Ilustración de portada: Cristina Franco Roda Logo de la colección: Cristina FrancoRoda menganitadecual.blogspot.

com Murcia, Febrero de 2012 Número 6 de la colección Mursiya Poética colectivoiletrados.blogspot.com

© Eric Luna Edita: Colectivo Iletrados

Finísimos hilos de araña lo envuelven todo

WORLD IS A BUSSINESS

El mundo entero es un negocio. El mundo entero es vendedor de Avón. El mundo entero está llamando a tu puerta. No hagas ruido. No abras. Haz como que no hay nadie en casa.

PRUEBAS EN MI CONTRA
Qué lástima, pensé. Qué lástima… Yo, tras pedírmelo, ya había vaciado mis bolsillos y dejado sobre el capó del coche mi documentación, mi permiso de conducir, mi seguro a terceros, las llaves de casa, unos poemas escritos a toda prisa, con los que se permitieron un festín de risas y un chivato de plástico con medio gramo de goma arábiga reseca e infumable. Y, sin embargo, él con su pose arrogante, su voz anulada de emociones, su uniforme almidonado y su libreta no pudo aportar ni una sola prueba de su humanidad.

Y FLORECIERON LOS TANQUES CON ALERGIA
Y el sol bombardeó los campos. Y declaró la guerra a los océanos por atreverse a robarle el brillo. Y quiso evaporarlos con su fuego. Y los pétalos se abrieron en un grito de socorro mudo. Y el color arañó los ojos sedientos de policromía. Y cayó agua del cielo como ráfagas de fuego amigo. Y la gente fue expuesta a la radiación de las flores. Y llegó, otra vez, la primavera pero nadie se dio cuenta, ya que no se mencionaba una palabra en la portada de ningún periódico.

EPIFANÍA POR SOBREDOSIS DE LEJÍA

Llegué a la conclusión mientras limpiaba la cocina con los dedos empapados en verdad de que, debajo de toda la mugre, debía haber algo realmente resplandeciente que mereciese la pena ver.

VERDADES PUNZÓN
El vino le afiló la lengua. Sus labios eran cuchillas y de sólo escucharla, yo sangraba. Fue cuando se encaró conmigo y me dijo que qué era el amor ése del que hablaba todo el rato, que nuestro día a día era un choque de trenes sobre un puente de madera en llamas, que yo, el escritor, no era más que un proyecto de hombre. Se sirvió otra copa. Me serví otra copa. Transfusión urgente. Yo no dejaba de sangrar. Ella también perdía a gran velocidad. Se sonrió con aquella dentadura de media luna de septiembre. Bebíamos y sangrábamos. Dejábamos la sangre correr y aplicábamos torniquetes. Al fin, reconoció que, bueno, le gustaban algunos de mis poemas. Que no era mal tipo. Que era la hostia. Para cuando la luna dejó de mirarnos todo era una hemorragia de copas y de eso de lo que hablo todo el rato y que me gusta llamar amor.

CRE(D)O
Creo en mí por encima de todas las cosas, creador de relatos y poemas. Creo en mi historia: el único pasado fiable, el barro que me modeló. Creo en el cielo y en el infierno de mi cabeza. Creo que la verdad nos hará libres, cuando la hipocresía le quite las esposas. No creo en bañar el amor en sangre para limpiarnos el odio. Creo en la voz que clama en el desierto de un folio en blanco. Creo en el dios que envía plagas por mis dedos, cuando están inspirados. Tengo una fe que movería Everests de un lado a otro. Pero, sólo en mí, sólo en algunos de vosotros. Amén.

AMAR MATA
Soy un romántico con un arma cargada en la mano. Sólo que no pienso apuntar a mi cabeza, con ella, harto de este mundo. La emplearé más abajo, tras la sexta costilla, de donde sale esta quemazón. No creo en el amor eterno, pero sí en lo que unió a Sid y a Nancy, a Bonnie y a Clyde. No intentar adaptarse al mundo, hacer que el mundo se adapte a ti. Love kills, lo dijo Dee Dee Ramone. No se me ocurre otra forma mejor de dejar de escribir. Perdón por la sangre.

MIRROR CITY
Es habitual perderse en la ciudad de los espejos. Entraste sin saber qué buscabas. Te viste reflejado en todas las caras: Arriba y al norte atrás y por fuera y sin brújula. Día tras día. Día tras día. Ahí es donde nació tu miedo, donde se bautizó tu vacío. ¿Y por dentro? Por dentro el Yo está afinando la voz, poniendo el hilo musical al calor lascivo de tu infierno, sobre una alfombra de leopardo, esperando a que algún labio sabio te señale el camino al cielo. Sólo somos ceniza que se borra con un dedo. Sólo somos plastilina que se moldea con el miedo. ¿Y todas esas caras? Todas las caras son un puzzle fractal, esquirlas de tu ego. Un laberinto y no hay un Minotauro al final. Estás tú. No hay una Ariadna que te guíe. Estás tú. Tirando del hilo con un espejo en el bolsillo que te recuerda que tú estás hecho de recuerdos, que a ti te hacen los demás.

ENEMIGO
Nos enseñaron que el enemigo fue un tipo bajito, en blanco y negro, con un águila en el pecho y bigote a lo Chaplin. Nos dijeron que el enemigo era un árabe, cuyo nombre no recuerdo, pero que es sangriento y sádico y hace la bomba en su piscina de petróleo. Nos contaron que el enemigo son cuatro tipos con corbata y sin rostro que se reúnen y tosen el humo de grandes puros y deciden qué será de mí y de los míos. Nunca nos dijeron la verdad: Que tu peor enemigo te observa soñoliento, cada mañana, desde el espejo del baño.

¿BAILAMOS?
Tus besos son fríos y húmedos como los de la Muerte, -pensé-. Y saben mejor bajo la lluvia, con el corazón empapado en alcohol. Debió de ser tu mirada... No hay duda, fueron tus ojos en los míos, tras aquella cortina de humo denso que escapaba de tu boca. Ese par de trampas para osos, de un color tan distinto a cualquiera conocido, cautivan y embriagan y crean adicción. Ellos te delataron aquella noche, aunque tú no quisieras reconocerlo. A altas horas, entre la umbría y la aurora, mientras se enfriaban las cenizas de aquella fiesta, el gallo cantó tres o cuatro veces y Howlin' Wolf aulló sólo para nosotros.

Y a tu ¿Por qué? respondí con un ¿Por qué no? Y a tu beso de despedida con la peor de las excusas. ¿Bailamos? Y mi mano te invitaba a ello, mientras el cielo, de luto, lloraba por nosotros dos. Porque somos mortales y nos negamos a dejar de sentirnos vivos. Porque la noche dio comienzo justo cuando salía el sol y ninguno teníamos sueño.

POEMA KODAK (AUTORRETRACTO)
Eso que sonríe soy yo. Esa figura de plastilina y roca relleno de memoria en pasta de libélulas en el estómago y de sueños con amoniaco, soy yo. Con sabor a hiel en los labios con azúcar en los ojos y cemento en los oídos, soy yo. Un territorio independiente con lindes en la piel y las pestañas como Lizania, como Batania, soy yo. Una muralla de papel aceitoso que permite el paso de la luz de esta bombilla de noventa vatios, soy yo. Un carraspeo a solas. Una pecera con peces panza arriba. Un loop en esta montaña rusa. Soy yo el de la foto... aunque podrías ser tú: el tipo al que le piden que sonría.

Esta plaquette con poemas de Eric Luna se reparte de manera gratuita en los recitales de Mursiya Poética 2012. Este ciclo,organizado por Colectivo Iletrados, se desarrolla en los meses de Febrero y Marzo de 2012 en Murcia.

un Máster en escritura creativa en Granada. Autor de

Biblioteconomía y Documentación y, actualmente, cursa

(Alhama de Murcia, 1984) es Diplomado en

varias obras en prosa y de dos poemarios inéditos. Premiado con el accésit de poesía en el pasado Creajoven reycerilla.wordpress.com 2011. Publica parte de su obra a través de su blog: