AECCA /ANUARIO 2010 96

EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO:
LA FORMA PÁLIDA DEL HALCÓN PEREGRINO
AUSTRAL
1
David H. Ellis, Miguel D. Saggese, R. Wayne Nelson, Isabel C. Caballero,
Ana Trejo, Agustin I. Quaglia
David H. Ellis: Sus primeros encuentros con aves rapaces y experiencias en la
caza con halcones comenzaron a la temprana edad de 10 años. Estas experien-
cias fueron determinantes a la hora de defnir su vocación y carrera profesional,
llevándolo a estudiar aves de presa en diversos países. Sus investigaciones in-
cluyen estudios a largo plazo sobre el comportamiento de águilas reales Aquila
chrysaetos, la ecología reproductiva del halcón peregrino en Arizona, y la ecología
de halcones sacre Falco cherrug y águilas reales en Mongolia.
Miguel D. Saggese: Docente e investigador en el College of Veterinary Medicine,
Western University of Health Sciences, Pomona, California. Médico veterinario,
97
microbiólogo y ornitólogo especializado en aves rapaces, su principal interés
esta focalizado en comprender el impacto que las enfermedades infecciosas y
parasitarias, pesticidas y metales pesados ejercen sobre la dinámica poblacional
de las aves de presa, entre ellas la amenazada águila coronada Harpyhaliaetus
coronatus y el halcón peregrino austral Falco peregrinus cassini.
R. Wayne Nelson: Nacido y criado en una pequeña granja de Canadá, Wayne se
inicio en la práctica de la cetrería a los 13 años, al mismo tiempo que veía crecer
su pasión e interés por la observación de las aves y la naturaleza. Después de
realizar estudios de postgrado sobre los halcones peregrinos de las islas Haida
Gwaii (Queen Charlotte Islands, British Columbia, Canadá) continúo estudiando y
anillando pollos de halcones peregrinos durante los siguientes 40 años. También
ha estudiado la ecología reproductiva de los auras cabeza roja Cathartes aura en
las praderas de Alberta.
Isabel C. Caballero: Está fnalizando sus estudios de doctorado que cubren
temas desde reconstrucción de relaciones de parentesco usando algoritmos com-
putacionales, hasta flogeografía en halcones peregrinos. Está interesada en ge-
nética evolutiva en aves rapaces y en el desarrollo de métodos computacionales
focalizados en genética poblacional.
Ana Trejo: Es profesora de ornitología en la Universidad Nacional del Comahue,
Argentina y tiene un especial interés sobre las especies de rapaces que habitan la
Patagonia. Sus investigaciones permitieron conocer los principales aspectos de
la biología reproductiva y comportamiento del Aguilucho andino Buteo albigula, la
distribución de la lechuza concón o bataraza Strix rufpes y la dieta de numerosas
especies de rapaces.
Agustin I. Quaglia: Estudiante avanzado de medicina veterinaria en la Univer-
sidad de Buenos Aires. Su acercamiento a las aves rapaces se produjo de peque-
ño y acompañado de los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente. Como
estudiante de veterinaria participó en numerosos proyectos de rehabilitación
de rapaces y en estudios de campo sobre águilas Arpía Harpia harpija, águila
coronada y también sobre rapaces urbanas, integrando los enfoques biológico y
médico con la conservación.
En la imagen: Grupo de trabajo en el campo, temporada 2009 (de izquierda a
derecha): R. Wayne Nelson, Isabel C. Caballero, David H. Ellis y Miguel D. Saggese.
1 Nota del editor: Los autores insisten en utilizar el término Austral (sureño) dado que en la Patagonia continental, Tierra del Fuego
e islas cercanas, estos halcones peregrinos representan la población reproductora más austral de esta especie con distribución global.
Es sabido que los halcones peregrinos que habitan Sudamérica no se encuentran únicamente en las zonas australes del continente; de
hecho, también se los encuentra en latitudes tropicales, incluso al norte de la línea del Ecuador. Así, la denominación Austral sería
aplicable si, de acuerdo a la interpretación del primer autor (Ellis), los halcones peregrinos de la Patagonia (incluyendo las poblaciones
fueguinas) constituyen una subespecie diferente, separada de la que habita latitudes norteñas e Islas Malvinas.
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
AECCA /ANUARIO 2010 98
English Abstract: Three decades ago there
was a surge in efforts to determine the taxonomic
affnities of the Pallid Falcon (then also known
as Tierra del Fuego Falcon, Kleinschmidt’s Fal-
con, and (Falco kreyenborgi). At that time, only
a handful of specimens were known to science.
In 1979, the bird was frst photographed in the
wild. In 1980, a recently fedged Pallid Falcon
was found in a brood of Peregrine Falcons (F.
peregrinus cassini) and a mixed pallid-normal
pair (albeit without offspring) was found. Finally,
in 1981, several eyries were found in southern
Argentina and Chile with various combinations
of pallid and normal adults and young. Pheno-
type frequencies of offspring and parents led to
the conclusion that Pallid Falcons are homo-
zygous recessive expressions of a single pair
of genes (or gene cluster). With that discovery,
Pallid Falcon research nearly ceased for almost
three decades. Only recently have Pallid Fal-
con studies (outlined in this paper) begun anew.
From our 2009 survey in Argentinean Patago-
nia, we present eyrie occupancy rates after a 29
year hiatus. We illustrate the hyper-variability
of plumage in Peregrines from Patagonia and
discuss food preferences and reproductive ra-
tes. We discuss the need for molecular genetics
research to identify rare alleles and differentiate
races across South America. We also present
plans to determine exposure levels to selected
avian pathogens and parasites and environ-
mental contaminants. Finally, we discuss con-
servation options to promote survival, especially
of the rare pallid morph.
LA HISTORIA DEL HALCÓN PEREGRINO PÁ-
LIDO
El halcón peregrino austral Falco peregrinus
cassini, es una de las subespecies menos co-
nocida de esta cosmopolita especie de halcón.
Esta subespecie austral podría estar amena-
zada como resultado del comercio y tráfco ile-
gal de la que es objeto, si bien se carece de
información precisa y exacta cuantifcación de
este problema. En esta subespecie se pueden
hallar individuos de coloración pálida (también
denominada clara o blanca, forma única de la
Patagonia), la cual parece ser particularmente
vulnerable como resultado de este tráfco.
A continuación presentamos una reseña
de las investigaciones que estamos llevando
a cabo sobre esta especie en la Patagonia
argentina. Estos estudios incluyen no sólo la
Fig 1.
Pálido
colectado
en 1961 por
Carlos
Kovacs en la
Patagonia
norte.
Algunas
plumas
adultas son
visibles
sobre la
rabadilla.
Foto:
David
H. Ellis.
99
investigación de sus aspectos demográfcos y
genéticos, sino también la investigación de su
exposición a enfermedades infecciosas, para-
sitarias y contaminantes ambientales con el fn
de determinar su estado sanitario. En última
instancia, nuestros estudios buscan identifcar
posibles problemas de conservación que pue-
dan estar impactando negativamente sobre las
poblaciones de esta especie en la Patagonia
argentina y en particular, sobre la forma pálida.
Los halcones peregrinos pálidos, presentes
en Argentina y Chile, son conocidos para la
ciencia solamente desde los últimos 85 años.
Hasta 1980, su exacta relación con los halco-
nes peregrinos australes era desconocida. A
continuación resumimos la serie de descubri-
mientos que permitió resolver el enigma gene-
rado por esta forma pálida de halcón peregrino.
En 1925, cazadores de nutrias capturaron
por casualidad un ave desconocida para la
ciencia. Se trataba de un halcón pálido, pero
la localidad exacta de captura nunca pudo ser
identifcada con precisión. Esta ave, aún viva,
fue vendida en Punta Arenas, Chile, terminan-
do más tarde en el zoológico de la ciudad de
Münster, Alemania. Algunos años después, dos
volantones pálidos fueron capturados en el mis-
mo sitio de nidifcación, siendo ambos ejempla-
res una vez más vendidos en Punta Arenas y
después enviados de nuevo al zoológico de
la ciudad de Münster. Allí, el Dr. Kreyenborg,
cetrero de nacionalidad alemana, fue el que le
informó al ornitólogo Otto Kleinschmidt de la
presencia en el zoológico de estas interesan-
tes aves cautivas. En el año 1929, Kleinschmidt
describió a esta ave de coloración pálida como
una nueva especie, Falco kreyenborgi, denomi-
nada así en honor a su amigo. Eventualmente,
una de las tres ave pálidas se apareó con un
peregrino austral de pigmentación normal tam-
bién presente en este zoológico (Kleinschmidt,
1937). Al morir, los halcones pálidos fueron de-
positados en dos museos alemanes. Esta serie
de eventos fueron previamente resumidos por
Bud Anderson (Anderson y Ellis 1981).
Desde el comienzo, el descubrimiento
de estas aves causó bastante confusión, du-
dándose de su procedencia, dado que estos
ejemplares se asemejaban más a los halcones
de los desiertos de África y Oriente Medio (se
parecen bastante a los halcones lanarios [F.
biarmicus] y también se asemejan un poco a
los halcones peregrinos de nuca roja [F. p. bab-
ylonicus] y al halcón sacre [F. cherrug]), que a
otros especímenes conocidos de halcón pere-
grino austral. Esta confusión fue aclarada en
1940 cuando el ornitólogo Claes Olrog (1948)
coleccionó un cuarto espécimen en Tierra del
Fuego, Argentina. De ahí en adelante, se acu-
mularon numerosos registros visuales de este
halcón. Un quinto espécimen fue coleccionado
por la familia Kovacs en 1961 en Patagonia
norte, Argentina (Fig. 1) (Kovacs 1962-1963),
quienes también reportaron posteriormente la
observación de una pareja de halcones pálidos
con un volantón bien emplumado, también en
Patagonia norte, en enero de 1977 (Kovacs et
al. 2005).
Durante todo este tiempo, los halcones pá-
lidos recibieron numerosos nombres comunes
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
Fig 2.
Juvenil
pálido al
dejar el
nido por
primera
vez,
proveniente
de una
nidada con
otros 3
pollos de
coloración
normal.
Diciembre
1980,
Patagonia.
Foto:
David H.
Ellis
AECCA /ANUARIO 2010 100
y científcos (halcón de Kleinschmidt, halcón de
Tierra del Fuego, F. peregrinus kreyenborgi, F.
kreyenborgi). A pesar que el halcón pálido fue
considerado simpátrico con el halcón peregrino
austral, la denominación F. p. kreyenborgi pare-
cía ser injustifcada. El nombre halcón de Tierra
del Fuego también era completamente inapro-
piado, dado que numerosos ejemplares habían
sido observados o colectados en numerosos si-
tios de la Patagonia, no solo en la Isla Grande
de Tierra del Fuego. La colecta de un quinto
espécimen y algunas observaciones visuales
fueron realizadas a más de 1000 kilómetros al
norte del estrecho de Magallanes. Finalmente,
dos reconocidos taxonomistas examinaron la
evidencia disponible y fnalmente concluyeron
que los halcones pálidos, si bien extremada-
mente diferentes en coloración, eran similares
en sus proporciones a los halcones peregrinos
australes (Stresseman y Amadon 1963).
En los años siguientes se llevaron a cabo
un gran número de expediciones con el fn de
resolver el misterio de los halcones pálidos.
Algunas fracasaron incluso en observar ejem-
plares de esta coloración. Sin embargo, hace
30 años, tres expediciones llevadas a cabo en
forma simultánea lograron su cometido. Fue
en 1979, cuando la primera imagen de uno de
estos halcones pálidos en libertad fue tomada
por primera vez en la Isla Grande de Tierra
del Fuego (Ellis y Glinski 1980). En 1980, una
expedición compuesta por 3 personas (Ellis et
al. 1981) encontró un pareja mixta (un halcón
pálido macho junto a una hembra de peregrino
austral con su clásica coloración) habitando
un barranco de la Patagonia central. En esta
oportunidad no se observaron huevos ni pollos,
pero la presencia de esta pareja sugería una
vez más que el halcón pálido y el halcón pere-
grino eran conspecífcos. Otra importante evi-
dencia, si bien no concluyente, fue el hallazgo
por parte del mismo grupo de investigadores,
de un volantón de halcón pálido (Fig. 2) en una
nidada con otros tres pollos de peregrino austral
de morfo normal y atendido por una pareja de
peregrinos también de coloración normal en la
Patagonia sur. Debido a la posibilidad de que
esta ave pálida se hubiera unido a esta familia
de coloración normal, los autores, al reportar
estas observaciones, titularon la publicación:
Falco kreyemborgi: more pieces for the puzzle.
Fig 3.Nidada
mixta de
pollos
pálidos y
normales,
atendida por
padres de
coloración
normal. Esta
nidada
aportó la
solución
defnitiva al
misterio.
Foto:
David
H. Ellis.
101
Entusiasmados con la idea de que una nue-
va expedición podría aportar fnalmente una
solución defnitiva a este rompecabezas, tres
grupos independientes se abocaron a estudiar
esta especie en 1981. Numerosas observacio-
nes fueron hechas en ese año, establecién-
dose una relación entre los halcones pálidos
y peregrinos. El 17 de Noviembre de 1981, la
observación crucial fue fnalmente hecha. Un
nido fue encontrado en la zona central de la
Patagonia norte (Fig. 3) donde dos peregrinos
normales atendían una nidada mixta, incluyen-
do dos pollos normales y dos pálidos (Ellis y
Peres 1983). Como a veces ocurre al perseguir-
se un objetivo esquivo con inusitada energía,
ocurrió un pequeño milagro que acompañó el
descubrimiento; el cartel apostado en el camino
justo al pie del sitio de nidifcación decía (Fig.
4) “Fin Camino Sinuoso”. El fnal de una bús-
queda extremadamente difícil es muchas veces
denominado “Fin de un camino largo y sinuoso”.
Nada más apropiado en este caso. De hecho,
las tres expediciones realizadas ese año, inclu-
yendo una liderada por Martin y Cesar Peres
Garat y otra liderada por John Mc Nutt (1984),
obtuvieron sólida evidencia no solo de que el
halcón pálido era simplemente una forma de co-
loración del halcón peregrino austral, sino que
además, la aves pálidas eran genéticamente
homozigotas recesivas, y que la forma pálida
era controlada por un simple par o grupo de
genes que se manifestan y comportan como si
fueran heredados en una unidad única (McNutt
1984). Aparentemente, el gen que codifca para
este fenotipo pálido podría ser inestable, como
lo evidencia la observación de aves con plumaje
intermedio, es decir, no completamente pálidos.
En particular, algunos ejemplares jóvenes (Ellis
et al. 1981, Ellis y Peres 1983, McNutt 1984)
pueden presentar un importante barreado ven-
tral, en comparación con aquellos claramente
pálidos y con otros que también presentan
áreas con mayor pigmentación. Además, un
ejemplar pálido tenía algunas plumas completa-
mente oscuras en los fancos, similares a lo que
se observa en juveniles de coloración normal.
Un ejemplar macho adulto observado en dos
años consecutivos (1980 y 1981) exhibía una
“cuña” de 20 plumas oscuras en el lado derecho
del pecho, exactamente igual al color de los pe-
regrinos de fenotipo oscuro. Todo esto parece
sugerir que durante la embriogénesis los genes
pálidos sufren mutación somática y retorno a la
coloración normal. Si bien no pudimos observar
plumas pálidas en peregrinos de morfo oscuro,
estas observaciones sugieren que el gen o los
genes que codifcan para la coloración oscura
serian la forma más estable.
Una vez resuelto el misterio de los peregri-
nos pálidos en 1981, los estudios posteriores
sobre estas aves fueron limitados. Cesar y Mar-
tin Peres Garat continuaron los monitoreos en
la Patagonia argentina al mismo tiempo que co-
menzaron la cría en cautiverio a partir de aves
coleccionadas en 1981 (Peres y Peres, 1985,
Peres 1986). Desde entonces, no han sido pu-
blicados nuevos trabajos científcos al respecto
ni reportes de investigaciones de campo hasta
que en el año 2009, Andreani y nuestro equipo
retomaron los estudios sobre esta especie en
el campo.
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
Fig 4. El
nido de la
fgura 3 es
visto aquí
sobre una
señal que
dice: Fin
Camino
Sinuoso.
Foto:
James
K. Fackler.
AECCA /ANUARIO 2010 102
A continuación resumimos el conocimiento
actual sobre los formas y coloración de la es-
pecie, al mismo tiempo que describimos bre-
vemente los estudios que estamos llevando
actualmente a cabo sobre la dieta, genética,
demografía, estado de conservación y conoci-
miento biomédico de la especie en Argentina.
VARIACIONES DE COLOR EN LOS HALCO-
NES PEREGRINOS AUSTRALES
Los halcones peregrinos australes de colo-
ración normal en la Patagonia son extremada-
mente variables (Ellis 1985). Algunas aves es-
tán ricamente pigmentadas ventralmente (Figs.
5, 6 y 7), al igual que se observa en muchas
subespecies de esta especie. Sin embargo,
algunas aves en la Patagonia presentan ven-
tralmente una coloración más clara (Figs. 8 y
9) e incluso ciertos ejemplares son de plumaje
blanco en el pecho (Fig. 10). Otras variaciones
observadas en los peregrinos australes norma-
les son la presencia de línea o “bigote” malar
(Fig. 10) y manchas blancas (ocelli) en la nuca
u occipucio. Las aves más oscuras parecen ser
más comunes en el norte y noroeste de la Pata-
gonia (son frecuentemente vistas en los Andes),
los ejemplares de coloración normal más claros
(Fig. 10) han sido observados en áreas estepa-
rias del norte de Chubut.
Considerando estas variaciones extremas
en aves de morfo normal en la Patagonia, re-
sulta sorprendente el hecho que en la forma
pálida, tanto los ejemplares jóvenes como los
adultos muy raramente presenten variaciones
de coloración. Por ejemplo, cuatro halcones con
plumaje de pollos pueden observarse y com-
pararse en las fguras 1, 2, 3 y 11. Halcones
adultos de la forma pálida pueden observarse
en las fguras 13 y 14. En forma consistente, si
bien sutil, se observan ciertas tendencias en
pigmentación. En primer lugar, la coloración pá-
lida de garras y pico son menos evidentes en
los adultos que en los pollos (Figs. 1, 2, 3 y 11).
En segundo lugar, las hembras adultas suelen
tener una ligera coloración ocre o beige en la
corona y cara (Fig. 12). En los machos (Fig.
13) esto no fue observado. Sin embargo, el
examen cercano de algunas remeras mudadas
provenientes de ejemplares pálidos (pertene-
cientes a ambos sexos) revela esta coloración
en los vexilos internos de algunas de ellas.
GENÉTICA DE POBLACIONES EN EL HALCÓN
PEREGRINO
Nuestro equipo también se encuentra estu-
diando el papel que juegan la dispersión y mi-
gración en la estructura genética evolutiva de
los halcones peregrinos, una especie con una
capacidad alta de dispersión y amplia distribu-
ción mundial. Específcamente, examinaremos
las relaciones evolutivas entre poblaciones
migratorias y residentes y, usando esos datos
como base, examinaremos qué papel juegan la
dispersión y la migración en la distribución geo-
gráfca actual. Esto requiere colectar muestras
genéticas para cuantifcar la diversidad genética
en halcones peregrinos sudamericanos, inclu-
yendo el halcón pálido y caracterizar totalmente
sus poblaciones usando marcadores molecula-
res. Adicionalmente, estamos planeando usar
esos datos para detectar diferencias genéticas
Fig 5. Un
macho de
halcón
peregrino
extremadamente
oscuro,
rescatado
de pollo por
leñadores
en la base
de los
Andes,
Noroeste
de la
Patagonia,
1980.
Foto:
David
H. Ellis.
103
con respecto a dos subespecies que habitan
Norteamérica (F. p. tundrius y F. p. anatum) al
mismo tiempo que mediremos el fujo genético
entre poblaciones norteamericanas y sudame-
ricanas.
Las poblaciones de halcones peregrinos en
el hemisferio norte han sido ampliamente estu-
diadas en el aspecto ecológico y hasta cierto
punto genético, específcamente, en Nortea-
mérica (Brown et al. 2007) y Europa (Nesje et
al. 2000; Jacobsen et al. 2008). Por otro lado,
los peregrinos oriundos de Sudamérica han
sido investigados ecológicamente (Ellis et al.
1981; McNutt 1981; McNutt 1984; Vasina and
Straneck 1984; Ellis 1985; Schoonmaker et al.
1985; Ellis et al 2002; Kéry 2002 and 2007) pero
no genéticamente. Contando con muestras de
varias poblaciones (ver Fig. 15), incluyendo
aquellas colectadas por nosotros, estamos tes-
tando diferentes hipótesis de expansión pobla-
cional en el hemisferio occidental usando dos
genes mitocondriales y marcadores nucleares.
Estos deberían revelar procesos demográfcos
recientes e históricos que han contribuido en la
distribución de esta especie. El ácido desoxi-
rribonucleico (ADN) mitocondrial puede ser útil
para discernir relaciones genealógicas históri-
cas entre poblaciones (Avise 2000; Zink y Ba-
rrowclough 2008) mientras que los marcadores
nucleares son útiles para investigar procesos
demográfcos recientes asociados con cambios
en la estructura poblacional de la especie de
interés (Ashley and Dow 1994; Jarne y Lagoda
1996).
Un benefcio adicional de los estudios ge-
néticos realizados previamente, es que ahora
existen veinte marcadores moleculares que
también pueden ser usados para identifcar el
origen de individuos, esta técnica se conoce
como genética forense. La cuantifcación de
la diversidad genética en el halcón pálido es
asimismo una herramienta importante que te-
nemos para determinar la salud de las pobla-
ciones silvestres.
ESTADO SANITARIO Y SALUD DE LOS HAL-
CONES PEREGRINOS AUSTRALES
Las aves rapaces son susceptibles a estar
expuestas a un amplio número de agentes infec-
ciosos y parasitarios, tanto en cautiverio como
en vida libre (Cooper 2002). Así, muchos de
estos patógenos y las enfermedades por ellos
causadas, han sido consideras en el pasado
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
Fig 6.
Ejemplar
adulto, muy
oscuro, de
halcón
peregrino
austral
cerca de su
territorio
de
nidifcación
en
Patagonia
central,
Noviembre
2009.
Foto:
David
H. Ellis.
AECCA /ANUARIO 2010 104
como factores contribuyentes en la reducción
del éxito reproductivo y declinación de ciertas
poblaciones de aves de presa. Estas enferme-
dades también pueden afectar el bienestar de
aves rapaces cautivas utilizadas en programas
de conservación ex situ (Friend et al. 2001;
Cooper 2002; Oaks et al. 2005). Sin embargo, la
prevalencia de agentes bacterianos, fúngicos,
virales y parasitarios causantes de enfermeda-
des en rapaces silvestres, ha sido escasamente
investigado en Argentina (Saggese 2007), y en
el caso de los halcones peregrinos australes
se carece por completo de información sobre
la posible exposición a estos patógenos en di-
chas poblaciones. La lista de patógenos a los
que estas aves son susceptibles es extensa,
e incluye: (1) bacterias tales como Chlamydo-
phila psittaci, Salmonella spp., Campylobacter
spp., Mycoplasma spp., Mycobacterium spp., y
Pasteurella multocida, (2) virus (Paramyxovirus,
Adenovirus, Herpesvirus, Poxvirus, Infuenza vi-
rus, y Arboviruses [como el virus del Oeste del
Nilo]), (3) hongos (por ejemplo Aspergillus spp.,
causante de aspergilosis), (4) protozoarios (Tri-
chomonas spp. y Plasmodium spp.), (5) ectopa-
rásitos, y (6) endoparásitos gastrointestinales y
respiratorios.
Tampoco han sido reportados para los
halcones peregrinos australes los valores de
referencia para bioquímica y hematología san-
guínea. Estos contribuyen al diagnóstico de
numerosas enfermedades y el de sus pobla-
ciones. Al mismo tiempo, permiten establecer
un pronóstico en aves cautivas enfermas y
evaluar la respuesta a un tratamiento instaura-
do, ayudan a determinar su estado nutricional,
y posibilitan el evaluar disrupción endócrina e
incluso determinar el estado inmunitario de los
individuos investigados.
Numerosos pesticidas (organofosforados,
organoclorados, estricnina, carbamatos y pi-
retrinas, entre otros) son bien conocidos por
afectar la reproducción en las aves de presa
y causar episodios de mortalidad e incluso ser
responsables por la declinación de ciertas po-
blaciones. En el pasado, ciertas poblaciones de
rapaces incluyendo al halcón peregrino sufrie-
ron severas reducciones por el uso de DDT y
otros organoclorados (Cooper 2002), habiendo
sido también reportada la exposición a orga-
noclorados en los halcones peregrinos aus-
trales (Ellis 1985). En la Patagonia argentina,
los halcones peregrinos podrían ser también
susceptibles al uso de organofosforados y es-
tricnina utilizados para combatir zorros, pumas
y otros carnívoros acusados por los ganaderos
de depredar el ganado ovino y bovino. Más aun,
el uso de munición de plomo para la caza de-
portiva, subsistencia y control de carnívoros en
esta zona, genera inquietud sobre el potencial
efecto de este metal en estas aves. Así, nues-
tros objetivos incluyen (1) establecer valores de
referencia basales de hematología, bioquímica
clínica y colinesterasa plasmática, (2) investigar
la prevalencia de exposición a agentes infeccio-
sos y parasitarios seleccionados, (3) evaluar el
papel que estos patógenos pueden tener sobre
las poblaciones de peregrinos y (4) investigar
la exposición al plomo y otros contaminantes
ambientales.
Fig 7.
Halcón
peregrino
austral de
morfo
normal y
moderadamente
oscuro.
Foto:
David
H. Ellis.
105
Desde el año 2009 iniciamos la toma de
muestras biomédicas en pollos mayores a las
tres semanas de vida y en volantones. Todas
las aves examinadas son sometidas a un exa-
men físico completo, determinación del peso
corporal y morfometría. Una muestra de sangre
equivalente a no más del 1% del peso corporal
del ave es colectada de las venas basílica y/o
yugular con jeringas, y empleando heparina
como anticoagulante para hematología, bio-
química sanguínea, determinación de la activi-
dad de la colinestarasa plasmática y serología.
Hisopados cloacales, conjuntivales, faríngeos
y esofágicos son examinados, cultivados e in-
vestigados por técnicas moleculares para de-
tectar la presencia de patógenos bacterianos
como Salmonella spp. y/o parásitarios como
Tricomonas spp., entre otros, en estas aves.
Una vez completados estos análisis, espera-
mos que los resultados obtenidos, sumados a la
información biológica y genética obtenida, nos
permitan evaluar el potencial impacto que las
enfermedades infecciosas y parasitarias y los
contaminantes ambientales puedan tener sobre
los peregrinos australes en la Patagonia.
OCUPACIÓN DE LOS SITIOS DE NIDIFICA-
CIÓN Y PRODUCTIVIDAD
En el año 2009, revisamos 20 territorios don-
de ejemplares adultos de este halcón habían
sido previamente encontrados en los años 1980
y/o 1981, con el fn de determinar si después
de 30 años éstos continuaban siendo ocupa-
dos por halcones peregrinos (Fig. 16). Dado
que los pollos dejan el nido aproximadamente
a las seis semanas de edad, como también al
hecho de que los territorios monitoreados es-
tán ubicados a considerables distancias uno
de otros (por ejemplo, hay aproximadamente
1.300 kilómetros de separación entre los terri-
torios más extremos conocidos por nosotros), la
oportunidad de investigar todas estas áreas po-
tenciales con sufciente tiempo en la Patagonia
es logísticamente bastante limitada. Por ello,
en el 2009 preferimos centrar nuestros esfuer-
zos en evaluar cuidadosamente 17 de estos 20
territorios donde ejemplares adultos ya habían
sido vistos previamente, y en donde los barran-
cos estaban bien delimitados permitiendo su
completa investigación, y donde la ocupación
de los mismos por halcones peregrinos podía
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
Fig 8.
Halcón
peregrino
austral de
morfo
normal y
moderadamente
oscuro
defendiendo
su
territorio
en la
Patagonia
sur.
Foto:
R. Wayne
Nelson.
AECCA /ANUARIO 2010 106
ser determinada con seguridad. En 11 de estos
17 territorios habíamos confrmado actividad
reproductiva (huevos y/o pollos). Así, encon-
tramos parejas ocupando ocho (72%) de estos
territorios, pudiendo evaluar productividad en 7
de ellos. Cuatro parejas (57%) estaban crian-
do pollos. Además, nuevos territorios fueron
investigados, incluyendo 3 áreas encontradas
en el 2008 y en el 2009 unas 12 nuevas parejas
fueron detectadas, mientras que en los otros
3 territorios adicionales se observaron también
individuos. Así, en esta primera temporada
pudimos evaluar productividad en 14 de estas
nuevas 15 parejas; 11 (70%) de las 14 tenían
pollos. Combinando el éxito de cría de estos 7
sitios previamente conocidos y los 14 nuevos
nos demuestra que 15 de 21 sitios fueron pro-
ductivos (71%).
Debido a las limitaciones de tiempo y de las
grandes extensiones a recorrer, apenas la ocu-
pación de los sitios y productividad eran deter-
minadas, nos desplazábamos al próximo sitio
sin posibilidad de retornar. Esto no nos permitió
evaluar cuantos pollos abandonaron el nido. Sin
embargo, para siete de estos sitios donde los
pollos tenían 35 o más días de edad y habían
dejado el nido o estaban próximos a hacerlo,
pudimos contabilizar un total de 18 pollos, lo
que indicaría un promedio de 2,6 pollos/pareja
exitosa.

En el 2009 visitamos seis territorios con uno
o dos halcones pálidos (P) adultos. Por tanto,
debería ser posible en el futuro comparar la
productividad de parejas ( P x P) con otras mix-
tas (P x normal [N] y N x P) como también con
parejas (N x N). A continuación presentamos
algunos datos preliminares de nuestro estudio
combinados con la información obtenida por
otros investigadores en el pasado. Resultados
de nuestras investigaciones a realizarse duran-
te la campaña 2010 permitirá obtener nueva
información y probablemente comparar mejor
productividad entre diferentes formas de este
halcón.
Combinando todos los estudios realizados
desde 1981 hasta el año 2009 (Ellis y Peres
1983, McNutt 1984, Peres and Peres 1985,
Andreani 2009, y nuestras observaciones), so-
lamente podemos reportar productividad para
8 intentos de cría realizados por parejas de la
forma pálida (Tabla 1). Los resultados obtenidos
son promisorios: 7 de estas 8 parejas produ-
jeron al menos un pollo. Para 6 de los 7 sitios
exitosos, el número de pollos producidos fue de
11. Así, los valores de productividad obtenidos
fueron de 1,6 pollos (11/7) por pareja o de 1,8
pollos (11/6) por pareja exitosa.
PRESAS DE LOS HALCONES PEREGRINOS
AUSTRALES
La dieta de los halcones peregrinos en la
Patagonia (McNutt 1981, Peres y Peres 1985,
Fig 9.
Halcón
peregrino
austral de
morfo
normal, con
el pecho
notoriamente
blanco, en
Patagonia
sur.
Foto:
David
H. Ellis.
Fig 10.
Halcón
peregrino
austral de
morfo
normal,
extremadamente
claro,
en la
Patagonia
norte,
1981.
Foto:
David
H. Ellis.
107
Ellis et al. 2002), si bien ha sido estudiada a
partir de un número de muestras relativamen-
te pequeño (solo 200 muestras provenientes
de restos de presa) incluye una sorprendente
variedad de aves (55 especies pertenecientes
a 26 familias). Si las observaciones realizadas
por McNutt (1981) de halcones peregrinos per-
siguiendo otras especies de aves fueran inclui-
das en esta lista, podría extenderse aun más.
Sin embargo, es bien conocido que los pere-
grinos adultos pueden realizar ataques sobre
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
aves que no suelen formar parte de su dieta ni
son presas de ellas, al redirigir o desplazar su
agresión territorial hacia ellas cuando las perso-
nas se acercan a sus sitios de nidifcación. Por
ejemplo, ejemplares adultos de bandurria aus-
tral Theristicus melanopis rara vez parece estar
presente entre los restos presa, por lo tanto el
ataque observado a esta especie en la fguras
17 y 18 la interpretamos como una respuesta a
la presencia cercana de nuestro equipo, al sitio
de nidifcación de este halcón.
Fig 11.
Pollo
pálido.
Patagonia sur,
Diciembre
2009.
Las áreas
blancas
presentes
en los
adultos son
de un color
ocre o
acanelado
en los
ejemplares
jóvenes.
Fig 12.
Hembra
adulta de
morfo
pálido.
Patagonia sur,
Diciembre
2009.
Fotos:
Davis
H. Ellis.
AECCA /ANUARIO 2010 108
Las observaciones de caza incluyen dos
técnicas normalmente no asociadas con halco-
nes peregrinos. Hemos podido confrmar las
observaciones de McNutt (1981), quien descri-
be el vuelo sobre el borde de los acantilados
(rim fying en ingles). Utilizando este método, el
halcón recorre la línea del acantilado frente al
mismo y justo por debajo de su borde, después
a intervalos barre el borde del acantilado y con-
tinua volando rápidamente paralelo al mismo.
Después de recorrer 50 metros por encima del
borde se lanza nuevamente y continúa volando
ahora por debajo del mismo, alternando este
patrón repetidamente. Nuestra impresión fue
que estos intentos servirían para mantener ve-
locidad mientras vuela y se oculta debajo del
acantilado, para luego elevarse por encima
del borde y sorprender a la posible presa en
la vegetación existente a lo largo de la cima
del mismo. La utilización de esta técnica podría
resultar muy ventajosa, dependiendo de la di-
rección del viento por encima y debajo del borde
del acantilado.
La segunda y sorprendente táctica de caza
fue nuestra observación de halcones adultos
“fotando” enfrente del acantilado mientras in-
vestigábamos los nidos de bandurria. También
encontramos crías de bandurria muertas en si-
tios de nidifcación de peregrinos y cercanías.
McNutt (1981) describió la técnica de ataque
de los halcones peregrinos a las crías de ban-
durria. Incluso observo un adulto de peregrino
matando y alimentándose de una cría de ban-
durria en su nido.
Con estos antecedentes, en el 2009 co-
lectamos restos de presas debajo de todos
los sitios de nidifcación, además de aquellos
encontrados dentro de los nidos a los que se
pudo acceder con el fn de comparar las listas
de presas entre halcones pálidos y normales
vecinos. Nuestra hipótesis es que las extremas
diferencias de apariencia entre las aves nor-
males y pálidas se refejaran también en una
diferente habilidad para aproximarse y captu-
rar algunas especies de presa. Los peregrinos
pálidos en vuelo se asemejan ventralmente a
gaviotas, siendo mucho más difícil su detección
contra el cielo cuando este está cubierto por
nubes grises que para el caso de los halcones
peregrinos de coloración normal. Los estudios
sobre la dieta están aun en progreso, habién-
dose colectado hasta el 2009 unos 100 restos
Fig 13.
Macho
adulto de
halcón
peregrino
austral
forma
pálida.
Foto:
R. Wayne
Nelson.
109
de presas. Estos provienen en su mayoría de
parejas de coloración normal, muy alejadas de
aquellas de coloración pálida, no permitiéndo-
nos por el momento realizar comparaciones
entre ambas formas. Sin embargo, el análisis
preliminar de estos restos y remanentes de pre-
sa permitió hasta ahora agregar 10 nuevas es-
pecies de aves a la lista de presas consumidas
por los halcones peregrinos en la Patagonia.
Esperamos enfatizar la comparación pálido-
normal, a través del hallazgo de nuevos sitios
de nidifcación ocupados por parejas pálidas en
nuestra campañas del 2010 y 2011.
CONSERVACIÓN DE LOS HALCONES PERE-
GRINOS AUSTRALES
Los halcones peregrinos en la Patagonia ar-
gentina están distribuidos en forma espaciada
y remota, y parecieran estar reproduciéndose
sin problemas. A priori estaríamos inclinados a
pensar que no habría razones evidentes para
estar preocupados por su situación poblacional.
De hecho, es considerada no amenazada en
Argentina (López Lanús et al. 2008). Sin em-
bargo, el halcón peregrino no ha sido sufcien-
temente investigado en este país y recién ahora
estamos develando lentamente su estado de
conservación en la Patagonia. Esperamos que
nuestros estudios permitan tener un mejor en-
tendimiento del mismo.
Si los halcones peregrinos australes, inclu-
yendo su forma pálida, fueran utilizados para ce-
trería en Argentina y extraídos de la naturaleza en
gran número, existe el riesgo de que esta subes-
pecie, y en particular los halcones pálidos, pue-
dan pasar a estar amenazados o en peligro muy
rápidamente. Además, esto tendría un impacto
seguramente negativo sobre el balance a largo
plazo entre estas formas, con implicaciones para
su ecología difíciles de determinar. Es importante
señalar que en Argentina existen leyes naciona-
les y provinciales que no permiten la extracción
de ejemplares de esta especie ni de ninguna otra
ave de presa. Sin embargo, la extracción y tráfco
ilegal de pollos y adultos de halcón peregrino para
suplir demandas a nivel nacional e internacional,
se sabe que ocurre en numerosos sitios donde
estas aves nidifcan en Argentina. Dado las carac-
terísticas ilegales de este tráfco, la extensión de
este problema no es completamente entendida,
pero genera gran preocupación.
Fig 14.
Hembra
adulta de
morfo
pálido.
Patagonia
argentina.
Foto:
David
H. Ellis.
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
AECCA /ANUARIO 2010 110
Muchas especies de halcones están y han
estado amenazadas o en peligro a nivel mun-
dial. Los cetreros ciertamente han jugado un
papel esencial en la conservación del halcón
peregrino y otras especies de aves de presa a
través de sus esfuerzos para promover la prác-
tica responsable de esta actividad y hacer res-
petar las legislaciones existentes dedicadas a la
conservación de las aves rapaces. Los cetreros
han tenido también un papel sumamente impor-
tante en el desarrollo de técnicas aplicadas a la
rehabilitación de ejemplares y en la implemen-
tación de programas de cría en cautividad como
medidas de conservación ex situ que en mu-
chos casos han contribuido a la recuperación
de especies seriamente amenazadas. Además,
los practicantes de este arte juegan un papel
fundamental en todos los aspectos relaciona-
dos con la educación de aspirantes a cetreros
y del público general, sobre los problemas de
conservación de las aves rapaces. Lamentable-
mente, en los últimos años, la sobreexplotación
de algunas especies para su uso en cetrería,
como es el caso de los halcones sacres en
Asia, condujo a la declinación e incluso a la
extirpación total de ciertas poblaciones de esta
especie a lo largo de su distribución en lo que
constituía antes la Unión Soviética y en otros
países de Asia. Nunca antes en la historia la
cetrería habría puesto en peligro a la población
de una especie de ave de presa. Contamos con
que los cetreros y la práctica responsable de la
cetrería están naturalmente asociados a la con-
servación de las aves rapaces. Sinceramente
esperamos que todos aquellos que leen este
artículo y comparten estos ideales, nos acom-
pañen y apoyen en nuestros esfuerzos para es-
tudiar y proteger este maravilloso y único tesoro
que nos pertenece a todos: El halcón pálido de
la Patagonia.
AGRADECIMIENTOS
Este proyecto ha recibido el generoso apo-
yo de numerosas instituciones, entre ellas el
Schubot Exotic Bird Health Center, Western
University of Health Sciences, Field Museum
of Natural History y Lafeber Company. Los au-
tores agradecen también a John M. Bates, Lora-
Kim Joyner, Ted Lafeber, Teresa Morishita y Ian
Tizard por su permanente apoyo. Un donante
anónimo aporto fondos para la participación de
David Ellis y Wayne Nelson en la campana 2009
y 2010. La Fundación de Historia Natural Félix
De Azara, Dirección de Fauna de la Republica
Argentina, Museo Argentino de Ciencias Natu-
rales “Bernardino Rivadavia” y las direcciones
de Fauna de las provincias de Chubut y Santa
Cruz contribuyeron con diferentes aspectos de
nuestro estudio en la Patagonia. Finalmente,
agradecemos a todos los propietarios de estan-
cias en la Patagonia, por permitirnos acceder a
las mismas.
Fig 15.
Zonas
geográfcas
donde se
han
colectado
muestras de
halcones
peregrinos
para
análisis
genéticos
(httpwww.ar
cgisonline).
Mapa:
Isabel C.
Caballero y
Miguel D.
Saggese.
Fig 16. Los
paredones y
barrancos
de la estepa
patagónica,
son el lugar
adecuado
para la
nidifcación
de halcones
peregrinos.
Foto:
R. Wayne
Nelson y
David
H. Ellis.
111
BIBLIOGRAFÍA
Adreani, P. 2009. Status of the Peregrine
Falcon in Tierra del Fuego, Argentina. Pages
419-430 in J. Sielicki and T. Mizera, editors. Pe-
regrine Falcon Populations—Status and Pers-
pectives in the 21st Century. Turul Publishing
and Poznan University of Life Sciences Press,
Warsaw, Poznan [Poland].
Anderson, C.M. and D. H. Ellis. 1981. Fal-
co kreyenborgi—A current review. Raptor Re-
search 15:33-41.
Ashley, M.V. and B.D. Dow. 1994. The use
of microsatellite analysis in population biolo-
gy: background, methods and potential appli-
cations. Pages 185-201 in B. Schierwater,
B. Streit, G.P. Wagner, and R. Desalle, eds.
Molecular Ecology and Evolution Approaches.
Birkhauser Verlag, Basel, Switzerland.
Avise, J.C. 2000. Phylogeography: The
History and Formation of Species. Harvard
University Press, Cambridge, Massachusetts.
Brown, J.W., P.J. Van Coeverden de Groot,
T.P. Birt, G. Seutin, P.T. Boag, and V.L. Friesen.
2007. Appraisal of the consequences of the
DDT-induced bottleneck on the level and geo-
graphic distribution of neutral genetic variation
in Canadian Peregrine Falcons, Falco peregri-
nus. Molecular Ecology 16:327-343.
Cooper, J.E. 2002. Birds of prey in health
and disease. Blackwell Science, Oxford, UK.
Ellis, D.H. 1985. The Austral Peregrine Fal-
con: color variation, productivity, and pestici-
des. National Geographic Research 1:388-394.
_____, C.M. Anderson, and T.B. Roundy.
1981. Falco kreyenborgi: more pieces for the
puzzle. Raptor Research 15:42-45.
_____ and R.L. Glinski. 1980. Some
unusual records for the Peregrine and Pallid
Falcons in South America. Condor 82:350-351.
_____ and C. Peres Garat. 1983. The Pallid
Falcon Falco kreyenborgi is a color phase of
the Austral Peregrine Falcon (Falco peregrinus
cassini). Auk 100:269-271.
_____, B.A. Sabo, J.K. Fackler, and B.A.
Millsap. 2002. Prey of the Peregrine Falcon
(Falco peregrinus cassini) in southern Argentina
and Chile. Journal of Raptor Research 36:315-
319.
Friend, M., R.G. McLean, and F.J. Dein.
2001. Disease emergence in birds: challenges
for the twenty-frst century. Auk 118:290-303.
Jacobsen, F., M. Nesje, L. Bachmann, and
J.T. Lifjeld. 2008. Signifcant genetic admixture
after reintroduction of Peregrine Falcon (Falco
peregrinus) in southern Scandinavia. Conser-
vation Genetics 9:581-591.
Jarne, P. and P.J.L. Lagoda. 1996. Micro-
satellites, from molecules to populations and
back. Trends in Ecology and Evolution 11:424-
429.
Kleinschmidt, O. 1929. Falco kreyenborgi.
Falco (Berejah Zoographia Inf.) 25(3):33-35.
_____. 1937. Falco kreyenborgi II. Einezwei-
te Monographie des Weltformenkreises des
Wanderfalken. Berajah.
Kéry, M. 2002. New observation of the Pe-
regrine Falcon (Falco peregrinus) in Peru. Jour-
nal of Raptor Research 36:213-217.
_____. 2007. Wintering Peregrine Falcons
(Falco peregrinus) in the Peruvian Amazon. Or-
nitologia Neotropical 18:613-616.
Kovacs, A. 1962-63. An extraordinary falcon
from Argentina. Aquila 69-70:223-224.
Kovacs, C.J., O. Kovacs, Z. Kovacs, and
Fig 17.
Bandurria
austral en
su cantíl.
Foto:
David
H. Ellis.
EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL…
AECCA /ANUARIO 2010 112
C.M. Kovacs. 2005. Manual ilustrado de las
Aves de la Patagonia. Museo Ornitológico Pa-
tagonia.
Lopez Lanús, B., P. Grilli, E. Coconier, A. Di
Giacomo y R. Banchs. 2008. Categorización de
las aves de la Argentina según su estado de
conservación. Informe de Aves Argentinas/AOP
y la Secretaría de Desarrollo Sustentable. Aves
Argentinas, Buenos Aires, Argentina.
McNutt, J.W. 1981. Selección de presa y
comportamiento de caza del halcón peregrino
(Falco peregrinus) en Magallanes y Tierra del
Fuego. Anales del Instituto de la Patagonia
12:221-228.
_____. 1984. A Peregrine Falcon polymor-
ph: observations of the reproductive behavior of
Falco kreyenborgi. Condor 86:378-382.
Nesje, M., K.H. Roed, D.A. Bell, P. Lindberg,
and J.T. Lifjeld. 2000. Microsatellite analysis
of population structure and genetic variability in
Peregrine Falcons (Falco peregrinus). Animal
Conservation 3:267-275.
Oaks, J.L., M. Schrenzel, B. Rideout, and C.
Sandfort. 2005. Isolation and epidemiology of
falcon adenovirus. Journal of Clinical Microbio-
logy 43:3414-3420.
Fig 18.
Peregrino
atacando a
una
bandurria.
Foto:
David
H. Ellis.
Olrog, C.C. 1948. Observaciones sobre la
avifauna de Tierra del Fuego y Chile. Acta Zool.
Lilloana 5:437-531.
Peres Garat, C.P. 1986. Proyecto peregri-
no: 1985 report. Birds of Prey Bulletin 3:125-
127.
Peres Garat, M.P. and C.P. Peres Garat.
1985. Peregrine project, Argentina (activities
1982). Birds of Prey Bulletin 2:109-110.
Saggese, M.D. 2007. Medicina de la con-
servación, enfermedades y aves rapaces. Hor-
nero 22:117-130.
Schoonmaker, P.K., M.P. Wallace, and S.A.
Temple. 1985. Migrant and breeding Peregrine
Falcons in northwestern Peru. Condor 87:423-
424.
Stresseman, E. and D. Amadon. 1963.
What is Falco kreyenborgi, Kleinschmidt? Ibis
105:400-402.
Vasina, W.G. and R.J. Straneck. 1984.
Biological and ethological notes on Falco pe-
regrinus cassini in central Argentina. Raptor
Research 18:123-130.
Zink, R.M. and G.F. Barrowclough. 2008.
Mitochondrial DNA under siege in avian phylo-
geography. Molecular Ecology 17:2107-2121.

los halcones peregrinos de la Patagonia (incluyendo las poblaciones fueguinas) constituyen una subespecie diferente. Isabel C. Su acercamiento a las aves rapaces se produjo de pequeño y acompañado de los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente. Después de realizar estudios de postgrado sobre los halcones peregrinos de las islas Haida Gwaii (Queen Charlotte Islands. Caballero. En la imagen: Grupo de trabajo en el campo. 1 Nota del editor: Los autores insisten en utilizar el término Austral (sureño) dado que en la Patagonia continental. Tierra del Fuego e islas cercanas.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… 97 microbiólogo y ornitólogo especializado en aves rapaces. pesticidas y metales pesados ejercen sobre la dinámica poblacional de las aves de presa. David H. hasta filogeografía en halcones peregrinos. Caballero: Está finalizando sus estudios de doctorado que cubren temas desde reconstrucción de relaciones de parentesco usando algoritmos computacionales. de hecho. la denominación Austral sería aplicable si. separada de la que habita latitudes norteñas e Islas Malvinas. de acuerdo a la interpretación del primer autor (Ellis). También ha estudiado la ecología reproductiva de los auras cabeza roja Cathartes aura en las praderas de Alberta. Como estudiante de veterinaria participó en numerosos proyectos de rehabilitación de rapaces y en estudios de campo sobre águilas Arpía Harpia harpija. R. . entre ellas la amenazada águila coronada Harpyhaliaetus coronatus y el halcón peregrino austral Falco peregrinus cassini. Está interesada en genética evolutiva en aves rapaces y en el desarrollo de métodos computacionales focalizados en genética poblacional. al mismo tiempo que veía crecer su pasión e interés por la observación de las aves y la naturaleza. Es sabido que los halcones peregrinos que habitan Sudamérica no se encuentran únicamente en las zonas australes del continente. Wayne Nelson: Nacido y criado en una pequeña granja de Canadá. su principal interés esta focalizado en comprender el impacto que las enfermedades infecciosas y parasitarias. Sus investigaciones permitieron conocer los principales aspectos de la biología reproductiva y comportamiento del Aguilucho andino Buteo albigula. Saggese. Así. estos halcones peregrinos representan la población reproductora más austral de esta especie con distribución global. también se los encuentra en latitudes tropicales. Ellis y Miguel D. Ana Trejo: Es profesora de ornitología en la Universidad Nacional del Comahue. Isabel C. Wayne se inicio en la práctica de la cetrería a los 13 años. integrando los enfoques biológico y médico con la conservación. la distribución de la lechuza concón o bataraza Strix rufipes y la dieta de numerosas especies de rapaces. Argentina y tiene un especial interés sobre las especies de rapaces que habitan la Patagonia. águila coronada y también sobre rapaces urbanas. Quaglia: Estudiante avanzado de medicina veterinaria en la Universidad de Buenos Aires. incluso al norte de la línea del Ecuador. temporada 2009 (de izquierda a derecha): R. Agustin I. Canadá) continúo estudiando y anillando pollos de halcones peregrinos durante los siguientes 40 años. British Columbia. Wayne Nelson.

A continuación presentamos una reseña de las investigaciones que estamos llevando a cabo sobre esta especie en la Patagonia argentina. forma única de la Patagonia). Pallid Falcon research nearly ceased for almost three decades. Finally. Only recently have Pallid Falcon studies (outlined in this paper) begun anew. Ellis. At that time. We discuss the need for molecular genetics AECCA /ANUARIO 2010 research to identify rare alleles and differentiate races across South America. La historia deL haLcón peregrino páLido El halcón peregrino austral Falco peregrinus cassini. peregrinus cassini) and a mixed pallid-normal pair (albeit without offspring) was found. With that discovery. Finally. We illustrate the hyper-variability of plumage in Peregrines from Patagonia and discuss food preferences and reproductive rates.98 English Abstract: Three decades ago there was a surge in efforts to determine the taxonomic affinities of the Pallid Falcon (then also known as Tierra del Fuego Falcon. we present eyrie occupancy rates after a 29 year hiatus. several eyries were found in southern Argentina and Chile with various combinations of pallid and normal adults and young. Pálido colectado en 1961 por Carlos Kovacs en la Patagonia norte. In 1980. From our 2009 survey in Argentinean Patagonia. Algunas plumas adultas son visibles sobre la rabadilla. Esta subespecie austral podría estar amenazada como resultado del comercio y tráfico ilegal de la que es objeto. in 1981. si bien se carece de información precisa y exacta cuantificación de este problema. we discuss conservation options to promote survival. . only a handful of specimens were known to science. Estos estudios incluyen no sólo la Fig 1. la cual parece ser particularmente vulnerable como resultado de este tráfico. and (Falco kreyenborgi). En esta subespecie se pueden hallar individuos de coloración pálida (también denominada clara o blanca. Kleinschmidt’s Falcon. Foto: David H. a recently fledged Pallid Falcon was found in a brood of Peregrine Falcons (F. Phenotype frequencies of offspring and parents led to the conclusion that Pallid Falcons are homozygous recessive expressions of a single pair of genes (or gene cluster). especially of the rare pallid morph. We also present plans to determine exposure levels to selected avian pathogens and parasites and environmental contaminants. the bird was first photographed in the wild. In 1979. es una de las subespecies menos conocida de esta cosmopolita especie de halcón.

Ellis Desde el comienzo. Alemania. En el año 1929. sobre la forma pálida. parasitarias y contaminantes ambientales con el fin de determinar su estado sanitario. el Dr. nuestros estudios buscan identificar posibles problemas de conservación que puedan estar impactando negativamente sobre las poblaciones de esta especie en la Patagonia argentina y en particular. proveniente de una nidada con otros 3 pollos de coloración normal. aún viva. Algunos años después. siendo ambos ejemplares una vez más vendidos en Punta Arenas y después enviados de nuevo al zoológico de la ciudad de Münster. una de las tres ave pálidas se apareó con un peregrino austral de pigmentación normal también presente en este zoológico (Kleinschmidt. Un quinto espécimen fue coleccionado por la familia Kovacs en 1961 en Patagonia norte. Kleinschmidt describió a esta ave de coloración pálida como una nueva especie.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… investigación de sus aspectos demográficos y genéticos. cazadores de nutrias capturaron por casualidad un ave desconocida para la ciencia. Allí. Diciembre 1980. Esta ave. Juvenil pálido al dejar el nido por primera vez. pero la localidad exacta de captura nunca pudo ser identificada con precisión. los halcones pálidos recibieron numerosos nombres comunes . denominada así en honor a su amigo. quienes también reportaron posteriormente la observación de una pareja de halcones pálidos con un volantón bien emplumado. Se trataba de un halcón pálido. Los halcones peregrinos pálidos. se acumularon numerosos registros visuales de este halcón. el descubrimiento de estas aves causó bastante confusión. De ahí en adelante. Argentina (Fig. dudándose de su procedencia. Esta serie de eventos fueron previamente resumidos por Bud Anderson (Anderson y Ellis 1981). Esta confusión fue aclarada en 1940 cuando el ornitólogo Claes Olrog (1948) coleccionó un cuarto espécimen en Tierra del Fuego. 1937). Eventualmente. Kreyenborg. Al morir. Chile. fue el que le informó al ornitólogo Otto Kleinschmidt de la presencia en el zoológico de estas interesantes aves cautivas. Durante todo este tiempo. sino también la investigación de su exposición a enfermedades infecciosas. también en Patagonia norte. A continuación resumimos la serie de descubrimientos que permitió resolver el enigma generado por esta forma pálida de halcón peregrino. fue vendida en Punta Arenas. babylonicus] y al halcón sacre [F. En última instancia. 1) (Kovacs 1962-1963). dos volantones pálidos fueron capturados en el mismo sitio de nidificación. cetrero de nacionalidad alemana. p. Hasta 1980. son conocidos para la ciencia solamente desde los últimos 85 años. cherrug]). 99 Fig 2. 2005). Patagonia. Foto: David H. los halcones pálidos fueron depositados en dos museos alemanes. dado que estos ejemplares se asemejaban más a los halcones de los desiertos de África y Oriente Medio (se parecen bastante a los halcones lanarios [F. que a otros especímenes conocidos de halcón peregrino austral. en enero de 1977 (Kovacs et al. En 1925. presentes en Argentina y Chile. Argentina. biarmicus] y también se asemejan un poco a los halcones peregrinos de nuca roja [F. su exacta relación con los halcones peregrinos australes era desconocida. terminando más tarde en el zoológico de la ciudad de Münster. Falco kreyenborgi.

cuando la primera imagen de uno de estos halcones pálidos en libertad fue tomada por primera vez en la Isla Grande de Tierra del Fuego (Ellis y Glinski 1980). Debido a la posibilidad de que esta ave pálida se hubiera unido a esta familia de coloración normal. Esta nidada aportó la solución definitiva al misterio. La colecta de un quinto espécimen y algunas observaciones visuales fueron realizadas a más de 1000 kilómetros al norte del estrecho de Magallanes. Sin embargo. pero la presencia de esta pareja sugería una vez más que el halcón pálido y el halcón peregrino eran conspecíficos. p. fue el hallazgo por parte del mismo grupo de investigadores. una expedición compuesta por 3 personas (Ellis et al. kreyenborgi parecía ser injustificada. al reportar estas observaciones. tres expediciones llevadas a cabo en forma simultánea lograron su cometido. halcón de Tierra del Fuego. si bien no concluyente. El nombre halcón de Tierra del Fuego también era completamente inapropiado. hace 30 años. Foto: David H. A pesar que el halcón pálido fue considerado simpátrico con el halcón peregrino austral. En los años siguientes se llevaron a cabo un gran número de expediciones con el fin de resolver el misterio de los halcones pálidos. la denominación F. peregrinus kreyenborgi. En 1980. dos reconocidos taxonomistas examinaron la evidencia disponible y finalmente concluyeron que los halcones pálidos. Otra importante evidencia. atendida por padres de coloración normal. 1981) encontró un pareja mixta (un halcón pálido macho junto a una hembra de peregrino austral con su clásica coloración) habitando un barranco de la Patagonia central. Ellis. dado que numerosos ejemplares habían sido observados o colectados en numerosos sitios de la Patagonia. En esta oportunidad no se observaron huevos ni pollos. eran similares en sus proporciones a los halcones peregrinos australes (Stresseman y Amadon 1963). de un volantón de halcón pálido (Fig. y científicos (halcón de Kleinschmidt. Algunas fracasaron incluso en observar ejemplares de esta coloración. los autores. titularon la publicación: Falco kreyemborgi: more pieces for the puzzle. F. Fue en 1979. Finalmente.Nidada mixta de pollos pálidos y normales. kreyenborgi). si bien extremadamente diferentes en coloración.100 AECCA /ANUARIO 2010 Fig 3. no solo en la Isla Grande de Tierra del Fuego. 2) en una nidada con otros tres pollos de peregrino austral de morfo normal y atendido por una pareja de peregrinos también de coloración normal en la Patagonia sur. . F.

obtuvieron sólida evidencia no solo de que el halcón pálido era simplemente una forma de coloración del halcón peregrino austral. la observación crucial fue finalmente hecha. Peres 1986). 4) “Fin Camino Sinuoso”. 1985. Cesar y Martin Peres Garat continuaron los monitoreos en la Patagonia argentina al mismo tiempo que comenzaron la cría en cautiverio a partir de aves coleccionadas en 1981 (Peres y Peres. similares a lo que se observa en juveniles de coloración normal. Como a veces ocurre al perseguirse un objetivo esquivo con inusitada energía. Una vez resuelto el misterio de los peregrinos pálidos en 1981. El nido de la figura 3 es visto aquí sobre una señal que dice: Fin Camino Sinuoso. la aves pálidas eran genéticamente homozigotas recesivas. exactamente igual al color de los peregrinos de fenotipo oscuro. Además. Desde entonces. en comparación con aquellos claramente pálidos y con otros que también presentan áreas con mayor pigmentación. Un ejemplar macho adulto observado en dos años consecutivos (1980 y 1981) exhibía una 101 “cuña” de 20 plumas oscuras en el lado derecho del pecho. tres grupos independientes se abocaron a estudiar esta especie en 1981. En particular. Numerosas observaciones fueron hechas en ese año. sino que además. Nada más apropiado en este caso. el cartel apostado en el camino justo al pie del sitio de nidificación decía (Fig. no han sido publicados nuevos trabajos científicos al respecto ni reportes de investigaciones de campo hasta que en el año 2009. como lo evidencia la observación de aves con plumaje intermedio. estas observaciones sugieren que el gen o los genes que codifican para la coloración oscura serian la forma más estable. Todo esto parece sugerir que durante la embriogénesis los genes pálidos sufren mutación somática y retorno a la coloración normal. Si bien no pudimos observar plumas pálidas en peregrinos de morfo oscuro. Aparentemente. Foto: James K. Andreani y nuestro equipo retomaron los estudios sobre esta especie en el campo. 3) donde dos peregrinos normales atendían una nidada mixta. Un nido fue encontrado en la zona central de la Patagonia norte (Fig. es decir. Fackler. no completamente pálidos. un ejemplar pálido tenía algunas plumas completamente oscuras en los flancos.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… Entusiasmados con la idea de que una nueva expedición podría aportar finalmente una solución definitiva a este rompecabezas. el gen que codifica para este fenotipo pálido podría ser inestable. . El final de una búsqueda extremadamente difícil es muchas veces denominado “Fin de un camino largo y sinuoso”. y que la forma pálida era controlada por un simple par o grupo de genes que se manifiestan y comportan como si fueran heredados en una unidad única (McNutt 1984). estableciéndose una relación entre los halcones pálidos y peregrinos. El 17 de Noviembre de 1981. 1981. las tres expediciones realizadas ese año. incluyendo una liderada por Martin y Cesar Peres Garat y otra liderada por John Mc Nutt (1984). ocurrió un pequeño milagro que acompañó el descubrimiento. Fig 4. incluyendo dos pollos normales y dos pálidos (Ellis y Peres 1983). McNutt 1984) pueden presentar un importante barreado ventral. algunos ejemplares jóvenes (Ellis et al. Ellis y Peres 1983. los estudios posteriores sobre estas aves fueron limitados. De hecho.

estamos planeando usar esos datos para detectar diferencias genéticas . Otras variaciones observadas en los peregrinos australes normales son la presencia de línea o “bigote” malar (Fig. Adicionalmente. las hembras adultas suelen tener una ligera coloración ocre o beige en la corona y cara (Fig. AECCA /ANUARIO 2010 Variaciones de coLor en Los haLcoFig 5. nes peregrinos austraLes Los halcones peregrinos australes de coloración normal en la Patagonia son extremadamente variables (Ellis 1985). 5. Ellis. 2. Noroeste de la Patagonia. cuatro halcones con plumaje de pollos pueden observarse y compararse en las figuras 1. 10) han sido observados en áreas esteparias del norte de Chubut. examinaremos las relaciones evolutivas entre poblaciones migratorias y residentes y. 12). 1980. Considerando estas variaciones extremas en aves de morfo normal en la Patagonia. 10). En primer lugar. al igual que se observa en muchas subespecies de esta especie. resulta sorprendente el hecho que en la forma pálida. Algunas aves están ricamente pigmentadas ventralmente (Figs. estado de conservación y conocimiento biomédico de la especie en Argentina. si bien sutil. incluyendo el halcón pálido y caracterizar totalmente sus poblaciones usando marcadores moleculares. Sin embargo. Específicamente. En forma consistente. Foto: David H. la coloración pálida de garras y pico son menos evidentes en los adultos que en los pollos (Figs. al mismo tiempo que describimos brevemente los estudios que estamos llevando actualmente a cabo sobre la dieta. 6 y 7). se observan ciertas tendencias en pigmentación. usando esos datos como base. 10) y manchas blancas (ocelli) en la nuca u occipucio. 1. 8 y 9) e incluso ciertos ejemplares son de plumaje blanco en el pecho (Fig. 2. algunas aves en la Patagonia presentan ventralmente una coloración más clara (Figs. Un macho de halcón peregrino extremadamente oscuro. En los machos (Fig. demografía.102 A continuación resumimos el conocimiento actual sobre los formas y coloración de la especie. los ejemplares de coloración normal más claros (Fig. 3 y 11. En segundo lugar. examinaremos qué papel juegan la dispersión y la migración en la distribución geográfica actual. Sin embargo. 13) esto no fue observado. genética de pobLaciones en eL haLcón peregrino Nuestro equipo también se encuentra estudiando el papel que juegan la dispersión y migración en la estructura genética evolutiva de los halcones peregrinos. 3 y 11). el examen cercano de algunas remeras mudadas provenientes de ejemplares pálidos (pertenecientes a ambos sexos) revela esta coloración en los vexilos internos de algunas de ellas. Las aves más oscuras parecen ser más comunes en el norte y noroeste de la Patagonia (son frecuentemente vistas en los Andes). Halcones adultos de la forma pálida pueden observarse en las figuras 13 y 14. rescatado de pollo por leñadores en la base de los Andes. Por ejemplo. una especie con una capacidad alta de dispersión y amplia distribución mundial. Esto requiere colectar muestras genéticas para cuantificar la diversidad genética en halcones peregrinos sudamericanos. genética. tanto los ejemplares jóvenes como los adultos muy raramente presenten variaciones de coloración.

1981. Ejemplar adulto. Jarne y Lagoda 1996). en Norteamérica (Brown et al. Contando con muestras de varias poblaciones (ver Fig. Ellis et al 2002. anatum) al mismo tiempo que mediremos el flujo genético entre poblaciones norteamericanas y sudamericanas. Un beneficio adicional de los estudios genéticos realizados previamente. han sido consideras en el pasado Fig 6. específicamente. El ácido desoxirribonucleico (ADN) mitocondrial puede ser útil para discernir relaciones genealógicas históri- 103 cas entre poblaciones (Avise 2000. tanto en cautiverio como en vida libre (Cooper 2002). . los peregrinos oriundos de Sudamérica han sido investigados ecológicamente (Ellis et al. McNutt 1984. Zink y Barrowclough 2008) mientras que los marcadores nucleares son útiles para investigar procesos demográficos recientes asociados con cambios en la estructura poblacional de la especie de interés (Ashley and Dow 1994. muy oscuro. de halcón peregrino austral cerca de su territorio de nidificación en Patagonia central. 1985. incluyendo aquellas colectadas por nosotros. Schoonmaker et al. p. Noviembre 2009. Vasina and Straneck 1984. esta técnica se conoce como genética forense. Ellis. es que ahora existen veinte marcadores moleculares que también pueden ser usados para identificar el origen de individuos. tundrius y F. 15). Así. Kéry 2002 and 2007) pero no genéticamente. Por otro lado. Estos deberían revelar procesos demográficos recientes e históricos que han contribuido en la distribución de esta especie. La cuantificación de la diversidad genética en el halcón pálido es asimismo una herramienta importante que tenemos para determinar la salud de las poblaciones silvestres.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… con respecto a dos subespecies que habitan Norteamérica (F. estado sanitario y saLud de Los haLcones peregrinos austraLes Las aves rapaces son susceptibles a estar expuestas a un amplio número de agentes infecciosos y parasitarios. 2007) y Europa (Nesje et al. Las poblaciones de halcones peregrinos en el hemisferio norte han sido ampliamente estudiadas en el aspecto ecológico y hasta cierto punto genético. Ellis 1985. McNutt 1981. 2008). 2000. muchos de estos patógenos y las enfermedades por ellos causadas. estamos testando diferentes hipótesis de expansión poblacional en el hemisferio occidental usando dos genes mitocondriales y marcadores nucleares. p. Foto: David H. Jacobsen et al.

causante de aspergilosis). Herpesvirus. ciertas poblaciones de rapaces incluyendo al halcón peregrino sufrieron severas reducciones por el uso de DDT y otros organoclorados (Cooper 2002). Tampoco han sido reportados para los halcones peregrinos australes los valores de referencia para bioquímica y hematología sanguínea. fúngicos. Mycobacterium spp.. Salmonella spp. (5) ectoparásitos. y posibilitan el evaluar disrupción endócrina e incluso determinar el estado inmunitario de los individuos investigados. permiten establecer un pronóstico en aves cautivas enfermas y evaluar la respuesta a un tratamiento instaurado. y en el caso de los halcones peregrinos australes se carece por completo de información sobre la posible exposición a estos patógenos en dichas poblaciones. entre otros) son bien conocidos por afectar la reproducción en las aves de presa y causar episodios de mortalidad e incluso ser responsables por la declinación de ciertas poblaciones. genera inquietud sobre el potencial efecto de este metal en estas aves. Estos contribuyen al diagnóstico de numerosas enfermedades y el de sus poblaciones. y Pasteurella multocida. Cooper 2002. (4) protozoarios (Tri- . 2005). estricnina. 2001.. Así.. Al mismo tiempo.. Mycoplasma spp. (3) hongos (por ejemplo Aspergillus spp. virales y parasitarios causantes de enfermedades en rapaces silvestres. organoclorados. Foto: David H. Fig 7. Sin embargo. (3) evaluar el papel que estos patógenos pueden tener sobre las poblaciones de peregrinos y (4) investigar la exposición al plomo y otros contaminantes ambientales. La lista de patógenos a los que estas aves son susceptibles es extensa. e incluye: (1) bacterias tales como Chlamydophila psittaci. la prevalencia de agentes bacterianos. Ellis. habiendo sido también reportada la exposición a organoclorados en los halcones peregrinos australes (Ellis 1985). Adenovirus. como factores contribuyentes en la reducción del éxito reproductivo y declinación de ciertas poblaciones de aves de presa. Más aun. Campylobacter spp. (2) investigar la prevalencia de exposición a agentes infecciosos y parasitarios seleccionados. pumas y otros carnívoros acusados por los ganaderos de depredar el ganado ovino y bovino. ayudan a determinar su estado nutricional. Numerosos pesticidas (organofosforados. En el pasado. nuestros objetivos incluyen (1) establecer valores de referencia basales de hematología.. subsistencia y control de carnívoros en esta zona. (2) virus (Paramyxovirus. carbamatos y piretrinas. Poxvirus. el uso de munición de plomo para la caza deportiva. Estas enfermedades también pueden afectar el bienestar de aves rapaces cautivas utilizadas en programas de conservación ex situ (Friend et al. los halcones peregrinos podrían ser también susceptibles al uso de organofosforados y estricnina utilizados para combatir zorros. y Arboviruses [como el virus del Oeste del Nilo]). ha sido escasamente investigado en Argentina (Saggese 2007).104 AECCA /ANUARIO 2010 chomonas spp.). y Plasmodium spp. Halcón peregrino austral de morfo normal y moderadamente oscuro. Oaks et al. bioquímica clínica y colinesterasa plasmática. y (6) endoparásitos gastrointestinales y respiratorios. Influenza virus. En la Patagonia argentina.

bioquímica sanguínea. Dado que los pollos dejan el nido aproximadamente a las seis semanas de edad. 105 ocupación de Los sitios de nidifica- ción y productiVidad En el año 2009. conjuntivales. la oportunidad de investigar todas estas áreas potenciales con suficiente tiempo en la Patagonia es logísticamente bastante limitada. y en donde los barrancos estaban bien delimitados permitiendo su completa investigación. Por ello. revisamos 20 territorios donde ejemplares adultos de este halcón habían sido previamente encontrados en los años 1980 y/o 1981. cultivados e investigados por técnicas moleculares para detectar la presencia de patógenos bacterianos como Salmonella spp. hay aproximadamente 1. esperamos que los resultados obtenidos. entre otros. en el 2009 preferimos centrar nuestros esfuerzos en evaluar cuidadosamente 17 de estos 20 territorios donde ejemplares adultos ya habían sido vistos previamente. Foto: R. Una vez completados estos análisis. Halcón peregrino austral de morfo normal y moderadamente oscuro defendiendo su territorio en la Patagonia sur. y/o parásitarios como Tricomonas spp. sumados a la información biológica y genética obtenida. en estas aves. Todas las aves examinadas son sometidas a un examen físico completo. Hisopados cloacales. y donde la ocupación de los mismos por halcones peregrinos podía Fig 8. determinación de la actividad de la colinestarasa plasmática y serología. 16). faríngeos y esofágicos son examinados.300 kilómetros de separación entre los territorios más extremos conocidos por nosotros).. Wayne Nelson. determinación del peso corporal y morfometría. nos permitan evaluar el potencial impacto que las enfermedades infecciosas y parasitarias y los contaminantes ambientales puedan tener sobre los peregrinos australes en la Patagonia. con el fin de determinar si después de 30 años éstos continuaban siendo ocupados por halcones peregrinos (Fig. y empleando heparina como anticoagulante para hematología. . como también al hecho de que los territorios monitoreados están ubicados a considerables distancias uno de otros (por ejemplo. Una muestra de sangre equivalente a no más del 1% del peso corporal del ave es colectada de las venas basílica y/o yugular con jeringas.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… Desde el año 2009 iniciamos la toma de muestras biomédicas en pollos mayores a las tres semanas de vida y en volantones.

Para 6 de los 7 sitios exitosos. Halcón peregrino austral de morfo normal.6 pollos (11/7) por pareja o de 1. solamente podemos reportar productividad para 8 intentos de cría realizados por parejas de la forma pálida (Tabla 1). En 11 de estos 17 territorios habíamos confirmado actividad reproductiva (huevos y/o pollos).6 pollos/pareja exitosa. pudiendo evaluar productividad en 7 de ellos. ser determinada con seguridad. en Patagonia sur. Fig 9. En el 2009 visitamos seis territorios con uno o dos halcones pálidos (P) adultos. Sin embargo. y nuestras observaciones). Halcón peregrino austral de morfo normal. incluyendo 3 áreas encontradas en el 2008 y en el 2009 unas 12 nuevas parejas fueron detectadas. lo que indicaría un promedio de 2. Esto no nos permitió evaluar cuantos pollos abandonaron el nido. Peres y Peres 1985. Los resultados obtenidos son promisorios: 7 de estas 8 parejas produjeron al menos un pollo.8 pollos (11/6) por pareja exitosa. pudimos contabilizar un total de 18 pollos. 1981. Andreani 2009. el número de pollos producidos fue de 11. Fig 10. nos desplazábamos al próximo sitio sin posibilidad de retornar. . Por tanto. A continuación presentamos algunos datos preliminares de nuestro estudio combinados con la información obtenida por otros investigadores en el pasado. mientras que en los otros 3 territorios adicionales se observaron también individuos.106 AECCA /ANUARIO 2010 parejas (N x N). McNutt 1984. Así. Debido a las limitaciones de tiempo y de las grandes extensiones a recorrer. Resultados de nuestras investigaciones a realizarse durante la campaña 2010 permitirá obtener nueva información y probablemente comparar mejor productividad entre diferentes formas de este halcón. Así. Así. Además. para siete de estos sitios donde los pollos tenían 35 o más días de edad y habían dejado el nido o estaban próximos a hacerlo. con el pecho notoriamente blanco. extremadamente claro. en esta primera temporada pudimos evaluar productividad en 14 de estas nuevas 15 parejas. Combinando el éxito de cría de estos 7 sitios previamente conocidos y los 14 nuevos nos demuestra que 15 de 21 sitios fueron productivos (71%). debería ser posible en el futuro comparar la productividad de parejas ( P x P) con otras mixtas (P x normal [N] y N x P) como también con Combinando todos los estudios realizados desde 1981 hasta el año 2009 (Ellis y Peres 1983. Ellis. Cuatro parejas (57%) estaban criando pollos. Foto: David H. en la Patagonia norte. Foto: David H. encontramos parejas ocupando ocho (72%) de estos territorios. 11 (70%) de las 14 tenían pollos. Ellis. los valores de productividad obtenidos fueron de 1. apenas la ocupación de los sitios y productividad eran determinadas. Peres and Peres 1985. presas de Los haLcones peregrinos austraLes La dieta de los halcones peregrinos en la Patagonia (McNutt 1981. nuevos territorios fueron investigados.

podría extenderse aun más. Fig 12. Patagonia sur. al redirigir o desplazar su agresión territorial hacia ellas cuando las personas se acercan a sus sitios de nidificación.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… 107 Fig 11. al sitio de nidificación de este halcón. ejemplares adultos de bandurria austral Theristicus melanopis rara vez parece estar presente entre los restos presa. Diciembre 2009. Las áreas blancas presentes en los adultos son de un color ocre o acanelado en los ejemplares jóvenes. Ellis. 2002). es bien conocido que los peregrinos adultos pueden realizar ataques sobre aves que no suelen formar parte de su dieta ni son presas de ellas. si bien ha sido estudiada a partir de un número de muestras relativamente pequeño (solo 200 muestras provenientes de restos de presa) incluye una sorprendente variedad de aves (55 especies pertenecientes a 26 familias). . Diciembre 2009. Ellis et al. Por ejemplo. Fotos: Davis H. Si las observaciones realizadas por McNutt (1981) de halcones peregrinos persiguiendo otras especies de aves fueran incluidas en esta lista. Sin embargo. por lo tanto el ataque observado a esta especie en la figuras 17 y 18 la interpretamos como una respuesta a la presencia cercana de nuestro equipo. Hembra adulta de morfo pálido. Pollo pálido. Patagonia sur.

. en el 2009 colectamos restos de presas debajo de todos los sitios de nidificación. el halcón recorre la línea del acantilado frente al mismo y justo por debajo de su borde. También encontramos crías de bandurria muertas en sitios de nidificación de peregrinos y cercanías. alternando este patrón repetidamente. Foto: R. habiéndose colectado hasta el 2009 unos 100 restos Fig 13. Nuestra impresión fue que estos intentos servirían para mantener velocidad mientras vuela y se oculta debajo del acantilado. Incluso observo un adulto de peregrino matando y alimentándose de una cría de bandurria en su nido. dependiendo de la dirección del viento por encima y debajo del borde del acantilado. siendo mucho más difícil su detección contra el cielo cuando este está cubierto por nubes grises que para el caso de los halcones peregrinos de coloración normal.108 Las observaciones de caza incluyen dos técnicas normalmente no asociadas con halcones peregrinos. además de aquellos encontrados dentro de los nidos a los que se pudo acceder con el fin de comparar las listas de presas entre halcones pálidos y normales vecinos. Macho adulto de halcón peregrino austral forma pálida. Nuestra hipótesis es que las extremas diferencias de apariencia entre las aves normales y pálidas se reflejaran también en una diferente habilidad para aproximarse y capturar algunas especies de presa. para luego elevarse por encima del borde y sorprender a la posible presa en la vegetación existente a lo largo de la cima del mismo. Los estudios sobre la dieta están aun en progreso. Hemos podido confirmar las observaciones de McNutt (1981). Con estos antecedentes. La utilización de esta técnica podría resultar muy ventajosa. La segunda y sorprendente táctica de caza fue nuestra observación de halcones adultos “flotando” enfrente del acantilado mientras in- AECCA /ANUARIO 2010 vestigábamos los nidos de bandurria. quien describe el vuelo sobre el borde de los acantilados (rim flying en ingles). Wayne Nelson. McNutt (1981) describió la técnica de ataque de los halcones peregrinos a las crías de bandurria. después a intervalos barre el borde del acantilado y continua volando rápidamente paralelo al mismo. Los peregrinos pálidos en vuelo se asemejan ventralmente a gaviotas. Después de recorrer 50 metros por encima del borde se lanza nuevamente y continúa volando ahora por debajo del mismo. Utilizando este método.

la extracción y tráfico ilegal de pollos y adultos de halcón peregrino para suplir demandas a nivel nacional e internacional. la extensión de este problema no es completamente entendida. Foto: David H. conserVación de Los haLcones peregrinos austraLes Los halcones peregrinos en la Patagonia argentina están distribuidos en forma espaciada y remota. el análisis preliminar de estos restos y remanentes de presa permitió hasta ahora agregar 10 nuevas especies de aves a la lista de presas consumidas por los halcones peregrinos en la Patagonia. estamos develando lentamente su estado de conservación en la Patagonia. Si los halcones peregrinos australes. Sin embargo. Hembra adulta de morfo pálido. esto tendría un impacto seguramente negativo sobre el balance a largo plazo entre estas formas. Esperamos enfatizar la comparación pálidonormal. pero genera gran preocupación. fueran utilizados para cetrería en Argentina y extraídos de la naturaleza en gran número. De hecho. no permitiéndonos por el momento realizar comparaciones entre ambas formas. Esperamos que nuestros estudios permitan tener un mejor entendimiento del mismo. se sabe que ocurre en numerosos sitios donde estas aves nidifican en Argentina. y en particular los halcones pálidos.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… 109 Fig 14. Además. el halcón peregrino no ha sido suficientemente investigado en este país y recién ahora . existe el riesgo de que esta subespecie. 2008). muy alejadas de aquellas de coloración pálida. Patagonia argentina. a través del hallazgo de nuevos sitios de nidificación ocupados por parejas pálidas en nuestra campañas del 2010 y 2011. Estos provienen en su mayoría de parejas de coloración normal. es considerada no amenazada en Argentina (López Lanús et al. puedan pasar a estar amenazados o en peligro muy rápidamente. con implicaciones para su ecología difíciles de determinar. Sin embargo. y parecieran estar reproduciéndose sin problemas. Dado las características ilegales de este tráfico. Sin embargo. incluyendo su forma pálida. A priori estaríamos inclinados a pensar que no habría razones evidentes para estar preocupados por su situación poblacional. Ellis. de presas. Es importante señalar que en Argentina existen leyes nacionales y provinciales que no permiten la extracción de ejemplares de esta especie ni de ninguna otra ave de presa.

ar cgisonline). Ellis. agradecimientos Muchas especies de halcones están y han estado amenazadas o en peligro a nivel mundial. Mapa: Isabel C. Caballero y Miguel D. Ted Lafeber. sobre los problemas de conservación de las aves rapaces. son el lugar adecuado para la nidificación de halcones peregrinos. Wayne Nelson y David H. Un donante anónimo aporto fondos para la participación de David Ellis y Wayne Nelson en la campana 2009 y 2010. La Fundación de Historia Natural Félix De Azara. Lamentablemente. en los últimos años. agradecemos a todos los propietarios de estancias en la Patagonia. Western University of Health Sciences. Los paredones y barrancos de la estepa patagónica. Finalmente. Los cetreros han tenido también un papel sumamente importante en el desarrollo de técnicas aplicadas a la rehabilitación de ejemplares y en la implementación de programas de cría en cautividad como medidas de conservación ex situ que en muchos casos han contribuido a la recuperación de especies seriamente amenazadas. Sinceramente Este proyecto ha recibido el generoso apoyo de numerosas instituciones. condujo a la declinación e incluso a la extirpación total de ciertas poblaciones de esta especie a lo largo de su distribución en lo que constituía antes la Unión Soviética y en otros países de Asia.110 AECCA /ANUARIO 2010 esperamos que todos aquellos que leen este artículo y comparten estos ideales. Los autores agradecen también a John M. . Los cetreros ciertamente han jugado un papel esencial en la conservación del halcón peregrino y otras especies de aves de presa a través de sus esfuerzos para promover la práctica responsable de esta actividad y hacer respetar las legislaciones existentes dedicadas a la conservación de las aves rapaces. entre ellas el Schubot Exotic Bird Health Center. Nunca antes en la historia la cetrería habría puesto en peligro a la población de una especie de ave de presa. Fig 16. Contamos con que los cetreros y la práctica responsable de la cetrería están naturalmente asociados a la conservación de las aves rapaces. Zonas geográficas donde se han colectado muestras de halcones peregrinos para análisis genéticos (httpwww. Saggese. nos acompañen y apoyen en nuestros esfuerzos para estudiar y proteger este maravilloso y único tesoro que nos pertenece a todos: El halcón pálido de la Patagonia. Teresa Morishita y Ian Tizard por su permanente apoyo. Fig 15. por permitirnos acceder a las mismas. la sobreexplotación de algunas especies para su uso en cetrería. Field Museum of Natural History y Lafeber Company. Además. Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” y las direcciones de Fauna de las provincias de Chubut y Santa Cruz contribuyeron con diferentes aspectos de nuestro estudio en la Patagonia. como es el caso de los halcones sacres en Asia. los practicantes de este arte juegan un papel fundamental en todos los aspectos relacionados con la educación de aspirantes a cetreros y del público general. Bates. Dirección de Fauna de la Republica Argentina. LoraKim Joyner. Foto: R.

Oxford. Molecular Ecology and Evolution Approaches. Anderson. 1996. 1962-63. Wintering Peregrine Falcons (Falco peregrinus) in the Peruvian Amazon. Appraisal of the consequences of the DDT-induced bottleneck on the level and geographic distribution of neutral genetic variation in Canadian Peregrine Falcons. Cambridge. Einezweite Monographie des Weltformenkreises des Wanderfalken. Status of the Peregrine Falcon in Tierra del Fuego. O. Pages 419-430 in J. Peregrine Falcon Populations—Status and Perspectives in the 21st Century. Trends in Ecology and Evolution 11:424429. J. Streit. Z. C.J. National Geographic Research 1:388-394. Ashley. Avise. Desalle. eds. M.. The Pallid Falcon Falco kreyenborgi is a color phase of the Austral Peregrine Falcon (Falco peregrinus cassini). Prey of the Peregrine Falcon (Falco peregrinus cassini) in southern Argentina and Chile. Dein. Kovacs.EL HALCÓN MÁS RARO DEL MUNDO: LA FORMA PÁLIDA DEL… 111 bibLiografía Fig 17. 2002. A. Berajah. Basel. G. Significant genetic admixture after reintroduction of Peregrine Falcon (Falco peregrinus) in southern Scandinavia. Brown. Argentina.E. Friend. Jarne.K. 2008.G. Molecular Ecology 16:327-343. Blackwell Science. and B. Pages 185-201 in B. 2000. 2001.A. B. The use of microsatellite analysis in population biology: background. and P. Mizera. Disease emergence in birds: challenges for the twenty-first century. Massachusetts. Turul Publishing and Poznan University of Life Sciences Press. B. 2007.) 25(3):33-35. Falco kreyenborgi: more pieces for the puzzle. Ellis. Adreani. The Austral Peregrine Falcon: color variation. Harvard University Press. Condor 82:350-351. M. 1985. Cooper. Warsaw. Roundy. D. P. Nesje.W. M. 1980. 1994. 2007. Ellis. Friesen. Birkhauser Verlag. and R. Anderson.L. New observation of the Peregrine Falcon (Falco peregrinus) in Peru. Birt. Microsatellites. Kovacs. 1983. and D. Fackler. C. Auk 118:290-303. Seutin.C. Lagoda. Peres Garat.L. 1937. L.J. Conservation Genetics 9:581-591. Sabo. Phylogeography: The History and Formation of Species. _____ and R. and B.J. Journal of Raptor Research 36:213-217. C. Sielicki and T.M.P. _____. P. Boag. Birds of prey in health and disease. Jacobsen. Switzerland. and V. G.. Bachmann. Falco kreyenborgi II. T. methods and potential applications..P.T. _____. An extraordinary falcon from Argentina. McLean.L. Some unusual records for the Peregrine and Pallid Falcons in South America. _____. and T.. Raptor Research 15:42-45. 1929. and pesticides. Dow. H. 2002. _____.D. 1981. _____ and C. productivity. and . M.M. Ellis. Aquila 69-70:223-224. Kovacs. Millsap. from molecules to populations and back. J.B.H. Foto: David H. Bandurria austral en su cantíl. Poznan [Poland]. J. F. 2009. Kéry. P.J. Lifjeld. Ornitologia Neotropical 18:613-616. R. Van Coeverden de Groot. 1981. 2002. Raptor Research 15:33-41. Kovacs. Falco peregrinus. Journal of Raptor Research 36:315319. Falco kreyenborgi. Kleinschmidt.V. J. Glinski. editors. Schierwater.A.T. O. and J. Falco kreyenborgi—A current review. Wagner. UK. Falco (Berejah Zoographia Inf. and F. Auk 100:269-271. P.

and D. Lopez Lanús. Aves Argentinas.. 1981. W. Isolation and epidemiology of falcon adenovirus. Birds of Prey Bulletin 2:109-110.W.L. Acta Zool. Roed. Anales del Instituto de la Patagonia 12:221-228. Straneck. B. Animal Conservation 3:267-275. P.P. Peres Garat.H. Stresseman. and J. Nesje. 1963. P. Observaciones sobre la avifauna de Tierra del Fuego y Chile. D. Birds of Prey Bulletin 3:125127. Banchs. C. and G. Categorización de las aves de la Argentina según su estado de conservación. Kleinschmidt? Ibis 105:400-402.F. Peres Garat.T. What is Falco kreyenborgi. 2005.112 C. Kovacs. 1985. Barrowclough. Peres Garat.G. M. . E. J. Informe de Aves Argentinas/AOP y la Secretaría de Desarrollo Sustentable. C. K. B. Peregrine project. 1985. Argentina (activities 1982). M. 2007. Wallace. Medicina de la conservación.A. enfermedades y aves rapaces. Coconier... Microsatellite analysis of population structure and genetic variability in Peregrine Falcons (Falco peregrinus). Fig 18. Bell. Schoonmaker. Migrant and breeding Peregrine Falcons in northwestern Peru. Condor 87:423424.P. Buenos Aires. Mitochondrial DNA under siege in avian phylogeography.J.M. Molecular Ecology 17:2107-2121.A. Temple. J. Saggese. Selección de presa y comportamiento de caza del halcón peregrino (Falco peregrinus) en Magallanes y Tierra del Fuego. and C.K. 2005. Rideout. 2008. Biological and ethological notes on Falco peregrinus cassini in central Argentina. Ellis. Raptor Research 18:123-130. A. 1986. Museo Ornitológico Patagonia. M. M. Lindberg. Schrenzel. Sandfort.P.. Journal of Clinical Microbiology 43:3414-3420. McNutt. and C. A Peregrine Falcon polymorph: observations of the reproductive behavior of Falco kreyenborgi. R. Zink.D. Argentina. Hornero 22:117-130. _____. Amadon. Oaks. Proyecto peregrino: 1985 report. Lifjeld. M. AECCA /ANUARIO 2010 Olrog. 2008. E. 1984. Di Giacomo y R.M. 1984. Lilloana 5:437-531. 2000. Vasina. Manual ilustrado de las Aves de la Patagonia. Condor 86:378-382. Grilli.P.C. P. Peregrino atacando a una bandurria. Foto: David H. and S. 1948. and R.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful