1

EL PODER Y LAS REDES SOCIALES
El poder no tiembla con los blogs (15 de febrero de 2010) Yo no creo que los blog tengan tanta influencia. Creo que Internet en conjunto supone una revolución en las comunicaciones, en las relaciones sociales, dentro de Internet los blogs son solamente una parte. No confío en que unos cuantos lectores puedan hacer una revolución, ya saben, cambiar relaciones de producción, acercar los bienes y servicios que satisfacen necesidades humanas a todos, incluidos los menos favorecidos, abrir las puertas de la educación masivamente a la población, acercar la sanidad a la totalidad de la población de un país, permitir elegir y ser elegido para decidir, para gobernar, aplicar parámetros de libertad y de igualdad entre sexos, razas y clases, entre lenguas… Me parece que algunas personas sobrevaloran el poder de la blogosfera, ni siquiera creo sea capaz de derribar poderes y menos de poner o crearlos, el matiz diferenciador existe porque es más fácil destruir que construir. Sumar adeptos en contra de algo es más sencillo que agruparlos a favor de un proyecto común, sumar gente que está contra unas cosas y a otros contra otras y a los demás allá que no les gusta aquello, etc. siempre ha sido más fácil que sumarlos a todos con un solo plan a favor de algo concreto. Un libro de ciencias sociales, política, economía, historia reciente, puede tener una tirada de 2 o 3.000 ejemplares en España. Un súper éxito de estos temas puede llegar a 5.000 ejemplares, al margen súper ventas. Bien es verdad que un libro se puede leer muchas veces y es un trabajo de mucha mayor envergadura que una página, a pesar de lo cual, aun cuando su influencia pueda ser grande, tampoco nos llevaría a procesos que hicieran tambalear poderes. Que la blogosfera tiene importancia, no lo pongo en duda, pero relativa, cuando se pone en relación con otros estímulos y medios de difusión. El periódico de mayor tirada en España, El País, puede editar 400.000 ejemplares que leídos por 2 o 3 personas no llegan a millón y medio de lectores diarios, que tienen un considerable poder de influencia más o menos en una cierta dirección amplia, pero no en la misma dirección. Y desde luego no acercan o alejan la revolución alguna, ni siquiera cambian partidos de gobierno a pesar de generar corrientes de opinión que junto con múltiples estímulos diferentes acercan o alejan mayorías de votos, quizás todo lo más, el poder de la prensa contribuya en ocasiones a quitar o poner algún ministro.
2

Un blog de opinión política de amplia difusión puede tener 200 lectores diarios, o 400, por supuesto no me refiero a este humilde proyecto que sirve como otros muchos para poner negro sobre blanco las ideas del autor, con un carácter en gran parte cuasi privado. Un gran y exitoso blog ni por asomo llega a las cifras de difusión y lectura diaria del periódico citado, o a las de los de influencia derechosa como El Mundo, La Razón ABC y La Gaceta, cuya suma es superior a la de El País y Público juntos. Y si hablamos de influir tendríamos que considerar las televisiones y radios más poderosas que los periódicos, podemos sumar todo tipo de revistas, los gratuitos en prensa, folletos y revistas, las publicaciones de administraciones y medios oficiales… Puestos a considerar influencias no olvidemos las escuelas, institutos, universidades, las empresas, las organizaciones políticas, las sociales, las sindicales, patronales y un largo etc. Como veis todo un océano en el que se mantienen los blogs a flote como gotitas de agua. Que influyen algo, puede ser, más los de mayor éxito, pero que es insuficiente su influencia, hoy por hoy, para pensar que dirigen grandes proyectos sociales o políticos electorales o de gobierno. Son un estímulo mas, entre otros muchos como los citados anteriormente. Los sueños, sueños son. Pensar que la informática en general, aplicada a procesos de investigación o productivos puede cambiar el mundo, me parece acertado, y que puede estar al servicio de vaya usted a saber quien, o sea, que no va en una dirección determinada, „of course‟. En fin que me cuesta aceptar la idea de que los blogs pueden ser la chispa que incendie la pradera, que decía Mao, y dicen hoy algunos en China, Cuba, Irán, Venezuela... Más bien estoy con las ideas de Marx de necesidad de cambio en las bases materiales y en los procesos sociales lo cual se realiza lenta y trabajosamente y muy excepcionalmente se acelera en períodos concretos, coincidentes con grandes guerras, crisis brutales, hambrunas... Las tribulaciones del ‘maduro blogger’, 2 (21 de septiembre de 2010) No creo que los blogs y las redes sociales hayan modificado las relaciones de poder, suficientemente cerradas a intrusos, ni aquí en España, ni globalmente, me parece que las redes están más basadas en la comunicación, el divertimento y la relación comercial, pero no creo que hoy por hoy tengan fuerza para derribar gobiernos, dinamitar leyes, encumbrar políticas, partidos, opciones, modificar conciencias. ¿Pueden influir? claro que sí, pero me parece que mucho menos que lo que se vaticinaba hace años.
3

Las nuevas tecnologías fomentan lo superficial, mensajes cortos, el brillo, la apariencia, eslóganes, titulares, condensado en la difusión de las redes sociales fomentadoras de contactos basados en „me gusta‟. Si impulsan convocatorias, citas, referencias y cierto nivel informativo, bienvenidas sean, pero al mismo tiempo fomentan el abandono de la lectura y el esfuerzo que requiere todo aprendizaje y la comprensión de la realidad, y esta cara de la moneda no me gusta. Que los partidos e instituciones deben abrirse a la red, por supuesto, como al conjunto de grupos, instituciones, e individuos de la sociedad, que deben ser más flexibles, ok., en la red y en la calle, en el fondo trataremos de conseguir se abran para facilitar intervenir en la vida pública, desde fuera hacia ellos, desde dentro de ellos hacia los órganos ejecutivos y por supuesto hacia gobiernos sean locales, autonómicos o central. La situación actual no es que estén abiertos hacia la calle y cerrados hacia la red, simplemente tienen la puerta cerrada. ¡Ojo! Internet, la informática, influyen poderosamente en la economía y las relaciones sociales determinadas por las relaciones de producción y cambio. Resulta difícil imaginar la producción, los viajes, el comercio mundial, las finanzas, sin utilizar las nuevas tecnologías, pero los blogs y redes sociales tipo Facebook y Twiiter, que son utilizadas por millones de personas creo son apéndices colaterales a la potencia y uso principal de las TIC, e incapaces de generar nuevas relaciones de poder, diferentes y distintas a las de cada lugar; o yo no lo veo. (Sumar miles de amigos a Esperanza Aguirre, o de enemigos, tiene poquísimo valor para ser considerado como dato utilizado para analizar su potencia electoral). Sí creo, que blogs y redes, puedan contribuir a reafirmar lo existente, apoyar tareas y conciencias ya establecidas. Ejemplo, los apoyos entre grupos islamistas, facilitando comunicaciones, información, enseñanzas, etc. pero los usuarios ya tienen moldeada su concepción ideológica, religiosa. Igual pasa entre los lectores de, pongamos la derecha, o del PSOE, blogs y redes fomentarán la comunicación de actos, e ideas de grupo, pondrán en relación personas ya formadas, pero en tendrán poca importancia y difícilmente modificarán la visión global o la particular de cada acción política. (Poca importancia no significa ninguna, significa que no son „la leche‟, que no debemos soñar absurdos)

4

Las tribulaciones del maduro blogger. (4 septiembre 2010) La enormidad cuesta mucho tiempo y bloquea. Supongo que todos los blogueros tenemos dudas sobre lo que escribimos, y por qué no llega como nos gustaría, además de muchos problemas, supongo que acrecentados si somos maduritos, con respecto al control y funcionamiento del producto; estética, manipulación de imágenes y sonidos, formatos, etc. El caso es que atender un blog conlleva muchos esfuerzos y en demasiadas ocasiones uno se pregunta si merece la pena. Intentaré expresar algunos de mis problemas sobre este mundillo. Parto de la base de una primera aproximación que realicé en abril „en mi barrio‟ La enormidad cuesta mucho tiempo y bloquea. El factor tiempo gastado de escritura es alto, el tiempo dedicado a alimentarlo es superior pero mi mayor preocupación es el tiempo dedicado en general por los usuarios de la red, por mí, a buscar páginas, y opiniones que en muchísimas ocasiones te llevan de un sitio a otro, de una primera intención a otra distinta. La enorme cantidad de material de cualquier asunto es un factor de ralentización incluso de parálisis. Para poder cribar lo leído, porque doy por sentado que debo hacerlo para no tragarme sapos y culebras, para poder discernir sobre su utilidad gastaría más tiempo del dedicado a buscarlo. Como resuelvo el asunto por ahora?, buscando en general de vez en cuando y seleccionando alguna fuente de tarde en tarde, pero utilizando mas habitualmente solo las páginas previamente seleccionadas, al menos durante un tiempo que me permita consolidarme en ese círculo que forma siempre toda página. Normalmente cada página nunca está sola, aunque hay individualidades, pero habitualmente están ligadas unas a otras, más o menos cercanas, no todas valen lo mismo, por supuesto, pero una vez seleccionada una, he comprobado que me acerco a otras 2 o 3 de las ligadas. En cualquier caso mi almacén de páginas en favoritos es enorme, incluso aceptando que mi amplio y diverso campo de intereses dificulta la clasificación, la selección de cualquier asunto que quiera seguir temporalmente, por ejemplo vinculado al blog, es demasiado grande para manejarlo sin dificultad. El resultado, que me preocupa, en ocasiones dejo abandonados posibles debates, comentarios, vínculos con otros blogger, porque es imposible tener tiempo para todo. Y la caída en la lectura de libros, fuente imprescindible
5

del conocimiento, pero un libro requiere reposo, tiempo, y la verdad es muy difícil superar la profundidad argumental con unas cuantas páginas de blogger. La insolencia de la red, sobre la permanente memoria (7 octubre 2010) El olvido de olvidar. En no pocas ocasiones me he encontrado en los blogs y redes sociales con insultos y descalificaciones, incluso en sitos donde se critican y rechazan estas posturas, los mismos, insultan a otros individuos. Basta que un reputado intelectual español de primerísima línea con docenas de libros a sus espaldas y gran experiencia vital comente algo sobre las redes sociales, para que le tachen de ignorante y aparezca la cascada de descalificaciones. No es suficiente con exponer otro punto de vista diferente al suyo, hay que utilizar aquello tan español, de „tú no tienes ni idea‟, se trate de futbol, política, música o la red. Por descontado al hacerlo de esa manera, no se percatan de que en el fondo están confirmando una posición muy cercana a la mantenida por el autor criticado, el cual, como otros muchos, tiene cierta desconfianza en las redes sociales, que ya sabemos que son algo parecido a la realidad de la calle y los bares, encontramos de todo en ellas. Y algunas cosas nuevas y diferentes, por ejemplo el problema del 'permanente recuerdo, la desaparición del derecho al olvido'. El problema es un problemón, que empieza a salir a la luz hace poco y llena ríos de tinta desde expertos internautas, hasta intelectuales , altamente capacitados para pensar, discurrir y ver caminos nuevos en la vida (pero no tan expertos tecnológicos?). Dice Eric Schmidt, consejero delegado de Google en una entrevista, „‟No creo que la sociedad entienda lo que sucede cuando todo está disponible, listo para ser conocido y almacenado indefinidamente… „predice la posibilidad de que los jóvenes que usan hoy las redes sociales podrían cambiar de nombre para escapar de su pasado de internet‟‟. Citado por Ernesto Hernández Busto en un gran artículo publicado el 30-9 en El País, en el que textualmente escribe „‟La banalización de lo privado que acompaña el auge de las redes sociales podría ser uno de los efectos colaterales de nuestra falta de control…el autor cita a otros intelectuales(ignorantes los llamarían algunos) altamente preocupados por el asunto, Viktor Mayer Schömberger y su libro „Delete, The virtue of forgetting in the Digital Age‟ quien describe un cambio fundamental respecto a la información recordada, a J.D.Lasica quien escribió „Nuestro
6

pasado está cada vez más grabado como un tatuaje en nuestra piel digital…La red ha olvidado cómo olvidar‟. Lo anterior muestra una cuestión nueva, opinable y bastante abierta, como en cualquier otra conversación, pero con alguna diferencia sustancial, en la red queda rastro de por vida y ya conocemos demasiadas experiencias en la vida laboral, política y social, en la que el rastro dejado ha servido para represaliar, perseguir, despedir, en suma atentar contra aquella persona que dejó el rastro. La Agencia Española de Protección de Datos dice en la presentación de su última Memoria „Se incrementan significativamente en

2.009 las consultas ciudadanas y las reclamaciones para solicitar ante la AEPD „‟el derecho al olvido en Internet‟‟ pidiendo la cancelación de sus datos'.

Otra diferencia que se produce a menudo en la red, es que lo importante, lo profundo de una postura, muchas veces se orilla y deviene en banal, insulto, descalificación, incluso la ignorancia se encumbra y amplifica, se hace insolente por la posibilidad de escribir y publicarlo, „por gozar de cualquier grado de fama‟ que dice Marías en un buen artículo sobre el asunto. Mientras esto ocurre hemos olvidado el problema de fondo, los argumentos que debíamos contraponer para combatir las ideas que no compartíamos, porque no olvidar que a una idea solo la derrota otra idea mejor. En general no criticamos lo concreto que dice tal individuo, que puede tener o no razón, pero al no dirigirnos específicamente a lo que dice y argumentar, le descalificamos globalmente, y con ello a nosotros mismos. Como en la calle, solo que las redes sociales potencian esa errónea idea, de creer que todos somos iguales, (ojo todos tenemos los mismos derechos) pero no todo lo que decimos, ni todas las ideas tienen el mismo peso. Al publicar cualquier cosa en la red, nos da por pensar que ya somos escritores, sin darnos cuenta del enorme esfuerzo que realizan quienes piensan y escriben decenas de miles de páginas, así la red banaliza el esfuerzo, el trabajo, la eficiencia, exigiendo al otro que se informe, se documente, se ponga al día, que reconozca su ignorancia. Eso sí, exigiéndolo para otros, no para uno mismo. El asunto es que de emitir una opinión que pudiera ser respetable se pasa a la cascada de… para nada respetuosa y por tanto, tampoco respetable.

Aquí tiene otras aportaciones:
7

Será mejor que no tengas que elegir entre olvido o memoria. Marcos RosMartín Condenados a permanecer en la red. Defensora del lector. 'Eliminar: La virtud del olvido en la era digital' Los límites de la ciberdisidencia 'Tuiteando' la revolución. MANUEL RODRÍGUEZ RIVERO 06/10/2010 Visitas a blog interesantes, el de ‘Xavier Peytibi’ (10 octubre de 2010) Está bien publicar este no demasiado alejado del otro post del día 7, La insolencia de la red, sobre la permanente memoria „Las tribulaciones del maduro blogger 4. (El olvido de olvidar)‟, porque podía quedar la idea del rechazo a los nuevos medios excesivamente por encima de la que intento transmitir, que es la de contradicción, de lucha de lo nuevo con lo viejo. Hay problemas en lo viejo, y también en lo nuevo, (como en la vida misma) muchos de los cuales son producto del desconocimiento, otros técnicos (que se convierten en sociales) incorporados por las propias tecnologías, algunos por el exceso de euforia que lleva aparejado todo lo nuevo que suele obnubilar a mucha gente, y otros porque la avalancha de usuarios son tan diversos como la sociedad misma a pesar de lo cual muchas personas solo destacan a „los suyos‟, sin percatarse que si la red permite salir a „los buenos también permite lo mismo a los malos‟, otros problemas lo son por confundir los medios, la apariencia, con la esencia; las herramientas, no son el fondo del asunto, los resultados. En fin, me permito enlazar una muy buena página de lo positivo y copiar una parte del tercero de sus post resumen sobre Personal Democracy Fórum Europe (PDF Europe). Barcelona, 4 y 5 de octubre de 2010. Que los activistas se sientan orgullosos (PDFEU y 3)

