Está en la página 1de 146
sha creatvdad de Giroux, sa acid abier a as cestones, { ‘sucuriesidad, sus dudas, su incertidumbre frente a las certezas, i su valor para asumr el resco y sis ngucscsexfoques metodoifgiccs ytedricns aplicadas a temas impomaes hacen sadores de este mogjena, no sil en sele lee amplamente y de manera crtca donde la fuerza ya clardad de su pensaniento han contnbuiio a dar forma al * i discursofloséfico y educativo actuals { Paulo Freire, de la ntroduccnir fe traspasa Henry Gious los limites de la edagogia centrar si interés en la necesidad vial de conecar la teforma educativa com a potenciacién de a voe de profesores y estudiantes. El pedagogo norteameticanoincorpora fas intuicones més valiosas de la pedagogia cra a una ‘eor’a lia y prctica de la ensefianca escolar, ota que contempla las escuelas como esieras pablicas demacrtices comprometidas con la area de educar a los estudiantes ex ‘ lengua de la ctica la posblided y la democracia. Ex opicion y de Guoux, un elemento esencial de este tipo de educacisn es la habilidad del profesor para actuar como intelectual traxsformativo 1 para servise de fa pedagogia critica como de una forma de politica cultural, 4 Henry &, Giroux, profesor ¢ invetigador en la Escuela de Educaciin de la Universidad de Miami de Ohio, es itternacionalmente conocido por sus trabajos sobre pedagogia catia, tema sobre el que ha publicado més de una deo de libros. oe ISBN 84-7509-588-7 i 9 Mraas7s'ossaaz’ Temas de educacion Paidos/$#M.E.C. “Temas de edueacién/ 18 Ago HENRY A. GIROUX LOS PROFESORES COMO INTELECTUALES Hacia una pedagogia critica del aprendizaje Introduccidn de Paulo Freire Prefacio de Peter McLaren CELSO LOPEZ s, ANA MARIA VICURA N Proyedo Fensoayt 070397 1.]. Campion, El nito en su contexto 2.P. Woods, La escuela por dentro 3.C. Solomon, Entornos de aprendizaje con ordenadores 4.D. L. Stufflebeam y A. J. Shinkfield, Fualuacion sistemdtica 5, RS. Nickerson, DM, Perkins y E.E. Smith, Enseriar a pensar 6.MW. Apple, Educaciin y poder 7.J. CookGumperz, La construccién social de ls alfabetizacion 8.7 Husén, Nuevo andlsis de la sociedad del aprendizaje 9. E, Edwards, El conocimiento compartide 10. N. Entwiscie, La comprensidn del aprendizaje en el aula ALL Selmes, La mejora de las habilidades para el estudio 12.8. J. Ball, La micropolitica de la excuela 15. Langford, El desarrollo del pensamiento conceptual en la escuele primaria 14. G. Kirk, El currfoulum bisica 15. M, Warnock, Una politica comiin de educacin 16. P. Freire y D, Macedo, Alfabetizacion 8 17.M.W. Apple, Maestros y textos ee 18.H. A, Goo, Los profeore como inelecaes eucsona Svoncsases nuses WA M.E.C. sade: Racers Inelcne Td « Chil Paap of ening Fie se Fete Beri an Carey Pablo nes Macachas “Traduecién de Isidro Arias Cubierta de Ferran Cartes 1 eicén, 1990 Juedan rig jente prohibidas, sin la autorizacién escrita de los titulares del «Copyrights, eben abe a te Se, a Set br Reale ge or, li Ue, Mah een 7 Cnc eb reise cain Gane Sh Cl Urea pec ea gee ae Sa ec, y Edin Pie Bra, SA ae crcoaes ISBN: 84-7509-588-7 ) Depérito legal Be? 287/1990 NIEBO: 176-90.003-4 Impreso en, Hurope, S.A. Ci! Recaredo, 2 - 98005 Barcelona Impeeso en Espafa - Printed in Spain = i SUMARIO Prefacio. Teoria critica y significado de la esperanza, Peter MeLaren re ‘Agradecimientos . Boece 3 Introduccién del editor, Paulo Freie. © 1 |) 1) 8 Introduccién. Los profesores como intelectuales. . 31 SecciSN PRIMERA: REPENSANDO EL LENGUAJE DE LA INSTRUCCIGN ESCOLAR 1. Repensando el lengusje de la instruccién escolar . 4 2. Hacia una nueva sociologia del curriculum. 51 3. Edueacién social en el aula: la dindmica de? currfculum oculto. 63 4, La superacin de objetives de conducta y humanisticos. 87 SECCIGN SEGUNDA: ALFABETIZACIGN, ESCRITURA Y POLETICA DE SUFRAGIO 5. Esoritura y pensamiento eritico en los estudios sociales. 99 Cultura de masas ¥ ascenso de! nuevo alfabetismo: consecuencias para lalecrura. 