Está en la página 1de 3

Ramiro Benavidez – 843.

203

Comentarios acerca del texto “LA ACTUAL COYUNTURA Y LA CRISIS


INTERNACIONAL REAFIRMAR LAS METAS DE CRECIMIENTO,
EQUIDAD E INTEGRACIÓN” del Plan Fénix

Es difícil emitir una crítica o disentir con un documento del Plan Fénix y en particular con uno
que trata los temas sin demasiada profundidad. Considero que el análisis de la coyuntura es claro
y acertado. A continuación doy mi opinión acerca de los episodios tratados en el paper.

Retenciones Agrícolas:
Como bien se explica, el conflicto fue disfrazado com o una lucha por la supervivencia del sector,
cuando en realidad era una guerra por la renta extraordinaria. Lo que en mi opinión el texto
omite y es fundamental para la comprensión de la coyuntura es el rol de los grandes actores del
sector (los famosos pools de siembra). Estos lograron pasar desapercibidos para la opinión
pública, a la sombra de la indignación que sentía por el “pobre” chacarero a quien el gobierno le
robaba la mitad de su producción. Estas firmas, multinacionales, que tienen el monopolio de la
exportación, son las que debían soportar el peso de las retenciones y sin embargo lo trasladaron a
los productores a través de un menor precio de alquiler. La excesiva concentración en el campo y
los chacareros convertidos en rentistas son las dos v erdaderas causas de la disminución de la
diversidad de cultivos. Atacar el problema supone actuar sobre estos asuntos y sobre pesados
intereses y el actual gobierno no parece tener espalda política suficiente para ello.
En este punto se plantean varias di syuntivas: por un lado la concentración rural es un problema
por motivos que van desde lo estrictamente económico (la inflación, distribución regresiva, etc.)
hasta lo ambiental, pero sin embargo genera divisas que son fundamentales para afrontar
obligaciones en años venideros y que representan restricciones importantes. En ocasiones como
esta no es tan claro si la decisión óptima es enfrentar uno solo sino elegir un balance adecuado
entre ambos.

Escenario internacional:
La crisis financiera que atravies a el mundo dejó nuevamente al descubierto las debilidades de la
corriente neoliberal y las consecuencias, a veces desastrosas, que surgen cuando es aplicada y
reinvindica la necesidad de un Estado regulador activo. En este punto tampoco encuentro algo
Ramiro Benavidez – 843.203

puntual en que disentir, sin embargo considero que es necesario complementar con un breve
análisis de las consecuencias directas sobre la economía real Argentina.
En mi opinión, la crisis impacta desde varios flancos. Desde una perspectiva interior, Argentina
no tardó en contagiarse de la incertidumbre y el pesimismo mundiales, y el efecto en las
expectativas se traduciría en una reducción del consumo, la inversión y en consecuencia del
crecimiento. No necesariamente tiene que resultar así, el Estado puede apli car medidas que eviten
la caída de la actividad, y tampoco puede determinarse si es consecuencia de la crisis
internacional o de factores endógenos que se estuvieron cultivando en los últimos tiempos como
la inflación, sin embargo el desenlace final depend e de muchas variables de difícil predicción.
Visto desde la perspectiva internacional, el mundo parece camino a entrar en recesión y al cierre
parcial de sus mercados. El impacto ya se hace sentir en algunos rubros como el automotriz y a
amenaza con generalizarse. Este canal de contagio, no obstante, puede tener una arista positiva
por el lado del freno a la inflación. Nuevamente el desenlace es incierto y como bien se dice al
final del texto, “depende de la Argentina si se convierte esta crisis en una opor tunidad”.
Personalmente no me inclino por la versión oficialista que minimiza las consecuencias ni por
otras que predicen una recesión aguda.

Reestatización de las AFJP:


El fin de las AFJP no es visto con buenos ojos por un importante conjunto de la socie dad, la
desinformación al respecto, la sensación de estafa y de “saqueo de ahorros” por parte del
gobierno, en parte debido a la erosión de su imagen.
La medida en sí es correcta, por diversos motivos, lo que se ignora en el artículo y me pareció
incorrecto es la forma en que fue implementada. Medidas de este calibre requieren que haya un
debate público, se transmita seguridad, se establezcan mecanismos claros de traspaso y control, y
sobretodo que se forme un consenso previo. La decisión así tomada pareció improvisada y
oportunista, o bien como una emergencia por falta de fondos para pagar deuda o afrontar la crisis.
También es necesario destacar que la avalancha de jubilados que se incorporan es sostenible por
el alto superávit fiscal actual pero puede co nvertirse en una carga muy pesada en períodos
venideros, sobretodo teniendo en cuenta la incorporación de muchos que no habían realizado
aportes y la existencia de otros que están cobrando menos para completar los años de aporte.
Ramiro Benavidez – 843.203

Para finalizar, solo cabe reiterar que mis observaciones son complementarias a las del paper, no
contradictorias. En rasgos generales, como ya había dicho, estoy de acuerdo con el diagnóstico
realizado y mi postura podría decir que es optimista. La política y la economía actuales están
revolucionadas y los panoramas todavía no son muy claros, habrá que esperar un tiempo mas
para poder aventurarse a sacar conclusiones mas tajantes y no caer en la simple futurología.