Está en la página 1de 4

En aras del debate y la discusión, he decidido tomar la posición del

abogado del diablo sobre este tema. Aclaro desde el comienzo que
estas no son mis opiniones, sino más bien las opiniones que he logrado
escuchar por parte de aquéllos que están al otro lado de la pelota.

Lo hago porque no me quedan claros todos tus argumentos, y


desafortunadamente creo que el hecho de que no sean
suficientemente claros los debilita y hace que tu objetivo, que asumo
completamente altruista, no se cumpla cabalmente.

Tu primer argumento se refiere a el hecho de que aquéllos que


perdieron su dinero, acusan a Uribe de robarles su plata y argumentan
que DMG y las pirámides han sido los únicos que les han dado la
oportunidades de tener dinero.
Aquí me gustaría que evitaras comparar DMG con las pirámides,
porque hasta donde tengo entendido, y por favor corrígeme si estoy
ocupado, la figura de DMG no es igual a la de una pirámide. Se trata (o
trataba, porque al parecer ya lo desaparecieron) de un emporio
empresarial mucho mejor estructurado que cualquier otra pirámide
(valga la pena aclarar que esto no significa que DMG sea legal, o que
no capte masivamente dinero del público). Sin embargo, el hecho de
que la devolución del dinero de los “inversores” se hiciera en su
mayoría en su equivalente en bienes y servicios, marca la diferencia
entre esta empresa (si cabe la palabra), y las demás pirámides.

Pero dejando estos tecnicismos, y mirando el fondo del asunto, criticas


el hecho de que estas personas digan que ésta ha sido la única
oportunidad que han tenido de invertir su dinero. Y aquí creo que es
más que claro que cuando estas personas dicen que no han
encontrado otra manera de invertir su dinero, no están diciendo
ninguna “desfachatez”. Estas personas no tienen acceso a la banca de
inversiones de Colombia, debido muy probablemente a sus escasos
ingresos (además de su distanciamiento físico con la misma, hay que
recordar el lugar geográfico donde empezaron estos “negocios”, y las
circunstancias sociales, políticas y económicas de los mismos), no
pueden acceder a préstamos porque no cumplen con los requisitos que
los banco solicitan para los mismos (como escuché hoy, en Colombia
hay que demostrarle a los bancos que uno no necesita dinero para que
se lo presten), y mucho menos, la posibilidad de crear empresa,
porque no tiene dinero para hacerlo. (y para conseguirlo tiene que
incurrir en situaciones ilegales, como al parecer hizo el fundador de
DMG).

Así que en este sentido creo que la opinión de estas personas es


completamente válida, y más que eso, es la realidad. Estas personas,
saben lo que tienen y lo que no tiene, y no son ignorantes(como si lo
son, y aquí utilizo otro significado de la palabra, aquel que sugieren el
desinterés voluntario, todos los que por estar en condiciones
favorables, y aquí me incluyo, asumimos que estas condiciones son
iguales o similares, pero nunca terriblemente peores, a las nuestras)

Con respecto a tu sugerencia de que estas personas no pensaron antes


de actuar. Primero, incurres en una falacia al decir que no piensan, o
una falta de argumentación, al decir que estas personas no piensas
porque no sospechan que detrás de rendimientos de más del cincuenta
por ciento es posible que haya “algo raro”.

Primero, estoy seguro de que estas personas sí pensaron, pensaron en


cómo a falta de otra opción, la única manera de mejorar sus ingresos
(de por sí bastante bajos), era acudir a una de estos negocios. ¿Y por
qué no, si hasta ahora las pirámides no habían colapsado, y con el
tiempo habían cumplido a tiempo con sus promesas? Por otro lado, es
claro que estas personas no tiene conocimiento del funcionamiento de
estas empresas, y de cómo todas tienden a desplomarse, pero eso no
se puede asociar con la falta de pensamiento (o por lo menos del
pensamiento definido como el uso de los conocimientos y capacidades
mentales para considerar, reflexionar o discurrir para generar un
dictamen). En cambio, sí puede ser asociado con la ignorancia,
causada en gran medida por la mala calidad de la educación en estas
zonas del país, así como de la desinformación en temas económicos de
las sociedad en general.

Finalmente, hablas de la avaricia. Y esta vez haré uso de la pregunta


retórica para contra argumentar y generar debate. Te parece que es
avaro aquél que ganando el salario mínimo, dispone de sus ahorros
(que por naturaleza son relativamente bajos) para invertirlos y crear un
rendimiento económico confiando en las capacidades de otras
personas? Bueno, dime de qué piensas de aquél que teniendo
suficiente dinero para morir tranquilo, no puede detenerse para ayudar
a los demás y de hecho no puede parar en su ambición por
incrementar su fortuna, sin importar que esto implique pasar por
encima de centenares? Piensa en los dueños de los bancos, aquellos
grandes hombres de negocios, que se han hecho millonarios (y que
han logrado un rendimiento de mucho, mucho más del trescientos por
ciento de su capital inicial).

Piensa en qué pasaría si estas personas decidieran voluntariamente


incrementar parte del rendimiento de los ahorradores sacrificando su
propio lucro. Es verdad que la economía capitalista en la que vivimos
no funciona así, el dinero no es un medio sino un fin, pero de todas
maneras dejo abierta la posibilidad. ¿Cuántas familias no habrían
perdido su dinero en esta crisis de las pirámides? Y llevándolo al
extremo, a la generalización mundial, ¿cuántos niños dejarían morir de
hambre? ¿Cuantas guerras injustas se evitarían? Un dato para pensar:
Las 358 personas más ricas del mundo (algo así como tres o cuatro
generaciones de un colegio promedio de Colombia), poseen el dinero
equivalente al 45% de los indigentes (aquéllos que sobreviven, y
nótese el prefijo en esa palabra, con menos de 1 dólar al día) de todo
el mundo.

Para mí es claro que la avaricia, como la justicia, es completamente


relativa, y por eso me cuesta trabajo aceptar tu argumento.

En cuanto a que la plata no crece en los árboles, tiene razón, aunque


también podríamos debatir eso. O si no pregúntale a Pablo Escobar .

En cuanto a tu descripción de las pirámides (que hace méritos al


nombre del grupo), no tengo nada que agregar, excepto que tu
sugerencia de que “es hora de que la gente aprenda”, me parece un
poco ingenua. La gente no va a cansarse de buscar “dinero fácil”, si
por “dinero fácil” se entiende un dinero extra para poder sostener a la
familia y proveerla de las necesidades básicas, porque es claro que
muy pocas de estas personas se estaban lucrando de manera
exorbitante con estas pirámides (además de los dueños, los políticos,
los policías y demás implicados directamente con las actividades
ilegales).

En cuanto a la decisión de Uribe, prefiero no opinar al respecto. Pero si


me gustaría proponer una pregunta retórica. ¿Por qué esperó tanto el
presidente para acabar con este asunto, si sabía lo que se venía?¿O es
que el presidente es tan ignorante en materia económica como los
ahorradores? (Y aclaro que no estoy sugiriendo que lo sea, sino, una
vez más, proponiendo el diálogo y el debate)¿O es que el presidente
tiene que esperar a que alguien amenace al sistema y a él mismo,
como lo hizo el presidente de DMG, para tomar medidas? Porque
pruebas no le hacían falta para actuar. Acaban de relevar 2.800
grabaciones tomadas en el pasado año que involucran a DMG con
actividades ilegales. ¿Se necesita de 2.800 grabaciones para probar un
punto, que a los ojos de todo el mundo, es muy evidente?

Dices que eres defensora de una simple lógica económica. Es probable


que lo seas, el problema es qué tan justa o correcta sea esta lógica.
Aún más, qué tan lógica es este sistema al que te refieres. Hay
evidencias (si difieres, espera al próximo año) que sugieren que el
hecho de que los las suposiciones del modelo económico capitalista
sean falsas hacen del mismo un modelo incorrecto (a pesar de lo que
digan Friedman y los economistas liberales). Y es claro que este
sistema sólo favorece a unos pocos. Nos soy partidario del comunismo,
no mucho menos, pero hay que dejar de pensar en los extremos y ver
los puntos en el medio.
Finalmente, y con aras de hacer mérito al título del grupo que has
creado, te doy un último consejo, y es no caer en la falacia de criticar a
los demás por su ortografía. Primero, el hecho de que el lenguaje se un
campo tan sumamente complicado, y de que esté en constante
cambio, hace que la escritura, sus normas y sus reglas sean muy
difíciles de dominar. Segundo, estas criticando a personas que no tiene
un nivel de educación suficiente para juzgar la legalidad de un
negocio, es muy probable que tampoco tengas suficiente educación
para escribir correctamente. Pero, y quiero que esto quede muy claro,
esta ignorancia está lejos de ser culpa de ellos, y me atrevería a decir
que la culpa está mucho más cerca de aquéllos que estamos a este
lado del computador. Tercero, y último, revisa tu propia ortografía si
vas a criticar la de los demás .

Ahora sí concluyo, agradeciendo a los que hayan llegado al final, y


mucho más a aquéllos dispuestos a comentar y a debatir con
argumentos sólidos todo lo que el fenómeno del las pirámides implica
directa o indirectamente.