para manejar y dirigir relaciones de grupo. En el capítulo 5 se describen algunas de las creencias religio- sas, en especial aquellas que explican el lugar preeminente del ritual en la cultura Ye'cuana, y las que tienen influencia en las relaciones políticas. Además se ilustra la importancia que reviste la actividad ritual en el manejo de las relaciones políticas. En el capítulo 6 se discuten las relaciones políticas a dos nive- les: las del pueblo mismo y aquellas entre pueblos, así como los canales formales y ad-hoc a través de los cuales se dirigen esas relaciones. En este capítulo se describen además los mecanismos que existen para tratar problemas de orden legal, para hacer cum- plir las normas morales y para corregir las conductas que pro- vocan distanciamiento entre grupos y causan rupturas en sus rela- ciones sociales. Nuestro análisis revela que a pesar de que los pueblos están unidos por nexos sociales múltiples, existen sin embargo nume- rosas expresiones de hostilidad y animosidad política que ponen de relieve la separación y desarticulación entre ellos. La distancia social entre pueblos es un mcxlelo que se copia en otras rela- ciones sociales y simbólicas. El intercambio de servicios rituales, sin embargo, permite el establecimiento de una comunicación tem- poral entre pueblos políticamente antagónicos. Esos contactos están reforzados por nexos sociales subyacentes, tales como las alianzas matrimoniales, la paternidad extendida, lazos de paren- tesco bilaterales y las fiestas, los cuales proporcionan cierta me- dida de solidaridad tribal aunque se carezca de centralización política.

introducción

7

•• • ::r ·.[: :;::···· + MiiiOftH CotÓhCOt Q '"''' ' ' '' Coucere
••
• ::r ·.[:
:;::····
+
MiiiOftH
CotÓhCOt
Q '"''' '
'
'' Coucere ot
9
'"tbto t
, ollHI)e

EL TERRITORIO

YE'CUANA DENTRO DE

VENEZUELA

2.

los ye' cuana

El Ye'cuana o De'cuana es un grupo de habla caribe cuya población para 1968-1969 estimé en 1,500 individuos distribuidos en 30 pueblos dis- persos en un área aproximada de 30,200 Km. 2 en el Estado Bolívar y el Territorio Federal Ama- zonas de Venezuela, además de un pueblo del lado brasileño sobre el Lebarejure, tributario del Río .Uraricuera.

La investigación sobre la cual se basa este trabajo fue realizada entre enero de 1968 y abril de 1969, con los Ye'cuana de los pueblos tt.Aquencwa" o Tencua, uJurumato Cana o Caño Negro, Curaawa, Tawayu'ña, Wajuna'ña, Maca- raqui'ña y Nucwa'juru'ña en el Río Ventuari y afluentes de éste en el Territorio Federal Ama- zonas y los .de Caaji atai'ña, Wasaiña · e Jjoo- wooto'ña o Santa María de Erebato en el Río Merevari (Alto Caura) del Estado Bolívar.

Definición del grupo Y e'cuana

El territorio Ye'cuana colinda por el Este con grupos de habla caribe con quienes los Ye'cuana guardan similitudes en la cultura material. Aun- que los Ye'cuana no están constituidos en Estado y carecen de un sistema político centralizado el nombre con el cual se autodenominan, es para ellos un símbolo de unidad y de origen común. Creen que sus antepasados emergieron del cerro Ye'cuana jodo ubicado en la región vecina a

1 O

relaciones pol.íticas en

una

sociedad

tribal

Camasoiña. Esta creencia en una fuente primigenia común, Y e'

cuana jodo ña, los aglutina y los hace sentir diferentes de los

otros grupos caribe

Oeste y Sur de su territorio.

Este y de las tribus ubicadas al

situados

al

Ecology

ubicación geográfica

El territorio Ye'cuana forma parte de un área que geológica- mente se conoce como Macizo Guayanés. Las similitudes de esta

área incluyen no sólo su geología sino su clima, vegetación y tipos de suelo. El Macizo Guayanés es la formación geológica más antigua de Venezuela, compuesta principalmente de rocas ígneas (gra- nitos) y rocas metamórficas ( gneiss, cuarzo, etc.) . Las elevacio- nes más altas son de forma tabular y entre ellas se destacan el Roraima (2,810 m.), Auyantepuy (2,460 m.), Yaví (2,285 m.)

y

el Duida

( 2,240 m.) .

Todos los pueblos Ye'cuana están ubicados en el piso térmico de tierra caliente ( 0-1,000 m. sobre el nivel del mar) . Aunque llueve todo el año existe un periodo más intensivo de lluvias, y la precipitación anual general excede los 1,200 mm. La tem- peratura promedio en la zona es de 27°C. El nicho ecológico del

Ye'cuana alcanza ciertas zonas

2,000 m.). Los suelos en tierra caliente son profundos y permeables; son arenoso arcillosos, rojos y amarillos y algunos amarillos y grises. Los grandes ríos dentro del Territorio Ye'cuana desembocan al Orinoco. El paisaje a lo largo de los ríos y caños es de selva de galería y aunque es un área de bosque tropical, existen algunas zonas de sabana. Sin embargo, el área que el Ye'cuana modifica para su habitación, transporte y subsistencia está dentro de la selva. Algunos de los pueblos están ubicados en la sabana que colinda con la selva como los de Culebras o Belén, en la región del Río Cunucunuma, Meraraña o La Esmeralda, en el Orinoco,

y Ewajufia en el Cafio !guapo. No hay pueblos ubicados en tierra

templada aunque los Ye'cuana hacen incursiones en las faldas del

Cerro Marawaca para la recolección del bambú

Anthrostydium

Schomburgkii Munro, con el cual elaboran las cerbatanas.

de

la

tierra templada

( 1,000-

los

ye'cuana

13

Los 30 pueblos Ye'cuana que existían en 1968-1969 están ubicados preferentemente a lo largo de los grandes ríos o de sus tributarios. Estos ríos son: el Venruari (con sus tributarios el Río Wasata, el Wota y el Jurumato), el. Cunucunuma, el Padamo y el Cuntinamo en el Territorio Federal Amazonas y el Caura (con sus tributarios el Erebato, el Cha jura, el Canaracuni) y el Para- gua en el Estado Bolívar. Es difícil suministrar una localización geográfica precisa del territorio Ye'cuana; éste está comprendido entre los 3 y 5° de latitud norte y los 63 y 66° de longitud occidental. Los límites actuales serían el Salto Pará sobre el río Caura al Norte, los ríos Padamo y Cuntinamo al Sur, el caño Asita (un afluente del Río Ventuari) al Oeste, y el Río Paragua, afluentes del Río Caroní, al Este. Los pueblos Ye'cuana se encuentran a grandes distancias entre sí y entre cada uno de ellos existe por lo menos una jornada de camino como mínimo, existen otros que están separados por distancias aún mayores. Las visitas y las celebraciones son más frecuentes entre los pueblos ubicados a lo largo del mismo río, de allí que al hablar de éstos se puede utilizar el río como sinó- nimo de área o región. El área del territorio venezolano habitada por los Ye'cuana es una zona de difícil navegación que ha permanecido físicamente incomunicada de centros poblados por criollos. Los pueblos ubi- cados en las cabeceras de los ríos son aún más inaccesibles que los que están en el curso medio o bajo de aquellos. Existe una dicotomía entre los· pueblos ubicados en las cabeceras de los ríos, llamados por los de abajo yujuru'ña, 1 y los que están situados en el curso inferior de los mismos, que los cabecereños llaman anei'ña. 1 La gente de los pueblos ude abajo" mantiene contacto permanente con los criollos y está más familiarizada con ese mun- do que los yujuruña'no o Ye'cuana cabecereños.

1 Y uiuru'ña quiere decir literalmente "área-cabeza" y anei'ña "área abajo". En el texto utilizo yujuru'ña para referirme a las cabeceras, o corazón del territorio Ye'cuana y "anei'ña" para la región periférica del territorio Ye'cuana ancestral.

12 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

Los y e'e en la

mstO'rÍQ de los colonizadores

los primeros documentos que he p<Xlido encontrar sobre la historia Ye'cuana son ls suministrados por los exploradores es- pañoles de mediados del siglo XVIII. Por otro lado, de acuerdo a la tradición oral Ye'cuana, el corazón de su territorio fue la región llamada Camasoiña (ej., pág. 10) en el Río Cuntinamo, no muy lejos de los límites con el Brasil (la frontera está como a 160 kilómetros al sur de Camasoiña) . Camasoiña es yujuru' ñt (región cabecera) propiamente y los Ye'cuana creen que de ese asenta- miento primigenio surgieron otros que al separarse e independi- zarse fueron poblando el actual territorio Ye'cuana. Algunos infor- mantes aseguran que las regiones del Merevari (Alto Caura) y del Alto Ventuari no eran del territorio Ye'cuana original hasta que las invasiones de los Guaharibo o Sanemá, 2 y las incursiones del caudillo criollo Tomás Punes, los obligaron a retirarse hacia el Norte. El explorador español Francisco Bobadilla, en sus viajes por el Río Padamo en 1758, pudo escuchar el relato de un Ye'- cuana que logró fugarse de los Caribe, y de cuyo relato parece desprenderse que ciertamente ni el Alto Ventuari y ni el Alto Caura (Merevari) formaban parte del territorio Ye'cuana para aquel entonces. La conducta genuinamente Ye'cuana observada por los prime- ros habitantes de Camasoiña y pueblos cercanos, es actualmente seguida con más fidelidad por los Ye'cuana cabecereños; de aquí que existe un contraste con la de los pueblos ude abajo". Los Ye'cuana se consideran moradores auténticos de la región cabecera de los ríos. El desplazamiento gradual de sus pueblos, hacia la periferia de su territorio ancestral, con epicentro en Camasoiña, ocasionado por presiones exógenas (tales como inva-

2 uLos Yanomamo se les conoce en la literatura como Shiriana, Xi- riana, Guahari bo y Waika; las tres primeras son palabras extranjeras que quieren decir mono aullador y han sido empleadas por sus vecinos del norte, los Makiritare de habla Caribe. Gran parte de la información (sobre los Yanomamo) proviene de descripciones inexactas recogidas por viajeros exploradores quienes a su vez la obtuvieron de los Maki-

" ( Chagnon, 1968) . En el texto se usan Guaharibo y Sanemá

indistintamente.

ritare

los

ye'cuana

13

siones, incentivos económicos y presiones aculturativas de orden religioso) ha producido ciertas diferencias entre las poblaciones que permanecieron en yujuru'ñ" propiamente y aquellas que se mudaron a la zona periférica de dicho territorio, es decir a ane;'ña. Para 1758 ( Fuchs, 1962), fecha del primer contacto reseñado entre conquistadores españoles y Ye'cuana, el territorio de estos últimos fue vagamente ubicado en el uárea del Alto Orinoco" y no se mencionan como parte de aquel, las zonas recorridas por el Alto Caura y el Río Ventuari. Que sepamos, el primer español que penetró en el territorio Ye'cuana fue Francisco Bobadilla en 1759, durante sus explora- ciones en busca de las cabeceras del Orinoco y de El Dorado. En 1760 Apolinar Díaz de la Fuente (de Civrieux, 1970) remontó el Río Padamo durante seis días y describió su encuentro con un jefe Ye'cuana llamado Une o Yune, pero no está claro si el encuentro tuvo lugar en el pueblo de Une o si éste y su gente se encontraban de viaje. De haber sido el pueblo de Une un sitio de habitación permanente, éste sería el primer testimonio sobre un pueblo Ye'cuana ubicado en el curso inferior de un río, es decir en ttanei'ña". La referencia sobre Une (también escrito Iune) es de interés porque dicho nombre me lo mencionaron tres ancianos del Alto Ventuari, como el antepasad·o más remoto que recordaban. Ellos pronunciaron su nombre Unai, y ubicaban su pueblo en Cama- soiña y no en el Bajo Padamo donde Díaz de la Fuente dice haberle contactado.

En

1764,

Bobadilla

volvió a

penetrar

en

territorio

Ye'cua-

na y afirmó haber entrado en contacto con otro jefe Ye'cuana -HGuarena"- en el Río Cuntinamo. Bobadilla menciona su entrevista con un Ye'cuana fugitivo de los Cariña (grupo caribe que mantenía estrechas relaciones, básicamente comerciales, con los holandeses) , quien había sido aprehendido por éstos unos cuantos años atrás y llevado cautivo al Caura, posiblemente al Alto Caura. No podemos tener la certeza, debido a la falta de detalles, si para 1764 el Caura formaba ya parte del territorio Ye'cuana, pero por las declaraciones atribuidas al Ye'cuana fugi- tivo, la región del Caura parece haber pertenecido a los temibles

14 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

Cariña o Caribes,. cazadores de esclavos. En 1765 un nuevo jefe Ye'cuana -Guarapa - fue contactado en el Bajo Padamo y se menciona igualmente que para esa misma fecha un hermano de Guarapa se encontraba establecido en el curso inferior del río Cunucunuma.

Las exploraciones realizadas por los españoles entre 1756-1760 en el Alto Orinoco, y las informaciones que éstos obtuvieron de la penetración indirecta de los holandeses (a través de los Cariña) en la región, hicieron que aumentara el interés español por con- trolar efectivamente esa zona en general, y el territorio Ye'cuana en particular, porque se pensaba que este último era el camino para llegar a El Dorado. De 1767 a 1775 el territorio Ye'cuana se vio convulsionado por la violencia que desplegó la ocupación

y conquista española del área. En 1767 hubo incursiones militares

al Padamo y al Cunucunuma con el fin de reducir y capturar Ye'cuana, quienes en número de 160, fueron llevados al pueblo de La Esmeralda en cuya reconstrucción se vieron forzados a par- ticipar. La ocupación de parte de su territorio y la vida de pueblo

a la cual fueron sometidos llegó a su fin mediante una rebelión

Ye'cuana para la cual reclutaron aliados en tribus vecinas: los Macu, los Yabarana y los Wikiari de los Ríos Ventuari y Mere- vari por lo que los españoles se vieron forzados a retirarse hacia Angostura.

Según de Civrieux ( op. cit.) la retirada de los españoles no sólo puso fin a las exploraciones de éstos en territorio Ye'cuana sino que interrumpió los viajes comerciales que los Ye'cuana ha- cían a rrJfncatura'ña" o Angostura, fuerte español más importante sobre el Orinoco, y favoreció la relación comercial de aquellos con los holandeses. Fue así como los Ye'cuana viajaban hasta el Esequibo ( Amenadiña) a fin de obtener las mercancías europeas que ya solían utilizar. la tradición oral Ye'cuana da testimonio de las relaciones comerciales tanto con españoles (]añurtt) como con holandeses (]urunco). Humboldt ( 1800-1804) , basado en narraciones de terceros, se refiere a los Ye'cuana como moradores del territorio ual Este del Orinoco, en la zona donde nacen los ríos Caura y Ventuari". Robert Schomburgk ( 1841 ) encontró Ye'cuana (a quienes llamó Maiyoncong) establecidos en los ríos Merevari, Emecuni y

los

ye'cuana

15

Padamo. Cuando

cuana, durante las exploraciones encaminadas a descubrir las fuen- tes del Orinoco, quiso emplear guías Ye'cuana para que lo con-

dujesen al Alto

ayuda Maiyoncong porque los encontró muy preocupados y a punto de abandonar sus poblados, ante una inminente invasión Sanemá procedente del Sur. Que sepamos, el testimonio de Schomburgk es el primero que documenta la invasión del territorio Ye'cuana por los Guaharibo. Los Ye'cuana recuerdan vívidamente la hostilidad de los inva- sores y los cambios que produjo esa invasión en su patrón de asentamiento y en su vida social y política. En 1856 Richard Spruce visitó varias comunidades "Maquiri- tari" sobre el Río Cunucunuma. Según Spruce el pueblo Ye'cuana más atractivo era el· del jefe Ramón Tusarí quien le habló de otros pueblos situados sobre los tributarios del Río Branco en el Brasil, es decir, sobre el Uraricuera, Auari, etc. Spruce hace referencia a las relaciones comerciales que los Ye'cuana mante- nían entonces con los criollos establecidos en La Esmeralda y con la gente del Río Negro (Guainía) en el Brasil. Los Ye'cuana participaron en la explotación del caucho y como consecuencia, bajaron los ríos que surcan su territorio y funda- ron pueblos dentro del área de explotación. Para ellos éste fue un periodo de relativa riqueza que les permitió adquirir herra- mientas. Los poblados fundados durante ese lapso de tiempo eran hete- rogéneos tanto desde el punto de vista político como social, puesto que sus individuos y grupos procedían de varias comunidades de la zona cabecera o yujuru'ña. En estos pueblos "caucheros" los Ye'cuana estuvieron en con- tacto regular con los criollos. Muchos murieron a consecuencia de las enfermedades transmitidas por éstos que atribuían a una causa común: la brujería cuya práctica se había intensificado enor- memente. Ninguno de esos pueblos sobrevivió a la era del caucho pero los movimientos de población que se llevaron a cabo influ- yeron en una nueva distribución de pueblos; muchas familias no regresaron a su región de origen sino que se establecieron fuera de yujuru'ña.

atravesó

la

frontera

oriental del territorio Ye'

Orinoco pero se

vio precisado a rescindir de la

16 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

Chaffanjon (1889) se refiere a los contactos que estableció con el gran·jefe Ye'cuana Aramari quien aparentemente estaba instalado de manera permanente en el Bajo Cunucunuma. Puede que ese pueblo en anei'ña surgiera a consecuencia de la explota- ción del caucho pero no dispongo de los datos que confirmen esta suposición. Mis informantes recuerdan a Aramari como un navegante incansable y comerciante muy activo cuyos viajes al Brasil duraban de uno a tres ños. La ruta que seguía en· sus

viajes-era

a

través--del

Canal

de

Casiquiare

(""V"enezuela) ,

Río

------

Negro, Manaos, Río Branco, Uraricuera, Auari (Brasil) y de vuelta a Venezuela por el Padamo, La Esmeralda y finalmente el Cunucunuma. En dos ocasiones, 1903 y 1924 el etnólogo alemán Koch- Grünberg (Rath, 1955) atravesó el territorio Ye'cuana e hizo una descripción en la cual dividía dicha población en grupos regionales. Koch-Grünberg interpretó las divisiones territoriales de los grupos residenciales Ye'cuana como divisiones políticas y consecuentemente dividió a los Ye'cu Ltana-o ----l}¿c"'-''-u3ca- --- na, Cunuana e Ihuruana. Difiero de la interpretación que han popularizado los lectores de Koch-Grünberg quienes consideran esas tres sub-divisiones como tribus separadas de la sociedad Ye'cuana. Ye'cuana y Deccuana son variaciones fonéticas del nombre genérico tal como lo pronuncia la gente que vive en el Alto Ventuari y Merevari en contraste con la que vive a lo largo de los ríos Cunucunuma, Cuntinamo y Padamo, ·respectivamente.

Esto no

hecho en dos unidades políticas y culturales dentro de la nación Ye'cuana. Ihuruana o Ihuruna la utilizan los Ye'cuana para hacer referencia al corazón de su territorio y a la gente que allí vive (territorio de las cabeceras) y que contrasta con otros poblados ubicados en la periferia de dicho territorio. La dicotomía sOCioló-

gica pero no política se encuentra entre los habitantes de yuju- ru'ña, los yujuruñancomo, quienes todavía se consideran practi- cantes genuinos de las tradiciones y costumbres Ye'cuana, y los poblados ubicados en anei'ña (territorio en el curso inferior de los ríos) o aneiñancomo, quienes en líneas generales han modi- ficado el estilo de vida tradicional. Cunuana no expresa ninguna

significa que la gente así denominada se agrupe de

los

ye'cuana

17

división social o política y sólo permite referirse a la gente que ha nacido en la región del Río Cunucunuma. Hamilton H. Rice ( 1911) suministra un recuento detallado de los poblados Ye'cuana dentro del territorio brasileño sobre los ríos Uraricuera, Auari y Aracasa. Hace referencia a la comuni- cación regular que observó entre los poblados Ye'cuana a ambos lados de la Sierra Parima y describe claramente el peligro inmi- nente que sobre ellos gravitaba ante el avance Sanemá y la apro- piación que éstos hicieron de áreas del territorio Ye'cuana. En resumen, hemos examinado la evidencia que documenta las migraciones de los Ye'cuana hacia el Norte, Este y zonas ba- jas de los ríos partiendo del corazón de su territorio ancestral, las cuales fueron debidas a presiones externas. Las incursiones del caudillo criollo Tomás Funes en las pruneras décadas de este siglo obligaron a los Ye'C\!ana a retirarse hacia la zona más inaccesible del Este y Noreste de su territorio. La explotación del caucho influyó en la migración Ye'cuana hacia las zonas bajas de los ríos, al igual que los viajes comerciales con Brasil a través del Canal de Casiquiare. La invasión Sanemá, procedente del Sur, influyó en la reubicación de algunos poblados hacia el Norte. Alain Gheerbrandt entró en territorio Ye'cuana subiendo por el Río Ventuari en 1950, y por allí penetró hasta yujuru'ña. En su obra ( Gheerbrandt, 1952) hace referencia a las relaciones todavía hostiles entre los Ye'cuana y los Sanemá. Igualmente describe la falta de comunicación 3 que existía entre los poblados ubicados en el curso medio del Ventuari y los cabecereños del mismo río. Aproximadamente en 1956, misioneros Bautistas se instalaron cerca de los poblados Ye'cuana del Río Cuncunuma. Anterior- mente habían tratado de penetrar en el Ventuari pero encontraron una resistencia tenaz aunque pacífica por parte de los Ye'cuana

3 Gheerbrandt y sus guías Y 'cuana quienes habitaban a lo largo del curso medio del Río Ventuari, fueron atacados por los Guaharibo. Gheerbrandt relata que sus guías perdieron el camino hacia el Alto Ventuari en varias oportunidades. Como me extrañó el relato quise verificar la descripción de Gheerbrandt y los cabecereños me informaron que en aquel tiempo no había mucho contacto entre yujuru'ña y "los de abajo" y por lo tanto no existían trochas que conectasen las dos zonas.

18 relaciones pol·íticas en

una

sociedad

tribal

------------

de la región. Estos en aquel entonces estaban instalados en el sitio

denominado.Corobal y para 1968 se habían dividido y formado

tres pueblos:

evangelización de los Ye'cuana del Cunucunuma ha sido la fuer- za externa que más ha perturbado e incidido recientemente sobre esta sociedad. Otras fuerzas igualmente exógenas han provocado reubicaciones geográficas o cambios económicos y políticos pero esta nueva presión representa una amenaza directa á la sobrevi- vencia del sistema de valores y creencias de la sociedad y está

.il"quencwa, ]urumato

cafl:a y

W ayadi chana. la

encaminada

coherencia a la vida dentro del pueblo y a las relaciones entre pueblos.

la evangelización Bautista ha producido una_gran división de magnitud desconocida, entre los Ye'cuana evangelizados y los Ye'cuana tradicionalistas, por lo menos durante los últimos 100 años de historia de esta sociedad. Los Ye'cuana tradicionalistas se sienten intimidados por el celo religioso de los conversos, están plagados de sentimientos ambivalentes hacia estos últimos, los desprecian por haber accedido a ser menos Ye'cuana y a la vez les temen porque se sienten perplejos ante la eficacia de las tácticas usadas por los Bautistas para ganar adictos. A pesar del temor que sienten los Ye'cuana tradicionalistas, el reto evangelizador no ha dado lugar a una coherencia política mayor que la tradicional (lo cual discutiremos en detalle más adelante) para resguardar los poblados que aún no han sido evangelizados. Aparentemente cada poblado se -siente suficiente- mente fuerte para resistir los embates evangelizadores. Durante

mi permanencia en el Alto Ventuari dos agentes de cambio dife-

rentes (un criollo y misioneros católicos) informaron que tenían la idea de reunir varios poblados Ye'cuana del Ventuari, pero no encontraron ninguna acogida. En 1958 se fundó la primera misión católica (Santa María de Erebato) en territorio Ye'cuana del Estado Bolívar. Estos misio- neros no iniciaron sus labores presionando a los Ye'cuana pre- maturamente a la conversión, sino que hicieron énfasis en las ventajas económicas que podían derivar de la utilización con conocimiento de las reglas de juego en las relaciones comerciales con los criollos. La misión, al servir de intermediaria entre el

a _modificar los

principios

organizarivos

q_u_e

.d"-_a_n

_

los

ye'cuana

19

mundo criollo y el Ye'cuana, ha sido el símbolo de nuevas ven- tajas materiales que han comenzado a hacer eco en los Ye'cuana. Los resultados han sido bastante alentadores para los misioneros:

fundaron otro centro en el Río Canaracuni (afluente del Caura) , e individuos, pequeños grupos y todo un pueblo (el antiguo Wasaiña) han migrado hacia el pueblo-misión, Santa María de Erebato. La creación de centros misionales, tanto Bautistas como Católicos, ha contribuido igualmente al desplazamiento de indi- viduos y de grupos hacia la periferia del territorio Ye'cuana ancestral, y el establecimiento de pueblos cerca de los centros misionales ha traído como resultado que los pueblos ubicados en yujuru'ña se hayan ido despoblando gradualmente. Los Ye'cuana tradicionalistas tienen opiniones divididas en cuanto a la mejor manera de contrarrestar la presión evangeli- zadora de los Bautistas. Algunos se han aliado con los Misioneros Católicos porque los consideran igualmente poderosos pero menos indeseables que los Bautistas; fue la selección entre el menor de dos males lo que llevó a los ancianos Ye'cuana del pueblo de ljoowoto'ña a permitir a los misioneros católicos la fundación de la primera misión. Hay otros Ye'cuana tradicionalistas que desconfían tanto de los Bautistas como de los Católicos y no de- sean la regularización permanente de relaciones con ninguna de las dos fuerzas evangelizadoras. Algunos de los que perte- necen a este último grupo están conscientes de la necesidad apre- miante que tienen de aprender a hablar el Castellano para poder enfrentarse a las presiones aculturativas externas, cada vez más fuertes y próximas. Los acontecimientos acaecidos en la última década les han ido enseñando que retirarse y reubicar sus pueblos ya no son tácticas positivas como lo fueron en el pasado. Los poblados ubicados debajo del Salto Tencua (en el Ven- tuari) han recibido últimamente la influencia ocasional de un

criollo que se autodenomina Protector de Indios. En

Vi

:

"1

sostuve con

.

'l

e

me

.

ex¡rnW que

una

entre-

uesea tntruuuctr . · . cterto .

tipo de asistencia médica para la población Ye'cuana del Ventuari

además de algÚnas mejoras técnicas que desarrollen su economía. Añadió que le preocupa la condición del indígena en general

rvrque segtm , ==Su crt

teru y=es==ex-pwt .

-1 .

a u o=tanto=por

mtS IOftL""TOS como

por comerciantes. Hizo responsable de esta situación a la Oficina

20 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

Central de Asu tos Indígenas la cual ha permanecido indiferente ante el problema, o por lo menos ha demostrado su incompeten- cia para asegurar un tratamiento justo \hacia el indígena. Argu- mentó que su actitud, completamente altruista, no ha encontrado receptividad ni entre los empleados indigenistas ni entre los misioneros, quienes en su celo han llegado hasta acusarlo de comunista para tratar de eliminarlo del escenario indigenista. Este protector, quien reside en Caracas, fundó allí la Asociación Pro-Indios la cual recolecta artículos usados que supuestamente se distribuyen a los indígenas. A fines de 1968 se hizo construir una pista de aterrizaje y una casa redonda siguiendo el modelo Ye'cuana. Tanto el radio transmisor, como la casa y la pista de aterrizaje son prácticamente para su uso y beneficio. Sin embar- go, cuando el protector está ausente el radio lo utiliza el jefe del pueblo de Tencua para reportar emergencias, básicamente enfer- medades y epidemias. No son muchos los beneficios que los Ye'cuana han derivado de su presencia hasta el momento. Sin embargo, si logra mantener relaciones armoniosas con ellos es posible que afiance su posición en territorio Ye'cuana del Ven- tuari. En ese caso el pueblo de Tencua podría convertirse en otro foco de migraciones internas procedente de yujuru'ña, hacia la periferia del territorio Ye'cuana, y en las cercanías de áreas po- bladas por criollos. Los Ye'ruana pocas veces han ensayado la constitución de grandes centros nucleados, y cuando lo han intentado ha sido por temporadas cortas. Durante las invasiones de los Guaharibo y las incursiones de Funes no se unieron para la defensa común de un territorio. Durante la explotación del caucho, si bien vivie- ron en pueblos más grandes que los usuales en ellos (lo cual podría interpretarse como un ensayo para alcanzar una cohesión social mayor) esos pueblos no fueron perdurables. Alegan que este último fue un experimento con resultados negativos y señalan la alta mortalidad que sufrieron durante esa época como razón valedera para no repetirlo. Las relaciones sociales de los Ye'cuana van más allá de los límites de su territorio. Por el Este mantienen relaciones con los Pemones y Macushi (a quienes llaman Atoi), ambos grupos de habla Caribe. Temen a los )J."toi, a quienes consideran brujos,

los

ye'cuana

21

y no entran en su territorio pues estiman que allí está la cuna de la brujería y el reino de canaima. Los Piaroa y Yabarana son sus vecinos al Oeste y comercian con los primeros. Los Ye'cuana creen que los brujos Piaroa tam- bién utilizan sus poderes maléficos y los ejercen en su contra. Los Yabarana de habla Caribe es un grupo étnico prácticamente extinguido; se han casado con Piaroa especialmente aunque exis- ten algunos matrimonios con Ye'cuana. Más hacia el Oeste existen poblados indígenas de habla Arawak en las riberas del Orinoco, del Atabapo, y del Guinia o Río Negro. Los Ye'cuana tienen conocimiento de su existencia y quizás los hayan visto personal- mente en sus viajes comerciales, pero no mantienen ningún tipo de relaciones con ell . ---------------------

Guaharibo

no sólo están

cerca de

las comuni

dades Ye'cuana sino. que en muchos casos las rodean y en los últimos 20 años estas dos tribus han aprendido a coexistir pacífi-

camente. Los Guaharibo que se encuentran en Territorio Ye'cua- na son menores en número que los Ye'cuana a quienes brindan su fuerza de trabajo a cambio de productos manufacturados y bienes industrializados que estos últimos obtienen de los misione- ros y comerciantes criollos. Además los Guaharibo reciben pro- ductos de la huerta o artesanía Ye'cuana tales como curiaras o canoas, cestas, y harina de yuca o mañoco. A pesar de estas rela- ciones los Ye'cuana desconfíal) de los Guaharibo; no temen a sus agresiones físicas sino a su brujería. Tal parece que creen since- ramente en la efectividad de los brujos Guaharibo pues con fre- cuencia auspician en sus poblados sesiones curativas a cargo de estos brujos. los Ye'cuana no tratan directamente a los Yano- mamo, parientes belicosos y guerreros de los Guaharibo, que habitan la región al Sur y Suroeste de su territorio.

