LA INICIACION CRISTIANA EL DOMINGO “IN VICESIMA”

EN LA LITURGIA HISPANICA:

Gabriel Ramis

191

Tomado de: Psallendum Miscellanea di studi in onore del Prof. Jordi Pinell i Pons, osb A cura di Ildebrando Scicolone osb

Roma 1992

191

LA INICIACION CRISTIANA EN LA LITURGIA HISPANICA: EL DOMINGO «IN VICESIMA)}
GABRlEL RAMIS

Los primeros ritos catecumenales que se celebraban en la cuaresma de la liturgia hispánica y de los que tenemos constancia en las fuentes, tenian lugar el domingo in vicesima, llamado también in mediante l. El Antifonario de León es el único testimonio litúrgico de estas celebraciones catecumenales en la mitad de la Cuaresma 2. Pero las rúbricas del AL acerca del desarrollo de los ritos catecumenales en este domingo, suscitan una problemática que afecta no solo a la composición estructural del manuscrito, sino también a la comprensión del desarrollo de las celebraciones catecumenales a lo largo de la Cuaresma. Nuestro objetivo es intentar una aproximación a esta problemática proponiendo algunos principios de solución. Esperamos poder ofrecer un estudio completo de la iniciación cristiana en la liturgia hispánica, no sólo a nivel estructural, sino también a nivel de contenidos. Dividiremos este trabajo en quatro capítulos. En el primero describiremos el conjunto de los ritos catecumenales que según el AL se celebraban en este domingo, justo en la mitad de la Cuaresma; en el segundo capítulo analizaremos los datos
1 Este domingo que marca la mitad de la Cuaresma es llamado en las fuentes de las dos maneras indistintamente. Llamándolo «in mediante», se hace alusión al evangelio de la misa que empieza con la frase: mediante die [esto (Jn 7,14) (cfr. Liber Commicus 283). En cambio, llamándolo" in vicesima}) se subraya la división cronológica de la Cuaresma. 2 Antifonario de León. Cod 8 de la Biblioteca Catedral de León; ed. L BROU - J. VIVES, Antifonario Visigótico Mozárabe de la Catedral de León =: Monumenta Hispaniae Sacra. Serie Litúrgica 5,1 (Barcelona-Madrid 1959). De ahora en adelante citaremos esta fuente con la sigla AL.

190

Gabriel Ramis

de los Padres y de los Concilios hispánicos sobre el catecumenado como elementos que nos ayuden a explicar, si es posible, los problemas que suscita el AL; en el tercero, heremos una breve aproximación a otras liturgias occidentales; finalmente, en el capítulo cuarto, formularemos una hipótesis de solución, lo más coherente y real posible.

I. LAS RUBRICAS DEL ANTIFONARIO DE LEaN

Los ritos catecunales descritos por el AL y que tienen lugar en el domingo in vicesima se pueden dividir en dos secciones;
a) una primera sección integrada por los ritos de inscripción para el bautismo, que lógicamente se celebraba en la vigilia pascual.

b) una segunda sección constituida por unos ritos que se celebran con los que se encuentran en la última etapa del catecumenado.

La primera de estas dos secciones está precedida por unas rúbricas que le sirven de introducción: el aviso para inscribirse al bautismo. La segunda sección va seguida por otras rúbricas que ordenan la repetición diaria Ca tercia y a nona) de las celebraciones descritas hasta el domingo de Ramos. Hay que advertir que estos primeros ritos catecumenales tienen lugar en la celebración eucarística del domingo. Los de la primera sección después de la lectura del evangelio: quum perlectum fuerit evangelium 3; los de la segunda después de cantado el sacrificium, o sea, antes de empezar lo que hoy llamaríamos Iitúrgia eucarística 4.

1. Anuncio para la inscripción al bautismo
El sábado que precede al domingo in vicesima, después de la misa que se ha celebrado por la mañana, el Obispo manda anunciar por toda la ciudad que quienes tengan niños para
3
4

AL 203 (Citarnos siempre la página de la edición). AL 204.

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

191

bautizar los lleven a la celebración de la eucaristía del domingo para inscribirlos para el bautismo y celebrar los primeros ritos catecumenales 5.

2. Ritos de inscripción
El conjunto de los ritos de inscripción para el bautismo consta de las siguientes partes: a) inscripción para el bautismo; b) exorcismos; c) signación; d) imposición de manos; y e) signación hecha por el Obispo.
a) Inscripción

Leído el evangelio, tres diáconos, dicen cada uno de ellos una monición invitando a inscribirse para el bautismo 6. Proclamadas estas tres moniciones o invitaciones, el Obispo lee el sermón Horno ille quem Dominus 7. Acabada la lectura del
5 Finita missa die sabbato ad tertiam, iste ordo est obserbandum. Dirigit episcopus precones per dvitatem ut omnes qui habent infantulos babtizaturos ad Pascha crastina ad missam adducant eos ad eclesiam ad manus impositionis. Sicque commonent omnem civitatem ut qui certe babtizaturi enmt missa mediantis festi diem eos presentes in eclesiam celebrentur (AL 200). Die sabbato in Vicesima ora prima preco datur in dvitate ut quiquumque non babtizatos infantes habent die dominico ante missam ad eclesiam eos deportent (AL 203). 6 Item in eodem dominico et in sequenti post Vicesima quum per~ lectum fuerit evangelium adnuntiant diacones hos tres versos dicentes voces preconias. Accedens primus didt: Si quis initiari querit sacramentum sancte fidei, det nomen. Secundus vero veniens didt: Si quis ad vitam etemam desiderat, det nomen. Tertius vero dicit: Si quis vult ad Pascha babtizari, det nomen (AL 203). Estas tres invitaciones para la inscripción al bautismo se encuentran también reproducidas en el sacramentario de Fulda. Cfr. G. RICHTER - A. SCHONFELDER, Sacramentarium Fuldense saeculi X, (Fulda 1912) 330. 7 Is dictis, legitur senno tantum: Homo ille quem Dominus, quia in sequenti dominico de Lazaro legitur sermo (AL 203). El AL solamente da el incipit del sermón. Morin en las Homiliae Toletanae editadas en Anec~ dota Maredsolana 1 (1893) del códice del Brit. Mus. Addit 30853, publica también solamente los incipit. La edición íntegra del sennón se encuentra en G. PRADO, Textos inéditos de la liturgia mozárabe, (Madrid 1926) 20-23. El mismo Prado advierte que este sermón se encuentra en el sacramentario de Fulda (cfr. Sacramentarium Fuldense ... oc. 330-332).

192

Gabriel Ramis

sermón se organiza una proceSlOn hasta el coro encabezada por una cruz de oro y el evangeliario. Llegada la procesión al coro, la cruz de oro es sustituida por una de plata que precede al Obispo hasta llegar donde están colocados los niños 8. Una vez llegados en donde están los niños, el Obispo se sienta. El diácono anota el nombre del niño o de la niña previa comunicación de su nombre por quien lo presenta a bautizar según la fórmula adecuada según sea el padre o la madre; inscrito el nombre, el diácono lo comunica al Obispo 9. Terminada la inscripción para el bautismo, siguen los exorcismos.
b) Exorcismos

El encargado del tesoro (tesaurarius) 10 lleva al Obispo tres libros de exorcismos, quien los da a tres subdiáconos, uno a cada uno. Los subdiáconos se acercan a los niños que están colocados por orden, es decir, los niños a la derecha y las niñas a la izquierda. Todos son llevados por sus madres, quienes los sostienen en su brazo derecho 11.
8 Quü explicito adorabunt seniores episcopum et descendunt pulpito ante eum evangeliurn et crux aurea usque ad canUD. Et duro ventum

fuerit ad corum crux iBa aurea cum evangelium redit [sedit] ad prepa-

ratorium. Et alia crox argentea precedet ante episcopum et precedentes ea
descendunt ad sedes ubi ipsi infantes pastea effetabuntur (AL 203). La

lectura que hace Prado de las rúbricas del manuscrito nos parece más correcta e inteligible, y es la que hemos usado; de todos modos ponemos
entre corchetes la lectura de Brou-Vives.
9 Et residens episcopus in sedero stat diaconus ante euro annuntiante ab ea qui infantes habuerit deputatos nomina ipsorum infantium notitia affiguntur. Ille diaconus annuntiat episcopo quisquam adsignat. Dicens ita: Ille adsignat illum, id est pater filium suum. Si pater non fuerit, matrem suam nominat dicens: [lla adsignat illum aut illam (AL 203). 10 El « tesaurarius» era una dignidad de la catedral que tenía a su cargo la custodia del tesoro de la iglesia. Isidoro cita este oficio al que atribuye más funciones. Cfr. el término en A. FORCELLINI, Lexicon totius latinitatis I-IV, (Patavii 1940). 11 Deinde portat tesaurarius tres libellos cum exorcismis et offeret eos episcopo. Venientes tres subdiacones accipiunt singuli libellos ab episcopo et osculant ei manus. Post hec accedunt ad infantes. Qui cum stantes singuli per ordinem masculini ad dexteram et femine ad sinixtram tenentes matres eorundem in dextris braciis (AL 203).

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

193

En este caso son los subdiáconos quienes hacen los exorcismos en lugar de los exorcistas; éstos los harán el domingo de Ramos en el rito de la efetación 12. El exorcismo consistia en una exsuflación en la frente, diciendo una fórmula imprecatoria contra Satanás 13.
c) Signación

Después de los exorcismos, otro subdiácono distinto de los que han hecho los exorcismos, pide el nombre del niño (tiene que decirse en la fórmula de signación), y los signa con la señal de la cruz mientras dice la correspondiente oración 14. En estos ritos parece que los oficios están cambiados; los exorcistas no exorcizan, sino que este cometido está encargado a los subdiáconos; y la única tarea de los diáconos es procurar que los niños no se duerman y que sus madres los sostengan en su brazo derecho 15. Acabada la signación, los niños son llevados otra vez a los subdiáconos para la imposición de manos.
d) Imposición de manos

Otra vez son los subdiáconos quienes realizan el rito de la imposición de manos, que va acompañada de dos oraciones: las fórmulas Deus Pater omnipotens, y Deus auctor universae 16.

AL 245. Exsufflant ipsi subdiacones eosdem infantes in frontibus suis recitans hos exorcismos: Exorcidio te inmunde spiritus (AL 203). La fórmula completa del exorcismo se encuentra en el Liber Ordinum 24. 14 Item alium et interrogat de nomin~ eius et dicit: fUe accipe signum crucis (AL 203). 15 Diacones vero tantum ad hoc solliciti manent ne idem infantuli aut dormientes signentur aut in sinistris braciis matribus deferantur (AL 203). 16 Signatis omnibus a subdiaconibus iterum omnes ad subdiacones vadunt ut manu eos tangant dicens has orationes decantando (AL 203).
12

13

194

Gabriel Ramis

e) Signación hecha por el obispo

Finalmente el Obispo, en cuya presencia se han realizado estos ritos, signa a los niños, no en su frente (como anteriormente lo han hecho los subdiáconos), sino de lejos 17. Esta signación del Obispo equivale a una bendición general sobre los niños, ya que no se acerca a cada uno de ellos, sino que traza el signo de la cruz sobre todos ellos. Con esta bendición de! Obispo se termina e! conjunto de ritos sobre los niños que han sido inscritos para recibir el bautismo en la próxima Pascua.

3. Ritos sobre los "competentes"
Cantado el sacrificium, el diácono invita a orar a los competentes, y a que se acerquen para recibir la signación: los competentes oran, y después de recibir la signación son despedidos 18. Evidentemente se trata de una breve ceremonia de despedida de los catecúmenos competentes, distinta de los ritos de inscripción para el bautismo cuyo destinatario son los niños: en cambio en estos ritos se trata de catecúmenos adultos, al menos en teoría. De todos modos ambos ritos tienen el mismo marco celebrativo: la eucarístía del domíngo in vicesima.

4. Repetición de estos ritos
El conjunto de los ritos prebautísmales hasta ahora descritos que tenían lugar en la celebración eucaristica del cIomingo in vicesima, se repetían cada día hasta el domingo de Ramos en el que se celebraba el rito de la efetación y el rito de la entrega del símbolo.
17 Deinde signat cos episcopus a longe non in frontibus suis salutat dicens: Dns sil semper vobiscum. Respondunt: El cum spiritu lUD. Deinde ad carum revertentes sacrificium dieunt (AL 204). 18 Explicito sacrificio, didt diaconus: Competentes orate humiliate vos ante dominum. Completa aratiane vestra insimul gralias agentes dicite. Amen. Respondunt. Amen. Iterum dicit diaconus: Accedite ad signaculum el ite cum pace. Dicunt orones: Deo gratias (AL 204).

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

195

La invitación a inscribirse para el bautismo y el sermón, se repetian el domingo siguiente, el quinto de Cuaresma, llamado también de Lázaro porque en él se leía el evangelio de la resurección de Lázaro. Conocemos el triple texto de la ínvitación para formalizar la inscripción al bautismo, pero no conocemos el texto del sermón que se pronunciaba este domingo 19. Los otros ritos con los niños inscritos para el bautismo y con los competentes se repetirán dos veces cada día, a tercia y a nona, excepto el sábado, que en lugar de repetírse a nona, se hacen en vísperas. Antes de tercia los niños son exorcizados. Después de las preces de tercia los competentes son invítados a orar. Después de la oración de los competentes, los Presbíteros acompañados de los diáconos y subdiáconos, signan a los niños quienes pasan ante ellos 20. A nona los níños no se exorcizan sino que solamente son signados como en tercia, después de que el diácono ha invitado a los competentes a la oración 21. Los sábados, la celebración catecumenal de la tarde tiene lugar en vísperas 22. Hasta aquí la descripción de los ritos prebautismales que se celebraban con los catécumenos el domingo in vicesi19 Item in eodem dominico et in sequenti post Vicesima quum perlectum fuerit evangelium... quia in sequenti dominico de Lazaro legitur sermo (AL 203). 20 Sicque aliis diebus per quottidiano ad tertiam postquam signum sonaberit ipsi infantes exorcizantur et regredientes ad corum tertia incipitur. In eadem quoque tertia, dum explicuerint preces, dicit diaconus: Competentes orate. Post hec iterum exeunt presbyteres, diacones, et subdiacones et, transeuntibus similiter isdem infantulis a sinixtra in dexteram partem, signat eos presbyter in frontibus dicens: Signo ergo te in nomine patns et filii et spiritus sancti regnantis in secula seculorum amen. Quum autem pertransierint omnes salutat presbyter, absolvit eos iterum diaconus dicens: In nomine dni. nostri Ihesu Christi ite cum pace (AL 204). 21 Ad nonam autem quum venerint explicito hymno antequam missa incipiat, similiter didt diaconus: Competentes orate. Sicque vadit presbyter cum diacono et subdiacono et transeuntibus eisdem infantulis, signum eis in frontibus facit (AL 204-205). 22 Diebus yero sabbatis ad vesperum ante himnum similiter (AL 205).

196

Gabriel Ramis

ma, y que diariamente se reptían hasta el domingo de Ramos
23.

Para su mejor comprensión y visión de conjunto, he aquí un esquema de los mismos.

DOMINGO «IN VICESIMA" y «DE LAZARO "

Ritos con los que se van a inscribir para el bautismo 1. Invitación a inscribirse para el bautismo 2. Sermón

DOMINGO «IN vrCESIMA "

1. 2. 3.

Inscripción Exorcismos (insuflación y oración) Signación a cada uno diciendo su nombre con la fórmula correspondiente 4. Imposición de manos acompañada de dos oraciones 5. - Signación hecha por el obispo

Ritos sobre los "competentes" 1. Invitación a la oración 2. - Signación

DIAS FERIALES

A tercia

Ritos con los que se han inscrito para el bautismo 1. Exorcismos 2. Signación 3. Despedida
23

Et sic iste ordo usque ad Ramos palmarum est obserbandus (AL

205).

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

197

Ritos con los "competentes"
1. Invitación a los competentes a la oración 2. - Despedida A nona

Ritos con los que se han inscrito para el bautismo
1. Signación 2. - Despedida

Ritos con los "competentes"
1.

Invitación a los competentes a la oración Despedida

2.

Hasta aquí la descripción de los ritos catecumenales del domingo in vicesima según el AL, que por otra parte es la única fuente que los transmite. Pero a pesar de la aparente claridad de las rúbricas, éstas nos suscitan una serie de problemas a los que habrá que dar una solución. Y el origen de los problemas consiste fundamentalmente en que no tenemos ninguna fuente litúrgica que nos dé el completo desarrollo ritual del catecumenado con sus celebraciones, ni tampoco la cronología de estas celebraciones ni tenemos noticia del tiempo que duraba el catecumenado. Estas dificultades se acentúan en las rúbricas de las celebraciones del domingo in vicesima. Ciñiéndonos a las celebraciones de este domingo, la primera constatación que hay que hacer, es que ya se ha generalizado el bautismo de niños; las rúbricas solamente hablan de infantes. La generalización del bautismo de niños lleva consigo la práctica supresión del catecumenado, ya que con los niños es imposible practicarlo. Los ritos descritos en el AL y presentados de forma unitaria ¿son ritos del bautismo de adultos adaptados a los niños? ¿son ritos realmente en uso? Recordemos que cada día, mañana y tarde los niños tienen que ser llevados a la iglesia. ¿Las rúbricas del AL corresponden a un ritual en uso, o son más bien la superposición de distintas fuentes rubricales de la

198

Gabriel Ramis

mlclaclOn cristiana?, ¿es posible reconstruir el ritual de la iniciación cristiana hispánica? La problemática de los ritos catecumenales de este domingo ha sido afrontada diversamente por los autores que han tratado este tema. Según Akeley, las razones que indujeron a Totmundo a redactar el antifonario para el Abad Ikila más que razones pastorales, fueron razones históricas para conservar los antiguos ritos 24. Pijuan, prescinde del AL en su estudio sobre la iniciación cristiana 25. Carpin, en su tesis sobre el bautismo en Isidoro de Sevilla, al tratar. el aspecto ritual del catecumenado, afinna simplemente que no tenemos elementos suficientes para su reconstrucción 26.

Finalmente, Saxer en su reciente libro sobre la iniciación cristiana, al tratarla en el ámbito de la liturgia hispánica, no tiene en cuenta el AL, y lógicamente no hace alusión a esta problemática de los ritos catecumenales del domingo in vicesima 27. Para intentar solucionar los problemas planteados por el AL será útil y conveniente acudir a las fuentes extralitúrgicas hispánicas, y a las fuentes de otras liturgias para tener elementos de juicio que nos permitan llegar a algunas conclusiones válidas.

24 T.-C. AKELEY, Christian Initiation in Spain c. 300-1100, (London 1967) 148, 152. 25 J. PUUAN, La liturgia bautismal en la España romano-visigótica, (Toledo 1981) 29. La razón que alega es que su estudio solamente alcanza hasta el siglo octavo. Usa sin embargo el Liber Ordinum porque es anterior a este siglo, aunque codicológicamente el AL es anterior al LO. Lógicamente pues lo descrito en él puede ser anterior al s. VIII. 26 A. CARPIN, Il battesimo in Isidoro di Siviglia, (Bologna 1984) 125. 27 V. SAXER, Les rites de l'initiation chrétienne du Ile au V/e siecle, (Spoleto 1988) 351-357

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

199

11. PADRES Y CONCILIOS HISPANICOS

El primer y único documento que tenemos en el ámbito hispánico referente a la duración del catecumenado es el canon 42 del concilio de Elvira, celebrado en los primeros años del s. IV. En él se establece que la duración del catecumenado debe ser de dos años: intra biennium temporum placuit ad babti5mi gratiam admitti debere 28, a no ser que razones graves aconsejen administrar el bautismo, abreviando lógicamente el período catecumenal 29. La carta de Severo de Menorca nos indica que el catecumenado empieza por el rito de la signación 30, signación que incluso se practicó antes de empezar la Cuaresma 31. El segundo concilio de Braga, en la mitad del s. VI, nos ofrece un dato cronológico para la posible reconstrucción del iter catecumenal. Refiriéndose a antiguas prescripciones, manda que veinte días antes del bautismo, los catecúmenos vayan a recibir los exorcismos y a ser instruidos en el símbolo de la fe 32. Tres datos podemos deducir del primer canon de este concilio: a) que los veinte días anteriores al bautismo marcan una etapa del itinerario catecumenal; b) que durante estos días los catecúmenos son objeto de exorcismos; c) que durante estos días los catecúmenos también son instruidos en el símbolo de la fe. Los llamados cánones o Capitula Martini insisten y repiten lo mismo que ha preceptuado el concilio bracarense. Seguramente se habían introducido algunas novedades respecto del tiempo de preparación del bautismo en el sentido de abre28 Concilium Illiberitanum c. 42; ed. J. VIVES, Concilios Visigóticos e Hispano-Romanos, (Barcelona-Madrid 1983) 9. 29 Acerca de la interpretación de la frase intra biennium cfr. J. PUUAN, La liturgia bautismal... , oc. 53-54. 30 SEVERUS, Epistula V, 15,17; ed. J. AMENGUAL, Conserzci. Correspondencia amb Sant Agustí J,. Fundació Bernat Metge. Escriptors Cristians

(Barcelona 1987) 58, 63.
31 SEVERUS,

Epistula VII, 29: ed. J.

AMENGUAL,

oc. 82. Cfr. las notas 111 oc. 81.

y 114 de la edición para la datación precisa de la carta.
32

Concilium Bracarense 11, c. 1; ed.

VIVES,

200

Gabriel Ramis

viario; los Capitula Martini insisten en que la preparación para el bautismo debe empezar no dos semanas, sino tres antes del bautismo. Este documento no hace referencia a los exorcismos, sino solamente a la instrucción en el símbolo de la fe 33. Finalmente llegamos a Isidoro e Ildefonso. Isidoro divide a los cristianos en tres grados o categorías: catecúmenos, competentes y cristianos 34, y explica como un hombre entra a formar parte de la primera categoría, la de los catecúmenos. La entrada en el catecumenado se hace mediante un rito que está formado por exorcismos, gustación de la sal y unción 35. Ildefonso, en su obra sobre el bautismo desconoce el uso de la degustación de la sal en e! rito de entrada en el catecumenado 36. Ambos afirman que el catecúmeno o audiens pasa a la categoría de competens por la traditio symboli 37. De los datos aducidos, podemos ciertamente concluir: 1. Que en los inicios del s. IV, la Iglesia Hispánica tenía estructurado el catecumenado con una duración de al menos dos años. 2. Que veinte días antes de! bautismo los catecúmenos eran exorcizados, y se les instruía en e! símbolo de la fe; prácticas que, según el canon conciliar, províenen a su vez de cánones antiguos. 3. Por el testimonio de Severo, Isidoro e Ildefonso, sabemos que se entra a formar parte del orden de los catecúmenos por medio de un rito. 4. Que del primer grado de catecúmeno o audiens se pasa al segundo, competens, por medio de la traditio symboli. 5. Por otra parte, no tenemos ninguna indicación cronológica sobre e! inicio del catecumenado ni de sus etapas excepto la referencia a los veinte días antes del bautismo, y a la del domingo de Ramos para la traditio symboli.
canon 49 (:Mansi 9,855). De ecclesiasticis Officiis liber JI, 21 (:PL 83,814). 35 ISIDORUS, De ecclesiasticis Officiis liber JI, 21 (:PL 83,815). 36 ILDEPHONSUS, De cognitione baptismi, 26 (:PL 96,122-123). 37 ISIDORUS, De ecclesiasticis Offieiis liber JI, 22 (:PL 83,815); ILDEPHoNsus, De cognitione baptismi, 30 (:PL 96,124).
33 MARTINUS BRACARENSIS,

34 ISIDORUS,

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

201

lII. OTRAS LITURGIAS

El análisis de los datos de la celebración del catecumenado en las otras liturgias occidentales, nos puede proporcionar elementos para una posible solución de los problemas planteados por los ritos catecumenales del domingo in vicesima hispánico.
1. Africa

El testimonio que más nos interesa de la Iglesia de Africa es el de Agustín, ya que nos proporciona los datos de un catecumenado más o menos estructurado 38. En él hay que distinguir dos etapas: a) la admisión al catecumenado; y b) la inscripción para el bautismo. La admisión al catecumenado se hace por la presentación del candidato a un miembro del clero quien toma nota de su nombre; posteriormente es presentado a Agustín, el cual mantiene una larga conversación con él. Si el candidato manifiesta su propósito de ser cristiano, entonces se hacen sobre él cuatro ritos o sacramenta como el mismo Agustín los llama: a) el signo de la cruz; b) imposición de manos; c) exorcismo e insuflación; y d) degustación de la sal y del pan de exorcismo. Así se entraba a formar parte del orden de los catecúmenos o audientes. Nada sabemos sobre la duración de esta primera etapa del catecumenado. La segunda etapa se iniciaba con la inscripción para el bautismo que se hacia siete semanas antes de la Pascua. A partir de esta inscripción, el catecúmeno pasaba al segundo orden catecumenal o el orden de los competentes. Durante esta etapa se incrementan las catequesis, los exorcismos, la austeridad de vida 39. Esta etapa termina como es lógico, con el bautismo en la vigilia pascual 40.
Acerca del testimonio de Cipriano sobre el catecumenado cfr. V. Vie liturgique et quotidienne a Carthage vers le milieu du lI/e sU~cle = Studi di Antichita Cristiana 29 (Citta del Vaticano 1969) 107-116. 39 AUGUSTINUS, De fide et operibus, 6 (:PI. 40. 202-203). 40 Cfr. F. VAN DER MEER, San Agustín Pastor de almas, (Barcelona 1965) 453-464; V. SAXER, Les rites de l'initiation ... , oc. 381-389.
38

SAXER,

202

Gabriel Ramis

De lo expuesto podemos deducir:

1. El catecumenado se inicia con unos ritos, pero no sabemos la duración del mismo.
2. La última etapa del catecumenado empieza con la inscripción para el bautismo siete semanas antes de Pascua, es decir, al iniciar la Cuaresma. Durante esta etapa los catecúmenos son llamados competentes. 3. Existen dos inscripciones: una para empezar al catecumenado, otra para recibir el bautismo. Instrucciones catequéticas, exorcismos, exsuflaciones, imposiciones de manos, signaciones, son ritos comunes del catecumenado.

2. Milán
Ambrosio nos da pocas noticias acerca del catecumenado. De sus escritos podemos deducir que, los catecúmenos que iban a ser bautizados en Pascua probablemente se inscribían para el bautismo en el inicio de la Cuaresma, y a partir de entonces se llamaban competentes. Durante todo el tiempo de la Cuaresma se ejercitaban en llevar una vida ascética, se celebraban escrutinios, unciones, y, sobre todo, recibían instrucción 41.

3. Roma
De la Iglesia de Roma tenemos abundantes testimonios acerca del desarrollo del catecumenado. Ademas de los testimonios patrísticos, disponemos de las fuentes litúrgicas. El desarrollo ritual y completo del catecumenado lo tenemos en el sacramentario gelasiano y en el Ordo Romanus XI 42. No
Cfr. V. SAXER, Les rites de /'initiation ... , oc. 341-342. Sacramentarium Gelasianum; ed. L.-e. MOHLBERG, Liber Sacramentorum Romanae Aeclesiae ordinis anni circuli (Sacramentarium Gelasia· num) = Rerum Ecclesiasticarum Documenta. Series Maiar, Pantes 4 (Roma 1968) 193-199, 225-228, 254-257, 283-328, 419-424, 444-452. Ordo Romanus XI; ed. M. ANDRIEU, Les ordines romani du haut moyen dge I1, (Louvain 1948) 417-447. Cfr. A. CHAVASSE, Le sacramentaire gé/asien, (ParisToumai-NewYork-Rome 1957) 155-171; A. NOCENT, 1 tre sacramenti de/41

42

La iniciación cristiana en la liturgia hispánica

203

vamos a analizar todas las fuentes de la liturgia romana; para nuestro estudio nos vamos a fijar en los siguientes datos. El primer testimonio de un catecumenado plenamente estructurado lo tenemos en la Tradición Apostólica de Hipólito. No dice cuando empieza, pero sí que dura tres años, y que la preparación inmediata para el bautismo tiene lugar el sábado santo. Durante estos tres años hay instrucciones catequéticas acompañadas de imposiciones de manos 43. Según la carta de Siricio a Himnerio de Tarragona, los días hábiles para el bautismo son Pascua y Pentecostés; la inscripción tiene que hacerse cuarenta días antes de estas fiestas 44. Del informe de la carta de Juan Diácono, se deduce que la entrada en el catecumenado se hace por medio de la imposición de manos, de exorcismos, y de la recepción de sal bendecida 45. Por la traditio symboli se entra a formar parte del orden de los competentes 46. Estos datos de la liturgia romana son los que de momento nos interesan.

IV. ENSAYO DE RECONSTRUCCION

Partiendo del supuesto de que el AL nos ofrece una superposición de fuentes, de lo contrario no cabría explicación lógica. Partiendo también del hecho de que la organización ritual está pensada para bautismo de niños, a pesar de todo, ¿podemos de alguna manera reconstruir el ritual catecumenal de la Iglesia Hispánica? Es lo que vamos a intentar comparando los datos del AL con los de los Padres, concilios y otras liturgias occidentales.
l'iniziazione cristiana, en Anámnesis 3/1, (Genova 1986) 41-68; V. SAXER, Les rites de l'initiation ..., oc. 597-624. 43 La Tradition Apostolique de Saint Hippolyte, 15-20; ed. B. BOTIE, :LQF 39 (Münster 1963) 32-40; cfr. también V. SAXER, Les rites de tinitia/ion ..., oc. 109-119. 44 SIRICIUS, Epis/ula ad Himnerium I, 2 (:PL 13,1135). 45 IOHANNES DIACONUS, Epis/ula ad Senarium, 3 (:PL 59,402). 46 IOHANNES DIACONUS, Epistula ad Senarium, 4 (:PL 59,402).

204

Gabriel Ram;s

Los dos grandes escollos con los que nos encontramos al querer reconstruir el catecumenado, son la falta tata! de marco cronológico por una parte, y, por otra, el paso de catecúmeno audiens a catecúmeno competens que se hacía por la traditio symboli, y ésta tenia lugar el domingo de Ramos. La inscripción para el bautismo que según el AL se hace el domingo in vicesima, evidentemente solamente tiene en cuenta a los niños, ya que se repite también el domingo siguiente o domingo de Lázaro. Además no existe ningún indicio de instrucción durante estos días que preceden al bautismo, solamente se celebran exorcismos, imposiciones de manos y signaciones. Hemos de excluir la posibilidad de que esta inscripción fuera la del inicio del catecumenado. Es impensable un catecumenado de tres semanas. Ahora bien, esta inscripción para el bautismo ¿no corresponderia a la que prescribe el concilio bracarense y las capitula Martini para los catecúmenos que se van a bautizar en la próxima Pascua? Tendríamos pues, una inscripción para el catecumenado que duraría al menos dos años, y una segunda inscripción para el bautismo, inscripción que se haría el domingo in vicesima anterior a la Pascua en la que se bautizaba el catecúmeno. Esta práctica concordaría con las Iglesias occidentales, concretamente con la de Africa (concuerdan fundamentalmente los ritos de inicio del catecumenado en Agustín e Isidoro), con la excepción de que la inscripción para el bautismo no se hace al empezar la Cuaresma como en Africa, Milán y Roma, sino en la mitad de la misma. La asistencia dos veces al día, mañana y tarde, a la iglesia para los exorcismos, como quiere el AL, teóricamente no repugna con los datos que nos ofrecen las fuentes conciliares, ya que durante estos veinte días anteriores a! bautismo, los catecúmenos tienen que recibir la debida instrucción y tienen que celebrar exorcismos. El AL no tendría en cuenta el período comprendido entre el inicio del catecumenado y la inscripción para el bautismo, ya que tratándose de bautismo de niños era innecesario este período.

La iniciación cristiana en la liturgia hispdnica

205

La mayor dificultad procede de las rúbricas referidas a los ritos que se tenían con los competentes en este mismo domingo, y en las sucesivas celebraciones diarias de mañana y tarde. Un catecúmeno pasa a ser competens cuando ha recibido la traditio symboli; esto nos consta por Isidoro e Ildefonso 47. Nos encontramos en el s. VII. En Roma también la traditio symboli era el rito por el que se entraba a formar parte del orden catecumenal de los competentes 48. Pero en la Iglesia Hispánica el símbolo de los Apóstoles se entregaba el domingo de Ramos. Evidentemente un catecúmeno no podía ser llamado competens antes de este domingo. ¿Como se explica la referenéia a los competentes en este domingo in vicesima? Opinamos que según los datos de que disponemos no podemos dar una respuesta satisfactoria a la pregunta. Creemos que aquí se demuestra como el redactor del AL ha superpuesto una serie de ritos catecumenales en este domingo, sin tener para nada en cuenta la perspectiva cronológica de los mismos. Es cierto que Agustín llama competentes a los que se han inscrito para el bautismo 49; suponiendo que el AL usara esta terminologia en el sentido agustiniano, indicaría con ello que conoce dos ritos para entrar a formar parte del orden de los competentes: la inscripción para el bautismo, y la traditio symboli. y esto repugna con los datos litúrgicos y extralitúrgicos. Podría ser que estos ritos con los competentes se practicaran durante los días de semana santa, y hayan sido anticipados aquí por el copista. Porque no sería lógico que uno se inscribiera para el bautismo y luego no lo recibiera prolongando así un año más su etapa catecumenal.

47
48

49

Cfr. nota 37. Cfr. nota 46. Cfr. nota 39.

206
CONCLUSION

Gabriel Ramis

En el ritual catecumenal que nos ofrece el AL en el domingo in vicesima podemos distinguir tres secciones. 1. La inscripción para el bautismo que tiene lugar en la mitad de la Cuaresma. Esta sería la parte más primitiva atestiguada por el AL, y podría datarse al menos como del s. VI. Al mismo estrato pertenecerían los exorcismos y signaciones. Nos referimos a los ritos, no a las fórmulas, que tienen que ser estudiadas a parte. 2. Los ritos de inscripción con los exorcismos y signaciones adaptados para el bautismo de niños, para los cuales evidentemente no ha precedido una etapa catecumenal. 3. Los ritos sobre los competentes que en AL se celebran junto con los ritos de inscripción para el bautismo, y que seguramente representa una superposición de ritos catecumenales. Porque era el domingo de Ramos cuando un catecúmeno entraba a formar parte de este nuevo orden. Esta es la conclusión a la que hemos llegado en el estudio de los ritos catecumenales del domingo in vicesima en el rito hispánico, conclusión que todavía consideramos provisional. A este estudio lo ofrecemos como primicia de un trabajo completo de la iniciación cristiana no solamente a nivel ritual, sino también de estudio de las fórmulas litúrgicas, en el que estamos trabajando. Estas primicias las dedicamos al Prof. P. Jordi Pinell quien nos inició en el estudio de tan venerable Rito.

191

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful