Elías Sevilla

Condición y amores femeninos en la ciudad de Cali: contribución con referencia al libro El Espejo Roto
Elías Sevilla Facultad de Ciencias Sociales, Universidad del Valle

En este ensayo vuelvo a presentar ligeramente editadas las consideraciones puntuales que hice en el Seminario Hacia una agenda en sexualidad y derechos humanos en Colombia, donde me fue dada una oportunidad de comentar un libro de reciente publicación que versa sobre los amores y la condición femenina en la ciudad de Cali. Aprovecho la oportunidad para desarrollar en un excursus un tema que me rondaba cuando el libro se escribió y que pude expresar en bosquejo durante varias intervenciones sueltas durante el Seminario. Se trata de los modos de abordar en ciencias sociales el tema de la sexualidad, el erotismo y los afectos, como componentes de un complejo fenomenológico que en el libro denominamos “amores”. Será la única sección del presente ensayo donde aporto referencias bibliográficas, dado que de las otras secciones se encuentren en la publicación mentada.
El libro y el proyecto que lo produjo

Fui gentilmente invitado a hablar de “culturas femeninas y comportamientos sexuales” en referencia al libro que acabábamos de publicar en la Universidad del Valle, denominado El Espejo roto: ensayos antropológicos sobre los amores y la
175

Saberes, culturas y derechos sexuales en Colombia

condición femenina en la ciudad de Cali. El libro es el resultado de un proceso de investigación etnográfica patrocinado por COLCIENCIAS entre 1996 y 2000, implicó la formación en caliente de investigadores y escribir sobre lo investigado dentro del programa de pregrado y postgrado de Sociología de nuestra Universidad. Los investigadores en formación fueron veintidós, entre profesionales ya graduados en dos disciplinas: veintiún de sociología y una en filosofía; algunos en nivel de maestría, donde hicieron su trabajo de grado dentro del proyecto. A seis de ellos pude acompañar hasta el punto, que considero ideal, de ser coautores de algunos de los artículos publicados. A estos coautores se asoció un colega profesor de la Escuela de Medicina para tratar aspectos específicos del capítulo sobre cirugías estéticas del busto femenino.
Los amores y la condición femenina en Cali

El primer punto de mi presentación fue decir, desde la antropología que subyace al libro en mención, que me había atrevido a darle un título que no recogía de manera explícita el que me fuera sugerido, “Culturas femeninas y comportamientos sexuales”. Cambié “cultura” por “condición femenina” y “comportamientos sexuales” por “amores”. Más adelante explicaré el sentido de los cambios. Antes de pasar a los temas de fondo, expresé que al hablar de los amores y la condición femenina en Cali, no estaba hablando de toda la población local sino de barrios populares que por su evolución económica, social y cultural pueden ser considerados como representantes de un decantado color y sabor tradicional caleño y popular. En efecto,
176

con todo lo que ello implica dentro de las estructuras de la dominación masculina de la cual ya ha hablado bien Pierre Bourdieu (1991). pensaba también en los sectores de la elite socioeconómica más conectada. no tanto analítica como práctica. en la situación de sus amores. sin pedir 177 . La hipótesis del estudio es la siguiente: poco a poco. Pensaba específicamente en las grandes masas de inmigrantes pobres que viven en asentamientos subnormales y sin barrios consolidados. La palabra propia y práctica de estas mujeres.lo toman en sus manos.Elías Sevilla mucha es la variedad social. Esto significa que. sin ser libertinas: el espejo –que juega en el libro como metáfora del deber ser. pobres y de elite. que con la ciudad. que contrasta con esta gente raigal caleña a la que se refiere la publicación. afirmativa de sus decisiones y de su valoración moral respecto a los amores o como decía en el Seminario. económica y cultural que se observa en la ciudad. no hablamos en este libro. merced a los cambios en las estructuras materiales y simbólicas en que están involucradas.el control de sus destinos. respecto a “su sexualidad”. una palabra propia. estas mujeres están demostrando que su condición de ser humano femenino está cambiando. es decir. Ellas dicen. Han asumido el control de sus amores y con ellos –hasta donde es posible en paralelo con los varones. en su condición femenina. estético y político. en términos de amores. para utilizar otra expresión del autor de El sentido práctico. algunas mujeres raigales de la ciudad consolidada adquirieron un discurso. con las redes nacionales e internacionales y con sus modas. De las mujeres de estos sectores. implica la asunción en el ejercicio de su erótica de una nueva posición en relación con los estatus ético.

Condición femenina reemplaza a cultura y hace referencia a una bella formulación humanista que hemos tomado de la tradición intelectual francesa. que si no son del todo autónomas –nunca podremos serlo los humanos.por lo menos se acercan a la relativa autonomía de los varones. en concreto. por ejemplo de las mujeres que son etnógrafas. la que da soporte a la estima a que todo ser humano tiene derecho. de los escritos de Pascal.. además de sus trasformaciones desde adentro. poetas. Ellas eran mujeres caleñas “comunes y corrientes”. Hablamos de amores como nombre alterno al de sexualidad. Jean Paul Sartre y André Malraux. culturas y derechos sexuales en Colombia permiso. que nuestras entrevistadas no tenían. la influencia que en Al-Andaluz de 178 . que somos conscientes de los límites objetivos con los que se desenvuelve nuestra vida. Recogieron.. son tan antiguas como el mismo idioma.Saberes. las mujeres y los hombres. parlamentarias y defensoras de derechos. Hablamos de la condición femenina en cuanto está representada por lo que consideramos un núcleo más sensible. Condición humana es una fórmula para referirse a la situación existencial de nosotros. a condiciones transformadoras. Nuestras bellas formulas castellanas Mal de amores o “Andar de amores con. Como condición humana femenina me refería en el Seminario a las estructuras materiales y simbólicas.”. y demás especialidades del discurso refinado. sin duda. heterónomas. Esta palabra práctica es distinta de la palabra elaborada. Damos sentido a esos límites e intentamos transformar o mejorar esas condiciones objetivas. la palabra justificadora y práctica. sus amores: condición que cambia de situaciones dolorosas. pero atendiendo a un renovado ideal moral.

En el complejo así emergente se combina la aspiración individualizante de encontrarse íntimamente con un Otro. 179 . las efusiones eróticas y las atracciones sexuales: hablamos de la institucionalización de un modo específico de dar salida a tales inquietudes y necesidades. la misma de las Mil y una noches. el nombre de Amurs. haya estado ausente el afecto. compartir la orientación de la existencia basada en el afecto. En una de ellas emerge la poderosa metáfora del espejo. casi siempre autodiagnosticado. Pues bien.Elías Sevilla entonces –por allá en los siglos XII y XIII– llegó con la presencia árabe. que ahora. eventualmente llegando a la copulación. No que en otras sociedades y tiempos. compartir el disfrute sensual y simbólico de los cuerpos. sirve en el libro para etiquetar el complejo relacional y psíquico que se hizo claro en Occidente como recurso cultural e institucional a partir de tales fechas. cuyas primicias apenas comienzan a saborear y a sufrir nuestras jóvenes parejas. Mal de amores que en los relatos fantásticos es diagnosticado. para hombres y mujeres. como se decía en provenzal. el Amor Romántico y el hoy denominado por Anthony Giddens Amor Confluente. comienza a mirarse en Occidente con suma admiración. y tal vez desde siempre. Muchos males de amores se relatan en las mil veladas de la astuta Scherezada. con motivo de las transformaciones drásticas de la relación con esta cultura milenaria. en sus tres grandes formas predominantes. No era el momento en el Seminario de resumir la historia del mito y rito de los Amurs en Occidente. En el segundo capítulo del libro se habla de esta historia y de la complejidad de los Amurs como intento analítico. sucesivas y traslapadas: la del Amor Cortés.

las antropólogas Mary Douglas y Virginia Gutiérrez de Pineda. usualmente tratados bajo los acápites de sexualidad. Sevilla. Digo “todavía” porque sinceramente creo que mientras no rompamos con esa orientación. Lo contrasto con otra lógica cuya orientación observé como todavía vigente en algunas de las intervenciones escuchadas en el Seminario. erotismo y afecto. Un libro de sociólogos trató de captar en una fórmula casi matemática esta experiencia: proponen que se tienen relaciones íntimas amo180 . Con ellos se hizo un modelo analítico que. No entro en los detalles de este intento de mirada de conjunto porque prefiero en el excursus detenerme en la lógica analítica que nos guió. 1997a).Saberes. culturas y derechos sexuales en Colombia Excursus: Excursus : sobre los modos generales de abordar los asuntos de los amores En la investigación se hizo un recuento más o menos detallado del estudio de los elementos que componen los amores. en el mal sentido del término. seguiremos siendo reduccionistas. Los amores constituyen un fenómeno de enorme complejidad cuando uno integra en ellos los diversos planos de la experiencia humana que los constituyen. como lo llaman los Beck. Anthony Giddens. ayuda a pensar “el normal caos del amor”. la pareja Ulick y Elizabeth Beck. Georg Simmel y Niklas Luhmann (quien sigue a Talcott Parsons. para no hablar de lo mucho que ayudaron los escritos de Virginia Woolf. Partimos de Max Weber. Repasamos los intentos serios de teorizar los amores como objeto de estudio de la antropología y la sociología. algo menos de erotismo y prácticamente nada de afectos cuando las ciencias sociales se aproximan a estas experiencias. que denominaré centrífuga. Se ha hablado bastante de sexualidad. aunque puede parecer simplista.

1 Modelos analíticos jerarquizados sobre Amores Erótica / Estética / Ética / Política Salud Sexual y Reproductiva Salud Reproductiva Infección y embarazo 1 <<http://members.fortunecity. cuyo propósito es el fortalecimiento de la vida y las relaciones personales. También incluye salud sexual. muestra a las claras.htm>> 181 . El número noventa y cuatro de la Plataforma para la Acción decía: [.es/dilialucia/005_legislacion/legislacion.] el cuidado de la salud reproductiva se define como la constelación de métodos. cuán distante estaba la idea de una complejidad jerarquizada y cuál era la fortaleza del pensamiento tradicional “científico” sobre la sexualidad. y no sólo consejería y cuidado relacionado con la producción y las enfermedades sexualmente transmitidas. La Declaración de Beijing de 1995.. última batalla en grande contra las concepciones reduccionistas y medicalizadas. Gagnon. técnicas y servicios que contribuyen a la salud reproductiva y al bienestar mediante la prevención y la solución de los problemas de salud reproductiva. Michael y Michaels.. por motivos recreacionales (r 2) y por motivos relacionales (r 3) (Laumann. nombre que se usaba como sinécdoque de amores.Elías Sevilla rosas (“sexuales”) por motivos reproductivos (r1). 1994).

también capturan los poetas (Sevilla. que con su respectivo nombre. Los círculos en su orientación centrífuga se han movido de abajo hacia arriba en el orden de esta complejidad jerarquizada. Piénsese de él como un cono invertido. Es de advertir que el esquema es una simplificación modélica porque las delimitaciones de subsistemas en el modelaje son recursos artificiales para capturar y analizar con nuestro aparato racional la vida misma que. fueron dados en esta historia de los estudios de los amores. En la etapa inicial médica moderna las personas no entraron en escena. con sus propias fórmulas metafóricas. Tenemos. fuera mirado como de competencia fisiológica y médica: se miraban los órganos. en efecto. siempre ha habido autores que refirieron estos aspectos en la historia de las ciencias sociales.Saberes. pero difícilmente los han tratado de manera sistemática e integrada. enfatizando en los embarazos y las infecciones. a la vez que han reflejado las etapas. sus funciones y disfunciones. que hay un núcleo biológico que hizo que el fenómeno amoroso. culturas y derechos sexuales en Colombia La figura adjunta es un esquema de círculos concétricos que recoge las etapas y delimitaciones que fueron hechas en la historia del tratamiento científico del fenómeno amoroso. 1997b). sólo sus órganos. por razones históricas ya expuestas2 . ante todo. aunque no dejaba de haber inquietudes relacionadas con la “frigidez” y la “disfunción 2 Thomas Laqueur (1990) muestra con detalle la importancia que tuvo en el pasado occidental la concepción orgánica del sexo. Las líneas punteadas indican las etapas que apenas están en construcción. con los órganos reproductivos. sus intercambios de fluidos y las consecuencias de estos intercambios. pero desde luego. 182 . relacionadas.

estos aspectos sí recibieron enorme atención en la práctica cotidiana durante las últimas décadas. con cierta desazón observé en el Se183 . de life politics. con ayuda expresa de nuevos profesionales especializados en la Sciencia Sexualis que hablaba Foucault. al menos en cuanto al cambio de etiquetas. un período donde se habló de salud reproductiva. En este campo político se debatió con fuerza. Pero vamos lentos. como Anthony Giddens. o que se diga con el feminismo que la política también ocurre en el ámbito privado. Allí estamos. procedente de la Conferencia de Alma Ata (1978) llevó a desmedicalizar un poco el tratamiento de los amores. al lado de otros que no han recibido tanto énfasis (los eróticos y los estéticos). relacionadas con el bienestar de las personas involucradas en los procesos infecciosos y reproductivos. se habló también de salud sexual y reproductiva. como lo demostrara la Declaración de Beijing. Por ejemplo. Pasamos luego a la década de 1960. tal vez el énfasis en la salud de las personas. En forma coincidente. aunque de manera no integrada. Sin embargo. no se había llegado en esa fecha a dar el paso a una visión más integradora que recogiera los grandes avances sobre los amores como procesos relacionales entre las personas. ad portas de una nueva etapa de integración de todos estos fenómenos. los componentes éticos y políticos de la vida amorosa.Elías Sevilla eréctil”. porque ya entraban concepciones un poco más integradoras. La autonomización práctica de los procesos sexuales respecto a sus implicaciones reproductivas (merced a los métodos anticonceptivos) hizo que también se autonomizara parcialmente la experiencia sexual como objeto de tratamiento científico. Ello llevó a que algunos autores perspicaces hablen. De todos modos.

por no decir asombrosa. la economía. Mi aporte puntual. para la propuesta. bastará una breve descripción de su núcleo ejemplar para el propósito del presente ensayo. fue especialista de la investigación sistemática e inteligente. bosquejado en las discusiones habidas en el Seminario. Me inspiraron. premio Nobel de Economía en 1978. a la psicología del desarrollo y al tratamiento que dio Michel Foucault en su segundo volumen de la Historia de la Sexualidad a la “sexualidad” como una cuestión de “juegos de verdad” en materia de ética y de estética. Los ejemplos son los de Herbert Simon en un rango amplísimo de disciplinas. tiene que ver con dos modos generales y contrapuestos de tratar la complejidad amorosa. de la complejidad jerarquizada. la de complejidad jerarquizada y el modo adecuado de tratarla subyace en ellos de manera interesante. Acudimos a la aplicación que hace Paul van Geert de la teoría matemática de sistemas dinámicos. Herbert Simon. que van de la ciencia política hasta la arquitectura del cerebro. No es el momento de detenerme en los ejemplos. En palabras de la economista y filósofa EstherMyrjan Sent: Ramificándose desde la ciencia política hasta la administración de empresas. culturas y derechos sexuales en Colombia minario que todavía se seguía hablando se “Salud Sexual y Reproductiva” para referirse de manera evidente a aspectos del complejo amoroso que no eran ni simplemente sexuales ni reproductivos. la psicología y la 184 . Una idea central.Saberes. pero en el fondo bastante similares por su lógica. tres ejemplos aparentemente disímiles. en varios frentes aparentemente distantes.

los agentes económicos. La idea de Simon de que en una organización compleja jerarquizada. submetas. Reglas heurísticas elementales guían a los gerentes. podrían ser estudiados sin que se perdiera de vista la pertenencia a un sistema más inclusivo y complejo. las organizaciones. 2001: 485). y por tanto serán los vínculos más fuertes. Los subsistemas en la dimensión media consisten en administración de nivel medio. solucionadores humanos de problemas. dinámicas de corto plazo. entre más altos sean los niveles tendrán menos interacciones los sistemas y viceversa. la arquitectura de la mente en nivel simbólico y las simulaciones computarizadas en la resolución de problemas. y computadores. los miembros de los sistemas simonianos están flojamente acoplados (Sent. que ubicados en un determinado nivel de interacción y fortaleza de vínculos. y subtareas. Los partió en suborganizaciones. Simon fue exitoso porque aplicó su modo de trabajo en varios campos de la complejidad de la materia que estaban en un nivel medio de interacción. Más aún. le permitió descomponer sistemas muy complejos en sus componentes. El psicólogo teórico holandés Paul van Geert decidió valerse de los avances que en sistemas dinámicos generales se han hecho en las matemáticas y la física para proponer modos de interpretación de las propuestas que Piaget y Vigotsky 185 . Simon vio sistemas complejos jerárquicos en todas partes. tal es el caso de la arquitectura de la mente en el nivel simbólico.Elías Sevilla inteligencia artificial. subconjunto de ecucaciones y variables. que supone conocimiento detallado de niveles infraestructurales (redes neurales) pero se dan por descontados.

el de la ética y la política de los juegos de verdad en que se debate cualquier ser humano que es sujeto de deseos. El caso de Foucault brilla como intento genial de mirar “la sexualidad” desde el nivel más alto. El estado de un sistema puede ser especificado en atención a los valores de cada una de sus variables en un momento particular del tiempo. Con estos elementos podemos aproximarnos a la complejidad de los amores y a la propuesta que me atrevo a formular. 2000: 64).Saberes. el autor da un giro decisivo cuando deja de lado la idea de reconstruir la 186 . Específicamente llama la atención el manejo que da a la simplificación que es inherente a todo modelo analítico sin que caiga en el reduccionismo. culturas y derechos sexuales en Colombia hicieron para dar cuenta del muy complejo campo del desarrollo ontogenético humano. Una vez este nivel ha sido seleccionado. 1998: 149). El comportamiento del sistema es el cambio en el sentido sistémico como consecuencia de la interacción de tales variables (Geert. cuya interacción está gobernada por reglas o principios específicos de interacción. tratemos de mostrar en virtud de qué principios esos componentes se autoorganizan en procesos y estructuras que nos interesan (Geert. Los sistemas dinámicos son antirreduccionistas en cuanto nos permiten seleccionar un nivel de descripción y explicación y mantener como dado lo que precede a ese nivel [en el orden inferior]. En el prólogo al segundo volumen del La Historia de la Sexualidad. Un sistema se puede definir como cualquier conjunto de variables en interacción (propiedades observables o que son observables en principio).

con la debida competencia que demanda el sistema de variables delimitado. 1984: 11-12) Es interesante y lamentable que en la actualidad muchos de quienes dicen ser seguidores de Foucault en el tratamiento de la sexualidad olvidan esta dimensión tan ambiciosa en la que se ubica el autor preferido: siguen hablando de “salud sexual y reproductiva” cuando los asuntos que tratan piden a gritos que se suba de nivel y desde allí. sean tratados los subsistemas de interés. mirando la historia del tratamiento que se dio en las ciencias sociales al asunto de los amores y observando el diagrama de la figura adjunta. el hombre occidental se vio llevado a reconocerse como sujeto de deseo (Foucault. Como vimos. A partir de estos ejemplos. hallo 187 .Elías Sevilla evolución de las formas sucesivas de conductas y prácticas sexuales para dedicarse nada menos que a “los juegos de verdad” en que se debate el sujeto de deseo. era indispensable despejar antes la forma en que. Para esta delimitación y tratamiento no se puede olvidar la lección anti-reificacionista de van Geert. a través de los siglos. políticas y estéticas que plantea el ejercicio del erotismo y la sexualidad copulatoria. un asunto eminentemente centrado en las cuestiones éticas (morales en el sentido freudiano). como sujeto de una “sexualidad”. un sistema es una construcción artificial que ayuda a construir modelos (también construcciones artificiales) que permiten dar cuenta de subconjuntos delimitados en un sistema complejo cuya “realidad” pretendemos capturar con nuestras fórmulas. En suma: para comprender cómo el individuo moderno puede hacer la experiencia de sí mismo.

afecto. dentro de este modo de obrar. En efecto. Por lo que pude ver en el Seminario. Contra este procedimiento se ha levantado desde hace unos años una reacción política que pretende superar el reduccionismo implícito sin encontrar mucho eco en el campo propiamente académico de generación de fórmulas modélicas. etcétera. culturas y derechos sexuales en Colombia que pueden ser postulados dos modos de aproximación a los asuntos de los amores: En primer lugar. a dar cuenta de fenómenos que salen de su órbita. Esta ha sido la modalidad predominante en la historia del tratamiento académico y científico de los asuntos de los amores. por adición. todavía está vigente la fórmula de “salud sexual y reproductiva”. incluso en la declaración de Beiging.Saberes. así se pasó de “Reproducción y Embarazo” como asuntos de órganos sexuales y genésicos a “Salud Reproductiva” y a “Salud Sexual y Reproductiva”. próximamente tendremos uno o varios adjetivos más. 188 . Como ejemplo tenemos el reduccionismo médico que desde el conocimiento relacionado con infecciones y embarazos (éstos como fenómenos ginecológicos) da cuenta. la solución que se ha encontrado. no cambia de dirección centrífuga: cree hallar un camino en la agregación de adjetivos que designan el nuevo círculo que desea colonizar. éticas y políticas igualmente importantes. cuando los académicos acepten en sus fórmulas que los fenómenos de la sexualidad tienen implicaciones eróticas. estéticas. erotismo. Sin duda. de ámbitos fenomenológicos relacionados con los amores: sexualidad. un modo centrífugo que define estos asuntos desde los niveles menos complejos (sin negar que ellos lo sean) y se procede desde allí. por expansión del ámbito de cobertura.

para aplicar allí las baterías intelectuales disponibles. hasta lo menos inclusivo. como lo son el de manejo de infecciones con los antiretrovirales en el caso del control del VIH: se debe saber de sistemas inmunológicos y bioquímica pero también de política y economía. integradora y además el debido conocimiento de las reglas y principios que rigen en las interacciones para adecuarse al nivel seleccionado. racionalista. por ejemplo. simplificadora y adjetivadora de los modelos científicos contrasta con la fórmula sintética. de lo más inclusivo –aquellas áreas aún no muy definidas. Ello implica una mirada amplia. lo estético. Tiene la ventaja que desde un punto de mira amplio y supercomplejo. densa y metafórica de los poetas. van Geert y Foucault ya mencionados. medio o bajo. incluso más allá.Elías Sevilla En segundo lugar. va en sentido opuesto. uno puede trabajar desde el punto de vista ético y político asuntos bastante especializados y de escritura entre los niveles. de nivel alto. aunque cada vez más emergentes– en materia de amores: lo político. el procedimiento centrípeto diagramado en la figura. También es la experiencia de la pérdida de identidad: dispersión de las formas de mil sensacio189 . Por ejemplo. sino que las supone. Este procedimiento llama a la conformación de equipos con mentalidad amplia y flexible que no riñe con las competencias especializadas que demanda cada círculo interno. lo ético y lo erótico. la de Octavio Paz en su libro La llama doble: El abrazo carnal es el apogeo del cuerpo y la pérdida del cuerpo. uno puede delimitar cualquier subconjunto. en el de la biología molecular. La fórmula centrífuga. Este procedimiento se acerca al de Simon. para terminar en el núcleo rigurosamente médico.

convertido en una sustancia infinita que palpita. evaporación de la esencia. 1993: 205). No hay forma ni presencia. indios y mestizos2 . que rige todo para blancos. se expande. En su versión recibida. El excursus permitirá comprender mejor lo que intentamos decir en la publicación ya mentada. el cuerpo vuelve a ser cuerpo y reaparece la presencia (Paz. pasando de la centrífuga y reduccionista a la centrípeta e integracionista. 190 . se inicia por la abolición del cuerpo de la pareja. Un instante después la sustancia se desvanece. se contrae y nos encierra en las aguas primordiales. volvamos a los amores de las mujeres caleñas y a las notas de presentación que hice en el Seminario. En el curso del Seminario pensaba. hay la ola que nos mece.Saberes. 2 En Cali la proporción de afrodescendientes supera el 30%. que algo pueden ayudar estas fórmulas modélicas de los científicos y metafóricas de los poetas para lidiar con el normal caos del amor que encuentran en sus tutorías cotidianas. Mucho pueden ayudar las fórmulas modélicas si se cambia de orientación. Creo que la comprensión de muchos de los problemas nacidos de la complejidad de estos fenómenos posiblemente se facilita si uno cambia de dirección analítica y desde luego tiene el cuidado de respetar los conocimientos especializados en cada uno de los ámbitos que el interés coyuntural necesite trabajar. la cabalgata por las llanuras de la noche. al oír a los “interventores” prácticos en orientación amorosa. estos amores están signados por el “complejo del amor y la vergüenza”. Experiencia circular. culturas y derechos sexuales en Colombia nes y visiones. Los amores de las mujeres raigales de Cali Hecho el excursus sobre los sistemas complejos y sus clasificaciones. caída de una sustancia oceánica.

escandalizando buenas conciencias. aunque la lindura sea relativa de los estereotipos. no de mujeres con mujeres porque. Son amores en que se inicia una juventud trirracial tanto en los barrios consolidados. las caleñas de que hablamos no se ajustan necesariamente a este estereotipo: Son mujeres concretas. donde ya se lograron avances “del espíritu a la piel”. es decir hacia la valoración positiva de las diferencias raciales. farandulizado. sino a las mujeres que habitan barrios ya consolidados y conjuntos residenciales de las clases medias y medias bajas. ocasionalmente frente a un físico espejo. Amores de muchachas negras. dulzarrón como el manjar blanco.Elías Sevilla Estos amores femeninos también tienen que resistir al estereotipo de la “mujer caleña”. dijo Omar Rincón hace poco que era un oasis de “cheveridad”. dominio de livianidades y planicies conceptuales. mestizas y de ancestro indígena. que han asumido los gustos y modas hoy vigentes. que irrigadas por dineros dudosos no hacen sino resaltar la corona del ombligo y las tetas que son como las flores. Gozan y sufren sus amores. mulatas. unas muy lindas. como soñara Nicolás Guillén. otras menos. a pesar de intentarlo. el proyecto no logró consolidar información alguna sobre el asunto. casi todos ellos negros e indios. Esos amores mantienen relaciones con otras urgencias de la vida cotidiana. 191 . en una ciudad de la que. no sólo por la rumba sino en la soledad de sus alcobas. Hablamos de amores de mujeres con varones. Sus amores son cantados por el arte público de última generación o expresados en grafitties digitales propiciados por algún portal local. Sin embargo. Repetí que no nos referíamos a las enormes concentraciones de recientes inmigrantes.

estético. Toda mujer que se reflejaba en él. Borges recoge esta muy vieja tradición en una obsesión por los espejos y la generaliza a los hombres y las mujeres como metáfora de lo que debemos ser. en el orden erótico. Volviendo a Foucault. Está la relación superficial. Está la relación profunda. cómico y con una pizca de verdad el efecto diferente que el espejo tiene en las mujeres y en los hombres. El modo como se hizo la historia de Occidente. hace que para la mujer. traída en mucho cuentos y cantada por poetas. sin embargo. En la noche seiscientos cincuenta y cinco. empañaba el espejo. lo que denominamos el ideal deóntico.Saberes. ejemplarizada por el “Dime espejito ¿cuál de las dos es más hermosa?”. En la noche seiscientos setenta y tres habla de un espejo mágico entregado por el rey de los genios al príncipe para que le ayude a buscar una mujer ideal para que sea su esposa. objeto de caricaturas. por más aderezada que estuviera. el espejo sea de manera casi sistemática el espejo roto 192 . La historia en occidente ha hecho. Había hablado también de las Mil y una noches. que las mujeres tengan con el espejo una relación muy particular. inquietante al extremo. Ese ideal. aparecía desnuda. ella hace sus juegos de verdad como sujeto de deseo. político y ético. así fuera sólo en su corazón. y si había tenido trato con hombres. de la mujer que se encuentra de frente con la figura ideal de lo que ella debe ser. culturas y derechos sexuales en Colombia La metáfora del espejo roto y restaurado Había dicho antes que el espejo era una metáfora que habla del ideal moral de la figura femenina. acentúa de modo superficial. donde las Mil y una noches ha sido leída y leída. Scherezada inicia el relato del prícipe Zeyn y el espejo de las vírgenes.

como metáfora de una condición de fractura. refiriéndola a la condición femenina con sus amores.Elías Sevilla (o empañado). Estos amores son vigilados celosamente por los varones de la casa como un sagrado patrimonio familiar. de las “buenas” porque debían mantenerlo intacto. dislocación y postración aplicada al arte irlandés. Para hacerlo. Si la mujer de “buena familia” viola este régimen al disponer de sus amores. novias y esposas. informé que recogimos la tradición de estudios antropológicos que han trabajado lo que se denomina “el complejo del honor y la vergüenza” cuya piedra angular son los amores de las mujeres de la familia: madres. La sexualidad y el erotismo de las “otras” mujeres. comienza a darse 193 . preservando el honor de la familia y de las “Otras”. La consecuencia es una dolorosa condición que le permite a la poeta andaluza Concha García preguntar a sus congéneres en un bello poema ¿Tienes grietas cuando sales a la calle? Se recordó que en el libro se decía que en este régimen no había “espejo roto masculino” porque esta condición era exclusiva de las mujeres. del que hace parte el cambio en el régimen femenino que aquí se estudia. que ya lo tenían roto. por ejemplo en Joyce. En el libro trabajamos esta idea. hijas. en su condición subordinada o excluida. constituyen coto de caza de esos varones. rompe el silencio del ideal moral y queda relegada a uno de los más bajos estratos en la amplia galería de las “otras” mujeres: se convierte en “vergüenza” porque viola el “honor de la familia”. En este régimen los hombres eran “quebradores” como lo señala un libro de Mara Viveros. por efectos complejos. Hoy. Por ello ha sido tomado. especialmente si son subordinadas.

estas empresarias de su erotismo y sexo ya no se llaman putas ni prostitutas. amores nacidos de la seducción a que juegan las mujeres con sus hombres preferidos o viceversa. Entre ellas hubo mujeres de buena familia y también de las otras. a las viejas formas de ventas de burdel y salas de masaje. En el Cali popular y moderno. de mujeres con hombres. en particular de las que tenían “amores comerciales”. El espejo restaurado. libres también de las equivalencias comerciales. Esto es una prueba de que nos encontramos en un orden de género innegablemente relacional. Amores comerciales Las nuevas formas de amores comerciales. cuando no “fufurufas”. Se traba de amores. habla de la condición femenina transformada. son sobrepuestas. no de mujeres con mujeres. sino “diablas” y “bandidas”. como lo muestran algunos estudios de las “masculinidades” realizados por los colegas Fernando Urrea y Pedro Quintín en Cali. lento y poco espectacular. El libro en su componente sustantivo tiene dos partes (porque también hay un componente técnico y metodológico). como he dicho. quienes son las que no tienen el decoro que re194 . que debe ser estudiado con detenimiento.Saberes. pero firme y decisivo como los movimientos tectónicos. pudo ser percibido en la vida de buena parte de las mujeres raigales que nos contaron sus historias. que es el complemento de la metáfora. El cambio. La primera parte está dedicada a los amores libres de las constricciones de la conyugalidad. culturas y derechos sexuales en Colombia casos de fracturas en el espejo masculino. es decir. sin aún extinguirlas.

con ellos. que no juega al dinero sino a la seducción. también llamada diabla o bandida. ya sea para la seducción o el comercio. La presencia afrodescendiente en la ciudad Quise. incluyendo las cirugías estéticas. es decir las “descaradas”. que hay una conexión particular entre las cirugías estéticas. de la condición de la mujer en la ciudad. hacer otra nota “cultural”. porque sería una sugerencia abusiva. en dinero o en especie. la mujer que comercia con amores entra en una zona ambigua en la que difícilmente se distingue de la joven.Elías Sevilla quiere un negocio tan próspero y sutil. indias y mes195 . Estas cirugías están relacionadas con la nueva imagen que la mujer moderna de la ciudad consolidada y popular construye y promueve. Se indicó también que con el nuevo perfil de empresaria de su belleza y erotismo. En estas “jóvenes acompañantes”. Desde luego. como algunos las llaman en el círculo de servicio internacional. no quisimos decir. a las que se dedica un capítulo y los amores comerciales. en el sentido arriba mencionado. de condición humana y de esfuerzo por transformarla. y muestra una ética personal desinhibida en la competición abierta por los hombres que le gustan. El libro establece un contraste entre los grilletes morales –verdadero cinturón de castidad– impuestos a las blancas. finalmente. La importante presencia afrodescendiente es un componente decisivo dentro del conjunto de factores que favorecieron la reformulación de los amores femeninos y. se ve claramente la asunción de una autonomía femenina en que el capital sexual y erótico se vale de todos los apoyos de la cosmética y de la moda contemporánea.

1997b. para la historia local. The dynamics of general developmental mechanims: from Piaget an Vigotsky to dynamic system models. Sent stimulating Simon stimulating scientist. 1993. La construcción del sexo: cuerpo y género desde los griegos hasta Freud. que algunos autores sugieren cuando hablan. de la actitud diferente que los afrodescendientes. The social organization of sexuality: sexual practices in the United States. El sentido práctico. Documentos de Trabajo del Cidse 4 (Cali).Saberes. por la tradición mediterránea del complejo del honor y la vergüenza. Pierre. Paz. Elías. Michael y S. E.. D. 1998.159. por circunstancias de la historia nacional. Current Directionsin psycological Science 9 (2): 64-68. Geert. Histoire de la Sexualité 2. se vieron exentos en gran parte de la catequización y dominio civilizatorio europeo en materia de moralidad de amores. 1997a. Octavio. Por ello el libro reinterpreta. y los grilletes físicos con que vinieron los primero pobladores negros a lo que es hoy Colombia. Laqueur. Sevilla. Documentos de Trabajo del Cidse 46 (Cali). Bibliografía Bourdieu. Paul van. J. H. Foucault. Madrid: Taurus. Poetas y Comunicación. París: Seuil. Paris : Gallimard. We almost had a great future behind us: the contribution of non-linear dynamics to developmental-science-in-making. 196 . Sent. Michaels. 1984. 1998. Mal de amores y salud reproductiva. culturas y derechos sexuales en Colombia tizas. Geert. Chicago: Chicago University Press. La llama doble. 2001. Gagnon. Esther-Myrjan. Pierre. la “inmoralidad de negros”. Michel. paul va. Thomas. Studies in History and Philosophy of Science 32(3): 479-500. Madrid: Ediciones Cátedra. Laumann. 1991. De Amores. Sus descendientes. Bourdier. L’Usage des Plaisirs. R. 2000. T. Sevilla. Elías. tienden a mostrar frente a los fenómenos de la vida amorosa en general. en términos de otra cultura sin el complejo del honor y la vergüenza. 1994. 1990. La domination masculine. Developmental Sciencie 1(1): 143. México: Seis Barral. en particular los del Pacífico.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful