Está en la página 1de 7

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

1

ENCUENTRO CON PADRES. ENCUENTROS CON DOCENTES DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES APORTES DE LA FAMILIA Y LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO norojor@cablenet.com.ar
JORGE EDUARDO NORO

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

JORGE EDUARDO NORO norojor@cablenet.com.ar

JORGE EDUARDO NORO

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

• La escuela pareciera que se transforma en uno de

los últimos fortines que defiende a una sociedad en retirada y que debe re-construir a la familia inexistente. esperar, responder, aceptar, demandar, promoverse, repetir, compensar, competir, consensuar implican el reconocimiento de reglas de juegos, el reconocimiento de límites, de acciones habilitadas y acciones prohibidas, de códigos establecidos y conductas censuradas.
11

• Estudiar, aprender, convivir, ubicarse, preguntar,

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

• Crecer y alcanzar la adultez consiste en darse
cuenta de que el mundo no siempre se amolda ni se amoldará a nuestros proyectos, planes y deseos.

• El propósito y el deber de poner límites (sanos) es
responsabilidad primaria e ineludible de la familia.

• La educación escolarizada no es el momento en el
que los límites se descubren. La escuela somete a tamiz los límites, los criba, los pone a prueba, certifica si están.
1 10

LOS LÍMITES Y LA VIDA 01. Los límites y la condición humana de la existencia: aprender a vivir es aprender a
reconocer límites. Las situaciones límites.

02. Lo positivo del límite: acotar, construir un ámbito o un territorio, otorgar seguridades,
demarcar las posibilidades, establecer fronteras

03. Lo negativo del límite: prohibiciones, imposibilidades, restricciones, lo que no nos
pertenece o no nos corresponde.

04. Los límites no sólo restringen, sino que otorgan seguridad; no sólo prohíben, sino que
construyen un sector habilitado para manejar la propia autonomía.

05. Las dos caras: cercos necesarios que nos protegen y orientan o un cerco que nos encierra.
Crecer o vivir sin límites es transformar la existencia en un laberinto o en un desierto, y la vida necesita siempre un camino.

06. Función educativa: proponer o determinar los límites como restricción o como seguridad,
como garantía o como condena. Ejemplos: Serrat y Esos locos bajitos, las plantas y el tutor, los consejos del Martin Fierro.

07. Los adultos debemos ser expertos en límites, no sólo en los límites infantiles, iniciales,
sino en los límites existenciales. Los adultos establecemos límites porque nosotros mismos aceptamos límites. Establecer límites es saber vivir, permitir vivir y enseñar a vivir.

08. La verdadera libertad significa llegar a ser dueño de sí mismo, una tarea que se
transforma en una conquista, la conquista del propio territorio interior y el reconocimiento de las propias posibilidades.

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

2

09. Si los adultos (padres o educadores) no ejercen la función de limitar convierten a la
educación en una engañosa fantasía: le otorgan a sus hijos mayor libertad que la que ellos mismos tienen y deben hacerse cargo del des-control.

10. Los límites representan la puerta de ingreso a la sociedad. Una sociedad se sostiene por el
consenso de sus miembros, sujetos a límites compartidos. No todo se puede decir, no todo se puede hacer, no todo se pueda pretender, alcanzar o poseer. El problema de los des-bordes sociales.

11. Reconquistar la “pedagogía de un NO razonable y razonado”: transforma la presencia
educadora en un control heterónomo que frena, quita, impide, limita y construye el ejercicio de la libertad. Es necesario pasar del “lo quiero todo, lo quiero ya, lo quiero para mí y lo quiero para siempre” a la razonabilidad de las elecciones.

LOS LÍMITES, ENTRE LA FAMILIA Y LA ESCUELA 12. Padres y educadores se construyen como tales pronunciando armónicamente los SI y los
NO que recorren los discursos formativos. Pero no podemos hacer elecciones parciales: ser buenos para conceder y titubeantes para prohibir, ser generosos a la hora de los SI y ser pusilánimes a la hora del NO.

13. Los límites no se negocian al calor de las presiones de los demás, ni se modifican al calor
de las demandas de ocasión. Es legítimo el uso de restricciones que al prohibir sanamente protegen: “no puedes salir, no te conviene ese lugar, no veo oportuna esa amistad, no es el horario adecuado, no me parece la mejor respuesta”. Justo medio entre la protección y el ahogo.

14. Crecer y alcanzar la adultez consiste en darse cuenta de que el mundo no siempre se
amolda ni se amoldará a nuestros proyectos, planes y deseos. Es necesario pasar de los límites impuestos por otros a los límites auto-impuestos.

15. El propósito y el deber de poner límites (sanos) es responsabilidad primaria e ineludible
de la familia, porque los padres son los responsables de sus hijos y porque acompañan su camino desde los primeros pasos. Es un derecho y es un deber de los padres, aunque encuentre en sus hijos aceptación o resistencia, resignación o rebelión.

16. La educación escolarizada no es el momento en el que los límites se deben descubrir o
construir. La escuela somete a tamiz los límites, los criba, los pone a prueba, certifica si están, y agrega los propios, los específicos.

17. La escuela de nuestros días pareciera que se transforma en uno de los últimos fortines
que defiende a una sociedad en retirada y que debe re-construir numerosas familias inexistentes y padres ausentes.

18. En la escuela estudiar, aprender, convivir, ubicarse, preguntar, esperar, responder,
aceptar, demandar, promoverse, repetir, compensar, competir, consensuar implican el reconocimiento de reglas de juegos, el reconocimiento de límites, de acciones habilitadas y acciones prohibidas, de códigos establecidos y conductas censuradas.

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

3

PROPUESTAS 01. Familia y escuelan deben articular y compartir los mismos mensajes evitando los
discursos contradictorios. Y el tema de los límites debe ser un territorio compartido, en con aprendizajes mutuos.

02. La escuela debe habilitar un real clima de confianza y de diálogo en torno al sujeto en
crecimiento. Padres y educadores deben aunar criterios y esfuerzos para encontrar razones genuinas de las deficiencias y los problemas de los hijos / alumnos.

03. Es oportuno transformar en verdaderos encuentros, plenos de contenidos, las
oportunidades que unen a las familias con los educadores y la escuela. Encuentros en donde las familias y los padres deben potenciar sus estrategias y compartir sus experiencias.

04. Resulta conveniente potenciar la presencia profesional de los agentes educativos de la
escuela y la función formativa de los padres, respetando roles diferenciados y complementarios.

05. Planificar un crecimiento progresivo y armónico en el nivel de exigencias acompañando el
desarrollo de cada uno de los educandos. Para esto es conveniente incorporar paulatinamente razones y motivos, convencimientos y explicaciones, para facilitar el camino hacia la autonomía moral y existencial.

JORGE EDUARDO NORO

JORGE EDUARDO NORO JORGE EDUARDO NORO

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES APORTES DE LA FAMILIA A LA EDUCACION NECESARIA

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

• Padres y educadores se construyen como tales
pronunciando armónicamente los SI y los NO que recorren los discursos formativos.

• Los límites representan la puerta de ingreso a la
sociedad. Una sociedad se sostiene por el consenso de sus miembros, sujetos a límites compartidos.

• Los límites son cercos necesarios que nos
protegen y orientan o un cerco que nos encierra.

• No podemos hacer elecciones parciales: ser buenos
para conceder y titubeantes para prohibir, ser generosos a la hora de los SI y ser pusilánimes a la hora del NO.

• Crecer o vivir sin límites = transformar la
existencia en un laberinto o en un desierto.

• Reconquistar la “pedagogía del NO razonable y
razonado”: transforma la presencia educadora en un control heterónomo que frena, quita, impide, limita y construye el ejercicio de la libertad.

• No sólo restringe, sino que otorga seguridad; no
sólo prohíbe, sino que construye un sector habilitado para manejar la propia autonomía.
3

• Los límites no se negocian al calor de las presiones
de los demás, ni se modifican al calor de las demandas de ocasión. 9

8

VIVIENDO EL PRESENTE, PREPARANDO EL FUTURO OTRA MIRADA SOBRE LA EDUCACION Y LOS LÍMITES 01. Cuando los hijos crecen padres y docentes debemos re-construirnos como educadores
pronunciando para poder responder a las nuevas demandas que aparecen. Armónicamente debemos pronunciar los SI y los NO que recorren los discursos formativos. Los problemas son otros y suelen ser más complejos y debemos aprender a afrontar y resolver los problemas que se van presentando.

02. Los hijos y los alumnos pretende construir la libertad (“quiero hacer lo que yo quiero”).
Pero la verdadera libertad significa llegar a ser dueño de sí mismo, una tarea que se transforma en una conquista permanente, la conquista del propio territorio interior y el reconocimiento de las propias posibilidades. Crecer y volverse adulto es aprender a

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

4

reconocer los propios límites y a respetarlos, haciéndose cargo de todas las responsabilidades, riesgos y consecuencias que comporta. Uno de los engaños de nuestros días es prometer el ejercicio de la libertad absoluta pasándole la factura a quienes mantienen la responsabilidad, pero nadie compra libertad si no la paga con responsabilidad.

03. En la adolescencia, los hijos / alumnos quieren responder a sus antojos, rechazar los
consejos, no soportan que los guíen. Pero aún no están acostumbrados a enfrentar las dificultades, a luchar, a soportar las frustraciones, la derrota, el dolor, la soledad. Son frágiles, y por lo tanto se convierten en presa fácil de cualquier tipo de seducción o de vía de escape. Hay numerosas tentaciones para abandonar el esfuerzo o negar el crecimiento o restarle todo valor a las palabras de los adultos que ofician de tutores (guías) del desarrollo.

04. Es oportuno preparar y organizar un proceso de crecimiento progresivo y armónico en el
nivel de las exigencias, acompañando el desarrollo de cada uno de los hijos. A mayor crecimiento, mayor libertad, pero asociado con mayor responsabilidad y exigencias. Para esto es conveniente incorporar paulatinamente razones y motivos, convencimientos y explicaciones, para facilitar el camino hacia la autonomía moral y existencial, en un clima de encuentros y diálogos.

05. El presente que los hijos viven es el camino para el futuro. Si nuestros hijos no tienen
presente, están hipotecando el futuro. Y no tienen presente si lo malgastan, si no dilapidan, si no lo aprovechan sanamente en hacer sencillamente lo que deben hacer en la escuela y en casa. No hay vueltas. Es interesante conversar con ellos para saber en qué ocupan e invierten su tiempo: muchos lo malgastan irremediablemente. Vivir intensamente el presente es una manera razonable de ir construyendo el porvenir que siempre es una decisión que queda en las manos de cada persona.

06. La presencia en la escuela es un paso necesario para construir algunas de las condiciones
que permiten afrontar diversas etapas y demandas de la vida. No todo se aprende en la escuela, pero también se aprende de la escuela y en la escuela. Hay aprendizajes específicos que son responsabilidad de la escuela: estudiar, convivir, ubicarse, preguntar, esperar, responder, aceptar, demandar, reconocer y aceptar las reglas de juegos, reconocer límites, condiciones y capacidades personales, ciertos hábitos intelectuales, el respeto de códigos establecidos, alejar las conductas censuradas, y sobre todo: aprender a aprender. La escuela debe brindarlo a través de la tarea de sus docentes y educadores, pero los alumnos deben aceptarlo y aprovecharlos. Siempre es una construcción común, porque nadie puede forzar al otro a educarse. De esta manera también se favorece el crecimiento y la preparación para la vida adulta.

07. Es verdad que el estilo de vida actual trata de alejar responsabilidades, de convertir a los
adultos en competidores de los jóvenes y en transformar a los jóvenes en eternos adolescentes (síndrome de Peter Pan) 1. La educación familiar – respaldada por la escolar,

1

SINDROME DE PERTER PAN = Son adultos sólo en apariencia porque su actitud continúa siendo la de alocados niños y adolescentes que no se responsabilizan de sus actos. Las personas que padecen el síndrome de Peter Pan o de Inmadurez Emocional son incapaces de crecer, y su alegría y seguridad suelen ser una máscara que esconde su inseguridad y temor a no ser queridos y a fracasar. El término Síndrome de Peter Pan ha sido aceptado en la psicología desde la publicación de un libro en 1983 titulado “El síndrome de Peter Pan, la persona que nunca crece", escrito por el Dr. Dan Kiley.

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

5

nunca sustituida por ella2 – debe mantener firme sus principios sin desconocer los contextos. Los hijos y los alumnos deben crecer. Y a veces, crecer es difícil, duro, ofrece resistencia. De allí la presencia de los padres, que instalan el tema, que lo hablan, que se hacen ayudar, que saben demandar, sin ponerse inquietos o nerviosos.

08. Crecer no es solamente salir solo, reunirse con los amigos, disponer de los horarios y de
la noche o tener una vida de diversión activa y descontrolada, tener cierta libertad para algunos consumos. Todo esto puede formar parte de la inserción en la vida social, porque si alguien se aísla, vive demasiado solo, es muy tímido, deberá crecer en este sentido. Crecer es hacerse cargo de todo lo que significa asumir cuotas progresivas de compromiso y de responsabilidad: qué es lo que quiere hacer, por qué lo quiere hacer, a qué se compromete a partid de la elección, qué es lo que deben poner los padres, qué es lo que deben poner los hijos. De alguna manera es parte de un contrato compartido, que firman las dos partes.

09. Las preguntas fundamentales que nuestros hijos deben formularse son: ¿Qué es lo que
quiero ser? ¿qué es lo que quiero hacer? ¿qué tipo de vida quiero construir? ¿Cuáles son las condiciones familiares que tengo? ¿Cuáles son mis cualidades? ¿Cuáles son mis defectos? ¿Qué es lo que debo explotar y potenciar? ¿Qué es lo que debo corregir o eliminar? Pueden surgir solas y, entonces, debemos hacernos un tiempo para dialogar sobre ellas… Pero si no las hacen, debemos ayudarlos a que se las formulen, porque muchas veces no quieren afrontar las responsabilidades que desencadenan ese tipo de preguntas.

10. La vida no es tan simple como la escuela: tiene sus secretos, sus trampas, sus fracasos.
Por eso preparamos a nuestros hijos para que manejen todas las posibilidades. Nadie tiene asegurado nada, pero todos podemos construirnos y construir la propia existencia. Especialmente en la universidad o en el mundo del trabajo, los errores, los fracasos, las caídas son posibles: no somos perfectos, somos limitados. Si somos conscientes de nuestros límites podremos levantarnos, volver atrás, intentar de nuevo, no dejarnos vencer.

11. Tampoco el mundo es tan simple. El mundo que les espera a nuestros hijos no es el
mismo mundo de los adultos: el mundo del pasado era más lineal, previsible. Este tiene otras claves, otros códigos. En el pasado se podía organizar la vida sabiendo que – salvo excepciones – no iban a aparecer cambios extraordinarios. La vida laboral, la vida social, la vida familiar era más esquemática. Todo ha cambiado: hay mucho de incertidumbre y de cuestiones imprevisibles. El mundo sólido e inquebrantable es ahora un mundo líquido. Por eso se necesita menos rigidez y mayor capacidad de adaptación, menos recetas y más formación, no solo conocimientos sino buen manejo de las situaciones. Y todo eso se aprende.

12. En la vida y en la sociedad, mucho depende de las capacidades personales, de la
inteligencia, de la facilidad de palabras, de la memoria, del dominio de los conocimientos… pero también mucho depende de la voluntad, la constancia, el sacrificio, la paciencia, el esfuerzo de todos los días. La vida no depende de los golpes de suerte, de
2

Muchas veces nos quejamos porque – debido a las condiciones socioeconómicas de ciertos sectores de la población – en la escuela se hacen cosas que deberían hacerse en la casa. Por ejemplo: comer. Pero es mucho mas grave que – mas allá de las clases sociales – la escuela se haya convertido en el UNICO lugar en el que se educa, porque en la casa los padres ausentes o despreocupados o inconscientes, no asumen que son los primeros responsables de la educación de sus hijos.

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

6

las soluciones mágicas sino de la perseverancia en el esfuerzo. Triunfan los que no bajan los brazos. Y no es fácil adquirir estos buenos hábitos, estas virtudes. No se venden, ni se improvisan: se construyen día a día. La escuela es también un lugar privilegiado para lograrlo.

13. Es común que – cuando el futuro los aprieta o el crecimiento los demanda – los
adolescentes quieran escapar hacia varias direcciones o hacia atrás: o eligen diversas formas de anular todas esas demandas molestas e inoportunas que no desaparecen simplemente porque ellos no quieran verla, o tratan de seguir siendo adolescentes que nunca crecen y que prolongan etapas que deberían superar. Para eso estamos los educadores: para acompañar el crecimiento o para despertarlos al crecimiento.

14. Hay formas más convenientes de aprovechar el tiempo de la escuela y que no
necesariamente puede estar reflejados en los boletines y en los informes. Estudiar para aprender, aprender para saber. Formar hábitos, acumular conocimientos fundamentales, sobre todo los procedimentales, aquellos que nos enseñar a hacer. No zafar o meramente simular: es necesario encontrar el camino justo para aprovechar el tiempo en un clima cordial y generoso compartido con los compañeros. Y como padres deberíamos estar tan preocupados por las bajas notas de nuestros hijos, por sus exámenes o las materias que no llegan a promover, como por aquellas materias o saberes en los que los alumnos pierden el tiempo o no lo aprovechan como es deseado. Todo lo que se regala en algún momento se paga. Todo aquello que no se enseñó, no se aprendió con cierto grado de esfuerzo y dedicación, con la debida seriedad, en algún momento regresará para que nos hagamos cargo de ello.

15. La universidad - en mayor grado – y la educación superior en general es un derecho para
todos los que tienen capacidades para acceder a ellas. Pero es un derecho que hay que saber ejercer. Nunca ha sido obligatorio, sino que – en cierto sentido – sigue siendo un privilegio de pocos. Sólo algunos acceder al nivel superior y un número reducido de los que acceden egresa con su título y su capacitación profesional. Por lo tanto el acceso a la universidad o a nivel superior exige decisión y preparación, inteligencia y voluntad, mucho esfuerzo por lograr la meta propuesta, en un camino que suele estar tapizado de dificultades y fracasos. En muchas de las universidades, el número de alumnos, el tipo de enseñanza, la organización o las instalaciones no son las que uno espera: sobreviven los más capaces, los más preparados.

16. La elección de una carrera – inmediata o remota – siempre juega dos variables: el gusto y
la utilidad. La carrera que responde a las preferencias del hijo (frecuentemente a sus condiciones naturales o intelectuales) y las carreras más demandadas por el mercado de las profesiones y que le asegurarán un futuro sin zozobras. El ideal es que se combinen ambas alternativas, pero no siempre es posible. Difícilmente alguien sobreviva haciendo lo que no le gusta o estudiando lo que aborrece. Es mejor pensar juntos cómo se puede combinar gusto con utilidad, predisposición natural con realismo. A veces, las carreras, los títulos, las profesiones dependen de la calidad con que se forman los interesados y la habilidad para abrirse campo en una sociedad en donde parecería que todos los lugares están ocupados.

17. Hay otras tareas futuras que también exigen preparación, funciones y roles sociales que
exigen un aprendizaje que normalmente no pasan por la escuela, pero que se construyen indirectamente a través de la formación de hábitos, actitudes, valores, principios morales, responsabilidad. Encontrar alguien para formar una pareja, saber amar y compartir,

JORNADA INSTITUCIONAL ENCUENTRO CON LOS PADRES

7

construir una familia, decidir tener hijos y asumir de manera co-responsable la tarea de darlos a luz, acompañar su crecimiento y educarlos. Estas decisiones personales implican un decidido paso a la adultez: no se improvisan, se preparan. Porque los fracasos provienen frecuentemente de la inmadurez con que se afrontan.

18. Algo similar puede decirse del mundo del trabajo, la vida y el compromiso como
ciudadanos. Ponen en funcionamiento una serie de demandas y condiciones que debemos saber ejercer y responder, especialmente en el ámbito laboral, en muchos casos signados por la escacez, la provisoriedad y la precariedad. La sociedad a la que pertenecemos depende de cada uno de nosotros y la posibilidad de abrirnos a sus múltiples problemas para aportar propuestas y soluciones, nos quita del encierro de la vida privada a las que nos hemos acostumbrado los adultos, desconfiando de la política y condenando a los políticos. Los hijos, las nuevas generaciones tienen derecho a jugar sus propias cartas y aportar sus propuestas, imaginar y construir un mundo mejor

19. Son muchas las tareas que como padres tenemos frente a nuestros hijos adolescentes.
Muchos diálogos pendientes, mucha necesidad de crear los espacios para saber encontrarse, hablar, escuchar, entender el punto de vista del otro. Para eso es necesario hacerse tiempo, encontrar el momento y el lugar, no perder la paciencia, reflexionar y razonar juntos, abandonar las posiciones dadas. Podemos tener muchísimas más experiencia que nuestros hijos (y eso tiene valor), pero los hijos tienen por delante sus propias vidas y necesitan de nuestra experiencia para decidir qué van hacer con su presente y su futuro. Toda esta tarea tiene tanto o mas valor que todo el esfuerzo que ponemos muchas veces en algunas cuestiones sociales a las que le damos muchísima importancia (cumpleaños, viajes, fiestas), porque sería contradictorio que dejáramos lo fundamental para ocuparnos de lo accesorio. Jorge Eduardo Noro norojor@cabllenet.com.ar
JORGE EDUARDO NORO JORGE EDUARDO NORO

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES. APORTES DE LA FAMILIA Y DE LA ESCUELA A LA EDUCACION NECESARIA

DESCUBRIR Y LEGITIMAR LOS LIMITES APORTES DE LA FAMILIA A LA EDUCACION NECESARIA

• Función educativa: proponer o determinar los límites
como restricción o como seguridad, como garantía o como condena.

• Padres y educadores se construyen como tales
pronunciando armónicamente los SI y los NO que recorren los discursos formativos.

• “Sin respeto al horario ni a las costumbres/ y a los que,

• No podemos hacer elecciones parciales: ser buenos
para conceder y titubeantes para prohibir, ser generosos a la hora de los SI y ser pusilánimes a la hora del NO.

por su bien, hay que domesticar. (…) que eso no se dice/ que eso no se hace/ que eso no se toca. (…) Nada ni nadie puede impedir que sufran/ que las agujas avancen en el reloj/ que decidan por ellos, que se equivoquen/ que crezcan y que un día/ nos digan adiós.” (Serrat)

• Los límites no se negocian al calor de las presiones
4

de los demás, ni se modifican al calor de las demandas de ocasión. 9