Está en la página 1de 4

CAMPEONES no son aquellos que nunca fallan sino

aquellos que NUNCA SE RINDEN


Estudia los siguientes dichos sacados de las seis primeras lecciones de “Campeones no son
aquellos que nunca fallan sino aquellos que nunca se rinden”. En el parcial se tomará 20 de
ellos.
1. El motivo de las guerras, los defectos de nacimiento, las enfermedades y otros problemas
que plagan la humanidad los ha ocasionado el pecado. Estos problemas no existieron hasta
que el pecado entró en el mundo. Debido a lo que el pecado, el egoísmo y Satanás le han
hecho a la sociedad y al planeta, Dios hace por el hombre lo que éste no puede hacer por sí
mismo.
2. Acab sólo vio la sequía – la consecuencia de su pecado -, y no vio la causa del problema: el
pecado de sí mismo.
3. Somos básicamente negativos por naturaleza.
4. Dios es el origen de toda cosa buena en tu vida.
5. Dios es la fuente de tus éxitos, no de tus fracasos.
6. Dios siempre está obrando para nuestro bienestar.
7. Dios toma aquello que está destinado para el mal, y lo hace que obre para nuestro bien.
8. El que tú sientas que no te queda nada de fe, no hace que Dios esté muerto.
9. Puedes sentirte frío o caliente, arriba o abajo, optimista o pesimista, pero Dios nunca está
así.
10. “Busca la fidelidad en las personas y a ellos hazlos capaces”. Muy a menudo este principio
es transpuesto en práctica al encarar a hombres capaces y luego tratar de hacerlos fieles.
Eso es hecho por las mujeres en el matrimonio, por lo hombres en los negocios, por los
predicadores en el ministerio, todo con resultados trágicos.
11. No es sabio confiar en un hombre infiel aunque tenga talento y habilidad.
12. El carácter sostiene el talento.
13. La habilidad está construida sobre el talento y la práctica, pero el carácter está constituido
sobre la piedra angular de la fidelidad.
14. Fidelidad significa:
- Ser firme en el cumplimiento de las promesas o el deber.
- Verdadero con respecto a los hechos, al modelo, a un original existente.
15. Fidelidad implica:
- Cumplimiento incondicional.
- Resistencia firme a la tentación de traicionar.
- Firmeza emocional.
- Fuerza.
- Determinación.
- No aceptar las influencias que puedan debilitar.
- Amor inquebrantable.
- Guiado por convicción.
- Determinación para apoyar una causa o propósito.
16. La fidelidad es una señal de madurez.
17. La fidelidad es evidenciada por constancia, lealtad y fortaleza.
18. La fidelidad antecede a la promoción.
19. Si eres fiel en lo poco, se te dará más.
20. Si eres fiel en lo poco, lo serás en lo más.
- En forma general: “Como eres en lo poco, así eres en lo más”.
21. La preocupación se centra en uno mismo. La fe se centra en Dios.
22. No fue hasta que Elías dejó de sentir pena de sí mismo, y descansar su mente y espíritu, que
Dios le habló.
23. El arte básico de la comunicación es la capacidad de escuchar.
24. El poder de Dios es liberado en nuestras vidas en la medida de nuestra obediencia y no más
allá.
25. La obediencia no está basada en la emoción, sino en la fe.
26. Las emociones siguen a las acciones.
27. Para cambiar tus emociones cambia tus acciones.
28. La obediencia es un acto de fe.
29. La obediencia es el método de Dios para la protección en nuestras vidas.
30. No se puede compensar con sacrificios lo que perdiste por desobediencia.
31. Las decisiones determinan el destino.
32. David comprometió su posición, y al hacerlo, también comprometió a las personas que
dependían de él.
33. La decisión de David lo llevó lejos de la voluntad de Dios, pero no de Su alcance.
34. Orar es lo que no había hecho cuando decidió buscar territorio neutral para escapar de Saúl.
35. David encaró la realidad de su decisión equivocada y sus consecuencias. Esto le había
traído devastación y desolación, como lo hacen todas las decisiones tomadas egoístamente,
es decir, sin buscar a Dios. David se dio cuenta que su única esperanza, su única salvación,
era volverse a Dios en total dependencia de Su gracia, misericordia y favor. La respuesta de
David al desastre fue arrepentirse. Luego él se “animó y fortaleció en el Señor”.
36. Los creyentes tienen el derecho de alabar a Dios en medios de una crisis y tentación porque
en ese momento, por fe, ellos saben que Dios está obrando para su bienestar.
37. Todo lo que Dios hace lo hace de acuerdo a un patrón y basado en un principio.
38. Cuando aprendemos sus patrones y basamos nuestra fe en sus principios, nuestras vidas
llegan a ser productivas, maximizadas y exitosas.
39. La Palabra de Dios contiene los principios sobre los que podemos basar decisiones y
acciones para cada situación y aspecto de nuestras vidas.
40. La Biblia es nuestra regla absoluta de conducta.
41. Si solamente queremos saber cómo responder en determinadas circunstancias, nunca
aprenderemos lo suficiente para cubrir cada situación que se levante. Pero si nos
proponemos a aprender los patrones y principios de Dios para la vida, nos equiparemos para
manejar cada aspecto, sea grande o pequeño.
42. El cambio es normal en la vida.
43. La crisis es normal en la vida.
44. Sólo hay dos cosas que tú y yo sólo hacemos en la vida: entrar y salir.
45. El cambio viene por medio de la crisis, grande o pequeña.
46. Cuanto mayor sea el grado de cambio, mayor es la crisis.
47. El cambio acompaña la crisis.
48. El cómo salgas determina cómo entras.
49. El patrón de salida de Dios nunca está basado en una “salida de”, sino en una “salida
hacia”.
50. Dios está más interesado a dónde vamos que de dónde venimos.
51. Dios siempre mira el producto terminado.
52. Las circunstancias y el medio ambiente no son las raíces. Lo son las personas con semillas
de sus experiencias y creencias en sus espíritus.
53. Dios comienza toda sanidad con Su Palabra.
54. Dios te dará una Palabra pero es tu responsabilidad el poner en práctica.
55. Cada vez que oramos a Dios por victoria, Él nos da una estrategia.
56. No nos desilusionamos en la vida por lo que encontramos sino por lo que esperamos
encontrar.
57. No tengas pánico. Mantente positivo.
58. La humildad precede la bendición.
59. La fe atrae lo positivo. El temor lo negativo.
60. El perdón abre relaciones. El dar abre bendiciones.
61. No somos dueños de nada. Sólo somos mayordomos de lo que poseemos.
62. La riqueza más grande del mundo no está en los talentos sino en las amistades.
63. Los fondos vienen de los amigos.
64. Nunca abandones a tus amigos, ni a los amigos de tu padre.
65. No vayas con tus problemas a la casa de tu hermano.
66. Más vale vecino cercano que hermano lejano.
67. La pobreza más grande en la vida no está en las riquezas sino en el espíritu.
68. La riqueza más grande no está en el dinero, sino en las amistades.
69. El fracaso en la preparación, es la preparación para el fracaso.
70. Nada de lo que vino a ti en la vida, vino para quedarse, sino para pasar.
71. Dios nunca empieza algo en negativo ni lo termina en negativo.
72. La distancia no se mide en kilómetros sino en afecto.
73. El lugar de acuerdo es el lugar de poder.
74. Dios provee el remedio por medio de Su Espíritu y Su Palabra.
75. Después de salir, entrar es casi instantáneo. Pero después de entrar, hay un periodo de
permanencia, quedarse, habitar, antes de salir.
76. Permanecer en Dios es más importante que experimentar una sola victoria durante el tiempo
de crisis.
77. Experimentar una victoria durante una crisis es bueno, pero permanecer en Dios
continuamente es mejor.
78. No importa cuan dura sea la tormenta, el sol siempre brilla.
79. Dios está a favor tuyo. Dios está contigo. Dios está en ti.
80. Es más fácil obtener que mantener.
81. El patrón de Dios para el éxito es un patrón de purificación.
82. El patrón de Dios para la creación comienza en positivo y termina en positivo.
83. La crisis no necesariamente nos hace más fuertes pero sí nos muestra cuan fuertes somos.
84. Debemos estar dispuestos a aceptar responsabilidad por el fracaso antes que seamos capaces
de aceptar responsabilidad por el éxito.
85. Los humanos están condicionados para fracasar. La tierra tiembla, el césped se muere, se
caen las estrellas, los negocios colapsan, el cuerpo decae. La muerte es una constante
amenaza así como lo es el fracaso. Para ganarle al fracaso tenemos que ser convertidos a lo
positivo, luego reacondicionarnos para pensar positivamente. Cuando nacimos, nacimos en
una sociedad egoísta y llegamos a ser como la gente negativa que nos rodea. Para muchos
de nosotros, una de nuestras primeras palabras fue “no”. Luego aprendimos a decir “mío”.
Y un patrón enfocado en sí mismo, siguió al otro. La Biblia nos dice que somos convertidos
del pecado (negativo) a los justo (positivo), cuando somos convertidos en nuestro espíritu a
través de la fe en Jesús.
86. La prosperidad es el resultado natural y secuencialmente ordenado de la justicia en la vida.
87. Como nueva creación, tenemos acceso a todos los recursos del cielo disponibles para la
totalidad de nuestras vidas.
88. En oración, nuestra oración positiva a Cristo edifica nuestra fe. Si todo lo que hacemos es
confesar nuestras debilidades, podemos dejar nuestro lugar de oración lleno de tristeza o
pena de nosotros mismos. Pero cuando dejamos de condesar lo negativo y confesamos la
realidad de quién es Jesús en cada situación por la que hemos orado, salimos sabiendo que
el poder de Dios ha acompañado nuestra confesión y que Su Espíritu está obrando en las
vidas y situaciones por las cuales oramos.
89. Confesar a Jesús es básico para ser identificado con Él.
90. Es más grandioso que Dios esté dispuesto a identificarse con nosotros que nosotros lo
estemos de identificarnos con Dios.
91. La confesión de fe en Jesucristo establece la obra de Dios en nuestras vidas.
92. Confesar a Cristo es esencial para comprometerse con Dios.
93. Somos lo que creemos y estamos comprometidos con lo que confesamos.
94. Cuando confesamos lo que creemos, estamos comprometidos con lo que creemos. Si no lo
confesamos, no admitimos que creemos en eso, y nuestras pueden cambiar.
95. La confesión es esencial para la identificación, el compromiso y las relaciones.
96. Está mal decir más de lo que realmente somos, pero también está mal decir que somos
menos de lo que realmente somos.
97. La razón por la que muchos cristianos son débiles es porque son débiles en sus confesiones,
por lo tanto son débiles en su compromiso, en su identificación con Dios y en sus relaciones.
98. Si no puedes evitarlo, confiesa lo negativo, pero por ningún motivo te quedes ahí sino que
SIEMPRE TERMINA CONFESANDO LO POSITIVO.
99. El hombre tiene una cierta medida del poder creador de Dios.
100. El hombre es capaza de influenciar el resultado de su vida con las palabras que habla.
101. Toda fuerza creativa comienza con la palabra.
102. Jesús dijo que las obras que nosotros haremos serán más grandes que las de Él.
103. Cada palabra que hablamos es una palabra creativa. Podemos hablar nuestras palabras (que
en verdad son las del diablo) y crear un infierno, o podemos hablar las palabras de Dios y
crear un cielo.
104. Tus palabras vienen de tu corazón.
105. Nuestro mundo es edificado por nuestras palabras.
106. Es más fácil obtener que mantener.
107. El patrón de Dios para el éxito es un patrón de purificación.
108. El plan de Dios para nosotros comienza en positivo y terminará en positivo.
109. La crisis no te hace fuerte no débil, pero sí revela cuan fuerte eres.
110. Debemos estar dispuestos a aceptar responsabilidad por el fracaso antes de aceptar
responsabilidad por el éxito.
111. Los humanos están condicionados para fracasar. La tierra tiembla, el césped se muere, se
caen las estrellas, los negocios colapsan, el cuerpo decae. La muerte es una constante
amenaza así como lo es el fracaso. Para ganarle al fracaso tenemos que ser convertidos a lo
positivo, luego reacondicionarnos para pensar positivamente. Cuando nacimos, nacimos en
una sociedad egoísta y llegamos a ser como la gente negativa que nos rodea. Para muchos
de nosotros, una de nuestras primeras palabras fue “no”. Luego aprendimos a decir “mío”.
Y un patrón enfocado en sí mismo, siguió al otro. La Biblia nos dice que somos convertidos
del pecado (negativo) a los justo (positivo), cuando somos convertidos en nuestro espíritu a
través de la fe en Jesús.
112. La prosperidad es un resultado natural y secuencialmente ordenado de la justicia de la vida.
113. Como nueva creación, tenemos acceso a todos los recursos del cielo disponibles para la
totalidad de nuestras vidas.
114. Dios es un Dios de abundancia.
115. El patrón del éxito de Dios para nuestras vidas, no está basado en nuestra habilidad, porque
estamos limitados en nuestra perspectiva, inteligencia, tiempo, espacio y nuestra humanidad.
El patrón del éxito de Dios está basado en la eternidad de Jesucristo. Cuando estamos en
Cristo, no hay límites.
116. La crisis no es fracaso. Es solamente un proceso.
117. Nada de lo que vino a ti en la vida, vino para quedarse, sino para pasar.
118. La riqueza más grande de esta vida no es el dinero sino los amigos.
119. No tengas miedo de usar tu dinero para hacer amigos.
120. El lugar de acuerdo es el lugar de poder.
121. El lugar de desacuerdo es el lugar de falta de poder.
122. Permanecer en Dios es más importante de experimentar una victoria en tiempo de crisis.
123. No importa cuan dura sea la tormenta. El sol siempre brilla.

Intereses relacionados