ECONOMÍA

Actividades de subsistencia

Los Ye'cuana tienen una economía mixta que combina la hor- ticultura con la caza. Practican igualmente la pesca cuya contri- bución en la dieta de los cabecereños es relativamente escasa. El

22 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

tamaño, variedad y cantidad de peces en el curso superior de los ríos son reducidos. La recolección es la actividad a la que menos tiempo dedican y los productos que de ella se derivan contri- buyen en menor escala en la dieta del Ye'cuana. Las mujeres se identifican con la horticultura y los hombres con la caza aunque ambos sexos practican las dos actividades. La contribución de los hombres a la agricultura consiste en la tala y quema de secciones de la selva para convertirlas en campos de cultivo. Su participación en la siembra es opcional, pues gene- ralmente una vez que un campo es talado y quemado, la siembra, limpieza, cosecha y resiembra de las estacas de yuca, se deja en manos de las mujeres. El 90% del conuco se siembra de yuca de las dos variedades, dulce y amarga. También cultivan ají, plá- tanos, piñas, auyamas, ocumo, batata, ñame, mapuey, maíz, caña de azúcar, totumos y algodón. Los hombres siembran y cuidan el tabaco y algunas plantas

a las cuales atribuyen propiedades mágicas como la que creen capaz de hacer de los perros buenos cazadores. Las mujeres también siembran plantas medicinales y plantas mágicas pero no todas ellas cultivan las mismas variedades pues todo depende del conocimiento que tengan de sus propiedades. Las plantas medicinales representan un bien bastante restringido

y uno de los pocos bienes heredables de esta cultura; su uso,

conocimiento y cuidado se hereda

terna. A pesar de la tendencia a la posesión exclusiva de estas plan- tas, se dan casos de préstamo en grado limitado, y aún de do- nación junto con sus secretos. Debido a los cambios culturales experimentados últimamente, los cuales se han hecho sentir no sólo en los pueblos de anei'ña (telos de aba jo") sino en yujuru'ña, los ancianos conocedores de esta actividad tienen dificultad en encontrar gente joven deseosa de asimilar y perpetuar este cono- cimiento. A los Ye'ruana evangélicos les está prohibido cultivar plantas mágicas, y el resto, especialmente la gente joven, se ha ido acostumbrando a recurrir · a la asistencia médica ofrecida en los pueblos de misión. La comida básica del Ye'cuana es la raíz de la yuca preparada en tortas o en harina. Se rallan los tubérculos, se exprime la

generalmente

por línea ma-

los ye'cuana

23

masa de yuca en el sebucán, se cierne la harina en el manare y luego se cuece en budare de hierro.

s herramkmy bs cnk

quue

se cuece en budare de hierro. s herramkm y bs cnk quue I o llevar a

I

o

llevar a cabo sus actividades cotidianas de subsistencia son bas- tante sencillas. Algunos de esos instrumentos, sobre todo los utensilios de hierro, los obtienen del intercambio con misioneros o comerciantes. Para sembrar usan la coa mientras que para la tala de los conucos y limpieza de pueblos y caminos, hachas y machetes. Estos últimos tienen múltiples usos como la limpieza de la maleza, la recolección de fibras y la cosecha. Los cuchillos de acero loutilizan para pelar tubérculos y frutas, para cortar carne, y para muchos otros menesteres; las armas de fuego y las lanzas las utilizan para cazar y sobre todo los jóvenes utilizan la cerbatana para cazar pájaros pequeños. Los Ye'ruana abando- naron hace mucho .tiempo el arco y la flecha como armas de cacería, a tal punto que los pocos ejemplares que todavía se encuentran en sus pueblos las fabrican los Guaharibo. No utili- zan trampas para cazar; la caza nocturna la practican con ayuda de linternas para localizar la presa a las orillas del río o del caño. Las puntas de las flechas y de las lanzas son de acero. Para transformar un bloque de madera en una canoa, canalete, o bancos, utilizan hachas, machetes, cuchillos y -pequeñas chícoras. Usan los clavos cuando logran conseguirlos en sus intercambios comerciales. LA e . Un hombre acostumbra a salir de caza en compañía de sus perros, o con éstos y su mujer. En la caza colectiva se unen varias parejas para la excursión. Tcxlos los hombres de la comunidad participan en una caza conjunta cuando va a cele- brarse una fiesta o una ceremonia. La caza del tapir y del venado la realizan parejas con la ayuda de perros; el hombre y sus perros localizan la cacería y la enrum- ban hacia la orilla del río donde la mujer la está esperando lanza en mano para matarla. Muchas veces en las largas horas de espera la mujer aprovecha para pescar. Cuando varias parejas participan en la cacería, las mujeres se colocan estratégicamente en diferentes sitios a lo largo del río a la espera de la presa; en este c so el animal pertenece al hombre que lo localizó y lo encaminó hacia el río.

24 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

La lapa (Coelogenys paca) es cazada generalmente durante la noche a las orillas del río; para atraparla de día hay que loca- lizar sus cuevas con la ayuda de perros.\ Igualmente cazan cochi- nos salvajes de dos tipos: el báquiro (Dicotyles labiatus) y el chácharo ( Dicotyles torquatus), que es de menor tamaño. Este último vive en pequeños grupos no mayores de seis individuos mientras que el báquiro forma parte de grandes manadas que usualmente llegan al centenar. La cacería de báquiros es una empresa colectiva ya que resulta peligroso que individuos aisla- dos ataquen una manada de estos animales. La participación de las mujeres es opcional y sólo para recoger la presa, prepararla

y transportarla al pueblo. Los cachicamos, acures ( Dasyprocta

agutí) y chigüires (Hydrochoerus capybara), se cazan en menor escala. Las perezas y los monos se consideran comestibles pero no es carne deseable. La cacería de los pájaros se realiza individualmente, pero en muchas ocasiones la mujer acompaña al marido ayudándolo a descubrir la presa y a recogerla. Entre las aves más apetecibles se encuentran las tres variedades de paují (Crax alect01'), dos variedades de pavo salvaje, dos variedades de tucán, las guaca- mayas y la gallina salvaje. La pesca es actividad de ambos sexos y aun de los niños. La llevan a cabo dos personas, las parejas (marido y mujer) o en algunos casos gran parte de la comunidad. Actualmente todo el mundo tiene anzuelos de acero e hilos nylon para pescar aunque en muchos casos usan el arco y la flecha cuya punta es preparada por Ye'cuana con ayuda de cualquier resto metálico que encuentren disponible. Como car- nada utilizan lombrices de tierra, camarones de río, sardinas, ta- ras y algunas frutas.

La pesca como actividad colectiva constituye una ocasión fes- tiva; usualmente se realiza en los caños o en secciones de los ríos escogidas por los hombres para tal fin, las cuales cercan y luego le vierten el jugo de un bejuco ( adadi). Este zumo atonta los peces y los hace salir a la superficie del agua donde son

atrapados con redes de pesca (juaji). La pesca colectiva se limita

a la estación seca cuando es menor el volumen de las aguas de los ríos y de los caños.

los ye'cuana

25

La estacton seca es época igualmente propicia para los viajes de pesca al curso inferior de los ríos donde existe una mayor variedad de peces. Por esta razón los Ye'cuana que habitan la sección media y baja de los ríos dependen mucho más de la pesca que de la caza, porque han emprendido una incipiente agricul- tura comercial (maíz, plátanos, cambures, piñas y extensiones mayores de yuca) que no permite a los hombres dedicar mucho tiempo a las actividades de cacería. Algunas variedades de ranas también forman parte de las proteínas animales en la alimenta- ción del Ye'cuana. La RecoleccMn. Entre las plantas salvajes uti izadas como ali- mentos están las frutas y el corazón de algunas variedades de palma (jobo, seje, cucurito) ( Maximiliana regia), el moriche ( M uritia flexuosa), la coroba, la guama y el mamey. las frutas de las palmas constituyen un recurso alimenticio estacional por lo que su contribución en la alimentación no es considerable. Los Ye'cuana obtienen directamente de los Guajaribo el famoso piji- guao (Guüielma speciosa) que estos cultivan o van a los rastrojos de sus conucos y recolectan esa fruta. Los Ye'cuana también incluyen en su alimentación, algunos gusanos y lombrices, como el gusano de moriche y una variedad de lombriz que llaman motto la cual cultivan algunos pueblos cabecereños.

Explotación de recursos naturales y su tecnología

Con un conocimiento profundo de las plantas de su ambiente los Ye'cuana hacen uso extensivo de ellas para elaborar los ob- jetos de su cultura material. las hojas de diferentes variedades

de palma son utilizadas en la fabricación de los techos de sus casas y diversas variedades de madera son incluidas en la elabo- ración de su estructura. Otros tipos de maderas la utilizan en la confección de canoas, canaletas, tambores, bases para los milos, pilones, bancos y prensas para los sebucanes. Las armas de ma- dera que anteriormente usaban en la guerra, ahora sólo las ela- boran para intercambiarlas en los centros misionales.

traba jo de

cestería la obtienen de una especie de maranta ( Maranta llf'un-

La materia

prima

para

todo

el

bello

y variado

26 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

din«ea) o mbú cuyo fuerte tronco se desgaja en haces de la-

minillas delgadas, las cuales son trabajadas algunas veces en su color natural, y otras peladas y teñidas ae negro o de rojo. Las cestas que utilizan para transportar los frutos del conuco y los enseres personales son de dos tipos: la wowa y el ttni (catumare). Existen además otros tipos de cestas: unas pequeñas donde guardan copos de algodón y ceiba, los sebucanes (toncoi) para exprimir la masa de yuca, las guapas (waja) como platos para co-

locar el casabe; las petacas ( catnwll) y el mapire (mattiri) para guardar

abanicos (waáiwadi), coladores (manare) y esterillas.

La pintura roja para decorar las cestas, totumas Y. bancos la obtienen hirviendo las hojas de una bignonia (B. chicka) y la ne- gra proviene del jugo de la fruta de un árbol (Gentpa mnericmza). Existe otra pintura roja que usan para el cuerpo y para decorar algunos objetos de artesanía, que obtienen de la pulpa del onoto

para guardar útiles personales el mañoco. También fabrican

_

(BixQ orelltlfM).

La curagua ( curaawa), fibra que utilizan para trenzar mecates, para tejer redes de pesca y brazaletes decorativos (ajamoi), pro- viene de las hojas de una bromelia. El bambú gigantesco cono- cido como Artmdi Schomburgkii Munro, lo utilizan en la confección de las eerbatan-as---- ; las hojas del platanillo (Ravenala guianensis) para los techos de las casas-refugio cons-

trut u as enos----tamt nos, troc. L uas, y st n os

J

prov ts to

1 s ,

u .

.J

e

caza

y

pesca, las cuales amarran con lianas. Las hojas anchas y ovala- das de la maranta sirven para envolver la cacería y la pesca y para forrar los mapires. El peramán (Stphonia baceulifera) mezclado con cera de abeja

las

grietas de los trabajos hechos en madera ( curiaras), para fijar

la punta de las flechas al mango, etc. Otra resina de color blanco

y muy olorosa, que proviene del árbol que ellos llaman ayaawa (Icica heptaphylla), la recogen para varios usos. Como es un material muy inflamable, partido en pequeños pedazos y envuelto en hojas apropiadas, lo utilizan como antorcha. Esta resina es usada por hombres y mujeres para su decoraci6n-c_orporal al igual que otra variedad de ayaawa de color rojo, la -'Cual mezclan con aceite vegetal (proveniente del seje) y con onoto (Bixa orellana).

y con

ceniza, para

que

luzca

negro, se

utiliza

para

pegar

los

ye'cuana

27

Las hojas de la planta majanajtmQ (Cecropia peltata) son utili-

zadas como lija para limar y pulir la superficie de las tot\h9)}as --- y de los objetos de madera. La wafM, flautas que utilizan por pares, así como las flautas de pan, son elaboradas con otra variedad de bambú. Las fru- tas de un bejuco salvaje sirven de materia prima para la elabora- ción de un adorno en forma de campanita que ellos llaman shiriyoca. Estas campanitas las colocan en los guayucos feme- ninos y producen un suave ruido a cada movimiento de la mujer que lo lleva puesto. Otras semillas ensartadas alternativamente con mostacilla blanca constituyen un adorno ( sawiya) que va co- locado en forma de X sobre el tórax de mujeres y hombres. La palma del cucurito (Maximiliana regia) la utilizan en la elabo- ración de los sombreros y faldas .Plisadas que los hombres visten

durante la fiesta del. cucurito (wasai yado).

todo ese material del medio ambiente sin reemplazarlo. El algodón, el árbol adadi y los totumos son plantas que culti- van para emplearlas como materia prima en la fabricación de utensilios y artesanía. Las mujeres hilan el algodón mediante el huso y lo transforman en bollos de hilo listo para que los hom-

Los Ye'cuana extraen

bres trencen los chinchorros o las hamaquitas porta-bebé. Ulti- mamente las mujeres Ye'cuana han abandonado bastante este arte pues tienen la oportunidad de adquirir bollos de algodón confec-

cionados por los Guaharibo

guayucos de algodón 4 (im Thurn, 1883). Las totumas que pre- paran y decoran las mujeres, tienen una gran variedad de usos:

como recipientes de agua y comida 5 y como tazas, cucharillas o paletas, según su forma. Unas totumitas muy pequeñas tienen un uso ritual: llenas de un polvo compuesto de varias plantas medicinales sirven de amuletos o forman parte del parafernal ritual.

Probablemente también tejían sus

4

im

Thurn

en

1877-1879

observó

entre

Pemones y

Macushi

gua-

yucos hechos

con

"hilos

de

algodón

flojos

Y• otros de semillas pequeñas

y

de

colores

y

arreglados

en· flecos

respectivamente"

( tm Thurn,

194-195, 1883).

6 Por ejemplo casabe de donde

raaqui.

el

se fabrica

polvo se utiliza

la

en alcohólica conocida

la fermentación

de las tortas como el

de

ya-

bebida

28 relaciones

políticas

en

una

sociedad

tribal

Los ornamentos y vestidos difieren según el sexo. Los adornos

masculinos ·se distinguen porque llevan plumas y dientes de ani- males cuya ausencia es notoria en los' femeninos. Sin embargo, los niños de ambos sexos usan durante la infancia un collar con dos dientes de chigüire considerado como amuleto protector. Las mujeres sadornan con grandes cantidades de mostacilla y de semillas que ensartan y combinan para usarlas como collares y pulseras o colocados alrededor de las piernas, por debaio de las rodillas y en los tobillos.

El guayuco de los hombres es w1a faja

las pierna ata

rectangular de tela roja a la altura de las e aderas.

que_pasa por entre

El guayu-co=-f, as-=mujeres semeja un pequeño delantal

mostacilla ensartada en hilo es hecha de manera tal que luce como tela. la tela para los guayucos masculinos y la mostacilla para los femeninos la obtienen por intercambio comercial con los centros misionales o con los comerciantes criollos ambulantes. Entre los productos de procedencia animal que utilizan para la fabricación de utensilios y artesanía se encuentran: las pieles de mono, de cunaguaro y venado para los tambores, la piel de venado para las cartucheras y los huesos de cunaguaro o de vena-

d_o_paraJa5

flautas

Los únicos objetos de alfarería que los Ye'cuana elaboran actualmente son dos variedades de escudillas: la más pequeña para servir y recalentar la salsa de ají, plato cotidiano en la ali-

mentación Ye'cuana,

satnda . s y otros peees--=-pequeno s. Para la cocción de otros alimentos

y la-más gra ara=a-x-in--ar=dicba: ,alsu, las

-

usan

budares y envases

metálicos que han desplazado los de arcilla. Ésta que se uti- liza en la elaboración de objetos de alfarería, también se emplea ocasionalmente para decorar las enriaras o para pintarse el cuerpo. Las tijeras, agujas, e hilo forman parte de los objetos de diaria utilidad entre los actuales Ye'cuana. El hilo y el pabilo los eul- plean para coser, para ensartar mostacilla, para rematar los tra- bajos de cestería y para confeccionar principalmente los guayucos femeninos.

Intercambio

los

ye'cuana

29

Los Ye'cuana han mantenido relaciones de intercambio entre sus pueblos, con los Guaharibo que comparten su territorio y con tribus circunvecinas. Así lo atestigua tanto su tradición oral como las observaciones que hice durante mi permanencia entre ellos. No podemos hablar de la existencia de una especialización en la elaboración de productos comerciales ni a nivel de poblado ni a nivel de la tribu Ye'cuana. Las tribus vecinas tampoco acusan una marcada especialización de productos (Los Warao y los Yano- mani serían excepciones) sino que al contrario todas ellas tienen una gran semejanza en su cultura material y en su tecnología. Estas similitudes se acentúan mucho más en el caso de los grupos de habla Caribe. Podemos afirmar que el intercambio entre esas tribus ·y los productos intercambiados, son lazos que unen a pue- blos y a tribus independientes y dispersos dentro de la misma área geográfica.

Sin embargo,

la

materia

prima

con

la

cual

se confeccionan

algunos de los productos

ejemplo, el bambú Arundinaria Schomburgkii se encuentra sólo -- -

el Río Cunucunuma) , en la región

Marawaca Sajai'ña (en el Río Cuntinamo) en el cerro Fawá (en

las cabeceras del río Parú). La resina olorosa Ayawaa, que, como hemos dicho, se usa en la decoración personal, existe solamente en la región del Cunucunuma. La lombriz motto, alimento muy

al pie del cerro Marawaca (en

proviene sólo de ciertas regY

m.

es

P

o.d!r

--- -

apreciado por los Ye'cuana,

en yujuru'ña en el área del Alto Cuntinamo.

se halla

en

grandes

cantidades sólo

Otras tribus y pueblos se han destacado como proveedores de bienes industrializados debido a su ubicación geográfica estratégica vecina a. poblados criollos. Por ejemplo, los pueblos Ye'cuana ubicados a lo largo del Río Paragua son los vecinos más cercanos de los Pemones (Arecuna, Kamarakoto y Taurepanes) y Macushi. Estos dos últimos grupos trabajan en minería y con el dinero de esa actividad compran escopetas y mostacilla que intercambian por rallos y curiaras de manufactura Ye'cuana cuya excelencia ha valido a éstos fama de buenos artesanos. El poblado Ye'ruaaa

también

posee abundancia de escopetas de fabricación brasileña las cuales

ubicado del lado brasilero

(Juruaru'ña o Yevarejuri'ña)

30 relaciones

políticas

en

una

sociedad

tribal

cambian a los Ye'cuana de Venezuela por pieles de cunaguaro y de perro deagua.

