FORMAS DE PRESUPUESTAR

Existen varias formas de presupuestar: POR HORA: en esta forma de presupuestar un trabajo, lo que se cobra al cliente son las horas de trabajo. Esta forma de presupuestar no es muy común en México, pues aquí se acostumbra el pago por proyecto o un sueldo fijo semanal, quincenal o mensual. Una ventaja del cobro por hora, es que ese mismo presupuesto puede ser utilizable en otros proyectos. Cuando se presupuesta por hora, el cliente sabe cuánto dinero estará pagando por hora de trabajo, pero no conoce a ciencia cierta cuanto será el costo total del proyecto realizado. Al realizar un presupuesto de este tipo, es recomendable realizar un contrato por escrito, para evitar malos entendidos y problemas a futuro. El hecho de que el diseñador conozca el cobro que debe tener por una hora de trabajo, no significa que necesariamente tenga que presentar al cliente un presupuesto de esta manera, sino que puede usarlo como base para presupuestar por proyecto u otra forma de presupuestar. En esta forma de presupuestar, es importante presentar avances al cliente, para que este vea que si se está trabajando en su proyecto POR PROYECTO: esta forma de presupuestar es la más común en México en cuanto al diseño gráfico, en este tipo de presupuesto, la responsabilidad del diseñador y del cliente termina cuando se concluya el trabajo. Para hacer un cálculo del costo, se tiene que tomar en cuenta todas las fases de desarrollo y el estimado del tiempo que se invertirá, sumado a esto, el costo por hora de trabajo del diseñador se podrá integrar un precio. Estos presupuestos se elaboran para cada proyecto, teniendo como ventaja para el cliente que conocerá el monto total del proyecto y qué es lo que va a recibir. POR IGUALA: con este tipo de presupuesto, el cliente sabrá cuánto pagará en total por el trabajo, aunque sólo tendrá un estimado del trabajo que irá recibiendo. El diseñador cuenta con un ingreso constante. En este tipo de presupuesto se recomienda hacer un contrato que puede ser revisado y ajustado periódicamente. Es recomendable entregar avances del trabajo al cliente, esto para justificar el tiempo contratado. POR USO: esta forma es poco común de usarse, no se vende el diseño sino los derechos del diseño para ciertos usos específicos. El precio base de venta del diseño se puede calcular en función del costo/hora o costo/proyecto, adaptándolo a los diferentes usos que se permitirán. El tiempo de utilización y formas de exclusividad también se toman en cuenta para determinar el costo. POR REGALÍAS: es una manera de fijar el precio del diseño en relación con su éxito en el mercado, ya que el cobro es un porcentaje del precio de distribución y venta. Es una forma de asociación entre el cliente y el diseñador, ya que los resultados y riesgos son compartidos. El dinero para el pago del diseño sale directamente de la venta del producto. La ventaja es que si el producto tiene éxito, se tendrán ingresos mayores al costo total real del proyecto, aunque la desventaja es que si no funciona, el diseñador difícilmente obtendrá ganancias e incluso el pago del trabajo realizado. POR CONSULTA: es una variante del cobro por hora, no se cobra por la realización de un diseño, sino por una asesoría. El costo se obtiene a partir del costo de la hora de trabajo, al que se le puede sumar tiempo y costo de desplazamiento, y la responsabilidad y coordinación en la compra de los materiales y servicios inherentes a la consulta. Itzel Estavriani Meraz Mercado