Está en la página 1de 2

NOMBRE: ANDREA ZAMORA CUELLAR

SEMESTRE: SEGUNDO
ASIGNATURA: ANATOMIA
UNIVERSIDAD LIBRE, CALI 2008-05-02
REGIÓN FEMORAL ANTEROMEDIAL:

Para iniciar el proceso de disección de esta zona se debe poner el cadáver en posición
decúbito prono, el miembro inferior en extensión y abducción ligera.

Después de tener el cadáver en la posición adecuada para iniciar el procedimiento, se marca


para saber los limites adecuados de la incisión de la piel, que deben ser: por arriba, una línea
que pasa por el vértice del triángulo femoral, por
abajo, una línea que pasa a dos traveses de dedo por
encima de la base de la rótula, a los lados, dos líneas
verticales que van: la medial desde el trocánter mayor
hasta la prolongación lateral del límite inferior.

Teniendo claros los límites se lleva a cabo el proceso


de incisión y disección de la piel, en donde es
necesario el uso de los siguientes materiales: bisturí
del tamaño que crea cómodo el disector, con el que se
trazan dos incisiones horizontales que pasen por los
límites superiores e inferiores de la región y una
vertical que una las dos mitades de dichas líneas;
después se reclinan los dos colgajos de piel hacia los
límites lateral y medial de la región , y pinzas de agarre
para el sostenimiento de la piel. Después de terminar
con el levantamiento de la piel, se debe proceder a despejar la fascia encontrada, de la grasa,
en donde son necesarias las pinzas de agarre y unas tijeras (al gusto del disector), primero se
toma la cantidad de grasa que se desee retirar y después de asegurar que no hay ninguna
estructura comprometida se corta, después se procede a descubrir los nervios cutáneos, tales
como: el nervio cutáneo femoral lateral y el nervio cutáneo femoral medial, usando los mismos
materiales anteriores pero sin cortar los nervios encontrados, despejándolos simplemente.
Después de tener los nervios cutáneos descubiertos, se continúa con el levantamiento de la
fascia, que se realiza de la misma forma con la que se quitó la grasa.

En esta región se encuentra una aponeurosis, llamada la fascia lata, la que se debe dejar
levantada hacía el lado lateral de la región, teniendo cuidado con el músculo tensor de la
fascia lata, que debe ser reclinado junto con la fascia, para dejar al descubierto los músculos
recto anterior del muslo y el vasto externo, que están ubicados en el límite lateral. Al levantar
la fascia en el resto de la región quedan al descubierto los siguientes músculos: medialmente
desde límite superior al límite inferior, el m. pectíneo, m. aproximador largo (profundamente
el m. aductor mínimo y aductor magno), m. grácil, m. sartorio, y finalmente el m. vasto medial.
Lateralmente desde el límite superior al límite inferior, el m. tensor de la fascia lata, vasto
lateral y m. iliopsoas. Y en el medio, desde el límite superior hasta el inferior, el m. recto
femoral, superficialmente, y profundamente el m. vasto intermedio.
Cada uno de los músculos debe ser despejado de la fascia y
de la grasa aquí encontrada, con la ayuda de las pinzas y de
las tijeras.

En esta región solamente no se van encontrar músculos,


sino que también elementos vasculonerviosos, que deben
ser disecados de la siguiente manera: Superficialmente,
antes de iniciar a retirar la fascia encontrada después de
retirar la piel se encuentran los nervios cutáneos femorales
laterales y mediales (como se nombró anteriormente). En
un plano mas profundo, después del retiramiento de la
fascia se observan los vasos femorales que discurren por la
vaina de los vasos femorales y luego por el conducto de
Hunter, situado entre el vasto interno y el aductor mayor y
envueltos por la vaina, transparente en su parte superior y fuerte y resistente en su parte
inferior, formada en este lugar por expansiones aponeuróticas que van del vasto interno al
aductor mayor. Se incide dicha vaina vascular en todo su trayecto paralelamente a los vasos y
se despejan la arteria, vena y nervio femoral. En el límite medial de esta región se encuentra la
vena safena mayor, que transcurre hasta la rótula, esta debe ser disecada cuidadosamente,
con tijeras y pinzas de agarre. Entre los músculos aductor longo y aductor mínimo se encuentra
el nervio obturador, que se debe descubrir tanto un ramo superficial como uno profundo,
retirando la grasa y la fascia aquí encontrada como se ha descrito anteriormente.

ESQUEMA GENERAL DE LA REGIÓN FEMORAL ANTEROMEDIAL