Está en la página 1de 5

∗ AYAVACA  CON  “V”  DE  VERDAD       Raúl  Zevallos  Ortiz     Entre  los  ayavaquinos  existe  un  viejo  debate

 acerca  de  la  forma  correcta  de   trasladar   a   la   escritura   en   castellano,   el   nombre   quechua   de   Aya   Waka.   Las   propuestas   más   conocidas   son   aquellas   que   sostienen   que   dicho   nombre   se   debe   escribir   con   b   (Ayabaca),   y   las   que   argumentan   la   necesidad   de   escribir   con   V   (Ayavaca).   Como   hijo   de   la   misma   provincia   quisiera   aportar   algunos   datos   adicionales  para  la  reflexión  sobre  este  tema.     Con  b  grande     Una  de  las  mejores  defensas  a  favor  del  uso  de  la  b  grande  (Ayabaca),  la  ha   hecho   el   lingüista   español   Carlos   Arrizabalaga1,   quien   admite   que   el   quechua   no   tenía   consonante   labial   /b/,   sino   una   semiconsonante   /w/   que   en   castellano   solamente   aparece   en   diptongos   (por   ejemplo   ua,   ue,   ui).   Es   por   eso,   dice   Arrizabalaga,  que  la  pronunciación  quechua  se  conserva  en  palabras  que  han  pasado   al   castellano   como   huaco   y   guagua.   Luego   señala   algunos   ejemplos   históricos   que   supuestamente   avalarían   el   uso   de   la   b   grande   para   castellanizar   aquella   semiconsonante  andina  /w/  en  la  escritura  de  nombres  como  Carabaya  (Karawaya  o   Kallawaya)  y  Atabaliba  (Atawallpa).       Una   primera   comprobación   necesaria,   antes   de   exponer   nuestras   razones,   distintas   a   las   del   señor   Arrizabalaga,   es   que   los   ejemplos   que   el   menciona   son   corrupciones   de   la   escritura   a   partir   de   apuntes   apresurados   que   no   reflejan   la   pronunciación   de   origen   y   que   por   tanto,   disminuyen   o   le   hacen   perder   todo   el   sentido   a   la   expresión.   Tal   vez   esto   no   tenga   mucha   importancia   entre   la   comunidad   de  hablantes  y  usuarios  que  reciben  un  término  ajeno  y  lo  incorporan  a  su  idioma,   adaptándolo  para  su  uso;  es  decir,  para  los  españoles  en  España,  podría  tener  poca   relevancia  la  manera  de  escribir  un  nombre  como  Atawallpa,  pero  para  los  usuarios   del  español  cuyos  idiomas  ancestrales  son  la  fuente  de  origen  de  aquel  vocablo,  un   nombre  como  “Atabaliba”  no  significa  nada  y  su  escritura  debe  ser  rechazada,  para   adoptar  una  alternativa  que  no  violente  las  raíces  y  el  significado  de  la  palabra.  En   ese  caso,  escribir  Atahualpa,  es  una  forma  de  mantener  el  valor  fonético  del  término   original,  sin  salirse  de  las  normas  del  idioma  español.     Podemos   encontrar   la   misma   semiconsonante   andina   /w/,   que   forma   parte   del  nombre  de  Aya  Waka,  en  numerosos  ejemplos,  ampliamente  conocidos,  de  otras   palabras  que  han  pasado  al  castellano  mediante  el  uso  de  la  G  o  H,  manteniendo  la  

Publicado en el Suplemento Semana. Diario El Tiempo Piura 25/03/07. Reproducido también en el libro “Voces y reflexiones ayavaquinas” de Teodoro García Merino. Centro Raíces. Piura, 2007

Comunicador, cineasta y antropólogo. Profesor en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. // Estudiante de doctorado en antropología visual, Universidad de Manchester.

pronunciación   original:   Guayaquil,   Guayacundo,   Guayacán,   Guayusa,   Huamba,   Huarinjas,  Hualcuy,  Huancabamba,  Huancayo,  Huamanga.       Arrizabalaga   reconoce   que   en   muchos   documentos   de   la   época   colonial   – sobre   todo   en   los   primeros-­‐,   el   nombre   de   Aya   Waka   se   escribe   Ayavaca,   pero   otras   veces   aparece   como   Ayabaca;   estos   cambios   los   atribuye   simplemente   a   las   vacilaciones   gráficas   frecuentes   en   aquellos   tiempos.   Luego   concluye   que   la   forma   adecuada   sería   Ayabaca   porque   así   lo   ha   consagrado   el   uso   administrativo   de   los   últimos  años  y  porque  la  razón  consuetudinaria  es  la  que  vence  en  estas  cosas.     Con  V  y  con  U     En  realidad,  los  argumentos  de  Arrizabalaga  no  solo  resultan  muy  discutibles   sino  que  son  sumamente  frágiles.  En  primer  lugar,  no  es  cierto  que  la  única  forma  de   castellanizar  el  sonido  /w/  del  quechua  –o  del  aimara-­‐,  sea  mediante  una  b  grande;   hay   ejemplos   notables,   de   palabras   andinas   sumamente   significativas,   que   se   han   castellanizado  con  la  V  de  virtud:  Willka,  uno  de  los  nombres  del  Sol,  ha  pasado  a  ser   Vilca,   y   se   conserva   en   numerosos   apellidos   y   en   nombres   de   lugares   como   Huancavilca,   Vilcanota,   Vilcabamba,   Huancavelica   y   Marcavelica.   Asimismo,   Wirakocha   ha   pasado   a   ser   Viracocha,   Callhua   se   ha   transformado   en   Calvas,   Utawalu  vino  a  ser  Otavalo    y  el  jarawi  o  yarawi,  se  convirtió  en  yaraví.  Por  cierto,   con   estas   referencias   no   hacemos   más   que   desarrollar   algunas   ideas   similares   presentadas  por  Germán  Leguía  y  Martínez2  hace  muchos  años.         Una   forma   sencilla   de   trasladar   el   nombre   quechua   de   Aya   Waka   a   la   escritura   del   castellano,   conservando   su   pronunciación,   fue   adoptada   por   Guaman   Poma   de   Ayala,   quien   en   su   lista   de   tambos   del   camino   Inca,   incluye   el   Pueblo   y   Tambo  Real  de  Aya  Uaca3  (escrito  con  “U”).       Ahora  bien,  existe  una  antigua  convención  de  escritura  derivada  del  latín,  que   se   puede   observar   en   muchas   inscripciones:   LVX   (luz),   VRBE   (urbe,   ciudad),   ADVOCATVS  (abogado),  AMICVS  (amigo),  AQVA  (agua),  VIRTVS  (virtud),  PLVS  VLTRA   (más   allá).   De   acuerdo   a   esta   usanza,   la   U   se   escribe   como   V,   pero   se   pronuncia   como   U;   esta   práctica   se   mantenía   en   la   antigua   ortografía   española,   donde   se   escribía   “V”,   sabiendo   que   se   debía   pronunciar   como   “U”,   lo   cual   nos   da   una   referencia   histórica   y   lingüística   de   que   el   idioma   castellano   ha   admitido   el   intercambio   de   la   U”   y   la”V”,   en   su   escritura.   A   eso   se   debe   que   en   la   lengua   de   Cervantes,   las   letras   “U”   y   “V”   se   hayan   usado   indistintamente   hasta   muy   entrado   el   siglo  XVII.     Los   primeros   españoles   que   debieron   registrar   en   su   idioma   el   nombre   de   Aya  Waka,  lo  escribieron  con  “V”,  (Ayavaca),  lo  cual  dejaba  abierta  la  posibilidad  de   pronunciar   la   “U”   de   Ayauaca,   sin   violentar   la   grafía   del   castellano,   donde   no   se   escribe   esas   tres   vocales   juntas   (aua).   Posteriormente,   otros   escribientes,   menos   cuidadosos,  reemplazaron  la  “V”  de  verdad,  por  la  b  de  banalidad.      

La   Real   Academia   de   la   Lengua   Española,   al   explicar   los   antecedentes   del   uso   de   la   “W”   en   la   escritura   del   idioma   castellano,   indica   que   se   usa   en   voces   que   proceden  de  otros  idiomas,  a  veces  con  sonido  de  /u/  semiconsonante  (como  es  el   caso  de  Washington  o  Aya  Waka),  y  a  veces  con  sonido  de  /b/,  según  el  origen.  De   manera  más  específica,  con  respecto  a  la  incorporación  de  palabras  foráneas  con  la   grafía   w,   la   academia   dice   que,   cuando   esta   grafía   proviene   de   una   u   semiconsonante,   como   en   Washington,   dicha   pronunciación   se   conserva   (y   se   mantiene  la  w  en  la  escritura),  mientras  que  “en  palabras  totalmente  incorporadas  al   idioma   es   frecuente   que   la   grafía   w   haya   sido   reemplazada   por   v   simple,”  4  y   la   academia   proporciona   los   ejemplos   de   vagón   (procedente   de   wagon),   vals   (derivado   de  waltz),  y  vatio  (que  proviene  de  watt).  Es  decir,  cuando  la  grafía  w,  se  pronuncia   como  /b/  en  su  idioma  original,  el  español  la  asimila  escribiéndola  con  V,  y  cuando   es   una   u   semiconsonante,   se   mantiene   la   pronunciación   y   la   escritura,   no   se   la   violenta  inventándole  un  sonido  que  no  tiene  en  su  origen;  en  el  caso  de  Washington,   no  se  dice  ni  se  escribe  “BASHINGTON”.     Al  señalar  que  este  es  un  uso  frecuente,  la  Academia  está  indicando  lo  que  es   consuetudinario   para   el   idioma   español   en   general,   en   casos   relacionados   con   la   adopción   y   escritura   de   palabras   extranjeras   con   un   sonido   como   el   de   la   semiconsonante   andina   /w/.   Esto   es   lo   admisible,   usual   y   razonable   en   la   lengua   española   y   viene   a   ser   lo   mismo   que,   para   el   nombre   de   Ayawaka,   han   sostenido   varios  ayavaquinos  ilustres,  como  Florentino  Gálvez  Saavedra  y  José  Ignacio  Páucar   Pozo.     Por   último,   la   pronunciación   popular   del   castellano   actual,   en   Ayavaca   y   en   todo  el  Perú,  no  hace  distingos  entre  b  grande  y  V  chica,  por  lo  tanto,  la  b  grande  no   tiene   en   este   caso   ninguna   ventaja   o   “razón   suficiente”   para   imponerse   en   la   escritura,  porque  no  refleja  una  modalidad  de  pronunciación  diferente.  Arrizabalaga   sostiene   que   el   uso   administrativo   de   los   últimos   años   y   la   práctica   “consuetudinaria”  son  razones  suficientes  para  escribir  Ayabaca  con  b  grande,  pero   este  argumento  también  resulta  sumamente  dudoso,  porque  históricamente,  la  gran   mayoría   de   la   población   ayavaquina   no   ha   tenido   muchas   ocasiones   de   escribir   el   nombre   de   la   provincia.   Las   dudas   se   han   producido   sobre   todo   entre   los   minoritarios   escribidores   y   escribientes,   no   siempre   conocedores   de   su   oficio,   y   el   hecho  de  que  el  error  haya  sido  usual  o  consuetudinario  entre  ellos,  no  lo  convierte   en  norma  deseable.     Durante  más  de  trescientos  años  fue  consuetudinaria  la  esclavitud  en  el  Perú,   ¿significa   eso   que   debía   mantenerse?   El   régimen   colonial   fue   consuetudinario   a   lo   largo   de   tres   siglos,   pero   cuando   se   produjo   la   independencia,   lo   que   era   consuetudinario  cambió.  Es  lo  mismo  que  posiblemente  ocurrirá  con  la  escritura  de   Ayavaca,  si  así  lo  deciden  el  pueblo  y  las  comunidades  involucradas.  Ciertamente,  lo   mejor   será   retomar   el   nombre   en   su   pronunciación   original,   ya   sea   que   se   escriba   con   “G”,   como   lo   hizo   el   cronista   Bernabé   Cobo   (Ayaguaca);   con   “H”,   como   lo   hicieron  Blas  Valera  y  Garcilaso  (Ayahuaca);  con  “U”,  como  lo  escribió  Guaman  Poma   (Aya   Uaca),   o   con   “W”   (Ayawaka),   de   acuerdo   a   las   convenciones   de   escritura   del   quechua.  La  única  alternativa  que  no  tiene  justificación  histórica,  fonética  o  racional,  

es   la   de   forzar   la   escritura   de   Ayavaca   endilgándole   una   b   grande   que   no   corresponde.5       ¿Y  qué  significa  Ayahuaca?     El   nombre   de   esta   antigua   provincia   en   la   sierra   de   Piura,   se   deriva   del   topónimo  quechua  AYA  WAKA,  que  muchas  veces  ha  sido  traducido  como  “tumba  de   muertos”,  donde  AYA  sería  ‘muerto’  y  HUACA  vendría  a  ser  tumba  o  sepultura.  Sin   embargo,  parece  que  este  término  es  mucho  más  rico  en  significados.       Para  una  comprensión  mas  amplia  de  la  posible  etimología  de  AYA  HUACA  o   AYA  WAKA,  hay  que  considerar  que  en  quechua,  AYA  es  difunto  y  ancestro,  no  sólo   en  el  sentido  físico  del  cadáver  o  la  osamenta,  sino  también  en  el  sentido  simbólico  y   trascendente  del  alma  que  abandona  el  cuerpo,  temporalmente  durante  el  sueño  y   definitivamente   al   término   de   la   vida,   pero   que   vuelve   a   circular   en   los   procesos   vitales,  como  en  los  ciclos  del  agua,  la  luz  y  las  estaciones  que  se  mueven  junto  con   la  tierra.       AYA   es   otro   nombre   del   espíritu   o   la   energía   universal   de   la   Pachamama.   Por   eso,  la  palabra  quechua  AYA  también  designa  el  color  rojo  pálido  o  amarillento  del   amanecer   y   del   crepúsculo   y   la   palidez   de   los   recién   nacidos   y   los   moribundos,   mientras  que  HUACA  es  el  nombre  de  respeto  que  reciben  los  lugares  y  las  cosas  más   sagradas.     Tal   vez   sea   necesario   recordar   que   el   antiguo   santuario   de   AYAHUACA   o   AYAWAKA   se   encuentra   en   la   región   de   los   últimos   parajes   cordilleranos   donde   se   oculta   o   “muere”   el   sol,   es   decir   en   el   extremo   occidental   de   la   cordillera   de   los   Andes,   donde   los   macizos   montañosos   “cambian   de   rumbo”,     y   al   mismo   tiempo,   en   la   zona   geográfica   donde   nacen   “tiernitos”   todos   los   ríos   y   fuentes   de   agua   de   la   región,   incluyendo   el   antiguo   Río   Chicuate,   hoy   llamado   Río   Blanco6  (el   tributario   más   occidental   del   Océano   Atlántico).   En   ese   sentido,   la   vieja   provincia   de   AYA   HUACA,  con  sus  cerros  y  lagunas  sacralizadas  en  la  geografía,  la  historia  y  la  cultura   regional,7  viene  a  ser  la  Morada  de  los  Ancestros  o  el  Santuario  de  la  Muerte,  pero   también  de  la  Inmortalidad,  del  cambio  y  transformación  de  la  vida.  

NOTAS
1 2

Carlos Arrizabalaga: “¿Ayabaca o Ayavaca?” Diario Correo. Piura, 25/11/04 Germán Leguía y Martínez: Diccionario Geográfico, Histórico, Estadístico, etc. del departamento de Piura. Tipografía “El Lucero”. Vol. I. Lima, 1914 3 Felipe Guaman Poma de Ayala: El primer nueva corónica y buen gobierno (1615/1616) (København, Det Kongelige Bibliotek, GKS 2232 4°) 4 Real Academia Española: Diccionario de la lengua española. (DRAE). Vigésima segunda edición. Espasa-Calpe. Madrid. 2001. 5 El uso escrito de la letra b tiene sus propios espacios y funciones, completamente respetables, incluso cuando se utiliza erróneamente. César Vallejo tuvo versos elogiosos para la “b del buitre” trazada en el aire por las manos optimistas del obrero Pedro Rojas, para escribir “¡Viban los compañeros!”, en el contexto de la guerra civil española. Sin embargo, la licencia poética no se puede aplicar a nuestro caso. Vallejo saludaba la ruptura simbólica de las reglas ortográficas y gramaticales, equivalentes a las reglas torcidas de una sociedad que hacía falta enderezar. En ese marco, la falta ortográfica de Pedro Rojas, síntoma de las carencias del estado que no supo educarlo, es también un signo de autenticidad y de pureza. Allí no importa la ortografía, porque se está luchando por algo más valioso. En el caso de Ayavaca, los que defienden el uso de la b postiza, no son precisamente poetas ni proletarios y es muy dudoso que quieran sumarse a las filas esperanzadas del obrero Pedro Rojas. 6 Miguel Saturnino Zavala: Caminos y Pueblos de la Antigüedad. Piura, 1847. Cámara de Comercio y Producción de Piura. Piura, 1993. 7 La provincia de Ayavaca comprendía originalmente los territorios de la actual provincia de Huancabamba y una gran parte de la provincia de Morropón.