Está en la página 1de 5

TRABAJO DE DISECCION (Región antebraquial)

YULIANA ANDREA MALDONADO CAÑON

COD: 074240

UNIVERSIDAD LIBRE MEDICINA Y CIRUGIA ANATOMIA II SEMESTRE MAYO 30 2008

INTRODUCCION

La disección es uno de los medios más precisos para el aprendizaje anatómico, ya que facilita una exposición precisa de las estructuras.

El cadáver, a pesar de su rigidez permite la localización de los puntos esenciales de anatomía de superficie y proyecta la enseñanza hacia la anatomía bioscópica. La técnica de disección, el manejo adecuado del instrumental y el proceso estratigráfico de descubrir los diferentes planos, de limpiar adecuadamente las estructuras, son sin duda el mejor entrenamiento par el procedimiento quirúrgico, las vías de acceso y el desarrollo flexible y seguro de su secuencia.

Un instrumental escaso y sencillo es suficiente para la práctica de una buena disección. El bisturí de hojas intercambiables, si es posible mango número 4 y cuchilla numero 21 para la incisión del integumento, la limpieza de los músculos; en ninguna forma se debe utilizar para disecar los elementos vasculonerviosos. Dos pinzas de disección, una de garra otra sin garra sirven, la primera para coger el integumento y estructuras gruesas como músculo, la otra para las estructuras finas como vasos o nervios; cogiendo las dos pinzas como un lápiz, entre pulgar e índice. Tijeras de puntas romas, rectas o curvas, de unos 15 cm., se usan para encontrar los planos de separación, abriendo y cerrándolas, para aislar las distintas estructuras; deben emplearse con la mano colocada en lo posible en supinación, es decir, la palma de la mano orientada hacia arriba. Una sonda acanalada es muy útil para disecar vasos y nervios, progresando a lo largo de ellos y raramente perpendicularmente a ellos.

La región antebraquial se encuentra limitada en la parte proximal por el brazo y en la parte

distal por

la

mano,

y

la

manera correcta de efectuar esta disección se va

a explicar

a

continuación.

 

DISECCION REGIÓN ANTEBRAQUIAL

Inicialmente, para llevar a cabo la disección de la región antebraquial, deben trazarse unas líneas adecuadas con lápiz demográfico para hacer la incisión en el cadáver que debe encontrarse en posición de cubito supino. La línea inferior debe ser circular, y va desde la fosa cubital hasta la misma, pasando por debajo y por encima de la muñeca; la línea media va en la parte anteromedial del antebrazo, desde la muñeca hasta el intercepto entre el brazo y el antebrazo, y la línea superior debe ser circular, alrededor del intercepto entre el brazo y el antebrazo. A continuación, se hace una incisión cutánea por estas líneas con el bisturí mango 4 y cuchilla numero 21, evitando la sección de las estructuras que cursan en la tela subcutánea de la parte anterior y posterior del antebrazo como vasos y nervios superficiales; para ello se levanta con la pinza de disección con garra el ángulo entre dos líneas de incisión y separando con el bisturí la dermis de la tela subcutánea; el bisturí secciona el tejido y evita que los lobulillos adiposos queden adheridos a la piel que se esta retirando. Se reclinan los colgajos cutáneos en un mismo punto, con el fin de cubrir posteriormente la región disecada.

Fig. 1 Región anterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por el brazo y en

Fig. 1 Región anterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por el brazo y en la parte derecha por la mano

Luego de retirar el tejido cutáneo, se procede a retirar el tejido adiposo con la ayuda de la tijera de punta roma, la pinza sin garra y en ciertas ocasiones del bisturí, teniendo cuidado de no seccionar estructuras importantes como músculos y vasos o nervios superficiales. Generalmente los vasos y nervios cutáneos no se preservan debido a su pequeño diámetro y ubicación en el tejido adiposo. Los vasos y nervios importantes se deben disecar con pinza sin garra y tijeras o sonda acanalada, entre los cuales se encuentran, en la parte anterior, la vena cefálica que asciende por el borde lateral, vena basílica que asciende por el lado medial, seguida por la vena antebraquial mediana que se dirige hacia la parte mediana del cubito que se divide en vena mediana cefálica y vena mediana basílica, así mismo, seguir la terminación del nervio cutáneo antebraquial lateral que se divide en ramo anterior y ramo posterior y del nervio cutáneo antebraquial medial que se divide en ramo anterior y ramo ulnar. En la parte posterior se encuentra en primer plano, la aponeurosis superficial, la vena cefálica del antebrazo y cefálica accesoria que se originan en la red venosa dorsal de la mano. En cuanto a elementos nerviosos, se encuentran los ramos del nervio cutáneo antebraquial posterior, el ramo superficial del nervio radial y los ramos cutáneo antebraquial lateral, cutáneo antebraquial medial y ramo dorsal del nervio ulnar.

Fig. 1 Región anterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por el brazo y en

Fig. 2 Región anterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por el brazo y en la parte derecha por la mano

Al retirar este tejido, se encuentra la fascia profunda, o en este caso fascia antebraquial, la cual se incide, ya sea con el bisturí o con la tijera de punta roma, y levanta cuidadosamente a lo largo de los contornos musculares. La limpieza de músculos, después de resecar la fascia de

revestimiento, se hace con ayuda de la pinza con garra y las tijeras de punta roma, en sentido paralelo a la dirección de las fibras, de un extremo al otro para evitar la dilaceración de los fascículos; en este caso, en la parte anterior se encuentra en primera instancia el retinàculo flexor, y posteriormente los músculos epitrocleares, dispuestos en la parte lateromedial. Dichos músculos son pronador terete, flexor radial del carpo, palmar longo, flexor superficial de los dedos y flexor ulnar del carpo. En la parte posterior, se encuentra el retinàculo extensor y posteriormente se deben limpiar los músculos braquiorradial, extensor radial longo del carpo, extensor radial breve del carpo, extensor de los dedos, extensor del dedo mínimo, extensor lunar del carpo y el ancóneo. Finalmente, en el plano muscular profundo, de la parte posterior del antebrazo, se encuentran los músculos supinador, abductor longo y extensor breve del pulgar, el extensor longo del pulgar y en la parte más medial, el extensor del índice. Entre el musculo extensor de los dedos superficial y la musculatura del plano profundo discurren el nervio interoseo antebraquial posterior y la arteria interosea posterior. La disección de los vasos y nervios se practica fácilmente con la pinza de disección sin garra y la sonda acanalada, siguiendo su trayecto, limpiando el tejido conectivo circundante y la adventicia arterial, aislando las ramas colaterales. En la parte anterior, se encuentra la arteria braquial que pasa por el denominado canal bicipital interno, la cual viene desde el brazo, y a nivel de la fosa cubital se divide en arterias radial (que se continua hasta la extremidad distal del radio, donde cruza hacia atrás) y ulnar (provee la arteria recurrente ulnar que se divide en rama anterior y rama posterior), y el nervio mediano que pasa entre las dos cabezas del músculo pronador terete, y desciende por la línea mediana del antebrazo en la cara profunda del músculo flexor superficial de los dedos y por delante del flexor profundo de los dedos, en la parte distal del antebrazo, pasa entre los músculos flexor radial del carpo y el flexor superficial de los dedos. Este nervio en su trayecto, da dos ramas importantes: el nervio interóseo anterior y el ramo palmar. Ya en el plano mas profundo, bajo el musculo braquioradial, se encuentran las ramas terminales del nervio radial, superficial y profunda, así como la arteria recurrente radial y La arteria interósea que se divide en arterias interóseas anterior y posterior. Finalmente se realiza la disección de articulaciones, en este caso los huesos, aislando brevemente los músculos y limpiándolos cuidadosamente.

revestimiento, se hace con ayuda de la pinza con garra y las tijeras de punta roma,

Fig. 3 Región anterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por el brazo y en la parte derecha por la mano

Fig. 4 Región posterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por La mano y en

Fig. 4 Región posterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por La mano y en la parte derecha por el brazo

Fig. 4 Región posterior del antebrazo, limitado en la parte izquierda por La mano y en

BIBLIOGRAFÌA

http://www.ucm.es/info/morfos/atlasdiseccion/index.

Guía de disección humana. Universidad del Valle, Dr. Delgado.