Está en la página 1de 1

Mt 7,7-12.

TODO EL QUE PIDE, RECIBE; EL QUE BUSCA, ENCUENTRA; Y AL QUE LLAMA, SE LE ABRIR Jess dijo a sus discpulos: Pidan y se les dar; busquen y encontrarn; llamen y se les abrir. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrir. Quin de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cunto ms el Padre celestial dar cosas buenas a aquellos que se las pidan! Todos los que deseen que los dems hagan por ustedes, hganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas (Mt 7,7-12).

La enseanza sobre la oracin exhorta a la PERSEVERANCIA. El sentido de la misma no es una insistencia que cansa al que se le pide. Jess advierte: Los gentiles se figuran que por su palabrera van a ser escuchados. No seis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitis antes de pedrselo (Mt 6,7-8). Es, ms bien, una insistencia en la que el orante no se cansa de seguir esperando. Significa mantener el deseo de las cosas buenas que se piden a Dios. Es decir, seguir confiando que Dios es bueno para dar, y confiar tambin que son buenas las cosas que pedimos.

An las personas ms insensibles son capaces de escuchar splicas por motivos egostas (no ser molestados). Cunto ms Dios, que es generoso! An las personas malas son buenas con sus hijos. Cunto ms Dios que es bueno! En la oracin no se trata de que Dios haga la voluntad del hombre, sino que ste llegue a descubrir la voluntad de Dios. Una voluntad que no consiste a veces en lo que nosotros deseamos, sino en que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman (Rom 8,28).