Está en la página 1de 31

TRATAMIENTO DE RESIDUOS RADIACTIVOS.

RIESGOS

LABORALES.

JORGE RONCERO NEGRO ITI ESP. ELECTRONICA INDUSTRIAL SEGURIDAD, HIGIENE Y ERGONOMIA

INDICE:

1. INTRODUCCION. ¿QUÉ SON LOS RIESGOS LABORALES?

3

2. ¿QUÉ ES LA ENERGIA NUCLEAR?

5

2.1 La fisión nuclear…………………………………………………………………………………………5

2.2 La fusión nuclear……………………………………………………………………………………….8

3. CLASIFICACION DE LOS RESIDUOS………………………………………………………………………… 12

3.1 Residuos nucleares de media y baja actividad………………………………………….13

3.2 Residuos nucleares de alta actividad……………………………………………………….14

3.3 Clasificación europea de residuos nucleares…………………………………………….14

4. RIESGOS PARA LA SALUD……………………………………………………………………………

16

4.1 Seguridad para el trabajador…………………………………………………………………

16

4.2 La unidad básica de salud……………………………………………………… ………………16

4.3 Seguridad radiológica………………………………………………………………………………17

5. RIESGOS EN EL ENTORNO……………………………………………………………………………………….19

5.1 Planes de vigilancia radiológica ambiental………………………………………………19

5.2 Declaraciones de impacto ambiental…………………………………………………….…19

5.3 Planes de vigilancia ambiental…………………………………………………………………20

5.4 Compromiso ambiental de ENRESA………………………………………………………….21

6. REGULACIONES Y NORMATIVAS RELATIVAS A LA ENERGIA NUCLEAR…………………….22

6.1 Los comienzos de la legislación nuclear española…………………………………….22

6.2 Ley 25/1964 sobre energía nuclear………………………………………………………….23

23

6.4 Reglamento sobre instalaciones nucleares radiactivas…………………………….24

6.5 Reglamento sobre protecciones sanitarias contra radiaciones ionizante

6.6 La directiva 96/29/EURATOM………………………………………………………………….26

6.7 PGRR: Plan General de Residuos Radiactivos……………………………………………28

6.8 Real Decreto de constitución de ENRESA………………………………………………….28

6.3 Ley de creación del Consejo de Seguridad Nuclear(CSN)…………………………

25

7. BIBLIOGRAFIA…………………………………………………………………………………………………………31

2
2

1.

INTRODUCCION. ¿QUÉ SON LOS RIESGOS LABORALES?

Para poder hablar de riesgos laborales, primero deberemos definir que es el trabajo.

El trabajo se define como cualquier actividad física o mental que transforma materiales en una forma más útil, provee o distribuye bienes o servicios a los demás y extiende el conocimiento y el saber humano. El trabajo remunerado es un deber y un derecho universal de la persona

También podemos definir el trabajo es una actividad que proporciona al hombre beneficios personales, sociales y económicos. A su vez puede constituir una fuente de riesgo para su salud, que tiene su origen en las condiciones en las que este se realiza.

Una vez definido el trabajo ya podemos hablar de riesgos laborales.

Se entiende por riesgo laboral la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo.

Existen distintos factores que pueden estar influyendo en la seguridad laboral, unos están ligados a la propia actividad, otros a los materiales o herramientas que utiliza el trabajador y otros a la organización del propio trabajo. Dichos factores podemos sintetizarlos en dos tipos:

humanos y técnicos.

Factores humanos:

Hacen referencia a aquellas acciones que cada uno de nosotros hacemos o dejamos de hacer respecto a una tarea determinada y que pueden causar situaciones de peligro y de riesgo para la salud. Se les denomina actos peligrosos o practicas inseguras. Para evitar estos riesgos es preciso conocerlos y ser conscientes de la peligrosidad que pueden entrañar.

Factores técnicos:

Se refieren a todo el conjunto de condiciones materiales (equipos de trabajo, instalaciones, maquinaria) que puede originar situaciones de peligro y de riesgo para la salud, y pueden ser causa de accidentes.

Es conveniente aclarar el concepto de incidente, entendiéndolo como cualquier suceso no esperado ni deseado que, no dando lugar a pérdidas de la salud o lesiones de las personas pueda ocasionar daños a la propiedad, equipos, productos, medio ambiente, etc.

El hecho de no considerar los incidentes provocara que en futuras ocasiones (dando similares circunstancias) se puedan llegar a producir accidentes de graves consecuencias.

La seguridad y la salud en el trabajo, solo se puede conseguir a través de la prevención, entendida como el conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de la actividad de la empresa, con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo. Para conseguir el objetivo que presenta la Ley de Prevención se han establecido cuatro disciplinas preventivas:

- Seguridad en el trabajo: intenta eliminar o minimizar los riesgos que pueden desencadenar accidentes de trabajo.

3
3

- Higiene industrial: tiene por objeto prevenir las enfermedades profesionales mediante el control en el ambiente de trabajo de los contaminantes que las producen.

- Ergonomía y Psicología: su misión es adecuar el puesto de trabajo a las características de las personas que en el desempeñan su actividad.

- Medicina en el trabajo: su finalidad es detectar los daños derivados de los riesgos profesionales en su etapa inicial o antes de que aparezcan.

A la vista del caso que nos ocupa vamos a profundizar en la higiene industrial.

Una gran parte de las actividades laborales implican procesos, operaciones y materiales que, en mayor o menor medida, crean riesgos para la salud de los trabajadores, las comunidades vecinas y el medio ambiente en general.

No obstante, la generación y la emisión de agentes nocivos en el medio ambiente de trabajo pueden prevenirse mediante intervenciones adecuadas para controlar los riesgos, que no solo protegen la salud de los trabajadores, sino que reducen también los daños al medio ambiente que suelen ir asociados a la industrialización. Mientras no se modifique un medio ambiente de trabajo insano, seguirá teniendo el potencial de dañar la salud.

El medio ambiente de trabajo debe someterse a una vigilancia continua para que sea posible

detectar, eliminar y controlar los agentes y factores peligrosos antes de que causen un efecto nocivo; esta es la función de la higiene industrial.

No debemos olvidar la estrecha relación que existe entre la salud en el trabajo y la salud ambiental, puesto que la prevención de la contaminación de fuentes industriales mediante procesos adecuados de tratamiento y evacuación de residuos y desechos peligrosos debe iniciarse en el lugar de trabajo.

Definiremos Higiene industria como la ciencia de la anticipación, identificación evaluación y control de los riesgos que se originan en el lugar de trabajo o en relación con él y que pueden poner en peligro la salud y el bienestar de los trabajadores, teniendo en cuenta su posible repercusión en las comunidades vecinas y en el medio ambiente en general.

Las ramas de la higiene industrial son básicamente cuatro:

Higiene teórica; su objetivo es el estudio de la relación contaminante-hombre a través de estudios epidemiológicos y experimentación.

Higiene analítica: se encarga de realizar las investigaciones y las determinaciones cualitativas y cuantitativas de los contaminantes.

Higiene de campo: es la que se encarga de realizar el análisis en los puestos de trabajo y efectuar la toma de muestras para su posterior análisis.

Higiene operativa: es aquella que establece medidas correctoras necesarias para la eliminación

o disminución a niveles en los que no se presente riesgo para los trabajadores.

4
4

2.

¿QUÉ ES LA ENERGIA NUCLEAR?

Debemos hablar de lo qué es la energía nuclear porque es donde se produce el mayor volumen de residuos radiactivos. Estos se producen en las etapas por las que pasa el combustible nuclear para producir energía eléctrica y en la desmantelación de las centrales nucleares. Todos estos residuos suponen alrededor del 95% de la producción total.

Además encontramos residuos radiactivos producidos por aplicaciones no energéticas. Derivan del uso de los isótopos radiactivos, fundamentalmente en tres tipos de actividades:

investigación, medicina e industria. El volumen de residuos radiactivos que generan es inferior al 10%, sin que esto signifique que su gestión deba ser menos rigurosa.

La energía nuclear es la energía que se libera en las reacciones nucleares es un proceso físico- químico en el que se libera gran cantidad de energía (denominada energía nuclear).Es una forma de energía relativamente nueva, que utiliza la energía que mantiene unidos dos átomos (de aquí que también se la conozca como atómica). Separándolos se libera la energía que denominamos nuclear. Para este fin se emplea el uranio, que al dividirse produce elementos radiactivos. El proceso de división se llama fisión nuclear y es el que se usa en las centrales nucleares de potencia (las que producen energía eléctrica)

Otro proceso en la que se libera mucha energía es mediante la fusión nuclear en la cual el núcleo de dos átomos a gran temperatura se funde. Precisamente ésta es la reacción que se produce en el Sol.

Sin embargo, también nos referimos a la energía nuclear como el aprovechamiento de dicha energía para otros fines como la obtención de energía eléctrica, térmica o mecánica a partir de reacciones nucleares.

Explicaremos el proceso provocado en las reacciones nucleares en las que se obtiene esta energía.

Analizamos los dos métodos principales de obtención de energía nuclear:

2.1 LA FISIÓN NUCLEAR:

La fisión nuclear es una de las dos reacciones posibles que se producen cuando trabajamos con energía nuclear.

En energía nuclear llamamos fisión nuclear a la división del núcleo de un átomo. El núcleo se convierte en diversos fragmentos con una masa casi igual a la mitad de la masa original más dos o tres neutrones.

5
5

La suma de las masas de estos fragmentos es menor que la masa original. Esta 'falta' de masas (alrededor del 0,1 por ciento de la masa original) se ha convertido en energía según la ecuación de Einstein (E=mc 2 ).

La fisión nuclear puede ocurrir cuando un núcleo de un átomo pesado captura un neutrón, o puede ocurrir espontáneamente.

CADENA DE REACCIONES NUCLEARES

Una reacción en cadena se refiere a un proceso en el que los neutrones liberados en la fisión produce una fisión adicional en al menos un núcleo más. Este núcleo, a su vez produce neutrones, y el proceso se repite. El proceso puede ser controlado (energía nuclear) o incontrolada (armas nucleares).

( energía nuclear ) o incontrolada (armas nucleares). Si en cada fisión provocada por un neutrón

Si en cada fisión provocada por un neutrón se liberan dos neutrones más, entonces el número de fisiones se duplica en cada generación. En este caso, en 10 generaciones hay 1.024 fisiones y en 80 generaciones aproximadamente 6 x 10 23 fisiones.

ENERGIA LIBERADA POR CADA FISION NUCLEAR

165 MeV ~ Energía cinética de los productos de fisión

7

MeV ~ Rayos gamma

6

MeV ~ Energía cinética de los neutrones

7

MeV ~ Energía a partir de productos de fisión

6

MeV ~ Rayos gama de productos de fisión

9

MeV ~ Anti-neutrinos de los productos de fisión

1

MeV (millones de electrón-voltios) = 1,609 x 10 -13 Joules

6
6

MASA CRÍTICA

Aunque en cada fisión nuclear se producen entre dos y tres neutrones, no todos LOS neutrones están disponibles para continuar con la reacción de fisión. Si las condiciones son tales que los neutrones se pierden a un ritmo más rápido de lo que se forman por la fisión, los que se produzcan en la reacción en cadena no serán autosuficientes.

La masa crítica es el punto donde la reacción en cadena puede llegar a ser autosostenible.

En una bomba atómica, por ejemplo, la masa de materias fisionables es mayor que la masa crítica.

La cantidad de masa crítica de un material fisionable depende de varios factores, la forma del material, su composición y densidad, y el nivel de pureza.

Una esfera tiene la superficie mínima posible para una masa dada, y por tanto, reduce al mínimo la fuga de neutrones. Bordeando el material fisionable con un neutrón adecuado "Reflector", la pérdida de neutrones pueden reducirse y la masa crítica puede ser reducida.

LA FISION NUCLEAR CONTROLADA

Para mantener un control sostenido de reacción nuclear, por cada 2 o 3 neutrones puestos en libertad, sólo a uno se le debe permitir dar a otro núcleo de uranio. Si esta relación es inferior a uno entonces la reacción va a morir, y si es más grande va a crecer sin control (una explosión atómica). Para controlar la cantidad de neutrones libres en el espacio de reacción debe estar presente un elemento de absorción de neutrones. La mayoría de los reactores son controlados por medio de barras de control hechas de neutrones de un fuerte material absorbente, como el boro o el cadmio.

de un fuerte material absorbente, como el boro o el cadmio. Además de la necesidad de

Además de la necesidad de capturar neutrones, los neutrones a menudo tienen mucha energía cinética (se mueven a gran velocidad). Estos neutrones rápidos se reducen a través del uso de un moderador, como el agua pesada y el agua corriente. Algunos reactores utilizan grafito como moderador, pero este diseño tiene varios problemas. Una vez que los neutrones rápidos se han desacelerado, son más propensos a producir más fisiones nucleares o ser absorbidos por la barra de control.

7
7

¿Por qué se usa uranio y el plutonio?

Los científicos sabían que el isótopo más común, el uranio 238. Hay una probabilidad bastante alta de que un neutrón incidente sea capturado para formar uranio 239 en lugar de causar una fisión. Sin embargo, el uranio 235 tiene una probabilidad de fisión más alta.

Del uranio natural, sólo el 0,7% es de uranio 235. Esto significa que se necesita una gran cantidad de uranio para obtener la cantidad necesaria de uranio 235. Además, el uranio 235 no se puede separar químicamente del uranio 238, ya que los isótopos son químicamente similares.

Los métodos alternativos tuvieron que desarrollarse para separar los isótopos.

El plutonio 239 tiene una probabilidad alta de fisión. Sin embargo, el plutonio 239 no es un elemento natural y debería hacerse.

Se trata de los materiales más usados en las centrales de energía nuclear.

FISION NUCLEAR ESPONTANEA

La tasa de la fisión nuclear espontánea es la probabilidad por segundo que un átomo dado se fisione de forma espontánea - es decir, sin ninguna intervención externa. El plutonio 239 tiene una muy alta tasa de fisión espontánea en comparación con la tasa de fisión espontánea de uranio 235.

2.2 LA FUSIÓN NUCLEAR:

La fusión nuclear es una reacción nuclear en la que dos núcleos de átomos ligeros, en general el hidrógeno y sus isótopos (deuterio y tritio), se unen para formar otro núcleo más pesado, liberando una gran cantidad de energía.

Un ejemplo claro lo vemos a diario en la energía solar que tiene su origen en la fusión de núcleos de hidrógeno, generándose helio y liberándose una gran cantidad de energía que llega

a la Tierra en forma de radiación electromagnética.

Para efectuar las reacciones de fusión nuclear, se deben cumplir los siguientes requisitos:

Temperatura muy elevada para separar los electrones del núcleo y que éste se aproxime a otro venciendo las fuerzas de repulsión electrostáticas. La masa gaseosa compuesta por electrones libres y átomos altamente ionizados se denomina PLASMA.

Confinamiento necesario para mantener el plasma a elevada temperatura durante un tiempo mínimo.

Densidad del plasma suficiente para que los núcleos estén cerca unos de otros y puedan lugar

a reacciones de fusión.

Los confinamientos convencionales, como las paredes de una vasija, no son factibles debido a las altas temperaturas del plasma. Por este motivo, se encuentran en desarrollo dos métodos de confinamiento:

8
8

Fusión nuclear por confinamiento inercial (FCI): Consiste en crear un medio tan denso que las partículas no tengan casi ninguna posibilidad de escapar sin chocar entre sí. Una pequeña esfera compuesta por deuterio y tritio es impactada por un haz de láser, provocándose su implosión. Así, se hace cientos de veces más densa y explosiona bajo los efectos de la reacción de fusión nuclear.

Fusión nuclear por confinamiento magnético (FCM): Las partículas eléctricamente cargadas del plasma son atrapadas en un espacio reducido por la acción de un campo magnético. El dispositivo más desarrollado tiene forma toroidal y se denomina TOKAMAK.

ASPECTOS GENERALES DE LA FUSIÓN NUCLEAR

La fusión nuclear tiene lugar cuando dos núcleos de átomos ligeros se unen para formar otro núcleo más pesado, liberando una gran cantidad de energía.

Los elementos atómicos empleados normalmente en las reacciones fusión nuclear son el Hidrógeno y sus isótopos: el Deuterio (D) y el Tritio (T). Las reacciones de fusión más importantes son:

D

+ T --> 4He + n + 17,6 MeV

D

+ D --> 3He + n + 3,2 MeV

D

+ D --> T + p + 4,03 MeV

n

= neutrones

p

= protones

Para que tengan lugar estas reacciones debe suministrarse a los núcleos la energía cinética necesaria para que se aproximen los núcleos reaccionantes, venciendo así las fuerzas de repulsión electrostáticas. Para ello se necesita calentar el gas hasta temperaturas muy elevadas (107 ó 108 ºC), como las que se supone que tienen lugar en el centro de las estrellas.

El gas sobrecalentado a tan elevadas temperaturas, de modo que los átomos estarán

altamente ionizados, recibe el nombre de plasma.

El requisito de cualquier reactor de fusión nuclear es confinar dicho plasma con la temperatura

y densidad lo bastante elevadas y durante el tiempo justo, a fin de permitir que ocurran suficientes reacciones de fusión nuclear, evitando que escapen las partículas, para obtener una

ganancia neta de energía. Esta ganancia energética depende de que la energía necesaria para calentar y confinar el plasma, sea menor que la energía liberada por las reacciones de fusión nuclear. En principio, por cada miligramo de deuterio-tritio se pueden obtener 335 MJ.

COMBUSTIBLE UTILIZADO PARA LAS REACCIONES DE FUSIÓN NUCLEAR

Es bien sabido que las tres cuartas parte del Planeta están cubiertas por agua, cuyas moléculas están formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno.

El Deuterio es un isótopo estable del hidrógeno formado por un protón y un neutrón. Su

abundancia en el agua es de un átomo por cada 6.500 átomos de Hidrógeno, lo que significa que con el contenido de deuterio existente en el agua del mar (34 gramos por metro cúbico) es

9
9

posible obtener una energía inagotable mediante la fusión nuclear, y cuyo contenido energético es tal que con la cantidad de deuterio existente en cada litro de agua de mar, la energía obtenida por la fusión nuclear de estos átomos de deuterio equivale a 250 litros de petróleo.

átomos de deuterio equivale a 250 litros de petróleo . El otro elemento empleado en la

El otro elemento empleado en la fusión nuclear es el Tritio, es el isótopo inestable o radiactivo del átomo de hidrógeno. Está compuesto por un protón y dos neutrones y se desintegra por emisión beta con relativa rapidez, y aunque es escaso en la naturaleza, puede ser generado por reacciones de captura neutrónica con los isótopos del Litio, material abundante en la corteza terrestre y en el agua del mar.

VENTAJAS DE LA FUSIÓN NUCLEAR

Entre las ventajas de este dispositivo pueden citarse las siguientes:

La fusión nuclear es una energía limpia ya que no produce gases nocivos y genera residuos nucleares de muy baja actividad.

Un reactor de fusión nuclear es intrínsecamente seguro ya que la propia reacción se detiene al cortar el suministro de combustible. No depende de ningún sistema externo de seguridad susceptible de errores.

Es una fuente inagotable de energía ya que el Deuterio existe en abundancia en la naturaleza y el Tritio es generado dentro del propio reactor a partir del Deuterio.

Por otra parte, la energía nuclear de fusión es inviable debido a la dificultad para calentar el gas a temperaturas tan altas y para mantener un número suficiente de núcleos durante un tiempo suficiente para obtener una energía liberada superior a la necesaria para calentar y retener el gas resulta altamente costoso.

Actualmente el proyecto más avanzado en fusión nuclear es el ITER. Es un prototipo basado en el concepto TOKAMAK en el que no se producirá energía eléctrica y cuyo objetivo es determinar la viabilidad técnica y económica de la fusión nuclear por confinamiento magnético para la generación de energía eléctrica. Este proyecto se encuentra en proceso de prueba y actualmente se están construyendo nuevas instalaciones al sur de Francia.

10
10

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA ENERGIA NUCLEAR

El uso de la energía nuclear representa tantas ventajas como inconvenientes para el desarrollo de la sociedad y del medio ambiente.

La principal ventaja de la energía nuclear es, sin duda, la capacidad de producir energía eléctrica comparada con otras fuentes de producción de energía eléctrica ya sea mediante combustibles fósiles o las energías renovables.

Pero por otro lado se generan una gran cantidad de residuos nucleares muy peligrosos y difíciles de gestionar.

11
11

3.

CLASIFICACION DE LOS RESIDUOS

En nuestro país la Ley 54/1997 de “Regulación del sector eléctrico” define residuo radiactivo como: “Cualquier material o producto de desecho para el cual no está previsto ningún uso, que contiene o está contaminado con radionucleidos en concentraciones o niveles de actividad superiores a los establecidos por el Ministerio de Industria Turismo y Comercio previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear”.

Los efectos que producen los elementos radiactivos sobre la materia, pueden provenir de la:

Irradiación: cuando la radiación incide en la materia. Para la protección de los seres vivos se intenta distanciar lo máximo la fuente y reducir el tiempo de exposición.

Contaminación: cuando el elemento radiactivo se deposita en la materia. Para la protección de los seres vivos se trata de sellar las fuentes radiactivas impidiendo que se dispersen en el medio ambiente.

Los residuos radiactivos se pueden clasificar según sus características físicas y químicas y por su actividad.

Clasificándolos por su actividad tenemos:

Residuos nucleares de alta actividad, compuestos por los elementos del combustible ganado.

Residuos nucleares de media actividad, son radionucleidos producidos en el proceso de fisión nuclear.

Residuos nucleares de baja actividad, básicamente se trata de las herramientas, ropas y material diverso utilizado para el mantenimiento de una central de energía nuclear.

Los residuos de baja y media actividad comparten las siguientes características:

Emisiones beta-gamma

Emisores alfa en bajas muy concentraciones

Periodo de semidesintegración menor de 30 años

No generan calor

Las características de los residuos de alta actividad:

Emisores alfa en concentraciones apreciables

Periodo de semidesintegración mayor de 30 años

Pueden generar calor

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) es la empresa que se encarga en España de la gestión de residuos nucleares (provengan de centrales nucleares o de otras instalaciones radiactivas como hospitales y centros de investigación relacionados con la energía nuclear). La gestión de dichos residuos nucleares está definida en el Plan General de Residuos aprobado por el Parlamento.

12
12

Los protocolos para el tratamiento de los residuos nucleares dependen de su nivel de actividad radiactiva:

3.1 RESIDUOS NUCLEARES DE MEDIA Y BAJA ACTIVIDAD

Los residuos nucleares de media actividad se generan por radionucleidos liberados en el proceso de fisión en cantidades pequeñas, muy inferiores a las consideradas peligrosas para la seguridad y la protección de las personas.

Con un tratamiento se separan los elementos radiactivos que contienen en estos subproductos y los residuos resultantes se depositan en bidones de acero solidificándolos con alquitrán, resinas o cemento.

Los residuos nucleares de baja actividad radiactiva (ropas, herramientas, etc.) se prensan y se mezclan con hormigón formando un bloque sólido. Al igual que en el caso anterior éstos también se introducen en bidones de acero.

anterior éstos también se introducen en bidones de acero. En España, los bidones se trasladan al

En España, los bidones se trasladan al Centro de Almacenamiento de El Cabril (Córdoba), que ENRESA se encarga de gestionar. Además de depositarse todos los residuos nucleares de todas las centrales nucleares españolas, también se depositan los residuos nucleares generados por la medicina, la investigación, la industria y otros campos que también trabajan con energía nuclear.

13
13

Todos los almacenamientos de residuos nucleares, en la actualidad, están vigilados y controlados rigurosamente.

3.2 RESIDUOS NUCLEARES DE ALTA ACTIVIDAD

Una vez se ha gastado el combustible en una central de energía nuclear, se extrae del reactor para almacenarse temporalmente en una piscina de agua construida de hormigón y paredes de acero inoxidable dentro de la central para crear una barrera a las radiaciones y evitar escapes.

Si bien es cierto que estas piscinas pueden ampliarse mediante una operación llamada “reracking”, los últimos Planes Generales de Residuos prevén la construcción de almacenes temporales en seco dentro de la propia central nuclear. Éste sería un complemento a las piscinas en el paso intermedio hasta definir una localización definitiva.

La investigación sobre almacenamientos definitivos se desarrolla en numerosos países, algunos de los cuales, como Finlandia y EE.UU., han dado pasos muy importantes para su construcción y puesta en servicio.

Una de las soluciones que más se aceptan entre expertos es el Almacenamiento Geológico Profundo (AGP), generalmente en minas excavadas en formaciones geológicas estables.

Actualmente ENRESA trabaja para localizar, construir y gestionar un Almacén Temporal Centralizado donde guardar, de manera provisional y segura, los residuos nucleares de alta actividad que actualmente se guardan en las centrales nucleares españolas. Este almacenamiento permitirá ganar tiempo para buscar una ubicación adecuada para el AGP permitiendo la continuidad de las instalaciones nucleares y el almacenamiento seguro de los residuos de alta actividad.

Pero antes de llegar al AGP, habría que pasar por un sistema de reprocesamiento. En él se lleva a cabo una separación físico-química de los diferentes elementos, separando por una parte aquellos isotopos aprovechables en otras aplicaciones, civiles o militares (plutonio, uranio, cobalto y cesio entre otros). Es la opción más similar al reciclado. Sin embargo en el proceso no todos los elementos reciclados son totalmente reaprovechables, para estos, en un volumen mucho menor que el inicial, es necesario el uso de otras opciones, como el AGP.

3.3 CLASIFICACION EUROPEA DE RESIDUOS NUCLEARES

Dado que no todos los países emplean la misma clasificación, la Comisión Europea ha recomendado unificar criterios, para lo cual propone la siguiente clasificación, en vigor desde el 1 de enero de 2002:

Residuos nucleares de transición: residuos, principalmente de origen médico, que se desintegran durante el período de almacenamiento temporal, pudiendo a continuación gestionarse como residuos no radiactivos, siempre que se respeten unos valores de desclasificación.

Residuos nucleares de baja y media actividad: su concentración en radionucleidos es tal que la generación de energía térmica durante su evacuación es suficientemente baja. A su vez

14
14

se clasifican en residuos de vida corta –que contienen nucleídos cuya vida media es inferior o igual a 30 años, con una concentración limitada de radionucleidos alfa de vida larga–y en residuos de vida larga –con radionucleidos y emisores alfa de vida larga cuya concentración es superior a los limites aplicables a los residuos de vida corta.

Residuos nucleares de alta actividad: Residuos con una concentración de radionucleidos tal que debe tenerse en cuenta la generación térmica durante su almacenamiento y evacuación. Este tipo de residuos se obtiene principalmente del tratamiento y acondicionamiento del combustible gastado.

15
15

4.

RIESGOS PARA LA SALUD

Nos centraremos en 3 aspectos:

4.1 SEGURIDAD PARA EL TRABAJADOR

Es prioritaria la prevención de los riesgos laborales con el objetivo de garantizar la seguridad de los trabajadores.

Las actividades preventivas se deben llevar a cabo en cada uno de los centros de trabajo e instalaciones. El Plan de Prevención de Riesgos Laborales que se aplica en cada caso, permite actuar de forma sistemática, siguiendo unas pautas que reducen las probabilidades de accidente en todos los ámbitos laborales.

Se debe promover la información y participación de todos los trabajadores en las decisiones a tomar en materia de prevención.

ENRESA ha implantado un Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales para lograr las mejores condiciones de seguridad y salud laborales para los trabajadores, en todos sus centros de trabajo.

Con objeto de llevar a cabo este compromiso, ENRESA ha establecido los siguientes principios y objetivos de aplicación en su política de seguridad:

Considerar la prevención de riesgos laborales como una más de las actuaciones a desarrollar en el seno de la empresa. De esta forma se integra en el conjunto de actividades y decisiones, así como en todos los niveles de su línea jerárquica.

Cumplir rigurosamente la legislación vigente y basarse en el principio de la mejora continua en la acción preventiva.

Reconocer que, para lograr un adecuado control sobre los riesgos, es necesaria la implantación, el desarrollo y el mantenimiento de un eficaz sistema de gestión y de una cultura sólida en seguridad y salud.

Garantizar la participación, información y formación de los trabajadores.

Garantizar la adecuada formación teórica y práctica a los trabajadores.

Informar, coordinar, cooperar y/o vigilar y controlar, para que los trabajadores de las empresas contratistas tengan garantizado el mismo nivel de seguridad y salud en el trabajo.

Cualquier otro principio contemplado en la legislación en materia de prevención de riesgos laborales no especificado anteriormente.

4.2 LA UNIDAD BASICA DE SALUD

La Unidad Básica de Salud de ENRESA cuenta con un Centro Asistencial de Nivel 1 en El Cabril y con centros de atención sanitaria en los centros de trabajo de Madrid y PIMIC y está integrada en el Servicio de Prevención Propio de la empresa en el ámbito nacional, contando con:

16
16

Una Unidad Básica de Salud homologada por la Junta de Andalucía (Consejería de Salud de Córdoba), con un Centro Asistencial de Nivel I para tratamiento de irradiados y/o contaminados en el Almacén Centralizado de El Cabril (Córdoba).

Centros de atención sanitaria de nivel básico en los centros de trabajo de Madrid (Sede Social ENRESA) y PIMIC en colaboración con la Unidad Básica de Salud del CIEMAT (Madrid).

Centro Asistencial de El Cabril

El centro de trabajo de El Cabril dispone de un Centro Asistencial de Nivel I para la atención sanitaria de posibles accidentados en los que pudiera presentarse una irradiación y/o contaminación radiactiva. Además cuenta con un acuerdo de colaboración, a nivel nacional, con el Centro Asistencial de Nivel II del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Claro ejemplo de la seguridad de El Cabril es que este centro asistencial nunca ha tratado a ningún trabajador de la instalación. No obstante, mantiene su operatividad y la formación especializada de su personal sanitario, que participa en todos los ejercicios simulados y simulacros de emergencia oficiales que se proponen.

En el centro de trabajo de El Cabril también se realizan consultas médicas diarias, en colaboración con el Sistema Andaluz de Salud.

4.3 SEGURIDAD RADIOLÓGICA

El servicio de Prevención propio vigila la salud de los empleados.

de Prevención propio vigila la salud de los empleados. Las actividades que involucran la manipulación de

Las actividades que involucran la manipulación de materiales radiactivos pueden provocar que las personas implicadas en ellas reciban dosis de radiación o se contaminen con sustancias que emiten radiación. Por ello, estas tareas se denominan actividades con riesgo radiológico.

La seguridad radiológica es la disciplina encargada de que las actividades con riesgo radiológico se realicen de forma segura para las personas y el medio ambiente. Para conseguir este objetivo, ENRESA:

Investiga en materia de seguridad radiológica y colabora con organismos internacionales similares.

17
17

Cuenta con las capacidades y medios organizativos necesarios en sus centros de trabajo (Servicios o Unidades Técnicas de Protección Radiológica), cuya misión principal es la protección de todos los trabajadores de ENRESA y de cualquier personal contratado que realice trabajos con riesgo radiológico.

Está sometida al control directo del Consejo de Seguridad Nuclear.

La Unidad Técnica de Protección Radiológica de ENRESA

Además de los Servicios de Protección Radiológica que ENRESA organiza en las instalaciones que opera (El Cabril, Vandellós I, próximamente en José Cabrera), en las oficinas de la empresa en Madrid existe una Unidad Técnica de Protección Radiológica (UTPR). Esta unidad fue creada en 1990 y es responsable de las numerosas actividades relacionadas con la seguridad que se desarrollan desde la sede social. Desde su puesta en marcha, la Unidad Técnica de Protección Radiológica de ENRESA ha revisado más de 4800 fuentes radiactivas

Cuenta con la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear y sus funciones más destacadas son:

Proporcionar protección radiológica a los trabajadores fuera de las instalaciones de ENRESA.

Controlar desde el punto de vista técnico la retirada y el transporte de residuos radiactivos.

Estudiar y clasificar fuentes radiactivas metálicas sometidas al protocolo de vigilancia radiológica.

Estudiar y clasificar fuentes radiactivas huérfanas recuperadas en las campañas correspondientes. Las fuentes radiactivas huérfanas son aquellas que están fuera del control habitual al que se someten las sustancias radiactivas, hasta que se detectan y se procesan.

Elaborar procedimientos y protocolos de actuación en materia de protección radiológica.

Gestionar y efectuar el seguimiento de los planes de vigilancia radiológica ambiental de las instalaciones de ENRESA.

Asesorar a los centros de trabajo en materia de protección radiológica.

Proporcionar formación para la prevención y actuar en caso de emergencias radiológicas.

Apoyar a las autoridades y a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado ante emergencias radiológicas o incidentes ocurridos en industrias no nucleares.

18
18

5.

RIESGOS EN EL ENTORNO

5.1 PLANES DE VIGILANCIA RADIOLÓGICA AMBIENTAL

El Plan de Vigilancia Radiológica Ambiental de El Cabril recoge cerca de 1.000 muestras anuales de agua, aire, vegetación y alimentos.

muestras anuales de agua, aire, vegetación y alimentos. Mediante los planes de Vigilancia Radiológica Ambiental se

Mediante los planes de Vigilancia Radiológica Ambiental se verifica que las actividades no alteran el nivel de radiación natural de los emplazamientos. Para ello se establecen puntos de control donde han de tomarse muestras que evalúan la repercusión radiológica de cada actividad.

Los resultados de las pruebas realizadas se envían periódicamente a los ayuntamientos del entorno, a los gobiernos autonómicos y al Consejo de Seguridad Nuclear.

En los procesos de autorización de todos los proyectos e instalaciones se ha de cumplir siempre la legislación nuclear y radiológica específica para este tipo de actividades, en vigor desde hace muchas décadas. Esto incluye definir planes de vigilancia radiológica ambiental durante su vida operativa y aún después.

5.2 DECLARACIONES DE IMPACTO AMBIENTAL

La evaluación ambiental es el procedimiento técnico y administrativo por el que se toman en consideración todos los aspectos relativos a la protección del medio ambiente que deben cumplir determinado tipo de proyectos o instalaciones en base a su potencial de impacto medioambiental.

Este procedimiento contribuye a la participación de las administraciones afectadas y del público interesado, y constituye el mejor sistema de participación pública para integrar y considerar adecuadamente sus preocupaciones ambientales.

La evaluación ambiental está incorporada, desde 1986, a la normativa española en lo que se refiere a la evaluación de impacto ambiental para proyectos y actividades específicas.

Las actuaciones de ENRESA que cuentan con Declaración de impacto ambiental son:

El almacén centralizado de residuos de baja y media actividad de El Cabril

El desmantelamiento y clausura de la Fábrica de Uranio de Andújar

El desmantelamiento de la central nuclear Vandellós I

19
19

La instalación complementaria para residuos de muy baja actividad de El Cabril

El desmantelamiento de la central nuclear José Cabrera

Los proyectos e instalaciones que obtengan una Declaración de impacto ambiental han de cumplir distintos requerimientos en su concepción y desarrollo, entre los que se incluye establecer un Plan de Vigilancia Ambiental durante su vida operativa.

5.3 PLANES DE VIGILANCIA AMBIENTAL

Las actividades pueden influir en aspectos no radiológicos del entorno, por lo que son vigiladas cuidadosamente mediante Planes de Vigilancia Ambiental. Son programas que consisten en realizar medidas in situ que verifiquen que el impacto de las actividades sobre el medio ambiente se encuentra dentro de los límites establecidos.

De este modo se toman medidas de la calidad del aire, de la calidad de las aguas subterráneas

y superficiales, de los sedimentos en ríos, etc.

y superficiales, de los sedimentos en ríos, etc. Puntos de toma de muestras en El Cabril

Puntos de toma de muestras en El Cabril y Vandellós I (Fuente: ENRESA.ES)

Los programas incluyen qué parámetros han de vigilarse, dónde se sitúan los puntos de control, cómo proceder para la toma de muestras, qué métodos de análisis utilizar y con qué frecuencia llevarlos a cabo.

La autoridad competente, los ayuntamientos, las delegaciones provinciales y las consejerías de medio ambiente de las comunidades autónomas son informados periódicamente de los resultados de las pruebas realizadas.

Como en todas las tareas de la empresa el objetivo de los planes de vigilancia ambiental es proteger el entorno y, en caso necesario, establecer las medidas correctoras.

A continuación vemos el compromiso ambiental firmado por la empresa ENRESA.

20
20

5.4 COMPROMISO AMBIENTAL DE ENRESA

ENRESA, consciente de la trascendencia que su actividad tiene para la seguridad de las personas, la protección del entorno y, en definitiva, para dar soluciones ambientales, se compromete a:

Desarrollar para la sociedad soluciones ambientales en el ámbito de los residuos radiactivos.

Integrar la gestión ambiental en la política corporativa, teniendo en cuenta criterios ambientales en sus procesos, proyectos y actividades, así como en la toma de decisiones, implantando, además, sistemas de gestión que faciliten los mecanismos de mejora continua y considerando los aspectos ambientales como un parámetro de calidad más.

Optimizar las actuaciones de control y seguimiento de posibles impactos, asegurando que se toman las medidas pertinentes de protección del entorno.

Promover la formación, sensibilización y educación ambientales, entre los empleados y colaboradores habituales considerados instrumento básico.

Involucrar a los suministradores y contratistas en el cumplimiento de nuestro compromiso ambiental, incluyendo los aspectos ambientales en el trabajo de los profesionales de la ingeniería

Difundir los objetivos y actuaciones derivadas de la política ambiental con total transparencia.

Utilizar racionalmente los recursos para contribuir al desarrollo sostenible.

Poner los medios y facilitar el camino hacia la excelencia ambiental.

Mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.

Fomentar iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental y unas buenas prácticas.

Favorecer el desarrollo y la difusión de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

Y en definitiva:

Poner todos los medios para ser reconocida como una empresa comprometida con el medio ambiente que aspira a altos estándares de civismo ambiental con el propósito de actuar de forma sostenible, posicionándose en la vanguardia de la protección del medio ambiente e intentando contribuir a ser un "ciudadano corporativo" ejemplar en los ámbitos tecnológico, social y ambiental, propiciando el bienestar social y la mejora de las condiciones de vida de nuestra sociedad.

Llevar a cabo una política de ética ambiental con independencia de los efectos que produzca, porque es bueno "per se", es lo correcto.

21
21

6.

REGULACIONES Y NORMATIVAS RELATIVAS A LA ENERGIA NUCLEAR

El Tratado EURATOM prevé el establecimiento en la Unión Europea de normas básicas uniformes dirigidas a la protección radiológica de la población y de los trabajadores frente a los riesgos que resulten de las radiaciones ionizantes. Dichas normas básicas se establecieron por primera vez en 1959 en una directiva del Consejo y han sido modificadas en repetidas ocasiones para tener en cuenta el progreso de los conocimientos científicos en materia de protección radiológica. La norma actual se recoge, como se ha indicado, en la Directiva EURATOM 96/29.

6.1 LOS COMIENZOS DE LA LEGISLACIÓN NUCLEAR ESPAÑOLA

Al comienzo de la década de los 60, los estudios y conocimientos adquiridos, permitían afianzar razonablemente que la energía nuclear podría participar, con una importancia creciente, en el abastecimiento energético, por lo que el Estado decidió crear por Decreto Ley de 22 de octubre de 1951, la Junta de Energía Nuclear (JEN).

Desde su creación, ésta proyectó su actuación como Centro Nacional de Investigación, como organismo asesor del Gobierno encargado de los problemas de seguridad y de protección contra las radiaciones ionizantes y como impulsora del desarrollo industrial.

Pirámide legislativa

En lo concerniente a la utilización pacífica de la energía nuclear y las radiaciones ionizantes, la pirámide legislativa española parte de dos leyes básicas: la Ley 25 del año 1964 sobre Energía Nuclear y la Ley 15 de 1980 de creación del Consejo de Seguridad Nuclear. La primera de dichas leyes instituye a la JEN, actualmente Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), como organismo oficial encargado de realizar, fomentar y coordinar investigaciones estudios y trabajos conducentes al desarrollo de las aplicaciones pacíficas de la energía nuclear y a la promoción de una industria nacional de materiales y equipos nucleares.

La segunda de dichas leyes deroga parte de la primera y crea el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), al que transfiere parte de las misiones anteriormente encomendadas a la JEN.

Aparte de estas dos leyes básicas, se han venido desarrollado nuevas leyes necesarias para regular el uso pacífico de la energía nuclear y las radiaciones ionizantes: la Ley 40/1994 de 30 de diciembre, de Ordenación del Sistema Eléctrico Nacional; la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, que modifica algunos artículos de la Ley de Energía Nuclear y establece el Fondo para la financiación del segundo ciclo del combustible nuclear; y la Ley 14/1999, de 4 de mayo, de Tasas y Precios Públicos por servicios prestados por el Consejo de Seguridad Nuclear.

Para el desarrollo de dichas leyes fueron dictados decretos que aprueban y dan carácter de obligado cumplimiento a otros tantos correspondientes reglamentos: el Decreto 2864 de 1968 sobre Cobertura de Riesgos Nucleares, el Decreto 1891 de 1991 sobre Instalaciones de Aparatos de Rayos X, el Decreto 2869 de 1972 con el Reglamento sobre Instalaciones

22
22

Nucleares y Radiactivas y el Real Decreto 53 de 1992 con el Reglamento sobre Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes.

A continuación se describen los aspectos fundamentales de las citadas leyes y de los

reglamentos que las desarrollan.

6.2 LEY 25/1964 SOBRE ENERGÍA NUCLEAR

Publicada en el BOE de 4 de mayo de 1964, recoge los principios fundamentales sobre el desarrollo de la energía nuclear y sobre la protección frente al riesgo de las radiaciones ionizantes. El primero de sus capítulos define los propósitos de la Ley:

a) Fomentar el desarrollo de las aplicaciones pacíficas de la energía nuclear y regular su

puesta en práctica dentro del territorio nacional

b) Proteger vida, salud y medio ambiente, frente a los peligros de la energía nuclear y

los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes

c) Regular la aplicación de los compromisos internacionales suscritos por España sobre

energía nuclear y radiaciones ionizantes.

Corresponde velar por el cumplimiento de esta Ley al Ministerio competente del Gobierno, a través de la Dirección General de la Energía con el asesoramiento y colaboración de la Junta de Energía Nuclear (hoy Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas -CIEMAT-).

6.3 LEY DE CREACIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD NUCLEAR (CSN)

En el mes de abril de 1980, las Cortes Generales aprobaron la creación del Consejo de Seguridad Nuclear, que fue sancionado por el Rey como Ley 15/1980. Esta ley deroga y modifica algunas disposiciones de la ley anterior, segregando de la Junta de Energía Nuclear, las misiones que tenía encomendadas en relación con la seguridad de las instalaciones nucleares y radiactivas, misiones que se encomiendan al nuevo ente. Éste se constituye como organismo independiente de la Administración del Estado, debiendo informar de sus

actividades y decisiones al Ministerio competente del Gobierno y, periódicamente, al Congreso

al Senado.

y

CSN deberá realizar las inspecciones y auditorías que estime necesarias para el

El

cumplimiento de su misión y se le autoriza a delegar algunas de sus funciones en las

Comunidades Autónomas.

La Ley establece las tres categorías de instalaciones radiactivas y atribuye al CSN la tramitación de expedientes para la concesión de autorizaciones que, en caso favorable, deberán ser propuestas al Ministerio competente del Gobierno. Éste requerirá para su autorización definitiva los informes correspondientes de la Comunidad Autónoma y municipios afectados, sin que la misma pueda ser denegada por razones de seguridad, cuya apreciación corresponde

al CSN.

23
23

6.4 REGLAMENTO SOBRE INSTALACIONES NUCLEARES Y RADIACTIVAS

Aprobado por Decreto 1836/1999 y publicado en el BOE de 6 de diciembre, desarrolla los principios contenidos en la ley sobre Energía Nuclear y establece la debida regulación del régimen de autorizaciones administrativas, pruebas, puesta en marcha y operación de las instalaciones, personal y documentación de las mismas, inspección y cuanto se refiere a la fabricación de equipos para la producción, manipulación de isótopos radiactivos y para la generación de radiaciones ionizantes.

Autorizaciones.

Establece el decreto las tres categorías en las que se clasifican las instalaciones radiactivas y dispone que su construcción, montaje y puesta en marcha, así como su transferencia, ampliación, traslado o modificación, precisan de la correspondiente autorización del Ministerio competente del Gobierno, previo informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear. Cuando la instalación radiactiva forme parte de una industria, el solicitante de aquélla deberá disponer de la autorización relativa a esta última.

Licencias de personal.

El personal que opere en una instalación radiactiva, o que dirija su operación deberá estar provisto de una licencia específica del Consejo de Seguridad Nuclear. Existen dos clases de licencias:

a) Licencia de Operador, que capacita, bajo la inmediata dirección de un supervisor,

para el manejo de los dispositivos de control de la instalación o la manipulación ordinaria de las sustancias radiactivas autorizadas.

b) Licencia de Supervisor, que capacita para dirigir el funcionamiento de una

instalación radiactiva y las actividades de sus operadores.

Las licencias de Operador y Supervisor serán personales e intransferibles y podrán ser únicamente aplicables a una instalación determinada por un plazo de validez de dos años. En ellas se incluirán las condiciones limitativas, que se estimen adecuadas en cada caso.

El Reglamento señala cómo, antes de la puesta en marcha y en base a la documentación presentada por el titular de la autorización, el Consejo de Seguridad Nuclear especificará el número mínimo de empleados con licencia de Operador y Supervisor afectos a la instalación; y podrá exigirse, además, la designación de un Jefe de Servicio de Protección contra las Radiaciones en las instalaciones, que por su importancia lo requieran.

Funcionamiento de las instalaciones.

El titular de la autorización viene obligado a llevar un Diario de Operaciones, numerado y sellado por el Consejo de Seguridad Nuclear, donde se refleje de forma clara y concreta toda la información referente a la operación de la instalación, fecha y hora de cada puesta en marcha, incidencias de cualquier tipo, comprobaciones, niveles de radiación, operaciones de mantenimiento, modificaciones, almacenamiento de residuos radiactivos, descarga de los

24
24

mismos al exterior, etc. Deberá figurar el nombre y firma del supervisor de servicios, anotando los correspondientes relevos y sustituciones.

El titular de la autorización de una instalación radiactiva está obligado a presentar a los órganos competentes del Gobierno y al Consejo de Seguridad Nuclear, en el primer trimestre de cada año, un Informe Anual en el que se resuma la actividad de la instalación en el año anterior y las incidencias que en ella hayan ocurrido.

6.5 REGLAMENTO SOBRE PROTECCIÓN SANITARIA CONTRA RADIACIONES IONIZANTES

Este reglamento aprobado por Real Decreto 53/1992, de 24 de enero, establece los criterios objetivos que deben fundamentar la protección radiológica, basándose en las normas dictadas por los organismos internacionales competentes. Dichos criterios señalan:

1) Que el número de personas expuestas a las radiaciones ionizantes deberá ser el menor posible.

2) Que las dosis recibidas tanto por dichas personas como por el público en general, deberán ser tan pequeñas como sea razonablemente posible, teniendo en cuenta factores sociales y económicos

3) Que las dosis personales sean inferiores a los límites que fijan las citadas normas y que recoge este reglamento.

Se establecen en él las categorías del personal profesionalmente expuesto, la clasificación de las zonas de trabajo en zonas vigiladas y controladas, así como la señalización de las mismas, los límites anuales de dosis tanto para las personas profesionalmente expuestas, como para miembros del público en general, los límites especiales para estudiantes mayores de 16 años y menores de 18 años y para mujeres en edad o en estado de procreación, los límites de incorporación anual por inhalación o ingestión, los límites admisibles en operaciones especiales planificadas y las normas de almacenamiento y evacuación de los residuos radiactivos.

Según se especifica en su capítulo primero, este reglamento es aplicable a cualquier actividad que implique un riesgo derivado de las radiaciones ionizantes y, por consiguiente, a toda clase de instalaciones nucleares y radiactivas, incluyendo específicamente los aparatos productores de dichas radiaciones. Se hallan pues comprendidas en este reglamento las instalaciones de rayos X para usos médicos, las cuales quedaban fuera del ámbito de aplicación del anterior Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas.

No obstante, al terminar y delimitar las dosis totales recibidas por cualquier persona, debidas a fuentes internas y externas de radiaciones ionizantes, el Reglamento estipula que no se incluirán las dosis debidas al fondo radiactivo natural ni las derivadas, como paciente, de exámenes o tratamientos médicos. Este Reglamento se verá afectado por la transposición de la Directiva 96/29 de EURATOM, que deberá adoptarse antes del 13 de mayo de 2000 y cuyo principal contenido y diferencias con respecto al Reglamento expuesto se detallan a continuación.

25
25

6.6 LA DIRECTIVA 96/29/EURATOM

La directiva 96/29/EURATOM por la que se establecen las normas básicas relativas a la protección sanitaria de los trabajadores y de la población contra los riesgos que resultan de las radiaciones ionizantes, fue aprobada por el Consejo el 13 de mayo de 1996 [1] y sustituye a la directiva 80/836/EURATOM de 15 de julio de 1980 [2], modificada el 3 de septiembre de 1984 [3] en la directiva 84/467/EURATOM. Esta Directiva se basa en las recomendaciones generales del ICRP, publicadas en 1991 (Publicación 60) [4]. El texto de la Directiva se estructura en diez títulos (57 artículos) y tres anexos. En el artículo 55 se establece que los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a la misma antes del 13 de mayo del 2000.

En España, el Ministerio competente del Gobierno estableció un grupo de trabajo interministerial para la transposición de la Directiva a nuestra legislación, constituido por representantes del Consejo de Seguridad Nuclear y de los Ministerios de Industria, Interior, Sanidad y Trabajo.

Como aspectos más significativos de la Directiva y principales diferencias con respecto al anterior Reglamento, se destacan los siguientes [5]:

En nuestra legislación y en particular en el vigente Reglamento de Protección Sanitaria contra las Radiaciones Ionizantes [6], se utiliza la terminología de instalaciones, nucleares y radiactivas y titular de estas instalaciones. Al comenzar a redactar el nuevo Reglamento de Protección Radiológica (RPR), de acuerdo con lo dispuesto en la nueva Directiva, se han introducido los términos práctica, en sustitución de instalaciones y actividades y titular de la práctica, en sustitución del titular de la instalación o actividad.

Con respecto al régimen de entrada/salida del sistema para prácticas, el título III de la directiva diferencia claramente el régimen de declaración y el de autorización y detalla las prácticas a las que afecta este último. También se establecen en su anexo I, los criterios radiológicos para la exención de la obligación de declaración y, en algunos casos, de autorización previa, así como para la salida del sistema (desclasificación) de sustancias radiactivas o materiales que hayan estado sometidos al control regulador.

En la Directiva, si bien se recogen los valores de exención en términos de actividad y concentración de actividad para cada radionucleido, no se dan los valores para la desclasificación, dejando libertad a los Estados miembros para establecer estos niveles.

En nuestro país, el régimen administrativo de autorización y declaración de prácticas, así como la exención y desclasificación, queda recogido en el borrador del nuevo Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR) [6] de próxima publicación y en el RD 1981/1991, de 30 de diciembre, sobre instalaciones de rayos X [7].

En España, todas las prácticas están sujetas a un régimen de autorización, a excepción de dos tipos de instalaciones que están sometidas a un régimen de declaración: las instalaciones de rayos X con fines de diagnóstico médico y las instalaciones donde se utilizan como reactivos químicos uranio o torio natural o sus compuestos en cantidades no exentas y superiores a 3Kg. En cuanto a los niveles de desclasificación, es el Ministerio competente del Gobierno, quien

26
26

deberá establecerlos en relación con la definición de residuo radiactivo a que hace referencia la disposición adicional cuarta de la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del sector eléctrico.

En lo referente al sistema de protección aplicado a prácticas, en la propuesta del nuevo Reglamento de Protección Radiológica, se establece que el promotor de una nueva clase o tipo de práctica es el responsable de justificarla ante la autoridad competente que decidirá sobre su adopción, previo informe favorable del CSN. El texto europeo introduce también el concepto de restricción de dosis asociado al principio de optimización, no sólo en el ámbito nacional, sino también en el internacional, por lo que en el borrador del RPR está sin especificar en qué casos hay que aplicar estas restricciones, los criterios para establecerlas y los valores a adoptar.

La adopción de los nuevos límites de dosis para los trabajadores expuestos, como se ha indicado anteriormente, supone reducir el límite de dosis efectiva de 50 mSv/año a 100 mSv durante un periodo de 5 años consecutivos, sujeto a una dosis efectiva máxima de 50 mSv en cualquier año. Para el público supone una reducción de 5 mSv/año a 1 mSv/año, pudiéndose permitir un valor de dosis efectiva más elevado en un único año, siempre que el promedio durante cinco años consecutivos, no sobrepase 1mSv/año. Los límites para cristalino y piel no se modifican; sin embargo, en este último caso se reduce la superficie a considerar de 100cm2 a 1cm2. Los límites a las extremidades no se modifican en el caso de los trabajadores, pero desaparecen para el público. Finalmente, se eliminan los límites a otros órganos y tejidos

Considerados individualmente. Se reduce el límite de dosis acumulada en el feto de 10 mSv a 1 mSv y se elimina el límite de dosis para mujeres en edad de procrear.

La protección operacional de los trabajadores expuestos comprende la clasificación de las zonas de trabajo y de los trabajadores expuestos, la vigilancia del lugar de trabajo, la vigilancia dosimétrica y médica, así como todas las disposiciones relacionadas con estos aspectos.

El principal cambio en las distintas disposiciones previstas en el texto de la nueva directiva, en lo concerniente a la protección de la población en situación normal, se refiere a la necesidad de estimar las dosis de forma tan realista como sea posible para el conjunto de la población y para los grupos de referencia.

El título VII dedicado al incremento significativo de la exposición debida a fuentes naturales de radiación es el más novedoso, siendo al mismo tiempo flexible y preciso. Preciso porque establece la necesidad de que cada Estado identifique aquellas actividades laborales, que puedan constituir motivo de preocupación y declare aquéllas que deban estar sujetas a control. Flexible, porque corresponde a las autoridades nacionales decidir si exigen aplicar dispositivos de vigilancia y cuándo será preciso aplicar medidas correctoras o de protección radiológica. En España, la transposición de este título es el que está planteando mayores dificultades y lleva asociada una problemática más extensa.

El tema de intervenciones (actividades humanas que evitan o reducen la exposición) no es totalmente nuevo. Sin embargo, es objeto del título IX de la directiva y presenta importantes novedades. En la directiva se exige que los Estados miembros creen uno o varios sistemas de inspección destinados a hacer cumplir las disposiciones establecidas con arreglo a la misma. En

27
27

nuestra legislación este sistema de inspección se recoge en el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas y en el Reglamento de Protección Radiológica, incluyendo en este último las actividades no incluidas en el ámbito de las instalaciones y actividades reguladas.

Por último, en el RPR se incluye también un régimen sancionador que contempla las distintas infracciones como consecuencia del incumplimiento de los preceptos contenidos en el texto de dicho reglamento.

6.7 PGRR: PLAN GENERAL DE RESIDUOS RADIACTIVOS

El Plan General de Residuos Radiactivos es el documento que recoge las estrategias y actividades a realizar en España en relación a los residuos radiactivos, el desmantelamiento de instalaciones y su estudio económico-financiero. Es aprobado por el Consejo de Ministros y se revisa y actualiza periódicamente (cada 4 años) o cuando lo requiere el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Desde la creación de ENRESA se han aprobado seis Planes Generales de Residuos Radiactivos, que han marcado las líneas de actuación y los objetivos del sistema de gestión integral de los residuos que ENRESA ha ido desarrollando e implantando. El VI Plan General de Residuos Radiactivos se basa en una propuesta que ENRESA elaboró a petición del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y fue aprobado por el Consejo de Ministros del 23 de junio de

2006.

Durante el proceso se consultó a las Comunidades Autónomas, superando por primera vez un trámite de información pública (junio de2006). Su elaboración estuvo motivada por las resoluciones de la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados que, en 2005, instaban al Gobierno a crear un nuevo Plan General de Residuos Radiactivos.

Este nuevo plan recoge los principales hitos de la empresa en la gestión de residuos radiactivos, así como las actividades que deberá afrontar en los próximos años. Incluye la puesta en marcha de un Almacén Temporal Centralizado (ATC) para el combustible irradiado y los residuos de alta actividad generados en España y el desmantelamiento de las centrales nucleares que cumplan su vida de operación.

6.8 REAL DECRETO DE CONSTITUCIÓN DE ENRESA

Mediante el Real Decreto 1522/84 de 4 de julio, el Gobierno autoriza la creación de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (ENRESA), una empresa pública e independiente de los productores de residuos, cuyas misiones básicas consisten en gestionar todo tipo de residuos radiactivos y realizar el desmantelamiento de instalaciones nucleares.

Son cometidos de ENRESA:

a) Tratar y acondicionar los residuos radiactivos

b) Buscar emplazamientos, concebir, construir y operar los centros para el almacenamiento de

residuos de baja, media y alta radiactividad

28
28

c)

Gestionar las operaciones derivadas de la clausura de las instalaciones nucleares y

radiactivas

d) Establecer sistemas para la recogida, transferencia y transporte de los residuos radiactivos

Origen y gestión de residuos radiactivos

e) Actuar en caso de emergencias nucleares, como apoyo a los servicios de Protección Civil

f) Acondicionar de forma definitiva y segura los estériles originados en la minería y en la

fabricación de concentrados

g) Asegurar la gestión a largo plazo de toda instalación que sirva como almacenamiento de

residuos

h) Efectuar los estudios técnicos y económico-financieros necesarios que tengan en cuenta los

costos diferidos derivados de la gestión de los residuos radiactivos, al objeto de establecer la política económica adecuada

i) Cualquier otra actividad necesaria para el desempeño de su objeto social

Los aspectos de sus actividades que tengan relación con la seguridad nuclear o protección radiológica son supervisados y controlados por el Consejo de Seguridad Nuclear.

El fin último de esta gestión es proteger a las personas y al medio ambiente de las radiaciones que emitan los radionucleidos contenidos en los residuos radiactivos, minimizando tanto sus potenciales efectos como los costes de esa protección a las generaciones futuras.

Referencias:

[1] Directiva 96/29/EURATOM del Consejo, de 13 de mayo de 1996, por la que se establecen las normas básicas relativas a la protección sanitaria de los trabajadores y de la población contra los riesgos resultantes de las radiaciones ionizantes (DOL 159 de 29.6.96)

[2] Directiva 80/836/EURATOM del Consejo, de 15 de julio de 1980, por la que se modifican las directivas que establecen las normas básicas relativas a la protección sanitaria de los trabajadores y de la población contra los riesgos resultantes de las radiaciones ionizantes.(DOL 246 de 17.9.80)

[3] Directiva 84/467/EURATOM del Consejo, de 3 de septiembre de 1984, por la que se modifica la Directiva 80/36/EURATOM en la que se establecen las normas básicas relativas a la protección sanitaria de los trabajadores y de la población contra los riesgos resultantes de las radiaciones ionizantes (DOL 268 de 5.11.84).

[4] ICRP-60, Recomendaciones 1990.

[5] Fuente: Seguridad Nuclear. Revista del CSN/Número 12. III Trimestre 1999. Página 27. “Transposición de la directiva de normas básicas de radioprotección”. Autores: Lourdes Lara, Mª Jesús Muñoz y José Luis Butragueño.

29
29

[6] RD 53/1992, de 24 de enero, por el que se aprueba el Reglamento sobre Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes.

[7] R.D. 1891/1991, de 30 de diciembre, sobre instalaciones de aparatos de rayos X.

30
30

7.

BIBLIOGRAFIA

Formación y Orientación Laboral. Ed. Donostiarra por José Luis Santos Duran.

“Residuos radiactivos. Seminario para profesionales de la enseñanza”. Álvarez Mir, F. Madrid, 1998.

Curso Genérico: Prevención de riesgos laborales. Grupo MGO, S.A.

http://www.energia-nuclear.net

http://www.enresa.es/

31
31