Los Ye'cuana

ubicados en

el

curso ,inferior

de

los

ríos

que

surcan su territorio han ido dependiendo cada vez más de los pueblos cabecereños que los suplen de útiles como chinchorros, cestas, rallos y aun de curiaras. Este hecho tiene relación con la creciente dedicación a la agricultura comercial de los pueblos ude abajo''. La gente del Bajo Cunucunuma (Acanaña y Wede'ña), Bajo !guapo (Ewaju'ña) y la Esmeralda (Merara'ña), que todavía fabrica curiaras para su uso, y para intercambio, constitu- yen una excepción a la generalización mencionada. La fabricación de curiaras es una actividad de la cual los Ye'cuana no derivan su subsistencia y sólo la realizan cuando necesitan hacer un intercambio por bienes industrializados, por ello los pueblos del Cunucunuma, !guapo y La Esmeralda no pueden suplir la demanda de curiaras Ye'cuana en el Alto Ori- noco. Esos pueblos, así como los de Tencua (en el Ventuari) y los de Cucuyu'ña y Asharuña'no (en el Paragua) son visitados durante el verano por Ye'cuana cabecereños quienes bajan a construir curiaras para intercambio por sal, machetes, hachas, cuchillos, fósforos, pólvora, cartuchos, tela, hilo, agujas, ollas, camisas y pantalones, linternas, tijeras y baterías. Como los ca-

becereños no hablan español, para realizar el trueque con los comerciantes criollos tienen que valerse de intérpretes Ye'cuana de lOs pueblos Hde abajo". En algunas ocasiones los Ye'cuana cede abajo" son los que realizan el trueque con los cabecereños. Los dos pueblos misión Santa María de Erebato y Canaracuni se consideran sitios muy atractivos para adquirir bienes indus- trializados. Además de los bienes ya mencionados algunos cabe- cereños adquieren a crédito motores fuera de borda, gasolina, radios y tocadiscos en los centros misionales. Todos los productos

que no adquier rés de los misioner

nen

precios

sumame

rades

aun

en

el

caso de

productoF<f

,

c

_

segunda y tercera mano.

Los objetos que

los ITe'cuana

of=r--=e-=-cc n=-------'"a"'---------

los centros misionales son enviados por los misioneros a las tien-

das de artesanía

y folklore

en

las

ciudades;

algunos

de

éstos

6 Los misioneros Bautistas no tienen centros de intercambio comercial.

los

ye'cuana

31

encuentran mercado fuera de Venezuela. Esos productos son prin- cipalmente guapas, petacas, armas ( tamu, suwi y ymiyaru), bancos (attai) en forma de tortuga y de cunaguaro, cerbatanas ( curaata) con sus dardos, collares y adornos de plumas. Los intercambios comerciales se pueden llevar a cabo indivi- dualmente aunque es más frecuente comerciar en compañía del

suegro. Las mujeres tienen una participación indirecta en el inter-

cambio por se

variOS-de les artículos

intercambiables, como el rallo (artículo de excelente calidad v mucha circulación tanto a nivel intra como inter-tribal ya que uchas tribus vecinas aparentemente han perdido el arte y oficio implícitos en su elaboración), los collares, guayucos y otros orna- mentos de mostacilla, totumas bellamente decoradas y el mañoco, este último producto elaborado en los pueblos ude abajo". Igual- mente cuidan los pet:ros de caza y sus cachorros con la intención de intercambiarlos. Merece destacar el valor de los perros de caza ruyo intercambio presencié en varias oportunidades por escopetas. En otra ocasión observé el intercambio de un cachorro por dos guayucos femeninos y dos chinchorros.

La operación de intercambio es más compleja cuando más de

una familia extendida contribuye con sus productos y es bene- ficiaria de los bienes adquiridos. Todas las mujeres de un Con-

junto de Hogares IInifica

de sus hombres pueden aportar sus productos a una transacción comercial. Existen casos en los cuales tres cuartas partes de los residentes de un poblado contribuyen con sus productos para lo- grar la adquisición de un artículo muy deseado como un motor fuera de borda. El número de personas que pueden intervenir en las fases de una transacción comercial depende en última instancia de la composición social de un pueblo Ye'cuana. Cuan- do discutamos este último punto será más fácil para el lector imaginarse las personas que, sociológica y políticamente hablan- do, pueden intervenir en una transacción comercial unificada. Como ya hemos mencionado, los Ye«cuana mantienen relacio- nes comerciales con todas las tribus vecinas. A los Piaroa, sus vecinos occidentales, les ofrecen rallos y cerbatanas a cambio de curare, amuletos, una resina olorosa ( corayu) sobre cuya prepara- ción mantienen el secreto y bienes industrializados que aquéllos

- O!Úeccionan

l., pág.=:95) } 7

te

32 relaciones

políticas

en

una

sociedad

tribal

por su ubicación geográfica adquieren con mayor facilidad de los comerciantes criollos y centros misionales católicos. Con los Pe- mones y Macushi, sus vecinos orientales, intercambian curiaras

y rallos por escopetas, mostacilla y chinchorros. 7 Con los Guaharibo ( Sanemá) existe una relación muy especial que va más allá del intercambio en sentido estricto. Ya para 1841 poseemos testimonios escritos de las relaciones antagónicas entre Ye'cuana y Guaharibo. Que sepamos, el último asalto de un gru- po de Guaharibo sobre dos Ye'cuana, para robarlos, tuvo lugar en 1959. Sin embargo, durante los últimos quince años ambos gru- pos han coexistido pacíficamente en el mismo territorio a tal punto que en la región del Ventuari y sus afluentes así como del Merevari y sus afluentes, los pueblos Ye'cuana están rodea- dos de poblados Guaharibo o éstos últimos se encuentran a escasa distancia de aquéllos. Los contactos entre estos dos grupos son regulares y se suceden casi a diario. Algunos Ye'cuana explican el cambio experimentado por los Guaharibo ·como resultado de un encuentro sangriento entre éstos

y un contingente Ye'cuana reunido por Cadomera, jefe del Alto

Ventuari, para enfrentar las repetidas agresiones de Guaharibo. 8

Otros Ye'cuana opinan

alianza para buscar el apoyo de las armas que poseen los Ye'cuana

y así, contrarrestar las agresiones de sus hermanos más aguerri-

dos: los Yanomani, ubicados al Sur. Sean cuales fueran las causas que hayan favorecido este cam- bio, ellas han de ser objeto de una investigación más a fondo. Es un hecho que los Guaharibo ofrecen a los Ye'cuana su fuerza para aquellas actividades que requieren trabajo duro e ingrato, a cambio de herramientas y otros bienes industrializados, general- mente de segunda mano.

que

los Guaharibo han procurado esta

1 Las relaciones de intercambio con esas dos tribus datan de mucho tiempo. Los Pemones y Macushi han sido intermediarios entre los Ye'- ruana y las tribus de Guayana. 8 Este jefe trató de reunir varios pueblos del Alto Ventuari-Merevari en una sola comunidad pero al cabo de algún tiempo el experimento fracasó. Siete de los pueblos existentes en k968 tenían indiuiduos o familias que anteriormente pertenecieron al pueblo experimental de Ca- domera o Calomera.

los

ye'cuana

33

Los Guaharibo ayudan

a los Ye'cuana

en la limpieza

y tala

de

_

los campos de cultivo, de los pueblos y sus alrededores y de las trochas y caminos. Ayudan en la recolección y el transporte de materias primas necesarias para la construcción de las casas, contribuyen como asistentes en la fabricación de curiaras, transpor- tan equipo pesado cuando acompañan-a un grupo Ye'cuana de cacería u--e11 viajes com les, siP.ren de m jeros y llevan

encomiendas entre pobl 'cuana. En todas esas actividades, con excepción de la líltilria, porque son mis rapídns y núíS efi- cientes caminando por la selvalos Guaharibo tienen que ser diri- gidos e instruidos por los Ye'cuana. Finalmente los Ye'cuana dependen de los Guaharibo en la realización de dos servicios alta- mente apreciados por ellos. Como creen en el poder curativo de los brujos Guaharibo, éstos prestan sus servicios a pacientes Ye'

cuana y, en la última década se

muertos Ye'cuana principalmente por el temor de estos últimos para realizar esta actividad. Anteriormente, el Ye'cuana que se veía forzado a enterrar un muerto debía aislarse formalmente de la comunidad por un largo tiempo y quedar sujeto a una se- rie de restricciones muy estrictas.

La tecnología que los Ye'cuana poseen no es especializada y para el mercadeo de los productos que mediante ella se obtienen, no han desarrollado instituciones económicas que regulen el in- tercambio entre pueblos o entre tribus. Más bien éste constituye una actividad que se realiza a nivel de la familia extendida y cuando más a nivel de poblado. El comercio está orientado sola- mente por la ubicación de los centros de intercambio, tales como las misiones, los comerciantes criollos, o pueblos Ye'cuana que por su ubicación geográfica les es más fácil adquirir bienes indus- trializados. Esta afirmación puede extenderse a las actividades de subsis- tencia. los grupos de trabajo en los que participa gente de va- rios poblados pueden en teoría organizarse para la tala de un trozo

han encargado de enterrar los

de selva

destinado

a

nuevos

conucos

y para

la

construcción

de

casas.

Sin

embargo,

esto

no

constituye

una

práctica

regular

por

ca-

recer

la

sociedad

Ye'cuana

de

los

mecanismos

necesarios para

organizarlos,

dirigirlos

e

institucionalizarlos.

 

34 relaciones

políticas

LA ORGANrLACIÓN SOCIAL

en

DE

una

sociedad

tribal

LAS ACTIVIDADES YE'CUANA

Trabajo comunal y actividades individuales

Las actividades más fuerces y de mayor duración se realizan con la participación de toda la comunidad lo cual trae como re- sultado una combinación de trabajo y recreación que rompe tem- poralmente la rutina inherente en la consecución de la subsisten- cia. Las actividades que requieren la participación de toda la comunidad son: la tala de árboles, la construcción de un claro en la selva para edificar un pueblo, la fabricación de la casa co- munal (atta) y la limpieza de la maleza y tala de nuevos conucos. Por otro lado la edificación de una casa de trabajo o de un re- fugio en el conuco, la construcción de una curiara, el transporte de ésta desde su sitio de fabricación hasta el río, la pesca colec- tiva, y la caza, requieren el trabajo de varias familias pero no el de toda la comunidad (para una discusión más detallada de este aspecto ver el Cap. 6) . Se reúnen grupos más pequeños para sembrar, limpiar los co- nucos y para la primera cosecha. Básicamente la siembra, lim- pieza y cuidado de los conucos es responsabilidad de una mujer y de sus hijas jóvenes; de una mujer y de sus hijas casadas; de una mujer, con sus hijas y sus nietas, o de un grupo de her- manas. La primera cosecha del conuco se celebra con una fiesta y con ritos en los cuales es deseable que participe toda la comuni- dad. Cabe la posibilidad de que no haya participación comunal porque la cosecha se presenta cuando algunas familias están ausen- tes del pueblo bien sea pescando, cazando, recolectando o en viajes comerciales. Una mujer adulta realiza sola una serie de actividades: reco- lecta los frutos en el conuco para la comida diaria, realiza las diferentes fases requeridas en la elaboración de las tortas de casa- be, prepara las otras comidas que entran en la alimentación, cor- ta la leña y la transporta al pueblo, limpia la vivienda, los utensi- lios y la ropa. Los hombres individualmente se dedican a tejer · toda la variedad de cestas de uso diario, excepto la wawa que las mujeres mismas tejen para transportar los frutos del conuco

los

ye'cuana

35

hasta el pueblo. Los hombres también construyen los canaletes, las palancas, las cuerdas y mecates, los bancos, las bases de ma- dera para los rallos, las prensas para los sebucanes, los instru- mentos musicales y los adornos, excepto los collares y guayucos femeninos. Una vez que las bases de los rallos han sido talladas y pulidas las mujeres se encargan de completar su elaboración.

[A División del Trabajo

El traba jo está dividido en base a

dos criterios: sexo y edad.

Como no existen otros criterios para dividir las actividades del Ye'ruana en grupos que realicen actividades tanto de subsistencia, como rituales, recreacionales, etc., el resultado es una carencia real de especialización y diferenciación social tanto a nivel de comunidad como a nivel de tribu. La responsabilidad va aumentando con la edad hasta que se llega a la plena madurez; sin embargo a las mujeres se les res- ponsabiliza a más temprana edad. Una niña de seis años ya ayuda a su madre en la limpieza del conuco y en el transporte de los frutos al poblado. A esa edad ya conoce el complicado oficio de rallar yuca, y comienza a fabricar rallos. Los varones tienen una niñez más ociosa, pero cuando se acercan a la pubertad se les asignan. los trabajos más fuertes y árduos por considerar que poseen la fuerza y energía mejor aprovechable. Algunas actividades se realizan con la participación de ambos sexos: hombres y mujeres,

niños y niñas están familiarizados con las actividades necesarias para procurar su subsistencia y la de sus parientes corresidentes en el Hogar y saben como hacer del poblado una comunidad funcionante. Las mujeres están excluidas de las actividades polí- ticas y en gran parte de las actividades comerciales. A los jóvenes (modeshi) no les está permitido sobresalir en actividades políticas o rituales por mucho tiempo ya que se con- sidera una prerrogativa de los hombres maduros, y en menÓr grado de las mujeres mayores. Para obtener el derecho de parti- cipar en las decisiones políticas, un hombre tiene que alcanzar plena madurez lo cual equivale más o menos a la posición de jefe de un Hogar o mejor aún de jefe de un Conjunto de Hogares Unificados. En los asuntos concernientes a todo el poblado, los

36 relaciones

.

poHticas

en

una

sociedad

tribal

jóvenes acatan· las decisiones tomadas en el Círculo de Ancianos

(ej., pág. i'99). En cuanto a los asuntos internos de un Hogar, bien sea una familia extendida o un Conjunto de Hogares Uni- ficados, los mayores de ambos sexos toman las decisiones impor- tantes y son obedecidos por todos los jóvenes ya sean parientes consanguíneos o por afinidad.

Los Ye'cuana creen que el pleno sentido de la responsabili- dad se adquiere con la madurez por lo que el conocimiento eso- térico de esta cultura, es decir las creencias religiosas, los ritos y en cierto modo los mitos de origen, no son transmitidos a nin- guna persona inmadura. Para llegar a ser un especialista en ritos, y compartir el conocimiento esotérico de la cultura, hombres y mujeres deben pertenecer a la generación de mayores dentro de su Hogar. Existen otros requisitos variables y circunstanciales que deben cumplirse y de los cuales hablaremos en capítulos si- guientes. Se cree que los mayores son inmunes a ciertos peligros sobrenaturales por lo cual hay algunas actividades que sólo ellos pueden realizar. Como ejemplo podemos citar el consumo de ciertos tipos de carne, que sólo los ancianos pueden ingerir y la fabricación de las hamaquitas porta-bebé. Una de las actividades de relativa especialización es la activi-

pesar de que los ritos acompañan todas las acti-

dad ritual. A

vidades de la vida Ye'cuana pues es sumamente raro encontrar una actividad técnica que no vaya acompañada de su contraparte ritual se puede decir que existen comparativamente pocos indivi- duos que puedan vanagloriarse de ser especialistas en rito. Debo aclarar que no existe Ye'cuana que esté totalmente exento de al- gún conocimiento ritual, porque de existir tal individuo no sabría como encarar la vida. Pero por lo complejo y extenso del ritual muy pocas personas poseen un conocimiento profundo y extenso de éste.

Es justamente oportuno preguntarse por qué si todo el mundo posee los conocimientos necesarios para procurar su subsistencia sólo muy pocos Ye'cuana tienen el conocimiento ritual absoluta- mente necesario para la sobrevivencia individual y social. Esta situación paradójica será tratada con más detenimiento en capí- tulos subsiguientes.

los ye'cuana

37

Como los especialistas en rito no se les reconoce un estatus diferente, no están exentos de intervenir en las otras actividades de su_bsistencia y se les trata como el resto de sus hermanos de tribu. Además de los estatuses implícitos en el sistema de parentesco de esta sociedad, los únicos otros estatuses reconocidos son: el de jefe de un pueblo y el de brujo, pero ninguno de ellos exime al que lo posee de participar en actividades comunales o de trabajar para procurar su subsistencia y. la de sus familiares.

38

relaciones

políticas en una sociedad tribal

. \

38 relaciones políticas en una sociedad tribal . \ FOTO l.-La wowa o cesta que tejen
38 relaciones políticas en una sociedad tribal . \ FOTO l.-La wowa o cesta que tejen

FOTO l.-La wowa o cesta que tejen las muJeres.

los ye'cuana

39

los ye'cuana 39 FOTO 2.-El turi o catumare cesta tejida por los hombres. FoTo 3 .-El

FOTO 2.-El turi o catumare cesta tejida por los hombres.

los ye'cuana 39 FOTO 2.-El turi o catumare cesta tejida por los hombres. FoTo 3 .-El

FoTo 3.-El sebucán o toncoi.

40 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

40 relaciones políticas en una sociedad tribal FOTO 4.-La canwa o petaca.

FOTO

4.-La canwa o petaca.

los ye'cuana

41

los ye'cuana 41 FOTO 5.-Red de pesca tejida con la fibra curagua . - - 1

FOTO 5.-Red de pesca tejida con la fibra curagua.

- - 1 --- - • • • C M M . .S
-
- 1 ---
-
• •
C
M M .
.S

FOTO 6.-Totuma

decorada.

los

ye'cuana

43

- ·· ·.·.·.·.·.··-- - o 1t • tNrw t z J • o 1 ,
-
··
·.·.·.·.·.··--
-
o
1t
tNrw t
z
J
o
1
,
2
3
!;C(NTt, rroo8
--
10
·.·.·
·.·
---

FOTO 7.-Réplica en miniatura

de un guayuco femenino o muatu.

42 relaciones políticos

en

uno sociedad

tribal

42 relaciones políticos en uno sociedad tribal ·.-.·.·.·.·-·-. --- - 0 ,1¡ o I rt tt
·.-.·.·.·.·-·-. --- - 0 ,1¡ o I rt tt 0 1 ,, 2 3 ··
·.-.·.·.·.·-·-.
---
-
0
,1¡
o
I
rt tt
0
1
,, 2
3
··
·.··---

-

-

-

-

:

---

--- - 0 ,1¡ o I rt tt 0 1 ,, 2 3 ·· ·.··--- -

FOTOS

8 y 9.-Dos tipos de collares.

los ye'cuana

45

los ye'cuana 45 a····,.,····. - -   IN - - -   --- ---    

a····,.,····. - -

 

IN -

-

-

 

--- ---

       

H

l

-

J
J
        H l - J

O

1

,

2

 

3

 

=:,

ClNTI'-IF"HlO

6

 

10

 

· ·

· -·--

4

FoTo 10.-Zarcillo en forma de media luna usado por los hombres y en forma de triángulo por las mujeres.

. - --. - - ,- - -- - -- - - ·- _·--
. -
--. -
-
,-
- -- -
--
-
- ·-
_·--
las mujeres . . - --. - - ,- - -- - -- - - ·-
las mujeres . . - --. - - ,- - -- - -- - - ·-
las mujeres . . - --. - - ,- - -- - -- - - ·-

FOTOS

11

y

12.-Dos tipos de armas que intercambian en los pueblos de misión por bienes manufacturados.

44 relaciones políticas

en

una

sociedad

tribal

44 relaciones políticas en una sociedad tribal FOTO 13.-Un banco que demuestra la habilidad Ye'cuana en

FOTO 13.-Un

banco que demuestra la habilidad Ye'cuana en el tallado de madera.

46 relaciones

políticas

en

una

sociedad

tribal

46 relaciones políticas en una sociedad tribal FOTO 14.-Una réplica en miniatura de una curiaca de

FOTO

14.-Una réplica en miniatura de una curiaca

de gran

importancia en el comerCio con

otras

tribus

con

criollos.

Ye'cuana,

y

artículo

en transacciones

3. el pueblo

)la

Los Ye'cuana llaman a sus pueblos juata y esta- blecen deliberadamente grandes distancias entre éstos. Los ubican en las riberas de los grandes ríos y cercanos a un caño. Esta combinación les da acceso a esas dos fuentes de agua las· cuales tienen usos diferentes en la cultura Ye'cuana. Los ríos constituyen referencias geográficas im- portantes y vías principales de comunicación en- tre ·los pueblos, con otras tribus y con poblados criollos. De. los caños y arroyos toman el agua para beber, para cocinar y para ciertos rituales, además son los sitios donde se bañan mujeres y niños. Un espacio circular en medio de la selva de- nuncia la presencia de un poblado 1 ( fig. 1) . En éste pueden observarse varias zonas dispuestas en círculos con éntricos que del centro hacia la peri- feria son: 1) La casa comunal o churuata de base redonda y techo cónico con capacidad para alojar ·unas 60 personas o sea de cuatro a seis familias extendidas (ver el Apéndice 2 de este capítulo), dividida internamente en dos secciones circulares:

las comidas

comunales, para recibir visitas y para bailar, y que de noche se convierte en el dormitorio de los muchachos y hombres solteros; b) el espacio que rodea la annaca dividido en departamentos (asa),

cada uno de los cuales es el hogar de una fa-

annac

que

se

utiliza

para

1 Uso

los

términos

como sinónimos.

pueblo,

poblado

y

comunidad

48 relaciones

políticas en

una

sociedad

tribal

milia extendida y cuyas paredes divisorias no llegan hasta el techo. 2 ) Rcxleando la churuata se encuentra el espacio llamado jororo utilizado como lugar de reunión de las mujeres del pobla- do y que alternativamente con la annaca puede ser aprovechado como zona de baile.

3)

Siguiendo la configuración espacial del poblado se encuen-

tran las casas de trabajo de las cuales hay una por cada familia extendida. Son casas pequeñas, de base rectangular, sin paredes y con techos de dos aguas. Allí las mujeres rallan yuca, cocinan, tejen o fabrican rallos y los hombres realizan labores artesanales,

reparan utensilios de caza y pesca, etc. En las inmediaciones de las casas de traba jo pueden observarse otras edificaciones auxi- liares tales como trojas para secar las tortas de casabe al sol, prensas para los sebucanes· y los gallineros. 4) Finalmente, rodeando las casas de trabajo encontramos pe- queñas huertas donde se siembra tabaco, algcxlón, caña de azúcar y algunas plantas medicinales. Cada familia extendida posee una de esas huertas que viene a representar la última modificación visible del ambiente selvátio que rodea al pueblo que, por lo demás, luce inalterado. A distancias que pueden cubrirse a pie, y en direcciones diferentes, se observan otros claros en la selva:

los conucos o campos de cultivo. Un plano un poco diferente prevalece en otros pueblos: en el centro hay un espacio circular (ver apéndice 2) al cual, siguiendo siempre la configuración espacial, rodean cuatro a seis casas que son las residencias de una familia extendida o de un Conjunto de Hogares Unificados. Estas casas tienen una base que puede ser rectangular u oval y techo de dos aguas. El resto del plano del pueblo sigue el mismo plano ya descrito. La configuración espacial de los pueblos Ye'cuana ude abajo" ya no presenta un patrón regular. Los claros de algunos de ellos son círculos defectuosos; en otros se han mezclado casas redon- das de diverso tamaño con casas de base rectangular u oval y hay algunos donde las casas están dispuestas de tal manera que simu- lan las calles de un pueblo criollo. Las tendencias actuales en el seno de la sociedad Ye'cuana están representadas por el tradicio- nalismo y el cambio. En efecto, en el pueblo misión Santa María

el pueblo

49

------- . . ? - ·, ·-- · - - -
-------
. . ? - ·, ·-- ·
-
-
-

FIG. 1. Esbozo

del

plano

de

un

pueblo

(Wajuna'ña en

el

Alto

Ven-

tuari,

Territorio

Federal

Amazonas)

LoCALIZACIÓN

GEOGRÁFICA

Y

T

A

B

POBLACIÓN

L

A

DE

1

LOS

POBLADOS

YE'CUANA

EN

1968/1969

Pueblo

Ubicación

]efe

Pob/4ción

.Aquencwa o

Tencua

Medio Ventuari

 

Horacio

Acisa

49

Curaawa • • • 2

Medio Ventuari

Midiano

27

Jurumato cana

Medio Ventuari

Enrique

Díaz

48

Wajuna'ña

Alto

Ventuari

Erayajá umo

jodo

62

Tawayu'ña •••

Alto

Ventuari

mumucu

umo

jodo

56

Ijoowot'()o'ña o Santa .María de Erabato

Alto Erebato

 

Edusaja

umo

193

(afluente

del

Merevari)

Wasai"iña * * *

 

Río Cucurital

 

lnchoni

66

 

(afluente

del Merevari)

 

Caaji

atai'ña

 

Alto Merevari

 

Shajoco

57

Canaracuni

Alto Merevari

Sajara

51.

A'sharuña'no

Caño Parupa

Rubén

55

 

Río

Paragua

Dapa sodoña • * *

 

Río

Paragua

Shiido

34

Macaraqui'ña

Río

Wasata

Cureja umo

 

40

 

(afluente

del Ventuari)

 

Nucwa

juru'ña

Río Wota

Sebastiano

 

52

Cadie cana

 

(afluente del Ventuari) Alto Cuntinamo

Tiyado umo

37

Conoi'ñama'ña

Alto Cuntinamo

Zetaja

34

Wede'ña

o Culebras

Bajo Cunucunuma

Pedro Ramón Guerra

81

Majacu'ña

 

Bajo Cunucunuma

Juancito Silva

7

Matuwishi'ña

Bajo Cunucunuma

Francisquito

12

Acana'ña

Bajo Cunucunuma

Pablo

158 *.

Ewaju'ña

Caño Iguapo

Joaquín

Velázquez

Meraraña

o

La Esmeralda

( Río Orinoco ) Alto Orinoco

Velázquez

Tucuri

juru'ña o Mawischichana

Alto Cunucunuma

Césár

Shanama'ña

 

Bajo Padamo

Santino

 

Dewate'ña

Alto Padamo

Funes

Medeshijai'ña

 

Alto Padamo

Juan

Cario

Cuashijii'ña

Alto Cuntinamo

Sana

o

Ribera

Curumo'ña

Alto

Cuntinamo

Amacai

umo

Cha'jura'ña

Río Chajura

(afluente

del Merevari)·

26 * *

17 * *

desconocida

desconocida

desconocida

desconocida

desconocida

desconocida

Wayadi chana Juruaru'ña o Yevarejuri'ña

El Casabe

Medio Ventuari

Río

Lebarejure

(afluente

Río

Paragua

del río Branco, Brasil)

Ramón Díaz (desconocida) Cuyuwi o Cumenija urna

desconocida

desconocida

Es una

Paragua donde vi-

ven criollos, existen pueblos de indios Pemones y un asentamiento de Ye'- cuana

isla en

el

Río

Incompleta.

* * Población

estimada

en

base

información

de

terceros

pues

no

pude

realizar

el

censo

personalmente.

 

* * *

Estos

pueblos

o

se

han

mudado

o

se

han

unido

a otras

comunidades

entre

finales

de

1969

y

el

presente.

nota núm.

2 Curaawa desapareció como pueblo al unirse al poblado de Aquencwa. Posteriormente, un buen grupo de los antiguos Curaawañancomo, se separó de .Aquencwa y fue a vivir río arriba a las sabanas de Cacurí donde a raíz de la invasión del

territorio Ye'cuana acaecida a finales de 1969, se han ido concentrando pequeños núcleos de población procedentes de las re-

giones del Ventuari,

3 de este capítulo.

Merevari

y Paragua.

T awayu'ña

se mudó

río

en

abajo

a Cucurí

a

raíz

de la mencionada

al

sur

invasión.

W tMai'ña se mudó

bloque a pocos kilómetros

de Santa María

de Erebato, y ahora se llama Sadu'ña.

Dapa sodo'ña desapareció como pueblo en 1970 y sus habitantes se incorporaron· bien a los pueblos de Cucuyu'ña y Asha-

en el Alto Paragua,

o

al

grupo

de Ye'cuano

que vivían

en

la Isla

de

El Casabe.

ruña'no

52 relaciones

políticas en

una

sociedad

tribal

de Erebato pQ.ede observarse una abigarrada mezcla de pequeñas churuaticas, churuatas más grandes y casas individuales de base rectangular. El conflicto de estas dos t ndencias no sólo ha hecho eco en Santa María sino que ha penetrado en otras localidades,

a veces de manera directa y otras indirectamente a través de las

presiones fomentadas tanto por los misioneros bautistas como por los católicos. Los Ye'cuana acostumbran designar a la gente que habita en los diferentes pueblos conectados por un mismo río con un nom- bre que combina el del río y un sufijo que expresa aglomeración de personas. Estos nombres son referencias geográficas y no pala- bras polisémicas con connotaciones sociales y políticas. Los pueblos cercanos entre sí por lo general pertenecieron a un pueblo común del cual se separaron para iniciar su propio pro- ceso de independencia política. Aunque es común encontrar, a consecuencia de esto, parientes cercanos viviendo en pueblos dis- tintos pero vecinos, esta coyuntura no ha sido aprovechada para formar grupos regionales 3 que engloben a los poblados separados y dispersos que comparten un mismo río o microambiente.

Demograf: el tamaño de los pueblos y maneras de pertenecer a los mismos

Un pueblo Ye'cuana no permanece estático a través del tiempo

a pesar de que sus habitantes lo conciben como una unidad in-

alterable. Interpreto que vinculan su estabilidad_ emocional a la de sus pueblos. Pero como veremos más adelante las características intrínsecas, tanto del sistema de parentesco como de la estructura política, conducen a un proceso mucho más dinámico que el que ellos desean reconocer, el cual lleva a la desintegración y recons- titución de los pueblos en la misma forma pero con diferentes personas. Este fenómeno se ha observado en la historia de dife- rentes pueblos estudiados. De pueblos políticamente maduros se

3 El ·pueblo experimental de Cadomera sí representó un esfuerzo por

lograr un nivel de cohesión social más amplio. Estuvo ubicado en el Alto Ventuari pero luego de 15 años (a partir de 1935 aproximada-

mente)

de existencia, tuvo que

dividirse.

TABLA

2

POBLACIÓN

Hombres

Muieres

Poblm:lo

No. total

Adultos

Niños

Adultos

Niños

Nucwá

juru'ña

52

21

31

57

8

26

18

13

31

18

33

5

12

7

9

21

12

37

7

12

5

9

25

16

34

9

15

6

9

19

10

55

10

23

13

13

32

19

56

11

32

21

13

24

11

90.

19

44

25

19

46

27

27

6

11

5

8

16

8

46

8

25

17

9

21

12

40

6

15

9

11

25

14

66

11

29

18

19

37

18

62

10

29

19

20

33

13

Caaji atái'ña

 

Conoi'ñama'ña

Cadie Cana

 

Dapa

sodo'ña

Asharuña'no

Tawayu'ña

Wade'ña

o

Culebras

Curaawa Jurumato caná Macaraquiña Wasaiña Wajuna'ña

• Para 1969 cuatro uchachos y dos muchachas estaban residenciados en Caracas estudiando.

54