Muchos partidos, a partir de la campaña de Barack Obama en 2008, creían que con hacerse una cuenta en Facebook o Twitter ya podían empezar la campaña. Pero eso, como indicó Julius Van the Laar, es un tremendo error. Si quieres que la gente participe, dale algo para hacer de lo que se sienta orgulloso. Se puede usar Facebook (como Martin Gelin -Labour party- dijo que se priorizó en la campaña británica) o Twitter, pero hay que comunicarse, no basta tener más “amigos” o “seguidores” que el contrario. El creador de MyBarackObama, Chris Hugues, dijo una vez que “No me importa la energía y el entusiasmo online por el simple hecho que sea energía
8

y el entusiasmo online. Se trata de conseguir dinero, hacer llamadas telefónicas o los vídeos que se han reenviado a los amigos”. Esta frase, citada por el diputado socialista noruego Ketil Raknes es un resumen de lo que hay que buscar en una campaña política online: resultados. La tecnología no puede salvar una campaña sin un preparado y disciplinado mensaje, el cual hay que difundir. La red es una gran manera de difundirlo, pero no hay que olvidar que los mensajes, como lo que se consigue con la comunicación, debe servir de algo. En la actualidad nos encontramos con diferentes tendencias en la manera de realizar campañas. Estas macro-tendencias, establecidas por Fritz Plasser, son: 1. Profesionalización de los que llevan la campaña 2. Atención a los medias. No te dicen qué pensar, pero hay que tenerlos en cuenta a la hora de lanzar los mensajes del candidato 3. Personalización. Importantísimo rol del líder del partido 4. Microtargeting, encuestas… Es la “Cientificidad” de la campaña 5. Incremento de las campañas negativas También es importante tener en cuenta que estar en el gobierno hace perder popularidad (Narud and valen, 2007). Los partidos deben tenerlo muy en cuenta en sus campañas. La comunicación online es una buena herramienta para estar en contacto con el público y conseguir que participe de la campaña. Un ejemplo de creación de campañas online ha sido la creación de la Coopol. El objetivo de esta red es equipar de herramientas de comunicación y de actividades a las 4.000 secciones del PS, de que el secretario de cada sección pueda facilitar a los grupos de gestión invitaciones a eventos, importar contactos de otras plataformas (correo web, mensajería instantánea, Facebook…), que los militantes sepan donde se han distribuido folletos y donde se realizan actividades a través de de geolocalización, etc. Su creador, Romain Liberge (partido socialista francés) explicó que esta red social propia del partido, o foro para intercambiar ideas para hacer campaña, tiene 30.000 miembros en la actualidad. En la Coopol no solo hay ideas que dejan los propios militantes o actividades propuestas por el partido para que los activistas actúen, sino que también se han realizado herramientas de campaña, especialmente usando mapas exhaustivos, por ejemplo un mapeo de datos y puntos de votación para que todos sepan donde votar, o un mapa de voluntarios. Estos mapas y datos
9

políticos sirven para mejorar el activismo de base y mejorar su información, ya que los datos son de cada 1000 habitantes. El objetivo es tener una idea mejor de los votantes para poder calibrar mejor el mensaje y ver cómo realizar la campaña. Los blogs también son importantes, y un buen ejemplo lo tenemos en la presión al gobierno croata al que sometió Marko Rakar desde su blog. Otro ejemplo es el que indicó Guilhem Fouetillou en Francia: Segoléne Royal tenía 1.044 blogs de apoyo que servían para dar a conocer su mensaje, pero también para difundir ideas y actividades a realizar. En los blogs políticos, a menudo, se grita mucho y se dialoga poco. En este sentido, Bente Kalsnes listó qué hacer y qué no hacer en el blogging politico: No mentir, ser abierto; No ser maleducado; Responder a los comentarios; No subestimar a los usuarios; No actuar como alguien que no se es; No esconder las fuentes; No ser sarcásticos (ya que a menudo no se entiende); Implicar al usuario; Explicar cuáles serán las reglas de diálogo en el blog; Animar a los lectores a participar; Conseguir fans y ayudarlos a difundir el blog; Crear contactos; Seguir a personas relevantes; Ser creativo: videos, imágenes…; Escribir de algo diferente… En el caso de que el blog sea gestionado por el propio político: sobretodo que haga artículos cortos y divertidos. Hay que llamar la atención si queremos atención, hay que decir algo que sea importante para nosotros, y enlazar.../...
Las cosas tienen explicación. O hay que buscarla (16 octubre de 2010) Llevo varios días publicando información sobre el sector industrial español y su devenir, número de empresas y obreros, tamaños de las mismas, cifras de exportaciones e importaciones, radicación autonómica y relaciones con otras comunidades, capacidad de generar valor añadido, peso en el entramado económico español, etc., el motivo tiene que ver con las polémicas mantenidas semanas atrás sobre el tema que aquí llamaba „clases, obreros, sujetos políticos‟. La cuestión desarrollada por este y algunos blogs citados aquí, (por cercanos) también inquieta y está alimentado por centenares de otros no citados, y como siempre hay de todo, desde quienes mantienen una posición sin explicar por qué, hasta quienes dicen algo partiendo de un supuesto que sucede, sin demostrar que existe el hecho de partida. Bajo el punto de vista de que una idea no se vence por la fuerza, sino que se
10

combate con otras ideas, a las mías para que triunfen pretendo arroparlas lo mejor que pueda y dentro de las limitaciones que imponen estos medios, una de las cuales es no alargarse demasiado de un folio, lo cual me obliga a reincidir otros días en aspectos vinculados, y a ser posibles soportados en datos estadísticos oficiales, por lo que mi afición a la pintura me lleva a utilizar el símil de pintar un cuadro, miles de pinceladas de distintos colores y mezclas para configurar las imágenes que determinen las ideas. Cuatro pinceladas no hacen un cuadro impresionista. La impresión del sol naciente, la dan múltiples pinceladas que se tocan, con pinceles diversos y espátulas, manchas que se superponen e incluso a veces se tapan, formando volúmenes, tonos distintos, contornos que se delimitan con cientos de pinceladas. Con miles de ellas, podremos hacernos a la idea de que lo que vemos está en movimiento o la luz se mueve a su alrededor, pero desde luego con cuatro pinceladas muy poco de la realidad conseguimos reflejar. Este vicio de la red, pretender dar por sentado cuestiones complejas con pocas frases, es consustancial a las prisas de la sociedad moderna, a la vaguería intelectual española, a la propia tecnología propiciatoria de la comunicación en pocos caracteres, a la superficialidad de la época que destaca sobremanera los brillos flashes y eslóganes sobre los argumentos, y por supuesto a la banalización de los temas y de los conflictos de la vida. „Que mas da…Todo es lo mismo…‟ En pocos días he podido leer dos o tres cosas que remueven el intelecto. En un blog, del lateral izquierdo, he visto un cuadro sobre el peso de las rentas salariales en el conjunto de la Renta Nacional, que arrancaba desde el franquismo y mostraba como había ido cayendo hasta hoy. Lo cual implicaba decir que los obreros, los trabajadores, los asalariados, en el franquismo vivían mejor que en los años 80, o 90 o hace 10 años. Algo que no decía el autor, que solo se refería a la pérdida de peso salarial de estos últimos años. Acabo de leer la frase „La historia de unos tipos que cambiaron el mundo‟, referida a la película sobre Facebook, en portada de un extra de ocio de El País, una frase que se cuela profundamente, sobre todo porque regala miel a los que les gusta el dulce. Pero profundamente discutible y superficial. Los tipos que cambiaron el mundo fueron los intelectuales y obreros, revolucionarios y sindicalistas, anarquistas, socialistas y comunistas, del siglo XIX, que con sus luchas terminaron con una época y consiguieron alumbrar otra, que con sus defectos, está a años luz de aquellas otras donde
11

campesinos y trabajadores eran tratados como animales, sin derechos, sin salud, sin educación, sin comida, sin alojamientos, sin agua, sin electricidad… Bien, son otras polémicas diferentes a la citada al comienzo, la pérdida del poder de las rentas salariales y los cambios sociales profundos, pero muestran también la necesidad de afrontar los debates apoyándolos no solo en una opinión manifestada en uno o dos post. Facebook, o los 100 años de CNT. (17 de octubre de 2010) Los 100 años de CNT son al tiempo una metáfora de todos los luchadores sociales y un homenaje a todos los que cambiaron el mundo. „La historia de unos tipos que cambiaron el mundo‟, es la frase de cabecera, supongo que publicitaria de esta película, me gustaría perderme en la publicidad de la frase y que se diluyera entre tantas y tantas tonterías parecidas que se leen, pero debido a su vinculación con el tema de redes, internet, modernidad, prefiero darle un espacio en este sitio. ¿Tipos que cambiaron el mundo?, que exageraciones rodean estas materias, que para más inri muchos pretenden que nos traguemos a la primera sin hacernos preguntas. Veamos que sucede al hacernos algunas relacionadas con hechos que cambiaron el mundo. 1) Facebook ha conseguido más derechos sociales para las mujeres que las feministas de principios del XX? O que las feministas de los 60, o que las feministas españolas de los 70? 2) Esa red social ha logrado derechos como el del divorcio, o que el aborto en determinadas condiciones no esté penalizado con cárcel? 3) Han conseguido mejoras respecto al cambio climático? compromisos de acuerdos entre gobiernos y empresas para reducir contaminantes? 4) Esa red, u otras, han logrado erradicar o disminuir la pobreza en el mundo, en algún país, en alguna zona? 5) Han logrado una producción eficiente, energéticamente hablando, por ejemplo en EEUU y China?, han reducido el derroche de consumo petrolífero en esos países?, o en otros. 6) Supongo que no querrán decir que han incorporado a los derechos sociales a millones de negros afroamericanos en EEUU?
12

7) O quizás han logrado el derecho al voto universal en España, Portugal, Grecia, Francia… 8) Si me equivoco, la jornada de 8 horas tampoco la han logrado las redes sociales, ni el derecho a la jubilación, (reducido, o no, existe). 9) Tampoco me consta que el derecho a la salud, sanidad universal y educación universal, como derechos en Europa, tampoco fueron logrados por esas redes. 10) Las primeras luchas textiles en Barcelona datan de 1840 por mejores condiciones de trabajo y salarios, por asegurar los medios de manutención y continuaron durante más de un siglo por fábricas y barrios y centros de enseñanza, hasta conseguir cambiar aquella vieja España. 11) Las luchas anarquistas por reducir la explotación, por la igualdad de todos los hombres, por difundir la cultura y la solidaridad entre los obreros, por extender la dignidad del ser humano. Estas luchas cambiaron el mundo. Pero los „facebook man‟, pudieron hacer lo que hicieron porque otras muchas personas antes que ellos sí cambiaron el mundo permitiendo que los excedentes de producción liberaran a otras personas para que pudieran hacer otras cosas. Podemos hablar de la alimentación, del pan, los cereales, las patatas, hortalizas y frutales que plantan y recogen en los campos mujeres y hombres, del ganado y la pesca, que cuidan y alimentan ganaderos, que en un momento determinado de la historia de la humanidad consiguieron generar mayor cantidad de alimentos que la necesaria para consumir las personas que los producían. Aquellos tipos dieron un paso que cambió el mundo. Otras personas pudieron dedicarse a la elaboración de ropas, utensilios de trabajo y además alojamientos. Todas ellas cambiaron el mundo, porque los „facebook boys‟ contaban con alimentos, ropas, casas, utensilios, maquinaria, educación y tiempo, suministrados por millones de personas antes que ellos y otros al mismo tiempo en otros lugares, que sí cambiaron el mundo. Si algunos jóvenes creen que el mundo lo cambiaron los „facebook boys‟, estamos para que nos encierren. El mundo, las cosas, la vida, solo se cambia con esfuerzo.

13

Conseguir avanzar cuesta mucho esfuerzo (18 de octubre de 2010) Yo a veces hago referencia al tema edad, como forma de explicarme algunas cosas, pero es más, para dejar la crítica light que por convencimiento. La realidad es que no es la edad lo que mueve a estar en desacuerdo, nos han estado vendiendo humo en montones de cuestiones y hemos callado, hasta que gritamos 'pero si va desnudo, no tiene traje'. Hay que decir alto y claro que conseguir una jornada laboral de 8 horas cuesta sangre, muchas manifestaciones, un sin fin de enfrentamientos contra la poli, la patronal, los pistoleros, supone detenciones, palizas, torturas, hambre por despidos...conseguir sanidad y educación universal en la Transición costó muchos esfuerzos, gritos, carreras, muertos, manifestaciones, paros, asambleas, enfrentamientos, muchas horas de huelgas, de luchas de millones de personas. Intentar convencer a un joven que por decir, esto me gusta o sumar miles de amiguetes van a mover algo, es jugar al engaño. Los sesenta no se movieron por unas cuantas canciones y drogas, las canciones apoyaron, algunas, pero los derechos civiles a los negros los conquistaron millones de personas luchando muchos años, con muchos muertos en el camino y muchas palizas, aquello no era una fiesta, y sí, había fiestas, pero también compromiso de millones de ciudadanos. Los poderes de siempre y los nuevos se ríen de tantos movimientos simplones que suman millones de seres apagando un minuto la luz, o protestando por el hambre en el mundo sumándose a la página de tal o cual cantante. Si se quedan solo en eso. Toda acción que sume está bien, pero no el engaño y estamos convenciendo a los niños y jóvenes de que hay hadas que resuelven los grandes problemas de derechos sociales, decir a adultos jóvenes que vienen los Reyes Magos cargados de derechos y de acciones buenas sobre el agua en África o sobre la malaria, es horrible. No es raro pensar que a veces muchas acciones son cajones donde meter la mala conciencia y que no parezca que la tiramos o nos quedamos con ella. Pero la realidad siempre ha sido que conseguir algo cuesta mucho, mucho, mucho. Y si no hay esfuerzo y lucha no se consigue. No me extraña que algunos jóvenes o no tanto, crean que la sociedad que salió de la Transición fue un regalo que nos hicieron por nuestra cara bonita, dado que, esta sociedad fomenta la idea de que todo es sencillo y regalado. Pero no fue así, lo de Grecia estos meses, o lo de Francia ahora, (por cierto a gran distancia de aquí) fueron juegos de niños al lado de lo que hubo aquí entonces.
14

Conseguir algo de avance en lo social y político, en las condiciones de vida, es durísimo. Pero mantenerlo no es gratis y requiere constante esfuerzo. Siempre hay y habrá tendencias que pretendan volver atrás, la vida no supone un avance seguro y cantado en el tiempo. 'La política en la era de internet' (21 de diciembre de 2010) He leído el libro de Ramón Cotarelo „La política en la era de internet‟. Merece la pena comprarlo y leerlo, sobre todo si usted quiere hacer política o si tiene vínculos con ella, por militancia, cercanía profesional, o intelectual. El libro parece pequeño, pero ojo, su texto está concentrado, contiene un buen montón de datos, ejemplos, opiniones, disquisiciones, y en este sentido no tiene el estilo que muchos quieren difundir como de la red, (ligero, frases cortas), está escrito en el estilo de antes, por un intelectual de los de antes, persona culta y documentada que relaciona las actividades políticas, ampliamente expuestas, en el tiempo actual, con internet, acoplando, postulando y proponiendo. Es un libro que se ajusta sobremanera al título, habla de la política hoy, en un mundo con internet instalado en nuestras vidas y está escrito por un experto observador y analista de realidades políticas, que al mismo tiempo entró en internet y nos descubre su potencial de cambios en muchos frentes que cita. No es un libro sobre internet, a pesar de estar bañado totalmente por ello, es un libro sobre política actividad que se transforma (o puede transformarse) revolucionariamente al iterar con internet. Yo diría que precisamente uno de sus valores es que se apoya sobre los dos pies, uno de ellos la conexión con pasado y presente, tanto intelectual como material, el hecho de ser un libro como los de toda la vida lo prueba, el otro pie sobre el que se apoya es el presente y futuro, relacionando y abriendo puertas y caminos de interpretación. Esto lo hace en cada aspecto que desarrolla y no en un capítulo dedicado a una cosa y otro a la otra, todo el texto camina con ambos pies. Son innumerables los ejemplos de aplicación que propone en múltiples campos de la política, para abaratar costes de servicios o de administración, para mejorar relaciones entre gobernantes y gobernados, para reducir tiempos de tramitación, para ejercitar mayores cotas de libertad, para mejorar controles democráticos, para aumentar vínculos entre militantes, entre líderes y liderados, entre portavoces y oyentes. Para poner la
15

información y el saber universal en manos de cualquiera. También opina sobre sus peligros y bajezas, pero es tal el entusiasmo regenerador, (revolucionario), que muestra el autor sobre internet, que en el texto destacan menos las miserias. Yo difiero en algunas cuestiones, fundamentalmente soy menos generoso u optimista en valorar positivamente la red, veo más aspectos oscuros o delicados que él, cuestiones que no me gustan nada y pesan en la valoración global que realizo de la red, rebajando puntos. Nada impide que se devore este libro, que insisto, planta muy bien ambos pies en el suelo. Algunos de estos aspectos los voy colgando en esta serie de „Tribulaciones del maduro blogger‟, por resumir son asuntos como la seguridad de las personas, creo que aumentó el peligro de ataques individuales a los más débiles, el problema del olvido de olvidar, o la acumulación de información permanente de cada uno en la red, la trivialización y vulgarización compartiendo escenario con el rigor y seriedad, la avalancha de información sin criba que llega a paralizar por incapacidad para tratarla y seleccionar, por entre las tuberías del exceso se descuelgan parálisis, nimiedades, mentiras y basura junto y al mismo nivel con informaciones altamente útiles. No creo que, „los atípicos‟ o disidentes de los partidos por salir a la red estén influyendo más ni que tengan efectos fulminantes en esos grupos, no doy tanta importancia a la blogosfera respecto a los efectos de cambio gubernamental, ni en China, Cuba, Venezuela, Irán, Arabia Saudí, África, o Asia, que influyan sí, que lleguen a derribar gobiernos o montar revoluciones, no. Ni de broma estas posturas, que son mis tribulaciones, pueden contraponerse al enorme caudal de información, análisis y propuestas del libro citado, solo muestran la existencia de conflicto social en torno a internet, porque como dice el autor „la sociedad no es una familia bien avenida, sino un territorio de conflicto‟. Una recomendación hay que leer el libro hasta el final, en el último capítulo hay varios apartados relacionados, por ejemplo, con la guerra, feminismo, multiculturalismo…altamente interesantes. Hospital Getafe. CCOO no facilita su e-mail (11 de enero de 2011) Me dirigí a los despachos de las centrales sindicales del hospital, para pedirles un e-mail donde pudiera remitirles un escrito con mis opiniones
16

sobre un incidente surgido en urgencias, indicándoles que me parecía lógico que los sindicatos conocieran una opinión relativa al mismo. A los que pedí, me dieron su e-mail, amablemente. Salvo el representante de CCOO que me contestó que „el correo no se daba a particulares‟ ¡!!!. La respuesta me dejó descolocado unos segundos, y volví a explicar que pretendía mandarlos un escrito con opiniones sobre la actuación de una trabajadora de urgencias. La siguiente retahíla ya me puso en guardia, „que le llevara el escrito en mano y ya verían, que su correo no lo daban a nadie ajeno…‟ como le debió parecer una insensatez lo que estaba diciéndome intentó justificarlo, pero salí pitando asustado de comportamiento tan burocrático y antiguo en la izquierda, „mira no tengo tiempo, si no me das un email para que te mande un escrito pues no pasa nada, adiós'. Tengo familiares, amigos y ex colegas que pertenecen a CCOO, muchos como dirigentes, como los tengo de UGT y otras siglas sindicales y políticas), además de por mi propia experiencia, entiendo de sobra que no todo el mundo en una organización o colectivo se comporta igual, que los puntos negros o blancos de unos no son extensivos a todos, ni por tanto se debe generalizar el comportamiento de un militante, ni de un grupo de ellos. Tuve un problema de atención informativa (la sanitaria fue excelente) en el Hospital de Getafe y me pareció que debía hacer una reclamación, pero entendí que mejor que encerrarla en la forma habitual, era más provechoso hacerla por este medio y desarrollar ampliamente mi opinión, ya que otras personas no pueden hacerlo y callan a veces, por miedo o no tener posibilidades. Volqué mis opiniones en el post de ese mismo día 28 de diciembre y en otro posterior. Bueno, y cuál es el problema? Pues que es una pena que en un despacho de CCOO la persona que allí está como representante del sindicato niegue una dirección de contacto a alguien interesado en comunicar con ellos. Es muy difícil tener que explicarle a alguien que representa a una entidad que se supone abierta a la ciudadanía, que la red, internet, en los tiempos que vivimos facilita enormemente las comunicaciones, informaciones, relaciones, de forma gratuita y sin compromiso. En mis tiempos, a cualquiera que nos dijera algo, automáticamente le dábamos teléfonos, tomábamos los suyos, intentábamos mantener un contacto con cualquier persona interesada en algo. Hombre, yo entiendo que las sucesivas oleadas de militantes que han sido cribados en las purgas de
17

izquierda política o sindical, han apartado a unos cuantos miles de activistas de las primeras filas, dando paso a los afines a la opción ganadora de turno, que no siempre todos ellos son militantes abiertos y preparados para abrir los brazos a los trabajadores, comportándose algunos mas como porteros de disco que como sindicalistas, pero no puedo olvidar que estaba en un despacho representando a CCOO. No creía necesario defender aquí y ahora, entre militantes, la necesidad de relación de los políticos y sindicalistas con la ciudadanía, que hoy resulta sencilla a través de internet, porque daba por supuesto que estaba asumido en el mundo rojiverde, pero me equivocaba. Hay mucho joven antiguo por la vida, (el susodicho tiene menos edad que yo) y no se ha enterado que la red forma parte de la base imprescindible de funcionamiento social y si no utilizamos internet con las ventajas de comunicación que ofrece, mejor nos reciclamos porque somos una rémora para nuestra organización. El mejor favor que podría hacer a este hombre y a otros izquierdistas parecidos, es recomendarles que lean urgentemente el libro de Ramón Cotarelo, „La política en la era de internet‟, que ya glosara aquí. Y quizás que le den un cursillo de actualización de relaciones sociales en el cual muestren que CCOO a través de la red se mueve, difunde y relaciona con el resto del mundo. No me encandilan las redes sociales (3 de abril de 2011) No me gustan las redes sociales. Por eso contesto poco las peticiones de amistad. No me gustan y las uso poquísimo, lo imprescindible para estar en ellas y que actúen un poco de escaparate de lo que escribo. Nunca me han gustado y he entrado en ellas a regañadientes. Detesto la cultura de la supuesta facilidad para todo, soy de los que piensa que las cosas necesitan su tiempo y un esfuerzo. Así que en la medida de lo posible no fomento esos Facebook o Twiiter. Pretender saber de alguna cuestión con cierta dosis de conocimiento suficiente como para mantener una conversación de copa o café, y querer informarse a través de las redes sociales para ello, es inútil, así que imaginen si la pretensión es mayor. Tienen otra función, no están concebidas para eso, etc. etc. me dicen. Sí, ya sé que llegar a los que están contigo o contra ti es simple, que convocar una mani o un botellón es más fácil, que cotillear en plan, „sí, no, me gusta o disgusta‟, está relativamente chupado, pero desde luego no sirve para formar criterio sobre un asunto, o para ampliar conocimientos o investigar cuestiones.
18

Hoy por hoy, se entiende. En el futuro vaya usted a saber. Pero hoy no me gusta contribuir al espejismo de creer que sabes mucho sin esforzarte mucho. Nada se consigue sin esfuerzo, y bastante mayor es leer blogs, que parece empiezan a decaer, crecen menos y en muchos casos decrecen, mundialmente hablando claro, o sea que nosotros no lo notamos. Bueno pues es un paso más grande que las redes de frasecita corta y las mas de las veces tonta, y los blogs están muy lejos, pero que muy lejos, de los libros, de estudiar en un instituto o universidad, de aprender algo con esfuerzo y dedicación de años. Luego confundimos a la gente haciéndola creer que sabemos de algo por escribir 4 palabras y lo que hacemos es tapar a toda esa gente que escribe cientos de artículos y libros especializados en un tema que les lleva años de investigación y estudio. Esa gente existe y es ampliamente desconocida. La mayoría no salen en las teles, ni periódicos, ni los partidos ni administraciones recurren suficientemente a sus conocimientos en situaciones de necesidad. Y es que la gente „no quiere perder el tiempo‟ leyendo sus varias páginas de argumentos de cada cuestión. ¿Por qué calan tanto en España?, quizás porque somos un país tradicionalmente poco lector, el de menor lectura de prensa de Europa, salvo algunas novelas en el metro y lectoras femeninas que mantienen un poco las cifras, nunca ha habido avidez de lectura en este país. Elecciones, redes sociales, campañas. Extractos (30 noviembre 2011) Las redes sociales. Tanto Equo como el movimiento 15-M son abanderados de la política 2.0. Los resultados dicen que parece ha sido excesiva la confianza en las redes sociales. La política en el futuro no podrá hacerse sin contar con ellas, deberá ser política 2.0, pero en el presente tienen muy poco peso en la calle. El extraordinario apoyo mediático proporcionado al 15M y la experiencia de la primavera árabe pueden haber confundido a muchos, en ambos casos las redes han mostrado ser instrumentos de primerísimo orden para comunicar y convocar acciones, pero sería excesivo concederles la misma importancia en cuanto a modificar realidades o determinar posturas de los individuos. La realidad árabe ha sido modificada por decenas de miles de personas en la calle luchando abiertamente contra otras fuerzas, y que han utilizado las redes para comunicarse e informarse.
19

El 15-M es un movimiento, como tal muy heterogéneo, dentro del cual hay sintonías diversas, a veces contradictorias, a cuyas acciones puntuales se incorporan miles de personas libres (sin vínculos militantes) a manifestar su indignación, y cuyo funcionamiento estable mantienen vivo simpatizantes y militantes de muchos partidos y grupos de izquierdas, gente todos ellos que ha dirigido votos a sus listas. En Alcorcón y en Madrid recordamos que ha aumentado el número de votantes respecto a las municipales y han descendido abstención, votos nulos y blancos, por lo que la influencia de una parte del movimiento que defiende estas opciones ha sido muy pequeña. La realidad que viven estos entornos de redes sociales distorsiona a quienes participan inmersos en ella, confundiendo a veces una parcela de realidad, con el conjunto de millones de personas que están jubilados, los que estudian, los que están parados o trabajan en fábricas, centros de trabajo y comercios, barrios, asociaciones y ONG‟s, sindicatos y calles, bares y metros. La gente que está dentro del „hormiguero‟, como la que esté en un concierto de rock, son hooligans que piensan que todo el mundo está allí y es como ellos, pero hay otros fuera, infinitamente más numerosos que los de dentro, muchos de los cuales ni conocerán a ese grupo. Otros conociéndolo, tendrán gustos diferentes. Confundir la realidad con los deseos es uno de los principales errores políticos, no querer verlo ni atender las señales cuando se manifiestan es un suicidio. Basarse en tópicos lleva al fracaso, por ejemplo los trabajos del CIS, (que ha clavado las encuestas electorales desde hace meses), muestran que las nuevas hornadas de jóvenes basculan algo más a la derecha en su autoidentificación en el eje izquierda-derecha, de hecho la nueva incorporación de jóvenes votantes privilegian el voto al PP.

Manuhermon. Desde ‘Arian seis’ http://arian-seis.blogspot.com/

20

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful