Está en la página 1de 58

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.

ar

1

EPISTEMOLOGÍA = MODULO 4 CIENCIA EN EL MEDIOEVO Y EN EL RENACIMIENTO
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO norojor@cablenet.com.ar

01. EDAD MEDIA: CONTEXTO Y JUSTIFICACIÓN

A diferencia de la EDAD ANTIGUA, la EDAD MEDIA está caracterizada por otra organización de la realidad y otra cosmovisión que predetermina el carácter de las producciones humanas y, entre ellas, el concepto mismo de ciencia:
01. El mundo está subordinado al concepto judeocristiano de creación: el universo es el ámbito que

Dios ha establecido para el hombre, como rey de la creación (es natural que el rey habite el centro de la realidad) 02. El orden de lo creado refleja un orden divino o celestial y el universo es homogéneo porque reconoce a un único creador-ordenador y supone una única manera de acceder a él (para interpretarlo y usarlo). 03. El cosmos (ordenado por un Dios ordenador) no constituye un fin en sí mismo sino un paso hacia el mundo definitivo (ciudad terrestre / ciudad de Dios; valle de lágrima / patria definitiva) 04. La estructura sociopolítica se construye sobre un esquema de poder y de subordinación en total asimetría social (Señor feudal y vasallo, castillo y poblados, Poder de la iglesia y feligreses). 05. La tarea del hombre de ciencia (asociado a la filosofía y a la teología) es descubrir el mundo y hacer un registro de sus fenómenos a través de (1) la observación y (2) la clasificación, determinando cuáles son los entes naturales y cómo pueden asociarse entre sí para constituir categorías o universos significativos 1
1

JORGE LUIS BORGES aporta su curioso punto de vista en un ensayo maravilloso denominado: " El idioma analítico de John Wilkins" (Borges, 1952). Wilkins pretendía construir un lenguaje universal, sueño común a muchos otros buscadores de lenguas perfectas que garantizaran un conocimiento absoluto, libre de impurezas. Para lograrlo necesitaba dar primero con la división del mundo tal cual éste es, es decir identificar aquellas clases a las que debería nombrar. Veamos el resultado obtenido, y - siguiendo a Borges - consideremos la octava categoría, la de las piedras: "Wilkins la divide en comunes (pedernal, cascajo, pizarra), módicas (mármol, ámbar, coral), preciosas (perlas , ópalo), transparentes (amatista, zafiro), e insolubles (hulla, greda, arsénico). (Borges, 1952) Es muy difícil resistir a la tentación de robarle a Borges el adjetivo "alarmante" para calificar los riesgos de creer que somos capaces de dar con "clases naturales". Desde luego la clases naturales de Wilkins, sólo le parecen tales a él mismo. Si se tratara únicamente de una persona, la cuestión no constituiría un verdadero peligro. Sin embargo, grupos o tribus sociales mucho más numerosas y poderosas, tienen la misma tendencia a "naturalizar" sus categorizaciones. Borges menciona una cierta enciclopedia China denominada "Emporio celestial de conocimientos benévolos" en la que se ha dividido los animales en:"a)pertenecientes al emperador, b) embalsamados, c) amaestrados, d) lechones, e) sirenas, f) fabulosos, g) perros sueltos, h) incluidos en la clasificación, i) que se agitan como locos, j) innumerables, k) dibujados con un pincel finísimo de camello, l) etcétera, m) que acaban de romper el jarrón, n) que de lejos parecen moscas."(Borges, 1952)No hace falta tener la penetración de un Borges para darse cuenta de que no sólo Wilkins, o los chinos, tienen una cierta fascinación por "ejercer el caos

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

2

06. Hay un esfuerzo por encontrar la secreta concatenación (los esquemas ocultos) que une a los

seres y permite interpretarlos desde un interior que es más metafísico que fenoménico y físico. 07. Preocupa el avance de conocimientos que no responden a los paradigmas ortodoxos sino que se desplazan hacia sectores que no pueden ser abordados y que sin embargo tientan a los practicantes de nuevos saberes. Hay una necesidad de abrir los ojos (y la inteligencia) hacia los nuevos conocimientos y hacia una ciencia que invade desde diversos territorios: árabes, pseudos-ciencias, prácticas populares. 08. La sujeción a la observación (y la fidelidad aristotélica en la interpretación-visión del mundo)2 constituye una barrera para el avance del saber y de los conocimientos. 09. La matemática, abandonada en el curso de siglos cargados de filosofía (los temas específicos de la filosofía medieval naturalmente se resisten a la utilización de la misma), aparece al final del período, como un instrumento que debe acompañar la construcción de los saberes.
 ARISTÓTELES, REALIDAD Y SABER: Una simplificación de la historia de la ciencia tiende a reducir y a

confundir el conflicto pre-copernicano y esencialmente la ciencia y la filosofía medieval a la defensa exagerada de la filosofía y de la ciencia aristotélica. Conviene marcar sin embargo, que el sentido común (o el respeto a los fenómenos) puede tener posiciones pre-aristotélica: la sujeción a las páginas de la biblia (de contenido religioso y sin ninguna intención científica) podía alentar posiciones contrarias a las formuladas por los griegos, especialmente en el campo de la cosmología. Un cuerpo de saberes mas significativo (los religiosos y los filosófico-teológicos) presionaban sobre aportes científico, generando mayor grado de adhesión (creencia) y convencimiento (psicología) por sobre los aspectos estrictamente lógicos (interpretación del fenómeno).
 Es necesario remarcar, por lo tanto, que: (1) La primera oposición que se da en el seno de la cultura

medieval (bajo indiscutibles influencias religiosas) es el enfrentar el patrimonio griego en general y las obras Aristotélicas en particular. Se suponía que venía a desplazar conocimiento que tenían otras referencias mucho más confiables. Esas concepciones cosmológicas (y pseudocientíficas, en general) pudieron subsistir, contrariando afirmaciones que la ciencia terminó por incorporar, hasta muy entrada la edad moderna... (2) Cuando la ciencia aristotélica conquista su lugar y se hace patrimonio de la escolástica floreciente, su defensa absoluta y su indiscutible preeminencia constituyó también otro freno para el avance de la ciencia: el mirar la realidad “con ojos aristotélicos” representó una barrera para quienes pretendían acceder con otros criterios y con mayor libertad especulativa al conjunto de lo real. Aristóteles le puso demasiada confianza en la observación y el fenómeno… y también preconcepto metafísicos que determinaban conocimientos científicos. (3) En síntesis: la edad media ofrece paradójicamente una doble actitud: contra Aristóteles y sujetos a Aristóteles.
 Sus representantes diseñaron un tipo de conocimiento científico que sólo podía ser removido a

través de una revolución en el saber, un atrevimiento intelectual, que culturalmente no fue generosamente aceptado. Cuando Copérnico (siglo XV) y Galileo (siglo XVI) luchen por imponer una

categorial”, operando un presunto orden sobre una realidad des -ordenada y caótica; proponiendo lo que ellos creen como tal, independientemente de la discusión absurda sobre si éstas categorías existen "en si". Podemos afirmar sin ambages que las distintas culturas, y las diversas lenguas han categorizado el mundo de forma muy diferente. De pueblo en pueblo, de tribu en tribu y a través del tiempo han existido, existen y existirán distintos recortes del mundo, inconmensurables unos con otros. Esto nos lleva a una primera refutación de la TEORÍA CLÁSICA DE LAS CATEGORÍAS, en particular, la refutación del punto crucial que supone la existencia de "clases naturales". Entonces, si no tiene sentido hablar de clases naturales, si cada grupo humano realiza distinciones diferentes y utiliza distintas lenguas a las que les atribuimos un genuino poder formativo (es decir que no son mera forma, sino que esa forma aporta siempre contenido)... ¿Puede suceder lo mismo con las diversas ciencias? 2 Ese “ver con los ojos de Aristóteles” asoma en muchos de los protagonistas de un mundo medieval que se prolonga en la modernidad... Nadie puede ver libremente si antes no se ha armado de las categorías interpretativas del mundo que le ha facilitado el estudio previo. Es imposible VER lo que no se puede INTERPRETAR y por lo tanto es necesario negarlo y condenarlo... cfr. EL NOMBRE DE LA ROSA y GALILEO...

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

3

nueva visión de la real deberán luchar contra el imperio de los fenómenos de la tradición aristotélica y el sentido común cargado de otras influencias de la visión de la realidad y del cosmo pre-aristotélica.3

02. CIENCIA MEDIEVAL COMO ANTICIPO DE LA MODERNIDAD

LA CIENCIA EN EL SIGLO XIV: OXFORD

 Las Universidades de Paris y Oxford fueron durante el siglo XIV los dos principales centros en los que se formularon conceptos que habían de influir de modo importante en el nacimiento de la ciencia moderna. Ambas Universidades estaban muy relacionadas, lo cual explica que en ocasiones sea difícil determinar si un progreso concreto tuvo lugar primero en Oxford o en Paris. En todo caso, la orientación de Oxford estaba más dirigida hacia la lógica, aunque no faltaran estudios sobre la ciencia natural. En el siglo XV, la orientación lógica de Oxford influyó también en Paris, de modo que Pierre Duhem llegó a considerar este hecho como una causa de la decadencia de los estudios científicos en Paris.  Entre los pineros de la ciencia oxoniense destacan ROBERT GROSSETESTE (+1253) y ROGER BACON (+1292). Grosseteste estudió probablemente Artes en Oxford, pero fue a Paris para estudiar Teología, alcanzando su doctorado hacia 1214. Fue después uno de los primeros cancilleres de la Universidad de Oxford. Entre sus obras figuran comentarios a la Física y a los Analíticos Posteriores de Aristóteles, así como diversos tratados sobre cuestiones cosmológicas, geométricas y ópticas. Sobre los problemas de la óptica realizó interesantes experimentos. Además de contribuir a la introducción de Aristóteles en occidente, uno de sus principales méritos consiste en haber sido el maestro de Bacon.  Roger Bacon estudió en la Universidad de Paris, donde fue uno de los primeros que utilizó las obras de Aristóteles sobre la ciencia natural hacia 1237. Regresó a Oxford hacia 1247 para dedicarse a la investigación, realizando un amplio trabajo experimental en los veinte años siguientes. Su impacto no sólo se refiere a los resultados concretos que consiguió, por ejemplo en el ámbito de la óptica, sino al gran énfasis que puso en el uso de las matemáticas y de la experimentación como medios para el progreso de la ciencia.  La tradición de Grosseteste y Bacon fue continuada en el siglo XIV, en el que destacaron RICHARD SWINESHEAD, JOHN DUMBLETON Y THOMAS BRADWARDINE, cuyos trabajos llegan aproximadamente hasta la mitad del siglo, y William Heytesbury, quien murió hacia 1373. Son una clara muestra del interés de la Universidad del siglo XIV por las cuestiones de lógica y ciencia natural. Destaca la representación matemática del movimiento formulada por Bradwardiney el teorema de la velocidad media de Heytesbury, conocido también como teorema del Merton College, que desempeñó un papel importante
3

¿Podría interpretarse en esta dirección los argumentos de COLON para realizar sus viajes a las INDIAS y probar la esfericidad de la tierra? ¿Se trata de dos verdades: la de la gente común – entre ellos los gobernantes – y la de los hombres de ciencia? ¿COLON intenta convertir los conocimientos en arma de descubrimiento, conocimiento y conquista?

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

4

en la formulación de la ley de caída de los graves de Galileo y, por tanto, en la fundamentación de la física moderna.

LOS PLANTEAMIENTOS DE LA ESCUELA FÍSICA DE PARÍS

 La influencia de Aristóteles en la Edad Media estuvo sujeta a grandes variaciones. No sería correcto imaginar esa época como si hubiera estado sometida a una adhesión universal e incondicional a las doctrinas del Estagirita. Por una parte, su recepción en occidente fue más bien tardía, y tuvo lugar principalmente en el siglo XIII. Además, como se recordó anteriormente, ese siglo estuvo marcado por una desconfianza acerca de la posibilidad de armonizar el aristotelismo con la teología católica, y fueron diversas las prohibiciones y condenaciones al respecto. Las dificultades todavía eran mayores debido a que el aristotelismo se presentó unido a las interpretaciones averroistas.  La condena de 1277 tuvo un gran impacto. En ella se subrayaba de modo especial la omnipotencia divina frente al necesitarismo aristotélico. Entre las 219 proposiciones condenadas, 28 se referían de modo explícito a la ciencia natural y a sus implicaciones filosóficas, y tuvieron notables repercusiones respecto al desarrollo posterior de la ciencia, tanto que Pierre Duhem llegó a afirmar que, si hubiese de señalarse una fecha concreta para el origen de la ciencia moderna, ésa sería el 7 de marzo de 1277, día en el que está fechado el decreto del obispo Tempier. En todo caso, la consideración de algunas de las proposiciones condenadas por Tempier ayudará a valorar aspectos importantes para el desarrollo de la ciencia.  La proposición 6 afirmaba que "cuando todos los cuerpos celestes vuelvan a situarse en el mismo punto, lo cual sucede cada 36.000 años, volverán a producirse los mismos efectos que existen ahora". La idea de los ciclos eternamente recurrentes se encuentra también en el mundo griego. Debe marcarse la importancia de la idea cristiana de creación en el nacimiento de la ciencia moderna. Esa idea rompió definitivamente los antiguos paradigmas panteistas e infundió una sólida confianza en la racionalidad del universo, creado por un Dios personal infinitamente inteligente, y en la capacidad cognoscitiva del hombre, creado por Dios a su imagen y semejanza, de modo que la matriz cultural cristiana tuvo un impacto decisivo en el nacimiento de la ciencia en la Europa cristiana. Por lo demás, este hecho ha sido puesto de relieve por investigadores de muy diversas tendencias ideológicas.  Esa matriz cultural estaba cuajando en la Edad Media, y la condena de 1277 plasmó de modo concreto algunos de sus rasgos básicos. Por ejemplo, la proposición 34 afirmaba "que la causa primera (o sea, Dios) no podría hacer más que un mundo". Esta conclusión, que desempeña una importante función en la física aristotélica, resultaba inaceptable para la fe cristiana en un Dios creador todopoderoso que ha creado el mundo de modo libre. Algo semejante sucedía con la proposición 49, según la cual "Dios no podría mover el cielo con un movimiento rectilíneo, ya que, en ese caso, dejaría un vacío". En la 92 se afirmaba que "los cuerpos celestes se mueven debido a un principio interno, que es el alma". Al rechazar estas proposiciones y muchas otras semejantes que implicaban un mundo único, reducido al sistema solar y las estrellas visibles, compuesto de astros incorruptibles que se movían necesariamente con un movimiento circular y en el que no existía el vacío, se abrían las puertas a nuevas especulaciones que tuvieron una importancia decisiva en el nacimiento de la ciencia moderna.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

5

 El nominalismo de Guillermo de Ockham parecía ir de acuerdo con la condena de 1277, ya que subrayaba la omnipotencia divina y parecía ponerse en duda la posibilidad de una ciencia natural capaz de alcanzar demostraciones concluyentes. De hecho, el impacto del nominalismo en la Universidad de Paris fue notable. Pero encontró también resistencias y condenaciones: entre 1339 y 1346 se dieron dos reprobaciones del nominalismo por parte de la Facultad de Artes de Paris y otras dos por parte de la curia papal.  La Escuela física de Paris es considerada con frecuencia como una rama del nominalismo. Se trata, sin embargo, de un nominalismo muy mitigado, en el que no se aceptan las tesis extremas de Ockham que, en realidad, son incompatibles con una ciencia válida, puesto que Ockham no admite la existencia de un orden natural cognoscible por la razón. Jean Buridan y Nicolás Oresme admiten el valor de la ciencia natural y de la teología racional, y por este motivo se encuentran muy alejados del escepticismo nominalista. Este distanciamiento les permitió abordar con profundidad los problemas científicos, cuyo planteamiento exige que se admita la existencia de un orden natural objetivo y de la capacidad humana para conocerlo.  Los planteamientos de la Escuela física de Paris tienen una originalidad que puede escapar al observador superficial. Esto se debe, en parte, al método seguido en la exposición de las ideas. Una gran parte de los trabajos de la Escuela son comentarios a las obras de Aristóteles, de acuerdo con la costumbre de la época. Pero, si bien Aristóteles es tratado con respeto por los comentadores, abundan las discrepancias, que llegan a ser sustanciales y extensas respecto a muchos puntos básicos. De este modo se llegó a un enfoque singular: por una parte, el interés por Aristóteles llevó a admitir la existencia de una verdadera ciencia de la naturaleza y estimuló la formulación de problemas, pero al mismo tiempo se criticaron con claridad y dureza muchas ideas de Aristóteles que constituían un obstáculo para el desarrollo de la ciencia.  Por tanto, cuando se afirma que el aristotelismo fue un obstáculo para la ciencia, esto puede quizá ser válido si se piensa en los aristotélicos del siglo XVII, con los que Galileo se enfrentó. Pero en la Escuela física de Paris del siglo XIV, 300 años antes, el estudio de Aristóteles se realizó con un espíritu crítico muy diferente. Aunque no se disponía todavía de conceptos y medios experimentales suficientes, se trabajaba con una orientación auténticamente científica que dio lugar al desarrollo de conceptos científicos de gran relevancia.

2.1. BURIDAN JEAN 4

 El alma de la Escuela física de Paris fue Jean Buridan. Nació a finales del siglo XIII en Béthune. Además de los documentos en los que consta como Rector de la Universidad de Paris en 1328 y 1340, existe otro del 12 de julio de 1358 en el que aparece su firma, y que es la última referencia documental que de él se posee. Escribió un comentario a la lógica de Guillermo de Ockham, y numerosos comentarios a las obras de Aristóteles, no sólo a las físicas sino también a las metafísicas, éticas y políticas. No se dispone de

4

BOIDO Guillermo, Noticias del Planeta Tierra. Galileo Galilei y la revolución científica. A-Z editora. 1996. (50-56) Los alquimistas (poema) (122) MOLEDO Leonardo, De las tortugas a las estrellas. A-Z

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

6

muchos originales y sí, en cambio, existen notas de sus discípulos germánicos, que testimonian el influjo de Buridan en las nuevas Universidades de Europa central.  Aunque suele situársele en una línea nominalista, el nominalismo de Buridan es ciertamente muy mitigado; por ejemplo, admite explícitamente el valor de la causalidad y su uso para probar la existencia de Dios, lo cual es incompatible con una posición auténticamente nominalista.El mérito principal de Buridan en el ámbito científico consiste en su teoría acerca del movimiento y el impetus, que es el impulso comunicado a un proyectil cuando es lanzado, y se aplica también a la caída de los cuerpos bajo la acción de la gravedad. Si bien no fue el primero en proponer esta noción, la desarrolló con gran eficacia, la aplicó a diversos problemas, y sus ideas continuaron mediante sus discípulos y desempeñaron una función decisiva en la formulación de los conceptos básicos de la ciencia de Galileo y Newton. Sus obras fueron ampliamente estudiadas en Europa durante el siglo XVI, lo cual da razón de su influencia en la gestación de la ciencia moderna. Aunque principalmente son comentarios a Aristóteles, se trata de comentarios críticos que, según costumbre de la época, se titulan como Cuestiones, en las que se plantean muchos problemas y críticas, y se proponen ideas realmente incompatibles con la mecánica de Aristóteles. Tal fue el camino que, de hecho, permitió aprovechar la profundidad filosófica de Aristóteles superando a la vez las limitaciones de sus planteamientos científicos.  La afirmación aristotélica de que todo movimiento forzado requiere la acción de un agente externo para su ocurrencia se vuelve problemática cuando se aplica al movimiento de los proyectiles. Una piedra arrojada con la mano o una flecha lanzada por medio de un arco describen movimientos forzados aun cuando hayan abandonado, respectivamente, la mano y el arco. ¿Cuál ha de ser entonces el agente externo o causa eficiente que obliga a esos proyectiles a describir movimientos no naturales? Aristóteles discutió el problema brevemente y nunca se pronunció definitivamente acerca de la cuestión; ofreció, en distintas oportunidades, explicaciones contradictorias. Una de ellas deriva de una teoría original de Platón, según la cual el aire circundante al proyectil se rarifica detrás de él y, para impedir allí la formación de un vacío, presiona sobre su parte posterior y lo obliga a realizar el movimiento forzado.  La crítica a esta explicación del movimiento de los proyectiles no demoró mucho tiempo. Se conoce la de Hiparco (siglo 11 a.C.) mencionada por el erudito Filopón (siglo VI) en un comentario sobre la Física de Aristóteles. Ambos sugieren que si el aire fuese el agente externo responsable de la persistencia del movimiento bastaría soplar alrededor de un cuerpo para que éste comenzara a moverse. Filopón propone entonces una audaz idea, no aristotélica, la existencia de una "fuerza motriz incorpórea" interna en el cuerpo, transferida a éste durante el lanzamiento por la fuente impulsora y responsable de la perduración de su movimiento no natural.  En el siglo XIV coexistieron distintas formulaciones de una mecánica basada en el mismo presupuesto. Todas ellas coinciden en atribuir el movimiento del proyectil a un agente interno, el impetus, entregado por el motor al móvil cuando éste es arrojado. Nicole Oresme, pensaba que el impetus constituye un agregado no natural al cuerpo y que se esfuma con el tiempo como lo hace el calor de un objeto más caliente que el medio ambiente. Para su maestro Jean Buridan, en cambio, el impetus se corrompe o destruye sólo en presencia de una resistencia externa (como el rozamiento) o de la gravedad, entendido este último término como la propensión natural de todo cuerpo intrínsecamente pesado ("grave") a caer hacia el centro de la Tierra. En particular, señaló que ello volvía innecesario atribuir la eterna rotación de los astros a ángeles o inteligencias divinas (como era frecuente en la época), pues bastaba suponer que Dios, en el momento de la Creación, imprimió impetus convenientes a las esferas celestes "que no decrecieron ni se corrompieron con el paso del tiempo, pues no existe ninguna inclinación por parte de tales cuerpos a seguir otros movimientos distintos de los que El les asignó, ni tampoco hay resistencia alguna que pudiera corromper o reprimir dichos impetus".  Buridan rechaza la explicación aristotélica. Si el aire se desplazase hacia atrás para empujar al proyectil, un objeto aguzado en ambos extremos avanzaría menos, a igualdad de las restantes

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

7

condiciones, que otro cuya parte trasera fuera roma y plana. Cuando el atleta salta, "no siente el aire que se mueve, sino que el aire frente a él le resiste con fuerza". Para Buridan, el impetus no es un efecto o una medida del movimiento, sino un agente responsable del mismo, y explica el movimiento de una piedra lanzada a manera de proyectil diciendo que el motor imprime un cierto impetus o fuerza motriz al cuerpo en movimiento, impulso que actúa según la dirección en que ha sido lanzado el proyectil, ya sea hacia arriba o hacia abajo, lateral o circularmente. (...) Tal impetus es el que permite a la piedra continuar su movimiento una vez que ha dejado de actuar el motor. No obstante, dicho impetus disminuye continuamente a causa de la resistencia presentada por el aire y de la gravedad de la piedra, que tiende a moverse en dirección contraria hacia la que se sentiría naturalmente predispuesto a mantenerla el impetus. Así, pues, el movimiento de la piedra va haciéndose cada vez más lento, hasta que llega el momento en que el impetus disminuye o se corrompe de tal forma que la gravedad de la piedra se sale con la suya y la hace descender hasta su lugar natural.  A continuación Buridan afirma que los cuerpos más masivos reciben mayor cantidad de impetus, y ello explica por qué una misma fuerza impulsora (la mano) arroja más lejos una piedra que una pluma. La gravedad y el roce destruyen rápidamente el pequeño impetus de la pluma, lo cual no sucede con la piedra. Asimismo, Buridan reconoce el aumento de velocidad del movimiento de caída, y explica que ello se debe a una propiedad de la gravedad: la capacidad de imprimir al cuerpo incrementos de impetus. La gravedad actúa como un "motor primario" que origina un empuje constante hacia abajo, al que se agrega sin cesar el del "motor secundario", el impetus adquirido. El empuje total sobre el cuerpo aumenta, pues, instante a instante, y ello se traduce en un aumento gradual de velocidad del cuerpo. De estas afirmaciones, que hemos traducido libremente a un lenguaje un tanto newtoniano, algunos autores han pretendido que Buridan habría prefigurado la noción moderna de cantidad de movimiento o impulso lineal, pues el impetus aumenta con la velocidad y la masa del cuerpo.  En la formulación de otros contemporáneos de Buridan, sin embargo, el impetus recuerda más bien lo que hoy llamamos energía cinética. Uno de ellos, Alberto de Sajonia, aplicó la teoría para explicar el movimiento de una bala de cañón por medio de impetus compuestos, y analizó la trayectoria en tres etapas: (1) movimiento violento: el impetus aniquila la gravedad natural; (2) movimiento compuesto, a la vez natural y forzado, con destrucción gradual del impetus por la gravedad; y (3) movimiento natural de caída debido a la gravedad. Adviértase que de la mecánica aristotélica sólo pervive aquí la necesidad de ofrecer explicaciones causales: no sólo es ajena a ella la noción de impetus, sino también la afirmación de que un movimiento pueda ser a la vez natural y forzado, lo cual afecta sustancialmente la precisa distinción entre ambos que formulara Aristóteles.  Durante este período hubo también una singular preocupación por el modo en que las cualidades varían su intensidad con el tiempo. Se prestó atención a los cambios del color de los frutos o al calentamiento y el enfriamiento de los cuerpos, pero también a la ganancia o pérdida de la caridad, el placer, la ira o la gracia. Este tipo de estudios, realizados bajo la común denominación de "intensificación y disminución de formas y cualidades", dio frutos de interés para la historia de la física en el siglo XIV, en el seno del Merton College de la Universidad de Oxford. Eruditos mertonianos o "calculistas", tales como William Heytesbury y Thomas Bradwardine, lograron dar un paso importante hacia la futura "matematización del movimiento" al tratar por primera vez, aunque de modo vago, con lo que hoy llamamos movimientos uniforme y uniformemente acelerado, empleando para ello el recurso a figuras geométricas poligonales.  De allí en más, la utilización de representaciones gráficas sería habitual para ofrecer descripciones cinemáticas del movimiento. 5 (...) Las cuestiones dinámicas y cinemáticas que hemos mencionado no agotan el contenido de las especulaciones iniciadas en el siglo XIV y que tienen un fuerte matiz
5

Pero hay que resisitirse a considerar que los GRAFICOS representan la REALIDAD, los “movimientos realmente existentes en la naturaleza”, cosa que no hicieron. No se trata de mediciones reales sino de construccione s gráficas para favorecer el cálculo y la resolución de los problemas. (BOIDO: 53)

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

8

antiaristotélico, aunque sólo se trate de formular suposiciones para "salvar las apariencias". También fue discutida la posibilidad del movimiento terrestre. Oresme muestra que es imposible discriminar entre una Tierra fija y otra en rotación, pues el movimiento aparente de las estrellas podría deberse, no a la rotación de una esfera estelar, sino a la ilusión óptica que nos produce la rotación diaria de la esfera terrestre, un argumento que será esgrimido frecuentemente por Copérnico y los copernicanos. Su exposición es como sigue: Afirmo, pues, que si de las dos partes del universo mencionado anteriormente, la superior [celeste] gozara hoy de movimiento diario, tal como es el caso, mientras que la inferior (sublunar] permaneciera en reposo, y si mañana se invirtiese la situación y la parte inferior gozara de movimiento mientras que la otra, el cielo, careciera de él, seríamos incapaces de apercibirnos en lo más mínimo de tal mutación, pues lo mismo veríamos hoy que mañana(..) de forma totalmente idéntica a lo que le sucede a un hombre a bordo de una nave que cree ver en movimiento los árboles situados en la orilla.  Pero tan sorprendente como la precisión de este argumento de "relatividad óptica" es, para un lector moderno, el hecho de que Oresme no extrae de aquí ninguna conclusión revolucionaria. Pretende someter al análisis ciertos enunciados de Aristóteles para concluir, con escepticismo, que la observación y el razonamiento no bastan para fundamentar enunciados verdaderos acerca de la realidad, y que para ello es necesario recurrir a la Escritura. Oresme no duda de que la Tierra está inmóvil, mas su nominalismo lo vuelve escéptico con relación al alcance de las facultades humanas para resolver estas cuestiones y lo pone en evidencia. Estos argumentos, así como los vinculados con la teoría del impetus y las consideraciones cinemátícas de los calculistas mertonianos, se difundieron en las universidades italianas en las que luego estudiarían Copérnico y Galileo. Entre 1480 y 1520, imprentas establecidas en Venecia y París publicaron obras de los mertonianos y de Buridan, aunque no de Oresme. ¿Las conocían Copérnico y Galileo? En caso afirmativo, y suponiendo que se hayan limitado a recrear y sintetizar una tarea ya cumplida por los eruditos medievales del siglo XIV, el mérito que tradicionalmente se les ha atribuido debería ser, entonces, reivindicado para aquéllos. Esta tesis ha sido explícitamente sostenida por ciertos historiadores, y más adelante nos ocuparemos de ella, pues resulta del mayor interés para la historia de la revolución científica.  A Buridan le cabe, sin duda, el mérito de haber sido la cabeza de la Escuela física de Paris, cuyas ideas fueron elaboradas y transmitidas por Europa gracias a los trabajos de los maestros germánicos mencionados. Pero, en cierto sentido, Nicolás Oresme es el centro de esa Escuela, debido a la amplitud de sus trabajos, a la originalidad de sus ideas y a la gran influencia que ejerció en el ámbito intelectual, político y eclesiástico.

UN APORTE CURIOSO: MERCADO, COMERCIO, TRUEQUE Y DINERO

 Para Buridan como para la mayoría de los escolásticos, el precio justo era el precio del mercado. Buridan ofrece asimismo un análisis sofisticado de cómo el hombre común necesita la utilidad que generan los precios del mercado. Cuanto mayor sea la necesidad y por tanto la demanda, mayor será el valor; igualmente una reducción en la oferta de un producto causará que aumente su precio en el mercado. Además, un bien es más caro donde no se fabrica que donde sí, pues hay una mayor demanda en el primer lugar; de nuevo el concepto marginal es todo lo que se necesita para completar el análisis de la demanda, la oferta y el precio. Hay asimismo atisbos en Buridan de diferentes valoraciones por los

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

9

distintos participantes en el mercado generando un solo precio, con distintos excedentes psíquicos en consumidores y productores.  Pero la principal contribución a la economía de Jean Buridan fue su virtual creación de la teoría moderna del dinero. Aristóteles había analizado las ventajas del dinero y su superación del problema de la doble coincidencia de deseos del trueque, pero su opinión se nubló por su hostilidad esencial hacia el comercio y el hacer dinero. Por tanto, para Aristóteles el dinero no era un convención natural sino artificial y por tanto una criatura del estado o de la polis. La teoría del dinero de Santo Tomás de Aquino estaba limitada básicamente por las trabas aristotélicas. Fue Jean Buridan quien se libró de estas trabas y fundó la teoría “metalista” o de las materias primas del dinero, es decir, que el dinero se origina naturalmente como un producto útil en el mercado y que éste escogerá el medio de intercambio, casi siempre un metal, si está disponible, que posea las mejoras cualidades para servir como dinero.  Por tanto, el dinero, para Buridan es una materia prima del mercado y el valor del dinero, igual que en otros productos del mercado, “debe medirse por la necesidad humana”. Igual que los valores de los bienes intercambiables “son proporcionales a la necesidad humana. Luego serán proporcionales al dinero, siendo éste mismo proporcional a la necesidad humana”. Así, Buridan sorprendentemente fija el proceso para determinar el valor o precio del dinero, sobre los mismos principios de utilidad que determinan los precios de los bienes en el mercado.

EL ASNO DE BURIDÁN

 El asno de Buridán ha sido interpretado muchas veces en el contexto del problema de la libertad o del libre albedrío, y vendría a significar que ninguna elección es posible si no se halla precedida o acompañada de alguna preferencia. O lo que es lo igual: toda elección presupone la existencia de un motivo. Mas que de aquí concluyan algunos que, puesto que ello es así, el libre albedrío es imposible, entiendo yo que es conclusión grosera y equivocada, porque la libertad no consiste en una capacidad absoluta de elección; una elección en el vacío o ejercida sobre un conjunto infinito de opciones, sino, al contrario, es la posibilidad de elegir entre una serie de alternativas dadas, que serán más o menos, según los casos, y sobre alguna de las cuales, sin duda, recaerá nuestra preferencia. De tal manera, que cuando no se dé preferencia de ningún tipo, sino plena indiferencia (como le sucede a nuestro asno), no puede haber elección, y sin capacidad de elegir no hay tampoco libertad, y así, como decía Descartes: «la indiferencia es el grado menor de libertad». Y hasta menor aún: tanto que, como digo, podría con fundamento sostenerse que la indiferencia es la negación de la libertad misma. No se trata, por tanto, que el motivo niegue la libertad, sino que, al revés, es su condición.  Para satirizar su posición, algunos críticos imaginaron el caso absurdo de un asno que no sabe elegir entre dos montones de heno (o, en otras versiones, entre un montón de avena y un cubo de agua), y que a consecuencia de ello termina muriendo de inanición (o de sed). Se trata, según algunos, de una paradoja, ya que, pudiendo comer, no come porque no sabe, no puede o no quiere elegir qué montón es más conveniente, ya que ambos montones le parecen iguales. Aristóteles, en el De Caelo, ya se había preguntado cómo un perro confrontado ante dos cantidades idénticas de alimento podría comer.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

10

 El ejemplo del asno que muere de hambre por indecisión parece inverosímil, pero es posible imaginar casos menos extremos y más intuitivos de la misma paradoja: piénsese en alguien que sigue la máxima de hacer siempre primero lo que es más urgente y, enfrentado ante varias tareas urgentes, su propia deliberación acerca de cual es la tarea prioritaria le hace perder valiosísimo tiempo. O piénsese en una persona que ama a dos pretendientes ¿puede amarlos a ambos con la misma fuerza y perderlos a ambos por culpa de su indecisión?

2.2. NICOLÁS DE ORESME

 Es una muestra de las importantes anticipaciones del pensamiento copernicano. Lo presenta en el comentario crítico al tratado De Aristóteles, escrito durante el siglo XII por miembro de la importante escuela nominalista de París. El método seguido por Oresme es típicamente escolástico. En su largo manuscrito divide el texto aristotélico en fragmentos; cada fragmento, compuesto por unas pocas frases, está separado de los restantes por largos comentarios explícativos y críticos. El lector descubre una vez llegado al final de la obra que Oresme está de acuerdo con Aristóteles en todos los puntos esenciales, excepto en lo que concierne al tema de la Creación. Sin embargo, las razones que le empujan a correr el punto de vista aristotélico están lejos de ser claras; la crítica de Oresme ha destruido varias de las demostraciones de Aristóteles y sugerido importantes alternativas para un buen número de sus opiniones. Dichas alternativas raramente fueron adoptadas por los propios escolásticos, aunque el hecho de que los eruditos no las continuaran discutiéndolas contribuyó a crear un estado de división en cuyo seno los astrónomos podían experimentar la idea de una tierra en movimiento.  Nicolas de Oresme nació en esta ciudad de Normandía en el año 1323. Muy joven fue a estudiar al colegio de Navarra, que ocupaba lo que hoy es la Escuela Politécnica de París. Tras la etapa de estudiante ejerció allí mismo de profesor y se convirtió, a partir de 1356 en gran maestro y director.Carlos V le nombró Obispo de Lisieux en 1377, ciudad en la que murió en el año 1382 a la edad de 59 años. Entre sus obras debemos destacar:

Su ALGORISMUS PROPORTIONUM fue la primera exposición sistemática de reglas opracionales para la multiplicación y división de razones con exponentes enteros o fraccionarios. Contiene tres partes: una primera con una serie de reglas de operación sobre los exponentes, sin ninguna base teórica, y otras dos que tratan de la aplicación de dichas reglas a diversos problemas físicos.  DE PROPORTIONIBUS PROPORTIONUM fue escrita hacia 1360 y proporciona una base teórica sólida al tratamiento de las relaciones y las proporciones que engloban exponentes, aplicando y desarrollando la teoría de las proporciones de Brawardine.  DE LATITUDINIBUS FORMARUM data de 1362 (quizá no escrita por Orestes sino por un discípulo suyo) contiene nociones relativas al estudio de la variación, así como a la representación gráfica de las cualidades.  DE FIGURATIONE POTENTIARUM ET MENSURARUM: sugiere extender el estudio de la latitud de la forma al problema de la representación gráfica de una cualidad de dos variables por un volumen.  Además escribió un TRATADO SOBRE LA ESFERA, un TRATADO DEL CIELO Y DEL MUNDO y las QUAESTIONES, que comprenden, entre otras cosas, series infinitas, nociones deconmensurabilidad e inconmensurabilidad, una geometría de las cualidades y un estudio de los ángulos.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

11

 Nicolás de Oresme criticaba por completo el argumento aristotélico sobre la unicidad de la tierra. Aristóteles afirmaba que, en caso de existir dos tierras en el espacio caerían hacia el centro del universo para unirse en una sola, pues la tierra tiende de modo natural a ocupar el centro del espacio. Esta demostración, dice Oresme, no tiene validez alguna, pues presupone una teoría del movimiento que no ha sido probada. Quizá la tierra no tienda naturalmente hacia el centro, sino hacia otros fragmentos de tierra próximos. Nuestra tierra tiene un centro y tal vez sea hacia él, independientemente de la posición que ocupe dentro del universo, donde se dirigen todas las piedras abandonadas libremente. Según esta teoría oresmiana, el movimiento natural de un cuerpo se halla gobernado, no por la posición que ocupa en un espacio aristotélico absoluto, sino por su posición relativa con respecto a otros fragmentos de materia. Esta tesis representa algo así como un requisito previo para las nuevas cosmologías de los siglos XVI y XVII; cosmologías en las que la tierra había perdido sus características de unicidad y centralidad. Teorías similares en varios aspectos son comunes en los textos de Copérnico, Galileo, Descartes y Newton.

 Nos enfrentamos con anticipaciones aún más importantes a los futuros argumentos copernicanos cuando Oresme critica la refutación por parte de Aristóteles de las tesis de Heráclides el pitagórico, quien había explicado el movimiento diario de las estrellas postulando una rotación axial hacia el este de la tierra central. Oresme no cree en la rotación de la tierra, o al menos así lo dice, aunque intenta demostrar que la elección entre una tierra inmóvil y una tierra en rotación debe ser una simple cuestión de fe. Ningún argumento, dice, sea lógico, físico, o incluso bíblico, puede refutar la posibilidad de una rotación diaria de la tierra. Por ejemplo, nada puede concluirse del movimiento aparente de las estrellas pues, dice Oresme: “Parto del supuesto de que el movimiento local sólo puede ser percibido cuando un cuerpo altera su posición con respecto a otro. Por tal razón, un hombre situado sobre un navío A que se mueva con uniformidad, rápida o lentamente, puede ver otro navío B que se mueva del mismo modo, tendrá la sensación de que ninguna de ambas naves está en movimiento. Si A está en reposo y B en movimiento, creerá que B se mueve; pero si es A el que está en movimiento y B el que permanece en reposo, seguirá creyendo, como en el caso anterior, que A está en reposo y B es el que se mueve (...). Así pues, afirmo que si, de las dos partes del universo mencionado anteriormente, la superior (o celestial) gozara hoy de movimiento diario, tal como es el caso, mientras que la inferior (o terrestre) permaneciera en reposo, y si mañana se invirtiera la situación y la parte inferior gozara de movimiento mientras que la otra, el cielo, careciera de él, seriamos incapaces de apercibirnos en lo más mínimo de tal mutación, pues lo mismo v vemos hoy que mañana. En uno y otro caso, tendríamos la sensación de permanecer en reposo la parte sobre la que estamos situados mientras se mueve la parte restante del universo, de forma totalmente idéntica a lo que sucede a un hombre a bordo de una nave que cree ver en movimiento los botes situados en la orilla.”

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

12

 Se trata de un argumento basado en la relatividad óptica que desempeña un papel de primer orden en las obras de Copérnico y Galileo. No obstante. Nicolás de Oresme no se detiene una vez llegar este punto. Acto seguido emprende un demoledor ataque contra los argumentos aristotélicos aún más importante: entre ellos, el que deriva la inmovilidad de la tierra del hecho de que un objeto lanzado verticalmente hacia arriba debe caer siempre al suelo en su punto de partida. 6 En 1377, por encargo del rey Carlos V de Francia, escribió Libro sobre el cielo y la tierra, un comentario en francés de la obra cosmológica de Aristóteles. En este libro se revela Oresme como el más claro precedente medieval de Copérnico, rebatiendo con mucha sensatez las objeciones que la experiencia enfrenta al heliocentrismo. Contra el argumento del movimiento de la esfera de las estrellas fijas alrededor del eje polar, sostiene que solo el movimiento relativo es accesible a nuestra observación. Contra el viento que necesariamente habría de notarse en sentido contrario al de rotación, asegura que el aire también participa de la rotación, lo cual explica además que una piedra lanzada verticalmente caiga en el mismo lugar del que ha salido. Contra la idea aristotélica de que todo cuerpo tiene un solo movimiento natural, mantiene que lo natural en la tierra es su rotación y la de los objetos que hay sobre ella. Contra los argumentos derivados de la Biblia, dice que ésta no puede ser siempre interpretada literalmente. Por razones difíciles de entender, pero no insólitas en su época, Oresme termina decidiendo que las pruebas favorables al movimiento de la tierra son tan solo persuasivos, no demostrativos, y sometiendo su razón a la revelación.  Las series infinitas: contribuyó a su estudio, y a él se le debe la hermosa demostración de la divergencia de la serie armónica, formada por los inversos de los números enteros:

Cada uno de los números entre paréntesis es mayor que un medio. Luego la suma puede ser tan grande como uno quiera. Además, mediante diagramas geométricos, demostró las siguientes sumas:

EPISTEMOLOGÍA Y METODOLOGÍA DE LA CIENCIA
 Oresme no escribió de modo sistemático acerca del método científico. Pero sus contribuciones a problemas particulares, que han sido reseñadas en los apartados anteriores, tienen notables repercusiones en la evolución de la mentalidad que acabaría conduciendo al nacimiento de la ciencia moderna. Hacía falta una idea apropiada del método que había de seguirse en la investigación de los fenómenos naturales y, de hecho, esa tarea no era fácil. Por este motivo tienen una importancia especial los trabajos parciales que, de un modo práctico, contribuyeron al descubrimiento y consolidación del método científico.  Entre las contribuciones de Oresme a ese progreso puede mencionarse el tratamiento matemático de las cualidades que, como ya se ha señalado, respondía a una mentalidad según la cual el estudio matemático podía extenderse incluso a algunos ámbitos de los fenómenos psíquicos, e iba acompañada por instrumentos concretos entre los que destaca la representación geométrica de las variaciones de las cualidades. Se trata de un tema de primera importancia en la gestación de la ciencia moderna.

6

Se ha trabajado libremente – y con muchas transcripciones textuales – el texto que presente KUHN en su Revolución Copernicana. Cap. 4. Tradición remodelada. De Aristóteles a los Copernicanos. Pp. 143 y ss en la edición de Hyspamérica

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

13

 Otra importante aportación en la misma línea fue la aplicación de unas mismas ideas físicas a la explicación de los fenómenos celestes y terrestres. En este aspecto capital hubo de transcurrir más tiempo hasta que se diera una clarificación completa, pero las reflexiones de Oresme al considerar los problemas referentes al centro del mundo, a los movimientos naturales de los elementos, a la forma de las órbitas celestes, al movimiento de la tierra y a la posible pluralidad de mundos suponían una ruptura básica con las ideas aristotélicas comúnmente admitidas, que implicaban la esencial diversidad del mundo celeste y el sublunar.  Debe mencionarse igualmente que, en sus razonamientos, Oresme recurre con frecuencia al criterio epistemológico según el cual una explicación física es aceptable si permite dar cuenta de los fenómenos observables. Desde la antigüedad griega se discutía sobre el carácter realista de las explicaciones astronómicas, y existía una corriente de pensamiento según la cual tales explicaciones no respondían necesariamente a estructuras físicas reales, puesto que en cualquier caso era posible formular explicaciones alternativas que fuesen igualmente satisfactorias en orden a salvar los fenómenos. Evidentemente, de ahí podía surgir una epistemología ficcionalista o instrumentalista que, si se lleva a sus últimas consecuencias, acaba teniendo un impacto negativo para el realismo científico y, por tanto, para el progreso de la ciencia. Pero, en las manos de Oresme, ese planteamiento fue utilizado de modo equilibrado y sirvió para mostrar el carácter hipotético de algunas importantes tesis que se tenían por ciertas, tal como se ha señalado al analizar los razonamientos de Oresme sobre el movimiento de la tierra.  Todo ello se relaciona con la actitud de Oresme ante Aristóteles. Sin duda, es una actitud profundamente respetuosa. Pero ese respeto no implica una aceptación incondicional de las tesis básicas de Aristóteles. Por el contrario, tal como se ha señalado, Oresme rechaza de plano algunas de ellas y suscita dudas sobre otras. Ciertamente se trata de una actitud que se encuentra en otros autores de la época, y que en parte está condicionada por la dificultad de compaginar algunos aspectos del pensamiento aristotélico con la fe cristiana. Pero, a diferencia de las corrientes que, en la misma época y con motivaciones semejantes, insistían en una orientación fideísta en la que se minusvaloraba la capacidad de la razón, en Oresme se encuentra una vigorosa confianza en las posibilidades racionales que, precisamente, son utilizadas por él para analizar de modo crítico las soluciones de la física aristotélica.  Oresme adopta una epistemología realista que es compartida por los otros autores de la Escuela física de París, y esto le permite aceptar la idea general de Aristóteles acerca de la racionalidad, lo cual tuvo gran importancia en el proceso que condujo hasta la física clásica, apartándose sin embargo de la física aristotélica siempre que era necesario hacerlo. La actitud de Oresme está en la línea de la tradición científica, y nada tiene que ver con la aceptación acrítica de la autoridad en el terreno filosófico o científico.  Las convicciones cristianas acerca de la contingencia de la naturaleza desempeñaron también una función esencial en el planteamiento científico de Oresme y en el nacimiento de la nueva física. Condujeron a abandonar la perspectiva aristotélica en la que se imponía a los fenómenos físicos una necesidad arbitrariamente identificada con concepciones que nada tenían que ver con el método científico, y a criticar igualmente las ideas míticas y astrológicas que impedían un estudio racional de las leyes naturales.

2.3. GROSSETESTE (1175 – 1253)

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

14

 Vive en el floreciente siglo XIII, cuando los grandes sistemas medievales producen obras tan importantes como las catedrales (armadas con la complicidad secreta de sus arquitectos y constructores: los masones). Era franciscano pero inglés (lo que determinaba la orientación de su filosofía y de su interpretación de las ciencias). Había estudiado en Oxford y en París, y llegó a ser catedrático y canciller de Oxford. Aunque llegó a ser obispo, por su oposición a la autoridad del papa lo transformó en heterodoxo y fue excomulgado. Pertenece a los primeros movimientos de una filosofía empírica con incipientes formas indagación experimental. Comienza a afianzarse la idea de que para determinados objetos “únicamente la experiencia concede la certeza, porque acerca de algunos fenómenos tan particulares el silogismo carece de valor”. Orientó con sus contribuciones la dirección de los estudios físicos durante los siglos XIII y XIV.  Entre sus escritos se encuentran sus comentarios a la Física de Aristóteles y tienen una gran influencia de Agustín, de corrientes neoplatónicas y de Tratados de óptica de los árabes. Cuando pretende organizar su cosmología entiende que el eje de interpretación y organización debe ser la luz. A través de procesos de difusión, agregación y disgregación de la luz, se forman las nuevas esferas celestes. Los fenómenos de la naturaleza pueden explicarse en su totalidad gracias a la luz. A los principios metafísicos y cosmológicos se le suman aportes científicos y empíricos acerca de las propiedades de los espejos y de los lentes. Y curiosamente algunas de sus afirmaciones anticipan la revolución de la ciencia moderna: “Es enorme la utilidad del estudio de las líneas, los ángulos y las figuras, porque sin ellos no podría conocerse nada de la filosofía natural. Poseen una validez absoluta en todo el universo y en sus partes”. (REALE-ANTISERI: 514-515). Hay que explicar todos los fenómenos naturales por líneas, ángulos y figuras. El modo normal de la propagación de las acciones naturales, que se realizan en línea recta, obedecen a las leyes de la reflexión y de la refracción. Las dos figuras más destacadas son la esfera (porque la luz se multiplica esféricamente) y la pirámide (porque la acción más poderosa que puede ejercer un cuerpo sobre otro es la que parte de toda la superficie del agente para concentrarse en un solo punto del paciente). Lo esencial de la física se reduce al estudio de las propiedades de la figura y de las leyes del movimiento.(GILSON: 441)  Dios crea de la nada y simultáneamente, la materia prima y la forma de esta materia. Dios creo un simple punto material informado. Esta forma es luz, una sustancia corpórea muy sutil que se aproxima a lo incorpóreo y cuyas propiedades características son el de engendrarse a sí misma perpetuamente, difundiéndose esféricamente alrededor de un punto. Esta difusión de la luz no puede ser contrariada sino por dos razones: (1) o encuentra un obstáculo opaco que la detiene o (2) termina por alcanzar el límite extremo de su posible enrarecimiento (y con ello acaba su propagación). Esta sustancia formal es también el principio activo de todas las cosas: la corporeidad.  El resultado de esta multiplicación infinita de la luz y de su materia debe ser necesariamente un universo finito. La luz, que es simple, multiplicada infinitamente, debe extender la materia igualmente simple según dimensiones de tamaño infinito. Así se forma una esfera finita, cuya materia está en su límite último de enrarecimiento por sus extremos y más espesa y más densa a medida que nos acercamos al centro.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

15

 Cuando se ha agotado toda posibilidad de enrarecimiento de la luz, el límite exterior de la esfera constituye el firmemente, que refleja a su vez la luz hacia el mundo. La acción de esta luz reflejada engendra las nueve esferas celestes de las cuales la más baja es la de la Luna. (GILSON: 439 – 441) 7 Por encima de esta última esfera celeste, inalterable e inmutable, se escalonan las esferas de los elementos: aire, fuego, agua y tierra (que recibe y concentra las acciones de todas las esferas superiores). 8  El aporte de GROSSETESTE es valioso porque frente a una tradición griega y aristotélica que privilegiaba un tipo de conocimiento (racional y deductivo) proponía otro principio explicativo y otros recursos metodológicos. Recupera el valor de la observación y de la experiencia unida a una estructura matemática de interpretación de la realidad. La mirada del hombre de ciencia comienza a “armarse” matemáticamente para ordenar e interpretar la realidad. Pero la audacia es mayor cuando se atreve a construir una nueva cosmología en el que el principio físico de la LUZ se asocia a los principios teológicos y metafísicos de la creación y de la configuración del mundo. Repitiendo esquema de filósofos de la antigüedad encuentra procesos justificatorios para sostener sus propias teorías y refuerzo con principios matemáticos, geométricos y físicos la estructura y las debilidades del sistema.

2.5. ROGER BACON (1212-1292)

 Alumno de Grosseteste (de quien pondera como virtud el haber conocido a Aristóteles y haber sabido apartarse de él para instruirse con otros autores y de su propia experiencia), franciscano nacido en Oxford y formado en su Universidad, llegó a disponer del repertorio de conocimientos de sus maestros (entre ellos, Pedro de Maricourt que había escrito sobre las propiedades del Imán, recurso explicativo que tentó a numerosos hombres de ciencia como principio explicativo de diversos tipos de movimientos). Calcular, razonar, experimentar. Aunque es importante la demostración (especialmente la matemática), lo es sobre todo la experiencia y la experimentación, porque el espíritu queda convencido y descansa en la evidencia de la verdad. (WILSON: 447-448)

7 8

GILSON Etienne, La filosofia en la Edad Media. Gredos. Madrid. 1985 Como es de esperar, en el contexto de la filosofía medieval, la teoría de la luz servía perfectamente para acompañar nuevas concepciones del conocimiento (doctrina agustiniana de la iluminación) y de la realidad metafísica. (GILSON: 441/2)

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

16

 Sus obras principales Opus minus, Opus maius y Opus Tertium fueron sucesivamente aprobadas y condenadas por diversos representantes de la iglesia, guiándose menos por su contenido y más por la amistad/enemistad que profesaban con Bacon. Pretendían convertirse en una enciclopedia del saber bajo la exclusiva influencia de Aristóteles a quien consideraba la perfección última del hombre... aunque no debía detenerse en él la investigación y el avance del saber. Para él, hay numerosas causas que producen el freno del verdadero conocimiento 9 pero la verdad es hija de su tiempo y la ciencia no es el resultado del esfuerzo de un individuo, sino de la contribución solidaria de la humanidad: con el paso del tiempo, los hombres que vienen después borran los errores de quienes lo han precedido.  Al conocimiento se llega por dos caminos: por la argumentación y por el experimento. La argumentación puede ser concluyente, pero puede no convencer y no elimina la duda. Es necesario buscar la verdad apelando a la experiencia. El camino seguro es el de la experiencia porque sin experiencia no es posible conocer nada de modo suficiente. Estimular a que se hagan experiencias es una manera de lograr un mayor aprovechamiento del tiempo y de los conocimientos. Saber es poder:”Las obras de la sabiduría se encuentran defendidas por leyes seguras y conducen eficazmente a la meta querida. Por eso las autoridades se hacen asesorar por hombres que manejan el conocimiento”  Defiende el carácter fundamental de la matemática en la constitución de la ciencia (“No se puede conocer nada de las cosas de este mundo, celeste o terrestre, si no se sabe matemáticas”). Estudioso de la física y, sobre todo, de la óptica (tradición que seguirán los filósofos ingleses) establece las leyes de la reflexión y de la refracción de la luz. Se le atribuye la construcción de los primeros anteojos10,
9

La ignorancia tiene por lo menos cuatro causas: (1) La autoridad deleznable e impropia (aunque no incluye allí a la Iglesia, aunque critica las obras de Alberto Magno y de Tomas de Aquino); (2) La influencia de las costumbre que lleva a aceptar por válido lo que se conoce desde siempre; (3) La opinión de la muchedumbre iletrada e ignorante (que influye a todos los contemporáneos, salvo él); El ocultamiento de la propia ignorancia (saber que no se sabe) detrás de una aparente sabiduría. Posteriormente – en el siglo XVI – otro BACON atribuirá a CUATRO IDOLOS (fantasmas) la causa de los conocimientos defectuosos o imperfectos. 10 Ver la curiosa introducción de la invención de los ANTEOJOS o LENTES (1284/1294) en la novela de U. ECCO, El nombre de la rosa. Los anteojos desempeñan un importante papel en la trama del relato y ROGER BACON es citado frecuentemente: 25,81,95,111, 203, 2,49-250,261 y 386 (edición Lumen/De la Flor. 1985) “He visto en varios países cosas nuevas que se hacen con el vidrio y me han sugerido la idea de un mundo futuro en el que el vidrio no esté solo al servicio de los oficios divinos (relicarios y ventanas) sino que se use también para auxiliar las debilidades del hombre. Metió las manos en el sayo y extrajo sus lentes. ¡Oculi de vitro con capsula!. Me habló de

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

17

prescribiendo su construcción y su uso, y aportó ideas para la formación del telescopio. (REALEANTISERI: 515-518)  Con un criterio científico sumado a la fuerza de la imaginación intuyó el mundo del futuro: uso de explosivos, aeronaves, circunnavegación del globo terráqueo, propulsión mecánica de diversos objetos, puentes sin pilares que atraviesan los ríos “Se pueden construir vehículos para navegar sin remos, de manera que naves enormes, con un solo piloto, avancen a mayor velocidad que si la propulsasen una multitud de remeros. Pueden construirse carros que se muevan sin caballos. Y es posible también construir máquinas de volar y un instrumento de pequeñas dimensiones que sirva para elevar y para bajar pesos de magnitud casi infinita. No sería difícil construir un instrumento mediante el cual un solo hombre pueda atraer hacia él, violentamente, a mil hombres. De la misma manera es posible elaborar instrumentos que sirvan para caminar por los ríos y los mares hasta tocar el fondo de ellos”... Algunas de estas invenciones según Bacon habían sido utilizadas ya en la antigüedad.  BACON tiene mayor mérito por su propuesta metodológica que por sus aportes a la ciencia. Intuye el poder de la misma y se atreve a prever sus posibilidades, pero no realiza pasos concretos. Señala el camino, pero no se atreve – tal vez por el contexto en el que se desempeña – a transitarlo. Revisando sus escritos uno valora sus intuiciones, precisamente porque la historia se encargó de confirmar muchos de sus atrevimientos imaginativos. “Siendo esta ciencia experimental del todo desconocida para el vulgo de los estudiosos, no podría convencer a la gente de su utilidad, si no declarara al mismo tiempo su excelencia y su alcance. Sólo esta ciencia sabe discernir de modo cabal qué puede hacer por la virtud de la naturaleza, qué por el esfuerzo del arte, qué por trucos; qué significan los hechizos, los conjuros, invocaciones, magia... Sólo esta ciencia nos enseña cómo considerar los destinos de los magos y cómo no deben ratificarse, sino rechazarse, del mismo modo que la lógica estudia los razonamientos sofísticos. Tres caracteres principales tiene esta ciencia. Lo primero, indaga mediante experimentos las conclusiones importantes de todas esas ciencias. Pues las demás ciencias saben cómo descubrir sus principios mediante experimentos; pero se llega a sus conclusiones mediante raciocinios derivados de los principios descubiertos. Pero, de tener una experiencia completa y particular de sus conclusiones, habrán de tenerla merced a la ayuda de esta noble ciencia.”(BACON ROGER: OPUS MAIUS. En LA CIENCIA EN LA EDAD MEDIA)  En Europa, los conocimientos teóricos van acentuando el carácter matemático y experimental rompiendo con una tradición filosófica que polarizaba todas las formas de saber. En el vida práctica Europa se fue enriqueciendo con los aportes tecnológicos que le sirvieron de soporte para imponer – en las diversas conquistas – la superioridad civilizatoria: instrumentos y objetos movidos por el agua, el molino de viento, reloj mecánico, hilatura de la seda, fabricación de lentes y papel, obtención de diversas sustancias como los metales, las aleaciones, el jabón, los ácidos, los alcoholes, la pólvora y las armas de fuego. Las respuestas a las diversas necesidades y el desarrollo natural del ingenio humano aportó una serie de soluciones técnicas – a veces a través de compleja ingeniería – a la realidad, antes de que las ciencias encontraran sus fundamentos o se interesara por ellos.

ellas cierto monje que conocí en Pisa. Decía que su invención no databa de dos décadas...(...) Son difíciles de fabricar. Ten en cuenta que el espesor del vidrio debe cambiar según el ojo al que ha de adaptarse...” Es verdad que ya no tenemos la sabiduría de los antiguos. Somos enanos, pero enanos subidos sobre los hombros de aquellos gigantes, y aunque pequeños, a veces logramos ver más allá de su horizonte... (ECCO: 109-110)

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar METODO CIENTIFICO Y CRITICO http://www.youtube.com/watch?v=0qn7uehyEag EPISTEMOGIA http://www.youtube.com/watch?v=eDCJYswKcqY&feature=related

18

2.5. GUILLERMO DE OCCAM / OCKHAM (1280 – 1349)

 Este curioso filósofo que rompe con la tradición medieval precedente, contribuye a la disolución de la escolástica y anticipa las líneas de la filosofía moderna, aporta en varios de sus libros estudios sobre la naturaleza: Exposición sobre la física; Cuestiones sobre el libro de la Física; Filosofía natural.  Metafísicamente había “liberado” la necesaria co-relación entre Dios y el mundo, afirmando la absoluta libertad de Dios. Obrando en consecuencia afirmaba que en la COSMOLOGÍA (ordenamiento del cosmos) no se podía partir del supuesto de que el mundo está estructurado de acuerdo a relaciones necesarias, con fundamentos metafísicos y a priori.  Es necesario sustituir un conocimiento universal y racional por un conocimiento particular y empírico: “sólo se puede conocer de manera científica aquello que es controlable mediante la experiencia empírica”. Replantea el uso de la lógica – instrumento intelectual desde Aristóteles y para toda la Edad Media – afirmando que los términos (nombres) deben remitir a objetos de la realidad de tal manera que las conexiones lógicas que se operen reflejen y respeten el orden de lo real (= el contenido de las afirmaciones tiene que relacionarse con la realidad efectiva de los individuos).  Occam replantea la tradición de la física aristotélica que bajo inspiración metafísica (el ser de las cosas determina sus caracteres físicos) otorga un carácter específico al movimiento, al espacio, al tiempo, al lugar natural. Ej. El movimiento no puede ser analizado fuera de los cuerpos que se mueven: con cada cambio de estado se producen modificaciones cuantitativamente mensurables y calculables. No se trata ya de un análisis cualitativo de los caracteres de las cosas y de sus desplazamientos.  Otro criterio metodológico afirma que no es necesario ocuparse del por qué de los fenómenos, sino simplemente del cómo se producen. No se trata de estudiar su naturaleza, sino su función. Este cambio abre las puertas a la matematización de la ciencia y a la aplicación del cálculo matemático al entendimiento de las diversas fases del fenómeno. No hay razón ya para jerarquizar a un ente en particular (el sol, la tierra o las estrellas) porque se trata de un conjunto de individuos de caracteres similares aunque cuantitativamente diversos.  Es curioso como una premisa de carácter teológico-metafísica que sustituye las concepciones aristotélico-tomistas acerca de la necesaria co-relación entre Dios y el Mundo, y que proclama la absoluta contingencia de lo creador (puede ser así, pero no es necesariamente así) se prolonga en una metodológica científica y en una organización de la misma ciencia: si nada es necesario en el mundo

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

19

natural, toda hipótesis explicativa es posible: basta sumarle los datos experimentales que ofrece el conocimiento intuitivo sensible. En estado embrionario aparece la formulación de una hipótesis explicativa que se trata de probar a través de diversos recursos.  Lógicamente la cosmología de Aristóteles debía sufrir un ataque profundo. Occam había proclamado un postulado filosófico:”es necesario no multiplicar innecesariamente los entes”, conocido como “la navaja de Occam”. Aristóteles había forzado la explicación del cosmos distinguiendo los entes sensibles incorruptibles (estrellas y planetas) de los entes sensibles corruptibles (el resto de lo real). Para Occam los entes tiene la misma constitución ya que son individuos que no admiten diversidad metafísica a priori. El universo debe ser ordenado con otros criterios y no respondiendo a una necesidad de sustancia y de movimiento pre-asignado por la razón y nunca probado por la experiencia. (REALE-ANTISERI: 544547)  Occam contribuye a clausurar el sistema de pensamiento medieval en lo filosófico (nominalismo antimetafísico), en lo teológico (separación de la razón) y en la ciencia... pero la transición del medioevo a la modernidad no será tan esquemática y la sociedad del renacimiento tardará en adherir a esta propuestas de un autor reiteradamente condenado y perseguido, así como entremezclado en diversas cuestiones de poder (se opone al poder omnímodo del papa y defiende el poder de los principes) 11  A partir de OCCAM y de sus seguidores el saber universal y necesario de la episteme aristotélica se ve sustituido por un conocimiento científico de lo particular y probabilístico. Al calor de otros textos (platónicos) y de la concepción religioso (la omnipotencia de Dios) dos siglos antes que Galileo, se discute el problema del vacío (negado por Aristóteles) y el universo finito, cerrado y limitado (¿Por qué limitar el poder creador de Dios?). Lentamente se van instalando los gérmenes de un nuevo paradigma: es necesario considerar y probar las situaciones reales y las hipotéticas. Sobre todo existe una conciencia creciente de que los fenómenos pueden justificarse a través de explicaciones distintas de las del filósofo de la antigüedad. Esta nueva actitud permite producir resultados importantes respecto a las concepciones cosmológicas (infinitud del mundo, rotación de la tierra) y algunas leyes físicas. Algunos autores llegan a considerar la hipótesis de la rotación de la tierra conservando la estructura del universo vigente, aunque asumiendo una explicación diferente. Se salvaban los fenómenos y se respetaban los conocimientos astronómicos y astrológicos de la época. Sobre la base del geocentrismo, contraponen la teoría aristotélico-ptoloméica (mantiene inmóvil la tierra haciendo mover el cielo) y la medieval- tardía (mover la tierra manteniendo inmóvil el cielo)sus defensores interpretan – obedeciendo a la “navaja de Occam” – que se trataba de un proceso explicativo más sencillo aunque no estuvieran dispuestos a luchar por imponerla. (REALE : 549-550)

EL NOMBRE DE LA ROSA http://www.youtube.com/watch?v=O0wbaFv-l7U&feature=related EL NOMBRE DE LA ROSA: CONCLUSIONES http://www.youtube.com/watch?v=Um4p01CKves&feature=related EL NOMBRE DE LA ROSA: PRESENTACIÓN DE LA PELICULA http://www.youtube.com/watch?v=Bq9m21yGaMA&feature=related
11

El debate que U. ECCO reproduce en el NOMBRE DE LA ROSA en el escenario de un monasterio medieval, entre Franciscanos y Dominicos, traduce este enfrentamiento entre el discutido poder de los Papas y el creciente poder de los Príncipes, Reyes y Emperadores. La modernidad avanza por diversos frentes y el incendio final de la Abadía es un reflejo de la época. No hay que olvidar que el autor ubica la novela en los tiempos de OCCAM y lo había imaginado como el protagonista de la novela... Cfr. ECCO, Apostillas al nombre de la Rosa.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

20

03. CIENCIA DEL RENACIMIENTO Y DE LOS SIGLOS XVI Y XVII

 El renacimiento (como inicio de la modernidad) no tiene una fecha exacta de inicio y florecimiento, cuando se prescinde de discutibles fechas que “cortan” arbitrariamente la historia. Ciertos síntomas de la modernidad asomaban en el siglo XIII y XIV y en algunos países europeos el Renacimiento florece en el siglo XV y XVI.Tiene, sin embargo, caracteres propios que pueden ser perfectamente identificables y pueden ser comparados con los enunciados en períodos anteriores: 1. Autonomía del hombre frente a la protección que ofrecía un mundo cerrado y una sociedad controlada en la edad media. El sujeto moderno reconoce que es preferible afrontar los riesgos de la libertad que soportar el peso de un control y una obediencia universal. 2. Libertad de Pensamiento: progresivo rechazo de los dogmas y defensa de la autonomía de las ideas en los diversos dominios del saber (ciencia, filosofía, economía, política, religión). 3. Centralidad del tema del hombre como ordenador de la realidad. Dios no desaparece pero deja de ser el centro de referencia y de reflexión, y el hombre se convierte en el eje de la realidad. El hombre moderno no es el hombre agobiado por problemas y debilidades, sino sobre todo el hombre fuerte, transformado por la capacidad de conocer. 4. El mundo(el universo) es concebido como la casa que el hombre debe ordenar y el reino que debe gobernar. No es un lugar de purificación ni de paso, sino el ámbito central de la existencia en el que el hombre debe ejercer el reinado. La modernidad terminará poniendo en duda la trascendencia y afirmando la inmanencia y el valor absoluto de este mundo (desacralización) 5. El Conocimiento como adquisición y prolongación de lo humano: sólo el hombre puede llegar al mundo (cosmos) con su saber, objetivarlo, dar cuenta de él, interpretarlo, detectar sus regularidades, establecer las leyes... y el conocimiento se transforma en el verdadero poder humano. 6. Conocimiento, ciencia y producciones humanas como instrumentos para fortalecer su presencia en el mundo. El hombre observa en las producciones de la ciencia (y de la técnica asociada) la posibilidad ver más lejos, llegar a lo máximo (telescopio) y lo mínimo(microscopio), aumentar la precisión, moverse con mayor autonomía, crecer en fortaleza. La proyección de lo humano multiplica su valor y su poder.7. Conocimiento como posibilidad de dominio, anticipación y transformación de la realidad. Si el hombre puede ordenar “a priori” la realidad, si puede clasificar “a posteriori” los fenómenos... La realidad misma – en cada una de sus manifestaciones – se vuelve humana. Pasa de lo natural a lo cultural... y el poder del hombre se vuelve civilización. Esta necesidad de progreso y dominio (objeto de la tecnología) promueve los avances de las diversas ciencias. 8. Vigencia de un tipo de pensamiento asociado al rigor de las ciencias, principalmente de la matemática. Alejado de las imposiciones teológicas y metafísicas el saber parece descubrir su paradigma en el funcionamiento de las ciencias, principalmente la física, la astronomía y sobre todo la

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

21

matemática. La matematización de lo real tienta a todos y la vigencia de un pensamiento riguroso, necesario, universal, seguro multiplica la búsqueda de diversos “discursos del método”. 9. Contraposición del universal humano (la humanidad, los hombres) como signo de poder y progreso y la auto-percepción de la pequeñez del ser humano individual (tiempo y espacio) frente al universo infinito y el peso de la historia... Persiste, sin embargo, la capacidad de superar con el pensamiento los límites mismos del tiempo y del espacio. 10. El hombre esta dispuesto y decidido a construir al mundo como humano, como morada propia, desplazando los principios religiosos y ubicando a Dios como un miembro necesario del sistema, pero respetuoso de la autonomía del esfuerzo humano (secularización)

3.1. FILOSÓFÍA, MÍSTICOS Y CIENTÍFICOS PITAGORICOS Y NEOPLATÓNICOS12

 La vida de Copérnico transcurrió entre 1473 y 1543, las décadas centrales del Renacimiento y la Reforma; los nuevos acontecimientos que caracterizan este período también desempeñaron un papel importante en la génesis y el desarrollo de su obra. Una serie de características especificas de esta época tuvo efectos mucho más concretos sobre la astronomía. Por ejemplo el Renacimiento fue un período de viajes y exploraciones. Cien años antes del nacimiento de Copérnico, los viajes de los portugueses a lo largo de las costas africanas habían comenzado a excitar la imaginación y la avaricia de los europeos. El primer desembarco de Colón en tierras de América se produjo cuando Copérnico tenía entonces diecinueve años. Tan sólo fue el coronamiento de esta primera serie de exploraciones creando sólidas bases para nuevos y numerosos viajes. El éxito de las exploraciones exigía una mejora en los mapas y las técnicas navegación, aspectos que dependían parcialmente de un mejor conocimiento de los cielos.  El príncipe Enrique el Navegante, organizador directo de los primeros viajes portugueses, hizo construir los primeros observatorios de Europa. Las necesidades de las expediciones contribuyeron a crear una demanda de astrónomos europeos competentes, con lo que, hasta cierto punto, cambió la actitud hacia esta ciencia. Cada nuevo viaje revelaba nuevos territorios, nuevos productos y nuevos pueblos. Los hombres no tardaron en aprender hasta qué punto podían ser erróneas las antiguas visiones de las diversas regiones de la tierra. En particular, se percataron de cuán equivocado estaba Ptolomeo, pues, además del más grande astrónomo y a de la antigüedad, también había sido el geógrafo de mayor producción y duración. Cuando los astrónomos comprendieron que el hombre renacentista podía por fin corregir la geografía de Ptolomeo, le abrió camino para el advenimiento de los cambios en su propio dominio, es decir la astronomía. Frecuentemente los sistemas necesita exhibir una fisura para permitir el ingreso del torrente de conocimientos críticos e innovadores.

12

Seguimos libremente el desarrollo de KUHN en Revolución Copernicana. Vol. 1. pp. 170 y ss, con ajustes y comentarios de la cátedra. Es recomendable la lectura de toda la obra que efectúa un cuidadoso recorrido desde la antigüedad hasta la modernidad y con proyecciones sobre las repercusiones posteriores de la revolución copernicana. ORBIS-HYSPAMERICA

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

22

 Las discusiones en torno a las reformas de los calendarios fueron un efecto aún más directo y dramático en la práctica del renacimiento, pues su estudio enfrentó a los astrónomos con la inadecuación e insuficiencia de !as técnicas de computación que venían empleando. Los errores acumulativos del calendario juliano habían sido reconocidos mucho tiempo antes, y las propuestas para reformarlo se remontaban a antes del siglo XIII. No obstante, tales proyectos no se pusieron en marcha de forma eficaz hasta el siglo XVI, cuando las crecientes dimensiones de las entidades políticas, económicas y administrativas dieron una renovada importancia a la necesidad de encontrar un medio eficaz y uniforme de computar las fechas. Dicha reforma se convirtió entonces en un proyecto oficial de la Iglesia, con resultados para la astronomía muy bien ilustrados por la propia biografía de Copérnico. A principios del siglo XVI se pidió a Copérnico que aconsejara al papado sobre la reforma del calendario. Copérnico declinó la oferta y propuso que fuera pospuesta la reforma, pues opinaba que las teorías y observaciones existentes aún no permitían establecer un calendario verdaderamente adecuado. Cuando Copérnico expone los aspectos de la astronomía de su tiempo que le habían llevado a reflexionar sobre su teoría fundamental, escribe: "En primer lugar, es tal su inseguridad (la de los matemáticos) acerca de los movimientos del sol y de la luna que no pueden deducir ni observar la duración exacta del año estacional" La reforma del calendario, dice Copérnico, exige una reforma de la astronomía. El prefacio de su De revolutionibus concluye sugiriendo que su nueva teoría podría posibilitar la creación de un nuevo calendario. De hecho, el calendario gregoriano, adoptado por primera vez en 1582, se basaba sobre el establecimiento de cálculos fundados en Copérnico.  La irrupción del renacimiento mostró que la mayor parte de los documentos redescubiertos ejemplificaban aspectos de la literatura, el arte y la arquitectura antiguas, materias cuya gran tradición era escasamente conocida en occidente, sobre todo porque la cultura islámica había mostrado cierta indiferencia ante las mismas. Sin embargo, los manuscritos descubiertos en el siglo XV tambíén incluían algunas importantes obras matemáticas del período helenístico y aún más importante, las versiones griegas originales de un número de clásicos científicos que hasta entonces sólo eran conocidos en lengua árabe. Por ejemplo, Peuerbach comenzó su carrera de astrónomo trabajando sobre traducciones de segunda mano del Almagesto y materiales del Islam. A partir de tales traducciones consiguió reconstruir posición del sistema ptolemaico más adecuada y completa de las conocidas hasta aquel entonces. Sin embargo su trabajo sólo sirvió para convencerle de que una astronomía adecuada no podía ser extraída de fuentes árabes. Los astrónomos, pensaba, deben trabajar a partir de los originales; cuando estaba a punto de marcharse a ltalia para examinar los manuscritos existentes allí, le sobrevino la muerte en 1461.  Hay otros aspectos del Renacimiento, de carácter intelectual, que desempeñaron su papel, aunque en cierta forma dentro de la revolución copernicana. Se trata de aspectos vinculados al humanismo, la corriente de pensamiento dominante en la época: su repercusión sobre la revolución copernicana se centra en la forma con que este humanismo despreciaba todo movimiento básicamente científico. Muy a menudo los propios humanistas se habían opuesto encarnizadamente a Aristóteles, a los escolásticos y a toda la tradición del saber de las universidades. Sus fuentes eran los recientemente descubiertos clásicos literarios y, como los hombres de letras de otras épocas, muchos humanistas rechazaban en bloque la empresa científica.  PITAGÓRICOS Y PLATÓNICOS: a diferencia de la tradición aristotélica, descubría la realidad, no en las cosas de la vida cotidiana, sino en un mundo espiritual exento cambio. Platón, el punto del que arranca esta línea de pensamiento parece a menudo rechazar los objetos de este mundo por ser sombras imperfectas de un universo eterno de ideas, cuyos ideales o "formas" existen al margen del espacio y del tiempo. Los sucesores, los llamados neoplatónicos, hicieron hincapié en este pensamiento del maestro en detrimento de todas las corrientes de filosofía mística, tomada como modelo por muchos humanistas que reconocía una realidad trascendente. No obstante y a pesar su misticismo, el pensamiento neoplatónico contenía una serie elementos que imprimieron una dirección realmente nueva a la del Renacimiento.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

23

 El neoplatonismo pasó de un salto desde el cambiante y corruptible mundo de la vida cotidiana al mundo eterno del espíritu puro de las matemáticas: mostraron la forma de llevar a cabo su explicación con las matemáticas que ejemplificaban lo eterno y lo real en medio de las apariencias imperfectas y cambiantes del mundo terrestre. Los ángulos y círculos de la geometría plana fueron los arquetipos de las formas platónicas. No existían en parte alguna -ninguna ningún punto materializados sobre el papel satisfacen los postulados de Euclides-, pero estaban dotados de ciertas propiedades eternas y necesarias que sólo el espíritu podía descubrir y que, una vez descubiertas, aparecían vagamente reflejadas en los objetos del mundo.  Los pitagóricos, que también veían el mundo real como una copia del mundo eterno de las matemáticas. El propio Platón subrayaba la necesidad de las matemáticas como adiestramiento para el espíritu en búsqueda de formas, tanto que sobre la puerta de su Academia había colocado la inscripción: "Que nadie traspase mis puertas sin conocer la geometría".Los neoplatónicos fueron más lejos. Encontraron en la matemáticas la clave de la esencia divina, del alma humana y del alma del mundo – retomando antiguas tradiciones pitagórica -- que impregnaba el universo.  Doménico María de Novara, amigo y profesor de Copérnico en Bolonia, mantuvo estrechas relaciones con los neoplatónicos florentinos que traducían a Proclo (que pertenece al último período de la filosofía antigua), y a otros autores de su escuela. El propio Novara fue uno de los primeros en criticar sobre bases neoplatónicas la teoría ptolemaica de los planetas, guiado por el convencimiento de que ningún sistema tan complejo y embarazoso podía ser una buena representación del verdadero orden matemático de la naturaleza. Cuando Copérnico, discípulo de Novara, se lamenta de que los astrónomos ptolemaicos "parecen violar el primer principio concerniente a la uniformidad de los movimientos" y de que eran incapaces de "deducir el primer problema, es decir, la forma del mundo y la inmutable simetría de las partes" participa de la misma tradición neoplatónica. La corriente neoplatónica aparece aún con más fuerza en la obra de Kepler, el gran sucesor de Copérnico. La búsqueda de relaciones numéricas simple renace in extenso en los trabajos de Kepler, motivando la mayor de sus investigaciones e inspirado en la tradición pitagórica y neoplatónica.  El origen de la vinculación entre el neoplatonismo y el culto al sol es bastante más oscuro. El pensamiento neoplatónico nunca ha podido prescindir por completo del mundo real. Las "figuras vitales" y los "orbes invisibles” que Proclo encontraba en el alma del mundo o en Dios podían constuir las entidades filosóficas primarias, las únicas cosas que gozaban de una realidad y una existencia completas. Con todo, el neoplatonismo no podía dejar de conceder un cierto tipo de existencia a los cuerpos imperfectos detectados por los sentidos, estas copias de segundo orden engendradas por las "figuras vitales".Como dice Proclo las matemáticas que determinan la naturaleza del alma del también son "las causas de todo cuando existe". Tales formas darán innumerables copias degradadas y materializadas a partir de la propia substancia puramente intelectual. El Dios neoplatónico es un principio que procreaba y se desdoblaba, cuyo inmenso poder quedaba testimoniado por la propia multiplicidad de las formas que emanaban de Él. En el universo material, esta fecunda divinidad estaba convenientemente representada por el sol, cuyas emanaciones visibles e invisibles proporcionaban luz, calor y fertilidad.  Esta identificación simbólica del sol con Dios se observa con frecuencia en la literatura y el arte renacentistas. Nada revela más plenamente la naturaleza del Bien (que es Dios luz). En primer lugar, la luz es el más claro y brillante de los elementos sensibles. En segundo lugar, nada hay que se difunda con tanta facilidad, amplitud o rapidez como la luz. En tercer lugar, como si fuera una caricia, una penetra todas las cosas sin dañarlas y con extrema dulzura. En cuarto lugar el calor que le acompaña sostiene y alimenta a todas las cosas, y es generador y el motor universales El Bien se esparce a sí mismo por todo lugar, endulzando y seduciendo a todas las cosas. No actúa por obligación, sino por el amor que lo acompaña, como el calor [acompaña a la luz]. Mirad simplemente al cielo. El sol puede significar para

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

24

vosotros el propio Dios, ¿y quién osaría decir que el sol es una simple ilusión? Con Ficino (autor de este texto)nos encontramos muy alejados de la ciencia. Ficino no parece comprender la astronomía y, a decir verdad, jamás intentó reconstruirla. Pero este autor afirma que el primer ente creado fue el sol, v que su posición fue la del centro de los cielos. Ciertamente, ninguna posición inferior, en el espacio o en el tiempo, podría ser compatible con la dignidad del sol ni con su función creadora. No obstante, la susodicha ubicación no era compatible con el sistema astronómico de Ptolomeo, y las dificultades planteadas al neoplatonismo por tal desacuerdo quizá ayudaran a Copérnico en su concepto de un nuevo sistema edificado alrededor de un sol central. No es extraño que las autoridades que recababa en su favor son abiertamente neoplatónicas.  En medio de todos se asienta el sol. En efecto, ¿quién en este espléndido templo colocaría en mejor punto del que ocupa, desde donde puede iluminarlo todo a un mismo tiempo, a esta luminaria? En verdad, con razón algunos le han llamado la pupila del mundo, otros el Espíritu [del mundo], otros, por fin, su Rector. Trismegisto le llama el Dios visible; la Electra de Sófocles, el omnividente. De este modo, el sol, como reposando sobre un trono real, gobierna la familia de los astros que le circundan.13 Es pues manifiesto el neoplatonismo que preside la actitud de Copérnico frente al sol y a la simplicidad matemática. Se trata de un elemento esencial en el clima intelectual que alumbró su visión del universo. Sin embargo, no es fácil discernir si en el pensamiento de Copérnico una actitud neoplatónica dada es posterior o anterior a la elaboración de su nueva astronomía.

No es fácil determinar si Copernico deduce matemáticamente la necesidad de reposicionar los planetas y el sol en el sistema y reformulando los cálculos matemáticos encuentra un sistema que se adapta mejor para armar el sistema... y luego busca – en el contexto filosófico vigente, con claras influencias neopitagóricas y neoplatónicas – la justificación... o por el contrario el clima intelectual reinante que sospecha de las afirmaciones y las interpretaciones de ARISTÓTELES lo fuerza a “mirar” el sistema de Ptolomeo con sospecha y desde ella analizar un nuevo orden en el que sol – con indiscutible valor en los sistemas mencionados – comienza a verse (arbitraria o justificadamente) como el centro de las explicaciones... Los pasos de la ciencia no son neutrales ni asépticos, ya que los hombre de ciencia construyen con la realidad que tienen entre sus manos, con la visión del mundo que los rodea y con los instrumentos con los que están decididos a trabajar... pero los motivos y las intenciones que los mueve a VER con otros ojos son difíciles de determinar. Los efectos, sin embargo, nos obligan a concluir que en un momento dado producen la ruptura del paradigma vigente y aportan los elementos necesarios para crear un nuevo modelo de interpretación de lo real.

 Si bien Copérnico no se expresa con claridad al respecto, los "copernicanos·" posteriores presentan otro panorama. Por ejemplo, Kepler (el hombre que hizo funcionar efectivamente el sistema copernicano) es sumamente explícito en cuanto a las razones que le impulsan a preferir la propuesta de Copérnico, y entre éstas expone la siguiente: "El sol es una fuente de luz, rico en calor fecundo, sumamente hermoso. límpido y puro a la vista, el manantial de la visión, pintor de todos los colores, aunque en sí mismo carezca por completo de ellos, llamado el rey de los planetas por su movimiento, corazón del mundo por su poder, su ojo belleza, y el único a quien deberíamos juzgar digno del Más Alto, si Dios se encontrara a gusto en un domicilio material y escogiera como residencia un lugar en el que permanecer en compañía de los ángeles benditos. ¿Por qué vacilar en asignar los votos de los
13

Este renacer de los conceptos platónicos y del papel central del SOL lleva a autores de la época a tomarlo como necesaria referencia. TOMASSO CAMPANELLA, al construir su propia utopía renacentista escribe la CIUDAD DEL SOL (con clara reminiscencias de lo que significa el SOL para los incas en el nuevo mundo).

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

25

movimientos celestes al que ya administra todos los demás movimientos y cambios con el concurso de la luz, función que sólo a él le pertenece? Así pues, volvemos al sol que, en virtud dignidad y poder, es el único ser al que parece convenir el papel de morada del propio Dios, por no hablar del primer motor.”  Hasta algunos años después de la muerte de Copérnico, la matemática y el culto al sol, que de forma tan nítida se nos aparece en las investigaciones de Kepler, persistieron como los principales puntos de contacto explícito entre el neoplatonismo(pitagorismo) renacentista y la nueva astronomía. No obstante, a finales del siglo XVI un tercer aspecto del pensamiento neoplatónico se fusionó con el copernicanicano contribuyendo a remodelar la estructura del universo de Copérnico. A diferencia de la divinidad adorada por los neoplatónicos, cuyo mensaje de fecundidad daba la medida exacta de su perfección, el Dios de Tomás de Aquino y de Aristóteles había sido concebido como un arquitecto que manifestaba su perfección a través de la precisión el orden impresos en su creación. El Dios de santo Tomás de Aquino se acomodaba perfectamente al cosmos finito de Aristóteles, pero no era tan fácil enmarcar dentro de límites precisos a la Deidad de los neoplatónicos. Si la perfección de Dios se mide por la extensión y multiplicidad de su procreación, cuanto más vasto y poblado sea un universo más perfecta será la divinidad que lo haya creado. Así pues, para muchos neoplatónicos la finitud del universo de Aristóteles era incompatible con la perfección divina. Su infinita bondad, pensaban, sólo podía quedar satisfecha mediante un acto infinito de creación. Con anterioridad a Copérnico, la visión que resultaba de una pluralidad de mundos habitados en el seno de un universo infinito en extensión ya había sido fuente de importantes divergencias con respecto a la doctrina aristotélica14. Durante el Renacimiento, la importancia nuevamente otorgada a la infinita creatividad de Dios quizás haya sido un elemento significativo en el clima de opinión que engendró la innovación de Copérnico. Sobre lo que no hay duda alguna, es el importantísimo papel que jugó dicha idea en la transición post-renacentista del universo finito de Copérnico al espacio infinito de la máquina del mundo newtoniana.  El neoplatonismo completa la escena, a nivel conceptual, que acoge el desarrollo de la revolución copernicana: Se trata de una confusa y desconcertante escenificación para una revolución astronómica, pues son muy escasos los elementos propiamente astronómicos que intervienen. Con todo, la ausencia de éstos es precisamente lo que da importancia a la escenificación. No es en modo alguno necesario que las innovaciones en una ciencia surjan como respuestas a nuevos hechos planteados en su seno. Copérnico no se persuadió de la inadecuación de la astronomía antigua o de la necesidad de un cambio en la misma a través de un descubrimiento astronómico fundamental o una nueva posibilidad de observación astronómica. Aún medio siglo después de su muerte, los datos de que disponían los astrónomos no encerraban nada que pudiera presagiar cambios potencialmente revolucionarios.  Es, pues, en el medio ambiente intelectual tomado en su sentido más amplio, fuera del estricto marco de la astronomía, (filosofía, pensamientos, teología, concepciones religiosas, tradiciones y traducciones, juego de ideas) donde cabe buscar principalmente los hechos que permiten comprender por qué la revolución tuvo lugar en determinado momento y qué factores la precipitaron. Copérnico inició sus investigaciones astronómicas y cosmológicas muy cerca de donde se detuvieron Aristóteles y Ptolomeo. En este sentido es el heredero directo de la tradición científica de la antigüedad. Pero recibía esta herencia después de transcurridos milenios. En el ínterin, el propio proceso de redescubrimiento de la misma, la integración medieval de la ciencia y la teología, la crítica escolástica y las nuevas corrientes de pensamiento y sociales surgidas en el Renacimiento se combinaron para cambiar la actitud de los hombres de su época frente a la herencia científica que aprendían en las universidades.

14

Debemos recordar ya la posición de Ockam tratando de separar el infinito poder de Dios de un mundo o universo finito como resultado.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

26

ALGUNAS CONCLUSIONES SOBRE EL PLATONISMO Y PITAGORISMO

 Recién en el siglo XIX se logra distinguir entre aportes platónicos y neoplatónicos. En el pasado ambas tradiciones venían mezcladas y confundidas.Era común en la antigüedad – y en el renacimiento, que recupera acríticamente la tradición antigua - atribuir a un maestro numerosos escritos, muchos de los cuales habían sido escritos en la escuela o en el movimiento (y por lo tanto difícilmente autoría específica). Como forma (1) de ampliar la fama del maestro y (2) asegurar la veracidad del escrito, era más conveniente reafirmar esa atribución que distinguir tradiciones y producciones.  Los neoplatónicos no solamente incorporaron (1) los escritos de Platón, sino que sumaron (2) sus propios escritos, (3) obras aristotélicas, (4) tradiciones escépticas y eclécticas y (5) la misma tradición cristiana de los primeros siglos.El platonismo renacentista llega con estos agregados y unido a infiltraciones mágico-herméticas, cabalisticas. Naturalmente la tradición platónica incorporaba muchos de los elementos originalmente atribuidos a los pitagóricos.  Esta tradición neoplatónica como el humanismo renacentista se produjo en sucesivas oleadas: la última (siglo XV) fue el resultado de la diáspora de los sabios griegos cuando Constantinopla cae en poder de los Turcos. Este movimiento luchó por restablecer la tradición platónica sobre la aristotélica. (REALE- ANTISERI: 61 y ss).  Hay una corriente que atribuye valor y trascendencia a la magia 15 que partiendo de conceptos neoplatónicos otorga universal “animación a las cosas” y le da un sentido diferente a la presencia del espíritu (sustancia pneumática), como materia sutil que se halla presente en todos los cuerpos. La magia natural de Ficino tendía a predisponer adecuadamente el espíritu que hay en el hombre para que reciba las influencias positivas del espíritu del mundo. Se le daba vida a las piedras, a los metales, a las hierbas, etc., confeccionaba talismanes, ponía en práctica encantamientos musicales, cantando himnos órficos para captar los “influjos planetarios”. Ligaba sus prácticas a la medicina y no veía nada contrario al cristianismo, sino que incluía al mismo Cristo en el recuerdo de hombres con poderes extraordinarios.  No es de extrañar que la astronomía se asociara a la astrología y que los hombres de ciencia, en parte por convencimiento y en parte por conveniencia sumaran a los cálculos matemáticos sobre el sistema (cosmología), los cálculos matemáticos asociados a la influencia de la posición de los astros en la vida de los hombres y de los pueblos.  COPÉRNICO es hijo directo de esta tradición neoplatónica16: creía, con ellos, que la matemática era la clave de para la comprensión del universo. La propiedades matemáticas constituyen los rasgos verdaderos e inmutables de las cosas reales, que profundizan mucho más allá de las apariencias. Si se contempla con esta mentalidad los cielos, los cálculos de las posiciones y los movimientos de los cuerpos celestes no constituyen meros artificios de utilidad, sino que revelan las estructuras impresas en el mundo mismo. Aunque la tradición neoplatónica pudo crear en Copérnico la idea de la centralidad del SOL en el sistema, fueron esencialmente los cálculos y el orden que le impone a sus observaciones lo que lo lleva a armar la nueva estructura del universo. (REALE-ANTISERI: 200) 17

15 16

cfr. MARSILIO FICINO (1433/1499) que sigue fiel a las tradiciones del momento. (REALE/ANTISERI.II. 71 y ss) fue discípulo del neoplatónico DOMENICO MARIA NOVARA en Bolonia. Astrónomo con que se le suma en la observación del cielo y comparte la necesidad de investigar un nuevo sistema astronómico. 17 Cfr. LAS TRES TRADICIONES CIENTIFICAS DEL RENACIMIENTO (ORGANICISMO, NEOPLATONISMO Y MECANICISMO). BOIDO Guillermo (1996) Noticias del Planeta Tierra. Buenos Aires. A-Z. Pp. 58 - 62

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

27

3.2. HEIDEGGER, LA MATEMÁTICA Y LO MATEMÁTICO: CIENCIA MODERNA

 “Se suele caracterizar la ciencia moderna en su diferencia con la medieval, diciendo que la primera parte de los hechos y la segunda de proposiciones y conceptos generales y especulativos. En cierto modo esto es correcto. Pero es igualmente indiscutible que también ha ciencia antigua y medieval observaba los hechos, como también es indiscutible que la ciencia moderna trabaja con proposiciones y conceptos generales. Esto es tan cierto, que sobre Galileo, uno de los fundadores de la ciencia moderna, recayó el reproche que él y sus discípulos habían formulado a la ciencia escolástica. Decían que esta última era "abstracta", es decir, que se movía en proposiciones y principios generales. Sin embargo, lo mismo si bien en un sentido más agudo y consciente, se puede aplicar a Galileo. La oposición de la actitud científica antigua y moderna no puede fijarse de manera tal que se diga que de un lado están los conceptos y las proposiciones y del otro los hechos. En cada lado, tanto de la ciencia antigua como de la moderna, se trata siempre de ambas cosas, de hechos y de conceptos. Lo decisivo es la manera en que los hechos son comprendidos y los conceptos aplicados.  La grandeza y la superioridad de la ciencia natural del siglo XVI y XVII reside en que los investigadores eran todos filósofos. Ellos sabían que no hay meros hechos, sino que un hecho sólo es lo que es, a la luz de un concepto fundamentador y según el alcance de tal fundamentación. Por el contrario, la característica del positivismo, que nos rodea desde hace décadas y hoy más que nunca, es creer que bastará con hechos actuales o con otros nuevos hechos futuros, mientras pretende que los conceptos sólo son sostenes que se necesitan por alguna razón, pero de los que no hay que ocuparse demasiado, pues eso sería hacer filosofía. (...)  Si se intenta entonces caracterizar la ciencia moderna frente a la medieval como ciencia de hechos, esto resulta insuficiente en principio. Con frecuencia se ha visto además la diferencia entre la ciencia antigua y la moderna, en que ésta experimenta y demuestra "experimentalmente" sus conocimientos. Pero el experimento, el intento de adquirir informaciones sobre el comportamiento de las cosas por una determinada ordenación de cosas y sucesos, es también conocido en la antigüedad y el medioevo. Este modo de experiencia está en la base de todo trato artesanal e instrumental con las cosas. Tampoco acá importa el experimento como tal, en el amplio sentido de la observación que examina, sino nuevamente el modo en que se proyecta el experimento, la intención con la que se lleva a cabo, y en la cual se fundamenta. Es presumible que el modo del experimento está ligado con el modo de la determinación conceptual de los hechos y con el modo de aplicación de los conceptos, es decir, con el modelo previo de acercamiento a las cosas.  Junto a las dos características nombradas de la ciencia moderna ---ciencia de hechos e investigación experimental- encontramos una tercera. Esta subraya que la ciencia nueva es una investigación que calcula y mide. Esto es correcto; pero vale también para la ciencia antigua. Ella trabajaba también con la medida y con el número. El problema reside otra vez en la manera y en el sentido en que los cálculos y

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

28

las mediciones se aplican y se realizan, y en el alcance que ellos poseen para la determinación de los objetos mismos.

 Con las tres caracterizaciones nombradas de la ciencia moderna -ciencia de hechos, ciencia experimental, y de la medición- no hemos tocado el rasgo fundamental de la nueva posición intelectual. El rasgo fundamental debe consistir en aquello que domina de manera normativa e igualmente primaria el proceso fundamental de la ciencia como tal: es el trabajo cotidiano con las cosas y el proyecto metafísico de la cosidad de las cosas. ¿Cómo podemos captar ese rasgo fundamental?”.  “Pongamos un título a este carácter fundamental de la actitud intelectual moderna diciendo: la nueva exigencia de saber es exigencia matemática. Kant ha dicho aquella frase a menudo citada pero poco comprendida: "Afirmo que en cada doctrina particular de la naturaleza sólo se encontrará tanta ciencia autentica cuanta matemática haya en ella".  La pregunta decisiva reza: ¿Qué significa aquí "matemática" y "matemático"? Pareciera que sólo podemos obtener la respuesta a esta pregunta desde la matemática misma. Es un error; porque la misma matemática es sólo una configuración determinada de lo matemático.  El hecho de que la matemática se incluya hoy, con respecto a la práctica y a la enseñanza, en las facultades de ciencias naturales, tiene sus razones históricas, pero no es esencialmente necesario. La matemática perteneció antes a las siete artes liberales. La matemática no es una ciencia natural, así como la "filosofía" no es una ciencia del espíritu. Según su esencia la filosofía no pertenece a la facultad de filosofía, como tampoco la matemática a la de ciencias naturales. Pareciera que la actual clasificación de la filosofía y la matemática sólo es un defecto sin importancia, o un error en el índice de las materias. Tal vez se trate de algo completamente distinto -y hasta hay gente que tiene sus ideas sobre este asunto- es decir, de un signo de que ya no hay una unidad de las ciencias, fundada y explicitada, y de que esta unidad no es ni una necesidad ni un problema.” (…)  Lo matemático es aquellos de las cosas que en verdad ya conocemos; por consiguiente no es algo que extraemos de las cosas sino algo que, en cierto modo, llevamos con nosotros mismos. Desde aquí podemos comprender ahora por qué es matemático el número. Vemos tres sillas y decimos: son tres. Lo que es "tres" no nos lo dicen ni las tres sillas, ni las tres manzanas, ni los tres gatos, ni cualesquiera otras tres cosas. Más bien, podemos contar solamente tres cosas como tres, si conocemos ya el "tres". Por lo tanto, cuando concebimos el número tres como tal, sólo tomamos expreso conocimiento de algo que de alguna manera ya poseemos. Ese tomar conocimiento, es el verdadero aprender. El, número es algo aprendible en el sentido real, un matemáta, es decir, algo matemático. Las cosas no nos ayudan a conocer el tres como tal, es decir, lo ternario. ¿Qué es en verdad el tres? El número que está en tercer lugar en la serie de los números naturales. Sin embargo es el tercer número, porque es el tres. (...)  Aquello de que ahora tomamos conocimiento, no ha sido extraído de ninguna cosa. Tomamos lo que ya nosotros mismos tenemos de alguna manera. Se trata de algo aprendible que debe ser comprendido como matemático. (...) Puesto que los números son, en nuestro trato y cálculo con las casas, y por consiguiente en nuestro enumerar, aquello que nos es lo más inmediato entre lo que conocemos de las cosas sin extraerlo de ellas, por eso mismo, son los números lo más conocido de lo matemático. Pero esto mismo, lo más conocido de lo matemática, se convierte luego en lo matemático sin más. Pero la esencia de lo matemático no está en el número en cuanto limitación pura de la cantidad pura, sino a la inversa: puesto que el número es de tal naturaleza, pertenece a lo aprendible en el sentido de la matemática.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

29

 Esta breve reflexión sobre la esencia de lo matemático fue ocasionada por nuestra afirmación de que el rasgo fundamental de la ciencia moderna es lo matemático. Conforme a lo dicho, esto no quiere decir que en esta ciencia se haya trabajado con la matemática sino, que en ella se ha preguntado de un modo que tuvo como consecuencia que la matemática, en el sentido más limitado, debió entrar en juego. Por eso tendremos que mostrar ahora que el rasgo fundamental del pensamiento y el saber modernos es matemático en sentido propio, y de qué manera lo es. (...)18  Esencia de lo matemático (experimento de Galileo) Nos queda por de pronto esta única pregunta, la cuestión acerca de la formulación del primer principio; con más exactitud, la cuestión acerca del modo en que allí lo matemático se convierte en lo determinante. ¿Qué pasa con ese principio? GALILEO Habla de un cuerpo abandonado a sí mismo. ¿Dónde encontramos tal cuerpo? Tal cuerpo no existe. Tampoco hay ningún experimento que pueda proporcionar jamás la intuición de tal cuerpo. Sin embargo, la ciencia moderna pretende fundarse sobre la experiencia, a diferencia de las invenciones conceptuales meramente dialécticas de la escolástica y la ciencia medievales. En lugar de esa fundamentación encontramos aquel principio supremo.Éste habla de una cosa que no existe. Exige una representación fundamental de las cosas que contradice la habitual.  En tal pretensión reposa lo matemático, es decir, la posición de una determinación de la cosa que no se ha obtenido de ella por la experiencia y que, sin embargo, fundamenta todas las determinaciones de las cosas, las posibilita y les abre el camino. Tal concepción fundamental de las cosas no es ni arbitraria ni evidente por sí. Por eso fue necesario una larga lucha para que llegara a dominar. Fue preciso transformar la manera de nuestro acceso a las cosas en coincidencia con el logro de un nuevo modo de pensamiento.  Podemos seguir exactamente la historia de esta lucha. Mencionaremos de ella sólo un ejemplo. Según la concepción aristotélica, los cuerpos se mueven según su naturaleza, los pesados hacia abajo, los livianos hacia arriba. Cuando ambos caen, los pesados caen con más rapidez que los livianos, ya que éstos tienen la tendencia de moverse hacia arriba. Galileo logró un conocimiento decisivo al descubrir que todos los cuerpos caen con igual rapidez, y que la diferencia de los tiempos de caída proviene sólo de la resistencia del aire, no de las diferentes naturalezas internas de los cuerpos, ni tampoco de sus correspondientes relaciones particulares con sus lugares particulares. Galileo para comprobar su afirmación hizo un experimento en la torre inclinada de Pisa, ciudad donde era profesor de matemáticas. En su experimento, cuerpos de diferente peso al caer desde la torre, no empleaban tiempos iguales en su caída, y llegaban con pequeños intervalos. Galileo afirmó su principio contra la apariencia de la experiencia..Pero los testigos del experimento sintieron aún mayor desconfianza ante la afirmación de Galileo, e insistieron con más obstinación en la opinión antigua. A causa de este experimento se agudizó tanto la oposición a Galileo, que tuvo que renunciar a su cátedra y abandonar Pisa.  Galileo y sus adversarios vieron el mismo "hechos"; pero ambos comprendieron e interpretaron en distinta forma el mismo hecho y el mismo acontecimiento. Lo que para cada uno apareció como el hecho y la verdad auténtica, era algo diferente. Ambos pensaron algo con respecto al mismo fenómeno, pero pensaron, algo distinto, no en lo particular, sino fundamentalmente con respecto a la esencia del cuerpo y la naturaleza de su movimiento. Lo preconcebido por Galileo con respecto al movimiento fue la determinación de que el movimiento de todo cuerpo es uniforme y rectilíneo, si se excluye todo obstáculo pero que también se altera uniformemente al sufrir la influencia de una fuerza constante.(...)  En esta afirmación, que podemos considerar como precursora del primer principio de Newton, se expresa con toda claridad lo que estamos buscando. Galileo dice: "concibo en mi mente algo movible totalmente abandonado a sí mismo". Ese "concebir en la mente" es aquel darse a sí mismo un
18

HEIDEGGER, La pregunta por la cosa. Alfa. Bs. As. Pp. 65-72

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

30

conocimiento" a partir de una determinación sobre las cosas. Es un procedimiento que Platón caracteriza, con respecto a la matemática.  (...) En ese "mente concipere" se concibe de antemano aquello que debe ser uniformemente determinante para todo cuerpo como tal, es decir, para toda corporeidad. Todos los cuerpos son iguales. Ningún movimiento tiene preferencia. Todo lugar es igual a otro; todo punto temporal es igual a otro. Toda fuerza se determina sólo según lo que ella causa como cambio de movimiento, entendido este cambio de movimiento como cambio de lugar. (...) Si revisamos todo lo dicho, estaremos en condiciones de captar más agudamente la esencia de lo matemático. Hasta ahora estábamos en la caracterización general según la cual es un tomar conocimiento que se da desde sí mismo aquello que toma, y se lo da como aquello que ya tiene. Ahora resumiremos en algunos puntos la determinación completa de la esencia de lo matemático. Lo matemático, como “mente concipere”, es un proyecto de la cosidad, que en cierto modo pasa encima de las cosas. Sólo el proyecto abre un ámbito en el que se muestran las cosas, es decir, los hechos.

04. NUEVA CIENCIA: REPRESENTANTES DEL RENACIMIENTO

4.1. NICOLAS COPERNICO (1473 – 1543) (NIKLAS KOPPERNIGK) 19

Mientras la Tierra se mantuvo firme, la astronomía también se mantuvo firme e inamovible. Al haber situado al Sol en el centro y obligar a reubicar a todos los elementos del sistema, Copernico volvió a poner en movimiento la investigación astronómica. El movimiento del pensamiento matemático y astronómico fue tan veloz que en 150 años, cuando NEWTON instaure triunfalmente la vigencia de la “física clásica”, de las ideas de Copérnico sólo se conservarán algunos elementos y, sobre todo, su revolución: la ubicación de sol en el centro del sistema. Copérnico pone en movimiento la astronomía que luego se abre hacia proyecciones insospechadas. Los avances de la ciencia no siempre obedecen al primer impulso (en este caso, con errores que fueron rápidamente identificados y corregidos). Los cambios de paradigmas producen una ruptura, pero se extiende más allá de lo que puede ser previsto
19

Es muy curioso revisar la historia de su formación intelectual de sus actividades: (1) se matricula en la Universidad de Cracovia en la Facultad de Artes y allí toma conocimiento de los primeros estudios astronómicos (1490) , en un clima de intelectual que se reparte entre quienes acceden a la Astronomía natural (siguiendo los textos de Aristóteles) y los que acceden a la Astronomía matemática (trabajando el Almagesto de Ptolomeo); (2) viaja a Italia para estudiar Derecho, asumiendo la carrera eclesiástica (1496) y en Bolonia también estudió Astronomía; (3) en 1500 después de regresara a su patria, se instala en Italia para seguir cursos de Medicina en Padua, y allí se convence de la necesidad de “basar el nuevo sistema del universo sobre el principio de la movilidad de la tierra” (25 años antes de su formulación científica); (4) se doctora en Derecho Canónigo y regresa a su tierra donde cumple funciones eclesiásticas, diplomáticas y políticas, (5) contribuye a la mejora de las relaciones económicas con una reforma monetaria (limitar la emisión de monedas),asiste a poblaciones afectadas por epidemias y contribuye en la defensa de las invasiones del territorio (1529).

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

31

por el autor original. Copérnico reubica a la tierra girando en torno al sol y, sin proponérselo, expulsa al hombre del centro del universo y lo convierte en el minúsculo habitante de un planeta que gira ciegamente en torno a una entre billones de estrellas. El universo se vuelve infinito y la seguridad de la cosmología del pasado se convierte en la omnipotencia gnoseológica del hombre moderno, envuelto en la fragilidad de un ser humano sometido a las contingencias del mundo en transformación. 20

TEXTOS DEL NUEVO PARADIGMA 21
 “No pongo en duda que ciertos eruditos – una vez divulgada la novedad de las hipótesis de esta obra, de que la Tierra se mueve y que el sol está inmóvil en el centro del universo – se sentirán profundamente ofendidos y pensarán que no es conveniente conmover las disciplinas liberales, firmemente establecidas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, quisiera examinar la cuestión correctamente, descubrirían que el autor de esta obra no ha cometido nada digno de reproche. En efecto, es propio del astrónomo examinar la historia de los movimientos celestes a través de una diligente y concienzuda observación; y luego, IDEAR o imaginar las causas o hipótesis de ellos, sobre la base de las cuales podrán calcularse correctamente dichos movimientos de acuerdo con los principios de la geometría, tanto en el futuro como en el pasado”. (REVOLUCIONES: 35)  “Permítanme que estas nuevas hipótesis sean conocidas entre las viejas, no más verosímiles (que las nuevas), principalmente porque son admirables y fáciles, y llevan consigo un tesoro inmenso de sapientísimas observaciones. Que nadie – en lo que a la hipótesis se refiere – espere de la astronomía algo cierto, ya que no pretende nada semejante, no sea que – si toma por verdaderas cosas destinadas a otro uso – resulte más ignorante al alejarse de esta disciplina de lo que era cuando se aproximó a ella”. (REVOLUCIONES: 36)  “Querrá escuchar de qué modo me vino a la mente, contra la opinión admitida de los matemáticos y, casi, contra el sentido común, la atrevida idea de atribuirle cierto movimiento a la Tierra. (...) He decidido considerar de otro modo los movimientos de las esferas del mundo impulsado por el hecho de haber comprendido que los matemáticos no eran consecuentes al investigarlos. Pues desconocen tanto el movimiento del sol y de la luna, que no pueden demostrar ni observar la grandeza del año en su curso”. (REVOLUCIONES: 41)  (Sobre la base de la lectura de los antiguos) comencé a pensar en la movilidad de la Tierra. Y aunque esta opinión parecía absurda, sin embargo, sabiendo que a otros antes de mí se les había concedido la libertad de imaginar ciertos círculos para demostrar los fenómenos de los astros, pensé que fácilmente se me permitiría comprobar si, atribuyendo algún movimiento a la tierra, sería posible deducir

20

¿Cuáles son los pasos de la REVOLUCION COPERNICANA?  1532: concluye su obra más importante.  1536: El arzobispo de Capua ruega que le envíe un ejemplar de la obra y sugiere su publicación. Copernico quiere conservar el secreto.  1538 : llega Rheticus, profesor de la Universidad de Wittenberg, se vuelve su ayudante y discípulo y publica en 1540 un resumen-adelando de la teoría.  1542 : se ocupa de la edición de la obra Andreas Osiander que le agrega un prólogo anónimo, justificando las innovaciones del autor (interpretación instrumental, no realista).  1543 : el día de su muerte Copérnico – que ya hacía tiempo había perdido el conocimiento y la memoria – recibe un ejemplar de la obra. 21 COPERNICO Nicolás, Las revoluciones de las esferas celestes. Libro Primero. Eudeba. 1965. Introducción de Alejandro Koiré.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

32

demostraciones más sólidas que las de mis predecesores acerca de las revoluciones de las esferas celestes.”. (REVOLUCIONES: 43)  “La astronomía, cabeza de todas las artes liberales, la más digna del hombre libre, se apoya en casi todas las ramas de la matemática: aritmética, geometría, óptica, geodesia, mecánica y otras; todas se refieren a ella.” (47)  “En primer término, debemos advertir que el mundo es esférico, ya sea porque esta forma es la más perfecta de todas, al no necesitar uniones en su integridad; ya sea por ser la figura que tiene mayor volumen (...) bien sea porque todas las partes separadas del mundo, como el Sol, la Luna y las estrellas se nos presentan con esa forma; bien porque todas las cosas tienden a ser limitadas por dicha forma...” (REVOLUCIONES. CAP. 1. 51)

 “La tierra es también esférica ya que en todas partes se apoya en su centro. Sin embargo, no se ve inmediatamente su redondez absoluta. (...)No todos ven los eclipses de sol o de luna.(...) Los navegantes comprueban que las aguas toman la misma forma, pues cuando no se ven las tierras desde la nace resultan visibles desde lo alto del mástil”. (52-53)  “Es propio de la esfera moverse circularmente. (...)Observamos otras revoluciones que difieren entre sí: el Sol, la Luna y los Planetas. (...) Tenemos que admitir sin embargo, que estos movimientos son circulares.”. (57-58)  “Por lo común los autores admiten que la Tierra está en reposo en el centro del mundo. (...) Todo movimiento local que observamos es causado, bien por el movimiento mismo de la cosa observada, bien por el del observador, o bien por el movimiento dispar de ambos. Pues entre los cuerpos que se mueven con movimiento igual y en la misma dirección, no se percibe el movimiento. Si atribuimos algún movimiento a la Tierra, aparecería igualmente en todas las cosas exteriores a ella como desplazándose.” ( 60)  “Ya que nada se opone a la movilidad e la tierra, opinión que deberemos examinar si es posible atribuirle múltiples movimientos, de manera que pueda ser considerada como una de las estrellas erráticas. Los movimientos aparentes y regulares de los planetas y sus distancias variables con respecto a la Tierra ponen de manifiesto que ella no es el centro de todas sus revoluciones.(...)Si cambiamos la revolución anual de solar en terrestre, atribuyendo inmovilidad al SOL, los amaneceres y los ocasos de los signos y de las estrellas fijas – gracias a las cuales aparecen ya por la mañana, ya por la tarde – aparecerían del mismo modo.(...) Por último, se considerará que el Sol ocupa el centro del mundo. Todas las cosas nos enseñan la razón del orden con que estos cuerpos se suceden mutuamente, así como la

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

33

armonía de todo el mundo; a condición de que las observemos tan solo con ambos ojos, como dice el proverbio.” (REVOLUCIONES: 74-75) 22 COPÉRNICO http://www.youtube.com/watch?v=cXhEpd19eBI http://www.youtube.com/watch?v=qdV1VO0ufVg&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=xbkSFj2zDUA&feature=related

4.2. JOHANNES KEPLER. (1571 – 1630)

 No podríamos entender a COPERNICO sin la matemática obsesión de Kepler por encontrar el fundamento exacto del sistema, a través de un proceso científico que supo “interpretar” y “leer” matemáticamente los datos proporcionados por las observaciones.  Ticho Brahe representa en la vida de Kepler la posibilidad de encontrar una salida efectiva vocación científica y de heredar una importante cantidad de información que requerían de una mente privilegiada para su interpretación. Hay que tener en cuenta que no eran en absoluto necesario los perfeccionados instrumentos de Brahe para descubrir algunos aspectos de los planetas; podía detectarse un desplazamiento planetario sin recurrir para nada a dicho instrumental y los contemporáneos de Tycho habían deducido independientemente el carácter supralunar de los cometas con sólo la ayuda de instrumentos conocidos desde la más remota antigüedad. Al copernicano Maestlin le bastó un pedazo de hilo para deducir que la Nova de 1572 estaba situada más allá de la luna. En pocas palabras, las observaciones gracias a las cuales Brahe y sus contemporáneos aceleraron la caída de !a cosmología tradicional y el ascenso del copernicanismo habrían podida ser efectuadas en cualquier momento desde la más remota antigüedad. Los instrumentos necesarios existían desde dos milenios antes del nacimiento de Tycho Brahe, pero las observaciones no se efectuaron o, en caso contrario, lo fueron correctamente interpretadas. Fenómenos conocidos desde épocas remotas cambiaron rápidamente de sentido y significación durante la segunda mitad del siglo XVI. Tales cambios resultan de todo punto incomprensibles sin hacer referencia al nuevo clima surgido en el pensamiento científico, uno de cuyos primeros y más descollantes representantes fue Copérnico. Brahe es quien realiza la observaciones de manera metódica y la deposita en las manos del científico indicado. 

22

COPERNICO NICOLAS, Las revoluciones de las esferas celestes. Eudeba. 1965. con una excelente introducción de Alejandro KOIRE.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

34

 La obra de Brahe indica hasta qué punto era difícil a partir de 1543 para los adversarios de Copérnico, al menos para los más competentes y honestos, contribuir en la promoción de reformas astronómicas y cosmológicas de primer orden. Estuvieran o no de acuerdo con Copérnico, éste había cambiado por completo su campo de trabajo. No obstante, la obra de un anticopernicano como Brahe 23 no nuestra el verdadero alcance de tales cambios. Las investigaciones de Johannes Kepler (1571- 1630), el más célebre de los colegas de Brahe, constituyen un mejor índice de los nuevos problemas que se le planteaban a la astronomía después de la desaparición de Copérnico.  Kepler fue copernicano toda su vida. Se convirtió al sistema de Copérnico mientras estudiaba en la universidad protestante de Tubinga, y su fe en el mismo, adquirida durante sus días de estudiante, ya no desapareció jamás. A lo largo de toda su vida se referirá, con los tipicos acentos rapsódicos del neoplatonismo renacentista, a la pertinencia del papel que Copérnico había atribuido al sol. Su primer libro importante, el Misterio Cosmográfico, publicado en 1596, se abría con una amplia defensa del sistema copernicano, mostrando un especial énfasis en todos los argumentos derivados de la armonía y añadiendo otros nuevos de su propia cosecha. Entre estos últimos, Kepler afirma que la proposición de Copérnico explica por qué, en la astronomía ptolemaica, el epiciclo de Marte era mucho mayor que el de Júpiter y el de Júpiter mayor que el de Saturno, que la astronomía heliocéntrica muestra las razones de que sólo el sol y la luna, de entre todos los astros errantes, carezcan de retrogradación, etc. Los argumentos de Kepler son los mismos que los de Copérnico, aunque más numerosos, pero Kepler, contrariamente a Copérnico, los desarrolla con amplitud y acompañándolos de detallados diagramas.

23

Aunque pareciera que se trata de un representante indirecto de la historia de la Ciencia, Tycho BRAHE representa un verdadero avance en los instrumentos de observación y en su uso en la astronomía. Estos recursos lo llevan a cuestionar la Astronomía precedente, discutiendo a PTOLOMEO pero sin aceptar a COPERNICO aporta recursos y elementos para que se consolide la revolución copernicana a través de KEPLER. Cfr. El importante desarrollo que presentan: REALE-ANTISERI. II. 208-211 y KUHN, II. 264 -265

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

35

 Por primera vez, quedaba demostrada toda la fuerza de los argumentos matemáticos dentro de la nueva astronomía. No obstante, si bien Kepler aprobaba plenamente la concepción de un sistema planetario heliocéntrico, se mostró muy crítico en cuanto al sistema matemático elaborado por Copérnico. En sus obras, Kepler insiste una y otra vez en que Copérnico jamás había sido capaz de reconocer la plena riqueza de su propio trabajo y que, una vez dado el audaz primer paso de intercambiar las posiciones del sol y la tierra, habia permanecido en exceso apegado a Ptolomeo al desarrollar y respetar los detalles de su sistema. Kepler era consciente, de forma muy clara y con un cierto malestar, de los incongruentes residuos arcaicos encerrados en la obra de Copérnico, y resolvió eliminarlos sacando todas las consecuencias del nuevo estatuto de la tierra: un planeta, como los otros, gobernado por el sol.  Copérnico no había conseguido plenamente tratar a la tierra como a cualquier otro de los planetas del sistema heliocéntrico. Contrariamente a lo que pueda hacer suponer el esbozo cualitativo presentado, la exposición matemática del sistema planetario contenida en los restantes libros atribuía varias funciones particulares a la tierra. (...) Kepler insistió en que, si el sol regía todos los planetas y la tierra no gozaba de ningún estatuto particular, los planos de las diferentes órbitas planetarias debían cortarse sobre el sol. En consecuencia, proyectó de nuevo el sistema copernicano y, con ello, llevó a cabo el primer progreso significativo desde Ptolomeo en la explicación de las desviaciones de los planetas a norte y sur de su eclíptica. Kepler había mejorado el sistema matemático de Copérnico aplicándole estrictamente la doctrina copernicana.  La misma insistencia sobre la identidad de estatuto de todos los planetas permitió a Kepler eliminar un buen número de pseudoproblemas que habían deformado la obra de Copérnico. (...)Kepler insistía en que dentro de un universo copernicano todas las excentricidades de las órbitas planetarias deben ser calculadas de idéntica forma y a partir del sol. Cuando se integró este nuevo método al sistema desaparecieron muchas de las variaciones aparentes de excentricidad, con lo que quedó notablemente reducido el número de círculos necesarios para calcular las posiciones planetarias.  Numerosos ejemplos anteriores muestran hasta qué punto Kepler se esforzaba en adaptar las técnicas matemáticas excesivamente ptolemaicas de Copérnico a! a visión copernicana de un universo dominado por el sol. Fue precisamente con su perseverancia en tal camino con la que Kepler acabó por resolver el problema de los planetas, transformando el embarazoso sistema de Copérnico en una técnica extremadamente simple y precisa para calcular las posiciones de los planetas. Kepler efectuó sus descubrimientos esenciales estudiando el movimiento de Marte, un planeta cuyas excentricidad y proximidad tierra eran responsables de las irregularidades que habían constituido un desafío permanente a la ingeniosidad de los astrónomos matemáticos. Ptolomeo había sido incapaz de explicar el movimiento de Martes de forma tan satisfactoria como el de los restantes planetas y Copérnco no había aportado nada nuevo al respecto. Brahe había intentado hallar una nueva solución, a cuyo fin emprendió una larga serie de observaciones especiales, pero tuvo que renunciar a su propósito, después de haber tropezado con las grandes dificultades que plateaba el problema.  Kepler, que trabajó junto a Brahe durante los últimos años de la vida de éste, heredó las nuevas observaciones y, muerte de Tycho, emprendió el ataque al problema por su propia cuenta. Fue una labor inmensa que ocupó la mayor parte del tiempo de Kepler durante cerca de diez años. Debían calcularse dos órbita a saber, la propia órbita de Marte y la órbita de la tierra, lugar de donde es observado el movimiento de Marte. Kepler se vio obligado una y otra vez a cambiar la combinación de círculos que empleaba para calcular tales órbitas. Ensayó y rechazó una tras otra todas combinaciones que no proporcionaban resultados acordes con las observaciones de Brahe. Cualquiera de estas soluciones sin embargo era mucho mejor que los sistemas propuestos por Ptolomeo y Copérnico; algunas daban errores inferiores a los 8' de arco, muy por debajo de los de las observaciones antiguas. Muchos de los problemas planteados y rechazados por Kepler habrían satisfecho a sus predecesores, pero no debe olvidarse que éstos no tenían a su disposición datos observacionales de Tycho Brahe. La

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

36

bondad divina, dice Kepler, nos ha dado Tycho Brahe un observador de tan gran valor que debemos contemplar con agradecimiento este presente y hacer uso de él para descubrir la verdadera estructura de los movimientos celestes.  Una larga serie de infructuosos ensayos convenció a Kepler que ningún sistema fundamentado en una composición circular podría resolver el problema. La clave debía estar, según él, en alguna otra figura geométrica. Probó con diversos tipos de óvalos, pero ninguno de ellos conseguía eliminar las discrepancias entre sus tentativas teóricas y las observaciones.  Entonces, por puro azar, reparó en que tales discrepancias variaban según una ley matemática familiar, y estudiando esta regularidad descubrió que podían reconciliarse teoría y observación si se consideraba que los planetas se desplazaban con velocidad variable, regida por una ley simple que también especificó sobre órbitas elípticas. Estos son los resultados que Kepler expuso en su Astronomia Nova, publicada por primera vez en Praga en 1609. Una técnica matemática más simple que todas las empleadas desde Apolonio e Hiparco conducía a predicciones enormemente más propias que cualquiera de las efectuadas hasta entonces. Por fin había sido resuelto el problema de los planetas, y lo había sido en el marco le un universo copernicano.  Las dos leyes que constituyen la solución final de Kepler (y la nuestra) al problemas astronómicos son: (1) Los planetas se desplazan a lo largo de elipses, uno de cuyos focos está ocupado por el sol. Esta es la primera ley de Kepler. (2) La segunda ley se deriva inmediatamente de la primera y completa la descripción contenida en ésta: la velocidad orbital de cada planeta varía de tal forma, que una línea que una al sol con el planeta en cuestión barre áreas iguales, sobre la elipse, en intervalos de tiempo iguales. Al sustituir las órbitas circulares, comunes a las astronomías ptolemaica copernicana, por elipses y la ley del movimiento uniforme alrededor el centro, o de un punto situado en sus proximidades, por la ley de las áreas, se desvanece toda necesidad de excéntricas, epiciclos, ecuantes y otros elementos ad hoc. Por primera vez, una curva geométrica simple y una ley de velocidades son suficientes para predecir las posiciones de los planetas. Por primera vez las predicciones teóricas están en perfecto acuerdo con los datos obtenidos por observación.  Así pues, el sistema astronómico copernicano heredado por la ciencia moderna es el fruto conjunto de los trabajos de Kepler y Copérnico. El sistema de seis elipses diseñado por Kepler hacía operativa y viable la astronomía heliocéntrica, poniendo de relieve a un mismo tiempo la economía y la riqueza implícita de la innovación introducida por Copérnico. Debemos intentar descubrir qué elementos se requerían para permitir esta transición desde el sistema copernicano a su moderna forma kepleriana. Dos de los prerrequisitos necesarios para la obra de Kepler se hacen patentes desde un primer momento. Por un lado, el hombre que iniciara la búsqueda de órbitas más adecuadas para tratar la tierra como un simple planeta y hacer pasar los planos de todas las órbitas por el centro del sol debía ser forzosamente, un copernicano convencido.  Por otro, debía tener a su disposición los datos observacionales de Tycho Brahe. Los datos empleados por Copérnico y sus predecesores europeos estaban demasiado infectados de errores como para encontrar explicación en el marco de cualquier conjunto de órbitas simples; además, aun expurgados de sus errores, no hubiera bastado con tales datos. Observacíones menos precisas que las de Brahe habrían podido ser explicadas tal como demostró el propio Kepler, mediante una combinación clásica de círculos. No obstante, el proceso por el que Kepler llegó a la deducción de sus famosas leyes depende de algo más que de la existencia de datos precisos y de la previa admisión del estatuto planetario para la tierra. Kepler era un ardiente neoplatónico. En consecuencia, creía que las leyes naturales simples son la base de todos los fenómenos naturales y que el sol es la causa física de todos los movimientos celestes. Tanto sus más perdurables como sus más efímeras contribuciones a la astronomía están teñidas por estos dos aspectos de su, con frecuencia mística, fe neoplatónica. (...)

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

37

 Esta convicción, junto a ciertas incoherencias intrínsecas discutidas anteriormente, fue la razón que le impulsaron a rechazar el sistema anterior. Tal idea también desempeñó un papel extremadamente importante en sus propias investigaciones, especial en la deducción de su segunda ley. En su origen, la segunda ley es independiente de toda observación, si exceptuamos quizá 1as más burdas. Ante todo proviene de la intuición física kepleriana de que los planetas son arrastrados a lo largo de sus órbitas por los rayos de una fuerza motriz, el anima motrix, que emana del sol.  Según Kepler, el efecto de dicha radiación debía quedar limitado al plano de la eclíptica en que se mueven todos los planetas, o como máximo a sus proximidades. Bajo tal supuesto, el número de rayos que chocaban contra un planeta y la correspondiente fuerza que le impulsaba a recorrer su órbita disminuían a medida que aumentaba la distancia entre el planeta y el sol. Cuando se doblara su distancia al sol, el número de rayos del anima motrix que llegarían al planeta sería la mitad y, en consecuencia, la velocidad del planeta sobre su órbita equivaldría a la mitad de su velocidad orbital cuando se hallaba a la distancia original del sol. La velocidad del planeta al recorrer su órbita varía constantemente entre estos dos valores extremos. (...)  La escrupulosa tentativa de Kepler para ajustar sus órbitas teóricas a los datos objetivos de que disponía se cita muy a menudo como uno de los primeros ejemplos del método científico por excelencia. No obstante, tampoco la ley de las órbitas elípticas, conocida bajo el nombre de primera ley de Kepler, fue exclusivamente extraída de la observación y el cálculo. A menos que se suponga que las órbitas planetarias se cierran sobre sí mismas (conocimiento adquirido en época posterior a la de Kepler), se necesita una ley de velocidades para poder calcular la forma de aquellas a partir de datos obtenidos por observación a simple vista.  Así pues, cuando analizaba las observaciones de Brahe, Kepler estaba haciendo uso constante de sus primitivas intuiciones neoplatónicas. (...) Con anterioridad a Kepler, los astrónomos suponían que cada uno de los círculos que contribuían a mover un determinado planeta a lo largo de su órbita debía efectuar su rotación de modo uniforme alrededor de un punto situado en el centro de la misma o muy cerca de él. Sin una hipótesis de este género nunca habría podido emprenderse la elaboración de órbitas ajustables a las observaciones, pues, en ausencia de una ley de velocidades, la especificación de una órbita da muy pocas o ninguna indicación sobre el lugar entre las estrellas que ocupará un planeta en un determinado instante. Ni la lev de velocidades ni las órbitas que rigen los movimientos planetarios pueden deducirse o contrastarse independientemente a partir de las observaciones. En consecuencia, cuando Kepler rechazó la vieja ley del movimiento uniforme, debía reemplazarla por otra o, de lo contrario, abandonar por completo los cálculos planetarios. De hecho, sólo rechazó la ley de! movimiento uniforme una vez había elaborado su propia ley, y, con toda probabilidad, por tal motivo. Su intuición neoplatónica le indicaba que esta nueva ley era mucho más adecuada que su contrapartida antigua para regir los movimientos celestes en un universo dominado por el sol.  La deducción por parte de Kepler de la ley de velocidades inversamente proporcionales a las distancias atestigua su confianza en las armornías matemáticas tan bien como pueda hacerlo su fe en el papel causal desempeñado por el sol. Una vez desarrollada su idea, Kepler mantiene que ésta debe operar de !a forma simple compatible con la observación grosera. (...) La fe de Kepler en las armonías de los números y el papel desempeñado por tal creencia en su obra queda de manifiesto de forma aún más acusada en otra de las leyes que ha heredado la astronomia moderna. Se trata de la denominada tercera ley de Kepler, enunciada durante 1619, que describe el movimiento de un planeta sobre su órbita. (...)

Pone de manifiesto una regulación en el sistema planetario jamás percibida hasta entonces. Sin embargo esta era toda su aportación, al menos en la época de Kepler. La tercera ley no introduce cambio alguno en !a teoría de los planetas, ni tampoco permite a los astrónomos computar novedades al respecto. A pesar de que sólo tuvo escasas aplicaciones prácticas la tercera ley es precisamente del tipo que más fuerte fascinación produjo a lo largo de su carrera. Kepler era un mátemático neoplatónico

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

38

y neopitagórico, convencido de que la tarea del científico era descubrir las regularidades matemáticas simples que se esconden en todas v cada una de las partes de la naturaleza. La tercera ley explica por si sola la configuración particular en que Dios había dispuesto las distintas órbitas planetarias. En esta misma relación propuso otras leyes, que fueron rápidamente abandonada con posterioridad. Siempre creyó que debía proceder descubriendo y probando regularidades matemáticas dispuestas por el creador e inscriptas en la misma realidad. 24

Baste citar, para concluir, tres aspectos de su vida y de investigación: 1º. Los planetas y sus órbitas debían explicarse por la anidación sucesiva de los cinco sólidos regulares en el espacio cósmico (el cubo, el tetraedro, el dodecaedro, el icosaedro y el octaedro). Por cada uno de los cuerpos debía moverse uno de los planetas justificando su órbita y su ubicación en el espacio. 2º. Retomar el tema pitagórico de la música de las esferas, asociando los sonidos armónicos y los planetas al rigor matemático. Todos los planetas del sistemas al moverse producían un sonido musicalmente calculable y perfecto. 3º. Su dedicación a la astrología como complemento de la astronomía, en la creencia de que el orden del cosmos necesariamente debía acompañar e influir en diversos órdenes de la vida de los pueblos y de las personas (horóscopos)

KEPLER SEGÚN CARL SAGAN
http://www.youtube.com/watch?v=Ksle8BZ51c0&feature=fvsr LEYES DE KEPLER http://www.youtube.com/watch?v=7T9r1MTxymw&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=BxsGMwc_dl4&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=RAth_4-5SKs&feature=related

4.3. GALILEO. MATEMATIZACIÓN DE LA CIENCIA. (1564 – 1642)
 Se trata al mismo tiempo de la coronación del ciclo de una nueva astronomía y del puente hacia una física matemática (mecánica). La ciencia moderna es la ciencia de Galileo, en la explicitación de sus supuestos, en la delimitación de su autonomía y en el descubrimiento de las reglas del método. ¿Cuál es la imagen de la ciencia que tuvo Galileo?  La ciencia no es ya no saber al servicio de la FE; no depende de la fe y posee un objetivo distinto al de la fe porque se fundamenta y se sostiene por razones diversas a las de la fe. Las proposiciones de la fe “afirma cómo se va al cielo, pero no explica la constitución de los cielos y de las estrellas”. El problema

24

Como en los temas precedentes, hemos seguido libremente el desarrollo de KUHN (REVOLUCION COPERNICANA). Tomo II . pp 270 – 286. Pueden consultarse los materiales anteriormente citados y COSMOS de Carl Sagan, especialmente para recorrer el itinerario existencial del científico torturado por sus ideas religiosas, las obsesiones de la ciencia y las desventuras de su propia vida. Cfr. KEPLER Y TICHO (111-113), LA ARMONIA DEL MUNDO (177), LA MUERTE DE KEPLER (208)en BOIDO Guillermo (1996) Noticias del Planeta Tierra. Buenos Aires. A-Z.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

39

(que pareció el mismo Galileo) es creer que el destino de la salvación espiritual puede verse alterado desde la consideración científica de la cosmología.  La ciencia es autónoma también con respecto a todo tipo de lazo humano que veda su realización. No puede haber autoridades – del presente o del futuro – que impongan ideas o teorías que no puedan sostener a través del debate racional o el método científico. El mundo no es como “dicen que es”, sino simplemente como llegamos a conocerlo.  La ciencia debe despegarse de la tradición dogmática aristotélica. No se trata de rechazar a Aristóteles por ser un representante del pasado o del medioevo, sino rechazar un dogmatismo que no admite el avance del saber. A la verdad no hay que pedirle padres o certificados de nacimiento: bastante encontrar razones y demostraciones. Las verdades son tales aunque no estén escritas en los libros de Aristóteles (aunque no deberían considerárselas falsas simplemente porque las ha enunciado Aristóteles). Se trata de eliminar la pseudociencia (o filosofía) y no la tradición.  La ciencia es realista. Galileo procede de la matemática pero no razona como un matemático puro, sino como un físico. Por eso se considera a sí mismo más como un “filósofo de la naturaleza” (físico) que como un matemático. La ciencia no debería considerarse como un conjunto de elementos de cálculos, útiles para efectuar previsiones y mediciones, sino que consiste en la descripción de la verdadera realidad. Aunque es necesario “armarse” de un instrumental matemático es necesario tratar de comprender las leyes que ordenan los cielos (astronomía) y la tierra (mecánica).  La ciencia sólo puede ofrecernos una descripción verdadera de la realidad, puede llegar a los objetos con la condición de establecer una distinción fundamental entre las cualidad objetivas y subjetivas de los cuerpos. La ciencia debe limitarse a describir las cualidades objetivas de los cuerpos, cuantitativas y mensurables (controlables a priori o aun en situaciones ideales) excluyendo las cualidades que subjetivamente el hombre pueda suponer de ellos.  La ciencia es objetiva porque no se interesa por las cualidades subjetivas que varían para cada hombre, sino que atiende a aquellos aspectos de los cuerpos que, al ser cuantificables y mensurables, son iguales a todos.  La ciencia no pretende determinar la esencia verdadera e intrínseca de las sustancias naturales. “Determinar la esencia lo considero una empresa tan imposible y un esfuerzo tan vano en la sustancias próximas y elementales como en las muy remotas y celestiales: por eso me manifiesto ignorante de la sustancia de la Tierra y de la Luna, de las nubes elementales y de las manchas del Sol.”  La ciencia describe la realidad, es conocimiento y no pseudofilosofía porque describe las cualidades objetivas (primarias) de los cuerpos y no las cualidades subjetivas o secundarias (tal como nosotros las captamos y creemos que son). Esta ciencia descriptiva de la realidad, objetiva y mensurable, se vuelve posible porque el libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático. “La filosofía de la naturaleza está escrita en este libro grandísimo que continuamente tenemos abierto ante los ojos, que no se puede entender si antes no se aprende a entender la lengua y conocer las letras en que está escrito. Está escrito en lengua matemática, y las letras son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, y sin esos medios resulta imposible que los hombres entiendan nada: sería dar vuelta en un oscuro laberinto”. A diferencia de la posición aristotélica, esta matematización de la realidad rescata una tradición platónica propia del renacimiento.  La ciencia es conocimiento objetivo de las afecciones o cualidades cuantificables y mensurables de los cuerpos. Es el re-descubrimiento del lenguaje del libro de la matemática, libro escrito en lengua matemática. La ciencia es objetiva precisamente porque no se queda empantanada en las cualidades subjetivas y secundarias. Este es el camino para acceder a las determinaciones fundamentales de las

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

40

cosas: las ciencias matemáticas permiten que el intelecto humano llegue a un nivel de perfección que lo iguala a la naturaleza divina (conocimientos universales, necesarios y seguros).  Al limitar la ciencia a las cualidades objetivas y primarias, debe excluir una serie de objetos que no puede someter al dominio de la matemática: (1) el hombre; (2) el cosmos de cosas y de objetos ordenado y jerarquizado según lo humano;(3) indagaciones cualitativas; (4) causas finales (sustituidas por causas mecánicas). Ha desaparecido el universo aristotélico (metafísico, esencialista, hecho de sustancias y accidentes y de la consideración de los entes en sí mismos para determinar, luego, sus consecuencias físicas y cosmológicas), ordenado y jerarquizado según lo humano, para sustituirlo por un universo ordenado geométricamente, con un orden que se muestra ciego al hombre (y a veces indescifrable a quienes no tienen el lenguaje de la matemática, por eso algunos hombres no puede ver/comprobar esta nueva realidad que parece tan evidente para quienes saber decodificar el lenguaje de la matemática). (REALE-ANTISERI:II, 247 – 252)  Es necesario asumir un método que trabaje con las experiencias sensatas y las demostraciones necesarias. Aquello que los efectos naturales nos ponen ante los ojos o lo que las demostraciones concluyen no puede ser puesto en duda y tampoco condenado (aunque algunos principios religiosos puedan decir lo contrario). La ciencia es lo que avanza respondiendo a un método definido, porque comprueba y funda sus teorías a través de reglas que constituyen el método científico.  Las experiencias sensatas son las que provienen del sano uso de nuestros sentidos: la observación (especialmente la vista, potenciada por la incorporación de las lentes). Las demostraciones ciertas son las argumentaciones que, partiendo de una hipótesis se deducen con mayor rigor aquellas consecuencias que luego tendrían que darse en la realidad. En el contexto de Galileo estas hipótesis no pueden provenir solamente de la necesidad lógica o metafísica (Aristóteles) sino de una matematización de lo real.

 Sin embargo el método que admite estas dos corrientes de alimentación exige un espíritu amplio y una capacidad de innovación frente a lo real, para no inhabilitar con las experiencias sensatas las demostraciones necesarias. Algunas de las afirmaciones y leyes de Galileo contradecían el sentido común y su tarea consistió en obligar a sus interlocutores (alumnos, colegas y autoridades) a “ver” algunas demostraciones más allá de los sentidos (entre ellos, el sentido común).  El método de Galileo consiste en una síntesis muy adecuada de observación organizada y de razonamiento riguroso, base del posterior desarrollo de la ciencia de la naturaleza. En realidad, BACON

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

41

será el encargado de “armar” con mayor rigor la observación, proponiendo el método inductivo (empirismo inglés) y DESCARTES desde el racionalismo profundizará el razonamiento riguroso.  Algunas de las propuestas metodológicas de Galileo eran experimentos mentales (a priori), no reales (a posteriori): éstos permiten observarlos con precisión y sacar de ellos las consecuencias... mientras que los primeros mencionan condiciones o situaciones ideales en las que los experimentos se podrían llevar a cabo. La ciencia moderna y contemporánea produjo los asombrosos avances que conocemos por este atrevimiento que le permitió imaginar y construir en el plano mental lo que con posterioridad se podía representar, construir y experimentar. Muchas de las dificultades de Galileo (y de la historia de la ciencia en general) se debieron a esta incapacidad que tuvieron los que le rodeaban de interpretar adecuadamente la observación y el experimento científico, subordinando todo a la comprobación inmediata y empírica de todas las formulaciones de la ciencia. No distinguir entre experimentos practicables y experimentos imaginables fue (y puede seguir siendo) la causa de interpretaciones inadecuadas e incorrecta y fuentes de condenaciones y censuras. (¿solamente en el campo de las ciencias físico matemáticas?) (REALE-ANTISERI.II. 253) 25
JUICIO A GALILEO http://www.youtube.com/watch?v=V2Q0c_4vhZM NUEVA CIENCIA EN EL RENACIMIENTO http://www.youtube.com/watch?v=dEA3aaXn97k&feature=related GALILEO- BRECHT + LOSEY http://www.youtube.com/watch?v=M44cQg4dma4&feature=related HISTORIA DE UNA INJUSTICIA http://www.youtube.com/watch?v=tjg50t2rzrs&feature=related

4.4. FRANCIS BACON. UN NUEVO MÉTODO (1561 – 1626)

 El nombre nos remite a otro nombre de la historia del pensamiento y de la ciencia. Inglés como el primero se trata de un hombre de corte que representa de manera cabal el espíritu inglés de la modernidad y que frecuentó la universidad de Cambridge. Puede ser considerado el “filósofo de la era industrial y del progreso moderno, porque muy pocos durante los trescientos años siguientes se ocuparon con tanta profundidad y claridad del problema planteado por la influencia que los descubrimientos científicos ejercen en la vida humana y el desarrollo económico y práctico de la humanidad”. La idea que lo guió fue el convencimiento de que el saber hecho ciencia debía ser
25

Pueden consultarse la abundante Bibliografía sobre GALILEO y sus desarrollo en FÍSICA, MECANICA y MATEMÁTICA. KUHN, La revolución copernicana. BOYER, Historia de la matemática. BELL, Historia de la Matemática y KLIMOVSKY Gregorio, Las desventura del conocimiento científico. AZ. Pp. y la curiosa película de LILIANA CAVANI, GALILEO. La obra GALILEO de B. BRECHT representa admirablemente el debate en torno a la verdad y a la posibilidad de acceder al conocimiento.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

42

considerado un poder y que podía ser llevado a la práctica como mecanismo de transformación de las condiciones de vida de los hombres. “La ciencia puede y debe transformar las condiciones de vida humana”: los hombres de ciencia tienen una responsabilidad intelectual y ética. Tienen un poder con el que la humanidad se puede volver más “humana”.  Esta certeza que él mismo lograba imaginar, pero que no podía construir (y que finalmente no enriqueció con aportes concretos) lo forzó – como a otros representantes de la modernidad incipiente y explosiva – a revisar los métodos de la ciencia y de la filosofía, a someterlos a una crítica despiadada y a proponer otro método más efectivo.  Es curioso observar cómo concibe el mismo pensamiento científico, renovando las ideas de su época: 01. Ideal de ciencia(saber) como potencia y como obra activa, que se encamina a modificar la situación de la naturaleza y de la humanidad; 02. La definición del hombre como ministro e intérprete de la naturaleza, pero no ya con el carácter de la tradición mágico-alquímica26 que había acuñado esta idea de de poder y omnipotencia; 03. Saber como ciencia progresiva, hecha de resultados obtenidos por generaciones de científicos que se van sucediendo y que trabajan de manera cooperativa. 04. La verdad es concebida como “hija de su tiempo” y no como hija de la autoridad. Saber que nace de la colaboración entre los investigadores y que exige instituciones nuevas: universidades, laboratorios, sociedades científicas, etc. 05. Los métodos y los procedimientos de las artes mecánicas, su carácter de progresividad y de intersubjetividad proporcionan el modelo de la nueva cultura. Francis Bacon admira la capacidad de Roger Bacon por su capacidad de ensanchar el campo de los descubrimientos a través de una generosa producción de saberes y utilizando la sutileza de la mecánica, sin preocuparse tanto de las teorías. 06. El poder político con visión de largo alcance y atento al real bienestar de la población tendría que atender a la ciencia y a favorecerla efectivamente. 07. El verdadero saber es de naturaleza experimentable, puede ser alcanzado o controlado por todos y no es el poder secreto de algunos iniciados; es público y debe estar expuesto, escrito en términos claros y comprensibles. Requiere un método riguroso (no procede por azar).  La ciencia de su tiempo, sin embargo, no era capaz de realizar verdaderos hallazgos y grandes progresos. Por eso señala que “el fin de la nueva ciencia no es descubrir argumentos (como la lógica y la retórica precedente), sino artes; no es descubrir consecuencias que se derivan de principios previamente supuestos, sino los principios mismos”. No se puede llegar a afirmaciones generales (axiomas) sin método ni fundamento alguno: es necesario re-crear el camino mismo de la ciencia, a través de las anticipaciones e interpretaciones de la naturaleza. (REALE- ANTISERI: II.283-293)
26

Saber mágico-alquímico: (1) saber de individuos e iniciados; (2) busca causas ocultas y misteriosas; (3) llega por azar y aproximación a algún trozo de saber; (4) un saber que algunos individuos dominan y utilizan para dominar a los demás; (5) se conserva en secreto, en un lenguaje cerrado y se transmite solamente a los miembros de la secta. BACON escribe en TEMPORIS PARTIS MASCULUS sus reproches en contra de PARACELSO representante de esta tradición. Cfr. LA CONDENA DE GALILEO (243), GALILEO LIBREPENSADOR U HONESTO CREYENTE (265), INTERVENCIONES DE LA IGLESIA (160), TELESCOPIO: INTELECTO Y ARTESANÍA (127) BOIDO Guillermo (1996) Noticias del Planeta Tierra. Buenos Aires. A-Z. Pp. 58 - 62

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

43

 Ni la compleja trama de razonamientos y silogismos o de construcciones matemáticas (la tela construida por la araña), ni la mera recolección de los datos (el proceder acumulativo de la hormiga) produce el verdadero conocimiento. Es necesario encontrar y definir un método que permita acceder a los fenómenos de la realidad para poder interpretarlos, formulando leyes generales (las abejas). Bacon se propone llevar a los hombres a los fenómenos particulares, respetando la sucesión y el orden. Considera imprescindible superar las meras anticipaciones de la naturaleza acostumbradas a formular nociones de manera prematuras y con observaciones incompletas y creando un fácil asentimiento... y llegar al verdadero saber: las interpretaciones de la naturaleza. El hombre de ciencia “habla” el lenguaje de la realidad y sabe descubrir en ella – en sus mensajes – sus mensajes. Seduce a la realidad y produce conocimientos fecundos porque sabe utilizar el método propuesto, el NOVUM ORGANUM.  Para construir este saber BACON necesita despejar el camino de los obstáculos del conocimiento. Primero ha sometido a crítica la manera de hacer ciencia y filosofía en el pasado; luego trata de determinar las nociones falsas (=ídolos) que le impiden al intelecto humano alcanzar la verdad. Son los prejuicios que aprisionan el espíritu humano y lo apartan del verdadero conocimiento de las cosas, una verdadera autopurificación de la mente: (1) La misma naturaleza humana es como un esquejo deformado que no logra respetar la realidad sino que la adapta a su capacidad de entenderla. “Cuando el intelecto humano encuentra una noción que lo satisface porque la considera verdadera o porque es convincente y agradable, lleva todo lo demás a legitimarla y a coincidir con ella. Y para respetar la autoridad de las afirmaciones iniciales, se rechaza sistemáticamente todo lo que pueda contrariarla”. (ídola tribu) (2) Cada uno tiene su propia manera de ver y organizar las cosas, respondiendo a la educación y a la historia personal.”Los hombres buscan las ciencias en sus propios mundos pequeños, no en el gran mundo idéntico para todos” (ídola specus). (3) El lenguaje que vincula a los hombres entre sí genera muchos errores y dificultad la necesaria co-relación natural entre el intelecto y las cosas. Aparece un lenguaje equívoco, inadecuado, ajeno a lo real (ídola fori). (4) Las diversas doctrinas filosóficas influyen sobre los conocimientos porque impiden acceder a la verdad y al progreso del saber (ídola theatri). (REALE-ANTISERI: II, 293-297).

¿CÓMO TRABAJA LA INDUCCIÓN?
 Agotar los procedimientos para indagar sobre una naturaleza: todas las instancias conocidas que coincidan en una misma naturaleza.  Presentar todos los casos de “presencia” en los que el fenómeno investigado se presenta. (ta bla de presencia)  Compilar una tabla de ausencia, en donde se registran casos próximos, afines a los precedentes, pero en los que el fenómeno no está presente. (tabla de ausencia)  Establecer los grados en que el fenómeno se presenta con mayor o menor intensidad. (tabla de los grados)  Recién entonces se pone en marcha la INDUCCIÓN misma: primero es necesario excluir o eliminar hipótesis falsas, aquellas que no pueden sostenerse con las tablas precedentes.  Formulación de la hipótesis coherente que puede ser tomada como ley general y válida para todos los casos observados y clasificados.  Pero el proceso se cierra con un nuevo regreso a la realidad para verificar – a través de los experimentos – la vigencia de la hipótesis formulada. Se trata de variar las condiciones y los objetos para certificar si se mantiene vigente la hipótesis. (REALE-ANTISERI. 297)27
27

Ver la aplicación de la inducción, principalmente en las CIENCIAS NATURALES y especialmente en la MEDICINA tal como la presenta CESAR JULIO LORENZANO en La estructura del conocimiento científico. Zavalía. Pág.29

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

44

4.5. DESCARTES. MATEMÁTICA, FILOSOFÍA Y MÉTODO.
 El sistema cartesiano es fiel precurso y representante del más puro racionalismo: cada elemento del sistema forma parte de una trama que requiere de la interacción de sus partes y que se justifica necesariamente. La universalidad y la necesidad de los conocimientos supone y exige un apriorismo gnoseológico que avanza sobre la realidad para imponer un orden preconcebido y para obligar a los fenómenos (y a la realidad misma a responder al esquema organizador).

 2. La filosofía está asociada a un proyecto más integral (o concebida ella misma como un proyecto global): la necesidad de instaurar un conocimiento seguro en todos los campos. La duda hiperbólica y metódica, la hipótesis de una realidad que no responda a los paradigmas del conocimiento humano (genio maligno), los requerimientos de un método innovador y definitivo (discurso del método) y la construcción de un sistema que avanza desde el “cogito ergo sum” hasta la recuperación absoluta de la realidad, se proyecta al reordenamiento general del universo, a una visión mecanicista de la “res extensa” (materia+cuerpos), a una matematización de la totalidad y a una interpretación arbitraria (pero necesaria desde la visión a priori del conocimiento) de otros aspectos de la realidad(cuerpos, vida, etc.)  Descartes asocia los conocimientos filosóficos con los matemáticos: supone que unos y otros requieren otra fundamentación... pero que la filosofía se volverá más segura y confiable en la medida en que matematice su lenguaje y sus procedimientos. No es extraño que haya escrito: “Gustaba, sobre todo, de las matemáticas, por la certeza y evidencia que poseen sus razone s; pero aún no advertía cuál era su verdadero uso, y pensando que sólo para las artes mecánicas servían, extrañábame que, siendo cimientos tan firmes y sólidos, no se hubiese construido sobre ellos nada más levantado.”(Discurso del Método. I) y “Había estudiado de las partes de la filosofía, la lógica y, de las matemáticas, el análisis de los geómetras y el álgebra (...). En lo tocante al análisis de los antiguos y álgebra de los modernos, aparte de que no se refieren sino a muy abstractas materias, que no parecen ser de ningún uso, el primero está siempre constreñido a considerar las figuras, que no puede ejercitar el entendimiento sin cansar grandemente la imaginación; y en la segunda, tanto se han sujetado sus cultivadores a ciertas reglas y a ciertas cifras, que han hecho de ella un arte confuso y oscuro, bueno para enredar el ingenio, en lugar de una ciencia que lo cultive. Por lo cual [para la filosofía, para la lógica y para la matemática] pensé que había de buscar otro método que juntase las ventajas de esos tres, excluyendo sus defectos” (Discurso del método. II)  Tampoco llama la atención que su polémico libro Principia Philosophie haya abordado una exposición resumida y sistemática de su filosofía y de si física, otorgando relevancia particular al vínculo entre filosofía y ciencia. Descartes escribe y publica – entre 1633 y 1637 – su Discurso del Método y sus

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

45

tratados científicos avanzando armónicamente sobre un proyecto que había intuido entre 1620 y 1625 y que había madurado al calor de una vida intelectual y burguesa.28  El universo cartesiano es simple, lógico y coherente, como los teoremas de Euclides. No hay que descubrir ninguna profundidad. Desaparece definitivamente el modo de pensar substancialista. La matemática no es sólo la ciencia de las relaciones entre los números, sino – como ya se ha anticipado -el modelo mismo de la realidad física. La matemática no solo adquiere importancia para la descripción del universo, sino que no se lo puede entender sin ella. Pero cuando el universo es abordado matemáticamente no puede hacerse cargo de un compuesto de cualidades, significados, fines. Para asumir la función la matemática debe encontrarse con un universo homogéneo cuantificado y matematizable. El ideal de los pitagóricos en su explicación de la realidad, reaparece en la modernidad. Los caracteres cualitativos del mundo aristotélico han desaparecido, subsumidos por la seguridad de un conocimiento matemático universal y necesario. Lo que el pensamiento gana en validez, lo debe otorgar en homogeneidad cuantificable. “La naturaleza es opaca, silenciosa, sin aroma, sin color: solo es un impetuoso entrechocar de materia, sin finalidad, sin motivo”.  En este contexto cambia por completo la concepción tradicional de la naturaleza: no es un refugio, no se trata de un mundo con rasgos humanos, con referencias religiosas y con presupuestos metafísicos. No hay nada que recorra espiritual u ontológicamente el universo. Ni siquiera Dios tiene presencia en él: Dios es su creador, pero ha permanecido fuera de él, definitivamente ajeno a su estructura.  Esta estructura “mecanicista” abarca todo el mundo no espiritual (cogitans en la concepción cartesiana) y se ofrece para una interpretación segura y un dominio cierto. El ideal del conocimiento de BACON (metodología que no construye el sistema) se encuentra realizado en el contexto de este pensamiento que ensambla perfectamente la filosofía y la ciencia.  El revolucionario aporte de DESCARTES a la geometría analítica (1638) es contemporánea a su revolución filosófica. Para ordenar el mundo y asegurar que su constitución ya no admite dudas, Descartes trata de combinar la geometría griega con el álgebra árabe. Descartes le pone nombre y sistema a una evidencia y simplicidad que ya flotaba en el ambiente de la ciencia de su época (y que algunos ya venían practicando). Con la geometría analítica, Descartes instala la vigencia de ecuaciones con el grado de complejidad que se quiera o se suponga e interpretar geométricamente sus propiedades algebraicas y analíticas. Se sirve del álgebra para estudiar la geometría, pero en este movimiento la matemática se desprende progresivamente de la geometría para emprender un nuevo viaje con total independencia. El álgebra y la matemática serán los nuevos timoneles en los mares sin brújula del espacio y su geometría. Descartes no sólo aporta un nuevo abordaje de la geometría: en realidad

28

Conviene consultar el libro Reglas para la dirección del espíritu que Descartes escribió en algún momento de su vida pero que fueron publicadas mucho después de la muerte (sin el desarrollo completo de las últimas reglas) en 1701, principalmente la REGLA IV: ” Pensando con mayor atención, me pareció finalmente claro referir a la matemática todo aquello en que solamente se examina el orden y la medida, sin considerar si esta medida hay que buscarla en los números, las figuras, los astros, los sonidos o cualquier otro objeto. De ello resulta que tiene que haber una ciencia general que explique todo lo que se puede investigar respecto del orden y la medida, sin aplicarlos a una materia especial: esta ciencia se designa con el nombre (...) de matemática universal, porque ella encierra todo lo que hecho dar a otras ciencias la apelación de partes de la matemática.” . Las últimas reglas (algunas de ellas solamente enunciadas) llevan al ESPIRITU hacia el terreno de la matemática para encontrar en ella la expresión más perfecta del método (= camino) propuesto.El mismo HEIDEGGER, en la obra ya trabajada (LA PREGUNTA POR LA COSA) rescata el proyecto matemático de DESCARTES cuando afirma que con Descartes “ lo matemático quiere fundamentarse a sí mismo en el sentido de su propia exigencia interna: quiere destacarse como norma de todo pensar y formular las reglas que derivan de ello. Descartes participa esencialmente de este trabajo de la reflexión de lo matemático en su significación fundamental. “ (91 -92) y remite a la obra cartesiana mencionada porque allí DESCARTES “formula, a través de una reflexión sobre la esencia de la matemát ica, la idea de una ciencia universal, la ciencia única y normativa, que relaciona y configura TODO. No se trata de una matemática vulgar sino la mathesis universalis”.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

46

contribuye a su constitución (él mismo estaba orgulloso del descubrimiento de una geometría superior a la anterior) ¿Por qué?

 Se había encontrado con una geometría demasiado dependiente de figuras que frenaba los cálculos y la imaginación.  Debía liberar a la geometría del recurso a figuras por medio de procedimientos algebraicos.  Debía dar un significado a la operaciones de álgebra a través de una interpretación geométrica.  El método de la coordenadas cartesianas – demasiado conocidas en la actualidad – constituyó un acontecimiento de importancia decisiva porque permite probar y construir lo que los griegos no habían podido captar: la identidad que existe entre el álgebra y la geometría.  Con este método y esta concepción la matemática geometrizada de origen griego y vigente en la tradición, deja lugar a la matemática algebraica.  Lo curioso del planteo cartesiano que, después de publicar su GEOMETRÍA (dando forma definitiva a ideas que habían recorrido sus días de ocio desde veinte años atrás) no tiene interés en avanzar más en el tema es que ha logrado lo que necesita para asociar los pensamientos: el filosófico y el matemático. Logra la homogeneidad absoluta. En el terreno de la realidad todo es o espíritu/pensamiento (res cogitans) o materia/cuerpos (res extensas)... y en el campo de la ciencia hermana – a través de las coordenadas – la aritmética y la geometría. (REALE-ANTISERI: II. 330-334)  Como consecuencia de estos planteos DESCARTES convertirá el mundo y la materia en una máquina. Muy pocos elementos lo componen: la materia y el movimiento. La materia es homogénea y uniforme, y se define como extensión. No hay vacío porque es inconcebible y no conciliable con la continuidad de la materia que llena todos los huecos. El movimiento es que explica la multiplicidad de los fenómenos y los cambios. Esta teoría dinámica lo explica todo: el calor, la luz, la fuerza magnética, el crecimiento de las plantas, cualquier función fisiológica. El espacio vacío se sustituye por un mundo lleno de torbellinos, materia sutil que permite que el movimiento se traslade de un lugar a otro. “El mundo es un inmenso reloj mecánico que se componen de numerosas ruedecillas dentadas: los torbellinos hacen que éstas se engranen, de modo que se hagan avanzar recíprocamente”...  Reduce las leyes fundamentales que rigen al mundo a dos principios: (1) conservación, según el cual permanece constante la cantidad de movimiento, en contra de cualquier degradación de energía o entropía; (2) inercia: sólo puede darse un cambio de dirección en la materia a través del impulso producido por otros cuerpos. (REALE-ANTISERI: 327 ss) Animales y cuerpo humano son sólo máquina o autómatas: “maquinas semovientes”, más o menos complicadas y semejantes a relojes compuestas simplemente de ruedecillas y muelles. Lo que llamamos vida – que introduciría un cambio cualitativo difícil de explicar – se reduce a una especie de entidad material, elementos muy sutiles y puros, que llevados desde el corazón hasta el cerebro por medio de la sangre se difunde por todo el cuerpo y presiden las funciones principales del organismo. “La manera con que DESCARTES trabajó con lo matemático influenció en la controversia con la metafísica tradicional y a partir de esto se determinó el destino futuro y la figura de la filosofía moderna. Lo axiomático pertenece a la esencia de lo matemático como proyecto, la posición de principios sobre los cuales se fundamenta todo lo restante como consecuencia evidente.” (HEIDEGGER: 93) Sobre esta estructura axiomática de la matemática se construyó el modelo (paradigma) de todo conocimiento, también la configuración del COGITO ERGO SUM que constituye el fundamento de la filosofía racionalista y moderna: se transforma en un verdadero axioma (evidente en sí mismo), absolutamente cierto, del que se desprenden los diversos entes fijados de antemano como elementos constituyentes de la totalidad del ser y de lo real. RACIONALISMO – EMPIRISMO

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

47

http://www.youtube.com/watch?v=kkQeofvtfXQ&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=KR6Vk58TLFM&feature=fvwrel PELICULA: CARTESIUS http://www.youtube.com/watch?v=tLt1NoVfaUU http://www.youtube.com/watch?v=cYIhylbsw-c&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=T1J8s1OHqms&feature=related

05. ANEXOS: TEXTOS COPERNICO PREFACIO A “DE REVOLUTIONIBUS ORBIUM CELEESTIUM”
“ (...) Puesto que la novedad de la hipótesis de esta obra es cosa que ya se ha difundido ampliamente no abrigo dudas de que algunos hombres ilustrados se sientan seriamente ofendidos porque el libro declara que la Tierra se mueve, y que el Sol se halla quieto, en el centro del Universo; esos hombres indudablemente, creen que no debería introducirse la confusión en las artes liberales establecidas desde hace mucho sobre bases correctas; pero si están dispuestos a examinar el asunto más atentamente comprobarán que el autor de esta obra no ha hecho nada que merezca censura, pues es deber de un astrónomo examinar la historia de los movimientos celestes a través de concienzudas observaciones. Luego, al examinar la historia de estos movimientos, debe concebir e inventar hipótesis sobre ellos (puesto que de ninguna manera puede alcanzar las causas verdaderas) hipótesis tales que, siendo supuestas, permitan calcular correctamente los movimientos de acuerdo con los principios de la geometría, tanto en el futuro como en el pasado. Este autor ha cumplido estos deberes de manera excelente. Porque, en efecto, estas hipótesis no hay ninguna necesidad de que sean verdaderas, y ni siquiera que se asemejen a la verdad; sólo se pide de ellas, que permitan realizar cálculos concordantes con las observaciones, eso basta. (...) (...) Por eso, permitamos que sean conocidas, junto con las hipótesis antiguas, que no son más verosímiles, estas nuevas. Hagámoslo especialmente porque las nuevas hipótesis son admirables, y también sencillas, y aportan consigo un inmenso tesoro de observaciones muy sagaces. Pero, en la medida en que son hipótesis, que nadie espere nada cierto de la astronomía, la cual no puede ofrecer nada seguro, a menos que se acepte como verdad ideas concebidas para otro fin y salga de la lectura de este estudio siendo más ignorante de lo que era cuando lo abordó. “ “Las teorías planetarias propuestas por Ptolomeo y casi todos los demás astrónomos, aunque guardaban un perfecto acuerdo con los datos numéricos, parecían comportar una dificultad no menor. Efectivamente, tales teorías sólo resultaban satisfactorias al precio de tener asimismo que imaginar ciertos ecuantes, en razón de los cuales el planeta parece moverse con una velocidad siempre uniforme, pero no con respecto a su deferente ni tampoco con respecto a su propio centro. Por ese motivo, una teoría de estas características no parecía suficientemente elaborada ni tan siquiera suficientemente acorde con la razón. Habiendo reparado en todos estos defectos, me preguntaba a menudo si sería posible hallar un sistema de círculos más racional, mediante el cual se pudiese dar cuenta de toda irregularidad aparente sin tener para ello que postular movimiento alguno distinto del uniforme alrededor de los centros correspondientes, tal y como el principio del movimiento perfecto exige. Tras abordar este problema tan extraordinariamente difícil y casi insoluble, por fin se me ocurrió cómo se podría resolver por recurso a

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

48

construcciones mucho más sencillas y adecuadas que las tradicionalmente utilizadas, a condición únicamente de que se me concedan algunos postulados. Esos postulados, denominados axiomas, son los siguientes. Primer postulado: No existe un centro único de todos los círculos o esferas celestes. Segundo postulado: El centro de la Tierra no es el centro del mundo, sino tan sólo el centro de gravedad y el centro de la esfera lunar. Tercer postulado: Todas las esferas giran en torno al Sol, que se encuentra en medio de todas ellas, razón por la cual el centro del mundo está situado en las proximidades del Sol. Cuarto postulado: La razón entre la distancia del Sol a la Tierra y la distancia a la que está situada la esfera de las estrella fijas es mucho menor que la razón entre el radio de la Tierra y la distancia que separa nuestro planeta del Sol, hasta el punto de que esta última resulta imperceptible en comparación con la altura del firmamento. Quinto postulado: Cualquier movimiento que parezca acontecer en la esfera de las estrellas fijas no se debe en realidad a ningún movimiento de ésta, sino más bien al movimiento de la Tierra. Así, pues, la Tierra -junto a los elementos circundantes- lleva a cabo diariamente una revolución completa alrededor de sus polos fijos, mientras que la esfera de las estrellas y último cielo permanece inmóvil. Sexto postulado: Los movimientos de que aparentemente está dotado el Sol no se deben en realidad a él, sino al movimiento de la Tierra y de nuestra propia esfera, con la cual giramos en torno al Sol exactamente igual que los demás planetas. La Tierra tiene, pues, más de un movimiento. Séptimo postulado: Los movimientos aparentemente retrógrados y directos de los planetas no se deben en realidad a su propio movimiento, sino al de la Tierra. Por consiguiente, éste por sí solo basta para explicar muchas de las aparentes irregularidades que en el cielo se observa. En Breve exposición de sus hipótesis acerca de los movimientos celestes.” (COPERNICO, BIGGES, GALILEO GALILEI, Opúsculos sobre el movimiento de la tierra, Alianza, Madrid 1983)

KEPLER: DE ASTRONOMIA NOVA. (1609).
Esto es cuanto concierne a las Sagradas Escrituras. Pero en lo que respecta a las opiniones de los santos sobre estos asuntos de la naturaleza, respondo, en una palabra, que en teología lo único válido es el peso de la autoridad, mientras que en filosofía, lo es sólo el peso de la razón. Un santo, Lactancio, negaba la redondez de la Tierra; otro santo, Agustín admitía la redondez de la Tierra, pero negaba la existencia de las antípodas. Sagrado es el Santo Oficio de nuestros días, que admite la pequeñez de la Tierra, pero le niega el movimiento: empero, más sagradas que todas estas cosas es para mí la verdad, cundo yo, con todo el debido respeto por los doctores de la Iglesia, demuestro, partiendo de la filosofía, que la Tierra es redonda, y habitada por antípodas en toda superficie; que es de una pequeñez insignificante, y que corre veloz entre los demás astros.

KEPLER "MYSTERIUM COSMOGRAPHICUM" (1596).
Por consiguiente, si Dios, al crear al mundo, no hubiera atendido más que a lo curvo, no habría en el Universo más que el Sol en el centro, imagen del Padre, las estrellas fijas o el agua de la ley de moisés en la superficie, imagen del hijo, y el éter celeste inundándolo todo, es decir, la extensión y el firmamento, imagen del Espíritu santo. Pero como existen las estrellas fijas en innumerable multitud y las estrellas errantes en número bien definido, y las magnitudes de las trayectorias celestes son diversas, debemos necesariamente buscar la razón de todo esto en el concepto de lo recto. Tendríamos que admitir, pues, que Dios hubiera hecho el mundo a ojo de buen cubero, mientras me convencerá de que así ocurriera, ni siquiera para el caso de las estrellas fijas, cuyos lugares nos parecen, sin embargo, de lo más accidental, como el de las semillas al ser arrojadas en el campo.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

49

Pasemos, ahora, a las cantidades rectas. Así como antes escogimos la esfera por ser la más perfecta cantidad, nos orientaremos enseguida a los cuerpos, ya que son las más perfectas entre las cantidades rectas, y poseen tres dimensiones. Que la idea del mundo es perfecta, no cabe dudarlo. A las líneas y superficies rectas, por ser infinitas en número y, por lo tanto, indomables para ninguna ordenación, las dejaremos fuera del mundo finito, ordenado y perfecto. Probaremos, pues, los cuerpos de los que existen infinitas clases, distinguiendo a algunos por ciertas características; me refiero a los que tienen aristas o caras o ángulos iguales entre sí, aislados o por pares o según cualquier otra constante, de modo que por este camino se pueda razonablemente llegar a algo finito. Ahora bien; una especie de cuerpos definida por determinadas condiciones, aunque se componga de número finito de tipos, da lugar a una enorme multiplicidad de cuerpos individuales; análogamente, a ser posible, procuraremos utilizar los ángulos y los centros de las caras de aquellos cuerpos para representar la multiplicidad, la magnitud y la posición de las estrellas fijas. Pero si ello superara las fuerzas de un hombre, diferiremos la justificación del número, y la posición de las estrellas fijas hasta que alguien pueda dar el número, y la magnitud de todas ellas sin excepción. Dejemos, pues, a las estrellas fijas al cuidado del arquitecto, omnisciente, único que conoce su número y las nombra a todas por su nombre, y dirijamos nuestra atención a los astros, más cercanos y menos numerosos. Sí, por último, hacemos una selección entre los cuerpos, desdeñando toda la masa de los irregulares y nos quedamos sólo con aquellos cuyas caras tienen todos iguales ángulos y lados, tendremos a los cinco cuerpos regulares, que los griegos bautizaron con los siguientes nombres: el cubo o hexaedro, la pirámide o tetraedro, el dodecaedro, el ocosaedro y el octaedro. Que no hay más que esos cinco, se ve en Euclides, libro XII, corolario al teorema 18. Ya que el número de tales cuerpos está bien determinado y es muy pequeño, mientras que las clases de los demás son innumerables o infinitas, deben darse en el mundo también dos clases de astros que se distingan por alguna señal clara (como es la del reposo y el movimiento); una de las clases ha de limitar con el infinito, como el número de las estrellas fijas, en tanto que la otra ha de estar estrechamente delimitada, como el número de los planetas. No es éste el lugar de dilucidar las razones por las que éstos se mueven y aquellas no. Pero admitiendo que los planetas necesitan el movimiento, se sigue que, para conservarlo, deben poseer trayectorias redondas.”

GALILEO CARTA A LA REINA CRISTINA.
“Hace pocos años, como bien sabe vuestra serena alteza, descubrí en los cielos muchas cosas no vistas antes de nuestra edad. La novedad de tales cosas, así como ciertas consecuencias que se seguían de ellas, en contradicción con las nociones físicas comúnmente sostenidas por filósofos académicos, lanzaron contra mí a no pocos profesores, como si yo hubiera puesto entre estas cosas en el cielo con mis propias manos, para turbar la naturaleza y trastornar las ciencias (...) Al mostrar mayor aficción por sus propias opiniones que por la verdad pretendieron negar y desaprobar las cosas nuevas que, si se hubieran molestado en mirar por sí mismo, sus propios sentidos les habrían demostrado. A tal fin lanzaron varios cargos y publicaron numerosos escritos llenos de argumentos vanos, y cometieron el grave error de salpicarlos con pasajes tomados de la Biblia, que no habían entendido correctamente (...) Me parece que, al estudiar los problemas de la naturaleza, no debemos partir de la autoridad de los textos de las Escrituras, sino de la experiencia de los sentidos y de las demostraciones necesarias. Porque la Sagrada Escritura y la naturaleza proceden igualmente de la Palabra de Dios, la primera como dictado del Espíritu Santo, la segunda como la ejecutora más obediente de los mandatos de Dios; y además, siendo conveniente en las Escrituras (por modo de condescendencia con la inteligencia de

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

50

todos los hombres) decir muchas cosas diferentes, en apariencia y en cuanto concierne a la pura significación de las palabras, de la verdad absoluta; pero la naturaleza, por su parte, siendo inexplorable e inmutable y no traspasando los límites de las leyes asignadas a ella, como si no se preocupara de si sus razones abstrusas y modo de operación cayeran o no dentro de la capacidad del hombre para entenderla; es evidente que esas cosas relativas a los efectos naturales, que o la experiencia de nuestros sentidos pone ante nuestros ojos o las demostraciones naturales necesarias nos prueban, no deben ser puestas en duda por ninguno motivo, mucho menos condenadas basándose en los textos de las Escrituras que puedan, por las palabras utilizadas, parecer significar algo distinto. Porque cada expresión de las Escrituras no está ligada a condiciones estrictas como cada hecho de la naturaleza; y Dios no se revela a sí mismo menos admirablemente en los efectos de la naturaleza que en las palabras de las Escrituras”.

GALILEO: CONSIDERACIONES SOBRE LA OPINIÓN COPERNICANA.
“[Todos piensan que ] la estabilidad de la tierra y el movimiento del sol están de tal forma demostrados por la filosofía que su certeza resulta segura e incuestionable, mientras que, a la inversa, la posición contraria es tan sumamente paradójica y tan manifiestamente estúpida que no cabe la menor duda de que no sólo no podrá ser demostrada, no hoy ni nunca, sino que ni siquiera podrá tener cabida en la mente de una persona sensata. La otra idea (...) es (...) la (...) difundida por Copérnico y (...) sólo lo han hecho ex suppositione y en razón de su mejor acuerdo con los movimientos celestes observados y los cálculos astronómicos; ni siquiera los mismos que la utilizan la han creído en ningún momento verdadera de facto y en la naturaleza. (...) Ahora bien, si yo no me equivoco, este razonamiento es falaz y alejado de la verdad, tal y como deseo demostrar por medio de las siguientes consideraciones. (...) La talla de los hombres, tanto antiguos como modernos, que han sostenido y sostienen la hipótesis heliocéntrica constituye una buena prueba constituye una buena prueba de que no se la debe despreciar como si fuera una opinión ridícula. (...) Por lo demás (...) tal concepción se funda en razones tan sólidas como eficaces (...) ¿quién creerá que una opinión que se tiene por vana e incluso necia, (...) puede imponerse de otro modo que por medio de las más rigurosas demostraciones, las experiencias más evidentes y las observaciones más sutiles? (...) Copérnico se dispuso a investigar cuál podría ser en realidad el sistema del mundo, no pensando en la pura comodidad del astrónomo, cuyos cálculos habían sido satisfechos, sino para llegar a dilucidar tan importante problema de la filosofía natural, (...) Provisto de un gran número de observaciones verdaderas y exactas acerca del movimiento de los astros (...) Copérnico se aplicó infatigablemente al descubrimiento de tal constitución; (...) después de largas observaciones, de todo tipo de coincidencias y de rigurosas demostraciones, ese sistema le acabó pareciendo tan acorde con la armonía del universo que quedó plenamente convencido de su verdad. Así, pues, no propuso esta hipótesis para satisfacer las exigencias del astrónomo puro, sino más bien para plegarse a la necesidad de la naturaleza.”

GALILEO OPINION SOBRE LAS NUEVAS TEORIAS
El cardenal Bellarmino al muy reverendo padre Paolo Antonio Foscarini (12 de abril de 1615) Muy reverendo padre, He leído con interés la carta en italiano y el ensayo en latín que vuestra paternidad me envió. Os doy las gracias por ambas cosas y os confieso que ambos escritos están llenos de ingenio y erudición. Puesto

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

51

que me preguntáis por mi opinión, os la voy a dar, aunque con toda brevedad, porque ahora tenéis muy poco tiempo para leer y escribir. En primer lugar, os digo que me parece que tanto vuestra paternidad como el señor Galileo obran con prudencia al limitarse a hablar hipotéticamente y no de manera absoluta, tal como siempre he creído que hablaba también Copérnico. Porque no hay peligro alguno en decir que, si suponemos que la tierra se mueve y que el sol está quieto, las apariencias se salvan mejor que postulando excéntricas y epiciclos, y que esto basta al matemático. Sin embargo, es diferente pretender afirmar que en realidad el sol se encuentra en el centro del mundo y que sólo gira sobre sí mismo sin moverse de oriente a occidente, y que la tierra está muy alejada de los cielos y descansa inmóvil en el centro del mundo. Considerad ahora, con vuestro sentido de la prudencia, si la Iglesia puede tolerar que se dé a la Escritura un sentido contrario a los santos padres y a todos los comentaristas griegos y latinos. Ni puede uno responder que no se trata de un asunto de fe, puesto que, si no es materia de fe «en cuanto al tema», es materia de fe «en cuanto al que habla»; de modo que sería tan herético decir que Abraham no tuvo dos hijos y Jacob doce como decir que Cristo no nació de una virgen, porque ambas cosas las dice el Espíritu Santo por boca de los profetas y los apóstoles. En tercer lugar, digo que si hubiera una verdadera demostración de que el sol está en el centro del mundo y la tierra en el tercer cielo, y que el sol no gira en torno a la tierra sino la tierra en torno al sol, habría que proceder con sumo cuidado a explicar las Escrituras que se manifiestan en sentido contrario, y más bien decir que no las entendemos bien antes que decir que lo que afirmamos es falso. Pero no voy a creer que exista tal demostración mientras no se me demuestre. Ni es lo mismo demostrar que podemos salvar mejor las apariencias, si suponemos que el sol ocupa el centro y que la tierra está en el cielo, que demostrar que el sol está realmente en el centro y que la tierra está realmente en el cielo; porque, a mi entender, puede que exista la primera demostración, pero dudo mucho que la segunda exista y, en caso de duda, no hay que abandonar las Sagradas Escrituras tal como las interpretan los santos padres. Añado que fue Salomón, quien dijo «Se alzó el sol y luego descendió, y se apresuró hacia el lugar de donde había salido», quien no sólo habló como hombre inspirado por Dios, sino que era un hombre sabio por encima de los demás, e instruido tanto en ciencias humanas como en conocimientos sobre cosas creadas; había recibido toda su sabiduría de Dios; por tanto, no es probable que estuviera afirmando algo que fuera contrario a la verdad ya demostrada o capaz de ser demostrada. Ahora bien, supongamos que decís que Salomón habla de acuerdo con las apariencias, tal como nos parece que el sol se mueve (mientras que la tierra no), igual como a quien se aleja del litoral en un barco le parece que el litoral se mueve. Responderé que, cuando alguien se aleja del litoral, aunque le parezca que el litoral se está alejando, sabe en realidad que se trata de un error y lo corrige, viendo claramente que es la nave la que se mueve y no el litoral. Pero, en lo que se refiere al sol y a la tierra, ningún científico tiene necesidad de corregir el error, porque claramente experimenta que la tierra está fija y que los ojos no engañan cuando juzgan que el sol se mueve, de la misma forma que no yerra cuando juzga que la luna y las estrellas se mueven. Y baste esto por ahora. Saludo afectuosamente a vuestra paternidad, y ruego a Dios que colme todos vuestros deseos. En casa, 12 de abril de 1615. A vuestra paternidad muy reverenda, vuestro hermano.

TRES CONDENAS MODERNAS (SANTO OFICIO O INQUISICION)
(1) CONDENA DE GIORDANO BRUNO (Roma, 8 de enero de 1600) Por lo que, visto y considerado el proceso formado contra ti y las confesiones de tus errores y herejías con pertinacia y obstinación, aunque tú niegues que lo sean, y todo lo que se tenía que ver y considerar: propuesta primero tu causa en nuestra congregación general, celebrada ante la Santidad de Nuestro Señor el día XX de enero pasado, y votada y resuelta, hemos llegado a la siguiente sentencia. Invocado pues el nombre de nuestro Señor Jesucristo y de su gloriosa Madre siempre virgen María, en la causa y causas anteriores al presente que vierten en este Santo Oficio entre el reverendo Giulio

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

52

Monterenzi, doctor en leyes, procurador fiscal de dicho Santo Oficio, por una parte, y, por otra parte, tú Giordano Bruno mencionado, encontrado reo inquirido, procesado, culpable, impenitente, obstinado y pertinaz; por esta definitiva sentencia nuestra, de consejo y parecer de los reverendos padres maestros en sacra teología y doctores en una y en otra ley, nuestros consultores, proferimos en estos escritos, decimos y pronunciamos, sentenciamos y declaramos, a ti fray Giordano Bruno, que eres hereje impenitente pertinaz y obstinado, y que por eso has incurrido en todas las censuras eclesiásticas y penas de los Cánones sagrados, leyes y constituciones tanto particulares como generales, que a tales herejes confesos, impenitentes, pertinaces y obstinados se imponen; y como tal te degradamos verbalmente y declaramos que debes ser degradado, así como ordenamos y mandamos que seas degradado de todos los órdenes eclesiásticos mayores y menores en los cuales te habías constituido, según la orden de los Cánones sagrados; y debes ser arrojado, como te arrojamos, de nuestro foro eclesiástico y de nuestra santa e inmaculada Iglesia, de cuya misericordia has sido indigno; y ser entregado a la Corte secular, así como te entregamos a la corte de vos monseñor Gobernador de Roma aquí presente, para punirte con las debidas penas, rogándole por ello que eficazmente quiera mitigar el rigor de las leyes sobre la pena de tu persona, que sea sin peligro de muerte o mutilación de miembro. Además condenamos, reprobamos y prohibimos todos los libros mencionados anteriormente y los otros libros escritos, como heréticos, erróneos porque contienen muchas herejías y errores, ordenando que todos los que han llegado a manos del Santo Oficio, o podrán llegar en el futuro, que sean destruidos públicamente y quemados en la plaza de san Pedro, ante las escaleras, y como tales sean considerados en el Índice de los libros prohibidos, como ordenamos que así se haga. Así decimos, pronunciamos, sentenciamos, declaramos, ordenamos y mandamos, arrojamos y entregamos y rogamos con este y con otro mejor modo y forma que de razón podemos y debemos. Así lo declaramos los Cardenales generales Inquisidores suscritos: firman los cardenales intervinientes. (2) SENTENCIA CONTRA GALILEO GALILEI (22 JUNIO 1633) "Por cuanto tú, Galileo, hijo del difunto Vincenzo Galilei, de Florencia, de setenta años de edad, fuiste denunciado, en 1615, a este Santo Oficio por sostener como verdadera una falsa doctrina enseñada por muchos, a saber; que el sol está inmóvil en el centro del mundo y que la Tierra se mueve y posee también un movimiento diurno; así como por tener discípulos a quienes instruyes en la mismas ideas; así como por mantener correspondencia sobre el mismo tema con algunos matemáticos alemanes; así como por publicar ciertas cartas sobre las manchas del sol, en las que desarrollas la misma doctrina como verdadera; así como por responder a las objeciones que se suscitan continuamente por las Sagradas Escrituras, glosando dichas escrituras según tu propia interpretación; y por cuanto fue presentada la copia de un escrito en forma de carta, redactada expresamente por ti para una persona que fue antes tu discípulo, y en la que, siguiendo la hipótesis de Copérnico, incluyes varias proposiciones contrarias al verdadero sentido y autoridad de las Sagradas Escrituras; por eso este Sagrado Tribunal, deseoso de prevenir el desorden y perjuicio que desde entonces proceden y aumentan en menoscabo de la sagrada Fe, y atendiendo al deseo de Su Santidad y de los eminentísimos cardenales de esta suprema universal Inquisición, califica las dos proposiciones de la estabilidad del Sol y del movimiento de la Tierra, según los calificadores teológicos, como sigue: 1. La proposición de ser el Sol el centro del mundo e inmóvil en su sitio es absurda, filosóficamente falsa y formalmente herética, porque es precisamente contraria a las Sagradas Escrituras. 2. La proposición de no ser la Tierra el centro del mundo, ni inmóvil, sino que se mueve, y también con un movimiento diurno, es también absurda, filosóficamente falsa y, teológicamente considerada, por lo menos errónea en la fe. Pero estando decidida en esta ocasión a tratarte con suavidad, la Sagrada Congregación, reunida ante Su Santidad el 25 de febrero de 1616, decreta que su eminencia el cardenal Belarmino te prescriba abjurar del todo de la mencionada falsa doctrina; y que si rehusares hacerlo, seas requerido por el comisario del Santo Oficio a renunciar a ella, a no enseñarla a otros ni a defenderla; y a falta de aquiescencia, que seas prisionero; y por eso, para cumplimentar este decreto al día siguiente, en el palacio, en presencia de su

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

53

eminencia el mencionado cardenal Belarmino, después de haber sido ligeramente amonestado por dicho cardenal, fuiste conminado por el comisario del Santo Oficio, ante notario y testigos, a renunciar del todo a la mencionada opinión falsa, y en el futuro, no defenderla ni enseñarla de ninguna manera, ni verbalmente ni por escrito; y después de prometer obediencia a ello, fuiste despachado. Y con el fin de que una doctrina tan perniciosa pueda ser extirpada del todo y no se insinúe por más tiempo con grave detrimento de la verdad católica, ha sido publicado un decreto procedente de la Sagrada Congregación del Indice, prohibiendo los libros que tratan de esta doctrina, declarándola falsa y del todo contraria a la Sagrada y Divina Escritura. Y por cuanto después ha aparecido un libro publicado en Florencia el último año, cuyo título demostraba ser tuyo, a saber: El Diálogo de Galileo Galilei sobre los dos sistemas principales del mundo: el ptolomeico y el copernicano; y por cuanto la Sagrada Congregación ha oído que a consecuencia de la impresión de dicho libro va ganando terreno diariamente la opinión falsa del movimiento de la Tierra y de la estabilidad del Sol, se ha examinado detenidamente el mencionado libro y se ha encontrado en él una violación manifiesta de la orden anteriormente dada a ti, toda vez que en este libro has defendido aquella opinión que ante tu presencia había sido condenada; aunque en el mismo libro haces muchas circunlocuciones para inducir a la creencia de que ello queda indeciso y sólo como probable, lo cual es así mismo un error muy grave, toda vez que no puede ser en ningún modo probable una opinión que ya ha sido declarada y determinada como contraria a la Divina Escritura. Por eso, por nuestra orden, has sido citado a este Santo Oficio, donde, después de prestado juramento, has reconocido el mencionado libro como escrito y publicado por ti. También confesaste que comenzaste a escribir dicho libro hace diez o doce años, después de haber sido dada la orden antes mencionada. También reconociste que habías pedido licencia para publicarlo, sin aclarar a los que te concedieron este permiso, que habías recibido orden de no mantener, defender o enseñar dicha doctrina de ningún modo. También confesaste que el lector podía juzgar los argumentos aducidos para la doctrina falsa, expresados de tal modo, que impulsaban con más eficacia a la convicción que a una refutación fácil, alegando como excusa que habías caído en un error contra tu intención al escribir en forma dialogada y, por consecuencia, con la natural complacencia que cada uno siente por sus propias sutilezas y en mostrarse más habilidoso que la generalidad del género humano al inventar, aun en favor de falsas proposiciones, argumentos ingeniosos y plausibles. Y después de haberte concedido tiempo prudencial para hacer tu defensa, mostraste un certificado con el carácter de letra de su eminencia el cardenal Belarmino, conseguido, según dijiste, por ti mismo, con el fin de que pudieses defenderte contra las calumnias de tus enemigos, quienes propalaban que habías abjurado de tus opiniones y habías sido castigado por el Santo Oficio; en cuyo certificado se declara que no habías abjurado ni habías sido castigado, sino únicamente que la declaración hecha por Su Santidad, y promulgada por la Sagrada Congregación del Índice, te había sido comunicada, en la que se declara que la opinión del movimiento de la Tierra y de la estabilidad del Sol es contraria a las Sagradas Escrituras, y que por eso no puede ser sostenida ni defendida. Por lo que al no haberse hecho allí mención de dos artículos de la orden, a saber: la orden de "no enseñar" y "de ningún modo", argüiste que debíamos creer que en el lapso de catorce o quince años se habían borrado de tu memoria, y que ésta fue también la razón por la que guardaste silencio respecto a la orden, cuando buscaste el permiso para publicar tu libro, y que esto es dicho por ti, no para excusar tu error, sino para que pueda ser atribuido a ambición de vanagloria más que a malicia. Pero este mismo certificado, escrito a tu favor, ha agravado considerablemente tu ofensa, toda vez que en él se declara que la mencionada opinión es opuesta a las Sagradas Escrituras, y, sin embargo, te has atrevido a ocuparte de ella y a argüir que es probable. Ni hay ninguna atenuación en la licencia arrancada por ti, insidiosa y astutamente, toda vez que no pusiste de manifiesto el mandato que se te había impuesto. Pero considerando nuestra opinión de no haber revelado toda la verdad respecto a tu intención, juzgamos necesario proceder a un examen riguroso en el que contestaste como buen católico. Por eso, habiendo visto y considerado seriamente las circunstancias de tu caso con tus confesiones y excusas, y todo lo demás que debía ser visto y considerado, nosotros hemos llegado a la sentencia contra ti, que se escribe a continuación.: Invocando el sagrado nombre de Nuestro Señor Jesucristo y de Su Gloriosa Virgen Madre María, pronunciamos esta nuestra final sentencia, la que, reunidos en Consejo y Tribunal con los reverendos maestros de la Sagrada Teología y doctores de ambos Derechos, nuestros asesores, extendemos en este escrito relativo a los asuntos y controversias entre el

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

54

magnífico Carlo Sincereo, doctor en ambos Derechos, fiscal procurador del Santo Oficio, por un lado, y Galileo Galilei, acusado, juzgado y convicto, por el otro lado, y pronunciamos, juzgamos y declaramos que tú, Galileo, a causa de los hechos que han sido detallados en el curso de este escrito, y que antes has confesado, te has hecho a ti mismo vehementemente sospechoso de herejía a este Santo Oficio al haber creído y mantenido la doctrina (que es falsa y contraria a las Sagradas y Divinas Escrituras) de que el Sol es el centro del mundo, y de que no se mueve de Este a Oeste, y de que la Tierra se mueve y no es el centro del mundo; también de que una opinión no puede ser sostenida y defendida como probable después de haber sido declarada y decretada como contraria a la Sagrada Escritura, y que, por consiguiente, has incurrido en todas las censuras y penalidades contenidas y promulgadas en los sagrados cánones y en otras constituciones generales y particulares contra delincuentes de esta clase. Visto lo cual, es nuestro deseo que seas absuelto, siempre que con un corazón sincero y verdadera fe, en nuestra presencia abjures, maldigas y detestes los mencionados errores y herejías, y cualquier otro error y herejía contrario a la Iglesia católica y apostólica de Roma, en la forma que ahora se te dirá. Pero para que tu lastimoso y pernicioso error y transgresión no queden del todo sin castigo, y para que seas más prudente en lo futuro y sirvas de ejemplo para que los demás se abstengan de delincuencias de este género, nosotros decretamos que el libro Diálogos de Galileo Galilei sea prohibido por un edicto público, y te condenamos a prisión formal de este Santo Oficio por un período determinable a nuestra voluntad, y, por vía de saludable penitencia, te ordenamos que los tres próximos años recites, una vez a la semana, los siete salmos penitenciales, reservándonos el poder de moderar, conmutar o suprimir, la totalidad o parte del mencionado castigo o penitencia". Pronunciamos, declaramos, ordenamos, condenamos y reservamos por derecho esta u otras medidas. Ita pronunciamus nos Cardinalis infrascripti (y firman los cardenales intervinientes) ABJURACIÓN DE GALILEO GALILEI. "Yo, Galileo Galilei, hijo del difunto Vincenzo Galilei, de Florencia, de setenta años de edad, siendo citado personalmente a juicio y arrodillado ante vosotros, los eminentes y reverendos cardenales, inquisidores generales de la República universal cristiana contra la depravación herética, teniendo ante mí los Sagrados Evangelios, que toco con mis propias manos, juro que siempre he creído y, con la ayuda de Dios, creeré en lo futuro, todos los artículos que la Sagrada Iglesia católica y apostólica de Roma sostiene, enseña y predica. Por haber recibido orden de este Santo Oficio de abandonar para siempre la opinión falsa que sostiene que el Sol es el centro e inmóvil, siendo prohibido el mantener, defender o enseñar de ningún modo dicha falsa doctrina; y puesto que después de habérseme indicado que dicha doctrina es repugnante a la Sagrada Escritura, he escrito y publicado un libro en el que trato de la misma y condenada doctrina y aduzco razones con gran fuerza en apoyo de la misma, sin dar ninguna solución; por eso he sido juzgado como sospechoso de herejía, esto es, que yo sostengo y creo que el Sol es el centro del mundo e inmóvil, y que la Tierra no es el centro y es móvil, deseo apartar de las mentes de vuestras eminencias y de todo católico cristiano esta vehemente sospecha, justamente abrigada contra mí; por eso, con un corazón sincero y fe verdadera, yo abjuro, maldigo y detesto los errores y herejías mencionados, y en general, todo error y sectarismo contrario a la Sagrada Iglesia; y juro que nunca más en el porvenir diré o afirmaré nada, verbalmente o por escrito, que pueda dar lugar a una sospecha similar contra mí; asimismo, si supiese de algún hereje o de alguien sospechoso de herejía, lo denunciaré a este Santo Oficio o al inquisidor y ordinario del lugar en que pueda encontrarme. Juro, además, y prometo que cumpliré y observaré fielmente todas las penitencias que me han sido o me sean impuestas por este Santo Oficio. Pero si sucediese que yo violase algunas de mis promesas dichas, juramentos y protestas (¡qué Dios no quiera!), me someto a todas las penas y castigos que han sido decretados y promulgados por los sagrados cánones y otras constituciones generales y particulares contra delincuentes de este tipo. Así, con la ayuda de Dios y de sus Sagrados Evangelios, que toco con mis manos, yo, el antes nombrado Galileo Galilei, he abjurado, prometido y me he ligado a lo antes dicho; y en testimonio de ello, con mi propia mano he suscrito este presente escrito de mi abjuración,

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

55

que he recitado palabra por palabra. En Roma, en el convento de la Minera, 22 de junio de 1633; yo, Galileo Galilei, he abjurado conforme se ha dicho antes con mi propia mano". SENTENCIA CONTRA BARUCH DE SPINOZA (AMSTERDAM, 1656) "Por la decisión de los ángeles y el juicio de los santos, excomulgamos, expulsamos, execramos y maldecimos a Baruch Spinoza, con el consentimiento de Dios bendito y con el de toda esta comunidad; delante de estos libros de la Ley, que contienen trescientos trece preceptos; la excomunión que Josué lanzó sobre Jericó, la maldición que Elías profirió contra los niños y todas las maldiciones escritas en el libro de la Ley, que sea maldito de día y maldito de noche, maldito cuando se acueste y cuando se levante, maldito cuando salga y cuando entre, que Dios no lo perdone, que su cólera y su furor se inflamen contra este hombre y traigan sobre él todas las maldiciones escritas en el libro de la Ley, que Dios borre su nombre del cielo y lo separe de todas las tribus de Israel abandonándolo al Maligno con todas las maldiciones del cielo escritas en el Libro de la Ley. Pero vosotros que sois fieles al Señor vuestro Dios, vivid en paz. Ordenamos que nadie mantenga con él comunicación oral o escrita, que nadie le preste ningún favor, que nadie permanezca con él bajo el mismo techo o a menos de cuatro yardas, que nadie lea nada escrito o trascripto por él."

BERTOLT BRECHT: GALILEO GALILEI
Esta pieza fue escrita en 1938-1939 en Dinamarca, en el exilio. Los diarios habían publicado la noticia de la desintegración del átomo de uranio por físicos alemanes y fue estrenada por el Piccolo Teatro di Milano el 18 de diciembre de 1953 con la dirección de Giorgio Strehler. Contenidos de cada parte / acto: 01. Galileo Galilei, maestro de matemáticas en Padua, quiere demostrar la validez del nuevo sistema universal de Copérnico. 02. Galilei entrega un nuevo invento a la República de Venecia. 03. 10 de enero de 1610: por medio del telescopio, Galilei realiza descubrimientos en el cielo que demuestran el sistema de Copérnico. Prevenido por su amigo de las posibles consecuencias de sus investigaciones, Galilei manifiesta su fe en la razón humana 04. Galilei ha dejado la República de Venecia por la corte florentina. Sus descubrimientos hechos por medio del telescopio chocan con la incredulidad de los círculos eruditos de la corte. 05. Sin intimidarse por la peste, Galilei continúa con sus investigaciones. 06. 1616: el colegio romano, instituto de investigaciones del Vaticano, confirma los descubrimientos de Galilei. 07. Pero la inquisición pone la teoría de Copérnico en el index (5 de marzo de 1616.) 08. Un diálogo entre Galileo y el pequeño Monje acerca del juicio y la condena. 09. El advenimiento de un nuevo papa, que es también científico, alienta a Galilei a proseguir con sus investigaciones sobre la materia prohibida, luego de ocho años de silencio. Las manchas solares 10. En el decenio siguiente, las teorías de Galilei se difunden en el pueblo. Panfletistas y cantores de baladas recogen las nuevas ideas por todos lados. En el carnaval de 1632, muchas ciudades eligen a la astronomía como motivo para las comparsas de sus gremios

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

56

11. 1633: el famoso investigador recibe orden de la inquisición de trasladarse a roma 12. El Papa. Dialogan el Papa y el Cardenal inquisidor acerca de Galileo 13. 22 de junio de 1633: Galileo Galilei revoca ante la inquisición su teoría del movimiento de la tierra. 14. 1633-1642. Galileo Galilei vive hasta su muerte en una casa como prisionero de la inquisición. Los "Discorsi". 15. 1637. El libro de Galilei "Discorsi" atraviesa la frontera italiana.

TEXTOS MEDIEVALES: NICOLE ORESME LE LIVRE DE DIVINACIONS (EL LIBRO DE ADIVINACIONES)
 Aquí comienza el libro Maestro Nicolás de Oresme de adivinaciones. Mi intención con la ayuda de Dios es mostrar en este libro, por experiencia, por autoridad, por razón humana, que loca cosa, mala y peligrosa temporalmente, pone su entendimiento a desear saber o adivinar las aventuras y los destinos futuros, o las cosas ocultas, por la astrología, por geomancia, por nigromancia, o por cualquier otro arte, si debe llamárselas arte, igualmente tal cosa es muy peligrosa para las personas de estado [39 r.2] como lo son príncipes y señores quienes pertenecen al gobierno público  Y para eso yo he compuesto este librillo en francés a fin de que la gente pueda entender, de quienes, si como yo he entendido, varios están demasiado inclinados a tales presunciones. Y una vez que haya yo escrito en latín sobre esta materia y si alguien quiere reprobar lo que diré en cuanto a mi principal intención, de frente y con razón, no en detracción y escribiendo en contra. Y yo responderé, si puedo, porque así podría encontrar la verdad. De todos modos, a pesar de lo que diga, lo someto a la corrección de aquellos a quienes corresponda y suplico que se me excuse por la ruda manera de expresarme, ya que no tengo por costumbre exponer o escribir en francés. Aquí siguen los capítulos del libro  El primero, es de las artes por las cuales se consulta sobre las cosas ocultas y avisadas. El segundo, cuanto tienen de verdad las partes de la astrología. El tercero, cuanto de verdad hay sobre lo que se dice. El cuarto, de una respuesta a una pregunta. El quinto, de los argumentos que los príncipes deben estudiar en tales ciencias. El sexto, de los argumentos a favor de la posibilidad de conocer el futuro por estos métodos. El séptimo, de los argumentos que esta cosa es redituable y posible. [39 v.1; p.52] El octavo, de la verdadera prueba de lo contrario por la experiencia. El noveno, será de mi propósito por autoridad. El décimo, será de prueba del propósito por razón. El undécimo, será que en tal arte no hay certidumbre. El duodécimo, será de como uno es defraudado por tales artes. El decimotercero, será de como los príncipes deberán ajustarse a tales ciencias. El decimocuarto, será de como se responderá a los argumentos del cuarto capítulo. El decimoquinto, será de las respuestas a los argumentos del quinto capítulo. El decimosexto, será de las respuestas a los argumentos del octavo capítulo. El decimoséptimo, será de las recapitulaciones y conclusiones omnium capitulorum. Est finis prologi libelli.

CAPITULO PRIMERO  Son muchas las artes o las ciencias, por las que uno suele consultar sobre las cosas del porvenir, u ocultas, secretas, encubiertas) o que pueden ser aplicadas a estos usos: Una es la astrología, la cual, a mi parecer, tiene seis partes principales. La primera determina principalmente a los movimientos, a los signos, y a las medidas de los cuerpos celestes, por la que mediante las tablas pueden conocerse las constelaciones, los eclipses futuros y cosas semejantes.

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

57

 La segunda es de las cualidades, de las influencias y de los poderes naturales de las estrellas, de los signos, de los grados, de los signos del cielo, y de cosas tales como una estrella en una sección del cielo significa [40 r.1] o tiene la virtud de causar calor o frío, sequedad o humedad, y también de los efectos naturales. Y esta parte es introductoria para hacer las predicciones.  La tercera es de las revoluciones de los astros y de las conjunciones de los planetas, y es aplicada a tres tipos de predicciones. Primeramente, a saber, por las grandes conjunciones los grandes eventos mundiales, como son las plagas, mortandades, hambrunas, inundaciones, grandes guerras, ascensión y caída de reinos, aparición de profetas, nuevas religiones, y cambios similares. En segundo lugar, podemos conocer la calidad del aire, los cambios en el clima de cálido a frío, de seco a húmedo, de los vientos, de las tormentas, y de cambios semejantes. En tercer lugar, podemos juzgar los humores del cuerpo humano y de las cosas como tomar medicinas o cosas similares.  La cuarta parte es de los nacimientos, para juzgar principalmente el destino de un hombre mediante la constelación y figura de su nacimiento. La quinta trata sobre las interrogaciones, esto es, juzga y responde una pregunta de acuerdo a la constelación que está en el cielo en el momento en que es formulada la pregunta. La sexta trata de la elección del momento para comenzar un viaje o emprender una tarea y en esta parte está incluida la rama que enseña como hacer imágenes, caretas, anillos y cosas semejantes. Las otras ciencias son la geomancia, hidromancia, y artificios semejantes, quiromancia, experimentos, supersticiones y de los auspicios de estornudar, de los encuentros, de las disputas por el canto de un pájaro, por los miembros de las bestias muertas, del arte de la magia, nigromancia, interpretación de los sueños, y muchas otras vanidades que no son ciencias propiamente dichas. CAPITULO DOS  La primera parte de la astrología es especulativa y matemática, ciencia muy noble y excelente, y expuesta en los libros muy disimuladamente, y puede conocérsela adecuadamente pero no puede serlo con exactitud, como lo he declarado en mi tratado de la Medición de los Movimientos de los Cielos y lo he probado mediante razones fundadas en demostraciones matemáticas.  La segunda es especulativa, natural y es una muy bella ciencia y posible de conocer, en cuanto a lo que concierne a su naturaleza, pero sabemos muy poco acerca de ella, porque la mayoría de las reglas de los libros son falsas, como dijo Averrois, y pobremente o nulamente probadas. Y algunos de ellos, que fueron situados en el país o el momento en el que fueron hechos, son falsos en otra parte y en la actualidad. Porque las estrellas fijas que tienen gran influencia según los antiguos, (non sunt nunc ubi tunc fuerunt) luego de que se aplicaran a la práctica de los juicios  Y la tercera en tres maneras arriba dictadas de las cuales la primera, que trata sobre los grandes eventos mundiales, puede ser y es suficientemente conocida solamente en términos generales. Pues no puede saberse en qué país, en qué mes, a qué personas, ni bajo qué determinantes tales cosas sucederán, ni otras circunstancias particulares.  En segundo lugar, las mutaciones del aire, es cosa posible de conocer su naturaleza pero es demasiado fuerte y no está presente, no lo estuvo durante largo tiempo para quienes la conocieron, salvo como nada. Pues las reglas de la segunda parte muchas veces son falsas si como yo he dicho, y esta parte la suponemos. Y del mismo modo son falsas las reglas especiales que están escritas para esta parte. Y por esto vemos comúnmente que tales mutaciones se hubieran visto mejor juzgadas por los marinos o los trabajadores del campo que por los astrónomos.  En tercer lugar, de aquello que pertenece a la medicina, se puede saber alguna cosa en cuanto a los efectos que resultan del curso del sol y de la luna, y en otros muy poco o nada. Toda esta tercera parte de la astrología se refiere principalmente a los efectos de la naturaleza, y los otros que siguen tienen

LICENCIATURAS / EPISTEMOLOGÍA MATERIAL DE TRABAJO / 2011 PROF. DR. JORGE NORO. norojor@cablenet.com.ar

58

más en cuenta principalmente a los efectos del destino. La cuarta parte, que es de las natividades, en cuanto a la complexión y la inclinación de la persona que ha nacido en ese momento, es posible conocer su naturaleza pero no su destino ni las cosas que pueden ser evitadas por la voluntad humana, por lo que esta parte habla más de los efectos naturales. Y está visto por experiencia que dos personas nacidas con tan poca diferencia horaria que no puede notársela, sus destinos serán siempre totalmente contrarios, porque yo digo que esta parte no puede ser conocida, ni las reglas sobre estos escritos son verdaderas. La quinta parte, de las interrogaciones, y la sexta, de las elecciones, no tiene fundamento razonable ni veracidad, y de la parte de las imágenes dice Averrois sobre el libro XII de Metafísica que proviene y ha nacido de la corrupción de la filosofía y de las fábulas de los paisanos, y lo puede entender quien ha leído los libros de Yginius y Aratus que tratan de este tema, tales imágenes no tienen efecto en sí mismas ni por arte de magia o por nigromancia

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO CATEDRA DE EPISTEMOLOGIA. LICENCIATURA DIDACTICA DE LA MATEMATICA 2011