Está en la página 1de 4

Lunes 24 de noviembre 2008 Sábado 29 de noviembre 2008

“En su boca no se ha encontrado mentira.” “La fe enciende la esperanza en el alma.”


Ap 14,1-3.4b-5 Oí una voz que venía del cielo. Ap 22,1-7 Verán su cara y llevarán su nombre en la frente.
Sal 23.1-6 Recibirá la bendición el que no entrega su alma a la Sal 94,1-7 Hinquemos las rodillas ante el Señor.
mentira. Lc 21,34-36 Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza…
Lc 21,1-4 Ha echado todo lo que tenía para vivir. El Evangelio, es "fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree"
Señor, recuerda la palabra que me diste y en la que puse mi esperanza. (Rm 1, 16). La humanidad sufre y espera la verdadera libertad, espera un
Tu palabra es el objeto de mi canto, y mi tarea es guardarla en mi corazón mundo diferente, mejor; espera encontrar la "redención". San Pablo
y llevarla a cabo. Pues lámpara es tu palabra para mis pasos (Sal 119). comprendió muy bien que sólo en Cristo puede encontrar redención y
Tus palabras son mi felicidad. esperanza la humanidad. Por ello, sintió apremiante y urgente la misión
Para que la Palabra de Dios realice en los corazones lo que suena en de "anunciar la promesa de la vida en Cristo Jesús" (2 Tm 1, 1), "nuestra
los oídos, se requiere la acción del ES, con cuya inspiración y ayuda la esperanza" (1 Tm, 1, 1), para que todas las gentes pudieran compartir la
Palabra de Dios se convierte en fundamento de toda la vida. El cristiano misma herencia, siendo partícipes de la promesa por medio del Evangelio
se construye cada día dejándose guiar por la Palabra de Dios, bajo la (Ef 3, 6). Era consciente de que la humanidad, privada de Cristo, está
acción del ES, que ilumina, convierte y consuela. Todo cuanto fue escrito "sin esperanza y sin Dios en el mundo" (Ef 2, 12); "sin esperanza, por
en el pasado, se escribió para enseñanza nuestra, para que con la estar sin Dios" y sin Dios por desconocimiento de Cristo. Quien no
paciencia y el consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza. conoce a Dios y a su enviado Jesucristo no tiene vida eterna, y aunque
La cerrazón nos introduce en el pensar en nosotros mismos, a no tenga múltiples esperanzas, en el fondo está sin esperanza, sin la gran
abrirnos a la verdad, a no abrirnos a las necesidades del otro. Cambia tu esperanza que sostiene toda la vida (Ef 2, 12). La creación misma sufre y
mente, cambia tu corazón y cambiarán también tu vida y tus resultados. alberga la esperanza de conocer a Cristo para entrar en la libertad de los
Nada hay tan valioso para Dios que el hombre hecho a su imagen y hijos de Dios (Rm 8, 19-22).
semejanza. Quien dice que ama a Dios a quien no ve y no ama al hombre Y, en el fondo, sabe que este mundo nuevo supone un hombre nuevo,
es un mentiroso, pues es fácil amar a Dios que es bueno y amable, pero supone la pertenencia a Dios. Puedes estar haciendo muchas cosas en la
qué difícil resulta amar al hombre cuando no es amable. El amor es como vida, pero no estar viviendo la vida. Dios nos da el don de ser don para
la moneda tiene su cara y su cruz. A Dios se puede ir por el camino los demás, de ser dador de vida.
espiritual, pero el mismo Dios eligió el camino del hombre, de la Dios invita al creyente a escuchar con el oído del corazón. El Espíritu
encarnación. Dios os ama como me ama a mí, nos dice Jesús. Así pues Santo hace entender y comprender la Palabra de Dios, uniéndose a
nos corresponde amar por medio de la Encarnación. nuestro espíritu (Rm 8, 26-27). Deja hablar a Dios y contempla a Cristo
Si te dejas amar por el amor encarnado de Dios, su amor te desborda y con María. La escucha de la Palabra en la fe en meditación y
te impulsa a amar como él. ¡Déjate amar con todas las ganas, para que no comprensión hacen al creyente que viva en comunión, en participación,
haya ninguna parte de ti que se quede sin redimir, sin que sea amada! en misión.
Así amarás a tu Dios como él quiere: con todo el corazón, con todas Por eso es necesario hacer silencio en nuestra vida, para que la fe
las fuerzas, con toda tu mente, amando a los demás. A través de tu vida es reconozca la Palabra de Dios en todos sus signos y lenguajes. Es una fe
como Dios quiere amar. que recibe de la Palabra una comunicación de verdad; una fe que la
Usa la cabeza para amar con el corazón, siente el perdón de Dios y reconoce como estímulo para una conversión eficaz, y luz para tener
sabrás lo que es perdonar. Disfruta de su misericordia, para que tu vida respuesta a las preguntas que se hace el creyente, y guía para un
sea misericordiosa. discernimiento de la realidad.
Miércoles 26 de noviembre 2008 Jueves 27 de noviembre 2008
“Los que aman son los que más saben sobre Dios“. “Reconocemos que nosotros hablamos en él y él habla en nosotros”.
Ap 15,1-4 ¡Justos y verdaderos son tus caminos¡ Ap 18,1-2.21-23;19-1-3.9ª Tus comerciantes han seducido a todas las
Sal 97,1-3.7-9 Ha revelado a las naciones su justicia. naciones. Ha castigado a la prostituta que corrompía la tierra.
Lc 21,12-19 Os perseguirán por causa mía. Así tendréis ocasión de Sal 99,2-5 Reconoced que el Señor es Dios, nos ha hecho y somos
dar testimonio. suyos.
La misión es cuestión de amor, y es el amor a Cristo el que impulsa a Lc 21,20-28 Entonces verán al Hijo venir con poder y majestad.
recorrer los caminos de la vida como testigo, como apóstol del Sólo quien busca la verdad siente dudas sobre el camino a elegir, pero
Evangelio, es el amor el que nos lleva a desear hacernos todo a todos quien está seguro de estar en la verdad no se preocupa de ser creíble. La
para salvar a toda costa a algunos (1 Co 9, 22). verdad, no se demuestra, se muestra; no se razona, se vive.
Predicar el Evangelio no es motivo de gloria (cf. 1 Co 9, 16), sino Las Sagradas Escrituras contienen la palabra de Dios y, por ser
deber y gozo, exige interpretar los textos bíblicos con el mismo Espíritu inspiradas, son en verdad la palabra de Dios; Palabra de fe, testimonio de
con que fueron escritos. Pasar del Antiguo al Nuevo Testamento supone un pueblo y de sus autores inspirados. El cumplimiento de la Escritura se
una progresión que va de la promesa al cumplimiento. El Espíritu guía al lleva a cabo en la fe de la comunidad que acoge a Cristo como Palabra de
pueblo de Dios al encuentro con Cristo, a la plenitud de la Revelación, a Dios. El hoy que interesa al predicador es el hoy de la fe, la decisión de
través de purificaciones y profundizaciones sucesivas. creer y abandonarse a Cristo y obedecerle incluso en las exigencias
No basta solamente con leer bajo la influencia del Espíritu Santo; es morales del Evangelio. La lectura asidua de la Sagrada Escritura
necesario tratar de percibir en la letra al Espíritu que está contenido en acompañada por la oración realiza el diálogo íntimo en el que, leyendo,
ella. Así, el Espíritu Santo no es simplemente un agente extrínseco de la se escucha a Dios que habla y, orando, se le responde con confiada
producción de la Sagrada Escritura; es él quien, en la Biblia, se expresa apertura del corazón (DV, 25). Si esta práctica se promueve, producirá en
de acuerdo con la Palabra del Padre que es Jesucristo. la Iglesia una nueva primavera espiritual. Estas palabras de Dios dicen
Los santos contemplan con los ojos del Espíritu las profundidades de la verdad.
Dios, que emergen de la Sagrada Escritura. La Palabra de Dios transforma la vida de aquellos que se acercan a
Los santos, los testigos del Evangelio son aquellos que manifiestan en ella con fe. Es necesaria una fe que escucha. La Escritura atestigua que la
su vida lo que está escrito en la Escritura. escucha es lo que hace de Israel el pueblo de Dios: «Si de veras me
El hombre se siente fascinado por sus propias proezas, y pierde la obedecen y guardan mi alianza, serán mi propiedad personal entre todos
capacidad de admirar el misterio de Dios. los pueblos» (Ex 19, 5; Jr 11, 4). La escucha crea una pertenencia, un
Tenemos necesidad de conocer la persona del Espíritu Santo y cómo su vínculo, hace entrar en la alianza. En el Nuevo Testamento la escucha es
presencia vivifica nuestra vida. Sabemos que es el que dirige y define a la persona de Jesús, el Hijo de Dios: «Este es mi Hijo amado, en quien
nuestro testimonio sobre Jesucristo. Nuestro testimonio cristiano es una me complazco; escuchadle» (Mt 17, 5).
ofrenda a un mundo sin sentido, pues sufre un proceso de El creyente es uno que escucha. Así, el que escucha, confiesa la
desfragmentación por su forma de pensar y una visión reducida, por su presencia de aquel del que habla y desea comprometerse con él; quien
desconocimiento de la verdad sobre Dios y sobre el hombre, su escucha busca en sí mismo un espacio para que el otro pueda habitar en
relativismo; ignora los principios mismos que nos hacen capaces de vivir él; aquel que escucha se abre con confianza al otro que habla. Por ello los
y de crecer en unidad, orden y armonía. evangelios piden el discernimiento de aquello que se escucha (Mc 4, 24)
y llaman la atención sobre cómo se escucha (Lc 8, 18); podríamos decir:
¡nosotros somos aquello que escuchamos!
Viernes 28 de noviembre 2008 Martes 25 de noviembre 2008
Sólo el amor es digno de fe. “No es la ciencia lo que salva, sino el amor lo que redime al hombre.”
Ap 20,1-4.11-21,2 Fue abierto también otro libro, el libro de la vida. Ap 14,14-19 Echa tu hoz y siega, porque ha llegado la hora de la siega.
Sal 83,3-8 Mi corazón y mi carne se entusiasman en busca del Dios Sal 95,10-13 Que se alegre el cielo y goce la tierra.
vivo. Lc 21,5-11 Cuidado con que nadie os engañe.
Lc 21,29-33 El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán. Sed para los demás testigos de la alegría de haberos encontrado con
Mirad bien cómo escucháis. Mi madre y mis hermanos son los que Cristo, el amigo que nunca defrauda, decía Benedicto XXI a los jóvenes.
escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica. (Lc 8, 18.21). Es modelo para la humanidad, para aquellos que buscan el ideal de sus
Se puede leer la Biblia, pero sin fe no se puede escuchar la Palabra de aspiraciones más profundas, sus aspiraciones de paz, de justicia, de
Dios, no se puede acoger. Se puede aceptar como depósito de dogmas libertad, etc.
pastorales, pero no será fuente de agua viva, no habrá sorpresa gozosa al Mira, lo íntimo de la persona se alimenta y vive de su relación con lo
escuchar al Señor en el propio contexto de vida. Es creer para que ama, pues la vida es relación de amor.
comprender, y comprender para creer; la fe busca la inteligencia, la Cuando el cristiano habla de obligaciones es que no ha entendido la
inteligencia se abre a la fe; porque no sólo se lee o se dice, sino que se Palabra de Dios, pues el amor es gratuidad; si no te brota de dentro es
asume, para que sea fuente permanente de consolación y esperanza. Así, que no está el Espíritu de Dios. Cuando Jesús acepta la cruz en
en la vida de los creyentes, la acoge la Iglesia, la anuncia, la comprende y Getsemaní, no lo hace porque se siente obligado, sino porque ve la
la vive. necesidad del Padre: Lo que tú quieras, Papá.
El mismo Dios ha hecho al hombre capaz de escuchar, lo ha dotado de El mártir no va al sacrificio por obligación, por compromiso, sino
un corazón que escucha (1Re 3,9). Siendo esta escucha no una mera porque su corazón está entregado: Ya no soy yo, es Cristo en mí.
audición de frases bíblicas, sino un discernimiento de la Palabra de Dios, Tenemos la tentación de reducir la vida de fe a una cuestión de
que exige la fe, para dejar al Espíritu Santo hacer su labor. cumplimiento o sentimiento.
