Está en la página 1de 4

Instalar y administrar un servidor DHCP

El núcleo de todo sistema DHCP es el daemon del protocolo de


configuración dinámica de hosts. Este servidor asigna direcciones y
controla su utilización según los ajustes definidos en el archivo de
configuración /etc/dhcpd.conf. El administrador del sistema puede cambiar
el comportamiento del programa de diversas maneras modificando los
parámetros y los valores de dicho archivo. Observe un ejemplo básico del
archivo /etc/dhcpd.conf.

El archivo de configuración /etc/dhcpd.conf

default-lease-time 600; # 10 minutes


max-lease-time 7200; # 2 hours
option domain-name "domainame";
option domain-name-servers 192.168.1.1,
192.168.1.2;
option broadcast-address 192.168.1.255;
option routers 192.168.1.254;
option subnet-mask 255.255.255.0;
subnet 192.168.1.0 netmask 255.255.255.0
{
range 192.168.1.10 192.168.1.20;
range 192.168.1.100 192.168.1.200;
}

Este sencillo archivo de configuración debería ser suficiente para conseguir


que el servidor DHCP asignara direcciones IP en la red. Asegúrese de que
hay un punto y coma al final de cada línea, ya que de lo contrario el
servidor dhcpd no se iniciará.

El archivo de ejemplo anterior puede dividirse en tres secciones. La


primera define durante cuántos segundos se asigna por defecto al cliente
que lo pida una dirección IP (default-lease-time) antes de que tenga que
realizar una petición de renovación. Esta sección también incluye una
declaración del periodo máximo durante el que una máquina puede
conservar una dirección IP asignada por el servidor DHCP sin realizar una
petición de renovación (max-lease-time).

En la segunda parte se definen algunos parámetros básicos globales:


• La línea option domain-name define el dominio por defecto de la
red.
• Mediante la entrada option domain-name-servers, se especifican
hasta tres valores para los servidores DNS que se utilizarán para
obtener los nombres de los hosts a partir de las direcciones IP y
viceversa. En principio, debe configurarse un servidor de nombres en
la máquina o en algún otro lugar de la red antes de configurar DHCP.
El servidor de nombres también debe definir un nombre de host para
cada dirección dinámica y viceversa. Para aprender cómo configurar
su propio servidor de nombres.
• La línea option broadcast-address define las direcciones de difusión
que utilizará el cliente que realice la petición.
• Mediante option routers se establece el servidor al que enviar los
paquetes de datos que no puedan entregarse a un host de la red local
(en función de las direcciones de host de origen y destino y de la
máscara de red que se indiquen). En la mayoría de los casos, en
especial en redes pequeñas, el router coincide con el gateway de
Internet.
• Mediante option subnet-mask se especifica la máscara de red
asignada a los clientes.

La última sección del archivo sirve para definir una red, incluida la máscara
de subred. Para terminar, especifique el rango de direcciones que debe
utilizar el daemon DHCP para asignar direcciones IP a los clientes
interesados. En este ejemplo, se puede proporcionar a los clientes cualquier
dirección entre 192.168.1.10 y 192.168.1.20 así como entre 192.168.1.100
y 192.168.1.200.Después de editar estas pocas líneas, debería ser posible
activar el daemon DHCP mediante el comando

rcdhcpd start

Inmediatamente estará listo para usarse. Utilice el comando

rcdhcpd check-
syntax
para realizar una pequeña comprobación de la sintaxis. Si aparece cualquier
problema inesperado debido a la configuración (el servidor se interrumpe
con un error o no devuelve el mensaje done [finalizado] al iniciar) debería
ser posible averiguar la causa consultando la información del registro
principal del sistema
/var/log/messages

o en la consola 10 (Ctrl-Alt F10).


En los sistemas SUSE Linux por defecto, el daemon DHCP se inicia en un
entorno chroot por motivos de seguridad. Los archivos de configuración
deben copiarse al entorno chroot para que el daemon pueda encontrarlos.
Normalmente, no es necesario preocuparse de ello, ya que el comando
code>rcdhcpd start copia los archivos automáticamente.

Clientes con dirección IP fija

Como se ha mencionado, DHCP también se puede utilizar para asignar una


dirección estática predefinida a un cliente específico para cada petición.
Las direcciones asignadas explícitamente siempre tienen prioridad sobre
las direcciones dinámicas del conjunto de direcciones. Además, las
direcciones estáticas no caducan nunca como lo harían las direcciones
dinámicas si, por ejemplo, no hubiera suficientes direcciones disponibles y
el servidor necesitara redistribuirlas entre los clientes.

Para identificar a los clientes configurados con direcciones estáticas, dhcpd


utiliza la dirección de hardware, que es un código numérico fijo y único en
general y que consta de seis pares de bytes que identifican los dispositivos
de red (por ejemplo, 00:00:45:12:EE:F4). Si se añaden al archivo de
configuración del Ejemplo “Adiciones al archivo de configuración” las
líneas correspondientes del archivo de configuración /etc/dhcpd.conf”, el
daemon DHCP asignará siempre el mismo conjunto de datos a los clientes
correspondientes en cualquier circunstancia.
Ejemplo. Adiciones al archivo de configuración

Host earth {
hardware ethernet 00:00:45:12:EE:F4;
fixed-address 192.168.1.21;
}

El nombre del cliente correspondiente (host nombredelhost, earth en este


caso) se introduce en la primera línea, y la dirección MAC, en la segunda.
En los hosts Linux, esta dirección se puede obtener mediante el comando

ifstatus

seguido del dispositivo de red (por ejemplo, eth0). Si es necesario, active


antes la tarjeta de red mediante
ifup eth0
La salida debería contener una línea de la forma link/ether
00:00:45:12:EE:F4.
En el ejemplo anterior, al cliente con la tarjeta de red de dirección MAC
00:00:45:12:EE:F4 se le asignarán automáticamente la dirección IP
192.168.1.21

y el nombre de host earth. El tipo de hardware que debe introducirse es


ethernet en casi todos los casos, aunque también se admite token-ring, que
suele encontrarse en sistemas IBM.

adadsadd