Está en la página 1de 3

3.1 Fortaleza y Debilidad del Estado Nación.

El surgimiento de los Estados nacionales.


Estado -del latín status- el concepto de estado y lo que significa han dado
origen a las más importantes cuestiones debatidas en la filosofía política. No
obstante la enorme importancia que parece tener el estado, sus tratadistas no
se han puesto de acuerdo sobre su naturaleza, origen, funciones y fines.
Muchas son las disciplinas que se ocupan del estado.
Algunas lo consideran una comunidad política desarrollada, consecuencia
natural de la evolución humana; otras como la estructura del poder político de
una comunidad; otras ven en el estado el cuadro geográfico donde se
escenifican las aspiraciones nacionales. Unas veces se le identifica con la
sociedad, como la totalidad del fenómeno social; otras se le contrapone a
sociedad.
Unas veces se le equipara con la nación, otras con el poder; tocaremos
algunos aspectos:
El estudio del surgimiento del poder político, permite pensar que el estado no
es históricamente equivalente a la organiza política autónoma. Es una de sus
manifestaciones histórica, específica y relativamente reciente; ya que no
existen sociedades apolíticas, todas las sociedades son políticas, pero no todas
lo son en la misma manera, las sociedades más primitivas o atrasadas,
producen el fenómeno político; suponen aspectos de control social, es decir de
poder político, aunque éste no sea necesariamente coercitivo; en éstas
sociedades la diferenciación, la especialización y la escisión de funciones
generan desigualdades y privilegios de riqueza, prestigio e influencia entre
grupos e individuos, que pueden llegar a organizarse en órdenes jerárquicos.
Las desigualdades y privilegios surgen de las relaciones económicas, de la
edad, el sexo, el parentesco, la descendencia, las tareas religiosas y militares,
a estas desigualdades se debe las oposiciones de enfrentamientos y
competencias de intereses, de formas de dominación y de coalición, de
estrategias y tácticas de lucha, que ya van configurando una vida política; el
poder político resulta en y para toda la sociedad de la lucha contra la entropía y
sus manifestaciones y amenazas de desorden, desorganización y caos. La
función del poder es desde este punto de vista, la defensa de la sociedad
contra sus propias contradicciones, conflictos y debilidades.

‘ Podía un tribuno o cualquier otro ciudadano proponer


al pueblo una ley, y, antes de ser aprobada, todos los
ciudadanos tenían derecho de hablar a favor o en contra de
ella. Este método era bueno cuando eran también buenos los
ciudadanos, porque siempre fue beneficioso que los que
idean algo útil para el público puedan proponerlo; y también
lo que es que todos tengan derecho a emitir su opinión, para
que oídas todas, pueda el pueblo elegir lo mejor. Pero al
viciarse los ciudadanos, el sistema de hacer las leyes llegó a
ser pésimo, pues sólo los poderosos las ponían, no para
libertad común, sino para aumentar su poder; y, por miedo a
ellos, nadie se atrevía a combatirlas. Así el pueblo, engañado
o forzado, decretaba su propia ruina.’
MAQUIAVELO. Discurso, lib. I,
cap. XVIII. La
Constitución
comentada por
Máquiavelo
pág. 86.

La idea de que el poder y el derecho son dos nociones fundamentales de la


filosofía política y de la filosofía del derecho, respectivamente, ambas filosofías
distinguen el poder legítimo del poder de hecho, pero parten de puntos de vista
opuestos: una del estudio del poder, otra del estudio de la norma; tanto una
como otra sostienen que para que el poder sea válido debe ser justificado;
luego entonces la justificación hace del poder de mandar un derecho y de la
obediencia un deber.
Para comprender lo que es el Estado en la actualidad, previamente
estudiaremos sus antecedentes históricos, ya que la institución materia de
nuestro estudio tiene características particulares que le son propias y que no
tenían en su integridad las instituciones similares anteriores; antes de que el
Estado moderno existiera, sus predecesores sí contenían algunos elementos
que lo acercan al actual (1).
Origen remoto del Estado.- El germen estatal habrá que localizarlo en la
llamada Edad del Bronce en torno al mundo mediterráneo, cuando se
convierten los pueblos nómadas al sedentarismo y cuando surge la propiedad
privada. El ensanchamiento de la familia como grupo social primitivo, permite
que surjan Estados patriarcales, los que al ampliarse cada vez más el elemento
humano, llegaron a formar Estados gentilicios. El agrupamiento de las gens
originó a su vez la tribu, cuya organización engendró, por último a la
formaciones estatales premodernas.
En la Antigüedad grecolatina y en la Edad Media, existirán organizaciones
socio políticas que podemos considerar cercanas al Estado.
En Grecia existió la polis, que significaba ciudad, ya que el fenómeno político
en la antigua Hélade se circunscribía a los muros de la ciudad. Ahí mismo,
posteriormente, fue usado el vocablo tokoinon que significa comunidad.
En Roma en las primeras épocas fue utilizado el vocablo civitas que
literalmente significa ciudad; utilizándose también los de res publica y res
populi, que significaba "de la cosa pública", es decir comunidad de intereses. Al
correr el tiempo el concepto de civitas se vio ampliado con las conquistas de
Roma, surgiendo el concepto de imperium.
En la Polis griega o el "Estado-comunidad-esclavista" (2) no existe distinción
entre gobernantes y gobernados, entre Estado y sociedad, pues los ciudadanos
ejercen directamente el poder en la plaza pública y sobre ellos mismos recaen
las propias leyes; las personas no se conciben como individuos con vida
privada autónoma, distinta de la pública; la esfera de lo jurídico, lo político y lo
religioso queda englobado en lo ético, ya que será "bueno" todo aquello que
engrandezca a la Polis.
Durante la Edad Media, en la Europa occidental, se utilizaron diversos vocablos
para designar al fenómeno estatal, así el alemán reich equivale al latino
regnum del que proceden regne, regno, reign, que significa dominación de un
príncipe. De la palabra latina imperium se derivan imperio e imperi. En
Alemania, Inglaterra e Italia se utilizaron, respectivamente, las palabras
landergesetzen, land y terra/terrae.
El señor feudal es el verdadero titular del poder político, en razón de ser el
detentador de la tierra posee también los privilegios, la jurisdicción y las
relaciones de mando.; Los feudales ejercían, aunque de manera embrionaria,
algunas de las funciones que tiene el Estado moderno: dictaban leyes,
impartían justicia entre sus vasallos, acuñaban moneda e imponían tributos.
Los siervos no pueden considerarse todavía como ciudadanos, porque no
poseen derechos oponibles al feudal, sólo tienen deberes.
La falta de una unidad de dominación y la descentralización del poder político,
constituyeron factores adversos para la formación de un Estado pleno durante
la Edad Media. Exisitía lo que se ha llamado la poliarquía feudal, en la cual los
diversos poderes terrenales o religiosos se sobreponían en un mismo territorio:
los del emperador, el papa, los obispos, los reyes, los diversos grados de
feudales (duque, conde, barón), el de las abadías o monasterios, parroquias,
etc.
La palabra Estado fue definitivamente usada con el advenimiento de la etapa
renacentista, ya que en tal época, no solamente se utilizó la palabra stato, sino
que surgió el Estado moderno, existiendo durante dicho período los Estados de
Florencia, Venecia, etc.