2 1 7. Pedagoaia critica, politica cultural y discurso de la experiencia. 135 8. Cultura, poder y teansformacién en la obra de Paulo Freire: ~~ hacia una politica de la educacién Le 139 ® Lor profesores como inteleccuales transformasives 1A 10, Estudio curricular y politica cultural 179 11. Necesidad de los estudios eulturales. 193 12. La educacién del profesor y la politica de reforma democritica 209 1B. Crisis y posibilidades de la educac 29 14. Reproduciendo Ja zeproduccisn: la politica del cencasillamientos. 239 & | Les profesores como intelectuales 15, Antonio Gramsci: la escuela al servicio de una politica radical 16. Solidaridad, ética y posibilidad en la educacién crftica. Indice de autores Indice analitico. 251 261 281 283 | i § i 4 Este libro esté dedicado a mis tres bijos —Jack, Chris y Brett—, que me bar ‘hecho comprender en profundidad lo que significa lucher por un future mejor par todos los nits. También se lo dedico a mi bermana, Linda Barbery, euya valentia para m tuna fuente constante de inspiracion, y « Donaldo Macedo, mi bermano 3 amigo ‘cuya inteligencia y generosidad de espiritu munca ban dejado de proporcionarme fuerca y placer. PREFACIO: TEORIA CRITICA Y SIGNIFICAD( DE LA ESPERANZ/ POR PETER MCLARE? La pedagogia de lo concreto de Henry Giroux No resulta fécil trazar un perfil intelectual del conjunto de la obra de Henr Giroux en unas cuantas paginas. (Incluso en condiciones Sptimas, los critico deberin hacer un esfuerzo notable para captar adecuadamente los fines y profundidad de su obra.) Por consiguiente, lo que sigue no es sino un enssy: sumamente modesto para esclerecer algunos aspectos generales de la obra di Giroux, que, como espero, ofrezca a los lectores un contexto tedrico en ¢ que situar los capitulos de este volumen. Durante los diez sltimos aos Giroux no ha cesado de engrosar su obf con nuevas publicaciones, todas ellas importantes, en el campo de la teot la politica y la pedagogia. El efecto acumulativo de su escritos ha echado vie tualmente por tierra la nocidn recibida de instruccién escolar, mostrando sobr. todo que la relacién de ésta con la sociedad més amplia esté definida por s acuerdo ininterrumpido y por un modus vivendi ventajoso para ambas. Al opo nerse al punto de vista tradicional, segiin el cual la instruccién y el aprendizaj escolar son un proceso neutral y transparente sin connivencia con el poder la historia y el contexto social, Gizoux ha conseguido poner los fundamento para un teorfa social critica de la instruccidn escolar que ofrece especiales pos bilidades para educadores, politicos, tedricos sociales y, en un grado no menor para estudiantes.! ‘Asimilando con sentido eritico avances recientes en la ceoria social y a 1. Para un comentario extenso de Education Under Sieg, véase mi visi « mois de enay inceion Studies, 17 (986), 2770289. Para onjuata de Education Under Se de Theor and Reitnce in Education, v 5 eEdcation as Couster Discourses Review of Edacsion, 13, aviewa de’ 19 ‘nog sisadas de exos seuss & sodssidas eo el presente assy, 42. | Los protesores como intelectuaies misono tiempo desarrollando nuevas categorias de investigacién tevrica, Giroux hha puesto efectivamente en entredicho el supcesto dominante de que las excve- las funciona come uno de los mecanismos centeales para el desarrollo del or- den social democritico ¢ igualitario. Su andlisis del resuegimiento neoconserva- dor en educacién ha ayudado 2 descubrir le ligice por medio de te cual ef movimiento elitista ha sido capaz de camuflar su desercién en materia de equi dad y reforma social. Por otra parte, sus ctiticas a los progresistas han puesto de relieve cémo muchas précticas bien recibidas por educadores liberales —tales como el encasilamiento (racking) institucionalizado y la estructuracién del cu- ‘efculuim de acuerdo con imperativos de la industria— socavan los mistos valo res democriticos que estan en la base de la postura liberal. Consiguientemente, hemos de levantar acta de eémo tanto las ptioridades desatrolladas pot los edu- cadotes conservadores como las desarrolladas por los liberales se ven a menudo desmentidas por fa desigualdad y la jerarquia en fa raiz misma de {as ideofogias que ellos tienen, al parecer, en tan alto aprecio. ‘Tanto politica como pedagégicamente, el verdadero mérito de Giroux ha consistido en desenmascarar la desigualdad estructurada de los intereses perso- rales que compiren dentro de un orden social. En sus esctitos he puesto de relieve cémo los servicios piblicos bisicos que los norteamericanos asocian ge- neralmente con la instruccién escolar —tales como la habilitacién raeritocratica de todos los individuos independientemente de su raza, clase social, religién © sexo— se ven subertidos por las mismas contradicciones internas de su consti- tucién. En resumidad cuentas, la obra de Giroux esta comprometida fundamen: talmente en la tarea de denunciar aquellas précticas ideolégicas y sociales que cn las escuelas suelen ser un obsticulo para que todos los estudiantes se prepa ren para asumir un rol activo, eritico y emprendedor como ciudadanos. Abar cit el amplio abanico de los intereses de Giroux ha sido una constante petma- nente, con la intencién liberadora de apoyar a aquellos que han guedado arrinconados en el camino hacia el éxito educativo, a aquellos a quienes le historia ha arrebatado cruel y premaruramente la esperanza. Entre éstos hay gue incluir tanto a los descontentos como a Jos indigentes, juntamente con aquellos oftos a quienes una posicidn social més ventajosa ha hecho excesiva- ‘mente insensibles e incapaces de reaccionar con firmeza contra las desigualda- des e injusticias de la sociedad, La obra de Giroux representa mucho mis que una contribucién his:érica 4 una teorfa educativa critica. En efecto, Giroux ha desarzollado también una cestimacign sumamente original de las formas politicas de la instruccin escolar conteraporinea, una estimacién dictada por el conocimiento de los puntos fuer tes y de las deticiencias de la teoria educativa critica y, al mismo tiempo, por ana aguda sensibilidad para las limieaciones y la cantingencia histérien de le teoria misma. Mientras que, por una parte, los escritos de Giroux revelan una profunda eradicin seériea, hay en ellos, por otra parte, puntes sobre Jos cue se puede y se deberfa suscitar un debate, para impugnarlos si el caso lo requieze, Protacio | 13 como exigencia de todo proceso permanente de didlogo. Sin duds, algunos as pectos ‘de su obra no se verin libres de crfticas lanzadas contra la obra de Giroux. Aqui nos interesa més bien explorarla en su calidad de cuerpo de pen- samiento critico que ha de leerse como parte de un proyecto continuado de Juche pedagdgica y de foredlecimients politico. ‘Aungue la obra escrita de Giroux no se convirtié en una actividad politica de cnvergadura hasta bien entrada la década de los 70, sus escritos constituyen en Ia actualidad una aportacién tedrice de primer orden y el fundamento a partir del cual se puede desarrollar y promover una teoria critica de la educe- cidn, Estos tltimos afios hemos sido testigos de las signficativas incursiones realizadas por Giroux en el campo més amplio de la teorfa social, las cuales sean plasmado en una serie de importantes contribuciones a la naciente disc plina de los estudios culturales.’ El proyecto que vertebra la obra de Giroux, fuscrado por el abanico de fos materiales reunidos en este volumen, puede sin tetizarse como un intento de formular una pedagogia critica comprometida coa los imperativos de potenciar el papel de los estudiantes y de transformar el ‘orden tocial en general en beneficio de una democracia més justa y equitativa Para Giroux, el tema central es el desarrollo de un lengvaje que # lor educado- res ¥ a otros les permita desvelar y comprender el nexo existente entre ins- tuccién escolar, relaciones sociales en sentido amplio que informan dicha instruc: cin, las necesidades y competencias producto de la historia que los estudiantes llevan a la escuela. Una cierta toma de conciencia critica de ese nexo se hace necesaria si Jos educadores pretenden reconocer el hecho de que la cultura esco- lar predominante estd implicada en précticas hegeménicas que a menudo redu- cen al silencio a grupos subordinedos de estudiantes, al tiempo que inhabilitan y privan de poder a quienes instrayen a esos grupos. Semejante toma de con- tiencia podria acrecentar rambiéa la hebilidad de fos profevores para trabajar criticamente con estudiantes de clases dominantes y subordinadas, de manera que éstos Ieguen 2 reconocer eSmo y por qué la cultura dominante estimula tanto su complicidad como su impotencia, Naturalmente, el objetivo principal de la pedagogfa extica es potenciar a Jos alumnos para que ellos mismos inter- vengan en su propia formacisn y transformar os rasgos opresivos de la sociedad en su conjunto que hacen necesaria esta intervencién, El enjuiciamiento final de Giroux sobre las facciones culturales que ejercen tan tremendo influjo en la vida educativa, cultural y econémica, aunque condenatorio, no excluye la posibilidad de! cambio progresivo y de’ la reforma, Desde ef punto de vista de Giroux, los agentes humanos poseen la capacidad de zehacer el mundo tanto por medio de la lucha colectiva en y sobre el mundo material como por medio del ejercicio de su imaginacién social. 2. Vésse Henry A. Giroux y Roger Simon, «Critical Pedagogy and the Politics of Popular Caltacen, en Grace! Padepogy and Popular Cate, comp. por Heary A. Giroux ¥ Roger Sito South Hadles, Mass, Bergin & Garvey Publishers, en prema 14 | Los protesores como intelectuales En los escritos de Gitoux se percibe un apasionamiento e indignacién —po- dsfamos hablar también de una esperanza militante— que apenas tienen nada {que ver con el distanciamiento y la trenguilidad académica del trabajo cientifico convencional. La vitalidad y a veces ferocidad que distinguen la voz critica de Giroux son expresién a la ver de rabia y de fuerza, un legado que en parte proviene de la frustracién vivida personalmente y del ambiente combativo en que crecié en un barrio obtero de Rhode Island. La historia de Giroux ha sido configurada también por su participacién en las luchas de la década de los 60, por su trabajo como organizador de la comunidad y por siete alos de profesor en una escuela superior. Giroux se reffere a menudo a sus estudios universitarios calificéndolos de accidente histérico. De no haber sido por la beca para baloncesto que le ayuds a dejar las calles de Smith Hill por las aulas ‘universitarias, su vida habria tomado sin duda otro rumbo diferente y desde luego menos ventajoso.’ La pasién por la justicia y la igualdad que, como to- ddos reconocen, es una de las caracteristicas de sus escritos, proviene tanto de su experiencia de las diferencias de clase social en sus afios jévenes como de sus csfuerzos subsiguientes por comprender las vias por las que la instruccién esco- lar potencia y estimula a aquellos estudiantes que gozan de una ventaja social temprana, La obra de Giroux pone en manos de los educadores un lenguaje crtico ‘que los capacita para comprender la ensefanza como una forma de politica cultural, es decir, como una tarea pedagégica que toma en serio las relaciones raciales, de clase, sexo y poder en la produccién y legitimacién de sentido y experiencia. La importancia del lenguaje en cuestién puede deducirse de su indadable capacidad para abordar ciertos temas y problemas que guardan afini- dad con la construccién de una pedagog{a liberadora. Algunos de los temas y problemas que durante ais han guiado el trabajo de Giroux pueden formu larse como una serie de interrogantes: zcudles son las variantes morales contra las que hemos de tomer una actitud personal como agentes sociales de cambio? eCémo podemos convertir los problemas relacionados con la clase social, la raza, el sexo y el poder en cuestiones de calidad y rango educativos?