Está en la página 1de 4

LOS HÁBITOS DE LA EXCELENCIA

En toda organización es importante reconocer que se desarrolla una serie de hábitos que
pueden promover la excelencia o la mediocridad. Por ello es importante meditar sobre la
forma en que se pueden desarrollar hábitos que permitan a los colaboradores ser mejores en
todos los ambientes donde se muevan. El ser humano es un ser integral, es decir, se ve
afectado por todos los lugares en donde interactúa e influye positivamente a sus
compañeros de trabajo, a su familia y su ambiente social.

Los hábitos son la repetición constante de una conducta o de una acción por parte de un
individuo manifiesta constantemente, son aprendidos y se desarrollan en la persona y los
grupos. Estos pueden ser positivos: Ayudan a que la persona y el grupo se desarrollen,
logren determinado objetivos y mejoren su ambiente. Negativos: Causan problemas y
dificultades e impiden que se logren los objetivos personales y grupales.

Hábitos y ambientes
Los hábitos se aprenden y se desarrollan en diferentes ambientes: Casa y familia, trabajo,
ambiente social y país.

Ambiente social y País


Hábitos de la excelencia
Son los comportamientos que promueven el aprendizaje y la realización de una acción o
actividad de una forma eficiente y efectiva. Es hacer las cosas lo mejor posible. Consiste en
que todo lo que hagamos tenga la mejor calidad posible.

Las empresas tienen 3 recursos importantes:


Recursos Financieros,
Recursos Técnicos, y
Recursos Humanos.

El más importante son los recursos humanos porque son ellos los que producen la
excelencia con sus hábitos, con sus comportamientos, con su forma de trabajar.

La excelencia: Es la decisión de hacer las cosas bien y mejor. Se manifiesta por las
actitudes, por la forma de ser y hacer las cosas.

La excelencia tiene 4 dimensiones:


 Personal
 Familiar
 Liderazgo
 Administrativa
 La dimensión personal de la excelencia:
El ser humano tiene una serie de cualidades que lo hacen único, poseemos ciertos dones
que debemos utilizar para ser excelente.

Se desarrolla a través de:


o La autoestima
o La actitud mental positiva
o El compromiso
o La responsabilidad
o La auto motivación
o La iniciativa

La autoestima: Es el reconocimiento de su valía como persona, quererse a sí mismo y


respetarse, aceptarse y valorarse. Es también valorar a los demás.

La actitud mental positiva: “Cualquier situación que enfrentemos no es tan importante


como la actitud que adoptemos frente a ella, porque eso determinará nuestro éxito o nuestro
fracaso”. Norman Vincent Peale.

El compromiso: Todos estamos comprometidos con nosotros mismos, la familia, la


empresa, sus compañeros y su país, a dar lo mejor de sí mismo en el lugar donde se
encuentre.

La responsabilidad: Todo en la vida tiene un precio, asumimos que nuestros actos tienen,
consecuencias positivas y negativas.

La auto motivación: La motivación interior, cuando encontramos un “sentido o un por qué


vivir”. Debemos encontrar la motivación en nosotros mismos y que nos haga sentir
realizados.

La iniciativa: Significa iniciar cuando y donde nadie lo espera. “Debes dar para recibir,
debes sembrar la semilla antes de recoger la cosecha”. Es tomar la rienda de tu vida y
caminar.

 La dimensión familiar:
En la familia se aprenden y desarrollan los hábitos que nos permitirán tener éxito o fracasar.
Los padres son los que promueven el establecimiento de metas de éxito. Todos debemos
trabajar en tres tipos de empresa: La empresa persona, la empresa de su propia vida y la
empresa que es su familia.

Se desarrolla a través de:


Amor Familiar: El amor manifestado por los padres entre ellos y hacía los hijos permite su
estabilidad y madurez. Genera autoestima, confianza y seguridad en cada miembro. Es
donde se aprende a ser armónico consigo mismo y con los demás y a tener éxito en la vida
mediante la convivencia que permita el descubrimiento de sus cualidades, habilidades y
aptitudes.

Fidelidad: La familia enseña la lealtad hacia las personas y organizaciones. La lealtad


hacia los demás se demuestra cuando se cumple lo prometido, cuando se está al tanto de los
demás y se les apoya en el momento más difícil. Es la familia la que desarrolla la fe en sí
mismo y en los demás.

Disciplina: En casa se establecen reglas claras de conducta que todos siguen, se aceptan
libremente, se aprende a sacrificarse por algo de mucho valor, a colaborar por el bien
común, a hacer las cosas aunque no nos gusten y con la excelencia que se requiere.

Comunicación: Saber cómo comunicarnos cómo relacionarnos, lo aprendemos de la forma


en que papá y mamá lo hacen con nosotros. Aprender a dialogar franca y abiertamente es la
clave de las Relaciones Humanas. Es una comunicación que resalte lo positivo, los dones y
cualidades de sus miembros.

 La dimensión de liderazgo
La excelencia desarrolla el liderazgo. Todos somos líderes, en algún ambiente, en algún
lugar. El éxito de las personas y de las empresas se basa en el desarrollo de su liderazgo en
dónde se encuentra. Es la empresa en donde más se debe manifestar el liderazgo de sus
miembros porque el éxito de cualquier organización se debe a la calidad de sus líderes.

El desarrollo de esta dimensión se logra por medio de:

La calidad mental: Utiliza su conocimiento y su experiencia para que en el lugar en donde


esté se rindan los mejores frutos, ya sea personal o en equipo, no acepta la mediocridad en
nadie. Organiza, planifica y busca que todo lo que hace sea de alta calidad. “La calidad más
que cantidad, es lo que cuenta”. Séneca.

La formación: “El buen liderazgo consiste en mostrar a la gente cómo hacer el trabajo de
gente superior”. John D. Rockfeller. Se debe actualizar, buscar la mejor educación para sí
mismo y para los demás. El líder debe formar líderes para tener un equipo de excelencia. Es
la organización de éxito la que invierte en la capacitación y la formación de su personal,
pues son ellos su ventaja competitiva.

La disciplina personal: Una persona disciplinada cumple con lo establecido. Es puntual y


planifica su trabajo. También, se esfuerza por crear hábitos de excelencia porque tiene
control de su tiempo y de su vida.
La lealtad: Debemos ser leales a nosotros mismos, a nuestros principios y valores
personales. Es saber que siempre se contará con el apoyo, la ayuda y la colaboración de la
persona. En la empresa se debe ser leal a los clientes, los proveedores, los accionistas y los
colaboradores.

 La dimensión administrativa:
Toda organización debe administrar eficientemente sus recursos económicos, recursos
técnicos, Recursos Humanos. Las empresas tienen un reto con la globalización y para ser
excelentes sus colaboradores deben conocer y vivir su Visión y su Misión porque al estar
identificados, será más fácil formar equipos y lograr los objetivos propuestos, así como
desarrollar sus propios valores corporativos.

Valores corporativos tales como:


 Integridad Ser correctos en todo lo que se hace y dice.
 Compromiso Cumplir con dedicación y esmero las promesas y compromisos
contraídos.
 Solidaridad La lealtad a mi empresa la demuestro al apoyar a mi equipo de trabajo
para lograr el éxito.
 Optimismo Ver en cada dificultad una oportunidad de aprendizaje así como mejora
personal y corporativa.

El desarrollo de esta dimensión se logra por medio de:


• Seleccionar su personal y darle capacitación: Implica escoger a la mejor gente para
trabajar con la organización. Es buscar a las personas excelentes para contratar a los
más calificados y con mayor potencial. Invertir fuertemente en la capacitación, la
preparación y el desarrollo de su gente es la gran ventaja competitiva de las
empresas de hoy.

• Promover la Facultación del personal: “El secreto para lograr el éxito en las
empresas consiste en aprender a liberar el potencial oculto de la gente. Consiste en
ayudar a los trabajadores de todos los niveles a experimentar la sensación de su
propio poder”. Diane Tracy. Es encontrar a la gente excelente y dejarla hacer su
trabajo.

• Promover la Formación y el Desarrollo de Equipos de trabajo: Las empresas deben


promover la formación y creación de equipos de trabajo que compartan
responsabilidades, planifiquen e implementen nuevas formas de trabajo. Desarrollar
el liderazgo compartido y promueven la creatividad, la motivación y la superación
con calidad y productividad, es el resultado de equipos autodirigidos.