Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

SI YO FUERA UN LIBRO…
alumnos de 3º de ESO
INS Serrallarga (Blanes)
Lourdes Domenech Cases

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si fueras un libro, ¿serías de aventuras, de amor, de historia, de cocina...? ¿Cómo te gustaría que fuera tu dueño? ¿Al lado de qué libro te gustaría que te colocaran? ¿A qué libro te gustaría conocer? ¿Dónde te gustaría que te leyeran y cómo (hay lectores que adoptan posturas muy curiosas)? ¿A qué hora...? Imagina que eres un libro y cuéntanoslo.

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, sería ligero, pero muy intenso. Me encontrarían en una pequeña librería, escondido y lleno de
polvo. Cuando me abrieran, soltaría ese perfume tan peculiar de los libros un poco viejos e interesantes. Mi portada sería muy simple, con el título bien grande y algún dibujo con doble sentido que cautivara a los lectores. Mi contraportada no sería extensa, con una frase o dos, no como esos libros que leyendo de qué van, ya te lo han explicado todo. No sería un libro de fantasía, pero trasladaría a mis lectores a otros pueblos remotos y a la vez preciosos, sin moverse siquiera. Al leerme, la gente pensaría mucho y se pondría en la piel de mis pobres personajes. Hablaría sobre cualquier tema real que hiciera razonar a la gente y mi amiga Intriga jugaría un papel importante en mi historia. Mis protagonistas serían jóvenes y cambiarían un poquito el mundo, siempre hacia mejor. Cualquier lector podría leerme, no obstante, los mayores de catorce años me entenderían mucho mejor que los más pequeños. A los lectores adultos les haría reaccionar y les demostraría que los jóvenes sí que pueden cambiar el mundo. Mis mejores amigos serían los libros de misterio, de amor y de aventuras. Sin embargo, también tendría enemigos, como aquellos libros tan chulos que creen que por ser tan grandes y gruesos son mucho más interesantes y, en realidad, se enrollan como una persiana y le dan mil vueltas al mismo tema, durante capítulos y capítulos. Me gustaría vivir en una estantería a la que le diera el sol, porque tanto tiempo enterrado en una librería pequeña me habría quedado muy blanquito. Cualquier sitio sería bueno para leerme, menos el lavabo, que para eso ya están las revistas o los suplementos de El País. Aunque, sería perfecto que me leyeran en la repisa de una ventana por la cual se viera un fantástico paisaje de montaña. La hora no importaría, pero sería preferible por la mañana, porque por la noche, sin querer, se me dormirían. Sería maravilloso que no me olvidaran y que pasara de generación en generación, para conocer a los descendientes de mis primeros lectores. Mar Gibernau

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, sería un libro de viñetas. Sí, un cómic o manga, donde las imágenes tienen la
misma importancia que las palabras. Sería un cómic de amor, terror o gore. La persona que me leyera tendría que ser alguien a quien le apasionaran los cómics, ya que un libro no transmite lo mismo, aunque los dos tengan una portada y estén hechos de páginas. Al leerme, tendría que llorar, cuando hubiera una parte triste; reír, cuando hubiera algo gracioso; y mostrar rabia, cuando un personaje no le gustara, tendría que emocionarse en la parte importante y sobre todo identificarse con el protagonista o con cualquier otro personaje de la historia. Me gustaría que me colocaran al lado de Higurashi no Naku Koro ni (Cuando las cigarras lloran), un cómic de horror, misterio, drama. Un thriller psicológico. Y me gustaría conocer a Angel Beats (Latidos de Ángel), y My Hime (Mi princesa). Me gustaría que me leyeran en un sitio tranquilo, de noche, en un campo donde las estrellas acompañarán a la luna en la oscuridad, con el viento fresco, tumbados en la hierba. Sandra Pruaño

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Soy un libro de humor titulado “La esencia de la risa”. Me siento muy feliz por ello, ya que me encanta poder hacer reír a la gente y que, al menos por un rato, se olviden de las preocupaciones del día a día. Creo que a nadie le viene mal un poco de risa, por lo tanto, me gustaría tener cualquier dueño. Bueno, cualquier dueño que disfrutara leyéndome. Me parecería genial que me colocaran al lado de un libro de aventuras, así cuando me aburriera podría leerlo para entretenerme. Aunque tampoco estaría mal estar cerca de uno de cocina, de manera que, cuando tuviera hambre sabría cómo hacerme un rico plato, bien elaborado. Soy muy sociable, así que me gustaría que mi dueño me fuera cambiando de estantería, para así poder entablar muchas amistades. Eso sí, me mantendría alejada de cualquier libro gruñón que me amargara el día y convirtiera mis páginas de humor en páginas llenas de tristeza y desesperanza. Estaría bien que me leyeran frente al mar. Si así fuera, podría deleitarme escuchando el hermoso sonido de las olas del mar, que me parece realmente relajante. En cuanto a la postura que me gustaría que adoptara mi dueño al leerme, sinceramente, no me importa demasiado, mientras esté cien por cien concentrado en la lectura. Preferiría que me leyeran por la noche. Creo que es un buen momento para relajarse, desconectar y recibir pensamientos positivos. Además, ayuda a conciliar el sueño y a descansar bien. Debo admitir que también me parecería bien que me leyeran de buena mañana, para que así mi dueño empezara el día con buen pie. Estaría encantada de que cualquiera de vosotros me leyerais. Espero vuestra visita. Lorena Herrera

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, sería uno de poesía narrativa. Eso se debe a que transmitiría mis sentimientos, emociones y
sensaciones al lector, pero las iría explicando a través de los hechos que me fueran sucediendo. Supongo que explicaría mis aventuras, en las cuales intervendrían la intriga y el terror. Me gustaría que mi dueño fuese un lector con personalidad, el que busca el porqué y el origen de todo, y que tuviera tiempo para sus aficiones, la lectura y el deporte. Además, me leería por la noche en el mirador de su casa, tumbado en una hamaca, situada enfrente de la playa. Desde ahí, solo se escucharían las olas rompiéndose contra las rocas, y exclusivamente se verían las estrellas. Se concentraría en mí y se pasaría horas leyéndome, ya que sentiría deseo por descifrarme y saber toda mi historia. Cuando terminara de leerme, me colocaría en mi estantería junto a mis compañeros la saga Crepúsculo. Y más tarde, me apetecería conocer a un libro llamado: Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven. Esta me gustaría que fuese mi vida, en el caso de que yo fuera un libro.

Celia Rubio

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si de la noche a la mañana yo me convirtiera en un libro, me gustaría ser un libro de misterio, pero
con un toque de humor, que fuera divertido y atrajera al lector. Que tuviera una portada azul, y unas 250 páginas. La letra bastante grande, para que el lector no tuviera que forzar la vista para leer. El tema del libro sería de policías, de crímenes, con anécdotas divertidas y un pequeño romance entre policías. c Me gustaría tener un dueño responsable, de quince o dieciséis años, un chico al que le gustara leer, no que le encantara, ni que esta fuera su afición, simplemente que le gustara. Me haría mucha ilusión que me colocaran en medio de un libro de terror y otro de amor. Conocer historias terroríficas y otras preciosas de amor. También me gustaría conocer a un libro de ficción y así compartir con él fantásticas aventuras, viajes al espacio, o viajes en el tiempo, mundos mágicos y monstruos malvados. El lugar perfecto para leerme, sería en la cama, a eso de las diez de la noche. Leerme hasta quedarse dormido, y así soñar con la historia que cuento, imaginar qué pasará después.

Vicky Collazo

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro me encantaría ser un libro de chistes, así todo el mundo se reiría con muchos chistes y
anécdotas divertidísimas. Me gustaría que mi libro fuera leído por todo tipo de lectores, y que me leyera alguien con mucho sentido del humor, un amante de la comedia, alguien que disfrutara leyendo mis frases. Me gustaría que me pusieran al lado de El gran libro de los chistes, porque me interesarían sus frases divertidas, así la gente también me leería y apreciarían el humor que tengo. Otro de los libros que me encantaría conocer es 365 chistes más, para que me contara con qué frases se han reído los lectores y me aconsejara ideas nuevas para entretener. Querría que me leyeran jóvenes en un barrio explicando mis anécdotas para poder alegrarles la tarde a todos los que los escucharan, o estar en algún salón de comedia, en el canal de televisión Paramound Comedy, o en una reunión familiar, para poder unir más a la familia y que se divirtieran todos juntos y rieran sin parar. Quisiera que me leyesen a todas horas. Todos tienen derecho a divertirse.

Ainhoa Guzmán

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

S yo fuera un libro sería uno de aventuras. Mi dueño sería un niño con la ilusión de ser de mayor un
caballero o algo por el estilo. Me pondría al lado de un libro como el de Harry Potter, o sea, un libro muy grande. Conocería al libro El búho que no podía ulular, porque parece que me podría enseñar mucho de la vida, con las frases y los refranes que contiene. Para finalizar, me gustaría que los lectores me leyeran tumbados en la cama y así cuando se durmieran, soñaran con ser un caballero y vivir grandes aventuras. Javier Marín

Me gustaría ser un libro de comedia romántica y que el lector entendiera lo que se sufre o las locuras que puedes llegar a hacer por amor, pero con un toque de gracia y soltura a la hora de explicar las anécdotas. Me sentiría un libro afortunado, si me colocaran al lado de uno de los de Federico Moccia. Al que me gustaría conocer sería a uno de los libros que escribió este autor, 3 metros sobre el cielo. Querría que me leyeran al lado de la chimenea en vísperas navideñas, en el comedor, en una butaca, tapados con una manta, en frente del árbol de Navidad, mientras comen bombones cerca de las 23:30, cuando la casa está tranquila, sin nadie que les despistara de mi lectura. Y por supuesto, que no me dejaran olvidado encima de la mesa del comedor, sino en una estantería, donde el libro que más destacara fuera yo. María Sánchez

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Sin duda, es un ejercicio bastante curioso (y recomendable) el investigar y, sobre todo, el descubrir con qué tipo de
libro me identificaría. Después de un tiempo no muy prolongado de reflexión, consecuencia de unas preferencias algo fomentadas por el interés que despierta este género en mi persona, estoy convencida de que si fuera un libro me gustaría ser de aventuras. No querría ser de apariencia muy llamativa, simplemente interesante, para que el interior, espero, entretenido y atrapante, lo lea aquel que realmente ha sabido, además de entender e interpretar el exterior, mirar más allá e imaginar, a partir de los discretos pero atractivos recursos empleados, un argumento emocionante. Una de mis tapas (la de la portada concretamente), estaría colocada al lado de un libro simpático, con un lomo bastante llamativo, y del mismo género, para no aburrirme si la espera de un dueño se hace prolongada, para que cuando llegara el momento, el lector, atraído por su reluciente apariencia, lo sacara y, al volver a colocarlo, si ese fuera el caso, contemplara mi portada, y demostrara ser capaz de cumplir mis expectativas. Suponiendo que así ocurriera, me gustaría que me leyera cuando el Sol, aún presente, se fuera apagando poco a poco, así, si realmente le interesara mi argumento, sentado en su cama o sofá, encendiera la luz y siguiera leyéndome, haciéndome sentir un elemento mínimamente trascendental en su vida y subiendo así un poco más mi tímido ego.

Victoria Risgenko

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si una mañana me despertara siendo un libro, sería sin dudarlo, un libro de aventuras, con un toque
de misterio y, sobre todo, un toque mágico. Me gustaría tener una portada de piel marrón y un cierre, que el olor a nuevo impregnara todas sus páginas, que mis letras fueran originales y de un tamaño normal, no muy pequeña, para no dañar la vista, ni muy grande. Explicaría una fabulosa historia de valientes caballeros, poderosos magos, brujas, dragones, y todo tipo de criaturas imaginarias. Sería fantástico pertenecer a una persona a la cual le encantara leer, y que fuera cuidadosa conmigo y los demás libros. Me fascinaría que me colocaran entre un libro de misterio y otro de amor, conocer una historia totalmente misteriosa y otra repleta de romanticismo y dulzura. ¡Sería realmente asombroso poder conocer en persona a los famosos libros de J.R.Tolkien! Los mejores días para leerme serían los de lluvia, por la noche, en una buena butaca, en los cuales absorbería al lector entre mis innumerables páginas, llevándolo así a lugares extraordinarios e inimaginables. Yaiza Arroyo

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, sería un libro de aventuras, ya que al leerme trasladaría al lector a otro mundo y
se olvidaría del mundo real, le podría ayudar a olvidarse de los problemas en cierto modo. Mi publico sería de todas las edades, con tal de que quisiera pasárselo bien leyéndolo. El relato contendría una dramática historia de amor, en un entorno muy oscuro en el que el protagonista superaría muchas dificultades y aceptaría el sacrificio de que fuera por sus seres queridos. A pesar de todo esto, también sería muy gracioso, ya que mi objetivo es hacer que la gente se lo pase bien, y no que sufra con un triste e injusto final. Estaría guardado junto a muchos libros, en la biblioteca de un coleccionista, una biblioteca con la típica chimenea y un sillón, en una habitación hecha para viajar, a través de la imaginación.

Álvaro Saavedra Si yo fuera un libro, seria uno de aventuras, porque me gustan las películas de Indiana Jones, además estaría siempre contando aventuras magníficas y fantásticas, contando cómo superar obstáculos, esquivando explosiones… Esta sería la historia que contaría mi libro, una lectura fácil de leer y muy entretenida, de esas que no aburren y engancha. Cada capítulo sería una obra maestra con mil aventuras, con tensión total en todo momento. Dependiendo del día, me transformaría en una novela negra, ya que mi devoción por estos libros es bastante alta. Iría investigando y patrullando por oscuras ciudades desvelando todos los problemas. Bernat Pellicer

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, me guastaría ser uno que hablara sobre las vivencias de un jugador de futbol, me
gustaría que mi dueño fuese un amante del futbol, al que le gustara la música a la hora de leer o relajarse, y que fuese simpático y agradable. Me gustaría estar al lado de un libro de comedia para tener momentos agradables junto a él. Y, por último, desearía que mi dueño me leyera tumbado en el sofá con la luz del día y con una música relajante, a media tarde. Sergi Martínez

Si yo fuera un libro, sería el de los Récords Guinness del deporte, con los récords registrados en el
último año de todos los deportes que son mundialmente conocidos. Me gustaría que mi dueño me leyera en un momento de curiosidad y que se divirtiera con los artículos más interesantes y extraños. También quisiera estar al lado de un libro sobre deportes, para intercambiar información y estar con alguien con quien pudiera entender algo. Después de haber sido leído, me gustaría que no se me olvidara y que, un tiempo después, mi dueño me volviera a leer con la misma curiosidad que la primera vez. Facundo Rodríguez

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Si yo fuera un libro, me gustaría ser un libro científico, más específicamente un libro de medicina. Me
gustaría que me leyeran en un sitio muy tranquilo en el que el lector se pudiera concentrar en estudiar un poco. Mi lector no debería tener ninguna cualidad física importante, pero sí una gran capacidad de absorción, para que se pudiera impregnar de conocimiento. Me gustaría estar rodeado de una gran variedad de libros, como libros de amor, para que me enseñaran el poder de amar, libros de fantasía para poder enseñarme otros mundos… Agustín López

Si yo fuera un libro, me gustaría ser uno de tramas policiacas, donde las aventuras nunca se acabaran
y que se tuviesen que resolver los casos de un asesino en serie. Me gustaría que mi dueño fuese alto, inteligente y misterioso y que me leyese en un lugar tranquilo y relajante, sentado o en una postura cómoda en el sofá o en su dormitorio, más o menos a medio día, cuando no hiciese calor, ni frío. Y conocer a todo tipo de libro, estando al lado de libros de amor, que explicasen historias de desamor, de traiciones, de odio, de ambiciones,... pero en las que el final siempre fuese feliz. Kujegi Camara

Textos

http://www.materialesdelengua.org

Materiales de Lengua y Literatura

Curso 2011-2012
INS Serrallarga (Blanes)
Lourdes Domenech Cases

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful