El criticón : Aporías de una ficción ingeniosa

p o r Mercedes BLANCO (Uhiversidad de Limoges)

I - EL PROBLEMA DE LA "DISPOSTIO" EN LA OBRA DE GRACIÁN

El cM-ticón ocupa un puesto especial en la obra de Gracián. Este último l i b r o , el más extenso de los suyos, t a l vez el más ambicioso, es también el único aporte de su autor al género nar r a t i v o . Pero es posible que su peculiaridad más notable consista en su modo de composición. Las obras anteriores, El kiAOí
( 1 6 3 7 ) , El politizo ( 1 6 4 0 ) , El ¿LbcA&to ( 1 6 4 6 ) , El oiáculo (1647), AQudzza y cw-fe de. ¿ngztUo ( 1 6 4 8 ) , E¿ COItulgtUoiio (1655) (1) son seme-

j a n t e s en cuanto a l p r i n c i p i o que r i g e su composición, aunque tan d i f e r e n t e s en o t r o s s e n t i d o s . Todos e s t o s l i b r o s e s t á n c o n s t r u i d o s siguiendo l a d i v i s i ó n de un concepto en forma de p a r a digma. No poseen un d e s a r r o l l o u n i t a r i o , porque carecen t a n t o de l a organización temporal propia de l a H i s t o r i a y de l a f i e -

(1) Las fechas entre paréntesis son las de la primera publicación. Véase "Bibliografía de Gracián", en E. Correas Calderón : Baltasar Gracián. Su vida y su obra, Madrid, Gredos, 1970, p . 323ss. B A C , Mercedes. "El criticón" : aporías de una ficción ingeniosa. E Critican (Toulouse), 33, L NO n 1986, pp. 5-56.
CRITICÓN. Núm. 33 (1986). Mercedes BLANCO. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa

Mercedes B L A N C O

Criticón, 33, 1986

ción como de la articulación dialéctica propia del tratado. Se presentan en vez de ello como series de aspectos de un mismo objeto, aspectos equivalentes entre sí, ya que lógicamente independientes y situados al mismo nivel. Así €L h€AX)Z se propone erigir el modelo admirable y universal del hombre insigne. Concibe Gracián la heroicidad, como el amontonamiento de las cualidades excelsas cuya posesión asegura la fama :

Tocia pKznda, todo Kt/iLct, toda peA^icaión ha di tn%<u,tan. en &¿ un kVion... ( 2 ) FonmÓA.ont& pnsxdzntt., Sinzca; &agaz, Eiopo-, beZlcxno, HomeAO; A/UAtóteZzi, £¿tó&o£o; Tá&Uo, potüUco, y coiXuano, e£ conde. (3) El libro s e compone por el procedimiento simple d e desgajar, de la colección d e "prendas" que hacen del Héroe "universal prodigio", cada elemento y dedicarle un discurso independiente, denominado "primor". Esta dispositio no privilegia pues un número determinado d e partes ni tampoco un orden determinado. Los discursos pueden leerse como piezas autónomas. El libro p r e serva pues, tanto para el autor como para el lector, el grado máximo de libertad compatible con la unidad del asunto. El segundo libro d e Gracián, Et poùCCLco, es también de organización muy sencilla, aunque no tan transparente. Se propone esta obra un doble objetivo : trazar un bosquejo ideal del monarca político y mostrar que este ideal ya ha sido realizado en la persona de d o n Fernando el Católico. Cada una de las cinco partes del texto atiende pues simultáneamente a un doble propósito : exponer una condición necesaria para hacer "político" al monarca, y demostrar q u e Fernando la posee en grado superlativo ( 4 ) . En lo esencial esta dispositio es idéntica a la de

(2) Baltasar Gracián, Obras completas, B.A.E., tomo CCXXIX, p. 266. (3) Ibíd., p. 2^2. (H) El desarrollo de las secciones se modela según el silogismo : la cualidad x distinguió a los mayores monarcas; Fernando poseyó x en el grado más alto; luego Fernando es el máximo entre los mayores monarcas. Así por ejemplo en la sección I : "Fundd Fernando la mayor monarquía que se conoce hasta hoy [...]. Concurrieron siempre grandes prendas en los fundadores de imperios [...]. El claro sol que entre todos brilla es el Católico Fernando, en quien depositaron la naturaleza prendas, la fortuna favores y la fama aplausos". Ibíd., pp. 276-278.
CRITICÓN. Núm. 33 (1986). Mercedes BLANCO. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa

Eí. CRITICÓN : APORÍAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA

El kéJioe. : se trata una vez más de recorrer en un discurso una serie de puntos situados al mismo nivel y entre los cuales no existe por tanto un orden necesario. En sus articulaciones más breves, el texto se presenta como una sucesión de comentarios que parten de las reglas de gobierno de un gran monarca, por hipótesis las mismas que enunció o aplicó el rey Fernando. En ello Gracián se ajusta al proyecto comunicado en las primeras líneas del texto : Opongo un Kex¡ a todoi ¿OÍ poiadoi, propongo un >izy a todo* toó venideAoi, don Fernando et Católico, aqueZ gian maei&io del anXe. de. KOÁMUL, OAÁCUIO mayon. de la lazan de estado [...] Coméntale alguno* de. ÍUÍ KeaZei aionÁ&moi, loi mái {á.cAJLe¿, lo* acculblu. (5) Tanto en este proyecto como en su realización, se percibe el predominio de ese carácter discontinuo y fragmentado en el que vamos viendo el rasgo sobresaliente de la composición en Gracián. La publicación de la primera versión del Atíe de. Ájige.ni.0 es dos años posterior a la de El político (6). El título completo de de. Conceptuó, da cuenta con gran claridad de su contenido y organización. Gracián se propone con ella forjar un arte o método que describa y clasifique las distintas operaciones del ingenio en cuanto éstas van enderezadas a formar una agudeza o concepto. Ahora bien, en lugar de un verdadero sistema del concepto, el libro expone en sus diferentes discursos tipos de agudeza independientes entre sí, y que se siguen sin ninguna conexión explícita, salvo en casos particulares (7). Aunque Gra-

la obra, A/Ue. de. -ingenio, en que. ¿e exptioan todo& loi modoi y di^eA.e.nciai

(5) Ibíd., p. 276. (6) La segunda versión, aumentada, de esta obra, lleva un título ligeramente distinto : Agudeza y arte de •ingenio, en que se explican todos los modos y diferencias de conceptos, con ejemplares escogidos de todo lo más bien dicho, así sacro, como humano [...] (Huesca, Juan Nogués, 1648). Lo que decimos se aplica por igual a las dos versiones, ya que la segunda y más extensa no presenta ninguna novedad teórica ni cambio alguno importante en la composición. Nuestras citas, por motivos de accesibilidad, están tomadas de la segunda versión, única publicada modernamente. (7) En muchos casos, dos, tres o cuatro discursos, que tratan cada uno de un género o modo de concepto, se siguen de acuerdo con marcadas afinidades que los títulos permiten adivinar. Por ejemplo los discursos V,VI y VII se titulan respectivamente "De la agudeza por ponderación de dificultad", "De

CRITICÓN. Núm. 33 (1986). Mercedes BLANCO. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa

Correas Calderón. de e s t a fórmula. XI cannocchiale aristotélico. y e s t e p r i n c i p i o c l a s i f i c a t o r i o se d e c l a r a e x p l í c i t a - la agudeza por ponderación misteriosa". que permanece tácita. Genova. (10) Nos referimos en especial a los libros siguientes : Matteo Peregrini. creemos que a Gracián l e s e r í a d i f í c i l argumentar su p e r t i n e n c i a para d e t e r minados t i p o s de agudeza como l a "suspensión conceptuosa" o l a "agudeza por a l u s i ó n " ( 8 ) . "De las ponderaciones de contrariedad". Emanuele Tesauro. 16t6. pero su motivación. CRITICÓN. que ocupan más o menos el centro de la lista primitiva (Discursos 27 y 28) se hallan casi al final en la segunda versión ( L y XLVI). mal a j u s t a d o s e n t r e s í y s ó l o vaga y remotamente r e l a c i o n a d o s con e l orden e f e c t i v o que encontramos en l a s e r i e de d i s c u r s o s que componen e l t r a t a d o ( 9 ) . aunque vagamente anunciado al final del discurso III. en e l d i s c u r s o I I . (9) Salvo en unos pocos casos al principio y al final del libro. tomo I I ) . no t r a t a en ningún momento de demostrar que l o s d i s t i n t o s "modos y d i f e r e n c i a s " i n c l u i d o s en su i n v e n t a r i o responden efectivamente a l a d e f i n i c i ó n g e n e r a l . Considerazioni sopra l'arte dello stile e il dialogo. Roma. che altrimenti spiriti. lleva el número 13 en la primera versión y el XLVIII en la segunda. Clásicos Castalia. Pero el orden de estas series parciales. Estos t e x t o s s u e l e n comport a r d i v i s i o n e s fuertemente subrayadas y agrupadas en d i s t i n t o s n i v e l e s . 1986 c i á n d a . (8) Discursos X I y X I (Ed. una d e f i n i c i ó n g e n e r a l d e l concept o . A pesar de l a vaguedad. 1649. Roma. Si comparamos e s t e t r a t a d o con o t r o s de asunto semejante. por ejemplo. probablemente d e l i b e r a d a . En suma p a r e c e r e v e l a r s e en e s t e l i b r o c i e r t a incapacidad para a r t i c u l a r s i s t e m á t i c a m e n t e un con te nido t e ó r i c o y una m a t e r i a t e x t u a l . Tampoco l a s d i v i s i o n e s d e l o b j e to e x p l o r a d a s en e l d i s c u r s o I I I construyen un s i s t e m a coherent e de c l a s i f i c a c i ó n . Las agudezas por desempeño en el hecho y el dicho. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . c o n s t i t u y e n d o un á r b o l de p a r t e s y s u b p a r t e s . da la sensación de ser caprichosa.no se justifica realmente en parte alguna. o i n c l u s o l a s t e o r í a s de la agudeza de i t a l i a n o s contemporáneos de Gracián ( 1 0 ) .Mercedes BLANCO Criticón. como l o s l i bros a n t i g u o s o modernos de R e t ó r i c a . Mercedes BLANCO. Es m y probable XV u que estos cambios estén motivados. Delle acutezze. o b s e r vamos inmediatamente l a d i f e r e n c i a . LV LX 1969. vivezze e conaetti volgazmente si appellano. "El concepto —nos d i ce— es un a c t o d e l entendimiento que exprime l a s c o r r e s p o n d e n c i a s que se h a l l a n e n t r e l o s o b j e t o s " . cada discurso define y describe un género de agudeza y uno solo. 1670. 33. "La agudeza en apodos". Ahora bien ni el número ni el orden de los discursos es el mismo en las dos versiones (hay cincuenta en la primera frente a sesenta y tres en la segunda). El l i bro se modela a s í sobre l a d i v i s i ó n de su o b j e t o en géneros y e s p e c i e s . 33 (1986). Apenas son más que unos cuantos esbozos de s i s t e m a . Sforza Pallavicino. de E. Núm.

d i s c u r s o académico. un tema. s á t i r a . s a t i r i c e n . no su presencia. f á b u l a . al revés que los CRITICÓN. c a r t a . c o n t i e n e v e i n t i c i n c o b r e v e s s e c c i o n e s llamadas " r e a l c e s " . e t c . Tendremos ocasión en este trabajo de comentar este importante discurso que. N creemos que su principal ino terés sea. es coherente Gracián con su método y con su estética. Et (LLiCAUtO. p a n e g i r i ) . al coleccionismo y a la apertura de la riqueza indefinida. Núm. s i n duda c u l t i v a d o s a modo de juegos y e j e r c i c i o s en l a s c l a s e s de r e t ó r i c a y en l a s s e s i o n e s académicas. "Culta repartición de la vida de un discreto". Cada s e c c i ó n d e l t e x t o r e s u l t a pues de l a combinación de l o s p a r á m e t r o s i n d e p e n d i e n t e s . más que a la clausura de lo sistemático. claro está. 33 (1986). apol o g í a . Encabezando cada r e a l c e h a l l a m o s . La única novedad s i g n i f i c a t i v a es que a e s t e p r i mer paradigma. memorial. f i c c i ó n h e r o i c a . razonamiento académico. la índole de la composición que describimos. e x t r a í d o de un r e p e r t o r i o de g é n e r o s . Pensamos al contrario que hasta en los que podrían parecer defectos. problema. y que forman pues una s e r i e a b i e r t a y s u s c e p t i b l e de s e r aumentada o d i s i m u l a d a de modo a r b i t r a r i o ( 1 1 ) . pasado e l d i s c u r s o XXXI.tendremos ocasión de h a b l a r más a d e l a n t e . P e r o e s t a c o m b i n a t o r i a de dos p a r a digmas no impide que domine. emblema. sino su ausencia. además d e l t i t u l o que i n d i c a un a s p e c t o de l a f i g u r a d e l d i s c r e t o ("Hombre de e s p e r a " . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . ) un s u b t í t u l o que d e f i n e l a forma d e l d i s curso ( e l o g i o . "Hombre j u i c i o so y n o t a n t e " . ese mismo car á c t e r d i s c o n t i n u o que hemos h a l l a d o en l i b r o s a n t e r i o r e s ( 1 3 ) . c r i s i s . apólogo. t i t u l a d a "De la agudeza compuesta". Etí c i e r t o s i n embargo q u e . e l de l o s a s p e c t o s o l a s p a r t e s de l a d i s c r e c i ó n . Ello no modifica. El s i g u i e n t e l i b r o de G r a c i á n . tomado de un conjunto de temas a f i n e s y un canon f o r mal. Al c o n t r a r i o Gracián se c o n t e n t a con yuxtaponer t i p o s en número i n d e f i n i d o . a l e g o r í a . a p a r e c e de manera i n e s p e r a d a e l r ó t u l o "Tratado I I " que s e p a r a l o s ú l t i m o s nueve c a p í t u l o s de l a s e r i e de l o s a n t e r i o r e s . (13) De todo lo dicho hay que exceptuar el último realce titulado . d i á l o g o . Su espíritu le lleva. p u e s t o que cada d i s c u r s o expone una de l a s c u a l i d a d e s p a r c i a l e s cuya suma c o n s t i t u y e l a d i s c r e c i ó n ( 1 2 ) . Mercedes BLANCO. sino desplegar la mayor variedad posible. se superpone o t r o de í n d o l e muy d i f e r e n t e . i n v e c t i v a . Sobre e s t a gran s e c c i ó n d e l t r a t a d o . Volvemos con é l a l a composición de Et hiAoi."el ser malilla") y entonces la discreción implica.EL CRITICÓN : APORÍAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA mente a l comienzo de l a o b r a . (12) Estas cualidades pueden ser negativas ("la hazañería".. (11) Con esta aparente crítica no queremos en modo alguno disminuir el inmenso valor del aporte teórico de Gracián en la Agudeza. encomio. en l a composición.hallar el principio único y la división consistente de la agudeza.

Wilhelm Fink.omitgato'U. Este "epítome de aciertos del vivir" se destina a una consulta oracular en los dilemas que se ofrecen incesantemente al juicioso sometido a los vaivenes de la vida cortesana.O. de ¿nQin¿o. tan característicos del momento histórico al que Gracián pertenece. Núm. puesto que aquél ofrecía un oráculo de la razón de estado y éste propone un "oráculo" de la "razón de estado de ser personas" : aquél se presentaba en forma de una serie de reglas de gobierno comentadas y éste se compone. analiza los actos de la otra facultad constitutiva del entendimiento. E¿ oiáaudLo recuerda el toito. inspirándose sin duda en el modelo de los ejercicios ignacianos. y son contingentes tanto el número como el orden de los aforismos. y la de la tercera. no a la p o l í t i c a de los estados. en cuanto es un método o arte. no toma por objeto una cualidad parcial de las que constituyen la discreción. el juicio. episodio b í b l i c o . El M-te de p>wd<u/icÁM. CRITICÓN. no ya abstracto^. Mercedes BLANCO. en cuatro puntos que corresponden a la vez a las fases del r i t o eucarístico y a las secuencias de un relato breve. se atribuyen a Lorenzo Gracián. Todas se fundan en un proceso analógico entre la absorpción del cuerpo de Cristo y el anteriores. sino el perfil biográfico del discreto. aplicables esta vez. describe en suma las operación nes más notables del ingenio. 33 (1986). Por otra parte. la moral y la política. Por último Et c. como una colección de máximas glosadas.o. Por su constitución y su finalidad el libro evoca E¿ po¿¿t¿a. o sea entre la salida de la segunda parte de Et VuXLcón. se compone de cincuenta meditaciones. 1966. (14) Este paralelismo entre el individuo y el estado. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . de forma todavía más explícita. son objeto de un largo comentario en el libro de Gerhart Schroeder : Baltasar Gracians "Criticón". München. Tiene esta obra una vez más un carácter suelto y discontinuo. Las secciones del texto constituyen pues una vez más unidades indivisibles ëentro de un conjunto abierto y desmembrable.10 Mercedes BLANCO Criticón. Este último enumera modos y diferencias de conceptos. la viperina prudencia. Cada meditación se divide. como s a b e m o s . y cataloga triunfos de la más s u t i l virtud. que se entresacaron supuestamente de las "doce obras impresas o manuscritas" que. e s . sino encarnado en un individuo. sino a la de los individuos (14). 1986 El On. publicado en 1655. 33. u n a compilación de aforismos glosados.dcuZo manual y aAXz de pnndzncÁM. apólogo o fábula. Eine Untersuchung zuv Beziehung zwischen Uanierismus una Moralistik. a modo de doce trabajos de Hércules.

podría decirse lo mismo de todas las obras que hemos considerado hasta ahora. Núm. 1967. al ejercicio dirigido. El panegírico de Trajano de Plinio. Hemos h a l l a d o . José Antonio Maravall : La literatura de emblemas en la sociedad barroca. introducciones a una praxis. Nos referimos a (15) Aunque su apogeo se sitúa probablemente en el XVII.LA LITERATURA INGENIOSA COMO GENERO. a la espiritualidad cotidiana. sino gracias a la suma de ilustraciones concretas. Por otra parte los libros de adagia. Su antecedente más lejano se halla tal vez en obras antiguas eruditas y misceláneas como los Apophtegmata de Plutarco. De ahí que la serie de las meditaciones no pueda en ningún caso considerarse como cerrada. N pretende llevar a cabo una refleo xión teológica. ninguna t r a t a de explorar el qué o el por qué . II . 33 (1986). de orden dogmático ni moral. de jeroglíficos y emblemas son inseparables del humanismo renacentista . a la acumulación de ejemplos. Ahora bien e x i s t e efectivamente en el s i g l o XVII (15) una franja amplia y nebulosa de obras d i f í cilmente encuadrables en l o s géneros c l á s i c o s . se aplica a su vez a construir pacientemente otros edificios analógicos partiendo de nuevos episodios. Mercedes BLANCO. Roma. Edizioni di storia e letteratura. no por medio de la reflexión. Arthur Henkel y Albrecht Schóne : Handbuch zur Sinnbildkunst des XVI un XVII Jahrhunderts. D la m y extensa bibliografía citaremos sólo unos cuantos t í e u tulos : Mario Praz : Studies in 17th century imagery.0 llama la atención en suma por su carácter inmediatamente práctico. 1972. Se trata de e. y particularmente los libros de emblemas y empresas.j-ercer mejor una actividad. Todas ellas son en alguna medida métodos. Im Auftrage der Gôttinger Akademie der Wissenschaften? Stuttgart. en l a s obras g r a c i a n a s que preceden Eí CAÁXÍC. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa .ÓYI. Sibylle Penkert : Emblem CRITICÓN. y donde podríamos t a l vez encontrar e l que buscamos ( 1 6 ) .EL CRITICÓN : APORIAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA fragmento narrativo objeto de la meditación. siguiendo el ejemplo propuesto. sino apuntar directamente a la práctica devota. es el probable modelo de la composición de El héroe. Bien mirado. una s e r i e de c a r a c t e r í s t i c a s comunes que harían tentadora l a búsqueda de un género l i t e r a r i o que e n c e r r a s e l a clave de e s t a s semejanzas. 1964 . puesto que sigue el paradigma de las distintas virtudes del emperador ensalzado. El comxZQoXonÁ. la extensión cronológica de este género es mucho mayor. (16) Algunas especies notables del género han sido y siguen siendo concienzudamente exploradas. todas el cómo. y éste se alcanzará con mayor facilidad si el comulgante mismo. las misceláneas. El resultado apetecido es un aomento de la atención y del fervor. en Teatro y literatura en la sociedad barroca. de la erudición barroca y dieciochesca. Madrid.

Their c m o attributes are among the most salient characteristics of o mn CRITICÓN. Para definirlo acude a dos referencias. contíjadoi del Ingenio. aquí ai¿¿£¿a tan atinada quan h&nmoia. ientenciai. plaçai. Vergleichenzur Wirkungsgeschichte von 16 bis 20. 1978. loi ne. Zaragoza. LoQn. 33 (1986). Jahrhundertj Darmstadt. en Actes de la journée d'études des seizièmistes français. (17) Baltasar Gracián.t986 esa zona de obras i n g e n i o s a s por antonomasia a l a que Gracián r e s e r v a . maximes. Puede completarse esta información en el artículo de Karl-Ludwig Selig : Some remarks on Gracián's Literary Taste and Judgments. el Ingenio. la Humanidad. Wissenschaftuche Buchgesellschaft. potiantzaA y ¿áMagoi. pon la [mansión] de.ot>. en su perspectiva. lot. leyíndolai en latín Encamo. por otra parte. la Humanidad.. de iólo RUJJO ¿elici&ntaA &lone¿. 151-15t. ed. commonplace books. y una facultad universal en el hombre. compressed form usually associated with what we cali laconic or aphoristic style. i¿lvai. la inscripción de la obra de Gracián en el género así definido : "What we have here i s a magnificent library or collection of books of anecdotes. hechoi y d¿dioi modeAnoi del Soteno. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . En las notas de esta edición se encuentra una documentación abundante sobre los términos usados por Gracián en este párrafo y sobre los autores que cita.cnzacx. L'emblème à la Renaissance. But a characteristic of many of these works is to présent some universal moral or truth expressed in a short.33.an. 1939).on micha* y ¿nagantu ¿lonu. pp. empne¿a&. Este trabajo sugiere. t&a&ioi. gznogti&lcoi. y ei. Mercedes BLANCO. ofadnat. que s i g u e a l a s dos p r i m e r a s . se le antoja digno de parangonarse con los clásicos y casi intemporales de la Poesía y de la Historia. lu ¿acedai ítatianad. el Ebonejuz y otnoi. una disciplina escolar y universitaria. gu&toio* Patminenoi. ¿a Agudzza. 117) En esta retahila de títulos altisonantes Gracián percibe pues un género común que. en l a b i b l i o t e c a i d e a l que El cn¿t¿cán nos d e s c r i b e bajo e l nombre de "Museo d e l D i s c r e t o " . hoy diríamos rena- und Emblematikrezeption.. una e s t a n c i a p a r t i c u l a r . 1958. que.cog¿índola& en nomance tai ¿lontetab española*. 1982. miscellanea. crítica y comentada por RomeraNavarro (University of Pennsylvania Press. loi UbneAÚu. El criticón. atestiguando quizá que Gracián percibía el género cuya configuración describía como un aporte reciente. apologues. En el catálogo propuesto de obras y de autores resalta la ausencia de ejemplos grecolatinos.12 Mercedes BLANCO Criticón. tal vez deformada por la proximidad. etog¿oi. del Voni. tomo I I . en Homenaje a Gracián. dicho* y hechoi de vanÁ. d e d i c a d a s r e s p e c t i v a m e n t e a la Poesía y a la H i s t o r i a : Paaanon ya. Núm.onu del Guicciandlno. They are a l l works encompassing a wide variety of matters. deticLad de. c r i s i t . geniales. Institución Fernando el Católico.

etc. Esta pedagogía. a menudo breves. cuyo fin es la educación del juicio. apotegmas. e t c . en cierta medida. sentencias o aforismos. garantizan de algún modo.EL CRITICÓN : APORIAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 13 centista. pero no las definiría con precisión suficiente. oráculos" etc. en definitiva accidentales. convendría tratar de delimitar éste por un reducido número de caracteres específicos : a) Lo friagmejitado Cada libro se presenta como una agrupación de textos separables. No se trata entonces de enseñar a brillar. lo agudo en suma de los textos cuya yuxtaposición constituye la obra. Cada uno contiene un concepto o una red de conceptos ligados entre sí. de modo que mientras el conjunto se caracteriza por una falta de unidad. en su mismo enunciado. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Creemos que su singularidad consiste en que pretenden enseñarnos a vivir. Se da en ellas un tratamiento técnico de la Etica . Pero más que por estos rasgos. al arbitrio del autor. el prurito de erudición que caracterizan llamativamente esta sarta de títulos son también probablemente rasgos distintivos del género. las partes presentan al contrario una fuerte cohesión interna. b) Lo ucogido La segunda condición que se imponen las obras de este género es el alto valor atribuido. a cada pieza de la colección. Para ello basta generalmente con reunir unos ejemplos de agudeza. emblemas o jeroglíficos. apotegmas o facecias. c) Lo didáctico Las obras que consideramos suelen declarar su finalidad didáctica. Los textos reunidos son insecables. máximas. 33 (1986). lo selecto. . alterna con otra que se dirige al ingenio. los cultismos ostentosos. anecdóticos y sentenciosos. emblemas. no estableciendo un fundamento de las leyes morales. ? La impresión de proliferación ilimitada. Núm. . sino exponiendo reglas particulares. Mercedes BLANCO. Clasificarlas en la literatura moral sería sin duda exacto. La lista de las variedades del género hubiera podido alargarse con unos cuantos rótulos más : ¿por qué no "aforismos. Los títulos "flores". que puede optar por ejemplo entre flores. en principio. lo ex^ qui sito. Su enseñanza es en suma parcelaria y pragmática. "sentencias". en la escritura y sobre todo en la conversación. tienden a elaborar un método que proaede por inducción empírica y prescinde de todo conato de sistema. y proponerlos a la imitaCRITICÓN. Estos se reúnen en función de su pertenencia a cierto tipo cuya denominación aparece con frecuencia en el título de la obra y se deja. en un libro que puede en cambio ser desmembrado o aumentado.

pues sitiada la inteligencia de una perplejidad y tomados todos los pasos del discurso. halla la extraordinaria salida. 1764). dando un corte a todos los estorbos de su grandeza en el nudo gordio con aquella política paradoja : Tanto monta cortar como desatar". equívocos y correspondencias. la paradoja. . El ingenio muestra en estos casos sus recursos de invención. tomo I . La agudeza es en e l l a s el agente que desanuda los empeños. "monstruo de la verdad" (21). «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . éd. como lo hace Gracián. Sea su primer blasón el de aquel universal monarca. en vez de deshacer la dificultad en un esfuerzo de a n á l i s i s . Estas salidas ingeniosas pueden ser. (21) I b í d . La prudencia se vierte en sentencias agudas. asistida de su prontitud. con todo eso. Deleite de la discreción y fácil escuela de la agudeza (Madrid. y la audacia se ve l i b e r a l mente recompensada por la fortuna. 1986 c i ó n d e l a p r e n d i z en a r t e d e i n g e n i o ( 1 8 ) . la evita o la rompe. cit. halla la salida de situaciones intrincadas.224. un "arte de ingenio". va más lejos que la verdad a secas. más eficaces que las largamente maduradas por la cordura. Gracian's style and even ef his total work". que mereciá primero el renombre de Magno^ debido por generalidad a todas sus eminentes prendas. La solución es de algún modo falaz porque. 33. no tanto resolviendo un problema cuanto modificando su base misma. Discursos X V y L XLVI.tomo I I . CRITICÓN. p. (18) Así es por ejemplo en el libro de Bernardino Fernández de Velasco. 33 (1986). como Alejandro en el episodio del nudo gordiano. (19) Agudeza y arte de ingenio. De ahí que exista una zona en que la valentía del ingenio vence a la prudencia . (20) Ibíd. se i l u s t r a con s u t i l e s alegorías. Núm. citado por Gracián como ejemplo de desempeño en el hecho (2O). Mercedes BLANCO.14 Mercedes BLANCO Criticón. su capadidad de asombrar. pese a su falacia. d ) ColiuUán <te to auvutl y to ¿ngznioio El aspecto más original de estas obras reside t a l vez en la estrecha relación que se establece entre ambos géneros de enseñanza. P.. 133 : "Llámase ésta sutileza de desempeño y pudiera vencedora. En contadísimos y meritorios casos se va más allá de la mera compilación de ejemplos y se elabora. Las "agudezas por desempeño en e l hecho" y "por desempeño en el dicho" (19) se incluyen en el repertorio graciano de modos de concepto. La agudeza se ejemplifica en las máximas de la prudencia y las lecciones de la Historia.

Las agudezas son. aseguróos que contiene cosas u grandes". la d i s c r e c i ó n y la prudencia son usos f e l i c e s de un caudal de g r a c i a s y m é r i t o s . el haber v i s t o Et hénoz en un e s t a n t e de p a l a c i o . pensamos. en una metáfora de J u l i o I I c i t a d a por Gracián. t a l vez. e l comentario elogioso que a propósito de e s t a obra se a t r i b u y e a F e l i p e IV. el gran señor son d e s t i n a t a r i o s p r i v i l e g i a dos de e s t a s obras. se t r a t a de i m p r o v i s a r en " c i r c u n s t a n c i a s e s p e c i a l e s " . Cuanto mayor el t e a t r o en que é s t o s se d e s p l i e g a n . p.EL CRITICÓN : APORIAS D UNA FICCIÓN INGENIOSA E 15 En e s t a zona l i m í t r o f e e n t r e l a s e s f e r a s d e l j u i c i o y d e l i n g e n i o s e s i t ú a n e s t a s c o l e c c i o n e s de t e x t o s b r e v e s . Por e l l o el p r í n c i p e . p. i n c l u s o s i . Philippus IV saepe udm illius argutias inter prandium versabat. su estima personal por el monarca era escasa. 143). Las f r a s e s ingeniosas se vuelven en boca de personajes i l u s t r e s dichos memorables. es conceptuosa^ porque nace con alma de conformidad y se saca de la misma especialidad del objeto. l a prudencia a d m i n i s t r a p r e f e r e n temente d o t e s e x c e p c i o n a l e s de l a n a t u r a l e z a o l a f o r t u n a . (Ibíd. de. Lectorem M n u . Ambas son a r t e s de l a excepción. donde s e a p l i c a a un caso e x t r a o r d i n a r i o un pensamiento e x t r a o r d i n a r i o y donde se a s p i r a a r e g u l a r l o que escapa a toda r e g l a . Tuva s i n duda gran importancia. El a r t e de i n g e n i o se superpone a l a r t e de p r u d e n c i a cuando. Núm. más lugar habrá' para los primores del a r t e . una de las bases de su interpretación. (Citado por Correa Calderón. en " r a r a s c o n t i n g e n c i a s " (22) marcadas por e l s e l l o de l a novedad. De los ejemplos reunidos en Agudeza y aAXe. Y es que la h e r o i c i d a d . Las demás que no tienen este realce nacen muertas sin el picante de la conexión fundamental. en Agudeza. ed. oro en nobles. ci-t. como afirma Romera Navarro. ed. ne deficierent sales regiis dapibus". 135). CRITICÓN. Typographum Aeternitatem. c i t . p. Citaremos sólo un ejemplo de ello : "Comunmente toda semejanza que se funda en alguna circunstancia especial y le da pie alguna rara contingencia. y e l haber oído. e s t e beneplác i t o r e a l (23). p l a t a en hombres comunes. c i t . El i n g e n i o p e r m i t e d e s t a c a r s e en obras y p a l a b r a s .ob. "De los dichos heroicos". ínQzn¿o. También el corto encomio hiperból i c o que acompaña e l r e t r a t o de Gracián en e l colegio de Calatayud menciona. 35. para Grac i á n . j tomo II.. "( Agudeza. Parece ser que dijo Felipe IV : "Es m y donoso este brinquiño . tomo I. como cuenta en una c a r t a . gemas en reyes (24). (23) D la inscripción bajo el retrato de Gracián en el colegio de Calatae yud : "Haec et alia ejus Scripta Mecenates Reges habuerunt.117). «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Iudicem Admirationem. e n t r e l a s g l o r i a s del e s c r i t o r . . 33 (1986).. un número considerable pertenece a grandes generales o monarcas y cons- (22) La referencia a estas circunstancias y contingencias en que debe apoyarse la agudeza para ser verdaderamente ingeniosa es constante en el tratado y debe ser. Mercedes BLANCO. p.

pueden d e r i v a r con f a c i l i d a d a s e r a r t e s de r e i n a r . pueden y deben caber en pocas palabras (25). e l Gran C a p i t á n . t e a t r o s . .p. Las a r t e s de l a prudencia y e l i n g e n i o . recogen y comentan l a s máximas que deben encauzar l a acción del p r í n c i p e . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . La agudeza debe ser percibida en un solo golpe de v i s t a . Nos contentaremos aquí con señalar la conexión entre la composición singular de estas obras y lo primordial del papel que generalmente asignan a la agudeza. cuya coincidencia expresada constituye el •concepto. Matteo Peregrini da de la ms a noción una formula parecida a la nuestra. 33 (1986). epigrama. un carácter agudo e ingenioso. m —DIFICULTADES DE LA AGUDEZA COMPUESTA Sería sin duda i n t e r e s a n t e explorar l a s relaciones de interdependencia entre estos diversos caracteres que definen el género cuya existencia documenta el citado pasaje del "Museo del Discreto". Luis XI. a r t e s r e i n a s que enseñan l a eminencia en e l gobierno y en l a s l e t r a s . o sea de una coincidencia de dos relaciones entre dos términos. D acuerdo con esa traducción. como l a s Empíuai polÁtlcai de Saavedra Fajardo y El político de Gracián. Carlos V. la multitud. Puesto que la mayoría de sus variedades consisten en la expresión de una correspondencia. d e n t r o d e l género i n g e n i o s o . Almanzor. anécdota. sin ajustarse a un orden s i g n i f i c a t i v o . . CRITICÓN. en mayor o menor grado. pero esta complejidad no puede l l e v a r s e más a l l á de un l í m i t e t r a s el cual la arquitectura de la agudeza escaparía a la más "extravagante" perspicacia. Mercedes BLANCO. Núm. indican la pluralidad i n a r t i c u l a d a .I. emblema. Por e l l o la estét i c a que concede a la agudeza el valor más a l t o entre las (25) H m s querido traducir la definición que da Gracián del más fundae o mental de los tipos de agudeza. 1986 tantemente vuelven l o s nombres de algunos de e l l o s . la agudeza consiste en el acoplae miento de dos relaciones lógicamente independientes (o sea no implicadas la une por la otra) entre dos términos A y B. Elementos de d i s t i n t a procedencia se reúnen de modo l i b r e y caprichoso. cuando habla del "doppio im legamento" entre dos objetes. 33. un i m p o r t a n t e subgénero de l i b r o s q u e . ya en l a s metáforas que l e s sirven de t í t u l o . Estas s i l v a s .6t) a un lenguaje m s formal y menos alejado de nosoá tros. Por otra parte estos elementos presentan. sentencia. la agudeza por correspondencia y proporción (ibid. Alejandro. e t c . Ese estudio a c l a r a r í a t a l vez aspectos esenciales de la cultura del siglo XVII.16 Mercedes BLANCO Criticón. Por e l l o e x i s t e . f l o r e s t a s . Existen conceptos más complejos que o t r o s . Y es que es propio de la agudeza el h a l l a r su marco p r e d i l e c t o en formas breves.

y la tendencia a la disgregación que impone el primado de la agudeza. ni siquiera las tradicionales figuras retóricas : Son ¿06 fiopoi y ¿¿gttfuu n. forma que no sea la del concepto. Pero él es un amante del orden. 33 (1986). p. Núm. para Gracián. mateA¿a ¿a que. El concepto.. II. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa .coi mateAla y como fundamento pala que. y ¿o que ¿a óÁ tizne pon {¡onmatiiad. gústase más de él que del violento. A ella se atiene Gracián en sus primeros libros.. una cró"nica. sin una articulación que coarte la libertad del ingenio.ó'U. es sublime. En esto como en lo demás. CRITICÓN. Pero no existe por otra parte. contempla el rostro doble y contradictorio de las cosas. es una forma que organiza textos breves. más agradable. echa et Zimaltz de iu akt¿i¿clo. porque junta lo dulce con lo útil.. La solución más fácil para el autor ingenioso es pues componer su obra a modo de agregado de elementos. uta nue&t/ia aAtz po*. que ve en la agudeza "la vida del estilo" y "el espíritu del decir".EL CRITICÓN : APORIAS D E U N A FICCIÓN INGENIOSA 17 producciones intelectuales y poéticas es correlativa de cierta tendencia a la disgregación. ante ésta como ante (26) Ibíd. comprende los gustos más encontíados. (27) Ibíd. un poema épico o una novela deben tener por fuerza cierta extensión. Un sermón. aunque no. Pero es cierto también que "el [estilo] artificioso es más perfecto. p. que sin el arte siempre fue la naturaleza inculta y basta . claro está. Para un autor como Gracián. Gracián. (26) Sin embargo la brevedad no siempre es adecuada. Así puede decir que "el estilo natural es como el pan. un denigrador de lo natural y espontáneo. y así más digno de los grandes ingenios . antes fluye con palabras castas y propias". d e una composición bien calculada. este personaje complicado y refinado conoce los dos lados del dilema. Un escritor que se propone ser o parecer ingenioso tiende a privilegiar la parte en detrimento del todo. que nunca enfada . 204. como han platicado todos los varones ingeniosos y elocuentes" ( 2 7 ) . de forma unívoca y dogmática. iobie elloi levante ¿oó ptúmonzi la agudiza. Mercedes BLANCO. de la "curiosidad y artificio".eX.. tal como Gracián lo piensa. 2t3 y 2HH. ni repugna a la elocuencia. surge entonces una cuasi contradicción entre la necesidad de una organización unitaria. por lo verdadero y claro. tiende a focalizar la atención en hallazgos sorprendentes o sutiles plasmados a nivel de los fragmentos más breves. I.

parece haber una perpetua discordancia entre lo sutil de los medios y la pesadez del efecto alcanzado. bajo estos u otros nombres.18 Mercedes B L A N C O Criticón.. Mercedes BLANCO. ya en encomio. sino que libremente se levantan y sin correlación se discurren". En cambio la agudeza compuesta o "encadenada en una traza. no trata de alzar la contradicción. •Lngznio.9 CRITICÓN. II. argumentos y conclusiones. ya en ponderación. Por ello llega a imponérsele la necesidad de hallar un orden para un escrito ingenioso. pero no se unen unos con otros. Los sermones exquisitamente compuestos que cita se someten a una regla rigurosa e imponen a su desarrollo una dura y rígida simetría. o sea a "aquélla en la cual. es aquélla en que los asuntos. ( 2 ) Ibíd. Gracián los ignora. Es entonces cuando aparece la noción de "agudeza compuesta" a la que está dedicado el Tratado segundo del kitz de. Ahora bien. el poético o narrativo que sigue concatenaciones temporales y causales. II. La agudeza compuesta se opone a la suelta. p. Ejemplo de ello dan sermones que se basan en una serie de proporciones o d e reparos. Sus ejemplos están tomados en gran mayoría de la oratoria sagrada. Esta supuesta agudeza incurre extrañamente en esta ingrata e insulsa uniformidad. Así el primer género de agudeza compuesta (29) consiste en emplear en el discurso un tipo uniforme de agudeza. 33 (1986). pero tampoco de alejarla y olvidarla. p. tanto el orden narrativo como el dialéctico no satisfacen en absoluto a los requisitos de la agudeza compuesta. discurso L U . y el dialéctico que procede por cuestiones y respuestas. En las especies o géneros en que se distribuyen estos ejemplos. se unen entre sí como partes para componer un todo artificioso mental" (28). «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . así de la panegiri como de la ponderación suasoria. 1986 tantas alternativas insolubles. Nosotros diríamos que existen dos grandes principios muy generales de composición. aunque se levantan tres y cuatro y muchos asuntos de un sujeto. (28) Ibíd-. caras "januales" que ofrecen su enigma al entendido. . Núm. cuando recorre los distintos géneros de la "acolutia y trabazón de los discursos" o sea de la composición ingeniosa. 167. 33. La vaguedad de esta definición es tal vez un indicio de la inconsistencia de la noción de agudeza compuesta. 174. la necesidad de extender la "formalidad" y artificio que la agudeza supone más allá del marco del texto breve. o de encarecimientos.

Núm... Así un sermón del padre Felipe Gracián sobre el Bautista dispone el panegírico del santo en torno a la trillada metáfora del Fénix Comienza el T¿rúx [. Este sermón y sus semejantes se exponen a ser presa fácil de espíritus cáusticos. antte poi uncu. gian madne. CRITICÓN. II. covielacionzi o equ¿voco¿ . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . [. I. sacrifica por completo todo el original movimiento dramático que puede cobrar.. en manos de otro tipo de predicadores.]. la vida d e un santo como San Juan Bautista. a dextris al taris incensi et hora incensi . p. poh.. (31) Ibíd.. vaciedad.. llevada al paroxismo. p. p.] enViz odonJi^znxn. que el ingeniosísimo Padre Gracián no consiga insertar entre las consecuencias previsibles de la "misteriosa" analogía entre Juan Bautista y el decantado pájaro de Arabia. 179. {uz Juan anunciado. el de los "compuestos por metáforas". 33 (1986).ejza.. es el practicado en discursos donde cada parte desarrolla un aspecto distinto de una ecuación metafórica. 130) El segundo género (31). Uacz eJL Vínix en-tte Zit&Utz& czn¿za¿ -. 49. 159. Mercedes BLANCO. l a prueba más c l a r a de su u t i l i d a d es j u s tamente l a t e n d e n c i a de l o s mayores i n g e n i o s a i n c u r r i r en e s a s s u t i l e z a s monocordes : Ceniú/Lonie en toi mói ¿ng&nioioi ZÍCAJXO'LU ZJOA agudeza!. dz la be.EL CRITICÓH : APORÍAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 19 tan a b o r r e c i d a por Gracián que l a mejor j u s t i f i c a c i ó n de un a r t e d e l c o n c e p t o .. que poi únicai y homogénzoi iu¿ conceptos : o todoi d¿&¿i o todoi KzpaAoi. y Zi que {aJUa z¿ aMz. y la ironía de un Padre Isla halla en ellos materia para una sátira tan difusa como el í>iay Gznundio dz Campazai. más que exceda et Ingenio . discurso Lili. II. (32) No existe en suma detalle alguno de la biografía del santo. La voluntad d e simetría y pulimiento. hasta el menos significativo en apariencia.. ztc.. nace Juan dz &UA hztadoi y canoi padAZé. y con eJULa ta. aAomoi . e¿ único eZ fínix : (Jae Juan ¿¿nguùw. El mismo Gracián percibe y en ocasiones confiesa la laboriosa futilidad de * tales discursos : (30) Ibíd-.ltt. (32) Ibíd.

33 (1986). o las respuestas posibles a un problema. (Ugo. II.. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . aun a los enemigos lisonjea. por su redundancia y rigidez. se recurre a un paradigma preestablecido. profundamente contrarias a la concisión y viveza. p. un sermón sobre la caridad o una ficción que refleja la peregrinación que es la vida humana. Ponderó el Padre Felipe Gracián. (35) "Cuando se discurre sobre alguna virtud o vicio. rostro : Diligite inimicos vestros . una hon.133) Trazas como la citada son en suma. ] Primero. o los d i s t i n t o s sentidos de una palabra equívoca. pero que puede derivarse sin dificultad de los ejemplos que cita. 187). hermosas manos. Para ordenar un discurso con un tema determinado. porque tiene bellísimo . oye o a¿ que.a entesia al que. condenan. tiene. que no ahte. (3t) A este tercer género. es doblada la perfección. al efecto sorprendente que deben distinguir a los partos del ingenio. 169. 1986 Crueldad e¿. o la l i s t a de los atributos divinos. caAAOza o navz. que es gran parte de una beldad : Et beneficate his qui oderunt voe. tibia. haciéndoles buena cara . "En los discursos por cuestión. 189). cuyo planteamiento sirve de introducción (36). (36) "Hasta en una palabra equívoca pueden unirse los cabos del discurso y se toma ocasión de ella para levantar las propuestas". la hermosura de la caridad [ . Por ejemplo a cada sección del sermón se hace corresponder una cita de un mismo texto evangélico (35). a utax pemando zn una ágiuZa. p. como la serie de las frases que componen el sermón de la montaña o la de las estaciones del año. y cuando se unen por correspondencia al mismo texto. (Ibíd. Núm. O tercer género de agudeza compuesta (34 3 parece conn s i s t i r en la coincidencia de la s e r i e que forman las partes del discurso con un paradigma fijado de antemano. es por los principales efectos y actos.2O Mercedes BLANCO Criticón. por ejemplo. que no suelen ser los menos primorosos. en un sermon... 33. del que damos una definición global que no se encuentra en Gracián.. aunque den un iol. titulado "De la acolutia y trabazón de los discursos".lo segundo. La agudeza consiste entonces (33) Ibíd. CRITICÓN.. Mercedes BLANCO. p. Agradable y dulcísima boca : Orate pro persequentibus vos". remite el discurso LIV. £ee a ¿a en^adoóa cánczt de una mitigóla. De lo que se t r a t a en todos los casos es de buscar una coincidencia entre dos paradigmas independientes. II.

En la p r á c t i c a los elementos encadenados por medio de una agudeza compuesta de e s t e tipo silguen produciendo la impresión de yuxtaponerse de acuerdo con lazos de afinidad. el emblema. consiste la unión en i r discurriendo por las partes y términos entre quienes esta la duda. queda a s í a d a p t a d a . 33 (1986). (37) Discursos LV. "De la agudeza compuesta fingida en especial". Parece en suma que la ficción en general es para Gracián agudeza compuesta. p. cuya primera función c o n s i s t e en-ordenar e l tiempo c í c l i c o d e l a ñ o . la parábola (37). 188. l a de l o s puntos tocados en e l d i s c u r s o . en cuanto a poder de cohesión. CRITICÓN. La s e r i e "Primavera. E s t í o . ni el por qué de i n c l u i r en este género de agudeza compuesta solamente l a s f i c ciones y no los r e l a t o s en general. El empleo de m a t e r i a l e s e x t e r n o s c o n f i e r e a l a composición. "De otras especies de agudeza fingida". pero de ser no o b s t a n t e .189). arcipreste de Morella ( . (Ibíd. a nuestro entender. . por l o menos en l a e s t é t i c a que Gracián r e p r e s e n t a . a l a ordenación d e l tiempo de una vida humana. el apólogo. Se t r a t a pues de a d a p t a r a una determinada m a t e r i a un c a s i l l e r o p r e v i s t o para o t r a . la metamorfosis. . con una composición simplemente basada en la concatenación lógica o n a r r a t i v a . Esta curiosa asimilación podría i n t e r p r e t a r s e como la prueba de que el t e ó r i c o de la agudeza admite lo oportuno de la s i n t a x i s n a t r a t i v a (38) para unificar un conjunto donde b r i l l a n las agudezas simples. la a l e g o r í a . I n v i e r n o " .EL CRITICÓN : APORÍAS DE U A FICCIÓN INGENIOSA N 21 en e s t a acomodación de una s e r i e p a r a d i g m á t i c a ya c o n s t i t u i d a a o t r a . El cuarto y último género de agudeza compuesta es la que llama Gracián "agudeza compuesta f i n g i d a " . Otoño. (38) L legitimidad de este concepto parece suficientemente establecida a por la semiótica narrativa. la fábula. Am desta suerte al doctor Juan Francisco R m r o a . Núm. l a e l e g a n c i a de l a economía. P e r o l a o r t o p e d i a de e s t e a r t i f i c i o no logra r i v a l i z a r . por ejemplo. ) . LVII : "De la agudeza compuesta fingida en común". y por tanto la H i s t o r i a . LVI. perfectamente separables. el poema é p i c o . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Pero no se entiende entonces el motivo que j u s t i f i c a la denominación de "agudeza". Mercedes BLANCO. una competencia entre los atributos divinos : a cual se deba la gloria del infinito don de la Eucaristía". Dentro de e s t e género entran de hecho todas las formas de ficción que Gracián conocía.

y la Verdad "dio desde entonces en andar con a r t i f i c i o . : Argensola. : Petrarca .22 Mercedes BLANCO Critican. a s i milable a lo mentiroso. El asno de oro) . deslumhra las pasiones. La golondrina previsora) .metamorfosis ( e j . Y en la Poética a r i s t o t é l i c a la f i c a ción o fábula imita lo verosímil y está por e l l o más cerca de la verdad. Los animales preguntan al Creador cuál será su destino) .cuento y chiste (Don Juan Manuel. desmiente los afectos. (39) Aristóteles. Mercedes BLANCO. introdúcese por rodeos. : Apuleyo. alude a lo presente en lo pasado. La mentira de la ficción es paradójica. por medio de la ficción. que la relación. 33 (1986). todo E CAÁXÍtón lo demuestra. pariente cercana de la agudeza. Heliodoro. viene siempre a parar en el punto de su intención". de hechos exactos (39). por otro lado. Para Gracián.apólogo ( e j . . 192. ¡¡lisiada . Poética. La ficción es una parte de la Mentira. Triunfos . A través de la máscara de la ficción se hacen amables sus rasgos odiados. todos los géneros de ficción poética (41). CRITICÓN. se vuelve urbana y grata. la verdad se domest i c a . Núm. la n Verdad despreciada acude a la Agudeza en busca de consejo. Atalaya de la vida humana . . Alemán. El conde Lucanor) .fábula ( e j . de concebir la ficción. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Falcón. . no es lo narrativo sino lo f i c t i c i o . Theágenes y Clariquea . p. en su dimensión universal. : Alemán . Es ciertamente tópico afirmar que los hombres rehuyen la verdad. 1986 Y e s q u e d e hecho l o q u e c o n v i e r t e a l a f i c c i ó n en a g u d e z a . Todo ello queda claramente expuesto en e l apólogo que introduce ei discurso "De la agudeza compuesta fingida".alegoría ( e j . . Pues bien. éd. pinta lejos lo que está m y cerca. Il. E esta breve narración.epopeya (ejemplos : Hornero. . 1451 b. C 0 Agudeza. históricamente fechable. la verdad. vence con estratagemas. t a l vez confusa e i n s i g n i f i c a n t e . cit. (40) "Agudeza compuesta fingida" es pues el término graciano que designa a la vez esta e s t r a t e g i a de la Verdad que se i n s i núa en la máscara y en la alusión y. Raguallos del Parnaso) . 33. pero este tópico quizás no haya sido nunca sostenido con más vigor que en este l i b r o . usa de las invenciones. *) (••1) Los géneros que cita Gracián c m exponentes de "agudeza compuesta o o fingida" son de hecho los que siguen : . Boccalini. a ojos de Gracián. Ello implica necesariamente c i e r t o modo. propone u en aquel sujeto lo que quiere condenar en é s t e . ya que por medio de e l l a t r a t a de hacerse valer su c o n t r a r i o .. la verdad es ante todo lo i n a s i £ milable. Ésta l e recomienda el recurso al disfraz. lo radicalmente i n t o l e r a b l e .

que formaban tal vez o s un tríptico con El discreto. Y es que partiendo de las premisas que hemos tratado de analizar no era posible que Gracián proyectara. Núm.parábola (ej. Mercedes BLANCO. : San Juan Damasceno : un hijo de rey criado en la oscuridad sale a ver al mundo^ y de todo lo visible prefiere las que le han nombrado horribles demonios. . Ello supone que toda ficción sea necesariamente s a t í r i c a . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . nombra un s u j e t o . Por otra p a r t e la ficción debe adoptar e s t e modo i n d i r e c to y r e t o r c i d o de s i g n i f i c a r no por lujo sino por necesidad. Años a n t e s d e e m p r e n d e r l a c o m p o s i c i ó n d e Et estaban pues fijadas las características básicas de esta obra. en d e f i n i t i v a para prevenir la repugnancia y la h o s t i l i d a d . ni siquiera que concibiese una obra m y extensa y ambiciosa que no fuera preu cisamente. 33 (1986).EL CRITICÓN : APORÍAS Dfe UNA FICCIÓN INGENIOSA 23 Para esta concepción toda f i c c i ó n apunta a algo d i s t i n t o de lo que inmediatamente s i g n i f i c a . llámense héroes. IV . un lugar. alegoriza en suma.LA COMPOSICIÓN DE EL CRITICÓN COMO DESFILE DE ALEGORIA& Hasta Et cA¿Cíccn l a s obras de Gracián dan testimonio de una preocupación duradera por descubrir y manifestar en qué c o n s i s t e la superioridad de c i e r t o s hombres eminentes. debían tener una traza m y semejante a la de u este último libro. Alude a lo presente por lo pasado. o sea las mujeres). CRITICÓN.empresa (ej. para "desmentir los afectos" y "deslumbrar l a s pasiones". una sátira alegórica. como Et cfiLtLcón. Parece claro por esta lista que Gracián incluye en las formas de agudeza fingida todos los géneros narrativos que conoce con excepción de la novela. N es fácil interpretar esta excepción^ pero podrían hallársele dos motio vaciones : la novela no tiene existencia independiente como género^ como lo prueba la inclusión en la epopeya del Guzmán de Alfarache. y que sus títulos eran otras designaciones de esa persona insigne cuya constitución imaginaria tanto preocupa a Gracián. te es m y posible que Gracián desdeñara a las llamadas novelas y a sus auu tores (entre ellos a Cervantes). : dos ramos cruzados de palma y ciprés con el mote "Erit altera merces"). un tiempo para s u g e r i r o t r o s . (42) Gracián alude en El discreto a dos obras que no han llegado hasta nosotros y que presenta como en preparación o ya acabadas. Por otra par-. Et varón atento y El galante. atentos o d i s c r e t o s (42). N & difícil adivinar que estas dos obras. en e l sentido o r i g i n a r i o de la palab r a . Es imaginable que en un .

l a i n f a n c i a y juventud. conocer g e n t e s . c i t . se queda siempre a l margen. . decíale a Critilo : . o menos anacrónicamente. 5. E s t e programa v i t a l supone ya a d q u i r i d o desde e l comienzo l o que c o n s t i t u y e su f i n . ver mundo) . orden a r l o para g a n a r l o . La f i n a l i d a d de e s t a educación no es o t r a que c o n v e r t i r l o en " p e r s o n a " . s i n o como un s e r vivo y por e l l o sometido a l a movilidad de l a s c i r c u n s t a n c i a s . I. e l movimiento que c o n v i e r t e a un n i ñ o .¿Es posible que éste es el hombre ? ¿Quién tal creyera. El d i s c r e t o no hace nada.que e s . tan prudente y tan sagaz como un Catán. no en una a c t i v i d a d d i r i g i d a h a c i a e l e x t e r i o r . capaz de p r o d u c i r p é r d i d a s o g a n a n c i a s . El s e l l o de l a d i s c r e c i ó n en l o temporal e s t á en c o n s i d e r a r a l tiempo no como e l agente de l a usura y e l d e s g a s t e u n i v e r s a l e s . l a v a r o n i l edad. lo que en e l fondo no s i g n i f i c a s i n o hombre capaz de aprender y de e d u c a r s e . ignorante e inútil viviente ha de venir a ser un hombre tan entendido a veces. 33. i g n o r a n t e e i n e r m e . El educarse para v i v i r l l e v a por un d e s l i z a miento i n e v i t a b l e a v i v i r para e d u c a r s e . De ahí l a sensación de i n m o v i l i d a d . Pero ganar e l tiempo e o n s i s t e para e l d i s c r e t o . Esta d i s c i p l i n a de c o r t e muy c l á s i c o i n c u r r e en un d e f e c t o t a l vez común a e s t e género de programas. A la i n v e r s a de l o s demás. un Séneca. de o c i o que produce en d e f i n i t i v a e s t e esbozo b i o g r á f i c o . o sea en l e e r . La primera h u e l l a de e s t e p r o y e c t o a p a r e c e s i n duda en e l ú l timo r e a l c e de E¿ dciCAZto. s i n o en l a o p e r a c i ó n t a u t o l ó g i c a de c o n v e r t i r s e a s í mismo en lo . s i n o como un c a p i t a l que i n v e r t i r . ni tampoco como l a dimensión que permite e l r i e s g o y e l juego con e l a z a r . éd. 169. en h a b l a r consigo mismo ( m e d i t a r .) CRITICÓN. Mercedes BLANCO. no como una e s e n c i a i n t e m p o r a l . Segiín l a " c u l t a r e p a r t i c i ó n " e l d i s c r e t o ocupa e l primer t e r c i o de su v i d a . en h a b l a r con l o s muertos. un Conde de Monterrey ?" (El criticón. s a b i o o soldado ( 4 3 ) . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . de vacación permanente. e s t e " r e a l c e " se propone c o n s i d e r a r a l d i s c r e t o . no acabando de admirar y reconocer al hombre niño. p. en h a b l a r con l o s vivos ( v i a j a r . El d i s c r e t o d i f i e r e d e l vulgo en l a medida en que sabe a d m i n i s t r a r su tiempo. l a segunda. apenas d e s l i n dado de l a b a s t e d a d de la n a t u r a l e z a y de l a zafiedad animal. gran r e y . una propiedad que a d m i n i s t r a r . la v e j e z . que este casi insensible.titulado "Culta r e p a r t i c i ó n de l a vida de un d i s c r e t o " .24 Mercedes BLANCO Criticón. no l a eminencia. r e p a s a r l o que ha l e í d o y v i s t o ) . 33 (1986). s i n o e l proceso que conduce a e l l a . 1986 tnomento dado s e l e o c u r r i e s e l a p o s i b i l i d a d de d e s c r i b i r . El d i s c r e t o p r o y e c t a su vida como una educación permanente. Núm. perpetuo e s p e c t a d o r de la vida y de (43) "Mucho gusto' Andrenio de ver tanta y tan donosa infantería. por f i n l a t e r c e r a . en una "persona que l o s e a " . o sea en d i s c r e t o . Y tomando en sus brazos uno en mantillas.

y que pudiera repartirse como se reparte una heredad. proporcionó el vivir del hombre con el caminar del sol. 363. Sin embargo existían otras posibilidades. CRITICÓN. una serie de etapas inscritas de antemano y con valor abstractamente general. sino de que haya una ordenación. 33 (1986). Núm. cálido estío de la mocedad. consigo mismo— hace constar en su exordio distintos métodos para "medir la vida". cómo se educa a un animal humano para convertirlo en un Aristóteles o un Gran Capitán. cit. convirtiéndola así en agudeza compuesta del tercer género. Este fallo que tratamos de analizar.EL CRITICÓN : APORCAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 25 su propia vida. La misma naturaleza es aquí autora de una agudeza de proporción. niñez primaveral y tierna. sino la existencia de un orden. p. fría y blanca vejez. Obras completas. el proyecto graciano de comprender cómo se hace a un gran hombre. ya que su vocación de jesuíta era justamente afín a la de educador. no depende en absoluto de la ordenación escogida para el tiempo del vivir. y cuyas consecuencias se perciben en Et c/uX¿cán. previa al fluir mismo de la vida. a partir de Adolphe Coster. de encuentros imprevisibles y de determinación que dan su perfil al tiempo vivido. de destino. La "cultura" que el título del realce menciona es para él sinónimo de orden. Carece de singularidad. o sea dividirla en una sucesión de etapas. un signo de bifurcación. Contem- Gracián . las estaciones del año y las edades de la vida. las estaciones del año con las de la vida y los cuatro tiempos de aquél con las cuatro edades de ésta" (44). que él mismo enumera. Tal vez sea aquí víctima Gracián de un interés demasiado personal. Esta agudeza prodigiosa porque natural será justamente la que usará Gracián al componer su largo relato. En "Culta repartición de la vida de un discreto" muchos críticos. fecundo otoño de la edad varonil. Vista por Pitágoras la vida es una Y. El mismo texto que prescribe minuciosamente el empleo de la vida siguiendo el paradigma ternario que hemos citado —hablar con los muertos. con los vivos. ignora enteramente todo el complejo juego de azar y de necesidad. cualquiera que ésta sea. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Mercedes BLANCO. puesto que crea una exacta coincidencia entre dos paradigmas. a nuestro entender. y se reparte en los dos senderos del vicio y la virtud.. Falla por tanto. ed. de "aliño" como dice a veces. El primero de ellos se debe a la misma naturaleza que "atenta. han visto con acierto el germen de Et WL&LcÓn. Y es que ese concepto del tiempo como cantidad de antemano fijada.. Este texto muestra que lo importante para Gracián no es precisamente la naturaleza del orden escogido.

la contemplación de la misteriosa Rueda del Tiempo y los encuentros con personajes clarividentes como el Descifrador o el Zahori.. A la "varonil edad en que se recogen los frutos de los vastos países del Saber y el Tener. emblema de las grandezas ilusorias que pretende el joven ambicioso. y la distribución de los episodios en las tres partes de la obra. porque descubrían países nunca andados. 1.II. otras combinaciones : repartición de la vida en fracciones de diez años. la Armería del Valor y el palacio de Virtelia (47). que representa sin duda el aprendizaje de las "artes" por el adolescente. Mercedes BLANCO. 17. Núm. Al establecer la cLiApOi-ÜtLo de El CSuXLcón Gracián tiene presentes estos sistemas y aplica básicamente el primero de ellos. treinta años de hombre.naAU. lugares obligados en la peAZQ>U. o conforme al correr de un río. 33. luego torrente. ) : espectáculo tan importante cuan agradablej . Falsirena alusiva a la fuerza juvenil de la lascivia. cit. edad filósofa por excelencia. Artemía. las dos grandes provincias de la Virtud y la Honra. E¿ c/UXicón mencionará. 2. se reservan estaciones como el Museo del Discreto. basadas en la analogía del vivir del hombre con el caminar del sol . éd. Cada edad-estación se subdivide a su vez en estancias. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . A la primavera y al estío corresponden episodios como el de Falimundo.26 Mercedes BLANCO Criticón. (46) Ibld. III. p. otros tantos de perro y de mona. 54 : "HallaVanse ya en lo más eminente de aquel puerto de la varonil edad ( . p. van aparejados el episodio de la Verdad pariendo.. A nuestro juicio tal concordancia no existe y si existiera carecería de interés. 10. 33 (1986). presididas por los siete planetas (45). de la Virtud y del Valor. CRITICÓN. Querríamos más bien esbozar el proceso que lleva de una ordenación previa del relato global (t5) El àriticon. 301. No pretendemos con esta sumaria exploración sugerir una concordancia perfecta entre las grandes divisiones del texto. al fin informe estuario (46) . después río "caudalosamente vagaroso". regiones nunca vistas. Al invierno de la vejez.. veinte de jumento. la Cárcel del Oro. p. (47) Ibíd.. II. los países del Tener y del Poder. 1986 piada por el "agudo Falcdn" se ordena en cuatro partes. primero fuente delgada y risueña. con "erudita prolijidad". con el dilatado reino de la Fortuna y el Mando : estancias todas muy de hombres". como la del Valor y del Saber.O \iLtaZ.

como por una operación alquímica convertido de bruto en persona y de escoria en el oro puro de que están hechos los héroes. 335-345 ("El golfo cortesano"). luna y e s t r e l l a s . o el conjunto de las reglas elementales de cortesía (49). se le hace atravesar una s e r i e de etapas al cabo de las cuales se h a l l a r á . adppta sin embargo la forma de un inventario. 5. luego las plantas. La conversación de Artemia con los dos peregrinos. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Cuando la narración omite reproducir en su textura estos paradigmas t r a d i c i o n a l e s . 6. pp. catalogando por ejemplo los tipos de fieras ciudadanas. 7. breves o extensas. 7. 11. p. p. al menos en princ i p i o . La agudeza compuesta no impide pues que el texto se desagregue en una multitud de fragmentos. se constituyen en aras de la correspondencia con un paradigma preexistente. 33 (1986). s o l . 221-243 ("Hija sin padres en los desvanes del mundo"). A cada pieza catalogada corresponde. o de soberbios (48). CRITICÓN. o sea la agudeza compuesta.E¿ CRITICÓN : APORIAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 27 a una composición igualmente sistemática de las partes más breves. reproduce la s e r i e de los pecados c a p i t a l e s . N son el punto de partida del r e l a t o sino o que están. A Andrenio el peregrino de la vida. II. Núm. Las secuenc i a s . Pero el lector no percibe en las acciones y en las palabras de Andrenio más indicios de transformación (48) Fieras ciudadanas : 1. repasando el vocabulario de los refranes. (49) Refranes : III. un concepto o agudeza. 231-244 ("Yermo de Hipocrinda"). El libro sigue el tínico principio de composición que Gracián puede concebir. al contrario. Por ejemplo el orden en que van apareciendo las c r i a t u r a s en el G K 4¿ sirve de ¿ C -6 pauta a la narración de como Andrenio. salido de la caverna. en "Moral Anotomía del Hombre"declina la l i s t a de las partes del cuerpo. los animales). o de hipóc r i t a s . Mercedes BLANCO. Hipócritas : II. el hombre t a l como lo entrega la naturaleza. 201-211 ("El Saber reynando") . 168-169 ("Plaza del populacho"). se resuelva en una vastísima y compleja colección de ocurrencias ingeniosas. Soberbios : III. va descubriendo las maravillas de la Creación v i s i b l e (Primero los a s t r o s . 190 ("Estado del siglo") . p. 6. El repaso de los mentirosos d e l e i t e s . de una declinación paradigmática. reglas de cortesía : I . Y es que los personajes y su destino no logran imponer ql texto su unidad. completamente subordinados a las abst r a c t a s taxinomías que rigen su organización. simbolizados en los aposentos de la Venta de Volusia. p. pp.

queriendo t r a z a r el proceso que lleva de un término a o t r o . lo sigue siendo a l f i n a l en la posada de la muerte y en las puertas de la i s l a de los inmortales. pero esta conversión se s i t ú a en un más a l l á de la vida que es también un más a l l á del l i b r o : el r e l a t o nos deja a l a s puertas de la i s l a de los inmortales. el desde siempre educado y educador. en inmortal desengañado. 33. del hombre a la persona. no entra en e l l a (52). 5. U lamentable personaje. firmado con el pseudónimo de Sancho Terzón y Muela y publicando en Valencia en 1658. otros de codicia. donde topan con el Desengaño. 152-153 : "Todos andan desatinados. Mercedes BLANCO. que suma en espuria confusión a n Critilo y a Gracián. el j u i c i o s o Cri t i lo (51). el receptáculo vacío de la persona v i r t u a l . 1986 tan r a d i c a l que los que se r e g i s t r a n en la ficha que va recorriendo l a s c a s i l l a s del juego de la oca. Andrenio. Véase Maravall : Un mito platónico en Gradan. salud y vida. Andrenio no llega pues nunca a demostrar su transformación. quítales las vendas y abren los ojos cuando ya no hay que ver porque con todo acabaron. Critilo simboliza la perfectibilidad humana. éste de venganza. Cri t i l o no necesita demostrarla puesto que es. cuando saliendo de las t i n i e b l a s de la caverna ve por primera vez la luz del s o l . después de haberse CRITICÓN. 33 (1986). «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . hasta que llegan a la vejez. pp. Para e l l o tendrá Andrenio que cometer todos los y e r r o s . hazienda. Este personaje. Octubre. el educando. aquél de su ambición y todos de sus antojos. Y es que. El propósito primordial del r e l a t o parece ser el desplegar minuciosamente las etapas del i t i n e r a r i o que conduce de las i l u s i o n e s de la niñez. de la necedad (50) III . es el encargado de representar ya al p r i n c i p i o del texto su punto de llegada. dando de ojos de vicio en vicio. con la conciencia". Andrenio es el hombre imperfecto. (51) Para Maravall. unos ciegos de amor. en ínsula. 1959. En suma. caer en todas las tentaciones y volver a levantarse para seguir un camino que no está lejos de ser una mera sucesión de e r r o r e s . se convierte al final en persona. (52) El autor del libelo contra Gracián Crítica de reflecoión y censura de las censuras. a la luz del desengaño f i n a l (5O). lo es al p r i n c i p i o . t i n i e b l a s del ánimo. Para hacer aceptable la paradoja. honra. Pero este camino le lleva parado'jicamente a la deseada eminencia. que al revés que Andrenio no yerra jamás. utiliza esta apertura final para prolongar la ficción alegórica. de la vanidad al desengaño. se presenta en Salamanca mendigando una calificación de sabiduría firmada por todas las ciencias. y lo que es peor. Núm. un varón desengañado y prudente que emerge de una vida a n t e r i o r para guiar a Andrenio por un camino cuyas asechanzas no pueden sorprenderle. desde el p r i n c i p i o .28 Mercedes BLANCO Criticón. complemento lógicamente indispensable de la imperfección que representa Andrenio. hombre meramente n a t u r a l . CEI] los halla a ellos. es necesario poner junto a Andrenio su contrafigura.

Cri tilo y Andrenio. 6 hasta el Prodigioso en III. desde la apertura en que el náufrago Cri ti lo arriba a la isla de Santa Elena y a los brazos de Andrenio. La relación pedagógica entre Andrenio y Cri tilo se reproduce a otro nivel en la relación de la pareja con el guía cambiante. el libro no hace más que presentar simultáneamente. Núm. pero de un habla homogénea y que no los caracteriza en nada. (53) El criticón. CRITICÓN. 33 (1986). en todo momento. hasta la escena final en que ambos personajes se pierden en la perspectiva del arco triunfal que da entrada a la mansión de los inmortales. el Paso del Salteo. la Corte de Artemia. pero que cumple funciones siempre análogas (desde Qui ron en I. Éste contesta a sus preguntas. Su papel en el diálogo es siempre el mismo. Este tercer hombre dialoga con los peregrinos. responde a sus reparos. sino siempre a los dos juntos. No vemos a Andrenio volverse Cri tilo. la Venta de Volusia (53). y la posibilidad de introducir en él una diacronía. ha llegado al palacio de la incorruptible Justicia donde ha sido vergonzosamente rechazado. y a cada una corresponde un personaje distinto. Mercedes BLANCO. permanecen dos de ellos. mejor dicho. la Corte de Falimundo. Un escritor coherente que emprende una narración siguiendo un esquema previo se ve abocado a hacer de sus personajes alegorías. el discreto desde siempre colado en la isla de los inmortales.etc. como ya hemos sugerido. La abstracción es esencialmente intemporal. Cada casilla está dotada de un nombre que alude sin ambigüedad a una abstracción moral. Los* peregrinos atraviesan series de casillas dispuestas de antemano (por ejemplo la Fuente de los Engaños. Cri tilo y Andrenio son respectivamente.EL CRITICÓN : APORÍAS DÊ UNA FICCIÓN INGENIOSA 29' al juicio. expulsado de la isla y arrojado por tercera vez a esta vida perecedera y miserable. Pero lo esencial de su misión en el diálogo consiste en traducir y comentar los símbolos que van saliendo al paso de los peregrinos. De hecho el texto de E¿ Ciiticón consiste principalmente en diálogos. 9 y 10 de la Primera Parte. resuelve sus dudas. 12). La narración se vuelve dramatización de un discurso que versa sobre generalidades y no sobre individuos. Sus interlocutores varían a lo largo del libro o. conceptos vagamente antropomorfos y dotados de habla. crisis 8. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . un auténtico movimiento. las dos caras en una alternativa reiterada e inmóvil. Y es que hay sin duda incompatibilidad entre el proyecto de construir el relato en función de esquemas clasificatorios abstractos. y varía constantemente el tercero.

una estructura afín a la de las obras características del género ingenioso q u e hemos estudiado.I. Mercedes BLANCO. que no se reduzca a la reunificación asintótica de sus dos facetas opuestas. castillos sin puertas. hombres-caballos. El discurso q u e da cuenta d e la vida conecta estos espacios. I I I . Esta traducción trivial muchas veces. (57) Ibíd. casas con tejados de vidrio. Esta se encarga de guiar a los peregrinos. P o r ello los peregrinos intervienen en el relato ante todo como espectadores o testigos. como vimos. I. multitudes en plazas desiertas. 342-343. 4. y las explicaciones (5t) Ibíd. hermosa mano enjoyada saliendo de una pared y ardiendo como una antorcha en una estancia en la que todos duermen ( 5 6 ) . tiendas donde se vende tiempo o paciencia. de jeroglíficos . 33 (1986). n o v e n o s monstruosa q u e las demás. 11 . Las figuras que van viendo Andrenio y Critilo podrían ser grabados en una colección de emblemas. si Cri ti lo y Andrenio entran en una ciudad. Núm. de figuras simbólicas. I I I . charlatanes que pregonan un águila y sacan a escena un jumento (55). 372. ingeniosa siempre es el objeto principal de los diálogos. discontinua. o sea d e descifrar el símbolo que es ella misma y los símbolos de que se rodea. (56) Ibíd. En cada ámbito surgen colecciones de signos. llevando a los peregrinos y al lector de un ámbito a otro y de un diálogo al que le sigue.3O Mercedes Ô L A N C O Criticón. pp. sorprendente algunas. 191.6. A pesar d e la "agudeza compuesta fingida" tenemos aquí una vez más un texto definido por la primacía del ingenio y por la composición suelta. 138-139. De los espacios en que proliferan estas figuras surge por emanación una. pero dotada d e la palabra. o sea. el discreto está abocado. a la imposibilidad d e una actividad que no sea educativa. p. es como para hojear una colección de estampas fantásticas. en esta larguísima narración. cuyo sucederse constituye la mayor parte del texto. montes de basura dorada a la puerta d e los ricos y profundos hoyos a la de los pobres ( 5 4 ) . 1986 y el q u e se educa para volverse discreto. CRITICÓN. 12. p. Desdoblado ahora en un maestro y un discípulo. posadas donde los pasajeros desaparecen misteriosamente en pleno día ( 5 7 ) . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Vemos pues reproducirse. La tautología que aparecía en "Culta reparti ción" se traduce en E¿ CfúXLcón en la dualidad de los protagonistas. (55) I b í d . El curso de la vida se presenta como una disposición sincrónica de espacios autónomos. raposas o serpientes. pp. 33.

como hemos visto. Puede empezar el relato cuando quiere y dejarlo cuando le apetece. Esta sensibilidad a lo a r b i t r a r i o puede llevar a esa peculiar afasia que Valéry declaraba padecer y que le inhibía de emprender un relato de c i e r t a extensión. CRITICÓN. dedicar dos mil páginas a una tarde o tres líneas a veinte años. una f i c ción conceptista como E¿ c/¿LCLcÓn supone una tentativa para e l i minar o al menos disminuir esta dimensión de arbitrariedad. nunca p r o g r e s i v o . un í n d i c e a l u s i v o y su c l a v e . A chaque instant. no puede tener. Toute oeuvre littéraire est à chaque instant exposée à l'initiative du lecteur. e l movimiento d e l d i s c u r s o es e l mismo en ambos casos : vaivén i n c e s a n t e e n t r e un enigma y su s o l u c i ó n . 1974. atenerse a lo verosímil o permitirse lo maravilloso. con total (58) "Ici intervient. V . Cada secuencia narrativa. . d'ailleurs. Andrenio. darles un nombre y un destino. Histoires brisées. ] . caracteres individuales. evoca hasta la náusea su elección a r b i t r a r i a de entre una inmensa galaxia de variaciones posibles (58). m sensibilité excessive à l'égard de a l'arbitraire. Poésie. Aunque el paralelo pueda parecer extravagante.EL CRITICÓN : APORÍAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 31 del guía l o s epigramas que l a s acompañan. . en modo alguno. Mercedes BLANCO. pp. A pesar de l a s d i f e r e n c i a s e v i d e n t e s . porque no podría entonces representar. El libro ordena sus materiales. 33 (1986). produce vértigo. Con ello queda en gran medida eliminada la impresión de arbitrariedad que puede producir un relato de tipo novelesco. es r e s p o n s a b l e s i n duda de c i e r t a f a l t a de f l u i d e z en e l ritmo d e l t e x t o y d e l e s fuerzo p e c u l i a r de atención que exige d e l l e c t o r . m'a toujours détourné de la voie du récit" (Valéry. en La Jeune Parque et Poèmes en prose. entre los que se cuenta notoriamente el de Paul Valéry.LA ELIMINACIÓN DE LO CONTINGENTE. 58-59). incluso la más breve. la infinitud de ese abanico de posibilidades. NRF-Gallimard. En algunos e s p í r i t u s . siguiendo esquemas abstractos de clasificación. celui-ci peut réagir à sa lecture en effectuant des substitutions qui affectent ou le détail de l'ouvrage ou son évolution [ . Gracián mismo designa su obra como filosofía cortesana que será para cada lector el curso de su vida "en un discurso". El autor de una ficción goza evidentemente de absoluta libertad de principio para elegir a unos personajes. el personaje que recorre las etapas cuya serie ordena el curso de la vida. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . un j e r o g l í f i c o y su l e c t u r a . Est e movimiento p e n d u l a r . al parecer. Núm. Cette sensation des possibilités^ très forte chez moi.

'están determinados de antemano. hubiera tenido que introducir un bautismo y con él un verdadero nombre propio y una inserción concreta en el tejido social. español ni francés. (60) L asimetría constituida por el hecho de que a cuatro edades corresa pondan tres partes. se ve llevado a tener en cuenta exigencias c o n t r a d i c t o r i a s . lo que se trataba precisamente de evitar. 1986 i n d i f e r e n c i a . varonil edad. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . labrador ni o f i c i a l . un puro representante de la especie. Núm. siguiendo las edades estaciones (60). Gracián reduce al mínimo la part e de contingencia que supone una f i c c i ó n . suprime otra de las l i b e r t a d e s del autor de f i c c i o n e s . Por un lado Andrenio es cualquier hombre. al margen de cualquier c u l t u r a . la muerte. y no cuatro. la de manejar a su antojo el orden y el ritmo del tiempo n a r r a t i v o . La división en t r e s partes impone además una e s t r i c t a simetría de la extensión dedicada a los t r e s tiempos de la h i s t o r i a : niñez y mocedad. porque si fuera cualquiera de estas cosas l i m i t a r í a la aplicación general de la "filosofía"que se deriva de su vida (59). Esta omisión prolongada a lo largo del libro sigue siendo m y curiosa a pesar de las tentativas de quitarle importancia (al u m d de Coster. Mercedes BLANCO. vejez. porque ningún hombre vive ajeno a (59) Se ha observado^ a veces con escándalo. el hombre n a t u r a l . y el f i n a l . Para Gracián la diferencia entre niñez y juventud es m y secundaria. aunque no creemos que baste n para explicarlo. a cualquier l e c t o r . no estaba quizá prevista. Por otra parte la base del r e l a t o con su organización t r i p a r t i t a . Si Gracián hubiera previsto el espacio para una catequesis de Andrenio. U a de las motivaciones del hecho podría ser. el silencio de Critilo en sus conversaciones con Andrenio sobre todo lo referente a la religión revelada y al culto católico. general ni l e t r a d o . tfebía sin embargo para ella una razón en el sistema conceptual que el libro revela. porque u CRITICÓN. el autor limita su propia facultad de optar libremente en una extensa gama de posibles. el Padre Batllori y Correa Calderón). Gracián se enfrenta en un determinado momento con una s e r i e de aporías. Pero precisamente por e l l o Andrenio no es ningün hombre. Al excluir la posibilidad de elegir t a l e s c a r a c t e r e s . C n ello se hubiera convertido Ano drenio en un personaje de novela. 33. Andrenio no puede ser noble ni plebeyo. el nacimiento. El comienzo del r e l a t o . Al imponerse estas regularidades. Pero esta reducción no puede l l e v a r s e más a l l á de c i e r to l í m i t e . la imposibilidad inscrita en las premisas del relato de darle a Andrenio un contenido distinto de la pura humanidad.32 Mercedes BLANCO Criticón. o al contrario de oo interpretarla con ingenua precipitación como prueba de un pensamiento plenamente laico y poco menos que agnóstico (a la manera de Rouveyre y otros). 33 (1986).

dadas las premisas del relato. rico ni pobre . en la lógica del texto. Con este segundo personaje se plantea de nuevo el problema de hacer compatibles su individualidad y su abstracción. no alegórica. Núm. CRITICÓN. Aparecen en esta corta narración dos familias hidalgas y medianamente ricas. de una cultura. un pleito. Mercedes BLANCO. Además todos estos ambas edades se definen del mismo modo. Aquí Gracián cede frente a la aporía y dota a Cri tilo de una vida anterior. Problema aquí más insoluble que en el primer caso. y no ya puramente alegóricos. del héroe amamantado por las fieras. el de una "augusta emperatriz" connotando el imperio. De algún modo sin embargo debe introducirse Andrenio en la sociedad y en el lenguaje fuera de los cuales su humanidad permanecería inconcebible. un problema de sucesión. de ligereza. con ingredientes característicos como el padre severo. negativamente con respecto al ideal de la madura discreción. Todo ello que a pesar de su vaguedad presenta cierto relieve concreto no podría en modo alguno formar parte de la vida de Andrenio en que dominan la abstracción y la generalidad. cualquier tierra. la intriga amorosa y la victoria sobre un potente rival. Tierra de nadie. porque Cri tilo no es ya un mero animal razonable como Andrenio. sino la emanación de un mundo humanizado. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . la romanidad. 33 (1986). la madre complaciente. El lugar elegido como escenario del mito. nacer en alguna parte. Este personaje no puede en principio ser cortesano ni rústico. español ni alemán. la isla de Santa Elena. Esta configuración de novela familiar se inscribe en la tradición renacentista de la "novella" y supone la inserción del argumento en un marco geográfico e histórico. Santa Elena es al mismo tiempo. ajeno a toda historia y toda cultura. es pues en cierto sentido una tierra de nadie. Son fundamentalmente momentos de insuficiencia. el catolicismo. Ello obliga a atribuirle el nacimiento e infancia míticos. de virrey poderosa e insolente.EL CRITICÓN : APORIAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 33 Seterminaciones históricas concretas. está probablemente determinado de varias maneras. una familia. Por otra parte el nombre de la isla. una colonia portuguesa. un lugar de paso. sin embargo debe. remite pues triplemente a la idea de universalidad. Cri tilo tendrá a su cargo el papel de introductor y la representación de lo que el artificio debe aportar a la naturaleza para hacer a un hombre. sino plena y típicamente novelesca. Santa Elena se sitúa entre los "dos mundos" que en la frase apertural "habían adorado el pie a su universal monarca el Católico Filipo" .

en l o ocurrido a n t e s d e l comienzo (61) . e l e p i s o d i o de F a l s i r e n a . p. Se pasa de una c a s i l l a a otra en función de un deseo expresado por los personajes. Gracian no puede por menos que h a c e r r e a p a r e c e r l o n o v e l e s c o y con e l l o l o f a m i l i a r . 1. como impulsado por una c u r i o s a n e c e s i d a d . Cuando los peregrinos se enteran por primera vez del paradero de F e l i s i n d a . a la sucesión de c a s i l l a s dispuestas de antemano para r e c i b i r l a materia t e x t u a l . e n . L a diferencia entre ambos consiste en que Critilo no nace simplemente sino que renace. e l de h a l l a r a su madre y esposa. Cientos de páginas más t a r d e . 12. (63) C m tal lo presenta el Cortesano. y I I I . pp. y a t e s t i g u a r el parentesco que une a Cri t i l o y Andrenio como padre e h i j o . s i n o más bien un t i p o de c o r t e s a n a . Mercedes BLANCO. 358. 33. 1986- elementos que l i m i t a r í a n l a u n i v e r s a l i d a d de l o s p r o t a g o n i s t a s y por e l l o l a Verdad que l a f i c c i ó n t i e n e por o b j e t o enmascar a r . modelo de s i r e n a s y de C i r ces en un Madrid o d i s e i c o ( 6 3 ) . c l a r o e s t á . cuando s e produce e l único e n c u e n t r o de Andrenio con una mujer. Pero esta dltima. Aparece entonces en e l l i b r o un nuevo p r i n c i p i o de composición. en I. Artemia o S a f i s b e l l a . "que quedó a l a sombra de aquel gran príncipe que hoy a s i s t e en Alemania embajador del Católico" (64). II. 11. más que una auténtica narración. F e l i s i n d a . están aiin en el e s t í o de la mocedad. CRITICÓN. atravesando la muerte. cuando recomienda la o o Odisea c m "aguja de marear" en el golfo de la Corte. o o (64) I .34 Mercedes «LANCO Critican. que s i g n i f i c a para é l muerte y nacimiento a una nueva vida ( 6 2 ) . 104-106). l a amada de Cri t i l o . cuando han llegado (61) Es ésta la tínica narración retrospectiva del libro^ con excepción de la que hace Andrenio a Critilo de su infancia mítica en las crisis I. A l a pura s i n c r o n í a . e s t i l i z a d o hasta la c a r i c a t u r a . «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . A e l l a precisamente está encomendado dar nuevas a los peregrinos de F e l i s i n d a . y deciden emprender la jornada de Alemania. Pese a l r o p a j e m í t i c o que s e p r o y e c t a s o b r e e s t a f i g u r a . F a l s i r e n a no es un mero concept o p e r s o n i f i c a d o como V i r t e l i a . como el de Andrenio por la salida de la caverna.a l e g ó r i c o no se r e a l i z a sin d i s t o r s i o n e s . 33 (1986). a n t e s d e l n a u f r a g i o de Cri t i l o . se superpone un princ i p i o de progresión d i a c r ó n i c a . Pero l a a r t i c u l a c i ó n de e s t e nivel propiamente narrativo con el a b s t r a c t o . es un inventario sistemático de "El gran teatro del universo". P e r o . Esta combinación antitética de muerte y nacimiento estructura todo el discurso del náufrago (I. Núm. visto por los ojos vírgenes de una figura adánica. quedan c o n f i n a d o s en l o s márgenes d e l l i b r o . (62) El nacimiento de Critilo está indudablemente simbolizado por su salvación del naufragio.

33 (1986). Felisinda vive en la frontera del relato. sino incluso el más modesto de definirla. es definitivamente anexionada por el plano de la composición alegorice—abstracta. "Felisinda descubierta" es el instructivo y paradójico título de una de las últimas "crisis". Felisinda queda entonces interpretada como la felicidad. preguntan en la corte imperial por Felisinda y se enteran de que la que buscan está ahora en Roma. confesando que ésta se halla en el cielo y no en la tierra. Núm. un debate en que superiores ingenios tratan de establecer un concepto de la felicidad. para el compuesto ramillete de flores ingeniosas. que representaba el aspecto concreto e individual de los protagonistas y sostenía el lazo familiar y no puramente conceptual que los unía. este debate aporta la seguridad de que el personaje femenino del que pendía lo novelesco y lo contingente del libro ha sido tan completamente eliminado como era posible. Personaje de una narración retrospectiva al comienzo. muestra al contrario que no sólo es vano el intento de alcanzar la felicidad. Es quizá entonces cuando esta figura de Felisinda. muy ancianos y próximos a la muerte. y vuelve a surgir cuando Cri tilo y Andrenio. llegan a Roma y descubren que su buscada y olvidada Felisinda ya ha muerto. Paradójico porque el contenido de la crisi. por tanto ni en el curso de la vida ni en el discurso que da cuenta de él. Queda entonces limpio y libre el espacio para el ejercicio clasificatorio. y ellos y el texto parecen haber olvidado por completo semejante proyecto.EL CRITICÓH : APORÍAS DE UNA FICCIÓN INGENIOSA 35 à los umbrales de la senectud. Fuera del libro queda pues el personaje de la madre. vuelve al final portadora de una vaga promesa. para la colección erudita. en lo que éste desecha y expulsa. Salvo esporádicas y brevísimas menciones desaparece de nuevo durante largo trecho cualquier recuerdo de esta motivación de los personajes. La única respuesta posible a la cuestión planteada por el Marino "¿Qué es la felicidad ?" la da el loco y simple. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . Con ella estuvo Andrenio antes de nacer. Felisinda indicaba de algún modo lo que en la ficción resiste a la taxonomía y a la abstracción. y con ella la historia familiar y la ficción en sentido novelesco. en vano perseguida desde la cuna a la tumba y que tal vez espera a los personajes en un abstracto cielo ultra-terreno. En cuanto al problema de la composición que a nosotros nos interesa. En todo caso no hay lugar para ella "en la tierra". con ella puede esperar encontrarse después de muerto. Mercedes BLANCO. CRITICÓN.

allegorical framework entails distortions.36 Mercedes BLANCO Criticón. et du genre littéraire auquel elles se rattachent. the Critico'n proposes adding a diachronie perspective required by "ingenious composed fiction". Oispositio. A un schéma similaire. synchronique et déterminé à l'avance. Etude des caractéristiques communes. 33 (1986). desde el punto de vista de la "dispositio". el episodio de Falsirena y el personaje clave de Felisinda. qui sont analysées à propos du récit autobiographique de Critilo. A un esquema semejante. To an identical.de las obras de Gracián anteriores al Criticón. le Critico'n veut ajouter la diachronie qu'exige la "fiction ingénieuse composée". CRITICÓN. synchronie and predetermined pattern. de l'épisode de Falsirena et du personnage-clé de Felisinda. which are analyzed a propos of Critilo's autobiographical narrative.. pp. Alegoría. 1986. Mais le romanesque s'introduit difficilement dans ce défilé d'allégories : l'articulation du plan narratif avec le cadre allégorique et abstrait provoque des distorsions. Resuaen. Palabras clave. Mercedes. Mercedes BLANCO. y del género literario al que pertenecen. abstracto. Falsirena's épisode and the key-character of Felisinda. from the point of view of "dispositio" of Gracia'n's works written before the Criticón. du point de vue de la "dispositio". el Criticón procura añadir la diacronía que exige la "agudeza compuesta fingida". and of the literary genre to which they belong. 33. "El criticón" : aporías de una ficción ingeniosa. But that novel-like pattern does not easily dovetail the pageant of allégories : the fitting together of the narrative séquence and the abstract. festiné. des oeuvres de Gracia'n antérieures au Criticón. abstract. abstrait. Suinary. ^BLANCO. En Criticón (Toulouse). Novela. Gracián. «El criticón»: aporías de una ficción ingeniosa . sincrónico y previamente escogido. Núm. 1986. Estudio de las características comunes. . 5-36. Ihis is a study of the common characteristics.33. Pero se introduce difícilmente lo novelesco en este desfile de alegorías : la articulación de lo narrativo con el marco alegórico-abstracto provoca distorsiones. que se analizan a través del relato autobiográfico de Critilo. El critico'n.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful