Está en la página 1de 38

CAP1

OF CONSTITUTIONS AND CONSTITUTIONALISMS

Durante un día frío a finales del noviembre de 1989, Zdeněk el Janíček, adornado en el mono mugriento, se elevó para dirigirse a una reunión de sus trabajadores de fábrica de cerveza de Praga del mismo tipo. Janíček y sus oyentes estaban entre los varios millones en Checoslovaquia quién se había ido sus empleos en una huelga general de dos horas que había traído el país a una paralización. Ellos exigían no salarios más altos y mejoraron condiciones laborales, pero más democracia y un final al monopolio del Partido comunista del poder político. En su discurso, Janíček citado de la Declaración de independencia de América. Allí en Praga, miles de millas lejos y más de dos siglos después de que Thomas Jefferson afirmó los derechos no alienables de todos los hombres a vida, libertad, y la búsqueda de la felicidad, sus palabras fueron otra vez llamadas en el servicio como que ellos habían sido por tantos altavoces en tantas tierras durante tantos años para inspirar, instruir, y por último autorizar. "Los americanos", Janíček observado, ―entendió estos derechos hace más de 200 años. Sólo aprendemos a creer que tenemos derecho a los mismos derechos. ‖¿1 Qué podría dar testimonio importantemente a la petición persistente, importancia, e influencia de uno de los mayores documentos del americano y, para aquel asunto, historia global? Lo que hizo la Declaración un documento tan mundial era su afirmación inspiradora de principios políticos y su estado como un texto de fundación. Esto proclamó al mundo el aspecto de un nuevo estado independiente que toma su lugar ―entre los poderes de la tierra.‖ La independencia a condición de que americana no había sido conseguida, o la unión federal no sobrevivida, la Declaración no habría tenido tal impacto global. David Armitage, historiador de Harvard, expresó su convicción en su estudio imperioso de la Declaración que el primer párrafo enfatizando los ―derechos de estados‖ bajo el derecho internacional era del mayor significado histórico que los ―derechos naturales de individuos‖ acentuados en el segundo el párrafo (―todos los hombres son creados iguales‖). La Declaración así proporcionó un modelo, él indicó, para otras proclamaciones de la independencia por nuevos estados. Hoy más de la mitad de los países en el mundo ha seguido el ejemplo de América haciendo tales declaraciones de independencia, así cambiando el curso de la historia global de un mundo de Imperios en 1776 al mundo moderno de nación-states.2 Aún tan importante como era y permanece, la Declaración sólo era la primera de seis documentos producidos por los fundadores de América en un estallido de quince años de la brillantez, nunca desde igualado, que se dirigió a las preguntas más relevantes del gobierno de una gente libre: como equilibrar la libertad y el orden y como equilibrar derechos individuales y libertades con responsabilidades individuales. De estos textos de media docena la Declaración, las primeras constituciones estatales, los Artículos de Confederación, los Estados Unidos. Constitución, El Federalista, y el americano surgido por la declaración de derechos un anfitrión de ideas innovadoras y prácticas. Ellos incluyeron la nueva moda de una constitución escrita; el principio que las constituciones deberían ser preparadas por convenciones constituyentes

constituyentes; la práctica de ratificar estatutos por la gente o sus representantes; el proceso de constituciones que se enmiendan; y tres instituciones importantes incorporaron a la Constitución estadounidense: presidentialism, federalismo, y revisión judicial. Los seis documentos comprendieron el corazón del constitucionalismo americano, que dio a luz a la nueva nación y, cuando combinado con constitutionalisms británico y francés, dio ocasión a una nueva constelación constitucional, constitucionalismo Occidental, para ser hablado más tarde. Cualquier estudio de la influencia constitucional debe reconocer en el comienzo que todas las constituciones son autóctonas; es decir ellos saltan del suelo natal y son arraigados en las tradiciones indígenas de un país. Las influencias de otras sociedades y culturas sólo son injertos en la raíz principal. Las constituciones son, a un grado mayor o menor, documentos híbridos, ya que cada nueva constitución es la parte de un proceso más grande llamado el sincretismo, por el cual las tradiciones de un país incorporan las tradiciones indígenas de otro país, causando una nueva creación a la cual ambos países han contribuido. Cuando el constitucionalismo americano se movió en el extranjero, fue transformado por este proceso interactivo, adaptable. Pero como será mostrado, las tradiciones indígenas a veces también resistieron al sincretismo. Al mismo tiempo, está claro que en ninguna sociedad hacen los fabricantes de constitución actúan en un vacío histórico, empírico, e intelectual, acercándose a tales problemas nudosos como gobierno y derechos individuales de novo.

Inevitablemente hay préstamos y los rechazos, conscientes y por otra parte. Ponga otro camino, aunque ellos puedan saltar del suelo natal, todas las constituciones son syncretic y sujeto a influencias exteriores. El desarrollo del constitucionalismo americano sí mismo es un ejemplo. Los padres fundadores heredaron un estiramiento de tradición constitucional atrás a Grecia antigua y Roma. En ellos influyeron enormemente también la historia constitucional británica y las ideas de la Aclaración europea. Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, John Adams, y los otros con regularidad cambiaron ideas con sus equivalentes en Inglaterra, Francia, Escocia, Suiza, y en otra parte en cuanto a ley natural y derechos naturales. Ellos tomaron parte en el discurso público sobre el papel de la razón en asuntos humanos y la posibilidad que por su especie humana de aplicación sin trabas podría crear racional y leyes sólo universales. Los americanos en particular pesadamente usaron precedentes británicos, desde luego pero al final, las experiencias históricas únicas condujeron a americanos en una dirección de su propio. No necesidad teniendo de adaptarse por la monarquía de las instituciones conservadora de Europa, aristocracia, estableció iglesias, y ejércitos permanentes grandes ellos estaban en una mejor posición para traducir teorías de Aclaración a la realidad viva. Sin tradiciones arraigadas británicas, los americanos podrían forjar un sistema de división de gobierno y equilibrio de los poderes legislativos y ejecutivos, crear un federal, más bien que un gobierno centralizado, e instituir la revisión judicial para comprobar la autoridad del ejecutivo y la soberanía de la legislatura. Estas innovaciones solas marcaron el constitucionalismo americano como más que una mera variante del constitucionalismo británico. Ellos justificaron el lema del Grande Sello de los Estados Unidos: Novus ordo seclorum: ―Un Nuevo Pedido de los Años.‖ La

influencia mundial del constitucionalismo americano, junto con aquel del constitucionalismo británico y francés, ha sido mucho tiempo reconocida. Lo que el historiador Robert R. Palmer escribió sobre los efectos de la Revolución americana en el extranjero podría ser dicho también sobre la influencia del constitucionalismo americano en el extranjero durante los años de fundación: Esto inspiró el sentido de una nueva era. Esto añadió un nuevo contenido a la concepción de progreso. Esto dio una nueva dimensión entera a ideas de la libertad y la igualdad hizo familiar en la Aclaración. Consiguió a la gente en el hábito del pensamiento más concretamente sobre preguntas políticas, y los hizo más fácilmente críticos de sus propios gobiernos y sociedad. Esto destronó Inglaterra y estableció América como un modelo para los que buscan un mejor mundo. Tal influencia siguió bien más allá del período de fundación. Hasta el final de los diecinueve y veinte siglos, los que quieren derrocar a gobiernos opresivos encontrados tanto inspiración como validación en la gran Declaración de América. Constitutionalists extranjero con cuidado estudió los seis documentos seminales, extrayéndolos para perspicacias, usándolos como catalizadores, y a veces copiando sus palabras y frases en sus estatutos recién acuñados. ¿Exactamente a cuáles rasgos del constitucionalismo americano fueron atraídos otros pueblos ya que ellos crearon sus propios marcos del gobierno? ¿Qué adoptaron ellos, y por qué? ¿Y con que nivel de cambio de expresión, sentido, o práctica? ¿Qué rechazaron ellos, y por qué? ¿Qué factores en sus propias historias, circunstancias inmediatas, situaciones en la escena mundial, y corrientes intelectuales de su edad influyeron en sus decisiones, y en que dirección? Sobre estas preguntas y similares nuestro entendimiento ha estado menos claro, y ellos están entre las cuestiones que este libro explora. Desde tanto la constitución como el constitucionalismo son términos usados con frecuencia en este libro, algunas definiciones están en el pedido. El término la constitución tiene una historia larga. Uno podría pensar en Aristóteles y su clasificación famosa de constituciones y de Platón, Cicerón, y Tacitus, todo de los que las constituciones habladas, pero sus sentidos han cambiado durante los siglos. Algo que se acerca la definición actual fue esperado por los ―estatutos de la familiaridad‖ concedida por monarcas a ciudades en tiempos medievales y por la codificación de aduana, como en la Carta Magna. Antes del siglo dieciocho, los ciertos países habían desarrollado ideas, si no instituciones, que se dirigen en dirección de una constitución moderna. El Vizconde de político y teórico británico Bolingbroke ofreció una de las primeras definiciones modernas de una constitución: ―aquel ensamblaje de leyes, instituciones, y aduana, se derivó de ciertos objetos fijos del bien público, que forman el sistema general, según el cual la comunidad ha consentido en ser gobernada. ‖4 Hoy, el término la constitución generalmente se refiere al sistema fundamental de principios y reglas para gobernar un estado y delimitar su poder. Hoy día, con pocas excepciones, estos principios y reglas son incorporados a un documento escrito solo. En el nivel más básico, una constitución por lo general "constituye" a un gobierno y perfila el marco bajo el cual esto funcionará. Así, la gente americana constituyó a un gobierno de poder limitado y "ordenó" una constitución que es, según a un erudito, un estatuto escrito del gobierno, representando "el constitucionalismo", e implicando limitó al gobierno y la

autoridad política circunscrita. Ordenado por ―Nosotros, la gente,‖ esto significa la soberanía popular. Es un cianotipo de un gobierno federal, el antepasado de todos los estados federales. Esto prescribe a un gobierno de ramas diferentes, separadas e independientes, aún entremezclado. Sobre todo, esto ha venido para significar derechos individuales, protegidos hasta contra los representantes elegidos de las personas, y, en la medida grande, aun cuando ellos actúan de buena fe y en el interés 5 público es verdad, por supuesto, que no todas las constituciones modernas comparten estos atributos. Algunas constituciones no han sido entendidas como contratos sociales entre la gente y sus gobiernos y también han dejado de proveer para cualquier forma del gobierno representativo. Los otros han dejado de colocar limitaciones eficaces del gobierno para proteger derechos individuales. Todavía los otros han colocado limitaciones del gobierno, pero han calificado a la protección que ellos proporcionaron. Gran Bretaña, por ejemplo, no recurrió a un ―‖ concepto de la ley más alto y dejó la protección de derechos individuales sujetos a la retirada por el Parlamento 6 Entonces, por supuesto, algunas constituciones modernas son realmente hostiles a la filosofía abrazada por la Constitución estadounidense: ellos "no constituyen" a un gobierno; ellos no limitan poderes gubernamentales; y ellos no protegen los derechos de individuos. Algún saque como manifiestos ideológicos, y otros es simplemente ―constituciones de impostor‖ cuyo objetivo es engañar a la gente sobre la protección de derechos; uno piensa, por ejemplo, de la Constitución soviética de 1936. El constitucionalismo, en contraste, es un término más reciente, remontándose a principios del siglo diecinueve. Fue usado por defensores de constituciones escritas y gobiernos constitucionales para identificar sus creencia subyacentes. Generalmente, el constitucionalismo manda ―al total de suma de

salvaguarde el ejercicio de poder y proteja

restricciones legales y políticas esto

ciertos derechos fundamentales. ‖El 7 Historiador Don Fehrenbacher adelante refinó esta definición comprimida: ―Por 'el constitucionalismo' quiero decir un complejo de ideas, actitudes, y modelos del comportamiento que elabora el principio que la autoridad de gobierno se deriva de y es limitada por un cuerpo de leyes fundamentales. ‖8 Desde un punto de vista global, el constitucionalismo Occidental marcó la culminación de tres "momentos" constitucionales en la historia mundial, separada en tiempo y lugar: Revolución Gloriosa británica de 1688; la Revolución de América y su secuela constitucional; y la Revolución Francesa con su Declaración de los Derechos de Hombre y el Ciudadano. La conexión entre estos "momentos", mientras importante, es correctamente el sujeto para un estudio 9 diferente Lo que es más importante para los objetivos de este libro es el origen del concepto del constitucionalismo moderno. ―La subida del

constitucionalismo [moderno] puede ser fechada a partir de 1776,‖ Walter Hamilton, un erudito americano, afirmado correctamente en el 1930s.10 Pero fue

dejado a Horst Dippel, un historiador alemán célebre y constitutionalist, dar las razones más convincentes para aquella fecha indicando en un artículo de 2005 que un documento solo Virginia Declaration de Derechos del 12 de junio de 1776 puede ser la fuente de la cual la idea del constitucionalismo moderno

saltó. El documento fue escrito por ―representantes del

los derechos realmente pertenecen a

ellos, y su posteridad, como la base y la fundación del gobierno.‖ 11 Dippel

convención llena y libre

reunido en una

la gente

[que declaró]

indicaron que los ―derechos inherentes‖ de ―todos los hombres‖ pertenecieron a la gente y su posteridad y no fueron puestos en una lista como sacado de la constitución inglesa o referidos derechos como antiguos perdidos, pero ser restaurados los dos argumentos tradicionales siempre usados en el pasado. ¿La naturaleza revolucionaria del documento de Virginia era obvia de la declaración que tales derechos serían la ―base y la fundación del gobierno,‖ una interpretación de la constitución inglesa a diferencia de alguno alguna vez no ofreció antes 12 Cuál era la fuente de estos derechos inherentes? Era la ley de la naturaleza y la naturaleza. La ley natural confirió a la gente ―ciertos derechos, de los cuales cuando ellos firman un estado de la sociedad, ellos no pueden por el compacto, privar o despojar su posteridad.‖ La ley natural también demostró ―que todo el poder es investido en, y por consiguiente se derivó de, la gente.‖ 13 Así Virginia Declaration proclamó al mundo en libertad todos los elementos necesarios del constitucionalismo: la soberanía de la gente, derechos individuales inherentes, y principios universales se desarrolló en una constitución escrita como ―la base y la fundación del gobierno.‖ Era, concluyó Dippel, ―el nacimiento de lo que entendemos hoy por el constitucionalismo moderno.‖ 14 En este estudio, el constitucionalismo americano es definido como ―constitucionalismo documental‖ porque sus seis documentos tanto fueron la base como expusieron el pedido gubernamental. Dentro del sistema gubernamental americano, los poderes son distribuidos (más bien que encajonados al centro), son sujetos a limitaciones prescribidas, y tienen su fuente en la voluntad de la mayoría de la gente protegiendo al mismo tiempo los derechos de grupos e individuos 15 La definición del constitucionalismo americano ya que el constitucionalismo documental es justificado, además, por el contexto que lo llevó a cabo. Los fundadores vivieron en una era cuando la palabra escrita fue cada vez más apreciada y utilizada ya que el pueblo se hizo más alfabetizado. Su concepto del gobierno comunal estaba basado en alto grado en los modelos de estatutos coloniales, convenios religiosos, y secular político comprime, toda la encuadernación considerada debido a su forma escrita y firmas a veces escritas adjuntadas para significar la aceptación. Esto creó un sentido de no sólo permanencia sino también franqueza, transparencia, y acuerdo contractual. Esta primacía de un documento escrito representó una desviación decisiva de la práctica británica. Es un truismo de la historia constitucional moderna que los fundadores americanos eran responsables de reanimar la práctica moderna de incorporar principios gobernantes de un régimen y prácticas en un documento 17 escrito hay una paradoja inherente en la fundación americana, sin embargo, porque su constitucionalismo documental no surgió en un paso solo. Las colonias recién independientes todavía no constituyeron un régimen unificado, central, y los seis documentos escritos aparecieron en etapas secuenciales sobre la envergadura de quince años. Los documentos sirvieron de poderes para los principios implicados, ya que los padres fundadores se esforzaron por encarnar sus conceptos de un gobierno ideal en textos sucesivos. En una progresión lineal simplificada demasiado, podríamos resumir este proceso del desarrollo como sigue: la Declaración (1776) afirmó la intención de los colonos de separarse de Gran Bretaña y establecer un nuevo estado; las primeras constituciones del estado (1776-1790) pusieron en práctica el principio del derecho de la especie

humana a la autonomía dentro de los nuevos estados distintos formulando constituciones escritas, cada uno de las cuales, sin embargo, presupuso una unidad naciente con los otros estados; los Artículos de Confederación (17811787) causaron la formación de aquella unión basada en el principio del federalismo que permitió la autonomía simultáneamente con el gobierno compartido tanto al nivel nacional como a estatal; la Constitución (1787) federal, refinando la calidad de aquella unión federal, consolidó poderes nacionales en un gobierno caracterizado por limitaciones colocadas en tres ramas por un equilibrio sofisticado de poderes; El Federalista (17871788), interpretando el sistema del gobierno así estableció, proporcionó la razón fundamental a sus varias provisiones en un documento querido para aquellos para ser gobernado; y Bill de Derechos (1791) completó el equilibrio inacabado de poderes entre la gente y el estado reparando la reclamación de derechos individuales contra el control del gobierno federal. Pero después de su finalización, este desarrollo lineal de las etapas temporales de los documentos debería ser visto como un todo simultáneo. Aunque los seis textos fueran escritos por separado y en tiempos diferentes, cuando visto juntos ellos constituyeron una especie de "supertexto". Cada documento, proporcionando componentes esenciales e interrelacionando con los demás, contribuyó a la formación del modelo americano completado. A veces aquella interrelación era explícita y mandada a, y a veces un documento hasta incorporó partes de otros documentos. En otros tiempos, sin embargo, la relación era implícita, ambigua, y sujeta a interpretaciones contrarias. Las ideas introducidas en documentos más tempranos encontraron su realización en textos siguientes. Nada en este proceso, sin embargo, era foreordained o inevitable. En cambio, fue conducido por un sentido de objetivo de ―acertar en ello‖ tan lejos como la forma de gobierno estuvo referida. De ahí, los padres fundadores siguieron usando el término el experimento. La frase ―personas‖ en la Declaración, por ejemplo, creó un sentido de identidad de americanos como una entidad separada, una capaz de la acción de grupo independiente del país 18 de madre Esta identidad era crucial para la formación del constitucionalismo americano: ¡ninguna gente americana, ningún constitucionalismo! El preámbulo subsecuente de la Constitución, ―Nosotros la gente,‖ reforzó este sentido de identidad. Un poco de la filosofía de la Declaración de derechos formó la base para principios articulados en los Artículos, luego en la Constitución, y finalmente como particularizado en la Declaración de derechos. Las primeras constituciones del estado desempeñaron un papel de anticipación similar. Declaración de Virginia de Derechos y Constitución de 1776, escrito antes del manifiesto de Jefferson, introdujeron el cuerpo de gastos traídos contra el rey en la copia terminada de la Declaración de independencia. Algunos conceptos claves en las primeras constituciones del estado como limitaciones de formado por el gobierno la base para ideas y prácticas en los Artículos y la Constitución estadounidense. Además, los documentos constitucionales que establecieron al gobierno legítimo en las primeras constituciones del estado fueron complementados en los Artículos y la Constitución estadounidense. Aunque separado y territorialmente independiente, las primeras constituciones del estado tuvieran que presuponer una "causa común" con la expectativa que alguna clase del gobierno continental fuera finalmente creada. Para su parte, la Constitución no sólo aceptó la validez de las constituciones del estado sino también, en algunos

aspectos, usó sus modelos gobernantes. El experimento en el federalismo comenzado en los Artículos fue refinado y completado en la Constitución estadounidense. De hecho, el texto de los Artículos fue en gran parte absorbido en la Constitución. El Federalista, aunque menos disponible para la asignación directa de principios en la práctica, fue, por supuesto, irrevocablemente unido a la Constitución como el comentario que explica tanto sus apuntalamientos filosóficos como detalles pragmáticos. Por tales interacciones un el documento basado en el otro, llevando a la generación del otro o completando el otro los documentos formó una unidad dinámica compleja mandada a en este estudio como el constitucionalismo documental americano. En tiempos contemporáneos, el sistema americano del gobierno como que esto desarrolló es por lo general identificado como una democracia constitucional. Los términos la democracia y el gobierno constitucional no son sinónimos, sin embargo, y funcionan a dos niveles diferentes, aunque ellos a veces se crucen. La democracia, de hecho, es teóricamente la antítesis del gobierno variado y no tiene ninguna extremada atención particular para derechos a la propiedad o el imperio de la ley. El constitucionalismo, en contraste, apoya derechos a la propiedad, los derechos de minorías, y el imperio de la ley. La democracia y el constitucionalismo son mezclados en la democracia constitucional americana, aunque a menudo con la gran inestabilidad debido a la tensión entre los dos. Aunque se concentren en ello constitucionalismo americano, este libro inevitablemente habla de la democracia también. Como el constitucionalismo americano se movió por orden cronológico lejos de la fundación cuando la democracia era un extranjero y hasta temió el concepto, la era de Jacksonian trajo un cambio dramático en la dirección de democracia representativa. Este movimiento siguió después de la Guerra civil cuando el ideal democrático se hizo más totalmente realizado. Reconociendo la tendencia histórica del constitucionalismo americano superponerse con la democracia, el enfoque tomado aquí es el de Klaus von Beyme, que subrayó que la influencia del modelo americano en el extranjero debía ser encontrada menos

en la democracia en el sentido del termino moderno, con el sufragio universal y la participación intensiva de todos los ciudadanos ordinarios, y más en el estado constitucional y los principios liberales del constitucionalismo, como la separación

y el catálogo de derechos 19 básicos

de poderes, frenos y contrapesos

garantizados Los principios, en otras palabras, contenido en los seis documentos de fundación del modelo americano. Constitutionalists extranjeros estaban bien conscientes de las complejidades del sistema americano. Ellos reconocieron que su recepción del modelo americano tendría debilidad necesariamente y sería sujeta a problemas de la traducción y que los elementos autóctonos estarían presentes a ambos lados. Ningún país por lo tanto, intentado para adoptar constitucionalismo americano en toto. Constitutionalists extranjero, además, a veces recurría en términos de jurisprudential a lo que ascendió a un cuasi - ―originalist‖ el modo de la interpretación. Es decir ellos volvieron a los textos originales de los documentos esto ellos habían levantado de su contexto original. Ellos podrían hacer así porque los textos eran "suficientemente universales" y supuestamente eternos que ellos podrían dirigirse a preguntas fundamentales en ciencias políticas y otras disciplinas. Así, los documentos podrían ser traducidos, literalmente y metafóricamente, en otras locuciones académicas y circunstancias.

El americano de establecimiento "influencia" de algo que se parece a la precisión es, sin embargo, una tarea abrumadora. Las ideas cruzan fronteras sin el obstáculo de pasaportes o deberes, se mezclan libremente con otros que de manera similar circulan, y descendientes de hueva que entonces compiten por el lugar con el padre. Las instituciones modificadas por las tradiciones, culturas, y experiencias históricas de pueblos diferentes pueden haber compartido un aspecto externo aún eran fundamentalmente diferentes. Parallelisms en la estructura y hasta la expresión de documentos no necesariamente proporcionó la prueba concluyente de la familia de uno más temprano. Palmer demostró este problema cuando él comparó a Virginia Declaration de Derechos de 1776 y la Declaración francesa de los Derechos de Hombre y el Ciudadano de 1789.20 La situación se hace más compleja cuando la influencia es más indirecta que directo. La Constitución belga de 1831, por ejemplo, tomó a préstamo ciertos rasgos de constitucionalismo americano así como elementos de varias otras tradiciones constitucionales. Aquella constitución, por su parte, se hizo uno del más extensamente copiado en el siglo diecinueve Europa, con hasta más syncretisms y ajustes. ¿Cómo podemos adjudicar un valor preciso a la influencia del constitucionalismo americano en vista de tal historia de préstamos y adaptaciones? En algunas ocasiones, los fabricantes de constitución extranjeros, afrontando problemas análogos a los tratados con por los fundadores americanos, consideraron una solución americana, pero lo rechazaron. Es decir ellos usaron un rasgo constitucional americano como un antimodelo, en lo que ha venido para ser llamado ―aversive el constitucionalismo. ‖¿21 Concedido que la consideración sí mismo les ayudó a clarificar su pensamiento y ensanchó su conciencia de alternativas, cómo lejos deberíamos acreditar este rechazo como un ejemplo de la ―influencia negativa‖ del constitucionalismo americano? Quizás el problema más difícil es el caso en el cual el arreglo escrito formal diverge enormemente, a menudo en el mismo comienzo, de la constitución que funciona. Tal hueco entre la "constitución como escrito" y la constitución en la acción plantea un problema enorme para medir la influencia del constitucionalismo americano. Por ejemplo, si la Constitución argentina de 1853 puso el juicio por jurado en una lista como uno de los derechos de todos los ciudadanos, ¿pero ningún juicio por jurado fue conducido en Argentina para el próximo siglo y una mitad, cómo deberíamos tasar la influencia del constitucionalismo americano? La determinación de la influencia del constitucionalismo americano en el extranjero es complicada adelante por el hecho que la Constitución estadounidense sí mismo cambió con el tiempo, no sólo por enmiendas, sino también por la interpretación, aunque llamado originalists lo tuviera por otra parte 22 Mientras este libro acepta a un cierto grado el concepto de una ―constitución viva‖-a constitución que se desarrollaba y era reinterpretada por jurisprudencia, ley estatutaria, aduana, y argumentos filosóficos esto confía en lo que es implicado tanto en la forma como en el espíritu de los seis documentos. Los textos de fundación establecieron un marco que limitó el alcance de futuro desarrollo posible en la interpretación constitucional y enmienda del modo más o menos igual que la fundación de una casa encajona su estructura. Más en particular, el argumento de derechos natural encontrado en todos los seis documentos seminales ha servido de la base filosófica para el cambio justo cuando esto haya limitado tales cambios. La influencia americana también es

reprimida por las dificultades encontradas en traducciones transnacionales de los seis documentos. Lo que fue traducido a menudo era transformado. A veces los traductores no podían encontrar la lengua adecuada expresando exactamente los conceptos empleados en el constitucionalismo americano; en otros tiempos, ellos revisaron la retórica de los documentos americanos para satisfacer sus propios objetivos 23 políticos la influencia constitucional de América en el extranjero es circunscrita, además, por el hecho que otros modelos constitucionales tenían la influencia enorme como bien. Por ejemplo, muchos países más confiaron en el modelo parlamentario británico que en el modelo estadounidense. Otros países buscaron la inspiración principalmente a la Revolución Francesa y experiencias francesas subsecuentes en la fabricación de constitución. De todos modos otras constituciones, como la Constitución belga de 1831, la Constitución mexicana de 1917, y la Constitución soviética de 1936, ejercieron la influencia extendida. Para todo que, sin embargo, todavía es posible determinar con un nivel cauteloso de la confianza el camino y grado al cual el constitucionalismo americano ha influido en otros. Aquella influencia puede ser descubierta detectando los documentos de fundación de América como traducido o publicado en el original en varios países. Pruebas de tal influencia también pueden ser encontradas estudiando las escrituras de teóricos constitucionales importantes que enseñaron a sus compatriotas sobre el sistema americano. Esto es el más obvio en la adopción extendida de ciertos rasgos del americano constituciones escritas al constitucionalismo, revisión judicial, federalismo, y salvaguardias escritas de derechos individuales aun si en forma modificada. La influencia debe ser buscada, también, en el efecto subversivo del republicanismo una de las características más distintivas del constitucionalismo americano en las monarquías que se dominaron dieciocho - y Europa nineteenthcentury. Si Gordon Wood tiene razón, que ―era republicanismo y principios republicanos esto por

la sociedad monárquica, ‖la ideología republicana radical de 24

entonces América y su éxito eran cruciales para aquella destrucción y la aparición

último destruido

del constitucionalismo moderno. La influencia del constitucionalismo americano también debe ser encontrada en las decisiones de millones y millones de gente ordinaria en el extranjero, inmigrantes que sabían poco sobre rasgos específicos del constitucionalismo americano, pero entendieron su espíritu esencial suficientemente para afluir los Estados Unidos. Debe ser buscado adelante en las creencia y comportamiento de aquellos que permanecieron detrás y participaron en los movimientos a gobiernos constitucionales más libres en sus propios países. Finalmente, la influencia del constitucionalismo americano puede ser buscada en la extensión de democracia, el mayor fenómeno político en el mundo durante los dos siglos pasados. ¿Hacia 1990, casi la mitad de los países en el mundo (el 45.4 por ciento de países con una población mayor que un millón) fue puesta en una lista en una revisión como democrática 25 Hasta qué punto puede el constitucionalismo americano ser acreditado de este desarrollo? ¿Qué influencia puede ser razonablemente adjudicada a las ideas de libertad e igualdad encontrada en la Declaración, que a las medidas formales e informales del gobierno inscrito en la Constitución estadounidense, y que a la protección de derechos individuales dispuestos en la Declaración de derechos? ¿Hasta qué punto fueron usados los seis documentos seminales por nuevas democracias en

su proceso del edificio de nación? Persiguiendo tales preguntas, este libro busca un mejor entendimiento de la influencia a largo plazo que el constitucionalismo americano ha tenido en todas partes del globo.

CAP2

AMERICAN CONSTITUTIONALISM DEFINED Six seminalDocuments

Los seis documentos de fundación de América fueron vistos desde un punto de vista global directamente desde el principio. La Declaración fue dirigida, después de todo, al mundo entero así como a la gente americana. La reclamación profética de Jefferson en su carta de lecho de muerte famosa en 1826 estableció su importación global: ―[La Declaración es] un instrumento, embarazado de nuestro propio, y el destino del mundo.‖ Las primeras constituciones del estado de 1 América incluyeron conceptos que entraron inmediatamente en el discurso de la historia transnacional de ideas. Los Artículos de Confederación fueron tomados en serio tanto por pensadores constitucionales franceses como por miembros de la Oposición en el Parlamento británico. Que la Constitución estadounidense fuera crucial para cualquier entendimiento del constitucionalismo americano va sin el refrán, pero su sistema complejo de frenos y contrapesos y sus tres características claves eran particularmente sujetas a interpretación selectiva y aplicación en el extranjero. El Federalista, la herencia literaria más duradera de la Constitución, inició una tradición de comentario que tenía una recepción caliente en Francia cuando primero publicado. Finalmente, la Declaración de derechos que completó la Constitución fue vista como unido a la Declaración francesa de 1789 y las declaraciones de derechos inglesas. Aunque sea verdad que el constitucionalismo francés ejerció una mayor influencia por todo el mundo después de 1789, Carl J. Friedrich era correcto cuando él concluyó que desde el principio había ―el entusiasmo casi universal para la empresa americana entre la gente previsora. ‖2 Al mismo tiempo, los seis documentos eran textos nacionales cuyo objetivo primario era ayudar a crear a un nuevo gobierno para la nueva nación. Su orientación Janus-revestida de ser en parte global y en parte nacional era inherente en su maquillaje. Examinar la contribución de cada uno al proceso que construye a la nación es un primer paso necesario al entendimiento del constitucionalismo americano que, juntos, ellos comprendieron.

La Declaración de independencia: Un Global y un Documento Nacional La Declaración de independencia están como el papel público solo más importante alguna vez publicado en los Estados Unidos. Como muchos grandes documentos históricos, puede ser interpretado de varios modos. Aunque su mensaje fuera global en parte y apuntara al mundo en libertad, también era un documento nacional dirigido a la gente americana y despertarlos a la revolución. La Declaración permanece la expresión más elocuente de los valores constitucionales principales de América. Su aseveración que ―todos los hombres son creados iguales‖ es seguramente la declaración del mundo más famosa de aquel principio constitucional. La carta de lecho de muerte de Jefferson predijo que ahora la gente en todas partes era consciente de los ―derechos del hombre‖ y que ellos estarían convencidos de que todos los hombres nacieron para no ser gobernados por otros, pero gobernarse y por lo tanto ―asumir las bendiciones & seguridad de mí gobierno.‖ 3 Aunque la Declaración no sea una constitución, ha

ejercido en el curso de su historia la fuerza de un texto cerca constitucional. Según la escuela corriente de historiadores legales por los realistas legítimos, profesores de derecho, y abogados-a el texto constitucional debe estar basado en una visión de positivista de la ley, establecer a un gobierno basado en sus principios, contener todas las instituciones necesarias, e incluir una codificación apropiada de leyes 4 La Declaración no encontró ninguno de estos requisitos. ¿Por qué, entonces, es incluido como la parte del constitucionalismo americano? La respuesta está en su estado como un texto cerca constitucional: la Declaración funcionó de varios modos que se acercan el papel que una constitución jugaría. La declaración de la Declaración que ―estas Colonias Unidas son, y del Derecho debería ser ESTADOS INDEPENDIENTES Y LIBRES,‖ es por la virtud de aquella frase un documento con implicaciones constitucionales fuertes. Enfatizando los ―derechos de estados‖ bajo el derecho internacional, la Declaración asumió un molde constitucional distintivo. El mismo era verdad de su principio que los ―derechos naturales de individuos‖ formaron la base para un gobierno debidamente constituido. La Declaración también comunicó la idea constitucional de una gente soberana que posee el poder constituyente en el gobierno. Su declaración que ―los gobiernos son instituidos entre Hombres que sacan sus poderes justos del gobernado‖ es una aseveración constitucional en su cara. Aunque los padres fundadores probablemente quisieran este argumento sólo para ellos, la idea asumió proporciones globales después de la Revolución. Como David Armitage indica, la Declaración contiene una declaración del derecho a la estructura del Estado independiente así como de los derechos inalienables de individuos. Aunque Armitage no considere el documento una constitución, concentrándose en estas dos cuestiones, él acentúa su estado nearconstitutional. Analizando el énfasis de la Declaración en la estructura del Estado, Armitage también trae la independencia americana más estrechamente en el contexto de derecho internacional. Él nota que los revolucionarios de 1776 habían enfatizado sus reclamaciones de la soberanía y la independencia de estados libres. De las escrituras de Emer de Vattel, el jurista suizo que publicó La Ley de Naciones en 1758, ellos eran capaces de colocar la nueva república americana dentro de la órbita de un nuevo pedido 5 global emergente Aunque este sistema estatal tuviera que ser formado aún, estaba basado en lo que ahora llamamos el derecho internacional. Los intérpretes subsecuentes de la Declaración, sin embargo, acentuaron en cambio la teoría de ley natural en la cual los derechos de individuos estaban basados. Aquella interpretación se hizo la sabiduría convencional entre eruditos hasta este día, ya que Armitage ha notado 6 que la perspicacia de Armitage le permitió hacer una brecha historiographical y explicar por qué la era Revolucionaria americana podría ser llamada el ―primer brote de un contagio de soberanía.‖ La declaración de América en cuanto a la soberanía fue repetida pronto en todas partes del globo, ya que la Declaración se hizo una forma genérica para expresar esta idea. Esto llevado a la por último transformación de la Declaración de la concepción del siglo dieciocho del mundo de uno de Imperios a la visión moderna del globo cubierto por estados 7 libres e independientes Armitage así colocó la Declaración en un nuevo contexto, aquella de la historia global (el subtítulo de su libro), más bien que el enfoque más nacionalista tomado antes 8 En un sentido, la Declaración de independencia también era una

declaración de interdependencia. La declaración de la independencia significó que las colonias americanas dejaban la estrechez relativa impuesta por el que son una parte del Imperio británico. La independencia ascendió a un nuevo estado de la interdependencia: los Estados Unidos eran ahora una nación soberana autorizada a los privilegios y responsabilidades que vinieron con aquel estado. América así se hizo un miembro de la comunidad internacional, que pensó hacerse un fabricante de tratados y alianzas, un aliado militar en la diplomacia, y un compañero en el comercio exterior en una base 9 más igual Aparte de su dimensión global, la Declaración funcionó en su esfera doméstica como un documento nacional. El primer párrafo proclamó el objetivo principal del documento, justificando la separación de los Estados Unidos de Gran Bretaña. A la mayor parte de colonos, excepto los Leales, la proclamación del documento marcado el momento preciso cuando el contrato social entre el rey y la gente estuvo roto. Ya que la constitución británica probablemente había sido derribada por el rey, los colonos, según la teoría de contrato, fueron liberados de sus ―grupos políticos‖ de la obediencia. Ahora se hizo necesario para ellos como ―personas‖ para ―asumir entre los poderes de la tierra, la estación separada e igual a la cual los Derechos naturales y Dios de la Naturaleza los titulan [d].‖ La Declaración así realizó una función constitucional cuando formalmente terminó la relación de las colonias con la Firma de régimen 10 británica, el presidente del Congreso Continental, reconoció las implicaciones constitucionales importantes del documento cuando él escribió, transmitiéndola a los estados, que era ―la Tierra & la Fundación de un Futuro Gobierno.‖ Él continuó a decir que era adecuado que la ―gente pueda ser universalmente informada de ello.‖ 11 era necesario informar a la gente "universalmente", ya que ellos servían probablemente como ―personas,‖ y el consentimiento del gobernado sólo podría ser conseguido si todas las personas hubieran sido informadas de la opción que está enfrente de ellos. ¿Quiénes eran ―personas‖ implicadas? La Declaración era muchísimo un documento de su tiempo, y definió la frase ―todos los hombres son creados iguales‖ de un modo limitado. El término genérico "hombres" no incluyó a mujeres, esclavos negros, o Indios americanos y otros grupos sociales marginados, como criados de indentured. Aunque las colonias tuvieran el sufragio más amplio en el mundo, ellos todavía tenían calificaciones de propiedad para la votación, y officeholding fue negado a ciertos grupos religiosos y étnicos. La única "gente" que importó en asuntos públicos era contribuyentes principalmente de sexo masculino, titulares de plena propiedad, y cristianos de una persuasión 12 protestante particular Cuando los americanos rechazaron la autoridad británica, ellos no hicieron tan como individuos, pero como grupos organizados. El estudio de James Kettner de la idea de la ciudadanía americana indica como esta práctica evolucionó: Ellos retiraron su lealtad de George III y cortaron la conexión con Inglaterra en acciones formales, públicas, y comunales pasadas por cuerpos representativos que pretenden hablar para una gente unida. El proceso comenzó hasta antes de que el Congreso aprobara la Declaración. Por resoluciones legislativas y provisiones constitucionales, algunos gobiernos locales se habían cortado ya suelto de la autoridad real y tomaron medidas equivalentes a una renuncia general a la lealtad 13 que era durante la guerra de la independencia que el concepto americano de la lealtad volitiva fue desarrollado primero.

Que extendido el apoyo de los colonos a la Declaración era nunca puede ser conocido porque no bastantes fuentes contemporáneas están disponibles. La respuesta de la gente en las "otras" noventa y tanto declaraciones de legisladores estatales, convenciones de condado, y resoluciones de ciudad indicó que había amplio apoyo público para la independencia. Estas "otras" declaraciones ―ofrecen la mejor oportunidad de oír la voz de la gente a partir de la primavera 1776 que probablemente conseguiremos,‖ concluyó Pauline Maier.14 Una voz contemporánea fue oída claramente, sin embargo, cuando el Congreso ordenó que la Declaración fuera leída a las tropas en el ejército Continental. Un soldado en Pensilvania occidental registró su reacción con la alegría: ―¡La lengua del semblante de cada hombre era, Ahora somos una gente! ¡Tenemos un nombre entre los estados de este mundo!‖ 15 La Declaración también sirvió de la base constitucional para establecer nuevos contratos sociales entre la gente y sus gobiernos estatales. Como las primeras constituciones del estado establecieron a nuevos gobiernos basados en el poder constituyente de la gente, los revolucionarios americanos vieron la Declaración como una especie de autorización en la cual basar sus gobiernos estatales. 16 Con su entrega a la filosofía de derechos natural y la teoría de contrato social del gobierno, los párrafos tempranos de la Declaración exponen principios cerca del corazón del constitucionalismo documental de América, 17 y las partes de estos párrafos eran introducidas en las primeras constituciones del estado. No menos de ocho frases enteras repetidas dibujadas de la Declaración, mientras en caso de Nueva York, el documento entero fue reproducido en la constitución 18 de 1777 Rastros de la Declaración eran evidentes también en la Declaración de derechos, que por lo tanto debería ser interpretada en el contexto de la filosofía de derechos natural expresada en el texto de 1776. La prohibición contra soldados quartering encontró su camino en la Tercera Enmienda. La aseveración de la Declaración del derecho a ―Vida, Libertad y la búsqueda de Felicidad‖ fue repetida en la Quinta Enmienda, mientras el Catorce más tarde reflejó la expresión del documento del principio de "igualdad". Ni la filosofía de derechos natural ni la teoría de contrato social en la Declaración eran desconocidas a los colonos. Las creencia que ―los derechos naturales y de Dios de la Naturaleza‖ proporcionaron un estándar contra el cual la legitimidad de leyes artificiales podría ser medida; esto todos los hombres poseyó ciertos derechos naturales y no alienables en virtud del que son humanos; que los más importantes de aquellos derechos fueran ―La vida, la Libertad y la búsqueda de Felicidad‖; que el objetivo justo del gobierno fuera proteger estos derechos; aquel gobierno sacó sus poderes justos del ―consentimiento del gobernado‖; y que siempre que un gobierno destruyera tales derechos, la gente podría cambiar o abolir todo esto eran ideas famosas sacadas de la Aclaración y eran triviales en el pensamiento europeo. La teoría de gobierno que los americanos también

abrazaron la ánima el sello particular de varios teóricos de revolucionario Liberales ingleses, sobre todo John Locke. Sus opiniones eran extensamente conocidas y aceptadas tanto en Gran Bretaña como en América en la primera mitad del siglo dieciocho En América, ellos fueron hechos familiares a través de las escrituras de tal café pamphleteers como John Trenchard y Thomas Gordon. Ya que Bernard

Bailyn observó, ―En el folleto después del folleto

Los escritores americanos

Además del Liberalismo Lockeian, Jefferson usó otras dos fuentes principales de la teoría política en el amplio barrido de la cultura Occidental. Un, republicanismo clásico, estaba basado en pensadores políticos griegos y romanos antiguos como Aristóteles y Tacitus. El otro era el cristianismo, en particular la teología Reformada de John Calvin practicado en muchas iglesias coloniales. Confiando pesadamente en estas tres tradiciones, Jefferson produjo su obra maestra con la ayuda de otros miembros del Congreso 21 Continental Aunque Jefferson reconociera tan la mayor parte de lo que él escribió era derivado, esto sin embargo sirvió su objetivo. Ya que él explicó más tarde a su amigo Henry Lee en el mayo de 1825: No averiguar nuevos principios, o nuevos argumentos, nunca antes no pensado de, no simplemente decir cosas que nunca habían sido dichas antes; pero colocar antes de la humanidad el sentido común del sujeto, en términos tan claros y firmes para mandar su asentimiento, y justificarnos en el soporte independiente nos obligan a tomar. Ni apuntando a la originalidad de principio o sentimiento, ni aún copiado de cualquier escritura particular y anterior, fue querido para ser una expresión de la mente americana, y dar a aquella expresión el tono apropiado y espíritu requerido por la ocasión 22 Si las ideas en la Declaración tuvieran muchos precedentes, las acciones pathbreaking que siguieron esto no hizo. En una de las primeras instancias en la historia mundial moderna, una gente realmente embarcaba en camino a la revolución como presentado en la teoría de contrato: procurar derrocar por fuerza de armas un régimen probablemente abusivo y establecer en su lugar a un gobierno de propia elección de la gente. Las implicaciones constitucionales del nuevo gobiernos el abrazo de la filosofía de derechos natural, responsabilidad ante el gobierno contractual limitado, y expresión de valores republicanos era profundo, aunque muchos fueran el aspecto atrasado en el sentido que sus argumentos fueron arraigados en el pasado. Pero la Declaración también era un documento previsor. Era un siglo y tres cuartos delante de su tiempo en la afirmación que debería haber un estándar universal de derechos 23 humanos Los revolucionarios americanos justificaron su reclamación de la independencia, además, no en sus derechos como ingleses basados en la constitución británica (como los sujetos británicos tenían en el pasado buscando concesiones de sus monarcas), pero en un nuevo estándar universal propuesto en el cual todos los gobiernos en el mundo podrían ser medidos. Juzgado por este estándar, Gran Bretaña fue considerada culpable porque de su mal gobierno presunto de las colonias. La Declaración representó uno de los primeros esfuerzos en la historia global para establecer este nuevo estándar. La línea de descenso del documento de 1776 a la Declaración Universal de Derechos Humanos proclamados por las Naciones Unidas que en 1948 piden ―la igualdad de derechos de hombres y mujeres‖ está completamente clara. La Declaración disfrutó de una vida futura larga e interesante en la historia americana, ya que Maier ha mostrado, y esto finalmente vino para ocupar un lugar de veneración con connotaciones religiosas como una ―escritura americana,‖ o texto sagrado. Los abogados de varios movimientos sociales, como negros, mujeres, y trabajo, asignaron su lengua de Aclaración y lo emplearon en un instrumentista manera de avanzar sus causas 24 La Declaración igualmente siguió su estado cerca constitucional durante su vida futura en los tribunales. En todas partes de la historia americana, el documento fue citado, citado, o usado como la

ley sustancial en más de 570 causas judiciales federales. Una revisión revela que 234 casos federales antes de 1945 citaron la Declaración de algún modo. Entre ellos eran algunos casos más famosos en la historia americana: Chisholm v. Georgia; Fletcher v. Picotazo; Luther v. Borden; v gris. Sanders; y Adkins v. Hospital de niños. Después de 1945, 337 casos federales citaron la Declaración, y estas estadísticas no incluyen hasta una revisión de opiniones 25 de tribunal estatal La Declaración también hizo los Estados Unidos ―la primera nación moderna para conseguir decolonization. ‖26 Lo que comenzó en las colonias americanas en 1776 se convirtió en un movimiento decolonization masivo durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Movido por el ejemplo de los colonos americanos, otros pueblos coloniales lanzaron guerras de la liberación contra sus maestros. Ya que el primer de los seis documentos de fundación que comprenden el constitucionalismo documental americano, la Declaración tiene un estado único. Esto establecido las antiguas colonias como estados soberanos, hechos posible la aparición de los documentos seminales subsecuentes, y, juntos con ellos, ayudó a formar el todo lo que llamamos el constitucionalismo americano. Las Primeras Constituciones del estado que estaba en el estado, no el ciudadano, nivel que los revolucionarios americanos primero codificaron la mayor parte de su pensamiento constitucional. En un año solo, 1776, ocho nuevas constituciones del estado fueron escritas y adoptadas, y dos otros fueron modificados, haciendo aquella fecha y 1787 ―los dos años más significativos en la historia de la fabricación de la constitución moderna,‖ según un historiador 27 Otro erudito clasificó las primeras constituciones del estado junto a la Declaración y los Artículos como fuentes seminales de constitucionalismo 28 americano Inevitablemente, muchas ideas que encontraron su camino en las constituciones del estado eran bajo la influencia de pensadores de Aclaración, principios Liberales ingleses, y cultura política inglesa. Pero ellos también fueron fundados en experiencias americanas indígenas durante el período colonial. Algunos pobladores tempranos, para el ejemplo, habían escrito convenios comunales que eran más tarde secularized y transformado en el político comprime documentos "parecidos a una constitución" que se parecen. Bien antes de Montesquieu y Locke, los pioneros religiosos en el Río Piscataqua (más tarde Maine) redactaron un documento que crea a un gobierno basado en principios modernos tanto de soberanía popular como de regla de la mayoría. Antes de que los pensadores constitucionales en el Viejo Mundo hubieran formulado principios filosóficos que definen el federalismo moderno, la Confederación de Nueva Inglaterra de 1643 había establecido ya un gobierno federal que aguantaba una responsabilidad implícita ante las fuentes duales de soberanía y ciudadanía 29 lo que es más Importante las constituciones del estado usaron visiones americanas formuladas durante la crisis constitucional justo antes del brote de la guerra de la independencia. En conjunto, las formulaciones nuevas ellos introdujeron el pensamiento constitucional Occidental revolucionado. Los americanos podrían decir justamente de estas nuevas constituciones del estado lo que Pericles una vez dijo de Atenas: ―Nuestra constitución no copia las leyes de estados vecinos, somos mejor dicho un modelo a otros que imitadores nosotros mismos. ‖30 Cuatro de "las invenciones" constitucionales de la generación de fundación en las constituciones del estado tempranas tenían una influencia sobre todo potente en el constitucionalismo Occidental: la idea de una convención constituyente

constituyente, la práctica de una constitución escrita, el principio de ratificar una constitución, y el procedimiento de enmienda. De los cuatro, la idea de una convención constituyente constituyente era, sin la duda, el más significativo. ―Pensadores europeos,‖ escribió Robert R. Palmer, ―en todas sus discusiones del contrato social, del gobierno por el consentimiento, y de la soberanía de la gente, no había imaginado a la gente como realmente concebir una constitución y crear los órganos de gobierno.‖ 31 La idea de una convención constituyente constituyente, del curso, fluyó lógicamente uno podría decir casi inevitablemente de la teoría de contrato del gobierno. El gobernado, es decir la gente soberana, determinaría y declararía exactamente que poder su gobierno iba y no tener y haría esto por representantes elegidos a una convención establecida únicamente con aquel objetivo 32 En la primera ronda agitada de la fabricación de constitución del estado, esta teoría fue aplicada sólo parcialmente e imperfectamente. En algunos estados, una convención constitucional constituyente aparentemente dijo reflejar el cuerpo de la gente fue llamado. En otros estados, los legisladores sentados, suponiendo para representar a la gente, prepararon la constitución. En aún otros estados, los congresos revolucionarios fueron convocados, llamados por algunas ―legislaturas legalmente imperfectas,‖ pero todavía representación de la gente, y escribieron el estatuto 33 no antes de Que 1779, tres años después de las constituciones del estado más tempranas, hizo la idea de la convención constituyente constituyente reciben su aplicación más llena. En aquel año, la legislatura de Massachusetts convocó una convención, elegida por el sufragio de virilidad, con el único objetivo de escribir una nueva constitución. Aquella convención produjo la Constitución de Massachusetts de 1780, la constitución escrita más vieja que sobrevive en el mundo Occidental hoy 34 Con la convención constituyente constituyente, los revolucionarios americanos habían inventado un mecanismo para cambio, supresión, o rehacer al gobierno por medios pacíficos. Ellos habían legalizado, en efecto, el proceso de revolución. Francia pronto siguió el ejemplo de América. La convención de palabra apareció por primera vez en el Continente en Francia en los años 1780, por vía de las constituciones 35 estatales de América a Tiempo, otros países en el mundo crearon convenciones constituyentes, aunque sus distritos electorales variaran extensamente. En el siglo diecinueve, las constituciones de Bélgica en 1831, Suiza en 1848, Dinamarca en 1849 y 1866, y Francia en 1875 todos usaron este mecanismo 36, Pero en la mayor parte de casos, los distritos electorales fueron arregladas de élites o personajes locales, más bien que la gente o sus representantes. A lo largo del siglo veinte, la práctica fue seguida en muchos países. Casi todas las constituciones europeas después de la Primera guerra mundial eran redactado por convenciones especialmente convocadas de una clase o el otro. El mismo era verdad de las constituciones de algunos dominios autónomos británicos, como Canadá y Australia, cuyas constituciones emanaron de convenciones en el país llamadas, aunque ellas fueran por último actos de la ley por el Parlamento británico. Después de la Segunda Guerra Mundial, la práctica siguió, y tanto la Ley fundamental alemana de 1949 como aquella de la Quinta república francesa de 1958 resultaron de asambleas constituyentes. La idea de una constitución escrita representó otra innovación importante. Ya que casi todos los estatutos en el mundo de hoy son documentos escritos, es difícil

comunicar sólo como la novela esta noción era en 1776. Antes de aquel tiempo, las constituciones escritas eran escasas. Aunque en Gran Bretaña la práctica de escribir constituciones estuviera en la mengua antes del siglo dieciocho, los revolucionarios americanos lo reanimaron en los años 1770 y años 1780.― La moda de la constitución escrita puede haber traído todas las clases del problema en su tren,‖ escribió un historiador, ―pero esto también trajo la claridad y la precisión a formas del gobierno a un grado no antes alcanzado.‖ 37 Lo que los americanos hicieron era ―nuevo y diferente,‖ escribió otro erudito: Ellos hicieron constituciones escritas una parte práctica y diaria de la vida del gobierno. Ellos mostraron el mundo como las constituciones escritas podrían ser hechas realmente fundamentales y distinguibles de la legislación ordinaria y como tales constituciones serían interpretadas en una base regular y cambiadas cuando necesario. Adelante, ellos ofrecieron las instituciones del gobierno concretas y utilizables mundiales para realizar estas tareas 38 constitucionales Los británicos, sin embargo, definieron una constitución de un modo diferente. A ellos, una constitución no significó un documento escrito: esto representó en cambio el esquema ya existente de gobierno, es decir el derecho consuetudinario, aduana, e instituciones, junto con principios, como los encarnados en la Carta Magna. Desde el punto de vista británico, por lo tanto, una constitución no era ni un solo documento escrito, pero una compilación de precedentes orales y escritos y prácticas en curso. Los americanos desarrollaron una visión diferente. Con el tiempo, ellos habían venido para considerar sus estatutos coloniales como barreras protectoras contra la autoridad parlamentaria británica. Su debate prerevolucionario con Gran Bretaña hizo a los colonos realizar que las leyes del Parlamento no necesariamente eran constitucionales desde un punto de vista americano. El concepto americano era diferente: era un documento escrito distinto de y superior al gobierno, y las operaciones de gobierno eran separadas y no la parte considerada de la constitución 39 El precedente establecido por las constituciones escritas de América cambió no la cultura política de sólo este país

sino también aquel de la mayor parte del resto del mundo. Charles McIlwain, un historiador constitucional en Harvard, describió como la idea se amplió. La práctica ―primero desarrollada en América del Norte, fue naturalizada en Francia y desde

allí transmitida al continente de Europa, de cual esto

extensión.‖ 40 Con la

escritura de las primeras constituciones del estado, una nueva era en la fabricación de constitución se reventó sobre el mundo. Una epidemia sin precedentes de la escritura de constitución fue lanzada tanto en los Nuevos Viejos Mundos como en. Las dos constituciones nacionales americanas (los Artículos de la Confederación y Constitución estadounidense), las quince constituciones europeas proclamadas entre 1789 y 1799, y los estatutos de cinco países latinoamericanos a partir de 1811 hasta 1824 todos eran documentos escritos. Hacia 1989, cuando este libro se termina, casi todas las más de 170 constituciones en el mundo fueron escritas. Las constituciones escritas fueron legitimadas adelante por otra "invención" americana, el requisito que el documento ser ratificadas por la gente. Maryland y Pensilvania eran los primeros en hacer tan en 1776. En 1780, Massachusetts requirió la ratificación por una mayoría extraordinaria de dos terceras partes de los votantes en todas sus ciudades. El requisito para la ratificación considerablemente ensanchó el concepto de la

soberanía de la gente. Aquí otra vez, Francia siguió el ejemplo de América. Aunque la constitución de 1791 no fuera presentada para la ratificación popular, la constitución de 1793 era, y esto recibió el endoso 41 aplastante En el envío de su constitución de 1793 directamente a la gente para aprobación o rechazo, sin embargo, los franceses superaron a los americanos, cuya constitución de 1787 fue popularmente ratificada, pero sólo indirectamente por representantes en las convenciones de ratificación de los estados. La cuarta invención que adelante amplía la soberanía de la gente les dio el derecho de enmendar la constitución. La constitución de Pensilvania de 1776 era la primera en institucionalizar este proceso. Esto aseguró un consejo de censores para determinar si la constitución había sido violada o tenía que ser enmendada. Si un cierto número de censores estuviera de acuerdo que éste era el caso, era llamarse una convención constituyente con el poder de enmendarse dentro de dos años. La idea de un consejo de censores tenía precursores venerables que vuelven a Grecia antigua y Roma. Pero en América el proceso de enmienda ocurrió dentro de la legislatura sí mismo. Aquí otra vez la teoría de enmienda por la gente soberana sólo fue imperfectamente realizada en la práctica. Sólo Vermón siguió el modelo de Pensilvania, y hacia 1780 menos de la mitad de las constituciones del estado incluyó un procedimiento de la enmienda. Sin embargo, el principio que la gente tenía un derecho de enmendar su propia constitución fue establecido hacia el final de la era 42 revolucionaria Los estados americanos también repúblicas establecidas que, excepto unas pequeñas ciudades-estado en Europa, representaron una forma del gobierno todos excepto el olvidado en aquel tiempo 43 En un mundo dominado por monarquías, los revolucionarios americanos basados sus nuevos gobiernos en el principio de la soberanía popular. Esta revolución republicana, reclama Gordon Wood, era el mayor movimiento utópico en la historia americana. Los revolucionarios no apuntaron a nada menos que una reconstitución de la sociedad americana. Ellos esperaron destruir las obligaciones que se mantienen unido el parentesco de la sociedad monárquico más viejo, patriarcado, y patrocinio y poner en su lugar nuevos lazos sociales de amor, respeto, y consentimiento. Ellos procuraron construir una sociedad y gobierno basado en virtud y mando público desinteresado y poner en marcha a un gobierno moral que sería finalmente sentido alrededor de la Declaración de Virginia de globo 44 de Derechos, añadidos a la constitución de estado de Virginia de 1776, lanzó la revolución republicana. Esto anunció ―que todo el poder es invertido en y por consiguiente sacado de la gente‖ y que ―los magistrados son sus fideicomisarios y criados, y siempre dispuesto a ellos.‖ 45 Uno puede imaginar apenas una declaración más clara e intransigente de la soberanía popular. Las primeras constituciones del estado también estaban bien delante del resto del mundo en cuanto a la votación, la expresión última de la soberanía popular. Calificaciones de propiedad y la exclusión de mujeres, afroamericanos, Indios americanos, y otros segmentos de la sociedad no obstante, el público votador en América era mucho más amplio que aquella de cualquier otra nación en la tierra. Incluso Gran Bretaña, generalmente consideraba el país más liberal en Europa, entonces era lejano detrás de las repúblicas americanas en este respeto 46 Un rasgo importante en todas las constituciones del estado tempranas era la protección de derechos individuales contra la autoridad gubernamental. Esto

―había [también tal cosa como] un bien público,‖ observó una autoridad, ―y esto legislaturas y magistrados correctamente contenidos el uno por el otro y por una ciudadanía políticamente activa — las obligaron a perseguirlo,‖ ninguno dudado 47 Aún contra las memorias demasiado frescas del pasado reciente, era comprensible que los escritores de estas constituciones serían consumidos por el miedo de poder arbitrario y tiranía del gobierno, hasta en las manos de los propios representantes elegidos de la gente. Para protegerse contra tales abusos, ellos limitaron los poderes de los nuevos gobiernos y dispersaron hasta a aquellos por una separación de poderes y bicameralism. Ellos escribieron cuentas de derechos que garantizaron el juicio por jurado, la protección contra búsqueda y asimiento, ninguna fianza excesiva, y debido proceso legal. Adelante, como una reacción directa al Parlamento que se sienta mucho tiempo en Londres, cada estado excepto Carolina del Sur requirió elecciones 48 legislativas anuales Muchas nuevas constituciones del estado también prohibieron la posesión de más de una oficina y hasta privaron al gobernador de un poder de veto en algunos casos. Creando constituciones del estado con tales salvaguardias, los revolucionarios americanos reestructuraron la vida política en el Nuevo Mundo. Las primeras constituciones estatales representaron una fuente principal de nuevas ideas políticas e instituciones, pero lo que es más importante los estatutos ejercieron una influencia profunda en países en todas partes del resto del mundo. Los Artículos de Confederación Los Artículos de Confederación representaron la primera constitución federal de América. Usando 1754 de Benjamin Franklin el Plan de Albania de la Unión y otro de sus proyectos en 1775 (ninguno de los cuales fue adoptado alguna vez), miembros del Congreso Continental en 1776 y 1777 redactaron el nuevo documento. Adoptado en 1781, los Artículos permanecieron en vigor hasta no sustituido por la Constitución estadounidense. Ellos vieron el país durante sus primeros años de tentativa y, junto con las acciones del gobierno de Confederación, contribuyeron mucho al desarrollo del constitucionalismo americano. Los Artículos crearon una confederación llamó los "Estados Unidos de América" cuyo organismo rector primario era el congreso de Confederación, una legislatura unicameral en la cual cada uno de los trece estados tenía sólo un voto. Decretar leyes de la importancia menor requirió una mayoría simple de siete estados; aquellos de mayor importancia (declaración de guerra, fabricación de tratados, y acuñar o prestando dinero), una mayoría de nueve. La enmienda de los Artículos requirió el asentimiento de trece estados. No había ningún ejecutivo solo, dejando el mando para ser proporcionado por comités del Congreso. Está claro que los Artículos tenían defectos serios y, tan muchos discuten, 49 fatales Quizás no podía haber sido por otra parte, haber regalado el movimiento de sentimiento de los fuertes sentimientos de nacionalismo en 1776. James Wilson, que sirve en el Congreso en 1776 y 1777, descrito como cerca los

revolucionarios habían sentido el uno al otro entonces:― Virga. no es más

Masst.

no es más, el Papá no es más, &c. Somos ahora una nación de hermanos.‖ Pero

comenzó a dar vuelta. Apenas eran los Gobiernos

estatales formados entonces sus celos & ambición comenzaron a mostrarse. Cada

hasta en la longitud la

confederación se hizo malgastada abajo a la condición impotente que esto ahora

uno se esforzó por cortar una parte del pan Común

dentro de un año, ―las mesas

pone. ‖50 Dos poderes cruciales, el poder de cobrar los impuestos y regular el comercio, fueron negados al gobierno central. Sin el poder de cobrar los impuestos, ninguna confederación en la historia mundial había tenido éxito alguna vez. Incluso el lugar geométrico de soberanía sí mismo era a lo más ambiguo. El artículo 2 dijo que cada estado retuvo su soberanía, libertad, e independencia; los artículos 3 y 4 declararon que los estados entraban "respectivamente" en una ―liga firme de la amistad.‖ 51 Las limitaciones del poder estatal en el artículo 6, además, levantaron preguntas sobre que absoluto el poder de los estados independientes era estar en asuntos exteriores. Considerando la experiencia amarga de americanos con el gobierno centralizado británico y su lealtad estatal persistente, los poderes expresamente concedidos a la nueva Confederación eran, de hecho, completamente impresionantes. Los Artículos autorizaron el Congreso a conducir relaciones diplomáticas, hacer la guerra y la paz, requisar los estados para hombres y dinero, colocar disputas entre y entre estados, moneda y prestar dinero, y regular asuntos con americanos natales: ninguna lista media de poderes. Gordon Wood destacó el logro sorprendente de los Artículos: lo que es realmente notable sobre la Confederación es el nivel de la unión que fue conseguida. La igualdad de ciudadanos de todos los estados en privilegios e inmunidades, la reciprocidad de extradición y medidas judiciales entre los estados, y la subvención sustancial de poderes con el Congreso en el Artículo 9 hizo una liga de estados tan cohesiva y fuerte como cualquier clase de la confederación republicana en el más fuerte por la historia de hecho que algunos americanos habían esperado 52 Además, los Artículos introdujeron varias innovaciones constitucionales extraordinarias. La Declaración, como notado, había eliminado ya la posibilidad de monarquía, poniendo a la nueva nación en el camino de republicanismo. Ahora los Artículos eliminaron también cualquier posibilidad de una aristocracia hereditaria. En muchas sociedades, los aristócratas habían mantenido sus posiciones privilegiadas durante siglos basados en una jerarquía de filas clasificadas y grados. Por costumbre, conexiones de parentesco, patrocinio, y un sistema de dependencia, ellos gobernaron junto a reyes como una clase superior. En América colonial no había ninguna clase aristocrática feudal formal, aunque ciertos individuos con conexiones cercanas con los hombres de la aristocracia británicos como Thomas Hutchinson-achieved posiciones prominentes y riqueza por lazos de parentesco, patrocinio político, y relaciones comerciales. Pero para todo que, América en la era colonial fue dicha en Europa ser el país ―del mejor hombre pobre.‖ La sociedad colonial, aunque informalmente dividido en superiores e inferiores, señores y plebeyos, el ocioso pocos y trabajar muchos, careció de una aristocracia formal. Como las ideas republicanas barrieron el país, el sentimiento creció que las distinciones sociales de las sociedades monárquicas y jerárquicas de Europa ya no deberían ser toleradas. ―De repente en los ojos de los revolucionarios, todas las calibraciones finas de la fila y los niveles de la no libertad de la sociedad monárquica tradicional se hicieron absurdos y degradación,‖ observó la Madera.― La Revolución se hizo un asalto hecho y derecho de la dependencia. ‖53 Reflejo de este espíritu recién descubierto de igualdad, los Artículos prohibidos tanto los gobiernos estatales como centrales de conceder títulos de nobleza. Los funcionarios, además, estuvieron prohibidos

aceptar ―a cualquiera

título de cualquier clase en absoluto de cualquier rey,

príncipe, o estado extranjero. ‖54 Algunas constituciones del estado habían negado ya la concesión de títulos, pero esta prohibición del nivel nacional era sin precedentes en la historia mundial. Con un golpe solo, los revolucionarios americanos ―destruyeron la aristocracia como ella había sido entendida en el mundo Occidental durante al menos dos milenarios.‖ 55 La tendencia hacia un constitucionalismo más democrático también era evidente en la estipulación de los Artículos de la ratificación por los estados. El mismo era verdad del proceso de enmienda, aunque fuera más incómodo en la aplicación. Aquí estaba la primera constitución nacional en el mundo Occidental que debía ser adherido a voluntariamente, más bien que por la imposición. Además, sólo podría ser cambiado en la misma manera consensual. La continuidad en el constitucionalismo democrático de los Artículos con la Constitución estadounidense era asombrosa. Un erudito indicó que ―de onehalf a dos terceras partes de lo que aparece en los Artículos fue retenido en la Constitución federal de 1787.‖ Él afirmó, además, que lejano de la Constitución estadounidense que completamente sustituye los Artículos, ―sería más exacto decir que el documento de 1787, aunque asegurando una clase fundamentalmente diferente del gobierno, era generalmente construido alrededor de unos Artículos enmendados de la Confederación. ‖56 Unos ejemplos deberían bastar. La ―fe llena y el crédito‖ la cláusula de la Constitución estadounidense son redactados esencialmente el mismo como aquel disposición en los artículos de la Confederación. Los principios subyacentes de los ―privilegios y las inmunidades‖ cláusula también fueron tomadas a préstamo de los Artículos, aunque estos privilegios e inmunidades fueran explicados detalladamente en mayores detalles en el documento más temprano. El sistema judicial nacional establecido según la Constitución estadounidense encontró un punto de referencia en el primer tribunal de premio de apelación federal establecido bajo los Artículos 57 El sistema judicial antes sugerido, además, esperó el Acto Judicial subsecuente de 1789. Incluso la Décima Enmienda a la Constitución estadounidense copió casi exactamente las palabras del artículo 3 de los Artículos de Confederación, cambiando sólo la frase ―expresamente delegada‖ a simplemente ―delegado.‖ Pero este cambio aparentemente leve hizo una diferencia enorme. Las palabras ―expresamente delegadas‖ eran cruciales para la distribución de poderes entre los gobiernos centrales y estatales. ―La palabra [sola] no era ninguna mera sutileza,‖ observó un erudito.― Esto encarnó dos concepciones completamente diferentes del equilibrio del poder entre los dos juegos de gobiernos.‖ 58 El problema principal que está enfrente del congreso de Confederación consistía en como administrar las tierras enormes en el Oeste aún inestable. Ya que la venta de tierras públicas sería una fuente principal de ingresos, varios estados con reclamaciones contrarias entabladas en controversias territoriales en cuanto a límites que a veces amenazaban con desgarrar la Unión. Maryland, para el ejemplo, retrasó la adopción de los Artículos durante casi tres años rechazando firmar hasta que la cuestión de los límites occidentales hubiera sido colocada. Alguna clase de la política de tierra nacional obviamente fue necesaria. Las tierras el Oeste entre los ríos de Misisipí y Ohio tenía la importancia inmediata, y varias preguntas en cuanto a ellos permanecieron sin contestar. ¿Cómo podría el Congreso obtener cesiones de los estados de demandante que serían aceptables para todos los

partidos? Entonces había pregunta de los Indios americanos, que tendrían que ser inducidos a ceder el derecho a reclamaciones tribales. El congreso también tuvo que determinar como las tierras debían ser distribuidas a pobladores anticipados. Finalmente, el Congreso tuvo que prescribir como las nuevas comunidades serían gobernadas y cual su relación a los estados originales sería. Muchas de estas preguntas fueron dirigidas en las "ordenanzas" pasadas por el gobierno de Confederación. Las ordenanzas constituyeron la mayor contribución a la causa americana al lado de la ganancia de la guerra. Ellas no eran promulgaciones constitucionales, correctamente hablar, porque ellas eran actos del congreso de Confederación, preceptivo en la naturaleza y debajo del estándar requerido de medidas constitucionales. Sin embargo, ellos considerablemente avanzaron los objetivos del constitucionalismo americano. Ellos fueron hechos posibles por los poderes ambiguos concedidos al gobierno de Confederación, ya que esto podría legislar en asuntos sólo cuando esto podría esperar razonablemente la aprobación de los estados o cuando la conformidad estatal no fue requerida. El historiador Richard P. McCormick Sr concluyó que en este asunto, el Congreso era "valiente", "audacia", y "ingenioso" en arriesgarse más allá de sus poderes 59 enumerados Tres de las ordenanzas trataron con la revisión y venta de tierras en la esfera pública. El primer, en 1784, dividió las regiones occidentales de Appalachians al Misisipí en dieciséis territorios y a condición de que cada uno tuviera derecho a la estructura del Estado cuando su población alcanzó veinte mil. En 1785, una segunda ordenanza aseguró revisiones sistemáticas y subdivisiones de la esfera pública con límites netos y títulos. Este enfoque permaneció la base de políticas públicas hasta el Acto de Hacienda en la era de Guerra civil. El tercer, la Ordenanza Noroeste de 1787, era el acto más significativo de la Confederación. Esto puso el precedente, seguido desde entonces, para admitir nuevos estados en la Unión. Esto aseguró un sistema del gobierno limitado hasta que los estados hubieran alcanzado una cierta etapa de la población y otras condiciones, en cual tiempo los estados recién ordenados serían admitidos como compañeros iguales. Así fue introducido el principio federal que recién adquirió territorios sería aceptado como partes del país con estado igual y responsabilidades. Los estados al principio resistieron a dejar sus reclamaciones y lucharon furiosamente sobre límites. Finalmente, sin embargo, ellos realizaron que alguna autoridad central, como el gobierno de Confederación, fue necesaria para servir de una clase del árbitro para resolver reclamaciones competidoras. Peter Onuf ’s pathbreaking estudio muestra que la lucha sobre reclamaciones de tierra estaba menos entre el gobierno federal y los estados y más entre estados ellos mismos cuando ellos defendieron sus límites. Los orígenes de la unión federal que finalmente surgió en la Convención de Filadelfia, Onuf concluye, deben ser encontrados en gran parte en la cuestión de tierra competidora afirma 60 que Onuf ’s el estudio de la Ordenanza Noroeste es igualmente provocativo. Él sostiene que los pobladores en el territorio lucharon exactamente como ellos deberían interpretar el acto viviendo bajo sus provisiones. Irónicamente, los pobladores eran inciertos en cuanto a como ellos deberían responder a la ordenanza. Los grupos de presión diferentes en el territorio reaccionaron diferentemente en cuestiones diferentes: límites entre los nuevos estados, cronometraje de aceptación de estructura del Estado, y prohibición de esclavitud. Buscando soluciones de tales cuestiones, los

pobladores invirtieron la ordenanza con la autoridad cerca constitucional para causar un poco de pedido .

Los contemporáneos estaban bien conscientes de las limitaciones de los Artículos como un instrumento gobernante.― Es la mejor Confederación que Podría ser formada, sobre todo cuando consideramos el Número de estados, sus Intereses diferentes, la Aduana, &c &c,‖ escribió a Cornelius Hartnett de Carolina del Norte en 1777.62 en Efecto, los Artículos marcaron un avance considerable sobre formas más tempranas del federalismo contractual y movieron hacia los principios del federalismo 63 constitucional La Constitución estadounidense La Constitución estadounidense permanece uno de los estatutos más notables en todas partes del globo. Era la primera constitución para establecer a un gobierno republicano sobre un continente enorme habitado por una multiplicidad de la gente de diferenciar fondos étnicos, raciales, y religiosos. Ha resultado ser el "pegamento" social que se mantiene unido esta población diversa durante asombrosamente mucho tiempo, a pesar de una guerra civil prolongada y sangrienta. En el país, esto ha mantenido ―un estándar incomparable por cualesquiera otros estatutos nacionales en la historia de civilización,‖ según Michael Kammen.64 en el Extranjero, esto está entre las constituciones mayores y más influyentes en la historia mundial. La Constitución consiguió su estado extraño por varios motivos. Uno es su longevidad como la constitución escrita nacional más vieja en el mundo. El otro es su durabilidad, realizando la declaración profética del Juez John Marshall que fue ―querido para durar una eternidad para venir, y, por consiguiente, ser adaptado a varias crisis de asuntos humanos.‖ 65 Esto ha sobrevivido toda la manera de pruebas, incluso la Guerra civil, y ha conseguido su adaptabilidad por reinterpretaciones judiciales de sus palabras y con mínimo de enmiendas. También es notablemente breve. Apenas diez páginas de largo con quizás tan muchos más para sus veintisiete enmiendas, es corto cuando comparado con los estatutos que intentan esperar todas las contingencias y en consecuencia carrera en interminablemente: la constitución de Sudáfrica de 1993 para 150 páginas, Brasil de 1988 para 200, e India de 1950 para entumeciendo 500 o más. Finalmente y el más importante, la Constitución creó un nuevo concepto de un pedido político federal. Ningún marco del gobierno, como observado antes, es creado de novo. En consecuencia, aunque la Constitución sea claramente una creación original, su framers dibujó inspiración, ideas, e instituciones de una variedad de fuentes: no sólo de las ideas y formulaciones en la Declaración, las constituciones del estado, y los Artículos de Confederación, sino también de cierto mucho tiempo tradiciones permanentes de pensamiento moral y político Occidental. La tradición de Grecia antigua proporcionó la idea que la realización humana es mejor conseguida a través de la participación activa en el estado. La tradición judeo-cristiana amuebló otras dos creencia importantes: la santidad y valor del individuo y el desmentido de perfectability humano. De la primera de estas creencia, por vía de Locke, vino la idea americana que el gobierno saca sus poderes justos del consentimiento del gobernado; del segundo, que el poder de gobierno debe ser limitado. El framers también usó las ideas de hombres más cerca a su propio tiempo, el más notablemente Montesquieu, Blackstone, y Locke. Más prácticamente y nada sorprendentemente, el framers también tomó a

préstamo libremente de la constitución británica según la cual ellos habían conseguido tanta autonomía. Era bastante conducir a un delegado en la Convención de Filadelfia de quejarse, ―Siempre seguimos la tradición británica.‖ 66 Que la queja perdió el cuadro más grande, sin embargo, para los americanos’ idea de una constitución diferenciada considerablemente de aquel de los británicos. Ya que Oscar y Mary Handlin notaron, En el Nuevo Mundo el término, constitución, ya no enviada a la organización actual del poder desarrollado por costumbre, prescripción y precedente. En cambio esto había venido para significar un marco escrito del gobierno que pone límites fijados en el uso de poder. La visión americana estuvo, por supuesto, estrechamente relacionada con el rechazo de la vieja concepción de la autoridad bajada de la Corona a sus funcionarios. En la visión más nueva que la autoridad fue sacada del consentimiento del gobernado la constitución escrita se hizo el instrumento por el cual la gente confió el poder con sus agentes 67 que La nueva concepción era bastante diferente para garantizar en cuanto a los Estados Unidos. La constitución como una creación híbrida, un concebido en gran parte de una mezcla de ideas británicas y la experiencia 68 americana Framers del documento se definen la tarea de proteger el país contra los ciclos políticos turbulentos que habían caracterizado repúblicas más tempranas golpeando un equilibrio entre un gobierno central y gobiernos subordinados y entre libertad y orden y, al mismo tiempo, inspirando la virtud pública entre ciudadanos en casa. Todo el rato ellos pensaban también en términos visionarios de dar un ejemplo para el resto del mundo. Esto era, en efecto, un alto pedido. En el proceso, ellos crearon tres instituciones distintivas que se hicieron componentes esenciales del constitucionalismo americano: presidentialism, federalismo, y revisión judicial. El Presidentialism Presidentialism era en gran parte la invención del framers.69 Ellos eran conscientes, por supuesto, de las escrituras de Montesquieu y otros, pero en ellos influyó quizás menos la teoría que por las experiencias de su propio pasado inmediato. La razón que ellos reunieron en Filadelfia era remediar las carencias de los Artículos de Confederación, uno de los más deslumbrantes de que había sido la ausencia virtual del poder ejecutivo. En el mismo tiempo, todos ellos podrían recordar vivamente el uso de poder por George III, que ellos habían considerado abusivo. Crear a un ejecutivo con poderes similares era impensable 70 Sólo lo que un ejecutivo debería parecer, sólo lo que impulsa mejor dicho, poder - esto o él debería tener eran por lo tanto los sujetos de la discusión animada en la Convención constituyente. Los delegados como James Wilson de Pensilvania abogaron por un ejecutivo indiviso fuerte que sería ―el hombre de la gente.‖ 71 Otros, como Roger Sherman de Connecticut, favorecieron a un ejecutivo que sería ―una institución para llevar la voluntad de la legislatura en el efecto. ‖¿72 en Otras palabras, sería capaz el presidente de afectar a su propio en la medida grande o ser sustancial más a la voluntad de la gente o sus representantes? Lo que los delegados crearon era un poder ejecutivo encabezado por un director indirectamente elegido, el presidente, invertido con el poder 73 considerable Todos los delegados supusieron que George Washington fuera el primer inquilino de la nueva oficina. Esta asunción por su parte influyó en ellos para conceder al presidente más, más bien que a menos, poderes, ejemplificando la perspicacia de Max Weber que ―la autoridad carismática‖ puede descansar en la

fe en un líder ―creído ser dotado del gran valor personal.‖ 74 Aunque los delegados nunca escribieran una descripción del trabajo de la presidencia, Washington era el hombre ideal que ellos tuvieron en mente. Consciente que su cada acto creaba un precedente, Washington se comportó en consecuencia, y sus acciones contribuyeron más a la creación de la presidencia que aquellos de cualquier otro director americano. En aquel sentido, su rendimiento era casi el equivalente de un séptimo documento constitucional seminal. El presidente fue hecho al comandante en jefe de las fuerzas armadas. Él podría conducir relaciones internacionales y hacer tratados. Él podría designar a miembros a la Corte Suprema con el asesoramiento y consentimiento del Senado, podría designar a jueces federales, jefes de departamentos ejecutivos, y oficiales en su administración. Él podría recomendar medidas al Congreso y fue dado un papel potencial en el procedimiento legislativo por vía de su poder de vetar legislación. Sus poderes perfilados en el artículo 2 de la Constitución, además, sugieren una autoridad residual indeterminada, en el contraste para los poderes con cuidado enumerados adjudicados al Congreso. Aún así, el framers cercó el poder presidencial en una variedad de caminos. El presidente podría proponer pero él no podía legislar; él podría vetar pero su veto podría ser anulado. Él no podía gastar como él deseó, ya que el Congreso retuvo el poder de suma importancia del monedero. Él podría ser acusado y, de ser condenado, quitó de la oficina. La institución el framers así formado ha venido para ser conocida como ―presidentialism puro.‖ Es completamente a diferencia de cualquier otra existencia de director en cualquier nación entonces. Sus rasgos esenciales incluyeron una rama de gobierno ejecutiva separada y distinta del poder legislativo, con un ejecutivo solo en su cabeza que es elegida directamente o indirectamente por la elección popular. Tanto el mandato del ejecutivo como aquellos de los miembros de la legislatura son fijados y no contingente en la confianza mutua. Funcionando dentro de un marco republicano del gobierno, el presidente dirige las actividades del poder ejecutivo, llama a los jefes de departamentos, y ampliamente establece sus políticas. Sus otros poderes pueden ser completamente considerables, pero ellos no son de ningún modo ilimitados. Aunque pudiera parecer que el término presidentialism implicara que el poder dominante debería residir en el director, más bien que en el cuerpo legislativo, que no era claramente la intención del framers. Incluso Madison, que deseó a un gobierno más enérgico, concedido en el Federalista 51 que ―en el gobierno republicano el poder legislativo, necesariamente, predomina.‖ 75 Al final, la Constitución se marchó confuso la pregunta de si el legislativo o el poder ejecutivo deberían dominarse. El artículo 2 simplemente declara que ―el poder ejecutivo debe ser investido en un presidente de los estados Unidos‖; el artículo 1, en contraste, estipula que ―todo el poder legislativo aquí concedido debe ser investido en el Congreso de los Estados Unidos‖ y no compara o clasifica los dos en cuanto a la supremacía. En la actualidad, sobre las generaciones ha sido a veces un, a veces el otro, de las dos ramas que ha sido dominante. En el siglo veinte, con sus dos guerras mundiales, Gran Depresión, y subida del estado burocrático gigantesco, la presidencia ha adquirido casi constantemente el poder 76 creciente En el siglo diecinueve, sin embargo, a excepción de las presidencias de Jackson, Polk, y sobre todo Lincoln, el equilibrio apoyado pesadamente hacia el poder legislativo. Lo que fue producido

en la presidencia americana al principio era lo que Carl J. Friedrich llama un sistema dualista, que él correctamente llamó ―a sistema presidencial y del Congreso de gobierno.‖ La designación ―sistema presidencial‖ no entró en su propio hasta el siglo veinte cuando el presidente (con algunas excepciones) se hizo el rasgo más fuerte en los Eruditos de sistema 77 para generaciones había definido varias clases de sistemas gobernantes a lo largo de líneas sacadas a partir de tiempos clásicos, es decir monarquía, aristocracia, o democracia. Cuando la necesidad se levantó para distinguirse entre clases diferentes de la democracia, los eruditos propusieron categorías para clasificar constituciones según el elemento más distintivo en cada sistema. Cuatro modelos diferentes de democracias constitucionales surgieron: (1) el ―sistema parlamentario‖ para describir Gran Bretaña, cuyo sistema de gabinete parlamentario se había hecho consolidado hacia 1810; 78 (2) el llamado sistema presidencial en América; (3) el sistema de asamblea (la Tercera república francesa); y (4) el sistema de consejo (Suiza).7 79 Aunque el sistema presidencial americano cambiara su dinámica entre los diecinueve y veinte siglos, ha ejercido sin embargo mucho menos influencia en el mundo que el sistema parlamentario británico. El federalismo a Diferencia de presidentialism, el federalismo que la forma del gobierno en el cual el poder está dividido entre una autoridad central y grupos más pequeños o en la localidad autónomos - no es una invención 80 americana Sus extensiones de historia atrás a Grecia antigua, tiempos bíblicos, y el Imperio 81 romano Santo Los principios de ideas más modernas del federalismo pueden ser remontados a las escrituras de Johannes Althusius en el siglo diecisiete y Montesquieu en el dieciocho. Pero el framers de los Estados Unidos. La constitución era los primeros constructores de nación para vencer los problemas encontrados en tentativas más tempranas en uniones 82 federales Andrew McLaughlin, un historiador constitucional, hace mucho identificó las fuentes empíricas de federalismo americano en el pasado del país. Entre el más temprano era la teología federal de los Puritanos, cuya teoría de convenio postuló una unión entre Dios y hombre en el cual cada uno conservó una identidad separada. Las primeras empresas comerciales británicas en América representaron un sistema federal con su oficina central en Inglaterra y ramas en el Nuevo Mundo. En el reino político, McLaughlin notó, acuerdos como el Compacto Mayflower, la Confederación de Nueva Inglaterra de 1643, y el Plan de Albania de la Unión todos asumieron una forma federal de una clase o el otro 83 Con el federalismo contractual que los Artículos de Confederación pusieron en práctica, un sistema federal diferente fue previsto. Los precedentes históricos aparte, la razón principal que los americanos dieron vuelta a un sistema federal pueden haber estado bien el obvio, pero hecho a veces pasado por alto que los estados existieron antes de la Unión. Salvo los estados que mantienen todo el poder e independencia o dejan todo el poder con un gobierno central, había poca opción, pero idear alguna clase de la estructura 84 federal Los Artículos de la Confederación, como notado antes, hicieron un principio significativo en la iniciación de un nuevo federalismo, uno que fue más allá del federalismo contractual más temprano y se movió en dirección del federalismo constitucional. Pero los Artículos hicieron poco para disminuir el poder estatal a favor del gobierno central, y el framers tuvo que buscar un equilibrio más realizable entre los dos. En Carl J. Las palabras de Friedrich, ellos buscaban

―como dividir el poder legislativo entre los estados y gobierno federal, como

equilibrar los campos de la actividad gubernamental para producir un equilibrio

estable entre estado y nación, y finalmente

favorecer el grande o los pequeños estados.‖ 85 estaba claro para los delegados que más funciones gubernamentales tuvieron que ser cambiadas al gobierno central y, a la mayor parte de delegados, considerablemente más. Aún para muchos, haciendo tan dirigió el riesgo de crear a un gobierno central también poderoso, que ellos temieron el más. Ellos encontraron la respuesta a aquel enigma en la doctrina de separación de poderes, por los cuales ellos crearon un gobierno central en el cual los poderes son distribuidos entre las tres ramas de gobierno, cada rama separada de los demás en un sistema de frenos y contrapesos que impiden a cualquiera montar roughshod sobre los demás. Sin el acuerdo de este punto, es difícil suponer que muchos de los delegados habrían consentido en la redistribución extensa de funciones del estado al nivel central que fue finalmente conseguido. Justo cuando los fundadores lucharan con esta pregunta del equilibrio apropiado entre los estados y la nación, ellos tomaron tres medidas cruciales que vinieron en gran parte para definir el federalismo americano. Uno debía proveer en la Constitución que ―los Estados Unidos deben garantizar a cada estado en la Unión una Forma republicana del Gobierno,‖ así federalismo obligatorio firmemente a republicanismo y republicanismo al federalismo. Uno sólo prosperaría ya que el otro hizo El segundo tuvo que ver con la creación del concepto de la doble nacionalidad de la gente. Según la nueva Constitución, los americanos debían ser ciudadanos tanto de los Estados Unidos como de los estados en los cuales ellos residieron. Según la vieja teoría de la soberanía se creyó que un imperium en imperio era una imposibilidad: dos gobiernos no podían existir dentro de los mismos límites geográficos al mismo tiempo. La noción de doble nacionalidad, sin embargo, abrió la puerta a exactamente esto. Finalmente, el framers creó una nueva definición de la soberanía popular. En el pasado, es verdad, algunos teóricos habían sostenido que todo el poder del gobierno fue sacado en un sentido vago y general de la gente. Pero según a Gordon Wood, los delegados reclamaron mucho más a la gente como los soberanos últimos: En cambio ellos decían que la soberanía siempre permaneció con la gente y que el gobierno era sólo una agencia temporal y limitada de la gente a varios funcionarios estatales, tan hablar, en un corto plazo, préstamo siempre reaccesible. Ya no iba cualquier parte de los gobiernos estatales y federales, hasta Cámaras de Representantes populares, totalmente representar a la gente; en cambio todas las partes elegidas de senadores de los gobiernos y

como arreglar asuntos para no

gobernadores y presidentes fueron consideradas ahora de una manera u otra como simplemente los representantes parciales de las personas De estos modos, los delegados a la Convención constituyente crearon una versión americana de manera particular del federalismo 88 era uno de los rasgos generales del constitucionalismo americano que, como veremos, se hizo un modelo para países alrededor del globo. Escribiendo en los años 1980, Daniel Elazar señaló al grado al cual el federalismo americano ha afectado el mundo: Hoy aproximadamente el 40 por ciento de la población del mundo vive dentro de diecinueve régimenes que han adoptado constituciones que al menos pretenden ser federales en el carácter,

mientras más el 30 por ciento dentro de dieciocho sistemas políticos utiliza principios federales hasta cierto punto dentro de un marco formalmente unitario. Mientras la variedad de formas que la revolución federalista ha tomado es grande, el sistema federal americano permanece el estándar solo más influyente contra el cual los otros son medidos, para mejor o para la Revisión judicial worse.89 Aunque la mayor parte de eruditos consideren el federalismo como la contribución más distintiva de este país al constitucionalismo Occidental, unos dan la prioridad con la revisión judicial, el poder de una judicatura independiente de invalidar acciones de una legislatura creída violar una constitución 90 En el contexto americano, esto significó expresamente el poder de los tribunales federales de declarar inconstitucional aquellos actos del congreso así como legislaturas de actos de gobierno que los tribunales consideraron como contravenciones de la Constitución estadounidense. En la luz de su lugar importante en el desarrollo del constitucionalismo americano, puede parecer más que un poco raro que la revisión judicial es en ninguna parte expresamente mencionada en la Constitución. Eran nosotros para juzgar en la base de aquel documento únicamente, sólo podríamos deducir como máximo que el framers tuvo la intención para la judicatura federal de tener este poder. Aún realmente parece claro que en efecto era su intención. En cualquier caso, la revisión judicial pronto se hizo un rasgo firmemente establecido del constitucionalismo americano. La idea de la revisión judicial primero se levantó en Inglaterra, donde el Consejo Privado sostuvo el derecho de invalidar promulgaciones de las legislaturas coloniales. 91 legislaturas Coloniales eran por lo tanto completamente familiares con, si no contento con, el concepto de la revisión judicial. Más tarde, en dos ocasiones separadas durante el período de Confederación, el tribunal más alto de un estado ejerció el derecho de la revisión judicial, en un caso expresamente dirigente que una acción de la legislatura estatal era inconstitucional 92 sin Embargo, durante el primer rubor del republicanismo en los años de fundación, la actitud predominante consistía en que la voluntad de la gente como expresado por sus legislaturas, no los tribunales, debería determinar la ley. Con el tiempo, el framers descubrió, sin embargo, que los legisladores estatales podrían ser tan opresivos como ministros británicos. Jefferson expresó el cambio de la actitud que ocurrió en los años 1780 cuando los legisladores incontrolados dirigieron roughshod sobre leyes ellos ellos mismos habían pasado.― Un despotismo optativo no era el gobierno por el cual luchamos,‖ escribió él en 1787.93 En Filadelfia el framers, quién consideró la ausencia de tribunales federales para colocar disputas entre y entre los estados como uno de los Artículos’ carencias, creó una judicatura independiente, la Corte Suprema de los Estados Unidos, y le dio la jurisdicción en esto y varias otras áreas. Ellos adelante autorizaron el Congreso a crear otros tribunales federales. Quizás debido a la antipatía popular persistente en algunos estados hacia una judicatura asertiva, los framers eran silenciosos en si el Tribunal debía tener el poder de examinar la constitucionalidad de leyes, es decir tanto las leyes de legislaturas estatales como los actos del congreso. En otras palabras, si fue querido que ellos pasen la validez de un estatuto en la luz de la Constitución fue ni expresamente afirmado, ni negado. Alexander Hamilton se movió rápidamente en aquella apertura. En el Federalista 78, él sostuvo que había una lógica ineluctable a la revisión judicial,

que el framers entendió que la lógica muy bien, y que ellos quisieron la judicatura federal independiente para tener el poder de examinar. Una ley era una cosa, él escribió, una constitución-a ―ley fundamental‖ - era el otro. ―Dondequiera que un estatuto particular viole la constitución, será el deber de los tribunales judiciales de adherirse a éste, y desatender el antiguo. ‖En otras palabras, sería el deber de los tribunales ―para declarar todas las acciones al contrario del tenor manifiesto del vacío de constitución.‖ No había ningún otro camino ―que por medio de los cortes supremos‖ que las limitaciones específicas del poder legislativo podrían ser conservadas. A aquellos que temieron que esto hiciera la judicatura la más potente de las tres ramas, Hamilton indicó que al contrario, sería "el más débil" y ―el menos peligroso.‖ El ejecutivo ―sostiene la espada de la comunidad,‖ mientras ―la legislatura no sólo manda el monedero, pero prescribe las reglas según las cuales los deberes y los derechos de cada ciudadano son ser regulados.‖ 94 Sólo en Hylton v. Estados Unidos, 1796, y más sobre todo Marbury v. Madison en 1803 que la Corte Suprema afirmó una reclamación del poder de la revisión 95 judicial Aunque otra mitad de siglo pasara antes del Tribunal ejerció aquel poder otra vez (en la decisión de Dred Scott en 1857), parece claro que a partir de los años 1790 en, y más después de Marbury, la mayor parte de abogados, casi todos los jueces federales, y probablemente una mayoría sustancial de la población reconoció que el Tribunal podría invalidar un acto del congreso por motivos constitucionales. En la pregunta de si los tribunales federales podrían examinar la constitucionalidad de leyes del Estado, otra vez la Constitución no era explícita. Tampoco Hamilton se dirigió a esta pregunta directamente en sus ensayos Federalistas sobre la judicatura. Sin embargo, la cláusula de supremacía prestó la presunción pesada en el favor de tal doctrina: ¿cómo podría la Constitución ser la ley suprema de la tierra si los estados pudieran decretar leyes que lo violaron? La mayor parte de juristas del tiempo compartieron aquella visión, y en las primeras décadas del nuevo gobierno, los tribunales federales desarrollaron un cuerpo de la jurisprudencia que establece aquel derecho de la revisión, la resistencia de los campeones de derechos de los estados no obstante. Cuando el Juez Presidente John Marshall gobernó en McCulloch v. Maryland (1819) que un estado no podía limitar el Congreso en su ejercicio de un poder según la constitución autorizado, él completó desarrollando el poder del Tribunal de la revisión judicial. Aquel poder ahora se hizo un rasgo más fijo del constitucionalismo americano. Los eruditos en el extranjero que estudiaron la Constitución estadounidense consideraron la revisión judicial como una de las mayores contribuciones de América al constitucionalismo Occidental, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial. El Federalista que Escribe sobre El Federalista a Alexander Hamilton en el verano 1788, George Washington predijo que esto ―merecería el aviso de la posteridad

hábilmente hablado los principios de libertad y los temas de gobierno

en ello son

que siempre será interesante para la humanidad tan mucho tiempo como ellos están relacionados con la Sociedad civil.‖ 96 Washington era correcto. La colección única de ochenta y cinco ensayos por Hamilton, James Madison, y John Jay, al principio publicado en periódicos para obtener el apoyo a la ratificación principalmente en la convención de Nueva York, realmente en efecto se hizo la explicación más autoritaria y penetrante de la Constitución estadounidense. El Federalista se diferencia de los otros cinco documentos porque esto sirve otra

función y tan está menos disponible para cualquier asignación de sus principios por prestatarios extranjeros. A diferencia de los otros textos, que ofrecen principios específicos del gobierno para la consideración, El Federalista ofrece un comentario, razón fundamental, e interpretación de la Constitución estadounidense sí mismo, y en aquella función, esto ha proporcionado la mejor exposición de los principios que arreglan el estatuto federal de América. No es demasiado para decir que cuando los eruditos dentro y fuera del país leen la Constitución, ellos guardaron una copia del Federalista a mano para un entendimiento de sus provisiones y su filosofía subyacente. Tiempo y otra vez, El Federalista proporcionó aquellos principios abstractos a los cuales los jueces de Tribunal Supremos se refirieron analizando las funciones del gobierno americano. En Inglaterra, el Molino de John Stuart, James Bryce, y el señor Henry Maine consideraron al Federalista crucial para un entendimiento del constitucionalismo 97 americano que La razón de la posición canónica del Federalista consiste en que esto comenzó donde la mayor parte de tratados políticos se terminan. No haciendo caso de los problemas históricos en el pensamiento político Occidental los orígenes de gobierno, la naturaleza de ley y de la soberanía, las bases de obligaciones de ciudadano al estado el Federalista fue directamente al local teórico para conseguir objetivos políticos en un estado 98 republicano en Efecto, un erudito inglés afirmó que en la base de cinco de los ensayos solos, Madison mereció ser clasificado ―como uno de los teóricos principales de los peligros y

latente en el estado democrático moderno. ‖99 Toda su brillantez

oportunidades

como la teoría política no obstante, El Federalista debe ser visto como un documento político de su tiempo. La publicación de la Constitución antes secreta el 17 de septiembre de 1787, precipitado lo que Bernard Bailyn ha llamado uno ―del público más extenso los debates sobre el constitucionalismo y sobre principios públicos alguna vez registrados.‖ En lo que es posiblemente el mejor análisis de los ensayos, Bailyn escribió que ―literalmente los miles de personas, en esta nación de sólo aproximadamente un millón de votantes, participaron de una manera u otra. ‖100 Hamilton, Madison, y Jay entraron en la lucha con sus ensayos escritos bajo el seudónimo ―Publius.‖ 101 La intención de Publius no era sólo para explicar la Constitución propuesta sino también contestar críticas específicas niveladas por sus opositores, los Antifederalistas. Hay muchos modos de ver al Federalista, pero quizás uno de los mejores debe ver los ensayos como una continuación de los debates sostenidos en la Convención constituyente entre dos grupos de líderes elitistas: los Federalistas-Madison, Hamilton, y Jay y los Antifederalistas Elbridge Gerry, George Mason, y Edmund Randolph. Una comparación de sus opiniones indica que el término el Antifederalista por el cual

los Federalistas marcaron a sus opositores no fue justificado (aunque se hiciera la designación generalmente aceptada del grupo). Tres Antifederalistas llegaron a su postura de anticonstitución sólo al final de medidas. En todas partes de la Convención era difícil distinguirse entre ellos y los Federalistas porque ambos grupos votaron el mismo en tantas cuestiones. Sus opiniones de anticonstitución, en su mayor parte, provinieron del mismo marco intelectual que aquel de los Federalistas 102 De los tres Antifederalistas, Elbridge Gerry de Massachusetts era el más elocuente y habló más con frecuencia en la convención que hizo los otros dos 103 Cuando él puso sus razones en una lista de rechazar firmar la

Constitución, Gerry alegó que habían dado al gobierno central demasiado mucho

poder según la ―‖ cláusula necesaria y apropiada elástica: el Congreso podría criar

a ejércitos e impuestos sin el límite. Las libertades individuales de las personas,

además, carecieron de la protección de cualquier cuenta de derechos 104 Cuando él se explicó sus "Objeciones" en un periódico de Boston varias semanas más tarde, la pieza de Gerry se hizo la crítica más famosa de la Constitución. Su argumento principal era que el nuevo gobierno era peligrosamente desequilibrado debido a su centralización y consolidación de tendencias. ―La Constitución propuesta tiene pocos, si cualquier rasgo federal, pero es mejor dicho un sistema de gobierno nacional. ‖105 Gerry expresó los miedos de sus Antifederalistas del mismo tipo: que un gobierno consolidado aniquilara la soberanía de los estados y los poderes de las administraciones municipales. Si la gente adoptara el plan propuesto del gobierno, ellos podrían perder su familiaridad, y si ellos lo rechazaran, ―La anarquía puede seguir.‖ El miedo de Gerry consistía en que una guerra civil podría romperse El albañil, como Gerry, estuvo profundamente preocupado por la ausencia de una cuenta de derechos. En efecto, cuando Gerry introdujo un movimiento de incluir una declaración de derechos cerca del final de las medidas de convención el 12 de septiembre, Mason seconded esto. Ambos hombres fueron impresionados cuando esto disminuyó a un fracaso 107 resonante Los dos hombres tenían ideas similares sobre la protección del juicio por jurado en causas civiles así como libertad de la prensa. Tanto temía la subida de una aristocracia en América, como Mason predijo que el gobierno según la constitución propuesta ―comenzaría en una Aristocracia moderada‖ y podría producir ―una Monarquía o una Aristocracia opresiva corrupta [y] el más probablemente vibrar algunos Años entre los dos, y luego terminarse en el que o el otro. ‖108 Randolph, también, temió una subida rápida del presidente al rey. A él, la presidencia creada en Filadelfia era sólo el ―feto de la monarquía.‖ ―El genio fixt de la gente de América,‖ declaró él, ―requirió una forma diferente del gobierno. ‖109 Él, también, apoyó la idea de un ejecutivo plural o un consejo ejecutivo. Las otras objeciones de Randolph eran similares de muchos modos hacia Gerry. Él creía que el Senado podría hacerse un ―semblante de una aristocracia‖ y el presidente, ―un pequeño monarca.‖ Randolph, el primer del trío discrepante para expresar objeciones de la constitución propuesta, mostró el camino. Él introdujo un movimiento que pide una segunda convención constitucional ―saber más el sentido de la gente.‖ 110 Apoyo del movimiento, tres Antifederalistas se hicieron obstruccionistas que amenazan con deshacer el trabajo de la Convención de Filadelfia. Lo que los Antifederalistas temieron, Bailyn nota, era que la Constitución propuesta crearía ―un gobierno central potencialmente poderoso que habría armado la fuerza, que firmaría todas

las luchas peligrosas de conflictos internacionales, y esto tenía el potencial para barrer por los estados y dominar las vidas cotidianas de las personas americanas.‖ 111 Mientras Gerry, en particular, sentido, como hizo a Montesquieu, que una república sólo podría tener éxito en un área geográficamente limitada y que lo que era la república propuesta-a extendida sobre una parte enorme del continente americano del Norte estaba en el peligro de fallar 112 Si El Federalista no hubiera hecho nada más que proporcione una estocada a cada salida Antifederalista, habría sido sólo uno más voz en el debate cacofónico que conduce

a las convenciones de ratificación estatales. Pero sus tres autores hicieron mucho

más: ellos expusieron en y defendieron la Constitución propuesta a sus campesinos, no sólo su cada provisión por qué el presidente debe tener el veto, el poder de designar, y el poder de hacer tratados; por qué el Congreso requirió el "necesario y apropiado‖ la cláusula sino también las filosofías gobernantes fundamentales en las cuales fue basado. Ellos dieron unas razones para la cláusula de supremacía y para la necesidad de hacer a ciudadanos responsables ante legislaciones nacionales: en aquella dirección ponen al gobierno eficaz, pero en cualquiera otro, sólo anarquía y sus descendientes probables, guerra y despotismo. Ellos explicaron como los frenos y contrapesos previnieron el poder fugitivo por cualquier rama de gobierno y ayudarían a hacer más seguro la familiaridad de las personas. Ellos se familiarizaron a americanos con la idea nueva de la revisión judicial, explicando su lógica una década y media antes de que el Juez Presidente John Marshall hiciera en Marbury v. Madison. Para contestar los miedos de los Antifederalistas de un gobierno consolidado, más bien que un sistema federal suelto, Madison escribió a su Federalista famoso 10. Usando las ideas de David Hume, Madison sostuvo que completamente el revés era verdad: un gobierno republicano actuaría mejor en un territorio grande que en pequeño uno. Madison creyó que las facciones que compiten dentro de la sociedad eran inevitables y que era mejor controlar que tratar de suprimirlos. La mejor manera de hacer así era establecer a un gobierno republicano y ampliar su jurisdicción sobre un área más grande. ―Amplíe la esfera, y usted toma en una mayor variedad de partidos e intereses, usted la hace menos probable que una mayoría del todo tendrá un motivo común para invadir los derechos de otros ciudadanos.‖ 113 como los Artículos con su confederación suelta de estados habían sido tan débiles e ineficaces, los Federalistas apoyaron la mayor

centralización en la Constitución propuesta. En el Federalista 15, Hamilton atacó lo que él llamó ―este vicio grande y radical‖ en los Artículos de la Confederación. El resultado había consistido en que las resoluciones pasadas bajo los Artículos habían sido ―meras recomendaciones‖ que los estados podrían seguir o desatender como ellos complacieron 114 En el Federalista 16, Hamilton empujó su

argumento adelante llamando legislaciones nacionales ―a pasar

sobre

ciudadanos ellos mismos.‖ El fracaso de establecer a tal gobierno expondría los Estados Unidos a anarquía y caos. El único modo que la Unión tendría éxito era hacer a ciudadanos individuales directamente responsables ante leyes 115 nacionales que Responden a los miedos de los Antifederalistas que un ejército permanente bajo el gobierno central pudiera ser criado ―sin el límite‖ y a su contrapropuesta lo que declara que las milicias estarían más seguras, Hamilton atacó la idea. Las milicias estatales que sirven de la primera línea de la defensa

nacional no serían eficaces. En el Federalista 25, él notó que en la Rebelión de Shays, cuando Massachusetts tuvo que llamar la milicia estatal rápidamente, el estado Bayo tuvo que conseguir el permiso del gobierno de Confederación. Habría ocasiones, él observó, cuando no habría ningún tiempo para tales pasos 116 burocráticos Responder a argumentos Antifederalistas que el gobierno central sería capaz de levantar impuestos ―sin el límite,‖ Hamilton en su Federalista 30 indicó que históricamente, ningún gobierno sin el poder fiscal había durado mucho tiempo. El sistema del dinero ―cuotas y requisiciones‖ en los estados simplemente no había trabajado. Así era esencial que hayan concedido al nuevo gobierno

central la autoridad para levantar ingresos por métodos tradicionales de impuestos 117 En el Federalista 39, Madison contestó la acusación de Gerry que la Constitución hubiera creado lo que era un gobierno nacional con pocos rasgos federales. Madison respondió que la Constitución no era ni un ciudadano, ni una constitución federal, pero una composición de ambos: En su fundación, es federal,

y no nacional; en las fuentes de las cuales los poderes ordinarios del Gobierno son

dibujados, es en parte federal y en parte nacional: en la operación de estos poderes, es nacional, no federal: En el grado de ellos otra vez, es federal, no nacional: Y finalmente, en el modo autoritario de introducir enmiendas, no es ni federal, ni totalmente nacional. En otras palabras, el gobierno tenía tanto federales

como rasgos nacionales. Era federal en virtud del hecho que el gobierno central sostuvo poderes sólo enumerados y abandonó a los estados ―una soberanía residual e inviolable sobre todos otros objetos.‖ Pero al mismo tiempo era nacional

por la virtud de su poder de actuar directamente sobre ciudadanos 118 individuales respondiendo a las quejas de los Antifederalistas sobre la violación de la separación del principio de poderes, Madison en el Federalista 51 observó que este principio, entre otras cosas, protegió la familiaridad de individuos. Su argumento era análogo a esto él había empleado en su Federalista 10. Los derechos civiles de ciudadanos serían protegidos mejor de conflictos que provienen ―de la multiplicidad de intereses‖ a una sociedad libre. En el choque de diferenciar intereses, ellos anularían el uno al otro, y el resultado inevitable sería la mayor libertad 119 Cuando la discusión dio vuelta a instituciones nacionales, Hamilton, que quiso a un gobierno más enérgico, dedicó varios ensayos a la presidencia. Aunque él tendiera a desconfiar a ambos individuos y las masas con el poder, Hamilton consideró los males del déspota preferibles para la anarquía de masas incontroladas. Él pasó el tiempo defendiendo los poderes del presidente el veto, poderes de cita, y autoridad que hace el tratado. Para los Antifederalistas que abogaron por una presidencia plural o un consejo ejecutivo del miedo de la regla individual, Hamilton en el Federalista 70 presentó un informe fuerte para la unidad en la oficina 120 Hamilton introdujo la razón fundamental para otra innovación institucional: la idea de revisión judicial. En el Federalista 78, él proporcionó la exposición más memorable a aquella doctrina: ―Siempre que un estatuto particular viole la constitución, será el deber de los tribunales judiciales de adherirse a éste, y desatender el antiguo.‖ 121 al Arrendajo, el tercer autor descuidado a menudo, fue dejado la tarea de transacciones con la Constitución con respecto a asuntos exteriores. Aunque él escribiera sólo cinco ensayos, el papel de Jay del ministro a España durante la guerra y ya que el comisario de paz

a Inglaterra en el tratado de paz de 1783 sobre todo calificó a él. El abogado de un

gobierno central fuerte, la preocupación principal de Jay era si la Unión se rompiera en confederaciones separadas, en cual acontecimiento una América debilitada caería víctima de potencias extranjeras. En su Federalista 2, 3, y 4, él indicó cuánto los ciudadanos más seguros serían si la Unión se quedara juntos 122 Con sus argumentos en El Federalista, Madison, Hamilton, y Jay no sólo contestó a los Antifederalistas, pero en el curso de hacer entonces ellos hicieron algo mucho más profundo: ellos cambiaron la concepción entera de la política en el mundo Occidental. Ellos transformaron la cultura política americana proponiendo que la soberanía residiera en la gente, más bien que en cualquier

rama de gobierno sola. Cada rama de gobierno, por lo tanto, representó a la gente. Madison observó en el Federalista 51 ―que todas las citas para las magistraturas ejecutivas, legislativas, y judiciales supremas deberían ser dibujadas de la misma fuente de la autoridad, la gente. ‖123 Esta nueva forma de pensar cambió la relación de gobierno y sociedad disolviendo la idea tradicional del gobierno variado que incorpora los elementos de monarquía, aristocracia, y democracia que había sido seguida desde el tiempo inmemorial. Esto marcó, como Gordon Wood observó, uno de los momentos más creativos en la historia del pensamiento 124 político haciendo a la gente el lugar geométrico de soberanía, los Federalistas eran capaces de pensar en nuevos términos en la cuestión de la soberanía dividida.― Sólo haciendo a la gente ellos mismos, y no sus representantes en las legislaturas estatales o en el Congreso, un final supremo autoridad legislativa, podría los Federalistas explicar la idea emergente del federalismo [americano], que la división extraña de responsabilidades legislativas en las cuales ninguno es final y supremo. ‖125 Este modelo del federalismo no sólo fue aplicado en América sino también se hizo la base para divisiones similares del poder legislativo en gobiernos en todas partes del globo.

La Declaración de derechos americana El documento seminal sexto y final del constitucionalismo americano es la Declaración de derechos, las diez primeras enmiendas a la Constitución estadounidense. Las cuentas de derechos tienen, por supuesto, una tradición histórica larga. En Inglaterra, la línea de tales documentos corre de la Carta Magna en 1215 por la Petición de 1628 del Derecho a la Declaración de derechos de 1689. Si aquellos documentos no fueran declaraciones de derechos en el sentido moderno, y la línea que los une no exactamente directo, los documentos tenían al menos un principio subyacente en común: cierto concedido a los derechos, en caso de la pertenencia de la Carta Magna sólo a la nobleza estaban más allá del poder de la Corona. Antes de finales del siglo diecisiete, estos derechos colectivamente vinieron para ser llamados ―los derechos de ingleses,‖ y la gente de Inglaterra se enorgulleció de ellos 126 Así hizo a los colonos americanos. De los establecimientos ingleses más tempranos, los colonos reclamaron estos derechos igualmente a ellos. Ellos, también, eran ingleses, ellos dijeron. Su reclamación de tales derechos no fue disminuida por el hecho que ellos vivían en el Nuevo Mundo. Para hacer el punto más enérgicamente, los colonos escribieron varios estatutos y estatutos para salvaguardar sus libertades personales de la invasión. Había una gran diferencia, sin embargo, entre los textos ingleses y americanos. Los documentos ingleses eran leyes de Parlamento queridas para proteger los ―derechos de ingleses‖ del abuso por la Corona, mientras que los documentos coloniales eran acciones de legislaturas coloniales queridas para proteger aquellos derechos de abusos por el Parlamento así como de abusos por las asambleas coloniales ellos mismos. Estos textos coloniales eran, si algo, aún más expansivo en sus reclamaciones que sus modelos ingleses. James Logan de Pensilvania a un punto se quejó que ellos hasta a veces reclamaban derechos ―desconocidos a otros de los sujetos de la Reina. ‖127 había otra diferencia importante. Después de declarar la independencia, varios estados incorporaron declaraciones de derechos en sus nuevas constituciones del estado. La Declaración de Virginia de Derechos de 1776

era introducida en Virginia Constitution y sirvió de un modelo para otros estados. La cuenta de Virginia se diferenció enormemente de las declaraciones de derechos inglesas, sin embargo. Siendo acciones del Parlamento, las cuentas inglesas podrían ser fácilmente abrogadas por un Parlamento sucesivo, ya que aquel cuerpo fue juzgado supremo. Pero en caso de la cuenta de Virginia, sólo podría ser abrogado por una enmienda constitucional, un proceso incómodo, entretenido, y difícil. Tal era la situación cuando los delegados se encontraron en Filadelfia. La pregunta antes de ellos era si una enumeración de derechos debería ser incluido en la Constitución propuesta. Ellos decidieron que no debería ser, y la Constitución fue enviada a los estados para la ratificación sin uno. Pronto se hizo claro que los Federalistas que apoyan la Constitución habían hecho un error colosal. En los debates que conducen a la ratificación y en las convenciones de ratificación estatales ellos mismos, la ausencia de una cuenta de derechos se hizo el sujeto de acaloradas discusiones y un punto que se repone para los Antifederalistas. Los Federalistas fueron lanzados a la defensiva. Unos procuraron justificar la decisión de no incluir una declaración de derechos en las tierras que muchas constituciones del estado ya contuvieran declaraciones de derechos. La inclusión de uno en la nueva Constitución, ellos dijeron, sería una violación en el principio de federalismo. James Wilson, un nacionalista ardiente de Pensilvania, sostuvo en la convención de ratificación del estado que era imposible enumerar y reservar todos los poderes de las personas, ya que ―una cuenta anexada a una constitución es una enumeración, todo que no es enumerado es supuesto ser dado. La consecuencia es, que una enumeración imperfecta lanzaría todo el poder implícito en la escala de gobierno; y los derechos de las personas serían dados incompletos. ‖128 En el Federalista 84, Hamilton ofreció el argumento débil que una cuenta de derechos no fue necesaria porque a diferencia de Inglaterra, donde tales cuentas provinieron como contratos entre monarca y sujetos, las constituciones americanas fueron fundadas en el poder de la gente y ejecutadas por ―sus representantes inmediatos y criados.‖ Esto, él dijo, dio una declaración de derechos "innecesaria". 129 En su parte, Madison en privado expresó a la oposición porque él creyó que una declaración de derechos federal no resultaría mejor un escudo contra ―mayorías autoritarias‖ que tenía las declaraciones de derechos de los estados. Ellos sólo se harían lo que él llamó ―barreras de pergamino.‖ En Virginia, Madison escribió, ―He visto la declaración de derechos violada en cada caso donde ha estado en contra de una corriente popular. ‖130 Cuando Jefferson, sirviendo del ministro en Francia, recibió su copia de la Constitución, él inmediatamente se fijó en la ausencia de una declaración de derechos. Su crítica tenía un efecto de electrificación, ya que se hizo la base principal del argumento del cual los Antifederalistas confiaron para oponerse al documento. Más que una protesta, Jefferson sugirió una estrategia astuta de conseguir una cuenta de derechos añadidos. Si él estuviera en América, él escribió:― Yo abogaría por ello [la Constitución] cariñosamente hasta nueve

[estados] debería haber adoptado, y luego como cariñosamente el otro lado

para

convencer los cuatro restantes de que ellos no deberían venir a ello hasta la declaración de derechos es anexada. ‖131 Después él repitió su estrategia a muchos amigos, se hizo la táctica usada por los Antifederalistas de Nueva York a

Jefferson Carolinas.132 hecho una segunda contribución significativa a la causa

de declaración de derechos. Él persuadió a Madison, que estaba de modo inalterable en contra de cualquier cuenta de derechos, para cambiar de opinión. Madison hizo una media vuelta, prometiendo proponer que las enmiendas relacionadas con los derechos fueran él decidió servir en el primer Congreso. Y él hizo exactamente esto el 8 de junio de 1789. El discurso de Madison en el apoyo de añadir una declaración de derechos a la Constitución fue marcado más por su generosidad del espíritu que por cualquier convicción profunda de una necesidad verdadera por su parte. Aun si tal cuenta fuera innecesaria, él discutió, ella podría hacer poco daño para añadir un, ya que haciendo tan tranquilizaría a aquellos que todavía tenían dudas sobre la Constitución. Además, aunque la enumeración de derechos pudiera resultar ser sólo ―barreras de papel,‖ ella enfocaría la atención pública a ellos y ayuda obligan la ciudadanía a cumplir con ellos 133 Estas promesas de una declaración de derechos primero en las convenciones de ratificación estatales y luego por los Federalistas en el Congreso persuadieron hasta a los tres líderes de la elite Antifederalistas. Gerry había anunciado ya su apoyo a la Constitución antes del discurso de Madison, estando convencido por promesas Federalistas que la demanda de los Antifederalistas para una declaración de derechos sería dirigida 134 Mason también fue apaciguado después de que la Casa pasó las enmiendas 135 propuestas que Randolph había revisado ya al enemigo, tan hablar, habiendo aceptado la posición de ministro de Justicia en la primera administración de Washington. El erudito constitucional Herbert Storing lo tenía derecho cuando él observó, ―Mientras los Federalistas nos dieron la Constitución, la herencia de los Antifederalistas era la Declaración de derechos.‖ 136 La herencia Antifederalista ha crecido durante los años. Se ha hecho más fuerte con el paso del tiempo y se considera más relevante a consecuencia del movimiento de derechos humanos que se desarrolló a finales del siglo veinte. La Declaración de derechos es un documento tanto de derechos individuales como de restricciones en el poder federal, el que es protegido por el otro. Los más familiares de estos derechos y restricciones, y sin duda el más importante, son aquellos en la Primera Enmienda. Esto asegura la libertad de palabra y la prensa, la asamblea pacífica y la petición, y el libre ejercicio de la religión, el último acompañado por una prohibición contra el establecimiento oficial de cualquier religión sola. Pero las otras nueve enmiendas, como los que protegen contra cualquier búsqueda irrazonable y asimiento (el Cuarto), garantizando debido proceso y juicio justo (el Quinto, Sexto, y Séptimo), y prohibiendo fianza excesiva y castigo cruel y extraño (el Octavo), también acuerdo con los derechos fundamentales de individuos. Su adopción en 1791 completó lo que resultó ser el período constitucional más creativo en la historia americana. El concepto de declaración de derechos es sólo un de varios ingleses de la fuente y franceses así como americano que contribuyó a la formación de una tradición de declaración de derechos inclusiva. Cada uno de los tres tenía sus partidarios en el debate cuya contribución a la tradición era la mayor. Ya que los hilos de pensamiento que han entrado en la tradición constitucional Occidental son tan entrelazados, es imposible separarlos. Por esta razón, las referencias en este libro son a la ―tradición de declaración de derechos‖, más bien que a cualquier tradición nacional. Pero sobre el lugar de las diez primeras enmiendas en el régimen americano, no hay ningún debate. Bill americano de Derechos era el componente

básico final que la generación de fundación erigió en el edificio que llamamos el constitucionalismo americano. Sin duda puede haber que el constitucionalismo americano incluyó mucho más que la Constitución estadounidense, y los eruditos más tempranos han sido negligentes en la aplicación de una definición tan estrecha. En casa, un estudio sistemático de los seis documentos en la historia doméstica de América puede ayudarnos a entender el constitucionalismo americano y su funcionamiento de un nuevo modo. En el extranjero, esto ofrece una perspectiva fresca no sólo en la evaluación de la influencia del constitucionalismo americano en constitutionalists extranjero, pero, lo que es más importante en el entendimiento mejor de la historia constitucional del mundo moderno como un todo.