El hombre, en virtud de la íntima estructura de la persona es oyente de La Historia nos demuestra que la cuestión de Dios no puede ser
la Palabra, recibe de Dios la gracia de responder en la fe: "a Dios silenciada, y si se hace la dimensión humana queda sin objetivo, sin
hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus modelo, sin ideal. La fe nos enseña que en Cristo Jesús, Verbo encarnado,
palabras". logramos comprender la grandeza de nuestra propia humanidad, que
La fe obra, la Palabra crea. El evangelio es la «predicación de la cruz» somos criaturas de Dios, hechas a su imagen y semejanza. Enriquecidos
(1Co 1, 18). Él, se da en su Palabra, el hombre al escucharlo se entrega con los dones del Espíritu tenemos la fuerza para ir más allá de nuestros
entera y libremente. límites, y participar de la misma naturaleza de Dios (2P 1,4), estamos
La Iglesia, como Esposa del Verbo encarnado, está animada e instruida dotados de una dignidad inviolable y llamados a la vida eterna. Cuando
por el Espíritu Santo. La Iglesia, en sus miembros, se percibe como una privamos al hombre de esta verdad, brota la cultura de la muerte.
esposa amada, objeto de un amor de elección, por eso es natural que se
Únicamente nos encontramos a nosotros mismos cuando acogemos el
dirija amorosamente a la Sagrada Escritura, como a la fuente que brota
amor de Dios que nos hace ver y actuar en consecuencia. En esta verdad
sin cesar del amor divino.
hemos sido consagrados y en esta verdad es en la que estamos llamados a
Por eso el mismo Jesús nos dice: Esta Escritura, que acabáis de oír, se
ha cumplido hoy (Lc 4, 21). Entre el hoy del Resucitado y el hoy de la crecer con la ayuda de la gracia en fidelidad de cada día a la palabra de
asamblea, está la mediación de la Escritura puesta por el Espíritu en los Dios y en comunión con su Iglesia.
labios del que predica.
Domingo 30 de noviembre 2008 Adviento Ciclo B
“Lo que libera es la libertad verdadera”.
Is 63,16b-17;64,1.2b-8 Señor, tú eres nuestro padre…somos obra de
tu mano.
Pautas de oración
Sal 79,2-3.15-16.18-19 Pon tu mano sobre el hombre, para que jamás
nos apartemos de ti. La libertad está en ponernos
1Co 1,3-9 Dios os llamó a participar en la vida de su Hijo. en manos de nuestro Padre
Mc 13,33-37 Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.
Este tiempo de purificación trae consigo un tiempo propicio de
sanación, de reconciliación, de fidelidad al Evangelio, es un llamamiento
a vivir con Cristo.
Es tiempo de reavivar la fe para obtener más gracia. Nos llama a vivir
en la luz, a ser consagrados en la verdad, a crecer en la virtud y alcanzar
la armonía entre pensamientos e ideas, palabras y obras.
Es tiempo para ver nuestra fidelidad a la oración personal y liturgia,
(los ritos nos invitan a revivir nuestra propia consagración bautismal),
para alimentarnos por la meditación en la Palabra de Dios, y así llegar a
ser altares vivientes. En la oración descubriremos la libertad y la alegría
de atraer a otros hacia el Amor, así habrá una Humanidad redimida y
glorificada.
Las obras del hombre son tanto más hermosas cuanto más enraizadas
en la humildad confiada en su Hacedor. Lo que eres ante Dios eso eres de
verdad y nada más.
Él nos invita a ser cuerpo de su Cuerpo Místico y nos llama a ser
pueblo sacerdotal y a ofrecer, unidos a él, nuestros sacrificios de cada día
para salvación del mundo.
Alegrémonos por la fidelidad y perseverancia de tantas personas que
entregaron y entregan su vida para colaborar con Cristo; y dediquémonos
nosotros a continuar con la misión, a difundir el Evangelio para la
conversión de los corazones y el crecimiento de la Iglesia en la unidad,
en santidad y caridad, con la ayuda del crucificado, sepultado y Familia Misionera Católica Verbum Dei
resucitado, devuelto a la vida en el Espíritu y sentado a la derecha de www.fmverbumdei.com
Dios Padre. Sólo en la vida en comunión se sostiene la unidad y se
realiza plenamente la identidad según Dios.
Exige una continua conversión; una transformación de la mente y del
corazón que conduce a la verdadera libertad.