Está en la página 1de 14

CEREMONIAS TIBETANAS: EL CULTO DE LOS GUARDIANES DE LA DOCTRINA

*
RICARDO O. CANZIO.
Preliminares

El estudio de las ceremoniastibetanas en general es muy complejo y la formulación de una interpretación coherente del cuerpo de ritos que constituyenla rica liturgia lamaístaha eludido al estudiosooccidental por mucho tiempo. Esto no es una gran sorpresasi se considerano sólo l~ gran variedad de extrañasy a vecesdesconcertantes ceremoniasencontradas,sino también los problemasque confrontan al investigador en este campo. A fines del siglo pasado,pioneros como Sch1aginweit1 tuno vieron oportunidad de observarla cultura directamentey Wadde1l2 el primero en obtener información de primera mano en fue la materia. Si bien estasdescripciones parecenhoy día incompletas y a vecesdecididamenteinadecuadas,esnecesariono olvidar los obstáculoscon los que debieroncontender: carenciade textos, escasa oportunidad de atenderceremonias sobretodo, el secrey, to que tradicionalmente rodea las prácticas religiosas. Ya entrado el siglo veinte Lessingl nos presentóuna descripción de algunos de los ritos empleadosen la catedral tibetana en Pekín en el primer estudio moderno de valía. Más recientemente, Nebesky-Wojkowit~4 nos ha legado un magnífico estudio del panteón y Snellgrovc' y Beyer6 han contribuido a nuestro entendimiento de la liturgia.
.El trabajo de investigaci6n en que sebasa esteartíaJIo ha sido asistido por la British Academy y es aquí elogiosamente reconocido. I Schlaginweit E.. Buddhism in Tibet. London. 1863. 2 Waddell L. A.. Tibetan Buddhism. London. 1895. ! Lessing F.D.. Yung-ho-*.ung Stockholm. 1942. 4 Nebesky-Wojkowitz R.. Orac/esand Demons o/ Tibet. The Haguc. 1956. , Snellgrove D.L.. Buddhist Rima/aya. Oxford. 1957. 6 Beyer S..The Cu/t o/ Tara. Univenity oí California Press. 1973. 273

274

ESTUDIOS DE ASIA Y AFRICA XVI :2. 1981

Hoy día no es difícil conseguirtextos litúrgicos y el acceso a los ritos escomún,sin embargo;todavía subsisten grandesproblemas. El lenguaje encontrado en los textos es arcaico,altamente simbólico y muchasvecesobscuro.Además, en la mayoría de los casoses imposibleentenderd sentido de éstossin la asistencia de un colaboradornativo capazy ligado a la tradición oral, en razón de que la liturgia no es mera acciónritual vacía sino el sosténde un ejercicio psico-espiritual. En este artículo intento rastrear los orígenes y delinear la evoluciónde ciertasprácticaslitúrgicas encontradasen la religión lamaísta del Tibet basándomeen fuentesliterarias autóctonas,en observaciónpersonal y en conversaciones discusióncon monjes y tibetanos íntimamente conectadosa la tradición. En cuanto comenzamos examinarlos hechosde la historia a de la liturgia nos enfrentamoscon las siguientesantítesis: uniformitad versus variedad y austeridad versusriqueza ritual. Las cuestiones que demandanconsideraci6naquí son la determinanción del curso de la evoluci6n de la liturgia y cómo selleva a cabo. ¿Es la variedad de ritos que se encuentranactualmenteel resultado del desarrollo progresivo de formas más elementales que adquirieron luegomayor complejidad? ¿esel resultado la múltio de ple introducciónsimultánea variadosritos? de y en lo que se refiere a la segundacuesti6n: ¿Es la presente riquezalitúrgica una importación in tato de complejasceremonias indias o una elaboracióngradual de ritos más simples? Las fuerzasactuante en esteproceso son varias y complejas s y para arribar a una respuesta. plausible esnecesarioanalizarprimero la manera en que fue introducido el budismo en el Tíbet y las fuentes literarias mismas de la liturgia. Mi propuesta esla de que mientras que en muchasceremonias y especialmente el culto de ciertas deidadesprotectoras en existe un estrato subyacentede origen claramente prebudista,la complejidad del fen6meno ritual, como puede ser observado en nuestrosdías, esel resultadode un procesode aculturaciónde elementosbudistasindios en la muy diferenciada civilización tibetana donde ha existido un núcleo originador alrededor del cual se ha realizado un subsecuente refinamiento y acumulaci6nde nue-

CANZIO, CEREMONIAS TIBETANAS

275

vos elementos rituales que posteriormentefueron modificados debido a razones históricaso de aislamiento geográfico. El núcleo originador de ciertasprácticasrituales estuvo basado en un principio en simples ritos resultado de la experiencia mística de individuos extraordinarios: los "héroes" (dpa'-bo) capacesde subyugaruna deidad indómita (i.e. fuerzasdesconocidas e incontrolables)y obligarla a defenderla doctrina del Buda (i.e. removerlos obstáculosque obstruyenen el senderohacia la salvación y la total realización de las potencialidades humanas). Un individuo del calibre de estos "héroes" se rodeará de un círculo de discípulos y establecerá una tradición ritual basada en la re-actuaciónde esaexperienciaprístina confmada a cánonesrigurosos que no permiten una gran: desviaciónde la norma. Las fórmulas de invocación, ofrenda, etc., que constituyen el rito son transmitidas oralmente y eventualmenteson escritas y preservadas para el uso de los monasterios. Digo monasteriosporque en el lamaísmo,como una religión esencialmente monástica, el estudio, la meditación y la transmisión del conocimiento ocurrentradicionalmente dentro y a través de comunidadesmonásticas,a pesar de la existencia del asceta solitario. Sucedea vecesque a lo largo de la línea de transmisiónaparecenindividuos que ganan reputación y respeto por su santidad, erudición y desarrollo espiritual. Estos individuos, si adquieren autoridad temporal pueden llegar a introducir nuevas prácticas, reformar la tradición o poner énfasisen el culto de ciertas deidades en detrimento de otras. En otras ocasiones, durante el procesode creaciónde una tradición, con'el establecimiento un nuevo centro monástico,la lide turgia sufre modificaciones con la adición de nuevos textos o la introducción y adaptaciónde cultos regionalespreexistentes.
Fuentes

Al analizarceremonias tibetanas esposible encontrar estratos pertenecientes diversas etapas del desarrollo de11amaísmoen a Tíbet. Esto se refleja claramente en los textos 1itúrgicos donde podemosencontrartraduccionesdel sánscrito,textos originales ti-

276

ESTUDIOS DE ASIA Y AFRICA XVI:2. 1.981.

betanos,colecciones mantras y aWltextos en lenguasprákritas de en escrituratibetana. Sin embargo,la parte central de la ceremonia serefiere siemprea esaexperiencianucleara la que me he referido más arriba. Mis fuentesliterarias aquí sonlos textos dedicadosal culto de Mahakala en la Orden Sakyapa del budismo tibetan07 y un comentario por Kunga Sonam (siglo XVI) del Tratado de Música del gran erudito y santo Sakya Pandita (1182-1251). En este comentario encontramosreferenciasal origen de algunos cantos rituales en ciertos episodios de la biografía de Rinchén Zangp6 (958-1055). Más abajo veremos su relevanciacomo portador e iniciador de tradiciones litúrgicas. Por supuestoun estudio profundo necesitaríaexaminardocumentos representativosde todas las tradiciones litúrgicas, sin embargo, para manteneresteartículo dentro de proporcionesmanejables me he limitado al examende las fuentes citadas. En estemomento esimportante decir unaspalabrasacercade la manera en que fue introducido el budismo en el Tíbet. Hoy en día tendemosa ver el Tíbet como una tierra donde una forma extraña de budismo subsiste(por lo menoshastamediadosde siglo) en una civilizaci6n aislada; pero alrededor del siglo VII cuando Tíbet era una importante potencia política en el Asia central el budismo no fue precisamente bienvenido a pesarde que los países vecinos eran.ya fieles sostenesde la religi6n de Gautama.
7 Existen varios textos rituales y colecciones de cantos (dbyallf}-yigJ usados en el allto de Mahak~a y su cortejo de divinidades acompañantes. En este estudio me he referido a dos textos reimpresos de bl"oquesde madera recientemente en India y probablemente accesibles en bibliotecas europeas y norteamericanas. El primero es una compilación de textos rituales de varios autores y épocas, utilizados en d allto de Mahak¡í!a con el ampuloso título que traducido diría: "Le(turas para las o[mláas, expiarionesy loas de los guardiallts de la do(trina de la Orden Sak;¡apa,in(luyendo las (eremonias graduales de visuali7¿rión de Mab¡*.¡la y Vajra*.ila titulado La Nube de Ofrendas que (ompla(e a los Guardianes, Torbellino de Feli(idaá de la Auspiriosa Joya de los Deseos" (rje-btsum sa-sk;¡a-pa b*.a'-srung rnam fa (boá-gtor dallg bas*.allg-ba bstod-pa ri;¡as par bya-ba'i rim-pa bdag-sk;¡edpbur-(buIIg b(as nag 'gros b*.lag (bog dam-(all dgyes-pa'i m(bod Sprill 'dad dgu'icdpag-bsam bk;ra-sbis IIor-hII'i dga'-'*.byil). El segundo texto es una colecci6n de cantos rituales editada por Sonam Wangpo (ljj9-1621) conocida como El Grall Tambor de Brabmá. Yo he trabajado con fa,tocopias de los textos usados en la comunidad Sakyapa de Dehradun, India.

CANZIO: CEREMONIAS TIBETANAS

277

El budismo habíaprogresadomucho en difusi6n y desarrollo doctrinal desde su promulgación en el siglo V a.C. en el valle del Ganges y había penetrado a China a través de monjes viajeros y eruditos peregrinos. Su expansión en Corea y Japón se hizo vía China y directamentedesde India, Ceilán, Indochina y las islas del sudesteasiático. N epal, debido a su posición geográfica recibió muy temprano el impacto de la nueva religión y cuando Tíbet decidió adoptarlas,la doctrina Mahayana y las prácticastántricasya estabanfirmemente establecidasen la India del norte. Al principio cautelosamente, pero luego con renovado celo, los tibetanos se embarcaronen la gigantescatarea de adoptar la nueva religión, de traducir en casi su totalidad el cuerpo literario budista y de importar y adaptaruna plétora de prácticasrituales. Durante el período de absorciónde estasnuevasideasreligiosas(desde el siglo VIII al XII) un ejército de peregrinos tibetanos visitó regularmentelos grandes centros de conocimiento budista no sólo enlo que hoyes Bihar, sino también en Cachemira, un gran foco de enseñanzas espirituales en aquella época. De estamanerala tradición de los traductores (lo-tsa-va)fue establecida. Estos individuos, mezclade estudiososy devotos entusiastas, trabajando en colaboración con maestrosindios realizaron la inmensatarea de llevar la doctrina de la iluminación al Tíbet. Rinchén Zangpó, la gran figura de su siglo, fue uno de los traductoresde mayor importancia en la propagación del budismo enTíbet. Bajo el patrocinio del rey del Tíbet occídentaltradujo y comisionó la traducción de innumerablessútras,tantras y sus comentarios; fundó monasterios,instituyó tradiciones rituales e invitó, especíalmente desdelas regiones fronterizas de Cachemira, Kulu y Gilgit, maestrosindios a enseñar doctrina y artesanos la a ornamentar los templos.
Las divinidades protectoras

Sin embargola tarea de introducción del budismo no fue políticamente sencilla.La nueva religión encontró una oposicióndeterminada en los sacerdotesdel Bon (la antigua religión autócto-

278

ESTUDIOS DE ASIA Y AFRICA XVI:2. .1981

na) y en los interesescreadosde los señoresfeudalesque los protegían. En esteprimer período-entró en coexistenciacon el régimen establecido aprovechandola oportunidad que brindaba la existenciade un terreno comúnentre algunosde los ritos budistas más mundanos(como la. propiciación de deidadespara obtener poder sobre los enemigos,prosperidad, etc.) y ciertas prácticas prebudistasde naturalezasimilar. Parte de estaherencia cultural y religiosa se tradujo a nivel popular en el culto de las ferocesdeidadesprotectoras de la religión. (La adoración de Mahakala y su consorte Kálí eran cultos bien establecidosen India, ademásla idea de protectores espiritualestiene también paralelosen otras culturas*). Lo que especuliar en Tíbet esla manera con que las divinidades locales fueron incorporadasal panteónbudista y el gran énfasispuesto en suculto a posteriori.La clásicahistoria del semimítico personajePadmasambhava ejemplifica esteproceso. Se dice que este gran tántrico indio pasó mucho tiempo en Tíbet subyugandoestasdeidades hostiles locales con el poder de su magia, luego reinstalándolasde nuevo en el poder, muchasvecescomo parte del cortejo de divinidades mayores,con la condición de que protegieran de susenemigosa la religión. Esto tuvo no sólo el efecto social de contribuir a la incorporación de esasdeidadesen la nueva religión, facilitando su difusión,sino quedio al culto de los protectores de la doctrina un nuevo impulso. En general el término utilizado por los tibetanos para referirse a los protectores del dharma eschos-skYong, traduce dharque mapala del sánscrito; otros apelativos usuales son (hstan srungma)"guardianesde la doctrina" y (tam-can)"atado por una promesa". Este último concepto es de gran interés pues se refiere principalmentea divinidades originalmenteno budistasque posteriormente pasarona formar parte del sistema. El culto de los guardianesde la religión representade manera altamentesimbólica el juego de fuerzasque ocurre en el individuo
.Aunque la idea de protectores espirituales encuentre paralelos otrasculturas. en la adoraciónde Mah1ká1a su consorte y Km erancultosbastanteconsolidados la In~ en dia.

CANZIO: CEREMONIAS TIBETANAS

m

dedicado a la rigurosa tarea de obtener desarrollo espiritual. Proteger la doctrina de susadversarioses proteger al que la practica de los obstáculosque crean la falta de concentración y determinación, así como de la tentación mundana. Durante los estadios. preliminaresde su práctica el discípulo recibela iniciación en el culto de un protector particular, haciendo votos de obediencia a las reglas de disciplina monástica,la promesa del bodhisattva, etc.; a su vez la deidad es "atada por la promesa" de ayudar al iniciado. La significación psicológica de esto esque el iniciado trata de manerasimbólica de hacer un pacto con las fuerzasactuante dentro de sí mismo: si él se adhiere a s las reglasde disciplina, los impedimentosa sumeditación (y de allí su desarrollo espiritual) no aparecerán. Ahora bien, conscienteo inconscientemente discípulo pueel de fallar en mantener su parte en el acuerdo y por esta razón el "pacto" debe ser renovado periódicamente.Esto se realiza en las ceremonias expiación (bs.+:ang-gso) de dedicadasa los guardianes de la religión, donde el iniciado debe enmendar su conducta y purgar sus accioneserradas. Análisis de la liturgia Es fácil ver que las ceremoniasdel budismo tibetano constituyen un material de gran interés no s6lo para el antrop6logo y el estudiosode las religiones sino también para el historiador y el psicólogo. Al comenzara examinar la liturgia es necesario considerar tres aspectós niveles: los tatos, las acciones o rituales y el canto y la música.Naturalmente esta separaci6n tiene por objeto facilitar nuestro análisis; en la práctica estos aspectosestáníntimamente relacionadosentre sí y la liturgia constituye un todo indivisible. Al considerarlos textos desdeel punto de Vistaliterario debemos tener en cuentatres estratos:primero, tenemostextos enprosa constituidos mayormente por plegarias y mantras. Estos son simplementeleídos rápidaniente por la comunidad monástica en tono normal, cada individuo a su propio paso. Luego, tenemos textos poéticos en varios metros de versificaci6n. Existe un elabo-

280

ESTUDIOS DE ASIA y AFRICA x;vI:2, 1981

rado sistemade fórmulas de entonación en la ejecuciónde estos textos,reminiscenteen conceptoa la salmodiapero muy diferente por cierto, en estilo. Finalmente,tenemosque ciertos textos versificados son sometidos a un procedimiento de composición que consiste en el agregado .desílabas sin sentido y el uso de 'tipos melódicos'; esto es acompañado por tambores,platillos y otros instrumentos musicales. Las acciones ritualesestánrelacionadascon los textos, pero en algunoscasosla acciónmisma esla razón de ser de una determinada parte de la ceremoniay en estoscasosel texto essecundario y adjunto a la acción ritual. Por ejemplo, durante el proceso de purificación dellocus de la ceremonia y los implementos rituales, el propiciante haceflamear un trozo de tela negra con el objeto de ahuyentar a los espíritus malignos que puedan rondar el lugar. Este tipo de acciónpareceserde origen aut6ctono, pero en otros casos,por ejemplo, en el uso de g~stos (mudras) simbolizandovarias ofrendaso todo el universo, el origen indio del rito estáclaramente determinado. Así, examinando textos, accionesrituales y referenciashistóricos esposible detectarla procedenciade los varios estratosde la lirux:giay, de allí, establecer desarrollo evolutivo y clarificar el su sentido de estasceremonias (admirables ejemplosde sincretismo) que no parecenconformarse a los modelos del budismo clásico. Pasemosahora a considerarbrevementela estructura de una ceremonia de expiación típica. En este caso es una dedicada a Mahakala, el Gran Dios Negro en su manifestacióncomo el protector de la Tienda 8de acuerdo con los ritos de la orden Sakyapa del budismo tibetano. Un estudio detallado de esta ceremonia seha hecho en otra parte) 'Y aquí me limito a una concisadescripci6n de sus partes.
8 El prot~ctor d~ la Ti~nda (gu, gyi mgon-po) ~s una d~ las innurn~rabl~s manif~stacion~s d~ Mah1klla, la bi~n conocida d~idad d~ orig~n indio, aqul adaptada para prot~g~r las ti~ndas d~ campaña. Estas son una d~ las formas d~ habitación más comun~s ~sp~cialm~nt~ con los nómadas d~ las r~gion~s d~1 nort~ d~ Ti~. 9 Véas~ Canzio R.O., Sai)a Palláita's 'Trratist 01J Musi(' allá its "ltllana to prtSt1ltda) Tibttan litu,gy. T~sis doctoral, School of Ori~ntal and African StUdi~s. London,

1978.

CEREMONIAS TIBETANAS

281

La ceremoniaestádividida en una parte preliminar, una parte central y la conclusión,es decir, existe una simetría evidente y esto es una característicade las ceremoniascuyo orden ritual ha sido organizadomásrecientemente. simetría no existe en ritos Tal más primitivos y es claramenteuna construccióna posteriorirealizada de acuerdoa ciertas normas de composiciónde la litUrgia. La parte de los preliminaresestá constituida por la Bendición de los Implementos Rituales y la Purificación de las Ofrendas (sk.ang-gso byin-slab) realizadamediantela recitación de mantras especiales. Aquí los diversosimplem¿ntosy ofrendasusados, tales como la copa hechade una calaverahumana,incienso,carne,sangre, etc., son enumeradosy purificados. El texto es en prosa y simplementeleído con el acompañamientode caracolesde mar. Esta secciónpareceseruna adición posterior al orden original de la ceremonia,a pesarde que los mantras son dichos en sánscrito, 10 que indicará su antigüedad.. La parte central de la ceremoniaes introducida por un largo trozo de músicainstrumental de origen claramenteautóctono. La deidad es invitada mentalmente a residir en el mandála previamentepreparado.Esto ocurre durante la Invocación(spyen-' dren). Luego, las varias substanciasapropiadas que constituyen las Ofrendas (mchod-pa)son ofrecidas al protector y su cortejo. En la Invocaciónencontramos textos cantados,de origen antiguo, y en las ofrendas abundante recitación frecuentemente interrumpida por accionesrituales. En estasdos secciones textos los parecentener un caráctermixto; en parte traducidos del sánscrito y en parte adicionestardías; esto podrá dilucidarse sólo con un estudio comparativo de los originales sánscritos. Luego, el protector es"encomendadoa hacer su trabajo" (phrinlas 'chal-ha),esto es,la tarea que sele ha encargado,tal como destruir a los enemigosde la religión, traer prosperidad, poder, etc. En esta secciónencontramostrozos compuestospor el mencionado Sakya Pandita y por Knuga &ingpo quien fue su abuelo y predecesoren la línea de los Sakya; esclaro entoncesque ésta es una seccióncuya cronología puede serdeterminada con exactitud. Los pasossiguientessonla Confesión (gshag-pa) donde decla-

CANZIO,

282

ESTUDIOS DE ASIA Y AFRICA XVI:2. 1981

rando susacciones erradasel iniciado intenta evitar los efectosdel karma, y la Propiciación (bskang-ba) donde a la deidad protecto-ra sele ofreceránalimentosy pasteles propiciatorios (gtor-ma) hechosde harina de cebadacocida {tsam-pa}. Luego de esto el protector es exhortado a realizar su tarea de protección. Arribamos entoncesa las loas {stod-pa}parte fundamental de la ceremoniaporque ellas son lo que mueve al protector. En estecasolas loas estánbasadasen un texto original por el indio Vararuci y el elaboradocanto es atribuido a Rinchén Zangpó. El origen de estetrozo llamado el CantoFero,de la Tigresaserádescrito más abajo. En la conclusiónde la ceremoniaencontramosEl CantoAdamantino {rdo-rje glu} un canto de dicha y regocijo en prákrito (apabhramsa) seguidode los Versos BuenaFortuna {bkra-shis}y de las plegariasfmales {smon-lam}. A pesarde esta precipitada decripción esposible captar la diversidad de estratosencontradosen el análisisde una ceremonia. Sin embargo, el rito en sutotalidad presenta,si no unidad estilística, una notable unidad orgánica perfectamenteadaptada a su función religioso-psicológica. Para ilustrar el punto central de mi proposiciónpermítaseme finalmente presentarla traducción de ciet:tasanécdotasque aparecen en la biografía de Rinchén Zangpó.1O verosimilitud históLa rica de estasanécdotas esenteramente no relevante; lo que interesa aquí es detectar la actitud del tibetano en aquellos primeros tiempos de introducción del budismo e iluminar los orígenesde las tradiciones litúrgicas.
El Gran Traductor Rinchén Zangp6 había ido ala India bajo los auspicios del rey del Tíbet Occidental. Habiendo aprendido mucho del dharma, cuando estabapor regresarle dijo a su maestro Shaddha (sánscrito: Sraa'Jba*aravarnam): -Debe usted asignarme un guardián especial de la doctrina. -Prepara un circulo de ofrendas en la capilla de Mahakala, cerca de la

10 Exist~n varias rec~nsion~s la biografía d~ RinchénZangp6; en cstt caso d~ h~mostomado las historiasaquí traducidasd~l com~ntariod~l Tratado d~ Música m~ncionado las fu~nt~s.dond~ apar~c~n ~n citadascomo r~l~ant~s a la historia d~ la liturgia.

CANZIO, CEREMONIAS TIBETANAS puerta ~orte de Bodhgaya. Luego repite tres estrofas de los versos de loa que comienzan así: "Hum sring-po'i ~ugs k;yi gdugpa can..." y espera hasta que aparezca un augurio. Cuando esto suceda te daré las instrucciones orales -contest6 el maestro. Rinchén Zangp6 hizo como le indic6 pero ningún augurio apareci6. Le comunic6 esto a su maestro quien replicó: -Canta tus loas con dulzura. Rinchén Zangpó obedeci6 y al alba del séptimo día se le apareci6 en sueños un hombre negro (parte del cortejo de Mahakala) quien le dijo: -Ve al cementerio al sudoeste de Bodhgaya y canta tus loas imitando el 'terrible rugido'. Rinchén Zangpó fue allí, prepar6 las ofrendas y comenzó a orar (no ha~ biendo entendido completamente el sentido de su sueño). Al cabo de un rato tuvo una visi6n en la que aparecieron dos tigres cayendo sobre un cadáver. Entonces él comprendi6 que el sonido de los tigres devorando el cadáver era el 'terrible rugido'. Retornando a la capilla de Mahikala cant6 sus loas imitando con su voz el rugido de un tigre feroz devorando un cadáver. De esta manera es como la loa llamada El Canto Fero\.de la Tigresa fue compuesta. A la noche del tercer día Rinchén Zangp6 vio una manifestaci6n de Mahákála, el que abarca todo el universo, en la forma de un enano con una daga d~ sacrificio en una mano y una calavera en la otra y con un ga1Jt¡ii sostenido en sus braz<:is.ll Miríadas de visiones contemplativas que le causaron gran dicha aparecieron en su campo de consciencia y así pennaneció en profunda meditación hasta la mañana del tercer día. Cuando emergió de este estado, Mahakala mismo se le apareció diciéndole: -Escucha. Tu y yo iremos juntos al Tíbet a proteger la doctrina. Luego de esto Rinchén Zangpó habiendo contemplado el majestuoso movimiento de la deidad, compuso un canto con las loas escritas por Vararuci que luego vino a conocerse como El Canto del Majestuoso Contoneo de Mah3*.3Ia. Se dice que desde aquel momento el Gran Traductor tuvo una visión ininterrumpida del proteCtor de la doctrina.12 En otra oportunidad el maestro le dijo: -Ahora haz lo mismo (que has hecho con Mahakala) con respeCto a Lhamo (sánscrito: Kali). Rinchén Zangpó hizo así y en sueños una mujer negra se le apareci6 y le dijo: -Vea la torrezuela del gran templo de Bodhgaya e invoca a la diosa 11 Esta es la forma iconográfica clásica de gur gyi mgon-po, El Protector de la Tienda. El gatJ4i (del sánscrito: ghanta+campana) es un implemento ritual sonoro de madera usado en los monasterios tibetanos para llamar a los monjes a la ceremonia quincenal de confesión y es un símbolo de la disciplina monástica. 12 Los tibetanos afirman que un tántrico de gran habilidad es capaz de 'obtener' la deidad meditacional (Iha sgrub-pa), a traves del poder de la voz. Este poder se manifiesta de dos maneras; uno podrá ver la deidad cuando desee y también podrá asumir la identidad de la deidad misma y de allí su poder, como resultado fmal de sus prácticas tántricas.

284

ESTUDIOS DE ASIA y AFRICA XVI:2. 1981

imitando con tu voz el sonido del soplido del viento. Luego canta alternando estesonido con el sonido del vaivén de las ramas del árbol pasbaru que crece en el sendero ambulatorio que rodea Bodhgaya. Entonando así por un día entero las loas llamadas El Invencible (mi-pbam), Rinchén Zangpó obtuvo una visión de la diosa Kmi. Después de esto Shadda le dio las instrucciones orales prometidas y d Gran Traductor panió pira su país. Sc dice que en cuanto la imagen del protector arribó a la Tierra de las Nieves menguó el poder de los enemigos de la religión. Otra vez en la frontera Indo- Tibetana. Rinchm Zangpó viendo en el movimiento de las olas de un gran río la imagen de Lhamo ruzo una ofrenda de candiles y cantó la invocación y loa a la diosa. Este canto es hoy llamado La Ofrenda de Lámparas de Aceite (til-marma). La aparición tenía un doble aspecto; feroz y sereno. Cuandó d, Gran Traductor fue a cruzar el río hacia Tíbet los genios acuáticos (sánscrito: naga)le robaron el libro de loas y lo tiraron al agua. Después de este acontecimiento. Lhamo no apareció por un tiempo en el templo dorado del monasterio de Tholing. Más tarde. cuando Rinchén Zangpo la estabainvocando. ella apareci6 y le dio sólo una estrofa de aquellibro de loas. diciéndole: --No tuve tiempo de venir hasta ahora porque las dulcesloas de los nagasme distrajeron. Luego. el Gran Traductor enton6 repetidamente esa estrofa con una voz que era dulce como una flauta. Se dice que entonces Lhamo regresó pronto a Tholing.

El objeto de estashistorias esilustrativo y educativo: mostrarnos las vicisitudes en la carrera de un gran héroe espiritual. Al mismo tiempo. inadvertidamente.nos permiten atisbar en la mentalidad del místico y en la weltangschauung la cultura ala que de perteneció. El senderohacia la realizaciónno es fácil ni directo y aun el proceso final de adquisiciónde poderessupranormalesno es de ninguna maneraclaro. La visión directa de la deidad no esobtenida en primera instancia sino luego de sueñosy visionesque deben ser primero interpretadas,asimiladas e internalizadas. Para poder obtener la visión y comando sobre las fuerzasque ella representase deben recorrer rutas no demarcadas,con sólo alusióny vagassugerencias como guía. A cada paso, toda p~queña insinuacióndebe serinterpretada y la verdaderaguía es el propio entendimiento y la intuición ganada con años de ardua dedicación a ~aterias espirituales. La visión de Mahakala no le es dada a Rinchén Zangpó sin extenuante labor. 1Ja mera recitación de los versosque catalizarán la experienciano c:ssuficiente,esnecesarioadoptar la actitud co-

CANZIO: CEREMONIAS TIBETANAS

285

rrecta y llevar a cabolas acciones rituales apropiadas(en estecaso entonar los versos imitando el rugido del tigre, etc.) Pero aún esta acciónritual no está claramentedefinida. Interpretando sueñosy escuchando voces del inconscientenuestro las héroe paso a paso descubrenuevasprofundidades en los insondables abismosdel espíritu. Y es esto 10que 10hacehéroe espiritual e iniciador de tradiciones rituales. Sus continuadores son institucionalizadoresde los simples ritos establecidospor el fundador. El objeto básico de la ceremoniatibetana apareceahora más claramente.A través de un largo procesode concentración,meditación y oración esposible tener accesoa la experienciamística. Pero esta,no esun fin en sí misma sino que esadjunta al objetivo final (al menos en estetipo de ceremonia)de adquirir poder, de 'obtener' la deidad. Así arribamosa la conclusiónde que estasexperienciaspueden serconsideradas como la culminación del procesode obtener dominio sobre las fuerzas desconocidasdel inconscientesimbólicamente exteriorizadas en la visión. Fuerzasque pueden ser poseídas sólo por un individuo que ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la práctica psico-espiritual bajo la guía experta de un maestro calificado; por uno dotado de altas cualidadesmorales, c~pazde estricta autodiscip1ina de invocar el poder de la p1egay
nao

Sólo alguien así capacitado, podrá llevar a cabo con éxito el ideal del bodhisattva, concepto central de la religión d~ la iluminación, ideal que implica sacrificio y renunciaciónde los intereses indiTiduales por el ben~ficio de todos los seresvivientes y que comprendela idea del hombre universahn~nt~comp~tente,capaz de alcanzarlas cimas más altas dadas a la humanidad. Conclusión El análisislitúrgico y el rastreo histórico del culto de los guardianesde la doctrina que hemosrealizado ilustran con claridad el origen del núcleo inicial de ceremoniasde este tipo. Dado el modo de introducción del budismo en Tfbet esposible generalizar

286

ESTUDIOS DE ASIA y AFRICA XVI:2. 1981

(con precaución) nuestroshallazgosa otras variedadesde ceremonias. En general,los textos traducidos del sánscritoson hoy día entonados de una manera muy peculiar que no tiene paral~losen la antigua cultura india. Los tibetanos atribuyen muchos de estos cantos a personajes como Rinchén Zangpó. Pero no debemosolvidar qu~ los traductores fueron portadores más que iniciadores de una tradición, Rinchén Zangpó seincorporó a una larga línea d~ maestrosindios y sus experiencias sonparte de una tradición establecida.Sin ~mbargo, estetipo de experiencia pesarde suuniversalidad semanifiesta de una manea ra profundamentepersonal y esinfluenciada por los anteced~ntes culturales del traductor. Así, en el proceso posterior de elaboración y adaptaciónde estasexperiencias, "tibetanidad" de Rin. la chénZangpó no tuvo otra alternativa que apareceren primer plano, otorgando a la tradición posterior su carácter peculiar. Luego ha existido un procesode ampliaci6n y posterior sistematizaciónde estasprácticas,que habiéndoseoriginado en simples ritos, creci~ron con la adici6n d~ el~m~ntoslocales. Volviendo a la dicotomía enunciada al principio, es posible concluir qu~la pr~sent~ vari~dad litúrgica ~s~l resultado de múltiple introducción d~ ritos desd~variadas fu~ntes en la India occidental y el V all~ d~l Ganges.Nunca existi6 una uniformidad original porque las fuent~s mismas estabanya diferenciadas con la asimilación de deidades hindúes ~n ~l budismo. La riqueza litúrgica actual ~s decididam~nteuna ~laboraci6n de cierta simplezao aust~ridadinicial ~n los rituales. Vemos que ciertamente existe una tend~ncia hacia una mayor complejidad, inducida por los varios factores individuales y culturales qu~ hemos examinado. A partir de la investigaciónde fuent~saut6ctonas, hemosindagado en el carácterde tendenciasencontradasen las ceremonias tibetanas. Sin duda analizando con más detalle las variedadesdel rito en otras órdenesdel lamaísmoseráposible arribar a una formulaciónliturgiológica más estricta,dela que hemosesbozadoen el curso de esta exposición.Mientras tanto nuestrasconclusiones parecen apuntar en la dirección correcta.