Está en la página 1de 8

es lo

, /a,l

/

?)

d.fresiovt!

ZEs realvu\er\l e uvra er1(erw\elad?

La depresión es una enfermedad frecuente, que se presenta con tr¡steza y desesperanza. Var¡os de estos síntomas pueden estar

también presentes:

Q

o

Se,tl¡n¡enl o s le. cul7a, ¡nvl l¡lad.

Seql¡w¡eú,los le ¡ff¡lqb¡¡dql o ialu¡e.16/.

¡

i

o

?Jrd¡lq /e. in| e-rJs

los

Tosol;.^1os yá

Serl,sacjí r\ le

for

las acli,tilales o

onl.s /¡siol"b".

consl anle ca|.sarl,c¡o.

D¡{cull",d Ta.a. c,otc,ell.arse, reco.lar

lelalles o ya.a lomar decisiotes.

tt lncaTaci/atl

Tara,dorvir o Terw^vtece.

lo,r-ttido (inson'tio);

yosib,li/á,| de ¿lorair Iolo

-

el f tevr\To.

Covuer excesivauertle o Terler el aTelilo.

O 7er1,sa,ni¿',,.1os relacjoqados coq la" uu¿4¿.

tF Dolores I naleslares

Tersislenles,

dolore.s le cabeza, cál¡cos o Trcbl.nos

djjesl 'uos que 4o lesaTarecen.

En la depresión se producen alteraciones en el organ¡smo que pueden

explicar muchos de los síntomas. Es habitual que al principio el paciente

tenga dificultades para comun¡car a su méd¡co estos síntomas.

.-7'-4

(v^.;-'\)

\

\/

-

\

Es una enfermedad que puede incapacitar, como cualquier otra enfermedad de origen cardíaco, pulmonar, etc. y que puede ser

tratada de forma ef¡caz, siendo una enfermedad curable en la mayoría de los casos.

El sufrimiento que acompaña a la depres¡ón es real. Puede ser una

verdadera emergencia médica en los pacientes muy depr¡m¡dos que pueden llegar a pensar en lesionarse o incluso su¡c¡darse.

Doclo., oyo,)e de Iq lr¡sle.za ¡o fe.n3o ol.as

carls^vtcio t dolo.e5, ue cuesla lo.wr;.,

^olesl;ast

he .onbiolo,'f ^ qo so/ cow\o qr\l¿st 2'/,o I er1dr,:

olra er,(err"elal aclev'ná5 de la deT.esií,/,?

2La deTresií t esla .esTonsable'le Iolqs

eslo.s nolesl¡qs?

La depres¡ón es una enfermedad que puede originar síntomas fís¡cos, como cansancio, molestias digestivas, dolores inespecíficos (aunque

los exámenes médicos realizados sean normales). De hecho, los síntomas físicos son una forma de presentación frecuente

de la enfermedad.

zÑo lenjo we hacer-ne. at1ál¡5¡5, ral¡ojra( as

?

El diagnóstico de la depresión se realiza en base a los síntomas que usted presenta, no obstante, en

algunos casos, y según el criter¡o de su médico, se

puede hacer un anális¡s de sangre para descartar

que pueda haber otra enfermedad orgánica de

base.

4

f,s(orzáv1/6yr1¿, Z7uelo vevlcer la deyresiá n?

La depres¡ón no es una debilidad o una falta de carácter que deba ocultarse o que haga sentir vergüenza, y no implica que la persona

esté "loca": ibusque ayuda!

No espere que la depresión pase por sí sola: puede ser tratada con

muy buenos resultados.

No es una act¡tud que usted pueda cambiar o un estado de ánimo

del que se pueda salir

La mayoría de los pacientes que obtienen ayuda para su depresión

logran una mayor calidad de v¡da, con una funcionalidad mayor

y sintiéndose mejor cons¡go mismo.

2Cíuo se l.ala lo dey.esií n?

El tratam¡ento puede ¡ncluir medicación, ps¡coterapia o una comb¡nación de ambas.

Su méd¡co es el que valorará su s¡tuación clínica y en función de ella dec¡dirá el tratamiento más adecuado para

usted.

No espere que su estado de ánimo mejore de ¡nmed¡ato.

La mejoría será gradual.

Tan pronto como su depres¡ón responda altratamiento, los

pensamientos negativos empezarán a ser reemplazados

por sentimientos pos¡tivos.

¿QuJ lebo sabe,. ace.ca de la wel¡cacií t? 2" Enj oncho"? ¿tt Es vrra d.oj a"

?

La medicación puede tardar de 4 a 6 semanas en hacer efecto, no debe esperar resullados rápidos. Aunque esto es variable de unas

personas a otras.

Las primeras semanas puede notar síntomas desagradables, consecuenc¡a de la med¡cación, al igual que ocurre con otros

tratam¡entos. Generalmente son leves y de corta duración; en 7-10

días suelen desaparecer. Si los efectos adversos son intensos y no los soporta, no abandone el tratam¡ento. Póngase antes en contacto

con su médico.

El tratamiento es prolongado, al menos 6 meses después de que

empiece a encontrarse mejor. Si no es la primera vez que sufre un episodio depresivo, su duración puede ser ¡ncluso super¡or.

Los antidepresivos actuales son bien tolerados y no "enganchan", no

crean dependencia. De todos modos, no es conven¡ente suspender de forma brusca el tratamiento.

No abandone el tratamiento por su cuenta, aunque se encuentre mejor. Esta decisión corresponde a su méd¡co; él le dirá cómo y

cuándo hacerlo.

1Cuánlo rue.do de.i ar la nedicac¡í n?

rJ

Si se encuentra bien y está pensando dejar de tomar Ia med¡cación,

antes de hacerlo, comuníqueselo a su médico.

No se conforme con estar mejor; el objetivo deltratamiento es volver

a estar como antes de sulrir la depresión.

28uJ r"\¿

3of,re vnis acljuidales dja.jas?

?

^.oqseia

2pebo ryedarwi

en casa, eslar de b"1"

J

Pract¡que algún ejerc¡c¡o suave y participe en actividades

recreat¡vas. Evite el consumo de alcohol, marihuana y otras drogas

psicoactivas.

Pase tiempo con familiares y amigos: deje que le ayuden.

No sea exces¡vamente crítico consigo mismo.

Es aconsejable que posponga las decisiones importantes

hasta que mejore de su enfermedad.

No asuma una cant¡dad excesiva de responsabilidades; fúese metas

real¡stas y, sobre todo, al principio, metas de corto alcance.

Ve sie,alo w^l cov1, wt¡s {o.lv;l¡a.es I qr'r\¡qos,

es cotl^o si v¡e recha,zqra,4.

2Oul deberl 3a$er vuis (a^¡lia.es

a

\j

(

sobre r^i ",1(

*"1ofl

'/ ^'lqiqos

"

ti

Anime a la persona depr¡mida a que colabore en las tareas cot¡dianas, pero no

intente a toda costa distraerle y mantenerle ocupado,

su enfermedad no se lo permite y ello aumentaría su

sentimienlo de ¡nval¡dez y culpa por no seguir los consejos.

Se debe ex¡m¡r al paciente de sus responsabil¡dades habituales, como se haría con cualquier otro enfermo.

Evite que la enfermedad/depresjón se convierta en el ún¡co tema de conversación. Evite hablar únicamente de temas

o

o

negativos.

Con la evolución de la enfermedad usted puede sentir

cierto grado de rechazo hac¡a el paciente; esto es normal, y no debe sentirse culpable por ello.

No responda a su ¡rritabilidad con mal genio o discusiones.

La irritabilidad forma pade de la depresión y responde

mejor a un trato cord¡al.

Usted es importante para que el paciente no se s¡enta solo.

Es ¡mponante que al principio la familia controle la medicación.

Su ayuda puede no ser suf¡c¡ente para que los

pensamientos de muerte o la depresión desaparezcan.

Aunque la persona deprimida le haga prometer que no le contará a nad¡e sus pensamientos de muerte, contarlo

puede salvarle la vida.

No se conforme con que su familiar o amigo presente sólo

una mejoría; el objetivo es lograr que alcance una situación estable como la que tenía antes de la depresión.

lt

u

Desarrollado con la colabomc¡ón

del ú. Vicente Gasu .

,""*',".*fu