Planeación y

Parte III

didác tic a

Esta unidad presenta una estructura similar a la de los libros de texto y sirve para que usted:

• Comprenda a qué se refiere cada una de las competencias. • Analice los ejemplos de secuencias didácticas que se presentan, uno por unidad, para orientar la planeación de su trabajo, incluyendo el trabajo transversal. • Revise el tipo de evidencias que pueden tomarse en cuenta para evaluar el trabajo de sus alumnas y alumnos. • Aproveche la estructura de esta sección para trabajar en el aula multigrado, ya que se presentan los aprendizajes esperados de todos los grados escolares, por unidad o bimestre.

El arte del maestro está en conocer a sus estudiantes y su ciencia está en preparar las secuencias didácticas para llevar a sus alumnas y alumnos a la construcción de nuevos conocimientos. Partiendo de las características, necesidades e intereses de sus estudiantes, usted puede seleccionar los procesos formativos pertinentes y aprovechar los materiales didácticos que le brindan información y oportunidades para el desarrollo de sus competencias cívicas y éticas. En las propuesta didácticas que siguen también se ejemplifica la selección de evidencias y criterios para evaluar el grado de logro de las competencias.

En esta parte II de su Libro para el docente dialogaremos sobre las nociones básicas y el sentido de cada una de los cinco bloques que componen el programa de la asignatura Formación Cívica y Ética, le daremos sugerencias para el uso de los nuevos libros de esta asignatura y le ofreceremos algunas secuencias didácticas para su plan de trabajo bimestral. Asimismo, analizaremos el sentido de los procedimientos formativos que se abordan en cada una y le ofreceremos propuestas de evaluación. La parte II viene organizada en cinco unidades correspondientes a las que el programa de la asignatura establece, y guarda relación con los libros de sus alumnos. Al conocer lo que sus colegas de otros grados realizan en cada bimestre, usted estará en aptitud de delimitar claramente su labor, de realizar trabajo colegiado y de proponer acciones que tengan impacto en el ambiente escolar y en la vida ida cotidiana de sus alumnas y sus alumnos.

67

¿Cómo planear su trabajo por sesión bimestre y año?
• Ubique los propósitos correspondientes. • Revise la descripción de las competencias • Estudie los aprendizajes esperados relacionados con la temática. • Relacione el logro de competencias con temas transversales. Revise el contenido del libro de texto: • Identifique la parte de la sección Platiquemos que se relaciona con la temática. • Elija los textos de Para aprender más que considere pertinentes. • Busque apoyos en la Guía Articuladora de materiales educativos de apoyo a la docencia. • Seleccione el proceso formativo a desarrollar. Puede utilizar los que se proponen en esa unidad o en otras. • Elabore la secuencia didáctica. a) Puede rescatar algunas de las actividades que se sugieren en el Programa. b) Puede plantear una actividad transversal • Tome en cuenta básicamente qué va a hacer el estudiante, así tendrá criterios para el trabajo en clase y la evaluación. • Considere los aspectos contenidos en la autoevaluación para orientar desde el principio hacia su desarrollo.

BloqueBimestre
68

1

Platiquemos:
Conocimiento y cuidado de sí mismo Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad

Toda educación comienza siempre por el conocimiento propio y, si es orientado adecuadamente, éste lleva al aprecio y cuidado de sí mismo. La construcción de la identidad va de este conocimiento propio, surgido básicamente de la introspección, al conocimiento que arroja la interacción con otras personas, por un lado; y, por otro, el que dan el marco político e institucional en que se desenvuelve el individuo; la historia y las características sociales de su país; el conocimiento de los derechos humanos y de lo que lo iguala con todas las personas, así como de las potencialidades de cada uno que se revelan y desarrollan en la convivencia y en la participación social.

Las cenefas de la sección Platiquemos dan fundamento, en la cultura propia, a la formación cívica y ética.

La primera unidad, en que se abordan el autoconocimiento y el autocuidado, así como el sentido de pertenencia, prepara el camino que se recorrerá durante las siguientes unidades: autorregulación y ejercicio responsable de la libertad; apego a la legalidad y sentido de justicia; respeto y aprecio de la diversidad; comprensión y aprecio de la democracia; manejo y solución de conflictos, y participación social y política. El conocimiento y cuidado de sí mismo comprende la identificación de las motivaciones, intereses, ideales y valores que inspiran el comportamiento individual en sus actitudes hacia su persona y hacia los demás. La Formación Cívica y Ética atiende de manera especial el desarrollo personal y la integración de un juicio ético que oriente su desempeño cívico hacia el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de la persona. El conocimiento y cuidado de sí mismo, como competencia, se trabaja en dos vertientes. En la primera, se desarrolla todo lo relativo al aspecto f ísico, a la necesidad de respetar las diferencias y características de cada uno, al desarrollo y ncias cuidado del cuerpo, a los beneficios del ejercicio y las características de la sana alimentación, a la prevención imentación, de riesgos y accidentes en diferentes espaes cios, así como a evitar adicciones y por sibles abusos, rechazando también ando los estereotipos impuestos por puestos los medios de comunicación. icación. La otra vertiente apunta a nta reconocerse como personas dignas y valiosas, sas, únicas, sujetas de derechos, chos,

69

Se comienza, en primer grado, con imágenes que despiertan comienza, en p imer grado, con imágenes que despiertan enza, primer rado d imág nes ágen espierta piertan en los niños y niñas, el interés y el orgullo por lo propio. orgullo propio. os niños niñas, interés el orgull por pro io s niños niña o ñ interés nteré gull ropi

Bloque 1

70

capaces de relacionarse con los demás en condiciones de igualdad, de respeto, de equidad, de libertad y de justicia y, asimismo, capaces de reconocer las posibilidades de crecimiento y de dirigir las propias acciones hacia metas para, poco a poco, avanzar hacia la concepción de un proyecto de bienestar y desarrollo que los oriente al construir su vida. Los aspectos f ísicos de cada persona la individualizan y distinguen. Entre los seres humanos no se aplica el concepto de raza. Sin embargo, hay rasgos f ísicos que emparentan, por así decirlo, a unas personas con otras. Es importante que las niñas y los niños de México valoren positivamente los rasgos que los emparentan con las comunidades originarias del país, y que asimismo tengan aprecio por rasgos culturales como las lenguas, las tradiciones y los valores de tales pueblos. Este aprecio se fortalecerá si se basa en un conocimiento mayor y se orienta como un ejercicio de autoconocimiento. Nótese que el sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad se desarrolla en la primera y tercera unidades de todos los grados, en virtud de que la identidad tiene aspectos individuales y colectivos que es necesario subrayar y valorar. Éstos contribuyen a la construcción del individuo y de la comunidad, de su diaria convivencia y de su sentido de pertenencia a distintos grupos −a partir de sí mismo y de su círculo más cercano, constituido por su familia y la comunidad escolar− hasta incluirse conscientemente como parte de la humanidad. Estos niveles de pertenencia acarrean deberes y derechos diferentes y relacionados, los cuales, paulatinamente, deberán ser asumidos por sus alumnas y alumnos en su proceso de construcción

La escultura, los códices y las ciudades de los antiguos mexicanos son, d d d l i i todavía hoy, fuente de importantes enseñanzas y aprendizajes.

de ciudadanía. Así, por tomar algún ejemplo, la necesidad e interés de cuidar el agua pueden verse como un asunto de autocuidado de la persona, su familia, su comunidad, su país y la humanidad entera. En lo relativo al primer bloque, la mayor parte de los conceptos de la competencia “Conocimiento y cuidado de sí mismo” fueron elaborados por la Secretaría de Salud, mediante la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud y sus diversas áreas, las cuales, con apego al mejor conocimiento científico disponible y las normas vigentes, hacen recomendaciones para el cuidado de la salud y la integridad. La competencia de “Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad” se puede desarrollar a partir del trabajo con la cenefa, la cual brinda elementos para iniciar un diálogo que se traduzca en preguntas de investigación que motiven a sus estudiantes a saber más de sí mismos, de su comunidad, de su país y de su pertenencia a la humanidad a través de la historia. Dado el enfoque de competencias, este conocimiento debe llevar a mejorar su vida diaria. Las cenefas no son ilustraciones decorativas o aisladas, sino de información que sirve para apuntalar el desarrollo de la competencia antes mencionada. En cada grado se aborda un periodo de la historia que o ha ido conformando la identidad nacional, empezando en primero y sen gundo grados por el México antiguo; el Virreinato, en tercero; la n Independencia, en el cuarto; la Reforma, en quinto y la Revolución, en sexto.
71

El conocimiento de la cultura propia es base del autoconocimiento.

Bloque 1

Descripción de las cenefas
Primer grado. La cenefa invita a los estudiantes, mediante el recuento su72

cinto de la historia de una exploración arqueológica, a reconocer su raíz indígena. Los antepasados, concluye el texto, daban gran valor al rostro humano, es decir, a lo que lo individualiza. Con esta cenefa se pueden trabajar aspectos de autoconocimiento, autoaceptación, pluriculturalidad y respeto. A la vez, se introduce el tema del conocimiento del pasado, y se empieza el discurso sobre los diferentes oficios o formas de hacer en el mundo, en este caso los relacionados con la arqueología y la restauración.

Segundo grado. La cenefa aborda el primer gruorda
po de pertenencia, la familia, destacando el afecto y la convivencia como sus características principales. A la vez, se brindan elementos de educación artística rtística al familiarizar a los estudiantes con tes la plástica antigua mexicana.

Tercer grado. La cenefa muestra las primeras instituciones dedicadas al cuidado de la salud pública, con el interés de que las y los estudiantes comiencen a comprender la salud como un asunto de interés público, además de individual o familiar. De igual forma que en las cenefas de grados anteriores, podrán comenzar a reconocer el a valor de edificios antiguos, en este caso, los v c construidos en la época virreinal, como parte del patrimonio cultural que conviene conocer no y cuidar.

Q Quinto grado. Dentro de la cenefa se cuentan
episodios de la época de las intervenciones e extranjeras y de la Reforma mediante las caráe tulas de libritos escritos para niños por el estu critor y periodista Heriberto Frías, a fines del cr siglo XIX. A excepción de la primera imagen sig (correspondiente a la famosa defensa que de la (c vida del presidente Juárez hiciera Guillermo vid Prieto, instando al pelotón que iba a ejecutarlo Pri para que no lo hiciera con la célebre frase “¡Los par valientes no asesinan!”), todas vienen en orden val cronológico e invitan a la investigación histórica cro del periodo que sustenta el discurso cívico-ético en q quinto grado: la Reforma.

Sexto grado. Correspondiente al periodo
que va de la Revolución a nuestros días, la cenefa recuerda el gran potencial transformador de la educación, y evoca el papel de la maestra rural y de la normalista en el desarrollo de la educación y del país en el siglo XX, destacando algunas figuras principales y propiciando el reconocimiento social a todas las maestras y todos los maestros preparados y comprometidos, en cuyas manos está la educación de las niñas y los niños de hoy.

El cuidado de la salud, el conocimiento de uno mismo y el sentido de pertenencia no sólo deben abordarse ni sólo ocurren en el primer bimestre, donde se hace énfasis en ello. Todas las competencias se van desarrollando al mismo tiempo y, en distintos ámbitos, en cada individuo. Por lo tanto, deben aprovecharse todas las experiencias de aprendizaje como oportunidades para reforzar estas competencias.

Bloque 1

Cuarto grado. La cenefa apoyará la reflexión y la discusión sobre el sentido de la independencia o autonomía de las personas y de los pueblos, a fin de caracterizar al pueblo mexicano por su amor a la libertad y la independencia. . Aquí se encuentran iconos del movimiento de Independencia, tema que da sustento histórico, en este grado, a la construcción de identidad y al desarrollo de competencias cívicas y ívicas éticas.

73

Actividades didácticas sugeridas por el PIFCYE
74 Diferentes e iguales Identificar características y rasgos personales. Cada alumno lleva al salón un pañuelo o paliacate. Se integran grupos de tres o cuatro y forman círculos. Todos cubren sus ojos con el pañuelo. Con los ojos cubiertos, cada uno identifica, mediante el tacto, a sus compañeros de círculo. En los grupos, uno o dos alumnos comentan las características semejantes y las que los distinguen de sus compañeros —el cabello, la nariz, las orejas, la estatura— señalando en qué forma estos rasgos los distinguen como personas singulares y les permitieron identificarse entre sí. Comentan cómo influye en la convivencia el respeto a las características y rasgos personales de cada niña o niño. Al final, comentan las razones por las que piensan que todas las niñas y todos los niños merecen el mismo respeto. ¿Qué tal de salud? Identificar medidas para el cuidado de la salud y la prevención de enfermedades. Alumnas y alumnos platican acerca de las enfermedades que han tenido, sus síntomas y cómo han sido tratados. Identifican cuáles enfermedades son más frecuentes en el grupo y en el lugar donde viven. En equipos, consultan a sus familiares acerca de qué pueden hacer para evitar enfermedades; indagan los servicios de salud que existen en el lugar donde viven y las recomendaciones que brindan para estar sanos. Elaboran un periódico mural que ilustre las medidas para cuidar la salud y prevenir enfermedades.

Primer Grado

Me llamo... Identificar los datos que nos distinguen de otras personas. Los alumnos forman parejas en las que se proporcionan mutuamente los siguientes datos: su nombre completo, el nombre de las personas con quienes viven, su domicilio, las señas para ubicar su casa y una descripción del recorrido para llegar a la escuela. Cuando las parejas han intercambiado esta información, se forman grupos de cuatro o seis alumnos, en los cuales los niños y las niñas presentan a la pareja con la que trabajaron. Cada alumna o alumno hace un dibujo de su casa y familia y le pone su nombre. Con estos dibujos se integra un directorio ilustrado de los miembros del salón. Se coloca en las paredes para que todos lo puedan ver. Al final, comentan a qué otros grupos pertenecen, además del escolar.

Mi primer grupo Reconocer rasgos comunes y diferencias en los grupos cercanos. Los alumnos modelan figuras en plastilina que representen a los miembros de su familia. Cada uno describe a su familia, apoyándose en las figuras diseñadas, las cuales se exponen sobre sus mesas mientras ellos observan las de otros compañeros. Se formulan preguntas para que todo el grupo comente las diferencias y semejanzas entre familias; por ejemplo, cuántos integrantes tienen y qué parentesco hay entre ellos. Se reconocen los diversos tipos de familia y la importancia, en todos los casos, de que sus miembros se apoyen entre sí.

Sugerencias para el trabajo transversal
Prevención de accidentes Indagar y reflexionar. ¿Qué accidentes pueden ocurrir en la casa, la escuela y la comunidad?, ¿qué señales o avisos me auxilian para prevenirlos?, ¿qué medidas se pueden emplear para evitarlos?, ¿cuáles son las áreas seguras en la casa, la escuela y la comunidad?, ¿a qué distancia está y en qué tiempo llego a la zona de seguridad en caso de desastre natural?, ¿a quién puedo pedir ayuda en caso de accidente? Dialogar. A partir de lo investigado, niños y niñas formulan acciones que pueden realizar para cuidarse en caso de urgencia y en la vida diaria. Elaboran ilustraciones y carteles para cuidarse.

Segundo Grado
Aprendo a cuidarme Analizar los alimentos nutritivos para elegir lo que comemos. Todo el grupo recaba información acerca de los alimentos que se consumen en la escuela durante el recreo. Elaboran dibujos de estos alimentos e investigan cuáles son nutritivos y cuáles no lo son, así como las consecuencias de una mala alimentación en el crecimiento y la salud. Sentados en círculo, responden preguntas como: ¿en qué pienso cuando quiero comer en el recreo?, ¿qué es lo que más se me antoja?, ¿todos los antojos tienen que ver con la comida sana?, ¿qué necesitamos hacer para comer bien? Comentan por qué es importante conocer qué alimentos son nutritivos cuando se requiere elegir. Al final se elabora un periódico mural con los resultados de la actividad. Diferentes formas de ser una familia Reconocer los diferentes tipos de familia. Alumnas y alumnos hacen dibujos de los familiares con quienes viven. Comparten sus dibujos con sus compañeros e identifican similitudes y diferencias entre sus familias. Explican si tienen otros parientes que no viven con ellos, si los visitan con frecuencia, si los conocen directamente o por relatos y fotografías. Investigan el lugar donde nacieron su papá y su mamá, identifican similitudes y diferencias de las familias de ambos padres y reconocen su propio parecido con otros miembros de las familias de sus padres o abuelos. Comentan las diferencias entre los integrantes de una misma familia y entre diversas familias. Los alumnos responden preguntas como: ¿qué nos ofrece nuestra familia? Escriben e ilustran un texto sobre las características de su familia y lo que sienten por ella. Va a su carpeta.

75

Un vistazo a mi historia Reconocer los cambios f ísicos y de comportamiento al crecer. Alumnas y alumnos buscan información acerca de sus características cuando eran más pequeños: la manera en que hablaban, sus juegos y travesuras. Destacan aspectos de su crecimiento y desarrollo a partir de fotograf ías, la ropa que usaban, su cartilla médica y de vacunación. Elaboran una línea del tiempo personal a partir de su fecha de nacimiento, representando cada año de vida en una sección. Sobre la línea colocan fotos, dibujos o descripciones breves de sucesos familiares. Comentan la importancia de crecer y aprender cosas nuevas. Guardan la línea del tiempo en su carpeta.

Más alto, más fuerte, más veloz Reconocer lo que necesitan niñas y niños para crecer. Alumnos revisan su cartilla de vacunación y su cartilla médica; consultan su peso y talla actual. Hacen un texto en el que anotan información acerca de su estado de salud: si tienen las vacunas correspondientes, si padecen alguna enfermedad, si son alérgicos a algún alimento, si cuentan con el peso y la talla adecuados para su edad. Consultan al maestro o maestra de Educación Física sobre la importancia del ejercicio. Elaboran un boletín informativo para convocar a otros niños y niñas de la escuela a conocer su estado de salud y hacer deporte.

Sugerencias para el trabajo transversal
Consumidores de alimentos

Indagar. ¿Qué alimentos se anuncian en los medios?, ¿cómo se anuncian?, ¿qué me atrae de los alimentos que se anuncian?, ¿cómo puedo saber si estos alimentos son buenos para mi salud? Dialogar y reflexionar. Se describen anuncios comerciales que promueven el consumo de ciertos alimentos. Se analizan etiquetas de alimentos de origen natural y alimentos procesados. Se valora la importancia de conocer la calidad nutritiva de los alimentos.

Bloque 1

Tercer Grado
Pertenecemos a varios grupos Identificar su pertenencia a distintos grupos. Cada alumno escribe un texto acerca de sus amigos y amigas de la escuela, y los juegos, pláticas y alimentos que comparten. Señalan los rasgos que los distinguen entre sí. Elaboran un cuadro de dos columnas: en la primera, anotan las actividades que comparten con su familia, y, en la segunda, las que comparten con sus amigos. Identifican semejanzas y diferencias. Incorporan este cuadro en su texto. En equipo, comentan cómo se visten, cómo hablan, en qué trabajan y qué fiestas celebran los integrantes de la localidad. Cada uno señala las costumbres que tiene en común con ellos. Incluyen estos comentarios en sus textos. En grupo, comentan por qué se sienten unidos a su familia, a sus amigos y a su comunidad, y la importancia de pertenecer a varios grupos. Con estos comentarios cierran su texto y lo guardan en su carpeta. Niñas y niños precavidos Identificar las medidas básicas para precaver los riesgos. Organizados en equipos, alumnas y alumnos discuten el caso siguiente: Martín cursa el tercer grado de primaria, vive con su mamá; ella lo deja en la escuela por las mañanas y luego se va a trabajar. Martín regresa solo a su casa y, a veces, tiene que prepararse de comer. ¿Qué precauciones debe tener Martín cuando vuelve a casa y cuando se prepara sus alimentos? Presentan sus conclusiones al grupo y entre todos elaboran una lista de recomendaciones, subdividida en varios aspectos. Por ejemplo, en lo que Martín debe prever para el trayecto de la escuela a su casa y para preparar su comida. En equipos identifican situaciones que ponen en riesgo la salud de niñas y niños en la casa, la escuela y la comunidad, y los difunden a toda la escuela mediante un periódico mural.

76

Nuestro cuerpo: una máquina maravillosa Identificar las partes del cuerpo y describir sus funciones. En grupo, alumnas y alumnos comentan las partes del cuerpo y describen sus funciones: respiración, digestión, transpiración, etcétera. En equipos, los alumnos comentan qué partes del cuerpo sirven para cada una de esas funciones y las dibujan sobre una figura del cuerpo humano. Comentan acerca de alguna enfermedad que hayan padecido y la información sobre las partes de su cuerpo afectadas. De manera individual, escriben un texto donde expresen sus ideas sobre la importancia de cuidar cada parte de nuestro cuerpo. Los textos los guardan en sus carpetas.

Nuestros derechos Reflexionar acerca de los derechos de los niños. En grupo, alumnas y alumnos elaboran un plano de la escuela y sus alrededores, y sitúan los lugares que brindan atención a niñas y niños, como escuelas, servicios de salud, centros recreativos, parques, museos y otros. En equipos, describen qué derechos se cumplen en estos lugares y por qué es importante que estos servicios existan. Comentan situaciones en que se afecta el cumplimiento de los derechos de las niñas y los niños, como el maltrato o la falta de atención especializada a los niños con discapacidad. Hacen propuestas de cambios que garanticen la aplicación de sus derechos.

Sugerencias para el trabajo transversal
Trabajando con información Indagar. ¿Cuáles son las principales fuentes de información que utilizamos?, ¿por qué los medios de comunicación son fuente de información?, ¿en qué nos ayuda la información cuando queremos tomar decisiones y alcanzar metas? Comparen la información proveniente de diversas fuentes. Dialogar y reflexionar. ¿Cómo podemos evaluar las fuentes de las que obtenemos información?, ¿podemos confiar en toda la información que recibimos de los medios?

Cuarto Grado
Las ventanas de mi cuerpo Apreciar la importancia de los sentidos que nos comunican con el mundo. Los alumnos representan su cuerpo en un dibujo y lo acompañan de un texto que describa los órganos de los sentidos y cómo a través de ellos perciben lo que ocurre a su alrededor. En equipos, discuten qué sucedería si carecieran de alguno de sus sentidos. Comentan si conocen personas con alguna dificultad visual o auditiva, y dan ejemplos del tipo de ayuda que estas personas requieren para participar en todas las actividades. El grupo formula algunas medidas que brinden facilidades a los niños o maestros que tienen alguna discapacidad relacionada con la vista y el oído. Se valora la función de los sentidos y la importancia de tener una disposición solidaria hacia quienes tienen alguna limitación sensorial. Integran sus dibujos en su carpeta. Mis cualidades y las de mis compañeros Identificar las destrezas y capacidades personales y las de los compañeros. En equipos, analizan y valoran las diferencias en las capacidades, cualidades y potencialidades que cada persona posee. Explican al resto del grupo las características que han identificado en sus integrantes. Comentan sus experiencias de trabajo. Destacan en qué han ayudado a sus compañeros y en qué han recibido ayuda durante las actividades. El grupo reflexiona y expresa sus opiniones sobre el reconocimiento y la valoración de las características de todas las personas y acerca de cómo emplear las diferencias para enriquecer la convivencia, la comunicación y el trabajo en equipo. Completan las frases siguientes: Lo que más aprecio de mí es… Lo que más aprecio de mi mejor amiga o amigo es… Lo que quiero mejorar de mi persona es… Lo que más aprecio de mi equipo es…

77

Juntos protegemos nuestra salud Identificar medidas colectivas para la prevención de enfermedades y de accidentes. En equipos, los alumnos indagan cuáles son los accidentes y las enfermedades más frecuentes en la comunidad escolar. Investigan sus causas y las medidas para su prevención. En el caso de las enfermedades, valoran la importancia de las vacunas, la dieta equilibrada, el ejercicio y la higiene. En el caso de los accidentes exploran las zonas de riesgo de la escuela y analizan los accidentes que pueden ocurrir en ellas. Elaboran carteles para dar información sobre los accidentes y las enfermedades investigadas y para convocar a la comunidad escolar a aplicar medidas preventivas.

El valor del tiempo libre Aprender a usar el tiempo libre. Cada alumno hace una lista de las actividades que realiza en su tiempo libre. Integra una lista con la de sus compañeros en un cuadro donde clasifican las actividades según el lugar y las personas con quienes las realizan. Identifican las actividades que involucran a varias personas, las que demandan imaginación y en las que ejercitan su capacidad para responder ante un problema o una nueva meta. Explican la importancia del uso del tiempo libre. En pliegos de papel, utilizando la técnica de dibujo que prefieran, elaboran un gran mural donde representen distintas formas en que disfrutan de su tiempo libre. En equipos, analizan la importancia de valorar las diferencias de capacidades, cualidades y potencialidades de cada persona.

Sugerencias para el trabajo transversal
Los servicios de salud Indagar y reflexionar. ¿Por qué es necesario acudir al servicio médico?, ¿por qué son importantes las instituciones de salud y deportivas de la comunidad?, ¿qué servicios prestan los centros de salud, los deportivos y las casas de cultura?, ¿quién se encarga de recibir las sugerencias y quejas de los usuarios de los servicios de salud?, ¿qué instituciones nos ayudan a cuidar de nuestra salud? Dialogar. ¿Siempre debemos trabajar, jugar, convivir con quienes son parecidos a nosotros?

Bloque 1

Quinto Grado
¿Quién soy? Identificar cómo influyen los demás sobre nuestra forma de ser, pensar y actuar. Alumnas y alumnos elaboran una descripción de sí mismos en la que exponen sus características y preferencias personales. También, señalan qué personas han sido importantes en su vida y de las que reconocen alguna influencia en su forma de ser y de pensar. Intercambian estas descripciones con otros compañeros, y comentan cómo nos formamos como personas por la influencia de quienes nos rodean. En equipos, recopilan publicidad de revistas y periódicos en la que aparezcan niños y niñas de su edad. Hacen descripciones de la publicidad televisiva. Analizan su contenido: ¿qué alimentos sugiere?, ¿qué tipo de juegos y juguetes recomienda?, ¿qué tipo de ropa usan las mujeres, los hombres, niñas y niños? Comentan si estas imágenes se aproximan a la vida real y si les hacen pensar en situaciones que les gustaría experimentar. Elijo y me responsabilizo Analizar la importancia de tomar decisiones previendo sus consecuencias. Cada alumno elabora una lista individual de actividades que afectarían su futuro, como estudiar, practicar deportes o actividades culturales, etcétera. En equipos, intercambian sus listas y argumentan sus repercusiones futuras. En plenaria, expresan sus metas a corto y mediano plazo: concluir la primaria, ingresar a la secundaria, entrar en un equipo deportivo, terminar de leer un libro, etcétera. Reflexionan sobre lo que necesitan hacer para alcanzar sus metas, e identifican las acciones que obstaculizan o contribuyen a su logro. Cada alumna y alumno revisa su lista, agrega otras metas relacionadas con lo que se había propuesto y replantea las acciones que debe cambiar, o introduce nuevas.

78

Cambios en nuestro cuerpo y en nuestra imagen Distinguir los cambios producidos por el crecimiento y el desarrollo. En equipos, alumnas y alumnos relatan experiencias de los cambios corporales que han observado en hermanas, hermanos, amigas y amigos mayores que ellos. Observan que estos cambios tienen lugar entre los 10 y los 15 años. Concluyen que estos cambios forman parte del crecimiento que experimentan los seres humanos y que a este periodo se denomina pubertad. Cada alumno escribe un texto sobre los cambios que aprecia en su cuerpo y su persona. Analiza sus sentimientos y su actitud ante estos cambios y cómo los perciben los demás.

¿Quién me dice cómo cuidarme? Reflexionar acerca de la importancia de cuidar la salud y prevenir adicciones.

En equipos, alumnas y alumnos discuten situaciones como la siguiente: a Susana siempre le ha gustado convivir con muchachas mayores que ella; por eso tiene muchas amigas que cursan ya la secundaria. El otro día la invitaron a una fiesta, y al llegar se sorprendió de ver chicas y chicos fumando y bebiendo. Sus amigas le ofrecieron cigarros y, cuando se negó, le dijeron que era la última vez que la invitaban a reunirse con ellas, pues se portaba como una niña. ¿Qué puede hacer Susana?

Sugerencias para el trabajo transversal
El problema de las adicciones Indagar y reflexionar. ¿Qué es una adicción? ¿Qué son el tabaquismo y el alcoholismo? ¿Qué son las drogas? ¿Qué instituciones apoyan a las personas en situación de dependencia del alcohol, el tabaco y las drogas? ¿Cuáles son algunas causas por las que las personas tienen problemas de adicción a drogas y alcohol? ¿Qué medidas de prevención se pueden aplicar en casa, en la escuela y la comunidad? Dialogar. El riesgo de fumar o ingerir alcohol. Consecuencias del consumo de drogas entre niños y adolescentes. ¿Qué medidas de prevención se pueden tomar en la casa, la escuela y la comunidad?

Sexto Grado
Nuestra sexualidad. Crecimiento y desarrollo Reconocer los cambios de su cuerpo, sensaciones, afectos y emociones.
Alumnos y alumnas escuchan una grabación de una canción infantil y una de sus preferidas hoy. Explican en qué son diferentes las temáticas que abordan y si el cambio en sus preferencias musicales se relaciona con su desarrollo. Buscan información sobre el desarrollo del aparato sexual de hombres y mujeres, y comentan las repercusiones de estos cambios en su vida presente y futura: menstruación en las niñas, eyaculaciones nocturnas en los niños, la necesidad de nuevos cuidados en la higiene del cuerpo, el deseo de tener una pareja. Reflexionan sobre la manera en que la sexualidad abarca aspectos de nuestra vida: los afectos, tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás, el cuidado de nuestra salud, la capacidad de disfrutar diversas sensaciones con nuestro cuerpo y la posibilidad de tener hijos.

Ser hombre y ser mujer:
oportunidades y retos compartidos Analizar las ideas, creencias y estereotipos que se tienen sobre el papel de hombres y mujeres. Los alumnos y las alumnas anotan las ideas que sobre los hombres y las mujeres han escuchado de sus familiares, miembros de la comunidad y los medios de información, por ejemplo: los hombres no lloran, las niñas deben ser tranquilas y calladas, los niños deben ser rudos, se ve mal que en una familia un hombre cuide a los hijos, las mujeres siempre deben preocuparse por agradar a los hombres. Cuando ya han anotado varios ejemplos, en equipos plantean una situación contraria a las creencias predominantes, y la comentan. En su cuaderno, completen frases como: • Tanto hombres como mujeres tenemos los mismos derechos porque… • Si se limita el desarrollo de las mujeres, entonces… • Si los hombres no expresan sus emociones, entonces… • Hombres y mujeres tenemos capacidades para… 79

Nuestra salud Comprender la importancia de la prevención y cuidado de la salud, en general; y de la salud sexual, en particular.
Las alumnas y los alumnos elaboran una lista de las características de una persona sana. En equipos, comparan los rasgos que cada quien identificó, y clasifican los diferentes aspectos que abarca la salud: f ísicos, sociales y afectivos. Cada equipo presenta su clasificación y comenta la importancia de cuidar los tres aspectos de la salud para considerar que una persona está sana. Individualmente, y de acuerdo con sus necesidades, escriben o representan con recortes de revistas o periódicos, tres medidas para cuidar su salud f ísica, social y afectiva. Integran su trabajo a la carpeta que elaboraron para este fin.

Aprendo a decidir sobre mi persona
Reflexionar acerca de la responsabilidad en las acciones personales. Evalúa tu relación con tus amigos. Anota sus nombres, los lugares donde convives con ellos, las actividades que realizan juntos y tu opinión sobre el trato que tienes con ellos. Sobre este último aspecto, anota el número 1, si la relación es respetuosa y de confianza; el 2, si en la relación hay bromas pesadas y poca confianza; el 3, si en la relación hay insultos, faltas de respeto y no hay confianza. Compara con los siguientes valores: 1) te gusta respetar y ser respetado, puedes confiar en tus amistades; 2) te reúnes con tus amigos para no estar solo o sola, y 3) ¿puede haber amistad entre personas que sólo buscan dañarse?

Sugerencias para el trabajo transversal
Aprendo de los cambios en mi cuerpo y mi persona Indagar y reflexionar. ¿Qué nuevas responsabilidades tenemos sobre nuestra persona? ¿Qué información nos ofrecen los medios para comprender la sexualidad? ¿A qué personas e instituciones podemos consultar? Reflexionen sobre las diferentes maneras de mirar la sexualidad humana. Dialogar. ¿Cómo influyen nuestras amistades en las decisiones que tomamos?

Bloque 1

Ejemplos de secuencias didácticas
80

Bloque 1 Primer grado
“Me conozco y me cuido”

Competencias:

Conocimiento y cuidado de sí mismo. Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad.
Propósitos:
Distinguir y valorar que cada persona tiene sus propias características y comparte rasgos f ísicos, culturales y sociales similares a los de otras personas del entorno próximo. Emplear medidas preventivas ante situaciones de riesgo que se identifican en la casa, en la escuela y en la calle.

Diferentes e iguales / Mi primer grupo

Leer al grupo, en la sección Platiquemos del libro de texto, los párrafos relacionados con la temática. Comentar y en qué se parecen todos los niños y niñas, y en qué son diferentes. Juntos, observan las cenefas de la sección Platiquemos y deducen cómo se ha logrado conocer los rasgos de nuestros antepasados.

Me llamo…

Cada uno se representa a sí mismo en un dibujo o modelado con su equipo y comenta en su equipo “Algo que quiero que sepan de mí es…”
81

Todos revisan en casa su acta de nacimiento y con la información del lugar de nacimiento de sus abuelos, y forman conjuntos para contar cuántos nacieron en la entidad federativa. Leen en su casa con sus familia el libro No hay nadie como tú citado en la Guía articuladora. Se van haciendo turnos para llevárselo. Se reflexiona en familia sobre cómo los alumnos han aprendido paulatinamente a cuidarse solos. Comentan qué quiere decir respetar a los demás. Identifican ejemplos de respeto, y otros en que se manifiesta falta de respeto. Si se presentan riesgos en su escuela, comentan cómo evitarlos. Cuentan los pasos de su salón a la zona de seguridad.
Qué tal de salud

Revisan en la sección Para aprender más de su libro de texto sobre el “Plato del bien Comer”, y realizan el ejercicio correspondiente, identificando productos que corresponden a su región. Revisan la página 17 del libro de texto. Hacen en cartulina los avisos de riesgo más relevantes a su ambiente escolar y los colocan en el lugar correspondiente. Para dar expresión a sentimientos y emociones, y así cuidar su salud emocional, elaboran títeres siguiendo las indicaciones del texto “Cómo hacer títeres”, con una historia relacionada con el respeto en la familia o en la escuela. También pueden inventar una canción y hacer que la interpreten sus personajes. Juegan “Serpientes y escaleras”. De manera grupal leen en su libro los aspectos de la autoevaluación y se explica a qué se refiere cada uno. Se explica que la segunda columna se llena en casa.

Recuerde:
La autoevaluación tiene como finalidad que los estudiantes reflexionen acerca de las conductas y actitudes que pueden mejorar y establezcan compromisos para lograrlo.

Bloque 1

Evaluación
82

Evidencias
Lista de semejanzas y diferencias entre niñas y niños Dibujo o modelado de sí mismos Ejercicios bien resueltos Dibujo del ambiente escolar Signos de alerta colocados en zonas de riesgo identificadas Cuento o canción y los títeres elaborados Participación en el juego de “Serpientes y escaleras”

Maestra, maestro de primer grado: como seguramente sus alumnas y alumnos no saben leer y escribir, la evaluación partirá fundamentalmente de la forma en que se conducen durante el desarrollo de las actividades y en los distintos espacios escolares y de algunas producciones como dibujos, recortes, modelado, entre otras. En Formación Cívica y Ética, al igual que en las otras asignaturas, la limpieza y orden en los cuadernos y trabajos es importante porque reflejan los hábitos que las alumnas y los alumnos van adquiriendo, sin embargo, lo fundamental será el contenido de los trabajos, lo que manifiesten o reflejen. Resulta fundamental que usted identifique los logros y dificultades que se van presentando, pues la evaluación tiene un carácter básicamente formativo, y la identificación de los factores que influyen en el aprendizaje de las niñas y los niños le ayudará a usted a tomar decisiones e implementar los cambios necesarios para mejorar. Tales cambios pueden relacionarse con aspectos como: el tiempo asignado a las actividades, el tipo de material que utilizó, la explicación de las instrucciones, el acompañamiento en el trabajo de los estudiantes, la organización del grupo para el trabajo, la forma en que se comunica con ellos o las actividades que planeó para el desarrollo de la clase. Es muy importante que no considere la evaluación como un simple medio para asignar calificaciones, sino como un proceso sistemático de análisis de datos o información valiosa que le da la oportunidad de orientar su trabajo docente de mejor forma. Será útil que lleve un registro de actitudes o situaciones relevantes que manifieste cada uno de sus alumnas y alumnos en relación a los aspectos de las competencias correspondientes a cada unidad.

Aprendizajes esperados, Bloque 1
Conocimiento y cuidado de sí mismo Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad
83

1er. GRADO
• Expresar que tiene derecho a tener un nombre, una familia, un hogar y compañeros. • Aplicar medidas que previenen su salud e integridad personal. • Identificar rasgos de pertenencia a distintos grupos: escuela, familia y lugar donde vive. • Mostrar autoconfianza al presentarse ante los demás.

2do. GRADO
• Comunicar algunos cambios personales que se han presentado durante sus años de vida. • Participar en actividades que contribuyan a desarrollar destrezas físicas con su cuerpo. • Explicar la importancia que tiene realizar actividades como el ejercicio físico, el esparcimiento y el uso adecuado del tiempo libre para su desarrollo personal. • Reconocer su pertenencia a una familia con características propias y respetar a otras familias que tienen rasgos diferentes. • Reconocer que las personas al crecer desarrollan destrezas y habilidades, y que también pueden presentar algunas limitaciones; ante ello es necesario respetar las características de todos los demás. • Identificar situaciones de riesgo en la escuela y la calle que afectan la integridad personal y proponer medidas preventivas para su cuidado y protección. • Proponer acciones que beneficien a los diversos grupos de pertenencia y de ella asumir el compromiso.

3er. GRADO
• Identificar algunas funciones fisiológicas esenciales del cuerpo humano. • Describir situaciones en la escuela, la calle o su hogar que pueden poner en riesgo su integridad física o emocional. • Describir algunos rasgos comunes que comparten con vecinos y personas de poblaciones cercanas. • Emplear medidas para el cuidado de su integridad personal en la escuela, el hogar y la calle. • Observar su cuerpo y comunicar con claridad síntomas de posibles enfermedades. • Señalar algunas condiciones del lugar donde viven que favorecen el cumplimiento de sus derechos.

Bloque 1

4to. GRADO
84
• Distinguir y relatar cambios en el crecimiento del cuerpo humano: formas, necesidades y/o sensaciones. • Discutir los beneficios de las actividades de recreación, esparcimiento y juego en compañía de familiares o amigos. • Proponer y participar en acciones que contribuyen al cuidado de la salud e integridad personal. • Hablar sobre las semejanzas físicas, sociales y culturales compartidas con las niñas y los niños del grupo escolar, la localidad y la entidad. • Proponer actividades colectivas en las que se pongan en juego la iniciativa y la creatividad. • Distinguir que todas las personas, niñas-niños, hombres-mujeres tienen cualidades y capacidades personales que se ponen en juego al trabajar en colaboración con los demás.

5to. GRADO
• Reconocer y respetar los cambios corporales que se experimentan en el propio cuerpo y en el de las demás personas. • Identificar fuentes de información que contribuyen a la preservación de la salud y tratan acerca de la prevención de adicciones. • Distinguir y describir cambios propios: físicos, de emociones, intereses y de afecto con seguridad y confianza. • Distinguir la información que contribuye a un desarrollo favorable sobre aspectos del crecimiento humano, de aquella que presenta un contenido superficial o distorsionado e incluso falso. • Reconocer los derechos humanos propios y de los demás, y denunciar abusos ante circunstancias que los ponen en riesgo, como las presiones de los amigos y los grupos de pertenencia. • Definir metas y organizar acciones que contribuyan al logro de un proyecto de vida sano y seguro.

6to. GRADO
• Distinguir aspectos que favorecen u obstaculizan el crecimiento y desarrollo de niñas y niños. • Identificar y usar la información que contribuye a un cuidado eficiente de la salud. • Reconocer las diferencias y las semejanzas que hay entre las personas en cuanto a género, aspecto físico y condición social. • Conocer las medidas necesarias para el cuidado responsable de su salud sexual. • Conocer las medidas necesarias para la prevención de adicciones. • Explicar los papeles tradicionales de género en la cultura mexicana respecto a la sexualidad y reproducción.

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS •

PAR A A P R E N D E R MÁS
Lecturas para el docente

la Huehuet

tolli

Entre los discursos nahuas recopilados por Bernardino de Sahagún en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, está éste que exhorta a los jóvenes a reflexionar sobre su sexualidad. Verá que en nuestro país esta temática se ha considerado central en la formación cívica y ética desde hace mucho tiempo.
85

Hijo mío, muchacho mío, escucha la palabra; coloca, dibuja en tu corazón las breves sentencias que nos dejaron nuestros hacedores los viejos y las viejas, los que contemplaron, gozaron y cuidaron las cosas de la tierra. Aquí está lo que nos dieron a guardar, el huehuetlatollo, lo que amarra uno, el cofre y la petaca. Andan diciendo que una vida pura es como una muy brillante turquesa, como un jade redondo y pulido y bien formado; sin mancha, sin sombra, bien ha brotado el corazón, la vida de los que la viven en pureza; como jade y turquesa está brillando, resplandeciendo en la presencia de Tloque Nahuaque; como anchas y verdes plumas de quetzal, hermosamente arqueadas sobre el suelo, así son los que viven en pureza, de quien se dice que tienen buen corazón. Escucha; andan diciendo los viejos que los niños, los muchachitos, las muchachitas son los amigos queridos de Tloque Nahuaque, que a su lado viven, que a su lado se alegran, que él lleva amistad con ellos. Por eso los viejos, los que saben bien las cosas de los dioses, los penitentes, los ayunadores, los que ofrecen el fuego, ven con mucha confianza a los niñitos, a los muchachitos, a las muchachitas. Cuando aún es de noche, despiertan los viejos a los alumnos, a sus muchachos; a los que quieren tener un dulce sueño los desnudan y los rocían con agua. Barren, ofrecen incienso, las mujeres lavan los trastos; se dice que todavía oye, recibe Tloque Nahuaque su llanto, su pena, su sollozo, su súplica, porque se dice que en verdad son de corazón bueno, aún sin ninguna mezcla, todavía limpio, todavía tierno, todavía como un jade, como una turquesa, así, se dice que por ellos permanece la tierra, que ellos son los que hacen que nuestro corazón esté tranquilo. Aquí están también los sacerdotes, los penitentes, los de vida pura, los de corazón limpio,

bueno, recto, hermoso, acendrado, blando, sin mezcla en su vida, sin suciedad, sin polvo, sin impureza; por eso se llegan, se levantan en la presencia de Tloque Nahuaque, le ofrecen incienso, le suplican, le ruegan repentinamente por la ciudad; el rey llama dioses suyos a los sacerdotes por la bondad y la limpieza de sus vidas. También andan diciendo los viejos sabios, los señores de los libros, que las personas de limpio corazón son muy dignas de amarse, las que no miran el polvo, la basura, la inmundicia ni se deleitan en ella, ni la conocen; por eso los aman los dioses, los quieren, los buscan, los vienen a llamar. Aquel que va puro a la muerte en la guerra dicen que viene por él, que lo viene a llamar a voces Tonátiuh; cerca de Tonátiuh vive, junto a él; anda alegrando a su capitán, anda gritando, lo divierte; siempre, en todo tiempo está alegre y feliz; chapa las variadas flores, las sabrosas, las fragantes; ningún daño sufre nunca en su vida, pues en verdad viven en la casa del sol, lugar de dicha y de felicidad. Así pues, estos muertos en la guerra son muy honrados, muy estimados en la tierra; mucho se desea, se envidia esta muerte, todos la quieren, la buscan, mucho se la alaba. Tal se dice de un jovencito huexotzinca de nombre Mixcóatl que vino a México a morir en la guerra; se dice, se eleva su canto:

Bloque 1

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

86

Lo mereces Mixcóatl, Vivirás (como un) canto en la tierra, Junto al tambor en Huexotzinco; Deleitarás a los nobles Te verán tus amigos. Y aquí está la vuelta de este cantar en que mucho se alaba a Mixcóatl, el jovencito muerto en la guerra, y dice: Como reluciente turquesa tu corazón entregas; viene brillando; todavía brotarás de nuevo florecerás en la tierra, vivirás junto al tambor en Huexotzinco deleitarás a los nobles, te verán tus amigos. Luego están los que se ahogan o los que son heridos por el rayo; los viejos andan diciendo que aquellos que son de buen corazón y que mueren heridos por el rayo, los quieren, los piden los Tlaloques, allá se los llevan a su casa, al Tlalocatecutli; son, pues, llevados, entran al Tlalocan los heridos (por el rayo), los hundidos (en el agua); viven en una primavera que jamás se marchita, que siempre brota, florece, que siempre está llena de verdor. Y he aquí la palabra que se dice de los muchachitos y muchachitas que mueren en tierra, que no alcanzaron a saber, no vieron, no conocieron, no llegaron a la carnalidad, al polvo y la ba-

sura; dícese que los quiso, que les hizo merced Nuestro Señor; van como joyas, como jades, muchachitos y muchachitas. Y otra palabra que se debe oír, recibir, guardar, es que los niños pequeños si mueren son como jades, turquesas, joyas, que no va al lugar espantoso del viento de obsidiana, a la región de los muertos, mas van allá a la casa de Tonacatecutli; viven junto al árbol de nuestro sustento, chupan las flores de nuestro sustento. No es vano, hijo mío, se entierra a los niñitos, a los pequeñitos, frente a las trojes; eso quiere decir que ellos van a un lugar bueno porque todavía son jades, todavía son joyas, todavía son puros como turquesas. Pues he aquí un poquito aún, y es que los niños, los pequeñitos, son muy preciosos, se los ama, se los quiere, son puros, inmaculados, son jades y joyas, son preciosos como turquesas. Aquí entran también las personas buenas, rectas, de buen corazón, dignas de confianza; se las respeta, se las venera, no hay en ellas nada reprensible, viven en paz, tranquilas, sin temer en ninguna parte, viven seguras. Ahora, hijo mío querido, mi muchacho, oye, si sigues un poco a Nuestro Señor, oye cómo has de vivir. No desees el polvo y la basura, no te deleites en lo que envejece y mancha, en lo que se dice que acaba la gente, en lo que daña y pierde y mata. Porque así lo andan diciendo los viejos: es en la infancia, cuando todavía está verde la persona, cuando se apiada de ella Nuestro Señor, cuando le otorga sus dones, la hace merecer la estera y la silla, la carga del gobierno, la estera de las águilas, de los tigres; es entonces mismo, en la infancia, en los verdes años, cuando le da, la hace digna de la dulzura, de la fragancia de Tloque Nahuaque, y es en la infancia, en la edad de la pureza, cuando se merece la buena muerte. Escucha, hijo mío; para que el mundo permanezca ha de haber siembra y multiplicación; está ordenado por Tloque Nahuaqueque que

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

una mujer sea requerida por un hombre, pero no te des prisa a perderte, no como un perro te lances a comer, a morder en la carnalidad. Tienes que hacer firme tu corazón, que ser fuerte, que madurar, que pintar y echar vara como un maguey, que estar en condición f ísica para el matrimonio; tus niños serán activos, despiertos, bonitos, limpios, y tú también te mostrarás en tu relación activo, fuerte, ágil, animado. Pero si no más te das prisa a perderte, si enseguida quieres ver y conocer la carnalidad, dicen los viejos que interrumpirás tu crecimiento, que estarás pálido, con la lengua blanca, con las mejillas hinchadas, que irás chupándote la punta de la nariz, que andarás descolorido por la tierra, haciendo de tu lengua pañuelo, tosiendo, débil y enfermizo, flaco, hecho un hilito, y si duras por algún tiempo en la tierra, serás en breve un vejezuelo arrugado. Como si fueras un maguey raspado, dejarás de fluir, que igual te acabas como hombre; ya no puedes manifestar tu fuerza, actuar con tu consorte; pronto se hastía de ti, siente aversión por ti porque no la satisface; tal vez ya quiere algo de trato íntimo con que la merezcas como esposa, pero tú ya estás acabado, ya se te pasó todo, y tal vez ella, no sabiendo (qué hacer), pase sobre ti, cometa adulterio, porque en verdad te diste prisa a perderte, te acabaste. Escucha aún: hazte hombre a su tiempo, no te acabes prematuramente; y aunque vivas con tu mujer, tu propia carne, ve con ella como con la comida, no comas de prisa, es decir, no vivas en la lujuria, no te sirvas con exceso, mas hazlo con moderación; de otro modo es vano el placer que gozas, que experimentas al excederte, pues te dañas, te perjudicas. Los viejos lo andan diciendo, lo van dejando como norma: no seas como un maguey al que han raspado excesivamente, ni como una manta empapada, lavada y demasiado exprimida, fuertemente exprimida, que en seguida se seca; pues así tú si te sirves con exceso del trato carnal; no seas no más un inútil que ande coqueando, agotado, en cuatro patas descolorido. He aquí algo que sucedió; agarraron, apresaron a un individuo, un vejancón de cabezota blanca por adulterio, y preguntando si acaso deseaba todavía el acto carnal, dijo que apenas entonces empezaba, porque de niño y de muchacho no había visto mujer ni sabido las cosas de la carne, sino que ya maduro, ya viejo, llegaba a conocerlas. He aquí aún otra palabra; ponla en tu corazón, toda ella será tu aviso y ejemplo, de ahí deducirás cómo debes vivir casto en el mundo. En tiempo del señor Nezahualcóyotl dos vejezuelas fueron apresadas; eran de cabeza blanca como la nieve, como si trajeran hebras de pita metidas en ella; y las apresaron porque habían cometido adulterio contra sus viejos maridos; los adúlteros eran mozalbetes novicios del templo. El señor Nezahualcóyotl les pregunta, les dice: Oíd, abuelas nuestras. ¿Qué pensáis? ¿Tenéis acaso aún deseos carnales? ¿Estando ya como estáis no os habéis aplicado? ¿Pues cómo vivíais cuando jóvenes? Hablad, decídmelo, que para eso estáis aquí. Ellas dijeron: Amo, rey, señor nuestro, atiende, escucha: vosotros los hombres sois perezosos, sois dejados, os acabáis rápido y es todo, no hay más deseos; pero nosotras las mujeres no somos en esto perezosas, hay en nosotras una cueva, un barranco, que no hace más que esperar lo que le den, que todo su trabajo es recibir. Pues si tú eres importante, si ya no echas nada, ¿qué será de ti? Por eso, hijo mío, ve con cuidado en eso del trato carnal; sé muy tranquilo y calmado en tu vida; no andes impuro, no vivas en la tierra.
87

Bloque 1

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APREND E R MÁS • PAR APRENDER D

La fuerza del ejemplo
88

En este texto clásico de nuestra literatura, dedicado a la educación de la mujer, se discute sobre cuál es la mejor manera de evitar que los niños y las niñas fumen, y qué hacer si se descubre que están propensos a una adicción. En este pasaje, doña Eufrosina sorprende a su hija, Pomposita, la maltrata con golpes y palabras, y luego sufre un soponcio que sorprende a sus parientes.

La Quijotita y su prima, o la educación de las mujeres. Historia muy cierta con apariencia de novela Capítulo V. En el que se trata un asunto de gravísima importancia

José Joaquín Fernández de Lizardi, “El Pensador Mexicano” Sorprendimos todos con esta inesperada noticia; fuimos apresuradamente a la vivienda de e doña Eufrosina y hallamos a Pomposita llorando y bañada en sangre y a su madre privada, en los brazos de una recamarera, toda temblando. Apenas comenzaba doña Matilde a preguntar la causa del accidente de su hermana, cuando entraron de visita seis señoritas jóvenes y una venerable beata de Santa Rosa, ya vieja, llamada doña María, que nada menos era que tía primera de la enferma y de doña Matilde. Con la ocurrencia de la enfermedad de la señora doña Eufrosina, las salutaciones fueron sobre la marcha, pues a toda prisa se rodearon de la paciente, menos la beata, que se dedicó a cuidar de la niña Pomposita. Mientras que el médico venía, comenzaron a determinar remedios cada una a cual más. Una mandaba ligarle las piernas; otra apretarle el estómago fuertemente; ésta, darle a oler el humo de la lana prieta; aquélla, echarle agua fría en la cara y pecho; quien recetaba una rebanadita de pan empapada en aguardiente para el estómago; cual unos fomentos de vino en los pulsos; en una palabra, allí todas eran médicas, y nadie se tenía por menos para ponderar sus medicinas; y sin duda hubieran embadurnado de aceites a la enferma, la habrían amarrado como un cohete y la habrían hecho inspirar más humo que el que cabe en un globo aerostático, si no estuviera presente el coronel, quien se opuso de firme a que no se le hiciera nada de eso, diciendo que muchas medicinas de aquellas eran inútiles y las demás perjudiciales, como son las

fumigaciones y ligaduras. Trabajo le costó imfumigaciones pedir que mortificaran a la enferma, pero por fin lo consiguió. No porque las circunstancias veían sus remedios desaprobados, dejaban todas de expresar los sentimientos de su cariño hacia la enferma del mejor modo que podían. Una la apretaba el estómago; otra, la tenía las manos; ésta, la levantaba la cabeza; aquélla, prevenía el vaso de agua, y todas gritaban, lloraban y regañaban a las criadas por la tardanza del médico. Bien distraídos estaban todos con la conversación, unos hablando y los demás oyendo, cuando la enferma exhaló un suspiro, abrió los ojos, y manifestó su total alivio, sorprendiéndose al verse rodeada de tanta gente, entre la que extrañó al médico, porque no era el de casa, aunque era mejor. Éste, concluida su visita, que no pasó de visita, previno solamente que removiesen del ánimo de la señorita todo motivo de disgusto, para que estuviera tranquila, pues éste era el único y legítimo remedio en tales accesos, y dicho esto se despidió. ¿No es una picardía, no es una desvergüenza intolerable ver que me esté muriendo por esa maldita muchacha, y ni siquiera le merezca al señorito la más mínima señal de atención? Ya se ve que yo nací para infeliz, y… Aquí comenzó a llorar amargamente. Las parientas y amigas la consolaban con mil caritas, y el bueno del caballero Langaruto, atónito con el resoplido que acababa de escuchar, trató de satisfa-

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

—No por uno cigarro, dijo a ese instante doña Eufrosina, sino por atrevimiento de la persona que chupa ese cigarro. ¿Quién le ha dicho a esta mocosa maltratada que se ha de poner a chupar a escondidas mías? No faltaba más sino que la niña de siete a ocho años, que aún no sale del cascarón, ya quisiera andar con el cigarrito en la boca todo el día. Noramala para ella así la

Bloque 1

cer a la madama del mejor modo, y cuando supo que la causa de la mohína había sido haber encontrado a Pomposita chupando un cigarro, quisiera descargar su furia sobre la pobre criatura, para hacer ver que sentía el mal de Eufrosina, y que lo sabía vengar bien; mas el coronel contuvo su fuerza, deteniéndolo y prorrumpiendo con la mayor energía estas expresiones: —¿Qué es esto? ¿Están ustedes infatuados o adolecen de una violenta fiebre? Por un cigarro… ¡Voto a mis pecados! ¿Por un cigarro han sido tantas alharacas? Vamos, que esto no se puede creer entre personas de juicio y experiencia.

vuelva yo a ver otra vez, que le aseguro que ha de ir a pepenar los dientes a la calle. —Tienes mucha razón, mi alma, decía la tía vieja, tienes mucha razón; yo quiero a Pomposita como si la hubiera parido, ya se ve tiene mi misma sangre al fin, y más vale gota que libra; pero la verdad, yo no soy fuera de la razón, es mucha picardía que las niñas chupen. Ya se ve, ¡tales están las cosas en estos tiempos, que ya los mocosos les piden la lumbre a los viejos! Todo está perdido; a fe que en mi tiempo, ¿cuándo, cuándo una niña había de tener la avilantez de chupar delante de los grandes? ¿Qué digo yo?, ni aun a escondidas. Muy buen cuidado tenían las madres de registrarles los dedos a sus hijas para ver si chupaban, y pobre de la que los tenía amarillos, ya se podía componer, porque, después de que la castigaban muy bien, le quemaban la boca con un huevo caliente; pero ahora ya chupan por detrás de nosotros todas las niñas y nos echan el humo en la cara. Haces muy bien, Eu-

89

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

frosina, haces muy bien de castigar a tu hija: no, no le dejes pasar estas perradas. —No hace muy bien de castigarle este defecto leve, si lo es, y mucho menos con tanta crueldad como ahora, dijo el coronel: yo no me quisiera meter en esto porque cada uno manda en su casa; pero me ha escandalizado ver castigar tan cruelmente a mi sobrina por una culpa, que si lo es, mi hermana y mi hermano se la han enseñado. —¿Cómo nosotros?, decía Eufrosina. Así como lo oye usted hermana, respondió el coronel, si esa niña jamás hubiera visto chupar a usted ni a su papá, ni a mí, ni a ninguna persona grande, seguro está que no lo hiciera; pero ve que todos lo hacen, que no se hallan sin el cigarro, que es una especie de atención y obsequio el darse cigarros, que apenas entra una visita, luego se pide el braserito de la lumbre, y, por último, ve que todos chupan y que aun alaban el chupar, diciendo que el cigarro es un buen amigo, que en los gustos alegra, y en las tristezas consuela, ¿qué concepto ha de formar de este vicio cualquiera niña, que ve y oye todo esto? El más favorable, el más lisonjero, sin duda alguna, y a consecuencia ha de desear experimentar por sí misma las dulzuras que oye decir se hallan en él, y luego que tenga ocasión ha de poner en práctica su deseo, como lo ha hecho Pomposita. Yo no diré que es bueno que los niños aprendan a chupar desde muy temprano, ni menos que se les permita hacerlo delante de sus mayores: conozco la fuerza de la preocupación; pero no me detendré para decir que cuando lo hagan, poco se pierde, y éste no es un pecado casero que merezca una dura penitencia. Por mí aseguro a ustedes que si mañana advierto que mi hija se inclina al cigarrito, lo veré con la mayor indiferencia, y no sólo no la castigaré sino que tendré cuidado de que no le falte, para que cuando grande no solicite, tal vez, quién se los dé ni busque la soledad ni la compañía perniciosa, por no poder chupar delante de sus padres. —¡Bravo, bravo!, dijo riéndose don Dionisio. Usted hermano ha hecho grandemente la defensa de mi hija. Déjala, Eufrosina, ¿qué importa que no chupe ahora, si mañana, como dice

su tía, te echará el humo en los ojos? Yo voy con la opinión de mi hermano. —Yo no, dijo Eufrosina, encendidas en cólera las mejillas; caro le ha de costar a la mocosa tamaña picardía. Le arrancara la lengua, le sacara los dientes y le quemara la boca si tuviera el grandísimo atrevimiento de chupar un cigarro en mi presencia. —Vaya, hermana, no se acalore usted, decía el coronel; advierta usted que el chupar es en sí indiferente, y nosotros siempre lo defenderemos como bueno, algunas veces como útil a la salud, y nunca lo tenemos como un delito. ¿Por qué, pues, lo que para nosotros es bueno, útil y honesto, en las criaturas lo hemos de condenar como un crimen? Si Pomposita se hubiera inclinado a tomar polvos, usted no se enojara, y aun le abonaría por gracia que sacara la cajilla del tabaco en su presencia. ¿Pues por qué ha de ser lícito al muchacho tomar tabaco por las narices, y no le ha de ser permitido el usarlo por la boca? Y esté usted segura de que si hubiera visto más polvistas que chupadores, se habría dedicado a tomar polvos antes que a chupar; pero ha visto lo contrario, y así ha seguido lo que ve más practicado. —Sea lo que fuere, decía Eufrosina, así me criaron mis padres, y así he de criar yo a mi hija, y caiga quien cayere. —Pero hermana, ¿siempre y en todo hemos de ir con lo que nos enseñaron los antiguos? ¿Nunca nos hemos de apartar de sus caprichos, aunque se nos pruebe que lo son? A la verdad, ése es mucho servilismo, y la autoridad de nuestros mayores debe ser respetada, mientras la razón y la experiencia no nos manifiesten su extravío. Yo quisiera que Pomposita hiciera a usted este argumento, a ver qué le respondía: “Mamá usted me debe enseñar siempre lo bueno y me debe dar buen ejemplo. Ahora bien, o el chupar es bueno o es malo. Si es bueno, ¿por qué me lo priva?, y si es malo, ¿para qué lo hace en mi presencia?” Vaya, hermana, ¿qué respondería usted a este apretoncillo?

90

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

—Le plantara un buen par de bofetadas, y le quitara las ganas de ponerse a dimes y diretes con su madre. —Ésta es una respuesta muy eficaz para imponerle silencio, decía don Rodrigo; pero no para convencerla. Hay muchos superiores que tienen a mano este fácil expediente para hacerse obedecer de sus inferiores, aun en lo injusto; pero éste se llama despotismo, el que jamás es lícito ni a los padres, ni a los maridos, ni a los amos, ni a ninguna clase de superior, pues con tan indigno modo se hacen temibles, pero jamás amables. Sus órdenes injustas se obedecen con la misma gana que la mula estira el coche, y en cuanto pueden, los inferiores las eluden con desprecio. Los reyes y los gobiernos ilustrados como el nuestro nos hacen ver que el superior jamás se degrada cuando satisface el súbdito con razón. ¿Quién mejor que los reyes y sus vicegerentes pudiera mandar cualquiera cosa, sin tener que decir más sino: hágase esto porque yo lo mando? Pues ya usted habrá leído muchas reales órdenes en las Gacetas, y habrá advertido que dice el rey: “Habiéndome representado el mi consejo esto o aquello, y atendiendo a la utilidad de mis vasallos, etcétera, etcétera, he venido a mandar esto o lo otro”: Así también he leído los bandos publicados en esta capital, y ha visto que en unos se da razón de que lo que se manda es por orden del soberano, y en otros, que se determina una providencia para conservar la tranquilidad y buen orden: para subvenir a las urgencias del Estado o para los fines que se expresan; pero nunca habrá usted visto una real orden o una superior determinación que, como se dice, a raja tabla y sin ningún preludio, diga: “Mando esto, mando lo otro”, sin dar razón al público de por qué se manda. Esto prueba lo que ya dije: que estas racionales satisfacciones jamás degradan al superior, y que el no darlas cuando conviene es un grosero despotismo. Porque sí o porque no son razones de cabo escuadra. Decir, haz esto porque quiero, aunque el otro conozca la injusticia de lo mandado, es una tiranía insufrible, pero muy antigua en el mundo. Juvenal nos refiere de aquella mujer que pedía a su marido que crucificara a un criado

inocente sin más razón que su voluntad. Esto no es tolerable y menos entre cristianos. Oiga usted una decimita que cierta vez escribí al mismo asunto: Un señor una ocasión A un criado suyo reñía, Y si éste le respondía Le decía el amo: chitón. Chitón, o de un mojicón Te dejaré sin sentido. Callaba el criado aturdido sobrándole qué decir, porque este modo de argüir ¿a quién no deja concluido? A todos seguramente, y así ya usted verá que las bofetadas lastiman; pero no convencen, y que no le es a usted lícito usar semejantes soluciones con su niña. —Pues, por último, hermano, dejemos esto, contestó Eufrosina; cada cual tiene su modo de matar pulgas. Yo así quiero criar a mi hija: usted críe a la suya como quiera, que seguro está que yo me meta con usted así como no me metí el otro día que la regañó tanto sólo porque le dio un palo al gato; y en verdad que eso era una niñería que no merecía la pena. –Usted dice muy bien, hermana; me ha convencido usted soy un entrometido, ya no volveré a hablar en la mentira, sobre que cada cual tiene su modo de matar pulgas. Pero vea usted, cuando reprehendí a Pudenciana porque le dio un palo al gato, no le hacía daño. La enseñé que debemos tratar a los animales con lástima y le advertí que quien no tienen piedad con los brutos, quien se complace en maltratarlos sólo por ser brutos, está muy cerca de ser un opresor de los hombres, siempre que pueda valerse de su debilidad. Por esto la reprehendí, y esto la enseñé. Usted dirá si tuve razón y si me manejé con tal cual prudencia. Doña Matilde, que había guardado silencio en toda esta escena, advirtiendo que su esposo estaba algo incómodo con las respuestas altaneras y de pie de banco de su hermana, trató de cortar del todo la fastidiosa conversación, y para ello con la mayor prudencia dijo a Eufrosina: –Mi

91

Bloque 1

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

92

alma, siento tu mal rato, y me alegro que te hayas olvidado. Evita cuanto puedas encolerizarte, porque ya ves el daño que esto hace a tu salud. Yo me retiro porque voy a ver qué hace mi peloncilla por allá [a]dentro. Con esto se despidió, y el coronel no tardó en seguirla. Así terminó la famosa disputa del cigarro; ¿pero cuándo no corren igual suerte las disputas más célebres y contenciosas? El amor propio, cuando se desarregla, que se desarregla

muy seguido, es un tirano que cautiva nuestros entendimientos y los sujeta al antojo, al engaño y la preocupación. Ordinariamente disputamos más por vanidad y por hacer valer nuestra opinión, que por indagar la verdad, y ésta es la causa de que las mayores necedades se defiendan con ardor, de que se desprecien las razones más sólidas y de que no haya modo de confesar que hemos errado. De aquí se sigue que cada uno se queda con la opinión que defiende, y la verdad se oculta en las tinieblas del error.

La tradición
José Enrique Rodó (1871-1917) Asistimos al naufragio de la tradición, y debe preocuparnos el interés social de que él no llegue a consumarse. El anhelo del porvenir, la simpatía por lo nuevo, una hospitalidad amplia y generosa, son naturales condiciones de nuestro desenvolvimiento; pero si hemos de mantener alguna personalidad colectiva, necesitamos reconocernos en el pasado y divisarlo constantemente por encima de nuestro velamen. Para esa obra de conservación, todos los monumentos traen su oportunidad; todas las actividades, aun las aparentes más mínimas, ofrecen ocasión capaz de ser aprovechada. Aparte de los grandes estímulos de la historia propia, cultivada y enaltecida como forma suprema del culto nacional; aparte del carácter de iniciación patriótica que deben tener, entre sus más altos fines, la enseñanza primaria y de las energías que en la imaginación y el sentimiento puede mover una literatura que se inspire, sin mezquinas limitaciones, en el amor a la “tierra”, no hay manifestación de la actividad común donde no sea posible tender a conservar o restaurar una costumbre que encierre cierto valor característico, cierta nota de originalidad, por insignificante que parezca. La norma debe ser no sustituir en ningún punto lo que constituya un rasgo tradicional o in-

Uno de los llamados “Maestro de la Juventud de América”, este pensador uruguayo reflexionó sobre el conocimiento y cuidado de la propia cultura. veterado, sino a condición de que sea claramente i d inadaptable a una ventaja, a un adelanto bl j d l positivo. Desde el aspecto material de las ciudades, en que aquellas que aún conservan cierta fisionomía peculiar o que pueden tender a recuperarla sin dejar de magnificarse y embellecerse, hasta los usos y las formas de la vida social, allí aún guardan cierto estilo, ciertos vestigios de una elegancia original y propia; desde el culto doméstico de los recuerdos, hasta la inmunidad de las originalidades populares en fiestas, faenas y deportes; desde el salón hasta la mesa, todo puede contribuir a la afirmación de una “manera” nacional, todo puede contribuir a arrojar su nota de color sobre lienzo gris de este cosmopolitismo que sube y se espesa en nuestro ambiente como una bruma. La persuasión que es necesario difundir, hasta convertirla en sentido común de nuestros pueblos, es que ni la riqueza, ni la intelectualidad, ni la cultura, ni las fuerzas de las armas pueden suplir en el ser de las naciones, como no suplen en el individuo, la ausencia de este valor irreductible y soberano: ser algo propio, tener un carácter personal.

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

um emoránd eo M evid de Mont
Recomendaciones adoptadas en el seminario Derechos, Adolescentes y Redes Sociales en Internet, realizado en Montevideo los días 27 y 28 de julio de 2009 (selección) Consideraciones generales La Sociedad de la Información y el Conocimiento, con herramientas como Internet y las redes sociales digitales, es una oportunidad inestimable para el acceso e intercambio de información, propagación de ideas, participación ciudadana, diversión e integración social, especialmente a través de las redes sociales. Los niños, niñas y adolescentes tienen cada vez mayor acceso a los distintos sistemas de comunicación, que les permiten obtener todos los beneficios que ellos representan, pero esta situación también ha llevado al límite el balance entre el ejercicio de los derechos fundamentales y los riesgos —para la vida privada, el honor, buen nombre, y la intimidad, entre otros— que, así como los abusos de los cuales pueden ser víctimas —como discriminación, explotación sexual, pornograf ía, entre otros— pueden tener impacto negativo en su desarrollo integral y vida adulta. En América Latina y el Caribe, así como en otras regiones, se están realizando esfuerzos, dentro de la diversidad social, cultural, política y normativa existente, para lograr consenso y racionalidad de modo tal de establecer un equilibrio entre la garantía de los derechos y la protección ante los riesgos en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

Esta lectura recomienda acciones para que las niñas, los niños, los adolescentes e inclusive los adultos aprendan a proteger sus datos personaen riesgo al participar en las redes sociales creadas en Internet. les y vida privada, sobre todo cuando se ponen

93 93

RECOMENDACIONES PARA LOS ESTADOS Y ENTIDADES EDUCATIVAS PARA LA PREVENCIÓN Y EDUCACIÓN DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES Toda acción en materia de protección de los datos personales y vida privada de las niñas, niños y adolescentes debe considerar el principio del interés superior y el artículo 16 de la CDN que determina que: “Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación. El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques”. Es prioritaria la prevención, —sin dejar de lado un enfoque de políticas, normativo y judicial— para enfrentar los aspectos identificados como riesgosos de la Sociedad de la Información y Conocimiento, en especial del Internet y las redes sociales digitales, fundamentalmente por medio de la educación, considerando la participación activa de los propios niños, niñas y adolescentes, los progenitores u otras personas a cargo de su cuidado y los educadores, tomando en consideración como principio fundamental el interés superior de niñas, niños y adolescentes.

Bl Bloque 1

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

Para esto se deben tomar en consideración las siguientes recomendaciones: 1. Los Estados y las entidades educativas deben tener en cuenta el rol de los progenitores, o cualquier otra persona que tenga bajo su responsabilidad el cuidado de las niñas, niños y adolescentes, en la formación personal de ellos, que incluye el uso responsable y seguro del Internet y las redes sociales digitales. Es tarea del Estado y las entidades educativas proveer información y fortalecer capacidades de los progenitores y personas responsables, sobre los eventuales riesgos a los que se enfrentan las niñas, niños y adolescentes en los ambientes digitales. 2. Toda medida que implique control de las comunicaciones tiene que respetar el principio de proporcionalidad, por tanto, se debe determinar que la misma tiene como fin la protección y garantía de derechos que es adecuada al fin perseguido y que no existe otra medida que permita obtener los mismos resultados y sea menos restrictiva de los derechos. 3. Se debe transmitir claramente a las niñas, niños y adolescentes que Internet no es un espacio sin normas, impune o sin responsabilidades. Deben alertarlos para no dejarse engañar con la aparente sensación de que allí todo vale, dado que todas las acciones tienen consecuencias. Deben ser educados en el uso responsable y seguro de Internet y las redes sociales digitales. En particular: 3.1. La participación anónima o el uso de pseudónimos es posible en las redes sociales digitales. El proceso educativo debe reflexionar sobre los aspectos positivos del uso de seudónimos como medio de protección y el uso responsable que —entre otras cosas— implica

94

3.2.

3.3.

3.4.

3.5.

no utilizarlos para engañar o confundir a otros sobre su identidad real. Las niñas, niños y adolescentes deben ser advertidos sobre la posibilidad de que cuando creen estar comunicándose o compartiendo información con una persona determinada, en realidad puede tratarse de otra persona. Al mismo tiempo es necesario advertir que la participación anónima o con un pseudónimo hace posible la suplantación de identidad. En el proceso educativo es necesario enfatizar el respeto a la vida privada, intimidad y buen nombre de terceras personas, entre otros temas. Es importante que las niñas, niños y adolescentes sepan que aquello que puedan divulgar puede vulnerar sus derechos y los de terceros. Los niños, niñas y adolescentes deben conocer que la distribución de contenidos prohibidos por la regulación local y regional (en especial la pornograf ía infantil), el acoso (en especial el acoso sexual), la discriminación, la promoción del odio racial, la difamación, la violencia, entre otros, son ilegales en Internet y en las redes sociales digitales y están penados por la ley. El proceso educativo debe proveer de conocimiento acerca del uso responsable y seguro por parte de las niñas, niños y adolescentes de las políticas de privacidad, seguridad y alertas con las que cuentan los instrumentos de acceso y aquellos sitios web en los que las niñas, niños y adolescentes son usuarios frecuentes como las redes sociales digitales. Se debe promover una política educativa —expresada en términos acordes a la edad de las niñas, niños y adolescentes— que incluya una estrategia infor-

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

3.6.

3.7.

3.8.

3.9.

mativa y formativa que los ayude a gestionar las potencialidades y los riesgos derivados de la Sociedad de Información y el Conocimiento, en especial del uso de Internet y de las redes sociales digitales. Asimismo se debe informar sobre los mecanismos de protección y las responsabilidades civiles, penales o administrativas que existen cuando se vulneran derechos propios o de terceros en la red. Se debe advertir del peligro que supone el llamado robo y/o suplantación de identidad que se puede producir en los entornos digitales que inducen al engaño. Es necesario explicar a las niñas, niños y adolescentes, con un lenguaje de fácil comprensión, el espíritu de las leyes sobre protección de datos personales y protección de la vida privada de modo tal que puedan captar la idea de la importancia del respeto a la privacidad de las informaciones personales de cada uno de ellos y de los demás. Es necesario educar para la incertidumbre sobre la veracidad de los contenidos y la validación de las fuentes de información. Se debe enseñar a las niñas, niños y adolescentes a buscar y a discriminar las fuentes.

4. Se recomienda enfáticamente la promoción de una sostenida y completa educación sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento, en especial para el uso responsable y seguro del Internet y las redes sociales digitales, particularmente por medio de: 4.1. La inclusión en los planes de estudios, a todos los niveles educativos, de información básica sobre la importancia de la vida privada y de la protección de los da-

tos personales, y demás aspectos indicados en numeral tres. 4.2. La producción de material didáctico, especialmente audiovisuales, páginas web y herramientas interactivas (tales como juegos online), en el que se presenten las potencialidades y los riesgos. Estos materiales deberán incluir información acerca de los mecanismos de protección de los derechos. La naturaleza de estos temas y materiales exige la participación y discusión de los mismos por parte de todos los actores involucrados, y con ello responder a las particularidades locales y culturales. 4.3. Los docentes deben ser capacitados para facilitar la discusión y poner en contexto las ventajas y los riesgos de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, y en especial de Internet y las redes sociales digitales; pudiendo contar para ello con el apoyo de las autoridades de protección de los datos personales o de todas aquellas organizaciones que trabajen en este tema en los diferentes países. 4.4. Las autoridades educativas —con el apoyo de las autoridades de protección de datos (donde existan), el sector académico, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y, cuando sea necesario, con la cooperación internacional— deben asistir a los docentes y apoyar el trabajo en las áreas descritas. 5. Las autoridades competentes deben establecer mecanismos para que los centros educativos resuelvan los conflictos, que se generen como consecuencia del uso de Internet y las redes sociales digitales por parte de las niñas, niños y adolescentes, con un sentido didáctico, siempre considerando el interés superior de los mismos, sin vulnerar derechos y garantías, en particular el derecho a la educación.

95

Bloque 1

BloqueBimestre
96

Platiquemos:

2

Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad Apego a la legalidad y sentido de justicia

La autorregulación individual es imprescindible para el ejercicio efectivo de la libertad entendida como regulación de los impulsos por la razón. De modo semejante, las sociedades se autorregulan para asegurar la libertad de todos sus miembros mediante la creación de leyes con sentido de justicia. La autorregulación es una competencia del individuo para hacerse responsable de sus comportamientos e impulsar procesos de mejora conforme a un plan de vida orientado por sus valores. Desarrollar esta competencia en la escuela primaria implica que frente a las situaciones cotidianas el estudiante sea capaz de observar, reconocer y evaluar sus conductas para impulsar mejoras conforme a principios y valores de la convivencia democrática y de la dignidad humana. Dada la edad de los estudiantes, el proceso de autorregulación requiere la guía de los adultos significativos que lo rodean, como serían sus familiares, sus vecinos y sus si maestros. m El E papel fundamental de la escuela, y muy especialmente de las maestras y los lo maestros, consiste en ayudar a los estudiantes a comprender la autorregulación en los espacios públicos, donde conviven con otros niños con iguag

Códice Florentino

Códice Techialoayan Fray Pedro de Gante
Para el o la docente, conocer la historia de la educación en México es fundamental.

les derechos, sujetos a las mismas normas y la misma capacidad para decidir con libertad, es decir, que comprendan que todas las personas son iguales en dignidad. Por ello, el concepto de dignidad humana viene a ser central. Aunque muy abstracto, las niñas y los niños se pueden ir apropiando de este concepto mediante la experiencia de la igualdad y la equidad en su casa y en su escuela. En caso de que no existiera esta práctica en el hogar, la escuela siempre es responsable de brindarla en todas sus prácticas, pues es un aprendizaje sin el cual no hay construcción ni de la individualidad ni de la ciudadanía plenas. La escuela impulsa el aprendizaje del ejercicio responsable de la libertad si promueve, en sus prácticas cotidianas, las garantías individuales. Veamos brevemente qué implicaría fomentar la igualdad y la libertad en la escuela. Fomentar la igualdad en la escuela significa partir de la convicción y el compromiso de que cada alumna y cada alumno son valiosos por sí mismos, e iguales a cualquier otro en su derecho a estudiar y aprender. Esta condición deberá ser considerada como la base de la convivencia escolar. En este rubro, especial cuidado merece la igualdad de derechos de niñas y niños, lo cual implica que deberán ofrecérseles las mismas oportunidades de desarrollo y participación. ¿Qué es fomentar la libertad en la escuela? La libertad no implica falta de autoridad, ni de guía; al contrario, para que los estudiantes aprendan y disfruten del espacio educativo y de su derecho a educarse, debe haber normas claras que garanticen que todas las personas los respeten, que tengan seguridad, que el acceso a los recursos educativos sea equitativo, que el trato dado o recibido sea igualitario y justo, que haya oportunidades para expresar los pensamientos propios sin coacción, para ser escuchados y aprender a escuchar. Es decir, la libertad depende de asegurar las condiciones para la convivencia democrática, la inclusión y el aprendizaje. El apego a la legalidad y el ejercicio legítimo de la autoridad son imprescindibles, como lo es el respeto pleno a las personas.
97

Bernardino de Sahagún

Colegio de San Nicolás

José Antonio Alzate

Bloque 2

98

Entre las libertades que puede promover la escuela, están la de dedicarse al oficio que cada uno elija, en el marco de la legalidad; la de pensamiento y de expresión, que deberán fomentarse mediante procesos formativos como la asamblea, el texto libre, el periódico, la comprensión y el análisis crítico, entre otros. La libertad de creencias deberá ser garantizada en la escuela laica sin adoctrinamiento ni impugnación de doctrina religiosa alguna. La autorregulación implica el reconocimiento de límites al ejercicio de la liL bertad. Algunos de estos límites son los que los adultos y la sociedad han b creado para garantizar a cada uno condiciones de libertad y seguridad; otros c los que las niñas y los niños aprenden a ponerse a sí mismos para protegerlo se, para no dañar a los demás y para alcanzar sus metas. Conocer el marco se jurídico del país permite comprender con amplitud nuestras libertades y los ju límites que tenemos para ejercerlas, por lo cual este conocimiento es imlí prescindible en la construcción de ciudadanía en su vertiente de autorregup lación. la La educación para la autorregulación no implica negar o reprimir la expreL sión de emociones y sentimientos, sino que está encaminada a aprender forsi mas de expresión acordes al contexto y que no causen daño. El primer paso m consiste en reconocer y poder nombrar esas emociones, saber que todos las co experimentamos y que todos tenemos el derecho a ser respetados, lo que tiene consecuencias en la manera de expresar estas emociones. Es también parte de esta educación comprender que la actuación irreflexiva o fuera del marco de las normas tiene consecuencias que deberá asumir quien maltrate u ofenda a otra persona. Para la integración de los estudiantes a la sociedad, el apego a la legalidad es fundamental, pues su conocimiento del marco legal que rige la vida social lo faculta para integrarse a ella. El sentido de justicia implica el reconocimiento de la igualdad de derechos y dignidad de las personas, y le otorga una base para su adhesión crítica, es decir, participativa y constructiva, a la sociedad. En la primaria, el desarrollo del sentido de apego a la legalidad se impulsa a partir de la experiencia que tienen los estudiantes al reconocer la necesidad

Biblioteca Palafoxiana, Puebla

Colegio Mayor de Santa María de Todos los Santos

de las normas que rigen sus diversas experiencias, desde los juegos infantiles hasta la vida familiar, escolar y comunitaria.

Es importante desarrollar el sentido de justicia a la par que el apego a las normas, pues se trata de creaciones humanas perfectibles que pretenden armonizar la vida social dando a cada uno lo que le corresponde conforme a derecho. La escuela no debe fomentar la obediencia por la obediencia, sino la aceptación consciente y crítica de normas que favorecen el bienestar y el desarrollo colectivo. Así, el Programa (PIFCYE) sugiere que las niñas y los niños, con la orientación de sus docentes, se involucren en la elaboración de reglamentos internos de clase, los cuales deberán ser revisados de tiempo en tiempo para asegurar que sean justos. La elaboración y revisión de estas normas colectivas deberán ser ocasión para ayudar a alumnas y alumnos a comprender y hacer suyos, no sólo los conceptos de norma y ley, sino también los conceptos de dignidad humana, de justicia y de igualdad.

s La s le ye s, or ie n tada po r la just ic ia, so n el m arco de s. n ue st ra s lib er tade

99

La legalidad es un principio jurídico en virtud del cual los ciudadanos y todos los poderes públicos están sometidos a las leyes y al derecho. Este respeto a la ley implica una convivencia con el sistema normativo como un todo y no con leyes aisladas. Tener apego a la ley es una conducta que podría darse hacia una o varias leyes aisladas. Esto se refiere a que cuando actuamos estrictamente con lo que establece una norma jurídica, sólo cuando lo hacemos de forma sistemática, se fortalece al Estado de derecho. El ejercicio del poder presupone la observancia del principio de legalidad. Implica por tanto la existencia de una cultura que la fomente y fortalezca. Es imprescindible que en la escuela se fomente una cultura de apego a la legalidad. Para ello, en el ámbito escolar, se procurará la consistencia y equidad en la aplicación de las normas y reglamentos, a la vez que la apertura para modificarlos cuando consideraciones de justicia y equidad así lo requieran. Las pautas que marcan la Constitución Política en el artículo 3º, así como las normas de la Ley General de Educación y la normatividad institucional señalan las líneas fundamentales de la vida escolar, a partir de las cuales pueden establecerse normas específicas.

San Hipólito
Personajes, instituciones, libros y bibliotecas crearon una cultura que, de alguna manera, llevó el deseo de libertad y soberanía fomentando a despertar de los mexicanos como pueblo.

Bloque 2

Descripción de las cenefas:
100

Primer grado. En la cenefa de la segunda unidad de primer grado se habla de la libertad que para vivir y construir debió haber en el antiguo México. Para ello, se toma como ilustración un fragmento de los bellos, complejos y sapientes murales que sobre este tema realizó el pintor Diego Rivera en el Palacio Nacional. Por el lugar en que se encuentran, podemos juzgar la verdad de estos murales. La libertad que muestran, así como el orden y concierto de la antigua ciudad, a pesar del aparente bullicio de sus calles, explican cómo pudo lograrse una urbanización que maravilló a quienes, venidos de otras culturas, la vieron por primera vez.

Segundo grado. La libertad requiere organización. Para acercar a las niñas
y los niños al conocimiento del legado cultural antiguo mexicano, se les muestra en esta cenefa la piedra del sol o calendario azteca, una lámina del Códice Borgia y los veinte símbolos que representan los días del calendario antiguo mexicano. En la lámina se encuentran, con la figura antropomorfa del movimiento, tales símbolos. Un célebre estudioso de nuestras antigüedades, Alfredo Chavero, interpreta esta figura como el tiempo.

Tercer grado. La comunicación y la capacidad de lograr acuerdos son la base de la vida cívica, la cual posibilita la acción conjunta y el mejoramiento de la sociedad. Con esta cenefa se busca incitar en las niñas y los niños el interés por su patrimonio colonial, así como inculcar en ellos, al fomentar la comprensión de su valor y función social, el cuidado de las obras públicas. Cuarto g o grado. La libertad y la soberanía son atributos no sólo de los indis viduos, sino también de los puevid du blos. En nuestro país, la búsqueda bl los d de estos valores llevó a la revolución de Independencia. En esta c ció cenefa se muestran a las niñas y los niños ilusce traciones de las novelas de nuestro primer autr tor to nacional (y primer novelista de lo que luego se llamaría América Latina), José Joaquín Fers nández de Lizardi, en las cuales se habla de la n nán educación y su relación con la libertad. Es impored du tante tan que sus alumnas y alumnos comprendan tal nte relación, así como también que es posible avanzar relac ció socialmente luchando por la igualdad y contra las insocialm me justicias. j sti i s

101

Quinto grado. Los héroes tienen el mérito de surgir del
pueblo, así como de conducirlo en ciertos momentos históricos clave hacia su libertad y en pos de la justicia. Por ello, en diversos momentos de la historia de la educación cívica en nuestro país, se ha inculcado el culto a los héroes. Ilustrada con iconograf ía relacionada con el héroe epónimo de la Reforma, esta cenefa busca, entre sus objetos personales, al hombre.

Sexto grado. En esta cenefa se
hace referencia a los principios éticos de justicia, democracia y libertad que guiaron la lucha revolucionaria que culminó en un nuevo orden constitucional a principios del siglo XX. Se hace hincapié en la participación de la mujer. El análisis de las imágenes deberá suscitar preguntas de investigación que animen a los estudiantes a conocer más acerca de este periodo de nuestra historia. Para satisfacer las necesidades de conocimiento de sus alumnas y alumnos, puede aprovechar los materiales y las actividades que se preparan en todo el país para celebrar el centenario del inicio de este movimiento.

Bloque 2

Para hacer
102

Comprender y reflexionar son elementos del proceso educativo, y como parte de la formación cívica y ética revisten particular interés pues el ciudadano crítico es aquel capaz de entender una situación y de actuar en ella conforme a valores reflexionados. En los libros de texto se ofrece una explicación sencilla del significado de reflexionar, y se dan ejemplos de lo que es la comprensión crítica. Usted puede fomentar el análisis, la comprensión y la reflexión en cada punto del programa. Cuando evalúe los resultados de aprendizaje, tome en cuenta si sus alumnas y alumnos fortalecen sus competencias analíticas. Criticar no implica ver lo negativo de un asunto, sino considerar distintos puntos de vista y asumir una posición informada y reflexionada frente a ellos. Este proceso reflexivo pone en juego la totalidad de las dimensiones de la persona, no sólo su racionalidad, sino también sus emociones, ideales e historia de vida. Trabajando con niñas y niños de corta edad, es necesario tener en cuenta su desarrollo emocional, psicológico, su madurez y tener conciencia de que experimentan procesos paulatinos y a largo plazo. Este proceso formativo surge en el salón de clase unido, comúnmente, a la necesidad de tomar una decisión.

El poder de la palabra
En el bloque 2 Para hacer se destina a la retórica y oratoria con el título de El poder de la palabra. En esa sección se ofrecen estrategias para hacer uso de la palabra de modo efectivo. Se trata de un ejercicio basado en las enseñanzas de la retórica clásica grecolatina, el cual contribuirá a que las alumnas y los alumnos hagan conciencia del peso y la fuerza de las palabras, de su poder persuasivo, teniendo siempre como norma que nunca se persuade para el mal, ni para la mentira. Anime siempre a sus estudiantes a tomar la palabra, a prepararse para hacer buen uso de ella y a estar alerta cuando otros la usen para el mal. Si desde niños las personas aprenden a valerse de las palabras, será más dif ícil que sean manipulados por ellas. El óptimo ejemplo de la manera de organizar el pensamiento para expresarse ante otros, entre los romanos, fue Marco Tulio Cicerón, modelo de la altura espiritual de los hombres de su tiempo. La finalidad de sus obras es convencer de la esencia del bien a sus contemporáneos. Esta idea suya del bien puede sintetizarse como armonía de la República para establecer la libertad de los ciudadanos. Seguidores de Cicerón en esa finalidad han sido, por ejemplo, Benito Juárez, Francisco I. Madero, Justo Sierra, Lázaro Cárdenas del Río y Jaime Torres Bodet. Hoy resulta tan relevante para la vida cívica el uso efectivo de la palabra en los diversos ámbitos de acción ciudadana, como lo fue en el antiguo foro romano. La palabra despierta, encauza y alienta la vocación del ser humano por la libertad.
103

Primer Grado

Actividades didácticas sugeridas por el PIFCYE
104 Comprendo mis sentimientos y emociones Reflexionar acerca de las emociones y el respeto a los sentimientos de los demás. Cada alumno dibuja lo que le gusta, alegra, enoja, entristece, avergüenza, sorprende o interesa, y platica con sus compañeros de equipo sobre lo que dibujó. Juntos comentan diferencias y semejanzas entre las situaciones que les provocan esos sentimientos. Colocan los dibujos en un lugar del salón donde todos puedan observarlos. El grupo intercambia opiniones sobre cómo se sienten, por ejemplo, cuando rompen o pierden un material escolar, se caen al jugar o al caminar por la calle, o cuando un adulto los felicita porque hicieron algo bien. Se propicia la reflexión sobre cómo todas las personas expresamos y percibimos emociones y sentimientos. Paso a pasito aprendo a decidir Reflexionar acerca de las decisiones que pueden tomar solos y en las que se necesita la orientación de los adultos. Alumnas y alumnos forman una fila, escuchan preguntas acerca de dos tipos de actividades: las que realizan en su tiempo libre —coleccionar insectos, trepar árboles, correr por el parque, nadar— y las que realizan obligatoriamente —tender su cama, ordenar sus útiles escolares, lavarse las manos para comer o cepillarse los dientes. Cuando se menciona una actividad libre, dan un paso a la derecha; cuando es una actividad obligatoria, permanecen en su lugar. Al final, comparan las actividades obligatorias con las que realizan en su tiempo libre, señalan las diferentes responsabilidades que tienen en cada actividad y las explican a los demás equipos.

Crezco en edad y responsabilidad Identificar los cambios que niñas y niños tienen al pasar de preescolar a primaria. De manera individual, alumnas y alumnos comparan las actividades que realizaban en preescolar y las que realizan en primaria, e identifican sus nuevas responsabilidades. Al terminar, comentan las reglas de la escuela primaria que les resultan nuevas, por ejemplo, el uso de sus libros y útiles escolares, con objeto de explicarlas y entenderlas. Alumnas y alumnos expresan cómo se sienten con sus actuales responsabilidades. El maestro o la maestra guían la discusión hacia la importancia de esas responsabilidades y cómo cumplirlas.

Es justo o no es justo que... Valorar situaciones de trato justo o injusto. Se relata al grupo una injusticia, por ejemplo, un niño que es castigado por una travesura que otro hizo, una niña a la que no dejan jugar por ser mujer, o un niño al que otros le quitan su almuerzo por ser más chico. Se explica que una situación es justa cuando las personas y sus derechos son respetados. El grupo identifica situaciones de trato injusto en el aula y propone soluciones; por ejemplo, que el niño que hizo la travesura reconozca su responsabilidad y asuma el castigo que le corresponde.

Sugerencias para el trabajo transversal
Responsabilidad y justicia Indagar y reflexionar. ¿Qué días voy a la escuela? ¿Qué actividades realizo antes de salir, y por qué son importantes? ¿De cuáles soy responsable? Dialogar. En grupos discuten el siguiente caso: por la mañana, Mireya juega en vez de desayunar. Esto ocasiona que llegue tarde a la escuela y que no le permitan entrar. Su papá no sabe qué hacer con ella, pues debe ir a trabajar y no tiene con quién dejarla. ¿Qué harías en lugar de Mireya para evitar este problema? ¿Qué harías en el lugar de su papá?

Segundo Grado
Mi sentir y tu sentir son importantes Reflexionar acerca de la importancia de expresar los sentimientos sin dañar a otras personas. En equipos comentan qué ocurre cuando alguien pierde el control y expresa sus sentimientos de forma violenta. De qué otras maneras podemos expresar lo que sentimos y no dañar a otras personas, por ejemplo, escribiendo, cantando, contando, llorando, dibujando y escogiendo bien las palabras que usamos. Para finalizar, escriben un texto con sus conclusiones, y lo guardan en su carpeta. Mi agenda personal Distinguir entre las actividades que se realizan de manera independiente y las que necesitan supervisión. Mediante el uso de dibujos y frases, alumnas y alumnos elaboran una agenda en la que describen las actividades que realizan cada día de la semana en su casa, la escuela y otros ámbitos. Pueden elaborar la agenda con una hoja dividida en siete partes, una para cada día. Señalan las actividades que hacen de manera independiente y las que requieren de la ayuda o supervisión de otras personas, y comentan en equipos su trabajo. Revisan cómo organizan su tiempo durante el día: si la hora a la que se levantan les permite llegar a tiempo a la escuela, si el tiempo que destinan a la tarea es suficiente, si tienen actividades de descanso y recreación. Hacen ajustes a su agenda semanal, asegurándose de considerar tiempos para jugar, estudiar y realizar otras actividades cotidianas. 105

Metas pequeñas para dar grandes pasos Identificar metas personales a mediano plazo. Alumnas y alumnos dibujan los juegos que les gustaban antes de entrar a la primaria y los que ahora les gustan. Explican cómo han cambiado sus gustos conforme han crecido. Comentan cómo cambiarán sus gustos cuanto estén en sexto grado, y sobre otros cambios que tendrán con el tiempo. Escriben algunas metas que desearían alcanzar durante el ciclo escolar y lo que tendrían que hacer para lograr cada una. Entre todos, destacan el esfuerzo que se requiere para alcanzar sus metas. Integran su texto a la carpeta.

Para ser justos Reflexión acerca de la distribución justa de bienes o productos. En equipos, las alumnas y los alumnos comentan qué ocurre cuando tienen que compartir materiales, juguetes, espacios, alimentos y otras cosas con otras niñas y niños. Cada equipo discute cómo estas cosas podrían distribuirse de manera justa entre las personas involucradas en cada situación, expone a la clase su propuesta de solución argumentando el cómo y el porqué de la nueva distribución. Para concluir, identifican situaciones en que decidieron o hicieron algo pensando sólo en su beneficio y otras en que pensaron en los demás. Juntos reflexionan sobre qué actitudes son necesarias para actuar con justicia.

Sugerencias para el trabajo transversal
Aprender a cuidar una mascota Indagar. ¿Qué animales pueden ser mascotas? ¿Qué cuidados y espacios requieren? ¿Cuánto tiempo vive una mascota? Dialogar y reflexionar. Conversan en equipos acerca de la siguiente situación: si deseamos una mascota, ¿somos capaces de responsabilizarnos de su cuidado?, ¿qué actividades diarias debemos realizar para cuidarla?, ¿requerimos del apoyo de los adultos?, ¿qué ocurre si se nos olvida alimentarla, limpiarla o darle agua?

Bloque 2

Tercer Grado
Expresar sentimientos con los demás Reflexionar acerca del modo de expresar las emociones. 106 El grupo se organiza en parejas. Primero, uno de los integrantes le hablará al compañero sobre algo que le gusta mucho o sobre una situación que le desagrada. Después, intercambian los papeles. Mediante mímica, cada pareja expresa con el resto del grupo lo que ha platicado: un poema, una canción, un relato o un dibujo. Platican las cosas que les gustan o disgustan, y cómo se sintieron al describirlas. Comentan los resultados de emplear una forma violenta y otra no violenta para expresar emociones, y argumentan las ventajas y desventajas de cada una de estas formas. En grupo, valoran la importancia de emplear recursos diferente a la violencia para expresar sus sentimientos. Alcanzar una meta Identificar los medios para alcanzar una meta. Se organiza un juego en que se requiera alcanzar, en equipo, una meta —encontrar un objeto perdido o resolver un problema sencillo—, para lo cual existen varios caminos. Cada equipo define su ruta e intercambia su experiencia con los demás. Comentan qué hicieron para trazar su ruta. Individualmente, identifican las actividades y asignaturas escolares con que tienen más dificultades o que les demandan mayor esfuerzo. Eligen una de las actividades, definen la meta que deseen alcanzar y elaboran un plan de acción para lograrla. En su plan de acción, señalan momentos para evaluar en qué medida se aproximan a su meta. Ante el grupo, cada alumno presenta el plan que elaboró y comenta cómo se relaciona su compromiso para alcanzar esas metas con sus derechos, por ejemplo el derecho a la educación.

Aprender a esperar Reflexionar acerca de la necesidad de aprender a esperar. Los alumnos describen las actividades que realizan sus padres o tutores para satisfacer algunas necesidades, como alimentación, vestido, vivienda, recreación y afecto. Distinguen las necesidades básicas de otras necesidades. Comentan casos en que las necesidades o deseos de los niños no pueden ser satisfechos de manera inmediata o en su totalidad. Responden preguntas como: ¿qué hacer cuando quieren un juguete y los padres no pueden conseguirlo?, o ¿qué pasa cuando quieren jugar un determinado juego, y sus amigos otro? Formulan desenlaces en que expresan su disposición para aplazar, ceder, negociar y considerar a los demás.

Acuerdos que generan responsabilidad Reflexionar acerca del valor de cumplir los acuerdos. Alumnas y alumnos preguntan a sus padres, abuelos y otros adultos qué significa “tener palabra de honor”. Refieren anécdotas en que sus padres o abuelos hayan cumplido con la palabra dada. Representan algún caso en que una persona no cumple con su palabra. Al finalizar comentan: ¿cómo se sintieron quienes representaron al incumplido?, ¿cómo se sintieron aquellos a quienes no se les cumplió lo prometido?, ¿qué pasa con el respeto y la confianza hacia alguien que no cumple lo que acuerda?, ¿alguna vez han faltado a algún acuerdo o alguien les ha fallado en cumplirlo?, ¿cómo se sintieron?

Sugerencias para el trabajo transversal
Juego limpio Indagar y reflexionar. ¿Qué significa jugar limpio?, ¿en qué situaciones se dice que una persona gana un juego limpiamente?, ¿qué función tienen las reglas para que un juego se realice limpiamente? En mi juego o deporte favorito, ¿qué conductas atentan contra el juego limpio y cómo se sancionan? Comenten lo que sucede cuando una persona hace un uso tramposo de las reglas. Dialogar. ¿Qué podemos hacer en nuestra escuela para promover el juego limpio?

Cuarto Grado
¿Enojarse? Reflexionar respecto a la importancia de expresar sus emociones sin perder el control, pues se puede afectar la dignidad de las personas. Cada alumno escribe sus reacciones cuando se enoja, tales como llorar, gritar, arrojar objetos, golpearse o golpear a otros. Con el apoyo del docente, el grupo analiza las situaciones que propician el enojo de niñas y niños, y propone sugerencias para recobrar la calma y evitar lastimar a otros. Formulan conclusiones sobre los daños que una conducta violenta ocasiona, y sus posibilidades de expresión. Cada alumno vuelve a su lista individual de reacciones de enojo y añade reacciones o comportamientos que puede emplear para evitar la violencia. Las listas se integran a la carpeta. Completan las frases en sus cuadernos: Si pierdo el control de mis emociones yo… Para tranquilizarme voy a… Rechazo la violencia porque… Luego se propicia un debate. Libertad, valioso derecho Identificar situaciones en las leyes que protegen la libertad. El grupo recorta noticias del periódico acerca de situaciones relacionadas con las libertades en nuestro país: libertad de expresión, de reunión, de creencias, de tránsito, de elegir a los gobernantes, entre otras. Escriben el significado de libertad y su alcance en la vida personal y social. Elaboran un mural con la información periodística y sus propios textos. Consultan el apartado “Nuestros derechos fundamentales” en la versión para niños de la Constitución que se incluye en el Bloque iv. Investigan aspectos del movimiento de Independencia y la importancia de la libertad como derecho de los mexicanos. Mis compromisos ante los acuerdos colectivos Reconocer la importancia de cumplir los acuerdos establecidos. Los alumnos relatan experiencias en las que se sintieron defraudados por el incumplimiento de algún acuerdo o compromiso, así como situaciones en las que ellos no han cumplido. Comentan por qué a veces los intereses personales se oponen a los compromisos hechos. Discuten si deben olvidarse de los demás cuando atienden sus intereses. Se les plantean casos como el siguiente: a Rosario la invitaron a participar en un club deportivo los sábados por la mañana. Rosario es muy dormilona; de hecho, va a la escuela en el turno vespertino para llegar a tiempo. Sin embargo, le entusiasma pertenecer a un equipo deportivo, vestir uniforme y tener más amigos. ¿Qué debe considerar antes de aceptar esta invitación? ¿Se pueden elegir libremente los acuerdos y compromisos que se establecen con otras personas?

107

Trato justo y respetuoso Reflexionar acerca de casos de injusticia en la comunidad o el municipio. En periódicos o revistas, los alumnos buscan casos de injusticia y violación de los derechos humanos de niños, mujeres, ancianos, trabajadores y personas con alguna discapacidad. Argumentan por qué consideran que esos casos son injustos, qué derechos se están violando, quién sufre este daño a sus derechos y quién los está afectando. En equipos, consultan para identificar los derechos que nuestra Constitución Política respalda y que han sido afectados en el caso que están revisando. Obtienen conclusiones sobre la utilidad de conocer las leyes que garantizan derechos.

Sugerencias para el trabajo transversal
La lucha por la libertad Indagar. En otras épocas, ¿cómo se restringía el ejercicio de la libertad?, ¿cómo se trataba a las personas que vivieron la esclavitud?, ¿cómo era la vida de quienes fueron perseguidos por ejercer su libertad de expresión?, ¿qué luchas se han dado en México para garantizar el derecho a la libertad en sus diferentes manifestaciones?, ¿qué leyes de nuestra Constitución hablan de la libertad de las personas? Dialogar y reflexionar. ¿Por qué al ejercer nuestra libertad debemos considerar el respeto a las leyes?, ¿por qué libertades se lucha hoy?

Bloque 2

Quinto Grado
Nombro lo que siento Reflexionar respecto a la posibilidad de expresar los sentimientos sin dañar a los demás. 108 Niñas y niños llevan un registro de las situaciones en las que las personas con quienes conviven expresan diversos sentimientos, como alegría, tristeza, sorpresa, interés, enojo o vergüenza. Comentan las maneras en que las personas manifiestan sus sentimientos y analizan situaciones en las cuales esto afecta a quienes los rodean, así como los casos en que se falta al respeto o no se tiene consideración hacia los demás. Redactan un texto individual en el que digan qué tipo de situaciones les despiertan determinados sentimientos, y si alguna vez han tenido dificultad en identificarlos. Identificamos prioridades Reflexionar acerca de los aspectos que se deben considerar al tomar decisiones. Alumnas y alumnos leen los dos primeros capítulos del libro Los cien vestidos, de la Biblioteca de Aula de quinto grado. Identifican la situación que se da entre Wanda, Peggy y Maddie, y describen la manera en que la primera es objeto de burla de las segundas. Comentan el conflicto que surge en Maddie cuando se vuelve una posible víctima de burlas, como Wanda. Entre todos valoran lo que sería una respuesta autónoma y responsable de Maddie. Comentan casos en que hayan surgido conflictos similares al que ocurre en esta historia.

Mi libertad frente a los derechos de los demás Relación entre la responsabilidad, el respeto y la libertad.

Aprendemos a ser justos Analizar los criterios que nos permiten calificar como justa o injusta una circunstancia. Identifican circunstancias de la familia, la escuela y la comunidad en las que no existe un acuerdo sobre si son justas o injustas. Por ejemplo: si sólo quienes poseen una pelota pueden jugar en el patio; si servir la comida le corresponde a las mujeres, o si se vale no hacer cola en la tienda porque conocemos a la persona que despacha. Argumentan en pro y en contra de cada situación para responder a estas preguntas: ¿quiénes tienen derecho a jugar en la escuela?, ¿quiénes deben colaborar en las tareas del hogar?, ¿en qué circunstancias algunas personas tienen derecho a no hacer cola en una fila?

Alumnas y alumnos recaban noticias y recortes de periódicos en los que se describan acciones de individuos o grupos que dañan el bienestar de una comunidad. En equipos, analizan qué aspectos tiene en común: el abuso, la violación de las leyes y los derechos de las personas. Comentan si quienes realizan estas acciones actúan con libertad y si su dignidad se ve afectada. Reflexionan sobre la frase de Benito Juárez: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, y redactan textos sobre su significado en casos como los analizados.

Sugerencias para el trabajo transversal
Productos originales contra productos “pirata” Indagar y reflexionar. ¿Cuál es la diferencia entre un producto original y una copia?, ¿cuántas personas intervienen en el proceso de elaboración de un producto?, ¿por qué es tan elevada la diferencia de precio entre un producto original y una copia?, ¿en qué condiciones se generan algunos productos originales y otros “pirata”? Dialogar: ¿Qué implica elegir entre un producto y otro? ¿Es lícito comprar productos en cuya elaboración se han infringido leyes laborales y ambientales?

Sexto Grado
Nuevos sentimientos y emociones Reflexionar acerca de los cambios en sentimientos y emociones. Alumnas y alumnos, en equipos, intercambian sus vivencias respecto a situaciones que les provocan un gran enojo, frustración, vergüenza o tristeza, y comparan esos sentimientos y vivencias con las que tenían cuando eran pequeños. Comentan la capacidad de los seres humanos para experimentar y distinguir estos sentimientos y la necesidad de aprender a expresarlos para evitar daños en uno mismo y en los demás. Con base en su experiencia, hablan de opciones para expresar este tipo de sentimientos sin agredir o lastimar a alguien y recuperar la calma: ponerse a cantar a solas, escribir lo que se está sintiendo, hablar con alguien, etcétera. El grupo identifica a las personas que pueden ayudarle, tanto en casa como en la escuela, a manejar sus emociones sin violencia y sin afectar su dignidad ni sus derechos. Mi proyecto de vida para los años venideros Reflexionar acerca de la importancia de identificar lo que desean alcanzar en su vida futura como adolescentes. Sobre una línea del tiempo personal proyectada al futuro, las alumnas y los alumnos señalan lo que les gustaría realizar cuando terminen la primaria y comiencen la secundaria. Incluyen el estudio, la recreación, la familia, el deporte, y responden estas preguntas: ¿qué me gustaría hacer?, ¿qué me gustaría aprender?, ¿cómo lograré lo que quiero?, ¿quién me apoyará para alcanzar mis metas?, ¿qué acciones concretas puedo comprometerme a realizar? Reconocen las ocasiones en que deben aplazar necesidades o deseos presentes debido a las consecuencias que su satisfacción traería a otras personas. Leen el relato La composición, de la Biblioteca de Aula, y analizan la disyuntiva en que se encuentra el protagonista. Comentan la importancia de identificar las acciones que nos ayudan a alcanzar metas personales y compartidas.

109

Vivir conforme a principios éticos Identificar los criterios que pueden ayudarnos a orientar nuestras acciones. Alumnas y alumnos analizan narraciones, fragmentos de películas o de caricaturas en los que se plantea el dilema de realizar o no una acción. Se debe interrumpir el relato o video en el momento en que el protagonista se pregunte: ¿lo hago o no lo hago? Para resolver esta disyuntiva, alumnas y alumnos se preguntan qué harían si estuvieran en su lugar. Basados en las soluciones propuestas, analizan a qué aspectos tuvieron más peso para resolver el dilema, consideran los derechos humanos de los involucrados, y comparan las soluciones.

Justo es apoyar a quienes se encuentran en desventaja Promover la equidad entre los grupos o personas en condiciones de vida desventajosas. En equipos, alumnas y alumnos discuten casos en que consideren las diferencias y desventajas de algunas personas para tener acceso a determinados bienes. Comentan ejemplos de personas y grupos de la escuela y la comunidad que precisan condiciones especiales para ejercer sus derechos. Identifican necesidades de las personas en condición de desventaja y promueven la aplicación de las medidas a su alcance, en la escuela y la comunidad, para asegurar que todas las personas participen y convivan en las actividades cotidianas.

Sugerencias para el trabajo transversal
No a las trampas Indagar y reflexionar. ¿Cuál es la importancia de la transparencia en las funciones públicas? Dialogar. Piensen en los siguientes casos y discútanlos: ¿qué ocurre cuando un comerciante en lugar de un kilo despacha 800 gramos?, ¿si un empleado público pide dinero para agilizar un trámite gratuito?, ¿y si un agente de tránsito pidiera dinero para evitar las multas correspondientes? Comenten ante quién denunciar estas irregularidades y cuál es la responsabilidad de ciudadanas y ciudadanos para evitarlas.

Bloque 2

Ejemplo de secuencia didáctica
110

Bloque 2 Sexto grado
“Tomar decisiones conforme a principios éticos para un futuro mejor”

Competencias:

Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad Apego a la legalidad y sentido de justicia
Propósitos:
Ejercitar su libertad al formular estrategias para manejar sus emociones al analizar las posibles consecuencias de decisiones y al delinear algunas metas a mediano plazo. Identificar situaciones sociales que atentan contra la dignidad de las personas tomando como parámetro los derechos humanos. Debatir respecto de situaciones cotidianas en las que se aplica el criterio de justicia retributiva y distributiva.

Nuevos sentimientos y emociones

Escriban una carta a una amiga o amigo imaginario describiendo cómo han sido sus sentimientos y emociones en las última semanas. Lean en voz alta la primera parte de la sección Platiquemos relacionada con la expresión de sentimientos y emociones. Comparen y comenten si lo que escribieron en su carta tiene alguna similitud con lo que leyeron.

Anoten en su cuaderno una lista de circunstancias en las que lograron expresar, de manera positiva y con confianza, sus emociones y sentimientos. Hagan un cuadro de dos columnas, escriban en la primera aquellas circunstancias en las que consideren que reaccionaron inadecuadamente; en la segunda, anoten cómo pudo ser mejor tal reacción. Jueguen memorama con sus compañeros. Elaboren pares de tarjetas, en unas escriban “Los compromisos de los niños” señalados en la sección Para aprender más de su libro; en las otras, hagan un dibujo que represente cada uno de los compromisos escritos.
Vivir conforme a principios éticos

111

Comentan en grupo situaciones de su escuela que consideren injustas. Como maestra o maestro es importante que oriente la discusión hacia principios de justicia, respeto, igualdad, y que se sirva de procedimientos como el análisis, la reflexión y el razonamiento ético. Concluyan el tema con la lectura y comentario del texto “La tolerancia” de la sección Para aprender más de su libro de texto. Registren en su cuaderno sus conclusiones.
Justo: es apoyar a quienes se encuentran en desventaja

Investiguen por cuáles principios éticos lucharon los personajes que aparecen en la cenefa de la sección Platiquemos. Comenten si en la actualidad sigue siendo válida esa lucha. Lean en voz alta el texto “Leyes y legalidad” y comenten qué actitudes o condiciones es importante cambiar en algunos ciudadanos y autoridades para lograr que exista en nuestro país un Estado de derecho. Analicen el mapa en donde se muestra la clasificación de los países de acuerdo con su Índice de Desarrollo Humano. Para calcular este índice, se toman en cuenta la salud y esperanza de vida de la población, su educación y su ingreso económico: mientras más cercano es al 1, es mayor el bienestar, y viceversa. Registren las conclusiones en su cuaderno. Lean el texto “La Convención de la ONU sobre los Derechos de la Niñez”. Seleccionen e ilustren con recortes o dibujos cinco de los derechos que inciden en el Índice de Desarrollo Humano. Reflexionen acerca de la manera en que las alumnas y los alumnos pueden colaborar para mejorar las condiciones de vida de su sociedad.

Bloque 2

Se lee el caso presentado en el bloque 1, en el análisis de circunstacias, sección Para hacer, y se lleva a cabo una discusión a partir de las preguntas que se proponen. También puede hacerse un sociodrama en el que varios estudiantes desempeñan los papeles del caso. Recuerde que puede aprovechar los procesos formativos de cualquier bloque.

Mi proyecto de vida para los años venideros

112

Con ayuda de su familia, las alumnas y los alumnos elaboran una línea de tiempo de su historia de vida y en la clase la amplían dibujando cómo esperan vivir dentro de diez años. Leen el contenido sobre autorregulación de la sección Platiquemos y citan ejemplos de su contenido. Cada uno elabora la lista de las acciones que debe realizar para alcanzar sus propósitos y las discuten con sus compañeras y compañeros en pequeños grupos. Es labor de la o del docente orientar tanto las metas finales como las intermedias y los métodos para lograrlas a partir de principios éticos de dignidad humana, autorregulación, respeto a los derechos humanos de todas las personas, cuidado del ambiente, apego a la legalidad, sentido de justicia, participación informada y convivencia pacífica. Lean nuevamente, analicen y apliquen el texto “Compromisos de los niños”, conforme a principios éticos.

Evaluación
113

Evidencias
Carta para el amigo imaginario en la que se destaque la descripción de emociones Memorama Participación en sociodrama Selección y dibujo de Derecho de la niñez Agenda con la descripción de compromisos y responsabilidades Comentarios respecto a los compromisos de los niños Comentarios grupales e individuales argumentados sobre situaciones injustas Conclusiones en el cuaderno sobre texto de la tolerancia Proyecto de vida con acciones encaminadas a la meta Línea del tiempo personal e ilustrada Respeto a metas expresadas por los compañeros

de la Mae stra, ma estro, además su lab or co nduc ción de la activ idad, am bie nte aq uí co ns iste en favo re ce r un log o de mo crático ba sado en el diá íti ca y la re sp et uo so y to lerante, la cr do re s qu e au to críti ca a pa rti r de indica o uste d prop on ga, o qu e el gr up co ns ide re re levante s.

Bloque 2

Aprendizajes esperados, Bloque 2
114

Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad Apego a la legalidad y sentido de justicia

1er. GRADO
• Expresar emociones como alegría, enojo, tristeza, angustia, sorpresa o interés. • Identificar situaciones en las que es pertinente seguir instrucciones o recomendaciones por parte de otras personas. • Describir responsabilidades que ha adquirido en la casa y la escuela y cómo se han modificado conforme ha ido creciendo. • Identificar actividades en las que puede tomar decisiones propias. • Participar en actividades donde muestra su apoyo y cooperación con sus compañeros.

2do. GRADO
• Identificar algunas emociones que expresan los compañeros del grupo y respetar las diferentes expresiones. • Elaborar un sencillo itinerario semanal en el que se diferencien actividades que son obligatorias de aquellas que pueden realizarse libremente. • Establecer acciones para lograr metas a corto plazo en el ámbito escolar y familiar. • Identificar actos de injusticia que se presentan en el trato con sus compañeras y compañeros de la escuela y con elementos de su ámbito familiar. • Representar distintas emociones utilizando distintos recursos tales como textos, dibujos, pinturas, representaciones gráficas o escenificaciones. • Explicar de manera clara su punto de vista en circunstancias que demanden la distribución justa de un bien, un servicio o una responsabilidad.

3er. GRADO
• Usar diferentes recursos para expresar sus emociones, al tiempo que respetar la manifestación de emociones de compañeras y compañeros del grupo escolar. • Referir casos en los que algunas de sus necesidades no pueden ser satisfechas de inmediato y en su totalidad. • Discutir entre las compañeras y los compañeros del grupo escolar acerca de la elección entre dos opciones distinguiendo ventajas y desventajas de cada una. • Establecer metas a corto y mediano plazo encaminadas a obtener un mayor desarrollo en su aprendizaje. • Argumentar las razones por las que hay que evitar manifestaciones violentas al expresar emociones. • Establecer acciones concretas que posibiliten un mayor aprendizaje y desarrollo personal.

4to. GRADO
• Describir hechos de su vida cotidiana que están reguladas por compromisos con otras personas. • Reconocer que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece el ejercicio de la libertad como un derecho indispensable para todos los habitantes del país. • Discutir y exponer las posibles consecuencias ante la pérdida de control sobre emociones y sentimientos. • Describir diferentes circunstancias de la vida cotidiana, de la casa o de la escuela, donde las niñas y los niños, en relación con las personas adultas, ejercen su libertad. • Hablar sobre el principio de la libertad como un derecho cuyo ejercicio demanda tomar decisiones y que es un principio que se pone en riesgo al cometer actos ilícitos. • Debatir y argumentar sus puntos de vista acerca de circunstancias de injusticia en su localidad, municipio o entidad tomando como referente los derechos de los niños.

5to. GRADO
• Identificar hechos de su vida cotidiana en los que tiene diversos estados de ánimo y distinguir aquellos en los que es más factible perder el control de sus emociones. • Reconocer que en la medida que las niñas y los niños crecen, adquieren mayores obligaciones y que es necesario cumplir determinadas actividades para no afectar a otros. • Trazar metas personales a corto y mediano plazo y jerarquizar algunas actividades para alcanzarlas. • Debatir respecto de acontecimientos cotidianos que que van en contra de las leyes. • Dialogar y expresar los puntos de vista acerca de situaciones de la vida cotidiana que implican conflictos de valores y asumir una postura de respeto a los Derechos Humanos y el comercio. • Distinguir y debatir acerca de actos y circunstancias de justicia e injusticia vinculadas con el trabajo.

6to. GRADO
• Establecer mecanismos que le permiten enfrentar situaciones que le provocan miedo, frustración o enojo. • Elaborar una agenda mensual que incluya los compromisos y las responsabilidades que tiene en la casa, la escuela y las personas con las que convive. • Explicar su postura ante situaciones que considera que estarían violentando los derechos fundamentales de los demás. • Exponer su punto de vista en situaciones que demandan la distribución justa de un bien, así como en aquellas en las que se hace una distribución injusta del mismo. • Establecer metas a corto y mediano plazos en relación con su futuro inmediato y proponen acciones para lograrlas.

115

Bloque 2

PAR A A P R E N D E R MÁS
Lecturas para el docente
116

El humanismo prehis
Rubén Bonifaz Nuño El Colegio Nacional Seminario de Estudios para la Descolonización de México, UNAM La idea occidental de humanismo, al considerar al hombre fin de lo que existe, supone que el mundo está hecho para servir al hombre; éste, con esa conciencia, al saberse finalidad última de todas las cosas, se atribuye la facultad de servirse de ellas, de explotar la realidad en su propio provecho. La viciosa comprensión y aceptación cabal de tales ideas, viciosas ellas también acaso en su misma raíz, ha conducido a la humanidad y su ámbito a las circunstancias lastimosas en que ahora se encuentran. Porque el hombre, al concebirse como el único ser digno de tomarse en cuenta, se ha convertido en el supremo destructor, en algo como una plaga, amenaza máxima de cuanto se aquieta o se mueve en torno suyo. Sirviéndose de todo, se encuentra ahora próximo al límite final. Porque la muerte causada a su alrededor lo cerca ya inminente, y el matar y el comer se le convierten en actos simultáneos, y él destruye el mundo para convertirlo en alimento de su indolencia, y llega a devorarse y matarse, en su ambición desconsiderada y en su poderosa insania. Ahora bien: es indudable, a lo menos en el minúsculo planeta que habitamos, la función central del hombre como naturaleza privilegiada. Pero lo que hay que definir entre nosotros, ahora con mayor urgencia que nunca, dados sus posibles efectos, son la índole y los necesarios límites que han de fijarse a tal función. Con ese objeto, supuesto que somos por sangre y por cultura descendientes de las creaciones de

pánico

dos formas de espíritu que se enfrentaron en un momento de la historia, nos sería conveniente considerar las concepciones que de lo humano hay en tales dos formas. En honda contradicción las dos, no sé si acaso estén llamadas a conciliarse. Esquematizando, podría decirse que en el concepto occidental del hombre y del mundo, éste está destinado a servir a aquél; corrompiendo un principio de posible verdad, ese concepto ha llevado al mundo occidental, del cual hoy formamos parte, a los casos de injusticia y pavorosa inseguridad en que estamos. El hombre, en el centro de las cosas hechas para servirlo, se convierte, a causa de sus debilidades, en una suerte de tragadero insaciable de todo; en busca de su comodidad satisfaciendo las solicitudes de su pereza, emplea el mundo como instrumento de ésta, aparte de toda otra preocupación. Su dominio se transforma en tiranía que termina por volverse contra sí mismo y por condenarlo al aniquilamiento. En eso se ha convertido la herencia que nos ha llegado del humanismo clásico. Pero nosotros, por fortuna, contamos con otra herencia: la de los antepasados indígenas que poblaron este territorio, y allí meditaron y lucharon, hicieron su trabajo, ejercieron su vida. Del concepto que tuvieron del hombre y su situación y relaciones con el mundo; esto es, de lo que con legitimidad pudiera llamarse su humanismo, me toca hablar ahora. Para ello, he de recurrir a alguna parte de la muchedumbre de testimonios que de sus obras permanecen. Por una parte, textos escritos, recogidos por los mismos que vinieron a destruirlos; por aquellos que los sucedieron; por los vencidos mismos y sus descendientes, por los portadores de otra lengua y otra religión. Por otra parte, abundancia de los objetos plásticos salvados del aniquilamiento y que, como las hierbas que desde abajo descuajan y rompen las piedras en las calzadas y los edificios de las ciudades despobladas, pugnan ahora por sacar a la luz la fuerza de sus verdade-

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

ros sentidos, a lo largo y a lo ancho de la superficie que hoy llamamos Mesoamérica. Y en textos y en formas plásticas encontraremos una concepción única y un mensaje que se ofrece a ser descifrado. En todos, en unos y otras, se revela por todas partes la presencia humana central. En aquéllos, con el señalamiento de la historia y las virtudes del hombre; en éstas, con la reproducción multiplicada de su imagen en medio de atributos que en un sentido la superan y en otro requieren de ella. Y esta necesidad que lo que está alrededor de él tiene del hombre, expresada en letras y en formas, es lo que en esencia define la índole del que puede llamarse humanismo prehispánico. Porque el hombre, al comprender la necesidad que de él tiene el mundo, sabe que él está destinado a satisfacerla. Por tanto, sabe que el mundo no está a su servicio; que no es materia explotable, sino motivo de servicio, causa de trabajos solícitos, obligación de colaborar con cuanto considera que está por abajo y por encima de él. De esta suerte, el hombre no es tirano, sino sujeto; no es destructor sino edificador de las cosas. No hay límite en la vida humana para los deberes que impone ese servicio. Porque el mayor de ellos consiste en la donación de la misma vida para mantener la existencia universal. En resolución: si en la noción occidental el universo está hecho para servir al hombre, en la noción prehispánica el hombre se hizo para servir al universo. Esto, aparte de la conciencia que del valor del hombre supone, supone a la vez conciencia del deber de la mayor humildad. El hombre no puede explotar al mundo; ha de ofrecerse al mundo en cuanto él es, en una actitud solidaria y paciente. Lejos, pues, toda postura de soberbia posesión, el hombre es poseído por el mundo, a fin de que éste cobre realidad y mantenga su armonía que, en última instancia, será la del hombre mismo, que habrá encontrado en la participación y el servicio la significación de su propia existencia. Así se sitúa el hombre en el mundo: en relación con el dios, en relación con los superiores y los

iguales, en relación con los inferiores. La definición de su postura, aquello que lo hace hombre, lo que lo consuma en su ideal humano, es la humildad, y es el trabajo constante, es la obligación de servir. Servir al dios y a los hombres todos, como individuos y como conjunto social. Si el señor sirve, han de servir también los otros, que de esta suerte se igualarán al señor, y serán sus semejantes en dignidad y deberes. Habla el hombre al dios, habla el señor, se habla a sí mismo, habla a sus hijos, habla a sus súbditos. De continúo la misma postura: el hombre no tiene, no posee; sí pertenece. El concepto concerniente a su posición central en el mundo, a su misión universal de servicio, a su función de sostenedor de los dioses e impulsor de la acción entre éstos, cosas todas expresadas en los textos antiguos de los cuales he traído algunos ejemplos, se encuentra multiplicandamente afirmado y se aclara y se aplica en la multitud de obras plásticas que, pese a la acción y al descuido de destructores parecidos, se conserva de nuestro pasado indígena. En efecto, si se examinan tales obras, desde las más lejanas hasta las más próximas al tiempo de la conquista española, en todos los espacios de la hoy nombrada Mesoamérica, se advertirá en un mayoría tan inmensa que se acerca a la totalidad de ellas, una presencia en torno de la cual se armonizan y cobran sentido todas las demás: la presencia humana. Pero es, ya lo dije, en las creaciones de estos últimos, donde se manifiesta la concepción, grandiosa y humilde a la vez, que del hombre y su destino albergaron los pueblos prehispánicos nuestros. Piénsese, así, en dos de las piezas mayores de la cultura azteca que, casi enteras, han legado a nuestros tiempos a sernos conocidas: la llamada Coatlicue, la Piedra del Sol. En ambas, una imagen central: un cuerpo de mujer en la primera; en la segunda, un rostro humano. Relacionadas indisolublemente con esa imagen, serpientes grandes y breves. Un par de serpientes inmensas formándose en un rostro y cabeza, cercando en su exterior bordes de la segunda. Serpientes, pues presencia humana.

117

Bloque 2

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

118

Y quiero ahora recordar, para comprender esa unión, a lo menos el sentido de otro texto fundamental acerca de la creación del mundo: aquel contenido en la Histoyre du Mechique: dos grandes dioses toman a una entidad de forma humana y la hacen descender a la superficie de las aguas increadas, sobre la cual ella camina. La miran los dioses, miran especialmente sus articulaciones, donde hay bocas colmilludas que muerden como bestias salvajes. Y al mirarlas se dicen: “Hay necesidad de hacer la tierra”. En diciéndolo, cada uno de ellos se trasmuta en una gran serpiente; se llegan así a la forma humana; cada serpiente la hace por un pie y una mano; la oprimen entre ambas y la dividen en dos partes; hacen con una la tierra, con la otra erigen el cielo. También en este texto se advierte: por sí solos nada pueden hacer los dioses; nada puede ser creado por ellos. Y se advierte asimismo la función del hombre: él se somete al designio divino, lo sirve incluso con su propio ser, pues admite ser usado para hacer posible que el mundo se cree. El hombre central, pues, completando a los dioses, prestando su colaboración para que los dioses adquieran la potestad de crear, trabajando para ellos, sirviéndolos. Este concepto prehispánico del hombre, por lo demás, no ha sido comprendido. Hay una noción superior del hombre, que constituye la almendra de lo que considero el humanismo prehispánico: el planteamiento del ideal del hombre que se dio en aquel mundo, por ventura, viviente y nuestro todavía. De acuerdo con esta noción, nada se crea, nada tiene acción en el mundo sin que el hombre intervenga; sin él, los dioses, el universo, quedan inmóviles o en el riesgo de destruirse mutuamente para, de este modo también, caer en la inmovilidad. La suprema perfección imaginable es atribuida al hombre por esta noción que, dada la abun-

dante multiplicidad de sus expresiones en palabras y formas tangibles, llega a constituir un sistema totalmente vigente. Y se ve cómo, en este mundo nuestro de ahora, especialmente en este país, algo podremos hacer si reclamamos como nuestra la herencia espiritual, el humanismo de los antepasados indígenas, y, en lugar de mal o bien copiar lo que nos llega de la corrupción del concepto humanista occidental, seguimos puntualmente los principios contenidos en las enseñanzas de aquéllos. Admitámoslo: en nuestra pobreza, en nuestra bajeza de suerte, en nuestra poca razón y bajo juicio, en nuestra ignorancia de quién somos, no sería lícito que nos concediéramos el derecho de disponer de lo que existe; que pensáramos que el mundo es cosa fabricada para nuestro provecho. Miremos a dónde nos ha conducido esa aberración: al hambre, y a la asfixia y a la malicia y a la ignorancia y el embotamiento de nuestras mejores capacidades. Aprendemos las palabras de otros, las decimos mal y a destiempo. Usamos en nuestro trabajo herramientas que nunca nos pertenecerán; nuestro trabajo queda mal hecho. Y nuestra posible verdad se vuelve mentirosa y acabará por desaparecer. Andamos como en sueños; como quien dormido se levanta de noche sin saber a dónde va. Despertemos, pues; sepamos lo que somos; en las palabras, en las acciones, en las imágenes que de su mundo y su ser recibimos de nuestros abuelos, aprendamos la única lección; el hombre es punto de referencia del mundo pero no como el amo del mundo, sino como parte suya con deberes solidarios. El deber de construir, para servir; la responsabilidad de todos sobre nosotros; la renuncia consciente a la comodidad física, que es muerte del crecimiento espiritual; el deber del trabajo, no sólo por respeto a los hombres, sino por el respeto a la dignidad de los demás seres que viven como nosotros, y para la vida misteriosa de las cosas. Ese respeto al aire, al agua, a la tierra y al fuego que integran los cuatro polos inagotables de nuestro mundo.

Supeditemos, en el sentido más amplio, la necesidad de comer, al deber de no matar, y olvidemos las maravillas de la civilización que ha llevado al mundo a la pugna al parecer sin posible conciliación. Olvidemos las maravillas de una técnica y que amenazan con la destrucción y a nosotros nos hostiga con la miseria. No está allí nuestro camino; no es la ciencia de los modernos que nos ofrecen la idea de salvación, sino el humanismo de los antiguos lo que nos abre una esperanza. Aquí estamos, con nuestro presente y nuestra historia. Con un pasado poderoso a enseñar-

nos las posibilidades de un futuro verdaderamente nuestro. Sirvamos pues; hagamos nuestro oficio de hombres; con la humildad de la verdadera conciencia, que es la sabiduría, aprendamos, despiertos la humilde tarea de la colaboración humana, que preservará a nuestro país y, después, a nuestro planeta, de los acometimientos de la indolencia y la soberbia.
Vea: Humanismo de Palenque. Museo Virtual. www.humanismodepalenque.unam.mx Museo Virtual de la Cosmogonía Antigua Mexicana. www.bigbangmex.unam.mx

119

La dignidad, eje de la condición humana
Juliana González Valenzuela Profesora Emérita Facultad de Filosof ía y Letras, UNAM Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana [Declaración Universal de los Derechos Humanos], ¿qué ha de entenderse por dignidad humana? ¿Qué lleva implícita la idea de dignidad, tan recurrente, tan constantemente invocada, dejando tácitos sus significados? Sabemos que la etimología latina de “digno” remite primeramente a dignus (-a —um); “dignum es sinónimo de decet” y su sentido es “que conviene a”, “que merece”; implica posición de prestigio, “decoro” en el sentido de excelencia; corresponde, en su sentido griego, a axios (άξιος), digno, valioso, apreciado, precioso, merecedor. De ahí deriva dignitas: dignidad, mérito, prestigio, “alto rango”. “Dignidad”, así, parece tener significado en varios órdenes: axiológico, ontológico, trascendental, ético y jurídico-político. En sentido ontológico puede considerarse como el valor propio del ser humano, distintivo de su especificidad, de su naturaleza propia o esencial y de su grandeza, cifrada fundamentalmente en su libertad. Dignidad, libertad y humanidad se corresponden expresamente en las concepciones del humanismo renacentista, y en especial en la tan conocida Hominis dignitate oratio (Oración sobre la dignidad humana) de Giovanni Pico Della Mirandola, donde el “supremo artesano” crea al hombre diciéndole: No te dimos ningún puesto fijo, ni un rostro propio, ni un oficio peculiar, […] para que el puesto, la imagen y los oficios que desees para ti, los tengas y poseas por tu propia decisión y elección. Para los demás [seres] hemos prescrito una naturaleza contraída dentro de ciertas leyes. Tú, no sometido a cauces algunos angostos, te la definirás según tu arbitrio. […] Te coloqué en el centro del mundo, para que volvieras […] la vista a tu alrededor y miraras todo lo que hay en este mundo. Ni celeste, ni terrestre te hicimos, ni mortal, ni inmortal para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo más a tu gusto y honra, te forjes la forma que prefieras para ti. Podrás degenerar a lo inferior […] podrás realzarte hasta los órdenes superiores de la vida por tu misma decisión.

Bloque 2

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

120

La dignidad define al hombre tanto en su ser como en su valer. El humano vale por lo que es, y es por lo que vale. Corresponde, es cierto, a la excelencia humana (la areté griega). Es la cualidad de “humanidad” que le corresponde al hombre: su humanitas; lo que le otorga su especificidad. Aquello que le distingue y le hace ocupar el centro del mundo, pero un centro móvil, capaz de ascenso o de descenso ético y ontológico. La dignidad es ciertamente una manera de comprender al hombre, de la cual deriva una manera de “tratar” al hombre; coincide con la fundamental e inquebrantable forma en que el ser humano ha de verse y asumirse a sí mismo y ha de ver y asumir a los otros seres humanos: como un fin en sí y no como medio o instrumento. Y la otra gran concepción de la dignidad humana es, manifiestamente, la de Kant. Considero que las ideas kantianas de la universalidad ética y del hombre, intrínsecamente concebido en su dignidad (Würde) trazan lo que Nietzsche llamó “línea del horizonte” para la ética, misma que, a mi juicio, no ha sido, ni puede ser, “borrada”. Incluso cabría decir que la línea imborrable del horizonte de la moralidad es la que constituye la dignidad, no sólo en términos kantianos sino también renacentistas y grecolatinos, porque es en última instancia la línea de la humanidad como tal: “[…] La naturaleza racional existe como fin en sí mismo […] Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio”. En el reino de los fines todo tiene un precio (Breis) o una dignidad (Würde). Aquello que tiene precio puede ser sustituido por algo equivalente; en cambio lo que se halla por encima de todo precio y, por tanto, no admite nada equivalente, eso tiene una dignidad […] la moralidad y la humanidad, en cuanto que ésta es capaz de moralidad, es lo único que posee dignidad [E. Kant, 1963: 84, 92-93]. Es cierto que la bioética hace referencia a otros principios, como es el de autonomía, el de respeto, integridad; y hay quien cree incluso, que

podría prescindirse del de dignidad porque queda incluido en el de autonomía, lo cual, a todas luces es una forma muy precaria de atender al problema. A mi juicio, todos estos conceptos forman más bien una constelación, cada uno de los cuales se iluminan y complementan entre sí, y si acaso, el que los vertebra a todos, es el concepto de dignidad, sobre todo si no se peca de amnesia filosófica de la tradición cultural de Occidente. Es evidente además que la idea de dignidad es correspondiente a la de respeto, particularmente de la de respeto o “estima de sí” (Rawls), inseparable de la de respeto al otro, todo otro, en tanto que humano. Es, señaladamente, un concepto de relación: se refiere, en efecto, a la forma de trato, consideración o respeto que hemos de tener para con los otros, pero también para con nosotros mismos. La dignidad se quebranta cuando el otro no es respetado en su condición de fin en sí mismo, sino como medio para otros fines. Cuando es tratado como “objeto” (“en sí”), y no como “sujeto” (“para-sí”); como cosa y no como persona, en su libertad (Sartre). Dignidad como libertad inherente al ser mismo del hombre, y dignidad como condición de fin en sí y no medio, son en síntesis las dos notas constitutivas que definen en lo esencial la hominis dignitatis. E independientemente del carácter “literario” y hasta mitológico, y no de ciencia rigurosa de la Oratio de Pico, por el contrario del formalismo de las rigurosas formulaciones kantianas (histórica y teóricamente condicionadas), ambos discursos tienen en lo esencial, a mi juicio, una vigencia y una validez indiscutibles. Cada una en su tiempo, su estilo y su alcance filosófico, alcanzan una innegable penetración en el significado fundamental de la dignidad humana (ambas en el fondo complementarias). Y aun los enfoques actuales, que prescinden tanto de consideraciones ontológicas como del racionalismo y trascendentalismo kantianos, no dejan de sumarse al reconocimiento de la importancia del concepto de “dignidad humana”, base inequívoca (aunque a la vez perfectible) de los derechos humanos.

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

MI SERVICIO A MÉXICO
sy Ana lic e se mej an za lo re s di fe re nc ia s de lo s va Y E co n que promue ve el PIFC e lo s de es te te xt o qu s se in cl uía en lo s lib ro de te xt o de 1960.
Eduardo Blanquel y Jorge Alberto Manrique

1 1..

Mi patria es México. Debo servirla siempre con mi pensamiento, con mis palabras, con mis actos. sa a

121

2 2. México necesita y merece, para asegurar su dicha y para aumentar su grandeza, el trabajo material de sus hijos y la a au moralidad de todos ellos. m

Debo ser digno, justo, generoso y útil. Así honraré a mi familia, a la sociedad en que vivo, a mi país y a la humanidad. Debo ser agradecido con mis padres y con mis maestros; reconocer los sacrificios que realizan para mi educación; hacer buen uso de los conocimientos que he recibido, y cumplir con las normas de buena conducta que se me han inculcado.

3 3.

5. Mi obligación actual es el estudio. Perseveraré en él con entusiasmo, para realizar más eficazmente cuanto mi propia vida y la de mis semejantes esperan de mí. 6.
Buscaré siempre el bienestar de los demás, los trataré con urbanidad y tolerancia, y respetaré en todos el supremo don que es la vida, protegiendo la de ellos igual que protejo la mía propia.

7.

Lucharé contra el vicio, el alcoholismo, la mentira, la deslealtad, el fraude, la violencia y el crimen. Trataré siempre por la salud f ísica y mental del pueblo mexicano, para que podamos todos disfrutar alegremente de la capacidad de sentir, de estudiar, de trabajar. Seré siempre valeroso para vencer las dificultades que surgen en la vida.

8.

9.

10. Apreciaré lo bello y lo noble, en la naturaleza, en el arte, en el pensamiento y en la conducta de las personas virtuosas. 11. Ayudaré a mis semejantes sin pretender que sobre sus libertades y derechos prive mi interés egoísta. 12. Siempre seré veraz y daré, en todo lo que haga, ejemplo de honradez de rectitud y
de sentido de responsabilidad.

Bloque 2

4.

BloqueBimestre
122

3

Platiquemos:
Respeto y aprecio de la diversidad Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad

En este bloque, el desarrollo de las competencias es amplio pues recupera y resignifica aspectos de las competencias anteriores, e introduce una serie de nociones relacionadas con la diversidad y la pluralidad que caracterizan la vida en nuestro país. A partir de la identificación de rasgos f ísicos y culturales compartidos con otras niñas y otros niños, se busca el desarrollo del sentido de pertenencia en la unidad y la diversidad de México, al tiempo que se hace conciencia del impacto de las actividades y costumbres de los seres humanos en el ambiente natural. La unidad de los mexicanos se aprecia en su historia y sus leyes. Por ello, en esta unidad se abordan, con diversas perspectivas, los símbolos que nos representan: el himno, la bandera y el escudo nacionales. En los cuadernos de p

Valentín Gómez Farias L Lucas Al á Alamán Ig Ignacio R í i Ramírez
El fomento de la educación pública fue prioridad del proyecto de nación desde su inicio.

trabajo de primero y segundo grados se inicia a las niñas y los niños en el estudio de la iconograf ía del águila y la serpiente. El respeto a la diversidad implica reconocer y comprender el derecho de cada persona y grupo social a desarrollarse de acuerdo con sus necesidades e historia, siempre respetando el marco legal que rige la vida nacional. Entre las diferencias que explora el programa, están las de género, origen étnico, lengua, tradiciones y costumbres, pensamiento, religión, edad, discapacidad y nacionalidad. Diversidad y pluralidad son conceptos diferentes. El concepto de diversidad hace referencia al número y constata que existen diferencias entre los individuos, las culturas, las especies, etcétera. La pluralidad, en cambio, es un concepto de la política que se refiere a la aceptación y la defensa, en una sociedad dada, de la diversidad de pensamientos y formas de vida dentro del marco de la legalidad. El respeto no implica la aceptación de conductas, costumbres o situaciones que violen los derechos de las personas, laceren su dignidad o constituyan faltas de equidad en el goce de derechos, en su libertad o en la aplicación de la ley. Así, se abordan problemas sociales como el maltrato infantil, la migración, la discriminación hacia los indígenas, las mujeres y los ancianos. La discriminación se aborda porque implica la negación de derechos, la falta de equidad y de igualdad, la intolerancia o la intención de explotar a algún grupo o individuo. Es, por tanto, un concepto fundamental. Las y los docentes deben evitar activamente las prácticas que impliquen discriminación, pues esta práctica se opone a los principios de la democracia y violenta la dignidad de la persona discriminada. Por ello, la formación cívica y ética, en todos sus ámbitos, debe favorecer el aprecio y reconocimiento de la diversidad y garantizar la pluralidad.

123

Justo Sierra tomando examen Ignacio Manuel Altamirano Salón de clases para niñas

Bloque 3

Sin embargo, no toda norma que distingue a un grupo es discriminación. Acerca de este punto revise el artículo 2 constitucional y la Ley para prevenir la discriminación, en Para aprender más de este libro.
124

Frecuentemente, en la práctica escolar la discriminación va aunada a concepciones estereotipadas sobre algún grupo, sexo, edad, orientación sexual o nacionalidad que se maneje en la cultura local, entre las niñas y los niños, o aun entre los maestros. Por concepción estereotipada se entiende aquella que de manera sistemática y sin cuestionamientos, por falta de conocimiento y de respeto, simplifica a tal grado que caricaturiza, y generalmente desvaloriza, a alguna persona o algún grupo. Los estereotipos suelen formularse en expresiones como “Todos los x son y”, donde “x” es algún grupo o persona, y “y” una sola característica que los define. Así, si usted trabaja en el aula en contra de los estereotipos y en pos de la inclusión y la igualdad que valoran la diversidad, estará usando las herramientas del conocimiento para una mejor formación ciudadana. Los estereotipos son simplificaciones inadecuadas que pueden subsanarse con mayor conocimiento de las personas o los grupos a los cuales se concibe muy esquemática y erróneamente. Si se aceptan los estereotipos se está violando la posibilidad de cada uno a manifestar su individualidad y sus rasgos culturales compartidos con otros de su grupo. Y más grave aún, se conculcan sus derechos. En la escuela, los apodos son una forma de estereotipo y permitir su uso puede llevar, muchas veces, a prácticas de discriminación. El respeto y la inclusión deben prevalecer en el aula y en todos los espacios escolares, incluyendo los momentos de recepción, descanso y tránsito de la casa a la escuela. De no ser así, se podrían agudizar prácticas de acoso, de intimidación, segregación y faltas de respeto que son contrarias a la educación y a los derechos humanos. Es importante establecer canales de comunicación para que sus estudiantes puedan reconocer casos de maltrato y discriminación y así, por empatía o

Biblioteca Nacional

Escuela primaria, Estado de Coahuila

A lo largo del siglo XIX se fortalecen y reciben nuevos impulsos las instituciones coloniales, y se les da carácter laico y gratuito.

por ser ellos mismos víctimas de tales prácticas, ampliar el diálogo para dar solución a tales situaciones, hacérselo saber a las autoridades escolares y a su familia, de manera que estas problemáticas puedan solucionarse y evitarse. Es imprescindible que las alumnas y los alumnos tengan la certeza de que serán escuchados y atendidos, que se aprecia su bienestar y que se actuará en forma justa y pronta para solucionar todas las problemáticas que puedan surgir y que los afectan directa o indirectamente. El desarrollo de la competencia del respeto y aprecio de la diversidad incluye cuidar, valorar y respetar la naturaleza y sus recursos mediante conocimientos y prácticas que den cuenta de la responsabilidad del ser humano para su aprovechamiento sustentable. Hoy, las competencias referidas al cuidado del ambiente son parte de la construcción de la ciudadanía global que liga al individuo no sólo a su comunidad o grupo más cercano, sino a todos los seres vivos del planeta. Es importante resaltar que en los libros de texto de sus estudiantes las definiciones de los conceptos de esta unidad fueron elaborados con la colaboración de varias instituciones, entre ellas, la Coordinación de Educación Intercultural Bilingüe de la SEP, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, el Centro de Capacitación para el Desarrollo Sustentable, la a Comisión Nacional para el Desarrollo de los s Pueblos Indígenas, la Secretaría de Gobernación, el Consejo Nacional para Prevenir la Disscriminación, el Instituto Nacional de las Mujeeres. Todo esto asegura una visión amplia y da a precisión a los conceptos manejados.

125

et o y la luch a La pl ural id ad , el re sp ac ión es tán en co n tra la di sc ri m in es en ci ales pa ra ue st ra s le ye s, y so n n que, en tre ot ro s la vida de moc rática en el pr in ci pi os, se ba sa fe re n ci as . n oc im ie n to de la s di

re co

Instituto Científico del Estado de México Instituto de Ciencias y Arte, Oaxaca

Bloque 3

Descripción de las cenefas:
Primer grado. Es importante que los estudiantes se reconozcan herederos
126

de una tradición de convivencia respetuosa. Para ello, en esta cenefa se les muestran aspectos de la maqueta que acerca del tianguis de Tenochtitlan y de la agricultura de los antiguos mexicanos se elaboraron en el Museo Nacional de Antropología. Asimismo, es posible usar esta cenefa para que los estudiantes comiencen a familiarizarse con las formas de escritura con que los antiguos mexicanos registraron su historia, sus valores y su forma de entender el mundo. Con base en el aprecio de las culturas originarias de su país, las niñas y los niños mexicanos crecerán en autoestima pues valorarán lo suyo, enriquecerán su cultura visual y plástica, como base firme para hacer propios los bienes culturales de la humanidad, en toda su diversidad y riqueza.

Seg Segundo grado. El concepto de diversidad se usa,
además, referido a la naturaleza, y también ahí la ade diversidad significa abundancia y riqueza. Se div aborda en esta cenefa la diversidad del maíz y su abo importancia para la nutrición y la cultura en Méxiim co. co Aproveche las posibilidades de trabajo transversal que esta cenefa y la sección Para aprender ve más m le abren.

Tercer grado. Desde que Alfonso Caso, en la obra México y la cultura, buscara en los productos de la agricultura americana una aportación a la cultura universal, los frutos de América se han conceptualizado como parte de su identidad. El sentido de esta cep cenefa es valorar el trabajo de incontables generaciones que cen han trabajado la tierra y, con su esfuerzo, han brindado alimentos sanos y frescos a toda la población. Esta cenefa puede me dar da pie a investigaciones sobre los productos que ahora se producen en su región, la vida de la gente del campo, sus depr rechos, la exportación y el consumo básico. Asimismo, puere den d reforzarse nociones de alimentación saludable y desarrollo con sustentabilidad. r

Cuarto grado. En esta cenefa se da cuenta de los esfuerzos institucionales por apreciar y cuidar tanto la diversidad como la pluralidad mediante leyes e instituciones dedicadas a ello, con referencia a las fechas en que se instituyeron. Se mencionan distintos tipos de museos y áreas naturales de nuestro país como invitación a conocer los de la región en que ustedes y sus estudiantes vivan. En la sección Para aprender más encontrará materiales de apoyo para que sus alumnas y alumnos conozcan, valoren y cuiden la diversidad y la pluralidad.

127

Quinto grado. Con detalles del mapa del arte popular
mexicano se quiere despertar en las niñas y los niños el interés y el aprecio por lo propio, por lo autóctono y por el trabajo manual artesanal. Éste ha caracterizado a nuestro país en el mundo, y está en riesgo de perderse si no se estimula el interés en él desde las primeras lecciones escolares. Siempre que le sea posible, propicie una visita a algún taller artesanal e inculque aprecio y respeto por esta actividad.

Sexto grado. En esta cenefa se resalta el desaf ío que
presenta en nuestra sociedad el abastecimiento de agua potable. A partir de un fragmento del interesante mural que para recibir el agua del río Cutzamala pintó Diego Rivera, e invitando a sus alumnas y alumnos a investigar más, podrá llevarlos a apreciar el esfuerzo humano y social que implica tener agua potable en el hogar y la tecnología que requiere tal esfuerzo, misma que se ha desarrollado bien en México. La relación entre conocimiento y satisfacción de necesidades sociales deberá serles más clara, para que así tengan una mayor comprensión de la necesidad de dar uso racional al agua.

Bloque 3

Para hacer
128

Decidir significa optar por una alternativa posible. Por ello, para decidir es necesario tener una idea de las opciones a la mano o susceptibles de ser creadas. Es un proceso creativo, de investigación, de reflexión que involucra las emociones, la voluntad y los valores de una persona. Se trata de un proceso formativo que no debe desperdiciarse. La vida cotidiana está atravesada por múltiples decisiones sobre muy diversos aspectos, aun en la infancia. Para la formación cívica y ética, lo interesante será crear conciencia en las alumnas y los alumnos de las consecuencias para sí mismos y para los demás de sus decisiones, es decir, de la dimensión ética y cívica de las mismas. En el proceso de toma de decisiones resulta fundamental considerar todas las alternativas que presenten los niños, aunque a una persona adulta le puedan parecer, de entrada, poco viables. Escucharlo, tomar en serio sus preocupaciones y sus propuestas será formativo en sí, porque se fortalecerá su autoestima, se desarrollará su creatividad y su capacidad de comparar y aprender de sus compañeras y compañeros. En los libros de texto, se ejemplifica el análisis de alternativas de solución de algunas problemáticas relacionadas con la vida cotidiana familiar o comunitaria de sus estudiantes. Sin embargo, como se dijo, habrá necesidad de tomar decisiones a todo lo largo del ciclo escolar, y usted puede aprovecharlas como oportunidades de aprendizaje.

Actividades didácticas sugeridas por el PIFCYE
Necesidades a diferentes edades Reflexionar acerca de las necesidades de las personas según su edad y competencia. El grupo comenta las necesidades que los niños y las niñas tienen para vivir: alimento, vestido, lugar donde vivir, salud y educación. Identifican a las personas de su familia y de la localidad, por ejemplo: los bebés, ancianos y personas con alguna discapacidad o enfermedad, que requieren de atención y cuidados especiales para cubrir estas necesidades. Buscan en la escuela y la comunidad los apoyos que existen para personas con necesidades especiales. Reflexionan que una forma de respetar los derechos de las personas es cubrir sus necesidades sin importar su edad o su condición. Si alguna niña o niño del grupo tiene una necesidad especial, el grupo se organiza para brindarle apoyo tanto en el aula como en la escuela.

Primer Grado

Cómo jugaría si pudiera participar Identificar las diferencias de género en los juegos. Niñas y niños observan los juegos y actividades que realizan durante el recreo. Los describen mediante dibujos y textos breves. Señalan en cuáles se incluyen sólo niñas o sólo niños, y en cuáles participan ambos. Se les plantean preguntas como: ¿Hay juegos sólo para niñas o sólo para niños?, ¿las niñas o los niños no deben jugar a... (el futbol, la comidita, las canicas, las muñecas)? Los estudiantes responden y explican, en cada caso, la razón de sus respuestas. Se comentan los rasgos que tienen en común niñas y niños al jugar: les gusta correr, imaginar que son personas mayores, mostrar sus destrezas, etcétera. Todo el grupo se organiza para que niñas y niños participen en los mismos juegos durante el recreo, si así lo desean.

129

Todos los seres vivos requerimos de agua Reflexionar acerca del uso del agua. En parejas, alumnas y alumnos hablan de las actividades diarias en casa y en la escuela en las que utilizan agua. El grupo identifica situaciones en que la carencia de agua afecta su bienestar. Dibujan o cuentan lo que ocurre a plantas y animales cuando no tienen agua. Para reflexionar sobre los usos del agua en la casa y en la comunidad, se describen sucesos en que los alumnos identifiquen la necesidad de cuidar el agua y propongan formas de hacerlo. La clase elabora una lista de acciones para ahorrar agua en su casa y en la escuela.

Me gusta compartir mis sentimientos patrios Identificar los aspectos que compartimos y el conocimiento de los símbolos patrios. Alumnas y alumnos dibujan la casa en que habitan con su familia, y pegan el dibujo sobre un plano, junto con otro dibujo de su escuela. Observan que su casa está en una localidad determinada, y que su escuela también forma parte de la comunidad. Investigan si todos sus compañeros viven en ésta o en otras cercanas. Describen elementos comunes entre su familia, la escuela y la comunidad donde viven, e investigan si los miembros de su familia y de la comunidad conocen el Escudo, la Bandera y el Himno nacionales.

Sugerencias para el trabajo transversal
Aprendiendo a respetar nuestro medio Indagar y reflexionar. ¿Qué recursos naturales tiene nuestra comunidad?, ¿por qué los necesitamos?, ¿cómo los aprovechamos?, ¿qué daños podemos ocasionar en el ambiente?, ¿de qué manera podemos usar y conservar los recursos del medio?, ¿tengo cuidado de no desperdiciar estos recursos?, ¿reutilizo, reciclo y reparo? Dialogar. ¿Cuánto papel, agua, madera uso y desecho diaramente?, ¿tengo cuidado de no desperdiciar estos recursos?, ¿qué acciones realizo para reutilizarlos?

Bloque 3

Segundo Grado
El comercio en la localidad: una muestra de interdependencia Analizar la procedencia de los bienes y servicios. 130 En equipos, los estudiantes analizan la procedencia y los materiales utilizados en la fabricación de objetos traídos de casa: ropa, juguetes, comida. Elaboran una lista de los lugares de donde provienen. Buscan imágenes de esos lugares en publicaciones o Internet, y de la gente que interviene en su fabricación. Investigan qué productos se fabrican en su localidad y si éstos se transportan a otras. Si es posible, visitan algún sitio donde se fabrique un producto originario de la localidad o entrevistan a alguien que transporte productos. Comentan la manera en que las personas obtienen lo necesario para vivir de la producción y del intercambio de productos. Todo el grupo elabora un mural con la información recabada y se exhibe en un espacio escolar común. Todos merecemos respeto Reflexionar acerca de las malas prácticas de burlarse o poner apodos entre los estudiantes. Cada alumna y alumno hace su autorretrato y lo coloca en un muro del aula. Después de observar los autorretratos, elaboran una lista de los rasgos que son iguales en todas las personas, y de las características que los hacen diferentes, como el tono de piel y de cabello, la práctica de ciertos juegos o deportes, o su forma de vestir, y de cómo estos rasgos nos hacen diferentes y únicos. Niñas y niños describen algún caso donde alguien hizo o recibió burlas o apodos a causa de algún rasgo especial de su persona. La valoración de estas acciones se orienta mediante preguntas: ¿crees que esté bien apodar a un niño porque usa lentes o algún otro apoyo?, ¿estás de acuerdo en sacar del juego a alguien porque es robusto o delgado? Se identifican las acciones contrarias al respeto que todas las personas merecen.

La vida en verde Identificar acciones para el cuidado del ambiente. Alumnas y alumnos investigan y describen los cuidados que requieren las plantas, y los comparan con los que requieren las personas y los animales. Señalan qué tipo de cuidados podrían brindar a las plantas y árboles que nos rodean. En equipos, recaban información sobre la importancia de las plantas en la vida de las personas y los animales, así como los riesgos de su destrucción. Pueden revisar algún texto de la Biblioteca de Aula, por ejemplo, Breve historia del mundo. Identifican el tipo de árboles y plantas que se cultivan en el lugar donde viven.

La fiesta en mi localidad Conocer las fiestas más importantes de la comunidad. Los estudiantes hacen una lista de las festividades más importantes de su localidad, describen sus características y su experiencia personal en ellas. Si es posible, se presentan videos y fotograf ías de festividades de otros lugares del país en los cuales se aprecien diferencias con las formas de celebración local. Comentan la manera en que estas celebraciones permiten a las personas convivir, divertirse y sentirse parte de una comunidad. Consultan el calendario cívico incluido en su libro y platican acerca de cómo festejan las fiestas patrias.

Sugerencias para el trabajo transversal
Diversidad en mi localidad Indagar. ¿Cómo es la gente de la localidad?, ¿todas las personas tienen la misma forma de vestir, de construir sus casas, de hablar?, ¿qué comunidades existen en la localidad?, ¿podemos ver esta diversidad en la escuela y en nuestro grupo? Dialogar y reflexionar. Discutir que dentro de la localidad se comparten prácticas sociales similares pero, además, hay diferentes costumbres, tradiciones y formas de vida entre sus habitantes.

Tercer Grado
Agua para todos Comprender la necesidad de cuidar el agua. Alumnos y alumnas describen las necesidades que se satisfacen con el agua. Observan imágenes de comunidades que tienen problemas de abasto de agua, y dialogan sobre sus implicaciones en la calidad de vida de las personas. Investigan con familiares y vecinos de dónde viene el agua potable que llega a sus casas, y trazan en un mapa de la localidad, del municipio o de la entidad, la ruta que sigue para llegar a sus hogares. Identifican la fuente principal de recarga natural del agua de la región. Analizan la importancia de la vegetación para que exista agua en una localidad. Valoran el esfuerzo social de llevar el agua hasta sus casas. Discuten si es justo que unas personas desperdicien el agua mientras otras carecen de ella. Proponen medidas para cuidar la vegetación, para evitar el desperdicio y la contaminación del agua, y las difunden en un periódico mural. Vivir sin dañar el ambiente Formular medidas para impulsar el equilibrio ambiental. En equipos, investigan los elementos que conforman la riqueza natural del lugar. Identifican los recursos naturales deteriorados y las causas de este daño: sobreexplotación, contaminación, empobrecimiento, abandono, relacionando estos aspectos con las actividades económicas de la entidad federativa. Plasman esta información en un dibujo, mapa o maqueta, marcando con colores las condiciones del medio: verde para los recursos en buen estado, amarillo para aquellos en proceso de deterioro y rojo para los que están deteriorados. Los cuerpos de agua también se distinguen con colores: amarillo para los ríos secos, gris para los contaminados y azul para los limpios. Elaboran carteles y los pegan en su escuela. En ellos proponen medidas para impulsar el equilibrio ambiental en la localidad y en la entidad federativa, de modo que involucren a la población y a las autoridades. 131

En equipos, los estudiantes comentan cómo las diferencias entre las personas enriquecen la convivencia en el juego y el estudio. Cada equipo presenta algún ejemplo de la diversidad humana: formas de hablar, vestir, celebrar, jugar o pensar. La clase discute y cuestiona situaciones de discriminación entre las personas, y todos comentan si han participado en la escuela en alguna situación así, ya sea durante el juego o el trabajo en el aula. Formulan propuestas para integrar y apoyar a las niñas y niños que viven algún problema de rechazo o exclusión en las escuelas.

En equipos, los estudiantes entrevistan a familiares y vecinos para indagar si son originarios de la entidad, de otros lugares del país o del mundo. En grupo, analizan la información recabada y elaboran una monograf ía acerca de la diversidad cultural en su entidad federativa. Los equipos eligen una de las comunidades identificadas y profundizan en la exploración de su lenguaje, fiestas tradicionales y principales actividades económicas. Exponen ante su grupo la importancia de que en su entidad federativa y en el país vivan personas y comunidades diversas.

Sugerencias para el trabajo transversal
Por un trabajo equitativo Indagar. ¿Qué trabajo se requiere en casa?, ¿quién o quiénes lo llevan a cabo?, ¿todos los miembros de mi familia participan en el quehacer de la casa?, ¿qué actividades realizan los hombres y las mujeres de mi localidad? Dialogar y reflexionar. Discutan y valoren la importancia de que mujeres y hombres tengan iguales oportunidades de participación en diversas actividades. Cuestionen las actividades que tradicionalmente se asignan a hombres y mujeres.

Bloque 3

Las diferencias nos enriquecen Apreciar la diversidad entre las personas en su localidad.

Nuestra aportación a la diversidad Reflexionar acerca de la importancia de la diversidad cultural de nuestro país.

Cuarto Grado
México y sus expresiones culturales Reflexionar acerca de la diversidad y la vida social armónica. 132 Alumnas y alumnos describen algunos de los acontecimientos que se celebran en su familia y la forma en que se realizan: nacimientos, cumpleaños, bodas, quince años, el Año nuevo, las posadas, el Día de muertos. En equipos comentan la importancia que estas fiestas tienen para su familia. Investigan algunas de las principales festividades celebradas en su localidad o en otras comunidades, de carácter cívico, cultural, artístico o religioso. Describen con dibujos, fotograf ías u otros recursos visuales el acontecimiento, la forma en que se celebra y las razones que se tienen para ello. Integran en equipos lo que han investigado y lo presentan al grupo, resaltando la diversidad de costumbres y formas de pensar que se expresan en estas celebraciones. Mujeres y hombres trabajan por la equidad Analizar los cambios en la forma de vida de mujeres y hombres de su localidad. Se proyecta en clase una película o se escucha una canción de más de cuarenta años, en las que se destaque el rol de género asignado a hombres y mujeres: tipo de actividades a las que se dedican, comportamientos y actitudes esperadas. Niñas y niños entrevistan a mujeres mayores de 50 años, tías, abuelas o vecinas, acerca de los cambios que ha habido en la vida de las mujeres, como tener un empleo remunerado, la misma oportunidad que los hombres para ir a la escuela y participar en asuntos públicos. La información procedente de estas entrevistas puede enriquecerse con algunos datos recientes sobre educación y empleo de las mujeres en México y en su entidad, consultando la página electrónica del Instituto Nacional de Estadística y Geograf ía (ineg).

Mejorar el ambiente Identificar estrategias para mejorar las condiciones del medio ambiente. Alumnas y alumnos leen y comentan reportajes de periódicos, revistas o Internet acerca del problema ambiental de la basura. El docente interviene para orientar la discusión sobre el problema: en qué consiste, cuáles son las causas, quiénes son los responsables, qué consecuencias tiene en los seres humanos y otros seres vivos, y qué se puede hacer para mejorar la situación. Los alumnos investigan cuál es el destino de los desechos producidos en la comunidad y organizan en la escuela una campaña para aplicar el programa de las tres erres: reduce, reutiliza y recicla.

México: una sociedad respetuosa de la singularidad y la pluralidad Analizar las diversas formas de vida y de pensamiento que se expresan en la comunidad. En equipos, se escenifican los siguientes casos: los habitantes de una comunidad rechazan a alguien por ser madre soltera; ser portador de una enfermedad de transmisión sexual; tener una creencia diferente a la de la mayoría; hablar una lengua indígena; tener rasgos f ísicos distintos de los de la mayoría, o ser pobre. El docente explica al grupo la definición de discriminación que se da en el artículo 4° de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, y qué derechos se violan en los casos representados.

Sugerencias para el trabajo transversal
Condiciones actuales de los grupos étnicos en México Indagar. ¿Cuáles son las lenguas indígenas más habladas en México y cuántas personas las hablan?, ¿quiénes habitaban el país antes de la llegada de los españoles? Dialogar y reflexionar. Identifiquen cómo se expresa nuestra raíz indígena en el lenguaje que usamos, los alimentos que comemos, la música y las fiestas que tenemos los mexicanos. Discutan por qué es contradictorio sentirnos orgullosos de las culturas mesoamericanas y al mismo tiempo menospreciar a los indígenas actuales. ¿Qué dice nuestra Constitución Política en el artículo 4º con respecto a la población que forma parte de nuestro país?

Quinto Grado
México es un país con diversas raíces Identificar las condiciones que han dado origen a la diversidad cultural en México. Alumnas y alumnos buscan información sobre aspectos de nuestra historia que explican la diversidad de nuestra sociedad: la presencia indígena original, la llegada de los europeos, diversos procesos de mestizaje, el traslado de esclavos africanos y migraciones diversas de Asia y de otros continentes. Presentan ejemplos de las manifestaciones de esta diversidad en nuestros días: las formas de hablar, de organizarse para subsistir, de construir viviendas, de preparar alimentos, de cuidar y proteger a los niños, de relacionarse con el medio natural, de ayudarse ante los problemas, etcétera. Identifican aspectos de la diversidad cultural que contribuyen al desarrollo del país; por ejemplo, la manera en que se entrelazan vocablos indígenas con el español o la presencia del maíz y su combinación con diversos alimentos. Elaboran un mural en el que se exponga la diversidad cultural de su comunidad. Diversidad contra discriminación Identificar situaciones en las que se muestra discriminación e intolerancia. Los estudiantes discuten situaciones de discriminación e intolerancia en diversos ámbitos. Por ejemplo, en el trabajo, ¿se valora y se remunera el desempeño de las mujeres y de los hombres de la misma manera?; en la familia, ¿se toma en cuenta la opinión de niñas y niños?; en la escuela, ¿se utiliza el patio escolar de forma equitativa entre niñas y niños durante el recreo?; en la comunidad, ¿qué actitudes manifiesta la gente hacia las personas portadoras del vih-sida? El docente ayuda a sus alumnas y alumnos a identificar las instituciones que se dedican a prevenir la discriminación. Exploran si en los medios de comunicación al referirse a las diferencias de género, edad, etnia, religión, discapacidad, orientación sexual, lo hacen con respeto o con intolerancia y discriminación. Identifican algunas medidas dirigidas a que se valoren positivamente las diferencias entre personas y grupos. 133

La diversidad natural de México en riesgo Reflexionar acerca de la responsabilidad de los seres humanos en la destrucción del medio ambiente. Alumnos y alumnas investigan el tipo de vegetación y fauna actual de la comunidad donde viven, si hay especies animales o vegetales que hayan desaparecido y las posibles causas de ello; también investigan qué es un área natural protegida y cuáles de éstas se han creado en su entidad. Intercambian y comentan los resultados de su investigación. De acuerdo con los problemas identificados, formulan propuestas que estén a su alcance para cuidar, valorar y evitar la extinción de especies animales y vegetales del país y del planeta.

Nuestras leyes y la diversidad cultural Valoración de la diversidad cultural del país. En equipos, recaban información sobre la población que habita en comunidades indígenas en nuestro país: su distribución en los estados de la República y la cantidad de hablantes de lengua indígena. Niñas y niños redactan un texto individual en el que describan las costumbres que tienen y que proceden de su etnia o de algún grupo étnico de la comunidad o la entidad. Leen el artículo 2º constitucional y aportan ideas sobre cómo los pueblos indígenas contribuyen a la cultura nacional.

Sugerencias para el trabajo transversal
Personajes de televisión Indagar y reflexionar. Registren el tipo de publicidad que presenta la televisión en diferentes horarios, identificando los mensajes predominantes en la barra infantil, las telenovelas y los programas deportivos; las características f ísicas de niños, jóvenes, adultos, ancianos, indígenas, hombres, mujeres, personas con alguna discapacidad, y los contextos y situaciones en que aparecen. Dialogar. Comenten si se identifican o no con los estereotipos que presenta la publicidad. ¿Los rasgos de las personas que aparecen son como los de todos los mexicanos?

Bloque 3

Sexto Grado
Los retos de la diversidad Analizar las diferencias culturales. 134 En equipos, alumnas y alumnos elaboran una línea del tiempo en la que se presentan momentos de la historia de México y del mundo, y el encuentro entre grupos humanos diversos: las rutas comerciales del Viejo Mundo; las Cruzadas, los viajes de descubrimiento, el descubrimiento de América; las colonizaciones española, portuguesa, inglesa y francesa en América; el traslado de africanos como esclavos a las colonias americanas. Niñas y niños investigan la tensión entre las formas en que los europeos impusieron su estilo de vida y de organización a los pueblos colonizados, y la manera en que las culturas indígenas ofrecieron resistencia. Identifican los rasgos de esta tensión en el lenguaje, las comidas y las instituciones comunitarias actuales. Elaboran un collage, con recortes de revistas, o un periódico mural para ilustrar la diversidad étnica y cultural de nuestro país. Diferentes tipos de discriminación Identificar casos de discriminación. Alumnas y alumnos exploran en la prensa escrita noticias sobre problemas de rechazo o discriminación en nuestro país y en el mundo. Conjuntamente hacen un cuadro en el pizarrón donde clasifiquen las noticias según el tipo de discriminación que se ejerza: por discapacidad, género, religión, edad, por pertenecer a una comunidad indígena, por preferencia sexual, por emigrar o inmigrar. Comentan e identifican las razones por las que se rechaza o discrimina a las personas. En equipos, buscan en el entorno próximo ejemplos de personas hacia las cuales se muestren actitudes de rechazo y discriminación afines a alguno de los tipos clasificados. Comentan las ideas que expresa la gente como justificación de su rechazo, y discuten las características de este menosprecio. Organizados en equipos, inventan una obra de teatro donde representan por qué la discriminación debe ser eliminada, y por qué toda persona tiene derecho a que sea reconocida su dignidad humana.

Contribuir al desarrollo sustentable Reflexionar sobre las acciones necesarias para el respeto al medio ambiente. Alumnas y alumnos reconocen en su comunidad los principales problemas ambientales que la afectan: basura, contaminación del agua, del aire, del suelo, plagas, erosión, derrame de sustancias químicas. Investigan qué es el desarrollo sustentable y qué medidas pueden aplicar en la escuela para ponerlo en práctica. En equipos, formulan proyectos, por ejemplo, para separar la basura que se produce en la escuela, aprovechar mejor el agua, consumir en la cooperativa alimentos no industrializados, proponer cultivos que mitiguen la erosión y la deshidratación del suelo, y reflexionan sobre los beneficios presentes y futuros de estas acciones.

Repensando costumbres: prejuicios y estereotipos Identificar los conceptos de prejuicio y estereotipo. Alumnas y alumnos comentan las imágenes que se presentan en los medios de comunicación sobre las personas mayores, los habitantes de comunidades indígenas, las mujeres y las personas con discapacidad. Pueden llevar recortes de revistas o periódicos, grabaciones de audio o video para analizar los rasgos que se les atribuyen y si corresponden a la realidad. Consultan el significado de las palabras estereotipo y prejuicio. Comentan la manera en que los estereotipos y los prejuicios simplifican las características de las personas y las hacen objeto de rechazo o burla.

Sugerencias para el trabajo transversal
Dialogando entre culturas Indagar y reflexionar. ¿Qué vínculos mantengo con mi familia y mis amigos y amigas en la comunidad? ¿Qué semejanzas y diferencias reconozco en personas de otros lugares de México y del mundo? ¿Puedo identificarme con personas que son diferentes en sus creencias, formas de vida, tradiciones y lenguaje? ¿Por qué es importante el respeto a las diferencias? Dialogar. Comentar sobre distintas formas de vida, y los estereotipos que se pueden tener de éstas.

Ejemplo de secuencia didáctica
Bloque 3 Cuarto grado
“México: país diverso y plural”
135

Competencias:

Respeto y aprecio de la diversidad Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad
Propósitos:
Investigar diferentes tradiciones y expresiones culturales que dan muestra de la pluralidad de pensamientos y formas de vida que existen en nuestro país y que demandan un trato respetuoso. Cuestionar situaciones de discriminación y falta de equidad al reconocer que degradan la dignidad de las personas. Participar en acciones tendientes a evitar el deterioro ambiental y promover un uso sostenible de los recursos.

México: un mosaico cultural

Actividad transversal

El grupo, con la orientación docente, hace un recuento de las festividades que se realizan en su familia y su comunidad, y elige alguna que dé señas de identidad a la comunidad donde viven. Describen, entre todos, los elementos importantes de la celebración. Reflexionan sobre la importancia de las fiestas para fortalecer lazos de unión entre los habitantes, así como su sentido de identidad y pertenencia. Elaboran un dibujo, una maqueta o un diorama sobre una de las fiestas representativas de su localidad. En la sección Para aprender más, leen “La fiesta de Chepetlán”, poema de Vicente Riva Palacio, en el cual se relata cómo insurgentes y realistas se unen en una celebración, posteriormente relacionan los elementos de la fiesta con los elementos que identificaron en la celebración estudiada anteriormente, buscando semejanzas y diferencias. Averiguan elementos de las biograf ías de Vicente Guerrero y Vicente Riva Palacio, y escriben una reflexión en su cuaderno sobre cómo estos personajes contribuyeron a una mejor manera de vida para todos los mexicanos. Visitan un taller de artesanías de la región.

Bloque 3

México: una sociedad respetuosa de la singularidad y la pluralidad

136

En voz alta, el grupo lee, tomando turnos, las dos primeras páginas de la sección Platiquemos de su libro de texto. La o el docente hace pausas en la lectura para relacionar el texto con la experiencia de sus estudiantes y la actividad transversal. Con apoyo de la sección Para aprender más, se explora el mapa de diversidad lingüística del INALI, se invita a los estudiantes a averiguar a qué corresponden estas siglas, y a aprenderse la frase “México es de todos los mexicanos” en alguna lengua indígena. Averiguan de qué familias lingüísticas son las lenguas que se hablan en su entidad federativa y realizan una investigación acerca de algún aspecto de la vida y la cultura de los grupos que hablan tales lenguas. Se ordena la investigación en fichas para realizar un periódico mural o una conferencia.
Ambiente en equilibrio

A invitación del docente, la clase lee en silencio la cenefa relativa al resguardo del patrimonio cultural y natural. En grupo se discute qué contendría un museo que quisiera mostrar, cuidar y estudiar el patrimonio del lugar donde viven, qué área natural cercana protegerían y cómo. Se espera alentar al alumnado a crear un pequeño museo de aula, con la colección que ellos elijan (estudiar la técnica formativa al respecto). Con apoyo del mapa de la biodiversidad en México, ubican el lugar donde viven e identifican alguna especie que conozcan. Con la guía de la cenefa del bloque 4 y, de ser posible, la página de Internet de la Conabio, identifican alguna especie protegida o en peligro de extinción de su entidad federativa. El grupo elabora nuevas fichas para su diccionario con las nociones que les han resultado nuevas o útiles dentro de las discusiones que han realizado. Por ejemplo, aliéntelos a entender y usar el adjetivo “endémico” para hablar de animales de México que se muestran en lel bloque 4. Llevando a cabo una inspección del camino de la casa a la escuela, los estudiantes identifican los problemas que crea la basura, y la relación del manejo de la basura con la conservación de la salud y del ambiente.
Mujeres y hombres trabajan por la equidad

El grupo habla de la discriminación de la cual han sido testigos, buscando acercarse al concepto. Se usan los párrafos relevantes del texto de la sección Platiquemos para dar mayor precisión al concepto que va construyendo el grupo. Se analiza la equidad en el salón de clases y en el patio de recreo, según las experiencias de las alumnas y los alumnos, y se analiza si los actos que plantean son de discriminación. Investiguen en el texto “Héroes y heroínas: guías de valor” de la sección Para aprender más, la vida de cada uno de ellos y cómo lucharon por la equidad.

Evaluación
Evidencias
Comentarios de algunas fiestas familiares y de su comunidad Dibujo, maqueta o diorama de una festividad Lista de semejanzas y diferencias entre la fiesta de Chepetlán y la descrita de su localidad Investigación de la biografía de Vicente Guerrero y Vicente Riva Palacio Reflexión sobre la vida de esos personajes y su contribución a la vida en México Comentarios en clase de sus observaciones sobre equidad en el aula y en el patio escolar
137

Investigación del significado de las siglas INALI Investigación de las lenguas que se hablan en su comunidad y a qué familia lingüística pertenecen Investigación de la vida y cultura de quienes hablan esas lenguas Periódico mural o conferencia con sus investigaciones sobre las lenguas indígenas Concepto de discriminación Ficha sobre alguna especie animal en peligro de extinción Lista de problemas que ocasiona la basura en su comunidad y algunas soluciones Museo de aula

Recuerde: Comente con los padres de familia los aspectos de la autoevalu ación para que orienten las accion es de sus hijos acerca de ellos.

Bloque 3

Investigación de héroes y heroínas que lucharon por la equidad

Aprendizajes esperados, Bloque 3
138

Respeto y aprecio de la diversidad Sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y a la humanidad

1er. GRADO
• Describir y respetar semejanzas o diferencias entre las niñas y los niños. • Identificar efectos negativos o positivos sobre el ambiente que producen las personas en el lugar donde vive. • Manifestar respeto por los símbolos patrios que comparte como mexicano. • Respetar a personas y grupos en la convivencia cotidiana.

2do. GRADO
• Identificar las diversas manifestaciones culturales que se presentan en su localidad. • Reconocer el beneficio que tiene para los niños y las personas adultas el cuidado del medio en su localidad. • Describir algunas formas de interdependencia entre personas de distintos lugares. • Cuestionar palabras o frases que se utilizan con tono discriminatorio ante diversas personas en los grupos en los que participa. • Argumentar por qué los seres humanos necesitamos de todos para satisfacer necesidades básicas. • Proponer formas de convivencia equitativas en la escuela donde se respeten distintas maneras de ser y pensar.

3er. GRADO
• Describir necesidades compartidas entre las personas de distintos ámbitos, desde la familia, la localidad y el estado. • Identificar y relatar algunas costumbres o tradiciones que caracterizan a su familia, a su localidad y a su entidad. • Reconocer y describir rasgos de un ambiente equilibrado y de un ambiente deteriorado. • Proponer acciones que involucren la participación de las niñas y los niños para cuidar el ambiente en su localidad. • Argumentar contra situaciones de inequidad y discriminación que observa en su entorno. • Exponer razones por las que niñas y niños deben recibir un trato equitativo.

4to. GRADO
• Identificar y relatar diversas manifestaciones de tradición cultural, partiendo de las que están presentes en la familia, en su localidad y en localidades cercanas. • Describir acciones realizadas por mujeres y hombres en busca de mayores condiciones de equidad. • Describir algunas situaciones de la vida cotidiana en las que se observen oportunidades de desarrollo equitativas para mujeres y hombres tanto del medio urbano como del rural. • Distinguir situaciones que se presentan en la actualidad y que dan cuenta de un trato no inequitativo en cuanto al acceso de oportunidades de desarrollo para niños, adolescentes, mujeres, indígenas y adultos mayores. • Distinguir aspectos que manifiestan la riqueza cultural de la entidad y del país. • Debatir y exponer sus puntos de vista acerca de la falta de equidad y discriminación que degradan la dignidad de las personas y sus derechos. • Proponer algunas medidas que contribuyan a mantener el equilibrio del ambiente natural y social, así como evitar el deterioro de los recursos.

5to. GRADO
• Identificar los factores que contribuyen al desarrollo de las relaciones de interdependencia entre las personas y los grupos sociales, la prestación de servicios y el intercambio de bienes de consumo. • Reconocer en la convivencia cotidiana la presencia de los principios de equidad y de justicia. • Conocer y valorar características de los diversos grupos étnicos del país, así como su aportación cultural. • Participar en actividades que muestren y promuevan valores culturales dentro de su contexto próximo.

6to. GRADO
• Formular opiniones sobre las relaciones de interdependencia social que generen situaciones de inequidad y de injusticia. • Manifestar posturas de rechazo ante situaciones de discriminación y racismo que se presentan en la vida cotidiana y aquellas que promueven los medios de comunicación. • Participar en acciones individuales y colectivas que promueven el cuidado de la salud, el agua, el suelo, el aire, las plantas y los animales del planeta. • Comparar las expresiones culturales de los grupos étnicos de México y cuestiona tradiciones y costumbres que afectan la dignidad de las personas y los derechos humanos. a

139

Bloque 3

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

PAR A A P R E N D E R MÁS
Lecturas para el docente

140

d Género y equida
Esther Corona Vargas Presidenta de Relaciones Internacionales de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) S) En fechas recientes el término género ha adquiirido carta de naturalización en el lenguaje proofesional y a veces en el lenguaje cotidiano. Sin in embargo con frecuencia se usa sin una plena na a comprensión de su significado e implicaciones. s. Más aún, a menudo se utiliza como sinónimo de sexo. El término sexo se refiere al conjunto de características biológicas que categorizan a los individuos como hembras o machos de una especie; hombres o mujeres en el caso de la especie humana. El término género ha sido sujeto de diferentes conceptualizaciones desde la época en que comenzó a ser utilizado como un instrumento de análisis y una categoría de estudio en las últimas décadas del siglo XX. Sin embargo, todas las conceptualizaciones concuerdan en que se refiere a una dimensión socialmente construida relativa a atributos económicos, sociales, políticos y culturales y asociadas al hecho de ser hombre o mujer, incluyendo las ideas y prácticas socialmente determinadas de lo que significa ser hombre o mujer. Es un sistema o red de creencias, actitudes, valores, formas de comportamiento y maneras de ver al mundo que se aprenden desde el nacimiento, a través de la familia y en general de la sociedad, y que son diferentes según la asignación que se haga al nacer como hombre o mujer. El género alude a las diferencias entre los papeles y responsabilidades asignados a hombres y mujeres que se han transformado a lo largo del tiempo y la geograf ía. Es cierto que en casi todas las sociedades se da diferente valoración a hombres y mujeres siendo, por lo general, éstas devaluadas y aquéllos sobrevaluados. Esto hace que las relaciones entre hombres y mujeres no sean equitativas, que estén envueltas en las ma-

los En este text o se expl ica la dife renc ia ent re ro, térm inos, sexo, de carácter biológico, y géne como una cons truc ción cult ural del sign ifica do de ser hom bre o ser muje r. Se insis te en la imp orta ncia de actu ar en pos de la igua ldad ent re los géne ros y la equidad como prin cipio de just icia soci al.

nifestaciones de poder y que expresen múltiples desigualdades en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, el término género no se refiere sólo a las mujeres, sino que es una categoría relacional que alude a la construcción sociocultural de funciones y relaciones entre los hombres y las mujeres. Es un elemento constitutivo de las relaciones sociales además de otras características generadoras de desigualdades tales como la edad, la etnia, los niveles socioeconómicos con los que interactúa. Las relaciones de género son determinantes en la vida de los individuos y componente fundamental de la urdimbre social. En la construcción del género intervienen preponderantemente las familias. Durante la infancia y la adolescencia la familia tendrá un papel fundamental en la configuración del género, no sólo a través de las observaciones y el trato directo con los familiares, también las niñas y los niños por su parte aprenden a través de la observación de las relaciones de género que desarrollan las personas adultas entre sí. Estas relaciones pueden ser más o menos equitativas y se expresan en diferentes formas de la vida cotidiana ante la presencia de los pequeños. Un ejemplo es la división del trabajo entre la madre y el padre; si el padre comparte o no el cuidado de las hijas y los hijos o realiza algunas tareas del hogar; si la madre se dedica exclusi-

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

vamente al trabajo de la casa o si trabaja afuera y además realiza ella sola, cuando regresa, el trabajo doméstico. Las responsabilidades que se dan a los hijos también son importantes; veamos si las hijas sirven la mesa a sus hermanos varones, o bien ellas ayudan con el trabajo doméstico; idealmente éste es repartido entre todos los miembros de la familia en forma equitativa. Otra institución fundamental en la formación y consolidación del género es la escuela; tanto a través de los conocimientos que se transmiten en las aulas como en la interacción entre docentes y alumnado y éstos entre sí. Este proceso ocurre en muchos casos de forma no planeada, inconsciente. Se puede encontrar de manera implícita en los juegos y rondas de los preescolares, en las actividades propuestas por los libros de texto, en los comentarios del personal docente y en las labores asignadas a niñas y niños. Es evidente que el profesorado trata de manera diferente a niños y a niñas, se estimula y disciplina a unos y otras en forma diferente y en la interacción con el grupo ponen en juego estereotipos de género referidos a las características tanto intelectuales como emocionales de cada sexo. La construcción del género puede ser modificada hacia la configuración de relaciones igualitarias y equitativas. La Organización de las Naciones Unidas ha reconocido el carácter

fundamental de la igualdad de género para el desarrollo, al incluirla en el Objetivo 3 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se refiere específicamente a:
141

Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Este objetivo se refiere al término “igualdad de género”. No obstante, también se ha usado con frecuencia el término equidad. En algunos casos, equidad e igualdad se usan indistintamente. La igualdad se ha definido como el tratamiento igualitario para las mujeres y los hombres en las leyes y las políticas, y el acceso igualitario a los recursos y los servicios dentro de las familias, las comunidades y la sociedad en general (OMS, 2001). En otras palabras, la igualdad de género exige que hombres y mujeres disfruten por igual de los bienes, las oportunidades, los recursos y las recompensas que se valoran socialmente. La equidad de género es un principio de justicia social que reconoce las diferentes necesidades y características de los géneros. Estas diferencias deben ser identificadas y atendidas de modo que se rectifique el desequilibrio y la desigualdad entre hombres y mujeres. De esa forma la equidad conduce a la igualdad. El potencial transformador de los profesionales de la educación es fundamental para lograr cambios hacia la justicia y la equidad de género.

No hagáis daño a los árboles
María Enriqueta Camarillo y Roa Rosas de la Infancia Muchos de los chiquillos que pasan frente a mi casa se detienen bajo el sauce pantanoso en la orilla de la acera. Es un viejo sauce un poco triste, que deja caer sus ramas con desaliento. Pero esos chiquillos alegres como pájaros, no comprenden las tristezas del viejo árbol, y sólo se detienen junto a él para tajar con sus cortaplumas pedazos de aquel indefenso tronco, y para arrancar y estrujar las ramas que están a su alcance. Repruebo la conducta de esos chiquillos sin corazón que vienen a molestar al pacífico sauce vecino. Debemos amar a los árboles, debemos verlos como si fueran nuestros hermanos, porque los árboles se parecen a los hombres. ¿No sabéis que, como ellos, tienen virtudes, defectos, cualidades, pasiones, bondad?... Si así no lo creéis leed con cuidado lo que sigue.

Bloque 3

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

Los árboles, curan, cantan, matan, se quejan, se retuercen de desesperación, se yerguen con altivez, se abaten, tiemblan, se levantan desafiando el rayo, caen mortalmente heridos por él…
142

Los árboles se enferman, sufren con el frío, se alegran con la primavera. Ved ese saúco que se asoma por el bardal vecino; sus ramas se han extendido ansiosamente sobre la tapia, y cuelgan hacia el ajeno huerto. ¿Quién al ver este árbol en esa actitud de ansiedad, asomándose a otro jardín que no es suyo, quién dejará de exclamar: “He aquí un árbol curioso que desea observar lo que sucede fuera de su casa”? Ya lo veis; este árbol tiene el defecto de la curiosidad; no me negaréis que es un árbol curioso. Y si pidieseis ver el saúz de mi calle diréis: “¡Qué árbol tan triste!... ¿Cuál será la pena?... ¿Será que está solo? ¿Será que ya está cansado de vivir y desea la muerte?... ¿Querrá cambiar de sitio? ¿Quisiera estar mejor a la orilla de algún arroyo o de algún estanque?... ¿Tiene alguna nostalgia?” Y después de haceros todas estas preguntas, acabarías por decir así: “sea la que fuere su pena, lo cierto es que ese árbol sufre”. Ya lo veis: los árboles padecen. En las llanuras de los Andes, hay árboles que matan. El viajero fatigado que al amor de la amplia sombra ofrecida por aquel follaje, se detiene a reposar allí, suele no despertar jamás. El árbol mano, el árbol asesino, se ha aprovechado del sueño del viajero para matarlo. Su sombra fatídica ha helado la sangre del caminante en sus venas, y éste no volverá a abrir los ojos a la luz. Por fortuna, los árboles asesinos son contados, y sólo se encuentran en parajes escondidos y salvajes, por donde casi no deja huella la planta humana. En cambio los árboles buenos abundan en todas partes. No importa que sean curiosos y que se asomen al cercado ajeno, si al acercarse a él, dejan caer de sus ramas el perfume exquisito y la blanquísima flor.

Los árboles son dadivosos; pueden dar en frescura y pueden dar calor. Frescura, con su divina sombra movible, que teje encajes en el suelo; calor, con sus olorosos leños que se retuercen alegremente en la chimenea, durante las noches invernales, mientras llora el viento en la calle y teclea la lluvia en los cristales del balcón. Los árboles hacen tanto como los doctores. Saben curar. ¿No habéis oído hablar del yolozóchitl? Este árbol gigante enamorado del cielo, ofrece cada año sus nevadas flores para que con ellas alivien su mal del corazón a quienes lo padezcan. La flor del naranjo, el azahar, cura los nervios. El esbelto eucalipto alivia a los que sufren del pecho. El saúco calma los dolores de la cabeza. La flor de tilo alivia a los neuróticos. ¿Queréis más ejemplos? Hay árboles que se dejan caer a la orilla del camino para ofrecerse como bancos. Estos árboles son piadosos y sin brillo, ¿no tienen sed? Sí; la tienen infinita. Estos árboles suspiran por el agua y cuando la primera lluvia cae sobre de ellos los veréis contentos, extender su follaje, ávidos del frescor de las gotas, y sonreír con el brillo de sus hojas y con el verde tierno y nuevo de sus follajes. Los árboles son susceptibles, como nosotros de pesar y alegría. Si no los regáis, morirán, si no los cuidáis, enferman; si los maltratáis, no tendrán bellezas; si los consideráis pagarán, vuestro cariño, con flores, con frutos, con perfume. Los árboles nos miran y nos observan, como nos miran y nos ven los hombres, sólo que aquellos que no son ingratos ni parciales como suelen ser éstos, y así, saben pagar nuestros actos con rectísima justicia. Ya veis que los árboles son también jueces. Cuidaos, pues, de que ese juicio imparcial que los árboles formulen sobre vosotros, resulte desfavorable y malo. Hay que amar a los árboles para que todo lo que ellos piensen de nosotros sea igualmente bueno, bello y amable.

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA RA RA

ntal adanía ambie La ciud
Édgar González Gaudiano Universidad Autónoma de Nuevo León ón Premio de Educación Ambiental 2006 06 Desde su aparición, el concepto de ciudadanía adanía es controversial. Ha sido abandonado y recuperado en varias ocasiones a lo largo de la historia. En años recientes fue nuevamente rescatado por el lenguaje sociológico y político toda vez que pretende integrar las exigencias de justicia y de pertenencia comunitaria. Actualmente, las demandas ciudadanas forman parte de las plataformas partidistas (desde la vivienda y el medio ambiente, hasta el ejercicio de libertades democráticas), por lo que “ciudadanía” se ha convertido en una noción polisémica dentro de la práctica política y ha adquirido una creciente importancia dentro de los procesos educativos en virtud de que las cualidades y aptitudes ciudadanas operan al mismo tiempo como instrumentos de control y cambio social. Con este breve instrumental intentaremos abordar el concepto de ciudadanía ambiental. Se trata de un concepto poco común en lengua castellana, si bien en los países angloparlantes ha venido usándose, sobre todo a partir de la década pasada. El uso más común describe a un ciudadano ambiental como alguien que ha aceptado la responsabilidad de cuidar el ambiente y se compromete a actuar en consecuencia. Dicho de otro modo, un ciudadano ambiental es toda persona comprometida a documentarse sobre los problemas y asuntos ambientales que afectan nuestra calidad de vida, por lo que se involucra con la acción ambiental responsable, en lo individual y colectivo. Como puede verse, el concepto de ciudadanía ambiental se relaciona con la concientización y el desarrollo de capacidades para actuar apropiadamente en relación con la protección del ambiente. Esto es, ser un ciudadano ambiental no sólo implica estar bien informado de los problemas, sino saber cómo y cuándo actuar para prevenir o corregir aquellos asuntos y problemas que afectan nuestra calidad de vida. En la actuación se debe saber distinguir qué deberes y obligaciones

a Este text o le ayud ará a reflexio nar resp ecto la relación ent re el cuid ado del ambiente y la form ación cívic a y étic a.
143

tocan a cada persona, como sujeto social responsable, y qué corresponde a la autoridad encargada de tales asuntos, para exigir el cumplimiento y d t l t i i l li i t atención de los mismos. Por lo anterior, es que el concepto de ciudadanía ambiental se vincula con los valores de responsabilidad, compromiso, solidaridad, equidad, honestidad y sentido de pertenencia, así como con acciones de participación. Un buen ejercicio de la ciudadanía ambiental implica participación comprometida, y organizada. La intervención individual es positiva porque el efecto acumulativo de nuestras acciones produce beneficios en muchas áreas de nuestra vida; por ejemplo, al regular nuestros estilos y prácticas de consumo pueden inducirse cambios en los patrones de producción y en los sistemas de mercadeo de bienes y servicios, para hacerlos más “amigables” con el medio ambiente y socialmente más justos. Pero el cambio estructural para modificar nuestras relaciones de convivencia con nosotros mismos, con otros ciudadanos y con las autoridades requiere de una participación social activa y organizada, lo que constituye la mejor manera de obtener visibilidad política para que verdaderamente sean atendidas nuestras demandas, intereses y derechos ciudadanos. Algunas condiciones: para ejercer la ciudadanía ambiental es fundamental que se pertenezca a una comunidad política. Esta pertenencia puede ser activa o pasiva; como segunda condición que existan mecanismos e instituciones con el fin de regular, articular, concretar y negociar la diversidad de intereses presentes en la sociedad; una tercera condición es la conciencia y determinación de la comunidad de una participación libre y consciente de los derechos y deberes de esta condición, éstos serán capaces de poner en juego sus intereses y demandas y, sobre todo, estarán dispuestos a ejercer influencia en las decisiones públicas que derivan de estos espacios; un cuarto elemento es la vigencia de un espacio público de interacción en el cual se validen los diferentes intereses presentes en la sociedad.

Bloque 3

PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PAR

¿Q
144

los o erentes son ué tan dif

tros?

José Antonio Ramos Calderón Asesor pedagógico en escuelas para niños migrantes 1986-2003 Candidato al grado de Doctor en Pedagogía Universidad Nacional Autónoma de México, Hoy en día está en boga hablar de la diversidad, sea ésta cultural, racial, de lengua, socioeconómica o religiosa entre otros aspectos y, cuando se habla de ello, comúnmente se emplea un adjetivo: los “otros” asumiendo que “ellos” tienen o poseen características intrínsecas en sí mismos. Así por ejemplo, se habla de los grupos diversos refiriéndose generalmente, a la población indígena o migrante, o a la que presenta alguna discapacidad, a los pobres económicamente hablando, a los marginados y excluidos de los bienes y servicios que ofrece la sociedad. En este contexto, podríamos preguntarnos ¿quiénes son los otros? Y la respuesta sería todos somos los “otros” . La cuestión está en que son y somos otros a partir de determinadas categorías, parámetros o criterios que pertenecen a algún campo de conocimientos o a un determinado sistema social, y no porque sea inherente a nuestra condición de seres humanos. Así, son y somos ricos, pobres o de clase media a partir de un criterio socioeconómico; son y somos de derecha, de izquierda o de centro a partir de un criterio de clasificación política; son y somos católicos, protestantes o judíos a partir de un referente religioso; son y somos docentes, alumnos o directivos a partir de un referente educativo. Es decir, somos diversos a partir de un criterio de clasificación social, económico, político, religioso o educativo que nos distingue y nos coloca en un sistema u otro a partir de lo que se desea observar y de lo que se quiere construir como diversidad. En esta perspectiva, vale la pena considerar la siguiente referencia concerniente al ámbito educativo: “Cuantas más gentes entren en el sistema educativo y cuanto más tiempo

Cuando hablamos de diversidad, ¿de qué estamos hablando?

permanezcan en él, tantas más variaciones se acumularán en su seno”(J. Gimeno, 1999). En consecuencia conviene señalar que somos profesores, alumnos o directivos a partir de un criterio de clasificación dentro de un sistema social particular: el educativo. Pero no son y no somos los mismos profesores; ni los mismos alumnos, ni los mismos directivos hoy que ayer o que en el futuro. Algunos hemos dejado de ser alumnos para convertirnos en profesores, otros de profesores a directivos; algunos más de directivos a alumnos o profesores; de alumnos regulares a irregulares, entre otros aspectos. Pero todo ello es posible únicamente dentro del sistema educativo y esto gracias a sus criterios, normas, parámetros y categorías que lo estructuran. La intención de estos apuntes es la de contribuir a colocar la cuestión de la diversidad y de los “otros” en un dimensión distinta, que permita reflexionar sobre la postura que se asume frente a sujetos que son tan otros como nosotros o cualquier otro. Esto lleva a pensar sobre las construcciones de la diversidad que se hacen valiéndose de campos de conocimiento o de sistemas sociales, indicando diferencias que no contienen en sí mismas un valor, una ventaja o desventaja; pues si se revisa con cierto detenimiento, tanto la noción de diversidad como la de diferencia, se podrá encontrar que ambas no contienen elementos de valor, ni hablan de repercusiones o roles, simplemente señalan la característica esencial de atributos cualitativos o cuantitativos que marcan una distinción, una desemejanza entre las cosas o las personas. En consecuencia, es importante considerar que los criterios que contribuyen a indicar las diferencias y no contienen un valor por lo tan-

RA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA APRENDER MÁS • PARA

to, no deben conducir a la emisión de un juicio de este tipo. Se pueden hacer juicios de valor a partir de los criterios de diferenciación que se propongan, pero es de vital relevancia reconocer que la emisión de ellos es responsabilidad únicamente de los individuos que los elaboran.

De esta manera, es pertinente concluir que la diversidad es una construcción de tipo social, que se elabora a partir de criterios, normas, conceptos, parámetros y categorías pertenecientes a un sistema social o área de conocimiento y que, por lo tanto, no es inherente a los individuos y como “diferencia” no es mala o buena en sí misma.

145

Un le

l dev ue desafía a gado q

enir

Mercedes de la Garza C. Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México. Con base en su concepción cíclica del tiempo, los mayas crearon una explicación del origen del cosmos, cuya mejor expresión se encuentra en un texto escrito por los quichés en el siglo XVI, en su propia lengua, pero empleando ya el alfabeto latino: el Popol Vuh. El mito cosmogónico del Popol Vuh relata la creación como un proceso que va desde la decisión de los dioses de crear el cosmos, hasta la formación del hombre, que completa y da sentido a la obra de los dioses. Este mito, armónicamente estructurado, se inicia con la imagen de los dioses creadores, situados en un escenario estático de mar y cielo, donde se llevará a cabo la obra de creación. Por medio de la palabra de los dioses, que es fuerza mágica y energía creadora, la tierra emerge de las aguas y se forman los valles y las montañas. En seguida son creados los animales, cuya aparición es explicada como una necesidad de romper la inmovilidad y el silencio, es decir, de dar movimiento al mundo. Después los dioses dicen: “Probemos ahora hacer unos seres obedientes, respetuosos, que nos sustenten y alimenten”. Así dijeron. En este fragmento se hace patente el concepto que del hombre, el mundo y los dioses tuvieron los mayas prehispánicos. El mundo fue hecho para el hombre; éste es un ser consciente y su misión esencial sobre la tierra es alimentar a los dioses. Por tanto éstos no son perfectos. El mito cosmogónico maya contenido en el Popol Vuh parece provenir de la época prehispánica, y desde el periodo Clásico, que va del 300 al 900 d.C., pues se han hallado datos esenciales en cerámica, relieves y textos jeroglíficos, el Tablero de la Cruz de Palenque; y el relato ha sobrevivido hasta hoy, a través de la tradición oral, aunque con significativos cambios, entre varios grupos mayances, como los tzotziles, tzeltales, ch’oles, lacandones y mayas yucatecos. Ello corrobora que en la época prehispánica este mito fue común a los diversos grupos mayances, y confirma también la persistencia de las creencias fundamentales de un pueblo, que pueden permanecer vivas durante centurias.

Bloque 3

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful