PRESENTACIÓN
En diversas publicaciones la Organización Mundial de la Salud ha destacado las profundas transformaciones demográficas y sanitarias que sufrió la población chilena durante el siglo pasado. En ese lapso, y especialmente durante los últimos 50 años, logramos reducir la mortalidad maternal e infantil, la desnutrición prácticamente desapareció y el riesgo de enfermar y morir por enfermedades infecciosas llegó a ser uno de los más bajos del continente. Hoy tenemos una de las mayores expectativas de vida de Latinoamérica. Estos logros, sin embargo, traen aparejados nuevos desafíos: hemos envejecido y consecuentemente hemos creado las condiciones para el aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles. Al mejorar la sobrevida, se ha hecho cada vez más importante elevar la calidad de vida. Estas nuevas condiciones exigen nuevas herramientas para conocer la situación de salud y medir su avance; el estudio de la mortalidad se debe complementar con otras fuentes más oportunas, adecuadas y modernas. En este contexto surgen las encuestas de salud poblacional, que miden el estado de salud en una muestra representativa de la población y la presencia de los factores determinantes, es decir aquellos que protegen, o por el contrario, favorecen la aparición de enfermedades en la población. Son estudios de alta complejidad técnica porque incluyen la realización de exámenes físicos y la toma de muestras de laboratorio en los hogares encuestados seleccionados al azar. En los países desarrollados se realizan periódicamente; sin embargo, en Sudamérica la encuesta de salud chilena es la primera que se completa exitosamente, lo que nos llena de satisfacción. En este documento que ponemos a su disposición, se presentan resumidamente los principales resultados de la Encuesta Nacional de Salud. Ellos nos demuestran que los objetivos sanitarios que hemos comprometido son plenamente vigentes; necesitamos urgentemente enfrentar los desafíos del envejecimiento y los cambios de nuestra sociedad, y responder a ellos con equidad. La encuesta evidencia que la magnitud del daño por enfermedades crónicas y la prevalencia de factores de riesgo es abrumadora; el estigma de la desigualdad está presente en la mayoría de las enfermedades, con diferencias significativas entre ricos y pobres, entre los habitantes de la capital y los de las regiones, entre los jóvenes y los viejos y entre los hombres y las mujeres de nuestro país. Pero lejos de amilanarnos, estos resultados nos deben dar mas fuerzas para avanzar con los cambios que necesita nuestro sistema de salud y nuestra sociedad. Los chilenos tendremos que cambiar nuestro estilo de vida; desde el Gobierno deberemos reforzar las políticas que favorezcan la protección de la salud y juntos debemos construir un sistema asistencial accesible, resolutivo y equitativo para nuestro país. Como ven, los desafíos son múltiples, continuaremos generando y apoyando estas iniciativas, que nos permitan tomar decisiones basadas en el mejor conocimiento de nuestra situación de salud. Finalmente, quiero expresar mi reconocimiento a todos los profesionales que participaron en esta importante iniciativa; a quienes estuvieron a cargo de las actividades de planificación y ejecución, a las contrapartes técnicas dentro y fuera del Ministerio y a los que colaboraron en los análisis y la entrega de resultados. Pero especialmente, quiero agradecer a los encuestados, a todas las personas que generosamente nos abrieron su puerta y aceptaron ser parte de este importante estudio, gracias por creer en nosotros y contribuir al mejor conocimiento de la situación de salud de los chilenos.

Dr. Pedro García Aspillaga Ministro de Salud

El proyecto Encuesta Nacional de Salud 2003 contó con financiamiento del Ministerio de Salud, se desarrolló bajo la dirección técnica del Departamento de Epidemiología y fue ejecutado por la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Financiamiento:
Ministerio de Salud, Proyecto BIP aprobado por MIDEPLAN

Coordinación Técnica:
Departamento de Epidemiología Ministerio de Salud

Ejecutor:
Departamento de Salud Pública PUC

Contraparte Técnica:
Ministerio de Salud, INTA, Universidad de Chile Sociedades de Oftalmología y Otorrinolaringología Representación de la OPS-OMS en Chile

3

INDICE
RESUMEN EJECUTIVO I. ANTECEDENTES 7 8
9 9 10 11 11 11 12 12 13

1. SITUACIÓN DE SALUD DE LA POBLACIÓN CHILENA 2. NECESIDAD DE INFORMACIÓN DE SALUD EN BASE POBLACIONAL 3. ENCUESTAS DE SALUD 3.1 Encuesta de Calidad de Vida 2000 3.2 Encuesta Nacional de Salud 2003 3.3 Submuestra de la VIII Región 4. RESPONSABLES TÉCNICOS Y ÉTICOS 5. CRONOLOGÍA ENS 2003 6. OBJETIVOS ENCUESTA NACIONAL DE SALUD 2003

II.

METODOLOGÍA

14
15 15 16 16 17 17 17 20 20 20 21 21 24 24 24 25 25 25 26 26 28

1. MUESTRA 2. ASPECTOS ÉTICOS 3. PROCEDIMIENTOS DE RECOLECCIÓN DE LA INFORMACIÓN ENS 2003 3.1. Contacto con el entrevistado 3.2. Manejo de muestras biológicas a) Envío de muestras de laboratorio b) Muestras para la seroteca 3.3. Instrumentos y mediciones a) Encuesta de morbilidad primera parte b) Encuesta de morbilidad segunda parte c) Examen clínico d) Toma de muestras 3.4. Entrega de resultados a los participantes y manejo de exámenes alterados a) Reportes de resultados a los pacientes b) Sistema de alerta de resultados muy alterados 4. CONTROL DE CALIDAD EN LA ENS 2003 4.1. Estandarización de procedimientos a) Validación y prueba de instrumentos b) Manual de procedimientos c) Capacitación del personal d) Estudio Piloto

4

4.2. Control de calidad en la recolección de información a) Supervisión del personal b) Repetición de mediciones c) Monitoreo de mediciones e indicadores del proceso de terreno d) Monitoreo del procesamiento, traslado y análisis de muestras biológicas e) Mantención de equipos de terreno 4.3. Procesamiento y validación de datos a) Ingreso de la información recolectada b) Validación de la información c) Cuadraturas entre Formularios d) Validación manual de bases de datos contraste con los originales de encuestas e informes de laboratorio e) Bases de datos resultante 5. DEFINICIÓN DE VARIABLES EN LA ENS2003 5.1 Variables epidemiológicas a) Variables independientes b) Variables dependientes 5.2 Definición y puntos de corte para el cálculo de prevalencias 5.3 Consideraciones sobre los instrumentos de medición para el cálculo de prevalencias 6. ANÁLISIS ESTADÍSTICO 6.1. Breve descripción del diseño muestral 6.2. Cálculo de factores de expansión 6.3. Procedimientos de análisis de datos

28 28 29 29 30 30 31 31 32 33 34 35 38 38 38 40 40 40 71 71 73 76

III.

DESARROLLO DE LA ENS 2003

78
79 79 79 80 83 84 85 87 87 88

1. EQUIPOS DE TERRENO Y CAPACITACIÓN 1.1. Capacitación del equipo de terreno 1.2 Desarrollo del trabajo de campo 2. RESULTADOS PRIMERA VISITA: PÉRDIDA, RECHAZO Y REEMPLAZOS 3. RESULTADOS SEGUNDA VISITA: MEDICIONES BIOFISIOLÓGICAS Y MUESTRAS DE SANGRE 4. ANÁLISIS DE LABORATORIO: MUESTRAS ANALIZADAS 5. SEROTECA: MUESTRAS INCORPORADAS 6. ENTREGA DE INFORMACIÓN A PARTICIPANTES 6.1 Reportes regulares 6.2. Reportes de alerta

5

IV.

RESULTADOS

90
91 95 95 122 157 192 205 216 220 243 261 282 308 325 333 340 379 395 402 418

1. CARACTERIZACIÓN DE LA MUESTRA 2. PREVALENCIA DE CADA PROBLEMA DE SALUD 2.1. Hipertensión 2.2. Dislipidemias 2.3. Obesidad 2.4. Diabetes 2.5. Tabaquismo y Sedentarismo 2.6. Síndrome metabólico 2.7. Riesgo cardiovascular y detección sintomatología cardiovascular 2.8. Artritis y artrosis 2.9. Depresión 2.10. Función renal 2.11. Alteraciones visuales 2.12. Anemia 2.13. Enfermedades respiratorias crónicas 2.14. Salud bucal 2.15. Examen de audición 2.16. Reflujo gastro esofágico y otra sintomatología digestiva 2.17. Deterioro cognitivo del adulto mayor 2.18 Antígeno prostático

V. VI.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ENS 2003 ANEXOS

428 439

6

RESUMEN EJECUTIVO

7

RESUMEN EJECUTIVO DE LA ENS 2003
Presentación Durante el año 2003 se completó la primera Encuesta Nacional de Salud de Chile (ENS 2003) encargada por el Ministerio de Salud (MINSAL) a la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). La ENS 2003 es un examen de salud voluntario, a una muestra representativa de la población mayor de 17 años de todo el país. Esta muestra aleatoria de población general, representa a los hombres y mujeres chilenas de diferentes edades, según niveles socioeconómicos, zona urbana rural y nivel educacional. Estas personas habían participado en el año 2000 en la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) del MINSAL y fueron invitadas a participar en esta encuesta de salud en el año 2003 (submuestra de la ECV). El tamaño de la submuestra se calculó en 3.600 personas que fueron examinadas en su domicilio, para medir su condición nutricional, presión arterial, examen de visión, audición, y examen buco dental; además se indagó sobre síntomas o signos de algunas enfermedades prevalentes en los adultos y se obtuvo muestras de sangre y orina para examinar perfil lipídico, glicemia, hemoglobina, antígeno prostático y función renal. Además de la información clínica de los sujetos, se obtuvo una muestra de suero que se guarda en una seroteca nacional en el Instituto de Salud Pública. Las muestras de regiones se trasladaron a los laboratorios de los hospitales regionales de los Servicios de Salud preparación, refrigeración y almacenaje antes de su envío a Santiago. Todos los análisis de laboratorio y la interpretación de los exámenes clínicos fueron realizados por especialistas de la PUC. Los resultados de los exámenes fueron enviados a cada persona a su domicilio con las recomendaciones médicas pertinentes. Los participantes con resultados en niveles de riesgo fueron contactados por los epidemiólogos regionales, quienes les dieron las recomendaciones del caso según un protocolo para cada problema de salud en estudio. para su

i

La ENS 2003 es un tamizaje de la población general. La mayoría de las condiciones detectadas por un tamizaje requieren de un estudio diagnóstico posterior para precisar la condición mórbida. Los instrumentos de tamizaje, en general, privilegian la sensibilidad por sobre la especificidad y por ello es esperable que en los procesos confirmatorios se reduzca la prevalencia de problemas clínicos que requieran tratamiento. Desarrollo de la Encuesta Luego de un proceso de licitación entre las universidades chilenas, el estudio fue adjudicado en Marzo del 2002 a la PUC. La planificación, validación y estudio piloto de la ENS2003 se realizó durante el año 2002 y el levantamiento de la encuesta se realizó secuencialmente a lo largo del país entre Abril y Diciembre del 2003. En el estudio participaron 58 enfermeras, 68 encuestadores y 36 coordinadores de terreno, además de los equipos profesionales de la PUC y de la Unidad de Encuestas de la Universidad de Chile, los tecnólogos de los laboratorios regionales y los epidemiólogos de los Servicios de Salud. La encuesta tuvo una alta tasa de aceptación (90%) por parte de las personas, a pesar que requería dos entrevistas domiciliarias de 30 minutos la primera y de una hora de duración la segunda, esta última requería ayuno y una toma de muestra de sangre. El 59% de los participantes corresponden a personas que también respondieron la Encuesta de Calidad de Vida del MINSAL el año 2000. El 97% de las muestras llegó en óptimas condiciones al laboratorio regional (menos de 4 horas entre la extracción y la centrifugación y refrigeración). Se logró conformar una seroteca con muestras de 3.316 personas, con promedio de 3,6 muestras por persona.

ii

Con todo. 24. este efecto es menor en las enfermedades de mayor frecuencia (o prevalencia).4% estuvo en el bajo menos de 8 años. es decir. La encuesta consiste en una serie de exámenes de tamizaje. Virus Papilloma humano y Helicobacter pylori y una enfermedad infecciosa emergente en el país: Hantavirus. esta metodología es la que utilizan todos los iii . como por ejemplo el caso de la hipertensión arterial. 52. en insuficiencia renal crónica o alteración del antígeno prostático. y puede ser más importante en enfermedades poco frecuentes como por ejemplo. a excepción de la VIII región donde se amplió la muestra a 823 sujetos.619 personas (45. 12% menores de 25 años.9% de nivel medio bajo (D) y 19. A 167 personas se las contactó anticipadamente. B y C. siendo todas ellas enfermedades crónicas no transmisibles del adulto.8% de nivel medio alto y medio (C2C3).5% de nivel bajo (E). Según años de escolaridad se construyeron tres estratos de nivel educacional (NEDU): el 12. pero incluyen también a algunas personas sanas. En la mayoría de los casos se requiere un examen que confirme el resultado de la prueba de tamizaje. el propósito de este tipo de exámenes es identificar a aquellas personas que tiene una alta probabilidad de presentar el problema de salud estudiado. En este informe final se entregan los resultados de las prevalencias poblacionales de 18 condiciones de salud estudiadas. tan pronto se tuvo el resultado. Las muestras regionales variaron entre 151 en la región XII y 566 en la RM. Los tamizajes privilegian la sensibilidad. por tener algún examen alterado y requerir de atención médica inmediata. En próximos informes se entregarán los resultados de algunas condiciones infecciosas transmisibles del adulto que pueden tener un curso crónico como las hepatitis A. 656 (18%) de los sujetos son de zonas rurales y el resto de áreas urbanas. Al estratificar según la escala socioeconómica (ESOMAR) la muestra estuvo compuesta por 2.La mayoría de los participantes (93%) recibió los resultados de sus exámenes en un plazo de 3-6 meses. 63% entre 25 y 64 años y 25% mayor de de 64 años.9% en el medio de 8-12 años y 39. 47. clasifican como enfermos a la mayoría de las personas que realmente están enfermas.5% hombres).7% en el alto > de 12 años. Se encuestó a un total de 3. dislipidemias o depresión.8% sujetos de nivel alto y muy alto (ABC1).

Principales Resultados La tabla siguiente presenta las tasas poblacionales de 18 problemas de salud del adulto. disminución de la agudeza auditiva y artritis o artrosis. Como se detalla en el documento.estudios de este tipo en el mundo. lo que se refleja en un menor riesgo cardiovascular. limitación de agudeza visual y problemas de salud dental. sobrepeso y obesidad. Función Renal disminuida y Enfermedad Respiratoria Crónica que afectan cada una. a 1 de cada 5 adultos. Particular relevancia tiene el bloque de enfermedades cardiovasculares que muestra que más de la mitad de la población adulta chilena tiene un riesgo cardiovascular alto o muy alto. afectando preferentemente a los más pobres. Problemas de salud destacables por su frecuencia y porque afectan la calidad de vida son: problemas buco-dentales. iv . disminución de la agudeza visual. la mayoría afecta a más del 25% de la población chilena adulta. Otras enfermedades destacables por su frecuencia y gravedad potencial son: Depresión. dislipidemia y tabaquismo. Sin embargo. Las diferencias por sexo están presentes en la mayoría de las enfermedades: en el área cardiovascular las mujeres tienen mejores indicadores que los hombres. Los resultados generales confirman el carácter de prioritario de estas patologías. por lo que sus resultados son plenamente comparables con los de otros países. a los que tienen menos años de escolaridad y a los de mayor edad. con altas tasas de hipertensión. prácticamente todos estos problemas de salud tienen un comportamiento desigual. ellas padecen más que los hombres de depresión. de problemas articulares.

La población rural sólo presenta mejor situación respecto a tabaquismo. En riesgo cardiovascular global la I y II regiones están 4 veces por sobre las prevalencias de la RM. colesterol HDL. síndrome metabólico. La salud bucal tiene un claro patrón regional diferencial Norte-Sur que va de mejores a peores condiciones dentales. ceguera. problemas bucodentales. Para el resto de los problemas las regiones se ordenan en torno al promedio. En diabetes se destaca la I Región por tasas muy por sobre el promedio nacional. sedentarismo. y deterioro cognitivo e incapacidad del adulto mayor. La III región tiene prevalencias de hipertensión arterial muy elevadas sobre el promedio nacional. La población rural presenta desventajas respecto a la población urbana en hipertensión. depresión y reflujo gastroesofágico.La Región Metropolitana (RM) tiende a presentar mejores indicadores en todas las áreas. v .

4 39.6 7.2 13.4 36.2 8.8 37.6 54.8 48.0 28.8 23.Prevalencia de 18 condiciones de salud estudiadas en la ENS 2003.1 2.4-1) • Disminución de la agudeza visual (0.2 5.2 68.4 0.2 3. normal 0.5 14.1* 24.6 36.9 1.0 22.1 48.3 14.6 0.1 32.8 34.9 0.2 37.7 89.3 4.0 11.2 4.3 36.0 22.8 90.0 2.9 1.2 37.8 87.7 13.9 26. **: sólo en mujeres***: sólo en hombres Hombres 36. con corrección.2 42.3 17.9 29.3 ** 3.5 ** *** vi .5 8.9 12.2 7.3 5. dolor > 4 (de 1-10) • Incapacidad para trabajar e Invalidez de los sintomáticos Depresión (en el último año) Función renal • Creatininemia elevada (según edad y sexo) • Clearence disminuido 30-80 ml (ajustado superficie corporal) • Clearence bajo 30 ml Enfermedades Respiratorias crónicas Problemas Buco-dentales • Desdentado algún maxilar (0 dientes en el maxilar) • Desdentado ambos maxilares (0 dientes en boca) • Prevalencia de caries dentales Visión (mejor ojo.9 8.1) Disminución de agudeza auditiva • Test de susurro • Test de tic-tac Reflujo gastroesofágico (pirosis o regurgitación de alimentos) Deterioro Cognitivo adulto mayor • Deterioro cognitivo (MMSE < 13) • Deterioro cognitivo+Discapacidad (MMSE < 13 + Pfeffer >6) Anemia (Hemoglobina <12mg%) Antígeno prostático elevado > 4ng/ml *sólo sobre los sintomáticos.4 0.2 11.5 66.7 35. Condición de Salud Hipertensión Arterial (PAS >140 o PAD >90 mmHg) Dislipidemias: • Colesterol total elevado (>200 mg/dl) • HDL disminuido (<40 mg/dl) Estado Nutricional: • Normal • Enflaquecidos (IMC <18. Snellen.1-0.0 23.3 3.0 64. Chile 2003.1 3.14 22.3 4.6 30. Tasas por 100 adultos.0 0.7 63.7 35.9 14.6 5.7 27.4* 10.3 46.2 1.4 26.5 6.4 0.6 43.3 7.7 21.9 38.1 19.1 *** Total 33.2 19.8 Mujeres 30.18 21.8 35.7 27.0* 17.4 6.8 42.2 9.6 28.3 22.8 37.7 33.1 15.21 21.2 2.3 • Ceguera (<0.5) • Sobrepeso (IMC 25<30) • Obesidad (IMC >30) • Obesidad Mórbida (IMC > 40) Diabetes Tabaquismo (Fumador actual) Síndrome Metabólico Riesgo Cardiovascular Global Alto y muy alto (ATPIII) Riesgo Cardiovascular Alto y Angina Sedentarismo Artritis o artrosis: • Síntomas últimos 7 días.

185 mg/dl en hombres y en 187 mg/dl mujeres. de 71 mmHg a 86 mmHg. La Presión arterial muy alta (180/110) afecta a menos del 5% de la población. La presión arterial diastólica sube menos entre los 25 y los 65 años. posiblemente son asintomáticos y en ellos hay un margen importante para la prevención. La presión arterial sistólica es más baja en las mujeres llegando a los 45 años a 10 mmHg menos (120 en los hombres y 110 en las mujeres). Lo mismo ocurre con la presión arterial diastólica. el promedio nacional es 186 mg/dl. el nivel deseable es < de 200 mg/dl. sólo el 33% estaba normotenso. la diferencia luego se estrecha para desaparecer sobre los 64 años (150 en los hombres y 153 en las mujeres). Lípidos sanguíneos Colesterol total. La Presión Arterial Sistólica (PAS) aumenta con la edad. de ellos el 36% estaba en tratamiento farmacológico y entre éstos. antes de los 25 años el promedio es 154 mg/dl y después de los 44 años es 205 mg/dl.Particularidades de cada problema en la población chilena Presión arterial El promedio nacional de presión arterial sistólica fue 128 mmHg y diastólica 80 mmHg (normal 140/90. ajustada por edad y sexo. La prevalencia de colesterol elevado. El 60% de las personas en quienes se detectó hipertensión conocían su condición. sistólica son mayores entre personas de niveles educacionales bajos. fue similar entre los NSE y los estratos de escolaridad. de 115 mmHg entre los menores de 25 años a 152 mmHg entre los mayores de 64 años. Las prevalencias de Hipertensión arterial total e Hipertensión arterial arterial diastólica es mayor en el nivel educacional alto. por el contrario. la hipertensión vii . ideal 120/80). la mayoría de los hipertensos tiene niveles de PA menores.

) que las del NSE alto (65 Kg. Todos los lípidos en sangre tienden a ser mayores en la población de zonas urbanas comparados con las rurales.).2 Kg. sin diferencias por sexo.4 Kg. Sube de 46 mg/dl en el NSE bajo a 50 mg/dl en el NSE alto.) que los hombres del NSE alto (82. incluso después de ajustar por sexo y edad. ajustada por edad y sexo.6 Kg en hombres y 65.2 cm. El promedio sube de 65. el promedio nacional es 115 mg/dl. y la RM por presentar el mejor promedio de HDL. el nivel deseable es > de 60 mg/dl. 25-44 años: 163. es significativamente mayor en las zonas urbanas que en las rurales. Los hombres del NSE bajo tienen un promedio de peso menor (71. Estado Nutricional Peso promedio nacional: 75. aunque no alcanzan significación estadística -excepto para el LDL-.7 Kg en mujeres.). Colesterol LDL. Con la edad va disminuyendo la talla: menores de 25 años: 165. el nivel óptimo es < de 100 mg/dl. fue similar entre los NSE y viii . aumenta con la edad desde 91 mg/dl en los menores de 25 años hasta 128 mg/dl en los mayores de 45 años. el nivel normal es < de 150 mg/dl. el promedio nacional es 134 mg/dl.. el promedio nacional es 45 mg/dl mayor en las mujeres (48 mg/dl ) que en los hombres (42 mg/dl). los estratos de escolaridad Colesterol HDL. 45 a 64 años La prevalencia de triglicéridos elevados. Prácticamente no cambia con la edad. antes de los 25 años el promedio es 89 mg/dl y el nivel más alto está entre los 45-64 años 156 mg/dl. Entre las regiones destacan la I región por su alta prevalencia de LDL elevado.Triglicéridos.2 cm en hombres y 155. mucho mayor en hombres (153 mg/dl) que en mujeres (116 mg/dl).6 cm. en mujeres. Las prevalencias de HDL disminuido son mayores en el NSE bajo.6 cm.. Talla promedio nacional: 169. ajustado por sexo y edad.1 Kg en menores de 25 años a 72-73 Kg entre los 25 y los 64 años para luego bajar otra vez después de los 64 años a 67.. La prevalencia de LDL elevado. sin embargo las mujeres del NSE bajo pesan más (66 Kg.9 Kg.

8) es levemente superior que el IMC de los hombres del NSE bajo (26.2 y entre los hombres 26.9 mg/dl. en las mujeres del NSE alto el IMC (25. El promedio nacional fue 92.7 en los menores de 25 años a 27-28 después de los 25 años.2 cm.3 cm. en el NSE alto.3 cm. Índice de masa corporal (IMC).7 mg/dl.8 cm. El promedio disminuye a través de las clases sociales desde 93.0 cm. de 79.5 mg/dl.7 cm. y las del NSE alto 160. a 85.2 cm. La glicemia promedio aumenta con la edad de 86. normal en mujeres hasta 88 cm. Del análisis regional destaca la XII región que sobrepasa significativamente al resto del país en peso. Los hombres del NSE bajo miden 165. y las del NSE alto 81. más importante la diferencia entre las mujeres que bajan de 92..9 mg/dl en los menores de 25 años a 103. y los del NSE alto 171. y mayores de 64 años: 156. Con la edad aumenta. las del NSE bajo tienen 89. en los menores de 25 años a 93. y en hombres hasta 102 cm. con la edad aumenta de 23.6 cm.8 cm. Circunferencia de cintura (CC).5 y < de 25. Lo contrario ocurre entre las mujeres.1 cm.160.4 ix .7 cm.0 mg/dl. en el NSE bajo hasta 89.4 cm.0) es menor que en sus congéneres del NSE bajo (28. el promedio nacional en hombres fue de 90. en los mayores de 64 años. probablemente refleja un fenómeno de cohorte.. y en las mujeres 86. En los hombres del NSE alto el IMC (27. Diabetes Nivel de Glicemia.1). en los mayores de 64 años.4.) que en mujeres (90.0).). considera la distribución de la mayoría de la población.. IMC y circunferencia de cintura y las regiones X y XI con los menores promedios de talla. las mujeres del NSE bajo miden 159. Mientras los hombres del NSE bajo tienen 89. En Chile el IMC promedio entre las mujeres fue 27.7 mg/dl.5 mg/dl. . de cintura los del NSE alto tienen 96. Glicemia normal <110 mg/dl..2 cm. El promedio de CC de las mujeres de NSE bajo está en el rango de obesidad abdominal.9. normal es un IMC > de 18. excluidos los sujetos con valores de glicemia > de 300 mg/dl.7 cm. significativamente mayor en hombres (95.

Prevalencia de diabetes.8) que en mujeres (7. Los fumadores fuman 8 cigarrillos diarios en promedio. Entre las regiones destaca la I con la mayor tasa nacional de diabetes (7. La tasa de diabetes disminuye a medida que aumenta el nivel socioeconómico. Fuman menos las personas de NSE bajo (31%) que las de NSE alto (45%).5 mg/dl.3% en el NSE bajo hasta 1. antes de los 44 años la prevalencia es de 0. también en promedio fuman menos las mujeres que los hombres. x .5 % y 44.3% estaba en tratamiento.). a 93. entre el NSE alto y el bajo.4% entre los 45 y los 64 años y a 15.8 en los menores de 25 años a 8.2% en los mayor de de 64 años. destaca la I con tasas de 54.6 en los mayores de 64 años. Sólo el 25% de los diabéticos que declaran estar en tratamiento tenía glicemias normales. Sin embargo fuman más las mujeres de NSE alto (44.3) y aumenta con la edad de 6. No hubo diferencia en el promedio de glicemia entre la población de áreas urbanas y rurales. El 85% de los diabéticos conocía su diagnóstico. Entre las regiones destaca la VIII con prevalencia menor (38%) que el promedio nacional (42%).1% de fumadores actuales.5%) y las mujeres de mayor nivel de educación (49. No hay diferencias entre las zonas urbanas y rurales.2%) que los hombres de su mismo estrato (37.6%) y la II con la tasa más baja. fuman menos las personas de áreas rurales (35%) que las de áreas urbanas (44%). fuman significativamente menos las que tienen < de 8 años de educación (25%) que las que tienen más de 12 años de escolaridad (47%).6 mg/dl.5 % respectivamente). Entre las regiones destaca la XII por el promedio nacional más alto ( 97 mg/dl. desde 4.1% subiendo a 9.mg/dl. desde 55% en los menores de 25 años a 11% en los mayores de 64 años. el 77. En el otro extremo. Tabaquismo La prevalencia de tabaquismo actual disminuye a través de la edad.7 % en la NSE alto. el promedio es algo mayor en hombres (8. en tanto los hombres sólo disminuyen de 94.) y la II región con el más bajo (85 mg/dl.

No presenta diferencias urbano rurales. la III (75%). la V (62%). Sedentarismo En el estudio se consideró activo a la persona que practica una actividad física fuera del horario de trabajo por.Riesgo cardiovascular global El riesgo cardiovascular elevado. la VIII (56%) y la XII (77%). El 13% de la población tiene simultáneamente riesgo cardiovascular elevado y posible angina de esfuerzo. hoy considerado un criterio poco exigente. Con la edad aumenta entre los menores de 25 años y los mayores de 65 años de 19% a 27%. al menos. pero entre las regiones destacan por su elevado riesgo la I (77%). Disminuye a través de las clases sociales desde 28% en el NSE bajo a 12% en el NSE alto. Historia de angina de esfuerzo El 22% de la población adulta reporta posible angina de esfuerzo. mayor en las mujeres (27%) que los hombres (16%). 30 minutos 3 veces por semana. No hay diferencia urbano rural. Es mayor (60%) entre las personas NSE bajo que aquellas de alto NSE (51%). tiene una prevalencia nacional de 55%. mayor en las mujeres (91%) que en los hombres (88%). la VII (66%). en tanto las del sur varían de 90 a 93%. El sedentarismo alcanzó al 89% de la población. con tasas que varían entre 82% y 89%. Aumenta con la edad desde 82% en los menores de 25 años a 96% en los mayores de 64 años. Disminuye a través de los NSE desde 90% en el NSE bajo hasta 80% en el NSE alto. xi . Las personas con actividad física menor que este promedio. se consideran sedentarias. A través de las regiones se aprecia un discreto menor sedentarismo en las regiones del norte hasta la VI región.

El NSE bajo y medio bajo tienen mayores prevalencia de antígeno prostático elevado que el NSE alto. fue mayor en el NSE bajo (7. La prevalencia de anemia que a nivel nacional fue 5%.6 g/dl. con promedio nacional de 13. No hubo diferencias por NSE.5 en los mayores de 70 años. A través de las regiones sólo destaca la I con niveles menores que el promedio pero aún en rango normal 13 g/dl.3%. Los promedios aumentan de 0. el 70% de los hombres chilenos mayor de 35 años están con niveles <1 ng/ml y 90% con niveles <2 ng/ml. xii . Entre las regiones destacan la VII (17%) y la XII (16%) con los niveles más bajos del país.7%).7 ng/ml.8%) que en el alto (1. La prevalencia es algo mayor en el NSE alto (32%) que en el NSE bajo (23%). No hubo diferencias significativas entre regiones ni entre áreas urbanas y rurales. más frecuentemente consultan en el NSE alto (77%) que en el NSE bajo (35%). Antígeno prostático El promedio nacional entre los hombres mayores de 35 años es 0. Anemia La Hemoglobina en sangre presentó una curva de distribución normal. Un 36% de las personas consultó médico por su depresión.Depresión La depresión fue más frecuente en las edades medias (25 a 65 años) y en las mujeres (31%) que en los hombres (16%).5 antes de los 40 años a 1. y en la I región llegó al 14. Es significativamente más frecuente en las zonas urbanas (25%) que en las rurales (15%). estable a través de las categorías de edad.

6). y más los jóvenes (62% en los <25 años) que los adultos mayores (0.2 y rurales 4. El 25% de la población usa prótesis dentales.3. las personas de áreas urbanas tienen 2. Usan más las mujeres (30%) que los hombres (19%). El nivel socioeconómico alto tiene 1 carie en promedio y el bajo 3. Es significativa la caída en la prevalencia de dentadura completa entre el nivel socioeconómico alto o muy alto y el bajo (49% y 18% respectivamente). principalmente del maxilar superior. En promedio las personas tienen 2. la mayor tasa de dentición completa está en la I y II regiones (39% y 40% respectivamente) y las más bajas entre la VIII y XI regiones (18%-13%). y entre la zona urbana y la rural (29% y 19% respectivamente). Por regiones el mínimo de dientes cariados está en la RM (1. El 66% de las personas tienen caries dentales (70% entre los hombres y 63% entre las mujeres).7% en los > de 64 años). más los hombres (29%) que las mujeres (26%). entre el nivel educacional alto y el bajo (44% y 8% respectivamente).9) y el máximo en la VII región (6. xiii . algo más los hombres y los jóvenes.Salud Bucodental El 28% de la población tiene dentadura completa (>=14 dientes) en ambos maxilares. La prevalencia de dentición completa cae de norte a sur.5.5 (de 0 a 21) dientes cavitados por caries.

la coordinación realizada por los epidemiólogos de los servicios de salud.Comentario Las encuestas de salud de la población adulta son una pieza fundamental para la planificación y evaluación de los programas de salud particularmente en una población como la chilena. invalidez y muerte. En Latinoamérica. poniéndose a la cabeza de los países en desarrollo en esta materia Esta encuesta representa un esfuerzo técnico y organizacional de gran envergadura. No existe otro sistema de información que pueda entregar un diagnóstico oportuno de estas patologías. radio y televisión). con muestras biológicas y seroteca. Chile es el primer país que dispone de una encuesta nacional completa de las enfermedades prioritarias del adulto. El haber cumplido la tarea fue posible por la amplia difusión de la ENS 2003 a través de los medios de comunicación locales (diarios. xiv . en la cual las enfermedades crónicas son la primeras responsables de la enfermedad. la participación de los laboratorios de los hospitales regionales y la permanente coordinación y apoyo ofrecido por la contraparte técnica del MINSAL. En los países desarrollados desde hace 20 años se realizan encuestas de salud periódicas.

I. ANTECEDENTES 8 .

reduciéndose la brecha con Suecia a sólo 3 años (Suecia 79 años).1% en tanto la población de 60 años y más aumentó en 2. En 1910 la expectativa de vida en Chile era 31 años. de enfermedades de notificación obligatoria y certificados de defunción son suficientes para dar cuenta del estado de la salud y su evolución. entre 1960 y el 2000 el número de nacidos vivos por 1000 habitantes cayó 56%. Entre los dos últimos censos chilenos (1992-2002) la población <15 años disminuyó en 0. Sin 9 . Entre 1960 y 2000 la mortalidad infantil bajó de 120 a 9 muertes por mil nacidos vivos. cuando aún no se manifiestan clínicamente. Situación de salud de la población chilena La población chilena presenta una de las transformaciones demográficas y de salud más intensas que se haya registrado (Ref: WHO World Health Report 1999). hoy menos del 1%. es decir. hoy el 12%.7%. hace 10 años. son de tipo crónico. el 25% de las embarazadas eran de bajo peso. los registros de egresos hospitalarios. El índice de vejez (<15 años/>60 años) subió de 13% a 54%. en el año 2000 la expectativa de vida chilena llegó a 76 años. Las enfermedades que nos afectan hoy. Hace sólo 20 años el 10% de los niños menores de 6 años era desnutrido. de larga evolución y sólo se pueden atenuar o revertir en las etapas iniciales de los procesos patológicos. Este cambio demográfico se acompaña de un cambio en el perfil de salud. Como contrapartida. entre 1970 y 2000.1. sea a la curación o a la muerte. en el año 2000 el 38% de los niños de primer año básico presentaba sobrepeso y obesidad y más del 30% de las embarazadas eran obesas (Nutrición-MINSAL) Los problemas de salud infecciosos y reproductivos que antes aquejaban a la población chilena en general eran de corta evolución y rápida resolución. Necesidad de Información de salud en base poblacional En una población en la que predominan las patologías agudas. El envejecimiento de la población resulta de la mayor sobrevida y de una baja de la natalidad. 27 años menos que en Suecia (58 años). 2.

Las encuestas poblacionales representan un gran desafío técnico por requerir la participación de personas elegidas al azar y presuntamente sanas. 10 . cuando aún es posible prevenir el desarrollo o las complicaciones de la enfermedad crónica. no se aceptan voluntarios ni pacientes de los sistemas de salud.de las enfermedades crónicas en un momento determinado.embargo. La repetición periódica de estas encuestas permite evaluar el impacto de las intervenciones en los determinantes del riesgo. 3. cuando predominan los procesos crónicos estos registros dan una información tardía. refieren a procesos que se gestaron hace 20 o 30 años y que están en una etapa irreversible. y porque las mediciones fisiológicas y de laboratorio deben ser estandarizadas y de alta precisión. obteniendo la información años antes de que ocurran los cambios en las tasas de hospitalizaciones o muertes. en las que se miden una serie de parámetros físicos y de laboratorio para determinar su estado de salud y la presencia y nivel de los factores de determinantes de enfermedad. En un proceso de reforma sanitaria se requiere un diagnóstico de salud actualizado para plantear los objetivos sanitarios y estimar la demanda que enfrentará el sistema reformado. a menos que hayan sido asignados por el azar. en Latinoamérica la encuesta de salud chilena es la primera que se completa exitosamente. Encuestas de salud Las encuestas de salud poblacional miden los niveles y distribución de los factores de determinantes –protectores y de riesgo. las encuestas de salud se realizan periódicamente sin embargo. En los países desarrollados. Las encuestas se basan en una muestra aleatoria de personas representantes de la población general.

3 Submuestra de la VIII Región Las muestras de la ENS2003 a nivel regional varían entre 166 y 566 personas. donde gracias al apoyo financiero de OPS se amplió la muestra regional a 823 personas. 3.2 Encuesta Nacional de Salud 2003 Para precisar la información aportada por dicha encuesta se diseñó el Estudio Nacional de Prevalencia de Enfermedades del Adulto o Encuesta Nacional de Salud-Chile 2003 (ENS2003). excepto la VIII región. los resultados fueron ampliamente difundidos en la población durante el año 2002. 11 . se obtuvo una muestra de suero de los participantes para constituir una seroteca en el Instituto de Salud Pública. presión arterial entre otras). 3.1 Encuesta de Calidad de Vida 2000 En el año 2000 el INE y el MINSAL condujeron la Encuesta Nacional de Calidad de Vida y Salud (ECV2000) que entregó abundante información sobre estilo y condiciones de vida de los individuos y su grupo familiar incluyendo antecedentes médicos que los sujetos recordaban. para evaluar con mayor precisión un programa de intervención en factores de riesgo de las enfermedades crónicas (Proyecto Carmen) que se está iniciando en esa región. muestras biológicas (sangre y orina). talla y antecedentes médicos. información sobre síntomas o signos de enfermedad y otros Adicionalmente.3. En la ENS2003 se re-visitó a una submuestra de los participantes de la ECV2000 y se les aplicó una serie de mediciones (peso. Esto permitió elaborar el primer diagnóstico nacional sobre factores de riesgo conductuales de enfermedades crónicas.

informes específicos más detallados de algunos de los problemas de salud particulares. El estudio fue revisado y aprobado por el Comité de Etica de la PUC y por el Comité de Etica del Ministerio de Salud (Anexo 1: 5. en el año 2003 se desarrolló el trabajo de terreno y paralelamente se procesaron las muestras. B y C. Durante el año 2002 se completó el diseño y validación de los instrumentos. Universidad Católica de Chile por mandato del Ministerio de Salud (MINSAL). el estudio fue adjudicado en Marzo del 2002 a la PUC. se completará el procesamiento de las muestras que requerían financiamiento adicional (Hepatitis A. En los primeros meses del 2004 se elaboró el presente informe final que contiene los resultados medulares de esta encuesta. 12 . Responsables técnicos y éticos El estudio de prevalencia que acá se entrega fue conducido por el Departamento de Salud Pública de la P. Cronología ENS 2003 Luego de un proceso de licitación entre las universidades chilenas. Además se continuará trabajando sobre la base de datos para generar de común acuerdo con la contraparte del MINSAL. Virus Papilloma Humano y Anticuerpos contra Helicobacter Pilory).4. la contraparte técnica estuvo constituida por el Dpto de Epidemiología del MINSAL y el comité de expertos ad-hoc. cartas comités de ética). Durante el año 2004.

1 Los 21 Problemas de Salud abordados por la ENS 2003). Describir la variación de estas enfermedades según sexo. Tabaquismo 9. Dislipidemias 4.6. Virus Papiloma Humano *18. Función Renal 7. 11. cuyos resultados se entregarán en documento separado durante 2004. Anemia 13. edad. Hipertensión Arterial 2.1. Estado Nutricional 5. Depresión 12. Alteraciones visuales 16. Enfermedad Coronaria 3. Virus Hanta 21. Objetivos Encuesta Nacional de Salud 2003 Medir la prevalencia de 21 enfermedades prioritarias del adulto en una muestra representativa de población general adulta del país (Cuadro I. B y C *20. nivel socioeconómico ruralidad y regiones. Cuadro I. Pylori *19. Salud Buco-dental 14. H. 1. Constituir una seroteca nacional (banco de muestras de suero) para estudios futuros. Reflujo gastroesofágico 10. Diabetes 6. Hepatitis A. Deterioro cognitivo del adulto mayor *: Patología adicional.1 Enfermedades incluidas en la ENS2003. Artritis/artrosis 13 . Agudeza Auditiva 15. Enfermedad Respiratoria Crónica 8. Cáncer de próstata *17.1.

II. METODOLOGÍA 14 .

y porque en algunas preguntas o exámenes pueden faltar datos de algunos sujetos. Aspectos éticos Los cuidados éticos de la ENS 2003 aseguraron la participación enteramente voluntaria e informada. El denominador varia al analizar diferentes resultados porque algunas enfermedades o exámenes se focalizaron en ciertos grupos como: hombres (antígeno prostático). en mujeres (hemoglobina). En la ENS 2003 se tomó un submuestra que siguiendo la estructura edad-sexo-región del marco muestral. se desarrolló un protocolo de derivación para cada patología. Los epidemiólogos regionales fueron los responsables de aplicar dicho protocolo y contactar a los entrevistados de mayor riesgo para asegurar que recibieran atención médica.1. En conjunto con el Departamento de Epidemiología.1. 2.228 sujetos que respondieron la Encuesta de Calidad de Vida del año 2000.616 personas. Muestra El marco muestral para la ENS fueron los 6. o en una proporción aleatoria de los encuestados (60% para estudio de lípidos). 15 . requiriendo la firma de consentimiento informado (Anexo: Consentimiento Informado). Con el fin de asegurar este número mínimo de respondentes. se diseñó un sistema de reemplazos con lo cual se cumplió con el 100% de lo planificado (3. Tabla IV. Los resultados anormales se clasificaron según el riesgo para el participante.200 sujetos. alcanzaba originalmente a 3.2). Se aseguró la entrega de los resultados a los participantes. y posteriormente se incremento en 416 personas la muestra de la VIII con lo que la meta total del estudio subió a 3. en mayores de 35 años (antígeno prostático).619 encuestados) (Capítulo IV.

previamente capacitado.2 al II. será de uso exclusivo del MINSAL para evaluar los mismos problemas con otras metodologías. 3. El manejo de la seroteca.3. a los aceptantes les solicitó que leyera y firmara un informe de consentimiento informado (Anexo: consentimiento Informado).3. En caso que se quiera estudiar otras condiciones. en él participaron 58 parejas de encuestador-enfermera. donde el sujeto debía estar en ayunas. Los equipos de terreno fueron capacitados y estandarizados centralmente en cursos teórico-prácticos de tres días completos de duración y se les entregó un material didáctico con las instrucciones. definiciones y protocolos de la ENS 2003 (Anexo.3. En esa oportunidad se acordaba una cita para una segunda visita.Se mantuvo privacidad y seguridad durante el estudio en el terreno y en el manejo de las muestras. realizó la primera visita al hogar donde contactó al sujeto elegible. invitándolo a participar. 16 . Manual de procedimiento de la ENS 2003). una enfermera apoyada por el encuestador realizó una serie de mediciones. La primera visita duró aproximadamente 30 minutos y 60 minutos la segunda. 3.1 y Anexo: Primera Entrevista: F1). El estudio se condujo simultáneamente en todo Chile entre Mayo y Diciembre del 2003. Contacto con el entrevistado Un encuestador profesional. toma de muestras y aplicó además una encuesta sobre uso de medicamentos y otros antecedentes (Cuadros II. A continuación aplicó la encuesta sobre síntomas clínicos y antecedentes médicos (Cuadro II. dicho estudio debe ser aprobado por el Comité de Etica Adhoc del MINSAL.4 y Anexo : Segunda Entrevista: F2). Procedimientos de recolección de la información en la ENS 2003 Un resumen de las actividades de terreno y el orden en que ocurren se presenta en el Flujograma del Trabajo de Campo de la ENS 2003 al final de este capítulo. En la segunda visita.1.

Los tecnólogos médicos de los hospitales centrifugaron. Las alicuotas se enviaron desde los laboratorios regionales en dos o tres oportunidades. como se detallará más adelante. las muestras fueron trasladadas desde los domicilios al hospital base de cada región. Manual de Procedimientos de la ENS 2003). Manejo de muestras biológicas a) Envío de muestras de laboratorio En regiones. Virus Papilloma Humano en el Laboratorio de Anatomía Patológica de la PUC y anticuerpos contra Helicobacter Pilory en el laboratorio de Gastroenterología de la PUC1.3. b) Muestras para la seroteca En los laboratorios regionales se separó a lo menos 3 alicuotas de 300 ul de suero cada una para construir un banco de sueros de la ENS 2003. Estas alícuotas una vez 1 Estos resultados serán parte de un informe separado. alicuotaron y congelaron las muestras según el manual de procedimientos para el manejo de las muestras biológicas (Anexo. Todos los resultados de exámenes de laboratorio se enviaron al centro de procesamiento de datos desde donde se generaron los reportes de alerta y los informes para los entrevistados. la sangre para hemoglobina se envió semanalmente. Virus Hanta. 17 . Algunos exámenes fueron adicionales a la ENS 2003 y se analizaron en otros laboratorios colaboradores de la ENS 2003: Hepatitis A. Las alicuotas congeladas de suero y el tubo con sangre total para hemoglobina se enviaron al Laboratorio Central de la PUC en Santiago donde fueron analizadas según las técnicas que se resumen en el Anexo de Laboratorio. Desde el laboratorio central se distribuía las alícuotas de suero correspondiente a los otros laboratorios colaboradores.2. B y C en el laboratorio de virología de la Clínica Alemana. en el laboratorio del Centro de Investigaciones Médicas (CIM) de la PUC. dependiendo del volumen total de muestras.

18 .tomadas se refrigeraron a -20ªC hasta su envío directo al ISP donde se mantienen congeladas a -80ªC.

(**)Traslado de las muestras en vehículo. en cajas aislantes (ambiente frío). Formulario F3. médicas y Citación 2º visita en ayunas. Presión Arterial y Mediciones de Peso.Flujograma Trabajo de Campo ENS 2003 1º VISITA* Capacitación Personal Definición Muestra ENS Aceptan Participar (Consentimiento) No Aceptan Participar (Rechazo) No Ubicado / No contesta nadie / Muertos (no cuenta como visita) Formulario F1 Preguntas demográficas. etc. Muestras Congeladas Seroteca ISP Reporte Salud Entrevistados Diagnósticos y recomendaciones enviadas por correo certificado a participantes ENS 2003 Base de Datos BASE DE DATOS 19 . Muestras Frescas y Congeladas Laboratorio PUC Exámenes Resultado exámenes de sangre. Talla. Bucal. 2º VISITA* Formulario F2 Examen de Sangre**.4 Guía de Entrega de Muestras de Sangre a Laboratorios*** Centrifugado de muestras en Hospitales Regionales Despacho de Alícuotas desde Hospitales Regionales a Santiago Notas: (*) Se realizan de 2 a 3 visitas al hogar en distintos horarios. (***)Entrega de Muestras y F3.4 en Bancos de Sangre de Hospitales Regionales y PUC en Santiago. Audición.

lentes y prótesis dental. Angina: versión abreviada de la Encuesta de Angina de la OMS (Rose).3. Visión: autopercepción de agudeza visual Audición: autopercepción de agudeza auditiva Síntomas musculoesqueléticos de origen no traumático: encuesta CCQ-ILAR y encuesta sobre funcionalidad (HAQ-8). Calidad de vida: pregunta de autopercepción general.3. Tabaquismo: preguntas sobre vigilancia de tabaquismo de OPS.3. Reflujo gastroesofágico Depresión: CIDI-SF Síntomas respiratorios crónicos: cuestionario CECA modificado. determinar su capacidad de comprensión y memoria e indagar sobre percepción de síntomas específicos y autoreporte de enfermedades (Cuadro II.3. la enfermera aplicó una encuesta de 15 se eligió que fuera aplicada por enfermera (Cuadro II. preguntas que indagaba sobre temas complementarios a la primera encuesta pero que por su complejidad 20 .1 Contenidos de la Primera Encuesta de Morbilidad (F1) Descripción sociodemográfica del entrevistado Evaluación cognitiva de personas de 60 o más años: Minimental Abreviado y Pfeffer Activities Questionnaire. b) Encuesta de morbilidad segunda parte En la segunda visita. Instrumentos y mediciones a) Encuesta de morbilidad primera parte Durante la primera visita domiciliaria el encuestador aplica una encuesta de 136 preguntas (Anexo: Encuesta F1) que contiene preguntas para caracterizar al entevistado.3. Autoreporte de diagnóstico médico para 66 patologías específiacas.3. repetición de la ECV2000. Desconfianza hostil Sedentarismo: repetición de la pregunta realizada en la ECV2000 Nivel socioeconómico del hogar (ESOMAR).2 Contenidos de la Segunda Encuesta de Morbilidad (F2) Antecedentes reproductivos y uso del Papanicolaou Uso de Medicamentos.1). Cuadro II. Cuadro II. Hipertensión y Diabetes: preguntas sobre vigilancia de hipertensión y diabetes de la OPS. Salud bucal: hábitos y autopercepciones.2).

3. talla. dentro de las cuatro horas de tomadas. 1 plomo) Autotoma de muestra vaginal: en un tubo con medio de transporte universal y con escobilla plástica. dos determinaciones con equipo digital.3. Agudeza visual: cercana (Jaeger o equivalente Rosenbaum) y lejana (Snellen). Los cuadros siguientes resumen las mediciones y los instrumentos específicos – cuestionarios.utilizados en la ENS 2003 (Cuadros II. (Cuadro II. siendo enviadas. Agudeza auditiva: Test de Tictac modificado y test de susurro estandarizado.3). cicunferencia de cintura. Luego se procedió a la toma de presión arterial. Antropometría: peso.5a y II.3. con y sin corrección. d) Toma de muestras La primera muestra biológica que se obtuvo fue la muestra de orina en todos los participantes y las muestras de orina y autotoma vaginal en las mujeres. Para ello se aseguraron las condiciones de privacidad.c) Examen clínico Una vez completada la encuesta y luego de haber tomado la muestra urinaria.3.3 Contenidos del examen clínico (F2) Presión Arterial.5b) 21 . silencio y luminosidad requeridas por cada examen (ver manual de procedimientos en Anexo). Las muestras se registraron en un formulario ad hoc y se almacenaron en una caja aislante con unidades refrigerantes. las enfermeras procedieron a la toma de presión arterial.3. que antecedió a la extracción de sangre. Muestras de sangre: 4 tubos de 3-6 ml VENOJET (2 rojos. tranquilidad. mediciones o exámenes. 1 lila. Cuadro II.3.4) Cuadro II. mediciones antropométricas y exámenes clínicos (Cuadro II.4 Muestras biológicas (F3) Muestra de orina: una muestra aislada de orina fresca a la que se aplicó tira reactiva Nephur 7. al laboratorio de referencia para su procesamiento. Examen bucal: caries y edentamiento.

Condiciones: horario AM. abreviado) Cuestionario de síntomas respiratorios crónicos (modificado de CECA) Cuestionario de vigilancia (OPS) Creatininemia (método cinético de Jaffé. HDL y Triglicéridos (método enzimáticocolorimétrico. sin diagnóstico previo o tratamiento para diabetes. Hitachi) Hipertensión Arterial Dislipidemias Estado nutricional Diabetes Enfermedad Coronaria Enf. Proteinuria-hematuria-glucosuriacetonuria-nitritos-leucocitos en muestra aislada de orina (tira reactiva Nephur7. Perfil lipídico: Col Tot. Roche) Hemoglobina sólo a mujeres (colorimétrico-contador hematológico) 1 o 2 glicemias de ayuno de al menos 8 hrs.Cuadro II. ayuno y toma de muestra de orina previa. LDL.5a Mediciones e Instrumentos en la ENS 2003.) Artritis/artrosis Cuestionario específico de síntomas musculoesqueléticos (CCQ-ILAR) y funcionalidad (HAQ-8) *: repetición de glicemia en valores >= 126 y < 200 mg% . (glucosa hexokinasa. 22 . PROBLEMAS TIPO DE MEDICION E INSTRUMENTOS Cuestionario específico Medición fisiológica Examen de laboratorio y método examen físico Cuestionario sobre 2 mediciones (aparato conocimiento y automatizado OMRON tratamiento (vigilancia HEM 713C) en la misma OPS) visita. separadas por 2 min. Hitachi). 5 min reposo previo. Respiratorias Crónicas Tabaquismo Daño renal Anemia Reflujo Preguntas de screening gastroesofágico (modificado y abreviado de cuestionario de Manterola et al. Hitachi y LDL calculado en base a fórmula de Friedwald) Antropometría y circunferencia de cintura Cuestionario sobre conocimiento y tratamiento (vigilancia OPS) Cuestionario de angina de Rose (OMS. enzimático.3.

PROBLEMAS TIPO DE MEDICION E INSTRUMENTOS Cuestionario específico Medición fisiológica Examen de laboratorio y método examen físico Encuesta de screening (CIDI-SF) Minimental acortado + Pfeffer Pregunta sobre autopercepción de agudeza visual Medición de agudeza visual para visión lejana (Tablas de Snellen) y visión cercana (cartilla de Jaeger o Rosenbaum para analfabetos) Screening de agudeza auditiva (test de susurro y tic-tac modificados) Depresión Deterioro cognitivo (Demencia) Alteraciones visuales Audición Encuesta de autopercepción y síntomas de disminución de agudeza auditiva Antígeno prostático específico sólo a hombre > 35 años (enzimoinmunoensayo de micropartículas.3. sin diagnóstico previo de diabetes. Axsym-Abbot) *: repetición de glicemia en valores >= 126 y < 200 mg% .5b Mediciones e Instrumentos en la ENS 2003. Cáncer de próstata 23 .Cuadro II.

. Los reportes eran enviados periódicamente por correo al domicilio del participante.. ejemplo de “reporte de resultados”). Adicionalmente a este informe se anexaba una hoja con “Sugerencias para una vida Saludable”. “debe repetir papanicolau”. 24 .). El equipo médico de la PUC analizaba periódicamente la base y de esta forma generaba un archivo con aquellos pacientes con exámenes muy alterados: glicemia >280mg%. en caso contrario y cuando el sujeto lo había señalado expresamente en el consentimiento. “debe repetir la glicemia”.. consultorio. se destacaba. municipio). antígeno prostático alterado.4. etc. (Ver anexo. funcionó a partir de la base de datos de exámenes. el reporte era enviado al epidemiólgo del servicio quien se ponía en contacto directo con la persona para la entrega de resultados por otra via (entrega personal.3. Adicionalmente.. Esta base de datos generaba automáticamente por via de archivos relacionados un reporte escrito con todos los resultados y medicionesr realizadas al sujeto participante. hemoglobina <10mg%. b) Sistema de alerta de resultados muy alterados El sistema de alerta de resultados muy alterados. LDL >230mg/dl y triglicéridos>=500mg/dl.”. resumía y enumeraba los problemas de salud detectados y se indicaba las sugerencias pertinentes al caso particular (Por ej. Este listado era revisado y chequeado contra los documentos originales emitidos por el laboratorio y posteriormente enviado a la unidad de epidemiología del MINSAL para que los epidemiólogos de cada servicio puedieran notificar personalmente y dar seguimiento a estos pacientes utilizando un protocolo de derivación especialmente elaborado para estos casos.. Entrega de resultados a los participantes y manejo de los sujetos con exámenes alterados a) Reportes de resultados a los pacientes Se elaboró un programa computacional para el análisis y formulación de los diagnósticos de tamizaje. creatininemia >=2mg/dl. “Se le sugiere consultar un médico para confirmar y tratar adecuadamente los problemas detectados..

mejor sensibilidad y menor variabilidad inter-observador. En el caso de la encuesta de angina. 25 . que atiende a población de estratos medios y bajos. hubo que realizar adaptaciones. oftalmólogo) o instrumental (audiometría). La técnica de autotoma de muestra vaginal para virus papiloma fue previamente evaluada por medio de metodología cualitativa (focus group conducido por psicólogo) ya que era la primera vez que se probaba este método de tamizaje en la mujer chilena. Este último criterio cobró especial importancia en la selección de algunas técnicas dado que en este estudio el número de enfermeras trabajando simultáneamente a lo largo del país era alto (54 enfermeras). También se exploró la secuencia de los instrumentos incluidos en el cuestionario final. El único cuestionario que fue necesario traducir fue el de angina. mejorar la estandarización y verificar la validez contra un patrón de referencia clínico (cardiólogo. Se optó por los instrumentos de más bajo costo. Estos estudios de validación previa se realizaron en población consultante al Centro Médico San Joaquín – PUC.1. este fue traducido de ida y vuelta por profesionales traductores médicos y luego validado por especialistas cardiólogos. instructivos y formas de consentimiento fueron sometidas a pruebas de lenguaje en población de nivel socioeconómico medio y bajo (población consultante y población general de las comunas de La Florida y La Pintana).4. Todas las encuestas. Control de calidad en la ENS 2003 4. mejor aceptabilidad poblacional. Esto fue necesario porque no existía en nuestro medio suficiente evidencia que los respaldara. seleccionando aquellas adecuadas para tamizaje poblacional. las mediciones de visión y las mediciones de audición. Estandarización de procedimientos a) Validación y prueba de instrumentos Se utilizaron instrumentos y mediciones que estuvieran validadas.

manejo de equipos. 1 en la RM y 7 en distintas ciudades a lo largo de todo el país (Antofagasta. Coyhaique y Pta. formularios para traslados de muestras biológicas). protocolo de situaciones de emergencia. encuestas de la segunda visita. dividiéndose el grupo cuando fue necesario capacitar en forma especifica las funciones que debía cumplir cada uno. se generó un manual de procedimientos para los tecnólogos de hospitales regionales (Anexo: ENS 2003: Manual de procedimientos). encuestadores y tecnólogos médicos. Curicó. San Fernando. Pto. La capacitación técnica a las enfermeras fue realizada por las investigadoras y enfermeras 26 . Adicionalmente. fue de 1:2. La relación promedio enfermera o supervisor / personal capacitado. Cada capacitación reunía entre 4 y 6 equipos de terreno (encuestador-enfermera). Adicionalmente. Un miembro del equipo de investigadores PUC se hizo cargo de la introducción a ambos grupos. se encuentra en informes previos (ENS 2003: informe 1) b) Manual de procedimientos Se generó un manual de procedimientos muy detallado. Temuco. de Chile se encargó de la capacitación específica de los encuestadores. y un representante del Departamento de Epidemiología del MINSAL quien expuso el propósito. Arenas). explicando los objetivos y alcance del estudio. La jefa de encuestas de la U. Montt. La Serena. c) Capacitación del personal Se realizó 8 cursos formales de capacitación. cartas de consentimiento y aplicación de cuestionarios en primera visita) y para las enfermeras de terreno (técnicas de medición. objetivos y significación del estudio y presentó al equipo de trabajo La capacitación se realizó conjuntamente para enfermeras. Este manual contiene instrucciones para los encuestadores (manejo de la muestra. Concepción. Talca y Concepción). Al inicio de cada curso se contó con la presencia de autoridades de salud regionales. fue necesario realizar otras capacitaciones individuales para contratar personal adicional (Santiago.Detalles sobre la validación de instrumentos y sus atributos técnicos. Linares.

(7) Evaluación teórica. La capacitación para las enfermeras requirió alrededor de 19 horas y la capacitación a los encuestadores requirió de 16 horas aproximadamente. (6) Conformación de equipos de terreno enfermeraencuestador. dar a conocer.3 muestran la distribución y número de equipos de terreno en cada región. Los resultados de la prueba de conocimientos teóricos para enfermeras aplicada antes y después de la capacitación demostraron que: el porcentaje de enfermeras que alcanzaron un 90% de respuestas correctas aumentó significativamente desde un 17% a un 85% en las evaluaciones pre y post respectivamente. 27 . 9 horas el segundo. (2) Prueba diagnóstica. (3) Presentación de los cuestionarios. Manejo de la muestra. Los encuestadores se capacitaron en dos días. conocerse y motivar a los participantes para que se involucren con el proyecto. (5) “Role playing” de todas las mediciones realizadas en el estudio. El objetivo de la capacitación fue unificar criterios. Los cuadros del capítulo III. con jornadas de 10 horas el primer día. Las enfermeras fueron capacitadas en el tema de salud bucal por la unidad de Salud Dental del MINSAL con el apoyo del equipo odontológico regional. materiales y equipamiento de terreno. (4) Capacitación detallada sobre cada técnica de medición. con una jornada de 8 horas diarias. (8) Evaluación práctica y (9) Entrega de certificados a aquellos que cumplan con los requisitos de aprobación del curso. La capacitación cubrió las siguientes áreas temáticas: (1) Introducción a la ENS 2003 y sus objetivos. Las enfermeras se capacitaron en dos días. planificación y coordinación del trabajo de terreno. Al final de la capacitación se hizo entrega a las enfermeras de su bolso de trabajo con todos los materiales necesarios.supervisoras que coordinaban el trabajo de terreno.

También se ensayó el plan de análisis y construcción de prevalencias de las distintas enfermedades. de Chile. Las enfermeras y tecnólogos regionales fueron supervisados por 2 enfermeras coordinadoras y 2 médicos epidemiólogos que viajaron por todo el país. El estudio piloto fue muy exitoso por lo que luego de algunas adaptaciones de formato. mejor secuencia de los instrumentos y mediciones. tiempo de aplicación de encuestas y duración de visitas domiciliarias. Cada región fue visitada al menos 2 veces en el transcurso del terreno. como las enfermeras y tecnólogos regionales tuvieron supervisión persona a persona en terreno en una gran proporción de los casos. procesamiento de información.). prueba de reportes de resultados a pacientes y manejo de pacientes alterados con la colaboración de los epidemiólogos locales. digitadores. De este estudio se obtuvo importante información sobre: pérdida de la muestra y sus causas. etc. mejor sistema logístico para el barrido de la muestra en terreno y el traslado de muestras biológicas a los laboratorios. prueba de captura de datos (lector óptico. El 100% tuvo supervisión en role-playing en las capacitaciones y también el 100% tuvo supervisión telefónica semanal permanente. 4. los 105 sujetos fueron incluidos en los resultados finales de la ENS2003. 28 . Control de calidad en la recolección de información a) Supervisión del personal Tanto los encuestadores.2. se realizó un estudio piloto (n=105) en comunas urbanas y rurales de la región metropolitana y la VI región. Los encuestadores fueron supervisados por personal de la Unidad de Encuestas de la U.d) Estudio Piloto Con el objetivo de probar el poceso completo del trabajo de terreno y la toma de mediciones. Detalles de este estudio se encuentran en el respectivo Informe estudio piloto ENS 2003.

) Se generó indicadores de calidad de las mediciones. Esto permitió monitorear la calidad de la muestra (proporción de hombres. y la prevalencia de alteraciones visuales entre ojo derecho e izquierdo. a las 09:30 hrs. la hora promedio a la cual fueron extraidas las muestras de sangre. Para evitar preferencias de un lado vs. permitieron llevar una base de datos y emitir informes quincenales del avance de terreno.b) Repetición de mediciones La Unidad de Encuestas realizó repetición de preguntas telefónicamente a un 15% de los entrevistados. El diseño de las visitas permitió repetir preguntas en la primera y segunda visita (datos sociodemográficos y autoreporte de algunas enfermedades como la hipertensión y diabetes). 2 horas y 30 minutos) y finalmente. para mediciones continuas (p.Diastólica. otro (por ejemplo derecha vs. se comparó la prevalencia de alteraciones auditivas entre oido derecho e izquierdo. circunferencia de cintura) se calculó la preferencia de dígitos (porcentaje valores terminados en 0 o 5 ). además. grupos de edad) y detectar problemas de terreno como bajo rendimiento diario del personal por problemas logísticos o alto nivel de rechazo en ciertas comunidades especiales en que fue necesario realizar difusión especial. no se aceptó formularios incompletos. 29 . arterial. mujeres. c) Monitoreo de mediciones e indicadores del proceso de terreno Los formularios de traslado semanal de muestras biológicas a Santiago. talla. izquierda). El porcentaje de preferencia de dígitos para hipertensión osciló entre un 9 y 12% tanto para P.. peso. La consistencia fue superior al 95%. promedio de horas transcurridas entre la toma de muestra y el centrifugado en el laboratorio (aprox.Sistólica como P. Por ej. lo que sirvió también como oportunidad de chequeo en un 35% de la muestra aproximadamente. estos fueron completados telefónicamente. 12 horas y 30 minutos). Además. la mitad de los formularios iniciaban la medición con el lado derecho (forma 2 b) y la otra mitad con el lado izquierdo (forma 2 a). Se generó indicadores de calidad del terreno como son: promedio de horas de ayuno de los participantes (aprox.(aprox.

Universidad Católica de Chile) a pesar de la dificultad logística y costo que esto implica.. Se estandarizó la cantidad de hielo seco en los traslados (2 barra-kilo por cada caja de 150 alícuotas) permitiendo alcanzar duración de 48 hrs. con temperaturas inferiores a –30°C. Cualquier equipo defectuoso. pesas digitales. e) Mantención de equipos de terreno Todos los equipos de terreno (aparatos de presión electrónicos. visitas a terreno cuando fue posible y la construcción de indicadores como : número y tipo de alícuotas guardadas.d) Monitoreo del procesamiento. fue reemplazado por uno nuevo y enviado a servicio técnico de los proveedores. 30 . cambio de pilas y limpieza. traslado y análisis de las muestras biológicas Como ya se mencionó en la metodología. Estas revisiones consisitían en medición de un objeto standard (como . sistemática y centralizadamente (en Stgo) por las enfermeras coordinadoras. El procesamiento pre-analítico o preparación de las muestras fue realizado en laboratorios regionales. huinchas. relojes) fueron revisados cada 50 mediciones aproximadamente. Es por esto que se optó por la utilización de un solo laboratorio centralizado de análisis para todas las muestras (Laboratorio Central de la P. promedio de horas de centrifugado y control de temperatura de los freezer regionales (todos tenían termómetro especial y planilla de registro diario). La calidad del traslado de muestras congeladas fue monitoreada por la observación del estado de muestras que llegaban a la PUC y en forma aleatoria algunos traslados incluían alícuotas en posición invertida con lo que se chequeaba la existencia de goteo en las tapas (signo de descongelamiento). en este estudio se realizó un enorme esfuerzo por cautelar la estandarización y calidad de técnicas de análisis de laboratorio. siendo monitoreado mediante entrevista telefónica estandarizada (pauta de chequeo diseñada para verificar el método de procesamiento utilizado por los tecnólogos).pesar un objeto de peso conocido). El laboratorio Central tiene sus propios controles de calidad internos y externos y se encuentra suficientemente acreditado (los coeficientes de variación analítica se encuentran disponibles para todos los análisis realizados durante el año 2003).

F1.y segunda visita -F2-). Para el ingreso de datos a un archivo magnético se utilizó dos sistemas: digitación (exámenes de laboratorio) y digitalización (Entrevistas primera . Procesamiento y validación de datos El resumen de las actividades de procesamiento y el orden en que ocurren se presenta en el Flujograma de Procesamiento de la ENS 2003 al final de este capítulo. necesarias en el proceso de digitalización.3.4. En anexo se presenta la Descripción del Archivo Magnético. se incorporaron Marcas de Alineación.4. Cuadro II.1 Ilustración de las marcas de alineación utilizadas en los formularios F1 y F2. La digitalización e interpretación del formulario que aplicó tanto el encuestador como la enfermera fue lo que demandó más tiempo . para poder entregar en forma oportuna los resultados a los participantes.4. a) Ingreso de la información recolectada Simultáneamente. con el trabajo de terreno se fue haciendo el ingreso de datos. Caracter o Marca de Alineación 31 .1. como muestra el Cuadro II. Previo a la digitalización.

Utilizando como fuente el documento antes descrito se construyeron programas computacionales específicos. mediante los cuales se detectaron inconsistencias. corresponde a un archivo magnético en formato texto plano. 32 . b) Validación de la información El resultado de la digitalización e interpretación de los formularios. las que fueron corregidas teniendo a la vista el instrumento aplicado. documento que especifica los valores aceptados (recorrido) en cada una de las variables y las relaciones que se pueden establecer entre ellas.4. Cuadro II. Durante el período de aplicación del instrumento se construyó la malla de validación. que mediante simples procesos computacionales fue estructurado según el formato definido en el Esquema de Registros2.Los formularios de exámenes fueron digitados dos veces y las discrepancias corregidas teniendo a la vista el instrumento original.2 Ilustración de interfaz del programa de corrección de los formularios F1 y F2. 2 Ver Descripción del Archivo Magnético en Anexos. ciertamente las no permitidas.

internamente fue conocido como Hermanamiento. Formulario 33 . se procedió a corregir los datos a través de una conversación telefónica con el entrevistado. Los procesos de validación de información fueron realizados en forma independiente principalmente por la particularidad de este estudio.2 muestra la interfaz disponible para el corrector. a través del análisis de los rangos biológicamente plausibles. y de los exámenes realizados con las muestras obtenidas.4.La figura del Cuadro II.HDL] . el cual es enviado por correo certificado posteriormente al entrevistado. ciertamente se dispuso de información en diferentes archivos producto de la aplicación de cada uno de los formularios. en que se recolectó información de un entrevistado en períodos distintos de tiempo. En el caso de los lípidos se recalculó la fórmula de Friedwald. fue necesario realizar un proceso de cuadraturas. c) Cuadraturas entre Formularios Posterior a la validación. Utilizando este mecanismo se detectó un conjunto mínimo de observaciones. (LDL=[Col total . para las cuales no se pudo relacionar cada uno de los antecedentes (falta Formulario 2. Este procedimiento relacionaba todos los antecedentes de un entrevistado con el fin de emitir un Reporte con diagnósticos y recomendaciones médicas. con lo que se detectaron las inconsistencias de digitación. Este procedimiento se realizó con periodicidad mensual. en la medida que el instrumento no indicó solución. La validación de la información asociada a los Exámenes emitidos por el laboratorio fue realizada por el equipo medico de la PUC. en ella se observa tanto la pantalla que informa acerca de los errores detectados como también una de acceso a la modificación de las variables.[Triglicéridos/5]). Adicionalmente a este mecanismo de corrección de inconsistencias.

240 resultados de exámenes emitidos en papel por el laboratorio) reportándose finalmente un error de digitación en menos del 1%. no se puede tomar muestra vaginal. etc). Se chequeó un 15% aleatorio de los reportes para pacientes (chequeo manual por revisores médicos). que permitió afinar el programa computacional. El 100% de las mediciones de visión y presión fueron chequeadas manualmente ya que se detectó un error de lectura óptica algo superior en estos campos. resultados de Exámenes. Estos casos fueron contrastados con el Cuadro de Avance del trabajo de campo para determinar las causas de las faltas (rechazo de aplicación de la encuesta.F34.350 examenes revisados de12. d) Validación manual de bases de datos contraste con los originales de encuestas e informes de laboratorio El 15% de las encuestas de morbilidad y mediciones (formularios F1 y F2) fueron completamente revisados y comparados con la base de datos. El 19% de los originales de exámenes fueron chequedos en la base doble digitación (2. etc). encontrando un de error de lectura óptica inferior al 1% en la mayoría de los campos. previo a cada envío. 34 . Muestra Vaginal. Esto permitió detectar errores en el diseño de fórmulas diagnósticas y comentarios prediseñados. acercándose a 0% de error.

e) Bases de datos resultante La información recolectada desde las mediciones en terreno.dbf Examenes.xls ENS.4. de virus papiloma y de hanta aplicados. archivos de carácter administrativo. y un conjunto de archivos generados durante la ejecución del proyecto se han organizado en una base de datos. Resumen de diagnósticos y recomendaciones generados a partir de las variables auxiliares creadas. algunas consultas simples Datos provenientes de las mediciones. Cuadro II.dbf Basef1b. como por ejemplo su nombre y su formato. Variables auxiliares creadas a partir de las bases de los formularios aplicados.xls Factores de Expansión.4. El Cuadro II. de hepatitis. Resultados de exámenes de sangre.dbf Pilof2. variables construidas en función de ellos.dbf PiloExa. Datos provenientes de las mediciones.xls Formularios Aplicados Formula F1A Formula F1B Formula F2 Formula Examen CAV.sav ENS. Cálculo de factores de expansión desde la ECV 2000 a la ENS 2003. Registro de toda la muestra ENS aplicada.3 Bases de Datos de la ENS 2003. algunas consultas simples Reportes.dbf Basef2. algunas consultas simples Datos provenientes de las mediciones. variables construidas en función de ellos.dbf Basef34.mdb ENS. Datos generados tanto para la encuesta Piloto como para la Encuesta Final. Datos capturados en la aplicación de la Encuesta Final del estudio.dbf Basef1a.dbf Pilof1b. calendario de envío de reportes y estado de aplicación de cada formulario entre otros. resultados obtenidos de los exámenes de laboratorios. Origen de Datos Aplicación ENS Piloto Aplicación ENS Final Análisis de Laboratorios Formato Nombre Archivo Pilof1a.3 muestra estos archivos y especifica algunas de sus características. variables construidas en función de ellos.dbf Contenido Datos capturados en la aplicación de la Encuesta Piloto del estudio.dta Administrativos Encuesta de Calidad de Vida INE 2000 Consolidado Access Consolidado SPSS Consolidado STATA 35 .

4. Cuadro II.4 Vista del archivo ACCESS que contiene las Bases de Datos ENS 2003. También se han incorporado algunas tablas como FACTORES y NIVEL SOCIOECONOMICO que contienen variables generadas en función de la información recolectada.4 muestra las tablas contenidas en la base de datos. Adicionalmente se han programado algunas consultas de generación mediante las cuales se crean las tablas que contienen la información de las dos mediciones. 36 .La base de datos contiene vínculos con los archivos originales (. El Cuadro II. es el caso de las tablas “DATOS*”.dbf) de las mediciones definitivas como las provenientes de la experiencia piloto.4.

Encuesta) Revisión y Codificación (Sup. Encuesta) Revisión y Codificación (Sup. Encuesta) Revisión y Codificación (Sup.Flujograma de Procesamiento ENS 2003 Formulario F1 Formulario F2 Formulario F34 Exámenes Revisión y Codificación (Sup. Encuesta) Captura con Scanner Captura con Scanner Doble Digitación Doble Digitación Validación Rango y Consistencia Validación Rango y Consistencia Validación Rango y Consistencia Validación Rango y Consistencia Cuadratura de Datos Generación de Reportes Reporte a Entrevistados Cuadro de Avance (Administrativo) Revisión Médica Alerta Exámenes Alterados Hepatitis A-B-C Virus Papiloma Virus Hanta BASE DE DATOS Factor de Expansión ECV2000-ENS2003 37 .

Para los distintos análisis epidemiológicos se categoriza este último dato utilizando los tramos internacionales: Nivel educacional bajo= menos de 8 años de estudios. casado. Se registra en base a la percepción del encuestador sobre el género del entrevistado. Se calculó a partir de la fecha de nacimiento del entrevistado3. Nivel educacional alto= más de 12 años de estudios. Nivel Educacional (NEDU): se utiliza una pregunta que registra 2 datos: a) último curso y tipo de estudios aprobados y b) el número total de años de estudio. “25 a 44 años”. convive. Estado Civil: variable categórica que incluye las categorías: soltero. Nivel educacional medio= entre 8 y 12 años de estudios.5.1 Variables epidemiológicas a) Variables independientes Sexo: variable categórica. 38 . Definición de variables en la ENS2003 5. 45 a 64 años” y “65 y más años”. Edad: variable cuantitativa. 3 Los principales grupos de edad de la ENS corresponden a 4 tramos de edad “17 a 24 años”. separado o anulado y viudo.

A continuación se muestra una tabla con la categorización de estos 6 grupos utilizada en la ENS2003: Categorías ENS E (Bajo) D (Medio-Bajo) C2C3 (Medio) ABC1 (Alto) Cabe notar que existen múltiples clasificaciones socioeconómicas en Chile basadas en las mismas variables (ocupación. de Chile. En estos casos.E). tablas y puntajes de clasificación ESOMAR en Anexo. En caso que el principal sostenedor no esté activo laboralmente se utiliza un batería de seis bienes. INE y otros) obtengan distribuciones socioeconómicas distintas para la población chilena aunque las reporten utilizando la misma nomencaltura (A.B. Ver descripción. Para esta caracterización la ENS utiliza la Matriz Socio Económico ESOMAR. Las regiones toman los valores 1 a 13 según ordenamiento geopolítico actual4. ellas no son equivalentes ya que han sido construidas seleccionando distintos indicadores (por ej. 39 .D. sin embargo.C3. distintos bienes) y otorgando distintos pesos a cada una de ellas. 4 La región 13 es la Metropolitana. el NSE se determina por el número de estos bienes que se posee en el hogar. Esto ha generado que diversas fuentes (ESOMAR. la cual se basa en dos variables: el nivel de educación y la categoría ocupacional del principal sostenedor del hogar. Zona: variable categórica.C1. educación y bienes). Ambas variables se combinan y dan origen a 6 grupos socio económicos. La clasificación de zona urbano/rural es la misma definida por el INE para los segmentos encuestado en la ECV 2000. En este estudio se ha utilizado la metodología ESOMAR en base a la experiencia del equipo de la Unidad de Encuestas del Departamento de Economía de la U. Adimark.C2. Regiones: variables categórica.Nivel Socio Económico (NSE): variable categórica.

5.5.en sangre. II. depresión.5. peso.5. circunferencia de cintura. la segunda tabla resume la información que resulta de los exámenes clínicos.5.). cuya definición se presenta en el Cuadro II.b) Variables dependientes Todas las variables dependientes que se recogieron en la ENS 2003 se resumen en los Cuadros II. hemoglobina. talla.1a.1c. presencia de ciertas sustancias en orina – cuerpos cetónicos.1c) 40 .1b y II. angina. glóbulos rojos5. II. plasma o suero.2 Definición y puntos de corte para el cálculo de prevalencias A continuación se muestran tres tablas con las definiciones y puntos de corte utilizados para la construcción de las prevalencias de los problemas de salud incluidos en la ENS.1c En estas tablas también se detalla el contenido de estas variables.5. Cifras de presión arterial. Variables cuantitativas: niveles de antígeno o de anticuerpos o niveles de sustancias químicas –glicemia. Variables categóricas: poseer o no una condición mórbida (síntomas muscoloesqueléticos.. La primera tabla presenta la información que se obtiene directamente de las entrevistas (F1 y F2). Además se crearon dos variables complejas que reúnen una serie de condiciones de riesgo: el Sindrome metabólico y el Riesgo cardiovascular.5..1b y II. y la tercera describe las variables que se obtienen de los análisis de laboratorio (Cuadros II.1a.

PATOLOGÍA Angina Cuadro II. INSTRUMENTO DE DESCRIPCIÓN DE LA PREVALENCIA MEDICIÓN Cuestionario de Angina de “posible angina”: dolor o molestia al pecho de grandes o medianos esfuerzos.1a. o “Fumador ocasional”: menos de 1 cig. abreviado../dia Enfermedades Respiratorias crónicas Tabaquismo Cuestionario OPS para vigilancia de tabaquismo Reflujo gastroesofágico (RGE) Artritis/artrosis 2 preguntas de screening sobre RGE. • “Deterioro cognitivo ” = MMSE <13 puntos. Pregunta ECV2000 41 . “Sedentario”: persona que reportaba en el último mes NO practicar deporte o acitividad física fuera del horario de trabajo. Se sumaron a la prevalencia los disneicos puros de intensidad al menos moderada. • Depresión Deterioro cognitivo del adulto mayor Sedentarismo Screening con MMSEabreviado y confirmación con Test de Pfeffer. • “Deterioro cognitivo con discapacidad en el desempeño de la vida cotidiana” = MMSE<13 puntos + Pfeffer >=6 puntos. hace al menos 2 años. • “Funcionalidad” según puntaje HAQ8: Normal (0). que se presenta la mayoría de las veces. “SME 1”: síntomas musculoesqueléticos de origen no traumático en los últimos 7 dias. o “Fumador diario” : al menos 1 cig. en personas que pueden esfuerzo . Encuesta de síntomas musculoesqueléticos (CCQ-ILAR) y encuesta sobre funcionalidad (HAQ8) Screening con CIDI-SF “Síntomas crónicos de RGE”: pirosis o regurgitación de alimentos 2 o más veces por semana desde hace meses y sin considerar los períodos de embarazo. por al menos 3 meses al año . la mayor parte del dia por al menos 2 semanas seguidas + la presencia de al menos 5 de 7 síntomas adicionales.Problemas de Salud Ens 2003: Medidas y Criterios de Normalidad./dia. • “SME 2”: síntomas musculoesqueléticos de origen no traumático en los últimos 7 dias con intensidad >=4. Variables de las Entrevistas. “Fumador actual”: fumador diario + ocasional. Suficiente para trabajar (<1). independiente del tratamiento farmacológico. “Síntomas Depresivos en el último año”: disforia o anhedonia casi todos los dias. Invalidez (2 a 3 puntos). Cuestionario CECA modificado.5. • • Prevalencia “de vida”: ha fumado al menos 100 cigarrillos en toda la vida. independiente de la intensidad del dolor. Incapacidad (1 a <2).Rose/OMS – caminar. durante 30 min o más cada vez al menos 3 veces a la semana. CIDI-SF Puntaje >=5 “Síntomas Depresivos en el último mes”: las últimas 2 semanas de estos síntomas se registraron durante el mes de la entrevista o durante el mes anterior a la entrevista. “Síntomático respiratorio crónico”: tosedor o espectorador la mayoría de los dias o las noches.

• “dientes remanentes” : nº total de dientes en boca.3. • “En tratamiento no farmacológico”: declara encontrarse en tratamiento sin medicamentos (dieta.1 • “Visión disminuida”: 0. • “Hipertenso controlado”: hipertenso normotenso Estado Nutricionl en base a IMC (Peso en kg/talla en m2) • “Normal”: IMC >de 18. • “Obesidad abdominal 2”: circunferencia de cintura >= 94 cm en hombres y >= de 80 cm en mujeres. Estado nutricional OMS Agudeza visual (Lejos) Agudeza visual (Cerca) Agudeza auditiva Salud bucal 42 . Cuadro II.0 • “Enflaquecido”: IMC < de 18.1b. mejor ojo con corrección • Jaeger “disminuida”: > 0.Problemas de Salud Ens 2003: Medidas y Criterios de Normalidad. Variables del Examen Clínico.75 • Rosenbaum (sólo analfabetos) “disminuida”: >= 2 • Autopercepción de “agudeza visual disminuida”: (encuesta F1 p. “Mejor Visión”: Snellen. independiente del número de dientes remanentes.PATOLOGÍA Hipertensión (JNC VI).0 a 29. Se suman los normotensos que reportan tratamiento farmacológico.9 • “Obeso”: IMC > o igual a 30 • “Obeso mórbido”: IMC > 40 • “Obesidad abdominal 1”: circunferencia de cintura > 102 cm en hombres y > de 88 cm en mujeres. • “desdentado”: ningun diente remanente en boca.5<25.. • “Hipertensión diastólica aislada”: PAD>=90 mmHg con PAS <140 mmHg • “Conocimiento”: un médico o enfermera le había dicho que era hipertenso. ejercicios o baja de peso) indicado por un profesional de la salud para controlar la presión arterial. • “Hipertensión sistólica aislada”: PAS >=140 mmHg con PAD <90 mmHg.24) “piensa que su vista es regular o mala” • Test de Susurro “alterado”: cualquier valor distinto de 2/2 palabras correctas a una distancia de 2 m. • “En tratamiento farmacológico”: declara encontrarse en tratamiento con medicamentos indicado por un profesional de salud para controlar la presión arterial.1-0.3 • “Visión normal”: > 0. • “incomodidad prótesis dental”: personas que presentan siempre o casi siempre incomodidad en 4 situaciones de la vida diaria.25) “considera que no escucha en forma normal por ambos oidos” • “caries”: al menos 1.5. Snellen – criterios OMS: • “Ceguera”: <0.5 • “Sobrepeso”: IMC 25. • Test deTictac “alterado”: < o = 4 cm. • Autopercepción de “agudeza auditiva disminuida”: (encuesta F1 p. DEFINICIÓNES Y PUNTOS DE CORTE • “Hipertenso”: PAS >=140 mmHg y /o PAD>= 90mmHg.

• “En tratamiento no farmacológico”: tratamiento no medicamentoso indicado por profesional • “Diabético controlado”: diabético normoglicémico..1c.. “Glicemia elevada”: >=100 mg/dl • “Diabetes”: 2 glicemias >=126 mg/dl y autoreporte negativo ó >=100 con autoreporte positivo ó cifra>=200 con autoreporte negativo ó tratamiento farmacológico independiente del valor de glicemia. * rangos de normalidad variables según nivel de riesgo cardiovascular individual para LDL y Triglicéridos.5 ng/ml . Colesterol total y HDL cualquier ayuno. • “Autoreporte”: un médico o enfermera le había dicho que era diabético.3. o Muy alto: > 20% probabilidad de evento CV a 10 años. se omite mujeres con regla actual. >130( si 2 o más FR) o >160 (si tiene< 2 FR) * • Ayuno: LDL y triglicéridos entre 10 hrs y 14 hrs. Hipertensión o Moderado < 2 factores de riesgo (FR) Arterial. • “En tratamiento farmacológico”: con medicamentos indicado por un profesional de salud. P. • “Alterado”. mujer >1. Arterial sistólica) o Alto: 10% <20% probabilidad de evento CV a 10 años. Anemia Antígeno Prostático Específico Sindrome Metabólico Riesgo Cardiovascula r (RCV) Cuadro II. sexo.5 ng/ml. • Presión Arterial > 130 / 85 • Circunferencia de cintura elevada • HDL <40 en hombres o <50 en mujeres • Glicemia elevada > 110 • Triglicéridos elevados > 150 RCV Global: (edad.73m2 • “Clearance 2”: sólo Cockcroft en ml/min.85 en mujeres). • “Creatininemia elevada”: o <50 años: hombre >1. punto de corte fijo = > 4ng/ml. • “Posible Diabetes no confirmada”: 1 glicemia >=126 con autoreporte negativo • “Posible intolerancia”: glicemia entre 100-125 con autoreporte negativo.0 mg/dl o >=50 años: hombre >1. • “Proteinuria”: cualquier rango positivo (>=30mg) • “Leucocituria”: cualquier rango positivo (>=10-25 leu) • “Cetonuria”: cualquier rango positivo (> o = 1 cruz) • “Glucosuria”: cualquier rango positivo (>= 50 mg) • “Hematuria”: sangre >=5-10 ó Hemoglobina: >=10. 43 . • “Alterado” punto de corte variable según edad: 40-49 años >2.73m2 de superficie corporal (Dubois) en ml/min x 1. antecedentes o Alto 2 o más FR familiares) o Muy alto: diabéticos o personas con enf aterosclerótica RCV Framingham: (edad. HDL. HDL. Variables de laboratorio PUNTO DE CORTE • Col total > 200 mg/dl • HDL < 40 mg/dl • TG > de 150 mg/dl (si 2 o más FR) o 200 (si <2 FR)* • LDL >100 mg/dl (si ya tiene Enf.5 ng/ml. tabaco. • < 12 g/dl hemoglobina sérica. • Ayuno: mínimo de 8 horas de ayuno para ser analizable. o Bajo: < 10% probabilidad de evento CV a 10 años. • RCV Framingham: colesterol total. mujer >1. sin corregir.0 mg/dl • “Clearance 1” (Cockcroft corregido): [(140-edad)*peso]/[creatininemia*72]. (* 0.PATOLOGÍA Dislipidemia Diabetes Daño renal Alteraciones del exámen de orina (tira reactiva).2. • Se consideró “función renal disminuida” a valores <80 ml (punto de corte para estudios NHANES). ajustado a 1. • Se consideró “daño renal avanzado” a valores <30 ml.Problemas de Salud Ens 2003: Medidas y Criterios de Normalidad. 6069 años >4. -70-79 años >6. • RCV Global: tabaco. 50-59 años >3.5 ng/ml Requiere 3 de estos 5 criterios. • “Posible Infección del tracto urihario”: presencia simultánea de nitritos y leucocitos.5.Cardiovascular). puntos de corte para Colesterol total y HDL son siempre fijos (>200 y <40 mg/dl respectivamente).

44 . Finalmente. demanda potencial inmediata. Para la mayoría de los problemas de salud incluidos en la ENS. Se comenta sobre fortalezas y debilidades de los instrumentos y técnicas y cómo estos pueden sobre o subestimar las prevalencias reales. permitirán evaluar la magnitud real del problema y sus determinantes en la población general y la demanda potencial bajo distintos escenarios de pesquiza o detección por parte del sistema de salud. medición de agudeza visual. La selección de cada uno de estos instrumentos de la ENS obedeció a los siguientes criterios: alta sensibilidad. las mediciones objetivas. la medición objetiva del daño (ej. presión arterial…). se utilizó medición simultánea de 2 o 3 tipos de indicadores: la autopercepción (ej. es decir. especificidad y confiabilidad) de los instrumentos de medición utilizados para cada problema de salud y como estos afectan el cálculo de las prevalencias poblacionales en la ENS2003. ya que las 2 primeras permitiran generar indicadores de problemas percibidos y/o ya diagnosticados.5. facilidad de aplicación conjunta en el contexto de una visita al hogar y baja variabilidad interobservador (dado el alto número de encuestadores y enfermeras que trabajaron a lo largo de todo el país). Debemos tener en cuenta que esta información es valiosa y complementaria. si un médico le ha diagnosticado alguna vez hipertensión) y finalmente.3 Consideraciones sobre los instrumentos de medición para el cálculo de prevalencias A continuación se discute sobre los atributos técnicos (sensibilidad. bajo costo. Estas consideraciones son fundamentales para la interpretación final de los resultados. el autoreporte de diagnóstico médico (ej. si cree que tiene problemas para oir o ver…).

90 . registra presión sistólica. 45 . Se basa en la técnica oscilométrica. Un punto importante a recordar. Este instrumento se utilizó complementariamente a las mediciones para el cálculo de la prevalencia final de hipertensión (ya que en ella se incluye a aquellos normotensos que reportan tratamiento farmacológico). especialmente al intentar comparar estas prevalencias con otros estudios. Para un mayor detalle sobre los procedimientos estandarizados para realizar cada una de las mediciones. 100 o más años. este módulo contenía 5 preguntas relacionadas con la hipertensión arterial Estas preguntas se basan en el instrumento básico (preguntas core) de vigilancia de hipertensión de la OPS. diastólica y pulso. es que la mayoría de los estudios reportan prevalencias muestrales y no expandidas. ver manual de terreno (anexo). Las prevalencias en la ENS son expandidas considerando el diseño muestral y ajustadas para reflejar la demografía nacional para mayores de 17 años sin límite superior de edad.También se usó para el cálculo de prevalencias relacionadas a conocimiento. la medición repetida en el tiempo de todos estos tipos de indicadores permitirían la evaluación del cambio poblacional en el perfil epidemiológico y la evaluación de estrategias promocionales o preventivas aplicadas en nuestro país. Este aparato digital posee inflado automático. La Presión Arterial en este estudio fue evaluada utilizando un aparato automatizado llamado OMRON-HEM 713C. El último grupo de edad descrito en este estudio (>=65 años) incluye a una proporción importante de personas mayores de 80 . a) Hipertensión En la Encuesta.Por otro lado. no requiere corriente eléctrica (usa pilas) y es de muy fácil uso para cualquier operador. tratamiento y control de la hipertensión en Chile. Ellas indagan fundamentalmente en el auto reporte diagnóstico y situación de tratamiento actual.

Cooper R. A pesar de ser levemente más caros que los aparatos de mercurio. por lo que se optó por el 713C. La capacitación de enfermeras incluyó el reconocimiento de todas aquellas variables que pueden influir sobre la toma de presión. Kaufman J. 7 Cooper R.2(1):35-40. Asuzu M. Sparks B. Puras A. 2000 Jan. 1996 Aug. Parati G. Sparks H. A las personas se les aclaró que debían tomar su medicación O'Brien E. 2001 Mar 3.sin embargo. estos últimos se encontraban absolutamente fuera de presupuesto.Este aparato fue validado para uso clínico y posee certificación BHS y AMMI. Este último aspecto fue especialmente decisivo en la selección de este instrumento. Comparison of the Omron HEM-713C automated blood pressure monitor with a standard ausculatory method using a mercury manometer. Ordunez P. Su categorización es A para sistólica y B para diastólica. Adams JM. Evaluation of an electronic blood pressure device for epidemiological studies. Mufunda J. Myers MG.8 Existen otros aparatos automatizados utilizados más frecuentemente en estudios poblacionales (Hem-705CP con impresora o aparato automatizado tipo Dinamap). 6 Mufunda J. Sparks HV. Blood pressure measuring devices: recommendations of the European Society of Hypertension. Chifamba J. 5 46 . Tracy J. Staessen J.42(8):230-2. 1997 Dec. Sparks H. Matenga J. Dakwa C. Correlates of blood pressure in an urban Zimbabwean population and comparison to other populations of African origin. Waeber B.7 Este aparato también se ha validado para su uso en estudios epidemiológicos. los aparatos automatizados tienen algunas ventajas: no son tóxicos (mercurio). Sparks B. siendo que la capacitación debía cubrir múltiples aspectos de otras 20 enfermedades tan importantes como la hipertensión).6. no requieren calibración permanente (columna de mercurio) y no presentan dificultades en la estandarización interobservadores. Matenga JA. Scott LJ.322(7285):531-6.5. Cent Afr J Med. Blood Press Monit.14(1):65-73. J Hum Hypertens. fáciles de usar y transportar en terreno y a diferencia del referente de mercurio. Chifamba J. por lo que estas fueron estrictamente controladas en el protocolo. ya que el número de enfermeras participando en la ENS a lo largo del país (n=64) nos hizo pensar que el error del instrumento pudiese ser despreciable al compararlo con la magnitud del error interobservador y el esfuerzo desproporcionado que significaba estandarizar al personal en el uso de aparatos de mercurio (la hipertensión habría ocupado el 70% del tiempo requerido en las capacitaciones. BMJ. 8 Mufunda J.

O´Brien E. Evaluation.157: 2413-2445. Straus SE. El chequeo fue realizado por una enfermera supervisora que cambiaba las pilas y medía la presión arterial a una persona simultáneamente con el referente de mercurio y el aparato automatizado (medición en paralelo a través de tubo en Y). Orduñez P.antihipertensiva en forma habitual y las mediciones fueron realizadas en ayuno (sin ingesta de alcohol o alimentos). puede disminuir las prevalencias en un 20%. Rodríguez P. sólo la segunda toma.10(3):152–160. ya que se descartan los falsos positivos del tamizaje. Blood pressure measurement. BMJ 2001.10. Evidence based treatment of hypertension. and Treatment of High Blood Pressure. 12 The Sixth Report of the Joint National Committee on Prevention. Part ISphyngmomanometry: factors common to all techniques. BMJ. 11 McAlister FA. Lip GYH.11 Los aparatos fueron chequeados al comenzar el proyecto y periódicamente en su transcurso. 9 Beevers G. 10 Silva LC. siguiendo la metodología OPS-CARMEN. Para el cálculo de prevalencias se utilizó el promedio de 2 mediciones en una misma visita y la categorización establecida por el JNC VI. Hay múltiples estudios que consideran promedio de la segunda y tercera medición en británicos) lo que hace bajar las prevalencias.322:981-985. 2001 Apr 14. A tool for assessing the usefulness of prevalence studies done for surveillance purposes: the example of hypertension. la misma visita (NHANES. ABC of hypertension. Distintos estudios extranjeros y nacionales sugieren que otra medición realizada en dia distinto bajo las mismas condiciones.12 Para la conducta clínica individual y reportes a los pacientes participantes.322(7291):908-11. Measurement of blood pressure: an evidence based review. Detection. 47 . se consideró sin embargo. Precauciones al interpretar las prevalencias de hipertensión en la ENS2003: Las prevalencias pueden tener un grado variable de sobreestimación dadas las siguientes razones: a) Se realizó Tamizaje poblacional y no confirmación diagnóstica de hipertensión. Arch Intern Med 1997.9. posterior a la toma de muestra de orina y previo a la punción venosa. Rev Panam Salud Publica 2001. b) El tamizaje realizado considera promedio de 2 mediciones en la misma visita. Robles S.

en cambio.F. Se eliminaron las principales fuentes de error por medio de: análisis centralizado de todas las muestras nacionales en un único laboratorio que posee certificación internacional CDC-CAP.R. independiente del ayuno. para el caso de LDL y triglicéridos se analizó sólo aquellas muestras con ayuno mínimo de 10 horas y máximo de 14 horas (criterios para estudios poblacionales. Este era un sesgo inevitable en este estudio ya que las visitas se realizaba a personas que esperaban en condiciones de ayuno. los n muestrales no corresponden al total de la población ENS. E. se estandarizaron las horas de ayuno exigidas para el análisis y se realizó un 100% de chequeo de errores de captura en base de datos a través de un programa de validación utilizando la fórmula de Friedwald.c) La medición se realizó en promedio a las 9:30 AM. Por otra parte. El control de calidad en el análisis de laboratorio y captura de datos relacionados a lípidos fue óptimo. También se realizó una exploración de los efectos que porducirían en nuestra población la introducción de los nuevos criterios diagnósticos. ya que por razones de costo el perfil lipídico se realizó solamente a una submuestra aleatoria del 60% de los participantes. b) Dislipidemias La evaluación de dislipidemias se realizó a través del perfil lipídico en ayunas.). En el caso de colesterol total y HDL. se analizaron todas las muestras.M. por lo que no se preveen posibles fuentes de sesgo en la interpretación de prevalencias. Los valores de referencia utilizados son los internacionales (OMS puntos de corte fijo y ATPIII puntos de corte variables según riesgo cardiovascular). hora del día en la cual se observa el valor más alto de la variación circadiana de este parámetro fisiológico. 48 .

25:329-349. Cada huincha no superaró las 80 – 100 mediciones. Al igual que en el caso de aparatos de presión. por lo cual se consideró necesario utilizar algún indicador sencillo que permitiera mostrar la distribución de la grasa corporal. 49 .c) Estado nutricional Se medió la antropometría de los participantes para evaluar el estado nutricional. El indicador que cumple con estas condiciones es la medición de la circunferencia de la cintura. American Jorunal of Cardiology 1994. Circunferencia de cintura: se utilizó una huincha plástica especialmente diseñada para estos efectos (Lab. por lo que no existió riesgo de estiramiento. Karvonen M et al. 14 Pouliot MC et al. El indicador más útil para estimar prevalencia de obesidad en el ámbito poblacional sigue siendo el Índice de Masa Corporal (IMC.311:1401-1405.Waist circumference action levels in the identification of cardiovascular risk factor :prevalence study in a random sample. Roche). Journal of Chronic diseases 1972. Normal. y obesidad en distintos grados). 15 Han TS et al . indice de Quetelet). Esta pesa tiene una sensibilidad de 100 g y un peso máximo de 150 kg.15 Peso: se utilizó una pesa digital portátil marca SOHENLE (a pila). La acumulación excesiva de grasa intra-abdominal se asocia con mayor riesgo cardiovascular y diabetes mellitus de tipo 2. Waist circunference and abdominal sagital diameter :best simple anthropometric indexes of abdominal visceral adipose tissue accumulation and related cardiovascular risk in men and women.13 Se utilizaron los puntos de corte propuestos por la OMS para definir el estado nutricional (Enflaquecido. BMJ 1995. El IMC por sí sólo no permite mostrar las variaciones de la distribución regional de la grasa. Este indicador es útil ya que presenta una buena correlación con la cantidad de grasa total. 13 Keys A. las pesas fueron revisadas periódicamente en búsqueda de aumentos de variabilidad de excedieran los 100g. Talla: se utilizó una huincha metálica. Sobrepeso. Indices of relative weight and obesity. que es la relación entre el peso corporal expresado en kilos y la estatura expresada en metros al cuadrado.73:460-468. Fidanza F. el cual se ha demostrado que presenta una buena correlación con el depósito de grasa intra-abdominal14.

Los análisis de laboratorio fueron centralizados y realiazdos todos con la misma técnica (hexoquinasa). Cuando fue necesario repetir la glicemia (personas con valores >=126 y bajo 200 y que nunca habían sido diagnosticados) esta se realizó en algunos hospitales regionales. La encuesta es información complementaria a la medición de glicemia y afecta las prevalencias de diabetes según lo descrito en la Tabla II.d) Diabetes En la Encuesta se incluyeron 4 preguntas relacionadas con la Diabetes. Estas preguntas se basan en el instrumento básico (preguntas core) de vigilancia de Diabetes de la OPS. pero junto a una muestra patrón estandarizada y proporcionada por ISP para control de calidad en esa medición (no se detectó discordancias). ya que se sabe por experiencias nacionales e internacionales que esto genera un 50% de pérdida muestral. e) Glicemia de ayuno Las glicemias de ayuno fueron analizadas requiriendo ayuno de al menos 8 horas. insistir en el test de tolerancia podría haber generado una pérdida de poder muy grande en la estimación de prevalencias si se hubiese solicitado a los participantes el ir a realizarlo especialemente a un centro de salud.1c. 50 . Por otro lado.5. Ellas indagan fundamentalmente en el auto reporte diagnóstico y situación de tratamiento actual y permiten distinguir entre el autoreporte de diabetes gestacional u otro tipo de diabetes. Se optó por realizar tamizaje de diabetes con el indicador de glicemia de ayuno complementado con la encuesta ya que el test de tolerancia a la glucosa fue deshechado en el análisis de factibilidad de terreno dado el contexto del estudio.

b) Glicemia normal con autoreporte: es decir. Finalmente. personas en tratamiento farmacológico independiente del valor de glicemia. hemos calculado en base a la tasa de confirmación de la repetición de glicemias. de diagnóstico incierto. tampoco elevaría la prevalencia más que un 0.2%. personas que tienen glicemias normales.sin autoreporte diagnóstico y que al cierre de este informe aun no habían acudido a repetir su glicemia como se les había solicitado en el transcurso de la ENS. por lo que la subestimación de la prevalencia de diabetes tampoco superaría un 0.4%.4%. 51 . y en conclusión. no superaría el 0.5.1c se puede apreciar que las características de la ENS permiten clasificar a la población en 5 grupos diagnósticos: a) Normales: glicemia normal sin autoreporte de diagnóstico médico de diabetes. Si el gran grupo “c” de posibles intolerantes se realizara un Test de tolerancia a la glucosa. pero dicen haber sido diagnósticados alguna vez como diabéticos y no se encuentran en ningun tipo de tratamiento (farmacológico o no farmacológico).2 % superior a la reportada en los resultados de la ENS. ubiese un 50% de intolerantes o diabéticos. El grupo b.Se utilizaron los útlimos puntos de corte internacionales de la American Diabetes Association16 . en el peor escenario y sumando todas las posibles subestimaciones.2-0. d) Posible diabetes no confirmada: grupo de pacientes con glicemia >=126 e inferior a 200 . 16 Diabetes Care 2003. se estima que no más del 10% quedaría clasificado de entrada como diabético. glicemia >=100 con autoreporte. la prevalencia real de diabetes podría ser del orden de un 1. pero bajo 126 y sin autoreporte diagnóstico. Ellos no fueron incluidos en el grupo de diabéticos en este estudio.c y d pueden generar potencialmente una subestimación de la prevalencia de diabetes poblacional. En la tabla II. Por otra parte. cifra>=200 sin autoreporte. sin embargo. que la subestimación potencial que puede generar el grupo “d”. 26:3160-3167. si en el grupo “b”. e) Diabéticos: 2 glicemias >=126 mg/dl y sin autoreporte. c) Posible intolerancia a la glucosa: glicemia elevada.

siendo que las útlimas recomendaciones internacionales sobre los beneficios a la salud otorgados por el ejercicio recomiendan acitividad diaria. No se incluyó el módulo de evaluación de estado motivacional para el cambio. la evaluación del riesgo cardiovascular global de la población estudiada y además. 52 . la misma pregunta utilizada por la ECV2000. También indican la cantidad de cigarrillos fumados y duración del hábito.f) Tabaquismo y Sedentarismo Este módulo contiene preguntas básicas sobre tabaquismo. se repitió a petición de la contraparte. no se espera ningún tipo de sobreestimación de las prevalencias de sedentarismo en este estudio y ellas serán metodológicamente comparables con las obtenidas por la ECV2000. Se utilizaron las definiciones de este concepto sugeridas por los criterios ATPIII. Ellas permiten identificar al fumador actual (diario y ocasional) y al ex fumador. circunferencia de cintura. Estas preguntas se basan en el instrumento mínimo (preguntas core) de vigilancia de tabaquismo utilizado por OPS. En cuanto a sedentarismo. triglicéridos y glicemia. permitirá el cálculo de la cesación espontánea en 3 años. Es decir. Se trata de un indicador intersante para evaluar población “en riesgo” de diabetes o enfermedad cardiovascular. Esta variable permite la interpretación adecuada del instrumento de enfermedades respiratorias crónicas. HDL. g) Sindrome metabólico El síndrome metabólico es un indicador complejo construido en base a 5 variables: presión arterial. dada la extensión del instrumento global ENS y el hecho de que este tema ya había sido explorado en la ECV2000. ya que esta conducta fue explorada en la ECV CHILE 2000. Esta pregunta genera una clasificación con prevalencias bastante conservadoras ya que exige actividad al menos 3 veces por semana.

periferica.1c se aprecian las definiciones y puntos de corte. sin embargo. existe discusión en la literatura sobre la extrapolabilidad directa de los Riesgos Relativos en los cuales se basa la fórmula. Hemos realizado los cálculos con las fórmulas originales. a paises latinoamericanos. Por otra parte..) y una pregunta sobre antecedentes encuesta que es el autoreporte de tratamiento antihipertensivo. El RCVF aporta con otro concepto: una metodología que permite la estimación del riesgo o probabilidad de evento cardiovascular a 10 años a partir de los modelos de regresión construidos para la población norteamericana Framingham. hacer una corrección para el caso Chileno requiere de una metodología compleja y un estudio paralelo que escapaba a los objetivos de la ENS.5.. Para construir el RCVF se considera sólo un dato adicional por Riesgo Cardiovascular Global (RCVG) según criterios ATPIII y riesgo cardiovascular 53 . cerebrovascular. Para construir el RCVG se consideran algunos datos aportados por encuesta como: los autoreportes de diagnóstico médico de enfermedad cardiovascular (coronaria. En la tabla II. familiar de enfermedad cardiovascular precoz. sin embargo. Han aparecido fórmulas corregidas. Estos indicadores consideran distintas definiciones de factores de riesgo (FR) y mezclan información obtenida por mediciones y por encuesta. Esto hace pensar que las estimaciones de prevalencias con este indicador podrían estar algo sobreestimadas en Chile.h) Riesgo Cardiovascular y detección de sintomatología cardiovascular Para medir el Riesgo Cardiovascular se construyeron 2 indicadores: Framingham (RCVF). El RCVG aporta con 2 tipos de información: una es un indicador de la magnitud de población con coexistencia de los principales factores de riesgo cardiovascular y otra es una forma de objetivar el riesgo individual para la evaluación del perfil lipídico según puntos de corte variables (ATPIII).

Elsosua R et. Am J Epimiol 1989. Se describe una sensibilidad más baja en población no Inglesa y mujeres. Savage DD. 1995. 15:323-330. Havlik RJ. PANES Study group.21.19 Estas diferencias tienen su orígen en la dificultad de encontrar un Gold Standard adecuado y también en factores culturales que hacen que la expresión del síntoma tenga variaciones. Cardiovascular Survey Methods. Am J Epidemiol 1987. Geneva. Asin E. Las preguntas incluidas en la ENS-2003 corresponden una versión abreviada de la Encuesta de Angina de la OMS (Rose et al. Eur J Epidemiol 1999 Apr. Marrugat J. estudios recientes en población hispana mostraron una buena correlación entre los resultados de la encuesta y el riesgo cardiovascular individual. 21 LaCroix AZ. al. and Mexican-American Women and men. estudio PANES en España y otros).20. 1986. Estas preguntas evalúan la presencia y grados de síntomas de angina de esfuerzo clásica. Open University Press. ya que el perfil lipídico (necesario para la construcción de ambos indicadores) se realizó sólo a una submuestra aleatoria del 60%. 22 Cosin J. 22 Rose GA. Blackburn H. World Health Organization.129:669-686. Se ha descrito rangos de sensibilidad muy variables que oscilan entre 30 y 80%.125:400-409. Monograph Series No. 17 54 . A review of disease-specific quality of life measurement scales. Rose Questionnaire angina among United States black. Prevalence of Angina pectoris in Spain. Weissfeld L. 56. The prevalence and correlates of Rose Questionnaire angina among women and men in the Lipids Research Clinics Program Prevalence study population. Asin J et al.Los n para estos análsis corresponden a un 60% de la muestra total ENS y tienen restricciones relativas a las horas de ayuno. sin embargo. Harris R. Prevalence of angina pectoris in Spain. así como una asociación de tipo ecológica con las tasas de mortalidad cardiovascular en las distintas regiones de España. Para la Angina. Measuring Disease. 18 Bowling A.)17 Este cuestionario es ampliamente utilizado como herramienta de tamizaje poblacional en Europa (Health Survey for England . 20 Wilcosky T. Prevalence and correlates from the Second National and Hispanic Health and Nutrition Examination Surveys. white. Buckingham. 19 Cosin J. European Journal of Epidemiology 1999. Haynes SG.18.15(4):323-30. se incluyó un cuestionario que contiene preguntas sobre síntomas anginosos.

Se espera sin embargo. The performance of the Rose angina questionnaire in South Asian and European origin populations: a comparative study in Newcastle. mejorar su rendimiento al analizar conjuntamente sus resultados con la información sobre riesgo cardiovascular del entrevistado. el instrumento aumenta su sensibilidad utilizando la versión abreviada (Bophal et. Sin embargo.30(5):1009-16 55 . UK. al)23 La especificidad en general es aceptable y se reporta en el extranjero superior a 70%. También se realizó una exploración preliminar de su validez por medio de la comparación ciega de sus resultados con el diagnóstico clínico hecho por cardiólogo (Margozzini et al. no se dispone de un mejor instrumento de tamizaje para estimar la prevalencia de enfermedad coronaria sintomática en población general. Ellos son aparentemente los que tienen un comportamiento global más bajo (Joudens) dentro de todos los instrumentos utilizados en la ENS. Bhopal R. comunicación preliminar). White M. Se realizó una prueba de lenguaje en población consultante de nivel socioeconómico bajo y medio. Unwin N. De todos los instrumentos incluidos en la ENS-2003 este y el de enfermedades respiratorias son los que presentan mayor variabilidad en los distintos estudios que han evaluado su validez. 2002. en el estudio de validación preliminar chileno también fue de 70%.La encuesta de Rose fue traducida y adaptada a la realidad chilena. ya que la prevalencia de síntomas de angina entre las personas con riesgo cardiovascular elevado. Int J Epidemiol 2001 Oct. Alberti KG. Se optó por la versión abreviada ya el cuestionario completo presentó una baja sensibilidad en población chilena (aproximadamente un 50%) y al igual que lo descrito en otras culturas. puede generar un indicador valioso que refleja población en inminente riesgo de infarto que requiere estudio y atención especializada. 23 Fischbacher CM.

la sensibilidad y especificidad son de un 86. El instrumento se tomó del CCQ (Community Oriented Programme for the Control of Rheumatic Disease-COPCORD Core Questionnaire) que fue traducido. Community Screening for Rheumatic Disorder: Cross Cultural Adaptation and Screening Characteristics of the COPCORD Core Questionnaire in Brazil. su cronicidad. La baja especificidad del instrumento hace pensar en la necesidad de realizar a futuro un estudio confirmatorio de los casos tamizados. J Rheumatol 1997. Las preguntas recogen síntomas de dolor. localizaciones principales y discapacidad generada a la población. ya que dentro de este grupo se encuentran fundamentalmente las artrosis y artritis de todo tipo. et al.3 y 42% respectivamente. sensibilidad o hinchazón de la última semana y también de “alguna vez en la vida”. Ambas series verifican la condición no traumática de estos síntomas. Cuando se incorpora el criterio de intensidad >=4. adaptado y validado en población general chilena de Temuco por Riedemann et al. Cardiel MH. Ferraz MB. Riedemann P. establecen la localización e intensidad de ellos. Chile and Mexico.Su inclusión se justifica además dada la importancia de la patología en nuestra población y la necesidad de seguir estudiando el comportamiento de este cuestionario en población chilena. i) Artritis y artrosis En la encuesta existe un módulo que contiene 15 preguntas sobre síntomas osteomusculares. la prevalencia de síntomas osteomusculares de origen no traumático constituye un valioso indicador de demanda potencial de recursos. 24 Bennett K. sin embargo.24:160-8. rigidez. el instrumento entrega información valiosa sobre el comportamiento epidemiológico de este problema de salud.24 Los autores reportaron una sensibilidad y especificidad de 96 y 36 % respectivamente al comparar los resultados del tamizaje con el diagnóstico médico clínico de especialista reumatólogo. 56 . Por otro lado.

26. International Journal of Methods in Psychatric Research 1998. Rheum 23: 137-145. Andrews G. j) Depresión Este módulo contiene 37 preguntas sobre síntomas depresivos. Kolody B. 1980. 57 . The World Health Organization Composite International Diagnostic Interview Short-Form (CIDI-SF). Jacobelli S. Se utilizó una adaptación chilena con leves modificaciones de lenguaje tomada de la versión latina del mismo31. Vega WA.20. 1993. 29 Clinical Expression of Rheumatoid Arthritis in Chilean Patients. sentimientos de inutilidad y pensamiento de muerte). Measurement of patient outcome in arthritis . Mroczek D. Semin Arthritis Rheum 1995. 110: 259-266. Am J Public Health 2000 Apr.9 de haber sido clasificado como 25 26 Fries JF et al. concentración. Las preguntas fueron aplicadas a toda la población independiente de su condición de sintomático osteomuscular. Clin Exp Rheumatol 11: 117-21. fatiga. A continuación. cambio de peso. Se utilizó la versión acortada (8 preguntas) del Health Assessment Questionaire25. Massardo L. González A. Arthritis. problemas para dormir. lo que permite también obtener un estimador del gado de discapacidad física para actividades de la vida diaria que presenta la población general.La Encuesta incluyó además un módulo de funcionalidad o discapacidad física. dic. 1993. Wittchen HU. J Rheumatol 20:211622. How to measure health status in rheumatoid arthritis in non . A Spanish version of the Health Assessment Questionnaire: reliability..2002) del CIDI-SF (Composite International Disease Instrument – Short Form)30. 28 Esteve_Vives et el. validity and transcultural equivalence. Nicovani S. 27 Pincus et al Self-Report Questionnaire scores in rheumatoid arthritis compared with traditional physical radiographic. El instrumento que utilizado es la última versión corregida (Koessler et al. Este instrumento es ampliamente utilizado en el campo de la reumatología como una forma de evaluar la severidad o compromiso funcional asociado a distintos tipos de artritis y artrosis28. 31 Alderete E. García ME. Aguilar-Gaxiola S.90(4):608-14.29. 25:203-213. Aguirre V. and laboratory measures Ann Intern Med 1989. Grupo para la adaptación del HAQ a la población española. Las preguntas están estructuradas de tal forma de identificar primero a “posibles sintomáticos depresivos” (ya sea por presencia de disforia o anhedonia). 7:171-185. Se utilizó punto de corte >= a 5 puntos ya que este expresa una probabilidad > 0. Rivero S.English speaking patients: validation of a Spanish version of the health Assessment Questionnaire Disability index (Spanish HAQ-DI). Lifetime prevalence of and risk factors for psychiatric disorders among Mexican migrant farmworkers in California. se establece el grado de probabilidad de depresión según la cantidad de síntomas depresivos concomitantes (desinterés.27. Ustun TB. 30 Kessler RC. Cardiel MH et al. Cervilla V.

el punto de corte utilizado detecta a aquellos sujetos con mayor probabilidad de haber sido detectados por la encuesta larga (CIDI completo) con los inconvenientes que no descarta los casos falsos positivos por: causa médica-física concomitante (enfermedad crónica orgánica u otra dolencia) otras categorías de diagnóstico siquiátrico que pueden confundirse (otros trastornos afectivos como distimia. debemos tener en cuenta sus limitaciones e interpretar con precaución los hallazgos de depresión en la ENS 2003. existe extensa y valiosa experiencia con CIDI en estudios poblacionales de salud mental en Chile (Vicente et al.int/msa/cidi 58 .34 Sin embargo. Dr. El instrumento tiene las características de ser un test de tamizaje de síntomas depresivos referido a los últimos 12 meses. Kohn R.ca/pphb-dgspsp/publicat/cdic-mcc/18-3/a_e. Todos estos temas habrían sido descartados con el uso de la entrevista estructurada completa (como lo ha hecho por ej. Debemos recordar que el instrumento utilizado es de tamizaje. Saldivia S. en el cual obtiene obviamente prevalencias menores utilizando el CIDI full). abuso de sustancias) Situación de duelo. Rioseco P. trastorno bipolar. Torres S.hc-sc.gc. Vicente con sus estudios de prevalencia en Chile. [Chilean study on the prevalence of psychiatric disorders (DSM-III-R/CIDI) (ECPP)] Rev Med Chil 2002 May.130(5):527-36.html Vicente B. posee 32 33 http://www. y características que permiten su comparación internacional.)33.Depresivo al utilizar el CIDI extenso. Se seleccionó finalmente este instrumento ya que es relativamente corto (factible de ser incluido entre las 21 patologías tamizadas).32 Su sensibilidad y especificidad se describen mayores al 80% al compararlo con CIDI extenso. 34 http://www.who.

) permite también evaluar comorbilidad con todas las otras enfermedades crónicas incluidas en la ENS. pero poco específico. tendencia macroregional o regional. el instrumento de tamizaje utilizado en la ENS es altamente sensible. creemos que las fortalezas de la inclusión de un instrumento acortado de síntomas depresivos en estudios poblacionales como la ENS.El NHPS (Canadá) ha estudiado este problema de “missclasification bias” . independiente de las precauciones y dificultades ya mencionadas con este instrumento. ya que al igual que los norteamericanos (NHIS) también han utilizado mucho la versión corta en sus national health surveys y sugieren en varios de sus estudios de validación que la prevalencia se reduce importantemente al confirmar los casos (puede incluso reducirse en un 50%)35 Es decir. percepción del grado de interferencia de los síntomas con la vida diaria.. ruralidad... edad. van más allá de la fácil aplicación. proporción que declara uso de medicamentos antidepresivos.html 59 ..ca/pphb-dgspsp/publicat/cdic-mcc/21-2/d_e.. Finalmente. 35 http://www. ya que nos permitirán: tener una idea de la demanda potencial de personas que necesitan confirmación para este diagnóstico junto a su caracterización epidemiológica (sexo.hc-sc. Estimamos que la prevalencia obtenida en la ENS podría ser mejor llamada “prevalencia de síntomas depresivos (o de síndrome depresivo) en el último año “ (definición distinta a la de decir prevalencia de “depresión mayor” que es un diagnóstico DSM-IV más específico). permite evaluar la duración de los síntomas depresivos en el último año (gran porcentaje con duración corta autolimitada puede hacer cambiar las políticas.. nivel socioeconómico y educacional.gc.) permite evaluar la proporción que ha consultado por esta causa. de fácil aplicación por personal no técnico en el contexto de un estudio mayor..

Combur7Test® Performance Data. Parameter Range pH Glucosa Ketone Leukocytes Nitrite Protein Blood and hemoglobin 5-9 Normal .). sangre y hemoglobina en orina. 250 RBC/NL (4+) Visual Reading Practical detection limit N.k) Función renal Se realizó una muestra aislada de orina fresca matinal en cada paciente. El test no es interferido por la presencia de ácido ascórbico en la orina.1000 mg/dL (55 mmol/L.500 mg/dL (5 g/L.A. Los atributos técnicos del test se encuentran en la siguiente cuadro: Cuadro II. Este examen es utilizado como información complementaria a la creatininemia para la descripción de enfermedad renal crónica.5 mmol/L) 10 . nitritos. glucosuria.. Se utilizó la tira reactiva NEPHUR7 (Roche) que entrega valores de ph. 500 Leuko/NL (3+) Negative .positiv (1+) Negative .150 mg/dL (15 mmol/L. La enfermera evaluó en terreno 7 parametros urinarios por medio de una tira reactiva. El examen también cmplementará el análisis de las enfermedades crónicas que pueden comprometer secundariamente el riñón (hipertensión y diabetes con proteinuria…. leucocituria.5.2. 4+) Negative .05 mg/dL (11 Nmol/L) 6 mg albumin/dL Intact erythrocytes: 5 RBC/NL Hemoglobin or hemolysed erythrocytes: corresponding to 10 Ery/NL Accuracy > 95 % compared with pH-meter > 90 % compared with hexokinase method > 85 % compared with photometric enzymatic determination of acetate > 90 % compared with chamber count > 90 % for 10' gram-positive organisms compared with Griess'test 90 % compared with radial immunodiffusion > 90 % compared with chamber count *N. 3+) Negative – approx. Los rangos de detección y características técnicas se describen en la tabla 3. 3+) Negative – Approx.* 40 mg/dL (2.A. cetonuria.25 Leuko/NL 0. = Not appliccable 60 .2 mmol/L) for aceto-acetic acid5 mg/dL (0.

Estas consideraciones hacen pensar que las prevalencias de alteración de creatininemia están sobreestimadas en jóvenes de NSE alto y subestimadas en personas mayores y de NSE bajo. Ella considera la creatininemia. pensamos que en paises latinos es necesario un debate técnico serio sobre el tema. edad. La discusión sobre los métodos de tamizaje poblacional de insuficiencia renal es un tema ampliamente debatido en la literatura internacional. Como una forma de intentar comparabilidad nos hemos guiado por los puntos de corte NHANES. Como una forma de estimar función renal. sin embargo. hombres y personas de alto nivel socioeconómico (que presentan tallas significativamente mayores a los estratos bajos). sexo y peso. indicador que también se describe ampliamente en el informe.El tamizaje de insuficiencia renal se realizó a través de la medición de creatininemia (creatininemia del tipo “no compensada” medida por el método cinético de Jaffé y reactivo Roche) y la posterior estimación de clearance calculado en base a ella.. En una búsqueda exploratoria de ajuste para este indicador hemos construido un Cockroft ajustado según superficie corporal (1. por lo que los valores poblacionales son más altos en jóvenes. 61 .73m2 de superficie corporal). Al no considerar la talla. Hemos utilizado puntos de corte que varían según sexo y edad. ellos son estandares internacionales que pueden no reflejar estrictamente nuestra realidad chilena. se utilizó clearance calculado en base a la fórmula de Cockroft-Gault. debemos tener en cuenta una serie de consideraciones: La creatininemia es influida por la masa magra y la talla. lo que escapa los objetivos de este estudio y este informe. al igual que los puntos de corte utilizados. La creatininemia disminuye con la edad. sin embargo. Al interpretar los resultados. este indicador puede generar nuevamente algunos sesgos en relación al estado nutricional de la persona (subestima el daño en obesos).

Refractive error study in children: sampling and measurement methods for a multi-country survey.40. Ellwein LB.1-03 y visión normal >0. et al. Geneva 1979. 38 Mbulaiteye SM. 2000 Apr. Rev Pananm Salud Publica 1998. Ruberantwari A. Karabalinde A. Barroso S.38. Zhao J.3) 36 Friedman SM. Whitworth JA. Maúl E. Fried LP. Diversos estudios en población de bajos recursos han confirmado la validez del método. Taylor HR. Los resultados preliminares de este estudio concluyeron que esta es la única pregunta que presenta parámetros de sensibilidad y especificidad aceptables (Sensibilidad 90% y Especificidad 50%) al comparar los resultados con el examen clínico de oftalmólogo.l) Alteraciones Visuales En la Encuesta este módulo contiene 1 pregunta sobre percepción de agudeza visual. Pokharel GP. Ophthalmic Epidemiol 2002 Oct.9(4):251-62. Invest Ophthalmol Vis Sci 1999 Apr. Evaluation of E-optotypes as a screening test and the prevalence and causes of visual loss in a rural population in SW Uganda. se determinó que el test de Snellen aplicado por enfermera en condiciones de luz natural. 40 Maúl E. Characteristics of discrepancies between self-reported visual function and measured reading speed. sin embargo. Johnson GJ. Refractive error study in children: results from La Florida. Guidelines for programmes for the prevention of blindness.3(4):220-226. 62 . Bandeen-Roche K.129(4):421-6. Prueba de tamizaje simplificada para identificar a personas con visión disminuida en países en desarrollo.. 39 Negrel AD. Este hallazgo también ha sido descrito en la literatura extranjera en adultos.1. Para la determinación de Agudeza Visual se utilizarán las cartillas Snellen. Muñoz SR. West SK. hay cierta evidencia de que esta pregunta pierde sensibilidad en el adulto mayor36. Sperduto RD. 2002). Lovie-Kitchin JE. Reeves BC. Munoz B.37 En un estudio preliminar realizado por Margozzini et al. visión disminuida entre 0. Am J Ophthalmol. Ellas son el referente para vision lejana en estudios poblacionales y pueden ser utilizadas en población analfabeta. Ellwein LB. Mulwanyi F. 2000 Apr.40(5):858-64 37 WHO. Salisbury Eye Evaluation Project Team. Chile. Esta pregunta derivó de un estudio de validación de cuestionarios de síntomas visuales realizado en población consultante chilena (Margozzini P. Am J Ophthalmol. tenía una sensibilidad y especificidad superior a 70% al compararlo con el examen clínico de médico oftalmólogo.39. (2002).41 Como puntos de corte para disminución de agudeza visual se utilizarán los establecidos por OMS (ceguera <0. 41 Keefe JE. Rubin GS.129(4):445-54. Bedregal P. Maclean H.

1988.Para la determinación de visión cercana. En el caso de analfabetos. considerando visión disminuida a aquellos con valores >0. n) Enfermedades respiratorias crónicas Este módulo contiene 22 preguntas sobre síntomas respiratorios crónicos. El laboratorio PUC realizó previamente pruebas de estabilidad del parámetro y se encontró que el CV era inferior al 1% en la conservación de hasta 2 semanas. Jones MR. se utilizará el método de Jaeger. Se tomaba una muestra de sangre fresca (tubo lila) que era almacenada en laboratorios regionales sin procesar a 4ºC. Surv Ophthalmol 1997.42 La visión lejana se evalúa separadamente para cada ojo y la visión cercana en visión binocular. del denominado ECSC (European Community for Steel and Coal)43. Epidemiologic standardization project. no existen razones para pensar en fuentes de error estimaciones de prevalencia de anemia. En conclusion. Estas preguntas provienen de una estructura de cuestionarios de evaluación epidemiológica generados en diferentes protocolos de investigación. 63 . Am Rev Respir Dis 1978. La secuencia de preguntas que se usó.42:169-174. se utilizó la cartilla Rosenbaum homologando los tamaños a los códigos Jaeger. m) Anemia Para la evaluación de anemia se realizó hemoglobinemia a la muestra de mujeres en la ENS.75. deriva de múltiples instrumentos y en especial. cuestionario que ha tenido 42 en las Horton JC.Luxemburgo: Comisión de las Comunidades Europeas. Cuestionario CECA para el estudio de los síntomas respiratorios (1987). Se utilizó el punto de corte <12 mg/dl para anemia en la población femenina adulta.respiratorio) Ferris B. Todas las muestras viajaban periódicamente a Santiago siendo analizadas en forma centralizada en un plazo máximo de 1 semana desde la fecha de toma. Warning on inaccurate Rosenbaaum Cards for Testing Near Vision.118:1-120 Minette A et al. 43 (ref.

graduado según severidad. Como ocurre con los cuestionarios utilizados en este tipo de problemas. Las preguntas incorporadas delimitan sin embargo bastante bien las siguientes condiciones: Sujetos tosedores crónicos. Questionnaire of the European Community for coal and steel (ECSC) on respiratory suymptoms. Archivos de Bronconeumología 1999. En general. Archivos de Bronconeumología 1998. La sensibilidad y especificidad de la rutina de preguntas varía según el escenario epidemiológico y la realidad local. El comportamiento parece ser mejor en sujetos normales respecto de los fumadores habituales. ellos suelen concentrar preguntas de cuestionarios previos que han demostrado buen rendimiento técnico al compararse con estándares de referencia. A su vez. las encuestas de síntomas respiratorios no conducen a diagnóstico clínico. 1987 – updating of the 1962 and 1967 questionnaires for studying chronic bronchitis and emphysema. Minette A. Estudio de la concordancia diagnóstica para las patologías asma y EPOC en pacientes ambulatorios. Sujetos que sufren de expectoración crónica. para lo cual se requieren pruebas de función respiratoria y otros antecedentes clínicos.35:159-66 64 . Int Journal Epidemiol 1989.2:165-77 Burney et al.1:165-73 Baranda García F et al. Sujetos con disnea. la especificidad fluctúa entre 77 y 92%. Eur Respir J 1989. este cuestionario es reconocido como el cuestionario CECA.sucesivas modificaciones desde su introducción a fines de la década del años 60. Las pruebas de concordancia entre el instrumento ECSC y el diagnóstico clínico ambulatorio son satisfactorias (Kappa de 0. Estudio IBERPOC en España: prevalencia de síntomas respiratorios habituales y de limitación crónica al flujo aéreo. Sujetos sospechosos de bronquitis crónica. graduados según severidad.34: 9-13 Miravitles M et al.63). Se ha reportado para el cuestionario ECSC sensibilidad que varía entre 39 y 53% dependiendo del tipo de síntomas evaluados. What symptoms predict the bronchial response to histamine? Evaluation in a community survey of the bronchial symptoms questionnaire (1984) of the International Union Against Tuberculosis and Lund Disease. con diferentes grados de severidad. El instrumento ECSC o CECA. En su versión en español. deriva a su vez del original IUTLD (generado por la Internacional Union Against Tuberculosis and Lung Diseases).

ñ) Salud Bucal En la Encuesta este módulo contiene preguntas relacionadas con la salud bucal. la sensibilidad para detección de pérdidas y obturaciones fue buena (>70%) al comparar a 65 . Existe la posibilidad de disponer en el futuro de información específica sobre los atributos técnicos del cuestionario en población general chilena. Estas preguntas abarcan ciertos hábitos y autopercepciones relacionadas con la salud oral y la calidad de vida relacionada a ella. presencia de caries y uso de prótesis dental. no fue posible realizar el índice COPD como se ha realizado en otros estudios poblacionales en Chile. En este estudio.En población de habla hispana este cuestionario es el referente utilizado para estudios epidemiológicos de prevalencia de síntomas respiratorios crónicos en población adulta. La enfermera realizó el examen bucal en el hogar. Estas preguntas fueron tomadas de instrumentos extranjeros utilizados en encuestas poblacionales y también por sugerencias de expertos del equipo salud dental MINSAL quienes también sugirieron la metodología para construcción de indicadores de calidad de vida relacionada a la salud bucal (ej. sin embargo. en relación al uso de prótesis dental). En él se evaluó número de dientes remanentes totales en boca. Un estudio preliminar en las 7 enfermeras del estudio piloto de la ENS2003 evaluó la validez y confiabilidad de las mediciones hechas por distintas enfermeras. la factibilidad del estudio no permitía otra metodología. Dado el contexto del estudio (en el hogar con observadores no odontólogos). ya que un estudio multicéntrico (PLATINO) se encuentra realizando la encuesta junto a espirometrías acortadas en el hogar en población general de la Región Metropolitana (Valdivia et al) lo que permitirá reevaluar los resultados a la luz de esta información y realizar los ajustes pertinentes si fuera necesario.

se evaluó la validez de estas preguntas como herramienta de tamizaje al comparar sus resultados con la audiometría en cámara silente (Margozzini y Der. la concordancia entre observadoras también fue adecuada (kappa >0. Der). considerando como caso positivo a aquellos con PTP>20 db. Las tres primeras preguntas constituyen un test de tamizaje. 2002). Iñiguez. Escuela de Tecnología Médica. La [sensibilidad/especificidad] por separado para el test de susurro (a 2 metros) y el test de 44 Palacio J. En un estudio preliminar realizado en población adulta consultante chilena. de Chile. Por otra parte. Farfán C. o) Audición En la Encuesta este módulo contiene 7 preguntas sobre percepción de agudeza auditiva. Los resultados mostraron una sensibilidad y especificidad de 77 y 62% respectivamente para las 3 primeras preguntas aplicadas en serie. Para tamizaje de Agudeza Auditiva se utilizó el test de Susurro (voz cuchicheada) estandarizado y el test de tic-tac modificado. U. Se utilizó una nueva versión de estos 44 instrumentos. Dra. Las preguntas se originaron de la revisión de múltiples instrumentos extranjeros adaptados e integrados en una versión final sugerida por especialistas en otorrinolaringología (Dr. sin embargo.75). El test de Susurro a 2 metros (utilizando un listado de palabras chilenas validadas) y el test de tic-tac presentan muy buenos parámetros de sensibilidad y especificidad al ser comparados con el estándar de audiometría en cámara silente (caso positivo PTP>20 db). Las siguientes 4 preguntas hacen referencia al acceso a atención por esta causa y la indicación y uso de audífono.las enfermeras con el diagnóstico del dentista. El tamizaje de problemas auditivos. mejora su rendimiento al analizar los tests clínicos de susurro y tic-tac. La primera pregunta (autopercepción) parece tener atributos similares al ser aplicada sola (77 y 69% respectivamente). 2002). Evaluación de familiaridad y rendimiento de listas de palabras usadas en logoaudiometría. estandarizados y validados en población chilena (Margozzini y Der. 66 . 2000. Tesis profesional para optar al título de tecnólogo medico con mención en otorrinolaringología.

lo que aumenta la sensibilidad pero disminuye la especificidad. Su confiabilidad inter observador también es buena (comunicación personal). como el audioscope o audiometría portátil. Los puntos de corte utilizados son muy sensibles detectando alteraciones a intensidades audiométricas equivalentes a PTP>20 db. es decir. Es importante también hacer notar que el tamizaje no considera otoscopía previa. Estos métodos son de aplicación sencilla y corta (2 minutos cada uno) y fueron la única alternativa factible para realizar tamizaje poblacional en la ENS. Las prevalencias son globales. Validation of the chronometer test as a method of screening for hypoacusis in patients aged 65 years and older. Se reportan también prevalencias con los 2 primeros tests aplicados en paralelo (máxima sensibilidad). 67 . 45 Menendez Villalva C. por lo que las prevalencias no son sumables. Gayoso Diz P et al. en esta descripción se considera tamizaje positivo a cualquier alteración. Existen otros métodos de tamizaje. Los tamizajes con estos test se superponen conceptualmente. es decir. sea de 1 o ambos oidos. por lo que las prevalencias incluyen en el numerador a aquellas disminuciones de agudeza causadas por obstrucción del conducto auditivo externo (ej. no distinguen lateralidad (derecho/izquierdo). utilizando como criterio de tamizaje positivo a la alteración de uno u otro o ambos simultáneamente. su costo excede enormemente los beneficios de su uso y su validez se cuestiona. sin embargo.13(3):131-4. tapón de cerumen).tic-tac (<=4 cm) es de [95%/82%] y [95%/83%] respectivamente. Los parámetros de validez del tictac en población chilena son consistentes con los descritos en España45. Aten Primaria 1994.

75 y kappa interobservador de 0. Dig Dis Sci 2002 Aug. Fullerton S. este módulo permitió estimar la prevalencia de deterioro cognitivo en la población de 60 o más años.p) Reflujo gastroesofágico y otra sintomatología digestiva Este módulo contiene 2 preguntas sobre síntomas de reflujo gastroesofágico. Emery K. Sadik K. Munoz S. La versión original del test (11 preguntas) fue 46 Manterola C. por lo que estimamos que estas 2 preguntas aisladas deben tener aun mejor sensibilidad. Shaw M. pero con la ayuda de un familiar. En primer lugar. sin embargo. Manterola describe una sensibilidad y especificidad de 92 y 95% respectivamente. aunque una especificidad menor. Lee J. con una consistencia interna de 0. memoria reciente y lenguaje.47(8):1863-9 68 .55(10):1041-5 47 Ofman JJ. la indicación era continuar la encuesta. q) Deterioro cognitivo del adulto mayor La Evaluación Cognitiva tuvo 2 objetivos. Las preguntas recogen síntomas de acidez y/o regurgitación de alimentos. Grogg A. atención. la extensión del estudio no permitía incluirla en forma completa (Manterola et al. acompañante o “cuidador”. El módulo está conformado por 1 pregunta de autopercepción de la memoria y 2 test que se describen a continuación: El Minimental Abreviado fue el instrumento de tamizaje utilizado para detectar alteraciones cognitivas.87. En Chile. Initial validation of a questionnaire for detecting gastroesophageal reflux disease in epidemiological settings. J Clin Epidemiol 2002 Oct. 2002)46. existe una encuesta validada más extensa. Reyes E. Al identificar a este grupo. Por otra parte. con los de la ph-metría. Identifying patients with gastroesophageal reflux disease: validation of a practical screening tool. Estas preguntas son las preguntas básicas que han sido descritas en la mayoría de los instrumentos extranjeros. este módulo permitió mejorar la validez y confiabilidad de los datos recogidos por encuesta ya que nos permitió identificar a aquellas personas de 60 o más años cuyo deterioro cognitivo no les permitía responder adecuadamente.47 Al comparar los resultados de la encuesta completa. El cuestionario evalúa fundamentalmente aspectos de orientación. Bustos L. Grande L.

. Measurement of Functional Activities in Older Adults in the Community. Este test es contestado por el familiar o cuidador del entrevistado. correlación test-retest (r >0. Kurosaki TT.7-0. 51 Pfeffer RI. 2nd edition. Oxford University Press.12:189-198. validity. Am J Epidemiol 1984. Newell C. J Psychiatr Res 1975.95). 69 . Kurosaki TT. “Mini-Mental State”: a practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician.49 La versión abreviada que utilizamos consta de sólo 6 preguntas (puntaje máximo es 19 puntos. Su validación muestra parámetros de sensibilidad y especificidad de 85 y 81% respectivamente al ser comparado con el diagnóstico de un neurólogo. El test fue creado por Pfeffer(1982)50. 1992) y utilizada luego en el estudio SABE en Santiago (estudio multicéntrico OPS/OMS). and measurement of change over time.85). permite detectar a aquellos casos con alta probabilidad de presentar deterioro cognitivo o demencia. NY. Measuring Health. punto de corte=13). Journal of Gerontology 1982.8) y concordancia interobservador(kappa>0. Harrah Jr CH. 49 Mc Dowell I.120:922-935. El Pfeffer Activities Questionnaire es un instrumento compuesto por 11 items que evalúan el estado funcional y grado de dependencia en la vida diaria. La versión acortada presenta una Sensibilidad y Especificidad altas (>90%) al compararlo con MMSE de Folstein (versión larga). Al ser aplicado a los casos tamizados por el Minimental. 37(2): 323-9. Chance JM. A Guide to rating scales and questionnaires. Use of the Mental Function Index in older adults: reliability.8) y correlaciona bien con otros test funcionales. 1996. se reporta sobre 80% en múltiples estudios. et al.51 48 Folstein MF.creada por Folstein en 1975 48 y ha sido ampliamente utilizada y validada en distintas poblaciones. Se reporta también buena consistencia interna (alpha entre 0. Esta versión fue validada por Albala et al. McHugh PR. Folstein SE. Presenta alta consistencia interna (alpha>0. comunicación personal) al ser comparada con la versión larga. (Albala et al. Chance JM. Filos S. 50 Pfeffer RI. en población general chilena (Concepción. Esta secuencia también permite disminuir la posibilidad de que el tamizaje haya detectado falsos positivos por problemas culturales y/o educacionales. Su sensibilidad y especificidad comparada con el diagnóstico clínico de demencia..

Con puntos de corte fijos (4ng) se describe una sensibilidad y especificidad que varia entre 65-80% y 49-90%. Los puntos de corte variables según edad (Oesterling et al) mejoran la sensibilidad en los jóvenes y aumentan la especificidad en los hombres mayores. No hay ningún argumento en relación a la técnica de laboratorio o procesamiento que pueda hacer pensar en algun posible sesgo. Sin embargo.La aplicación conjunta (en serie) del minimental como test de tamizaje y luego el test de Pfeffer como test de confirmación reportó en Chile una sensibilidad y especificidad 94% y 83% respectivamente (Albala et al. Ellas permitirán evaluar cambios y a su vez comparar en forma actualizada y 70 . s) Autoreporte de patologías crónicas Se incluyó un módulo de más de 60 alternativas de autoreporte diagnóstico médico de patologías crónicas y su situación terapéutica. este exámen no está excento de variabilidad intraindividual debido a ciertas condiciones descritas en la literatura (tabaquismo. utilizaron puntos de corte fijos y variables según edad y tienen la fortaleza de describir el comportamiento de ambos criterios en la población chilena.. Dado que se trata de una enfermedad de baja prevalencia (en las cuales el valor predictivo de las técnicas de tamizaje se hace más crítico) . Los análisis realizados en la ENS. las prevalencias obtenidas por este estudio pueden ser en todo comparables a las realizadas internacionalmente ya que se utiliza la misma técnica de tamizaje.). Sin embargo. infección prostática. El listado de patologías es similar al de la ECV2000. en esta enfermedad se hacen especialmente necesario los estudios de confirmación diagnóstica para cáncer de próstata. tacto rectal. Las prevalencias deben interpretarse con cautela ya que no son sinónimo de cáncer prostático. r) Antígeno prostático Se midió la prevalencia de antígeno prostático elevado como una forma de tamizaje poblacional para cáncer de próstata. comunicación personal)...

para obtener niveles de precisión similar en los tres tramos de edad superiores. Tabla II. la Organización Panamericana de la Salud financió una ampliación de la muestra de 384 a 800 casos. corresponde a un submuestreo estratificado por sexo y cuatro tramos de edad.2003. Tramo de Edad Género Hombre Mujer 17 a 24 años E1 E5 25 a 44 años E2 E6 45 a 64 años E3 E7 65 y más años E4 E8 Para mejorar la precisión de los estimadores en la VIII Región. y el submuestreo utilizado por la presente Encuesta Nacional de Salud . Chile 2003. Esto significó la introducción de una tercera variable de estratificación. El diseño muestral utilizado se puede definir como bifásico.2. en que la muestra de la primera fase corresponde a la utilizada en la Encuesta de Calidad de Vida. y la segunda fase.6.6. Los tamaños muestrales por estrato se muestran en la Tabla II. 71 . 6. Breve descripción del diseño muestral Los factores de expansión de este estudio fueron calculados estrictamente en función del diseño muestral de la Encuesta de Calidad de Vida.1. representativa de la población nacional mayor de 15 años. duplicando la cantidad de estratos.concurrente los diagnósticos médicos autoreportados y los detectados por los exámenes de tamizaje. Análisis estadístico 6. El submuestreo de segunda fase fue no proporcional.1 Estratos definidos para la ENS 2003. realizada por el INE el 2000.

fue necesario contemplar un mecanismo de reemplazo de pérdidas. 72 . Esta selección también se hizo en forma sistemática al interior de cada estrato (123 direcciones distribuidas en cinco estratos). Este mecanismo consistió en la búsqueda de otra persona perteneciente al mismo estrato. Esta búsqueda se realizó en primer lugar dentro del conjunto de personas entreevistadas por la Encuesta de Calidad de Vida 2000 que no fueron seleccionadas para este estudio.6.616 La selección de la muestra al interior de cada estrato se realizó con probabilidad igual y en forma sistemática. como lo era la necesidad de realizar la toma de las muestras de sangre dentro de un breve período de tiempo para evitar su descomposición. se continuó la busqueda dentro de la misma sección pero fuera de la muestra ECV-2000.816 1. fue necesario seleccionar e identificar direcciones ya seleccionadas en la muestra de segunda fase.122 65 y más años 88 112 200 317 401 718 405 513 918 Total 376 424 800 1. Cabe señalar que en función de las limitantes económicas y los requerimientos técnicos específicos de este estudio. Chile 2003.322 1. dentro de la unidad primaria de muestreo en que se produjo la pérdida. En la VIII Región fueron entrevistadas 760 personas por la Encuesta de Calidad de Vida 2000 y como la Encuesta Nacional de Salud 2003 considerada un tamaño muestral de 800 personas. de Edad Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total 17 a 24 años 50 50 100 175 177 352 225 227 452 25 a 44 años 125 125 250 435 438 873 560 563 1. VIII Región Resto regiones Total nacional T.Tabla II. para lo cual se ordenó el marco muestral por estrato y comuna en forma geográfica de norte a sur.123 45 a 64 años 113 137 250 394 478 872 507 615 1.494 2.698 1.2 Tamaño muestral por estrato definidos para la ENS 2003.918 3. y cuando no existía una persona con las mismas características de la perdida. para para completar los tamaños muestrales por estrato.

6. P’h FEi (3) = FEi (2) * Phij . Mhi * nh * mhi P’h = b FEi (1) * phij FEi (2) = FEi (1) * Ph . p’hij donde: Mh Mhi M’hi mhi nh : Total de viviendas en el estrato h al Censo 1992. : Número de secciones en la muestra del estrato h. Cálculo de factores de expansión Dado las características del diseño muestral empleado. que corresponde a un muestreo doble o bifásico. 73 . : Total de viviendas en la sección i del estrato h al Censo 1992. debido a que el producto anterior nos conduce a una estimación de la población a la fecha de la ECV-2000.2. : Total de viviendas actualizadas en la sección i del estrato h a la ECV-2000. i) Factor de Expansión Fase I: FEi (3) FEi (1) = Mh * M’hi . los factores de expansión debe ser calculados como el producto del factor de expansión de la muestra de la primera fase por el factor de expansión correspondiente a la segunda fase de selección. : Número de viviendas en la muestra en la sección i del estrato h. A continuación es necesario aplicar un factor de corrección o actualización de la población a Agosto de 2003.

A cada individuo reemplazante que no pertenecía al grupo entrevistado por la ECV-2000. Es preciso señalar que el factor de expansión utilizado para la Fase I corresponde al valor entregado para cada individuo entrevistado por el Instituto Nacional de Estadística en su Encuesta de Calidad de Vida 2000. se trasladó el factor del individuo originalmente seleccionado a su reemplazante. urbanas pequeñas y cuomunas rurales. lo que en otras palabras significa aplicar el producto de factor de expansión constante que le corresponde a todos los hogares de una misma sección por el promedio del tamaño de hogar de la sección.phi Ph P’h Phij phij h : Número de personas en la muestra en la sección i del estrato h : Proyección de población total del estrato h. : Estrato geográfico definido por el INE para la ECV-2000 que clasifica las comunas en cuatro categorías: Urbanas grandes. urbanas medianas. Cuando un individuo debió ser reemplazado por otro individuo entrevistado por la ECV2000. : Número de personas en la vivienda j de la sección i en el estrato h que tienen 15 ó más años. ii) Factor de Expansión Fase II: FEi (4) FEi (4) = pk (I) Pk (II) Pk (I) = b pki donde: pk (I) : Número de personas entrevistadas en la ECV-2000 en el estrato k. : Estimación de población total del estrato h. pk (II) : Número de personas entrevistadas en la ENS-2003 en el estrato k. se le aplicó el factor de expansión promedio de su correspondiente sección. : Una persona en la vivienda j de la sección i en el estrato h que tiene 15 ó más años. 74 .

iii) Factor de Expansión ENS: FEi (5) FEi (5) = FEi (3) * FEi (4) A continuación.k : Estrato definido por la PUC para la ENS-2003 que clasifica la población de 17 ó más años según sexo. manteniendo el mismo tamaño proyectado para el mes de Agosto de ese mismo año. fecha central en que se realizó el trabajo de campo. de acuerdo a la proyección de población del Instituto Nacional de Estadísticas para el año 2003. : Estimación de población total del estrato h. se calculó un factor de corrección para actualizar la población a Agosto de 2003. 75 . El factor de expansión final quedó expresado de la siguiente forma: FEi (6) = FEi (5) * Ph (Ago-2003) . de cada una de las regiones. Finalmente. los factores fueron ajustados a la estructura por grupo etario (quinquenios de edad) y sexo. P’h en que: Ph (Ago-2003) P’h (2000) (2000) : Proyección de población total del estrato h. tramo de edad y región (VIII región y Resto regiones).

Los análisis por subgrupos poblacionales no considerados en el diseño muestral original. los análisis se realizaron en escala logarítmica. se utilizó el método de linealización de Taylor (Wolter. sexo y nivel educacional.se estimaron utilizando linealización de Taylor. SAS. De los coeficientes del modelo se derivan las razones de chance (OR). sobre la base del diseño de muestreo complejo explicado anteriormente. 1985). 76 . como por ejemplo. se examinó la existencia de observaciones atípicas a través de técnicas de análisis exploratorio de datos a nivel muestral. Para la estimación de los errores estándar e intervalos de confianza 95% para medias y proporciones. los errores estándar de estos coeficientes –y de los OR. Este tipo de análisis considera los tamaños muestrales por subgrupo como variables aleatorias e incorpora esta variabilidad en el procedimiento de cálculo de la varianza de los estimadores. La estimación de prevalencias se realizó sin exclusión de outlayers. Procedimientos de análisis de datos Previo a los análisis. se construyeron modelos lineales multivariados con todas las variables de interés (McCullagh y Nelder. 2003). Este método obtiene una aproximación lineal para los estimadores y utiliza la varianza estimada para esta aproximación para obtener la varianza de los estimadores. Se utilizaron diagramas de caja y gráficos de dispersión para evaluar empíricamente la existencia de observanciones extremas. Para comparar prevalencias ajustando por edad.6.3. las que fueron descartadas en la estimación de promedios poblacionales. Los cálculos fueron realizados a través del procedimiento estadístico Proc Surveymeans del programa Statistical Analysis System. 1965).2. La estimación de prevalencias y promedios poblacionales se llevó a cabo utilizando los factores de expansión descritos en la sección 6. Los cálculos fueron realizados a través del procedimiento SvyGlm de la librería Survey del programa computacional R (Lumley. En el caso de la existencia de distribuciones fuertemente asimétricas. se llevaron a cabo a través de análisis de subdominios (Kish. 1989). nivel socioeconómico.

2001). 77 . La comparación entre las prevalencias reales y las del autoreporte de la ENS 2003 se llevó a cabo a través del test de McNemar. Los cálculos fueron realizados a través del procedimiento gam de la librería mgcv del programa R (Word.Los análisis no-paraméricos de tasas de prevalencia o de variables continuas se realizaron a nivel muestral. Los modelos fueron ajustados utilizando estimación de máxima verosimilitud penalizada (Wood. 2000). todos los parámetros estimados (promedios y prevalencias) corresponden a valores expandidos (consideran el diseño de muestreo y ajustan a la población Chile >17 años 2003) . en cambio. Para efectos de interpretación de las tablas de resultados. los n presentados en los márgenes corresponden a los n de la muestra. 2000). Estos análisis se llevaron a cabo a través de la utilización de modelos aditivos generalizados (Hastie y Tibshirani. 1986). La elección del parámetro de suavizamiento se realizó utilizando Validación Cruzada Generalizada (Wood. Este análisis consideró las proporciones expandidas de cada grupo y los tamaños maestrales reales para la obtención de las observaciones en cada celda de la tabla de contingencia previo al análisis.

DESARROLLO DE LA ENS 2003 78 .III.

1. Encuestadores. rotación del personal.1.2 Desarrollo del trabajo de campo El trabajo de campo se desarrolló entre los meses de mayo y diciembre de 2003.1a a III. 79 . Capacitación del equipo de terreno El equipo de terreno estuvo formado por personal de salud (Enfermera o Matrona). Coordinadores de Transporte. Tabla III.1. Las regiones fueron incorporandose de a poco al trabajo de campo y la parte más importante de este de desarrolló durante tres meses en cada región. los Cuadros III.1e muestran la distribución y número de equipos de terreno en cada región. etc. Equipos de terreno y capacitación 1. Supervisores y un Tecnólogos.).1.1.1 se presenta el personal programado inicialmente para este estudio y el personal contratado finalmente y que participó en las jornadas de capacitación descritas en la metodología. 1 Ver en Anexo la versión final utilizada. rechazo.1 Personal programado y contratado en la ENS 2003.1. las encuestas de mayor dificultad fueron quedando rezagadas y se aplicaron en fechas posteriores en toda la región (problemas de acceso. Personal Programado N 42 44 28 Personal Contratado N 58 68 36 Rotación % 38% 54% 28% Enfermera Encuestador Coordinador El material de apoyo para la capacitación y posterior aplicación de la encuesta está incluido en el Manual de Terreno1 que se entregó a cada participante. 1. En el Anexo. Para toda la muestra. En la Tabla III.

Para lograr entrevistar a los sujetos requeridos para el estudio.1.03 Nov. la 1º visita del encuestador al hogar sorteado en la muestra puede tener tres resultados: 1) el sorteado es contactado y acepta la la encuesta 2) el sorteado es contactado se niega a la aplicación de la encuesta 3) el sorteado no se encuentra ubicable en forma permanente.03 Jul.03 N N N N N N N I 0 46 79 37 0 0 0 II 0 41 92 10 0 0 17 III 0 0 80 76 0 0 8 IV 0 0 105 65 21 21 1 V 41 103 72 1 16 52 52 VI 78 67 0 0 0 8 47 VII 0 21 71 23 8 28 53 VIII 1 215 442 134 30 1 0 IX 0 0 8 110 69 23 0 X 0 1 0 37 87 93 1 XI 0 1 0 18 111 39 0 XII 0 0 0 0 0 99 52 Metrop. mientras que aproximadamente un 9.03 Sep.03 N 0 0 0 0 0 41 0 0 0 0 0 0 64 105 3% Total N 162 160 164 213 337 241 204 823 210 219 169 151 566 3. Universidad de Chile. rechazo y reemplazos Como se presentó en el Flujograma del Trabajo de Campo (capítulo II.051 535 342 366 275 % 8% 18% 29% 15% 9% 10% 8% Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.3).2%. Tenemos entonces que la tasa de respuesta3 de la ENS 2003 fue de un 90. Resultados primera visita: pérdida.771 direcciones.2% de las direcciones recorridas se dieron por perdidas ya que fue imposible contactar a la persona buscada.2. se recorrieron aproximadamente 5. por lo tanto no es posible aplicarle la encuesta. Regiones Dic.2 Cronograma de aplicación de la ENS (en base al Formulario F1).619 100% 2. May.03 Ago. AEncuesta Aplicada ARechazo APérdida 2 De las 394 personas que rechazaron el estudio un 77% lo rechazó durante la primera visita del encuestador al hogar del individuo en la muestra. 80 .8% de las personas que fueron efectivamente contactadas (4.013) rechazaron participar en el estudio2.Tabla III. 159 171 102 24 0 2 44 País 279 666 1. Un 37. En la Tabla III.03 Jun.03 Oct. un 16% durante la segunda visita y un 7% durante la tercera.1 se presentan los resultados de la búsqueda de los sujetos de la muestra.

lo cual es producto de la organización y distribución del trabajo entre los distintos equipos de encuestadores.2 Rechazo Rechazo 194 7.2 13 0. Aplicada Encuesta aplicada 1. 81 .2.2 Otra razón 382 13.8 348 6.2 Cantidad y porcentaje de Formularios F1 aplicados por región.2.3 12 0. Resultados de la búsqueda de la muestra Total N % 3.743 100.6 166 2.2 No existe dirección o persona 81 3.7 394 6.4 Excluido 5 0.9 1. aquellas en que no fue posible contactarse con la persona buscada.0 0 0.0 Dirección de difícil acceso 2 0.0 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.8 18 0.2 presenta los resultados para las encuestas F1 aplicadas por región. Tabla III.0 La Tabla III.3 48 0.9 334 11. Universidad de Chile.1 Resultado de aplicación F1 por sexo.0 60 1.6 30 1.Tabla III.1 200 6.0 Fallecido 30 1.0 Total Intentos Realizados 2. es decir.0 264 4.2.0 3.771 100. Masculino Femenino N % N % Enc.0 73 1. 3 Región Para el cálculo de la tasa de respuesta no se consideran las encuestas perdidas. Hay regiones que presentan porcentajes de aplicación mayores al 100% en la primera visita.0 Trabaja todo el día 36 1.619 62.8 Casa desocupada 27 1.0 85 2.9 186 6.3 1 0.1 30 1.1 5 0.619 100 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía. Nº Encuestas Formulario Encuestador (F1) Meta Número (F1) Porcentaje (F1/Meta) I 164 162 99 II 165 160 97 III 162 164 101 IV 202 213 105 V 356 337 95 VI 229 241 105 VII 211 204 97 VIII 800 823 103 IX 211 210 100 X 221 219 99 XI 168 169 101 XII 155 151 97 Metrop.0 30 1.028 100.4 5.6 Pérdida Persona ausente 162 5.644 59.0 7 0.617 3.9 57 1.4 Hospitalizado 1 0. Universidad de Chile.975 65. 573 566 99 Total 3.1 716 12.0 128 4.1 Estudia o trabaja en otra ciudad 43 1.0 Cambio de dirección 136 5. ya que hubo pérdidas entre la primera y segunda visita.

entonces el encuestador procedió con la segunda opción de reemplazo. De la Tabla III.1 describe las causales de pérdida más frecuentes en la ENS 2003.619 100. La Tabla III.0 100% 100% 100% Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía. género y tipo de muestra. Total N % Muestra ENS 730 1.2.En la ENS2003. Si no se estaba diponible un sujeto con estas características.739 48. testeado con Test de proporciones al 95% de confianza. Tabla III. el encuestador lo registró como resultado de la visita lo reemplazó por otro individuo del mismo género y tramo de edad que el rechazante. se desprende que más hombres que mujeres tuvieron que ser reemplazados desde la muestra original ENS4 (56% encuestados en la ECV2000.3 Personas entrevistadas. Universidad de Chile.3 presenta las estadísticas de la aplicación de la muestra y sus reemplazos.3. Cuando hubo rechazo.2.975 3.2. El mismo procedimiento se siguió con la pérdida (definida como la imposibilidad de contactar al entrevistado en forma permanente para la aplicación de la encuesta).2. 82 .473 40.2 1ª opción de Reemplazo 12% 11% 11% 721 752 1.009 1. Género Masculino Femenino de hombres versus un 49% de mujeres).7 2ª opción de Reemplazo 44% 38% 41% Total 1. También se observa que la aplicación de la ENS2003 incorporó a 2.644 1. La Tabla III. los reemplazos son el resultado de las pérdidas y rechazos ocurridos durante la 1º visita.146 sujetos 4 Diferecia significativa. La primera opción de reemplazo fueron individuos pertenecientes a la ECV2000 previamente seleccionados según género y tramo de edad disponibles en el área geográfica del entrevistado original. un sujeto con las características de género y tramo de edad que viviera en la misma cuadra que el entrevistado original (nuevo empadronamiento y tabla Kish).1 44% 51% 48% 193 214 407 11.

En la Tabla III.Tabla III.0 3.7 49 3.619 3.473 100.8 19 4.4 91 6.0 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.6 22. Región Formulario F1 Aplicado 83 .1 Cantidad y porcentaje de Formularios F2 y Muestras tomadas por región.6 V 152 8.7 59 14.1% de los entevistados totales no tuvieron muestras de sangre-. Total % 4.4 Personas entrevistadas.0 15 3.2 97 6.739 100.4 4.1 57 3.0 1.5 126 8. 566 537 95 526 98 Total 3.3.9 9.9 IV 107 6.5 5.7 23 5.1 II 64 3.9 111 7.0 21 5.8 24 5. 3.2 15. Región Muestra ENS 2003 1ª opción de reemplazo 2ª opción de reemplazo N % N % N % I 65 3.452 95 3.6 5. la enfermera completó el formulario F2 y procedió a tomar las muestras biológicas del entrevistado.2. 333 19.9 Total 1.3 Metrop.2 401 27.7 102 6.0 III 78 4.1 78 5.5 29 7.1 102 25.5 XI 52 3.7 22 5.3 6.397 98 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.2 VIII 417 24. También se observa que a un 2% de los entrevistados en la segunda visita no se les tomaron muestras de sangre -6.4 75 5. Tabla III.4 34 8.1 4.1 82 5.2 IX 105 6.9 6.3 X 84 4. Universidad de Chile.7 4.5 4.2 25 6.1 se observa que un 5% de los entrevistados en la primera visita no participaron de la segunda visita.0 5 1.6 VII 77 4. Resultados segunda visita: mediciones biofisiológicas y muestras de sangre Durante la segunda visita al hogar.7 5.0 407 100. Universidad de Chile.0 29 7.9 XII 83 4.1 131 8.6 VI 122 7. Formulario Enfermera (F2) Muestra Tomadas Número Porcentaje Número Porcentaje (F2) (F2/F1) (Muestras) (Muestras/F2) I 162 156 96 155 99 II 160 156 98 156 100 III 164 157 96 155 99 IV 213 195 92 194 99 V 337 326 97 322 99 VI 241 213 88 199 93 VII 204 200 98 199 100 VIII 823 786 96 777 99 IX 210 208 99 206 99 X 219 212 97 206 97 XI 169 162 96 160 99 XII 151 144 95 142 99 Metrop.6 100. según región y tipo de muestra.7 73 5.

356 1.1 presenta el grupo objetivo de cada examen.977 1. cabe destacar que casi la totalidad (96.977 1. Análisis de laboratorio: muestras analizadas Los análisis de laboratorio se realizaron íntegramente en el Laboratorio Central de la P.4. La Tabla III.8 %) de los 3.975 3.4. 84 .977 1.103 1.1 Exámenes de laboratorio realizados.4.2). Universo Aplicar al 100% entrevistados Aplicar a una muestra aleatoria del 60% de los entrevistados Tipo de examen Glucosa Colesterol Total Triglicéridos Colesterol HDL Razón Colesterol Colesterol LDL Creatinina Antígreno Prostático Hemoglobina Examenes realizados N 3. Universidad Católica. Tabla III. las muestras de sangre tomadas en terreno a esas personas y los exámenes efectivamente procesados en el laboratorio.4.977 1.396 exámenes analizados cumplieron con respetar el máximo de cuatro horas entre la extracción de la sangre y el centrifugado. Mientras que el 99% de la muestra se procesó en menos de seis horas (Tabla III.382 1. según tipo.822 Aplicar al 100% entrevistados Aplicar sólo a hombres >35 años Aplicar a todas las mujeres Respecto a la calidad de las muestras.

el Instituto de Salud Pública recibió aproximadamente 3. 85 . Promedio Hrs.Montt 2:31 0:45 4:00 0 Rancagua 2:12 0:15 3:48 0 Santiago 2:29 0:20 5:10 5 Sn.5.316 sueros congelados a –20ºC correspondientes en un 46% a hombres y en un 54% a mujeres. En las Tablas III. Universidad de Chile. Máximo Hrs. Seroteca: muestras incorporadas Durante la aplicación de la ENS2003. La seroteca tiene . Centrifugado Ancud 2:57 0:40 6:35 29 Antofagasta 2:16 0:03 4:20 3 Arica 1:59 0:35 4:05 1 Calama 1:43 0:20 4:37 2 Chillan 2:10 0:30 4:20 1 Concepcion 2:47 0:33 5:27 17 Copiapo 2:01 0:30 3:25 0 Coquimbo 2:00 1:15 3:05 0 Coyhaique 2:49 0:35 5:20 11 Curico 1:51 0:36 3:50 0 D. según género y tramo de edad de las muestras congeladas.2 se presenta la distribución regional.Tabla III.Arenas 2:38 0:50 6:00 13 Pto. por hospital de origen.Almagro 2:01 0:30 3:30 0 Iquique 2:15 0:35 4:10 3 La Ligua 2:40 0:27 5:18 9 Linares 2:39 0:20 5:55 11 Los Angeles 2:42 0:16 4:45 8 Melipilla 2:03 0:15 3:35 0 Osorno 2:42 0:55 5:05 11 Ovalle 2:05 0:30 4:30 11 Pta.Fernando 3:10 0:10 5:50 28 Talca 3:12 1:25 7:57 20 Temuco 2:50 0:25 6:50 14 Valdivia 2:39 0:27 5:43 18 Vallenar 1:55 0:22 3:45 0 Viña 2:46 0:35 6:35 12 Promedio País 2:28 0:32 4:58 10 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.en promedio – aproximadamente 4 muestras para cada individuo y en un 97% tiene 3 o más tubos.1 y III. Porcentaje de casos con Ciudad/hospital Centrifugado Centrifugado Centrifugado + 4 Hrs.4.Felipe 3:54 0:50 6:35 53 Sn. En el Anexo se entrega un listado de folios y características demográficas de cada entrevistado. 5. Mínimo Hrs.2 Horas de procesamiento de las muestras de sangre.5.

Tramos de Edad ENS 2003 Total 17 a 24 25 a 44 45 a 64 65 y más N % 28 22 21 85 5 I 14 II 11 29 20 23 83 5 III 8 29 29 23 89 5 IV 9 24 25 26 84 5 V 13 56 62 55 186 10 VI 10 24 29 26 89 5 VII 11 28 38 30 107 6 VIII 52 120 150 109 431 24 IX 9 28 26 32 95 5 X 8 32 37 27 104 6 XI 11 31 32 19 93 5 XII 7 16 18 16 57 3 Metrop. Región Tabla III.Tabla III.5. según región y tramo de edad. 22 79 53 46 200 13 País 198 487 461 362 1508 100 % 13 32 31 24 100 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía. Tramos de Edad ENS 2003 Total 17 a 24 25 a 44 45 a 64 65 y más N % 24 28 10 71 5 I 9 II 14 20 18 15 67 4 III 11 26 25 14 76 5 IV 14 24 22 12 72 5 V 15 41 37 51 144 10 VI 10 30 23 11 74 5 VII 11 24 30 25 90 6 VIII 48 119 118 92 377 25 IX 11 23 28 23 85 6 X 10 34 29 26 99 7 XI 13 27 24 19 83 6 XII 10 16 26 18 70 5 Metrop. según región y tramo de edad. 31 84 105 85 305 17 País 194 529 593 492 1808 100 % 11 29 33 27 100 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía. Universidad de Chile.1 Muestras Masculinas en la Seroteca. Región 86 .2 Muestras Femeninas en la Seroteca. Universidad de Chile.5.

1 Un 86% de los entrevistados solicitó que sus resultados le fuesen enviados directamente a su domicilio5. Ver Tabla III. el resto demoró entre cinco y seis meses. Aproximadamente un 24% de los entrevistados recibió sus reportes médicos entre dos y cuatro meses a partir de la fecha de toma de los exámenes de sangre. mientras que el resto solicitó que le fuese enviado a la institución de salud más cercana (centros de salud. un 2% porque falleció el destinatario y para un 33% no se especificó el motivo de devolución. consultorios. Entrega de información a participantes 6. La dirección de envío de la correspondencia es solicitada en la Carta de Consentimiento completada en la 1º visita del encuestador. Una vez vencido el plazo máximo de espera en la oficina de correos.6.1 Reportes regulares La entrega de los diagnósticos y recomendaciones a los entrevistados se realizó entre septiembre de 2003 y marzo de 2004. De las 252 cartas devueltas un 36% fueron devueltas por problemas con la dirección de envío. las cartas no retiradas se devuelven al remitente. hospitales y postas). Estas últimas cartas fueron enviadas a los epidemiólogos de los SS incluidos en el estudio junto con un listado de identificación de manera de facilitar el contacto con el entrevistado. 6 En las localidades rurales el cartero no visita a todos los hogares. en estos lugares las cartas que llegan a la oficina de Correos de Chile se quedan ahí a la espera de que el mismo destinatario vaya a buscarlas. Las cartas con problemas de dirección fueron revisadas y re-enviadas por correo nuevamente.6. Hasta la fecha un 7% de las cartas han sido devueltas al remitente. 5 87 . un 2% por haberse vencido el plazo de espera en correos6. un 9% porque el destinatario ya no vivía en el lugar.

con un total de 168 entrevistados con exámenes alterados.7 0.0 100.6.2 presenta el número total de exámenes de sangre muy alterados (n=168) que requirieron ser notificados anticipadamente.0 100.3 60.3 Fecha de envío de reportes Ene.7 51.Tabla III.4 0. Fecha Aplicación F2 Piloto02 % Sep.9 18.4 0.3 Diciembre 81.5 5.9 Total % 100.04 % 8. Reportes de alerta Se enviaron seis reportes.7 1.2 Octubre 56.9 5. durante el transcurso del año 2003 y comienzos del 2004 a la unidad de epidemiología del MINSAL desde donde la información fue derivada a los epidemiólogos de los SS para la notificación y seguimiento de los casos detectados.8 43. Universidad de Chile.3 19.9 11.0 100.0 3.1 Julio 4.3 1.0 Mayo Junio 5.2.0 0. Ellos corresponden a los exámenes de sangre de 6 patologías seleccionadas.7 3.4 24.03 Dic.4 Feb.04 % Mar.0 100.3 0.0 100.03 % 76.0 100. La Tabla III.2 62.0 100. 88 .7 0.4 32.1 4.2 3.3 3.5 3.4 0.6.2 Fuente: Unidad de Encuestas del Departamento de Economía.2 15.1 Cronograma de envío de reportes por correo certificado.3 21.1 Septiembre 46.03 Nov.7 4.1 3.1 30.3 17.4 47.04 Oct.3 Total 2.5 Noviembre 79.03 % % % % 22.0 Agosto 0.3 0.0 100.1 1.0 100.8 Sin dato 82.1 28.6 1. 6.9 1.

7 2.55 6.17 281 Valores Max. 89 . Triglicéridos (>=2mg/dl) (>=280mg/dl) (LDL>230mg/dl) (>=500mg/dl) 1 2 1 1 3 1 1 2 2 1 2 2 3 1 3 2 1 2 15 232 326 5 1 1 1 5 19 500 1.6. 2.11 9. todo exámen alterado era notificado.69 496 * Puntos de corte varian según edad. Región/N Antigeno Prostático alterado* 2 1 4 3 14 4 9 17 3 3 5 3 8 76 Hemoglobina en sangre (<10gr/dl)** 2 Glicemia Creatininemia Col.178 I II III 1 IV 4 V 2 VI 1 VII 3 2 VIII 6 3 2 IX 1 1 1 X 2 XI 1 1 XII 2 2 1 Metrop. 3 7 Pais 26 9 23 Valores Min. 432.8 7. ** Exámen realizado sólo en mujeres.Tabla III.2 Nº Casos incluidos en el sistema de alerta por tipo de examen y región.

RESULTADOS 90 .IV.

0 3. se aprecia que.577.131 31.560 100.1.5% 4.0% 5.9 1.1.346 12.5% 2.264 26.341.3 529 26. 65 496.972 100.6% exceso.367. Tabla IV.3 43.506 44. esto se corrige con los factores de expansión (expandida) (Tablas IV.619 100.6 211 10.242 100.0 100.772 26.232 43.726 42.2 427 11.744.6% exceso.. Todos los cálculos qu ese presentan en la sección de resultados se basan en la muestra expandida.1.2.425.3% 690. Chile 2003.7 42. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N % N % N % 17 – 24 1.5 1.0 91 . siendo necesario sobre representar en la muestra algunos grupos poblacionales (regiones de baja población.6 586 29.085 9.0 1.4% 1. Sin embargo. Chile 2003.5 646 32.Estimación de la Población Chilena Adulta 2003* por edad y sexo. grupos de edades extremas). regiones.7 18.6 9.1.y de adultos mayores -14.705 19.1.1 44.0% 10.5% 1.ENS 203: Tamaño y distribuciòn de la muestra por edad y sexo. nivel socioeconómico y procedencia urbano-rural.918.8 12.9% .9 545 33.0% *: Proyecciones Censo 1992 Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 .368 18.376.7% 1.1 19.4 918 25.012. Caracterización de la muestra La muestra de la ENS 2003 representa a la población chilena 2003 en cuanto a grupos de edad.506.8% 25 – 44 2.2% 2. Al comparar la estructura edad-sexo de la muestra respecto a la población de referencia. proceso conocido como expansión de la muestra.1 y IV..0 100.4 10.043.056.2 26.0 100.431 10.5% 45 – 64 1.931. Tasas por 100 habitantes cruda y expandida.9% Total 5.508 27.8 18. Para determinar con precisión las prevalencias en subgrupos (edad y sexo) los subgrupos deben tener un tamaño suficiente.662 18.0 1.143 31.0% 2.8 27. la distribuciòn sin ajuste (cruda) en la muestra tiene un exceso relativo de mujeres -3.1. 65 Total Tabla IV.6 26.647 100.7 389 23. Hombres Mujeres Ambos Sexos # Cruda Expandida # Cruda Expandida # Cruda Expandida 216 13.803 100.2). sexo. Al momento de hacer el cálculo de las prevalencias poblacionales se restituye a cada encuestado el peso que él representa en el país..5 497 30.186.

5 240 6.9 3.3% del estudio-.5 (2.5) 938 47.7 408.280 6.La distribución de la muestra es bastante homogénea a lo largo del país.9 (49. Hombres Mujeres Ambos Sexos Estado Civil N cruda (exp) N cruda (exp) N cruda (exp) Soltero 444 27.2) Total 1.6 (48.1.3 (0.5) 124 6.2) Viudo 95 5.7 12.0) 92 .8 195.0 (100.6 5.2) 12 0.6 610.385.443 10.6 5.6) 190 5.0) 1972 100..7 337 9.2 (50. en paréntesis la muestra expandida. y los resultados que se presentan son posteriores al ajuste o expansión de los datos (Tabla IV..9 646.880 51.390 5.938 2.1 6.1) NS/NR 9 0.6 160 335.1 4.4 2.5 (0. Número y porcentaje.7 289.419 0.7 (5. Chile 2003.9 751.727 1.7 0.867 3.9 5.792 1.9) 331 16.1.2 (7. Número y porcentaje cruda y expandida.8 214 5. que alcanza al 22. Tabla IV.6 40.273 40.3 10.9 823 22. las mujeres presentaban 3 veces mayor frecuencia de viudez (Tabla IV. Por el contrario.0) 3.1.0) 224 6. Chile 2003. el peso real de las poblaciones regionales en el pais varía entre 1% y 40.5) Conviviente 100 6.4 566 15.4).6 66.0 Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Las tablas siguientes describen las características demográficas de los entrevistados.3 (8.7) Casado 942 57.5 1.4 1.7 1.2 570.367 5.3%) que entre las mujeres (53.3 (4.2 202 5.9 164 4.647 100.5 2.351 12. Por ello.3) Separado o Anulado 57 3. Chile 2003 Muestra ENS 2003 N % N Cruda Expandida 162 4.3) 887 24.8 (5. algo más frecuente el estar emparejado entre los hombres (63.8 (1.6 219 6.5 (29.7) 133 6.6 212 5.2 (0.3).3. El 58% de los participantes vivía en pareja -casado o conviviente-.9%). variando el peso regional entre 4% y 10% -excepto la muestra de la VIII Región.4%. Tabla IV.1 116.1 (6.2) 426 11.4.514 3.0 (38.134.689 5. la muestra se expande por un factor regional.427.1.Distribución de frecuencias de la Muestra ENS 203 por estado civil y sexo.5 4.3) 443 22. al igual que en la distribución edad-sexo.7) 1.5 (33.Población Chilena Proyección 2003 y Muestra ENS 2003 por región.0 (100.6 151 4.8 (8.0 (100.9 169 4.2 1.2) 3 0.619 100.

1.1) 1. siendo mucho mayor la frecuencia de trabajadores activos entre los hombres que entre las mujeres.0 (100.9) 1.4 486 25.0) El 40% de los sujetos son trabajadores activos.9 52 2.2 (28.0 El 60% de los entrevistados tiene más de 8 años de educación.0) 914 46.7 5. también son más frecuentes os trabajadores jubilados entre los hombres (Tabla IV.6. muestra cruda y expandida.9 999 52.0 100.9 28..857 53.1.6).6 14..4) Medio 815 49.8 (21.4 51.4 (54.1 C2C3 382 23.3 868 24.1. Número y porcentaje.0 100.5) Alto 244 14.5 14.9 ABC1 46 2.1.Distribución de frecuencias de la Muestra ENS 203 por nivel educacional (NEDU) y sexo.2 684 19.600 100.8 (21.8 4.8 (55.5 D 858 53.1.9 3.8 28.8 370 19.0) 3.3) 209 10.7) 93 . Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N cruda (exp) N cruda (exp) N cruda (exp) Bajo 588 35.729 47.0 (100. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Cruda Expandida N Cruda Expandida N Cruda Expandida E 314 19.Distribución de frecuencias de la Muestra ENS 203 por NSE del jefe de hogar y sexo. Chile 2003.4 (19.5 1. en paréntesis la muestra expandida.347 100.437 39.En base a la clasificación de NSE usada en el estudio.5 29.0) 453 12.1 98 2. Esta estructura educacional es coincidente con el censo 2002.0 100.0 3.507 100.5.5 Total 1. Número y porcentaje.8 (25. siendo algo mayor el porcentaje de sujetos de los estratos bajos que de los estratos altos Tabla IV.0) 1.0 1907 100. Chile 2003.5 Tabla IV.0 (100.6 52.3%) que entre las mujeres (57%) (Tabla IV.619 100.972 100.0 52.1) Total 1. siendo mayor el porcentaje de a lo menos básica completa entre los hombres (64.5 (57.5 (17.4 14. Tabla IV. el 66% de la muestra corresponde a estratos socioeconómicos medios.8) 849 43.

el peso de la zona urbana sube aún más (86%).0) 1.0) Zona Urbano Rural Total 94 .8) 1.2) 100.0) 3.972 100.7) 869 24.5) 0.972 7.9 (1.1) 10.647 23.2) 100.2) 317 16.3) 0.1) 4.4 (6.1 (0.7 (8.030 84 3 1.2 (0.1) 657 18.4 (84. Chile 2003.2) 100.6 (15.8 (8.2 (6.. al ajustarla a la realidad del país.3) 0.655 83. en paréntesis la muestra expandida.3 (10.7) 0.962 81.4) 340 20.1.8).9) 5.7) 317 16.5 (0.0) 142 87 18 92 198 1. siendo algo mayor la proporción de población urbana entre las mujeres (88%) (Tabla IV.1.9 (22.8 (14. Hombres Mujeres Ambos Sexos N cruda (exp) N cruda (exp) N cruda (exp) Situación Laboral Trabaja dependiente 551 33.0 (8.5 (40.5 (2.3) 14.8) 10.3) 4.0 (6.3 (1.0 (100.7 (0.8 (14.8.0 (100.5 (23.2) 0. Número y porcentaje.1 (13.0) 4.Distribución de frecuencias de la Muestra ENS 203 por situación laboral actual y sexo.5) Trabaja independiente Cesante Busca trabajo 1º vez Estudiante Jubilado Dueña de casa Inactivo NS/NR Total 393 178 8 98 337 1 79 2 1.6) 7.0 (100.0 (100.0 (100.5) 0.Distribución de frecuencias de la Muestra ENS 203 por zona y sexo.3 (8.0 (100.0) 535 265 27 190 535 1. Tabla IV.1 (12.1) 28.7.1.2 (46.5 (9.6) 1.7) 6. Chile 2003.1 (0.6) 4.8 (3. Número y porcentaje.9) 2.8) 4.0 (31.5) 20.647 100.1 (0..9 (87. en paréntesis la muestra expandida.1 (22.031 163 5 3.619 100.9 (86.619 14. Hombres Mujeres Ambos Sexos N cruda (exp) N cruda (exp) N cruda (exp) 1.0) La mayoría de la muestra proviene de zonas urbanas (82%).Tabla IV.307 79.7) 52.5) 0.

Hipertensión A continuación se describen los resultados de presión arterial en la ENS2003. 95 . Prevalencia de cada problema de salud A continuación se describen los resultados para todos los problemas de salud crónicos incluidos en la ENS2003. sin embargo. los promedios y prevalencias reportadas corresponden a datos expandidos en virtud del diseño muestral y ajustados para representar la composición demográfica de la población chilena mayor de 17 años Chile-2003.217). N= 11.298.1. Se incluyen en el análisis a todos los participantes sin límite superior de edad. en los márgenes de las tablas aparecen los n muestrales. sin embargo.2. Estos corresponden al promedio de 2 mediciones realizadas con aparato automatizado (HEM713C) en una misma y única visita matinal (hora promedio de las mediciones=9:30 am). es decir.5. los resultados corresponden a un tamizaje poblacional y no al diagnóstico confirmatorio de hipertensión. Para una descripción más detallada sobre la metodología utilizada para las mediciones ver Capítulo II.2. Al igual que en todos los capítulos de este informe las tablas presentan los n muestrales en sus márgenes. 2. En cuanto al criterio para definir prevalencias de hipertensión se utilizó punto de corte >=140/90 mmHg (JNC)1. sumando a la prevalencia aquellas personas normotensas que reportan tratamiento farmacológico. En las tablas se reportan los promedios y prevalencias expandidas (los valores representan a la población adulta >17 años. Chile 2003. El detalle sobre definiciones y puntos de corte utilizados para el cálculo de las distintas prevalencias se encuentra en el Capítulo II.

óptimo <120/80. 1 96 . es decir.8 82 235 0. C.1 Presión Arterial Sistólica 3425 127. hipertensión etapa III >=180 o >=110 de sistólica y diastólica respectivamente.1.1.1. con leve asimetría hacia el extremo de los valores anormales. = Error estándar de la media.1. Chile 2003 N Promedio Mínimo Máximo E.1.1. las cifras promedio se encuentran en rango no “óptimo”.a) Promedio y distribución de frecuencias de la presión arterial (PA) en la población Chilena En la Tabla IV. muestra los histogramas con la distribución de la población para todos los rangos de PAS y PAD. pero superiores a 120/70.8 43. Chile 2003 JNC:Joint National Commettee VI establece las siguientes categorías: normal <140/90. (%)2 0.Promedios de presión arterial sistólica y diastólica (mmHg). Se puede observar que las cifras promedio en la población son inferiores a 130/80.1. Distribución de frecuencias de PAS y PAD (mmHg). 2 C.V. La forma de estos histogramas asemeja una variable normal desviada. E.4 0.4 El Gráfico IV. Gráfico IV.5 Diastólica 3425 79.V.E.. JNCVII modifica etapa III bajando el punto de corte a >=160 o >=100 mmHg. 1.5 153 0. pero “normales” 1 Tabla IV. se aprecian los valores promedio de presión arterial Sistólica (PAS) y Diastólica (PAD).3 1 E. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada. respectivamente.

3 – 18.0 – 13.1.3 19.5 35.8% y el 51.5 11.9 2.4 14.2 – 5.5 4.3 b) Promedios de presión arterial según edad y sexo En las tablas IV. Frecuencia Relativa (%) IC (95%) 51.9 17.1 – 15.8 11. Las cifras son significativamente inferiores para mujeres.5 16. se observa una gradiente muy significativa con la edad.Distribución de presión arterial diastólica.1 1.6 1.41.1 6.5 1.4 12. JNC VI).9 1.4 5. respectivamente.5 10.1 – 7.4 – 22. en rango de hipertensión. muestran la distribución porcentual de la población para algunos rangos seleccionados.8 % de la población presentaría cifras de alto riesgo >=160 y >=100 para PAS y PAD.0 12.2 y IV.5 14.9 9.1.4 y IV.7 49. sin embargo. Frecuencia Relativa (%) IC (95%) 38. es decir. respectivamente.1 – 14.6% de la población presenta cifras de muy alto riesgo >=180 y >=110 para PAS y PAD.5% y 6.1..4 – 2.0% de la población se encuentra bajo cifras de 130 y 80 para PAS y PAD. Chile 2003.1 Rangos (mmHg) <120 120 – 129 130 – 139 140 – 149 150 – 159 160 – 179 >= 180 Rangos (mmHg) < 80 80 – 84 85 – 89 90 – 94 95 – 99 100 – 104 105 – 109 >= 110 Tabla IV.0 – 54. Un 2. Se observa que el 58.5. Si utilizamos criterios JNC VII un 7.4% y un 1.3..Las tablas IV.3.2 5.Distribución de presión arterial sistólica.4 1.5 – 6. El promedio de las cifras de PAS en las personas >= 65 años es >140. En el caso de la PAS. se aprecia las presiones promedio según grupos de edad y sexo para PAS y PAD.1.7 .2.6 – 10.0 7.5 3. respectivamente (cifras equivalentes a hipertensión etapa III.1 4. respectivamente (nueva definición para etapa III). este 97 .1 5.1.1.2 – 2. Chile 2003. Tabla IV.3 2.5 – 4.8 – 3.

88.4 .87.2) Total 1563 131.117.7 . Tabla IV.452 79.4) 25 – 44 507 82.6 .5 1.8) (134.24 199 120.1 – 80.0 3.C.128..4 502 85.5) 98 .1 (86.6 614 81.3 502 152.123.5 .126.8 (81.2) (83.4) (120.8) (84.057 78. Tabla IV.7) (76.hallazgo desaparece en el grupo >= 65 años en que las cifras de mujeres igualan a las de los hombres. El promedio de las cifras de PAD en las personas >= 65 años es <90.128.2 877 85.9 .1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .5) 45 – 64 482 139 614 133.9 .5 .5) (80.C.0 (72.6 (146.4 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 196 68.6 .2 1096 136 (136. aun en rango normal.155.1) >= 65 375 150.9) (130.7 .2 .8 1.7 3425 127. sin embargo.6) (74.4 .83.1 1862 124.4) >= 65 375 86.90.9) (77. es decir.141.1.123.4) (123.75.2) (113.0) Total 1.7) (69..2) (126.69.8 1.119.4) (83.72.7 (84. Chile 2003.1 .9) En el caso de la PAD. 5 . este hallazgo desaparece en el grupo >= 65 años en que las cifras de mujeres también igualan a las de los hombres.1) (149.1) (107.Promedios (I.096 85.862 77.77.132.0 .4) (115.83.7 .1 .3) 25 – 44 507 126. Las cifras son significativamente inferiores para mujeres.3 550 75.8) (66.86.83.6 877 151.86.) de presión arterial sistólica por grupos de edad y sexo (mmHg).8 (129.5 1057 122.) de presión arterial diastólica por grupos de edad y sexo (mmHg).0 395 71.112.135.2 .Promedios (I.154.3 .3 (118.8 .79. Chile 2003.0 .9) (149.2 .1 .9 (81.563 82.8 .1 (125.6 .1 .2 .9) (79.8 395 115.0 17 .154.138.9) 45 – 64 482 88.3 .24 199 74.8 .8 550 117.6 . 4.76.6 196 109. también se observa una gradiente muy significativa con la edad.

7) (123.138.138.6) 45 132.7 .3) 1. se sugiere una gradiente en la mujer (promedios más altos en el nivel bajo).128. Por una parte.3 93 125.7) (119.5.133.6 .c) Promedios de presión arterial según Nivel Socio-Económico (NSE) En las Tablas IV. Sin embargo.126.4 649 132.0 .6.0 .130.2) (126.) de presión arterial sistólica (mmHg) según nivel socio-económico (NSE) y sexo.128. Tabla IV.130.8 (129.5 (127.8 . Al observar la PAS.7 . pero en el hombre el nivel ABC1 muestra una tendencia inversa.4) (123.7 . los promedios sugieren una gradiente socioeconómica con mayores cifras en el nivel bajo.7 939 126. cap II..425 127.7) (127.7 – 128. 99 . presentando promedios más altos. Ninguna de estas tendencias alcanza significación estadística.3 . sin embargo.6) (124.0 .862 124.9 .6) 356 128.8 (127.1. sólo alcanza significación estadística al comparar el grupo D con C2C3 en las mujeres.9 .1 1.135.563 131.7 1.7.123.9 463 121.5 48 120. Chile 2003.7 .9) (118.8 298 135.6 y IV.9) NSE E D C2C3 ABC1 Total En el caso de la PAD los promedios no sugieren la misma gradiente en el análisis de ambos sexos y no se observan diferencias significativas entre los grupos.757 129. el comportamiento en hombres y mujeres es diferente.2 .9) (125.132. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 351 130. se aprecian los promedios de PAS y PAD según nivel socioeconómico (ver definición de NSE. La tendencia se aprecia en ambos sexos.3 (131.C.Promedios (I. esta diferencia sólo alcanza significación estadística al comparar el grupo D y C2C3 en el análisis de ambos sexos.1.135.9) 818 131.131.126.1.0) (111.7 3.0) (129.2 (129.1).0 819 124. Sin embargo.8 .

83.7 .9) NEDU Bajo Medio Alto Total 100 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 562 140.86.140.7) (77. Chile 2003.82.0 .5 . según nivel socio-económico (NSE) y sexo. Esta gradiente es más significativa en la mujer.126.9) 770 129.2) (126.) de presión arterial diastólica (mmHg).3 (80.1.8. La PAD mantiene el sentido de la gradiente.77. se observa una gradiente en la cual el nivel más bajo (< 8 años de estudio) presenta presiones significativamente más altas que el nivel medio (8-12 años) y alto (>12 años).8 y IV.83.5 .2) 356 82.0 3.2) (76.1 – 80.91.7) 231 126.3 .4 649 81.7.8 (81.4 .77.862 77. según nivel educacional (NEDU) y sexo.3) (76.8 (138.130.9) (134.0) (79.563 82.128.425 79.3 .1 424 120.1 .1 .79.4 (123. Chile 2003.7 1.6) (136.7) (110.6 .1 .8 (129.7 .4) 818 82.8 .. pero ahora mucho más significativo.132. cap.NSE E D C2C3 ABC1 Total Tabla IV. Mujeres Ambos Sexos Hombres N Promedio N Promedio N Promedio 298 83. es decir.3) 45 85.2 .2) (71.2 .7 48 75.123.1 1862 124.7 93 80.142.4 1631 125.80.2 (81. En el caso de la PAS.0) (76. Se observa un fenómeno parecido al del NSE.757 80.6 .6 .3 (127.7 .8 .) de presión arterial sistólica (mmHg).1).6 808 137.3 . II.C. se aprecia los promedios de PAS y PAD según nivel educacional (ver definición de NEDU según años de estudio.115.6) 1563 131.122.1.5) d) Promedios de presión arterial según Nivel Educacional (NEDU) En las Tablas IV.140.4) (123.9) (79. el nivel educacional bajo presenta presiones diastólicas promedio significativamente mayores que el nivel alto.1.3 .3 861 121.2 193 113.9) (119.Promedios (I.4) (124.5.1.2 .7) (76.81.0) (74.2 .1) (79.2 351 79.8 939 77.83.8 1.6 1370 138. Tabla IV.3 .C.7 ..7 .126.9.7 3425 127.3 463 75.0 (80.0 (80.128.7) 1.Promedios (I.84.80.9 819 79.84.8) (118.

1.9 – 135..1.6 (80.) de Presión Arterial Sistólica según regiones.9 (124.5) 210 126.Promedio (I.0 3425 79.2 . Chile 2003.C.5) 212 132.7 – 133.7 (129.5 (128. y en los Gráficos IV.9 1370 83.79.3) 155 127. (95%) 155 126.9) (79.0) (75.1 . III.9. Se observa que para PAS.8 (81.1. VIII y X presentan cifras superiores al promedio nacional.77.7) 231 82.3) 1563 82.7 – 135.9) Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII 101 .1 – 135.6 – 131.8) (74.10.6 861 76 1631 78.1.2 (127.9 .2) 782 129. En el caso de la PAD.3.3) (77.3 (123.8 .3 (127.5 – 130.10 y IV.82.5) e) Promedios de presión arterial según regiones del país En las Tablas IV.C.9 . la RM presenta cifras inferiores al promedio nacional y las regiones II.1 193 71.6 (125.8 – 74.3) 529 125.8 (80. N Promedio I.8 .4) 198 131.3 – 131.0 .9 424 77.Promedios (I.3) 143 130..77.6 (125.134.4) 192 129.NEDU Bajo Medio Alto Total Tabla IV.8) 208 131.7) (76.5) (82.6 – 85.83.79.3) 157 130.1 .135.4 – 134.4 808 81. la RM presenta cifras inferiores al promedio nacional y la décima región presenta cifras superiores al promedio nacional.8 (126.) de presión arterial diastólica (mmHg) según nivel educacional (NEDU) y sexo.11.1 (125.1.7 (84.8 (122.7) 161 130.2 (122.3 . se aprecian los promedios de PAS y PAD para cada región del país.0) 770 81. la línea destacada muestra las cifras promedio a nivel nacional.7 1862 77.8 – 88.129.80.3 (125.1 – 127.5) 321 128. Tabla IV.7 .0) (80.83.1.2 y IV.84.4 – 131. Mujeres Ambos Sexos Hombres N Promedio N Promedio N Promedio 562 86.8 .4 .C. Chile 2003.1) (69.

3) 192 80.1.C.5 – 81.6 (77.3 (79.1.0 – 84.6 – 85.8 (80.5 (77.140.9 – 83. 2.Promedio (I.0 125.0 155 I 155 II 157 III 192 IV 321 V 529 RM 210 VI R eg i ón 198 VII 782 VIII 208 IX 212 X 161 XI 143 XII Gráfico IV.5) 782 81.6 (77.4) 529 78.0 130.) de Presión Arterial Diastólica según regiones.3 – 80.8) 212 82.11.6) 161 82. Promedio e Intervalo de 95% Confianza para PAS (mmHg) según regiones del País.0 115.4) 198 81.9) 321 79.9 (79.9 (75.C.1 – 83.2) 155 81. Chile 2003.2 (79.0 (79.8 – 82. N Promedio I. (95%) 155 79.0 135.6 (79.5 (79.1) 208 81.9) 143 81.1 – 83.4 – 84.0 (78.9) 210 77.5 (78. Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV. Chile 2003.9) 157 82.0 120.0 – 85.1 – 82.1 – 82..2) 102 .2 – 79.

12. Chile 2003 f) Prevalencias de hipertensión según edad y sexo En las Tablas IV. se puede observar que la prevalencia de tamizaje positivo de HT en la población general mayor de 17 años. 103 . La excepción a esta regla son las mujeres >= 65 años que presentan prevalencias significativamente mayores que los hombres (p = 0.0 82.5. 3.0 70.12. Los hombres presentan mayor prevalencia que las mujeres en casi todos los grupos de edad.0 86.0 155 I 155 II 157 III 192 IV 321 V 529 RM 210 VI 198 VII 782 VIII 208 IX 212 X 161 XI 143 XII R e g i ón Gráfico IV.14.01). IV.1.13 y IV.0 72.1. Las definiciones de estas tasas se encuentran detalladas en el cap.7%. se aprecian las prevalencias de “hipertensión” (HT).0 84. II.0 80. En la Tabla IV. “hipertensión sistólica aislada” (HS) e “hipertensión diastólica aislada” (HD).0 76.0 74.88.1. Promedio e Intervalo de 95% Confianza para PAD (mmHg) según regiones del País.1. alcanza a un 33.3.1.0 78.

es decir.12.0 . Chile 2003.0) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 L 65 Total En la Tabla IV.0 .46.3) (74.10.5 550 16. las prevalencias de HD en mayores de 65 años y en menores de 24 años no difieren significativamente (p>0.20.9 .1.0 .) de hipertensión según edad y sexo.87..14.9 – 55.58.8 3425 33. 104 .2 .7) 395 1057 1096 877 3425 0.5 (5.4) (18.8 .0) (48.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 L 65 Total Tabla IV.4.0) (76.8% y es significativamente más prevalente en la mujer (p = 0.7 (33.8.33.4.13.9) 12.C.25.36.1 (9.0) 39.1) 1563 36. -) 2..4 .3 (23.40.) de hipertensión sistólica aislada según edad y sexo.4 – 19.8 .4 .8 (7.12. especialmente en el grupo >44 años.1 .12.8 .1.4) 31.2 .8) 482 58.4) (27.6 .14.7 (52.5 .83.2 . al observar los grupos de edad.0 .6.3 .3 (0.4) 8.5) 375 74.1).4 .Prevalencia % (I.8 .3.8 877 78.3 (1. Tabla IV.7 (0.1 1057 22.9 1096 53.5) 3..3) (42.13.2 (2.6. Sin embargo.6 .5) 10.2 (11.7) 15.7 196 3.6) 7.65.0 (8.3 .39.9.2 – 82.1.4) 8.5 (0.6 (2.6) (0.8 .8 (33.11. se observa que la HD es la menos prevalente (5.9 (5.0) 4.2 .01).8) (2.4 .9 (24. Mujeres Ambos Sexos Hombres N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 199 7.33. se observa que la HS presenta una prevalencia poblacional de 8.7) (31.6) 507 28.3%) y presenta prevalencias globales significativamente más altas en hombres que en mujeres.3) En la Tabla IV.C. hombres y mujeres no alcanzan diferencias estadísticamente significativas en ambos extremos de la vida.41.1. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 199 507 482 375 1563 1.9 .7 .5 (31.7) 36.8 (67.1.7 614 48.6 502 81.Prevalencia %(I.7 1862 30.5 395 5.8) (11.2) 196 550 614 502 1862 0 (.

3) 3.6.2 .4.13.5) A continuación se muestran los Gráficos IV.6 395 2.5 .6) 2.8 – 13. Curva de Prevalencia de hipertensión (>=140/90) según la edad (años).2 – 3.0) 4.1 .7 .Prevalencia % (I.0 (1.6 .) de hipertensión diastólica aislada según edad y sexo. Llama la atención que para el caso de HT e HS las curvas tienden a enlentecer su velocidad del alza en las edades mayores.1.2) 6.5 (6.9) 2.6 (1. Chile 2003.24 25 – 44 45 – 64 L 65 Total 507 482 375 1563 (0.5 y IV.1 (0.Tabla IV.C.6) 7.7 .6 – 9.8.0) 6.14.3) 9.0) 9.9 17 .0 .0 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 199 4.7 .1) 2. Cabe destacar que la curva de prevalencia para presión diastólica aislada es totalmente diferente a las otras 2.4 (5.4.2) 1057 1096 877 3425 (0.1 196 1. Gráfico IV.9. sin embargo.1.1.3.7 (5.0 (1.5.4. siguen subiendo incluso a edades muy avanzadas.7) 550 614 502 1862 (0.7.6.8 (4.0 (4.0 ..4.2 (1.8 .6.1. Chile 2003 105 . En ellas se aprecia una gradiente muy importante entre la edad y la hipertensión. en que se aprecian las curvas no paramétricas de prevalencia para todas las edades.3) 1. A mayor edad. IV.1.9 (0.3.3 (4. mayor prevalencia de hipertensión. ya que presenta un “peak” más precoz en la vida y una caída en las edades más avanzadas.0) 5.0 – 3.

5. Gráfico IV. Chile 2003.1.6. 106 . Chile 2003. Curva de Prevalencia de hipertensión sistólica aislada según la edad (años). Curva de Prevalencia de hipertensión diastólica aislada según la edad (años).Gráfico IV.1.

Tabla IV.7 – 37.91 (5.8 – 7.4 1.3) (0.1.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.9 1.1 1.52) ABC1 45 61.3) (0.9 649 13.5 0.8 1.1.3 351 13.58 – 3.1 – 14.17.0) (19. En la Tabla IV.5 819 26.3 48 18.2) (9.2 – 40. Chile 2003.56 – 2.02) D 818 35.2) (4.2 – 38.7) (7..1) (0..2 .47.5) (10.3 463 6.7) ABC1 45 13. al ajustar por edad y sexo esta gradiente se mantiene y es estadísticamente significativa para los grupos D y E.0 (1.5 48 9.15.4 – 2.7) (30.0 – 9.17.0 .4 1.00 (7.757 9.31.0) C2C3 356 5.3 93 11. las diferencias no alcanzan significación estadística entre los grupos.7 .81) C2C3 356 30.g) Prevalencia de hipertensión según nivel socio económico En la tablas IV.4 .74 (2.1.1 0.1 939 11.3 – 18. En la Tabla IV. Chile 2003.3) (17.9 939 34. 107 . Tabla IV. se aprecia que las prevalencias brutas para HT parecen mostrar una gradiente en la cual el nivel bajo (E) presenta mayor prevalencia que el nivel alto (ABC1).9) (2.1 .4 – 2.6 1. siendo las más bajas las del grupo C2C3.53.32 (33. esta gradiente no alcanza significación estadística al ajustar por edad y sexo.7 819 6. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 298 13.2 1.2 1.3 – 83.6 351 39.3) (3.9) (9.16. se observa una tendencia en la cual la HS presenta mayores prevalencias en el nivel bajo (E) y alto (ABC1).1.7 .9) (0.Prevalencia (IC) de Hipertensión Sistólica según nivel socio económico.5 463 23. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 298 42.1.3 – 1.17.7 649 41.11.3) (0.757 35.2 – 9.8 .9) (4.5) (0.1 – 25.0 – 33.3 – 48.15.1) (31.6) (31. Al ajustar por edad y sexo se mantiene la tendencia.2) (22.Prevalencia (IC) de Hipertensión según nivel socio económico.7 – 29.3) (4.3) D 818 7.38.50 – 2.2 – 52. se observa una tendencia a presentar prevalencias de HD mayores en los NSE más altos.3 .26 (31. sin embargo.12 (23.0 93 36.1) (35.6 – 18.00 (39.4 – 16.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.7. sin embargo.16.

5.5) (0.5 1.3 – 5.64 (5.1.0 – 0.1. las personas con bajo nivel educacional presentan prevalencias de HS mayores a las personas de alto nivel educacional y este hallazgo no es explicado por las diferencias de edad y sexo.2 (0.6) (0. HS e HD según nivel educacional (años de estudio). este hallazgo mantiene su significación estadística al ajustar por edad y sexo.3) (2. Para HS se observa el mismo fenómeno e incluso más pronunciado.2 .4 – 14.33 (3. h) Prevalencia de hipertensión según nivel educacional En las Tablas IV.8) C2C3 356 9.4. se aprecia mayor prevalencia en el nivel bajo (<8 años de estudios) que en el alto.18.20. 108 .1.1 – 0.17.0 – 14. es decir. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 298 2.4 – 7.20 se aprecian las prevalencias de HT.2) (2.7) (4.2 819 6.0 (4.7 .8 649 2.2 – 1. el nivel bajo presenta prevalencias significativamente menores que el nivel alto y este fenómeno es independiente de la edad y sexo.9 0.19 y IV. Chile 2003.Prevalencia (IC) de Hipertensión Diastólica según nivel socio económico.9 48 5.7 – 7.9.8 0.Tabla IV..9 463 4.3 – 3.6) ABC1 45 19.3) (0.8 – 4.9 351 2.4 939 2.6 . En el caso de la HT.4) (1. En el caso de la HD en cambio. IV.3 93 11.8 0.3 1.757 3.7) D 818 5.1.8) (1.8) (0.1 – 35.0) (0.4) (0.2 .5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

9 – 10.370 19.2.4) Alto 231 11.2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 808 21.1) (4. Tabla IV.7 – 14.22.8 .1.0 (0.1.5 – 35.8 – 4..8 1.1) (1.1) Alto 231 31.3) (4.3 .8) (0.0 1.2 1. Tabla IV.8 2.1) (1.8 – 2.1 424 21..2) Alto 231 3.Prevalencia (IC) de Hipertensión Diastólica según nivel socio educacional (NEDU).3 193 2.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.9 .0 – 8.7) (50.18.4) (0.4 (2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 562 4.1.5 861 3.4 .7.9 – 5.1 – 22.2 (12.3 1.6) (3.0) (0.9) (3.27.6 1.00 (23.370 2.7 1.67 (4.2) (0.1.2 .4 .4 861 6.9 – 39.Tabla IV.4 (26.7 (50.6 1.0 .7 – 62. Chile 2003.7 – 7.6 – 25.9-3.6 1.1) (0.2 .4 – 4.370 54.4 1.0.5) (1. Chile 2003.7 (3.8 .6) (15. 109 .9 0.2) (17.0 – 59.3 1.Prevalencia (IC) de Hipertensión Sistólica según nivel socio educacional (NEDU). Chile 2003.631 28. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 562 56.631 5.9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.7 808 1.0 .2 .4.8) Medio 770 7.631 5.19..7.59.0) (0.31.5) (25.20.8) (1.2 861 25.1 .4.8) (1.8 1.6 424 3.3 193 3.7) (16.2) (47.3) (4.Prevalencia (IC) de Hipertensión según nivel educacional (NEDU).6 424 7.7 193 9.4 Bajo 562 17.2 – 17.6) Medio 770 31.7 1.9) (21.5 808 53.11.4 – 7.8 .3 – 29.5) (0.8 – 5.0 – 7.0 (5.5 1.7) Medio 770 5.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

3 .47) IX 210 38.37.6 1.1 1.1 .61 – 1.7 .67 – 2..39.50 .96 (25.45. Regiones N Prevalencia OR* I 155 29.2) (1.00 (26.05 (29.9 0. Chile 2003.45.Prevalencia de hipertensión (>=140/90 mmHg) según regiones.0 .7 .9) (1. se aprecia la variación de las prevalencias de hipertensión según regiones.1 1.5 .00 – 3. La II región presenta la prevalencia bruta más baja.92) VIII 782 33.7 (línea destacada grafica prevalencia nacional).49) VII 196 37.4 1.2 .1.56 – 2.80 – 1.32) RM 531 31. El resto de las regiones no alcanza diferencias estadísticamente significativas al comparar con la RM después del ajuste.37.02) IV 193 34.8 1.3 1.4) (0.86 (33.26 (25.44.72) V 321 31.21.6) (0.00) *OR ajustado por edad.7 . se observa que la III región es la única que alcanza prevalencias significativamente más altas. La III y X regiones presentan las prevalencias brutas más altas.21 (población de referencia es región metropolitana) y en el Gráfico IV. Sin embargo.7) (0.86 (25. al comparar con la RM y ajustar por edad.17 – 3.06 (23. Tabla IV.41.1 0.88 (20. 110 .5 0.11 (26.55 – 1.9 1.7 .37) XII 143 34.4) (0.1.3 .48) XI 161 35.9 1. sexo y nivel educacional.4) (0.i) Prevalencia de hipertensión según regiones del país En la Tabla IV.88 (34.7 0.75 – 1. sexo y NE.4 .5 .52 – 1.15) X 212 43.8 .64) II 155 28.1.8) (0.89 – 2.2) (0.57) III 157 42.7) (0.50.46.1) VI 209 32.72 – 1.1.39.38 (30.6 1.24 (30.0) (0.37.6) (0.37.93 (19.54.

00% 50.60.00% 0. Chile 2003.00% 155 I 155 II 157 III 193 IV 321 V 531 RM 209 VI R eg i ón 196 VII 782 VIII 210 IX 212 X 161 XI 143 XII Gráfico IV.00% 20. Prevalencia de hipertensión según región.00% 10.00% 40.00% 30.7.1. 111 .

9 (5.8 (0.5 .14.7 .1.6 .7) VI 209 10.70 (0.5) 1.8 .9) IV 193 9.4 – 2.7) 1.22.10.9) 1.1) 1.11.9 .1 (0.2 – 1.16..10.1.4) 1.3 . Tabla IV.4) 112 .7 (0.1) VII 196 10.2) III 157 9.11.0) XI 161 6.7 (0.Prevalencia de hipertensión sistólica según regiones.3 (0.3 – 1. Regiones N Prevalencia I 155 6.6 – 1.3 .8 (4. Chile 2003.6 .6 – 2. se aprecia la variación de la Hipertensión sistólica aislada según regiones.1) 1.5) RM 531 8.6 (5.0 (0.00 (0. significativas con OR* 0. Al comparar con la RM y ajustando por edad.6 – 2.1 (1.8) V 321 8.0 1.5 – 2.2 – 1. podemos observar que las regiones no alcanzan diferencias estadísticamente respecto a la RM.3 (6. sexo y NE.11.7) 0.1 .6) 1.10.1 (0.2 .16.1 (0.8) 0.6 (0.4 (5.19 (0.En la Tabla IV. sexo y NE.9 (3.5 – 1.14.10.5) II 155 6.3 – 1.1.7) IX 210 10.7 (6.2 (1.5 (6.14.6) 0.8 (línea destacada grafica prevalencia nacional).7 .13.6 – 2.6 – 1.8) 0.9 (2.25 (0.9 .9 .1 (5.22 (población de referencia es RM) y en el Gráfico IV.2) X 212 9.6) VIII 782 8.6) *OR ajustado por edad.6) XII 143 6.

00% 6.00% 155 I 155 II 157 III 193 IV 321 V 531 RM 209 VI R eg i ón 196 VII 782 VIII 210 IX 212 X 161 XI 143 XII Gráfico IV.00% 2.00% 12.00% 0. 113 .18.00% 8. Chile 2003.00% 14. Prevalencia de hipertensión sistólica aislada según región.00% 4.1.8.00% 10.00% 16.

8 (0. se aprecia la variación de la Hipertensión diastólica aislada según regiones.7) 0.3) V 321 3.3 – 1.0 .5 (0.23 (población de referencia es la RM) y en el Gráfico IV.0 1.5 – 1.1) IV 193 4.9.2 – 2.1.10.1) XI 161 7.2 – 3. Al comparar con la RM y ajustando por edad.7) IX 210 3. Tabla IV.3 .3) 1.6 (3.9 (0.1 .1) 1.2) 1.8.8 (0.1 (1.4) 1.En la Tabla IV.7.9 (línea destacada grafica prevalencia nacional).0 (1.0 (0.3 (2.6 – 4.3) 114 .6) 0.0 (0.1.3) 0.9) *OR ajustado por edad.6 .5.0 . significativas con OR* 0.14.9 .6. sexo y NE.16.5 (3.7 (0.3) VIII 782 5.8) 1.8 .8.0 .7) 1.7 (0.7 – 4.1) VII 196 5. Regiones N Prevalencia I 155 5.1 (1.0 (1.0 (0.3 – 2.0) RM 531 5.7.3 .23.2 – 1.4 – 2.4) XII 143 5.4 (0.Prevalencia de hipertensión diastólica según regiones.8 (0.7 .1 .1 (0. podemos observar que las regiones no alcanzan diferencias estadísticamente respecto a la RM.8) 0.10.4 – 2.8.4 (0.12.7) X 212 8.9) VI 209 5.3 – 2.1) III 157 9.9 (1.1.6 (1.3) II 155 4.. Chile 2003.8 (0.0 (0. sexo y NE.5 – 3.0 (1.4 .9) 0.0 .

00% 2.Prevalencia de hipertensión diastólica aislada según región.00% 8.18.00% 14. 115 .00% 16.00% 6.00% 155 I 155 II 157 III 193 IV 321 V 531 RM 209 VI R eg i ón 196 VII 782 VIII 210 IX 212 X 161 XI 143 XII Gráfico IV.1.00% 10.00% 4.00% 0.9.00% 12. Chile 2003..

8-1..1.) de hipertensión (HT) según zona urbano-rural.1) 1.3) 1 5.2 (0.0-10.1.6-10.03 (0.C.) de hipertensión sistólica e hipertensión diastólica según zona urbano-rural.Prevalencia (I.7) 1 Rural 622 8.4 (4.1.C. 116 . Chile 2003.69(0.1-6.3) 0.9 (7. Zona N Prevalencia OR* Urbano 2803 33.8) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. sin embargo. Zona N HS HD Prevalencia OR* Prevalencia OR* Urbano 2803 8.1 (6. se observa una mayor prevalencia bruta de hipertensión sistólica aislada e hipertensión diastólica aislada en la zona urbana.5) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.24.j) Prevalencia de hipertensión según ruralidad En la Tabla IV.8-44.3 (30.5-1. Chile 2003.6-7.25. Tabla IV. Tabla IV. se observa una mayor prevalencia bruta de hipertensión en la zona rural.8 (2. las zonas rural y urbana no alcanzan diferencias estadísticamente significativas en estas prevalencias. al ajustar por edad y sexo. las zonas rural y urbana no alcanzan diferencias estadísticamente significativas en sus prevalencias.5) 1.1.6 (34. En la Tabla IV. sin embargo.48-1) 4.1) 1 Rural 622 39. al ajustar por edad y sexo.Prevalencia (I..25.4-36.24.

9 .2 .0 (1.14.3) 35.3 (15.8 (30. sexo y nivel educacional.3) 5.8) 37.6 .89.6 .47.k) Prevalencia de otros factores de riesgo y patologías crónicas en personas hipertensas y normotensas En la Tabla IV.43. sin embargo.0 (89.3 (14.0) 2 .5) 20.5 . Las definiciones para estas condiciones se encuentran en el cap.95.1.8 (13.4 (85.3 (11.2 (13.1 .8 .2 .14.4) 90.0) 12.7) 12.26.58.9.3 (13.5) 15.8) 12.0 (42.8 (38. Al observar el análisis para ambos sexos ajustado por edad.6) 17.8 (8.2 (8.6 .15.95.9) 2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Normotenso Hipertenso Normotenso Hipertenso Normotenso Hipertenso Tabaquismo Colesterol Total 200 – 239 Colesterol Total > 240 IMC 25 – 29 IMC L 30 Sedentarismo Proteinuria (en cualquier grado) 52.6 .4 .6 .9) 42.1 . Tabla IV. se mantienen estas tendencias para todas las condiciones.1 (4.1) 18.2) 32.7) 16.4 (0.8 .22.9) 20. el sedentarismo no alcanza significación estadística después del ajuste.26 se observa las prevalencias de algunos factores de riesgo (FR) y proteinuria en hombres y mujeres con y sin Hipertensión.3.5.8) 93.3 .9 .5.2 .96.92.3 .4 (1.9 .40.8 – 89.4 (31.8 (30.1 (9..0 (90.41.2.4) 35.5 .15.52.5 .23.Prevalencia de otros factores de riesgo en personas normotensas e hipertensas.2.4 .35.5 (35.40.38.9) 49.3 (27.2 (5.8) 1.49.8 (14.0 (86.8 .7 (13.0 (80.0 (90.9 .1) 30.1 .0 .55.9) 93.4 – 4.6 .7 (1.6 (14. a presentar prevalencias más altas en la población hipertensa.1) 11.4 .45.0 .5 – 20.5 (1.5 .0 (33.9 .10. según sexo.9 .3) 16.2.2 .7) 4.9) 40.6) 18.6 .4) 35.9 .1 (35.0 (40.21.37.6 (0.9.22.6) 42.7) 42.8) 31.4 (11.8 .6 (46.8 .0 (8. II.22. La excepción la presenta el tabaquismo que se aprecia menos prevalente en la población hipertensa.4) OR* 0.32.5 (24.8 . En casi todos los FR analizados y también la proteinuria se observa una tendencia.23.1) 45.2 (26.37.5 (37.9 (14.8) 37.3.1.1) *Odds Ratio corregido por edad. Chile 2003.4 (32.7) 28.5) 87.19.7 .26.8 .7) 85 .2 . tanto en hombres como en mujeres.5) 18.5 (44.8) 2.9 .9 (1.49.7 .1) 1.18.9) 17.23.22.7) 93. 117 .6) 48.1 .9 .6 (23.1 (16.8 .2) 18.2) 8.0) 7.2) 18. sexo y nivel educacional.0.1 (2.46.

4). El 36% de los hipertensos declara estar en tratamiento con drogas antihipertensivas. 20. se analiza sólo el grupo de hipertensos (HT).10.5. En el Gráfico IV. 46.8% de los hipertensos reportan haber sido advertidos alguna vez por un médico de su hipertensión. Las mujeres reportan una prevalencia de conocimiento significativamente mayor que los hombres (74. tratamiento y control de la hipertensión A continuación.7 vs. 118 . tratamiento y estado de control (ver más detalle sobre estas definiciones en CAPII.1. Dentro de toda la población de hipertensos. hombres y mujeres. describiendo su situación de conocimiento del diagnóstico. Se puede observar que un 59. Las mujeres presentan una proporción de hipertensos controlados superior a los hombres (19. se observa las prevalencias antes mencionadas para todo el pais. La prevalencia de mujeres en tratamiento farmacológico es significativamente mayor que los hombres (54.3).6 vs. La proporción aproximada de hipertensos controlados dentro de los hipertensos que declaran estar bajo tratamiento farmacológico es de un 33%.l) Conocimiento. sólo el 11.4).8 se encuentra normotenso (“hipertensión controlada”).1 vs 5.8).

7) (4.9 19.30% 19.6) (29.8 .47. En la Tabla IV.10% 20.2 – 42.9 38.0 .8 .0) 45 – 64 616 59.24 24 23.63. Edad N Conocimiento Tratamiento Control 17 . Al apreciar las prevalencias de tratamiento farmacológico.1 2.8 (56.28.70% 54. estas oscilan entre 46.78.60.14.3 .2 .80% 59.9 .65.46.5) (8.5) Total 1584 59. tratamiento y control en la población hipertensa según edad.8 36.8) L 65 710 74.2) 25 – 44 234 50.8) Al analizar las prevalencias de conocimiento entre las distintas regiones.4% (III y XI regiones respectivamente).6) (9.0 .40% 11. sin embargo. Conocimiento.3 (54. Se observa que la prevalencia de conocimiento.3) (0.27.18.6.1.80% 5.0 .1 – 67.2 (69.14. Conocimiento.40% to ie n tam Tra l tro on C Pais Hombre Mujer Gráfico IV.1 . tratamiento y control aumenta con la edad. Tabla IV.1 57. Chile 2003.1) (9.5 (41.1 (1.4 . no se puede concluir sobre diferencias regionales ya que los n son reducidos.80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% to ie n im oc on C 46.6 .4) (48.15.3 11.6.1.60% 36. tratamiento y control de la hipertensión en la población hipertensa %(IC).1.80% 74.10.6 y 74. 119 .0 . tratamiento y control de la hipertensión (%).7) (8.3 14.8 2.1 9. se aprecia las prevalencias de conocimiento. según grupos de edad.2) (0.0 .9 11.6) (30.27. Chile 2003.

2) (58.6 . %(IC) según sexo. hombres y mujeres no difieren significativamente en la proporción bajo tratamiento no farmacológico exclusivo.8 .1.29.9) 1584 26. Se observa que dentro de las personas que declaran recibir algún tratamiento. Chile 2003.3) (0.1.6) 822 40.0 1.1.9) (0. Tabla IV.45.9 . especialmente al llegar al grupo más envejecido.8) Edad Hombres Mujeres Total En la Tabla IV.0 1.82.4 . Finalmente. En la Tabla IV. el control oscila en las regiones entre 3.6 43.2) (3.3 6.2.8 respectivamente).5 10.6 y 16.4) (38.65. Se observa que la mujer se encuentra bajo tratamiento farmacológico exclusivo en una proporción significativamente mayor que el hombre (40 vs.5 . 13.2.16. se describe con más detalle la situación de tratamiento de los hipertensos según sexo.7 14.estas oscilan entre 20.6 78.8 1.1) (73. Finalmente.3 62.13.1 .28.2 (10.9 .6) (0.8 .5 .28.8) (10.29 se describe con más detalle la situación de tratamiento de los hipertensos según grupos de edad.10. El tratamiento farmacológico exclusivo aumenta con la edad y es el que aumenta más proporcionalmente.5 .48.2. El tratamiento no farmacológico exclusivo no aumenta en forma estadísticamente significativa y el tratamiento con ambos aumenta significativamente solo al pasar del grupo de 24-44 al grupo de 45-64.4 y 60% (X y I regiones respectivamente). También se observa que la mujer se encuentra bajo ambos tratamientos conjuntamente (farmacológico y no farmacológico) en mayor proporción que el hombre. 120 . la mayor proporción recibe drogas exclusivamente. Tipos de tratamiento de la hipertensión. Una muy baja proporción recibe tratamiento no farmacológico exclusivo.6% (II y I regiones respectivamente).2) (7.18.7 .6 (34. N Tratamiento No farmacológico Ambos Ningún tratamiento Sólo tratamientos farmacológico 762 13.1 (22.4 .

Edad 17 .5 0.3 – 6.4 .7 13.29.18.5 (34.1) (9.5 (73.6.2) (7.65. N Tratamiento Sólo No Ambos farmacológico farmacológico tratamientos 24 2.7 .0 .5 .2.5 10.18.6 13.4) 710 44.0) 80.4 .1 (58.8) 121 .9 (38.4.5 .8 .3 (22.8) (0.2 .0 1.2) 234 15.29.2.8) (8.9) 62.2) (0.24 25 – 44 45 – 64 L 65 Total Tabla IV.6 .65.100.4) (0.3) (0.0 2.2) Ningún tratamiento 97.1 . Tipos de tratamiento de la hipertensión. según grupos de edad.0 .6) 39.0 (54.6 (9.44.7) (1.9) 616 24.3 .1 (0.0) 1584 26.5 .13.1.0 .87.5 3.5) 60.21. %(IC).1.7 .9 (93.29.7 .49.5 (20.8 1. Chile 2003.4 .

Triglicéridos (TG).4 3.481 115.0 397. E.2 1 E. Chile 2003.0 1. en la cual existe un muy bajo porcentaje de población con valores extremadamente elevados y gran parte de la población se concentra en valores <150-200 122 . (%)2 (mg/dl) COL 1. en cambio.4. Se entregan promedios y prevalencias expandidos y corregidos para representar a la población chilena >17 años 2003. HDL y LDL.0 1.168.2.2.0 3. muestra una distribución muy asimétrica. Lípidos N Promedio Mínimo Máximo E. Dislipidemias A continuación se describen los resultados del análisis de los lípidos séricos en la ENS 2003.1 LDL 1.V.0 0.V.5 16.0 80.2. para el caso de LDL y triglicéridos se analizó sólo aquellas muestras con ayuno mínimo de 10 horas y máximo de 14 horas (criterios para estudios poblacionales.0 177.977 44. 2 C. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada.9 TG 1.977 186.1 a IV. El histograma de los triglicéridos (truncado en 400 mg/dl). E.0 1.6 12.0 315. Triglicéridos.E.6 HDL 1. se analizaron todas las muestras.M. Hdl y LDL para la población Chilena. Triglicéridos.1. a) Descripción estadística simple de Colesterol Total.).4 1.Valor promedio de Colesterol Total (COL).R. = Error estándar de la media.6 0. En el caso de colesterol total y HDL.483 134. El histograma para colesterol total asemeja una distribución normal con leve asimetría hacia los valores más elevados.2.2. HDL y LDL En la siguiente tabla. se muestra la distribución relativa de la población para cada rango de las distintas fracciones del perfil lipídico. Tabla IV. En los Gráficos IV.4 1. Por otra parte.5 2. independiente del ayuno.F. se describen los valores promedio para los niveles séricos de Colesterol total. ya que por razones de costo el perfil lipídico se realizó solamente a una submuestra aleatoria del 60% de los participantes. Cabe notar que los n que aparecen en las tablas corresponden a la muestra estudiada y varían por las diferencias en el criterio de ayuno exigido al análisis de las distintas fracciones del perfil lipídico..1 C. los n muestrales no corresponden al total de la población ENS.

Chile 2003.mg/dl. El colesterol HDL presenta una distribución algo asimétrica y el colesterol LDL una distribución prácticamente normal.2. Distribución de frecuencias del Nivel de Triglicéridos (mg/dl). Gráfico IV.2. Gráfico IV. Distribución de frecuencias del Nivel de Colesterol Total (mg/dl).2. Chile 2003. 123 .1.

Gráfico IV.4. 124 .Gráfico IV. Chile 2003.3. Distribución de frecuencias del Nivel de HDL (mg/dl). Chile 2003.2. Distribución de frecuencias del Nivel de LDL (mg/dl).2.

5 (191. a excepción del grupo de 25-44 años en que los hombres presentan promedios mayores.5) (204. se puede apreciar que el nivel promedio de triglicéridos es significativamente menor en el grupo más joven.8 – 160.8 – 210.4 594 183.5 – 218.9) Total 909 184.0) 25 – 44 288 187.5 (145.) de Colesterol Total (mg/dl) por grupos de edad y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .1) (198.2.7) (183.8) (178.8 – 189. Chile 2003.b) Promedios (I. Hombres y mujeres no difieren significativamente.0 – 158. se puede apreciar que el promedio de colesterol total presenta una gradiente significativa que aumenta con la edad.9 – 189.1) F 65 225 196.0 – 158.3 286 210.8) (149. no alcanza significación estadística.0 511 203. a edades mayores las diferencias entre hombres y mujeres pierden significación estadística.2) (149.0 (179. sin embargo.C. Después de los 45 años los promedios de mujeres parecen ser mayores a los de hombres.3. Triglicéridos. Tabla IV. sin embargo.0 – 216.2) En la Tabla IV.6 356 211. Los hombres presentan cifras promedio significativamente más altas que las mujeres.9 233 153.2.0 – 206.7 – 190.7 1. el resto de los grupos de edad no difieren significativamente.8) (182.0 120 153.6 – 158.Promedios (I.. HDL y LDL por grupos de edad y sexo En la Tabla IV. el promedio no varía significativamente en los 2 últimos grupos de edad.1) (200.C.8 (188.7) (173.2. Este hallazgo se observa fundamentalmente en los grupos de edad menores a 44 años.5 306 179.8 639 205.2.1) (205.3 – 194.3 1. 125 .0 – 204. 95%) de Colesterol Total.8 – 208.6) 45 – 64 283 198.24 113 153.068 187.8 – 188.977 186.7 (180.2. sin embargo.

2.4.7 – 45.8 594 42.3 – 43.7 – 168.2) (126. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .8 – 180.9 – 121.2..7) (44.2 1.1 639 45.2) (63.2) (77.1 192 134. Tabla IV.0 – 151.7) 288 41.C.Tabla IV.2 – 151.6 (40.2.3 356 50.6 1.1 95 75.068 47.5.4 – 45. Chile 2003.4 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 113 43.8 504 155.3 – 54.1 511 47.1) 225 43. esto dado fundamentalmente por promedios superiores en las mujeres entre 45 y 64 años.3) 283 40.1) (47. se observa que el nivel promedio de colesterol LDL es significativamente menor en los grupos de edad < a 45 años.8) (127.0 183 88.0 286 51.3 – 49.8 351 137.483 134.7) 45 – 64 233 172.7 – 47.8 (123.2 306 44.5 (88.8) (41.2 ) 25 – 44 222 160.7 (147.6 1. se puede apreciar que el nivel promedio de colesterol HDL no difiere significativamente con la edad.Promedios (I.0 ) (126.7 – 50.4.0 223 113.0 (139.7) (125.0) (108.46.9) (118..5 120 47.3 – 158.9 (39. 126 .8) Total 702 152.Promedios (I.9 445 139.5) (43.7) (48.3.5) En la Tabla IV.0) (45.7 – 52.6 233 45.9 – 46.7 – 149.7 – 86.2.C.0) (43.6 (40.977 44. Chile 2003.5) 909 41.6 – 124.1) (103.) de Triglicéridos (mg/dl) por grupos de edad y sexo.4 271 139.6 – 47. Los valores promedio son significativamente más altos en mujeres.5) (43.) de HDL (mg/dl) por grupos de edad y sexo.8 781 116.6) Edad 17 .8 – 197.6 – 141.6 – 164.6) F 65 159 141.8) (46.2) (42.24 88 105.4 – 42.3 – 153.4 (38.5 (40.3) (142.6 (141.6 – 44.24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total En la Tabla IV.8 – 99.5 – 49.6 – 123. Hombres y mujeres no difieren significativamente a ninguna edad.4 – 42.

8 .190.4 183 91.6 .8 (112.2.4 . Esto se encuentra fundamentalmente dado por el comportamiento de los hombres.5 192 133.2.7 – 118.6 54 204.C.9 271 133.5) 700 116.6 (172.2 95 90.5 – 95.188.9 .9) (190.3 (114.3 .9) (176.191.4) (111.8 1.9 445 113.6 .9 367 182.2 . esta tendencia se presenta tanto en hombres como en mujeres sin embargo.6.7 – 113.4) 231 123.191.7 (117.4 – 118.4) (102.9 (192.7.8 – 139.7) (126. ya que en las mujeres esta tendencia no alcanza significación estadística.8) (175.0 – 125.5.2 271 183.190.0 – 139.5 – 130.5) C2C3 190 183.3 – 130.8) 159 122.8 – 120.190.2) (112.187.9 .1 – 133. Tabla IV.241.9 994 185.219.) de Colesterol (mg/dl) por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.2) (109.1 781 114.189.7 (174.3) (177.2) (124.1) (84.) de LDL (mg/dl) por grupos de edad y sexo. HDL y LDL (I.8 28 195.481 115.9) 222 118.2 351 128.9 .6 – 96. 95%) según socio económico nivel En la Tabla IV.Promedios (I.196.. Triglicéridos.5 461 183.4) (180.. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 88 92.7) ABC1 26 216.5 (111.C.2.5 – 132.2) (185.4 – 100.9) (174.6. Chile 2003.2 .3 187 182. 127 .24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total Tabla IV.7 223 107.C.2) (86.3) (180.7) (123.210. se aprecia una tendencia a presentar promedios de colesterol total más elevados en el nivel alto (ABC1) que en los otros 3 niveles.0) D 470 180.1 502 128. Chile 2003.2 (84.2) En la Tabla IV. se observa una tendencia a presentar promedios de triglicéridos más elevados en los niveles socioeconómicos más altos.3) (127. no alcanza significación estadística (probablemente dado el reducido n del nivel alto).1 – 118.5 .7 524 190.Edad 17 .2.Promedios (I.3 (175.2 . Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 180 182.3) c) Promedios de Colesterol Total.

Chile 2003.152.0 .8 (96.4) (102..5 .9 .188.Promedios (I.48.0 (40.3) En la Tabla IV. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 180 44.2.180.7 .7 .128.0 .1 .1) C2C3 190 38.2.5 .8.3 994 43.7 .3 .4 120 93.113.3 54 50.5) (49. sin embargo las diferencias no alcanzan significación estadística probablemente por el reducido n del grupo socioeconómico alto.0 214 114.9 372 119.6 187 47.44.8) (44. se observa una tendencia a presentar valores promedio de colestrol LDL más elevados en el nivel Alto (ABC1).C.7 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio NSE E 123 126.8) (101.C.0 .45.128.6) En la Tabla IV.Tabla IV.8 .8) (44.48.40.5 524 46.3 . Esta diferencia está dada principalemente por el comportamiento de la mujer en la cual el nivel ABC1 presenta promedios significativamente mayores.5) D 361 148.4) (43.195.2) (44.0 (38. Tabla IV.7.48.144.5 .9.61.1 .2) (42.2.2) ABC1 24 175.50.8 23 126.5) (89.8 461 43.3) C2C3 157 162.8.253.156.43.0) (73.55.8 271 46.6 (135.0 .48.9 47 148.8 (39..Promedios (I. se observa una tendencia a presentar valores promedio de colesterol HDL más elevados en el nivel alto (ABC1) que en el resto.8 .9) (125.3) (44.8) (41.) de HDL (mg/dl) por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.7) D 470 41.3 28 55.0 (36.5) ABC1 26 43.3 .5 .) de Triglicéridos (mg/dl) por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.4 . Chile 2003.3 733 134.2.5 (98.4 .5 243 108.0) (109.6) (73.165.3 371 137.5 .126.5 367 46. dado principalmente por el comportamiento del hombre.7 (132.7 . 128 .48.5) (122.

2 120 112.C.8 372 118.11.3) ABC1 24 138.3) (176.137.118.C.2 (117.Promedios (I. HDL y LDL (I.9 .123.2) (105.C.4) C2C3 157 115.2..2.9 492 184.6) (190.2 – 196.4 – 182.8 .160. Al observar el nivel educacional alto en hombres. al analizar hombres y mujeres por separado se observa un fenómeno distinto.6 .4 247 188.9 23 114.8 .8 (186.7 .9 214 113.6 243 112.121.4 47 125.6) d) Promedios de Colesterol Total.3 471 197.7 – 206.2 . Chile 2003.5) (178.120. se aprecia una tendencia a presentar promedios de triglicéridos mayores en el NEDU alto..7 731 115.) de LDL (mg/dl) por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.4 – 187.0 – 200.1) (109.4 (171.2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio 193.Tabla IV. 95%) según nivel educacional En la Tabla IV.4) (180.9 (103. el nivel educacional alto persiste con cifras significativamente más bajas que el NEDU bajo.6 – 189. Chile 2003.9. estas diferencias no alcanzan significación estadística.2) (171.0 930 180.6 (107.5 105 179.5 (182.9) D 359 112.120. se aprecia tanto para hombres como para mujeres un promedio de colesterol total significativamente mayor en el nivel de educación bajo que en el nivel medio.6 371 114.5) 176.) de Colesterol Total (mg/dl) por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.4) (104.4) (113.3 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio NSE E 123 113. sin embargo. Los hombres presentan una tendencia con valores promedio de triglicéridos superiores en el nivel educacional alto y las mujeres el fenómeno inverso.2 .7) NEDU Bajo Medio Alto N 329 438 142 En la Tabla IV.8 – 204. En mujeres en cambio.7 .118. 129 .5) 194.10.119.10.Promedios (I. Triglicéridos.4 .122.5 .9 – 199.8 (107.5 800 195.2.8) (106.9) (111. el nivel promedio de colesterol total es significativamente mayor que el del nivel medio y se asemeja a las cifras del nivel bajo.123.2) (106. sin embargo.2) (191.124.4) (112.2 . Tabla IV.4 – 184.

6 77 108.5 – 48.C.2 570 121.8 -125.7 – 52. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 237 121.) de HDL (mg/dl) por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.3) (111. ninguna de las diferencias alcanzan significación estadística.0 – 177.8 571 135.1) (101.6 800 46.2 – 161. Tabla IV.Promedios (I.2.) de LDL por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.9 – 128.3) 120 124.0) (87.9) (44.0 – 115. Chile 2003.8) (107.12.6 – 125.2.6 105 48.1 – 126.2 – 42.6 – 45. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio Bajo 329 43.8 – 149.12.8 930 44.C. dado fundamentalmente por el comportamiento en los hombres.5 – 115.0 – 127.13.5) (120.3 371 116.2.Promedios (I.5 492 46. se aprecia una tendencia a presentar promedios de colesterol LDL más bajos en el nivel educacional medio que en el nivel bajo y alto.) de Triglicéridos (mg/dl) por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.7 (38.5 – 50.8) (46.4 (128.8 – 140..5) (42. hecho que está dado fundamentalmente por el comportamiento del hombre en le cual estas diferencias son estadísticamente significativas.2) Medio 344 145.8 – 43.3) 343 109.4) Alto 142 40.8 (142.C.3 (40.9 – 161.9 – 45.2) (45.1 715 130.6 – 121.4) (117.0) (107.2 – 45.11. se observa que el colesterol HDL muestra una tendencia a disminuir en el nivel alto.7 (115.7) NEDU Bajo Medio Alto 130 .4) (120.3 (104.1 – 134.2.5 – 189.6) (106. Tabla IV.Promedios (I.1 – 48.2) Medio 438 41.5) En la Tabla IV.6 197 143.1) (41.4 247 43.2 (39. Chile 2003.7) (126. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio NEDU Bajo 238 153.1 197 118.0) (115.3 – 115.2. sin embargo. Chile 2003.8 77 104..9 – 117.0 471 48.0 (130.Tabla IV.0 333 122.13.7 371 112.7) (107.9 333 122.8) En la Tabla IV.1) Alto 120 165.8 714 111.2 – 138.7 (115..8) (44.

2.247 135. En la Tabla IV.8 – 46.7) (104.9 351 181.17.4 – 187.8) (111.C. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 725 41.1 – 122. esto no alcanza significación estadística.6 – 47.2.5) Tabla IV.1 – 143.2.8 – 136.5) Tabla IV. 95%) por zona En las Tablas IV.3) (173. Tabla IV.8 (143. sin embargo.8) Tabla IV.) de Colesterol Total (mg/dl) por grupos de zona y sexo.1 (39. triglicéridos y LDL más elevados en la zona urbana.16 Promedios (I.2.2 (167.5) (43.1 351 44.2.5 1.5 – 195.2.5 – 49.245 115. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 725 186.4 236 125.3 (113.0) 124 109.1) (128.C.C. Chile 2003.626 44.16.e) Promedios de Colesterol Total.1 – 145.0 901 187.6 – 168.7 (180.5 236 111.C.6 – 47.8 – 188.) de HDL(mg/dl) por grupos de zona y sexo.7 (40.0 1.5) (106.7 1.0 669 114.4) (183.) de Triglicéridos(mg/dl) por grupos de zona y sexo. esto no alcanza significación estadística.2) ZONA Urbano Rural ZONA Urbano Rural ZONA Urbano Rural ZONA Urbano Rural 131 .8) (105.9 – 119.5 – 191.2.6 – 136. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 578 156.9 1.3) (183.3 901 48. Chile 2003.4 – 124. IV.7) 184 43.9 (101.5) 124 129.15 y IV.8 112 114.626 186.7 – 45.0 – 118. las cifras promedio de HDL son más elevadas en mujeres urbanas y hombres rurales.3 167 185.4 112 120. HDL y LDL (I. se observa una tendencia a presentar promedios de colesterol total.2 – 118.2) (176.6 – 191.0 – 42.6) (46.2) 184 177.2.15 Promedios (I.4 167 45.6 – 118.) de LDL(mg/dl) por grupos de zona y sexo. Chile 2003.6) (41. Triglicéridos. Chile 2003.3 – 190.14.2) (113.14 Promedios (I.3 – 121.7) (107.9 (112. sin embargo.5) (112.17 Promedios (I. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 576 117.1) (42.C.2 669 115.

C.2. Ambos extremos del pais (todo el norte y XII regiones).2.2.VI y XI presentan promedios inferiores al promedio nacional.2. se observa que la V.6. la XII región presenta gran dispersión por el n reducido en el análisis. Triglicéridos. se observa que la RM presenta valores promedios de HDL significativamente más altos que el nivel nacional.8.19 y en el Gráfico IV. HDL y LDL (I. por el contrario.2.18 y el Gráfico IV.20 y en el Gráfico IV.2. muestran como el valor promedio de colesterol total varía en las distintas regiones. La VI región en cambio.7. presentan gran dispersión en su IC por los n reducidos. se observa que la I y XII regiones presentan los promedios más altos de LDL. La RM.2. 1 En los gráficos. Sin embargo. VIII y XII presentan los promedios más altos. IV. En la Tabla IV. presenta niveles significativamente más bajos que el promedio nacional.2. II. este hecho es muy significativo en la XI region.f) Promedios de Colesterol Total. 132 .21 y en el Gráfico IV. la línea destacada muestra el promedio nacional. III y XII regiones tienden a presentar promedios algo superiores al nivel nacional.5. En la Tabla IV. sin embargo. la I. Por otro lado. muestran niveles promedio por debajo del nivel nacional. 95%) por región1 La Tabla IV. En la Tabla IV. Las regiones III.X y XI regiones tienden a presentar niveles de triglicéridos más bajos que el promedio nacional. VI .

(95%) 77 184.9) 87 174.C.0) 115 172. Promedio (I.2.2.C.3) 133 172. Chile 2003.18.8 – 196.0) 120 185.8) 92 173.5 .8) 334 190.4 – 187..3 (163.5 (175.7 – 199.9 (174. N Promedio I.7 – 180.5 (184.Promedio (I.1 – 189.8 (182.) de Colesterol Total por región (mg/dl).9) 102 174.4) 97 174.1 (161.9 – 195.9 – 193.C.4) 220 200 180 Colesterol Total 160 140 120 100 77 I 97 II 87 III 115 IV 176 V 334 RM 133 VI Región 102 VII 446 VIII 120 IX 119 X 92 XI 79 XII Gráfico IV.2 (172.1 – 185.1 (163.0 .) de Colesterol (mg/dl) según regiones.4 – 211. Chile 2003.8) 446 190.6) 176 185.2) 119 187.6 – 182.Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.6 (162.6) 79 192.197.6 (161.5.8 – 195.184. 133 .3 (176.0 (158.4 (177.

3 .C.137.1 – 117.8 .3 (125.6 (122.Promedio (I.4 .136. Promedio (I.5 (106. 134 .3 .1 .172.4) 313 135.186.) de Triglicéridos (mg/dl) según regiones.3) 70 148.136.9) 107 123.6.6) 88 116. (95%) 64 150.6 .152.2.7 – 197.7) 265 139.19.1 .3 (101.6 (118. N Promedio I.6 (125.1 (108.3 (120.1 . Chile 2003.2.C..150.0) 81 137.4 (91.8) 72 104.3) 250 200 150 100 50 0 64 I 70 II 76 III 81 IV 124 V 265 RM 107 VI R e gi ón 70 VII 313 VIII 87 IX 88 X 72 XI 66 XII Gráfico IV.9 (113.0 (95.) de Triglicéridos por región (mg/dl).4) 124 121.Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.2 .0 (102. Chile 2003.7 (113.8 – 178.9) 87 135.162.152.9) 70 127.153.3 .7) 66 150.C.1) 76 149.

Chile 2003.35.9 .8 79 41.4) (42.1 .8 176 42.50.2.9 446 42.Promedio (I.2 I.6 97 34.0 .41.20.3) (35.5 .4 115 38.7) (41.3) (47. Promedio (I.6 . Chile 2003.43..1 .5) (34.45.7) (41.6) (40.45. 135 .8) (40.) de HDL por región (mg/dl).5) (39.5) 60 50 40 HDL 30 20 10 0 77 I 97 II 87 III 115 IV 176 V 334 RM 133 VI Región 102 VII 446 VIII 120 IX 119 X 92 XI 79 XII Gráfico IV.2.9 92 42.C.43.3 102 39.38.4 120 43.) de HDL (mg/dl) según regiones.8 119 42.2 87 36.39.2 .45.45.1 .Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.0 .3) (33.9 334 48.C.3 . (95%) (31.7) (40.7.8 133 44.9) (30.C.8 .46.45.1 .1 . N Promedio 77 33.

Promedio (I.4) (110.7 70 105.6 .C.C.4 70 118.2.125.3 .7 .3 87 116.6 107 105.128. Chile 2003.123.1 .8) (90.0 .) de LDL (mg/dl) según regiones.21.8 .5 72 113.121.119. 136 .2 88 116.1) (99.6 124 120.4) 160 140 120 100 LDL 80 60 40 20 0 64 I 70 II 76 III 80 IV 124 V 265 RM 107 VI Región 70 VII 312 VIII 87 IX 88 X 72 XI 66 XII Gráfico IV.124.7 312 118.6) (108.146.0 80 109.8.7) (111.9 .6) (100.0) (99.1 265 115.4) (107.111.5) (104..8 .6 66 125.2 .) de LDL (mg/dl) por región.115.2.6 I.128.1 .3 .8 .120. (95%) (110.125. Promedio (I.130. N Promedio 64 120.8) (102.5 76 108. Chile 2003.6) (113.C.4 .7) (107.Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.

22.g) Prevalencia de dislipidemias por grupo de edad y sexo En la Tabla IV. se aprecia las prevalencias de colesterol total elevado a distintos puntos de corte (>200 y > 240 mg/dl). un 35% de la población presenta valores >200 mg/dl. Tabla IV. Se puede observar que aprox.. Chile 2003.22. y aproximadamente un tercio de ellos presenta colesterol sobre 240% (11% prevalencia poblacional de valores >240 mg/dl).2. según edad y sexo.) de Colesterol Total elevado (mg/dl) para distintos puntos de corte.Prevalencia % (I. Hombres y mujeres no difieren significativamente en estas prevalencias.2.20) 11 (9 – 13) 137 . Hombres Mujeres Ambos Sexos <200 200-240 >240 <200 200-240 >240 <200 200-240 6 1 92 7 1 93 6 93 (88 – 99) (1 – 11) (0 – 2) (87 – 98) (2 – 12) (0 – 2) (89 – 97) (3 – 10) 63 29 9 73 21 6 68 25 (54 – 71) (21 – 36) (5 – 13) (66 – 81) (14 – 27) (2 – 9) (61 – 74) (20 – 31) 57 25 18 42 32 26 49 28 (48 – 66) (18 – 32) (11 – 26) (34 – 51) (25 – 38) (19 – 32) (43 – 55) (23 – 33) 59 26 15 39 45 16 48 36 (50 – 68) (18 – 33) (8 – 22) (30 – 48) (35 – 55) (11 – 22) (41 – 55) (29 – 43) 67 23 10 64 24 12 65 24 (61 – 72) (19 – 27) (7 – 13) (60 – 68) (20 – 28) (9 – 14) (62 – 69) (21 – 27) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total >240 1 (0 – 2) 7 (5 – 10) 22 (18 – 27) 16 (11 .C.

se aprecia la prevalencia de triglicéridos elevados para distintos puntos de corte. Llama la atención que más del 50% de los hombres entre 25 y 64 años presentan HDL<40. Por otro lado. “de riesgo” (< 40 mg/dl) alcanza a un 40% de la población. Los hombres presentan una prevalencia significativamente mayor . 138 . Se aprecia una prevalencia global de 17% de personas con triglicéridos >200 mg% y un 30% con valores >150 mg%. Tabla IV. Se observan diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres en las 2 prevalencias mencionadas.24.23.23. Hombres Mujeres Ambos Sexos <150 150-200 >200 <150 150-200 >200 <150 150-200 85 10 5 95 3 2 91 6 (74 – 97) (0 – 19) (0 – 11) (91 – 100) (0 – 6) (0 – 4) (85 – 97) (1 – 11) 61 13 26 74 15 12 67 14 (52 – 69) (8 – 18) (19 – 34) (66 – 81) (8 – 21) (6 – 17) (61 – 72) (10 – 18) 55 18 27 67 14 19 61 16 (46 – 65) (11 – 24) (18 – 36) (59 – 74) (9 – 20) (13 – 25) (55 -67) (12 – 20) 62 16 22 71 15 14 67 15 (51 – 74) (7 – 24) (12 – 32) (61 – 80) (7 – 23) (8 – 21) (59 – 74) (10 – 21) 63 14 23 76 12 12 69 13 (58 – 69) (10 – 18) (18 – 27) (72 – 80) (9 – 15) (9 – 15) (66 – 73) (11 – 16) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total >200 3 (0 – 6) 20 (15 – 25) 23 (18 – 28) 18 (12 – 24) 17 (15 – 20) En la Tabla IV. se aprecia que la prevalencia de valores de HDL disminuidos.C.) de Triglicéridos elevados para distintos puntos de corte (mg/dl) según edad y sexo.En la Tabla IV. Chile 2003.Prevalencia (I. un 13% de la población presenta valores en rango “protector” ( >60mg/dl).2.2. presentando el hombre un perfil más adverso.. es decir mayores prevalencias de colesterol HDL <40 y menores prevalencias de colesterol HDL >60.2. es decir.

Prevalencia (I.2..25.Prevalencia % (I.2.35) (44 – 54) para HDL por grupos de edad y sexo.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total Tabla IV. Aproximada mente un tercio de la población presenta valores “óptimos” bajo 100mg/dl. Tabla IV.24.24) 25 (20 – 30) 27 (20 – 34) 18 (15 – 21) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 F 65 Total <100 68 (55 – 80) 31 (23 – 39) 22 (15 – 29) 24 (13 – 35) 34 (28 – 39) F160 2 (0 – 4) 9 (5 .12) 20 (15 – 25) 16 (10 .78) 39 (31 – 48) 19 (12 – 26) 16 (8 – 23) 35 (30 – 40) 34 (16 – 52) 42 (34 – 51) 33 (23 – 42) 39 (28 – 49) 37 (31 – 43) 2 (0 – 5) 15 (8 – 22) 21 (15 – 27) 30 (21 – 39) 16 (12 – 19) 3 (0 – 6) 4 (0 – 7) 27 (20 – 34) 16 (9 – 22) 12 (9 – 15) 64 (53 – 76) 35 (28 – 41) 20 (16 – 25) 19 (13 – 26) 34 (30 – 38) 31 (19 – 42) 38 (32 – 44) 35 (28 – 41) 38 (31 – 46) 36 (32 – 40) 3 (1 – 5) 19 (13. Un 12% presenta valores “muy altos” (>160mg%).) de distintos puntos de corte (mg/dl) Chile 2003.C. Chile 2003. utilizando puntos de corte (mg/dl) fijo por grupos de edad y sexo. F60 16 (7 – 25) 12 (7 – 18) 32 (22 – 41) 24 (16 – 32) 20 (16 – 24) <40 35 (27 – 43) 45 (39 – 51) 38 (33 – 43) 34 (28 – 40) 40 (37 – 43) Ambos Sexos 40-59 54 (45 – 63) 47 (41 – 53) 43 (37 – 49) 47 (41 – 54) 47 (44 – 51) F60 11 (5 – 17) 9 (5 – 12) 18 (13 – 24) 19 (13 – 24) 13 (10 – 15) En la Tabla IV.C. Hombres Mujeres <40 40-59 F60 <40 40-59 41 54 6 30 54 (27 – 54) (40 – 67) (0 – 12) (19 – 40) (41 – 67) 52 43 5 37 50 (43 – 60) (35 – 51) (0 – 10) (30 – 45) (43 – 58) 51 45 4 27 42 (42 – 59) (36 – 54) (1 – 7) (20 – 33) (34 – 50) 47 41 12 23 53 (38 – 57) (32 – 50) (4 – 19) (17 – 29) (44 – 62) 49 45 6 31 49 (44 – 54) (40 – 51) (3 – 8) (27 ..) de LDL elevado.25) 11 (8 – 15) 61 (44 .25.2. Hombres y mujeres no difieren significativamente en sus prevalencias con respecto a colesterol LDL. se aprecia un 30% de prevalencia poblacional de valores de LDL >130 mg/dl.21) 12 (09 – 14) 139 . Hombres Mujeres Ambos Sexos 100-129 130-159 F160 <100 100-129 130-159 F160 <100 100-129 130-159 28 (15 – 40) 34 (27 – 42) 37 (27 – 46) 38 (26 – 50) 34 (29 – 39) 4 (0 – 7) 22 (14 – 29) 29 (20 – 38) 23 (14 – 32) 21 (16 – 25) 1 (0 – 3) 13 (8 – 19) 12 (7 – 18) 15 (6.

26.61. En el caso de colesterol LDL y triglicéridos estos puntos de corte son diferentes ya que los valores normales van variando para cada persona según su riesgo cardiovascular global (ver definiciones ATPIII en cap..0) (31.0) (45.3 .864 35. La prevalencia es significativamente mayor en los hombres que en las mujeres (34 vs.41.10.2) En la Tabla IV.2) Total 852 35.12.67.40.7 114 7.7) 45 – 64 267 43.2.8 .2.Prevalencia (IC) de Colesterol Total elevado (criterios ATPIII) según edad y sexo.2) (53.4 217 7.26.6) F 65 212 43.3 .32. las prevalencias no varian con respecto a las tablas anteriores ya que los puntos de corte son fijos y similares a los ya mencionados (<40 HDL y >200 mg/dl en colesterol total).4 (34.8 289 25. 20%).4 609 51. la que alcanza a un 35%.0 (33. es interesante notar que en el caso de los Triglicéridos las prevalencias calculadas con criterios ATPIII son levemente inferiores a las calculadas utilizando punto de corte fijo < 150mg/dl (27% vs.7 . 140 .4 (28.0) (46.2 (31.6 479 54. sin diferencias significativas entre los sexos (similar a tabla IV.9) (49.57.39.3) (31. Chile 2003.18).52.4) (26.h) Prevalencia de dislipidemias por grupo de edad y sexo utilizando puntos de corte ATPIII En las siguientes tablas se aprecian las prevalencias de dislipidemias según los criterios ATP III.8 .II. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 103 6.2 .2. 30%).7 342 58.6) (3. Tabla IV. Las prevalencias aumentan significativamente con la edad. En la Tabla IV.0) (2.1 267 62.3 559 33. se observa una prevalencia poblacional de triglicéridos elevados que alcanza a 27%.1 1.27.72.50.3 .8) 25 – 44 270 40.53.1 . se observa la prevalencia de colesterol total >200mg/dl.8 .12.5.0) (18.3).1 (1. Las prevalencias aumentan con la edad. Para HDL y colesterol total.6 1.39.5 .3 . Finalmente.4 .6 .4 .2.1 .012 35.

5 342 26.8 . La prevalencia global alcanza a un 39.5 .3 .0) (31.43. 141 .0 .2.2) (16.33..6 (35.9) Total 852 48.44.29.1 .44. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia Edad 17 .60.7) (23.38.6) (22.15.5 267 22.2.7 (42.9 .4 1.0 (28.Tabla IV.0 217 34.6 609 38.6 .1 .6 (26.0 1. observamos que con éste último las prevalencias resultan más altas (30% vs.4 .Prevalencia (IC) de Triglicéridos elevados (criterios ATPIII) según edad y sexo. estas son similares a las ya descritas en la tabla IV.35.Prevalencia (IC) de HDL disminuido (criterios ATPIII) según edad y sexo.0 .1 (1.53.53.6) (15.6 271 30.4 .58. se aprecia que un 25% de la población presenta colesterol LDL elevado para su riesgo cardiovascular.3 (43.3 .1 183 6.6) 45 – 64 267 51.7) F 65 212 45.7) (25.5 95 4.32.1 444 27.42.0) Total 701 34.3 .23.7) (28.7) 45 – 64 233 44.53. Al comparar las prevalencias de LDL elevado calculadas con criterios ATP III y las calculadas con punto de corte fijo >130mg/dl (tabla IV.8) (19.2.37.2) (2.1 114 30.41.28.0) (26.6 192 28.4) (37.25).3%.012 30.40. 25% para punto de corte fijo y criterios ATPIII respectivamente).6 .8) (33.20.9) 25 – 44 221 36.2.0) (18.4) (20.8 (27.2.8 .9 .2.39.8) En la Tabla IV. Chile 2003.55.43.2) (35.49.. Los hombres entre 25-44 años presentan el doble de prevalencia que las mujeres.4 (42.0 .8) (26.24.2) En la Tabla IV. Tabla IV.28.0 .2 .6 1. siendo significativamente más alta en hombres.2 351 32.0 223 18.5) (0.1 (35.5 .1 .3 559 43.0 .24 88 8.42.8. en el resto de los grupos de edad las diferencias entre los sexos no alcanzan a ser significativas.28.482 27. Chile 2003.6) F 65 159 37.3 479 32.2) (11.3 .9 (26.7) (26.0 504 37.9 .2 .8 289 36.3) 25 – 44 170 50.7) (23.49.6 . se observan las prevalencias de colesterol Hdl disminuido (<40mg/dl).8 .1 781 20.7 .9. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 103 40.6 .9 – 30.27.37.864 39.

62.21.2) (36.2.1 .2 .50. En el Gráfico IV.4 .6 .53.1 781 22.3 .1 95 3.2.8 502 42.2.9) Total 699 27. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 . En el Gráfico IV.2) (33. sin embargo.3 351 47.4 271 41.11..9) F 65 159 42.7 (0. En el Gráfico IV.27.6. se observa como la prevalencia de colesterol hdl no tiene grandes variaciones con la edad.3 183 2.26.30.5) (0. Chile 2003.4.1) 45 – 64 231 43.0 .2 .1 192 51.5 . luego viene un alza acelerada entre los 40 y 55 años aproximadamente.1 .7 .6) (21.Prevalencia (IC) de LDL utilizando puntos de corte ATP III por grupos de edad y sexo.9 (22.24 88 2.6 (33.2.12. para luego alcanzar un plateau y mantenerse elevada hasta edad bastante avanzada (pasados los 85 años de edad).1 .6) (39. se aprecia que los triglicéridos tienen un comportamiento parecido al colesterol total.7 1. la curva es bastante diferente.2.4. muestra una tendencia a disminuir la prevalencia al aumentar la edad.8 223 25 – 44 (12. La curva comienza a elevarse lentamente.0) (15.8 9.10.9) i) Prevalencia de dislipidemias según la edad En los siguientes gráficos se aprecian las curvas de regresión no paramétricas construidas en base a las prevalencias de las distintas alteraciones del perfil lipídico y la edad.1) (40.29.6) (4.31.15.0 . 142 . la prevalencia de alteración del colesterol ldl también aumenta con la edad.6 444 221 22. Cabe notar que el fenómeno es algo diferente en hombres y mujeres (ver Tabla IV.Tabla IV. la caida después de los 70 años es mucho más significativa y pronunciada.54.8 .28).2. a los 60 años y posteriormente comienza a disminuir lentamente. se aprecia que el colesterol total aumenta progresivamente con la edad alcanzando un plateau aprox.6) (0.7 . sin embargo.48. En el Gráfico IV.1 (30. sin embargo.8) 16. se aprecia que al igual que colesterol total y triglicéridos.54.5) (18.480 24.9 .9.

2. Prevalencia de Colesterol Total Elevado (>200mg/dl) a través de la Edad (años). Chile 2003. Prevalencia de Triglicéridos Elevados(ATPIII) a través de la Edad(años).9. 143 . Chile 2003. Gráfico IV.Gráfico IV.2.10.

2.11. Chile 2003. 144 . Chile 2003. Prevalencia de LDL elevado (ATPIII) a través de la Edad (años).Gráfico IV.12.2. Prevalencia de HDL disminuido (<40mg/dl) a través de la Edad(años). Gráfico IV.

5) 47 27.5) (7.1) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.7) (18.2 (25.1 214 17.C.6) (6. no se aprecian diferencias estadísticamente significativas entre los distintos grupos socioeconómicos Tabla IV.3 (23.C.2. 145 . Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 243 E 123 26.1 1.3) (29.7 – 59.8 (9.3 – 38.5 1. la prevalencia de colesterol hdl disminuido <40mg/dl es significativamente mayor en el nivel medio (C2C3) y medio bajo (D).3) (32. al ajustar por edad y sexo.2 1.3 .1 .2 – 42.7 ABC1 25 47.2) (17.5) 732 D 360 30.Prevalencia (I.3 – 29.3 – 2.6 .0 – 41.9) (18.5 – 4.3) (0. podemos observar que hay una tendencia a presentar prevalencias más altas en el nivel ABC1.2 – 2.7 – 43.5 1.3 372 23.2 – 23.1 .7 496 38.8 27 33.3) (0.8 .4) (25.5) (0.8 23 19.40.0 – 51.0) (22.3) 52 1.30. no se observan diferencias estadísticamente significativas.2.4 – 3.0 .3 .39.3) (0. 95%) según nivel socio económico A continuación se observa la prevalencia de colesterol total >200mg/dl según NSE.8 261 33. sin embargo.8) 939 D 443 31.7 1.8 – 43.8 20.30.45.8 (28. se puede apreciar una tendencia a presentar prevalencias de triglicéridos elevados más bajas en el nivel bajo (E).6) (0.1) (30.0 39. se observa que al comparar con el nivel alto.2 34. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 337 31.0 – 78.3) (0.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.34.2. En la Tabla IV.8 (22.2 – 44.2.60. Chile 2003.0) (25. Tabla IV.6) (0.5) 439 34..3 1.4 – 3.9) (19.) de Triglicéridos elevados (ATPIII) por nivel socioeconómico (NSE).) de Colesterol Total elevado (>200mg/dl) por nivel socioeconómico (NSE).C.5 C2C3 157 40.5 C2C3 178 35.8 .31.32.0 120 14.28.3 – 23.8 (13.4 (19.0 E 166 31.1 – 65.3 171 31.5 – 4.5 – 46.6 27.0 ABC1 24 36.5) 371 28. al ajustar por edad y sexo.41. En la Tabla IV.3 – 37. Sin embargo.Prevalencia (I.1) (11. En la Tabla IV.2.0 0.31.5) (11.3) (8.4 (22.9 – 36. Este hallazgo es independiente del efecto de la edad y el sexo.j) Prevalencia de dislipidemias (I.31..

1 .1 – 70.6 – 32.1 496 33. no alcanzan significación estadística.) de HDL disminuido (<40mg/dl) según nivel socioeconómico (NSE).5 (38.5 0.0 – 18.5) (10.Prevalencia (I.4) (22.3) (1.7) (0.0 – 38.52.3 – 3.0) (1.33.4) 730 D 358 27.2.3) (36.0 – 31. sin embargo.8 – 5.2) 47 38.2. se observa una tendencia a aumentar la prevalencia de alteración en el colesterol LDL en la medida que aumenta el nivel socioeconómico.46.7 ..1) 939 D 443 49.4 3.4 (7.2) (12. al ajustar por edad y sexo.33.3 – 2.2 – 33.30.2.5 – 44.8 . sin embargo. k) Prevalencia de dislipidemias (I.45.9 – 54.3) (25.0 22.0) (23.1 ABC1 25 38.5 1.0 ABC1 24 57.0 (25.1 – 29.4 – 28.2) (1. En la Tabla IV.4 .2.4 – 29.7 26.1 – 6. no alcanza significación estadística en ninguno de ellos.C.26.2 .8 – 43. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 337 E 166 40.C.7) (30.3) (48.3 – 56.6 E 123 20.6) (0.1 – 1.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. En las Tablas IV. se observa que triglicéridos y HDL presentan tendencias con mayor prevalencia en el nivel alto.9 1.7) 371 22. Al ajustar por edad y sexo. se observa que la prevalencia de alteraciones en las distintas fracciones del colesterol muestra una tendencia con prevalencias mayores en el nivel educacional bajo.7 .) de LDL elevado (ATPIII) por nivel socioeconómico (NSE).1) (25.3 – 7.6 35.37.Prevalencia (I.34 a IV.0 – 38.2. estas diferencias no son estadísticamente significativas.2 373 25. sin embargo.32.1 (17. al ajustar por edad y sexo estas tendencias aunque se mantienen.2) (0.9 (21.Tabla IV.1) (23. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 243 19.0) (14.28.36.8 23 23.3 2.C.5 41. Tabla IV.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.36.60.1 261 34.2) 52 1.6) (0.2 – 85.7 .5) (8.6) (15. para colesterol total y LDL.4 120 18.5 27 9. 146 .2. Chile 2003.9 (13.5 0.0 .1 (16.2) (20.0 C2C3 157 23.5 2.0) 439 45. Chile 2003.6 214 22.35 y IV. 95%) según nivel educacional En las Tablas IV.0 171 30.5 (42.5) (0. esta tendencia se invierte.5 – 66.2.1 C2C3 178 59.

7) (0.9 30.0) (26.3 – 1.8 0.7) (19.0 – 28.1) (25.1 44.2.0 0. Chile 2003.8 – 53.9 – 37.1) (13.1) (0..3 (27.50.9 – 35.30.4 – 1.8) (16.4) (0.37.6 – 1.1 – 26.2) 714 Medio 343 31.6 (32. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 571 333 22.1) (25.2 466 32.5 – 39.7) (38.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.7) (0.) de Triglicéridos elevados (ATPIII) por nivel educacional (NEDU).5 0.8 – 15.8 333 30. Tabla IV.7 31.37.9) (0.0 41.8 28.1 – 55.0 (41.C.7 26.0) (16.2) (37.5 – 34.5) (14.6) (17.9) (17.3 1.5 .) de Colesterol Total elevado (>200mg/dl) según nivel educacional (NEDU).6 – 54..9 – 28..3 450 28.8) (26.6) 232 1.36.4 .9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.6 – 1.3) 873 Medio 407 48.2) (0.3 371 22. Chile 2003.3 – 1. Tabla IV.2 – 59.9 – 39.9 – 42.9 77 12.32.2) 713 Medio 342 22.C. Tabla IV.6) (1.2) (26.8) (21.9 Bajo 309 45. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 759 Bajo 309 40.34.7 .2) 873 Medio 407 28.6 (29.6 .26.3 .1 – 40.8 – 27.1 24.7 .0 – 40..4 (32.50.Prevalencia (I.47.6 (22.2 0.6) 197 1.5) (0.0 Alto 120 31. Chile 2003.37.9 (24.5) (22.2) (35.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.Tabla IV.2 .0 Alto 120 39.5 36.Prevalencia (I.8 450 46.6 93 25.C.9 – 37.3) (22.C.6 (16.5) (5.) de HDL disminuido (<40mg/dl) por nivel educacional (NEDU).7 .31.6 (25.35.2.5 22.3 – 39.3 – 1.3 – 1.1) 232 1.7 .4 – 49.2 – 41.7 (24.7 466 32.8 (22.4) (0.1 – 64.1) 197 1.40.3 .3 77 8.6 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 759 35.45. Chile 2003.5 – 1.Prevalencia (I.6) (37.0 Alto 136 43. 147 .35.5 – 18.4 Bajo 238 33.Prevalencia (I.4 371 21. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 570 Bajo 237 32.2.8) (21.1 .3 (28.0 0.) de LDL elevado (ATPIII) por nivel educacional (NEDU).9 .0 26.7 Alto 136 51.1 – 51.3 96 27.8 0.8 40.2.4) (16.5) (36.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

41.5 (36.2.5 (34.244 1.2 (22.7 (24. Chile 2003.29.0 1.32. al ajustar por edad y sexo estas diferencias no alcanzan significación estadística. ZONA N Prevalencia 1. Chile 2003. ZONA N Prevalencia OR* 1.2.4 – 1.) de Triglicéridos elevados (ATPIII) por zona.C.5) 236 Rural 14.40. OR* 1.38 a IV.5 – 1.8) 236 Rural 24.6 0. Tabla IV.7 .2.C.1 .Prevalencia (I.41.246 1.7 .6) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.0 Urbano 27. al ajustar por edad y sexo..37.9) Tabla IV.l) Prevalencia de dislipidemias (I. Chile 2003.2) (0.0 Urbano 35.) de HDL <40 mg/dl por zona. sin embargo.2) 309 Rural 45. este hallazgo sólo alcanza significación estadística en el caso del colesterol LDL.) de LDL ele vado (ATPIII) por zona.9 (31.555 Urbano 38. se observa que las prevalencias de alteraciones del colesterol total. 148 . En el caso del colesterol HDL..3 0.7 .555 1.2) 309 Rural 31.54.7 .4 (9.C.8 (17.Prevalencia (I..2 – 0.9) (0.39.0) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.3 (0. triglicéridos y LDL son más bajas en la zona rural que la urbana.2. ZONA N Prevalencia OR* 1.C. Tabla IV..3 (23.8 – 1.Prevalencia (I. Chile 2003. sin embargo.3) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.9 .20.42.9 0. 95%) por zona En las Tablas IV.6 .40.30.3) (0.0 Urbano 26.Prevalencia (I.38.C.) de Colesterol Total >200mg/dl por zona. Tabla IV.4) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.2.2.9 . se observa prevalencias más bajas en la zona urbana. ZONA N Prevalencia OR* 1.

se observa que al comparar con la Región Metropolitana y ajustar por edad.0% 10. Se observa que las regiones II. El resto de las regiones no alcanzan diferencias estadísticamente significativamente en este análisis.13.13.m) Prevalencia de dislipidemias (I. VIII.0% 70 I 94 II 85 III 112 IV 155 V 323 RM 121 VI R e gi ón 99 VII 421 VIII 115 IX 108 X 86 XI 75 XII Gráfico IV. presentan las prevalencias más bajas.2.0% 50.2.42. y XII. En la Tabla IV. La línea destacada representa la prevalencia nacional.0% 30. mientras la I.2.0% 0. sexo y nivel educacional. 60. Chile 2003. IV y VI regiones. Prevalencia de Colesterol Total Elevado (>200mg/dl) según región. IV y VI. RM. III. 149 .0% 20.C. 95%) según regiones En el Gráfico IV. la prevalencia de colesterol total >200mg/dl es significativamente menor sólo en la II. presentan las prevalencias más altas.0% 40. se aprecia la variación regional de la prevalencia de colesterol >200 mg/dl.

Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.3) (0.33.5 .8) 75 39.9 (27.2. La X y XI regiones presentan prevalencias significativamente más bajas.2 .8 . La línea destacada muestra la prevalencia nacional.38.50.1) (0.7 1.Prevalencia (I. IV. Se puede apreciar que la I.1 (32.4 (13.9 0.0) 323 38.2 – 1. II. se observa la variación regional en las prevalencias de triglicéridos elevados (ATPIII).2 – 0.8) 99 29.2.7) 115 35.8 .4 – 1.0 0.2.5 (15.1) (0.3 0.3 – 2. sexo y nivel educacional.2 .7) (0.1 .14.4 (14.5 0.) de colesterol elevado (>200mg/dl) por región..5 .47.3 – 0. la prevalencia de triglicéridos elevados es significativamente menor sólo en la X region. sexo y nivel educacional.7 (22.5 (13.1) (0.C.42. Chile 2003.1) (0.0 0. El resto de las regiones no alcanzan diferencias significativas al comparar con la RM ajustando por las variables mencionadas.1 0.5 (17.8) 85 24. En el Gráfico IV.7 .9 (22.42.7) 86 32.0) 112 25.4) 108 38.0 (31.4) (0.34.6 0.8) (0.8) (0.46.6 (23.2 – 1.43.3 – 1.5 0.46.8 0.0 .9 0.8 .3 .3) * ODDS RATIO corregida por edad.1) 121 23.5 0.56.8) 155 31. 150 .47.4 .34.7) (0.5 – 1. En la Tabla IV.4 1.4 – 1.3) 421 40. VII y IX regiones presentan las prevalencias más altas.1) (0.4) (0.48.6 – 1.7 (23.8 (17.0 . N Prevalencia OR* 70 35.3 – 1.36. se observa que al comparar con la Región Metropolitana y ajustar por edad.2 – 0.4) 94 23.

Chile 2003.1) 70 34.2 – 0.0 0.2 – 1.5 .1 0.6) 265 27.7 XII (9.8 V (14.0 1.7) 107 VI 22.0 1.9 .0 .8 VIII (18.42.2 0.33.2 0.7 – 3.4 .2 .4 .6 VII (20.35.3) 81 32.4 X (7.7) (0.2 1.0) (0.2) 124 25.0% 40.1) (0.1 .8) 88 16.7) (0.0% 50.9 .1 1.53.8 (26.9) 72 17.8 – 3.5 – 1.0% 20.8 (22.4 – 1.5) 70 II 38.3) 87 29.1) (0.2.0% 30.8 1.3. Prevalencia de Triglicéridos Elevados (ATPIII) según región.9) (0.9) (0.6) (0.47.9 .2 IV (21.2.6 0.0% 63 I 70 II 76 III 81 IV 124 V 265 RM 107 VI 70 VII 313 VIII 87 IX 88 X 72 XI 66 XII R e gi ón Gráfico IV.6 XI (8.43.14.0% 0.0 IX (19.7 .60. Chile 2003. 151 .5 .44.6) (0.30.25.3) 66 22.29.36. Tabla IV.0 1.7) (0.8) * ODDS RATIO corregida por edad.6 – 2..3 – 1.2) (0.26.6 0.2 III (17.0 1.2 – 1.9 .38.9) (0. sexo y nivel educacional.5 – 1.55.8) 76 31.6 – 2. Región N Prevalencia OR* 63 I 41.0% 10.3 .6 (13.3) 313 24.4 .Prevalencia (IC) de triglicéridos elevados por región.0 RM (21.

se aprecia la variación regional en las prevalencias de colesterol HDL disminuido (<40mg/dl). VI y VIII. 152 . II. 100.0% 50. V y XII presentan las prevalencias más altas.2.2. Se puede observar que las regiones I.16.0% 10. Prevalencia de HDL (<40mg/dl) según regiones.0% 70.15.0% 90. En el Gráfico IV.0% 20.44. III. Chile 2003.0% 40. la prevalencia de colesterol HDL <40mg/dl es significativamente menor en la región metropolitana que en el resto de las regiones del país. En la Tabla IV. La línea destacada muestra la prevalencia nacional.0% 60. se observa que al comparar con la Región Metropolitana ajustando por edad. IV. La línea destacada muestra la prevalencia nacional. sexo y nivel educacional.En el Gráfico IV.0% 70 I 94 II 85 III 112 IV 155 V 323 RM 121 VI 99 VII 421 VIII 115 IX 108 X 86 XI 75 XII R e gi ón Gráfico IV.0% 30. La RM presenta prevalencias significativamente inferiores al nivel nacional.15. se observa la variación regional de la prevalencia de colesterol LDL elevado. La prevalencia en la VI región es la más baja.2.2. Se puede observar que las regiones I.0% 80.0% 0. presentan prevalencias por sobre el nivel nacional.

3) *ODDS RATIO corregida por edad.2.5) 3.0) 75 49.54.0 XI (23.7 IV (41.0 (1. OR* 12.6 (69.3) 115 39.2 .78.4 IX (29.3 (2.7.2 VII (57.2 .16 Prevalencia de LDL elevado (ATPIII) según región.Prevalencia (IC) de HDL disminuído por región.4 (6..6 .0% 60.1 .44.6.0 .30.0 2.4.6) 3.5 .81.0% 63 I 70 II 76 III 81 IV 124 V 265 RM 107 VI R e gi ón 70 VII 313 VIII 87 IX 88 X 72 XI 66 XII Gráfico IV.66.8) 2.0 (2. Chile 2003.7 (1.5 .1 .55.5 .66.0% 20.7 .16.1) 85 64.49.2 (1.2) 99 69.8 .5) 1.1 .6) 70.4.2 XII (32.9 .Tabla IV.2.4.2 (1.6 (1.2 (6.3) 421 49.23.6) 94 II 79.3.4 (28.25.3 .7) 6.4 X (31.0 .7 .87.9) 2.0% 40.5) 13.0 .48.57.3 V (35.4 VIII (44.7) 2.4) 8.12.4 RM (18.5.3) 2.55.0 (69.3 .5) 323 24.5 . sexo y nivel educacional. 153 .1 .0% 0.6 III (50.0% 50.0 (3.88.2) 155 45.3 .0% 10.1) 108 43.2) 4.3 (1.5 .9 .3. Región N Prevalencia 70 I 78.3) 112 53.5 .0% 30.1 .2) 121 VI 38. Chile 2003.4 (4.5) 86 40.

5 .23. se observa que al comparar con la Región Metropolitana ajustando por edad.1.7 .3 .7 1. Tabla IV.1 1.4 .3 .7) 107 17.5 .33.0) 265 25.9 1.3 0.4) (1.2. la prevalencia de colesterol LDL elevado.9 0.0 VIII (18.3 .0) 76 19.4 .4 .8) 124 30.4) (0.1.0 RM (19.Prevalencia (IC) de LDL elevado (ATPIII) por región.En la Tabla IV. 154 .2.27.6) (0.8 .6) 87 23.0 . sexo y nivel educacional.0 X (15.34.7 XII (18.0 .6 .3) (0.1 .32.39.1 (10.5 . Chile 2003.2.4) 81 22.8 IX (14.32.45.4 .7 (9.55.37.1.0) (0.6) 70 II 21.0) (0.4.57.0 0.8 .9 IV (12.7 .5) 66 36.3 0.9) (0.9 (9. es significativamente mayor en la primera región.4) (0.4 XI 1.5.5) 88 26.7) 313 23.30.9) * ODDS RATIO corregida por edad.5 V 1.2.29.1 (24. sexo y nivel educacional.8 VII 0.9) (0. Región N Prevalencia OR* 63 I 40.9) 72 22.4 .2.2 .2 (21.4 .5 .9 2.1.8 0.45.2 .5 VI (10.8 III (10.2) (0.5 ..6) (0.1. El resto de las regiones no alcanzan diferencias estadísticamente significativas con respecto a la RM después del ajuste.2 .0) 70 20.0) (0.1.1 1.1.34.

sobre peso. 155 . diabetes.28) (35 – 47) OR* 2.8 24 41 (11 .9) 1.5 (1.7 20 40 (17 – 26) (33 – 48) (1.7 4.2) (17 – 23) (27 – 39) 3. síndrome metabólico y circunferencia de cintura. al ajustar se observa que los hombres pierden significación estadística en la asociación con circunferencia de cintura.6 – 1.84 89 1.Prevalencia de otros factores de riesgo en personas con y sin colesterol elevado (<200mg/dl).5) 1.7 87 89 (0.9 – 2.0 – 3.n) Prevalencias de otros factores de riesgo en personas con y sin colesterol elevado (>200mg/dl) En la Tabla IV. Chile 2003.27) (30 – 43) (1.9) (14 – 24) (32 – 46) (1.7 0.1) (1 – 2) (3 – 8) (0.9) 0.7 – 3.9 17 55 2.2 – 2.9 – 2. obesidad.0 – 2. síndrome metabólico y obesidad de cintura.2 – 3.2) Hipertensión Tabaquismo IMC 25 – 29 IMC F 30 Diabetes Sedentarismo Síndrome Metabólico Obesidad de Cintura * ODDS RATIO corregida por edad.7) (17 ..77 – 90) (83 – 94) (0.3) (27 .24) (34 .45) 15 24 1.1) (14 – 21) (49 – 62) (1.7 (1.5 34 42 (33 – 45) (39 – 58) (0.4) (39 – 48) (35 – 46) 39 49 1.8) (21 – 29) (51 – 61) 48 41 0.3 – 1. se observan asociaciones estadísticamente significativas solamente con hipertensión.3) 1.2 – 2. sexo y nivel educacional.1 5 1.5) 1.6) (17 .9 20 33 (13 – 22) (20 – 38) (1.7 – 2.0 (0. se observa que las personas con colesterol elevado tienen prevalencias más altas de hipertensión.39) (50 – 63) (1.46.5 44 40 (42 – 55) (33 – 49) (0.46.8 – 4.9 – 2.9 19 39 1.9 1.1 – 2.9 22 37 1. sexo y nivel educacional.5) (83 – 91) (85 – 93) 21 41 1.1 – 3.4 (0.5 – 1.8) (21 .8 – 1.2 .9 25 56 (27 – 38) (49 – 64) (1.7 – 2. sin embargo.2.3 29 37 1. sin embargo.7 – 3.0 90 90 0. obesidad. Hombres Mujeres Ambos Sexos Normal Colesterol OR* Normal Colesterol OR* Normal Colesterol Elevado Elevado Elevado 33 57 1.7 2 5 (2 – 6) (2 – 7) (0.5 – 2.9) (1 – 3) (3 – 7) 0. Tabla IV. El fenómeno es similar tanto en hombres como en mujeres.0) (86 – 94) (84 – 95) (0.6) 1. al ajustar por edad.8 (1.2 – 2.3) (33 – 46) (32 – 46) (0.9 (0.19) (17 – 32) (0.8 39 39 1.5 – 1.1) 1.3 33 56 1.2) (24 – 34) (30 – 44) (0.4 (1.4 – 2.1 (0.5) (30 – 38) (37 – 48) 18 29 1.2.2.

647 9.0 918 23.0) (10. Tiene o padece ..001) 156 .0) (6.0 – 32.” En la Tabla IV.0 3.0) (19.2. sin embargo. Chile 2003.0 – 4.0) F 65 389 18.106 X2= 267. Tabla IV.0 – 26. se aprecia que un 12% de la población declara haber sido diagnosticada por un médico como “colesterol elevado o hipercolesterolemia”.0) (0.24 216 1.2.48.143 22.0 211 2.0) 45 – 64 497 16.Asociación entre autoreporte y colesterol total elevado (>200mg/dl).48. Las mujeres presentan una prevalencia de autoreporte significativamente más elevada.47. Tabla IV.0) (20.0 427 1.0 – 9.47. se puede apreciar que existe una asociación entre el autoreporte y la presencia de colesterol total >200 mg/dl.0) (13.972 15.0 – 22. Colesterol Total Autoreporte diagnóstico Elevado Normal Positivo 161 98 Negativo 498 1..0 (3.Prevalencia (I.0) Total 1.C.0 1.0 – 15.0 1.0 646 26.0) * “un médico le ha dicho que Ud. La prevalencia de autoreporte aumenta con la edad.0 – 18.2.0 – 11.0 – 32.12 (p < 0.0) (21.0 – 23.619 12.00 586 11.0 (7.0 – 11.0 529 26.0 (12.0) (17.0 (0..2.131 8.) de autoreporte* de dislipidemias por grupos de edad y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 .0) (6. Chile 2003.0 – 2..0) 25 – 44 545 6.0 1.0) (0.0 – 27.0 (11.0 – 14.ñ) Autoreporte de colesterol elevado En la Tabla IV.0 – 2. se puede también deducir de la tabla que sólo un 24% de la población con colesterol elevado declara haber sido diagnosticado por un médico previamente.

1 0. Tabla IV.15 3. talla.1. circunferencia de cintura y luego el indicador compuesto de índice de masa corporal: IMC (peso en Kg/talla en m2).428 26.122 0. la talla. a) Peso.49 Talla (cm) 3.23 126. (%)2 Peso (kg) 3.38 57.3.83 15. las curvas del peso y circunferencia de cintura presentan una asimetría hacia los valores altos en tanto.Peso.E.3 0. = Error estándar de la media. Característica N Promedio Mínimo Máximo E. talla. IMC y circunferencia de cintura en la población general El IMC promedio de la población chilena 2003 está por sobre el máximo de peso normal IMC = 25. Sin embargo.3. Cintura (cm) 3.4).1 C. obeso y obeso mórbido.6 132.349 0. Indice de Masa Corporal (IMC) y Circunferencia de Cintura. 157 . Fue denominado obesidad abdominal 2.5 57.46 IMC kg/cm2 C.2 0. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada.1 192.37 1 2 E.3.3. E. En base al IMC.329 0.433 70. Además. IMC y circunferencia de cintura con la forma de una distribución normal. Adicionalmente se calculó un segundo índice más exigente de obesidad abdominal con punto de corte: de 94cm en los hombres y 80cm en las mujeres.V.243 0. Chile 20003.0 138. Talla.60 32. tenía una distribución de peso. es asimétrica hacia los valores bajos (Gráficos IV.2. se clasifica luego a los sujetos en enflaquecidos. Obesidad Para describir el estado nutricional se presentan separadamente la distribución del peso. La población chilena el año 2003.1). Se analiza separadamente obesidad y obesidad mórbida.V. el promedio nacional está en el rango de sobrepeso (Tabla IV.5 0. talla. sobrepeso.. se utiliza el concepto obesidad abdominal para aquellas personas que sobrepasan el límite máximo de circunferencia de cintura: 102 cm los hombres y 88 cm las mujeres.431 162.3. C.IV.452 88. 1 .

Gráfico IV.2. Distribución de la Talla en la población general.Gráfico IV.3. 158 . Chile 2003.1. Chile 2003. Distribución del Peso en la población general.3.

159 . Distribución del Índice de Masa Corporal (Kg.3.3. Chile 2003. Chile 2003. /cm2) en la población general. Distribución de la Circunferencia de Cintura en población general.4. Gráfico IV.Gráfico IV. 3.

7 – 76.Promedios (I.8 198 60.6) (64.102 73.8 – 66.6 (74.3 cm las mujeres). Chile 2003.9 – 71.3 399 65.7) 77.6 503 63.09 873 67.1 550 67.2) 77.8 – 76. 160 .9 621 68.9 cm los hombres y 8.2) 74. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio kg kg kg 69.5 – 78. la talla alcanza los niveles máximos en el grupo < de 24 años y luego disminuye progresivamente. A diferencia del peso. Tabla IV.1 (75.9) (66.0 1.4 cm más alta que la > de 64 años (7.6 cm más que las mujeres.3) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total N 201 509 481 370 1.7 3.5 – 66.2).4) (67.1 – 74.872 65.3 – 72.7) (69.C.4) (58.6) (70.561 c) Talla por sexo y edad Los hombres tienen en promedio 13. pesan 10 kilos más que las mujeres.b) Peso por sexo y edad Los hombres.1 (76.2.059 72. El peso promedio aumenta entre los 17 y los 24 años y luego decrece en los mayores de 64 años (Tabla IV.433 70.4) (61.6 1.5 – 62.9 – 73. que aumenta con la edad.9) (72. En el conjunto resulta mayor la diferencia de talla por edad puesto que la población de adultos mayores tiene una mayor proporción de mujeres (58% mujeres) que la poblaciòn de menores de 24 años (50% mujeres).3.9 (72.3.4 – 69..) de peso por grupos de edad y sexo.1 (67.3 – 64.5 – 68.5 – 79.6 1.6) (65.3) 75. en promedio. La población < de 25 años es 9.1) (63.5 – 69.

98 1.36) (23. 161 .16) 509 26.431 162.57 3.24 – 24.) de Indice de Masa Corporal por grupos de edad y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio kg/cm2 N Promedio kg/cm2 N Promedio kg/cm2 201 23.22) 1.6) (155. aumenta con la edad.63 872 156.92 399 165.09) (28.869 27.9 – 168.69 501 27.6 – 151.79 – 24.07) (26.84 – 27.5).2 – 157.4).59 – 27.24 – 28.34 (27.559 26.18 1.09 – 28.9 – 157.83 399 23.12 – 26.24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total e) Circunferencia de cintura por sexo y edad La circunferencia de cintura es mayor en hombres que en mujeres y.72) (26.4.3) (157.24 201 172.23 3.7 – 169.2 – 165.22 (168.66 621 28.561 169.10 – 28.82 549 156.058 27.28 – 28. Chile 2003.72) 368 27.3.41) 481 27.79 869 27.058 163.02 1. Promedios (I.7 – 160.43) (23.68 549 27.5) C 65 370 164..58 (170.3) Total 1.42 1.23 – 24.3) (162. Sin embargo.3.0) (161.7) d) Indice de masa corporal por sexo y edad El índice de masa corporal aumenta con la edad.14 502 150.3 – 154.23 (168. Tabla IV.6) (153. Centímetros y 95% intervalo de confianza.3.Promedios de talla por grupos de edad y sexo.04 (26.70 (22.1) (149.58) (27.29) (27.57 198 23.25 (163.55 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio Promedio N N Promedio N Edad cm cm cm 17 .8 – 161.3.96 – 28.26 – 27.9 – 170.C.8 – 162.8 – 173.6 cm más los hombres que las mujeres antes de 25 años a 6.Tabla IV.1) (164. Chile 2003. el aumento es mayor entre los hombres haciendo que las diferencias entre ambos aumenten de 3.8) 25 – 44 509 169. llegando al máximo entre los 45 y 64 años. para luego decrecer levemente.428 26.48) (27.5 cm más los hombres que las mujeres después de los 65 años (Tabla IV.07) Edad 17 .102 160.7) (155.76 621 154. en ambos.4 – 166.61) (26.75 (27.8) (159.0) 45 – 64 481 167.74 – 28.02 198 158.83 (26.11) (26.37 – 29.102 28.66 (166. Las mujeres tienen un índice de masa corporal significativamente mayor que los hombres.1 – 156.40 1.3.870 155. estando la mayor diferencia en el grupo de 45 a 64 años (Tabla IV.5 – 164.7) (155.68 – 27.

10 198 77.431 88.3.7).30) (75.71 (73.27 1.6 – 72.72 – 93.19 3.31 872 93. Chile 2003. a expensas de los hombres que aumentan 10.3 1.71 – 87.02 (94.71 (94.765 70.) (61.7 93 72. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio kg kg kg Bajo (E) 293 71.17) Medio bajo (D) 818 75.104 92.7) (63.23) 1.53 – 59.9) (69.00) (67. principalmente.02) f) Peso por nivel socio económico El peso promedio aumenta por nivel socioeconómico.24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total Tabla IV.13) (78.19 947 66.92 – 76.57 622 90.Edad 17 .83) (88.61) Medio (C2C3) 359 77.11 – 70.81 – 91.33 (78.5.81 502 90.64 (69.57) (69. Chile 2003.67 1.81 – 71.056 88.83) (87.8 kilos en promedio entre el nivel bajo y el alto.69) 370 96.75) (63..04 – 80.Promedios (I. respectivamente (Tabla IV.3.6 – 79.5) (67.6.91 – 83.10 – 73.559 90.81 – 94.3 cm de aumento en hombres y mujeres.) de circunferencia de cintura por grupos de edad y sexo.9 – 67.7 463 65.7) Alto (ABC1) 45 82.56 .C.) de Peso por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.63) 506 90.59 – 91.46) 482 95.45) (65. 6.58 – 92.C.02 1.Promedios (I.1 (75. Tabla IV.872 86. 162 .3.73 – 89..3. en tanto las mujeres prácticamente no cambian de peso entre los estratos (Tabla IV.05) (91.2 – 66.98 – 68.0 646 68.84) (84.42 353 66.72 550 86.32 – 96.38 (89.1 y 7.54) (85.47) (91.07 – 67.3.1 822 71.6). Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio cm cm cm 201 81.88 – 79.91.51 399 79.32 – 96.25 – 87.1 – 88.2) g) Talla por nivel socio económico La talla media también aumenta significativamente entre los estratos socioeconómicos llegando a ser 6 cm mayor en el estrato alto con referencia al bajo.0 (76.2 48 64.83) (88. Este incremento de talla beneficia a ambos sexos.13) (87.9 – 76.49 (89.

7 cm entre el NSE bajo y el alto.5 – 163.12 – 155.3.72 1.Promedios de IMC por nivel socioeconómico (NSE) y sexo.3.8 48 25. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio cm cm cm 159.4 (167.1 a 27.63 – 166.9). Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio kg/cm2 kg/cm2 kg/cm2 239 26.8 ) h) Indice de masa corporal por nivel socio económico El índice de masa corporal en todos los estratos económicos está sobre lo normal.8 – 26.9) 45 27.2) NSE Bajo (E) Medio bajo (D) Medio (C2C3) Alto (ABC1) i) Circunferencia de cintura por nivel socio económico La circunferencia de cintura disminuye entre los NSE.93 – 162.69 947 154.9 (170.765 161.32) (160.10 (26. Entre las mujeres.28 – 160.9 ) Alto (ABC1) 45 171.96 – 169. pero sólo a expensas de las mujeres que decrecen en 7.0 645 27.40) (164.05) (26. los hombres aumentan 3.8.9 ) (23.1 352 28.15) (25.6 (167.26) (26.75 – 27. indicando sobrepeso.9 – 167.9 ) (162.0 en el estrato bajo a 25.9 cm de cintura entre los NSE bajo y alto (Tabla IV.3 ) (25.9 – 175.9 – 26.3 462 157..8 – 27. Chile 2003. 163 .0) (162.5) (158.06 820 26.89) (27.74 1.36) Medio (C2C3) 358 171.1 820 163.1 – 27.7. de 28. Por el contrario.764 27.42) (154.3.95) (27. diferencia estadísticamente significativa.45 947 27.3 – 157.2 (26.0 en el alto.) de Talla por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.21 – 28.Promedios (I. Tabla IV.4 (25.09 (25. entre los hombres el IMC aumenta de 26.1 – 172.45 – 27. se observa una disminución del IMC al subir el NSE.57 Bajo (E) (158.3. este último es el único que en promedio está dentro del rango normal.98 – 27.7 49 160.Tabla IV.C.8).60 – 155.01 – 26.50 646 352 294 165.22 – 26..50) (151.8 entre el NSE bajo y el alto (Tabla IV.45) 358 26.03 – 29.0 93 26.9 – 164. Por el contrario.4 153.72) 817 26.4) (155. Chile 2003.8 94 165. 5 – 28.50) Medio bajo (D) 818 168.4 462 26.0 ) (24.

Tabla IV.3.9 Promedios (I.C.) de Cintura por nivel socioeconómico (NSE) y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio cm cm Cm 89,2 89,2 645 351 294 89,1 Bajo (E) (87,4 – 90,9) (87,0– 91,5 ) (86,3 – 91,9) Medio bajo (D) 817 90,7 948 87,1 1.765 88,89 (89,5 – 91,8 ) (85,8 – 88,4 ) (88,0 – 89,7 ) Medio (C2C3) 357 90,5 464 84,6 821 87,4 (88,7 – 92,2 ) (82,7 – 86,4) (86,1 – 88,7) Alto (ABC1) 45 96,8 48 81,3 93 87,7 (92,1 – 101.6) (77,7 – 84,8 ) (83,6 – 91,97)

j) Promedios de Peso, Talla, IMC y circunferencia de cintura por nivel educacional Las siguientes tablas, presentan los mismos indicadores de estado nutricional pero según nivel educacional (Tablas IV.3.10 a IV.3.13). En las mujeres se mantiene lo observado en los niveles socioeconómicos, es decir, a mayor nivel educacional mejor estado nutricional marcándose aún más las diferencias. En los hombres hay un cambio en la tendencia: mientras los hombres de NSE alto tenían mayor sobrepeso que los hombres de NSE bajo, los hombres más educados tienen mejor IMC que los menos educados.
Tabla IV.3.10.- Promedios de Peso por nivel educacional (NEDU) y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio kg Kg kg 555 74,61 812 66,59 1.367 69,91 (73,23 – 75,98) (65,24 – 67,95) (68,86 – 70,96) 773 75,13 865 65,85 1.638 70,50 (73,82 – 76,44) (64,65 – 67,05) (69,59 – 71,40) 233 78,00 195 64,06 428 71,78 (75,24 – 80,76) (61,89 – 66,23) (69,90 – 73,67) Tabla IV.3.11.- Promedios de Talla por nivel educacional (NEDU) y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio cm cm cm 556 165,54 810 152,09 1.366 157,67 (164,72 – 166,35) (151,04 – 153,14) (156,96 – 158,38) 772 169,66 866 156,19 1.638 162,92 (168,88 – 170,45) (155,60 – 156,77) (162,23 – 163,62) 233 171,52 194 159,56 427 166,19 (170,36 – 172,68) (158,43 – 160,68) (165,14 – 167,25)

NEDU Bajo Medio Alto

NEDU Bajo Medio Alto

164

NEDU Bajo Medio Alto

Tabla IV.3.12.- Promedios (I.C.) de IMC por nivel educacional (NEDU) y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio kg/cm2 kg/cm2 kg/cm2 554 27,24 810 28,80 1.364 28,15 (26,73 – 27,75) (28,17 – 29,43) (27,73 – 28,58) 772 26,10 865 27,01 1.637 26,56 (25,69 – 26,51) (26,51 – 27,51) (26,23 – 26,88) 233 26,46 194 25,22 427 25,91 (25,72 – 27,20) (24,28 – 26,15) (25,33 – 26,48)

La circunferencia de cintura que entre los hombres de NSE alto era cerca de 4 cm mayor que los de NSE bajo, resulta 2,4 cm menor al comparar los más educados con los menos educados. Entre las mujeres, la diferencia de cintura que ente los NSE alto y bajo era de 5 cm, sube a 9 cm.
Tabla IV.3.13.- Promedios (I.C.) de cintura por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio cm cm cm Bajo 556 93,57 810 90,38 1.366 91,70 (92,27 – 94,88) (88,92 – 91,84) (90,69 – 92,70) Medio 770 89,39 866 85,56 1.636 87,47 (88,27 – 90,50) (84,40 – 86,73) (86,66 – 88,29) Alto 233 91,21 196 81,02 429 86,66 (88,87 – 93,54) (78,64 – 83,40) (84.91 – 88.41)

k) Promedios de Peso, Talla, IMC y Cintura (I.C. 95%) por zona Las siguientes tablas, presentan los indicadores de estado nutricional según zona. En el grupo total no hay diferencia de peso entre población urbano-rural; aunque los hombres urbanos pesan 3 kilos más en promedio que los hombres rurales, la diferencia no alcanza significación estadìstica (Tabla IV.3.14). Aunque no hay diferencia en la talla promedio poblacional urbano-rural, el promedio de talla de las mujeres urbanas es 3 cm mayor que las rurales, alcanzando significación estadìstica (Tabla IV.3.15). No hay diferencia en el IMC entre poblaciones de zona urbano rural (Tabla IV.3.16).

165

En el indicador circunferencia de cintura, se comportan distinto hombres y mujeres. Las mujeres urbanas tienen en promedio 3 cm. menos de circunferencia de cintura que las mujeres rurales -diferencia estadìsticametne significativa- y los hombres urbanos tienen cerca de 1 cm más de circunferencia de cintura en promedio que los hombres rurales diferencia no significativa- (Tabla IV.3.17).
Tabla IV.3.14.- Promedios de Peso por zona y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio kg Kg kg 76,07 1.570 65,77 2.809 70,72 (74,98 – 77,15) (64,77 – 66,77) (69,96 – 71,48) 73,28 302 65,73 624 69,82 (71,22 – 75,34) (63,64 – 67,82) (68,35 – 71,29) Tabla IV.3.15.- Promedios de Talla por zona y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio cm Cm cm 169,57 1.568 155,98 2.807 162,51 (168,98 – 170,16) (155,48 – 156,47) (162,00 – 163,03) 167,02 302 152,62 624 160,42 (165,87 – 168,16) (151,35 – 153,88) (159,28 – 161,56) Tabla IV.3.16.- Promedios (I.C.) de IMC por zona y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio kg/cm2 kg/cm2 kg/cm2 26,45 1.567 27,08 2.804 26,78 (26,12 – 26,79) (26,67 – 27,48) (26,52 – 27,04) 26,25 302 28,29 624 27,19 (25,64 – 26,87) (27,14 – 29,44) (26,53 – 27,85) Tabla IV.3.17.- Promedios (I.C.) de cintura por zona y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio cm cm cm 90,82 1.571 85,82 2.810 88,22 (89,83 – 91,80) (84,82 – 86,83) (87,51 – 88,93) 89,85 301 88,81 621 89,37 (88,36 – 91,33) (86,32 – 91,30) (87,92 – 90,82)

Zona Urbano Rural

N 1.239 322

Zona Urbano Rural

N 1.239 322

NEDU Urbano Rural

N 1.237 322

NEDU Urbano Rural

N 1.239 320

166

l) Promedios de Peso, Talla, IMC y Cintura (I.C 95%) por región Las Tablas IV.3.18 a IV.3.21 y los gráficos IV.3.5 a IV.3.8, presentan los indicadores de estado nutricional según región del país. El peso promedio nacional de 70,6 kg, sólo es sobrepasado significativamente por la XII región –promedio 74,4- (Tabla. y Gráfico IV.3.5). La talla, presenta mayor variabilidad que el peso; dos regiones están significativamente por debajo del promedio nacional -promedio nacional de 162,2-, las Regiones X: 159,6 cm y XI: 159,5 cm. en tanto, dos regiones están sobre el promedio la RM: 163 cm y la VI región 163 cm, aunque no alcanzan significación estadística ( Tabla IV.3.19 y Gráfico IV. 3.6). El IMC presenta su nivel más alto en la XII región (28,5) significativamente mayor que el promedio nacional (26,8); por el contrario, la RM presenta el IMC más bajo del país (26,5) (Tabla IV.3.20 y Gráfico IV. 3.7). Finalmente, la circunferencia de cintura promedio nacional de 88,4 cm, es significativamente sobrepasada por la XII región que alcanza un promedio de 92 cm en tanto la RM queda por debajo del promedio con 87 cm (Tabla IV.3.21 y Gráfico IV.3.8).

167

Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII

Tabla IV.3.18.- Promedio (I.C.) de peso (kg) según regiones. Chile 2003. N Promedio 154 72,24 155 72,48 157 70,43 195 71,39 325 70,30 532 70,20 213 71,07 200 69,56 776 71,46 207 70,99 212 70,07 162 69,63 143 74,38

I.C. (95%) (68,51 - 75,96) (69,75 - 75,21) (67,29 - 73,57) (69,07 - 73,70) (68,41 - 72,19) (68,88 - 71,52) (68,36 - 73,78) (66,88 - 72,24) (70,22 - 72,69) (68,48 - 73,50) (67,04 - 73,10) (67,15 - 72,11) (71,90 - 76,85)

78.00

76.00

74.00

72.00

70.00

68.00

66.00

64.00

62.00

60.00 154 I 155 II 157 III 195 IV 325 V 532 RM 213 VI 200 VII 776 VIII 207 IX 212 X 162 XI 143 XII

R e gi ón

Gráfico IV.3.5. Promedio (I.C.) de Peso por región. Chile 2003.

168

Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII

Tabla IV.3.19.- Promedio (I.C.) de talla (cm) según regiones. Chile 2003. N Promedio 153 162,34 155 162,08 157 162,53 195 162,13 325 162,01 534 162,98 211 163,03 200 160,99 774 161,74 207 162,17 212 159,61 162 159,51 144 161,90

I.C. (95%) (160,21 - 164,46) (160,48 - 163,67) (160,75 - 164,32) (160,46 - 163,80) (160,90 - 163,12) (162,06 - 163,91) (161,26 - 164,81) (159,13 - 162,86) (160,94 - 162,55) (160,17 - 164,17) (157,62 - 161,60) (158,39 - 160,62) (160,48 - 163,32)

166.00

164.00

162.00

160.00

158.00

156.00

154.00 153 I 155 II 157 III 195 IV 325 V 534 RM 211 VI
R eg i ón

200 VII

774 VIII

207 IX

212 X

162 XI

144 XII

Gráfico IV.3 6. Promedio (I,C,) de Talla por región. Chile 2003.

169

Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII

Tabla IV.3.20.- Promedio (I.C.) de IMC (kg/cm2) según regiones. Chile 2003. N Promedio 153 27,40 155 27,56 157 26,62 195 27,19 325 26,77 532 26,42 211 26,70 200 26,79 774 27,40 207 27,01 212 27,52 162 27,38 143 28,49

I.C. (95%) (26,00 - 28,80) (26,47 - 28,65) (25,64 - 27,60) (26,38 - 28,00) (26,10 - 27,45) (25,96 - 26,89) (26,05 - 27,35) (26,00 - 27,57) (26,91 - 27,89) (26,33 - 27,70) (26,57 - 28,46) (26,44 - 28,33) (27,47 - 29,51)

30.00

29.00

28.00

27.00

26.00

25.00

24.00

23.00 153 I 155 II 157 III 195 IV 325 V 532 RM 211 VI
R e gi ón

200 VII

774 VIII

207 IX

212 X

162 XI

143 XII

Gráfico IV.3 .7. Promedio (IC.) de IMC (Kg. /cm2) por región. Chile 2003.

170

Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII

Tabla IV.3.21.- Promedio (I.C.) de cintura (cm) según regiones. Chile 2003. N Promedio 152 89,05 155 89,20 157 88,40 195 90,55 323 89,46 534 87,03 210 89,05 199 88,44 780 90,18 206 88,97 212 88,38 162 88,41 144 91,90

I.C. (95%) (85,70 - 92,40) (86,67 - 91,72) (85,89 - 90,91) (88,50 - 92,59) (87,59 - 91,33) (85,77 - 88,30) (87,53 - 90,56) (86,59 - 90,29) (88,93 - 91,43) (87,04 - 90,90) (85,82 - 90,95) (85,87 - 90,95) (89,31 - 94,49)

96.00

94.00

92.00

90.00

88.00

86.00

84.00

82.00

80.00 152 I 155 II 157 III 195 IV 323 V 534 RM 210 VI R e gi ón 199 VII 780 VIII 206 IX 212 X 162 XI 144 XII

Gráfico IV.3.8. Promedio (I.C.) de Cintura por región. Chile 2003.

En las siguientes secciones se presenta el porcentaje de la población que está afectada por algún problema nutricional: enflaquecimiento, sobrepeso, obesidad, obesidad mórbida y obesidad abdominal.

171

m) Enflaquecimiento La prevalencia poblacional de bajo peso (IMC < 18,5) no llega al 1%, sin alcanzar significación las diferencias por edad ni por sexo (Tabla IV.3.22).
Tabla IV.3.22.- Prevalencia de enflaquecimiento (I.C.) por edad y sexo. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % % % 17 – 24 201 1,4 198 1,8 399 1,6 (0,0 – 2,9) (0,3 – 3,3) (0,5 – 2,7) 25 – 44 509 0,4 549 1,0 1.058 0,7 (0,0 – 0,9 ) (0,0 – 2,0) (0,2 – 1,2) 45 – 64 481 0,2 621 0,2 1.102 0,2 (0,0 – 0,4) (0,0 – 0,4) (0,0 – 0,3) C 65 368 0,9 501 2,4 869 1,8 (0,0 – 2,2) (0,6 – 4,2) (0,6 – 2,9) Total 1.559 0,6 1.869 1,1 3.428 0,8 (0,2 – 1,0) (0,5 – 1,6) (0,5 – 1,2)

El análisis no paramétrico, por edades simples, muestra una curva en U, con las mayores prevalencias entre los menores de 24 años y los mayores de 64 años (Gráfico IV.3.9).

Gráfico IV.3.9. Prevalencia de Enflaquecimiento por edad. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza. Chile 2003.

172

1 – 1. las diferencias no alcanzan significación estadística.7 1.6 – 51.9 1.3.3 – 2.6 820 (0. Chile 2003.7) (0.24.10.0 93 (0.3 48 0.8 C2C3 358 0.7) (0. respectivamente.4) (0.0 – 2.637 (0.2) (0.1 352 1. incluso despues de ajustar por edad y sexo.3 – 1. Tabla IV.0 – 0.0 – 0.0 – 1.7 1.764 (0.0 ABC1 45 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1. presentan la prevalencia de enflaquecimiento por nivel socioeconómico y nivel educacional.9) (0.8) (0.0 – 2.23.0) (.0 (0.7 Bajo 554 0.5 .2) 0..1 – 1. Chile 2003.7 E 293 1.4 – 2.3.0 – 1.3.4) (0.0 – 2.1) (0.4.0 – 1.3) 0.5 865 0..6 427 (0.0 – 1.1) 1.5) 0.Prevalencia (IC) de Enflaquecimiento según nivel socio educacional (NEDU).3.25 y en el Gráfico IV.0 – 0.1) (0. Tabla IV.3.364 (0.5 Alto 233 0.9 462 0.5 194 0..0 (0.23 y IV.4 – 1.4) (0.6 – 2.3 645 (0.Prevalencia (IC) de Enflaquecimiento según nivel socio económico.6 – 36. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1.0) (0.4 1.3. se presenta la prevalencia de enflaquecimiento para cada región del país.2 2.2) (0.9 4.3 – 3. 173 .24.3) (0.2 – 2.7) (0.4 947 1.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.8 Medio 772 0. -) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. Aunque hay una tendencia a mayor prevalencia de enflaquecimiento en los NSE bajos que en los altos y en los niveles educacionales bajo que alto.Las Tablas IV.4) (0.5) (0.6) 0.5 – 32. En la Tabla IV.2 5.3) 0.4 – 1.0 – 1.1 1.8 3.3 810 1.5 D 817 0.

3.3) XI 162 1.1) 1.0 – 8.3) 2.0% 4. Chile 2003.0 3.7 .1 (0.0 – 0.0 (0.1) 0.2 .0 – 3.5 (0.5 (1.5 .9) VI 210 1.6 .2 (0.0% 6.33.36.0 (0.6) 2.7) 0.2) 1.Prevalencia de enflaquecimiento según regiones.0 (0.2) *OR ajustado por edad y sexo.0) V 325 0.0% 1.0% 5.0% 153 I 155 II 157 III 196 IV 325 V 534 RM 210 VI R e gi ón 198 VII 774 VIII 209 IX 212 X 162 XI 143 XII Gráfico IV.0 . Prevalencia (I.0.6 (0.3 (0.9) VII 198 1.6 (0.7) II 155 0.3 (0.10.1 – 0.0 (0.0 (0.8 .25.5 .11.9 (0.3.0% 0.0 – 0.1.0 (0.1) III 157 3.8) 7.0 – 3.0 – 3.4 ..5 (0.5 .9.5 (0.7 (0.0% 7.0 – 4.0 – 2.6 (1.1 (0.8.0) VIII 774 1.0 – 0.3 .8.1 – 2.2) RM 534 0.5 (0.6) 8.5) 2.9 (0.1 .0% 2.0 .4 (0.9 (0.15.0 – 7.5) IX 209 1.2) 2.0) X 212 1.6) 6.Tabla IV.3) XII 143 3.22.C.) de enflaquecimiento por región. 174 .0% OR* 0.1)) IV 196 1.0% 3. 9.6) 1. N Prevalencia Regiones I 153 0.0 – 2.12. Chile 2003.4.1 (0.

que la prevalencia de enflaquecimiento en la II región es significativamente menor que en la RM.7) (32.0 621 35.4 – 40. n) Sobrepeso El sobrepeso.8 (8.De la tabla y gráfico anterior se desprende.3 – 47. Es significativamente menos frecuente el sobrepeso entre los menores de 25 años (17%) que en cualquier otro grupo de edad (42%-43%). afecta al 38% de la población del país.6 399 16.3 – 46.058 42.2 – 21. Por otra parte. Tasa por 100 habitantes. No hubo diferencia en la prevalencia de enflaquecimiento entre zonas urbanas y rurales (0. tanto en hombres < de 25 años (14%) como en mujeres < 25 años (20%) (Tabla IV.3 – 36.5 501 39.869 32.27).0 549 34.9) 52.8) (12. IMC entre 25 y 29.7 3.26.1 – 41.804 Rural 624 (0.3.7) (12.7) (29. Chile 2003.2 (38.9.428 37.8 (0.5) 0. presentan una prevalencia significativamente mayor que la RM.3) 50.2) (38. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % % % 14.0 – 1.26.0) (29.2) 0.3 (45.2 1.7 – 48.. En la Tabla IV.3.9 1.4) (38.0 – 56.) de enflaquecimiento según zona urbano-rural.3.Prevalencia (I. Tabla IV.3 – 19.0) (37.C.0 198 19.45) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.1) (29.0) 46. Chile 2003.2 869 42.8% cada una). Tabla IV. se muestra la prevalencia de enflaquecimiento por zona.82 (0.559 175 .4 – 26. Zona N Prevalencia OR* 0. las regiones III y XII.Prevalencia de sobrepeso (IC) por edad y sexo.00 Urbano 2.5 – 1.27.5) 43. significativamente menos a las mujeres (25%) que a los hombres (43%).2 – 40.4) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total N 201 509 481 368 1.2 – 46.3 – 54.2 1..1) (35.5 (44.102 43.0 – 47.4 – 58.8 (39.3.8 1.27 – 2.

176 . pero no alcanza significación estadística.29. Gráfico IV. Tampoco se aprecia una tendencia clara en las prevalencias de sobrepeso según nivel educacional. Hay una tendencia a prevalencias mayores de sobrepeso entre los niveles medios que en los altos y bajos. forma de U invertida.3.3.3.11.11). se presenta la prevalencia de sobrepeso por nivel socioeconómico y nivel educacional. En las Tablas IV. Prevalencia de Sobrepeso por edad. Chile 2003. respectivamente.La curva por edades simples de sobrepeso es opuesta a la de enflaquecimiento. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza. pero con una ancha cima entre los 35 y los 65 años (Gráfico IV.28 y IV.3.

4 1.7 1.6 1.Tabla IV.3.2 – 44.28.1) (34.364 38.29.5) (0.4 – 44.7) (22. Chile 2003.8 865 33.8 .8) (22.7 1.0 1.0) (39.3.1 – 45.3.0) (29..3) 1.9 462 32.2 – 39.6 – 47.3.1 1. 177 .5 427 37.9 – 39.2) (0.637 37.764 (33.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. se presenta la prevalencia de sobrepeso por región.3 – 38. En la Tabla IV.4 – 42.1 – 38.8 – 45.0 194 23.5 – 73.7 93 (19.2) (0.2 0.3 645 (25.7– 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 554 40.2 ABC1 45 53.8) (0.0 (36.9) 40.Prevalencia (IC) de Sobrepeso según nivel socio económico.4) (33.8 (35.1 1..3) (29.1) Medio 772 41.7) (33.1 – 32.12.2 352 31.8 – 56.39.5 – 40.7 810 36.0 (40.Prevalencia (IC) de Sobrepeso según nivel socio educacional (NEDU).4 C2C3 358 47.7 – 3.4 – 1.2 – 46.6 – 1.9 – 42. La prevalencia de sobrepeso en la II región es significativamente mayor que en la RM.6 – 2.5 48 23.9 E 293 31.1 – 37.4) (35.2 947 34. La restantes regiones alcanzan significación respecto de la RM. Chile 2003.4) (3.6 – 57.0) (31.4) Alto 233 49.5) (15.0) (26. Tabla IV.7 – 52.30 y en el Gráfico IV. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 31.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.2 D 817 40.2 –41.3) (30.7 820 (34.3) 37.2 0.2) (0.0 36.

00% 50.0 (0.8 (31.1 .9 – 49.00% OR* 0. 178 .3.00% 153 I 155 II 157 III 196 IV 325 V 534 RM 210 VI R e g i ón 198 VII 774 VIII 209 IX 212 X 162 XI 143 XII Gráfico IV. N Prevalencia Regiones I 153 34.6 (0.9 (0.5 – 42.7 .4) III 157 43.0 (33.4 (23. Chile 2003.6) *OR ajustado por edad y sexo.6) 60.0 (0.2 – 53.2 – 38.4) VI 210 39.3.1.4 .4 .1.7) VIII 774 38.6 (31.2. Prevalencia (I.3 (42.7 – 43.Tabla IV.9) 0.4) VII 198 28.1. Chile 2003.5 (33.4) 1.0) XI 162 43.6) 1.1) 1.2 (0.8 (0. 70.2.1) 0.8 .5 .6 (20.C.0) 1.) de sobrepeso por región.8) XII 143 41.12.5) 0.7 .Prevalencia de sobrepeso según regiones.3) 1.1.8 .1 – 51.3 (30.6 .7 .8 (0.00% 20.30.3 (25.2) X 212 34.5 – 44.1 (0.7 (1.3 (0.00% 10.3 – 48.1.9 (21.9) RM 534 39.00% 40..2) IX 209 38.00% 0.1.3) IV 196 29.2 – 58.7 (0.0 1.1.4 – 46.3) 1.7 .3 – 43.3 (32.5) V 325 37.1.5 – 36.5 .1 (0.6 – 45.3) 1.00% 30.2 (35.2) II 155 50.7) 0.1.1.4 (34.

se muestra la prevalencia de sobrepeso por zona.7 Urbano 2.75 – 1.3.5) 20. subiendo de 9% a 29% entre el grupo de menores de 25 años y el de los mayores de 64 años. De esta tabla se desprende.102 869 3. Zona N Prevalencia 37.41) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.5 – 34.9 (32.559 19 1.03 (0. con un aumento significativo a través de los grupos de edad.4 621 36.8 (21.804 Rural 624 (34..428 Ambos Sexos Prevalencia % (95% IC) 8.8 501 29.9 – 23. ñ) Obesidad La obesidad afecta al 22% de las personas. la cima es mucho más estrecha.8 – 44.058 1.C.4) (18.9) 30.9) OR* 1. Las mujeres tienen significativamente mayor obesidad (25%) que los hombres (19%).0 (24..9) El modelo de obesidad para las edades simples es similar al sobrepeso en cuanto es una U invertida.00 1. Tabla IV.0) Total 1. que no existen diferencias entre la población de zonas urbanas (38%) y rurales (39%). Chile 2003.6 – 22.869 25 (16 – 22) (22 – 28) (IC) por edad y sexo.0 198 7. con el valor máximo en torno a los 60 años (Gráfico IV.6 (4.3.5 – 23.6 –12.0 549 23.4 (13.Prevalencia de obesidad.3.3.9 (19.32. Tabla IV.En la Tabla IV.) de sobrepeso según zona urbano-rural. excluida la obesidad mórbida. N 399 1. Chile 2003. Hombres Mujeres Edad N Prevalencia % N Prevalencia % (95% IC) (95% IC) 17 – 24 201 10.5 (26.4) (23.32).7 – 36.2) C 65 368 27.3 (19.6 – 28.31.Prevalencia (I.1 (3.3.2 – 34.9) 25 – 44 509 18. 179 . a pesar que éstos tenían mayor sobrepeso (Tabla IV.4 – 33. sin embargo.13).3) 45 – 64 481 24.4) (2.8 – 40.6) (30.5 – 16.4 – 42.7 (17.31.3 – 11.6) 21.5) 38.3 – 29.6) 29.

3. En las Tablas IV.13.34).3.33 y IV. se presenta la prevalencia de obesidad por nivel socioeconómico y nivel educacional. Chile 2003. respectivamente. Prevalencia (IC) de Obesidad no mórbida por edad. 180 .3.34.3.Gráfico IV.33). es más clara entre las mujeres (Tabla IV. Se aprecia una tendencia a mayor prevalencia de obesidad a menor NSE. por nivel educacional se logra significación estadítica en la mayor prevalencia del nivel educacional bajo respecto del alto (Tabla IV.3. Sin embargo. aunque no alcanza significación estadística. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.

La restantes regiones no muestran prevalencias diferentes que la RM.0 – 22.0 – 28. según nivel socio educacional (NEDU).3.3 427 16.7 – 1.0) (0.0 48 9.0 – 46.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 Alto 233 18.6 (20.2 (13. La prevalencia de obesidad.4 – 20. según nivel socio económico.1) (0.1 352 31.1 1.5 1.0) (12.34.764 (20.35 y en el Gráfico IV.3) (27.8) (17.2 – 35.0 820 (14.5) 19.9 – 27.9 – 23. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 554 25.3.6 – 39.7 – 24. se presenta la prevalencia de obesidad por región.5 93 (8.5) Medio 772 16. Chile 2003.5 645 (20.7 947 26.14.6 – 22.9 865 22. en la IV y XII regiones es significativamente mayor que en la RM.9 – 4. Chile 2003.3 – 31.1) (0.0 – 19.9 E 293 20.4 – 26.5 – 26. excluída la obesidad mórbida.0 1.Prevalencia (IC) de Obesidad.4) 23.9) (11.1 ABC1 45 30. En la Tabla IV..Prevalencia (IC) de Obesidad.0 18. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 25.4 C2C3 358 16.3.6) (16.4) (0.1) (1.7) (21.0 – 2.3.8) 1.9 1.7 D 817 20.2) (13.4) (7.8 810 34.2) (15.8 (10.364 31.4) (18.7 462 21.5 – 25.5 1.8 – 30.33. excluída la obesidad mórbida.4) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.2 – 22.3) (29.8 – 31. Tabla IV.1) (11.6 – 22.7 – 3.7) 1.8 – 3.9 1. excluída la obesidad mórbida.0 194 15..3) (23.637 19.5 – 40.2 1. 181 .6 – 25.Tabla IV.2 1.9) (0.

5) (0.0 (13. excluída la obesidad mórbida.6 1.8 1.8) *OR ajustado por edad.6 .00% 35.C.1 1.3.1) (1.5)) (1.1 – 29.0 .5) V 325 22.6 .7 .7 1. N Prevalencia OR* Regiones I 153 21.6 .2.2 (16.2.7) VII 198 25.2 (13.8) XII 143 29..00% 25.2.2.6 (21.8) (0.7) IX 209 22. Prevalencia (I.4 – 26.3 1.1) VIII 774 23.1) II 155 19.3. 45.8 .7) RM 534 19.5) (0.00% 5. Chile 2003.7) VI 210 20.1.1.7) III 157 23.3 (19.2 (16.0 – 28. según regiones.8 .00% 20.7 .9 .1 – 32.4 1.9) IV 196 28.00% 10.2 – 38.00% 40.) de Obesidad.8 – 26.35.2 – 32.2.14.7 – 27.5) (0.1.7 – 23.00% 153 I 155 II 157 III 196 IV 325 V 534 RM 210 VI 198 VII 774 VIII 209 IX 212 X 162 XI 143 XII R e g i ón Gráfico IV.1.1 – 27.Prevalencia de Obesidad.1.0 (15.Tabla IV.2 1. 182 .9 .6) (0.7) (0.2 (16.1 . sexo y nivel educacional.9 .00% 0.00% 15.2 (19.1) XI 162 20.1.1.8) X 212 26.4 1. excluída la obesidad mórbida.1 1.7) (0.00% 30. Chile 2003.0 1.0 – 30.1 (13.8 1.4 (20. por región.9 1.5) (0.8 1.9) (0.6) (0.7 (21.0 (11.1 – 28.2 – 36.

5 – 2.0) (0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % % % 0.6 – 12..1 – 24.4) 0.869 2.4) (1.1 – 0.3) (0.36.57 – 1.8 (0 – 0.0 1.4 (16.La obesidad no presenta diferencias entre las poblaciones de zonas urbanas (22%) y rurales (20%). Tabla IV.8) (0 – 2.2 Urbano 2.3 (0.2 869 0.4) 0.1 501 1.4) 20.1 – 2.2%).3) (0.8 – 5.3%) que entre los hombres (0.3) (4.3.9 – 24.9) (1.058 1.7 (0 – 0. Chile 2003.2 1.4 621 3.4) (0.37.4) 0.1 – 1.2) (1.8 (0 – 0. Tabla IV. Chile 2003.804 Rural 624 (19.8 – 4.1 – 2.3) ( 0.1 399 0.5) 0.7 1.4 – 3.. o) Obesidad Mórbida La obesidad mórbida afecta al 1.3% de la población siendo significativamente más frecuente entre las mujeres (2.05) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.428 1.36.3 3.00 0.8 – 1.102 1. Zona N Prevalencia 22.1 549 2.) de obesidad según zona urbano-rural.C.3 198 1. 183 .7) OR* 1.3.3.4 (0 – 0.77 (0.8) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total N 201 509 481 368 1.3.15). Tabla IV.559 El modelo de obesidad para las edades simples es similar al sobrepeso y obesidad en cuanto es una U invertida (Gráfico IV.Prevalencia de obesidad mórbida (IC) por edad y sexo.Prevalencia (I.

sin alcanzar significación estadística entre los estratos.3.15. 184 . La obesidad mórbida también fue significativamente más alta entre el nivel educacional bajo que en el alto. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza. incluso después de ajustar por edad y sexo.38 y IV.3.) de Obesidad Mórbida a través de la edad. Chile 2003 En la Tabla IV. en cualquier NSE o educacional. Hay mayor prevlencia de obesidad mórbida en mujeres que en hombres. La mayor prevalencia se observa en el grupo de nivel socioeconómico bajo (D).3. se presenta la prevalencia de obesidad mórbida por nivel socio-económico y nivel educacional.Gráfico IV. respectivamente.39. que alcanza significaciòn estadìstica al compararla con el NSE alto (ABC1). Prevalencia (DIC.

0) (0.38.4) 0.8 ) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.1) (2.3.8 6.40 y en el Gráfico IV.0 – 5..1 194 0.8 – 61. -) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.5 – 2.2 – 1.39.16.637 1.4 1.2) (. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 0.2 820 (0.7 – 13. según nivel socio educacional (NEDU).0 352 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 554 0.6 427 0.8) Alto 233 0.0 – 2.4 (0.0 – 0.2 – 1.0 17.Tabla IV.4) (0.4 810 3.3. -) (0.3.0 0.2 D 817 0.6) (0.9) (2.1) (. Tabla IV.0 – 0.2 1. Chile 2003.4) (0. 185 .7 – 3.7 – 57.4) (0.2 ABC1 45 0.0 93 (0.3 6.0 (0.6) (1.0 – 1.3 947 3.6) Medio 772 0.8 6.4 48 0.3.3 462 1.6 C2C3 358 0.8) (0.5 1.3 – 3. En la Tabla IV.4) (0.364 2.0 – 0.3) (0.8 – 5..Prevalencia (IC) de Obesidad mórbida.6 1.2) 1.2 (0.4 – 2. según nivel socio económico.2) (0.7) (0.9 E 293 0. La restantes regiones no muestran prevalencias diferentes que la RM.2 – 2.0 – 0..2 865 2.7) (0.2 3.Prevalencia (IC) de Obesidad mórbida. Chile 2003.7) 2.0 – 1.0 – 0..2) (1.1) (1. La prevalencia de obesidad mórbida en la X y XII regiones es significativamente mayor que en la RM.1 – 139.6 645 (0.764 (1. se presenta la prevalencia de obesidad por región.0 – 0.5 – 27.0 – 1.

5 .5) 4.9 – 35.7 – 24.6) VI 210 1.7 – 7.2) VII 198 0.3) IV 196 1.7 (0.0) V 325 0.7.00% 153 I 155 II 157 III 196 IV 325 V 534 RM 210 VI R e g i ón 198 VII 774 VIII 209 IX 212 X 162 XI 143 XII Gráfico IV. sexo y nivel educacional.0 (0.C.1 – 2.) de Obesidad mórbida.2) 0.0 – 1.Prevalencia de Obesidad mórbida.16.0 (0.0) 4.8 (1.0 – 4.7 (0.9) 1.9 (0.2 (0.0 – 7.3 .1 .0) 2.2) XII 143 4. según regiones.00% 5.30.0 – 3.3) X 212 3.7 (0. 8.1) 7.1 (0.12.5) II 155 2.0 – 6.5 (0.00% 2. 186 .20.9 – 3.6..3 (0.8) 1.15.3.3) III 157 0.3) *OR ajustado por edad.1 – 6.9) 1.Tabla IV.00% 3.3 – 11.6 (0.00% OR* 5.5.00% 0.1) XI 162 1.00% 6.2 (0.3 .2 . Prevalencia (I. por región.7 (0.1) 6.1) 0.5) RM 534 0.1 (0.3) 0.0 – 1.5) IX 209 1.6 (0.8. N Prevalencia Regiones I 153 3.0 – 1.5 (0.8 (0.40.4.0 – 1.0 1.1 .7 (1.0) 3.2) VIII 774 2.3 (0.0 – 2.7 (0.1 .3. Chile 2003.6 (1.00% 1.7 .2 .2 (0.4 (0.6 (0.00% 4. Chile 2003.

7 – 28. Tabla IV.5 – 45.3. alcanzando En ambos sexos.Prevalencia de obesidad abdominal (IC) por edad y sexo..6 (27.7) (27.0 (1.4 (0.1 3.53 – 6. se muestra que el comportamiento de la prevalencia de obesidad abdominal es similar a los otros indicadores de sobrepeso (U invertida).8) (50.0) (9.2 – 40.42. Zona N Prevalencia OR* 1.7 – 18.4%) que en las urbanas (1.7 399 11.00 Urbano 2.559 16.6 – 47. La obesidad mórbida es más frecuente en las zonas rurales (2. se muestra la prevalencia de obesidad abdominal por edad y sexo.1%).6) (48.3.6) 1.872 42.88 (0. la significación estadìstica en cada uno de los estratos de edad.3) (35.9) (38.5) 2.4) (34. El máximo de la prevalencia se alcanza en torno a los 65 años de edad. Chile 2003. Tabla IV.41.8 – 1. pero no alcanzó significación estadística.17.3 1.6 – 52. se muestra la prevalencia de obesidad por zona.0) (42. prevalencia aumenta en forma lineal con la edad.8 (9.9 1.431 29.0 – 5. La prevalencia es siempre mayor en las mujeres que en los hombres.104 39.1 1.6 (17.9) (7.2 – 14.0) (22.1 – 31.8 550 40.9 – 30.C.804 Rural 624 (0.3.5 198 15.3 872 47.1 ) 1.Prevalencia (I. entre los hombres aumenta 5 veces entre los 25 y los 65 años y entre las mujeres aumenta 3-4 veces mayor entre esas edades.3.056 26.0 – 12.6 – 21.6 – 64.5 (13. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % % % 201 6. Chile 2003.3.9) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total En el Gráfico IV.) de obesidad mórbida según zona urbano-rural.9) 370 34.0 502 57.5 – 61.41.En la Tabla IV.7) 482 23.42.66) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. p) Obesidad Abdominal En la Tabla IV.2 622 54.3 – 16.3 – 43.9) 506 12.8 1. 187 ..

C. Se aprecia que.) de Obesidad Abdominal a través de la edad.Gráfico IV.43. Chile 2003. la prevalencia global sube en 1. si embargo prácticamente se mantiene la distribución por edad y sexo descrita más arriba.3 veces entre los hombres y 1.17.8 veces (2. El resto del acápite mantiene el criterio original de obesidad. se muestra la prevalencia de obesidad abdominal 2. 188 . En la Tabla IV. como era de esperar.3.3. Prevalencia (I.6 veces entre las mujeres). en base a los puntos de corte de circunferencia de cintura más exigentes (C 94 cm en hombres y C de 80 cm en mujeres).

3 – 16.1 – 71.3 – 32.5 (45.6 – 3.Prevalencia de obesidad abdominal 2 (IC) por edad y sexo.2) (27.7) En la Tabla IV.7 1.1) (63.1 872 74.559 36.8 – 76.7 – 44.2 .872 68.7) (13.4 1.6 – 17.431 52.7 48 24.8 1.7) (39.4) 370 64.2) (40.4 – 49.5) (0.2) (3.2 – 56.8 (33.104 66.1 645 34.9 1.9) (32.765 29.1) (23. la diferencia está en el límite de la significación estadística.0 (0.6) (69. al ajustar los datos por edad y sexo.3.8) (10.8 464 39.056 51.2 – 46.7) (49.0 – 60.3 (14.9 – 60.4) 1. se presenta la prevalencia de obesidad abdominal por nivel socio-económico y nivel educacional. 189 .0) 482 53.4 – 40.4) 1.6 – 85.2 – 39.9 – 40.. aunque no alcanza significación estadística.9 (4. las personas de bajo nivel educacional tienen mayor prevalencia de obesidad abdominal.43. Chile 2003. Chile 2003. La misma tendencia se observa por nivel educacional.6 (27.0 ABC1 45 31.5 – 32.7 948 44.5) (17. respectivamente.6 – 86.7 – 20.45.2 – 49.8 – 78.7 – 71. Tabla IV.3.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.7 – 4.2 821 28.0) (61. Hay una tendencia lineal a aumentar la obesidad abdominal con la disminución del NSE.5) (75.2 – 71.5 D 817 14.7) (11.Prevalencia (IC) de Obesidad abdominal según nivel socio económico.3 198 38.3 502 81.6 – 48.41.8) (72.2) (47.2 93 27.4) (26.1 (57.3.3.4) 506 33.8 (11.4 622 78.5 – 30.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total Tabla IV.3) (28.5 C2C3 357 15.44.2 550 70.6) 1.6 (0.44 y IV.0 399 23. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia Prevalencia N N Prevalencia N % % % 201 10.3 351 50.9 – 55.6 – 3.8) 1.4 – 25.0 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 294 18..0 3.4) (64.

3) 2.3 ..3 (19.4) 1.7 – 40.2) (17.6) 2.9 – 29.0 – 27.6 (25.0) (0.5 (19.8 .6 – 40.4 (1.2.4 (1.1) *OR ajustado por edad. Chile 2003.46 y en el Gráfico IV.7 .1) 1.8 .8 1. Chile 2003.9) 1.0 – 27.1 – 35.0 . se presenta la prevalencia de obesidad abdominal por región.2) VI 209 28.2.3 (21.2.2) III 157 25.2.5) (1.9 .9 (20.9 (23.5 (0.0) 2.4 – 34.0 (12.6 – 40.9) (16.8 (1.0 – 48.0 – 44.8 (30.46.4 .0) II 155 39. VIII.3) Medio 770 12.0 (9.4) 1. IV.2.6 (1.3.5 (0.2.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.1 (30.4 (0.3 (0.5 866 37.4) (22. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 556 22. V.Prevalencia (IC) de Obesidad abdominal según nivel socio educacional (NEDU).5 (0.3. OR* 1.2.45.0) 190 .7 – 1.5 (18.2 (0.7) X 212 31.2 1.3 1.2) IX 208 32. En la Tabla IV.7 1.366 44.7 (30.0 (1.Tabla IV.5 .4) 1. sexo y nivel educacional.8 – 28.2. IX y XII región es significativamente mayor que en la RM.2 – 28.2 – 39.5) 1.5) (40.5) RM 536 24.2 (23.7 – 50.3 1. La prevalencia de obesidad abdominal en la II.0 1.6) VII 197 32.0 .4.9 ..18. La restantes regiones no muestran prevalencias diferentes que la RM.3 .3 (23.Prevalencia de Obesidad abdominal según regiones.3.5) IV 196 37.6 (1.9 810 59.7 – 39.6 196 26.1) XI 162 28.3) V 323 32.9 (17.8) (53. Regiones N Prevalencia I 152 29.9 .7 – 37.3.1 – 42.0 – 2.1) XII 144 39.3.9 (29.9 – 34.4 – 49.1 – 65.5 – 39. Tabla IV.2.3) (33.0) 1.3.8 – 15.636 25.4) 1.5 429 22.5) Alto 233 19.9) VIII 780 34.

se presenta la prevalencia de obesidad abdominal por zona.4%) y rurales (30.6% de la población refiere haber sido diagnosticada con sobre peso u obesidad.810 29. En la Tabla IV.47.00% 50. No hubo diferencia en obesidad abdominal entre personas de áreas urbanas (29.) de obesidad abdominal según zona urbano-rural.C.00% 152 I 155 II 157 III 196 IV 323 V 536 RM 209 VI 197 VII 780 VIII 208 IX 212 X 162 XI 144 XII R e gi ón Gráfico IV.C.32) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.60.7 – 32.8% de las mujeres y 5.3. Prevalencia (I. Zona N Prevalencia OR* Urbano 2.0) (0.00% 0.0) Rural 621 30.00% 20..3%). 191 . q) Autoreporte de sobrepeso y obesidad Sólo 9.00% 40.71 – 1.) de Obesidad abdominal por región.5 – 36. Chile 2003.00% 30.97 (24.3.00 (26. Chile 2003. Tabla IV.Prevalencia (I.4 1.47.3 0. 13.3% de los hombres.3.18.00% 10.

9 50 245 0. Para el análisis de glicemias como dato continuo. se observa que el promedio poblacional de glicemia se encuentra dentro del rango normal (<110mg/dl). sin embargo.4. Distribución de frecuencias de Glicemia (mg/dl).390 1 E. En las tablas se reportan promedios y prevalencias expandidas (Chile 2003) y n muestrales. Tabla IV.V. N Promedio Mínimo Máximo E. 192 . Chile 2003. E.4.E.1.320 92. sobre 90 mg/dl.2.1. Chile 2003.V.1 .4. se incluyeron todos los valores. a) Descripción estadística simple de glicemia En la tabla IV.42 El gráfico IV. C.1. (%)2 0. = Error estándar de la media. muestra la distribución de glicemias en la población.4. se excluyeron valores >=300mg/dl. Para el cálculo de prevalencias. El histograma asemeja a una normal con asimetría hacia los valores superiores.4.1 3. 2 C. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada. Gráfico IV.Descripción estadística de glicemia (mg/dl). Diabetes Los análisis de este capítulo incluyen sólo a sujetos con ayuno de al menos 8 horas.

3) 496 91.9 (88.92.9) (85.7 (92..9 337 93.4 .4) (92.7 .3.1) ABC1 44 93.3 913 91.7) (89.5 337 92.6 48 85.91.3) (94.1) 460 103.4 .1) C2-C3 336 93.1) (90.1 .109.7 .Promedios (I.7) Edad 17 . Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 290 94.85.1) (92.6 451 88.6 .96.5 3.2 480 101.96. Hombres Mujeres Total N Promedio N Promedio N Promedio 196 90.7) (89.511 95.5 3320 92.95.4 48 89.320 92.2) (98.5 vs 90.24 25 – 44 45 – 64 > 65 Total c) Promedios de glicemia según nivel socio económico En la tabla IV. Chile 2003..6 913 93.2 (90.9 (94.4) (87. Chile 2003.8) (89.4 839 103.4) 1.5 1809 90.106.105.8 .2 .4 -93.4.4) (82.4.4 .98.7 (91.0 (101.4 .5 1.5 (99.7) (85.88.95.7 .) de glicemia (mg/dl) por grupos de nivel socio-económico (NSE) y sexo. Tabla IV.2 .3 .7) 193 .5mg/dl.4.93.8 .) de glicemia (mg/dl) según grupos de edad y sexo. Tanto en hombres como en mujeres la glicemia aumenta con la edad.9 .2.3.4 .7 .9 (94.0 594 96.5) 359 105.5) (81.4 .0 (91.2) (97.7 1036 89.1 .1) (91.92.5 .9 (94. se observa una tendencia a presentar promedios de glicemia más altos en el NSE bajo.104.8) (88.6 .3 .87.95.809 90.4 -91.91.101. respectivamente).93.8 . Esta gradiente alcanza significación estadística en la mujer.2 .4) (100.4) (92.88.1 1054 99.96. Este hallazgo es más significativo después de los 45 años de edad.0) Total 1511 95.7) D 798 96.0) (86.98.96.7 540 86.90.2.95.6 .0 195 83.Promedios (I.93.6 .C.8) (89.89. se puede apreciar que los promedios de glicemia son significativamente mayores para hombres que para mujeres (95.7 391 86.C.7 451 91.4.6 . Tabla IV.7 .b) Promedios de Glicemia según grupos de edad y sexo En la tabla IV.

4.Promedios (I.91.8 (96.5) (96.3 .4.95.4.4 189 86.7 1603 91.3 1306 97. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio Bajo 541 99.0 (94.6 .9 (94. Tabla IV.95.4 .C.3) (87. se observa una tendencia a presentar valores de glicemia superiores en los hombres urbanos y mujeres rurales. 95%) según nivel educacional En la tabla IV.7 .96.6) Medio 748 94.7) Alto 222 93.C.2) (88.4) (89. Chile 2003.0 1515 90.0 .4) (92.8 855 88.2) (92.92.93. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 1196 96.7 (93.9 . sin embargo.4 .1 .94.0 .1) (91.C.2 .) de glicemia (mg/dl) por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.96.93.5 .102.Promedios (I. se observa que el nivel educacional bajo (< de 8 años de estudio) tiene una glicemia significativamente más alta que el nivel medio y alto.9) Total 1511 95.91.1 .5.91.3) (89.8 765 96.3 411 90.6 .5 1809 90.5 .88.7) e) Promedios de glicemia según zona urbano-rural En la tabla IV.2 294 92.4 .98. Chile 2003.90.5 3320 92. La diferencia entre nivel medio y alto no alcanza significación estadística. esta diferencia no es estadísticamente significativa.99.7) (94.5) (84.) de glicemia (mg/dl) según zona urbano-rural y sexo.2 .95.2 2711 93.0) (90.7) (89. Tabla IV.6 .97.5) Zona Urbano Rural 194 .d) Promedios de glicemia (I.1 .8) 315 93.5 .5 .4.3 (91.8 (91.4.3 609 92.

00 95.53 .70 (90.94.08 .89. Chile 20031 1 Línea destacada muestra promedio nacional.2 se observa que la II y VIII regiones presentan valores promedio de glicemia significativamente menores al promedio nacional (92.34 (90.47) 147 94.56 .59 (86.73) 518 93. La VI y XII regiones presentan valores superiores al promedio nacional.45 (90.82) 201 93.00 85.C.00 65.19 .98. (95%) 150 90.45) 191 92.00 75.87) 159 92.95.96 .95 (89.19) 191 93.C. Chile 2003.00 70.30 (90.99 (92.59) 750 90.. 195 .00 90.73 .Promedio (Intervalo de Confianza) de glicemia (mg/dl) por región.100.71 .4.97.00 100.65) 201 94.) de glicemia (mg/dl) según regiones. Tabla IV.92.21 (91.94.96.2 .94.54 (91.6.68 .60) Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII 105.87) 140 97.Promedio (I.f) Promedios (I.00 80.79 .00 150 I 156 II 147 III 191 IV 311 V 518 RM 201 VI 191 VII 750 VIII 205 IX 201 X 159 XI 140 XII R e gi ón Gráfico IV.34 (94.31 .25 (89. 95%) de glicemia por región En la tabla IV.83 (82.96.26 .97.C.98) 156 85.94.4. N Promedio I.54) 311 94.35) 205 94.18 .18 (91.9 mg/dl).00 60.4.6 y en el gráfico IV.4.24 .

5 1. se ha observado que aprox. 60% de los casos de “posible diabetes” se han ido confirmando con la segunda glicemia.4 15.Distribución de la población según las distintas categorías diagnósticas de diabetes utilizadas en la ENS2003.3) (0.4 (0.4 .g) Prevalencia de diabetes por grupo de edad y sexo En la tabla IV.17).4 78.0) (9. se aprecia una tendencia a presentar prevalencias de diabetes mayores en hombres que en mujeres.8 3.1 . II. sin embargo.1.4) (0.) según sexo.4.8 4. La prevalencia global de diabetes en la población alcanzó un 4.2 (3. se presenta la distribución de la población en relación a su glicemia.1 11.0. En la ENS.9) (1. sin autoreporte ni tratamiento (el sujeto tiene pendiente repetir su glicemia para confirmar el diagnóstico) **2 glicemias >=126 ó glicemia >=200 ó autoreporte+ con tratamiento farmacológico (independiente del valor de la glicemia).2%.0.7. este valor puede ser levemente mayor de llegar a confirmarse algunos casos aun no confirmados al cierre de este informe (repetición de glicemias).8 . Tabla IV.4 – 13.8 .5.0 .4 – 17.0. Prevalencias (I.2.6) Posible intolerancia (glicemia 100 20. por lo que la prevalencia nacional podría subir a 4.4.9) Autoreporte+ con glicemia 0.1) * 1 glicemia >=126mg/dl y menor de 200.4. sin autoreporte y sin tto.7 0.1 . Categoría Hombres Mujeres Ambos Sexos Normal 74. sin embargo. según los distintos criterios diagnósticos utilizados en la ENS (ver definiciones y puntos de corte en Cáp.5 (70.8.) (16.2 normal (0.6.9) (76.1 .7) (3.8 – 84.2 . 196 .4 – 78.3). Chile 2003.4 .2 0. . esta diferencia no alcanzó significación estadística (p = 0.4) (0.8) Diabetes** 4.2 – 24.5) (13.6 -125.7 1.9) Posible Diabetes * 0.1) (2.C.4 82.4. Se observa un aumento significativo de la prevalencia en ambos sexos en la población mayor de 44 años. La prevalencia de “posible intolerancia a la glucosa” utilizando los nuevos criterios ADA revelan una prevalencia significativamente mayor en hombres.5.5%. en la muestra.3) (79. En la tabla IV.1 – 80.7.1.

2 (10.0 .2 (3.4 (. En los menores de 40 años la prevalencia es baja.2 6.7) (3.2..4 .2) 422 553 975 12.8 4.8 .2) 462 503 965 0.1 (0.4) (0.4) (0.8 .0) 306 411 647 15.12.6.8 . Se produce un aumento muy acelerado entre los 40 y 50 años y posteriormente sigue aumentando hasta alcanzar un máximo alrededor de los 78 años.1) h) Prevalencia de diabetes según edad En la siguiente curva no paramétrica se observa como la prevalencia de diabetes aumenta significativamente con la edad.4.0 .8.2) (0.8 14. -) (0.2 0.0 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 180 183 363 0.9.1.8) (10.1) (2.C.4 (7. Posteriormente.8 15..16. la prevalencia alcanza un plateau o declina lentamente después de los 80 años (IC muy anchos para concluir después de esa edad).1 0.5.0.4) (11.8 9.0 .4 . 197 .0.8 0.0.) de diabetes por grupos de edad y sexo.0 . Chile 2003.6) (4.4.0 0.8 3.18.Prevalencia (I.0 .19.6) (6.2 .8 .8 .Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 > 65 Total Tabla IV.7) 1370 1650 3020 4.20.

8) (4.4) (3.4..5) (1. 198 .0 .Gráfico IV.3 .6 – 2.3 .9) (2.3 2.3 – 7.4 – 4.86 – 9. i) Prevalencia de diabetes (I.0 – 3.9.6.1 516 4.6 – 7.3) (0.55 (1.4 841 5.0 – 5.6 745 2.3 4. El nivel D.63) C2C3 315 3.14 (3. Tabla IV. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 237 4. se observa una tendencia a presentar prevalencias de diabetes más altas en los niveles socioeconómicos más bajos (D y E).78 (1.02) ABC1 40 2.4.3 2.3.Prevalencia (IC) de diabetes a través de la edad.6) (1.7 1.4) (1.3 – 6.6 46 1.2) (0.C.4.2 1580 5.00 (0.5 – 6.6) (0.3. Chile 2003.1 430 1.7) (0.35 – 12.78 – 8.) de diabetes según nivel socio-económico (NSE).0 .9.6.3) (0.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3.34) D 739 5.1 86 1.5 279 4. Chile 2003. 95%) según nivel socio económico En la tabla IV. presenta prevalencias significativamente más altas que el nivel alto (ABC1) y este hallazgo es independiente de la edad y el sexo..Prevalencia (I.C.

2 .99 (6.7 2.2 1.4.6) (6.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. Tabla IV.6) (1.0 0.4) (0.8) (0. 199 .12. Tabla IV.4 .84 (0. Este hallazgo es estadísticamente significativo e independiente del efecto de la edad y el sexo.2) Rural 492 4.7 . se observa que la prevalencia de diabetes es mayor en el nivel educacional bajo que en el alto.) de diabetes por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.9) (7.10.Prevalencia (I.7 – 2. Zona N Prevalencia OR* Urbano 2528 4.C.41 – 6.7) (0.3 1.01 (2.1 – 5.C.4.00 (0.6 388 1.) de diabetes por grupos de nivel educacional zona.0 – 1.11. 95%) según zona urbano-rural En la siguiente tabla se aprecia que la prevalencia de diabetes no difiere significativamente entre la zona urbana y rural al ajustar por edad y sexo.9 1152 10.5.8 177 0.7 .2 2.7 – 2.4.6 682 9.5 ..6 – 14. Chile 2003.j) Prevalencia de diabetes (I.7) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. k) Prevalencia de diabetes (I.39) Alto 211 1.49 -1.2.00 (3.93 – 4.5.4) (0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 470 10.C.6 1480 2.34) Medio 689 3.8 791 1.3.44) (2. 95% ) según nivel educacional En la tabla IV.10.C.6) (1. Chile 2003.8 – 12.Prevalencia (I.

0 .10.5 0.8.99 (1. sin embargo.8 2.87) 300 497 4.1 .7 3.1.4. 95%) según regiones En la siguiente tabla.23 .5 .0 .5.9 1.6) (3.6) (0.2 .5 .52 (0.46 .24) Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII N 66 66 66 81 123 197 75 78 311 90 80 71 66 200 .7.4.12.34 .5.6.5 .9) (0.4.1.62 .9.44) 95 185 2.1 .0 .10.3) (0.21 .C.43 .9 5.11.6.0 .5 1.8 .8) (2.7) (2.4 . IX. Chile 2003.5) (2.75 .5.5) (0.81 (1.8.6) (0.6) (0.6) (1.11.7 3.0 .92 .4.89 (3.00 (2.6 .4 .4.1) (1.78 (2.11.2 0.9 1.3.52) 64 130 8. X y XI muestran una tendencia a presentar prevalencias más bajas.5) 84 159 3.3 .3.3.9.4) (0.0 6.3 .7 5.7 3.3.6.7) (0.2) (3.1) (0. IV.5) (1.1 .0 .4.7.26 .57 (0.9) (0. se observa que al comparar con la región metropolitana y ajustando por el efecto de la edad y el sexo.4 5.) de diabetes según regiones.7.4 1.5) (0.l) Prevalencia de diabetes (I.0 .2.5 .62) 93 173 1.0 .1 7.2 .0 1.3) (0.9 5.28 .65) 77 143 5.2 3.12.9.4.2 0.9 4.4.2) (0.7 3.1 3.0 .1-12.11. V y VII regiones muestran una tendencia a presentar prevalencias más altas.2 3.14.6 2.64 (2.5) (0.21 .5) (0.1 3.8 . VI.9 .0 6.C.8.55) 76 142 5.10.15.9) (2.4) (0.7.4 .2) (0.35 (0.4 .5) (0.10.6) (0.2.2 .9 .86 (0.0 . este hallazgo alcanza significación estadística sólo para la primera región.6 7.85 (0.1.1 0.2 .3.1..Prevalencia (I.2 3. este hallazgo no alcanza significación estadística con esta muestra. Las regiones II.2 .2 5. sin embargo.4) (0.10.5.1) (0.67) 101 182 4.6) (0.97) 143 266 8.2 .1) (0. III.0 .7 0.9 2.5 7.6) (1. la I.3 .8) (2.2.6 2.6 2.7 .27) 371 682 3.63 .7 5.47 (0.15) 93 171 5.3.4 .4) (0.5) (2.7) (1.4 1.5 0.5) (1.65 (0.2.01) 76 147 1. Tabla IV. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia OR* 77 143 7.8 0.

00% 143 I 143 II 142 III 182 IV 266 V 497 RM 159 VI 171 VII 682 VIII 185 IX 173 X 147 XI 130 XII R e gi ón Gráfico IV.00% 6. Por bajo los 30 ml de clearance. 201 . esta diferencia no alcanza significación estadística dado el reducido tamaño muestral en este grupo. se observa casi el doble de alteraciones en diabéticos. 14.En el gráfico IV. Lo mismo ocurre con la cetonuria y la proteinuria. se observa que al ajustar por edad.4 se observa el comportamiento de las prevalencias regionales en relación a la prevalencia nacional (línea destacada en 4.00% 8.13. la glucosuria es significativamente más prevalente en diabéticos que en no diabéticos.00% 12.4.4.4.Prevalencia (IC) de diabetes a través regiones.. sin embargo. Chile 2003.* m) Alteraciones urinarias y función renal en población diabética y no diabética En la tabla IV.00% 0. sexo y nivel educacional. Destaca la I región con prevalencias altas y la X región con prevalencias significativamente por bajo el nivel nacional.4. * Línea destacada muestra prevalencia nacional.2%).00% 2.00% 10. Las disminuciones de función renal por sobre los 30 ml no muestran diferencias significativas entre diabéticos y no diabéticos.00% 4.

0 .13.1) * ODDS RATIO expandida y ajustada por edad. Glucosuria.0.2 218 34..5) (40.0. tratamiento y control de la Diabetes en la población adulta. Chile 2003.88 (1. sexo y nivel educacional.83 – 4.1 217 3.Conocimiento.5.5. cetonuria y proteinuria presencia/ausencia (en cualquier magnitud) n) Conocimiento. 202 .7 0.30% 18. tratamiento y control de la diabetes en la población diabética chilena En el gráfico IV.50% 91.35.Tabla IV.4 .75) Proteinuria 2733 13.31 – 14.5 8.50% 76.1) Clearance 2775 32.3) 2775 0.5 .2) (0.. se resume las prevalencias de conocimiento.41) 30 .4. Diabético Normal N Prevalencia N Prevalencia OR* Glucosuria 2735 0.II.0) (167.3 2.3 .16) Clearance < 30 (0.21 – 783.02 (0.Coexistencia de algunas alteraciones urinarias y alteraciones de la función renal en personas diabéticas y no diabéticas.1 219 0.6.40% ie n c im to Tr mi ata to en nt r Co ol Pais Hombre Mujer Gráfico IV.20% 74.0 .70% 21.15.4.90 (30.3) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% no Co 88.20 (0.5.11 (0. Chile 2003.4.50% 86.9 362.43.46 – 1.9 2.1.77.53) (10.0 .1 .2.6) (25.7) (58.1 .8 .10% 72.42 – 27.7) (2.8 219 67.61.9 .8) (0.81 (0.77) Cetonuria 2737 1.3 218 50.90% 19. tratamiento y control de la diabetes en la población diabética adulta Chilena (ver definiciones más detalladas para cada concepto en cap.

Tratamiento Hombres Mujeres Ambos Sexos Ninguno 24.14.5.4 28.8) Al analizar el Porcentaje de personas diabéticas.Porcentaje (I.C.2) En la tabla IV.8 .4 3.9 (13. se encuentran normoglicémicos.C.9 8.Porcentaje (I.7) (20.9 . Tabla IV.1 45. 86.2 .4.25.5) Farmacológico 47.1 2.2) No farmacológico 2.14.6 .3% del total de diabéticos declara encontrarse bajo “algún tipo de tratamiento” (farmacológico..) de diabéticos que conocen su condición según sexo.1) (74.4 .37.6 (33. esta diferencia no alcanza significación estadística.1) (0.6 . se puede observar que un 77.9 . podemos observar en la tabla IV.16.4.97.0 .2 . el 25% de los diabéticos que declaran estar bajo algún tratamiento.2 33.19.5%).5 (2. se puede observar que un alto porcentaje de los diabéticos conocían ya su diagnóstico (88.5% de los diabéticos se encuentra bajo tratamiento farmacológico.8 .55. Chile 2003. que aprox.5 Si 86.32.4. Conocimiento Hombres Mujeres Ambos Sexos 88. Se puede deducir de estas 2 últimas tablas. Las mujeres alcanzan un porcentaje mayor de conocimiento que los hombres (91.4 22.15.38.0 .37.5 . no farmacológico o ambos). 203 .4.8 11.7 20. que este alcanza al 19.5) (30.1 .0) Ambos 25.3) (8.2 (80. Chile 2003.2 vs.7) (82.8) (0.2 . Hombres y mujeres no difieren significativamente en el tipo de tratamiento reportado.7) No 13.0 .15 .96.17.7) (0.0 .45.9 .2) (21.99.1 91.5.32.61.1 .7 43.1). sin embargo.7%.7 (11.) del tipo de tratamiento dentro de las personas diabéticas según sexo.1) (3. Tabla IV. que se encuentra “controlada” (normoglicémica). Sólo un 2.6.6) (36.En la tabla IV. El 74.8% se encuentra bajo tratamiento no farmacológico exclusivo.55.8 (0.5) (12.4.

el 25% de las mujeres que alguna vez tuvieron un embarazo.87. se observa que al término de la edad fértil (población >44 años) aprox.9) 204 .8) 8.7 .1) Los n reducidos en la muestra de diabéticos de algunas regiones del país.3 .26.Prevalencia de autoreporte de diabetes gestacional (IC) según grupos de edad.2.6 78. Hombres Mujeres Ambos Sexos Controlado Si 18.9) 17. se observa la prevalencia de antecedente de diabetes gestacional en la población de mujeres que reportan haber tenido alguna vez un embarazo.8 .26. sin embargo.4 21.89.5 (4. declaran haber presentado diabetes gestacional.3) 5.22.10.5 .0 (5.3 (12. ñ) Prevalencia de autoreporte de diabetes del embarazo según grupo de edad En la tabla IV.4.C.9) (10. La prevalencia global es de un 5.3) (68.0 . Chile 2003.) de diabéticos que se encuentra controlado (normoglicemia) según sexo. no permiten sacar conclusiones con respecto a la comparación regional de la situación de conocimiento.3 19. tratamiento y control de la diabetes.4.7 (9. Edad N Prevalencia 17 ...9) (12. Tabla IV.31.9 .Tabla IV.5%. 25 – 44 45 – 64 > 65 Total 469 544 408 1493 1.Porcentaje (I.17.3 (73.17.0 .9 .2 (0.0 .16.24 72 .88.5) No 81.7) (73.4.7 .6.7 80. Chile 2003.

C. Chile 2003.0 – 6. Tabaquismo Un total de 3.8 (44.1. Hombres % (IC) Mujeres % (IC) N=1.0 (30.0 (2.5 (11.1 – 45. 205 . y 33 % (IC: 31%-36%) son fumadores diarios o de al menos 1 cigarrillo por día.5 – 40. también es mayor en hombres 66% (62% .4 5. luego. en la primera parte se describe la prevalencia de fumadores por 100 habitantes y.4 – 6.1. (I.4 (39. Tabla IV.6) 4.2 – 38.557 personas contestó las preguntas sobre tabaquismo.9 8.7 (3.52%).1)..2.1) 4. 95%).942 34.4) (3. Tabaquismo y Sedentarismo 2.2).Tabaquismo por sexo. siendo mayor a edades menores (Tabla IV.5.615 N=1.70%) que en las mujeres 49% (45% .7 – 12. La prevalencia de fumadores actuales muestra una estrecha relación con la edad.2) (6. el promedio de cigarrillos fumados por día por los fumadores.1) La prevalencia de vida del tabaquismo (fumador y ex fumador) es de 57% en el total de la población (47% .5 – 16.4) 42.0 – 6.5.1) Estatus No fumador Ex fumador = 6 meses Ex fumador < 6 meses Fumador Actual Ambos Sexos % (IC) N=3.8 – 45.3 36. es decir fuman menos de un cigarrillo diario.4) 13.62%). 9% (intervalo de confianza del 95%: IC:7%-10%) son fumadores ocasionales.9 – 10.5) (33. Fuman significativamente más los hombres (48%) que las mujeres (37%) (Tabla IV.2 51.5) 11.2) (47. a) Prevalencia de fumadores El 42% de la población chilena es fumadora actual.8 (40.5.557 42.1 (9.5.5.1 – 52.9) 48.6 –54. Tasas por 100 habitantes.

5 (46.3) 37.5) (33.942 36.3 1.4 211 47.3 643 31.1) (5.3 – 61.4) (37.5. 206 .8 – 45.5 – 13.4 427 (50.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 = 65 Total N 216 545 493 361 1.8 – 57.7 – 43.1 y IV.1) 48.Prevalencia de tabaquismo actual por edad en hombres chilenos 2003.5 (7.8 – 36.6) 10.4 (39.2 1.2 (29.136 (30.8 3.7 – 62.6) 13.2 – 12.2.615 Tabla IV. Mujeres Hombres Prevalencia N Prevalencia N % (IC) % (IC) 61.131 (50.0 – 53.7 863 (7.5.8) 34.1) La distribución de fumadores actuales por edades simples y por sexo (Gráficos IV. con la máxima prevalencia (65%) entre los 20 y los 30 años y descendiendo luego de manera sostenida hasta llegar a su nivel más bajo (<10%) en torno a los 80 años.4) 49.1 – 19..5.4 – 72.1) Total Prevalencia % (IC) 54.9) (25.7 1. Tasas por 100 habitantes.1 502 8.8) (38.0) 56. Chile 2003.9 (46.1 – 49..8 – 38.1 – 52.6) 42.1.557 (44.1 586 43.5.5 – 40.Tabaquismo actual por grupos de edad y sexo.2) en los hombres presenta una curva unimodal. Gráfico IV.

5.C.5. Las personas con menos de 8 años de escolaridad fuman significativamente menos que aquellas con más de 12 años (Tabla IV. una primera alza entre los 20-25 años.3). el nivel más bajo lo alcanzan a los 85 años (2%) (Gráfico IV. 2003.5. 207 .5).) de tabaquismo actual por edad en mujeres chilenas. sin embargo entre las mujeres hay una clara tendencia a aumentar la tasa de fumadoras al aumentar el NSE (Tabla IV.2.4). Prevalencia (I.5.En las mujeres la prevalencia de tabaquismo actual tuvo una distribución por edad bimodal.2). donde llega 59%. desciende 30% en la edad fértil 2540 años para subir otra vez entre los 40 y los 50 años donde alcanza un 40%. La tasa de tabaquismo actual no presentó diferencias significativas por NSE. También fue significativa la menor prevalencia de fumadores en las zonas rurales que en las urbanas incluso después de corregir por edad. Gráfico IV.5. sexo y nivel educacional) (Tabla IV.

por regiones varían entre 37% (X Región) y 54% (I región).70 (0.382 0.5) (14. OR* 1.1) (40.Prevalencia (I.849 43.5 – 1. Chile 2003.4) (40.1 – 52. Tabla IV.9 – 39.3 – 46.C.0 350 20.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.5.5. la única región que tiene tasas significativamente menores que la RM.5) (24.6 – 41.6 – 57.) de Tabaquismo por zona.3 640 31.5) 452 1.1 – 52.Prevalencia (I.5 1.5) (0.8 825 19.6 867 46.723 1.) de Tabaquismo por nivel socioeconómico (NSE).) de Tabaquismo según nivel educacional (NEDU).2 46.3 – 1.0 (47.4 (29.9) C2C3 381 46.8) (26.5 98 41...0 Bajo 557 32. con prevalencias de 38% (Tabla IV.5 1.4 (0.C.5.6) (49.8 (0.8) (0.8 – 37.4 – 54.5) 633 Rural 35.4 486 46.2 – 38.7 (34.4.0 – 55. Tabla IV.3 – 59.5 208 49.3) D 854 53.8 – 1.0) 1.93) La prevalencias de tabaquismo actual.Tabla IV. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 290 42.0 48.2 – 53.5 52 44.2) (39.1 0.1 – 57.2 – 51.7) (29..5.0) (13.0 – 47.1 – 65.00 0.0 (38.2 Medio 814 55.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3 – 54.3.5 – 1.6 (32.5 1.9) ABC1 46 37.0.8 – 58.6 y Gráfico 208 .5 – 1.7 25.5.5 (40.7 – 61.0 Alto 244 44.8 – 24.4) (23.0) (41.2) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.5 909 42. Chile 2003.2 995 34.7) (45.4) (0.0 (17.5.3) (37.1 – 27. ZONA N Prevalencia 2.3 – 28.0) (39.Prevalencia (I.7 1.6 – 46. Chile 2003.0) (21.7) (27. la VIII es IV.924 Urbano 43.C.3). Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1.52 . al tomar como referencia a la RM (45%) ninguna región la supera significativamente en prevalencia.

5.7 (32.65.8) OR* (IC) 1.7) 70..1) 0.3) 561 44.5 – 1. 209 .2 .52.55.9 (39.54.1) 333 42.0% 50.45.5) 160 46.3.2 .97) 0.41.7 .4 – 1.0 .5 – 1.6 .6 – 1.2) 149 46.4) 166 41.7) 0.0% 10.0 (36.1 (0.77 (0.0% 20.6 – 1.8 – 2.6 . Tasa por 100 habitantes.3) 794 37.8 (0.Prevalencia de tabaquismo actual por regiones.97 (0.5 (35. Chile 2003.0% 0.7 (0.7 (33.7 (29.2) 0.2) 0.72 – 1.7) 205 43.6) 0.4 . Chile 2003.8 .8 (0.8 (28.6.3) 233 38.7 (26.9 (33.0) 219 36.4) 1.56. N Prevalencia % (IC) 162 54.92 (0.3) 1.5) 1.2 .50.5 – 0.5 .00 0.5 – 1. Tasa por 100 habitantes.Región I II IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.3) 199 36.9 . Prevalencia de tabaquismo actual por regiones.6 (36.0% 60.4 .0% 40.03 (0.5.1.48.7 (0.7 (31.1 (42.49.7 (0.47.43 (0.5 – 1.0% 30.2 .7) 213 38.0% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 233 VI R e gi ón 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV.2) 0.45.

7). destaca la XII región cuyo promedio alcanzó a 14 cigarrillos diarios.2 cigarrillos diarios. Distribución del número de cigarrillos fumados al día. El promedio de cigarrillos diarios aumenta con la edad en casi dos cigarrillos diarios (Tabla IV.5. Los hombres fuman más cigarrillos que las mujeres (1. 210 . aunque todas se distribuyen en torno al promedio de 8 cigarrillos diarios. los fumadores fuman un promedio de 8.5. No hubo diferencias significativas en los promedios de cigarrillos diarios por NSE ni por años de educación. siendo necesario hacer los cálculos en escala logarítmica y luego trasformarlos a la escala aritmética (Gráfico IV. En Chile. Por regiones. Gráfico IV.4). Chile 2003.b) Promedio de cigarrillos fumados por día El número de cigarrillos fumados al día muestra una distribución asimétrica.5.4. con un rango de 1-90.5 cigarrillos más al día en promedio).

8) 2.1 (8.4) (5.3 – 8.0) 502 8.3) (7.8 (5.7 29 6.4 – 8.8 – 10. Cabe mencionar que este es un criterio menos exigente de lo que actualmente se considera actividad física saludable -A lo menos 5 días a la semana realiza algún ejercicio o actividad física. a la persona que reportaba en el último mes practicar deporte o acitividad física fuera del horario de trabajo.3 69 5.5. Sedentarismo La actividad física.2 (7.7 – 8.19 404 8.5 – 8.1) 232 9.1) (5. En ambos sexos.5 – 10.0 156 8.3 – 10. que consideró “activo” (no sedentario).93 174 6. Mujeres Ambos Sexos Hombres N Promedio N Promedio N Promedio 105 7. este fenómeno está dado fundamentalmente por las mayores prevalencias observadas en los grupos de mujeres entre 17-24 años y 45-64 años.6 (6.5 (8.0 172 7.8 426 7.7.3 928 8. 211 .. se observa que la prevalencia nacional de sedentarismo alcanzó un 89.6) 32 9.5. fue medida con la misma pregunta de la ECV2000.3 – 12.6) (8.1) (3. Chile 2003.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 = 65 Total Tabla IV.2 – 9.3) (7.5.96 61 8. sin embargo.Promedios de cigarrillos fumados por día por edad y sexo.4%.8 – 8.0 – 9.7 – 11.96 289 9.8. el aumento relativo de la prevalencia con la edad fue mayor en el hombre. durante 30 min o más cada vez al menos 3 veces a la semana.006).2.6) (7.3 – 10.1 – 11.1) 133 10. En la tabla IV. la prevalencia de sedentarismo aumentó significativamente con la edad. durante al menos 20 minutos que hace transpirar o aumentar la frecuencia respiratoria-. siendo significativamente mayor en mujeres (p=0.9) (3.5) (6.6) (6.5 – 8.

6) (91.7) (88.9) 355 97.1 .094 91.6 .87.1) (87.881 90.6 .1 .97.0) (87.8) (76.9.8 (86.5.8 849 95.98.) de sedentarismo por grupos de edad y sexo.0 417 82.8 .99.7 .Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 = 65 Total Tabla IV.4) 474 89.90.9) 1.4 1.1 494 94.3 (84.1 . Chile 2003.Prevalencia (I. se presenta la prevalencia a través de la edad. 212 .9 1. Chile 2003.6 .3 564 89.0) (93.4 (85. el nivel socioeconómico bajo (D) presentó las mayores prevalencias.92.2 1.8 .8 .5.450 89.3) 526 90.5.7 (94.93.090 89.C.96.0 .1) (88. Gráfico IV.8 3. Prevalencia de sedentarismo a través de la edad.569 87.8.5. Mujeres Ambos Sexos Hombres N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 214 77.93.1 .9) (85.2 (67.94. En la tabla IV.4 .. se observa una gradiente significativa entre el nivel socioeconómico y el sedentarismo.5.0 203 88.93.91.5.6 .93.88.5) (90.6 .1) En el gráfico IV.0) (81.1 620 93.93.

7 – 98.0 (81.0) 213 . ZONA N Prevalencia 2.97.2) (68. Tabla IV. La prevalencia de sedentarismo fue significativamente mayor en zonas rurales que urbanas.0 805 96.4 – 91.10.Prevalencia (I. siendo 3 veces más sedentaria la población con NEDU bajo.1 2.6 – 97.3 Medio 790 86.0 (67.3 – 6.0) (93.352 2. Chile 2003.2 995 92.2 52 77.9 – 95.8 – 90.1) (90.2 – 95.3) (90. En la tabla IV. incluso después de ajustar por edad y sexo.1 – 94.1 – 92.1 – 92.6) (59.10.0) (85.2 – 93.Tabla IV.5.4) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.11.7) D 853 89.91.7) 613 Rural 93. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 289 83.2 – 92.) de Sedentarismo por nivel socioeconómico (NSE).8 2. Chile 2003.5.7 (86..9 1.8 – 2.9) (89..0 .4 – 96.9) (93.4) C2C3 381 88. Chile 2003.5 – 5.0 1.8 95.5. Tabla IV.0) ABC1 46 83.4 Bajo 547 94.6 198 83.0 – 90.668 1.2) (1.7 – 98.92. En la tabla IV. después de corregir por edad y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1. se observa que la frecuencia de sedentarismo a asoció negativamente con el nivel educacional.48 (71.0 – 5.C.4 – 97.9 – 6.5.9) (80.C.Prevalencia (I.9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 Alto 232 86.9 2.2 484 87.1) (74.3 (1.5 – 92.6 98 79.5) 430 1.9) (82.7 – 90.6) (94.0) (81.5 1848 90.1 – 3.2) (87. se presenta la prevalencia de sedentarismo en zonas rurales y urbanas.1 .837 Urbano 88.0 878 90.2 (83.) de Sedentarismo según nivel educacional (NEDU).8 (1.0 (0.4 865 87. OR* 1.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.5.4) (83.5 350 96.0) 1.C.4 .4 (90.4 639 90.9 (86.0) (0.) de Sedentarismo por zona.9.5 – 90.0 ..5) (84.Prevalencia (I.11.8) (1.5 – 99.2 85.1 88.91.

8) 0.6 .5) 193 84.95.C.6 .4 . sexo y nivel educacional.1.2.1) 203 90.5.5) 793 92. Tabla IV.2 (0.98.8 VI (75.6) 0.6 (0.5) 1.3 (0.4) 148 94.99.6 XI (83.8 .9 IX (85.4) * ODDS RATIO corregida por edad.89.2 (78.5 .1.5 . se observa la variación regional de las prevalencias de sedentarismo en Chile.4) 1. se obtuvo en Magallanes.5 .4 .3) 219 92.1.6) 1. Chile 2003.2) 1.0 VII (85.4 XII (89.4 .6.5.En la tabla IV. la VIII regiòn resultó significativamente más sedentaria que la RM.7) 161 80.1) 498 89.5 IV (81.1) 333 88.1.94. no alcanzó significación estadística.3.96.0 (0.3) 214 .5.4 .9 .4) 160 II 86.9 (0.0) 2.12 y en el gráfico IV.3 .6 (1.2) 0.3 .9 VIII (90.9 (0.2.5 . N Región Prevalencia 162 I 82.3. OR* 0.93.3 V (83.8 .95.1.3) 199 92.3 (74.90.3 .5.5 (0.0 (0.2 (0.4) 1.3 .3 .7) 1.6 (0. Aunque la tasa más alta en referencia a la RM.5 .8 .92.1.6 III (71.4 .5) 166 89.6 .) de sedentarismo según regiones.6 .95.0) 0.3) 213 88.2.0 X (85.98. La III región presentó una prevalencia inferior a la RM.0 .12 Prevalencia (I.5 .93. en cambio.0 RM (85.0 0.8 (0.

00% 75. Tasa por cada 100 habitantes. 215 .00% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 498 RM 193 VI 199 VII 793 VIII 203 IX 219 X 166 XI 148 XII R e gi ón Gráfico IV.100.00% 90. Chile 2003.00% 95.00% 70. Prevalencia de Sedentarismo por regiones.00% 85.5.6.00% 80.

7) (20.6 158 5.6.350 22.4 – 45.2) (41. después de los 65 años se desacelera y desciende levemente llegando a 40% a los 85 años (Gráfico IV.7) (0.9 (13.265 22. Tabla IV.0 1.9 – 24. 216 .1 – 25. sin ninguna diferencia entre hombres y mujeres (23% y 22%.3) 1.8 – 56. acápite variables del estudio. La prevalencia aumenta de manera progresiva con la edad en ambos sexos.1) (14.9) (31.0 (37. respectivamente).8 – 54.9) 313 37.2 310 48.4 – 7.0 – 7.2 – 10.5) 236 47.2.5) (40.4 – 41. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).5 – 26.57.6 (19.3 389 16..2 – .6.1). En el capítulo de metodología.8) 378 19. se detallan los puntos de corte de las 5 variables que se consideran: glicemia elevada.9 – 41.1) (28.0 – 21.5 (30. Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 160 3.1).7) (11. muestra un ascenso sistemático entre los 20 y los 65 años cuando alcanza su nivel máximo afectando al 50% de la población. sin mayores diferencias entre hombres y mujeres (47% vs 49%) (Tabla IV.8) (1.4 (0. a los 65 años la prevalencia sube al 48%.1 – 22.085 23.4 719 36. aumento de la circunferencia de cintura.7 406 35. Síndrome metabólico El Síndrome Metabólico es una variable compleja que indica que una persona reúne a lo menos 3 condiciones de salud que la ponen en una categoría de alto riego para el desarrollo de diabetes o de enfermedad cardiovascular.8 318 4. 1.6.6 767 17.6. Mientras en los < de 25 años sólo el 5% de la población presenta síndrome metabólico.Prevalencia de síndrome metabólico por grupos de edad y sexo.1) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 = 65 Total El modelo no paramétrico por edades simples. El 23% de la población adulta chilena presentaba síndrome metabólico en el 2003.7 546 48.3 2. presión arterial elevada y HDL bajos.5) (18. triglicéridos elevados.8– 25.

3 – 39. muestra que el NSE bajo presenta niveles más altos que cualquier otro grupo.5 1.204 22. Tasa por100 habitantes (95% IC).3) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3 61 24.0) (9.6) (20.0 – 24.7) (21.7 629 26.5 – 31.6 1. Chile 2003. no se aprecia diferencia significativa de riesgo (OR) entre los grupos (Tabla IV.9) (0. Tabla IV.5 – 3.9) (14.6.9 – 70.5 – 3.7 – 34.9 413 27.4 (15.Gráfico IV.9 – 25.6 336 15..7) ABC1 30 43. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 203 25.2.1) (20.8) (19.5 – 3.1 – 20.5) (0.0) (0. al ajustar por edad y sexo.2 1.0 (16. 217 .7 1.6.1 210 29.0 – 35.0) (9.8) D 575 18.1 – 39.Prevalencia de síndrome metabólico por nivel socioeconómico.Prevalencia (IC) de Síndrome Metabólico a través de la edad. Sin embargo.0 573 20.3 (14.2 – 35.4 (18. La prevalencia por nivel socioeconómico.7 – 22. Chile 2003.6.3 – 26.2 1..2).3) C2C3 237 26.9 31 10.1.2) (0.

6.6.5 0. sólo la segunda región. 3.4 – 23. en tanto que en el nivel bajo de escolaridad el 35% de las personas presentaron síndrome metabólico. no alcanzó significación estadística (Tabla IV. Sin embargo.0 (19.7) Rural 377 27.4).5) (0.0) (15. los niveles medio y alto tienen prevalencias en torno al 20%. La prevalencia de síndrome metabólico fue mayor en la población rural (27%) que en la urbana (22%).0 (22. incluso después de ajustar por sexo y edad.6.3) (0.6.0) (30.Prevalencia de síndrome metabólico por zona.6 – 1.. Tomando como referencia la RM.8 (15.7 1. Chile 2003.. Tasas por 100 habitantes (Intervalo de confianza del 95%).4 – 21. 4.6) (13. También el efecto desaparece al ajustar por edad y sexo (Tabla IV.5 607 17.5 – 1.0 – 39.0 1. La prevalencia de síndrome metabólico por regiones varió entre 18 % (Región XI) y 31% (Región II).0 (16.6) (3.4 – 24.6.Prevalencia (IC) de síndrome metabólico por nivel educacional (NEDU). Ninguna otra región tuvo diferencias significativas con la RM (Tabla IV.Un resultado muy similar se obtuvo en el análisis de la prevalencia de síndrome metabólico por nivel de escolaridad. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).2 – 22.6.3 519 38.5) (13.7 – 45.973 22.0 – 34. presentó tasas significativamente superiores.8 – 1.9) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.2 139 12.2 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 357 29.7) (0.9 – 35.5 y Gráfico IV.3 – 27.5 315 20.5 – 36.4 – 21.1) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.4 876 34.3) Tabla IV.2 (20.1) (31. Tabla IV.6 1.7) Medio 552 19. Zona N Prevalencia OR* Urano 1.159 18. Chile 2003.2 1.2) 218 .4) Alto 176 26. incluso después de ajustar por sexo y edad.

00% 35.41) *ODDS RATIO corregida por edad y sexo.2.4) (0.6.00% 5. Chile 2003.00% 0.1) (0.38 (15.94) IX 141 27.0) (0.47 – 1.00% 20.7 – 36.9 1.4) (0.2 1.30 (16.0 – 27.83 – 2.4) VI 139 19.32 (19. Chile 2003.10 (12.58) III 107 26.88 (9.5 .68) RM 396 20.9 0.47) V 206 20.09 – 3.1 – 38.2) (0. (Intervalo de 95% de confianza) por región.2 – 36.Tabla IV.4 1.6 – 28.00% 108 I 108 II 107 III 138 IV 206 V 398 RM 138 VI 129 VII 538 VIII 143 IX 130 X 110 XI 97 XII R e g i ón Gráfico IV.9 – 25.89 – 1.1 – 25. Región N Prevalencia OR* I 108 24.8) (0.95) IV 137 25.94 – 2.1 1.00% 30.98 (14.53) VII 131 28.75 – 2.67 (16.5 – 34.65) XII 97 26.7 – 41.45 (19.57 – 1. 45.Prevalencia (IC) de Síndrome Metabólico según regiones.6.0 1.6) (1.56) VIII 538 24.53 – 2..29) XI 110 17.59 (17.88 – 2.7 1.5 – 25.8) (0.8) (0.00% 25.1 0.00% 15.7 1.1) (0.1 1.49 (17.85) X 130 23.97 (19.00% 10.9 1.3 – 33.2 – 37.50 – 1.70 – 2..0) (0.88 (13.00% 40.90 – 2.8) (0.7 1.55) II 108 30.7 0.00 (15.5 – 34. 219 .Prevalencia de síndrome metabólico.

2.7. Riesgo cardiovascular y detección sintomatología cardiovascular En este capítulo se describen las prevalencias de las distintas categorías de riesgo cardiovascular en la población chilena. Para esto se construyó 2 indicadores que consideran distintas definiciones de factores de riesgo (FR): Riesgo Cardiovascular Global según criterios ATPIII y riesgo cardiovascular Framingham (ver definiciones más detalladas en CAPII.5.3). Los n para estos análsis corresponden a un 60% de la muestra total ENS, ya que el perfil lipídico se realizó sólo a una submuestra aleatoria del 60%. Posteriormente, en este capítulo se presentan los resultados de la encuesta de Angina, con la estimación de prevalencia de “posible angina de esfuerzo” (versión acortada y más sensible en base al instrumento de Rose). También se realizan asociaciones y cruces entre esta encuesta y las evaluaciones de riesgo cardiovascular como una manera de aumentar la especificidad del instrumento. a) Distribución de la población según categorías de riesgo cardiovascular global: prevalencias (I.C. 95% ) por sexo En la tabla IV.7.1, se observa que sólo el 45% de la población adulta chilena presenta 1 o ningún FR, el 41,1% presenta 2 o más FR simultáneos y un 13,8% se encuentran en muy alto riesgo cardiovascular por la presencia de diabetes o enfermedad ateroesclerótica ya declarada. Se observan prevalencias más altas en la categoría “moderado” para mujeres, los hombres presentan pevalencias de riesgo “alto” más elevadas y finalmente no hay diferencias significativas entre hombres y mujeres en la categoría “Muy alto”.

220

Tabla IV.7.1.- Prevalencias % (IC) de riesgo cardiovascular global por sexo. Chile 2003. Riesgo Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=938) (N=1.123) (N=2.061) Moderado 35,8 53,8 45,1 (<2 FR) (30,7 - 40,9) (48,9 - 58,6) (41,5 - 48,6 Alto 49,7 33,1 41,1 (2 o + FR) (44,5 - 54,8) (28,5 - 37,7) (37,6 - 44,7) Muy Alto* 14,5 13,1 13,8 (11,3 - 17,7) (10,5 - 15,8) (11,8 - 15,8) *Se considera riesgo máximo a aquellas personas con diabetes o presencia de enfermedad cardiovascular ya diagnosticada.

b) Prevalencia de riesgo cardiovascular global (I.C. 95%) por grupo de edad y sexo En la tabla IV.7.2, se observa que en la categoría “riesgo moderado” la mujer presenta prevalencias más altas especialmente en el grupo entre 25 y 64 años, en ambos extremos de la vida en cambio, hombres y mujeres presentan menos diferencias. Se observa como la proporción de personas con riesgo moderado va disminuyendo significativamente con la edad.
Tabla IV.7.2.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global “moderado”, por grupos de edad y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Total N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 105 66,1 115 74,4 220 70,2 (53,6 - 78,5) (64,1 - 84,6) (62,3 - 78,2) 276 48,1 305 61,2 581 54,7 (40,9 - 55,3) (53,5 - 68,9) (49,3 - 60,0) 297 6,4 383 46,6 680 27,6 (2,0 - 10,9) (38,4 - 54,8) (21,8 - 33,3) 260 14,5 320 19,0 580 17,0 (7,2 - 21,8) (12,5 - 25,4) (12,0 - 21,9) 938 35,8 1.123 53,8 2.061 45,1 (30,7 - 40,9) (48,9 - 58,6) (41,5 - 48,6

Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 G 65 Total

En la tabla IV.7.3, se observa que en la categoría “riesgo alto” el hombre presenta prevalencias más altas especialmente en el grupo entre 25 y 64, en ambos extremos de la vida en cambio, hombres y mujeres presentan menos diferencias. Se observa como la proporción de personas con riesgo “alto” aumenta significativamente por sobre los 25 años.

221

Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 G 65 Total

Tabla IV.7.3.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global “alto” por grupos de edad y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Total N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 105 27,8 115 23,9 220 25,8 (16,7 - 38,9) (13,3 - 34,4) (18,6 - 33,1) 40,8 32,6 581 276 49,1 305 (35,2 - 46,4) (25,2 - 39,9) (41,5 - 56,7) 297 66,9 383 34,7 680 49,9 (57,9 - 75,8) (27,9 - 41,5) (44,1 - 55,8) 260 45,5 320 43,9 580 44,7 (37,5 - 53,5) (35,1 - 52,7) (38,6 - 50,7) 938 49,7 1.123 33,1 2.061 41,1 (44,5 - 54,8) (28,5 - 37,7) (37,6 - 44,7)

En la tabla IV.7.4, se observa que en la categoría “riesgo muy alto” no se observa una diferencia significativa entre hombres y mujeres, a excepción del grupo entre 45 y 64 años en que el hombre presenta una prevalencia significativamente más alta (p=0.02). Se observa como la proporción de personas con riesgo “muy alto” aumenta significativamente con la edad, es así como en los mayores de 65 años casi el 40% presenta riesgo máximo.
Tabla IV.7.4.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global “muy alto” por grupos de edad y sexo. Chile 2003. Hombres Mujeres Total Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 220 3,9 17 – 24 105 6,1 115 1,8 (0,0 - 8,4) (0,0 - 14,7) (0,0 - 4,4) 581 25 – 44 276 2,8 4,5 305 6,2 (0,0 - 5,7) (2,3 - 6,8) (2,5 - 10,0) 680 22,5 45 – 64 297 26,7 383 18,7 (17,6 - 27,4) (18,7 - 34,8) (13,6 - 23,8) 580 38,4 G 65 260 40,0 320 37,1 (32,8 - 44,0) (32,8 - 47,1) (28,9 - 45,3) 938 1.123 2.061 14,5 13,1 13,8 Total (11,3 - 17,7 (10,5 - 15,8) (11,8 - 15,8)

c) Prevalencia de riesgo cardiovascular global según edad A continuación se observan las curvas no paramétricas que relacionan las prevalencias de las distintas categorías de riesgo cardiovascular global y la edad. Se muestran las mismas curvas para hombres y mujeres por separado.

222

En el Gráfico IV.7.1, se aprecia que en las edades jóvenes la prevalencia de riesgo cardiovascular moderado es más alta, luego esta cae aceleradamente en el hombre aprox. desde los 40 años y en la mujer cae más lentamente y después de los 50 años.

Hombres

Mujeres

Gráfico IV.7.1.- Prevalencia (I.C.) de riesgo cardiovascular global “moderado” en hombres y mujeres a través de la edad. Chile 2003.

En el gráfico IV.7.2, se observa como la prevaencia de “riesgo alto” aumenta con la edad alcanzando un máximo en el hombre aproximadamente a los 50 años. En la mujer se observa una alza más tardía que alcanza su máxima prevalencia después de los 65 años.

Hombres

Mujeres

Gráfico IV.7.2.- Prevalencia (I.C.) de riesgo cardiovascular global “alto” en hombres y mujeres a través de la edad. Chile 2003.

223

En el gráfico IV.7.3, se observa como la prevalencia de “riesgo muy alto” aumenta con la edad alcanzando un máximo en el hombre aprox. a los 80 años. En la mujer se observa una alza más tardía, sin embargo, también se observan prevalencias máximas alrededor de los 80 años.

Hombres

Mujeres

Gráfico IV.7.3.- Prevalencia (I.C.) de riesgo cardiovascular global “ muy alto” en hombres y mujeres a través de la edad. Chile 2003.

d) Prevalencia de riesgo cardiovascular global (I.C. 95%) según nivel socio económico En las tablas IV.7.5 a IV.7.7, se presenta las prevalencia de riesgo cardiovascular global según nivel socioeconómico para hombres, mujeres y ambos sexos. En el análisis bruto de las prevalencias (sin ajustar por edad) llama la atención el comportamiento muy diferente en el caso de hombres y mujeres. En las mujeres se observa una gradiente en la cual los NSE bajos presentan mayor prevalencia de riesgo cardiovascular alto y muy alto al comparar con las mujeres ABC1. En el hombre en cambio, esta gradiente parece ser inversa, presentando el grupo ABC1 un perfil de riesgo más adverso.

224

Tabla IV.7.5.- Prevalencia de riesgo cardiovascular global Moderado por nivel socioeconómico. Tasa por100 habitantes (95% IC). Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N E 184 45,8 193 55,5 377 50,5 (30,2 – 61,4) (42,2 – 68,8) (40,1 - 61,0) D 487 31,9 555 47,0 1.042 39,5 (25,0 – 38,7) (40,2 – 53,7) (34,6 - 44,4) C2C3 198 41,0 289 56,0 487 49,4 (30,6 – 51,5) (48,0 – 64,0) (42,8 - 56,0) ABC1 28 15,1 29 76,4 57 48,8 (0,0 – 33,2) (55,2 – 97,7) (24,2 - 73,4)

NSE E D C2C3 ABC1

Tabla IV.7.6.- Prevalencia de riesgo cardiovascular global Alto por nivel socioeconómico. Tasa por100 habitantes (95% IC). Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia N 184 41,8 193 31,6 377 36,8 (28,1 – 55,5) (21,3 – 41,9) (28,0 - 45,6) 487 54,0 555 37,1 1.042 45,5 (47,1 – 61,0) (30,7 – 43,5) (40,6 - 50,3) 198 47,1 289 34,1 487 39,8 (37,2 – 57,0) (25,8 – 42,3) (33,3 - 46,4) 28 56,5 29 18,2 57 35,4 (23,3 – 89,7) (0,0 – 37,9) (15,0 - 55,9)

Tabla IV.7.7.- Prevalencia de riesgo cardiovascular global Muy Alto por nivel socioeconómico. Tasa por100 habitantes (95% IC). Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N E 184 12,4 193 12,9 377 12,7 (6,9 – 17,9) (6,8 – 19,1) (8,6 - 16,7) D 487 14,1 555 15,9 1.042 15,0 (9,4 – 18,7) (12,1 – 19,8) (12,1 – 18,0) C2C3 198 11,8 289 9,9 487 10,8 (7,3 – 16,3) (5,9 – 13,9) (7,7 - 13,8) ABC1 28 28,4 29 5,4 57 15,7 (0,0 – 64,5) (0,0 – 11,6) (0,0 - 35,4)

En la tabla IV.7.8, se observa que al ajustar por edad y sexo, el nivel medio-bajo (D) presenta 3 veces más prevalencia de riesgo cardiovascular “alto o muy alto” al comparar con el nivel socioeconómico alto (ABC1). Cabe notar que esto no es evidente al comparar las prevalencias brutas observadas en la tabla.

225

Tabla IV.7.8.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global según nivel socioeconómico (NSE). Chile 2003. NSE N Moderado Alto Muy Alto OR* E 377 50,5 36,8 12,7 1,64 (40,1 - 61,0) (28,0 - 45,6) (8,6 - 16,7) (0,53 – 5,07) D 1.042 39,5 45,5 15,0 3,16 (34,6 - 44,4) (40,6 - 50,3) (12,1 – 18,0) (1.06 – 9,38) C2C3 487 49,4 39,8 10,8 2,78 (42,8 - 56,0) (33,3 - 46,4) (7,7 - 13,8) (0.92 – 8,41) ABC1 57 48,8 35,4 15,7 1,00 (24,2 - 73,4) (15,0 - 55,9) (0,0 - 35,4) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular alto y muy alto y las compara entre grupos socioeconómicos utilizando al nivel ABC1 como referencia)

e) Prevalencia de riesgo cardiovascular global (I.C. 95%) por nivel de educación En las tablas IV.7.9 a IV.7.11, se presenta la prevalencia de riesgo cardiovascular global según nivel educacional, para hombres, mujeres y ambos sexos. En el análisis bruto de las prevalencias (sin ajustar por edad) se observa una gradiente en la cual los niveles educacionales más bajos presentan riesgo cardiovascular más alto, esta gradiente es especialemente significativa al observar las prevalencias de riesgo cardiovascular “muy alto”. A diferencia de lo observado con NSE, la gradiente se insinúa en ambos sexos en el mismo sentido y es especialemente pronunciada en la mujer.
Tabla IV.7.9.- Prevalencia (IC) riesgo cardiovascular global Moderado por nivel educacional (NEDU). Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza). Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N 872 Bajo 351 22,3 521 40,6 33,4 (15,9 – 28,7) (32,3 – 49,0) (27,3 - 39,6) 942 Medio 442 41,1 500 56,4 48,9 (33,6 – 48,7) (50,3 – 62,4) (43,7 - 54,2) 247 50,4 Alto 145 36,2 102 71,0 (42,4 - 58,4) (25,9 – 46,4) (59,5 – 82,4)

226

Tabla IV.7.10.- Prevalencia (IC) riesgo cardiovascular global Alto por nivel educacional (NEDU). Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza). Chile 2003. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N 872 Bajo 351 52,7 521 36,6 42,9 (44,8 – 60,5) (30,0 – 43,2) (37,5 - 48,3) 942 Medio 442 48,4 500 33,5 40,8 (41,3 - 55,5) (27,1 – 39,9) (35,6 - 45,9) 247 39,6 Alto 145 49,8 102 24,9 (31,3 - 48,0) (37,8 - 61,8) (13,3 – 36,6) Tabla IV.7. 11.- Prevalencia (IC) riesgo cardiovascular global Muy Alto por nivel educacional (NEDU). Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza). Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N 872 Bajo 351 25,0 521 22,8 23,7 (18,2 – 31,8) (17,6 – 28,0) (19,6 - 27,8) 942 Medio 442 10,4 10,3 500 10,1 (7,2 – 13,7) (7,8 - 12,8) (6,5 – 13,8) 247 10,0 Alto 145 14,1 102 4,1 (4,3 - 15,7) (4,8 – 23,4) (0,4 – 7,9)

En la tabla IV.7.12, se observa una tendencia a presentar prevalencias de riesgo cardiovascular alto y muy alto mayores en el nivel educacional bajo. Sin embargo, al ajustar por edad y sexo, esta diferencia no alcanza significación estadística.
Tabla IV.7.12.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global por nivel educacional (NEDU). Chile 2003. NEDU N Moderado Alto Muy Alto OR* 872 Bajo 33,4 42,9 23,7 1,12 (27,3 - 39,6) (37,5 - 48,3) (19,6 - 27,8) (0,65 – 1,91) 942 Medio 48,9 40,8 10,3 1,06 (43,7 - 54,2) (35,6 - 45,9) (7,8 - 12,8) (0,66 – 1,72) 247 50,4 39,6 10,0 1,00 Alto (42,4 - 58,4) (31,3 - 48,0) (4,3 - 15,7) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular alto y muy alto y las compara entre grupos de nivel educacional utilizando al nivel educacional alto como referencia)

227

f) Prevalencia de riesgo cardiovascular global (I.C. 95%) por zona En la tabla IV.7.13, se observa que al ajustar por edad y sexo no existen diferencias significativas en cuanto al riesgo cardiovascular entre las zonas rural y urbana.
Tabla IV.7.13.- Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global por zona. Chile 2003. Zona N Moderado Alto Muy Alto OR* 1.709 Urbano 45,1 41,2 13,7 1,00 (41,2 - 49,0) (37,3 - 45,1) (11,5 - 15,9) 352 Rural 44,9 40,6 14,5 0,95 (36,5 - 53,3) (32,7 - 48,5) (10,5 - 18,5) (0,62 – 1,45) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.(el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular alto y muy alto y las compara entre las zonas urbano-rural.

g) Prevalencia de riesgo cardiovascular global (I.C. 95%) por regiones En la tabla IV.7.14, se observa las variaciones del riesgo cardiovascular según regiones. Al ajustar por edad, sexo y nivel educacional, las regiones I, II, III, V, VII, VIII y XII, presentan prevalencias de riesgo “alto” y “muy alto” significativamente mayores que la región metropolitana.

228

5 49.0) (33.0) (42.55.0 .18.7 4.9% de la población queda clasificada en la categoría que según Framingham presenta un 10 a 19.7 4.10) 351 52.05 – 7.2 45.02 XII (14.6% de la población queda en la categoría que según Framingham presenta una probabilidad a 10 años >= 20%.3) (40.3 16.56.56.2 .8 1.86) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular alto y muy alto y las compara con la RM).5 64.5 13.67.25.1) (34.3 40.1 .19.9 .6 1.00 RM (46.6 2.49.7..4) (10.14.6 33.6 .3) (33.5) (0.2 . Los hombres presentan prevalencias significativamente mayores de riesgo “alto” y “muy alto”.49) 108 34.3 .3 .7 1.65. Un 6.10 – 3.7 1.74 IV (29.2) (5. Chile 2003.73) 92 44.37 (34.0 .7 XI 48.0 60.2 .Tabla IV.02 (11.14.4.9) (1.45.8 .5) (10.6 44.1 .48.7) (35.1) (38.67.80 X (25.17.49 VIII (37. 95%) por sexo En la tabla IV.4 12.8) 132 VI 45.15.9 . se observa que un 13.6) (1.2 .95 – 8.09) 91 24.0) (4.40.1 11.24.8 .2 .4 1.38 (20.1) (0.18.80.0 .9) (12.79 – 2.6 .4 .1 .2) (4.14.0 43.5 .17.Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular global por región.65.17.68.11.6) (33.9 16.11 – 5. h) Riesgo cardiovascular Framingham: prevalencias (I.1 .02 – 2.41) 127 42.49.0) (48.5 .7 .8 .54.87 – 3.5 .1 .5 13.58.45) 116 40.72 – 11.0) (2.62 (29.5 18.3 .9) (1.3) (32.6 1.6 .0) (28.6 .23.1) (0. Región N Moderado Alto Muy Alto OR* 81 I 23.31.43 III (8.1 54.39 IX (32.8 12.7 9.5) (12.6) (2.9 .2 54.36 – 5.4) (1.96 – 3.5) (5.56.3 .0) (5.4 4.15) 183 38.6 .32.03) 84 23.1) (6.6) (0.9 1.1 VII 53.53.3 .0 .9) (27.85 V (28.27) 101 II 33.0) (10.9% de probabilidad de un evento cardiovascular en los próximos 10 años.71.35. 229 .39.8 1.53.6) (7.60.66 .7 11.6 6.75 – 2.8 42.4 .2 .63 (21.1 22.C.2 .10) 466 43.4) (0.56.2) (1.7) (49.7 .47.7.1 2.9) (1.4 9.17) 129 43.

5) (5.62.0 .24.Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham por sexo.7 .8) 288 5. hombres y mujeres igualan sus prevalencias.4 .15. Esto se aprecia significativamente en todos los grupos de edad.2 (24.15. especialmente en mayores de 44 años.7 .0 . Se observa un aumento significativo de la prevalencia con la edad.72.068) (N=1.7. 230 .0. Chile 2003.3 .9) (24.7.6 (probabliadad >=20%) (8. Hombres Mujeres Total N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 120 0. Se observa un aumento significativo de la prevalencia con la edad.0) 225 35.8) i) Prevalencias de riesgo cardiovascular framingham (I.3.15.4 .C.13.6 .4.3 6.24. Chile 2003.3) (77.1 356 7.0 79. Riesgo Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=909) (N=1.7) (5.7.47.0 (2.6 .Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham “alto” por grupos de edad y sexo.2 .9.0 .0 .7 13.81.1) (29. Tabla IV.0) (88.2 594 3.3) (12.977) Normal 68.8.3 .9 (17.35.6 .0 233 2.7 (45.7) 909 1.5) (29.7 .8.8) Muy Alto 10.0 .47.2 6.3) (12. En los mayores de 64 años.5 ..5 511 37.7.6) 283 54.8 2.8.44.6 (64.3 639 29. Esto se aprecia fundamentalmente en los menores de 65 años.4 113 4. 95%) por grupo de edad y sexo En la tabla IV.7 286 38.5) (0.5 306 0. -) (0.7) (5..6) (.10.Tabla IV.2 . especialmente en mayores de 64 años.6 .93.0 . se observa como los hombres presentan una mayor prevalencia de probabilidad Framingham 10-20%.068 1.17.7 13.16.8) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 G 65 Total En la tabla IV.16.8 .9 (0.2 6.0 .9 (17.3 .7.4. se observa como los hombres presentan una mayor prevalencia de probabilidad Framingham >=20%.8) Alto (probabilidad 10-20%) 21.977 21.0 91.7) (3..6) (1.1) (1.

0 .5) 283 14. En el gráfico IV. posteriormente la prevelencia de “riesgo alto” empieza a subir aceleradamente hasta alcanzar un máximo aproximadamente a los 60 años.26.4) 1.4) (.1) (1. Se muestran las mismas curvas para hombres y mujeres por separado. se aprecia que la mayor parte de la población joven masculina presenta una probabilidad Framingham baja hasta fines de la década de los 30.3.8 2.8 .6) 225 58.8) j) Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham por edad A continuación se observan las curvas no paramétricas que relacionana las prevalencias de las distintas categorías de riesgo cardiovascular Framingham y la edad. En la mujer el alza es acelerada después de los 60 años y alcanza un máximo después de los 70 años.9 286 18.4 . -) (0.7) (29.7.1.3 356 0.9) (. la magnitud de la prevalencia alcanzadas es inferior.43.2 (9.3 .4 (47..2 120 0.0 233 0. 231 .7.19.3 0.1 511 36.068 1. -) (0.5 .6 (0.6 (8.3) (9.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 G 65 Total Tabla IV.70.5 .4.6 ..17. además.7.0 .2..977 10.5 . Chile 2003 Hombres Mujeres Total N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 113 1.13.1.4.9.3) 909 1.0 .2.Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham “muy alto” por grupos de edad y sexo.3 6.7 639 7.2 .5) (4.2) (0.5 306 (0.3 .6 .5) (5.0 594 288 2.

4.) de riesgo cardiovascular Framingham “muy alto” en hombres y mujeres a través de la edad. se observa que la prevalencia de probabilidad Framingham >= a 20% tiene un comportamiento muy distinto con la edad en hombres y mujeres. las prevelencias se mantienen muy bajas hasta aprox.Prevalencia (I. Chile 2003 232 .Prevalencia (I. la prevalencia aumenta progresivamente desde la década de los 40 y alcanza una prevalencia muy alta con un máximo aprox.C. pero de magnitud inferior a la alcanzada por los hombres.7.Hombres Mujeres Gráfico IV. a los 80 años. Chile 2003.) de riesgo cardiovascular Framingham “alto” en hombres y mujeres a través de la edad.. a los 80 años.7. En el gráfico IV. En las mujeres en cambio.5. Hombres Mujeres Gráfico IV.5.. En los primeros.C. los 70 años en que se produce el alza alcanzando al igual que los hombres una prevalencia máxima aprox.7.

1 . En el análisis de ambos sexos las gradientes se anulan presentando una tendencia a mayores prevalencias en el nivel alto.6) 461 4.7 7.1) (4.8 C2C3 190 8.4 – 12.C. La gradiente inversa se observa en el hombre (p<0.14.7 – 27.1) (0.5 – 2.0 . no alcanza significación estadística.6) 461 8. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N 367 E 180 15. se presenta la prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham según nivel socioeconómico. Tabla IV.8 (0.0 – 7..6. Tasa por100 habitantes (95% IC). Tasa por100 habitantes (95% IC).3 (12.7.7) 54 ABC1 26 14.6 (3.18 a IV.12.5) (5.6 .7.4 271 1. las diferencias con el nivel ABC1 no alcanzan significación.7) (4.8 – 14. En hombres.8 – 4.11.7 – 5.6) (4.Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham Muy Alto por nivel socioeconómico.2 187 2.44.4 28 2. el nivel bajo (E) presenta prevalencias significativamente menores que el nivel C2-3 (p<0.9) (9. 95%) según nivel socio económico En las tablas IV.1) (0.19.0 – 3.9) Tabla IV.7 ABC1 26 51.1 (5.2 – 9.8 (2.8 – 12.k) Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham (I.4 187 8.7 (8.9) 994 D 470 12. las prevalencias brutas (sin ajustar por edad) muestran un comportamiento muy distinto para hombres y mujeres.9.02).7 . Al analizar las prevalencias de riesgo “muy alto”.3) (0.4 . es decir.9) 233 .5) (5.7 .7 .4 – 82.2) (0.1 524 3.1 – 30.3 C2C3 190 9. En mujeres y también en el análisis de ambos sexos se observa la misma tendencia.5) 54 23. Chile 2003.1 (8.6) (3..0 – 29.8 (17.20.17.6 9.5 . Al analizar las prevalencias de riesgo “alto”.1) (12.8) (21. Chile 2003. Estas últimas presentan un un riesgo Framingham menor en el grupo ABC1.3) (0.8 – 15.9 28 1.7 524 6.001).7.7.7 – 10.6 14. sin embargo.19.1 7.18.6 15.05).Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham Alto por nivel socioeconómico.4) (0. se observa un fenómeno algo diferente.7 271 7.5) (4. el NSE bajo(E) presenta prevalencias significativamente mayores que el nivel C2C3 (p<0.8) 994 D 470 22.1 – 22. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N 367 E 180 21.

presenta mayor riesgo cardiovascular Framingham.7 .Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham por nivel socioeconómico (NSE).0 .0) (10.93 (12.32 – 2.1 .2 (6. 95%) por nivel de educación En las tablas IV.7 471 12.9. se observa que a pesar de las tendencias sugeridas por las prevalencias brutas (mayor prevalencia de riesgo“muy alto” en el nivel E y mayor prevalencia de riesgo“alto” en el nivel ABC1) al ajustar por edad y sexo.6 .3 4..8 0.7.0 – 18.6) (0.00 (2.80 C2C3 (5.6 (32.1) (18. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).7.5 .17.C. (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular Framingham alto y muy alto y las compara entre los niveles socioeconómicos).5) (0.7 ABC1 7.6 .1) (3.8) (7.6) 234 .9 .8) (0.26 – 2.9) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.8 1.20.20.9 – 16. NSE N Alto Muy Alto OR* 367 E 15.3 9.9) (0.8 105 1.En la tabla IV.7.2 – 27. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N 800 Bajo 329 40.6) (3.7 .14.7 – 48.5) (7.7.6.40) 54 23.8 Alto 142 18.7 . es decir.8 492 5.11.3) 247 11.4 .22. Tabla IV.21.0 23.91) 994 D 14. l) Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham (I.8 7. el nivel educacional bajo. Chile 2003.70) 461 8. estas tendencias se invierten y no se alcanzan diferencias estadísticamente significativas entre los niveles socioeconómicos.12.1 (11.17. Al analizar las prevalencias brutas (sin ajustar por edad ) de ambas tablas.1 0.0 – 2.12. se observa la misma gradiente en hombres.4 10.7.28.2 – 7.44.62 (9.4) 930 Medio 438 14.20.6) (5. Chile 2003. Tabla IV.7 0..21 y IV.8) (5.5) (0. se presenta la prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham alto y muy alto según nivel educacional.20 – 1. mujeres y ambos sexos.9 .Prevalencia (IC) riesgo cardiovascular Framingham Alto por nivel educacional (NEDU).

Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham por zona. NEDU N Alto Muy Alto OR* 800 Bajo 23.4 1.0 – 3.30) 247 11.8 3.7 5.0 (15.5) (3.6 11.Tabla IV.0 1.4) (5.23.3) (3.4) (8.3 6. 235 .9 .24.14.10.68 (7. Chile 2003..7) (4. Tabla IV. esta tendencia se atenua y no alcanza significación estadística al ajustar por edad y sexo.7.6) (0.0 – 8.00 Alto (6.1 – 25.03 (18. Chile 2003.Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular Framingham por nivel educacional (NEDU). Chile 2003.00 (12. Tabla IV. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).3 105 0.7.4) En la tabla IV.Prevalencia (IC) riesgo cardiovascular Framingham Muy Alto por nivel educacional (NEDU).1 .17.3 7.1 5. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N 800 Bajo 329 20.5 (1.6) 247 3.7.7 492 1.13.8 – 12.5 11.24.5) (0.7) (0.22. se observa una tendencia a presentar riesgos más altos en el nivel bajo.4 Alto 142 5.12..7.626 Urbano 14.0 .6) 930 Medio 438 9. sin embargo.5.4 .7.7.23.10) 930 Medio 10.3) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular Framingham alto y muy alto y las compara entre los niveles educacionales).05) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. estas diferencias no alcanzan significación estadística al ajustar por edad y sexo.4 1.5) (8.5.5 – 6. m) Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham (I.7 (6.7.7 1.13. 95%) por zona En la tabla IV.6) (0.0 – 1.8 .28. se observa una tendencia a presentar prevalencias de riesgo alto/muy alto más elevadas en la zona urbana.6) (0.9 .8) 351 Rural 11.5 0..7.49 – 2.51 – 2.9) (2.C.06 (7.3) (2. Zona N Alto Muy Alto OR* 1.4 .3 .44 – 1.0) (1.16.5 471 4.8 .9 .3 . (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular Framingham alto y muy alto y las compara entre las zonas rural-urbano).6 .6 . sin embargo.

11.Prevalencia (IC) de riesgo cardiovascular framingham por región.6) (1.6.5 6.51) 97 II 10.1 21.n) Prevalencia de riesgo cardiovascular Framingham (I.5 .28.32 – 1.7 7.30 VII (9.5 22.3) (1.71 – 2.7 .2) (1.3 .39 – 1..2) (8.90 (3.1) (0.8.6 .5 .70 – 3.3 0.2) (0.5 .0 .02) 176 18.25.8) (1.5 5.C.7.10) 115 15.14. Chile 2003.1) (0.85 (3.11) 120 16.98 – 8.11.9 .21.76 X (7.38.68 – 3.8) (1.22.49 V (12.2 .4 . 95%) por regiones En la tabla IV.62 IX (8.24.3 2.9) (0.63 – 2.2) 133 VI 9.16.7.14.97) 102 19.5 .9 1.2 9.3) (0.17.12 – 7.2 1.78) 92 6. Región N Alto Muy Alto OR* 77 I 10.0 4.2 .89) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo (el análisis combina las categorías de riesgo cardiovascular Framingham alto y muy alto y las compara con la RM).9 4.2) (2. Estos hallazgos son estadísticamente significativos e independientes del efecto de la edad.25.9) (3.25) 334 1.82 III (6.56 – 4.3 1.7 0.5 .6) (1.9 .3 0.2) (1.1) (0.98 XII (6.3 1.1 3.7) (4.17.10. sexo y nivel educacional Tabla IV.0) (3.1) (0.21 – 0.6 .7.8 .4 .1 .4 .67) 446 11.88) 87 15.8 .5 5.10.17.8) (0.49 XI (1.0 6.8 .33) 79 14. se observa prevalencias de riesgo alto y muy alto más elevadas en la I región al compara con la región metropolitana.18 – 1.00 13.22 VIII (8.2 .2 0.12.1 2.35.7 9.8 .9) (0.0) (0.25.2 IV 4.7.4) (6.3 .23.0 1.5 .19.14.64) 119 13.8 10.45 (8.1) (0. La VI región presenta riesgos significativamente más bajos que la RM.0 RM (9.3 . 236 .66 – 23.9) (3.11.45 (5.

Es decir. las altas prevalencias de síntomas de angina en la población total y especialmente en mujeres no obedecen a falsos positivos dados por Reflujo gastroesofágico.4 584 25.0 (16.18.5) 45 – 64 493 19.17.26. Chile 2003.4 . 15.000).26.1 .20.22.6) 1.23.7) (25.26.000).7.9) 25 – 44 544 13.4 .30.4 .3 .3 vs.4 . 95% ) por grupo de edad y sexo En la tabla IV.31.37.2) (19.23.0 .7) (24. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 216 13.23.8 211 24.0 862 27.C.4 501 31.8 con valor p<0.0) (20.5 1.31.3 .4 (9. se eleva la especificidad del instrumento detectando a aquellas personas con verdadera probabilidad de evento cardiovascular (aquellas con riesgo cardiovascular global alto o muy alto) y que además presentan actualmente síntomas de angina de esfuerzo. La prevalencia es significativamente mayor en mujeres que en hombres (27.30.128 19.6%.7 .ñ) Prevalencia de posible angina de esfuerzo (I.7. Se observa una tendencia a aumentar con la edad.1) (24.6) (21.4 427 19. Tabla IV.4 1.28. Es así como las prevalencias poblacionales de 237 .3 21.7) (14.1) (17.136 24.0 (7. se observa una prevalencia global de “posible Angina de esfuerzo” de un 21.35.5) Al relizar un análisis buscando asociación entre los síntomas de angina y los de reflujo gastroesofágico.9 (14.Prevalencia (IC) de “posible angina de esfuerzo” por grupos de edad y sexo.7%).8 .614 3. Esta asociación tampoco se encontró al análizar por separado el grupo de las mujeres (McNemar con valor p<0.939 27.4 .5) (22.6 Total (13.3 . no se encontró asociación (X2 McNemar=385.5) G 65 361 21. En un intento por mejorar la especificidad del instrumento y obtener prevalencias más cercanas a la realidad.6 .1 643 30.1 .7 1. se realizó el siguiente análisis: o) Prevalencia de síntomas de angina en población con riesgo cardiovascular elevado Al aplicar la encuesta de angina junto a la evaluación de riesgo cardiovascular global como test de tamizaje “en serie”.553 15.6) (16..3 .

1) (0. presentando el nivel bajo una prevalencia casi 3 veces mayor que el alto.1 1.4) (22.3 992 30.5 52 18. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 289 25.7 – 38.20.25) ABC1 46 3.23.8-14.9) (25.8) (0.00 (0.5) (0.11 (18. 95%) por nivel educacional En la tabla IV. q) Prevalencia de posible angina de esfuerzo (I.7.56 – 5.. La gradiente se observa también para cada sexo por separado. p) Prevalencia de posible angina de esfuerzo (I.0 – 37.3) (21.7.28.5) (22. Tabla IV.84 – 7. con una prevalencia 3 veces mayor en el nivel bajo (E) que en el nivel alto.1 .51 (13.3) (1. Esta gradiente se observa también para ambos sexos por separado.26.8) (17.7 . Al ajustar por edad y sexo. 238 .7. Tasa por100 habitantes (95% IC).57) C2C3 381 10. persiste una diferencia estadísticamente significativa.8 486 23.Prevalencia (IC) de posible angina de esfuerzo por nivel socioeconómico (NSE).6 639 28. de hecho disminuyen significativamente de un 21.2 1.33.846 23.71 (6.27.0 1.3 98 12.7 .0) (0. se aprecia una gradiente muy significativa entre todos los niveles educacionales.7 – 28.7 – 34.C.4 – 32.“posible angina de esfuerzo” cambian.55) D 854 17.4 350 30. Este hallazgo es independiente del efecto del sexo y la edad.7-23.2 867 17.8 – 14.5) a un 12.6% (19. se observa una gradiente entre la prevalencia de angina y el NSE.01 – 9.8 – 20. Chile 2003.8% (10.8 2.7 .8).0 3. 95%) por nivel socio económico En la tabla IV.7) (13.4) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 – 7.C.27.

379 30. Zona N Prevalencia OR* 2.87 .Prevalencia (IC) de posible angina de esfuerzo por nivel educacional (NEDU). 239 .1 – 26.2 – 19.8 – 38.9) 1.7 .27.3 (26. sin embargo. al ajustar por edad y sexo.88 – 4.9 – 30.6 823 33.6 (7.7 208 18.9 21.Tabla IV.1 1..1 2.5 – 30.08) 452 11.7) (27.7.97 Bajo 556 25.00 (19. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).1) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.2 – 8.722 Medio 814 15.67) (20..2 . 95%) por zona En la tabla IV. 28. Chile 2003.15 (18.1.5) 633 Rural 23.6 .6 1.33 – 3. Chile 2003.3 2.33. esta diferencia no alcanza significación estadística.3 .7.29.8) (18.7. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1.15.4) (0.C. r) Prevalencia de posible angina de esfuerzo (I.9) (1. se aprecia una prevalencia de angina levemente mayor en la zona rural. Tabla IV.2) (11.6) (3.Prevalencia (IC) de posible angina de esfuerzo por zona.8 .02 (12.23.3) (22.8) (1.8 908 26.4 1.29.52) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.920 Urbano 21.00 Alto 244 5.23.

0% 40.0% 25.0% 0.0% 5.s) Prevalencia de posible angina de esfuerzo (I. se observa nuevamente la variación regional de la prevalencia de angina.7. Al analizar sin ajustar. Prevalencia (I.0% 15.C.C.30. RM y VII regiones presentan prevalencias por sobre la prevalencia nacional.0% 20.) de “posible angina de esfuerzo” según regiones. 45. las regiones II. 240 . Llama la atención que al ajustar por edad y sexo. En la tabla IV.6.0% 161 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 232 VI 199 VII 792 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII R e gi ón Gráfico IV. observamos que la II. VI y VIII presentan una prevalencia significativamente mayor que la RM.0% 10. Chile 2003. 95%) por región En el gráfico IV.6 se observa las prevalencias de angina para cada región (la línea destacada muestra la prevalencia nacional). Las regiones V y XII presentan prevalencias bajo el nivel nacional.0% 30.0% 35.7.7.

1) (0.7) (1.32.92 – 2. sexo y nivel educacional.8) (0.85 XII (9.9 .5 1.6) (1.5 1.3 .95 – 2.04 III (11.4) (0.7.37.07 X (15.1 1.0 2.7 XI 1.19.61) 792 28.36) 205 19. Chile 2003.2) (0.Prevalencia (IC) de posible angina de esfuerzo por región.01) 149 16.34) 333 15.4 1.3) (0.9) 232 VI 29.65 – 1.8 .4 1. t) Asociación entre Prevalencia de posible angina de Esfuerzo (I.25.C.82 V (11.7) (1.5 .22) 561 18.22.7.8 .39.75 (20.2) (1.22 – 2.4 .26.68 – 1.36.10 – 2.9 VII 1.48 – 1.49 IV (19.00 RM (14.33.41 – 3.6 .71) 163 19.29.8 .26.71) 199 27.1 0..21.4 .68) 166 29.42.64) 219 20.5) (0. Región N Prevalencia OR* 161 I 21.56 – 1.2 .29 (13. sexo y nivel socioeconómico.9 1.55 (18.50) * ODDS RATIO corregida por edad. 95%) y riesgo cardiovascular En la tabla IV.7 0.70 VIII (24. se puede observar que la prevalencia de angina aumenta significativamente al aumentar el riesgo cardiovascular global (ATPIII) y este efecto persiste al ajustar por edad.Tabla IV.2 .2 .62 – 1.29 (25.75) 213 26.01 – 3.6) (0.73 (22.75 – 2.7 1.30.24) 160 II 34. 241 .7) (0.2 1.31.04 IX (13.5 .

9) Alto 219 130 26.1 – 36.6 – 43.34.9 – 22.9 – 27.4 275 1. sexo y nivel educacional Tabla IV.8 (0.5) (26..0 (9.15 (10.0 – 21.4 .1 – 16.5 (12.32. sin embargo.5) (1.32.8 20.3 17.89) (13.6 – 29.2 – 21.0 – 25. 242 ..Análisis de prevalencia de posible angina de Esfuerzo según riesgo cardiovascular global (ATPIII).2 28.1 1.31.4) Muy Alto 221 54 28.5) (16.1 – 29.63 – 2.9 (19. sexo y nivel de educación.4) (17.9 20.319 1.0 .0) 493 431 924 Alto 16.9 29. con estos puntos de corte.7.00 12.4) 37.97) * ODDS RATIO corregida por edad.86 Muy Alto (15.93 – 2. esta categorización no muestra diferencias estadísticamente significativas al ajustar por edad .11) 18. Chile 2003.7.4) (13.Tabla IV.7) 27.7.8 1.2) (23.5) (16.4) (15.14 21.4) (0.3 – 25. se aprecia una tendencia a aumentar la prevalencia de angina en las personas con mayor riesgo cardiovascular Framingham. En la tabla IV.0) * ODDS RATIO corregida por edad.04) 193 225 418 24.4 – 19.4 – 35.0 . sexo y nivel de educación.38 (12.6 – (0.5 1.5 (15.68 – 1. Riesgo Hombres Mujeres Ambos sexos Cardiovascular N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia OR* Normal 453 866 23.5 – 25.3) (13.5) 46.00 Moderado (6.16 – 2.4 1.8 34.20.3) (22.9 21. Chile 2003. Riesgo Hombres Mujeres Ambos sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia OR* Cardiovascular 233 451 684 11.Análisis de prevalencia de posible angina de Esfuerzo según riesgo cardiovascular Framingham.7 349 1.17.

4 1.46. sin embargo.3% de la población adulta reporta estos mismos síntomas.1% de la población chilena >17 años reporta síntomas musculoesqueléticos de origen no traumático en los últimos 7 días.599 26.Prevalencia (IC) de SME1 y SME2 por sexo.1 (28.3 – 44.4) SME1 SME2 243 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 1.1 1.3 – 37. A esta definición le llamaremos en adelante SME1.2 3.919 42.2.8.4 . Para la mayoría de los análisis se utilizó la definición más sensible.1.8. Chile 2003.8 – 36.5 . independiente de la intensidad del dolor (se optó por esta definición ya que en el estudio de validación del instrumento el indice de Youden`s era superior). Tabla IV.599 32.0) (38.1) (46. es decir. Un 34.5 3.1.2) a) Prevalencia (“en últimos 7 dias”) de síntomas músculo esqueléticos de origen no traumático según 2 definiciones (SME1 y SME2) En la tabla IV.919 49. Se presentan prevalencias expandidas (población chile 2003).518 34.0) (31. se observa que un 41. Para ambas definiciones se observa prevalencias significativamente más altas en mujeres.8.0) 1.29. pero con una intensidad >=4. Cuando se hable de la definición que exige intensidad del dolor >=4 se la llamará SME2 (ver detalle sobre atributos técnicos de los inttrumentos de medición en capítulo 5. los n en las tablas pertenecen a la muestra. Artritis y Artrosis A continuación se describen los resultados de la encuesta CCQ-ILAR para tamizaje de síntomas musculoesqueléticos (SME) de origen no traumático en “últimos 7 dias”..518 41.7) (38.3 (22.0 – 53.

2) (52.8 494 56.2 .2 .518 41.1) (46.4 1.1 (28. La prevalencia aumenta con la edad en ambos sexos alcanzando una prevalencia global cercana al 50% en los mayores de 64 años..63.3 .3 – 44.0) (38.1% de la población adulta chilena mayor de 17 años.9 634 57. especialmente en el grupo entre 45 y 64 años.0 – 53. las curvas son algo diferentes.6 . Se puede apreciar que los SME aumentan con la edad en ambos sexos.1) (44.5 3.45.7 (28. Tabla IV.30.5 423 28.47.0) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 E 65 Total N 215 541 489 354 1.0) (37.b) Prevalencia (“en últimos 7 dias”) de síntomas músculo esqueléticos de origen no traumático (SME1) según edad y sexo.0 583 48.51.39.5) 34.8 (14.4 . se observa un aumento más acelerado entre los 30 y 50 años alcanzando una prevalencia máxima a los 60 años.7 (32.2 .3) (25.1 .123 46. 244 .0) 34.9 1. sin embargo. En la tabla IV.2.3) (22.4) (42.54.4) (50.63.2 1. Se puede observar que la prevalencia es mayor en mujeres.5 .8 – 36.5 .599 c) Prevalencia de SME1 por edad A continuación se presentan las curvas no paramétricas de prevalencia de SME1 según la edad para hombres y mujeres por separado. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 22.35.8.8 848 49.8.45.4) (42. Chile 2003. En el hombre el aumento es progresivo y bastante lineal hasta edades avanzada. se observa que el tamizaje de SME de origen no traumático (SME1).1 .2) 39. posteriormente las prevalencias alcanzan un “plateau” o tienden a disminuir.919 49.7 .54.1 (28. En la mujer en cambio. resulta positivo en un 41.124 41.3 208 35.41.9) 32.Prevalencia (IC) de SME1 según edad y sexo.5 .2.

d) Prevalencia de SME1 (I.70 – 2.51.6 – 37.0 – 40.45.80 – 2.6) 48.7 (36.1 – 65.9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.2 (41.Prevalencia (IC) de SME1 por nivel socioeconómico (NSE).51 (0. N 346 981 481 52 Mujeres Prevalencia 56.1) D 843 32.9) Ambos Sexos N 635 1.1.2) C2C3 377 32.1 – 74. no hay diferencias estadísticamente significativas entre ellos.3.5 – 18.7 (19. 95%) según nivel socio económico En la tabla IV.7 .5 (32.6) 39.68) 1.8.78 – 3. Chile 2003..C.1 (23.9) 35.8 (25.3 – 51. Chile 2003.8.6) ABC1 46 11. sin embargo al ajustar por edad y sexo.6 .4) 40.57 (0.3.8) OR* 1.Hombres Mujeres Gráfico IV.8.0) 47.2 – 39. se observa una tendencia a presentar prevalencias más altas en los niveles socioeconómicos bajos.17) 1.84) 1.8 .2 (3. Hombres NSE N Prevalencia E 289 31.8 (36. Tabla IV.0 (42.2 .43.1 (47.00 245 .824 858 98 Prevalencia 43. Prevalencia (I.) de SME1 en hombres y mujeres a través de la edad (años).5) 53.9 – 54.50.C.37 (0.8 (35.4 (27.

Zona N Prevalencia 2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 551 43..00 (15.Prevalencia (IC) de SME1 por zona.44.7 .8) 628 Rural 44.6 .4 .5.4 – 30.57) 246 .8 – 37. las zonas rural y urbana no difieren significativamente en su prevalencia de SME1.93 – 1.Prevalencia (IC) de SME1 según nivel educacional (NEDU). Chile 2003.2) (26.C. 95%) por zona En la tabla IV.21 (0.0 896 49.5 816 53.890 Urbano 40.6 1.0 1.8.5 – 54.9) (36. Tabla IV.56 (37.53.6 (38.. se observa una gradiente significativa en que los ajustar por edad y sexo.8. Esta gradiente persiste al f) Prevalencia de SME1 (I.3 .C.3) (1.00 1.e) Prevalencia de SME 1 (I.9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.4 – 49.50.35 (26.5 1. se observa que al ajustar por edad y sexo.23) Medio 805 32.43.6 (37.5 – 58. Chile 2003.701 40.8.09 – 2.4) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.82) Alto 243 22.4.1) (34.3 450 32. niveles educacionales más bajos.5.8.38.367 49.00 – 1. Tabla IV. 95%) según nivel educacional En la tabla IV.3 .4.6) (48.4) (1.4 1.6 1.2 – 53.7) (45. OR* 1.8 207 44.1) (44. presentan mayor prevalencia de SME1.

6.0% 40.) de SME 1 según regiones. 8. Al comparar con la RM.0% 50.2.C. 95%) por región En el gráfico IV. 247 . Se puede apreciar que en un análisis bruto (sin ajustar). sin embargo. La línea destacada marca la prevalencia país. sólo persiste una prevalencia significativamente más baja en la region XII. se aprecia que las otras regiones presentan prevalencias más bajas.0% 10. al ajustar por edad. se observa las prevalencias de SME1 según regiones. 60. se observa las variaciones regionales en la prevalencia de SME1.0% 161 I 160 II 163 III 209 IV 327 V 560 RM 229 VI Región 198 VII 785 VIII 199 IX 217 X 165 XI 145 XII Gráfico IV. la V y XII regiones presentan prevalencias más bajas y la VIII región presenta prevalencias más altas que el nivel país.8. sexo y nivel educacional.0% 20.2. Chile 2003.C.0% Prevalencia 30. En la tabla IV.8.g) Prevalencia de SME1 (I.0% 0. Prevalencia (I.

Región N Prevalencia I 161 38.13 (0.41.4 (33.64 – 1.3) XI 165 39.83 (0.52.99 (0.0 (33.5 .6 (41.5) XII 145 29.4 .8 .00 0.9 .6.48.4 (36.98 (0.52 – 1.43 – 1.27) 0.35) 0.4 (24. OR* 0.54 – 1.48.60) 0.5) IX 199 43.0 (21.6) VIII 785 45.58 – 1.2 .4 (26.48.04 (0.7) V 327 35.72 (0.47.88 (0.2 (32.0) III 163 37.51) 1.38) 0.49 – 1.3 . Chile 2003.1 .53.2 .46.0 (28.8) IV 209 43.34) 0.2 (33.4) RM 560 42.37) 0.55 – 1.70) 0.35 – 0.0) * ODDS RATIO corregida por edad.33) 0.0 .8.37.8 .87 (0.7 .63 – 1.06) 1..3) VI 229 40.62 – 1.73 (0.7) II 160 35.85) 248 .85 – 1.Tabla IV.52.6 (30.76 (0.48.8 (28.42 – 1.49.2) VII 198 43.2 (29. sexo y nivel educacional.53) 1.55 (0.5) X 217 37.7 .46.86 (0.4 .Prevalencia (IC) de SME 1 por región.

8.7) (38.3 (20.8) (18.5 – 29.1 1. Se puede observar que la prevalencia es mayor en mujeres.518 34.Prevalencia (IC) de SME2 según edad y sexo.8. sin embargo. La prevalencia aumenta con la edad en ambos sexos alcanzando una prevalencia global cercana al 44% en los mayores de 64 años.8 – 49. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 20.3 (12.2 – 30.1 583 40.6) 34.123 38.8) 27.124 33.9 – 57.2 3. las curvas son algo diferentes.0 (27.9 423 24.9) (34.599 i) Prevalencia de SME2 por edad En el gráfico IV.5) (44.5) (34. se observa un aumento más acelerado entre los 30 y 55 años alcanzando una prevalencia máxima a los 60 años.3 (22.1) (43.6 848 44.5 1.7 1.7.3% de la población adulta chilena mayor de 17 años resulta sintomático.9 – 28.4 – 46. En la tabla IV.8 – 30.3.919 42.3) (38. se puede apreciar que los SME2 aumentan con la edad en ambos sexos.5 – 42. De igual forma a lo observado para SME1. En la mujer en cambio.1 – 37..8. Chile 2003.8 494 50.7) (29. se muestra la prevalencia de SME2 a través de la edad para hombres y mujeres.9 (21.3 – 37. se presenta la prevalencia de SME2 según sexo y edad. 249 .7 – 46.6 – 56.7.0) (31.0 – 42.5 – 38.h) Prevalencia (“en últimos 7 dias”) de síntomas músculo esqueléticos de origen no traumático (SME2) según edad y sexo. El 34.3) 26. especialmente en el grupo de E 45 años.4) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 E 65 Total N 215 541 489 354 1.4 634 50.6) (17. En el hombre el aumento es progresivo y bastante lineal hasta edades avanzada.3) 25.9 208 27. Tabla IV.4 – 32.

Hombres Mujeres Gráfico IV.Prevalencia (IC) de SME2 por nivel socioeconómico (NSE)..7 – 45.3 (0.5) 43.9 – 36.8.2 – 33.C.0) 35.0 – 49. no hay diferencias estadísticamente significativas entre ellos.7) C2C3 377 28. 95%) según nivel socio económico En la tabla IV. Tabla IV.7 – 2.2 – 48.7 – 2.0 250 .8 (20.0 (24.8 (30.4 (2. a aprecia una tendencia a presentar prevalencias más altas en los niveles socioeconómicos bajos.3 (0.9 (39.7 – 18.C.1) D 843 29.824 858 98 Prevalencia 38.8 – 34.7 – 2.4) 36.7 – 41.0 (40.6) 1.9 (19.6 – 59.8.5 (33. NSE E Hombres Prevalencia 26. sin embargo al ajustar por edad y sexo.8.0 – 48.6 (31. j) Prevalencia de SME2 (I.5) 42. Chile 2003. Prevalencia (I. se presenta la prevalencia de SME2 según niveles socioeconómicos. Chile 2003.9) 1.1) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 – 40.3.4) OR* 1.4 (36. De igual forma a lo observado para SME1.2 (17.4 (0.7) ABC1 46 10.6) 1.8.0) 33. N 289 N 346 981 481 52 Mujeres Prevalencia 50.8.) de SME2 en hombres y mujeres a través de la edad (años).8 (28.7) Ambos Sexos N 635 1.8) 49.0 – 71.

9) (30.Prevalencia (IC) de SME2 por zona.3) (25.1 – 37.701 34.10.0 816 46.3) Alto 243 14. Chile 2003.C. se presenta la prevalencia de SME2 según zona.5 – 30.2 – 2.9.0 (8.2 – 37.4 – 45.8.9 – 1..1 – 31.k) Prevalencia de SME 2 (I.1 – 43. OR* 1.9.1) (37.7 1. 95%) según nivel educacional En la tabla IV.0) 628 Rural 39.367 43.1 896 42. que al igual que lo observado con SME1. l) Prevalencia de SME2 (I.2) (1. Chile 2003.2 – 52.2 (33.9 – 47. 95%) por zona En la tabla IV.0 – 46.8) (1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 551 38.2 – 45. Tabla IV.8.9) (41.8) 1.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo..9 (32.Prevalencia (IC) de SME2 según nivel educacional (NEDU). De esta tabla se desprende. las zonas rural y urbana no difieren significativamente en su prevalencia de SME2. Zona N Prevalencia 2.0)) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. Tabla IV.8. existe una gradiente significativa en que los niveles educacionales más bajos.890 Urbano 33.C. Esta gradiente persiste al ajustar por edad y sexo.0 251 .0 1.4 – 20.7) (17.8.0 1.6 (21. se presenta la prevalencia de SME2 según nivel educaional.3) (38.5 (30.3 (0.9) Medio 805 26.5 450 24.10.4 207 35.1 – 2.1 1. En esta tabla se observa que al ajustar por edad y sexo. presentan mayor prevalencia de SME2.0 1.

Prevalencia (I.00% 20. se confirma el comprotamiento descrito para las prevalencias sin ajustar.11.00% 161 I 160 II 163 III 209 IV 327 V 560 RM 229 VI 198 VII 785 VIII 199 IX 217 X 165 XI 145 XII R e gi ón Gráfico IV.m) Prevalencia de SME2 (I. Al comparar con la RM.8. se observa las prevalencias de SME2 según regiones. 60.) de SME2 según regiones. 8.4. En la tabla IV. 252 .00% 30. La línea destacada marca la prevalencia país.00% 40. Chile 2003. 95%) por región En el gráfico IV.00% 50. Es decir.8.C. se observa las variaciones regionales en la prevalencia de SME2.00% 0. Se puede apreciar que en un análisis bruto (sin ajustar). la XII región presenta prevalencias más bajas y la VIII región presenta prevalencias más altas que la prevalencia nacional. la XII región presenta prevalencias más bajas y la VIII región presenta prevalencias más altas que la RM.4.00% 10.C.

9 (7.491) 88.5 . Región N Prevalencia I 161 34. sexo y nivel educacional.6) 0.5 (1.0 – 39.1%) refiere presentar dolor de intensidad >=4 en una escala de 1 a 10. un alto porcentaje (90.1 (84.11.7) V 327 33.7 (26.1.8 (29.3) Tipo de Dolor* Intenso (>=4) No Intenso * se dicotomizó escala de dolor en >=4 y <4 (escala de 1 a l0).1 – 43.0) IX 199 38.15.6 – 41.2 (0.92.7 .12.6) X 217 33.9) 1.4 (28.92.5 91.4) 1.1 90.3 (0.7) 0. 253 .0 (0.Prevalencia (IC) de SME 2 por región.2 – 39. OR* 1.1.4 .1) Tabla IV.4 .12.7 (22.3 (16.2. se aprecia que entre las personas con SME.5) 1.9 (0.6) (7.0 0.93. Chile 2003.6) (6.4 (22.9 (0.5) 11.0 .9) (87.5 .3) XII 145 23.6) 1.1.0 – 46.5 (19.1.7) 1.0 (0.0) * ODDS RATIO corregida por edad.1) IV 209 32.1.8 .5 .5 .8.7) III 163 31.2.2 – 41. Chile 2003.9) II 160 30.7 .9 (0.5 .9) 0.1 .6 (0..9 9.9 (24.4 (21.9 (0.2 – 48.Tabla IV.8 (23.1) RM 560 32.1 – 41.1 (27.5 – 42.1) VI 229 30. Hombres y mujeres no difieren significativamente en la intensidad del dolor reportado (p=0.7 .0) n) Caracterización de la intensidad del dolor en personas con SME 1 En la tabla IV.5 ..1.1 (0.1) 1.1.0 (24.0 (0.5) XI 165 32.Distribución del tipo de dolor en personas con SME1.7 .6) (88.8.1 – 44.8 – 46.1.6) VIII 785 41.6 .2) 1.12.4 .9 (37.5 8.7 – 38.1.5 .8.6) VII 198 37.8) 0.1. Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=542) (N=949) (N=1.5 – 30.11.

0 (21.4 (18.7 21.7 34.25.1 28.7 .4 11.2 .Duración de los síntomas en personas con SME1 (% e IC).7 .7.6.41.1 .8 .ñ) Caracterización de la duración de los síntomas en personas con SME 1 En la tabla IV.4) E 5 años 28.14.0 28.8 (2.13.6 35.30.34.3) (24.. Chile 2003.2) (2.7 .7) (17.14.8.2 – 15.0) 1 – 6 meses 11.5) 254 . se puede observar que un alto porcentaje (62.9 .1 . refieren presentar estos síntomas hace más de 1 año.6 .4) (30.6 (7. Duración Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=541) (N=945) (N=1.8 11.5) (8.8 .9 4.486) N 1 mes 24.3 .1) 6 meses – 1 año 4.8 .13.9) (3.8.4) 1 – 5 años 31.4) (29.9) (9.8 4. Hombres y mujeres no difieren significativamente en la duración de los síntomas (p>=0.2%) de las personas que refieren síntomas musculoesqueléticos de origen no traumático en los últimos 7 dias.1) (15.23.31.32.38.38.2 (24.6.5).1 19.9) (23. Tabla IV.5 .1 .

6 (0.0) (5.3) (0.7 .0) 1.8 5.9) (6.9) 8.8 .0 .9 .3 .10.1) (8.13.0 .36.2 .1 .0 (0.14.4 4.8.7 .4) (9.8) (1.0) 4.4 2.3 .3.3.14.1 .7.8 13.5 (6.9) (10.7 .9) (1.4 2.5.1 7.5 .4 2.7 7.5 .3) (1.1 4.3) 8.3.5) 30.12.8 9.7 29. Chile 2003.2) (2.0 4.8 .0 .1 .9.12.33.6.6 .4 8. se observa las localizaciones más frecuentes reportadas por las personas con SME1.3 .8 11.0 .3 .8 .o) Caracterización de la localización del dolor en personas con SME1 En la tabla IV.0 (3.2 .9.7.2 .6) (5.13.16.9) (8.7 (0.8.6 11.8 3.9 .4) 9.8.8. La mayor frecuencia de localización se observó en rodilla (29.6 (1.0 (0.533) 1.5 (11. mientras las mujeres presentan mayores proporciones en “dedos de la mano” y “tobillo”.3) 5.9) Localización Cuello Hombro Espalda arriba Espalda abajo Codo Muñeca Dedos Mano Cadera Rodilla Tobillo Dedos pie Otra 255 .5) (24.1) (3.6.1) (1.6.7 .8) (1.4.2) (8.1 5.0 .12.0 29.8 7. Tabla IV.4.0 2.4 .6) (0.2 2.33.8) (0.7) (3.2. Hombres y mujeres difieren significativamente en algunas localizaciones.2 .3) (26.9 .2 5. Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=551) (N=982) (N=1.2) (6.0) 5.1 .3 11.4 .11. Los hombres presentan mayor proporción de reportes en “espalda abajo”.0 10.8 (5.7.3.6 .1) 2.2 .8.Localización del dolor en personas con SME1 (% e IC).1) 17.14.23.7 (24.6.3) 3.6 (5.7 ..6.13.5) (0.7%).8) (5.1 (1.10.6 .

sexo y nivel educacional.33.3 .4) 1.2 (63.8 .0 0. Sin embargo.9 .16.8.35.9 . Funcionalidad (categorías HAQ) SME1 Normal Suficiente para Incapacidad Invalidez OR* trabajar Si 64.4 60.3) (1.2 34.2 .02).p) Caracterización de la funcionalidad en personas con SME1 En la tabla IV. Tabla IV.5.2 .1) (27.1.0 .1) (27.5 3.66.68.8.0 31.15.0) En la tabla IV.7) (0.2.75.7 .1. 256 . se observa que el 64% de las personas con SME1 no tiene compromiso en su funcionalidad según puntaje HAQ8 (ver cap.4) (0.7) (2.1) (55.8 2.00 * OR ajustado por edad.68. Chile 2003.4) Invalidez 0.4) (0.88) No 80.5 .1.2 .7) (3.II. la presencia de incapacidad o invalidez no difiere significativamente entre las personas con y sin SME 1.7 3.4 16.8 (77.7 4.1 . % (IC).0) (0.492) Normal 69.16.1 .6 (0.5.5 .82.4.21 (60. % (IC).7 .8) Incapacidad 1. Funcionalidad Hombres Mujeres Ambos Sexos (categorías HAQ8) (N=542) (N=950) (N=1.Asociación entre SME1 y grado de funcionalidad.8 (22.9 64.9) (2.2..2 .77 – 1.8 .39.15. Las mujeres presentan mayor compromiso de la funcionalidad que los hombres (p<0.4.4 0. en el análisis no ajustado se aprecian prevalencias significativamente más altas de funcionalidad disminuida (pero suficiente para trabajar) en personas con SME 1. se observa que al dicotomizar el indicador HAQ* y ajustar por edad.7) (28. Dicotomización (Normal y Suficiente para trabajar versus Incapacidad e invalidez).3 para detalles sobre este indicador) y un 4% presenta franca discapacidad o invalidez.Distribución de la funcionalidad en personas con SME1.19. sexo y nivel educacional..2) Suficiente para trabajar 28. Chile 2003.0 .1.0) (60.8 .8 1.6 0.1.0 31.7 0.8.8.7 .35.3 .4 (0.9) (14. Tabla IV.4) (0.

al dicotomizar arbitrariamente en estado nutricional normal vs.44.mórbida.5) (17. se observa una tendencia en la cual la prevalencia de obesidad es significativamente mayor en personas con SME1.6) (51.6 .4 .8. Análisis dicotomizado en normal vs.6 (37.49.4 38.8 .4% de las personas con SME1 han consultado un médico.2 56. Sobrepeso/obesidad/obes. Chile 2003.4) No 45.0 .. sexo y nivel educacional.0) (38.2. se observa que el 56.22.8 .7 40.mórbida y ajustar por edad.7 .0 42.0 1.17 .52.4) (51.5 .75 – 1.5 .2 20.6 . Estado Con SME1 Sin SME1 OR* Nutricional N=1445 N=2073 Normal 36.6) 257 .7) (37.8 43.8. Consultaron Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=461) (N=808) (N=1.8.Porcentaje (IC) de personas con SME1 que han consultado un médico.7) (0.00 (32.41..Asociación entre SME1 y estado nutricional .6 .4 (47.61.97 (33.48.0 1. Sobrepeso/obesidad/obes.16 Mórbida (0.3 . no se observa una asociación significativa.18. r) Consulta al médico en personas con SME1 En la tabla IV.4) (34.5) (0.40.18.27.63.269) Si 55.41. Sin embargo.62.0 57. sexo y NE.7) (0.52 – 2. Tabla IV. Chile 2003.17.39) Obesidad 1.59) * OR ajustado por edad.27) Obesidad 24.q) Asociación entre SME1 y estado nutricional En la tabla IV.2 0.05 (20.7 1. Hombres y mujeres no difieren significativamente.6) (0.% (IC).4 .79 – 1.4 .6 .1) Sobrepeso 37.1.7 1.8. Tabla IV.6) (36.

1 .4 .0 .5) *“Un médico le ha dicho o diagnosticado que tiene artritis reumatoide” 258 .4 .34. Tabla IV.4 . otro tipo de artritis. Tabla IV.4 .8) (2.0 (19.4 – 2.2 583 0.0 423 0.7) (24.123 4.3 208 0.2) (64..5) 72.1 1. %(IC).8.8 . Hombres y mujeres no difieren significativamente en este porcentaje.Diagnóstico médico en personas con SME1. Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=461) (N=808) (N=1.3.11.Prevalencia (IC) de autoreporte* de artritis reumatoide.5 .0.599 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 215 0.9) Total 1.6 .7) (62.8 30.4) Diagnóstico Médico Si No t) Prevalencia de autoreporte de artritis reumatoide.0 (65.0 . 95%) por grupo de edad y sexo En la tabla IV.9) (25.8.19.s) Caracterización de la consulta a un médico en personas con SME1 En la tabla IV.3.8.2) E 65 354 2.4) (0.8 1. enfermedad del tejido conectivo o artrosis (I.2) (2.6. especialmente en los mayores de 44 años.0 .. se observa un 2% de prevalencia global de autoreporte de artritis reumatoide en la población chilena.0 .5) 45 – 64 489 1.0. Chile 2003..C.5) 25 – 44 541 0.19.1.1) (4.2 (0. -) (0.3 (0.1 31.0) (.0 494 8.5 (0.1.0.3 .8.7) (5.9.9 .74.7.5 .20.20.0 (0.7) (0.1 3.919 3.8 634 7.5 . La prevalencia es significativamente mayor en la mujer y aumenta con la edad.80.269) 27.6 848 5.4 1.75. se observa que un 30% de las personas con SME1 refieren que “un doctor le dio un nombre a su enfermedad o diagnosticó la causa de sus síntomas”.1 .4.9 (0.2 . Chile 2003.518 2.37.0) (1.35.6) (3.124 0.8 .9 68.2 70.0.

00 . tiene o padece de . Chile 2003.30) 0.6 .00 .15% de prevalencia global de autoreporte de “otro tipo de artritis o enfermedad del tejido conectivo en la población chilena”.0 1.3 .5 .1 (0.1 .38 (0.9.3.3) 25 – 44 541 1.0.42) * “Un médico le ha dicho que Ud.8 . Tabla IV.25) 45 – 64 489 0.21.4) (9.15 Total 1.123 7.17 1.8 1.00 .5 (3. Chile 2003.26) (0.00 .19 3.” En la tabla IV.84) E 65 354 0.124 0.0 .3) E 65 354 7.33) (0.0.Prevalencia (IC) de autoreporte* de “otro tipo de artritis o enfermedad del tejido conectivo”. se observa un 3.00 .0.22.4) (0.6) (0. se observa un 0.29) (0.1.34 1.04) (0.1 ..00 .599 0.Prevalencia (IC) de autoreporte* de “artrosis”.3) (7.6 3.00 .14 (0.8) (12.9 (0.8.00 – 0.1 .8% de prevalencia global de autoreporte de “artrosis”.1.124 0.0.0 .2) (5.19.26.00 . (0.919 0.51) (0.1 .7) (1.0.8.8 1.3 634 10.0 .5 494 19.09 494 0.919 5.6. tiene o padece de .7) 45 – 64 489 3..0.8 Total 1.2.123 0.6) (0.” 259 .0) (4.2 208 423 0.2 (1.11..0 – 4.43) (0.2 . Se observa una prevalencia significativamente mayor en mujeres y un aumento significativo con la edad en ambos sexos. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 215 0.00 .1.518 (0.00) (0.8.42 634 0.2) 3.0.1 583 0. 25 – 44 541 583 0..18 848 0. Tabla IV.8..1.9) * “Un médico le ha dicho que Ud.12 1..0.599 2.En la tabla IV.09 .14. Las bajas prevalencias no nos permiten detectar diferencias entre subgrupos con esta muestra.00 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 215 208 423 .0.21.5 848 14.0.22.0 .5.518 (3.

23. Chile 2003.3 (p < 0.8.. otro tipo de artritis o enfermedad del tejido conectivo y artrosis. Autoreporte SME1 No Si No 2. enfermedad del tejido conectivo o artrosis” y SME1.01) 260 .En la tabla IV.310 137 2 X = 1141.012 59 Si 1.8. Tabla IV. se observa que existe una asociación estadísticamente significativa entre el cuestionario CCQ-ILAR y el autoreporte de alguno de los siguientes diagnósticos específicos: artritis reumatoide.Asociación entre autoreporte de “artritis reumatoide. otro tipo de artritis.23.

3 (32. Los resultados de la encuesta entregan un puntaje de riesgo de depresión mayor.9. por sexo Chile 2003. Tanto los síntomas de disforia como el uso de medicamentos antidepresivos fueron significativamente más frecuentes entre las mujeres (Tabla IV.615) Mujeres (N=1.8-41.0 0. contestando afirmativamente el 18.7) (0. Sin embargo. ambas referidas a los últimos 12 meses (Tablas IV.2) Sólo a las personas que contestaron que no habían tenido tristeza en el último año (1. Síntomas de depresión En este capítulo se resumen los resultados del instrumento de tamizaje de síntomas de depresión CIDI-SF.4) (50. se les indagó si durante los últimos 12 meses.3% declara espontáneamente haber tomado antidepresivos. todos ellos presentan sintomatología suficiente para requerir atención médica.2. Hay dos preguntas generales a través de las cuales los sujetos pueden entrar al interrogatorio in extenso para caracterizar una posible depresión. en tanto 1.Durante el último año se han sentido dos semanas seguidas con tristeza. respectivamente).9%. el riesgo de padecer una Depresión Mayor es del 90%. % Disforia % Uso Antidep.8-48.9. Tasas por 100 habitantes.2 54. El uso de antidepresivos aumentó en 0.9. hubo dos o más semanas seguidas. en que hubieran perdido el interés en la mayoría de las cosas. Con el punto de corte de 5 o más puntos en la escala de CIDI abreviado.6% al considerar a estas personas.1 y IV.7% de las personas (Tabla IV.2. % (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) 37. al 46% de la población declara haber tenido dos semanas seguidas de tristeza.557) Disforia % Uso Antidep.9.1.6-4. El otro 10% de los que salen positivos.852 personas).5-57. desánimo o depresión o han utilizado antidepresivos.9. Hombres (N=1.. presenta síntomas de depresión asociados a otro diagnóstico de base médico o psiquiátrico o a una situación de duelo. En el último año.3 45.4-2.2) (0-0.942) Ambos Sexos (N=3.9. Tabla IV. con lo que la prevalencia declarada espontáneamente de uso de medicamentos antidepresivos llegó a 1. desanimo o depresión.2). 261 .1).8 1. % Disforia % Uso Antidep.8) (0. La primera pregunta indaga sobre síntomas de tristeza (disforia) y la segunda sobre falta de interés o capacidad para disfrutar (anhedonia).1) (42.2 2.

7 0. ha perdido el interés en las cosas.3 0.3-21.5% de las personas presentó los criterios mayores necesarios para continuar el tamizaje en búsqueda de criterios adicionales. (%) 3. N Promedio Mínimo Máximo E. para descartar o confirmar una depresión clínica.3) y gráfico 55.4 EE: error estándar de la media.2 21. 262 .9.7) (16.9) El 64. existiendo un subgrupo de personas que se distribuyen en torno a los 6 puntos.9 18. por sexo.6 (13. Chile 2003. Tasas por 100 habitantes.2-1.557 1. Mujeres (N=854) Ambos Sexos (N=1.2) (0. C.3.0 0.852) Hombres (N=998) Anhedonia Uso Anhedonia Uso Anhedonia Uso % Antidepresivos% % Antidepresivos% % Antidepresivos% (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) (95% IC) 16. que varió entro 0 y 7 puntos.. CV: coeficiente de variación de la media estimada. Tabla 1V.0) (0.9.V. La mayor parte de la población se distribuye en torno a 1 punto.2-0. se considera depresión clínica personas con cinco (5) o más puntos en la escala CIDI-SF. y uso de antidepresivos.0 7. (Tabla 1V.5) (17. Son dos curvas distintas.E.3 0. a) Descripción estadística simple del puntaje de depresión Las preguntas del instrumento se resumen en un puntaje de depresión.5) (0-0.4 0..9-25.1-19.07 5.Tabla IV. Escala CIDI-SF. Chile 2003.2.Distribución del Puntaje de Depresión Chilena 2003. dos o más semanas seguidas.9.Durante el último año.

C.1.67 1.86) (1.91) (0.1.74 586 1.79 .136 1.C.88 1.0.68 3.89 .) 17 – 24 216 1.9.557 1.942 1.05) (1..71 .1.1.1.93) (1.1.29 863 1.68 502 1.61 .04 (0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio (I.61) (0.16 – 1.9).Distribución de frecuencias de Puntaje de Depresión Chilena 2003. Línea indica punto de corte Escala CIDI-SF. Las mujeres presentaron un puntaje (1.Puntaje de Depresión por grupos de edad y sexo.22 427 1.7) significativamente más alto que los hombres (0.29 (0.. El grupo con mayor puntaje fueron las mujeres de 25 a 44 años (2.C.09 .56) 45 – 64 493 0.37 .16 .28) (1.4.1.30) (1.1.615 0.55) C 65 361 0.: Intervalo de Confianza 263 .45 .98) (1.9.49 .98 1.1.28) Total 1.66 .9.71 .67) (0.20 (0.36 (0.) (I.52) 25 – 44 545 0.4) Tabla IV.95 643 1.1.C.32 (0.19 211 1.0) (Tabla IV. Chile 2003.4) entre los 25-44 años y el más bajo (1.) (I.Gráfico IV.1.2.67) (0.0. el puntaje promedio no cambió de modo significativo por edades. siendo el máximo (1.1.42) I.55 .91 . Promedios.0) en los mayores de 54 años.131 1.83 .

1.9.1. Promedios..4 (regiones I.6).1.99 .9.7.16 – 1.50) 0.2.67 .37) 3.382 1. Promedios.8) (Tabla IV.1. VII y XII) y 1.C.16 – 1.557 Promedio (95% IC) 1.96 .8 (regiones III.2).21 (1.924 633 3.).849 1.53) 1.98 .29 (1..557 1.1.51) 98 1. Promedios (I.84 (0. 264 .16 .37 (1.16 – 1.42) El puntaje promedio de depresión a través de las regiones varió entre 0.6.723 452 3.Puntaje de Depresión por zona.7) Tabla IV. NE Bajo Medio Alto Total N 1.29 (1.07 .56) 1.36 (1.17 .47) 867 1.52 (0.24 (0.26 (0.32 (1.9. pero no alcanza significación estadística.62 .42) NSE E D C2C3 ABC1 Total El puntaje de depresión no varía por nivel educacional (Tabla IV. II y RM) (Gráfico IV.4) que rurales (0.5.06) 1. Zona Urbano Rural Total N 2.9.40 (0.1.9. Chile 2003. Tabla IV.36) 1.21 .El puntaje es mayor en el nivel socioeconómico alto.1.9. Tabla IV. N Promedio (95% IC) 640 1.Puntaje de Depresión por nivel educacional (NE). Chile 2003.42) El puntaje fue significativamente mayor en la población de zonas urbanas (1.1.29 (1..83) 1.557 Promedio 1.Puntaje de Depresión por nivel socio-económico (NSE). Chile 2003.

00 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 233 VI R e gi ón 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV. independientemente del tratamiento farmacológico.8).2.9. 10.50 0.4%) (Tabla IV. b) Prevalencia de Síntomas de depresión Se definió síntomas de depresión como personas con disforia o anhedonia casi todos los días. Promedio (Intervalo de Confianza) de Puntaje de Depresión por región. 265 . la mayor parte del día.3% vs.00 1.00 0. Chile 2003.5% de la población chilena padeció síntomas de depresión en el último año. Esto es un puntaje CIDI-SF > de 5.50 2.9. El 17.2.50 1. por al menos 2 semanas seguidas más la presencia de al menos 5 de 7 síntomas adicionales. siendo más frecuente en las edades medias (25 a 65 años) y significativamente más frecuente entre las mujeres que entre los hombres (24.

0 – 27..9 – 20.3 (5.3 – 3.4 (7.131 19.9 836 3.2) Total 1.1) (5.1 (1. Tasas por 100 habitantes. Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 C 65 Total N 216 545 493 361 1. Tabla IV.4 – 19.(8% de las mujeres y 2% de los hombres) (Tabla IV.0) (6.136 5.0 – 21.7 – 13.Prevalencia de Síntomas Actuales de Depresión por grupos de edad y sexo.2) 12.Prevalencia de Síntomas de depresión en el último año por grupos de edad y sexo. Chile 2003.8 643 9.0 – 7.9 – 8.4 1.3 – 18.5 – 20.9 – 22.5) 1.4 – 35.942 8.0) 45 – 64 493 1.5 – 11.6) N Ambos Sexos Prevalencia % (95% IC) 427 15.9.6 – 4.5) 586 30.4 (6.0 – 6.6 (0.131 6.2 (15.1 1.1 (24.0 – 23.9).3 – 27.7) (3.6 211 4.1) (3.942 24.4) 10.7) (1.1% de las personas presentaba estos síntomas en el momento de la entrevista o dentro del último mes -síntoma actual de depresión.6) 1.4) 8.8 (12.9) (4. Hombres Mujeres Total Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % (95% IC) % (95% IC) % (95% IC) 17 – 24 216 1.0 – 4.7) N El 5. Tasas por 100 habitantes.7 (0.3 – 3.615 2.2 1.2) (2. Chile 2003.1) (5.9.6 (14.7 – 17.9) 643 22.6) (2.1) Mujeres Prevalencia % (95% IC) 211 18.0 – 10.3) 863 13.8 (7.5 – 7.557 5.0 502 4.8.9 427 3.2 (17.5) 1.1 – 5.4 (9.1) 3.6 – 12..3) 7.7 – 13.557 17.4 – 3.2 (4.1) 502 17.Tabla IV.136 17.7 (10.3 (21.615 Hombres Prevalencia % (95% IC) 13.8) 25 – 44 545 2.1) (2.0 (1.9.4 – 7.0 3.2) 266 .7) C 65 361 2.1 – 3.0 – 9.1 (11.5 (15.6 586 9.2 (0.7 – 24.9.

9. la cima se alcanza más tarde (35-40 años de edad) y alcanza niveles mucho mayores (25%) para luego caer rápidamente alcanzando después de los 80 años niveles similares a los de los varones (12%) Gráfico IV. en los hombres hay una caída lineal de la prevalencia desde su nivel máximo (12% aproximadamente) en las edades más jóvenes (<de 20 años) . muestra la distribución de la síntomas de depresión por edades simples.9..9. Entre las mujeres (gráfico IV.c) Prevalencia de Síntomas de depresión último año El gráfico IV.Prevalencia de síntomas de depresión último año por edad en hombres.3. Chile 2003. 267 . Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.4).3.

5 – 30.48 – 3.6 – 21.2) (15.Gráfico IV.5 – 22.34 (4.7) (13.Prevalencia (I.2 1.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3) (2.70) ABC1 46 18.3) (12.10).0) (0..9 98 14.38 (7.20.37) D 854 9.849 18. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 290 12.6 867 17.9.6) (14.Síntomas de depresión por nivel socioeconómico (NSE).4.2) (1.9) (0.8 1.3 – 31.3) (22.1 52 11.44 – 4. Tabla IV.00 (0.59) C2C3 381 9.9.8 1.7 350 20.6 .10. Tasas por 100 habitantes.0 – 21. por edad en mujeres.C.48 – 4.8 – 17.5% vs.8 640 16.1 – 26.0 – 42.. 17-18%).9.5 1.3 1.6) (0. no alcanza significación estadística (Tabla IV.) de síntomas de depresión el último año. sin embargo.3 – 27.48 (6. 268 .4 486 24.5 – 14.5 995 26. Chile 2003.3) (18. Chile 2003. Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.7 – 12. El Nivel Socioeconómico alto presenta una tasa de síntomas de depresión más baja que los otros NSE (14.

Chile 2003. sólo la VII región alcanzan tasas significativamente más bajas que la RM (Tabla IV. 269 .Síntomas de depresión por nivel educacional (NEDU)..46 – 0.3 0.2 1. Tabla IV. Zona N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Urbano 2.67 (9.382 18.9.9.00 (15.4 0.7) (0.15) Medio 814 9.3 825 23.6) (15.0 – 15.924 18. la X. Tabla IV.2) (21.723 17.Síntomas de depresión por Zona Urbano-Rural.8) (0.6 – 27.12.3% vs.00 (1. En tanto las mayores prevalencias de depresión se presentaron en la RM.3 1. Al comparar las regiones con la RM.9 – 23.9 – 16.8 – 19.98 (6. Las tres regiones con las prevalencias más bajas de síntomas de depresión fueron las regiones III.9.6 452 16.8) (18..11. 12.7).64 – 2. Tasas por 100 habitantes.4 909 25.7 – 12. y II también coinciden en tener los mayores puntajes del indicador (Fig IV.4 – 21. ajustando por edad y sexo. que también fueron las regiones con los más bajos promedios poblacionales del indicador cuantitativo (puntaje de depresión).9.3) (14.12).11).8) (9.1 208 23.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. Las personas de las áreas urbanas presentaron significativamente mayor prevalencia de síntomas de depresión que las personas de áreas rurales (18. Tasas por 100 habitantes.4 – 32.9 – 20.96) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.8 1.68) Alto 244 11.No se encontró una diferencia importante en la tasa de síntomas de depresión por nivel educacional (Tabla IV.7) Rural 633 12.9 – 20.13).9.8) (0.57 – 1. Chile 2003.4%) (Tabla IV.9.0 – 29.6 1.1 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 557 12.17 (7. XII y VII.3) (14.

63 – 1.29) IX 205 18.2 1.95 (11.88) II 160 22.1 0.32 – 1. Tasas por 100 habitantes.00) * ajustado por edad y sexo 270 .17) III 163 13.0 0.5 – 22.82 (10.2 – 20.81 (11.6) (0.40) V 333 16.70) X 219 18.4) (0.6 0.64 (6.80 (7.5 0. Regiones N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) I 162 18.2) (0.40 – 1.7) (0.0 0.24 – 0.4) (0.2 – 25.7 – 26.90 (14.6 – 15.Tabla IV.27) RM 561 19.39 – 1.46 (4.8 0.29) IV 213 16.96 (9.3) (0.90) VIII 794 17.9.6 – 23.49 – 1.69 (8.92 (11.Síntomas de depresión por Regiones.13.5) (0.2 0.3 0.51 – 1.6 – 20.51 – 1.65) XII 149 10.3 – 25.7) VI 233 14.3 0.1 – 30.27 – 1.4 0.8 – 15.67) XI 166 16.21 (14..3 0.00 (14.20) VII 199 10.8 – 24.4) (0.5 – 20.52 (5.3) (0.48 – 1.6 – 20.67 – 2.9) (0.1 1.3) (0.9) (0. Chile 2003.53 – 1.

7. 271 .9.9. Chile 2003. presentan la distribución por edad de la depresión actual en hombres y mujeres rsepectivamente.0% 5.9.) de síntomas de depresión por regiones.8 y IV.0% 10. son marcadamente diferentes en ambos sexos. sugiriendo una curva bi-modal.0% 15.C. En las mujeres se repite el peak en torno a los 40 años para luego caer con la edad llegando a las menores tasas entre las mayores de 80 años.0% 25. baja en la madurez y nuevo ascenso despuès de los 70. al igual que lo observado en la prevalencia de depresión del último año.. Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.9.0% 30. hasta los 40 años. Las curvas.0% 0.0% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 233 VI Región 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV.0% Prevalencia 20.35. Entre los hombres se repite la tendencia de las mayores prevalencias en edades jòvenes. d) Prevalencia de Síntomas de depresión en el último mes Los gráficos IV.Prevalencia (I.

Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.Prevalencia de síntomas de depresión en el último mes por edad en mujeres.Prevalencia de síntomas de depresión en el último mes por edad en hombres..Gráfico IV. Chile 2003.8.9. Gráfico IV. 272 . Chile 2003.. Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.9.9.

4 640 5.5) (0.2 1.79) ABC1 46 3.1 1.723 5.61 – 3.6 – 10.7 825 8.8) (4.Síntomas de depresión en el último mes por nivel socioeconómico (NSE).6 208 7.7) (0.00 (0.6 – 11.14).2 995 9.La depresión del último mes fue más frecuente en las mujeres de NSE medio y bajo que en las de NSE alto.9) (0.7) (0.3 1.15).2 – 8.Síntomas de depresión en el último mes por nivel educacional (NEDU). Tabla IV.74 – 12.9 1.9. Chile 2003.7) (2.3 350 7.849 6. Tasas por 100 habitantes.8 – 12.07 (1.6) (3.35) Alto 244 0.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.5 909 8.30) C2C3 381 1.4) (3.382 5.66 – 4.8) (0. Tasas por 100 habitantes.2) (1.4) (3.9. Finalmente.7) (5. Chile 2003.63 (0. Sin embargo.. aunque la depresión acutal en la zona rural es un 40% inferior a la obtenida en la zona urbana.9.5) (0.79 – 12. 273 .56 – 8.14. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 290 4. siendo los hombres más educados los que presentan las prevalencias más bajas.1 52 1. no alcanza significación estadística.7 – 4.3 – 7.0 – 4. llevando que el promedio poblacional refleje mayor depresiòn en los NSE bajos. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 557 2.8 1.0 – 5.4 – 11.3 – 12.0 – 11. esta vez las mujeres más educadas tienen tasas similares a las de menor escolaridad.12 (0. Tabla IV.1 – 7.22 (0.16).4) (3.9.4) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. Sin embargo.0 – 9.00 (0. (Tabla IV.6 867 4.43 (1.9 3.8 – 6.9 – 8.76) D 854 2.5) (6.2) (3.4 – 6.9. al analizar la prevalencia de depresión actual por escolaridad.3 – 2. sin alcanzar significación estadística.8 – 6.1) (0.0 3.7) (5.9 – 3.2 486 7.4 1.6 2. En el total no hay diferencias significativas (Tabla IV.0) (0.15. en los hombres las tasas son iguales en los distintos estratos de NSE (Tabla IV.0 – 1.2 – 3.1 452 3..9 98 2.5 1.02) Medio 814 2.

2 – 10.34) II 160 7.8 – 13. Tabla IV.14 (0.2) (0.9.28) VIII 794 6. Chile 2003.00 (4.4 0.1 0.39 (3.2 – 6.25 – 3.9. Tasas por 100 habitantes.8 1.55 – 4.0) (0.Síntomas de depresión en el último mes por Regiones.1 1.04 – 0.55 (0.75 (4.0 0. la RM 4.Tabla IV.22) XI 166 4.66 (0.5% en las regiones II y V que no alcanzan significación al compararlas con la referencia (Tabla IV.6 0. La depresión del último mes por regiones varía entre 0.99 (1.0 – 10.7) (0.20 – 2.28 – 1.6) VI 233 4. Regiones N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) I 162 7.68 – 4.1 – 4.33 – 2.0 – 6.92) XII 149 2.40) RM 561 4.1 0.98 (0.5) (0.4 1. Tasas por 100 habitantes.5 1.7) Rural 633 3.72 – 2.00 (2.17) X 219 6. Zona N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Urbano 2.16. Chile 2003.69) IX 205 3..9) (0.4 0.63 – 4.0 – 1.7 0.2) (0.71 (2.0 – 6.7) (0.6 – 8.6) (0.0) (0.86 (0.90 – 3..9) (0.Síntomas de depresión en el último mes por Zona Urbano-Rural.0 – 7.17).7% en la IV Región (significativametne menor que la referencia.9.5 1.61) III 163 4.35 – 3.4 – 6.5 – 9.70 (1.9 – 7.924 5.8) (0.8 1.09 – 3.5 1.55) IV 213 0.2) (0.17.00) VII 199 4.5%) y 7.56 (1.38 – 2.13) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.53 (1.02 (0.9) (0.51) V 333 7.3 1.3 – 11.41) * ajustado por edad y sexo 274 .7 – 11.

9.10. los con más años consultaron más que los de baja escolaridad (Tabla IV.00% 12. Algo similar se aprecia al comparar a las personas según año de escolaridad.9.00% 10.00% 0.9.14. que varían entre 74.19).. La consulta a otros profesionales de la salud es muy baja. e) Personas que consultaron médico por sus síntomas de depresión El 39. Chile 2003.00% 4.10).18). en tasa de consulta ocurre entre los niveles socioeconómicos.21).C. las personas de áreas urbanas consultaron significativamente más que las de zonas rurales (Tabla IV.9. la mayor diferencia. Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza. sólo alcanza significación estadística el contraste entre nivel alto y medio bajo (Tabla IV.9.00% 6.3% en el NSE alto y de 34%-46% en los otros niveles. 275 .2% de las personas con síntomas de depresión consultó médico.00% 8.) de síntomas de depresión en el último mes por regiones.Prevalencia (I.00% 2. Finalmente.00% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 233 VI R eg i ón 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV. Sin embargo. las mujeres consultaron con más frecuencia que los hombres (Tabla IV.

2 – 53.2) (0.4 0.1 – 36.Porcentaje (IC) de personas que consultó a un médico por síntomas de depresión Tasas por zona.8) (0.7) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.6 1.2 (19.Porcentaje (IC) de personas que consultó a un médico sobre por síntomas de depresión.34) Medio 274 36.6) (33.92) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.17 – 1.6) Tabla IV.08 – 1..6 1.Tabla IV.6) Rural 78 25.00 (48..1 – 41.1 – 100. Zona N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Urbano 497 40..3 0.49 (14. Chile 2003.6) (0.48 (30.60 (29.9 575 39.7) (0. Tabla IV.4 0.93) C2C3 127 46.8 – 45.29) D 295 33.3 1. Tasas por nivel educacional (NE).Porcentaje (IC) de personas que consultó a un médico por síntomas de depresión.34 (33.19 (26.9.00 (29.4) (0.4 0.5 – 67.9) (32.9.20.7 – 47.0 – 43.9.9. NSE N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) E 121 43. Chile 2003.0 419 40.51) ABC1 14 74.3 0. Tabla IV. Chile 2003.0) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.46) Alto 61 48.27 (33.00 (33.26 – 0. Hombres Mujeres Total N Prevalencia % N Prevalencia % N Prevalencia % (95% IC) (95% IC) (95% IC) 156 35. Tasas por nivel socioeconómico (NSE).5) (0.Porcentaje (IC) de personas que consultó a un médico por síntomas de depresión.21.4 – 50.9 – 47.0 – 46.18. Tasas por sexo.24 – 1.04 – 0.. 276 .19. NE N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Bajo 240 38. Chile 2003.5 – 59.7 0.06 – 1.

6 % (Región XI) y 73% (región XII).9. la XII región presenta una tasa de consulta significativamente superior.9) (0.3 – 66.52 – 14.01 – 0.5 1.8 – 64.69 – 4. Regiones N Prevalencia %(95% IC) OR*(95% IC) I 23 27.87) IV 38 46.60 – 3.4) VI 34 55.5 – 38. Chile 2003.5) (0.5 – 36.6 1.8) (0.0 – 7.9) (0.39 (9.9.2 – 49.5 – 55. Tabla IV.3 0.0 0.4) (0.06 (21.45 – 3.1 0.22 y Gráfico IV.18) III 19 41.22.16) IX 31 22.11).La tasa de consulta por regiones varió entre el 2.3 0.36 (5.00 (30.6 1.69 (52.1) (0.07 (17.39 – 2. Sin embargo.1 0.7) (0.12 – 1.60 (20.4) (0. (Tabla IV.7) (0.71 (35.1) (0..2 – 37.31) XII 17 73.44 (9.09) 43.0 4. 277 . en tanto la región XI está significativamente por debajo de la RM (Tabla IV.9.38 – 3.37 (32.2 – 74. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión. al considerar el total de consultas por síntomas de depresión con algún profesional.16 – 1.5 – 35.0 – 61.36) V 52 49.00) X 34 41.16 – 2.1 1.07) VIII 135 29.01) II 37 23.03) XI 21 2.0) (0.23).6 – 93.15 – 1.49) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.23 (25. tomando como referencia la RM (43%).4 1.0 RM 105 1.Consultó médico por síntomas de depresión por regiones.57 (4.6 0.25) VII 29 21.31 – 1. la IX región llega ser significativamente inferior a la RM.4) (1.04 (0.9.8 – 67.

1 0. Regiones N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) I 23 30.22 – 1.00% 20.62 (6.8 2.0 – 75.59 (21.9 – 21.00% 30. Chile 2003.5 – 35.00% 23 I 37 II 19 III 38 IV 52 V 105 RM 34 VI Región 29 VII 135 VIII 31 IX 34 X 21 XI 17 XII Gráfico IV.0 5.86 (36. Tabla IV.7 – 38.86 – 13.00% 60.9) (0. Chile 2003.00% Prevalencia 50.71 (59.1 – 82.73) 278 . por regiones.00% 0.11) II 37 24.30 – 1.00% 90.4 0.0 0.3 – 66.63 – 4.3 – 56.3) (0.07 – 0.98) RM 43.9.31 (32.100.19) III 19 69.37 (9.3 0.1) (0.4 1.9) (1.64) VIII 135 30.2) VI 34 64.7 – 98.14 – 0.0 1.0) (0. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión.6 1.9.7) (0.7 3.00 105 (31.95 – 5.74 – 18.45 (10.2 – 96.9 0.38 (47.0 – 46.69 (31..Consultó a algún profesional por síntomas de depresión por regiones.21 (1.57 – 2.81) V 52 49.4) (0. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión y 95% intervalo de confianza.7 – 77.64) XII 17 78.9) (0.46) IV 38 57.72 – 4.00% 10.9 – 54.00% 70.60 (15.2.41 (40.52) XI 21 11.00% 40.4 0.8) (0.1) (0.97) X 34 53.9) (0.00% 80.3 – 38. Consulta médico por síntomas de depresión.95) VII 29 31.17 – 1.18 .15) IX 31 22.11.23.8) (0.8 1.

Tampoco hubo diferencias significativas entre los niveles educacionales (Tabla IV.88) D 295 36.. drogas o alcohol entre las personas con síntomas de depresión Un 41.Usó medicamentos. El nivel socioeconómico alto consumió más que los otros niveles.8 – 57..9. NE N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Bajo 240 36.78) Alto 61 42. drogas o alcohol para problemas de depresión por sexo. Chile 2003.0) (0.3) (0.2 419 36.0 – 45.6 1. Tabla IV. drogas o alcohol para problemas de depresión por nivel socioeconómico (NSE).3 – 43.7 0. drogas o alcohol para problemas de depresión por nivel educacional (NE).9 0.9.6) Tabla IV.39 (31.2 – 63.25.26.6 – 100.6) (0. NSE N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) E 121 43.9.9.3 575 41.24.00 (33.09 – 1. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión.8 0.9) (0. Chile 2003.0) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.4) (35.53) Medio 274 44. sin embargo. siendo más frecuente el consumo entre los hombres (Tabla IV.99) ABC1 14 68. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión.36 – 2.48) C2C3 127 45. Hombres Mujeres Total N Prevalencia % N Prevalencia % N Prevalencia % (95% IC) (95% IC) (95% IC) 156 55.5 – 52.3 1.24).3 – 55.0 1. ni entre zona rural y urbana (Tabla Tabla IV.06 – 1. IV.4 – 69.27).25).0) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. drogas o alcohol para problemas de depresión.2) (0. 279 .1 – 48. Chile 2003.9.Utilizó medicamentos.0) (29.6 – 45.1 0.08 – 1.26).Usó medicamentos. no hubo diferencias estadísticamente significativas (Tabla IV.31 (28.48 – 2. Tasas por 100 personas con síntomas de depresión.8 (41.00 (22.15 (35.e) Uso de medicamentos antidepresivos.9.8 % de las personas utilizó medicamentos.9..95 (28.43 (33.

h) Percepción de calidad de vida y síntomas de depresión detectados con el CIDI SF Mientras el 71.27.0 – 49.2 – 53. Zona N Prevalencia % OR* (95% IC) (95% IC) Urbano 497 42.00 (35.79 (21.0% las mujeres y 58. drogas o alcohol para problemas de depresión por zona.0% los hombres).Utilizó medicamentos.5) (0.3 0.7% de los depresivos la califican así. entre las 3. 280 . Tasas por 100 personas con síntomas de depresión.7% de la población sin síntomas depresivos percibe que su calidad de vida es buena o muy buena.9. f) Grado de interferencia de síntomas depresivos con la vida diaria El 62.62) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.4% (330 personas) declaró haber sido diagnosticado de depresión por un médico en el 49% de ellas se confirmó un examen alterado. En comparación.3% de las personas con síntomas de depresión estimaron que esta interfería con las actividades de su vida diaria (64. g) Prevalencias autoreporte de depresión y síntomas de depresión detectados con el CID SF El 11.227 personas que dijeron no tener haber recibido un diagnótico médico de depresión. Chile 2003..3 1. sólo el 38.5) Rural 78 37. sólo en 13.4% se constató un examen de screening alterado.39 – 1.Tabla IV.

281 .0% entre los sujetos con síntomas de depresión. fuera del horario de trabajo. no se detectó diferencias en la prevalencia de sedentarismo entre las personas depresivas (90.8%) versus la población no depresiva (89.0% de personas con y sin síntomas de depresión respectivamente.1%). j) Sedentarismo y síntomas de depresión Se exploró la actividad física. de las personas en el último mes. estuvo totalmente de acuerdo el 43. se detectó a través de la afirmación “a nadie le importa mucho lo que me pasa”.i) Desconfianza hostil y síntomas de depresión La desconfianza hostil.0% vs el 30. Respecto a la afirmación “es más seguro no confiar en nadie”.6% de la población no depresiva subiendo a 22. que en nuestro medio se ha asociado a mayor riesgo de enfermedades crónicas. a la que respondieron totalmente de acuerdo el 11.

(%)2 0. II.35 222.68 0.79 1 E.92 0. Característica N Promedio Mínimo Máximo E.10.2.7 0..97 0.5 0.V.V. Tabla IV.75 17.58 0. E. 282 . Chile 2003.73m2) 3. Se construyó el Clearance-1 como una forma de explorar nuevos indicadores para el cálculo de la prevalencia poblacional de daño renal ya que se ha descrito en la literatura que el Clearance-2 (de uso tradicional) tiene ciertos problemas de sobreestimación del daño poblacional. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada. 5.E. Función renal A continuación se describen los resultados obtenidos a nivel nacional en 3 parámetros relacionados con la función renal: creatininemia.8 En el siguiente gráfico se aprecia la distribución de estos 3 parámetros en la población.361 99. C.10. 2 C.348 97.Descripción estadística de Creatininemia y Clearence calculado. sin embargo.43 1.345 0. los histogramas asemejan una distribución normal. Se puede observar que para los 3. los n que aparecen en las tablas corresponden a la muestra.1 se puede observar que el promedio nacional para los 3 parámetros se encuentra dentro de cifras consideradas normales (NKF). clearance calculado en base a fórmula de Cockcroft corregida por superficie corporal que llamaremos Clearance-1 y clearance calculado en base a la fórmula tradicional de Cockcroft sin corregir que llamaremos Clearance-2 (ver cap.10.1. = Error estándar de la media.39 175. a) Descripción estadística simple de creatininemia y clearance calculado. Se entrega valores promedio y prevalencias expandidas (población Chile 2003 > 17 años).00 Clearance -1 (ml/min x 1. En la tabla IV.3).1 Creatininemia (mg/dl) 3.67 Clearance -2 (ml/min) 3.78 11.

283 .Gráfico IV.Distribución de frecuencias de Clearance –1 (ml/min x 1. Chile 2003.. Chile 2003.10. Gráfico IV.2.Distribución de frecuencias de Creatininemia (mg/dl)..73m2).10.1.

02) (0. Chile 2003.89 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 199 0.01 1830 0.91) 499 1.84) (0.0.2 .94) (0.92) 470 1.95 . Este promedio es significativamente menor en la población femenina a toda edad.3.80 1039 0.90 (0.99 .92 834 0.0.1.10.1. este aumento es estadísticamente significativo sobre los 44 años en la mujer y sobre los 64 en el hombre.80 396 0.Distribución de frecuencias de Clearance –2(ml/min).92 mg/dl.77 .0.0.0.1.93 (0.07 487 0.00) 1515 1.0. se observa que el promedio poblacional de de creatininemia es de 0.82 .82) (0.C.0.01 606 0.87 ..0.24 25 – 44 45 – 64 @ 65 Total 284 .87) (0.98 (1.1.79 .C.89 .00 540 0.85 1076 0.02) (0.Gráfico IV.84 . La creatininemia muestra una tendencia a aumentar con la edad.91 . b) Promedios (I.96 .1..92 (0.Promedios (I.03) (0.98 197 0.) de Creatininemia(mg/dl) por grupos de edad y sexo. Chile 2003.94) 347 1.04 .2.01) (0. Tabla IV.89 (0.82) (0.1. 95%) de creatininemia y clearance calculado según grupos de edad y sexo En la tabla IV.91 .99 .10) (0.0.99 .93) Edad 17 .10.10.83 3345 0.

24 196 119.80 3348 97.113.106.78) 45 – 64 470 95.57.65 .28 535 108.06 393 114.71 .17 .63 .46 (102. se observa que el promedio de clearance-1 no difiere significativamente entre hombres y mujeres a ninguna edad.62 .18 608 84.55) (87.46 607 86.65.52 .68.61) (84.09 .4.72 538 105.10.. Chile 2003.35) (57.101.73m2) por grupos de edad y sexo.55 (92.68) 25 – 44 501 113.53 1833 94.61.C.18 (113.75) (59.08 .44 .10 488 59.29 3361 99.71) (102.13 (85.48 .84 1077 87.06) En la tabla IV.99.97 .43 .66 1034 106.117. el promedio de clearance-2 difiere significativamente entre hombres y mujeres.47) 25 – 44 499 104.116.30 .108.08 . presentando los hombres valores mayores a las mujeres.88.116.124.15 .72) (111.81 .68 .24 195 112.89.4 .92 .39 .30 .118.63) (92.107.23) (104.88.91.88 390 113.86.Promedios (I. a diferencia del primero.47) @ 65 361 66.72) (57.70) (85.96.86 .77 (63.41) (106.63 847 61.32 1078 89. sin embargo.) de Clearance –1(ml/minx1.69 .10.60) Total 1523 97. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .20 197 109.73) (110. se observa que a diferencia del Clearance-1.63 1039 109.78 (108. Chile 2003.En la tabla IV. El clearance disminuye significativamente en todos los grupos de edad y en ambos sexos.23 .62 . Tabla IV.72 195 114.3.10) 45 – 64 470 87.108. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .Promedios (I.10.61.111.50) (98.46 .62) Total 1528 105.08 .64) (96.20 490 55.06) (82.116.32) 285 .81) (107.) de Clearance-2 (ml/min) según grupos de edad y sexo. Tabla IV.17 851 59.78 (103.111.08 (60. no se aprecia diferencia estadísticamente significativa entre los grupos más jóvenes.59) (111.70 (110.75 (96.10.C.3 .10 .99. Al igual que en el clearance-1.91) (104.32) (95.74 .56 .96 . el clearance-2 disminuye significativamente con la edad en ambos sexos.99.62) @ 65 359 63.62.72) (52.98.70 1825 97..

se aprecia un promedio de Clearance-1 significativamente menor en el nivel alto.13 . 95%) según nivel socio económico En la tabla IV.91 454 99.99.33 .33 .96 (78. las diferencias no alcanzan significación estadística).77 342 94.92 (91.81 .10.6.13) (0.10.99) (0.) de Clearance-1(mlx1.97.05 801 98.86) (0. no alcanzan significación estadística en la mujer.84 800 0.81 .14) (96. se aprecia un promedio de creatininemia significativamente menor en los niveles Dy E que en los niveles C23 y ABC1.Promedios (I.0.0.07 47 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 288 0.0.97 .95 .0. sin embargo.101.99 925 0.0.83 631 0.19 924 99.0.62 . Tabla IV.18) ABC1 43 88.6 .00) (0.18 (97.33 .76) 286 .C.77 .01 . Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 288 95. Se observa la misma tendencia en ambos sexos (sin embargo.73 89 89.83) (0.98 (96.95.72 .90 (0.08 .83 46 90.92) D 796 0.73m2) según nivel socioeconómico (NSE) y sexo.39) (96.C.90) (0.102.100.95) ABC1 44 1.06) (0.92 . Chile 2003..04 456 0.89 .100. en el análisis por separado.101. Tabla IV.89 .09 630 94.10.88 .86) (0.76) D 801 99.33) (84.85 91 0.70 .82 1721 0.0.32) (84.5 .18 1725 99. Chile 2003.c) Promedios de creatinina y clearance (I.91) C2C3 344 1.1.94 (1.10.25 .97.101.59 ..) de Creatininemia (mg/dl) por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.1.97 343 0.47) (92. Estas diferencias son significativas en el hombre.101.80 .17 .02 .73) (97.99) En la tabla IV.5.78) C2C3 347 98.21) (90.90 (0.82 .48) (95.0.0.Promedios (I.94 (1.1.C.97.

80 .83) (97.83 .13 .81 .61 1608 102.d) Promedios de creatininemia y clearance (I.106.85 1318 0.0..91 (0.23) (83.103.98) En la tabla IV.0.103.85 413 100.0.83 .00) (0. Tabla IV.87.10.0.53 1327 85.92) Alto 226 1.04 190 0.91 (0.83 416 0.20 787 84.96 .C.28) (81.07 ..35 (99.03) (101. Chile 2003.103.10.7.99 .91 .15 .10.07) (0.59 . Tabla IV.86) (0.0.30 (94.89 .C.106. se observa que el nivel educacional bajo presenta clearance significativamente más bajo que el nivel medio y alto.C.00 856 0. 95%) por nivel educacional En la tabla IV.10.) de Creatininemia por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio Bajo 534 0. En las mujeres en cambio. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio Bajo 540 87.1.83) (0.87) (0.98 784 0.31) (96. se observa una tendencia a presentar promedios de creatininemia significativamente mayores que el nivel alto.90 .71 .92 .99) Alto 225 99.63 (84.39 .14) (100.87. se observa una tendencia a presentar creatininemias más altas en el nivel bajo.1.90.Promedios (I.02 .08 188 101.09 850 103.69) 287 .103. En los hombres esta tendencia alcanza significación estadística.8. Chile 2003.1. Esta tendencia significativa se observa tanto en hombres como en mujeres.95 (1.) de Clearance-1 (ml/minx1.82 1611 0.7 .92) Medio 755 1.0.01) (0.32 .Promedios (I.8 .68) Medio 758 101.73m2) según nivel educacional (NEDU) y sexo.

10 . se observa que tanto en hombres como en mujeres.03) (0.Promedios (I.04 294 98.35 .82 .e) Promedios de creatininemia y clearance (I.) de Creatininemia según zona urbano-rural y sexo.89) (95.01) (97.98.531 97.87 .66 .) de Clearance –1(ml/minx1. Tabla IV.92) Zona Urbano Rural En la tabla IV.C.9.84) (0.67 608 99..68) (95.82 602 0. se observa una tendencia a presentar valores de creatininemia mayores en la zona urbana.740 97.103.33 .95 .08 .C.99.10.94 (97.1.12 1.102.72) (94. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 1.92 (1.0.80 . Tabla IV.9.0.209 97.0.93) 309 0.96 293 0.537 0.743 0.91 .01 1.10.89 (0.84) (0. sin embargo este hallazgo es estadísticamente significativo sólo en los hombres. Chile 2003.10. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 1..10.C.85) 314 101.104.34 .206 1.83 2.80) Zona Urbano Rural 288 .40 (95.00 . la zona rural y urbana no difieren significativamente en el promedio de clearance -1.Promedios (I.99) (0.93 .67 2.73) por zona y sexo. 95%) según zona urbano-rural En la tabla IV.10.0.0. Chile 2003.98.

0.50 0.0. (95%) (0.0.10.84 761 0.91) (0.70 0.93 527 0.0. II. * En los gráficos.89 204 0. 95%) por región* En la Tabla IV.93 195 0.0.88 .91) (0.95) (0.89 .90 0. presentan cifras por sobre el promedio nacional. se aprecia que los promedios de creatininemia varían según región. la línea destacada muestra el promedio nacional.82 152 0.0.95) (0.93) (0. Chile 2003.) de Creatininemia según regiones.98 Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII I.85) (0.10.C.88 155 0.02) 1.90 . La V.1..0.10.92) (0.11.91 .Promedio (I.4.0.10. Tabla IV.90 .0.4.) de Creatininemia por región (mg/dl).C.C.94 199 0. La I..89 315 0.89 .87) (0. VII y VIII regiones presentan promedios por bajo la media nacional.40 153 I 155 II 152 III 184 IV 315 V 527 RM 199 VI R e gi ón 195 VII 761 VIII 204 IX 205 X 159 XI 136 XII Gráfico IV.f) Promedios de creatinina y clearance (I.C.96) (0.95) (0.89 159 0.0.0.60 0.96) (0. N Promedio 153 0. 289 .10 1.86 .00 0.93 205 0.81 .96) (0.85 .92 .80 0. Chile 2003.0.94 .92 136 0.Promedio (I.11 y en el Gráfico IV. RM y XII regiones en cambio.79 .92 184 0.86 .

73m2).) de Clearance-1 según regiones.12 .100.10.103.00) 196 106.85 (96.62 (101.51 .00 60.5.00 (105.106.10.21 (97. Tabla IV.63 (93. (95%) 149 102.73 .64) 188 100. II.83) 198 96.C.10.10.C. Las regiones V.25 (96.89 .104. 290 .21) 526 94.50 (93. VII y VIII presentan promedios de clearance-1 superiores al promedio nacional. Chile 2003.68 .Promedio (I.C.) de Clearance-1 por región (ml/minx1. N Promedio I. Chile 2003.00 80.40 (96.103.22 .22 (98.87) 756 101.92 (89. se observa que las regiones I.00 149 I 153 II 154 III 188 IV 316 V 526 RM 198 VI R e g i ón 196 VII 756 VIII 206 IX 206 X 160 XI 140 XII Gráfico IV.41) 160 100..86) 316 95.100.00 70.08 .11) 154 98.00 50.84 .118.111.00 90.106.96.61 (93.00 100. RM y XII presentan cifras promedio inferiores al nivel nacional.69 .5.76) 206 96.98. Promedio (I.En la tabla IV.12.07) 140 93.98.12 y en el gráfico IV.35 .00 110.104.20 (91.57 .17 (92.72) 153 112.38 .07) 206 101.18 .34) Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII 120.

2% en la población.15 .C.10 863 20.7% en la población de ambos sexos. los hombres presentan prevalencias de clearance bajo 80ml/min inferiores a las mujeres (p = 0.00 .95) Total 1541 6.10.80) (5.22) @ 65 367 14.32) (0.12 . presentando el grupo de 65 y más años prevalencias de clearance bajo 80 ml/min que alcanzan al 88%. sin embargo.g) Prevalencia de alteraciones en la función renal según grupo de edad y sexo En la tabla IV.58) (16.91 (2. 291 .87 .03). Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 199 6. se aprecia una prevalencia global de creatininemia elevada para la edad y sexo (puntos de corte.60 .8.62 .16) (7. se aprecian diferencias estadísticamente significativas entre los grupos.65 (2.66 197 1.7.10 – 8.40 .12) (0.1%).8.38 – 8. Al observar las prevalencias según edad.46 1081 7. ver cap.5.15) 45 – 64 473 5.32 .76 .13. No se calculó prevalencias bajo 20 ml dado el reducido tamaño muestral en este grupo.10.29.2%.20 608 10. Tabla IV.77) (5. esto está dado principalmente por las prevalencias algo superiores en mujeres mayores de 44 años.5.00 – 14.63 540 2.4.13. La prevalencia de clearance bajo 30ml/min es muy reducida. a 21.23 .27 (0.13 .10.14. En el análisis global. II.20.47) (2.23.8.3) alcanza un 6.10. La función renal disminuye en forma muy significativa con la edad.11) (18. alcanza sólo al 0.48) 25 – 44 502 4. Chile 2003.4.13) (5.67 1042 3. Los mujeres muestran una tendencia a presentar prevalencias mayores que los hombres (7..27 3382 6.72 496 24. se observa que la prevalencia de clearance-1 bajo 80ml/minx1. esta diferencia no alcanza significación estadística.89) (0.17 (9.03) En la tabla IV.3 vs 6.05 .12 1841 7.70 (4.79 396 4.13 .73m2 alcanza aprox.Prevalencia (I.) de Creatininemia elevada según grupos de edad y sexo.

22) (0. 2.79) (2.14 15.67 .44 .1.48) 25 – 44 0.30) Total 0.76 .08 .0.95) (0.84) (84.84) (0.10.16 .37 .0.92 .00 .7% en la población.00 .4.57.58 .34) (0.14 51.71 0.7.00 .17) @ 65 0.27) Total 0.89) (0.8.45 0.0.06 1.0.00 .00 .0.20 (0.5.89.4%.29) (18.10.0.00 .26 0.43 0.34 .. Chile 2003.18.64 .32 1.40) (19.02 .73 30. 4.59 83. se observa que la prevalencia de clearance-2 bajo 80ml/min alcanza aprox.26) (1.50 .6.0.72 80.31 ..20 (0.0.11 (0.92.C.10.43) (16.57 0.97 (0. esto está dado principalmente por las prevalencias significativamente superiores en mujeres en todos los grupos de edad.04 (0. 5.35 .18) En la tabla IV.50 .25 .35) (74.1.70 .34) (32.00 .26) (16.31) (0.4.39.33 .58 .0.86) 45 – 64 0. 2.06 .44 23.70 .02 .37 .03 . En el análisis global. presentando el grupo de 65 y más años prevalencias de clearance bajo 80 ml/min que alcanzan al 83.18 .1.93. 1.39) (79.97) (1.43) (0.23.99) (85.00 .Prevalencia (I.14 36.14 32. 3. los hombres presentan prevalencias de clearance bajo 80ml/min significativamente inferiores a las mujeres.34) (30. Chile 2003.34.41 88.00 .28.65) (21.09 3.12 88.14 0.2.41) (45.0.70) (80.25 .68) (1.15 .69 0.42 .00 .23 .77) 45 – 64 0.0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml 17 – 24 .04 8.00 .12 .31 (0.17.76 .14 34.64 85.36 .00 .Tabla IV.0.49) (0.69 0.21 (0.99 .15.86.05) (0.14 .) de Clearance -1 disminuido según grupos de edad y sexo.5.59 . 12.55 0.04 4.C.09 5.7.12) (27.13) (0.42.7.03) (7.Prevalencia (I.0.21 22.72 88.43) (25.44 (0.71) (0.38) @ 65 0.14 37.75 .3%.13) (2.16) 25 – 44 0.0.26) (2.91.00 .14 19.10.13) (5.14 22.08 .60 .79) (1.57) (0.65) (0.10.5.28 (0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml 17 – 24 .02) (0.25.49 0.00 .49) (0.54) 292 . Tabla IV.1.28 3.) de Clearance-2 disminuido según grupos de edad y sexo.39.41) (30. La función renal disminuye en forma muy significativa con la edad. 2. a 23.25.0.18 20.00 .42. La prevalencia de clearance bajo 30 es de 0.7.70 .57 5.22.79 .02 .79 .71 (0.07 .87.02 .36) (82.26) (12.35 .

En los gráficos IV.Prevalencia de Creatininemia elevada según edad (años).8 se observa que las curvas de prevalencias según la edad para clearance-1 y clearance-2 (< 80ml/min) muestran un comportamiento sigmoidal.7 y IV.10. 293 .6.. Chile 2003. con un alza en la prevalencia que comienza después de los 40 años y posteriormente la llegada a un plateau en que más del 90% de los adultos mayores de 90 años presentarían función renal bajo 80ml/min.10.h) Prevalencia de distintos indicadores de insuficiencia renal según edad En los siguientes gráficos se observan las curvas no paramétricas que relacionan las prevalencias a través de la edad para los 3 indicadores de función renal. especialmente en mayores de 60 años.10. En el gráfico IV.10.6 se observa que la prevalencia de creatininemia elevada aumenta con la edad en forma significativa. Gráfico IV.

Prevalencia de Clearance-2 <80 ml/min según la Edad (años). Chile 2003. Gráfico IV..Gráfico IV.73m2 según la Edad(años).10.Prevalencia de Clearance-1 <80ml/min/1..7.8 . Chile 2003.10. 294 .

7) (4.7) (3.29) D 811 5.45) C2C3 348 6.00 (1.35) 1.62 (2.Prevalencia (I.8 0.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.42 – 2. Al analizar las prevalencias de clearance-1 y clearance-2 <30ml.53 (1.1 47 5.5 91 8.9) (4.4 . Este mismo análisis utilizando el criterio clearance-2 (Tabla IV. Chile 2003.0 344 8. sólo se pudo realizar dicotomizando en 80 ml (por el escaso tamaño muestral bajo 30 ml).1 – 6.16.3 – 7. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 294 4. En este último análisis.3 638 6.1 – 7.5 .1 1744 5.9 – 11.8 – 11.C.2 0.5 933 6. mujeres y ambos sexos.8 – 10.9 – 11.10. Este mismo análisis ajustado por edad y sexo. no se observa una tendencia clara ni diferencias estadísticamente significativas entre los grupos socioeconómicos al ajustar por edad y sexo utilizando el criterio clearance1.9 – 8.15. 295 .21 – 1.1) (2.18) muestra una tendencia a presentar prevalencias de alteración inferiores en los NSE más bajos.9 (0.i) Prevalencia de insuficiencia renal (I.26 – 1.10.10.) de Creatininemia elevada por nivel socioeconómico (NSE).0) (0. sin embargo.4) (0.. Tabla IV.6 – 8.3) (4.16. se observa una tendencia a presentar mayores prevalencias de creatininemia elevada en el nivel alto. esta diferencia es significativa e independiente de la edad y el sexo. 95%) según nivel socio económico En la tabla IV. En las tablas IV.2 – 28.17 y 18.10.2 805 7.C. se observan las prevalencias de clearance disminuidos (ambos criterios 1 y 2) utilizando 2 puntos de corte (30 y 80 ml) en hombres.3) (4. al ajustar por edad y sexo estas diferencias no alcanzan significación estadística.5 1.10.4) (0.00 ABC1 44 14.4) (0. en el análisis bruto (sin ajustar por edad y sexo) se observa una tendencia a mayores prevalencias de alteración en los estratos más bajos.9) (4.6 457 8.

2 (0.72 .7) 0.08 .4 (0.) de Clearance-2 disminuído por nivel socioeconómico (NSE).5) 0.1 – 28.16 – 1.5 – 22.9 (7..0) 31. Chile 2003.1 (0. >=80 ml/min.8 (15. -) 0.0 – 0.8 (25.8) 0.4) 22.C.0 – 0. La prevalencia de clearance < 30ml es mayor en el nivel educacional bajo. sin embargo.33) 0. se observa una tendencia a disminuir las prevalencias de creatininemia elevada en el nivel educacional alto. al ajustar por edad y sexo no se observan diferencias significativas (Tabla IV.4) 21.8 – 68. -) 27.57 (19. al ajustar por edad y sexo.9) 19.0 – 1.9 – 37.1 (0. Mujeres Ambos Sexos Hombres <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* 0.9 – 56.59%) 0.90) 0.07) . -) 0.51 – 3.5) 19.1 – 1.4 (0.7 – 13.5 (0.0 – 0.00 .2 (22.0 – 1.3 – 42.48) 1. Análisis dicotomizado en <80ml/min vs.22.4) 15.9 (22.0 (19.28 – 1..6 (15.0 (. ni tests estadísiticos.Prevalencia (I.0 – 0.8) 8.00 NSE E D C2C3 ABC1 *ODDS RATIO corregida por edad y sexo.2 (0.17 (17. j) Prevalencia de alteraciones en la función renal (I.0.00 * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. Tabla IV. sin embargo.C. no existen diferencias significativas entre los distintos grupos...1 – 41.0 – 0.2 (0.5 (0.5) 1.1 (0. Análisis dicotomizado en <80ml/min vs.0 – 0.10.C. 95%) según nivel educacional En la tabla IV.19.2) 22.2 (15.9) 21.1 – 32.6 – 28.2 – 18.7 – 58.18.6 (16.07 (0.9 – 27.15 .1 (17.0 (.46 (0.17.4) 0.0 – 0.73 (10.8 (4.0.5) 33.2) 0.70 (0.19 – 0.9 (15.1) 0.88 42.5) 38.0 – 0.Prevalencia (I.1 (0.00) 1.38 (0.6) 0.4 (0.3 (5.19) 0.4) 42.33) 20.16 – 0.2 – 56.5 – 33..4) 28.33 (0.29 (0.4 – 24. 296 .29.0.43) 26.25 – 2.0 (.0 (20.1 – 0.20).6 – 24. -) 22.2 (0. -) 21.6) 0.6 (9.43 (0. >=80 ml/min. 24.62 (0.5) 0.9) 0.10.1) 0.2) 0.9) 14.0 (15.82 .NSE E D C2C3 ABC1 Tabla IV.00 .22.0 – 0.5 (3.. sin embargo.4) 0.) de Clearance-1 disminuído por nivel socioeconómico (NSE).1 – 33.7) 2. Hombres Mujeres Ambos Sexos <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* 0.8 (25.63) 18.36) 1.0 (.9 – 24.0) 0.2 – 2.6) 32.1) 0.9) 27.03 (0.29 (14.2 (0.97) 0.5 (12. el reducido tamaño muestral no permite ajustes por edad y sexo.2) 0.0 (. Chile 2003.3 (0.2 (19.51) 0. La prevalencia de clearance1 y Clearance-2 disminuido (<80ml) es significativamente mayor en el nivel bajo.10..10.7 – 19.2 – 4.6) 30.

9 2.2 – 33.4 37.21.0 (0..22) 1.20.17.9) 14.00 * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.70 (0.3 (11.88 .9 190 5.) de clearance-2 disminuído según nivel educacional (NEDU).4) (1.C. (27.3 0.8) 0.4) 16.1 (19.6 (9.24) (0.3 – 47.9 – 39.40 – 1.1 1.15) 0.1 (1. Análisis dicotomizado en <80ml vs.5 (13.5) 14.5 . Chile 2003.1 (0.19.6 – 23.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3 0.C.4) 0.8) 0.9 5.07) 14.8 857 4.9 (4. Análisis dicotomizado en <80ml vs.9) 10.1 – 43.1) .7 (14.Tabla IV.6) (1.5) 13.5 – 15. .2 – 21.6 0.0 – 0.9) 1.97 . Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* 1.44.345 9.37 – 1.60 Bajo Medio Alto (0..3) .11.00 .4 (7.43 0.6) 14.37) 416 1.67 Bajo Medio Alto (0.4 – 48.Prevalencia (I.1 – 6. (42.621 Medio 764 5.6 – 7.7) (0.6 (3.5 – 55.66 (3..59 40.3 (7. (35.) de clearance-1 disminuído según nivel educacional (NEDU).7 (7.29 – 1. (36.5 – 9.1 (0.2) 11.9 – 7.C.1 – 3.00 6.0 – 0.Prevalencia (I.44) 1.3) (0.6 42.00 * ODDS RATIO corregida por edad y sexo. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* 0.1 (0. >=80 ml.10.38 – 1. Tabla IV.3) 16. (38.7) (2.57 (12.9 (11.10.1) (0.32 – 1.6 0.Prevalencia (I.8) 23.4 – 23.2 – 19.0) 23.0.56 Bajo 551 5.0 – 0.3 – 27. Chile 2003. (31.07 .3) .4) .5) (0.1.1 – 1.0 – 17.0 – 8.0 – 0.16 .0 – 0.7 42.89) 14.20.5 49.1 .2 794 12. Tabla IV.06 (7. >=80 ml.7) (3. Chile 2003.5 – 13.20) 0.7) (0.13) .) de creatininemia elevada según nivel educacional (NEDU).74 (0.9) (0.3 – 18.8 – 2.01) 0.4 33.06) (2.31 – 1.8 0.10.0 – 0.10.6 – 13.6) (3.6 – 20.1) . Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* 0.05 (0.4) (9.8) 0.9 Alto 226 7. 297 .

4 23.04) (0. 298 . Tabla IV.59 . IV.51) (16.1 – 26. ZONA <30 ml 30 – 80 ml OR* 1.6) (21.C.22.C.5 (0.00 ..8 21.2) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.79 (0. 95%) por zona En la tabla IV. sin embargo al ajustar por edad y sexo.0 – 1.) de clearance-1 disminuido por zona..6 (0.1) 0.k) Prevalencia de disminución de la función renal (I.57 – 1.2 – 0.2 (0. Chile 2003.53 – 1.10.30) (18.) de clearance-2 disminuido por zona.00 Urbano 6. Tabla IV.51 – 1.772 1.50) (0.10. ZONA <30 ml 30 – 80 ml OR* 1.23 y IV.6) (17.2) 610 0.24. ZONA N Prevalencia OR* 2.74 Rural 0.37 0. Chile 2003. estas diferencias no alcanzan significación estadística.C.2) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.Prevalencia (I.54) Rural 0.10.Prevalencia (I.0.0.10.54) (3.93 Rural 6.24.23.24.9.C..10. Chile 2003.3 – 8.Prevalencia (I. Tabla IV.24 . observa que la prevalencia de deterioro de la función renal parece ser mayor en la zona urbana.07 (0.22.2 – 25.9 .10.17 21.23.00 Urbano 0.05 .23) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.) de creatininemia elevada por zona.20 20.7 (5.00 Urbano 0.

10.55 .62) (3.01) (5.71 (1.26.98) 1.47) (1.91 ..12 142 9.13 – 0. 95%) según regiones En la siguiente tabla se observa la variación regional en las prevalencias de cretininemia elevada.95) VII 89 2.38 – 1.19.42 – 8.35 – 2. No hay ninguna región que alcance prevalencias .73 – 8. 299 regiones presentan prevalencias significativamente inferiores.35) (0.C.18) (1.88 (0. OR* 0. Al comparar con la RM ajustando por edad.78 – 18.07 160 6.69 – 14.96 (4.04) IX 99 7.59 (1.81) (2.53) X 99 4.14.20 189 5.58 (0.62 (0.89 .10.81) (1.26) (2.31 – 11.0.00 – 6.80) VI 91 4. II y VIII regiones presentan prevalencias significativamente inferiores.12.12 – 9.49 – 4.33 83 11.22 – 4.61 109 7. No hay ninguna región que alcance prevalencias significativamente superiores a la RM después de ajustar.63) * ODDS RATIO corregida por edad.67 .45 (0.51 – 2.31 154 I 70 2.22) 1. VIII y X significativamente mayores a la RM después del ajuste.17 206 4.56 – 7.54) (3.36 84 3.57) (0.20 (0. Al comparar con la RM ajustando por edad.84) (0.12 – 10.77 (0.25 (0.64 175 11.60 – 1.69 .34 – 7.8.l) Prevalencia de insuficiencia renal (I.75 318 8.65 (0.14 .55) (4.33 (0.28 (0.98 67 8.05 – 0.00 0.28 – 1.82) 0.13 – 6.51 – 2.96 108 9.33 – 1.00 .62 – 7.86 82 10.16) (5.55 1.Prevalencias de creatininemia elevada (IC) por regiones.89 (0.27 154 8.21) (0.43) VIII 358 2.52) (2.00 – 7.00) (2.69 318 7.34 – 0.35) (2.05 .00 – 5.93 105 6.61 107 5.57) (3.82 – 8.00 .8.07 – 13.18.57) 0. sexo y nivel educacional.32) (2.00 – 9.05) XI 78 2.56) 0.23) (0.64 (3.64 – 2.08 (0.00 – 3.80 – 14.50 (0.63) IV 84 3.90 (0.73 207 8.14 – 2. se observa la variación regional en las prevalencias de clearance-1 80-30 y bajo 30ml/min. Tabla IV.93) (0.19) XII 75 10.9.66) 0.86 156 2.09) II 72 1.29 530 7.29 770 4.50 – 12.96 .31) (4.61) V 143 5.54 .17 – 14.83) (5.19 – 1.07 (0.64 (0.10. VII.79 (2. sexo y nivel educacional se observa que la I.88 412 6.82) III 71 6.10.17.02 (0.37 – 11.36) 1.67 .7.65 – 14.87) 1.18 200 5.25. Hombres Mujeres Ambos Sexos Regiones N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 84 0. Chile 2003.36) 0.37) (0.09) RM 212 8.89) 1.17 (0.20.36) 0.89) (0.13 196 4.92 107 5. sexo y nivel educacional se observa que la I.85 (1.17 (0.58 .85) (1.46) En la tabla IV.

09 .1. 12.00 .40 .13 .26 24. 300 .3.84) (0.72) (15.35 .55 .22.1.35.02 .93 .49 20.54 17.00 .89 .89 (14.56) (0.02 . 17.39) (0.IV.08 0.88 . Se utilizó el indicador <80 ml/min para las comparaciones.30. 21.49 0.10 22.65) (18.48 .24 19.77 .08) (0.95 0.97 .32 .80 0.23 .05 .85 .99) (6.56 0.16) (0.14 0.31.06 .1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Regiones <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* 13.47 (4. 19.39 .89) XI . 28.39 0.18.45 0.0.17.00 .07) (0.32 12.1. sexo y nivel educacional.89) (8.29 0.53) (10.22) (0.22) (13.40 .04 .62) * ODDS RATIO corregida por edad.1.47 .80) (10.0.13.75) (21.86 (13. 20.72) (0.00 .09) (0.30. 20.82 .27) (13.29.67 .28 18. 15.58 (0.05 0.26) (8.24 (4.12 .62) (13.65) (0.28.00 .21 22.55) (0.22.36 .22) (3.33. 10.48 17.25 .50 0.1.00 .34) (19.1.89 .48 .29 .0.44) (11.14 23.10.58 . 18.87 1.19 . 22.26.99 . 23.86) (9.35.96) X .95) (7.13) (0.30.12) (0.29.47 .74) (0.0.44) (12.30.00) (10.32 . 19.1.44 .65 .22 .35 0.0.32) (0.00 .77 .43 (0.34) VII .0.43.99) (7.31 .08) III 0.97) (0.69) (12.62 .28.08 .04) (0.0.25.29.64 16.55 0.03) (14.34.72 .66 (0.21.0.11 .77 (10.23.80 (10.00 (16.37 .17) (0.53 .06 0.66 .1.66 (0.69 0.34.00 .48) (0. 19.00 .23. 15.00 .76 0.0.29 I 0.11 26.29.65 (7.23.19 .00 .00 .73 .0.64 0.25) V .00 .26.62) VI .1.19. 24.92) IX . 29.00 .28.30) XII .20.19.60) (0.02) (14.1.18) (0. 21.35) (15.21.64) (0.23 .03 1.0.54) VIII 0.89 .26.25 22.08 0.41 .08 .37 .36 .05 .Prevalencias de clearance-1 disminuido (IC) según regiones.41 0.0.06) IV 0.1.68) (18.35 .90 .0.00 .29.01) (14.33 .21 24.74) (0.17.56) II .34 . 17.28.15 .69 0.70) (14.55 0.80 16.13) (0.25.59) (0.07 .39) RM .25 -16.32) (16. 24. Chile 2003.04 0.29) (14.00 .1.57 .94 0.61) (11.49 (5.0. 11.34 12.61) (15.. 8.43 0.0.53 .

2 0.0 – 2.6 0.6 – 29.00 (11.1 .4) (0.3 – 24. 17.3 24.2 0.15) XII .7 22.25 – 1.7 0.0 – 1.0 0.11) RM .0 .5) (0.54 (8.7) (0.0 – 1.0 0.2) (9. 301 .0 – 35.0) (0.2 – 24.22) XI .6 – 30.66 (7.1.6 – 37.7 1.0) (0.5 – 43.2) (0.1 24.4) (19.4) (17.6) (21.8 18.3 – 11.0 – 23.0 – 0.4 26.2) (14.9 1.0) (6.0 – 2.0 – 29.6 – 17.3 24.97) IV 0.3) (18.45) * ODDS RATIO corregida por edad.10.6 – 25.0 – 1.01 (0.0 – 4. 31. Chile 2003.6) (0.9) (9.0 – 0.9) (0.4 0.4 – 15.43) X .5 – 44.1) (0.71 (11.5 – 21.6 18. 10.0 – 37.6 0.7 – 28.4) (19.1 25.3 – 23.8 35.5 27.0 – 28.8) (24.8 24.0 – 0.8 0. 25.8) (0.6) (0.5) (0.3) (0.6) (0.28 – 0.2) (0.7) (0.8) (17.7) (11.8 0.0 – 0.7 0.32 – 1.0 – 0.0 0.67) VII .2 0.9 – 27.4 1.0 – 1.1) (0.9) (0.3) (0.0 – 1.2 – 22..4 0.2) VI .55 (4.9) (14.1 24.83 (8.4 0.3 1.8) (11.3 18. 16.41 – 1.7 0.7 21.83) IX .24) III 0.7 0.0 – 4.6) (9.83) V .2 – 40.7 0.2 -1.33 (3. 21.24 – 1.5 – 24.0 – 1.8) (15.0) (11.6 – 37.3 0. Se utilizó el indicador <80 ml/min para las comparaciones.0 – 0.0 – 31.60 (6.7) (21.3 – 17.3 15.5) (0.3) (17.3) (15. 16.3) (3.77 (13.7 12.2 – 26.0 1.0 – 0.8 – 42.2 – 33.5 10.17 – 0.6 0.7 – 38.7 32.9 0.6) (0.49 (0.9) (0.Prevalencias de clearance-2 disminuido (IC) según regiones. 15.3) (16.0 – 3.9 0.5 – 38.0 – 0.3) (0.0 – 1.7) (12.8 0.0 – 0. 14.3) (0.9) (0.8 0.2 0.1 – 1. 17.2 19.2) (13.1) (0.8) (13.7 – 30.2 .0 0.9 – 31.5 0.21) II .9) (17.1 – 17.7) (0.0 – 2.4 0.7) (0.3) (0.3 18.2 0.8) (0.35 – 0.6 23.8 13.0 – 0.7) (0.27.6 27.3 – 22.51 – 1.0 – 25.3 – 23. sexo y nivel educacional.2 0.55 (0.7) (0.0 – 33.5) (0.0) (23. Hombres Mujeres Ambos Sexos Regiones <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml <30 ml 30 – 80 ml OR* I 0.3 18.52 – 1.7) (13.4) (27.93 (7.1 26.3 30.0 0.0) (17.46 – 1.3 – 30.2 0.5) (0.0 – 0.7 – 24.2) (0.48 – 1.7) (0.6 32.62) VIII 0.IV.36 – 1.7 23. 7.

98 39.25) 26.92 (33.82 .10.3.2.40) 0.14. 302 .00) (0.37 – 1.46 .1 (9.00 .45 .46 .32.2.45.7 (0.07 86.15 – 7. el reducido tamaño muestral en este grupo no permite sacar conclusiones.64 (1.39 .70 .6 .48) 4.28.5) 0.51.42 (0.88 .10.89 (5. en todos los parámetros analizados (distintas alteraciones urinarias y diabetes) las prevalencias brutas son mayores mientras mayor es el compromiso de la función renal.8 (3.39.9 .00 .19) 12.93) 52.4 .3 0. Hombres Mujeres Ambos sexos <30 ml 30–80 ml >80 ml <30 ml 30–80 ml >80 ml <30 ml 30–80 ml >80 ml .80) (1.84 .1.76 (14. 56. se aprecia que al comparar personas con clearance >80 ml/min (“normales”) y personas con distinto grado de disminución de la función renal.49 . al dicotomizar en >80 ml/min y <80 ml/min y ajustar por edad.65 (7.2. Tabla IV.26) 11.10. Sin embargo.71) (0.8 (3.63 (12.3.19) 13.10) (0.08 (3.61 3.16.00 . la única diferencia que persiste es la de nitritos en orina.53 .27.Coexistencia de alteraciones urinarias y diabetes en personas con y sin clearance disminuido.00 .78 (1.15.41.34 . 12.24 (5.16.6) (21.11 (0.3 1.7 (0..77) 2.26 .19 9.43) 10.51 .56) 2.00 .49.00 .25) 17.81) OR* 0.98 96.56) 25.7 – 1.51) * ODDS RATIO corregida por edad.51 (20.12.42) (0.6.5 .1 (53.1 2.0 .77) 2.14 – 1.1 .94 .4 11.24 (0.04 (7.94 (0.35 (0.9 (10.85 (0.4.15.12.16 (7.04 .6) (34.23 (0.86) 15.10 .00 .91 24.46 (0.3 .0.30) 1.03 (23.92 2.73 (0.88) 42.75 17.78) 18.25 (34.12) (1.4.00 .98 22.4) .91) 11.43.74 (13.14 1.96 4. sexo y nivel educacional.7 .4 1.5) .41) 20. Las comparaciones se realizaron utilizando la dicotomización <80 ml/min.3 .28 (6. Es decir.21 .34.15.92.64 .51 (1.61) 39.44) 12.41) 1.80 – 1.7 (9.99.00 . 7. 26.22 .3.62 1.34) 2.56 (3.0) (0.92 (1.2.32 .16) (0. sexo y nivel educacional. Chile 2003.11 1.m) Coexistencia de alteraciones urinarias y diabetes en personas con y sin clearance disminuido En la tabla IV.10.48 – 1. sin embargo.46 92.84) (0.54) 12.69 .06 23.12) 7.70 25.27.21) 9.00 .17.2.28.50 .63) (3.03) 17. existe una asociación significativa entre la presencia de nitritos en la orina y el deterioro de función renal.46.5) 0.6.38 15.34) Glucosuria Cetonuria Leucocitos en orina Nitritos en orina Proteinuria Diabetes . Puede que las diferencias en los otros parámetros sean significativas al dicotomizar el análisis en <30 ml/min y >30 ml/min.7) (6.18 (0.26) 59. 75.2.82) (1.42 (0.48 (8.1) .12 (14.10.38) (0.57 .54) 12.8) 0.86) 11.30.26) 8.0.

18 .39) (1.14 .95..n) Asociación entre las prevalencias de autoreporte de insuficiencia renal y clearance disminuido En la tabla IV. Clearance Autoreporte <30 ml 30–80 ml >80 ml Positivo 11.06 537 0.Asociación entre autoreporte de insuficiencia renal y clearance disminuido.66) (2.72 (0.25.0 78.0 .50 (5.001).00 .82 3376 2.45 1037 0.23 .Prevalencia (I. La prevalencia aumenta significativamente después de los 44 años tanto en hombres como en mujeres.3 .51) (1.2) (18.29.25 (0. En la tabla IV.5 .00 .15) (0.95 .29.0.1 21.8.67 (2.28 607 3.30.38 (4.23. Tabla IV.30.8.00 .2) Negativo 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 1.9 (0.3.) de Glucosuria por grupos de edad y sexo.31 .0 .32.31 .81.74 870 6.54) 500 0. La prevalencia es significativamente mayor en hombres (p = 0.57) 1536 3.10.56) 469 9.39) Edad 17 .16) (4.6 .2) (76.71 .80) (1.3.00 .C.12.01) (0.10.1) ñ) Prevalencias de alteraciones urinarias A continuación se describen las prevalencias en población general.0.56 1840 1.69 501 4.85 .13. 393 0.2.6 16. de distintas alteraciones encontradas en una muestra aislada de orina (tira reactiva nephur7).7. se observa que la prevalencia poblacional de glucosuria en cualquier grado es de 2. Chile 2003.7) (0.05) (0.77) 369 8. se aprecia la existencia de una asociación estadísticamente significativa entre el autoreporte de insuficiencia renal y el clearance calculado.8) (48.4. Tabla IV.7%.7 71.10.5.8 (0.90) (4.00 . Chile 2003.1.10..41 195 .8 .18 .24 25 – 44 45 – 64 @ 65 Total 303 .1.87 1076 6.0.

58 1038 1.10 .15 .48.16 (3.39 . Tabla IV.) de Cetonuria por grupos de edad y sexo.C.73 1039 24.16 (0.) de Leucocituria por grupos de edad y sexo.85 (7.07 538 1.21 .01).72) 470 11.12.10.00 .32.06 (0.89 1077 1.46.C.24 25 – 44 45 – 64 @ 65 Total 304 .24 25 – 44 45 – 64 @ 65 Total En la tabla IV.28 .En la tabla IV.37 (0.73) 500 1. sin embargo.39 . La prevalencia no difiere significativamente entre hombres y mujeres (p = 0.1.1.27.36 (0.33 539 40.Prevalencia (I.35 1078 22.79 .00 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 1.02) 1537 1.32. Chile 2003.22 3378 1.2.0.51.2.16.2. se observa que la prevalencia poblacional de cetonuria en cualquier grado es de 1.60) 1537 9.89 1843 39.02 ..28) Edad 17 . Se observa una tendencia a disminuir la prevalencia con la edad.31.77) (0.82) (20.34 393 1.38) (0.32 393 26.74) 369 0.1.3.00 .00 .Prevalencia (I.24) (0.72) (0.42.00 .79 (6.17. La prevalencia es significativamente mayor en mujeres (4 veces mayor).56 608 33.09 501 0.00 .3.00 .30 .8).35.52 .00 .97) (0.38.1.67) (0.25 .82 .16) (0..21) (0.60) (32.05 . En la mujer.27.51 .38 195 1. los comportamientos no son iguales para ambos sexos.80) Edad 17 .86) (28. las prevalencias son altas en las edades más jóvenes.10.31.2.32) (0.1.79) 500 7.22.09 1841 1.19 .48 .31. En el caso de los hombres la prevalencia más baja se encuentra en el grupo de 25 a 44 años.42 .77) (20.10. en cambio.26. Se observa una tendencia a aumentar la prevalencia con la edad.25 607 0.27) (34.32 .39 .39) (35.28) (0. Tabla IV.60 870 30.19) (26.8%.00 .61 .96 (9.10. Chile 2003. luego disminuyen significativamente después de los 44 años y finalmente vuelven a aumentar significativamente en las mayores de 65 años (p = 0. se observa que la prevalencia poblacional de leucocituria en cualquier grado es de 24.2%.81) (22.12) (35.01 (4. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 10.32 (0.96 501 41.69 .60) (19.2.59) 369 15.3.61 195 42.49) 470 1.56 870 0.10.1.14 3380 24.

4. pero poco específico) 305 .60) En la tabla IV.33 .8. En los hombres el aumento significativo se produce en los mayores de 65 años.29) (3.) de Nitritos en orina por grupos de edad y sexo.13 .5.23.70 .13 (1.10.11.8.63) Total 1532 2.10.38 .90 . El comportamiento por edad sigue un patrón semejante a lo observado para leucocitos en hombres y mujeres.89 1842 9. Se observa una tendencia a aumentar con la edad.56) (4.67 .20 1039 5.41 1077 4.91 392 5.24 197 3.91) (2. La prevalencia global de sospecha de ITU alcanza a un 3. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 . se observa un comportamiento similar al de nitritos y leucocitos con una baja después de los 44 años y luego un alza significativa en las mayores de 65 años.En la tabla IV.33. Chile 2003. Las mujeres presentan prevalencias significativamente mayores que los hombres (5 a 6 veces mayores).3. En la mujer.20 .1%.40 (0.9.05 .64 .27) (11.66 (2.65 .16.9.24 608 6.16) @ 65 366 5. ver definición en Cuadro II.77) (1.4.96 500 17.13. por lo que la prevalencia poblacional de ITU debe ser bastante mayor.80 (0.56 .16) (2. especialemente en mayores de 65 años. pero poco sensible.Prevalencia (I.67 .25 539 9. se observa que la prevalencia poblacional de nitritos en orina es de 6.00 .34.1.72 (0.23 3374 6. Se observa una tendencia a aumentar con la edad.91 .33.34 866 12. con un valor máximo que no puede superar el 24% que corresponde a la prevalencia de leucocituria (el indicador más sensible.9%1. Tabla IV.C.56) (8. el comportamiento es distinto entre hombres y mujeres.6.78 195 7.70) 25 – 44 500 2. sin embargo.31) (6.10. se aprecia la prevalencia de “sospecha de Infección del tracto urinario” (ITU).13.07) (3.94) (5.47 . La prevalencia es significativamente mayor en mujeres. 1 Cabe mencionar que este indicador (sospecha de ITU es muy específico.7.9.06) 45 – 64 469 2..

36.68 .67 (19.17.05) (11.3.43 .08 1038 11.05 .) de sospecha de ITU por grupos de edad y sexo.69 (0.66) 25 – 44 500 1. Se observa una tendencia a aumentar con la edad.48) 500 8.18.36) (0.26) (10.45 1077 2.17.13 392 2.55 1076 14.40 1039 4. sin embargo.12.94 .09) (4.5.80) @ 65 366 3.8.14) (9.2%.6.10.24.30 .66) 1536 14.5.05 .96) (17.11 .C.9.001).33 (0.Prevalencia (I.21 (9.55 (0.10.07) (11.14.60) (9.3. se observa que la prevalencia poblacional de proteinuria en cualquier grado es de 14. sin embargo.10.18) (0.21) (6.65 .55) 45 – 64 469 1.35 3374 3.15.22 (11.06) (12.58 .37 .64) (3.25 3374 14.5.65 . en la mujer este aumento no es tan pronunciado dadas sus altas prevalencias en todos los grupos de edad.79 194 12.86) (8.35.85 868 22.87 (0.42 .91 . Mujeres Ambos Sexos Hombres Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 .11) (12.0.36.44 .08 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 17. La prevalencia es significativamente mayor en mujeres.92 .39) (1.56) 368 28.17) (4.87) 470 15.63 .05) En la tabla IV.26 539 7.24 25 – 44 45 – 64 @ 65 Total En la tabla IV.17.27.Prevalencia (I.89 538 14.20. 306 .68 .20 .15) (2.33 .2.00 .4%.52 392 15. La prevalencia global no difiere significativamente entre hombres y mujeres.00 .65 606 13.25 500 10.34.94 .02 .. se observa que la prevalencia poblacional de hematuria (sangre o hemoglobina) es de un 36. los hombres de 65 y más años presentan una prevalencia de proteinuria significativamente mayor que las mujeres de la misma edad (p = 0. Tabla IV.2.25) (1.92) (6.16.47) Total 1532 1.57 (11.4.20.11.37 .20 1838 14.02 500 18.) de Proteinuria por grupos de edad y sexo.79 866 7.00 .18.10.Tabla IV. Las prevalencias aumentan con la edad. especialmente en mayores de 65 años.33) (2.26.48 608 3.44 .C.48 (5. Chile 2003.43 .42) Edad 17 ..24 197 0.75 .58 .26 1842 6.10.06 195 5. Chile 2003.17.50 (0.35.

66 . excluidas las mujeres que reportaban regla actual.04) 45 – 64 470 29.19.52.12 .11) (45.23.59 (30.41 (18.77 860 46.62.09 .24 164 40.69 .47 .01 491 52.09) 25 – 44 500 18.39.56 .60.92 .666 52.51.00 361 24.90 1.16 946 34.91) (17.36.71 (4.35.54 .34 .45.Prevalencia (I.30 565 55.47) (49.57 (23.Tabla IV.035 42.39.61.71) (37.202 36.93) (28.32.56.) de Hematuria* por grupos de edad y sexo.10.90 .06) (41..C.26 .13 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .43 446 54.28) @ 65 369 38.17) (47.02 3. Chile 2003.47. 307 .03) Total 1.86 .99) (47.15 .91 1.536 21.06) (30.24.16) * Sangre o hemoglobina.80 .24 197 12.80 (13.14) (33.

0% de las mujeres) de las personas fue necesario aplicar estos optotipos puesto que no sabían leer. se usa el criterio de “mejor visión”.6 25-44 3.5 D 5.2.11.1 y IV.5 45-64 7.1 E 23.2 Personas que no saben leer. Para evaluar la visión cercana se uso los optotipos de Jaeger. rural (14.1). hubo un gradiente importante en la prevalencia de personas que no sabían leer por zona urbana (4.1 Personas que no saben leer.11. Grupos de NSE No saben leer (N= 3. visión disminuida (0.7%) por edad y por NSE (Tablas IV. Además.8%) vs.6% hombres y 7.0 C2C3 0.75. Alteraciones visuales Los encuestados fueron examinados para la visión de lejos aplicando los optotipos de Snellen y usando los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para calificar a los sujetos en ciegos (<0. por tramos de edad. clasificando como visión disminuida a las personas con visión > 0.3) o visión normal (>0.3). Tabla IV.7 65 y más 18. Sin embargo.1-0.11. En el análisis de prevalencia de limitación de la agudeza visual.2). Grupos de edad No saben leer (N= 3.8 308 . Sólo en el 6.6 Tabla IV. Chile 2003. del mejor ojo con corrección medido con optotipos Snellen.11. por nivel socioeconómico (NSE).11.351) % ABC1 0. Chile 2003. para las personas que no sabían leer se aplicó los optotipos de Rosenbaum clasificando como visión disminuida >2.351) (%) 17-24 3.3% (5.

13 64. por nivel socio económico. los de lejos 1.0 14.27 4.2 1. de contacto No 4. para ver de lejos 3.9 23. para ambos casos Si.5 Personas que usan lentes.7 Si.520) (1. muy similar en hombres (36.65 13. Uso de Lentes ABC1 C2C3 D N = 3336 % % % Si. Tabla IV.7 0.1 E % 3. para ver de lejos Si.6 39.4 4.6 veces más.816) Si.47 60.49 13. Chile 2003. para ambos casos Si.0 18.7%) que en mujeres (39.. los lentes para ver de cerca subieron en un 623% a partir de los 45 años. para ambos casos 8.3 15.34 12.7 8.a) Autoreporte de uso de lentes Cerca del 40% de las personas declararon usar lentes.Personas que usan lentes.9 Si.7 1. Chile 2003.5 Todo tipo de lentes fueron más usados por las clases altas que por las bajas.11.9 4. de contacto 1.96 1. para ver de cerca Si.0 12.. y los lentes de contacto no fueron usados en la clase más pobre. Uso de Lentes 17 a 24 años 25 a 44 años 45 a 64 años N = 3336 % % % Si. para ver de cerca 3. para ver de cerca Si.1 3.14 6.95 El uso de lentes para ver de lejos subió en un 50% a partir de los 44 años y se estabilizó.2 26. Lo más frecuente fue para ver de cerca. Uso de Lentes Hombres Mujeres (1.11. Tabla IV.2 4.8 6.4.1 65 y más años % 5.3.11.7 19.78 17.76 69.2 30.5 veces más. para ver de lejos Si.94 14.6 18. Tabla IV.0 309 .67 15.2%).0 0.Porcentaje de personas que usan lentes. los de cerca 3.4 Si. en tanto. de contacto 5. Chile 2003.2 7. por tramo de edad.2 1. por sexo.8 5.5 0.61 1.6 11.84 Ambos Sexos 4.

b) Prevalencia de ceguera Las mujeres tuvieron significativamente mayor prevalencia de ceguera y de visión disminuida que los hombres (Tabla IV.11.6 y Tabla IV.11.7). La prevalencia de ceguera fue relativamente homogénea hasta los 64 años de edad bajo el 2%, pero en los mayores de 64 años subió al 15%. La visión lejana disminuida en cambio, aumentó progresivamente de tramo en tramo de edad, llegando también al máximo en los mayores de 64 años (Tabla IV.11.6 y Tabla IV.11.7)
Tabla IV.11.6.- Prevalencia (IC) de ceguera por grupos de edad y sexo. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 0,5 191 2,2 389 1,3 (0,0 – 1,5) (0,0 – 4,8) (0,0 – 2,7) 489 0,5 528 0,8 1.017 0,6 (0,0 – 1,0) (0,1 – 1,4) (0,2 – 1,1) 462 1,3 959 2,4 1.057 1,9 (0,5 – 2,1) (1,0 – 3,8) (1,0 – 2,8) 363 14,0 490 15,1 853 14,6 (9,0 – 19,0) (10,2 – 19,9) (11,0 – 18,3) 1.512 1,9 1.804 3,2 3.316 2,6 (1,3 – 2,6) (2,3 – 4,2) (2,0 – 3,2)

Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 I 65 Total

Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 I 65 Total

Tabla IV.11.7.- Prevalencia (IC) de visión disminuída por grupos de edad y sexo. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 198 1,9 191 5,5 389 3,6 (0,5 – 3,2) (1,7 – 9,4) (1,6 – 5,6) 489 4,5 528 10,1 1.017 7,3 (1,9 – 7,2) (6,2 – 14,0) (5,0 – 9,6) 462 11,8 959 15,5 1.057 13,7 (7,9 – 15,8) (11,8 – 19,1) (11,1 – 16,4) 363 27,0 490 38,5 853 33,8 (20,4 – 33,7) (31,9 – 45,1) (28,9 – 38,7) 1.512 7,9 1.804 14,2 3.316 11,2 (6,2 – 9,7) (11,8 – 16,6) (9,6 – 12,7)

310

El análisis no paramétrico por edades simples muestra una curva sigmoidea con una fase estable que aumenta muy lentamente hasta los 40 años, a mediado de los 40 asciende progresivamente hasta pasados los 70 años cuando se desacelera (Gráfico IV.11.1).

Gráfico IV.11.1.- Disminución de Agudeza Visual lejana por Edad (con corrección) Tasas por 100 habitantes. Chile 2003.

El nivel socioeconómico bajo (E) presentó significativamente mayores prevalencias de ceguera que los otros niveles (Tabla IV.11.8). El NSE bajo además presentó mayores niveles de visión lejana disminuida que los niveles altos (ABC1) y medios (C2-C3), pero sin alcanzar significancia estadística al ajustar por edad y sexo Tabla IV.11.9).

311

Tabla IV.11.8.- Prevalencia (IC) de ceguera por nivel educacional (NSE). Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 295 6,3 347 6,6 642 6,5 4,00 (3,4 – 9,3) (3,9 – 9,3) (4,4 – 8,5) (1,13 – 14,20) D 814 1,6 942 3,2 1.756 2,4 1,92 (0,8 – 2,4) (1,9 – 4,5) (1,6 – 3,2) (0,54 – 6,83) C2C3 356 0,5 462 1,9 818 1,2 1,25 (0,0 – 1,0) (0,3 – 3,6) (0,3 – 2,1) (0,31 – 5,00) ABC1 45 0,0 49 1,9 94 1,1 1,00 (- , -) (0,0 – 4,1) (0,0 – 2,4) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

Tabla IV.11.9.- Prevalencia (IC) de visión lejana disminuída por nivel educacional (NSE). Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 295 14,7 347 16,0 642 15,4 2,68 (8,9 – 20,6) (10,9 – 21,1) (11,5 – 19,3) (0,97 – 7,42 D 814 8,4 942 17,5 1.756 13,0 2,68 (5,8 – 11,0) (13,7 – 21,2) (10,7 – 15,2) (0,98 – 7,33) C2C3 356 4,3 462 8,6 818 6,5 1,43 (2,1 – 6,4) (5,9 – 11,3) (4,8 – 8,3) (0,52 – 3,96) ABC1 45 2,7 49 8,2 94 5,9 1,00 (0,0 – 6,5) (0,0 – 17,5) (0,3 – 11,5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

El nivel educacional bajo presentó mayores prevalencias de ceguera que los otros niveles, sin embargo esta diferencia no fue estadísticamente significativa al ajustar por edad y sexo (Tabla IV.11.10). Por otra parte, los niveles educacionales Bajo y Medio presentaron significativamente mayores niveles de visión lejana disminuida que el Alto(Tabla IV.11.11).
Tabla IV.11.10.- Prevalencia (IC) de ceguera por nivel educacional (NEDU). Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia OR* Bajo 544 6,0 782 7,8 1.326 7,1 4,71 (3,8 – 8,3) (5,5 – 10,1) (5,4 – 8,7) (0,69 – 32,36) Medio 750 1,0 835 1,4 1.585 1,2 1,94 (0,4 – 1,7) (0,5 – 2,4) (0,6 – 1,8) (0,27 – 13,80) Alto 218 0,0 187 1,1 405 0,5 1,00 (- , -) (0,0 – 3,3) (0,0 – 1,6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

312

Tabla IV.11.11.- Prevalencia (IC) de visión lejena disminuída por nivel educacional (NEDU). Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 544 15,5 782 21,7 1.326 19,1 2,83 (11,7 – 19,4) (17,5 – 25,9) (16,1 – 22,2) (1,19 – 6,70) Medio 750 6,9 835 13,2 1.585 10,0 2,88 (4,4 – 9,5) (9,5 – 16,8) (7,8 – 12,2) (1,21 – 6,85) Alto 218 2,4 187 4,4 405 3,3 1,00 (0,5 – 4,4) (0,0 – 9,1) (0,7 – 6,0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

La prevalencia de ceguera fue significativamente mayor en las zonas rurales que en las urbanas (Tabla IV.11.12). Por otro lado, aunque hay una mayor prevalencia de disminusión de visión en las zonas urbanas, ésta no alcanza una significación estadística IV.11.13).
Tabla IV.11.12.- Prevalencia (IC) de ceguera por zona. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Zona N Prevalencia % Urbano 2.715 2,2 (1,5 – 2,8) Rural 601 5,3 (3,4 – 7,1) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel educacional.

(Tabla

OR* 1,00 2,58 (1,63 – 4,06)

Tabla IV.11.13.- Prevalencia (IC) de visión lejana disminuída por zona. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Zona N Prevalencia OR* % Urbano 2.715 11,5 1,00 (9,7 – 13,2) Rural 601 9,3 0,75 (6,5 – 12,0) (0,51 – 1,10) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel educacional.

En la Tabla IV.11.14 y en el Gráfico IV.11.2, se presenta la prevalencia de ceguera según región, las regiones II, IV, VII, VIII y X, presentaron una mayor prevalencia de ceguera, al ajustar por edad y sexo.

313

Tabla IV.11.14.- Prevalencia de ceguera por regiones. Tasas por 100 habitantes, Chile 2003. Regiones N Prevalencia % (95% IC) I 156 3,6 (0,0 – 7,4) II 154 4,0 (0,4 – 7,6) III 155 1,9 (0,5 – 3,4) IV 196 3,7 (1,0 – 6,3) V 323 1,7 (0,4 – 2,9) RM 470 1,1 (0,4 – 1,9) VI 169 2,1 (0,5 – 3,7) VII 196 4,2 (1,2 – 7,2) VIII 776 3,9 (2,2 – 5,5) IX 210 4,1 (0,0 – 8,1) X 209 5,5 (2,2 – 8,9) XI 160 2,8 (0,6 – 5,0) XII 142 3,3 (0,4 – 6,3) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.
10.00% 9.00% 8.00% 7.00% 6.00% 5.00% 4.00% 3.00% 2.00% 1.00% 0.00% 156 I 154 II 155 III 196 IV 323 V 470 RM 169 VI R e g i ón 196 VII 776 VIII 210 IX 209 X

OR* 4,37 (1,08 – 17,75) 4,59 (1,42 – 14,82) 1,91 (0,69 – 5,29) 3,33 (1,29 – 8,58) 1,43 (0,53 – 3,85) 1,00 1,81 (0,61 – 5,42) 3,78 (1,37 – 10,47) 3,70 (1,64 – 8,35) 3,65 (0,91 – 14,71) 5,10 (2,08 – 12,53) 2,78 (0,90 – 8,62) 3,12 (0,92 – 10,55)

160 XI

142 XII

Gráfico IV.11.2.- Prevalencia de Ceguera según región. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003.

314

En la Tabla IV.11.15 y en el Gráfico IV.11.3, se presenta la prevalencia de visión lejana disminuída según región. La primera región presentó la menor prevalencia de visión lejana disminuída al ajustar por edad, sexo y nivel educacional.
Tabla IV.11.15.- Prevalencia de visión lejana disminuída por regiones. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Regiones N Prevalencia % (95% IC) OR* I 156 4,4 0,36 (0,9 – 7,9) (0,15 – 0,86) II 154 13,9 1,37 (8,1 – 19,8) (0,70 – 2,65) III 155 10,2 0,92 (4,6 – 15,7) (0,46 – 1,83) IV 196 12,7 1,10 (7,4 – 18,0) (0,60 – 2,00) V 323 9,5 0,75 (6,0 – 12,9) (0,45 – 1,27) RM 470 11,4 1,00 (8,0 – 14,7) VI 169 13,4 1,16 (6,8 – 20,0) (0,58 – 2,32) VII 196 8,2 0,63 (4,3 – 12,0) (0,33 – 1,20) VIII 776 10,8 0,91 (8,3 – 13,3) (0,59 – 1,39) IX 210 10,3 0,85 (4,2 – 16,3) (0,39 – 1,89) X 209 15,8 1,50 (10,2 – 21,3) (0,86 – 2,61) XI 160 9,1 0,80 (5,3 – 13,0) (0,44 – 1,43) XII 142 13,4 1,27 (6,1 – 20,7) (0,61 – 2,66) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel de educación.

315

25.00%

20.00%

15.00%

10.00%

5.00%

0.00% 156 I 154 II 155 III 196 IV 323 V 470 RM 169 VI R eg i ón 196 VII 776 VIII 210 IX 209 X 160 XI 142 XII

Gráfico IV.11.3.- Prevalencia de visión lejana disminuída según región. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. c) Visión

cercana

La disminución de la visión cercana afecta significativamente más a las mujeres que a los hombres (Tabla IV.11.16). La alteración de la visión cercana muestra un incremento logarítmico con la edad a partir de los 45 años, llegando a afectar a la casi totalidad de los mayores de 64 años.
Tabla IV.11.16. Visión Cercana disminuida con corrección según edad y sexo. Tasas por 100 habitantes, Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 195 8,7 190 6,8 385 7,8 (2,2 – 15,2) (2,6 – 11,0) (3,6 – 11,9) 487 8,5 519 19,1 1.006 13,8 (5,6 – 11,5) (14,0 – 24,1) (10,8 – 16,8) 457 74,0 575 82,7 1.032 78,5 (67,7 – 80,2) (78,7 – 86,8) (74,6 – 82,4) 351 89,7 482 93,3 833 91,8 (84,3 – 95,0) (89,9 – 96,7) (88,9 – 94,7) 1.490 33,0 1.766 43,0 3.256 38,1 (29,7 – 36,3) (39,4 – 46,5) (35,7 – 40,6)

Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 I 65 Total

316

El análisis no paramétrico de edades simples para la visión cercana muestra una curva en escala de un peldaño, con una base estable (prevalencias en torno al 10%) hasta los 40 años momento en que da un salto brusco para llegar , –en menos de 5 años- , a una cima donde se estabiliza (prevalencias de 90%) (Gráfico IV.11.4).

Gráfico IV.11.4.- Disminución de Agudeza Visual Cercana por Edad (con corrección) Tasas por 100 habitantes, Chile 2003

La prevalencia de visión cercana disminuida es bastante homogénea entre los estratos sociales alto, medio bajo y bajo, sólo destacan los NSE medios con prevalencias significativamente menores (Tabla IV.11.17).

317

Tabla IV.11.17.- Visión Cercana disminuida por nivel socio económico. Tasas por 100 habitantes, Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 292 43,9 342 54,0 634 49,0 1,45 (34,3 – 53,5) (43,6 – 64,4) (41,9 – 56,1) (0,59 – 3,59) D 803 35,6 921 46,3 1.724 41,0 1,28 (30,7 – 40,6) (41,6 – 51,0) (37,7 – 44,4) (0,53 – 3,09) C2C3 351 20,9 456 30,3 807 25,8 0,83 (15,5 – 26,3) (24,8 – 35,8) (21,6 – 30,0) (0,34 – 2,01) ABC1 42 45,3 43 51,2 85 48,6 1,00 (24,5 – 66,2) (24,2 – 78,2) (30,5 – 66,7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

El nivel educacional Bajo presentó significativamente mayores niveles de visión cercana disminuida que el Alto y Medio (Tabla IV.11.18).
Tabla IV.11.18.- Prevalencia (IC) de visión cercana disminuída por nivel educacional (NEDU). Tasa por 100 habitantes. Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 535 66,5 774 72,5 1.309 70,0 2,10 (60,3 – 72,7) (65,7 – 79,3) (65,3 – 74,7) (1,18 – 3,73) Medio 742 24,0 809 32,0 1.551 27,9 1,08 (19,8 – 28,2) (26,9 – 37,0) (24,6 – 31,3) (0,61 – 1,92) Alto 213 22,0 183 26,1 396 23,9 1,00 (13,9 – 30,1) (15,5 – 36,6) (17,3 – 30,5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.

A diferencia de ceguera, la alteración de la visión cercana afectó con la misma intensidad a las zonas urbanas y rurales (Tabla IV.11.19).
Tabla IV.11.19.- Prevalencia (IC) de visión cercana disminuída por zona. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003. Zona N Prevalencia OR* % Urano 2.663 38,1 1,00 (35,4 – 40,8) Rural 593 38,3 0,95 (33,1 – 43,5) (0,67 – 1,36) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel educacional.

318

03 (32.91) V 315 41.48) II 151 43.89) III 152 36.4 0.5 0.98 (34.92) XII 142 34.31 (34.34 – 1.76) IX 209 39.00 – 3.46 – 1. Chile 2003.8 0.7 – 48.1 – 38.3 1.7) (0.48) RM 463 37.13 (35.89) X 196 36.Prevalencia de visión cercana disminuída por regiones.9 1.5 0.3 – 51.3) (0.7 – 43. Regiones N Prevalencia % (95% IC) OR* I 155 38.48) XI 155 29.3 1.11.4) (0.57) VIII 774 39.2 0.9) (0.11.72 – 1.0 0.55 (22.En la Tabla IV.18) * ODDS RATIO corregida por edad. 319 .20.72 (23.1 – 44.3 – 43. se muestra que la prevalencia de visión cercana disminuída fue menor en la región XII y alcanzó su mayor valor en la región II.54 (24.33 – 0.2) (0. Tabla IV.1 – 45.5) (0.2 – 46.32 – 0.1 – 52.4) (1.7 1.64 – 2.96 (27.85 (28.82 (28.00 (32.8 – 43.4 – 36.20.0) (0. Tasas por 100 habitantes.2 – 44.3 0.1) VI 163 33.61 (26.8) (0.82) IV 196 31.6) (0..56 – 1. sexo y nivel de educación.69 – 2.26 (26.9 1.51 – 1.32 – 1.4 – 45.2) (0.45 – 1.7 1.52) VII 185 37.4) (0.

6) (39.00% 10. Tasas por 100 habitantes.7) (43.2 – 84.00% 40.9) (14.4 – 96.4 – 96.7 – 39. incluye la ceguera y se evalúa con corrección.035 80. Chile 2003.0 3.0 (86.1 – 44.4 578 85.00% 20.60.2 – 82.2 385 11. Chile 2003.0) 457 76.9 (70.7) 1.4) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 I 65 Total 320 .16.1) 486 13.11.5 489 95. Las mujeres presentaron mayor prevalencia de problemas de agudeza visual (Tabla IV..2 1.4959 36.Prevalencia de visión cercana disminuída según región.5.273 41.4 – 19.2 . Tasas por 100 habitantes.00% 30.4 – 50.3 – 16.6 1.1 521 23.9) (18.2 – 28.11.2 1.0) (6.Disminución de Agudeza Visual por edad y sexo.00% 155 I 151 II 152 III 196 IV 315 V 463 RM 163 VI R e gi ón 185 VII 774 VIII 209 IX 196 X 155 XI 142 XII Gráfico IV.6) (92.7) 357 91.21).9 – 98.5) (81. Los problemas de agudeza visual aumentaron linealmente con la edad (Tabla IV.5 (3.8 – 22..11.4 (9.21).11.00% 0.007 18.7) (91.0) (77.3 – 89. se presenta el indicador “disminución de agudeza visual” que resume los problemas de agudeza visual cercana o lejana.21. d) Disminución de visión cercana o lejana A continuación.7 (32.8 846 94.00% 50.9 – 16. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 195 9.4) (7. Tabla IV.778 47.9 190 13.

Disminución de Agudeza Visual por Nivel Socio Económico.23). sexo y nivel educacional.8) (19.0 – 44.8) (25.7 1.5) (45.4) (68. Tabla IV. al ajustar por edad y sexo.5 1.3) (19.11.11. No hay diferencias en las prevalencias de problemas de agudeza visual entre zonas urbanas y rurales (Tabla IV.734 44.00 0.4) (46.320 72.3 – 46.7) (45.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.676 41. OR* 1.Disminución de Agudeza Visual por nivel educacional (NEDU).90 (17.39 (34. Por el contrario.2) (28.0 1.11.3) (0.1 185 30. Chile 2003. todas las otras clases sociales presentan niveles comparables.9 – 77.2)) * ODDS RATIO corregida por edad.4 – 32.62 – 3.3 – 60.57 – 3.4) (31.9 (39.3 – 40.62 – 1.Con excepción de las clases medias.8) Rural 597 40.0 1.555 32.2 780 75.8 (35. Zona N Prevalencia % Urano 2.22. la prevalencia de problemas de agudeza visual es significativamente mayor en el nivel educacional bajo que en el medio o alto (Tabla IV.11.5 – 66. Tabla IV.00 (24.89 (0.8 1..21) ABC1 43 45.0 31.5) (0.77) Medio 742 27. Tasas por 100 habitantes.1 1. Sin embargo.37) C2C3 351 22.6 – 33.55 (38.1 806 29.24 – 3.3 – 48..24.6 2. que presentaron menores prevalencias de problemas de agueza visual.22 (23.22).5 – 68.5 – 40. Tabla IV.3 929 50.3 89 50.3 – 58.8) (67.4 – 54.4 46 54.8 – 36. Tasa por 100 habitantes.3) (1. Chile 2003.9) (41.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.4 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia OR* E 294 48.37 – 2.7 – 42.9 813 37.1 – 44.3 344 56.11. no se observó diferencias estadísticamente significativas (Tabla IV.2 – 28.13 (63.4 1. Chile 2003..1) (0.11.2 – 67.12) Alto 213 23.00 (15. Tasas por 100 habitantes.3) (28.23) 321 .70 – 2.1 – 81.0 – 33.9 638 52.1) (0.Disminución de Agudeza Visual por Zona.23.1 398 26.1 – 80.9 455 35.1 – 75.88) D 805 39. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 540 69.24).3 0.6) (29.6) (32.

5% IX 128 42.. Tasas por 100 habitantes.8% X 126 43.1% V 189 43.1% 53.7% 29.0% de prevalencia.Se ordenaron las regiones según prevalencia de problemas de agudeza visual. quedando en primer lugar la Regiòn XI con 33.1% VII 116 37. Chile 2003.5% 46.0% 40. en posición intermedia está la RM con 41% de prevalencia y en el extremo alto la II Región con 47.0% 25.2% 47.9% 50.4% 50.7% 28.6% IV 105 36. Tasas por 100 habitantes.6% VIII 463 43.0% 155 I 153 II 155 III 196 IV 321 V 471 RM 169 VI R e gi ón 197 VII 776 VIII 210 IX 208 X 160 XI 142 XII Gráfico IV.6% 28.0% 33.4% 45.0% 57.8% VI 94 37.4% 50.5% 47.11..0% 52.5% I 84 41.6% 45.5%.0% 50.6% 48.8% 36.5% 38.11.4% 40.0% 35.2% III 86 38.0% 30. Chile 2003.0% 38.6% XII 85 40.25.7% RM 264 41.6.8% 28.Disminución de Agudeza Visual por Región. 322 .0% 10.0% 29. Región N Visión Disminuida* Intervalo de Confianza del 95% XI 78 33.3% 29.7% II 92 47. Tabla IV.0% 20.5% 35.Disminución de Agudeza Visual por Región.0% * incluye ceguera.0% 0. con corrección 60.

4 4.5% 5.6 Los “problemas a la vista” se duplican después de los 44 años.7% 8.6% Astigmatismo 5. Chile 2003.8 0.6 3.4 4.1 4.5 3. 323 . Tasas por 100 habitantes.e) Autoreporte de patología visual diagnosticada por médico Sin considerar un diagnóstico mal definido como “problemas a la vista”.Auto-reporte de patologías visuales.3% Presbicia 1.0% 0.5 2. Hombres Mujeres (N=1.5% 0.549) 11.609) (N=1. por sexo. la miopía.11. Tabla IV.1 Patologías visuales Problemas a la vista Cataratas Glaucoma Presbicia Astigmatismo Miopía Ambos Sexos (N = 3. por tramos de edad.9 2. siendo más intensa el alza de las cataratas después de los 64 años.8% 4.9% Miopía 5.9% 5.8% 1.0% 18.0% 5.5 5.8% 7.3 0.8 5.11. son las más frecuentes con tasas similares.0 4.3% Glaucoma 0.28).9% 2. astigmatismo y presbicia que las clases bajas.4 2.3% 19.0 7.11.27.4 0.0% Cataratas 0. Estas últimas sólo los superan en la declaración de cataratas (Tabla IV. La miopía y el astigmatismo varían poco con la edad (Tabla IV . el astigmatismo y la presbicia.6% 1.26. seguidas por cataratas y glaucoma..3% La clase alta declara mayores problemas a la vista en general y mayor miopía.4% 12.2% 1. Patologías visuales 17 a 24 años 25 a 44 años 45 a 64 años 65 y más años N = 3. Chile 2003..2 12. Tasas por 100 habitantes. También aumentan con la edad la presbicia y el glaucoma.2% 4.11.549 % % % % “Problemas a la vista” 8.4% 0.27) Tabla IV .3% 6.940) 11.Auto-reporte de patologías visuales.

Chile 2003.2 44.29. duplicando las mujeres a los hombres.0 324 . Autopercepción de visión Hombres Mujeres (N=1.2 43.3% 8.0 18.3% 2.2% 2. por nivel socio económico.8% 11.5 Regular 41. por tramos de edad.4% 2.6% 0.6% Presbicia 7.940) Buena 46..549 % % % “Problemas a la vista” 15.0% 0.0 Ambos Sexos (N=3.6 Total 100.2% E % 6.6% 8.549) 38. Patologías visuales ABC1 C2C3 D N = 3. cuando se les pregunta a las personas còmo perciben su visiòn. Tabla IV.1 30.Auto-reporte de patologías visuales.3% 0.609) (N=1.0 100.11.7% 0.8 Mala 12.0% Cataratas 0.8 100.3% 2.2% f) Autopercepción de visión Finalmente.5% 5.7% Astigmatismo 15.3% 2.3% Glaucoma 0. el 19% la considera mala.9% 9. Chile 2003.5% 2.11. Tasas por 100 habitantes..6% Miopía 8.3% 0.28.0% 1.Tabla IV.Auto-percepción de visión. Tasas por 100 habitantes.7 24.

a) Niveles de hemoglobina en sangre La distribución de los niveles de Hb en sangre en las mujeres chilenas se acerca a una curva normal con una leve asimetría hacia los valores menores.822 mujeres con exámenes analizables. En primer lugar. Histograma de Niveles de Hemoglobina. Anemia Se determinó niveles de hemoglobina (Hb) en todas las mujeres de la muestra.12.12.12.1. donde se concentran los casos anormales (anemias) (Gráfico IV. se describe la prevalencia de anemia por 100 mujeres. y luego. se truncó a los 85 años porque el tamaño de muestra en las > de 85 años es insuficiente para el análisis. Gráfico IV. Todos los resultados de este acápite se entregan expandidos a la población nacional femenina del año 2003. Mujeres chilenas 2003. se entrega la distribución cuantitativa de los niveles de Hb en sangre en g/dl. Para el análisis de estos parámetros por edad. 325 .2. alcanzando a 1.1).

2).003 1 E. que pasada la edad reproductiva se recuperan para llegar a un acmé entre los 50 y 60 años de edad.6 (13. (I.Nivel de hemoglobina (g/dl de sangre) en la población de mujeres chilenas 2003.6 – 13.5 .12.5 (13.7) 45 – 64 603 13. 326 .8 (13. (%)2 1.3 .12. = Error estándar de la media.80 0.7 (13.7 – 13. Chile 2003. Los promedios de Hb no cambian entre los cuatro grandes grupos de edad considerados en este estudio (Tabla IV. el análisis por edades simples usando un modelo de regresión no paramétrica devela un comportamiento bimodal.9) > 65 488 13. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada.2. Entre los 35-45 años de edad.5 – 13.Tabla IV.1 C. Chile 2003.822 13.9) Total 1.6 (13. seguidos de una segunda caída llegando a los valores más bajos en las mujeres senescentes (> de 80 años) (Gráfico IV.V.12. Tabla IV.7) 25 – 44 536 13.037 0..822 13. E.E.2).13.C. N Promedio g/dl Mínimo g/dl Máximo g/dl E.).70 17.Nivel de hemoglobina (g/dl) en mujeres chilenas 2003 según grupos de edad.1. Promedios y 95% intervalo de confianza. hay una primera caída de los niveles de hemoglobina.65 6. Edad N Promedio g/dl (IC 95%) 17 – 24 195 13.12..V.13. 2 C.7) Sin embargo.

En las tablas IV. NSE N Promedio g/dl (IC 95%) E 342 13.3. De estas tablas se desprende que no existen diferencias en los promedios de hemoglobina para ninguno de los criterios de clasificación antes mencionados.8) C2C3 453 13. respectivamente.5 – 13. Truncado a los 85 años.6 – 13. IV.Nivel de hemoglobina (g/dl) en mujeres chilenas 2003 según nivel socioeconómico. Chile 2003.5 – 14.12.3. educacional y zona.0) 327 . Promedios y 95% intervalo de confianza.7) ABC1 48 13.5.4 – 13.7 (13. promedio g/dl y 95% intervalo de confianza.12..2.12.7 (13.4 y IV.Gráfico IV.12.6 (13. Niveles de Hb por edad. Tabla IV.8) D 920 13.6 (13. Chile 2003.12. se presenta el promedio de hemoglobina en mujeres chilenas según nivel socioeconómico.

12.8 (13.3 y Tabla IV.6 (13.0 14.0 13.12.8) Medio 849 13.5 12.3.5 – 13.0 12.529 13.5 – 13.0 11.7) Rural 293 13. (I. promedio g/dl y 95% intervalo de confianza.C.8) Alto 189 13.5. Chile 2003.6 (13.4 – 13.6 – 14.0) Todas las regiones se ordenan en torno al promedio nacional de 13.4.7 (13.5 14. NEDU N Promedio g/dl (IC 95%) Bajo 784 13.7) Tabla IV.6) 15. Promedios y 95% intervalo de confianza.6 – 13. (I. sólo se alejan la Primera Región con un promedio levemente bajo 13 g/dl y la segunda región cuyo promedio se acerca a los 14 g/dl interesante que los extremos nacionales (mínimo y el máximo) se presentaron en dos regiones contiguas (Gráfico IV..12.). 328 .12.Nivel de hemoglobina (g/dl) en mujeres chilenas 2003 según nivel educacional (NEDU).12. Promedios y 95% intervalo de confianza. Niveles de Hb por región.. Zona N Promedio g/dl (IC 95%) Urbano 1.5 (13. Mujeres chilenas 2003. Chile 2003.).Tabla IV.C.5 83 I 84 II 84 III 105 IV 167 V 312 RM 109 VI R e g i ón 107 VII 408 VIII 107 IX 107 X 82 XI 67 XII Gráfico IV.5 13.Nivel de hemoglobina (g/dl) en mujeres chilenas 2003 según zona.6 g/dl de Hb.

5 (13.Promedio (I. Edad N Prevalencia Por 100 mujeres (95% I.C.7 (13.5 – 13..9 (13.5 (2.9) 107 13.2) 107 13.6 – 13.7. N Promedio I.1) > 65 488 8.6) 25 – 44 536 4.) 17 – 24 195 5.4) 45 – 64 603 4.1 – 13. dos momentos con aumento relativo de anemia: la edad reproductiva y la senescencia (GráficoIV.7) Total 1.0 (12.1 (3.) de Hemoglobina (mg/dl) según regiones.5 – 13.7 (13.9 – 10.4 – 13.Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV. 329 .822 5.Prevalencia de anemia en mujeres chilenas 2003 por grupo de edad.7 (13.6 (13.6 – 6.9) 82 13.8) 67 13.8) 167 13.2 – 13.7) Tabla IV.4 – 13.7 (0.8) 109 13.C. Chile 2003.4 (2.5 (13.8 – 11.6 – 13.C.5 – 6. (95%) 83 13.7) El análisis no paramétrico de las prevalencias por edad coincide con lo observado para los promedios de hemoglobina.3).0 (13..2 (4.3) 84 14.8) 408 13.8 – 14. Chile 2003.8) 312 13.0) b) Prevalencia de anemia en mujeres chilenas 2003 La prevalencia de anemia (Hb <12mg%) en la población femenina fue de 5.6.1% varía según edad entre 4% para las mujeres entre 25-64 años y 8% para las mayores de 65 años (Tabla IV.12.6 (13.9) 105 13.12.5 – 13.8) 107 13.12.4 (12.6 (13.5 – 6.6 (13.4 – 13.5 – 14.12.6 – 14.5) 84 13.

4.41) Medio Bajo (D) 920 4.60 – 11.12.0 . a mayor prevalencia de anemia en los niveles socioeconómicos más bajos (Tabla IV.58 – 12.-Prevalencia de anemia (Intervalo de 95% de confianza).7.30 (3.8.3 . por Nivel socioeconómico (NSE).9) (0. NSE N Prevalencia por 100 OR* mujeres Bajo (E) 342 7.8 2.Gráfico IV. 330 .8 4.64 (2.6.56) Alto (ABC1) 48 1. Tabla IV.2) * OR Ajustado por edad. A diferencia de lo descrito para los niveles medios de Hb en sangre.0) (0.Prevalencia de anemia por edades simples -truncado a los 85 años-..12.7 .12. la prevalencia de anemia muestra una tendencia.3) (0.8).7 . que no alcanza significación estadística.69 (2.69) Medio (C2C3) 453 4. Mujeres chilenas 2003.2 . Mujeres chilenas 2003.91 – 20.8 2.12.00 (0.7 1.

9.7 0. Tabla IV.12.29 – 1.91 (3.12.0) (0. que es significativamente mayor a la RM aún después de ajustar por edad y sexo (Grafico IV.0 – 6. 331 .0) (0. La prevalencia nacional más alta de anemia corresponde a la I región..84 (2.8) * OR Ajustado por edad.. entre zonas rurales y urbanas (Tabla IV. la prevalencia de anemia muestra una diferencia.1 – 8.Prevalencia de anemia (Intervalo de 95% de confianza).10). NSE N Prevalencia por 100 OR* mujeres Bajo 782 5.12. Mujeres chilenas 2003. Posterior al ajuste por edad.En la tabla IV. Tabla IV.00 (2.9. no se observan diferencias significativas en la prevalencia de anemia a través de niveles educacionales. que no alcanza significación estadística.5 – 8.11).10.5 0. Zona N Prevalencia por 100 OR* mujeres Urbano 1.4 1.6 – 7.00 (3.529 5.1) (0.5 1.14. se muestra la prevalencia de anemia según nivel educacional.37 – 2.45) * OR Ajustado por edad. A diferencia de lo descrito para los niveles medios de Hb en sangre. Mujeres chilenas 2003.34 – 2.12.12.Prevalencia de anemia (Intervalo de 95% de confianza) por zona.8 0.24) Medio 849 4.4 y Tabla IV. por Nivel educacional (NEDU).04) Alto 189 5.3 – 7.1) Rural 293 3.64 (1.

.18 – 2.26.7 .20 (0.12.08 (2.6 0.0% 25.5 1.0 2.1 .09) V 167 4.7) (0. Mujeres chilenas 2003.79 – 15.1 .0% 0.77 – 7..Prevalencia de anemia por regiones.6 3.4.45) XII 67 12.50) IV 105 9.9.0% 20.13.40 – 2.8.01 (0.7 1.3) (0.30) XI 82 2.9.4 1.9 1.93 (0.0) (1.19) VIII 408 4.33 – 3.25 – 3.46) III 84 3.0% 10.2) (0.15.3 1.72) X 107 5.0% 5.60) II 84 6.4 0.37 (2.2) VI 109 3.34 (3.0 2.78 – 7.15. 30.9 .5) (0.46 – 6.11.49) VII 107 9.6) (0.34 (1.25.20 – 13.0) (0.7 .3 4.9 . Mujeres chilenas 2003. N Prevalencia por 100 OR* Región mujeres I 83 14.5.6) (0.7 0.2) (0. 332 .36 – 4. 12.2) (0.7.Tabla IV.0) (0.0 .00 (0.0 .00) * OR Ajustado por edad.00) RM 312 4.90) IX 107 4.72 (0.0 .0% 15.2) (0.85 (0.44 (0.6.0 1.7 .0 .0 .11 – 6.04 (3.7.9.66 (0.Prevalencia de anemia (Intervalo de 95% de confianza) por región.42 – 4.0% 83 I 84 II 84 III 105 IV 167 V 312 RM 109 VI R e gi ón 107 VII 408 VIII 107 IX 107 X 82 XI 67 XII Gráfico IV.0 .

1). 95% IC: 16. 95% IC: 22.9%. 95% IC: 26.8). por al menos 3 meses al año.2.13.1).2) que entre 333 . se presenta la prevalencia de síntomas respiratorios crónicos específicos: tos.9%.5%) sin alcanzar significación estadística.1-21. Incluye a disneicos moderados o severos.5-29.1).3%.7-21. 95% IC: 13. Luego.8%. b) Expectoración crónica Una proporción similar de la población presenta expectoración crónica 22. la que varía por grupos de edad entre 19. Finalmente. totales y según hábito tabáquico. Esta se definió como aquellas personas tosedoras o expectoradoras la mayoría de los días o las noches.13.13. Es significativamente mayor la prevalencia de disnea entre las mujeres (29.7).8% % las mujeres (18.6%) que en mujeres (22. En primer lugar. varía por grupos de edad entre 19% y 33% (Tabla IV.0% y 26. se presenta la prevalencia de crisis de asma.4%. se presenta la prevalencia de síntomas enfermedad respiratoria crónica (ERC). c) Disnea La prevalencia de disnea de cualquier intensidad. desde hace al menos dos años.9) que entre los hombres (18. Enfermedades respiratorias crónicas Se entregan los resultados de una encuesta específica sobre síntomas respiratorios.9%. a) Tos crónica El 23% de la población presenta tos crónica la que aumenta por grupos de edad desde el 19% al 31% (Tabla IV. descartadas las de causas cardiovasculares. (Tabla IV.13.9-32. Es significativamente más frecuente entre los hombres (25. expectoración o disnea. alcanza al 24. Hay una discreta mayor prevalencia en hombres (24.

5) 45 – 64 493 22.9 .7 (21.17.25. tomando en consideración la duración de los síntomas.2 1.5) (22. se llega a que el 21. La prevalencia es mayor a mayores edades y es igual entre los sexos (Tabla IV.6 – 25.4 . Chile 2003.3 (26.3 3.8) (28.13.7 211 12.6) (19.136 23.2 – 26.8 643 23.1) (16.136 25.34.5 .2 .7) (12.9 586 21.2 – 26.27.4 .7) (20.Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica por grupos de edad y sexo.7 (19.7 (14.5) (16.1) (18.615 22.2) (22.4) (18.23.0 .0 – 38.5 – 24.13.25.6 .1) (13.9 .1 .1 (14.9) (12.24.9 19.6 – 23.8 (13..5) 25 – 44 545 18.3 .557 23.1) 45 – 64 1.8 (19.2 1.26.2 22.24.7) d) Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica (ERC) Al combinar los tres síntomas anteriores.4 427 18. Chile 2003.5) ? 65 863 31.9 (25.0 27.3 .8 33. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza. expectoración o disnea por grupos de edad.7) Total 1.3 502 30.7% de la población chilena presenta sintomatologìa consistente con el diagnóstico de enfermedad pulmonar respiratorio crónica.942 21.2 – 24.35.0 .1 .9) (23.7 – 30.7 (18.13.9) (19.23.7 .4 – 25.131 22..2) Tabla IV. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.7 22.Tabla IV.27.7 – 24.3 1.1) 334 .5) (7.7) ? 65 381 31.2 – 26.557 21.7) (19. sin llegar a un punto de estabilización (Gráfico IV.5 22.6) Total 3.3 24.0 .37.4 26.37.1 18.Prevalencia de tos.9) La ERC aumenta linealmente con la edad.5 – 28. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 216 24.1.131 20.9 .2) 25 – 44 1.4 (21.4 – 26.13.7 – 36.1 23. Edad N Tos Expectoración Disnea % (IC) % (IC) % (IC) 17 – 24 427 18.3) (26.9 – 31.6) (24.6 863 30.0 (17.0) (19.26.

Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.00 (0.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.90) C2C3 381 21.849 24.Prevalencia (IC) de enfermedad respiratoria crónica por nivel socioeconómico (NSE).5 995 24. 335 .5 3. medio bajo y medio vs el alto persiste aún después de ajustar por edad y sexo (Tabla IV.6) (0.6 3.0 – 13.6 – 37.1 640 27.02 (14.3).4 .0 – 29.Gráfico IV. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.4 52 8.9%).9) (15..) de enfermedad respiratoria crónica por la edad.80 – 9.2 – 17.5) (1.28 – 7..0 . Chile 2003.6 . con una tasa significativamente mayor en el NSE bajo (27%) que en el alto (7. Tabla IV.0 486 18.4 – 27. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 290 28.5) (13.1.13.5) (1.9 350 25.24 (20.9 1. Hay una marcada gradiente por NSE.13.C.6 1. Chile 2003.3 .Prevalencia (I.2) (17.5) (1.89 (20.23.9 98 7.13.4 .70 – 8.2) (21.5 – 28.98) D 854 24.32.15) ABC1 46 6.0 4.0) (20. Este mayor riesgo del NSE bajo.3 – 22.7) (21.13.1 876 19.9 – 32.7) (2.27.

2 452 15.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. Zona N Prevalencia OR* Urano 2.2 1.. levemente por debajo del promedio nacional (Tabla IV.2 .41) Medio 814 21. la RM está en una situación intermedia. No hubo diferencia en las tasas de ERC entre personas de áreas urbanas y rurales (Tabla IV.4 .6) (26.4).13.1 – 22..13.13.94 – 2.3 1. La tasa más baja se observa en la XII región (13%).9 909 18.1) Rural 633 21.3 – 36.1 .4. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.4 .Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica por zona.47 – 3.1 2.7 1.20.3) (24.6 – 21.4 208 16.9) (0.26.0) (0.6 0.24 (25.00 (7. que persiste al ajustar por edad y sexo (Tabla IV.8 825 29.6 .3) (15.5. Tabla IV.5).72 – 1.924 21.7 – 34.9) (1.Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica por nivel educacional (NEDU). Chile 2003.12) Alto 244 14.13.También se observa un fuerte gradiente entre el nivel educacional más alto y el bajo.6 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 557 30.2) (10.22.2 – 23.41 (17.2).00 (19. 336 .6 y Gráfico IV. La mayor prevalencia de ERC se observó en la II Región (31%) seguida por la VIII (29%) y III (28%) regiones.6 – 26.97 (17.0) (17.24. Tabla IV. Tasas por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.2) (9. Chile 2003.13.8 1.33.13.382 30.723 20.30) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.

Chile 2003. Tasas por 100 habitantes. Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica por región.13.0% 30.0% 10.0% 5.6). e intervalo de confianza.0% 20.0% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 233 VI 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV. Al ajustar por edad y sexo se mantiene una diferencia significativa entre la XII región y las tres regiones del extremo norte del país.13.45.0% 0.0% 40. 337 . la RM las regiones VII y VIII (Tabla IV.0% 35.0% 25.2 .0% 15.

Regiones N Prevalencia OR* I 162 24.87 (11.Tabla IV.1) * ODDS RATIO corregida por edad.87) III 163 28.8) (0. Crónica N Prevalencia OR* Fumador 1.1) (0.36.6 1.3.16 .56 (14.5 .2) (1.7 .4.0 1.80 .Análisis de prevalencia de enfermedad respiratoria crónica por regiones.6 .47 (11..862 24.8) (1.00 (6.9 .4.1 .83 (19.6) (0.1 .2 .3.00 (15.99) XII 149 12.7 1.7.15) VIII 794 29.66) IV 213 21. sexo y nivel educacional.18. edad y nivel de educación (Tabla IV.672 18.7). la diferencia persistió después de ajustar por sexo.6.81 .31.13.9 .Prevalencia de enfermedad respiratoria crónica según tabaquismo durante la vida..66) VI 233 17.2.8 1.82) VII 199 24.92) V 333 17.32) X 219 17.64) II 160 30. e) Prevalencia enfermedad respiratoria crónica según tabaquismo durante la vida La prevalencia de ERC fue significativamente mayor (60% exceso de riesgo) entre las personas que habían fumado alguna vez en su vida.3.1) (0.14) No fumador 1.32.08) XI 166 18.6.43 (12.8) (1.5. Chile 2003.3 1.4 1.10 .31.2 2.25.41.23.49 .06 .22 – 2.5 .6 .58 .5.4 .5) (1.22.41 .13.8 2.2 1.01) RM 561 20.6 . Resp.24.13.34.3 – 27.3 1.87 (25.7 1.89 (13.29.35 (8.9 . Chile 2003.6) * ODDS RATIO corregida por edad.8) (1.72 .59 .6) (0.61 (21.0) (0.8) (1.97 (16.13 (17.6 3.91 .55 (12.5. sexo y nivel de educación.24.7 2.20 (20.3. 338 . Tabla IV.73 .2 – 21.22) IX 205 21. E.2 1.2.0 2.4) (1.

3) 12.12.30.0 .4 (27.2 15. Tabla IV.1) La prevalencia de crisis de obstrucción respiratoria es estable en toda la edad adulta.4) (13. Gráfico IV.3 .13.Prevalencia de crisis de dificultad respiratoria. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).0) (11.7) 28. El 29% de las personas refiere haber sufrido episodios de dificultad respiratoria sea en el día.14.2 .6 (26.f) Crisis de dificultad respiratoria.9) 14.1 .21. las personas que han presentado crisis obstructivas en las tres circunstancias se reducen a sólo el 3% de la población. sin diferencias significativas por edad o sexo (Gráfico IV.3 . 339 .0 .3).1 13.5) Sexo Hombres Mujeres Total N 1. Tasa por 100 habitantes y 95% intervalo de confianza.8 12.3 .6 18.4 17 12.8) (15. sospecha de asma Se exploró la prevalencia de crisis de dificultad respiratoria en diferentes circunstancias (Tabla IV.13.31.1 (12. o en la noche.557 Cualquier circunstancia 26.1 .615 1.2) 30.16.13.8 (10. con o sin referencia a la actividad física.14.3 . Sin embargo.8.7) (10..33.0) (11.8 (23.18.9 .0 .14. Chile 2003.13.5 (8.1 . de día sin estar al finalizar un han despertado con haciendo un esfuerzo ejercicio o terminar de una crisis importante correr 10.8).942 3.15. Chile 2003. Prevalencia de crisis de dificultad respiratoria por edad.0 .0) (15.19.

3).010 13.0 – 8.2) (9.3 (7.798 6.6 592 2.6) 9 65 366 4.0 – 8. Sólo maxilar inferior. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).8) (6.1 – 11.2) (5.6 (0.4 385 10.7) (6.4) (1.2.6 – 26.510 14.6) (6.1) (8.14.8% de la población tiene dentadura completa.14.5 – 5.5 862 2.0) (8.1 – 15. Chile 2003. siendo la frecuencia levemente mayor en hombres que en mujeres.8 3.14.9 – 22.6) (6.Individuos dentados totales por grupos de edad y sexo.7 188 10.2 – 4.2 188 14.8) 45 – 64 459 13. Chile 2003.0 – 3.0 (7.4) 25 – 44 488 12.3 1.0 – 12. El 27.2) 25 – 44 488 14.Individuos dentados totales por grupos de edad y sexo.9 522 12.0 – 1.4) (0.9 (10.1. Es más frecuente la dentición completa del maxilar inferior que la del superior.1 1.4 (9.0) (0.0 – 16.8 – 4.7 – 8.1 – 0.6 – 9.308 8.7) 45 – 64 459 5.8 522 9.6 – 22.14.798 9.0) (3.510 9.0) (10. La prevalencia de dentadura completa cae fuertemente con la edad.8 1.5 – 12..9 1.9 – 13.010 11.051 4. Tabla IV.6 1.2 – 19.9) 9 65 366 0. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).1 592 5.308 11.3) (0.051 9.5 (5.5) Tabla IV.0 – 0.0 – 17.2 (2.14. inferior y ambos maxilares.1.1 – 16.0 – 16.9) 340 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 18.6) (2.8 – 7.4 385 16.3) Total 1.1 496 1.2 (9.8 1. lo que se mantiene en los análisis de subgrupos de edad.6 – 14.2.7) (6.4 (0. Salud bucal a) Prevalencia dentadura completa A continuación se presenta la prevalencia de individuos dentados totales (dientes en boca por maxilar = 14 o más) de maxilar superior.7) Total 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 10.4 862 0.6) (5.6 – 17. IV. llegando a ser un hallazgo infrecuente en los mayores de 45 años (Tabla IV.7 – 19.9 (11.8) (0.8 3.2 y IV.5 496 0.14.2) (7.1) (11.7 – 13..1 – 13. Sólo maxilar superior.

5) (3.5) (32.7) (27.2 – 51.4 – 29.4) (22.5) (17.4.9 . 341 . Sin embargo.5% en el nivel educacional alto.4) (37. De esta tabla se desprende.6 – 11.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.1 592 6.4 (3.7 .7 457 33.8 (24. existe una tendencia al aumento de la prevalencia de individuos dentados totales en la medida que aumenta el nivel educacional (Tabla IV.7 – 12..1) (3. pasando de 7.1 862 0.9 94 49.5 496 0.1) 9 65 366 1. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).09 – 0.2) (0.8 – 30.Individuos dentados totales por grupos de edad y sexo.9) En la Tabla IV.1 522 31.1) (0.2 – 43. diferencia que alcanza significación estadística al ajustar por edad y sexo.0 (25.7 – 38.11 (7.750 23.7 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 294 20.2 49 58.9 .010 32.0 – 3.3) (24. De igual forma a lo observado según nivel socioeconómico.12 (18.9 385 61.8 188 61.5) (0.7) (19.2) (32.5 – 27.4) Total 1.1% en el nivel educacional bajo a 44..1 644 18.6) (0.4 – 69.04 – 0.6 – 26. Tabla IV. esta tendencia es mucho más marcada que la obsevada para el nivel socioeconómico.2 1.2 1.00 (16.0 – 37.3 – 26. Tasa por100 habitantes (95% IC).32.0 – 0. Ambos maxilares. Chile 2003.30.9 1.6 – 39.33) C2C3 356 42.7 – 71.3.33.30.Individuos dentados totales por nivel socioeconómico.0 813 37. se muestra la prevalencia de individuos dentados totales según nivel socioeconómico.8) (54.5).0 – 1.5) 45 – 64 459 8.9) (52.14.8 – 12.8 (51.22 (34.4) (9.7 (0.8) (0.2) (26.14. que existe una fuerte tendencia a la presentación de bajas prevalencias en la medida que diminuye el nivel socioeconómico.0 0.5 0.9 937 22.0 1.1 – 54.7 .798 26.56) ABC1 45 35.14.5 – 36.6 – 80.0 – 71. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 61.14.2) (0.3) 25 – 44 488 32.051 7.5 3.32) D 813 23.4. Chile 2003.7 1.5) (26.308 27.05 – 0.510 29.3 – 65.0 350 17.Tabla IV.

con prevalencias de 13.56) Medio 746 32.14. IX.7) (37. X y XI. La tabla IV.2 – 12.92) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.6) (0.5 1. mientras que las restantes regiones muestran un comportamiento similar. 342 .2 – 12.2) (3.1 0. Chile 2003.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.6 0.7% y 40. Zona N Prevalencia OR* Urbano 2.1) (0. Por otra parte.8 – 32.7 – 38.. muestran las prevalencias más bajas de individuos dentados totales.9%.00 (33.34 – 0.7 828 30. se observa una gran variabilidad de Norte a Sur del país.8) (27. las tasas más altas de dentición completa se observan en la I y II regiones (38. Tasas por 100 habitantes (Intervalo de confianza del 95%).7 0.6 – 35. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).14.2 185 47.56 (12.88) Alto 217 42.7 – 57.58 (26.Individuos dentados totales por nivel educacional (NEDU).6) Rural 598 19. respectivamente.4% respectivamente) y baja linealmente de norte a sur llegando a su valor más bajo en las regiones IX y XI.Tabla IV.6.6) (0.0% y 13.574 31.710 29.39 – 0.2 1.332 7.6. muestra que la prevalencia de individuos dentados totales es estadísticamente menor en las zonas rurales en comparación con las zonas urbanas del país.7 – 25.2 402 44.14.7 1.4 785 7.7) (25. las regiones VIII.14 – 0. al ajustar por edad.0 – 14. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 547 8.5 – 51.1 1. Tabla IV.Individuos dentados totales por zona.4 – 50. Sin embargo. sexo y nivel educacional. Chile 2003.9) (36.7) (0.00 (25.5.7 – 35.28 (4..

9 .50 – 1.32) II 154 40.40.5 .3) VI 165 26.64) VII 194 23.5 .5 0.33) IV 196 26.39.3 .5 .27.59) XII 140 28.29 – 1.1) (0.7) (0.49.5) (0.34.9 0.6 1.10 – 0.4 .26 (6.9 0.9) (0.4) (0. por región.66 – 2.82 (23.20 – 0.49 – 2.50) VIII 772 18.3 0.7) (0.35 – 1.38 (31.Tabla IV.8 1.33) V 317 29.1) (0.1 .41 (9. Región N Prevalencia OR* I 156 38.64) IX 210 13.22.35) RM 477 33.76 – 2.69 (14. sexo y nivel educacional.21.8 .1 .0 .9 0.23 (27.8 .4) (0.7 1.4 0.39 (14.77 (17. 343 .36.29 – 1.2) (0.0 .24 – 0.00 (26.7 0.07 (22.11 – 0.38.19.73 (19.-Individuos dentados totales (Intervalo de 95% de confianza).66 (12.40 -1.3) (0.48) X 210 18.52) III 156 34.1 . Chile 2003.0 0.3 1.14.5) (0.2 0.81) XI 161 13.72) *ODDS RATIO corregida por edad.8) (0.7.22 (6.47.49.34.

Al considerar el maxilar superior.5 – 1.4 – 2. -) (. -) (. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0.14.798 8. IV14.3) Total 1. -) 25 – 44 488 1.2 – 30.051 13.0 1. -) (.5 592 2.4) 344 .798 1..8 (0.4 1.2 3.3 3.0 188 0.1) (1.1 – 0.Individuos desdentados totales por grupos de edad y sexo.7 1. las mujeres fueron consistentemente y significativamente más desdentadas que los hombres.0 – 1.0) (1.7) (11.0) Tabla IV.5 592 15.1) 45 – 64 459 11.5 1. maxilar inferior y ambos maxilares.7 – 5.5 – 5.0 385 0.0) (7.0) (0.9) (10.3 (13.4 862 22. Tabla IV. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).3) 9 65 366 19.1 862 3.0 – 8.010 0.8.9) (0. Sólo maxilar superior..4 – 6.308 7.6 1.8 496 4.9 y IV. inferior y ambos maxilares.3 – 3.7) (6.8 – 16.8) (1..4 – 5.308 0..4 – 25.6) (0.4 1. Chile 2003..5 (0.0 385 0.5 – 3.5) (17. -) (.7) (1.0 (.051 1.14.7) Total 1.0 – 9. -) (..14.. Chile 2003.510 5.10.2 – 15.010 2..510 0.0) (0.3) (18..0 (. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0. Sólo maxilar inferior.9 – 26..4% al considerar ambos maxilares. -) 25 – 44 488 0.5 (7.3 – 3.3 496 24.9.2 – 0.9) 9 65 366 2.0 522 0. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza). Los desdentados totales empiezan a ser frecuentes en el grupo mayor de 65 años alcanzando una prevalencia de 33. presentan la prevalencia de individuos desdentados totales (dientes en boca por maxilar=0) de maxilar superior.9 – 18.Individuos desdentados totales por grupos de edad y sexo..0 (4.2 (0.0 (.8. El maxilar superior es más afectado que el maxilar inferior.7 522 2. -) 45 – 64 459 0.0 188 0.b) Prevalencia dentadura incompleta Las Tablas IV. -) (.1 – 7. respectivamente.14.6 (0.

345 . -) 25 – 44 488 0.9) (0.8) (9.9) (1.1) (6.3 – 29.7) 9 65 366 24.Tabla IV.4) (6.14. Chile 2003.14. muestran prevalencias significativamente mayores que los niveles C2C3 y ABC1 (Tabla IV.8 2. Tabla IV.00 (0.7 – 8.2 5.0 – 3.5 94 1.8) (1.6 – 6.3 – 9.0 – 0.11). Los niveles socioeconómicos E y D.4 (18.1 862 33.4 – 4.12).0 – 4.3) (0.1) (4.6 49 1.010 0. Tasa por100 habitantes (95% IC). muestran prevalencias significativamente mayores que el nivel educacional Alto (Tabla IV.3 592 9.6) (7.8 1.3 – 5.7 3. -) (.0 (.11. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).750 6.1 1.63 (2.50) C2C3 356 2.2) Total 1.3 1.8 1.5 (2.3 937 8.510 3.. Los niveles educacionales Bajo y Medio. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0. la tasa de individuos desdentados aumenta significativamente en la medida que disminuye el nivel educacional.6 – 38.3 – 46.4 – 12.3 522 0.1 4.0 496 40.5 – 13.8 – 19.0 188 0.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.6) (33.95 (1.0 – 0.0 – 3..14.798 7..5) 45 – 64 459 3.60 – 18.4) La tasa de individuos desdentados aumenta significativamente a través de cada clase social.0 – 3.1 – 7.Individuos desdentados totales por nivel socioeconómico.2 (0.Individuos desdentados totales por grupos de edad y sexo.46 (3.8) (0.9) (28.3 457 3.5 350 14.5 1.6) (6.051 6.9) (0.5) (0.39 – 15.308 5..1) (4.10.0 385 0.0 – 0. Ambos maxilares.4) (1.7 644 10. -) (.0 – 3.0) (4.6) (1.3 813 2.05) ABC1 45 1.4 – 11.14.7 – 3.87 – 10. De igual forma a lo observado según nivel socioeconómico.61) D 813 3..9 – 4.7 (1. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 294 5.7 – 7.

3 185 0.3 – 6.3) Rural 598 7. A diferecia de lo observado para la prevalencia de individuos dentados totales.39 (0. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 547 10.2) (15.13. al ajustar por edad.8 – 2.0 – 0. Chile 2003.07 (7.11) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.94 – 2.574 2.Individuos desdentados totales por zona.1 – 9. Zona N Prevalencia OR* Urbano 2.0 – 23.1) (12.3 785 19.14.41 (5.37 – 67.2 1..00 (4. La Tabla IV.70 – 48.5) (1.4) (2.6 828 4..332 15. 346 .9 – 3.13).3) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.14.1 1. Tasas por 100 habitantes (Intervalo de confianza del 95%).74) Medio 746 1.40) Alto 217 0.Tabla IV.0 1.. Chile 2003.12. Tabla IV. -) (0.0 – 0. La tasas de desdentados totales varía entre las regiones pero alcanza significación estadística sólo en las regiones VIII y X.4 19.7 – 18.00 (0.14. no se observan diferencias estadísticas entre zonas urbanas y rurales del país en la prevalencia de individuos desdentados totales (Tabla IV.6) (.Individuos desdentados totales por nivel educacional (NEDU).4 – 13.3 1.0 1. seco y nivel educacional.4 – 5.0 402 0.6) (3. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).3) (0.8 13.0) (5.710 5.14.14. muestra la prevalencia de individuos desdentados totales a través de regiones.

48) *ODDS RATIO corregida por edad.0 1.70 (1.57 – 3.7 .35 (2.6) (0.6 .85 (4.0) (1.8 1.9.4 .2) (0.46 (1.67 – 2.3 .43 (3.9 .32) XI 161 6.6 .87 (4.04) IV 196 4.5 .9) (0.2 1.32 (1.4 0.67 – 5.6.10 – 3.38 (2.6.6) (0. sexo y nivel educacional.6) (0.8 .2 0.14.34 – 1.0) (0.7.2) (0.11) IX 210 7.87) V 317 6. Región N Prevalencia OR* I 156 4.3 0.9.8 1.11.9 .4 .7. 347 .3 1.79) RM 477 4.11.8) (1.0 1.9 1.23) III 156 4.-Individuos desdentados totales (Intervalo de 95% de confianza).Tabla IV.10.8.1) (0.91 – 6.93 (1.95 (1.2 . por región.31 – 2.54 – 3.70) VIII 772 7.0 2.5.9 .92) X 210 8.9) (0.93) II 154 7.42 – 2.4) (0.90 – 3.00 (2.73 – 2.57) XII 140 3.94 (1.10.17) VII 194 5. Chile 2003.0 2.16 (4.1 .1) VI 165 4.4 1.08 – 4.8.14.

4 – 7.8 – 10.8 39.7 – 17.2 (13.14.8 – 38.4 – 21.1 – 32.6 – 42.Distribución de la población según Nº de dientes remanentes totales en ambos maxilares.1.7% para el maxilar inferior.1 – 13.9) (27.3) (4.8) (36. Las personas desdentadas parciales.2 – 6. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Chile 2003.Dientes permanentes en la boca.. 348 .8) El gráfico IV.1 (7. en maxilar superior e inferior (Tabla IV. Tasas por 100 habitantes.9% para el maxilar superior y 30. Población Chilena 2003.6 (24.1) (17. Gráfico IV. Tabla IV.14.4 (11.15).7 (32.14.2 29.0 5. N: 3.4 19.1) 14 a 16 35.5 6.15.14.1) 11 a 13 27. alcanzan al 36.3) 1a5 9.452 Número de dientes en boca Maxilar Superior % Maxilar Inferior % Ninguno 12.1.9) (5.c) Dientes remanentes: número promedio y prevalencias A continuación se muestra la distribución de la población según número de dientes permanentes en boca..0) 6 a 10 15. presenta la distribución poblacional según número de dientes remanentes. hasta 10 dientes por maxilar.6 – 29.

0) (21.9) El mayor promedio de dientes se observa en el grupo de nivel socioeconómico alto.4. número que desciende significativamentea través de los grupos de edad.9 496 5. Tabla IV.17.8 – 19.3 (27.1 (24.4 3. mientras que los hombres tienen un número significativamente mayor de dientes que las mujeres. 349 .16 y Tabla IV.2) (13. Sin embargo.E.0 (7. N Promedio Mínimo Máximo E.V. Chile 2003.Valor promedio de número de dientes remanentes.7) (28.23 1 E.7 – 16.3 – 25.0) (4.6) 25 – 44 488 25. Chile 2003.14.7 – 25.3 522 24. C. Del mismo modo.V.5 – 17.16.El número promedio de dientes remanentes es de 21.8 1.510 22.8 – 28.Promedios (I.010 25.0 592 15.2) (15.3 188 28.7 – 25. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 . el mayor promedio de dientes remanentes se observa en el nivel educacional alto.9) (24. E.4 (21.3) 9 65 366 8.4) (24. (%) = Coeficiente de variación de la media estimada.5) 45 – 64 459 18.24 197 28.0 1.1417).3 385 28. este supera en aproximadamente 12 dientes al promedio del nivel educacional bajo.) de dientes remanentes por grupos de edad y sexo.9) Total 1.5 1.C.8 – 10.14.14.1) (19.1 3.7 862 7.8 – 21. 2 C. = Error estándar de la media.7 – 6. que supera en 8 dientes en promedio al nivel socioeconómico bajo (Tabla IV.798 20.7) (6. (Tabla IV.43 0 32 0.051 16.0 – 28.1 Tabla IV.2 – 7.8) (27.9 – 23.14. (%)2 1.4 (16..9 – 28.0 – 21.18).308 21.308 21..

4) (20.3) 313 20.8) Alto 217 26.3 (22. de las regiones VIII-XI están significativamente bajo el promedio nacional (Gráfico IV.14.4 – 22.) de dientes remanentes por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.750 20.9 – 21. Chile 2003.5 (22.1) (15.2) C2C3 356 25.3 – 21.4) (26. Los promedios más altos de número de dientes permanentes en boca se observan en las regiones del norte.6) (12.332 13.7 937 19.6) Medio 746 23.5 – 24.7) (22.7) (24. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Promedio N Promedio N Promedio Bajo 547 15.2) (17.513 21.3 – 22.18.8 – 22. Chile 2003.3 (17.2 – 27.4 – 21.2 – 23.8 (26.5 644 17.0) (13. Chile 2003.) de dientes remanentes por grupos de zona y sexo.8 1.6 (14.5 1. Tabla IV.9 285 16.6 – 17.4 457 23.Promedios (I.6 828 22.C.14.197 22.14.9 (22.3) (22.6) (18.6) (21.1 1.5 – 19.C.8 – 18.0 – 18.9 94 25.0 – 27.20).8 402 26.7 – 25.3 – 27..1) ABC1 45 24.2 – 23.) de dientes remanentes por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.4 (24.8) D 813 21.21).14.2 350 15.6 – 20.6 – 26.1) (10.4) (22.14.710 21.574 23.9 – 24.14.Promedios (I.20..4) (23.5 – 13.Tabla IV.2 y Tabla IV.Promedios (I.6 – 14.7 185 26.0 2.9 49 25.5) (14.6 – 27.0 598 18.C. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 1.7 (19.19.6 (20.8 – 17.0 – 27..8 785 12.9) ZONA Urbano Rural 350 . en tanto.9 1.3) Las zonas urbanas muestran promedios significativamente más altos de número de dientes remanentes en boca que las zonas rurales del país (Tabla IV.4) (19.8 – 23. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio NSE E 294 19.0 – 27.0) Tabla IV.4 813 24.2) (24.5) (26.

7 20.Dientes permanentes en la boca .7 22.0 20.8 20.8 17.0 17.4 20..21.1 317 22. Chile 2003.0 20.5 154 22.8 23.0 156 23.0 194 20.1 25..3 196 21.8 22. Chile 2003.1 477 22.30 25 20 15 10 5 0 156 I 154 II 156 III 196 IV 321 V 477 RM 169 VI R eg ión 194 VII 785 VIII 210 IX 211 X 161 XI 141 XII Gráfico IV.0 20.14.promedio por regiones.8 22.2.8 24.total ambos maxilares.2 25.8 210 19.8 24.2 140 22.4 20.1 351 .4 23. Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.total ambos maxilaresPromedio por regiones.5 21.4 20.4 165 21.6 23.9 19.6 18.1 19.14.2 210 18.1 23.5 772 19.1 161 18.6 17. N Promedio Intervalo de Confianza dientes Inferior Superior 156 23.Dientes permanentes en la boca .

7 (0.3 – 1.5 188 0.24).5) (13.798 0.0 – 2.14. Chile 2003.2 496 27. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0.0 – 1.8 (0.4 – 36.1 – 1.0 – 1.9) (0.4 (10.9 – 10.1) 352 .5 592 36.5 862 25.510 12.22.5 – 20.0) 25 – 44 488 7. Tabla IV.5) (0.2) (0.2 – 29. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0.0 – 1.3) Total 1.4 1.14.6) (0.0) (21.8 (0.0 – 1.8 (0.308 15.1 – 1.4) 45 – 64 459 27.0 – 2. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).9 – 33.798 18.6 522 11.7 1.6 862 0.14. inferior o ambas El 25% de la población usaba prótesis dental.3) 9 65 366 1.8) (15.7 (0.0) Tabla IV. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza). IV.5) 9 65 366 22.1 – 1.0 496 0.0) (0.2 – 1.9 1.9) 25 – 44 488 0.3) (7.9 385 0.0 – 1.23.010 9. El porcentaje de personas que usa prótesis dentales aumenta progresivamente con la edad y después de los 65 años la mayoría de las personas usa prótesis dentales en uno o ambos maxilares (Tablas IV.6) (0.14.7 188 0.3 (16.4 – 11.5 385 0.6 1.7 – 17.3) (8.-Prevalencia de uso de prótesis dental superior por grupos de edad y sexo.22.2) (0. siendo muchísismo más frecuente la prótesis de maxilar superior (15%) que la del inferior (<1%. Chile 2003.9 522 0.1 – 1.8 592 0.0 – 34.9) (0.0 – 2.2 – 1.2 1.2) (0.1 – 42.-Prevalencia de uso de prótesis dental inferior por grupos de edad y sexo.1) (21.0) (27.051 32.1) (0.4 (4.5 – 14.1 1.d) Prevalencia uso prótesis dental superior.5) (0.0 – 1.1) (30.0) (0.1 – 14.2 – 1.23 y IV.) Las mujeres usan significativamente más prótesis (30% IC %: 27-33) que los hombres (19% IC %: 16-21).3) Total 1.2) 45 – 64 459 0.308 0.0 – 0.6 3.0 (21.2 – 28.051 0.0 3.510 0.14.5 (0.010 0.

3 522 1.-Prevalencia de uso de prótesis dental inferior por NSE y sexo.0 – 22.4) (0.5 644 0.0 385 0.6) (37.8) (15.2) (32. -) (.0 937 20.2) (0.0 – 1.14.8 1.-Prevalencia de uso de ambas prótesis dentales por grupos de edad y sexo.5) (9.308 8.6) 813 1..0 49 0.5) 813 16..8) (16..3 (0.5 3.2 350 24.6) (2.9 49 11.7 – 2.0) (0.9 (4.Tabla IV. Mujeres Ambos Sexos Hombres Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 197 0.6 – 16.51.1) (0.1 (20.2 – 15. -) 353 .7 – 13.5 (0.2 – 19.0 94 0.7 – 20. según nivel socioeconómico.3 1. IV.4) 45 – 64 459 8.6) (14. -) (.0 – 0.0 (.0 188 0.6) En las Tablas IV.0 – 42.9 – 6.27.0) (0. Chile 2003.14.1) (14.2 94 9.8 – 21.1) (7.2 – 31.2 – 2.9 – 17.9 – 23.5 813 0.0 – 1.1) 9 65 366 27.6 457 0. -) (.0 – 13.051 14.7 – 24.0 496 44.14.14.1 644 18. Chile 2003.7) 356 7.6 – 12. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).0 (.3 – 9.1) 45 0.4 – 1. Tabla IV.-Prevalencia de uso de prótesis dental superior por NSE y sexo..6) (0.3) (0. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza). la prevalencia de uso de prótesis dental superior.1 350 0.4 – 33. respectivamente.0 – 0.7) (17.8) NSE E D C2C3 ABC1 NSE E D C2C3 ABC1 Tabla IV. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia N 294 0..25.14.7 – 11.8 1.2 (7.4) (0.1 . se muestra.0 (4.6 – 3.7) 356 0.4) (7. En la clase baja y muy baja el 28% de las personas usan prótesis comparado con 11% en la media y 13% en la clase alta.2 1. o ambas prótesis.0 – 1.3 937 0.3 – 16.0 – 1.1 592 19. inferior.1 – 2.2 813 9.0 (0.0 – 1.14.24.26 y IV.1) (10.6 (0.0 (0.1) Total 1.2 (12.2) 45 5.750 18. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).1) (8.26.5 457 12.4 (3. -) (.510 5.25.5) (0..9 – 10. -) 25 – 44 488 1.750 1.4 1.798 11.010 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia N 294 12.1 862 37. Chile 2003.

8) 356 4.0 – 11.7 1.4 – 10.0) ()5.27.2 – 5.7 – 29. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Bajo 547 24.332 0. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).5) (0.3 402 0.0 – 0.8 – 33.0) (0.7 785 0.9 (0.0 – 1.8) (25.4 1. se muestra. Chile 2003.14.7 – 16.5 – 15.5 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Bajo 547 0.0 350 15.2) (10.2) (0.3 – 2.3 – 8.28.2 (3.14.14.0 – 1.7 94 6.1 813 7.7 937 12.5) 354 .2 – 38.0 49 4. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia N 294 4..NSE E D C2C3 ABC1 Tabla IV.. -) (0.7 644 9.2 828 0.6 1.5 (18.6) (9.8) (10.4 1.0) (2.3 828 13.7 45 8.3 – 12.1) En las Tablas IV.0 – 1.0 185 0.7) (1.574 11.2 (.5) Tabla IV.3) Medio 746 1. respectivamente.7 (0.Prevalencia de uso de prótesis dental inferior por nivel educacional (NEDU).28.6) (6. IV. Chile 2003.9 – 8.0 (0.6 402 6. Tabla IV.4 – 13. o ambas prótesis.9 – 13.3) (7.0 – 18.3 – 12.1 785 33.6 – 6.6 457 9.9 (2.Prevalencia de uso de prótesis dental superior por nivel educacional (NEDU).750 9.29 y IV.8) (3.7) Alto 217 6. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).6) (7.5) (0.2) (0. la prevalencia de uso de prótesis dental superior.14.14..0 (3.0 – 1.4) (28. según nivel educacional.0 (2.3) Medio 746 10.8 (7.574 0.7 185 5.29.5) Alto 217 0.9% en la media y 8.3 – 10.14.6) 813 5.8 – 20.3 – 1.7 – 7.1 – 1. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza). inferior.2 – 8.6 – 8.-Prevalencia de uso de ambas prótesis dentales por NSE y sexo.332 29. Chile 2003.9% de las personas usan prótesis comparado con 18.2) (9. En la clase baja el 30.9% en la clase alta.5) (0.30.

14.2 1.7) (5. Por otra parte.4 185 2.7) Alto 217 2.3 – 1.7 8.0) 21.4 0.8) (4. la prevalencia del uso de prótesis dental inferior.7 1.14.5 (0.3 (16.6) (0. Tabla IV.7 – 10.5 (7.C.) de uso de prótesis dental según zona.6 – 16.Prevalencia de uso de ambas prótesis dentales por nivel educacional (NEDU). se muestra la prevalencia del uso de prótesis dental según región del país.32..1) (7.2.2 828 8.3 – 10. no existen difrencias significativas (Tabla IV..31).14.5) (0.3 785 22.0 .8 – 26. Resultados similares se observan al analizar las prevalencias del uso de ambas prótesis dentales.14. sin embargo.2) La prevalencia del uso de prótesis dental superior es significativamente mayor en zonas rurales.6 – 5.2 – 9.2) (0. Chile 2003.2) Medio 746 4.2 (2.30.7 – 7.31. Superior Inferior Ambas 14.5) (18.6 (12.7) (14. En el caso de la prótesis dental superior. existen diferencias significativas entre las prevalencias de uso.Prevalencia (I.9 – 4.3 0.3 – 4.4) ZONA Urbano Rural En la Tabla IV.574 6.2 – 13.0 – 5.Tabla IV.5) (5. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Bajo 547 10. presenta variabilidad a través de las regiones.4) (0. Chile 2003. mientras que para la prevalencia del uso de prótesis dentales inferiores o de ambas prótesis.7 402 2.332 17. la región que presenta la mayor prrevalencia de uso es la VIII y la menor prevalencia de uso es la I región. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).9 – 25.9 7. 355 .9 – 20.

6 0.0 – 2.6 7.6) 156 11.3) (0.3 – 18.6 (8.0 – 21.0 – 10.6) 6.0 (8.1 – 27. -) 140 17.0 – 0.9 (8.6 (3.8 – 9.0 – 7.4 (8.1) 7.7 – 9.0 – 0.8) 11.3 – 10.6 (3..4 (10.0) (0. N Superior Inferior 156 2.7 (0.3 – 16.1 ()15.2 – 13.0 – 0.1 – 7.3 (2.5 – 26.C.14.7 (5.3) 7.6) 196 12.0) 9.5 0.) de uso de prótesis dental según región.2 (6.8 – 13.8 (4.8 – 12.32.Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.6) (0.5) 8.8 (3.0 – 1.1 – 21.7 0.8 (2.3) (.9) 165 17.5 (0.4 (4.5) (2.5) 154 14.5 – 15.4) (0.0 0.0 – 1.7 (1.2) (0.6) 317 12.4) 3.4) 9.5 – 16.0) (0.6 (7.4) 210 21.8 (1.8 – 11.5 (7.5) 356 .7) 8..2 – 10.0 – 0.0 – 12.6 (6.2 – 13.6 – 28.9) 161 13.6) 194 15.4 0.8 (0.Prevalencia (I.1) 6.8) (0.8 1.2 0.9) Ambas 5.7 – 9.4) (20.0 – 16.5 (3.0 – 1.0 – 2.1) (0.5 – 6.4 – 27.3) 4.9) (0.0) 210 21.0 – 0.1 – 24.3) 477 11.3) 6.5 4.3 (15.8 (10. Chile 2003.9 0.1 (9.5 – 18.9 0.9) 772 0.7 23.3 0.

Chile 2003.79 – 5.95) (0.49) (0.17 862 1.97 1.33.51 (3.41 – 1.35).17 – 2.C.308 2.99) Total 1. Tabla IV. el mínimo fue 0 y el máximo 21 dientes cavitados por caries.06) (2.051 2.24 197 1.27 – 2.97 – 4.61 350 2.750 2.5 dientes cavitados por caries (IC: 2.02) 45 1.44 644 3.39) NSE E D C2C3 ABC1 357 .56 1.25) (1. Tabla IV.) de dientes cavitados por caries.88 – 2.27) (1.52 (2.44 1. mostrando una tendencia lineal a la baja en la medida que aumenta el NSE (Tabla IV.14.22 – 1.70 – 3.70) Hay una brecha significativa entre el número promedio de dientes cavitados por caries entre el nivel socioeconómico alto y el bajo. Chile 2003.3-3.28) (2.16 937 2.510 2.43) 45 – 64 459 2.91 94 0.50 496 1.21 1.19 – 4.C.34. Los hombres tienen significativamente más dientes cavitados por caries que las mujeres.33 – 1.Promedios (I.52 (2.67 522 2. siendo algo más bajo en los grupos extremos.83 – 3.53) (2.14.53 – 1.08 3.04) 356 2.86 – 1.56 – 3.90) 25 – 44 488 3.65) (0.61 (1.78) 9 65 366 2.33 – 1.92) (2.49 813 1.64 – 2.48) (1. El número de dientes cavitados por caries en promedio llega al máximo entre los 25 y 44 años.76) (1.0).010 3.34 – 2.72 (2.50 – 2.Promedios (I.73) (1.87 592 2.14.14.) de dientes cavitados por caries por grupos de edad y sexo.76 (1..03 49 0.06 – 1.43) (1. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 294 4.40 385 1.16) (2.80 (2.52 – 3. Resultados similares se observan al analizar el promedio de dientes cavitados por caries a través de niveles educacionales (Tabla IV.35 – 2..45 – 1.71) (2.34).22) (1.80 – 3.06 457 1.81 188 1.96 (0. por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.11 (3.e) Número promedio de dientes cavitados por caries Las personas tienen en promedio 2.48) (1.05 – 2.798 2.56) (2.88 – 2.76 – 3.20 – 2. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .05) 813 3.

48 2.82) (1.30 – 2..59 – 4.) de dientes cavitados por caries por grupos de zona y sexo. Promedio por regiones.06 598 4.36).04 2. La VII región presenta el mayor promedio.23 (4.Promedios (I.83 – 1.24 (2.19 140 1.96 477 1.56 1.37. Chile 2003.197 2.C.89 4.14.52 2.49 161 3.) de dientes cavitados por caries.24 – 2.14.67 – 4.332 3.NEDU Bajo Medio Alto Tabla IV.33) 217 1.55 – 3.98 – 2.77) (2.66) (1.42) Rural 313 5.44 154 2. Chile 2003.44 196 3.95 – 2.35 – 2.69 3.96 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 547 4.Promedios (I.72 6..69 210 2.79 – 3. Hombres Mujeres Ambos Sexos ZONA N Promedio N Promedio N Promedio Urbano 1. Tabla IV.50) (2.87 1.37).34 194 5..46 – 3.95 2.14.513 1.574 746 2.94 828 (2.C.25 1.78 210 3.54 2.09 1.62 156 3.55 4.62 317 1.21 3.13 – 1.66) (3.74 – 2.46) 2.42 (1.68 4.90 3.83) (1.06 – 2.22 1.65 772 3.07) (2.23 358 .19 4.44 2.20) (0.16) (2.59 2.51 2.09 402 1.35) (1.Dientes cavitados por caries.64 1.14.38 1.12 (3.39 3.56 2.23 2.86) Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV. Chile 2003.36.18 285 3.89 165 3.35.14.37 1.16 785 2.710 2.29 – 6. por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo. miesntras que las regiones con más bajos promedios de dientes cavitados por caries fueron la RM y V (Tabla IV.61 4.60 1.71) El promedio de dientes cavitados por caries es casi dos veces mayor en zonas rurales que en zonas urbanas (Tabla IV. N Promedio Intervalo de Confianza dientes Inferior Superior 156 1.85 2.72 185 1.

05 385 0.28) (0.f) Razón diente cavitado por caries.13) (0.16).14 (0.02 – 0.09) (0.C.15 – 0.09 (0.22) 9 65 366 0. Tabla IV.12 – 0.20 (0.C.. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 – 24 197 0.12 – 0.10 – 0.. La razón aumenta linealmente con la edad (Tabla IV.23) (0.07 – 0.38) (0.16 (0.17 – 0.26 1.18) C2C3 356 0.18) (0.12 1.18 – 0.) de razón de dientes cavitados por caries sobre dientes remanentes por grupos de edad y sexo.14.14 – 0.29 (0.14 – 0.08 813 0.010 0.798 0. Tabla IV.22 – 0.26 (0.06 – 0.06 (0.02 – 0.38).16) Existe una significativa brecha en la razón de diente cariado/diente remanente por nivel socioeconómico y nivel educacional (Tabla IV.04 – 0. Chile 2003.05 – 0.051 0.04 49 0.) de razón de dientes cavitados por caries sobre dientes remanentes por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.38.14 – 0.Promedios (I.15 (0.17 – 0.07) (0.29 350 0.14.39.22 644 0.06) 359 .11) (0.17 937 0.20 1.308 0.30) D 813 0.05 – 0.20 592 0.35) (0.16 1.16 522 0.24 – 0.15 – 0.39 y Tabla IV.14.19) (0.04 (0.14.07) 25 – 44 488 0.27 862 0.15) (0.32 496 0.27 – 0.21 – 0.16) que en mujeres (0.02 – 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 294 0.06) (0.15) 45 – 64 459 0.33) Total 1.17 – 0.33) (0.04 94 0. Chile 2003.510 0.10) ABC1 45 0.14.06) (0. mayor en hombre (0.Promedios (I.22) (0.25 – 0.14 3.07 188 0.15 dientes cavitados por caries por diente remanente (IC: 0.18) (0.750 0.40).15 – 0.08) (0.09 457 0.14).07 – 0. diente remanente Hay un promedido de 0.14-0.18) (0.

14 1.16 0.29 285 0.09 0.11 165 0..12 2.07 0.31).22 210 0.10 0.25 598 0.513 0.11 1.574 0.42.41).41.13 dientes cavitados por caries por diente remanente.20 – 0.25 – 0.40.08 0.19 0.28 (0.11 – 0.28 0.24-0.16 0.15 0.24 0.06) (0.710 0.05 – 0.14.32 0.22 0.13 (0.) de razón de dientes cavitados por caries sobre dientes remanentes por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.12 – 0.22 210 0. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio NEDU Bajo 547 0.07) Las zonas rurales presentan un promedido de 0. observado para las zonas urbanas (Tabla IV.26 1.24 – 0.C.) de razón de dientes cavitados por caries sobre dientes remanentes por grupos de zona y sexo.14 828 0.30) Medio 746 0.27 dientes cavitados por caries por diente remanente (IC: 0.14) Alto 217 0.10) (0.12) (0.30 785 0.21 0. miesntras que los valores promedios más bajos se encuentran en las regiones V.31) Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV. Chile 2003.26 .197 0.18 0.0. Promedio por regiones.11 477 0. dientes remanentes. Hombres Mujeres Ambos Sexos ZONA N Promedio N Promedio N Promedio Urbano 1.07 185 0.22 – 0.15 156 0. Tabla IV.04 402 0.21 0.Promedios (I.24 – 0.Promedios (I.08 0.33) (0.30) (0.332 0. RM y XII.16) (0.30) (0.27 (0.14.11 – 0.15 0.14..13 360 .11 0.07 0.14.19 0.10 0. promedio sognificativamente mayor que de 0.16 0.37 772 0.08 0.13 (0. N Promedio Intervalo de Confianza dientes Inferior Superior 156 0.Razón Dientes cavitados por caries.10 0.03 – 0.12 – 0. La región que presenta la mayor razón es la VII.13 154 0.26 194 0.C.20 196 0.13 0.29 140 0.13) (0.33) (0. Chile 2003.25 317 0.10 – 0.26 161 0.06 (0.05 – 0.12 – 0. Chile 2003.14) Rural 313 0.Tabla IV.19 0..15) (0.

750 70.0 – 83.12 (81.798 63.2 – 79.5 1.43. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 197 55.5) (62. Tasa por100 habitantes (95% IC).5 – 66.3) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 457 59.3) (67.4 (44.6 – 90.8 94 44.9) (27.3) (67.93 (51.4 – 72.2 – 73.4 3.5) (0. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).8 – 65.64 – 7.3 .3 385 56.2 – 69.9 – 67.9) (64.37) C2C3 356 60.3) Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 9 65 Total Al justar por edad y sexo.9 – 67.5) (29.5) (17.14.5 49 41.2) (56.510 69.4) (51.2 350 56.1 (64. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 294 86. Tabla IV.051 67.0 496 35.9 – 76. Chile 2003.8 – 49.5) (46. se muestra la prevalencia de al menos una diente cavitado por caries por grupos de edad y sexo.g) Prevalencia de caries dentales En la Tabla IV.6) (58.6) 1.5 592 63. presentan prevalencias de caries significativamente mayores que los niveles socio-económicos C2C3 y ABC1 (IV.45) D 813 71.0 3.3 – 79. La prevalencia de caries aumenta con la edad hasta alcanzar su máximo entre los 25 y 44 años para luego disminuir gradualmente.3 – 72.010 75.6) 488 77.6) (39.7 – 68.1) (54.7 1.14.3) (48.308 66.8) (45.6 1.8) (63. De igual forma a lo observado para el nivel socioeconómico.79 – 9.14.44).7 (50.44. los niveles educacionales Bajo y Medio.8 1. los niveles socio-económicos E y D.0 – 62.68.7 522 73.0) (63..Prevalencia de caries por nivel socioeconómico.5 188 57.Prevalencia de caries por grupos de edad y sexo.3 4.9 937 68..48 (66.5 (72. 361 .8) 459 71.2 – 64. al justar por edad y sexo. Tabla IV.7) (71.93 – 4.8 644 71.04) ABC1 45 48.1 1.8 – 67.4 – 65.5 813 59.14.6 – 69.3 862 44.0 – 41.9 1.7 – 73.45).9 – 78.14.43.0 – 65. presentan prevalencias de caries significativamente mayores que el nivel educacional Alto (IV.2 (65.5 – 73.00 (24.6) (1.0) 366 58.9 – 78.7) (1. Chile 2003.

6 – 69.14.62 – 3. VI. Como se aprecia en la Tabla IV.06 (73.332 65. Zona N Prevalencia OR* Urano 2.4 785 57. sexo y nivel educacional. IV. Tasas por 100 habitantes (Intervalo de confianza del 95%).6 – 77. muestra la prevalencia de caries según región del país. VII.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. la zonas rurales presentan las prevalencias más altas de caries. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).0 – 74.66 – 4. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 547 76.Prevalencia de caries por nivel educacional (NEDU).3.3) (1.3 1.3) (1.00 (44.8 – 80.710 64.4) (64.69 (71. X y XI.6% de prevalencia.0 – 63.5 – 74.2 1.36) Medio 746 72.8 – 83.9) (1.8 1. Tabla IV.1) (67.7 2.8 – 67.14. Chile 2003. la regiones III.Tabla IV. presentan las prevalencias más altas del país.2 185 52.49 – 2.85) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.0) (60.0 828 69.46..00 (60.6 2.47 y el Gráfico IV.2 – 66. La Tabla IV.14.17) Alto 217 55. Chile 2003.7) Rural 598 78. 362 . Al utilizar como punto de comparación la RM y al ajustar por edad.2 2.46. VIII.4) (46.3 1..0 – 61.Prevalencia de caries por zona.2 402 53.14.9) (50. alcanzando un 78.45.27 (66.2) (41.574 70.14.5 – 64.

3 1.5 – 82.00 (50.9) VI 165 76.31) VIII 772 74.00% 156 I 154 II 156 III 196 IV 317 V 477 RM 165 VI R e g i ón 194 VII 772 VIII 210 IX 210 X 161 XI 140 XII Gráfico IV.59 (58.2) (1.3) (2.18 (70.65) II 154 68.58 (57.90) XII 140 64.4 4.85 – 2.3) (0.00% 20.00% 60.4) (0.00% 0.8) (0.14. Región N Prevalencia OR* I 156 67.23 (78.56) RM 477 57.00% 10.00% 90.6) (1.03 (50.6 1.2 4.0 1.5 2.86 (68.01 – 5.78) XI 161 83.18) VII 194 85.8 – 75.40 (56.00% 80.14.68 – 1. 100.Prevalencia de caries (Intervalo de 95% de confianza) por región.1 – 63.36 – 4.0 1.7 – 88.52) V 317 57.30 (68.2 3.2 1.44 (77.0) (1.39 (67.5 – 78.51 – 5.1 – 89.87 – 2. 363 .1 – 76.3 1.38 – 7.5) (0.3 – 91.9 – 85.54 – 7.47.81 – 2.4) (0.87) III 156 78.00% 30.15) IX 210 65.8 – 73.4) (1.6 2.6) (2..43) IV 196 84..1 – 64.51 – 3.29) X 210 75.00% 40.1) (2. sexo y nivel educacional.00% 70.3.Prevalencia de caries según regiones.Tabla IV.3 – 79. Chile 2003.00% 50.96 – 2.31 (79.40 – 3. Chile 2003.2 – 90.40 (53.7 2.42) *ODDS RATIO corregida por edad.6 2.

8 – 46.2 – 20.0) (0.7 – 7.2 (2. Tabla IV.8 40.571) Femenino (1.0 – 41.2 (20.9 11.1) (30.3 3.0 – 41.14.8 (6.7) (13.1) 4a6 17.0) La prevalencia de caries aumenta con la edad hasta alcanzar su máximo entre los 25 y 44 años para luego disminuir gradualmente (Tabla IV.5 32.8) 5.51).0 7. presentan prevalencias de caries mayores que los niveles socio-económicos C2C3 y ABC1 (Tabla IV.9) (36.4 – 34.3 11. según edad.0 (32.0) (5.6) (0.9 (35.0) (39.8 (26. Chile 2003.14.14.5) 11.0) (2.0 – 37.2 – 14.0) (6.0 (2.9 – 43.h) Distribución del número de dientes cavitados por caries La prevalencia de caries dentales alcanza a 66% de la población que presenta a lo menos 1 caries.3) (6.6 – 3.5) 7 a 10 10.9 1.8 – 49.0) (11.7) 41.1) 4.0 – 16.4) 1.9 – 2.6 24.14.0) (2.2) 25. N° de dientes con caries Masculino (1. De igual forma.2 14.5) (8.9) 9.4 – 12.3 8.0 – 10.9 – 17.1 8.0 – 6.0 – 4.5 – 60.14.5) N° de dientes con caries Ninguna 1a3 4a6 7 a 10 11 y más 9 65 (N=862) 55.7 – 50.0 – 2.5 – 51.5 – 23.2 – 28.3) (33.9 19.0 4.8 1.. según género. la distribución del número de dientes cavitados por caries presenta mayores frecuencias de caries en niveles educacionales más bajos (Tabla IV.9 – 29.8 – 13.1 (0.7 – 36.9 – 7. 17 – 24 25 – 44 45 – 64 (N=385) (N=1.5 (7.9 – 14.1) (38.2) (33.0 33.14.0 42.5 (3.5 (33.5 37.Número de dientes cavitados por caries.48).452) % % % Ninguna 30.Número de dientes con caries. algo mayor prevalencia de caries entre los hombres (Tabla IV.7 – 2.9 – 12.3) 2.1 – 9.9 (8. Tabla IV.50).9) (16.0 – 10.8 (15.7) Los niveles socio-económicos E y D.48. 364 .9 – 6..881) Total (3.7) (28.8) 1a3 37.051) 43.9 – 41.7) (20. Chile 2003.3 (50.8 14.3 37.49).7 (0.6) (9.49.8 44.010) (N=1.0) 11 y más 4.

1 33. N° de dientes con caries Bajo Medio Alto (N=1.2) (35.0 (25. N° de dientes con caries Urbano Rural (N=2.2 – 7.9) (15.8 41.2 (30.5 (14.5) 4a6 18. se aprecia que la prevalencia de caries es mayor en zonas rurales.51.2 2.5 0.0) 365 .2 – 2.4 – 11.9 (5.6 (25.14. según nivel educacional (NEDU).0 (37. Chile 2003.6%.2 1.9) 11 y más 5...2 – 15.5) (3.0) (38.2) 1a3 41.Número de dientes con caries.5 (8.8) 7 a 10 11.8 15.14.6 40.4) (24.6) (39.2 – 21. Chile 2003.6 3.7) (0.5) 7 a 10 7.1) (26.0 – 7.3) (5.8) (0.2 (12.9 – 9.7 – 33.5 – 48.710) (N=598) Ninguna 35.8 – 33.5) (4.8) (34.50.0 (3.6 43.3 – 36.Número de dientes con caries.2 – 8.6 – 4.0 19.750) (N=813) (N=94) Ninguna 28.4 – 20.3 – 50.4 – 50.4) (39.3) (0.Tabla IV.6 – 39.9 – 72.8 7.2) (16.4) (.1 – 14.3 6.9) (11. Chile 2003.574) (N=402) Ninguna 34.0 39.4 (15.2 – 9.2 9.6 – 42.0 – 5.7 21.4 (1.9 5.7 – 26.5 0.4 (21.8 10.3) (3.0) Al observar la distribución del número de dientes cavitados por caries según zona.Número de dientes con caries.5) 4a6 14.3 – 39.6 – 8.3 46.52. -) Tabla IV.4) 11 y más 1.3) (1.9) (1. según nivel socioeconómico (NSE)..7 – 21.2 55.332) (N=1.4 (32.7 – 44.8) (0.1 – 59.0 – 1.1) (35.8) (7.3 15.1 44.0 2.6) 11 y más 6.8) 1a3 33.5 – 2.0) 4a6 19.7 – 16.5 – 15..0) (37.14.3 – 18.9) (13.8 43.4) (25.1 – 39.4 (3.8 29.8 0.0 – 23.5 – 46.5 – 6.7 8.2) (6. alcanzando una prevalencia de 78.2) (16.2) 7 a 10 12.4 – 54.1 5. N° de dientes con caries E D C3C3 ABC1 (N=644) (N=1.8 – 24.5) (26. según zona.7 29. Tabla IV.2) (2.0) 1a3 29.1 (9.4 – 4.4 – 32.5 18.1 – 10.9 – 40.0 – 1.

2 84.2 12.4 – 19.3) (83.5) 1 vez al día 28.554) Menos de 1 vez al día 9.2 76.8) (12.5 – 4.14.4) Por otra parte.8 (14.0 59.5 – 82.2 – 15.750) (N=813) (N=94) Menos de 1 vez al día 15.9 3.14.1 – 16. 366 .56 y IV.4 – 12.7 – 21.2) (1.9 7. según nivel socio económico.9 – 65.6) (4.8 18.1) 2 o más veces al día 56.0) Tabla IV.53. según género.Frecuencia de cepillado de dientes.2) (5.2 (68.7) (85.2 – 3. en los jóvenes y en las personas de NSE alto (Tabla IV.14.7 – 16.4 – 87.14.Frecuencia de cepillado de dientes.5 85.4) Tabla IV. Frecuencia de cepillado E D C3C3 ABC1 (N=644) (N=1. Frecuencia de cepillado 17 – 24 25 – 44 45 – 64 9 65 (N=385) (N=1.3 14. Tabla IV.7 – 35.1) (0.6 (1.14.1) (77.1 – 6.6) (12. Chile 2003.3) (81.6) (4.0 – 9.2 – 35.9 – 2.9 (21.2 17.1) (10.3 (48.2 – 88.6 79.Frecuencia de cepillado de dientes.1) 1 vez al día 18.9 16..7) (6.6) (77.2) (14.9 78..051) (N=862) Menos de 1 vez al día 3.55.1 – 13.54.3 – 19.4 – 19.57).1 – 6.1 – 89.14.8 – 76.9) (0.9) (17.14. Frecuencia de cepillado Hombres Mujeres Ambos Sexos (N=1.7) 1 vez al día 13.i) Frecuencia de Cepillado de Dientes Las tablas siguientes muestran que el hábito de cepillado de dientes es más frecuente en las mujeres.2 2.2 – 11.0 (7.5 14.4) (12.9 – 7.0 (7.5 – 10.3 11.53.9 – 91.010) (N=1. Chile 2003..5 5.2 80.14.7 – 80.4 (77.1 88.4 9.4) 2 o más veces al día 83.54 y IV.9) 2 o más veces al día 72. IV.9 (11.8 – 63.5 1.1) (71.9) (61.2 22.2) (2.1 – 81.614) (N=1.8) (9.4) (53.640) (N=3.2 – 95. el hábito de cepillado de dientes es más frecuente en las personas de niveles educacionales altos y en las zonas urbanas (Tabla IV.9 6.55). Chile 2003. según tramo de edad.4 – 22.9) (0.6 2.6 – 26.

1) j) Visita al dentista El 27.2 (61. según nivel socio educacional.6 (16. Tabla IV.3 – 22.2 – 18.0 – 17.8 – 14.5 – 85.2) 23. (30.9) (16.0 – 17.2 – 25.1 (4.8 (21.3 2. según zona.0 20.Frecuencia de cepillado de dientes.6 – 3.8) (79.6) (82.9 68.57.9 – 24. Chile 2003.6 4. Chile 2003.9 (19.3 – 14. Frecuencia de cepillado Urbano Rural (N=2.5 – 24.8) (22.710) (N=598) Menos de 1 vez al día 5.5 – 18.Tabla IV.3) (16.8) 17.0 – 25.8) (10.4 – 20.9 19.7 – 93. Frecuencia de cepillado Bajo Medio Alto (N=1.1) (12.0 – 6.7 – 5.8) (1.3) 16.0 – 68.9) 367 .3) (64.5 13..58.2) 24.2 11.6) 1 vez al día 22.0) (18.8 (13.1 (11.6) Tabla IV..5 – 73.9 – 4.4) (8.6 – 16.1 por ciento de la población no ha visto al dentista hace más de 5 años o nunca.9 – 20.9 (2.0% de los hombres y 24.615) (N=1.6 88.14.0 – 24.3% de las mujeres).4 8.332) (N=1.5) (0.6 25.5 – 16. Chile 2003.8 – 20.5) 5.1) (13.9 82.574) (N=402) Menos de 1 vez al día 12.6 (3.4 (11.946) 21.2 (12.Frecuencia de cepillado de dientes.9) 15.2 – 5.2) 14.9) (2.1) 2 o más veces al día 64.4 – 29.3 (14.4 – 26.3) 3.Última visita al dentista.0 15.8 (18.2) (3.4 – 83.7 (12.14.7 (21.2) 2 o más veces al día 80.3 – 28.561) 23.6) 18.4 – 13. Hombres Mujeres (N=1.5) Última visita al dentista Hace menos de 6 meses Entre 6 meses y 1 año Entre 1 y 2 años Entre 2 y 5 años Más de 5 años Nunca lo ha visto Ambos Sexos (N=3.8 (78.9 (10.7 21.2 (21.9 – 16.5 15.1 2.8 – 6.56..14.2) 14. según género.8) 1 vez al día 14.

8 – 5..1 27.4 1.6 4.5 16.0) (1.9 (11.1) (17.9 – 17.9 – 17.6 – 44.6) (23.3 (7.1 – 13..2) Entre 2 y 5 años 21.3 – 11.2 25.9 – 17.4 18.6 – 54.0 (33.9 – 5. Última visita al dentista 17 – 24 25 – 44 45 – 64 (N=385) (N=1.1 (5.7) (16.8) Entre 2 y 5 años 21.0) Nunca lo ha visto 7.7 – 21.0 – 18.5 – 30. Chile 2003.2 (4.3 (11.7 – 9.2) 18.1) 13.8 13.El 3.14.6 – 20.4 3.5) (11.4 – 23.9 17.60.7 (6.1) 39.6 – 26.051) Hace menos de 6 meses 22.Última visita al dentista.8 – 22.6 (16.9 (1.2% no ha asistido en los últimos 5 años o nunca. mientras en el estrato alto sólo el 18% declara no haber visitado al dentista en los últimos 5 años (y todos han asistido alguna vez).8 (2.9) 8.3) (14.3) (23.2 – 34.3 (5.9) (10. según tramo de edad. -) 368 .8) Entre 1 y 2 años 10.9) (13.2 (5.9 ) Entre 6 meses y 1 año 16.6 (5.4 – 28.750) (N=813) Hace menos de 6 meses 19.0 (13. Por el otro lado.6 26.0 – 23.5 – 5. en las clases más pobres el 38.5 – 23.6 – 18.3 20.5 (4. Tabla IV.4 15.2 – 23.8) (0.1 (10.010) (N=1.1 (14. Chile 2003.1) 14.3 16.59.5 17.3 24.2 19. lo cual aumenta con la edad desde un 3.1) (2.3) (20.9 15.9) (14. Última visita al dentista E D C3C3 (N=644) (N=1.4 – 29.6) 9 65 (N=862) 17.8 – 30.9 – 20.3 3.9 14.3 (21.9) Más de 5 años 31.9% de la población nunca ha asistido al dentista.2 – 28.5 29.8 – 19.7) Nunca lo ha visto 3.0 (.9) 16.3 (14.9 – 23.7) La brecha más notable ocurre entre estratos socioeconómicos.Última visita al dentista.0 – 37.3) (13.2) (16.8) (13.3 14.9) (10. Tabla IV.5 (9.6) Entre 6 meses y 1 año 9.0 – 30.6 16.1) Entre 1 y 2 años 20.4 (13.8% de las clases altas ha asistido al dentista en el último año comparado con sólo el 27.8 – 24.6 – 2.0 – 12.1 – 19.2) (24.1) (12.4 – 29.3) (21.4 – 17.0 – 10.8) 0.6) ABC1 (N=94) 38.1) 12.9 (26.8 – 21.5 – 21.0) (2.0) (12.1 – 5.6 – 19.8 (13. según nivel socio económico.2% en los mayores de 65 años.8 – 17.5 16..8) 14.2) (12.8) (12.5 – 22.9% de la clase más pobre.1 – 28.14.3) Más de 5 años 16. el 54.3% entre los 17 y 24 años hasta 7.2 – 28.4) 7.0 20.

4) 369 .6 (13.4 (13.5 33.3 (22..8 – 28.9 3.1) (16.6 22.9 – 4.9 – 40.2 0.7 (5.0 (16.5) (12.1) 3.3 – 27.9) Entre 1 y 2 años 13.4% declara no haber visitado al dentista en los últimos 5 años.9 – 9..9) (1.3 – 18.6) 16.1 – 25.4 – 18.0) 21.3) Más de 5 años 34. según nivel socio educacional.2 15.0 – 1.8 – 17.6 – 38.5) (14.0 – 22.7 16.3 – 15.9 – 17.3 22.8 19.1) (11. Urbano Rural (N=2.Por otra parte.6% no ha asistido en los últimos 5 años.6) (11.5 – 17. mientras en el estrato educacional alto sólo el 11.2 – 19.4 – 17.2) Entre 6 meses y 1 año 11.0 12.14.61. Chile 2003.3 – 4. en las clases más pobres el 34.6 (11.6 – 21. Chile 2003.1 – 19.1) (16.1 11.1 (13.57.9) 19.4 (30.2) (7. Última visita al dentista Bajo Medio Alto (N=1.4) (4.1) (9.2 12.8 17.5) (13.4 7.5) (0.2 (2. Última visita al dentista Hace menos de 6 meses Entre 6 meses y 1 año Entre 1 y 2 años Entre 2 y 5 años Más de 5 años Nunca lo ha visto Tabla IV.57.0 15.9 (19.5 – 22.14.710) (N=598) 24.7 – 21. Tabla IV.9) Entre 2 y 5 años 17.2) (21.Última visita al dentista.14.Última visita al dentista.1) (7.8) (26.8) 15.8 – 14.5 14.7) Como se observa en la Tabla IV.574) (N=402) Hace menos de 6 meses 14.7 19.8 – 38.332) (N=1.1 – 27.7) (11.5 24.9) (27.2 – 23. la frecuencia de visita al dentista es mayor en zonas urbanas que rurales.5) (19.9 – 14. según zona.0 (8.6 32.4 – 23.9 – 9.9) Nunca lo ha visto 7.0 – 17.9 (10.

7% va al dentista con fines preventivos (revisión o control).2) 17.7) 0.8) (11.6 – 23.0 27. entre los adultos mayores esto baja al 7.5) (14.5 – 4.0 (32.1 21.5 (32.8 – 41.4 – 37.4) Revisión o control dental 31..5 (12.7) 13.4 7.2) (20.4 – 21.5 (18.Razón de la última visita al dentista.7 (4.9 – 3.4 – 26.1) 370 .7 (11.1 – 36.051) Dolor o sospecha de caries 38.4 – 4.58.3.0) Ambos Sexos (N=3.Razón de la última visita al dentista.1) (1.14.6) 2.4 23.5 – 26.3 – 3.5% y en ellos la primera causa es prótesis (50.4) Otra razón 23.2 (15. según tramo de edad.3 – 8. frenillos) (10.4) Otra razón 16.4) (1.0 – 3. 7.561) 35.1 3.0) (5.1 – 23.3 (0.2) 50.4) (18.7 – 10.3) 21.5 – 38.2) 3.59.1) (16. Razón Hombres Mujeres (N=1.9) 20.3) (19.6 – 23.9 (45.4 – 20. Chile 2003.0 2.1) (1. Tabla IV.1 34.5) Estética (prótesis.0 – 1.7) (1.6) Sangramiento de encias 2.5 22.8 19.7 – 45.1 (18.8 – 15.2 – 3.2 – 38.6 (30.5% asiste para una revisión o control dental.3 – 6.5 – 56.2 – 31.6 – 19.k) Razón de Última Visita al dentista La principal razón para asistir al dentista es el dolor o sospecha de caries.2 31..5 (4.6) 6.010) (N=1.7) (27.8 2.14.6) (19.1 (1.2 (19.946) Dolor o sospecha de caries 37.5 – 4.2 . Tabla IV.5) 9 65 (N=862) 17.6 – 21.6 – 3.1 (3.4 – 9.1 (1.7 – 45.7) Nunca lo ha visitado 4.5 – 20.3) Mientras en los jóvenes un 31.7 (0.4) Nunca lo ha visitado 2.615) (N=1. Razón 17 – 24 25 – 44 45 – 64 (N=385) (N=1.0 (25.9 – 27.2) (36.3 frenillos) (3.9 – 11.8) (23.3) Revisión o control dental 19.8 – 24.0 Estética (prótesis.9 16. en tanto sólo el 21.3 (1.4) 16.9) (0.9%).8) (0.7 23.2 17.4) (30.4 2.0 – 22.7 (13.9 – 26.6 2.0) Sangramiento de encias 3. Chile 2003.0 41. según género.7 3.8 – 4.4 – 6.4 – 18.4 (2.6 (15. el control es más frecuente en las mujeres que en los hombres.4) 7.

6 – 26.2 – 0.8 – 50.4%.6 – 29.3 12.6 (24.6 32. 24.4 – 14.8 – 42.750) (N=813) (N=94) Dolor o sospecha de caries 34.5 – 30. según nivel socio económico.4) (25.8 frenillos) (31.4 – 11.5 – 2. este porcentaje aumenta al 22.7 – 42. Chile 2003.2) (28.7) Estética (prótesis.8 1.2 36. Chile 2003.2 32.5 – 9. mientras que en las zonas urbanas.8) Nunca lo ha visitado 6.3) (2.9) (24.8) (0.6) Por otra parte.0 20.14.7% de las personas acuden a control o revisión.2 – 13.4 – 10. Razón E D C3C3 ABC1 (N=644) (N=1.0 – 0.5 10.Razón de la última visita al dentista.0 (4..2 – 43. Razón Bajo Medio Alto (N=1.2) (16.2 – 33.1 – 37.0 (19. esto cae a sólo el 7. en las zonas rurales el 15.8 – 2.3) (2.0 – 0.0) (13.6 – 9.8) (0.0 – 9. Mientras en las clase alta el 35.7 (5.60.1) (18.3 – 2.4) (35.332) (N=1.1 41.5) (1.7) Estética (prótesis.0 – 17.4) (13.6 2.3 (26.7) (19.6) (0.5 – 5.3 33..4% en el nivel educacional bajo.0) (10.8) (0. 371 .8 39.8 – 24.3 – 40.9 3.6 – 21.8 21.6) (1.4) (35.0) (9.8) (4.2 1.7 16.7% en las clases más pobres.9) (13.0 frenillos) (19.8) (16.2) (31.3) (17.5 – 3.0) (0.1 – 9. Tabla IV.6 39.14. esto cae a sólo el 8.7 (0.1 – 19.Razón de la última visita al dentista.4 11.8 (5.4) Revisión o control dental 8.7 5. según nivel educacional.61..2 (5. -) Un comportamiento similar al observado por nivels socio-económico.9 35.5 13.2) (0.3 – 23. Tabla IV.5) Sangramiento de encias 0.7) Otra razón 20.1) Nunca lo ha visitado 7.4 22.7 – 39.8% de las personas acuden a control o revisión.7 19.0 – 4.8 – 43.6 – 39.0 (16.8 – 22.5 1. mientras en las clases altas el 33.2) (27.También es notable la gradiente socioeconómica en las visitas preventivas. 35.574) (N=402) Dolor o sospecha de caries 28.6 6.4 – 58.9 (0. se observa según nivel educacional.1 – 1.7 – 23.0 – 24.3) Sangramiento de encias 0.5 0.0 17.9) (3.1) Revisión o control dental 7.8% de las personas acuden a control o revisión.7 1.5) (.0) Otra razón 24.7 – 23.3 0.7 0.6 19.

según zona.Razón de la última visita al dentista.7 79. Chile 2003. Este indicador se construyó en base a las preguntas detalladas en la tabla anterior (IV.3 14.8% de los hombres y 16. 16..0 – 21.5 – 24.3) (21.2% (16.0 6.0% de los hombres y 18.1 (33..6 – 21.6% de las mujeres) indican que sus dientes interfieren siempre o casi siempre con sus actividades diarias.4 – 40.8 5.710) (N=598) Dolor o sospecha de caries 36.1) Otra razón 18.7 19.8% de los hombres y 12.0 6.0) (22.3 63.63).0) Sangramiento de encias 2.7% (14.8 frenillos) (14.4) l) Incomodidad de dientes o prótesis dental El 17.0 – 3.7 (1. Cuando hablo frente Causa de Incomodidad a otras personas sufrimiento y dolor cuando como frente a otras personas 9.0 A continuación se presenta la prevalencia de el indicador "Incomodidad de dientes o prótesis dentales". Chile 2003.4 6.4 – 5.7 7.8 2.9 27.1 – 8.Tabla IV.4% de las mujeres) declara que sus dientes o prótesis les incomodan siempre o casi siempre al hablar con otras personas: 15.7% de las mujeres) declara que sus dientes les causan sufrimiento o dolor siempre o casi siempre.0) (4.9% de las mujeres) indican que sus dientes le incomodan siempre o casi siempre cuando comen frente a otras personas y finalmente. 12.14.5 Situaciones Siempre Casi siempre A veces Casi nunca Nunca Interfieren con mis actividades diarias 5.4 15.2 5.4 – 25.14.4 (16.2 (2.0 – 4. 15.Mis dientes o prótesis me incomodan.8 (19.8 28.8 % de los encuestados (14.6) Nunca lo ha visitado 3.2% de las personas (16.0 2.62.4% de los hombres y 16.14. Tabla IV.6 7.6) Estética (prótesis. El indicador fue positivo cuando las personas contestaron que siempre 372 .4) (0.63.7 68.9 3.1 7.6) (15.4) (10.6 8. Razón Urbano Rural (N=2.0 8.0) Revisión o control dental 22.2 – 33.2 – 34.9 – 18.2 2.4 73.7 10.

29 – 23.9 – 21.0) 25 – 44 544 22.0 – 21.1 1.2 1.5) (20.1) (24. dolor. Tasa por100 habitantes (95% IC).27.3) (2. probelma cuando comen.130 23.6) (0. La prevalencia es mayor en niveles socioeconómicos Bajos.8 . mientras que no se observan diferencias estadísticamente significativas entre los niveles educacionales (Tabla IV.1) (12.6 – 19.00 (0. 373 .1) (9.4 (15.129 29.14.Prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis por grupos de edad y sexo.7 – 25.8 489 29.14.0 – 27.3 98 5.8 – 34.5 (3.59 (7..0 – 10.1) (1.8 1. La Tabla IV.4) (22.65 y Tabla IV.1 Total 1. muestra que la prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis dentales aumenta con la edad y es mayor en mujeres que en hombres.5 – 29.6) (19.2 629 25. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 216 8. Tasa por 100 habitantes (Intervalo de 95% de confianza).3 – 31.0) (26.6) (23.14.0) 9 65 353 28.9 – 28.64.4 (20.3 842 29.1) (17.66).4) 1.3 – 38.14.2) (20.64.2 – 32. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 287 22.53 (12.6 4.3 – 29.0) (14.14.7 988 24.527 24.8 – 37.1 (20.2 (16.46 – 14.77 – 17.3 586 24.5 637 32.2 – 12.7 – 34.-Prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis por nivel socioeconómico.31) C2C3 377 13.605 21.3 5.9 3.7) 45 – 64 492 26.2 426 15.4) Tabla IV.71) D 851 15.2 52 1.0 – 30.65.0 – 33.o casi siempre en a lo menos uno de los 4 problemas (problemas cuando habla.3 481 19.38) ABC1 46 10.0 210 23.37 (15. interfieren en su vida cotidiana). Tabla IV.0 – 3.3 342 29.7 858 16.2 – 36.8) (20.8 7.9) (14.3 – 25.9) (0.3) (23.7 – 28.3 * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.5 – 23.3 – 37.3 – 19.6) (1.6) (19. Chile 2003.922 26.9) (20.839 20.6 – 20. Chile 2003.5 1.

2 .6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.68.67.00 (20.5 – 28.6 – 26. IV.8 – 36.9) (24. Por otro lado.5 – 23.14. Tabla IV.Prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis por zona.00 (7.3 1.6) (19.53) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.14. Zona N Prevalencia OR* Urano 2.21 (14.5 – 32.4 1.4) (11.14. 374 .1 – 33.66.3 – 32.27.09) Alto 244 20. nivel socioeconómico.2 904 27.. m) Autoreporte de problemas dentales En las Tablas IV. nivel eeducacional y zona.7 1.9) (0.362 29.3 1.0 – 27. Tasas por 100 habitantes (95% intervalo de confianza).67.0 451 19.. Las prevalencias mayores se observan en niveles socioeconómicos y educacionales bajos y en zonas urbanas.9 1.6) (25. edad y sexo.72 – 1.5 1.0 207 19.1 – 32.Prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis por nivel educacional (NEDU).62) Medio 810 19.9 1.14. Chile 2003.Tabla IV. Chile 2003.71 – 2.1 – 30.14.714 23.8) (0.7) (0.14.70 y IV. respectivamente. se muestra la prevalencia de autoreporte de desdentamiento según. IV. no muestra diferencias entre hombres y mujeres. El autoreporte de desdentamiento aumenta con la edad.71.05 (19.36 (22. muestra que la prevalencia de incomodidad de dientes o prótesis no varía significativamente entre zonas urbanas y rurales. Mujeres Ambos Sexos Hombres Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 551 27.1) (10.69.6) Rural 628 24.9) (22.899 23.14. Tasas por 100 habitantes (Intervalo de confianza del 95%).6 811 30. la Tabla IV.70 – 2.

0 317 11.5) (5.6 (11. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia E 314 8.1 999 9.3 (7.131 10.8 (7.5 – 13.0 98 4.7 453 11.307 12.4 – 13.5 – 12.4) ABC1 46 2.0 – 6.1) (12.0) (8.2 (3.0) (0.6 1.2) (0.14.9 (5.143 15.2 – 13.7) D 858 8.5) (8.Tabla IV.0 – 10.4) (0.14.9) (4.3 (3.0 – 14.8 – 21.3) 375 .5 – 18.4 – 14.7 – 12.5 – 15.4 868 3.8) (2.Prevalencia (I.8 1.7 – 14.14.5 (0..) de autoreporte de desdentamiento por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.2 – 28.7 – 12.4) 9 65 389 19.Prevalencia (I.71.3) (11.2 370 10.5 – 6.5) (11.857 8.7 (0.2 – 17.4 1.9 (1.8 – 12.6 529 19.7 – 11.1) (14.619 11.5) (5.68.) de autoreprote de desdentamiento por grupos de zona y sexo.3) Alto 244 13.6 – 16.5 – 9.. Chile 2003.5) 25 – 44 545 11.) de autoreporte de desdentamiento por grupos de edad y sexo.1) Rural 340 6.647 11.0 (5.8) Medio 815 10.1 – 25.6) (2.Prevalecnia (I. Chile 2003.7 – 14.5) (6.7) (7.5 2.6 – 19.2) (11.0) (14.24 216 2.1 684 9.6 – 16.9) 45 – 64 497 14.2) (8.67 – 8.2 – 23.69.4 – 14.6) (5.6 918 19..4 646 16..962 11.7 – 14.5 (6.C. Chile 2003.) de autoreporte de desdentamiento por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.3 – 19.4 (2.8 – 16.9 – 10.5 427 3.1 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 849 17.0 914 9.2 – 5.5) (8.4) (5.4) Total 1.6 211 4.972 11.C.437 15.0) Tabla IV.3) (6.3 586 8.9 52 6.5 209 8.3 – 15.4) (0.70.C. Chile 2003.8) (6.3) (2.9) C2C3 382 3.2) Tabla IV.0) Tabla IV.6 – 22.C. Hombres Mujeres Ambos Sexos ZONA N Promedio N Promedio N Promedio Urbano 1.3 – 6.5 – 10.2 1.1 – 12.Prevalencia (I.1 1.4 3.0 (7.729 9.14.3 – 5.655 11.7 – 19.1 Bajo 588 12.0 – 5. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .7) (3.0) (5.7 – 24.5 (9.3 486 4.7 1.3 657 8.

7) (22.8 529 19.5 – 41.0 – 35.8 3. edad y sexo.74 y IV. nivel eeducacional y zona.1 – 31.1) (17.6 (10.4 – 31.9) Tabla IV. Chile 2003.72.7) (16.72..5 209 30.2) 46 8.7 98 27.5 999 27.14.C.5) (23.9) Total 1.7 (8.7 – 26.0) (22.14.6 586 29.3 (20.75.4 427 23.) de autoreporte de caries por grupos de edad y sexo.0) (20.0 646 31.6 918 16.9) 25.0) 9 65 389 12.14.9 – 42.6) 45 – 64 497 21.2 (15.3) (13.3 – 45.4) (26.3) 382 37. Tabla IV.0 (17.857 25.5) (12.8 – 27.1 868 32.5 – 25.8) (22.5 1.9 – 29.8 (15.En las Tablas IV.7 1.9 – 25.8 – 28. y las prevalencias mayores se observan en niveles socioeconómicos y educacionales altos y en zonas urbanas.7) (12.4 – 29.2 1.972 25. El autoreporte de caries aumenta con la edad hasta el rango de 25-44 años para luego disminuir gradualmente.6) Tabla IV.14.2 52 41.8 849 22.4 211 14.4) 858 24.437 21.Prevalecnia (I. Chile 2003.C.0 – 34.729 26.8 (20. No se observan diferencias entre hombres y mujeres.74.8 – 36.Prevalencia (I.6 – 39.3 – 26.647 24.4) (23.1 – 20.) de autoreporte de caries por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.2 1.2 – 17. IV.9 453 28. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 20.6) (15.6 – 26.14..6 – 31.1 1.24 216 31.14.6 – 32.0 1.6) (9. Chile 2003. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .4 – 29.) de autoreporte de caries por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.0 (20.1) (13.3) (24.0 – 16.9) (21.7) 25 – 44 545 26.0 486 29.5 – 31.73.0 (20.131 27.C.6 (0.9 (20. nivel socioeconómico.4) (20.8) (22. IV.619 25.0) (8.3 – 37.5 – 20. respectivamente.4 684 18..1 – 45. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 314 17.9 914 26.9 – 24.73.9 (28.2 – 32.8 – 23.2) NSE E D C2C3 ABC1 NEDU Bajo Medio Alto N 588 815 244 376 .0 – 28.14.8 – 35.7) 25.0 – 29.7 370 19.Prevalencia (I.8 – 67.2 – 28.4) (21. se muestra la prevalencia de autoreporte de caries según.9) (21.4) (17.143 26.7) (21.

3) (1.4 486 5.0 – 3.8 – 4.6 1.9 – 14. nivel socioeconómico.6) (1.4 (.0 – 5.7 (1.9 – 3. La prevalencias aumentan en la medida que aumenta el nivel socioeconómico desde el nivel E al C2C3 para luego caer en el nivel socioeconómico ABC1.1 – 4.8) Total 1.3 – 23.307 26.0 – 24.14.7) 377 .5 – 5.5) (0..14.4 (0.9 657 340 17.7 586 3.8 – 24.78 y IV.7 211 1.3 999 2.76.2 – 5.2) (1.6) (2.6 – 5.6 (1.9 3.9) C2C3 382 6.4) Tabla IV.5 – 3.6) 25 – 44 545 3.24 216 7.2 868 5. Las prevalencias mayores se observan en niveles educacionales altos y en zonas urbanas.ZONA Urbano Rural Tabla IV.131 3.962 26. El autoreporte de enfermedad de las encias disminuye con la edad.0 – 2.1 – 11.0 – 4. Tabla IV.9 (0.Prevalecnia (I. se muestra la prevalencia de autoreporte de enfermedad de las encias según.2 684 2.6 317 (11.77.0) (1.C.4 370 2.2 – 1.0) (2.) de autoreporte de enfermedad de las encias por grupos de nivel socioeconómico (NSE) y sexo.3 16.7 (1.5) (0. Chile 2003.0 – 0.2) En las Tablas IV.9 – 30.3 (1.0 (0.0 1.6) (0. nivel eeducacional y zona..0 – 3. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 1.4 – 8.9) (0.14. Chile 2003.14.) de autoreporte de enfermedad de las encias por grupos de edad y sexo. IV.75.0 – 4. respectivamente.76.4 98 1.7) (1.0 52 2.0 – 4.3) (1.0) (2.0 – 3.Prevalencia (I.972 2.0 – 6..5 918 1.5) (22.6 (21.1 1.7 – 5.0) (11.8 – 8.14.619 3.5) (22.2) 17.14.655 27.3 (0.7) ABC1 46 0.143 2.4) (0.1 – 6.Prevalencia (I.C. patrón más marcado en hombres que en mujeres donde las mayores prevalencias se observan entre los 25 y 64 años edad.9 427 4.9) 9 65 389 1.647 3.5 1.. Chile 2003.2) 45 – 64 497 1.7 529 0.77.8) (0. -) (0.) de autoreprote de caries por grupos de zona y sexo.857 2.2) (0.14. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Promedio N Promedio N Promedio 17 .2 646 3.7 – 31.1 2.2) (9.6) D 858 3.0 – 6. edad y sexo. IV.C.6 – 30.79.6) (2.1 – 8. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia E 314 2.6 1.

5 (0.3) (1.) de autoreporte de enfermedad de las encias por grupos de nivel educacional (NEDU) y sexo.8 – 6.9 – 3. Chile 2003.9 1. Chile 2003.3 – 5.78.Prevalencia (I.4) (0.3) (0.729 815 3.0) Tabla IV.2 914 Medio (2. Hombres Mujeres Ambos Sexos ZONA N Promedio N Promedio N Promedio Urbano 1.6 453 4.5 1.0 – 12.0 657 0.2 317 0.2) (0.4 3.1 1.3) (2.14.655 3.6) (2.3 2.0 – 2.2 – 5. -) (0.0 – 1.0 (0.437 2.C.14.Tabla IV.3) Alto 244 6.4 – 3.79.2) 3.8 – 5.7 (0.9 – 8.7 (1..307 4.C.7) (. Hombres Mujeres Ambos Sexos NEDU N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia Bajo 588 2.0) (0..) de autoreprote de enfermedad de las encias por zona y sexo.0 – 4.7) (1.962 3..3 849 1.0 – 4.Prevalencia (I.5) 378 .2 – 4.2 – 5.1 209 2.0) Rural 340 1.

En el grupo de 17-24 años los hombres presentan prevalencias menores. Se reportan también prevalencias con los 2 primeros tests aplicados en paralelo (máxima sensibilidad).3. utilizando como criterio de tamizaje positivo a la alteración de uno u otro o ambos simultáneamente. por lo que las prevalencias incluyen en el numerador a aquellas disminuciones de agudeza causadas por obstrucción del conducto auditivo externo (ej. Las prevalencias aumentan significativamente con la edad tanto en hombres como en mujeres. sea de 1 o ambos oidos. 379 . a) Prevalencia de disminución de la agudeza auditiva (I. Examen de audición A continuación se describe los resultados del tamizaje de agudeza auditiva en la población chilena. ver cap. sin embargo. no distinguen lateralidad (derecho/izquierdo). Se reportan prevalencias para 3 tipos de indicadores: Test de susurro estandarizado a 2 metros (TSA).15.C. Los tamizajes con estos test se superponen conceptualmente. Las prevalencias son globales.15.2.II. Para mayor detalle sobre definiciones y puntos de corte.5. sin embargo. Test de tic-tac modificado (TTA) con punto de corte < 4cm y autopercepción de agudeza auditiva (por encuesta). tapón de cerumen). es decir. existen diferencias significativas entre los sexos para ciertos grupos de edad.9%. En el análisis global. 95%) según grupo de edad y sexo En la tabla IV. en esta descripción se considera tamizaje positivo a cualquier alteración. Es importante también hacer notar que el tamizaje no considera otoscopía previa. se observa que la prevalencia global de alteración detectada por el test estandarizado de susurro a 2 metros es de 37. Los puntos de corte utilizados son muy sensibles detectando alteraciones a intensidades audiométricas equivalentes a PTP>20 db. esta tendencia se invierte en el grupo >44 años. hombres y mujeres no difieren significativamente. es decir. por lo que las prevalencias no son sumables.1.

41.15.9 .3 .48.0 (78.4 .89.82.6 .1) 45 – 64 481 48. En el análisis global.7) (36.1.560 3.1 . Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 17 – 24 200 4.8 (10.2 399 23.1) (71.31.Tabla IV.7 547 26.30. sin embargo.5) 1.7 1.5 .41.429 38.21.1 398 7.6 (46.9 .21.7 .52.4 503 77. 380 .0 502 70.7 550 13.34.3 .7 28.47.3 .8) (16.5) 45 – 64 481 53.55.2) (0.5) (34. En el grupo de 17-24 años los hombres presentan prevalencias menores.3) 25 – 44 509 16.9 – 40.7.0 .869 37.7 37.3 (12.435 28.1) ? 65 371 82.17.7 .7 .870 27. El comportamiento según edad y sexo de ambos tests en paralelo es similar a lo ya descrito para ambos por separado. existen diferencias significativas entre los sexos para ciertos grupos de edad.6 198 29.0 1.31.7 (76.3.054 27. Chile 2003.Prevalencia (IC) de Test de Tic-Tac Alterado por grupos de edad y sexo.49.6 (41.2 .5) En la tabla IV.7) (33.7 . es de 28.0) (9.2 877 76.8 1.9 Total (34..9 .7 (1. Chile 2003.9) (72.0) (21.5 1.83.0 .7) (2.3) (63. Tabla IV.2 620 41.2.6) (75. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia Edad 17 – 24 201 18. sin embargo.3 .0) 25 – 44 507 28. hombres y mujeres no difieren significativamente.59.4 .059 15.Prevalencia (IC) de Test de susurro alterado por grupos de edad y sexo.2 1. El 51.8 .15.31.13.3 .9) (12.9 1.8) En la tabla IV.31.9) (18.9 . se observa que la prevalencia global de alteración detectada por el test de tic-tac modificado.565 3..87.32.0 621 42.15.082 47.7 .5 198 11.9) (24.2%.77.4) ? 65 375 84.8 874 79.3 .2 Total (25.7) 1. Las prevalencias aumentan significativamente con la edad tanto en hombres como en mujeres.80.3) (39.2.0) (23.2) (26.18.4) (43.101 44.2 .1 . esta tendencia se invierte en el grupo >44 años.9 .1) (35.5% de la población adulta no presenta alteración de agudeza auditiva detectable por el test de susurro (TSA) o el test de tic-tac (TTA).6 .15.26.39. se observa la prevalencia de alteración con uno u otro test (tests en paralelo).1 .7 (23.

51.6 .6) (45. hombres y mujeres no difieren significativamente en el análisis global.31.5 (44.1 .22.5 (12.6 619 63.54.867 49.7 1.5 .615 3.63.33.3 17 – 24 216 11.29.15.17.942 26.15.1 48.97.2 547 (31.2) 45 – 64 493 30.7) (11.8 .5 1.0 (64.9) (46.9 .25.40.0 . Chile 2003.5) 375 94.1 .2) (40.2) (19.4 198 31.9) (85.32.7) (30.71.5 503 88.8) (10.31.0 .1) ? 65 361 55. El comportamiento por edad y sexo es similar al observado con los otros tests (aumenta con la edad.8 586 22.5) (62.1 (91.2 .7 (16.566 3.0 .8 .4 .4) 1.2 .2 . Tabla IV.6 .3 .36.8) 381 .27.0) (18.7 878 91.0) (45.2 .6 .9 .102 67.5 1.2) (24.131 21.9) (58.5) (17. se observa que un 25% de la población adulta reporta autopercepción de agudeza auditiva disminuida..1 (48.55.7 – 51.41.42.6 502 47.6 .0 35.4) (21.3) En la tabla IV. pero sí en el análisis para ciertos grupos de edad).0) (21.3 643 26.7 1.41.055 508 36.2 .7 1.557 24. Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 211 21.3.Prevalencia (IC) de TSA o TTA por grupos de edad y sexo.8) (23.8 1.5) (23.9) 1.3 .3 .9 863 51.Edad 17 – 24 25 – 44 45 – 64 ? 65 Total Tabla IV.8 .15.6 25.4 . Hombres Mujeres Ambos Sexos N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia 200 21.93.433 47.136 28.1 .7 398 26.69.9) 483 70.3 .8) (88.1 (4.Prevalencia (IC) de autopercepción de alteración en la agudeza auditiva por grupos de edad y sexo.28..91.7) 36.7 427 16.3 (24.4.5 .8 .30.27.5) 25 – 44 545 20.25.76.5 Total (21.1) (29.4.53.

) de Test de Susurro alterado a través de la edad (años)..1 y IV. se observa las curvas no paramétricas de prevalencia de alteraciones para TSA y TTA respectivamente. Gráfico IV.3.15.1.15.C. Chile 2003.2. Ambas curvas tienen un aspecto sigmoideo en el cual las prevalencias aumentan con la edad. 382 . Destaca que las personas mayores de 80 años alcanzan un plateau de prevalencia muy alto en el cual aproximadamente el 90% de ellos presenta disminución de la agudeza.Prevalencia (I.b) Prevalencia de disminución de agudeza auditiva según edad En el gráfico IV. se aprecia como la prevalencia de autoreporte de disminución de agudeza aumenta con la edad en forma casi lineal. En el gráfico IV.15.15. alcanzando prevalencias sobre el 50% después de los 70 años de edad.

Chile 2003.Prevalencia (I...Gráfico IV.C.) de Autopercepción de alteración en la agudeza auditiva a través de la edad. Gráfico IV.) de Test de Tic-Tac alterado a través de la edad (años).15.C. Chile 2003. 383 .Prevalencia (I.2.3.15.

Al ajustar por edad y sexo.66 – 3.9 0.6) (16.2) (35. Tabla IV. En la tabla IV.9 948 28.8 93 34.5.57.91 (24.9) (38.7 – 45.1) (0.74 (12.6 .1 819 19.1 .4 6. Chile 2003.0 – 54.4 .39) (41.6.764 D 817 41.2 C2C3 356 28.9) (37. estas diferencias persisten y son estadísticamente significativas.c) Prevalencia de disminución de agudeza auditiva (I.1 – 52.0) 1.15.1 – 35.2 .2 (43.15.3 – 33.7) (2.6.5 3.52 (35. Chile 2003.57 – 9.7 1.23.15.34 – 1.31.8 1.51. se observa prevalencias más altas de alteración de agudeza auditiva detectable por el test de susurro (TSA) o el test de tic-tac (TTA) en el NSE bajo (E) que en 384 .5 1.5 – 37.5 .4 49 14.15 (36.6 462 22.7 .2 – 61.8 – 22.3 .0 – 29.7 (25.3) (0.2) (25.6) (35.Prevalencia (IC) de alteración en el test de susurro por nivel socioeconómico (NSE).00 (20. En la tabla IV.15.8 0.60) ABC1 44 42.Prevalencia (IC) de Test de Tic-Tac alterado según nivel socioeconómico (NSE).768 28.5) (17..9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo. no se observan diferencias estadísticamente significativas al comparar con el nivel alto (ABC1). 95%) según nivel socio económico En la tabla IV.44 – 1.48) D 820 28.00 ABC1 45 14. se observa una gradiente muy significativa en la cual el nivel socioeconómico bajo presenta mayores prevalencias de alteración en el test de susurro. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 298 44.34.7 .5.0) (2.7 351 41.2) (5.4 – 46.5 1.4) (29.9) 94 14.7) (22.52.68 – 16.9) (0.3) (17.6 (4.5) (24. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 647 50.19 – 12. se observa prevalencias más altas de alteración en el test de tic-tac en el NSE bajo (E) que en el nivel medio-bajo (D).24.5) (3.0 649 42.3 – 33.89) C2C3 357 17.8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.6 49 28.1 – 65.5) (0.. Tabla IV.5 – 26.2 5.7.63 E 296 51.0) (1.6 351 49. Al ajustar por edad y sexo.45.50.8 41.77 462 31.5 947 40.15.5 – 60.7 .05) (25.C.11) 818 30.6 – 25.

8 1. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 298 62. Esta gradiente persiste significativa al ajustar por edad y sexo.29.9 – 55.15.1 – 30.3 – 57..2) (22.5) D 820 51.7) (0.6 462 42.5 – 70.8) (47.6) (47. se observa una gradiente muy significativa en que el nivel socioeconómico más bajo presenta mayores prevalencias de alteración en la autopercepción de agudeza auditiva.4 49 38.C.10 – 7.8) (1.1 1. En la tabla IV.4) (1. TSA o TTA y autopercepción ).6 (51.6 .4 (27.4 2.7 .61 (21.8 350 30.9 – 71.849 D 854 26.4) (33.8.9) ABC1 44 50.0) (1.7 – 2.5) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.04 – 6.2 . Estas diferencias persisten al ajustar por edad y sexo y se observan con los 4 tipos de medición (TSA.28.8) (13.64 C2C3 381 20.8) (23.7) (23.6 – 56.5 2. TTA.9 – 31.15. Chile 2003.9) 98 13.5 26.2 1.8 – 73. 95%) según nivel educacional En la tabla IV. la diferencia es estadísticamente significativa.768 51.0 – 31.3 – 33.7) (1.8) (0.Prevalencia (IC) de Autopercepción de disminución de agudeza auditiva según nivel socio económico (NSE).6 – 41.8) C2C3 357 34.7 – 62. Tabla IV.7 – 41.2 948 52.el nivel Alto (ABC1). 385 .7 2.4 1.8) (51. d) Prevalencia de alteraciones de agudeza auditiva (I.5 – 39.53) 867 24.01 – 6.63) 1.2 – 17.0) (1.1) (19.37.8.2 .1 – 26.1 (20.1 93 43.3 – 49.5) (54.8 351 61.7.8 – 60.87) (14.3 819 38..15.7 (3.5 995 26.3) (25. se observa una gradiente significativa en la cual los niveles educacionales bajos (< de 8 años de estudio) presentan mayores prevalencias de alteración de agudeza auditiva.90 (22.15.7 – 69.7 30.5) (35. Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* 640 E 290 30.8 2.Prevalencia (IC) de TSA o TTA alterado según nivel socioeconómico (NSE).6 1.4 486 28. Al ajustar por edad y sexo.0 (28.23.9 a IV.00 ABC1 46 9.0 649 61.6) (1.5 – 43. Tabla IV.2 – 5.0 – 3.15.5 52 15.9 (45.12.6) (22.

9) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.374 51.24.2 – 27.4) (14.1 1. Ambos Sexos N 1.5) (29.11 (16.7 825 34.3 1.8 (68.8) (0. Tabla IV. Tabla IV.97) 1.7) (12.9 864 17.Prevalencia (IC) de TSA o TTA alterado Chile 2003.0) (14.0) OR* 2..16 (57.41 (1..382 38.9) Medio 773 43.7 – 24.0 – 40.8 – 48.2 (69.5) (1.4 (38.723 22.2 452 19.1 – 21.11.367 60..8) (12.08 (19.Prevalencia (IC) de Autopercepción de agudeza auditiva disminuida según nivel educacional (NEDU).636 33.9 (38.5 – 28.25) Medio 772 23.6 – 46.3 1.42.6 208 23.8) (14.372 1.0 – 24.15.2 – 60.1 .5 (27.7 812 50.0 809 58.64) Alto 231 17.2) (44.1) 42.3 – 44.15.8 – 29.37.25.9. según nivel educacional (NEDU).4 – 77.2 194 19.5 1.9 1.6) (33.79) Alto 232 21.2) (55.09 – 3.7 .00 (10.01 – 1.89 (47.1 – 32.06 .0) Alto 231 32.5) (0.1 – 57.6 .71 – 1.4) (10. Hombres Mujeres NEDU N Prevalencia N Prevalencia Bajo 562 73.2 3.83) 1.24. Chile 2003 Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 557 42.4. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 558 63.15.7 – 46.0 – 40.85 (29.00 Tabla IV.8 194 20.3) (29.23 – 2.Tabla IV.08 – 2.0 1.8 866 32.9 810 72.7 909 23.6 425 18.59) Medio 814 20..8) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.8 1.1) 33.84) Medio 770 34.0) (27. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 562 53.1 – 64.3 193 35.9 – 28.67 (36. 386 .6 – 79.3) (47.Prevalencia (IC) de Test de susurro alterado (TSA) según nivel educacional (NEDU).3 – 40.2 – 68.7 1.15.637 424 Prevalencia 73.00 (10.2 .2 1.1 1.6) (19.8 – 49. Chile 2003.1 (24.9 .4) (1.0) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3 1.6 – 77.26.2 – 37.0) (15.9 .9 1.0) (35.636 20.6) (18.2) (1.66) Alto 244 16.4 426 21.56.Prevalencia (IC) de Test de Tic-Tac alterado (TTA) según nivel educacional (NEDU).4) (19.3) (25.9 – 27.2 – 23.4 .2 .10.64.4) (2.23.67 – 3.4 . Chile 2003.6 1.2) (67.75 – 1.9 864 40.6 – 40.9) (52.00 (13.53 (1.12 .1) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.9 1.

36.67 – 1.2 .7 .30.15.30) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.924 25.7) 623 Rural 47.28.00 (45.e) Prevalencia de disminución de agudeza auditiva (I. 95%) según zona En las tablas IV.Prevalencia (IC) de TSA o TTA alterado según zona..7 1.15.C.7 1. Zona N Prevalencia OR* 2. TTA.44.7 . Tabla IV.5 .41.16 (27.Prevalencia (IC) de Test de Tic-Tac alterado según zona. Zona N Prevalencia OR* 2.0) 623 Rural 38.810 Urbano 48. Chile 2003.0 .87 – 1..15. Tabla IV. Chile 2003 Zona N Prevalencia OR* Urbano 2.813 Urbano 27.5 1. Chile 2003.0) (0.37) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.Prevalencia (IC) de Autopercepción de alteración de agudeza auditiva según zona.15.13.91 (42. al ajustar por edad y sexo. se observa la variación de la agudeza auditiva según zona urbano-rural.24) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.7 1.15..8) (0.00 (32.7 0.16.806 Urbano 37..55) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.73 – 1. Se observa una tendencia a presentar prevalencias de alteración mayores en la zona rural.14.16.15.Prevalencia (IC) de Test de susurro alterado según zona.00 (34.98 (20. 387 .0 – 53. Chile 2003.7) (0. Zona N Prevalencia OR* 2. Tabla IV.13 a IV. las diferencias no alcanzan a ser estadísticamente significativas para ninguna de las 4 mediciones (TSA.5 – 51.00 (23. Tabla IV.6 1.15.0 .00 (25.7) (0.3) 622 Rural 31. TSA o TTA y autopercepción). sin embargo.9 0.73 – 1.5 1.0) Rural 633 25.30.

Chile 2003.C.0% 50. La III.0% 153 I 156 II 157 III 195 IV 324 V 534 RM 210 VI R e gi ón 197 VII 778 VIII 210 IX 212 X 161 XI 142 XII Gráfico IV.4 . Al ajustar. Prevalencia (I. sexo y nivel educacional. VI y X regiones presentan prevalencias bajo el nivel nacional.15.0% 10. 70. En la tabla IV.0% 40.C.0% 30.15. se aprecian las variaciones regionales en las prevalencias de TSA.4.15.0% 60.0% 0.) de Test de Susurro alterado según regiones.17. al comparar con la región metropolitana.0% 20. 95%) según región En el gráfico IV. 388 . las prevalencias más altas observadas en la V y XII regiones. IV.f) Prevalencia de disminución de la agudeza auditiva (I. no alcanzan diferencias estadísicamente significativas con respecto a la RM. La línea destacada muestra la prevalencia nacional. La V y XII regiones presentan prevalencias superiores a la prevalencia nacional. ajustando por edad. se observa prevalencias significativamente más bajas en la III. IV y X regiones.

84 – 1.1 VII 0.87) 324 45. VI y X regiones presentan prevalencias significativamente inferiores. la III.80 – 2.0 .4) (0.15.43..0 1.4) (0.Tabla IV.47.00 RM (32.96) 534 38. VI y VIII presentan prevalencias sobre el nivel nacional.48) * ODDS RATIO corregida por edad.44.68) 157 15.60 – 1. 389 . El gráfico IV.6 .6 1.58.9) (0.50 (20.62 – 1.7 .8 .36 – 0.51.2 XI 0.89) 197 40.7) (0.56 – 1. sexo y NE.17.4) (0. La línea destacada muestra la prevalencia nacional. Región N Prevalencia OR* 153 I 35.5) (0. muestra la variación regional de la prevalencia de TTA. Chile 2003.94 (27. sexo y nivel educacional.46 – 1.5 .63) 142 48.7 1.1 .83 (31.12 – 0.0 1.43.02 (30.1 .9) (0.2 0.21.6) (0.Prevalencia (IC) de Test de susurro alterado (TSA) según región.4 0.96 (30. Las regiones V.5.15.56 IV (23.15.79) 161 41.68 – 1.2) (0.49 X (22.50 – 1.41 XII (38.2) (0.37) 778 41.8) 210 VI 29.7 0.3 . Se observa que las regiones I y IV presentan prevalencias bajo el nivel nacional.31 – 0.7 0. se puede observar que al comparar con la RM y ajustar por edad.28 V (38.19) 212 29.37.49. IV.9 .48.3 .52) 210 35. En la tabla IV.3 1.01 VIII (36.74 IX (27.37) 195 30.5) (0.3) (0. El resto de las regiones no alcanzan diferencias significativas con respecto a la RM después del ajuste.6 0.18.2 .6 0.21 III (9.37.47) 156 II 40.51.8 .38.0 .29 – 0.

1 0.Prevalencia (IC) de Test de tic-tac alterado según región.6) (0.C.44.96) 535 26.89) 197 28.8 1.1.48) * ODDS RATIO corregida por edad.1 .0% 0.4 0.1 .21.79) 162 31.29.8 .0 .6) (0.96 XI (21.0.18. sexo y nivel educacional.41 (14.4) (0.0% 20.0% 30.19) 211 26.28 V (27.36.1 .6 1.74 IX (17.56 .9) (0.68 . 390 .0% 10.83 VII (20.49 X (17.0% 15.36 .84 .4) (0.0% 45.0% 153 I 156 II 157 III 196 IV 322 V 535 RM 211 VI R e gi ón 197 VII 784 VIII 209 IX 211 X 162 XI 142 XII Gráfico IV.9 0.) de Test de Tic-Tac alterado según regiones.47) 156 II 33.2) (0.4 1.7) (0.0% 40.0% 25.21 III (19.2.1.0.2 .56 IV (9.37) 196 15.37.2) (0.50.1.9) 211 36.0.7) (0.15.00 RM (21.46 .39.3 0. Chile 2003.0 ..0% 35.3 0.3 1.30.5 0.1.5 0.1) (0.1.50 VI (29.1 1.15.1.5) (0.31 .7 .39.2 0.1) (0.63) 142 XII 22.62 .7 .1.0% 5.12 .94 (9. Región N Prevalencia OR* 153 I 16.01 VIII (31.31.68) 157 28. Prevalencia (I.6 .0.40.37) 784 35.02 (22.5 .80 .5 . Tabla IV.52) 209 23.29 .24.50 .5 .60 .2 .43. Chile 2003.87) 322 33.35.

IX y X regiones presentan prevalencias significativamente inferiores.6.C. 70. Chile 2003.15.15..) de TSA o TTA alterado según regiones.15.00% 50.00% 60.6. Las regiones V y VIII presentan prevalencias sobre el nivel nacional. En la tabla IV. El resto de las regiones no alcanzan diferencias significativas con respecto a la RM después del ajuste.00% 40.00% 10.19. sexo y NEDU.00% 153 I 156 II 157 III 196 IV 322 V 535 RM 210 VI R eg ión 197 VII 783 VIII 209 IX 212 X 161 XI 142 XII Gráfico IV. muestra la variación regional de la prevalencia de TSA o TTA alterado. se puede observar que al comparar con la RM y ajustar por edad.00% 0. La línea destacada muestra la prevalencia nacional. IV. III y IV presentan prevalencias bajo el nivel nacional.Prevalencia (I.El gráfico IV. Se observa que las regiones I.00% 20. la III.00% 30. 391 .

00) 535 49.37 .02 XII (42.15.49 – 1.0.71) 209 41.6 – 57.12) 197 47..2 – 48. La línea destacada muestra la prevalencia nacional.8 1. Región N Prevalencia OR* 153 I 39. El resto de las regiones no alcanzan diferencias significativas con respecto a la RM después del ajuste.7) (0.60 (32. Chile 2003.19 – 0.5) (0.9 – 48.7) (0.86 (35.Tabla IV.0 1.66 (30.60) 322 57.21) 783 55.82) * ODDS RATIO corregida por edad. El gráfico IV.3) (0.3) (0.39 (26.6) (0.05) 156 II 46.2 IV 0. muestra la variación regional de la prevalencia de autopercepción de alteración de agudeza auditiva.6 0.9 – 50. En la tabla IV.70 (37.0) (0.7 XI 0.19. se observa que al comparar con la RM ajustando por edad.1 1.95) 212 39.15.8 IX 0.41 – 1.8 0.41 – 1.64) 196 34.9 – 63. sexo y nivel educacional.29 – 0.67 (36.2) (0.9 – 57. la VI.20.2 – 60.89 (39.5 0.6 VII 0.1 – 60.25 – 0. 392 .7.4) (0.Prevalencia (IC) de TSA o TTA alterado según región.57 – 1.18 VIII (50.80) 161 49. Se observa que las regiones IX y X presentan prevalencias bajo el nivel nacional.9) (0.7) (0.3 1. sexo y nivel educacional.35 V (50.82 – 1.48 (30.4) (0.15.2 – 40.49) 157 30.51 – 1.9 – 63. IX y X región presentan prevalencias de autopercepción significativamente más bajas.1 – 55.6 X 0.56) 142 53.91 – 2.8 III 0.00 RM (44.6 – 54.35 (21.5) 210 VI 45.7 – 41.40 – 1.

31.9) VI 206 20.87 (20.57 .26.9) (0.9 0.5) (0.5 .1 .1. 393 .15.0% 35.11) RM 561 27.1 1.1.64 (13.35 .33.0) (0.3 1.27 (22.0% 40.2) (0.3 1.1.35.15.0% 30.19) IV 213 31.7 .01 (23.8) (0.36.C.61 .71 .53 . Chile 2003.75) II 160 32.76 (16.9) (0.) de Autopercepción de disminución de agudeza auditiva según región.24 .29.0% 10.5 0.3 0.13) III 163 22.4) (0.Prevalencia (IC) de Autopercepción de disminución en la agudeza auditiva por región.1.76 .1.4) (0.62 (14.4 .1.77 (17.11 (22.68 .28.5 .33) VIII 794 28.7 .6 0.8) (0.Prevalencia (I.39.1 .7.3 .0.01 (20.0% 162 I 160 II 163 III 213 IV 333 V 561 RM 206 VI R e gi ón 199 VII 794 VIII 205 IX 219 X 166 XI 149 XII Gráfico IV.20.82) V 333 23.1 0.54 (13.0% 15.07) * ODDS RATIO corregida por edad.66) XII 149 20. Región N Prevalencia OR* I 162 27.9 .0% 20.0.6 1.43) IX 205 14.48 .38 .83) XI 166 28.2 .4 1.00 (22.24..8 0.0% 0.0 1.28.97) VII 199 27.05 (19.63 .68) X 219 19. Tabla IV.3 0.20.7 . sexo y nivel educacional.5 .40 .0% 5.7 .41.0% 25.0. Chile 2003.7) (0.34.45..1.2.4) (0.2) (0.1.40 (8.

15.Asociación entre autopercepción de problemas de audición y test de susurro.02) 394 .15.002 2 X = 5. El % de tests alterados dentro de las personas que se autoperciben con problema.Asociación entre autopercepción de problemas de audición y test de Tic-Tac..g) Asociación entre test de susurro o tic-tac y autopercepción de agudeza auditiva En las tablas IV. Autoreporte TSA Si No Alterado 440 504 Normal 433 2. es de 60% y 50% para test de susurro y Tic-tac respectivamente.15.757 X2 = 141.2 (p < 0. Chile 2003.. se puede observar que existe asociación estadísticamente significativa entre la autopercepción y los test de susurro o tic-tac.21. Chile 2003.23 (p = 0.15.22.01) Tabla IV.22.21 y IV. Tabla IV. Autoreporte TSA Si No Alterado 522 744 Normal 350 1.

7) (11.613) 11.11.13.2) (3.9) (29.0 .4) (4.1 (7.941) 9.9 (N=3.3) Mujeres (N=1. Chile 2003.5 (8.8 29.0 . se indagó el antecedente médico de úlcera péptica y colon irritable que se presentan al final de este acápite.16. El 30% de la población chilena sufre de reflujo.9 .19.1).16.8 .32. Reflujo gastro-esofágico y otra sintomatología digestiva Entre las molestias digestivas que se puede explorar con relativa precisión a través de una encuesta están la regurgitación y la pirosis. Tasa por 100 habitantes.4 4.5 26.Prevalencia de Regurgitación.3 17. Cabe mencionar que por la importancia de la patología digestiva en el país.554) (8. es más común la regurgitación (11%) que la pirosis (5%) (Tabla IV.2) *: Regurgitación o Pirosis 395 .8 6. la ENS 2003 será complementada durante los próximos dos años por un proyecto FONDECYT que permitirá explorar la relación de estas sintomatologías y de las tasas poblacionales de cáncer gástrico con la prevalencia de anticuerpos anti Helicobacter Pylori. para complementar la exploración de los problemas digestivos.15. ambos síntomas de reflujo gastroesofágico.5 .6 .6.6 10.7) (27. siendo algo más frecuente entre las mujeres (33%) que entre los hombres (26%).30.0) (14.8 .7 .36.12.. desde hace meses y sin considerar los períodos de embarazo. como la presencia de pirosis o regurgitación de alimentos dos o más veces por semana.3 .6 5.8.7) (4.6. Categoría Sólo Regurgitación Sólo Pirosis Regurgitación o Total Reflujo* Pirosis % % % % Hombres (N=1. Se definió éste. Pirosis y total Reflujo por sexo. Tabla IV.2.2) (7. Adicionalmente.16.4) Ambos Sexos 10.7 .9 .1.9 . a) Síntomas crónicos de reflujo gastroesofágico En primer lugar se presentará la prevalencia de reflujo gastroesofágico (RGE) crónico.0 33.14.5 13.0) (22.

2) (26.9 502 33.2 211 22.5) (23.9) (28.8 (23..El gráfico siguiente.6) 396 .7 .4) (31.3 .1. Este gráfico muestra un ascenso lineal llegando al nivel más alto cerca de los 40 años (31%).9 (13. Prevalencia (I.5 642 33.9 .2.3 .2 .16. Chile 2003.36.16.1 .8 1.29.3 .5 .32.6 427 19.24.6 .129 33.7 863 27.) de reflujo gastroesofágico a través de la edad.16.C.7 (24.2 . presenta la prevalencia de reflujo por edades simples.24.26.6) 25 – 44 543 30.2) (29. El reflujo.39.2) (15.37.36.16.2) Tabla IV. Gráfico IV.5 586 36.6) (27.9) (14. Tasa por 100 habitantes.3 (8.7 .1) E 65 361 19.135 31.Prevalencia (IC) de reflujo gastroesofágico por grupos de edad y sexo. para luego desacelerarse llegando a los 80 años a niveles en torno al 20% (Gráfico IV.9 1. en ambos sexos aumenta con la edad (Gráfico IV.1 y Tabla IV.4 .35.42. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia % N Prevalencia % N Prevalencia % 17 – 24 216 16.16.40. Chile 2003.6) 45 – 64 493 29.1).

0) (0.0 – 36.1 1.0 1. Chile 2003.5) (25.5 208 26.8 . Chile 2003.5.3 .16.1) (18.85 – 1.381 33.7 1.La prevalencia de RGE no presenta variaciones significativas por NSE (Tabla IV.8 – 41.2) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.32..82 (20.2) (19.32.16.3 1.5) (22.9) Rural 632 26. Tabla IV.4).7) (28.5 – 41.26 (24. Tasa por 100 habitantes. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 290 29.1 – 29.7 .34.86) Medio 813 24. 397 .3) (23.4.2) (29. Chile 2003.1 1.54) D 853 25.0) (22.722 29.2 .9 486 32.7 451 27.37. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 557 30. al analizarla por nivel educacional se aprecia una tendencia a mayor riesgo en los niveles educacionales más bajos.6 1. IV.5 – 35. Zona N Prevalencia OR* % Urano 2.1 461 27.34. (Tabla Tabla IV.60 – 1.86 – 1.70 .46) Alto 243 28.9) (0. pero no alcanza significación estadística (Tabla.9 – 29.5 824 35.0 349 27.5) (0.00 (11.9 – 36.00 (18.34.9 .6 .1 – 38.33.8 1.Prevalencia (IC) de reflujo gastroesofágico por zona.3).1 – 38. Tasa por 100 habitantes.19 (20.1) (29.1 503 29.922 30.3) (0.32.63 – 1.8 – 35.00 (27.8) (26.16.1.8 1.4 1.2 909 33.1 . Prevalencia (IC) de reflujo gastroesofágico por nivel educacional (NSE).1 52 17.00 (21.4) (29.16.2) (20.1 – 33.1) (0. la que no alcanza significación estadística IV. La prevalencia es algo menor en las zonas rurales que las urbanas.03 (20.5 1.9 – 37.04 (19.4 .5 0.74 – 1.5).61) ABC1 46 34.35.9 995 37. sexo y nivel educacional. Prevalencia (IC) de reflujo gastroesofágico por nivel educacional (NEDU).7 .848 31.0) (0.3) (32. Tasa por 100 habitantes.6 – 31.16.13) * ODDS RATIO corregida por edad.5 – 56.66) C2C3 380 25.6) (4.4 1. Tabla IV.16.6 639 28.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.3. Sin embargo.

La distribución territorial del reflujo muestra que la RM presenta las mayores tasas nacionales (38,7%), alcanzando significación estadística al compararla con cualquier otra región. Sin embargo, las regiones VI – IX, también presentan tasas mayores que el resto de las regiones del norte y del extremo sur (Tabla IV.16.6).
Tabla IV.16.6.- Prevalencia de reflujo gastroesofágico por regiones. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Regiones N Prevalencia % (95% IC) I 162 19,1 (7,3 - 30,8) II 160 25,2 (16,2 - 34,2) III 163 18,0 (10,9 - 25,2) IV 212 17,6 (10,1 - 25,0) V 332 12,6 (7,9 - 17,4) RM 561 38,7 (33,7 - 43,7) VI 233 27,9 (20,6 - 35,2) VII 199 29,4 (21,9 - 37,0) VIII 793 32,2 (27,8 - 36,6) IX 205 27,6 (18,8 - 36,5) X 219 22,9 (15,2 - 30,7) XI 166 8,4 (2,7 - 14,1) XII 149 15,4 (6,0 - 24,9) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel de educación.

OR* 0,37 (0,17 – 0,83) 0,51 (0,30 – 0,89) 0,34 (0,20 – 0,58) 0,32 (0,18 - 0,57) 0,22 (0,14 – 0,36) 1,00 0,58 (0,37 – 0,91) 0,61 (0,39 – 0,96) 0,73 (0,53 – 0,99) 0,59 (0,36 – 0,96) 0,44 (0,26 – 0,72) 0,13 (0,06 - 0,29) 0,28 (0,13 – 0,58)

Sólo el 2% de las personas calificadas como portadoras de un reflujo crónico tenían el antecedente de reflujo diagnosticado por un médico, en comparación con 0,8% de aquellos que no resultaron calificados con reflujo crónico.

398

b) Antecedente de diagnóstico médico de ulcera péptica El 5,6% de la población refiere el antecedente de úlcera péptica, sin diferencias entre hombres (5,4%) y mujeres (5,7%). El antecedente de úlcera péptica aumenta con la edad de 3% en el grupo < de 25 años a 8,5% entre los > de 65 años. Al analizar las edades simples, se aprecia que la prevalencia asciende por edad hasta los 60 años y luego se estabiliza, el nivel máximo es más tardío que lo descrito para reflujo (máximo un poco antes de los 40 años) (Gráfico IV.16.2).

Gráfico IV.16.2. Prevalencia (I.C.) de diagnóstico médico de úlcera péptica por edad. Tasa por 100 habitantes. Chile 2003.

La prevalencia de diagnóstico médico de úlcera péptica es mayor en el nivel educacional más bajo (7,7% nivel educacional bajo vs. 5,2% nivel educacional alto), pero sin alcanzar significación estadística. También resultó más frecuente entre los habitantes de zonas rurales (7,0%) que urbanas (5,4%), pero tampoco alcanzó significación estadística. La distribución territorial del antecedente médico de úlcera péptica muestra que la VII región presenta la tasa más alta del país (10,9%) (Tabla IV.16.7).

399

Tabla IV.16.7.- Prevalencia de diagnóstico médico de úlcera péptica por regiones. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Regiones N Prevalencia OR* % I 162 1,9 0.26 (0,0 - 4,2) (0,07 – 0,98) II 160 4,8 0,68 (1,1 - 8,6) (0,26 – 1,76) III 164 3,2 0,43 (0,9 - 5,5) (0,18 – 1,02) IV 214 1,4 0,19 (0,1 - 2,7) (0,10 – 0,53) V 337 2,4 0,32 (0,4 - 4,4) (0,13 – 0,82) RM 566 7,0 1,00 (4,2 - 9,8) VI 240 4,7 0,63 (2,3 - 7,0) (0,31 – 1,26) VII 202 10,9 1,55 (5,1 - 16,7) (0,72 – 3,36) VIII 823 5,4 0,74 (3,3 - 7,4) (0,41 – 1,36) IX 212 5,8 0,80 (0,7 - 10,9) (0,28 – 2,28) X 219 3,3 0,42 (0,7 - 5,9) (0,17 – 1,07) XI 169 4,7 0,65 (0,0 - 9,8) (0,19 – 2,24) XII 151 3,9 0,52 (1,0 - 6,8) (0,21 – 1,26) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.

c) Antecedente de diagnóstico médico de colon irritable El 11,3% de la población ha recibido el diagnóstico de Colon irritable, significativamente más frecuente entre las mujeres (14,5 % CI:12,0 - 17,1) que entre los hombres (8,0 CI: 4,9 - 11,1). Presenta un aumento con la edad, llegando al máximo en torno a los 50 años para luego disminuir progresivamente. El antecedente de Colon Irritable es significativamente mayor en el nivel educacional alto (18,1% IC: 11,5 - 24,6) que en el nivel educacional bajo (7,6 % IC: 5,3 - 9,8). También, es significativamente más frecuente en las zonas urbanas (12,3% IC:10,0 - 14,7) que en las rurales (4,8% IC:2,3 - 7,3). La RM presenta la mayor tasa nacional de diagnóstico médico de Colon irritable, alcanzando significación estadística la comparación con la mayoría de las otras regiones (Tabla IV.16.8).

400

Tabla IV.16.8.- Prevalencia de diagnóstico médico de colon irritable por regiones. Tasas por 100 habitantes. Chile 2003. Regiones N Prevalencia OR* % I 162 4,1 0,19 (1,1 - 7,1) (0,09 - 0,43) II 160 4,8 0,24 (1,9 - 7,7) (0,12 – 0,50) III 164 1,6 0,08 (0,0 - 3,2) (0,03 – 0,24) IV 214 5,4 0,30 (1,3 - 9,5) (0,13 – 0,70 V 337 8,4 0,43 (4,5 - 12,4) (0,24 – 0,78) RM 566 17,6 1,00 (13,1 - 22,1) VI 240 8,0 0,48 (3,7 - 12,4) (0,25 – 0,93) VII 202 7,1 0,42 (3,0 - 11,2) (0,22 – 0,81) VIII 823 8,4 0,47 (5,6 - 11,1) (0,29 – 0.77) IX 212 9,6 0,55 (3,7 - 15,5) (0,26 – 1,16) X 219 4,2 0,23 (1,6 - 6,8) (0,11 – 0,49) XI 169 7,7 0,48 (2,4 - 13,1) (0,21 – 1,10) XII 151 4,7 0,24 (0,0 - 10,4) (0,07 – 0,85) * ODDS RATIO corregida por edad, sexo y nivel de educación.

401

2.17. Deterioro cognitivo del adulto mayor Un número importante de encuestados era mayor de 60 años (1.156) y se les aplicó el instrumento sobre estado cognitivo (minimental acortado: MMSE), que genera un puntaje de adecuación o deterioro. Un puntaje de MMSE menor de 13 se considera “deterioro cognitivo” .En aquellos que evidenciaron deterioro cognitivo se aplicó el test de Pfeffer, con el cual se explora las capacidades de los adultos mayores para el desempeño autónomo en actividades de la vida cotidiana. Se consideró “discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana” = MMSE<13 puntos + Pfeffer >=6 puntos. Cuando el Pfeffer resultó alterado la encuesta de morbilidad de la ENS2003, fue respondida por una persona cercana al entrevistado. Si no había una persona cercana para responder por el entrevistado, no se le aplicó las encuestas de morbilidad. En primer lugar se describe la autopercepción de memoria por parte del entrevistado y luego se describen los puntajes promedios del minimental y las prevalencias de deterioro por estratos y, finalmente, se describe el resultado del test de Pfeffer. Para el análisis por edad se crearon 3 categorías de 60-69; 70-79 y 80 y más. a) Percepción del estado de la memoria Los hombres reconocieron tener memoria buena, muy buena o excelente en mayor proporción que las mujeres (43,8 % vs. 35,4% respectivamente); por el contrario, las mujeres declararon más frecuentemente que los hombres tener mala memoria (17,4% vs. 12,6%) (Tabla IV.17.1). La memoria buena a excelente disminuye en los estratos de edad, desde un 42,3% en los menores de 70 años hasta el 28,7% en los mayores de 80 años.

402

Tabla IV.17.1.- Percepción del estado de la memoria según sexo y edad. Tasas por 100 habitantes I.C. 95%. Chile 2003. Percepción de la Edad Hombres Mujeres Ambos Sexos memoria (N=493) (N=663) (N=1.156) Excelente 60 – 69 años 3,2 (0,7 – 5,7) 1,0 (0,0 -2,0) 2,0 (0,7 - 3,3) 70 – 79 años 0,4 (0,0 – 1,1) 0,9 (0,0 – 2,1) 0,7 (0,0 - 1,5) D 80 años 3,6 (0,0 – 10,5) 0,3 (0,0 – 0,7) 1,4 (0,0 - 3,9) Todos 2,3 (0,7 – 4,0) 0,9 (0,2 – 1,5) 1,5 (0,7 – 2,3) Muy buena 60 – 69 años 3,6 (0,5 – 6,7) 2,2 (0,4 – 4,0) 2,9 (1,1 - 4,6) 70 – 79 años 1,9 (0,0 – 3,9) 3,5 (0,9 – 6,1) 2,8 (1,1 - 4,6) D 80 años 1,1 (0,0 – 2,7) 5,8 (0,0 – 13,1) 4,2 (0,0 - 8,8) Todos 2,8 (0,9 – 4,8) 3,2 (1,5 – 4,8) 3,0 (1,7 – 4,3) Buena 60 – 69 años 40,3 (28,4 – 52,2) 34,8 (25,5 – 44,1) 37,4 (29,8 - 44,9) 70 – 79 años 41,7 (32,0 – 51,3) 28,4 (20,3 – 36,5) 34,0 (27,5 - 40,5) D 80 años 20,9 (11,7 – 30,0) 25,8 (13,4 – 38,3) 24,1 (15,0 - 33,1) Todos 38,7 (30,6 – 46,8) 31,3 (25,3 – 37,4) 34,6 (29,5 – 39,6) Regular 60 – 69 años 41,7 (30,3 – 53,2) 43,4 (34,1 – 52,7) 42,6 (35,2 - 50,0) 70 – 79 años 45,3 (35,8 – 54,8) 46,7 (37,4 – 55,9) 46,1 (39,2 - 53,0) D 80 años 48,2 (30,9 – 65,5) 54,5 (38,3 – 70,6) 52,3 (39,2 - 65,4) Todos 43,5 (35,9 – 51,1) 46,2 (39,7 – 52,6) 45,0 (40,1 – 49,9) Mala 60 – 69 años 10,5 (1,9 – 19,0) 15,9 (9,0 – 22,9) 13,4 (7,9 - 18,9) 70 – 79 años 10,7 (5,4 - 15,9) 18,8 (12,7 – 24,8) 15,4 (10,9 - 19,8) D 80 años 18,9 (8,4 – 29,3) 13,3 (4,2 – 22,4) 15,2 (7,5 - 23,0) Todos 11,4 (6,0 – 16,8) 16,5 (12,1 – 20,9) 14,3 (10,8 – 17,7)

Sólo hubo 25 adultos mayores de clase alta encuestados, con ellos se estima que el 71,3% tiene una memoria buena o excelente, esta proporción baja a 46,2% en las clases medias, 37,2% en la media baja y a 28% en la clase baja. Mostrando una relación lineal entre calidad de la memoria y clase social (Tabla IV.17.2). Lo mismo se observa por nivel educacional (Tabla IV.17.3). Las personas de áreas rurales perciben mayor deterioro de memoria que las de áres urbanas (Tabla IV.17.4). Las diferencias por regiones se entregan en la tabla (Tabla IV.17.5a y Tabla IV.17.5b).

403

Tabla IV.17.2.- Percepción del estado de la memoria según NSE y sexo. Tasas por 100 habitantes I.C. 95%. Chile 2003. Percepción de la NSE Hombres Mujeres Ambos Sexos memoria (N=493) (N=663) (N=1.156) Excelente E 0,0 (- , -) 1,1 (0,0 – 2,9) 0,6 (0,0 - 1,5) D 3,2 (0,4 – 5,9) 0,7 (0,0 – 1,5) 1,7 (0,5 - 2,9) C2C3 5,0 (0,0 – 10,5) 1,4 (0,0 – 3,5) 2,9 (0,2 - 5,6) ABC1 0,0 (- , -) 0,0 (- , -) 0,0 (- , -) Muy buena E 0,5 (0,0 – 1,3) 2,3 (0,0 – 5,1) 1,4 (0,0 - 3,2) D 2,2 (0,8 – 3,6) 3,5 (1,4 – 5,6) 3,0 (1,6 - 4,4) C2C3 8,3 (0,0 – 18,5) 4,6 (0,0 – 10,9) 6,1 (0,5 - 11,8) ABC1 1,7 (0,0 – 4,9) 0,0 (- , -) 1,0 (0,0 - 2,9) 22,8 (15,7 – 29,9) 26,0 (20,0 - 32,0) Buena E 29,3 (19,7 – 39,0) 30,1 (21,6 – 38,5) 32,5 (26,3 - 38,7) D 36,0 (26,4 – 45,5) 36,3 (24,4 – 48,2) 37,2 (28,8 - 45,7) C2C3 38,6 (26,0 – 51,2) 42,9 (9,3 – 76,5) 70,3 (37,6 - 100,0) ABC1 88,8 (70,0 – 100,0) Regular E 56,6 (45,3 – 67,9) 49,8 (40,3 – 59,2) 53,1 (45,6 - 60,5) D 43,0 (32,6 – 53,4) 49,0 (39,6 – 58,4) 46,5 (39,8 - 53,3) C2C3 38,5 (25,4 – 51,6) 36,3 (24,7 – 47,9) 37,2 (28,8 - 45,6) ABC1 9,5 (0,0 – 19,5) 57,1 (25,4 – 88,7) 28,6 (0,0 - 60,9) Mala E 12,3 (6,6 – 18,0) 22,1 (13,9 – 30,2) 17,3 (11,9 - 22,7) D 15,3 (5,6 – 25,1) 15,1 (8,5 – 21,8) 15,2 (9,5 - 20,9) C2C3 5,3 (0,3 – 10,3) 17,6 (7,8 – 27,4) 12,5 (6,2 - 18,8) ABC1 0,1 (0,0 – 0,3) 0,0 (- , -) 0,1 (0,0 - 0,2)

Tabla IV.17.3.- Percepción del estado de la memoria según NEDU y sexo. Tasas por 100 habitantes I.C. 95%. Chile 2003. Percepción de la NEDU Hombres Mujeres Ambos Sexos memoria (N=493) (N=663) (N=1.156) Excelente Bajo 1,8 (0,0 – 3,9) 0,6 (0,0 – 1,2) 1,1 (0,2 – 2,0) Medio 2,9 (0,0 – 6,1) 1,6 (0,0 – 3,4) 2,1 (0,4 – 3,9) Alto 4,6 (0,0 – 10,7) 0,0 (- , -) 3,6 (0,0 – 8,6) Muy buena Bajo 1,4 (0,3 – 2,4) 2,7 (0,7 – 4,8) 2,2 (0,9 – 3,4) Medio 6,1 (0,0 – 12,4) 4,5 (1,4 – 7,7) 5,2 (1,9 – 8,5) Alto 3,3 (0,0 – 7,1) 0,0 (- , -) 2,6 (0,0 – 5,7) Buena Bajo 29,9 (23,0 – 36,8) 24,5 (18,6 – 30,3) 26,7 (22,1 – 31,3) Medio 49,1 (34,8 – 63,3) 47,5 (35,7 - 59,2) 48,2 (39,1 – 57,3) Alto 72,3 (44,2 – 100,0) 50,3 (7,2 – 93,5) 67,8 (41,6 – 94,0) Regular Bajo 48,4 (40,1 – 56,7) 50,1 (43,2 - 57,1) 49,4 (44,2 – 54,6) Medio 39,9 (25,6 – 54,1) 36,5 (23,8 – 49,3) 38,0 (28,2 – 47,7) Alto 18,3 (4,3 – 32,3) 39,6 (14,4 - 64,9) 22,7 (10,1 – 35,2) Mala Bajo 16,7 (8,9 – 24,5) 20,1 (14,5 – 25,6) 18,7 (14,1 – 23,2) Medio 2,0 (0,1 – 3,9) 8,5 (3,0 – 13,9) 5,7 (2,5 – 8,9) Alto 1,6 (0,0 – 4,7) 0,0 (- , -) 1,3 (0,0 – 3,8)

404

Tabla IV.17.4.- Percepción del estado de la memoria según zona y sexo. Tasas por 100 habitantes I.C. 95%. Chile 2003. Percepción de la Zona Hombres Mujeres Ambos Sexos memoria (N=493) (N=663) (N=1.156) Excelente Urbano 2,8 (0,9 – 4,8) 0,6 (0,1 – 1,1) 1,5 (0,6 – 2,5) Rural 0,0 (- , -) 2,5 (0,0 – 5,5) 1,3 (0,0 – 2,9) Muy buena Urbano 3,4 (1,1 – 5,7) 3,5 (1,6 – 5,5) 3,5 (2,0 – 5,0) Rural 0,0 (- , -) 1,0 (0,0 – 2,9) 0,5 (0,0 – 1,5) Buena Urbano 39,2 (29,8 – 48,7) 32,7 (25,9 – 39,6) 35,5 (29,7 – 41,3) Rural 36,3 (25,0 – 47,5) 22,8 (13,6 – 32,1) 29,3 (22,0 – 36,5) Regular Urbano 41,6 (32,8 – 50,3) 45,8 (38,5 – 53,2) 44,0 (38,4 – 49,6) Rural 53,2 (42,0 – 64,4) 48,0 (38,1 – 57,9) 50,5 (43,3 – 57,7) Mala Urbano 11,6 (5,2 – 18,0) 15,4 (10,6 – 20,3) 13,8 (9,9 – 17,7) Rural 10,5 (4,5 – 16,5) 22,9 (13,8 – 32,0) 17,0 (10,9 – 23,0)

Tabla IV.17.5a.- Percepción del estado de la memoria según región. Tasas por 100 habitantes I.C. 95%. Chile 2003. Percepción de la Región Prevalencia Límite Inferior Límite Superior memoria (N=1.156) Excelente I 9,2 0,0 22,8 II 0,0 III 0,8 0,0 2,5 IV 5,2 0,0 11,6 V 0,5 0,0 1,1 RM 1,0 0,0 2,5 VI 0,3 0,0 1,0 VII 0,0 VIII 0,3 0,0 1,0 IX 1,0 0,0 3,0 X 6,8 1,5 12,1 XI 1,8 0,0 5,3 XII 1,2 0,0 3,7 Muy buena I 3,9 0,0 9,1 II 2,8 0,0 6,9 III 7,4 0,0 17,1 IV 10,5 1,0 20,1 V 4,7 0,0 11,1 RM 2,0 0,1 3,8 VI 2,7 0,0 6,6 VII 1,0 0,0 2,3 VIII 3,4 0,5 6,2 IX 2,5 0,0 5,5 X 3,1 0,0 8,0 XI 1,5 0,0 4,6 XII 3,5 0,0 7,2

405

Tabla IV.17.5b.- Percepción del estado de la memoria según región. Tasas por 100 habitantes I.C. 95% Chile 2003. Percepción de la Región Prevalencia Límite Inferior Límite Superior memoria (N=1.156) Buena I 36,0 17,2 54,8 II 36,9 18,3 55,5 III 36,2 20,2 52,3 IV 11,3 2,7 19,9 V 27,7 18,0 37,4 RM 38,2 27,0 49,4 VI 37,5 22,8 52,2 VII 33,2 20,4 46,1 VIII 34,9 28,5 41,3 IX 31,1 19,2 43,1 X 34,5 21,4 47,6 XI 43,2 27,2 59,2 XII 45,5 26,4 64,6 Regular I 43,1 22,6 63,7 II 46,5 26,3 66,7 III 43,6 28,0 59,1 IV 49,2 36,0 62,3 V 46,9 35,8 58,1 RM 43,3 32,8 53,8 VI 44,7 30,4 58,9 VII 50,3 36,4 64,1 VIII 40,3 33,2 47,5 IX 53,9 41,0 66,8 X 47,8 36,3 59,3 XI 43,5 26,8 60,1 XII 35,2 20,1 50,4 Mala I 7,8 0,0 21,7 II 13,8 2,7 25,0 III 12,0 3,9 20,2 IV 18,6 9,6 27,5 V 17,6 8,4 26,8 RM 13,8 6,5 21,1 VI 14,2 6,7 21,8 VII 15,6 6,6 24,5 VIII 17,7 11,1 24,3 IX 11,4 4,1 18,8 X 7,8 0,0 16,5 XI 6,2 0,0 13,3 XII 12,6 0,0 27,4

406

4 1.5 498 16. En términos de puntaje.9 96 12.72 – 15. 407 .58) 15.3 (14.72) (14.80) (14. Chile 2003.79) (10.15.16.16. manteniendo al interior de cada uno. no existieron diferencias en el promedio cognitivo entre hombres y mujeres al interior de una clase social.9 286 16.13.63) Edad 60 – 69 70 – 79 D 80 Total N 212 202 77 491 *: Ref normal > 13 puntos El puntaje cognitivo promedio de los adultos mayores de clase baja fue significativamente menor que cualquier otra clase social.Puntaje* de evaluación cognitiva promedio MMSE.15.70) (14.17.17.2 655 15.67) (10.56) 11.15. no existieron diferencias entre los sexos. Hombres Mujeres Ambos Sexos Promedio N Promedio N Promedio 15. entre quienes el puntaje promedio estuvo bajo el límite inferior de lo normal.b) Puntaje de evaluación cognitiva del adulto mayor (MMSE) El puntaje promedio cognitivo MMSE disminuyó entre los grupos de edad.45) (16.0 (14.43 – 16. El promedio saltó 2 puntos (15% mayor) entre la clase baja y la media baja y luego aumentó un punto (4.93 .5%) entre clases sucesivas.97 – 13. Tabla IV.17) 15.99 .5%-5. prácticamente.1 475 15.52 .92) (15.16 . la fuerte gradiente socioeconómica descrita en el total del grupo (Tabla IV.1 173 12.146 15.45 .21 – 15.15.71) (14.82 . lo que difiere bastante de la percepción subjetiva de mala memoria descrita en el acápite anterior.54 .0 (9.0 273 15. estando en torno al valor mínimo aceptable como normal.13.96 . siendo significativamente más bajo en los de 80 y más años.. Prácticamente.7). (Intervalo de 95% de confianza) por edad y sexo.3 (15.6.

08 .30) (11.15. Promedio (Intervalo de 95% de confianza).. sin embargo.7 .7 154 16. La misma brecha entre nivel bajo y medio se presentó entre los sexos.3) D 233 15.18 . el salto entre el nivel bajo y el medio fue de 2.2 (16.5 .31) (14.2 (17. diferencia no significativa.9 36 17.40) (16.17. siendo similar la brecha urbano-rural entre los sexos. las mujeres del NEDU alto mejoraron menos su puntaje respecto a las mujeres del NEDU medio.87) (14.2 .1) (15.5 (12. El promedio cognitivo rural está el límite de lo aceptable como normal.14.16.17.17) 26 17.7) (12.2 . Chile 2003.9 273 16. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 346 14.08) (16.8.18.7 187 13.Puntaje de evaluación cognitiva por nivel educacional (NEDU) y sexo.96) 119 16.7 . entre el nivel educacional medio y el alto existió sólo 0.77 .7 .72 .Puntaje de evaluación cognitiva por nivel socio-económico (NSE) y sexo.2) (14.4 335 13.5 .6 (13.8 13 16.3%).7 196 16. Promedio (Intervalo de 95% de confianza).7 110 16. Tabla IV.28) NEDU Bajo Medio Alto El puntaje de evaluación cognitiva del adulto mayor fue significativamente más alto en las zonas urbanas que en las rurales.22 .7 561 15.8 (16.41 ..71 .18. 408 .16.17.1) El puntaje cognitivo del adulto mayor también varíó por nivel educacional.2 . siendo igual de marcado que por clase social.2 .17.3) (15. de lo que ocurrió entre los hombres.6 (15.2 puntos (15%).14.5) (12.17.37 .0 .17. Sin embargo.8 837 14.16.5 328 15.2 .6 .9) ABC1 12 17.18.23) (16.4 puntos de distancia (2.17.3 (14.16.7.2 25 17.16.8) (16.14.20.Tabla IV. Hombres Mujeres Ambos Sexos NSE N Promedio N Promedio N Promedio E 148 13.14.18.3 491 14.14.1) C2C3 86 15.2) (15. Chile 2003.09 .9) (16.5 10 15.

2) (12. 409 .2 .7 908 15.0) (13. Hombres Mujeres Ambos Sexos N Promedio N Promedio N Promedio 371 15.Zona Urbano Rural Tabla IV.00 43 I 49 II 48 III 70 IV 122 V 164 RM 73 VI Región 73 VII 264 VIII 77 IX 73 X 44 XI 46 XII Gráfico IV. Chile 2003.00 Puntaje de Evaluación Cognitiva 14.6 238 13. el mejor puntaje se obtiene en la RM.3 – 15.17.00 8.9 – 16.1) (15.9) 120 14.17.8) El puntaje de evaluación cognitiva del adulto mayor muestra una importante variabilidad por región.10).00 2.5 (14.17.2 .15..) de puntaje de evaluación cognitiva MMSE según región. 18.4 537 15. Promedio (Intervalo de 95% de confianza).00 4.0) (15. VIII y XI. En tanto. están bajo el promedio (Gráfico IV.00 16. estando también sobre el promedio las regiones del norte del país II.1 .9 (13.1 y Tabla IV. y V.9.1 118 13.16.00 6.15.1. significativamente por sobre promedio nacional (p<0. las regiones VI.05). Promedio (I. Chile 2003.00 10.C. III.17.00 12.0 .Puntaje de evaluación cognitiva según zona urbano rural.14.

90) (14.1 . Prácticamente no existieron diferencias por sexo.53) (11.1 96 43.9.0) (4.25) (11. N Promedio 43 14.6) 14. llegando a afectar al 43% de los adultos de 80 años y más.6 .16.5 273 16.10.39 264 14.21 46 15.146 14.65) (15.29 .42) (15..15.3 .13 .63 73 15.0 (26.6) (11.27) c) Prevalencia de deterioro cognitivo (MMSE Bajo 13) del adulto mayor El 15% de los adultos mayores no cumplió con el puntaje mínimo de la escala cognitiva MMSE. la prevalencia aumentó significativamente entre cada tramo de edad. Prevalencia por 100 adultos mayores.82) (13.5 655 15.6) Edad 60 – 69 70 – 79 D 80 Total N 212 202 77 491 La curva de Deterioro cognitivo por edades simples en hombres mostró un ascenso lineal progresivo que se inicia antes de los 70 años y afectó al 50% de los hombres a los 90 años..17 .8) (3.8) (31. Chile 2003.11.62) (15. Tabla IV.16.13 .3 .51 49 15.17.90 48 16.46 .16.94 .17.5 .15.16.14.32) (14. En las mujeres.83 73 14.22.0 (12.89 122 15.8) (12.62) (13. subió más lento hasta pasados los 75 años y luego se aceleró llegando a una prevalencia del 50% a los 85 años (Gráfico IV.82 .C.Regiones I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV.3 (3.40 .23 .62) (15.18.5) 42. Promedio (Intervalo de 95% de confianza).80 .2 y Gráfico IV.17.2) 19.2 .8) (11.82 164 15.3).16.Puntaje de evaluación cognitiva según región.5 173 43.9 286 5.17.15. 410 .26.40 .97) (13.05 I.22.17. Chile 2003.6 .2 1.2) (27.74 44 13.19 77 14.4 .4 .9 475 18.9 (10.8.31) (13.59.3 .91 73 13.54.01 70 14.14.15. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia % N Prevalencia % N Prevalencia % 6.3 .Deterioro cognitivo por grupos de edad y sexo.4) (13.7 498 6. (95%) (13.22 .58.9 .8.16.16.85 .18.

. Prevalencia por 100 hombres.17. 411 .2.Gráfico IV..Prevalencia de Deterioro cognitivo por edad en hombres. Chile 2003. Prevalencia por 100 mujeres Chile 2003.3. Gráfico IV.17.Prevalencia de Deterioro cognitivo por edad en mujeres.

17.79) D 233 8.8) (16.5 5.09 – 45..00 (0.1 6.90 (1.39) ABC1 12 0.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.0 335 31.12).4) (25.8 .8 .4) (0.0 154 3.5 36 2.6) (0.3) (0.13.9) (6.9 328 10.23.5..7) (6.9 – 12.0 – 15.14. Tabla IV. 412 .4 273 3.7) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.08 (15.Deterioro cognitivo por nivel socioeconómico (NSE) Tasas por 100 habitantes (95% IC). Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 148 30. Chile 2003.8) (0.27 (19.7 0.6 .3) (0.0 837 20.17.Deterioro cognitivo por nivel educacional (NEDU) Tasas por 100 habitantes (95% IC).9 491 20.3 – 40. La misma tendencia descrita por NSE se apreció en nivel educacional. La prevalencia de deterioro cognitivo fue tres veces mayor en el adulto mayor de zonas rurales que en los de zonas urbanas.0 10 12.13. significativo aún después de ajustar por edad y sexo.5 187 33.13 – 6.0 – 0.39.6 – 41.3 – 23.29) Alto 26 0.9) (1.3) (0.0 .9) (1..2 – 24.17. Tabla IV.3 1.73 – 245.5 .53) C2C3 86 13.5 25 2.8 .0 – 15.91) Medio 119 4.5 – 6.13). siendo 7 veces mayor la prevalencia de deterioro cognitivo no confirmado entre los adultos menos educados que en los de nivel educacional alto.8 561 10.3 7.7) (15.4) (4. persistiendo estadísticamente significativo luego de ajustar por edad y sexo (Tabla IV.67 – 47.4 196 9.55 (4.6 1.64 (4. Diferencia que persistió como altamente significativa después de ajustar por edad y sexo (Tabla IV.5) (0.1 – 26. Chile 2003.9 – 5.7) (24.0 – 30.8 30. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 346 20.79 – 54.7 110 6. -) (0.0) (3.4 – 11.0 .00 (.6.La prevalencia de deterioro cognitivo presentó una fuerte gradiente social subiendo de 2% a 32% entre los adultos mayores del nivel socioeconómico alto y el bajo.17.12.0) (1.1 13 5.6.

1 (10.95 (0.52) 4.9) IX 77 28.46) 1.1) II 49 12.33 (1. OR* 3.5 (3.4 (12.0 .4 .6) XII 46 8.43 (1.Tabla IV.94) Tomando como referencia la prevalencia de la RM (9. Ninguna región tuvo una situación mejor que la RM (Tabla IV.9) VIII 264 29.20) 413 .8 .82) 0.37.17.0 .45.25. sexo y nivel educacional.4 (9.Deterioro cognitivo por región Tasas por 100 habitantes (95% IC).21.15. OR* 1.12) 1.73 (0.9) III 48 8.1) VI 73 15.17.5) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.8) VII 73 11.85 – 10.43 – 2.33.3 .28) 2..8 .65 (0. IX.87 – 4.13 – 5.5% de deterioro cognitivo no confirmado del adulto mayor).87) 3.37.0 .5 . Zona N Prevalencia Urbano 908 12.19.13) 0.00 3.18.67 (0.30.5 .4 (3.14.25) 0.58 – 9.18 (0.8 (6.00 1.15.1 (20.38.15 y Gráfico IV.30.8 (3.4 (18. Chile 2003.40 (1.3) RM 164 9.2 (20.68 – 5.2 (0.19 – 2.8) XI 44 28.13) 1. IV y II tuvieron prevalencias entre 29% y 18%.0) * ODDS RATIO corregida por edad.20 – 2.6 ..66 (0. existieron 5 regiones que estuvieron significativamente por sobre estas prevalencias incluso después de ajustar por edad y sexo: las regiones VIII.17.8 .24 – 9.62 (1.5) X 73 18. Región N Prevalencia % I 43 18. Tabla IV.89 (0.15.62 – 4.3 .43 – 3.4) V 122 9.Deterioro cognitivo por zona urbano-rural Tasas por 100 habitantes (95% IC).14.11 – 11.17.5 (3.95 (2.9 .24) 4.8 .17.4).77 – 3. Chile 2003. XI.1) Rural 238 29.55) 1.5 (4.9 (0.6 .8) IV 70 21.04 (1.7 (5.

0% 45.0% 25.C.0% 20.) de deterioro cognitivo (MMSE) del adulto mayor según región. en 174 (74%) se pudo aplicar el test de Pfeffer.0% 5.4.0% 0. con el cual se agregan otras dimensiones de la vida cotidiana que permiten precisar las capacidades de los adultos mayores.17. Se aprecia prácticamente el mismo orden por sexo (Tabla IV. “discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana”.50. La tabla siguiente ordena por frecuencia las áreas de la vida cotidiana en las que los entrevistados presentaron las mayores incapacidades. De las 236 personas con deterioro cognitivo.0% 35. 414 .0% 10. Con este subgrupo se pudo estimar el deterioro cognitivo que impacta en la vida cotidiana.16).0% 15.0% Prevalencia 30.17. Chile 2003. d) Prevalencia alteración test Pfeffer: discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.0% 43 I 49 II 48 III 70 IV 122 V 164 RM 73 VI Región 73 VII 264 VIII 77 IX 73 X 44 XI 46 XII Gráfico IV. Prevalencia (I.0% 40.

4 – 58.5) (0.1 53.Prevalencia de incapacidad en los componentes del test de Pfeffer según sexo.9 .60.54.2 .3 .65..4.3.3 51.1 .0) (22.52.45.8 .5) (31.5 . N=72 Mujeres: N=102 Ambos Sexos:N=174 % % % Administrar y manejar sus 65.0 (25.0) Hacer compras 57.5 acontecimientos familiares (48.9) (18.57.1 ..9 58.6) (47.3) (8.1) Poner atención.1 38.7 30.4 % en los menores de 70 años a 34% en los de 80 años y más (Tabla IV.71.6 .0 discutir (39.3 622 8.5) (25.0 regreso (28.0 .3.3) Calentar el agua 33.3 (19.Prevalencia (IC) de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.4) 70 – 79 185 9.66.15.7 .8 (25.0) (28.51.5) (16.3 23.7) 415 .70. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años.5 .17.3) (42.3 (19.7) Preparar la comida 39. pero con un fuerte gradiente por edad de 2.9 157 34.5% de la población adulta mayor.3 .1 . Tabla IV.1 87 32.1 .5 – 58.4 261 8.8 41.2) (27.6 34.8) (51. tuvo la misma distribución del deterioro cognitivo descrito en el acápite previo.64.1) Mantenerse al tanto de 42. entender y 51.7 .8) (34.2 – 54. Chile 2003.30.4 – 73. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años.60.3 – 44.3) (35.16.0) (28.1 .17.0 50.4 40.55.0) (5.0 477 2.6 .2 .5 (5.0 .7) Manejar dinero 39.1) (4.1) Total 458 8.9) (16.5 43.7 44.5 . La prevalencia fue similar en ambos sexos.34.080 8.47. Hombres.2) (22.7 44.6) (28.9 39.4 – 70.3) (1.46.6 (44.9 . según edad y sexo.70.6 1.Tabla IV.6 49.8 .12.3) (24.9) Recordar compromisos y 61.17.0 .49.7) Quedarse sólo en casa sin 42.5) (31.8 acontecimientos (27.8 .3 .0 56.4 .5) (22.1 446 8.55.8 problemas.8 36.6) (5.10.7) (42.3) Saludar a sus amigos 28.3 – 63.5 43.11.7 .6 (3. (27.2 61.4 (1.51.17.1) Andar por el vecindario y encontrar el camino de 43.2 .7) (6.55.71.8 274 2.4 .1 adecuadamente (13.4 – 58.2 propios medicamentos (52.17).1 – 79.1 – 53.1 .1) La prevalencia global de discapacidad > 6 puntos fue 8.46.3 – 47.1) (40.8 19.0 .3) (44. Hombres Mujeres Ambos Sexos Edad N Prevalencia N Prevalencia N Prevalencia % % % 60 – 69 203 2.1 .5 – 11.4 .8 34.11.7 58. Chile 2003.9) D 80 70 37.4) (12.60.

17.18).5 290 17. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años.2) (0.34 (2.17..22 – 19.98) C2C3 85 11.49 – 38.19) y entre las personas de áreas urbanas y rurales (Tabla IV.0 9 2.9 194 7.3 – 8.0 – 7.18. según nivel educacional.0 2.17.17. Tabla IV.5 . alcanzando también significación estadística el contraste entre la clase más pobre y las más acomodadas (Tabla IV.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.8) (10.9) (1.18 (5.97 – 144.17.8 .17.3) (0.5 – 16..8) (0.3 – 20.5) (0.7 .48 – 38.70) Alto 26 0.2) (0.89) * ODDS RATIO corregida por edad y sexo.19.5 – 25.La discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana del adulto mayor presentó la misma distribución por nivel socioeconómico.3. según zona.35 (2.3 323 7.7 464 11.Prevalencia (IC) de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.92) Medio 118 3.Prevalencia (IC) de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.50 – 4.0 – 12. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años. Chile 2003.6 .4 149 0.1. nivel educacional y área urbano-rural que la ya descrita para el deterioro cognitivo.2) (0.3) Rural 214 16.9 267 2.1) (0.3 1.7 166 18.6 4.6 .91 (6.0 .8 16.94) D 228 5.0 4..20) Tabla IV.9 – 16.6) (7.5 25 2.23. Tabla IV.00 (. Zona N Prevalencia OR* % Urbano 866 7.64 – 122.14.00 (4.1) (10. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años.11.0 – 8.9 – 26.5 551 6. también entre el grupo con menor escolaridad y el más educado (Tabla IV.20.6) (1..84) ABC1 12 0.2 14.1 13 5.6) * ODDS RATIO ajustada por edad y sexo.9) (2.0 – 2.0 . -) (0.4) (3. Chile 2003.0 – 0.23.1 1.1) (8.8 . Chile 2003.71 (9.5 1.6.3 109 3. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NEDU N Prevalencia N Prevalencia N OR* Bajo 314 11.Prevalencia (IC) de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.6 2.8) (0.8) (1.9.4 .0 – 15. según NSE. Hombres Mujeres Ambos Sexos Prevalencia NSE N Prevalencia N Prevalencia N OR* E 124 15.00 (0. 416 .9 – 5.07 (0.8 35 0.9.8 778 11.6) (0.0) (3.

2 0.63 (1.08 – 2.44 – 3.76 (9.Prevalencia (IC) de discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana.09) VIII 233 16.78 (0.8.14 – 2.5 2.66 – 8.70 – 6.10.00 (2.2 4.21.4 3.17.5) (0.5) (0.4) (0. Tasas por 100 adultos mayores de 60 años. en las regiones I. después de ajustar por edad y sexo.55) V 117 5.58) RM 159 6.08 (11.La discapacidad para el desempeño en la vida cotidiana del adulto mayor presentó una significativamente mayor prevalencia.18..2 .2 1. Región N Prevalencia OR* I 43 14.4 2.83) VII 70 2. sexo y nivel educacional.22) XI 41 17.9 .58 – 10.4 0.9) (0.31 (3.50) IX 70 8. Tabla IV.23.0 .42 (0.41 (0.1 4.25 – 15.50 – 17.8) (0.9) (0.09 (2.2) (0.2 0.0 .1) (0.06 – 1.0 2. después de ajustar por sexo y edad.3 .26 (0.7) (1. según región. Chile 2003.4.58 (0.11 – 2. IV y VIII en comparación con la RM.8) (1.7.05) III 47 4.33.14.8) (0.0 .89) X 73 14.29.54) II 49 10.26.28.0 . 417 .78) XII 43 3.86 – 8.5) (1.3 0.10.56 (0.0 . Ninguna región tuvo una prevalencia significativamente menor que la de la RM.2 .0 .0 .9 1.1) VI 66 3.1 .24 – 2.45) IV 69 20.6 0.0 .7.21) * ODDS RATIO corregida por edad.97 (1.

418 . en los análisis que se presentan los promedios e intervalos de confianza se calcularon en escala logarítmica y luego se volvieron a escala aritmética.18.7 ng/ml.1). a) Niveles poblacionales de antígeno prostático específico. 2003 Como se aprecia en el gráfico IV. Tabla IV.1. Para el cálculo de los promedios se excluyen los valores extremos. el promedio es menor de 1 (0. hombres chilenos > 35 años. por edad y por región y luego se describe la prevalencia de APE alterado.2. Las descripciones por edad simple se truncan a los 85 años por insuficiente tamaño muestral sobre esa edad. En primer lugar se describen los niveles poblacionales de APE en total. 70% de los hombres chilenos presentan niveles <de 1 ng/ml y 90% está bajo 2 ng/ml.086 muestras analizables. Para determinar la prevalencia de APE alterado se usaron dos criterios: punto de corte variable según la edad del sujeto y punto corte fijo de > 4 ng/ml. los niveles de APE presentan una curva extremadamente asimétrica.18 Antígeno prostático Se determinó los niveles de antígeno prostático específico (APE) en todos los hombres mayores de 35 años.18. lográndose un total de 1. Por ello. luego hay una cola que se extiende hasta los 7 ng/ml y un pequeño grupo de valores extremos sobre 10 ng/ml.

3 . (%) 0.) de antígeno prostático por grupos de edad.086 0.2).V.Gráfico IV.7 (0. Chile 2003.02 ng/ml 432.1 ng/ml 1.5 (1.2 y Gráfico IV.6 – 0.18.7 .Niveles de Ag prostático específico en la población masculina > de 35 años.1.18.2) 257 1.086 Los niveles aumentan linealmente con la edad. el análisis no paramétrico muestra un incremento sostenido a partir de los 35 años. con una aceleración entre los 55 y los 65 años llegando a una estabilización en torno a los 80 años (Tabla IV..6 .6 (0.8) Edad 35 – 39 40 – 49 50 – 59 60 – 69 A 70 Total 419 .5 .C.C.9 (0. ng/ml) 120 0.9) 203 0. Tabla IV.1 Nivel de antígeno prostático entre los hombres mayores de 35 años.0. Chile 2003. Promedio Mínimo Máximo Error Estándar C.1.18. N Promedios ng/ml (95% I.18. Hombres chilenos 2003.18.2 .Promedios (I.9) 1.71 ng/ml 0.0.04 ng/ml 147 N 1.1.6) 262 0.4 .7 (0.6) 244 0.0.5 (0. Tabla IV.

en los niveles socioeconómicos (NSE) bajos.2. el promedio de APE para los niveles educacionales bajo.Nivel de antígeno prostático por edad.18. no alcanza significación. 0. Aunque hay una leve tendencia a mayores niveles de Ag prostático.8 ng/ml respectivamente. Los promedios de Ag prostático por región varían levemente en torno al promedio nacional de 0.2). 420 .7 ng/ml. Los promedios de Ag prostático en los NSE Bajo.Gráfico IV.8 ng/ml. y 0. Medio-bajo. Promedios (Intervalo de 95% de confianza) Truncado a los 85 años. 0.7 ng/ml respectivamente. 0.7 ng/ml..6 ng/ml y 0.8 ng/ml. Hombres chilenos 2003. Tampoco se alcanza una clara tendencia de riesgo según nivel de escolaridad.7 ng/ml. la V Región presenta el valor promedio más elevado 1 ng/ml (Gráfico IV. Medio y Alto fueron: 0.18. medio y alto fueron: 0.

0 – 1.0% 10.0% 0.30.4) 60 – 69 203 6.18.. b) Prevalencia de Ag prostático elevado (Punto de Corte Variable según edad) La tasa de prevalencia de hombres con antígeno prostático elevado aumenta linealmente con la edad.18.3.7) A 70 257 11.3).0% 20. Punto de corte según edad.Prevalencia de antígeno prostático elevado por grupos de edad.2 – 4. Tasa por 100 hombres y 95% Intervalo de Confianza.0% 5.6 (0.Prevalencia de antígeno prostático elevado por región. Edad N Prevalencia por 100 hombres 35 – 39 120 0.5 – 5..0% Prevalencia 15.8) 50 – 59 244 3. Hombres chilenos 2003.3.086 3.1) 421 .5 (0.0% 25.0% 49 I 50 II 48 III 55 IV 101 V 148 RM 62 VI Región 69 VII 256 VIII 71 IX 73 X 50 XI 54 XII Gáfico IV. Tabla IV.5 (0. Chile 2003.8 – 9.5 (6.8 – 16.18. desde menos del 1% en los menores de 40 años hasta sobre el 11% en los mayores de 70 años (Tabla IV.9 – 6. Tasas por 100 hombres (IC 95%) Punto de Corte Variable según edad.2 (2.4) 40 – 49 262 2.2) Total 1.79 (2.

Tabla IV.4.46 (0. Hombres chilenos > de 35 años..1) (0. La prevalencia de APE elevado es mayor a menor escolaridad.1 – 103. incluso después de ajustar por edad (Tabla IV.4).9) C2C3 207 3.1) D 576 4.7.18.84 – 73. Punto de corte según edad.2) (1.2) (1. una aceleración entre los 55 y los 65 años (Gráfico IV. Gráfico IV.4. Tasas por 100 hombres (Intervalo de 95% de confianza). Truncado a los 85 años.7 .8. sin alcanzar significación estadística (Tabla 422 .18.5 1.00 (0.Prevalencia de antígeno prostático elevado por nivel socioeconómico (NSE).18.1 – 77. 2003 NSE N Prevalencia OR* E 235 4.5) * OR Ajustado por edad.9 7.84 (1.18.6 .1..4).0) ABC1 32 0. La prevalencia de APE alterado es significativamente mayor en los NSE medios y bajos que en el NSE alto.9 10. Hombres chilenos 2003.37 (2.0 .6.El análisis no paramétrico por edades simples muestra un comportamiento similar a los niveles promedios de Ag.6 .Prevalencia de antígeno prostático elevado por edad.4 9.

0 (0. no hubo diferencias en la prevalencia de APE alterado en zonas urbana o rural 4% cada una (Tabla IV. Tabla IV.18.8) * OR Ajustado por edad Zona Urbano Rural Tabla IV.0 (0. Por otra parte.18.5 1. Hombres chilenos > de 35 años.0 – 3. Punto de corte según edad.8) (0.18..5 – 2.9) (0. N Prevalencia OR* 846 3.3 – 5.8 2.7).0) (1.8 – 5.1 –6.8 1.IV. muestra que sólo la V región presenta tasas significativamente mayores.5).3) * OR Ajustado por edad El análisis por regiones.4 (1..0 1.8 – 6.4 – 13.7 (3. ajustando por edad y tomando como referencia la RM.Prevalencia de antígeno prostático elevado por nivel educacional (NEDU).5.0 (2. 2003.2) 240 4. Punto de corte según edad.18.Prevalencia de antígeno prostático elevado por zona. Hombres chilenos > de 35 años.6). 2003 NEDU N Prevalencia OR* Bajo 504 5. cinco veces más altas que la RM (Tabla IV.6) Alto 114 1.3) Medio 468 3. 423 .6.3 – 8.18.

4.0) (0. N Prevalencia OR* 49 10.0 .5) (0.0 0.2) 48 5.2) 71 3.5 – 16.50 (0.. se presenta la prevalencia de antígeno prostático elevado por grupos de edad.1 .3) 73 1.3 2.1 (0.76 – 7.20 – 5.9.4) 55 2.Prevalencia de antígeno prostático elevado por región.9 (3.44 (1.3.3) (0. se presenta la prevalencia de antígeno prostático elevado utilizando un punto de corte fijo.8) (0.6 – 22.8) 50 7.1 – 2.59 (0.9) 256 4. la prevalencia global es prácticamente idéntica.02 (0.4) (0.7.25.3) se aprecia que aunque hay notorias diferencias en los estratos de edad.78 – 6.5 (0.2 – 4.18.11.18. En la tabla IV.8 .2) * OR Ajustado por edad c) Prevalencia de Ag prostático elevado punto de corte fijo (> 4ng/ml) En esta sección.18.7.4) (0.7.0 .00 (0.0 .0 – 4.0 .0) (1.7 2.3) (0.7 6.3) 148 2.3.0 .10) 69 5.4 1.0 .8 (0.2.5 (0.Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII Tabla IV. el punto de corte fijo subdetecta entre los < de 60 años y sobredetecta entre los > de 70 años.2 1.9 – 41.1 0.0) 62 2.8) 101 10.0 . Hombres chilenos > de 35 años.5.0 .1) 54 1.2) (0.2 3.1 . Al comparar estos resultados con los obtenidos con punto de corte variable por edad (Tabla IV 18.5) (0. 424 .05 (0.8.36 – 6.3 0.5.6) 50 1. Respecto del punto de corte variable. 2003.4 .6 4.2) (0.2 1.7 2.2 .2) (0.1 – 2.5 (0. Punto de corte según edad.18.3 1.7 – 11.17 (1.

0) La tasa de prevalencia de hombres con antígeno prostático elevado aumenta exponencialmente con la edad.7 – 30.83 (2.18.7 (0. Tasas por 100 hombres (IC 95%).2 (15.Tabla IV.7) Total 1. Truncado a los 85 años.0 (. Al compararlo con la distribución obtenida con el punto de corte variable (Gráfico IV.. Tasa por 100 hombres y 95% Intervalo de Confianza.086 3. Punto de corte > 4ng/ml.18.4)..5..5). desde menos del 1% en los menores de 50 años hasta sobre el 20% en los mayores de 70 años (Gráfico IV.18.1) 60 – 69 203 6.0 – 9.5 (0.8. 425 . Punto de corte > 4ng/ml.18.0 – 1. -) 40 – 49 262 0. Gráfico IV.7 – 5.4 (3. se aprecia que el punto de corte fijo se aplana las alzas de los 40 y los 65 años.Prevalencia de antígeno prostático elevado por edad.Prevalencia de antígeno prostático elevado por grupos de edad. Hombres chilenos 2003. N Prevalencia por 100 hombres Edad 35 – 39 120 0. Hombres chilenos 2003.3 – 3.3) 50 – 59 244 1.9) A 70 257 23.

La prevalencia de Ag prostático elevado por NSE muestra la misma tendencia descrita antes con el punto de corte variable (Tabla IV.4 – 5. 2003.3 – 9.. La prevalencia de APE elevado es mayor a menor escolaridad..18.7) Medio 468 3.18.8) * OR Ajustado por edad.1) (0.2 1. En ambos aspectos coincide con lo ya presentado para el punto de corte variable.0 (2.12.0 (0.7 2.0 – 1.0 3.6 (2.1) (0.18.9 – 16.4 (4. Hombres chilenos > de 35 años. no hubo diferencias en la prevalencia de APE alterado en zonas urbana o rural (Tabla IV. pero el OR es menor y pierde significación estadística (Tabla IV.Prevalencia de antígeno prostático elevado por nivel socioeconómico (NSE).5 – 4.11.5 – 2.8) (0.9.0) (0.1 – 5.8) (0.Prevalencia de antígeno prostático elevado por nivel educacional (NEDU).8 2.7 – 19.6 – 6.18.9) C2C3 207 3. NSE N Prevalencia OR* E 235 5. Punto de corte > 4ng/ml.4) D 576 4. Por otra parte. Hombres chilenos > de 35 años.5 3.4 – 15.11). N Prevalencia OR* 846 3.. Hombres chilenos > de 35 años.6) (0.8 1.7 (2.4).0) * OR Ajustado por edad 426 .12).0 (0.9). Tabla IV.0 – 2.6 – 10.5 1.5) Alto 114 0.7 1. sin alcanzar significación estadística (Tabla IV.0) 240 4.6) ABC1 32 1. Punto de corte > 4ng/ml.8 (1. NEDU N Prevalencia OR* Bajo 504 6.9 (1.3 3.7 – 9.Prevalencia de antígeno prostático elevado por zona.18.7) * OR Ajustado por edad Zona Urbano Rural Tabla IV. 2003.1 – 6. 2003. Tabla IV.18.18. Punto de corte > 4ng/ml.0 (2.7 – 22.

1 2.7 – 5.0) 50 1.2 0.0 – 3. 2003.4) 148 3. 6.0 1.3 – 6.2 – 1.4 – 4.8 0.3) 69 4.4) (0.1 – 5..18.4 – 4.6 (2.9 – 13.5) (0.3 (0.0 – 2. Tabla IV.7) 73 1.0 – 0.2) (0. 427 . -) (0.3) (0. desaparece el exceso de riesgo de la V Región descrito con el punto de corte variable (Tabla IV. N Prevalencia OR* 49 0.1 0. Punto de corte > 4ng/ml.3 0.1) 71 5.3 0.3 1.1 – 3.3) (0.1 – 1.0 (1.9 3.13).1 – 3.0 – 3.2) (0.8 – 8.13.4 (0.0 – 5.8 – 11.1) 101 7. ajustando por edad y tomando como referencia la RM.2) (0.4 (0.0 (.2) (0.0 – 5.5) 256 5.18.7) Región I II III IV V RM VI VII VIII IX X XI XII * OR Ajustado por edad d) Prevalencias de APE elevado según autoreporte de problemas prostáticos Aunque sólo 59 hombres tenían antecedentes de problemas prostáticos.18.6) (0.0) 55 2.2 1.1) 54 1..Prevalencia de antígeno prostático elevado por región. la prevalencia de APE fue mayor entre éstos que entre los 1.3 (0.9% vs.6 (1.027 hombres que no los referían (16.2 1.7).0 0.5 – 3.0 (2.El análisis por regiones con punto de corte fijo (Tabla IV.5 (1.0 – 8. muestra que sólo la I región presenta tasas significativamente menores.1 – 5.3 – 8.9) (0.6 (0.8 1.3) 50 4.7 – 4.8) (0. Hombres chilenos > de 35 años.3 (0.4) 48 8.3 – 16.2%).6 (0.6) 62 2.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ENS 2003 428 .V.

Munoz L. Arroyo P. In: Maxcy-Roseanau-Last . Primatesta. 24. Estudio de carga de enfermedad 1996 9. Spanish.118:597-604. Blanco A. Phillips M. National nutrition survey. Erens and P. MINSAL. Olaiz G. MINSAL. Plan de Salud 1996 15. Antecedentes ENS 1. 1994 Oct. Ross M. Vargas CM. Situación de Salud 1996. Lopez M. Burt VL. Propuesta “Estudio de prevalencia de enfermedades prioritarias en Chile”.36(5):562-5. USA. 12. Menezes GM.26(3):195-202.117(4):307-14. U. Zenteno J. 11. Orozco-Rivadeneyra S. Spanish. Estudio en población general de la Región Metropolitana. Departamento de Salud Pública de la PUC. Cunningham L.cdc. 2. 2000. The Adult Health Policy Challenge. London. Edited by B. Berríos X.122 (12):1421-7.Rev Med Chil 1994 Dec. MINSAL..1999. [Gender and health in Brazil: considerations based on the National Household Sampling Survey]Rev Saude Publica. Balfour J.htm 17. Spanish. 10. 20. 18.1. Situación de Salud en Chile 2001. [The National Health Survey II. No abstract available. 21. 1994 Sep-Oct.23:73-79. Volume 1: Findings & Volume 2:Methodology and Documentation. Amoedo MB.. Rev Med Chile 1990. Fernandez V. 2000. 429 .gov/nchs/about/major/nhanes/nhanes99-01. Hypertension in urban Mexico: the 1992-93 national survey of chronic diseases. Portuguese. Loria A. 1994. Aquino EM. Instituto Nacional de Salud Publica. 26. 19. Documento “Términos de referencia para el estudio de prevalencia de enfermedades prioritarias”. MINSAL.7(8):523-5. Ann Epidemiol. “Health Survey for England: Cardiovascular Disease”. Los objetivos Sanitarios para la Década 2000-2010. Demografía 1999. No abstract available.13(10):671-5. Costa Rica. 22.A. Social Determinants of Disease. HMSO. Appleton and Lange. 2002 4. Oxford University Press. MINSAL. Papaqui J. Public Health and Preventive Medicine. Primer informe: “Metodología de recolección de datos en la ENS-2003” 5. Kaempffer AM.. 2001 Mar. Mexico] Salud Publica Mex. Tercer informe: “Informe de Avance en la ENS2003” 7. Hernandez E. Indicadores Básicos. Rodriguez S. Medina E. Cardiovascular disease in the NHANES III. Rodríguez H. Gillum RF.S. 25. [Diabetes in Mexico: what does the National Health Survey tell us?] Bol Oficina Sanit Panam. 16.[Characteristics and management of morbidity in Santiago 1993]. Bol Esc Med Pontificia Universidad Católica 1994. ISBN 011 322307 2. 1996] Arch Latinoam Nutr. J Hum Hypertens. 1999 Oct. 1995. 1992 Jun. MINSAL 8. Kuri-Morales P. Jadue L. 19861987. Departamento de Salud Pública de la PUC . Berríos X. INE. Centro de Investigaciones en Salud Publica. TapiaConyer R. 13.) Social Epidemiology. Prevalencia de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas.k Wall V. 1997 Nov. Berkman L (eds. The World Bank. Un ejemplo de investigación epidemiológica”. http://www. 14. Conn.. Ascencio M. 1999. Kawachi I. Syme SL. Segundo informe: “Resultados del estudio Piloto de la ENS-2003” 6. “Las enfermedades crónicas del adulto y sus factores de riesgo. A World Bank Country Study. Chavez M.51(1):19-24. 23. MINSAL.I. 2001 3. Encuesta Nacional de Calidad de Vida y Salud. Cornejo E. [Prevalence of nutritional anemia in women of reproductive age. Departamento de Salud Pública de la PUC. Departamento de Salud Pública de la PUC..

Blood pressure measurement. Papaqui J. BMJ.322(7285):5316. 1992 Jun. Final outcomes from the National Health Survey 2000] Arch Cardiol Mex. Hipertensión 1. Winkleby MA. Estudio en población general de la Región Metropolitana. [The National Health Survey II. Munoz L. 1994. Attie F. Spanish. Conference: “Global Issues and perspectives in Monitoring Behaviors in Population Surveillance of Risk Factors in Health and Illness” Atlanta. Arch Intern Med 1997. Evaluation of an electronic blood pressure device for epidemiological studies. O'Brien E. BMJ. Rodriguez S. The Seventh Report of the JOINT National Committee on Prevention. Mufunda J. Lara Esqueda A. Berríos X. 32. 1999. Menezes GM. ABC of hypertension.89(5):72330. Jadue L. 2.fi/publications/ehrm/product1/title.73(1):62-77. Tapia Conyer R. 1994 Oct. Spanish. Aquino EM. Kuulasmaa K and the European Health Risk Monitoring Proyect. Puras A. [Prevalence and interrelations of noncommunicable chronic diseases and cardiovascular risk factors in Mexico. 1988-1994. Rodríguez H.Castillo C. Sparks HV.2(1):35-40. 5.289:2560-2572. 30. Part IIConventional sphyngmomanometry: technique of auscultatory blood pressure measurement. 3. 29. Tolonen H. No abstract available.26(3):195-202. Blood Press Monit. B7eevers G. Centro de Investigaciones en Salud Publica. 2.157: 2413-2445. Ascencio M. Sparks B. Detection. 8. Asuzu M. Sparks H.ktl. Alvarado C. Zenteno J. Portuguese. 31. Mexico] Salud Publica Mex. Rosas Peralta M. 2001 Mar. Evaluation. Measurement of blood pressure: an evidence based review. The Sixth Report of the Joint National Committee on Prevention. [Diabetes in Mexico: what does the National Health Survey tell us?] Bol Oficina Sanit Panam. Epidemiología de la hipertensión arterial. Cent Afr J Med. and Tretment of High Blood Pressure. Parati G. Review of surveys for risk factors of major chronic diseases and comparabilityofthe results. Rev Med Chile 1990. Am J Public Health. Part ISphyngmomanometry: factors common to all techniques.. Evidence based treatment of hypertension. PUC 1992. Pastelin Hernandez G.36(5):562-5. National nutrition survey. Wolf H.. Beevers G. 1994 Sep-Oct. O´Brien E. JAMA 2003. Jadue L. 1996 Aug.118:597-604. Detection. 1997 Dec. Cardiovascular risk factors in Mexican American adults: a transcultural analysis of NHANES III. Waeber B. Kaufman J.. Sundquist J. Amoedo MB. Cunningham L. 2003 Jan-Mar. Adams JM. Blanco A. Jakovljevic D. Matenga JA. 2001 Apr 14. and Treatment of High Blood Pressure. 1986-1987. Tracy J. O´Brien E. Evaluation. [Prevalence of nutritional anemia in women of reproductive age. ABC of hypertension. Spanish. 1996] Arch Latinoam Nutr. 4. Comparison of the Omron HEM-713C automated blood pressure monitor with a standard ausculatory method using a mercury manometer. 1999 May. URL:http://www. Instituto Nacional de Salud Publica. Myers MG. Prevalencia de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas.21(2): 89-93.117(4):307-14. Velazquez-Monroy O. Mufunda J. Phillips M. 33. Ordunez P.51(1):19-24.322(7291):908-11.htm 34. 430 .27.42(8):230-2. McAlister FA. [Gender and health in Brazil: considerations based on the National Household Sampling Survey]Rev Saude Publica.ç 28. Chifamba J. 6. BMJ 2001.322:1043-1047. 10.322:981-985 7. Staessen J. Costa Rica. Blood pressure measuring devices: recommendations of the European Society of Hypertension. 9. 2001 Mar 3. GA september 22-24.. Chavez M. Ross M. Lip GYH. Cooper R. Berríos X. Boletín de la Escuela de Medicina. Lip GYH. Blood pressure measurement.I. BMJ 2001. Dakwa C. Lopez M. Straus SE.

Circulation. Hajjar I and Kotchen TA. [Arterial hypertension in Mexico: results of the National Health Survey 2000] Arch Cardiol Mex. 17.11:1-12. La hipertensión arterial en una comunidad urbana de Chile.93 National Cholesterol Education Program (NCEP). Hipertensión arterial en comunidades rurales. Ibánez P. MINSAL. Robles S.. Medicina. Estudio en la VIII región. Rev Med Chile 1999. Bol.72(1):71-84. 20. Grupo Encuesta Nacional de Salud 2000. Varas C. Medición de la presión arterial. Robles S. 2.11. Hypertension 2001. 2002 Jan-Mar.118:597-604. 1995 . Rodríguez H. 1988-2000. Fasce E. Impact of evidencebased "clinical judgment" on the number of American adults requiring lipid-lowering therapy based on updated NHANES III data. treatment and control of hypertension in the United States. Berríos X. awareness. P. El manejo ulterior de mujeres con hipertesión durante el embarazo y de sus hijos. Estudio en población general de la Región Metropolitana. Improved hypertension management and control results from the health survey for England 1998. 5. Velazquez Monroy O. Griffiths GG. J. Velasco N. Hypertension 2001. Silva LC. Católica 1991.121:1058-1067.52B. and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult TreatmentPanelIII)finalreport. Pastelin Hernandez G. of Cardiol. 20 : 88 . Orduñez P. 1997 Arteaga A. Rosas Peralta M. Univ. Ross M. 1986-1987. Evaluation. Maiz A. Boggiano G. Prevalence estimates for hypertension in Latin American and the Caribbean: are they useful for surveillance? Rev Panam Salud Publica 2001. Summary of the Second Report.. 18. 3. y Velasco N. Universidad Católica de Chile. Rosas Peralta M. Lecannelier E. Olmos P.10(4):226–231. 15. 22. Jadue L. 75 : 45B . 19. Rev Med Chile 1993. Brookes M and Poulter NR. Rev Med Chile 1990. Trends in prevalence. Resultado de la encuesta CARMEN. Jadue L. Rev Chil Cardiol 1992. 14.I. Nieto C. [Arterial hypertension in Mexico and its association with other risk factors] Arch Cardiol Mex. A tool for assessing the usefulness of prevalence studies done for surveillance purposes: the example of hypertension. 2003 Apr-Jun.. 2000 May 8. Pérez H. Rodríguez P. Lara Esqueda A.38:827-832. evaluation and treatment of high blood cholesterol in adults (Adult treatment Panel II) JAMA 1993. Esc. 12. Jacobson TA. Zenteno J.: Dislipidemias..3023 Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection.290:199-206. 264 : 3015 . 21. Ballantyne CM. Rev Panam Salud Publica 2001. Silva LC. 4. 1995. Lipoprotein abnormalities and implication for therapy. Gause D. Tapia Conyer R. Attie F. Valdés G. Escuela de Medicina. En: Hipertensión Arterial. Diabetes y Metabolismo. Expert panel on detection.160(9):1361-9. Manual de Diabetes y Enfermedades Metabólicas. Orduñez P. P. Fasce E. JAMA 2003. Primatesta P. Boggiano G. 6. 16. Prevalencia de hipertensión arterial en Valparaíso. Dislipidemias 1.. edición en español (2): 25-27. Nutrición. 13. 2002 Dec 17.. Arch Intern Med. Rodríguez P.10(3):152–160. Am. Vega J. Arteaga A. National Health and Nutrition Examination Survey. Pérez H. Depto. Chile.73 Suppl 1:S137-40. Escobar M et al. Sung JC. Prevalencia de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas. 3.127:729-738.106(25):3143-421 Grundy S: Atherogenic dyslipidemias. 431 . Normas Técnicas.

Department of Health en Human Services. Definitions . 22 No 2. de Chile 1986. Olaiz G. Boletín Epidemiológico OPS.8 No 2. 4.106(25):3143-421 Gutierrez-Fisac JL. Diabetes 1. Pascal J P. 3.20:1183-97 New England Journal of Medicine Vol. 2004 Apr. Waist circunference and abdominal sagital diameter :best simple anthropometric indexes of abdominal visceral adipose tissue accumulation and related cardiovascular risk in men and women. Department of Health en Human Services: The health benefits of smoking cessation (DHHS publication N° (CDC) 90-8416). Wong B. Medina E. Llaca C. Banegas JR. Organización Panamericana de la Salud. Fernández V. U. Flegal KM.109 (Suppl 2):S135-S148 Nakanishi N. Encuesta sobre las características del hábitos de fumar en América Latina.. Encuesta de tabaquismo en la población general de Santiago.25:329-349. Karvonen M et al. Loria A.64(1):59-70. and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult TreatmentPanelIII)finalreport. Arroyo P.S.658. Vol. Kirschbaum A. Villagra L. Obesity Research Vol. Atlanta. 5. 9. 123: 652 .73:460-468. Cornejo A. BMJ 1995. Diabetes Care 1997. 2002 Dec 17. WHO/NCD/NCS/99.. 7 No 4. Gutierrez LM. Takatorige T. Yoshida H. Pouliot MC et al.2. La Diabetes en las Américas. 2. Tapia-Conyer R. The Prevalence of Obesity and Its Determinants in Urban and Rural Aging Mexican Populations. 3.1994. Kuri-Morales P. 1977 Public Cientif OPS N° 337. Exp Clin Endocrinol Diabets 2001. Cervantes L. Li W. Méd. Tatara K. 1999.262. Keys A. Regidor E. 5. Estado nutricional y Obesidad 1. diagnosis and classification of Diabetes Mellitus and its Complications.S. Washington. Shirai K.Circulation. López JC. Rodríguez F. Tabaquismo en Santiago.Waist circumference action levels in the identification of cardiovascular risk factor :prevalence study in a random sample. Medina E. 1992:718-724. March 2000: 179-185 Lerman-Garber I. Evaluation. Junio 2001. Components of the metabolic syndrome as predictors of cardiovascular disease and type 2 diabetes in middle-aged Japanese men. Tabaquismo y Sedentarismo 1. 4. Lebowitz HE. 4. Internacional Journal of Obesity (2000) 24: 1677-1682.4.Matsuo Y. Fukuda H. Geneva. 1987-1997. Rev. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection. 1990. WHO. Increasing prevalence of overweigth and obesity among Spanish adults. U. Kaempffer A M. Office on Smoking and Health. Joly D.311:1401-1405. 6. 2. Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion. Part 1: Diagnosis and Classification of Diabetes mellitus. 3. Rev Méd Chile 1995. Indices of relative weight and obesity. 114 : 257 . Gómez F. Cumsille F. Prevalence of Pre-obesity and Obesity in Urban Adult Mexicans in Comparison with Other Large Surveys. EEUU 2. Han TS et al . Fidanza F. American Jorunal of Cardiology 1994. 8. Okamoto M. Diabetes Res Clin Pract. Villa AR. 1993 . Suzuki K. 327 Septiembre 3. July 1999: 402-406. Aguilar CA. Centers for Disease Control. 432 . 6. 7. Journal of Chronic diseases 1972. Obesity Research Vol. Hernández E. Insulin resistance: definitions and cosequences.

2002 Dec 17. Corbalan R. U. Measuring Disease. 2002 Dec 17. AHA Statment Vol. 1987. Síndrome metabólico 1. Gillum RF.M. Geneva.5. Prieto JC. Social Class and Cardiovascular disease. 9. Medina E.127(7):763-74. Shirai K.minsal.Bol Of Sanit Panam 1991. Tatara K. and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult TreatmentPanelIII)finalreport. Scout MD. www. 2. In:Orth-Gomér K. 2001. Peto R. 1 Bowling A.C. 11.cl Encuesta Munidal de Tabaquismo en Jóvenes. 7. 286 No 2: 180-187. Vol. Syme L. Diabetes Res Clin Pract. 339: 1268-7. January 1991:356-362. 1986. Sullivan LM. Fukuda H. 5.Circulation. Suzuki K. Rev Med Chil 1999 Jul. En : Rosemberg MJ. July 11. Anderson KM. 1997. Final results of the GEMI study]. Burt VL. BMJ 1994.64(1):59-70. Smoking: prevalence and effects in Chile and Argentina. Tabaquismo y Salud en Chile.). Ann Epidemiol. 13.Coultas D. Behavioral Medicine Approaches to Cardiovascular Disease Prevention. Cigarette Smoking: A Clinical Guide to Assessment and Treatment. Takatorige T.12(4). 2004 Apr.76(2).106(25):3143-421 2. JAMA. 1995.. Samet J. Chavez E. A review of diseasespecific quality of life measurement scales.106(25):3143-421 D’Agostino RB. PHS. 8. 10. Yoshida H.Kaempffer A. Buckingham. Cumsille F. Medina E. 3.B. Smoking Cessation. Office on Smoking and Health. Wilson P..S. Littleton. Aguirre B. Maryland. [Acute myocardial infarction in chilean hospitals.M. Open University Press. Blackburn H. No 1. and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult TreatmentPanelIII)finalreport. Validation of the Framingham Coronary Herat Disease Prediction Scores Results of a Multiple Ethnic Groups Investigation.Circulation. Monograph Series No. www. 12. MINSAL. 4. Nazzal C. World Health Organization. Rockville. Evaluation.Matsuo Y. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection. A Report of The Surgeon General. Odell PM. 7. Okamoto M. Department of Health en Human Services: Reducing the Health Consecuences of Smoking: 25 Years of Progress. 309(8): 937-939. Riesgo cardiovascular y Angina 1. Kannel WB. Lancet 1992. Lopez A. Paz Ciudadana. 1996. Rose GA. Cardiovascular Survey Methods. CDC: Center for Health Promotion and Education. Smoking and death: the past 40 years and the next 40. Shneiderman(eds. Cardiovascular disease in the NHANES III. 6. Mortality from tobacco in developed countries: indirect estimation from national vital statistics. 433 . Evaluation. Vargas CM.The Medical Clinics of North America 1992. Clinics in Chest Medicine 1991. Fiore M..S. Washington DC: USDHS. 56. MINSAL 2003.cl 7. Smoking and reproductive health. Lanas F. USA 1989. An Updated Coronary Risk Profile A Statment for Health Professionals.conace. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection. UNICEF. MINEDUC. Massachussets: PSG Publishing.111(2) :112-120. 8. Estudio Nacional del consumo de drogas en población escolar de Chile. 1997 Nov.. Wilson P. 83. Li W. Nakanishi N. Peto R. Components of the metabolic syndrome as predictors of cardiovascular disease and type 2 diabetes in middle-aged Japanese men. 6.7(8):523-5.

paginas 151-157. Elsosua R et. M. X. Artritis y Artrosis 1.. Wallston KA.. Concha M. MMWR 1994.1997-1999.G. Rose Questionnaire angina among United States black. V. X. Santiago. Chile and Mexico. Rojas G. P: “Estudio de carga de enfermedad”.129:669-686. Cardiel MH. Drug Abuse and Health Behavior”. Summey JA. Problemas de salud mental”. C.. 1993. Havlik RJ. Savage DD. X.. CDC. Ministerio de Salud. Acuña J. Ministerio de Salud.. Vicente B. 10. A. Soraci SA Jr. F. Assessment of patient satisfacion in activities of daily living using a modified Stanford Health Assessment Questionnaire. ML. Vielma. Stevens. C. Siraqyan. 2. M.. George. Fullerton. Arthritis Rheum.. Vicente. 5. 10. Prevalence of Angina pectoris in Spain. Weissfeld L. J Rheumatol 1997. González I y Horwitz M: “A public Health Study of Psychiatric Disorders. Aguilera. Rioseco. Escobar. 1995 De la Barra... Toledo V. Rodríguez L. Revista Chilena Neuropsiquiatría N°31. 1983 Nov. Riedemann P. Unidad de Salud Mental. P. Fritsh R. 1995. M.15(4):323-30. S. Arthritis Prevalence and Activity Limitations-United States 1990. R.125:400-409. Hummon NP. : “Perfiles conductuales de escolares de 1° básico del área occidente de Santiago”. Cruzat. Ministerio de Salud. Marrugat J. 9.. 6. 9. white.24:160-8. Pincus T.. and Mexican-American Women and men. al.: “Prevalencia de vida de algunos trastornos psiquiátricos en la providencia de Santiago”. Marchandon. Quinteros M. Colegio Médico de Chile A. B. 3. Maluje V et al. Toledo. M. 9. González. Ministerio de Salud.. E. Rodríguez.11(2) y (3). Saldivia.. X. 2. 1994. :” Plan estratégico para el desarrollo de la red de servicios clínicos de psiquiatría y salud mental. 8. 1998. López. W. Consejo Regional Santiago. PANES Study group. European Community 1999. J.. Chile prevalencia y Factores de riesgo"” Informe. C. Harris R. Revista de Psiquiatría. 4. LaCroix AZ. 1999. Asin E. XI/4 /186-193. 1996. FONDECYT 197259.: “Seguimiento en sexto básico de niños del área occidente de Santiago. Bennett K. Community Screening for Rheumatic Disorder: Cross Cultural Adaptation and Screening Characteristics of the COPCORD Core Questionnaire in Brazil. Siraqyan.43(24). Ferraz MB. F. et al. 4. Rodríguez.. Eur J Epidemiol 1999 Apr.. Las enfermedades mentales en Chile: Magnitud y consecuencias. C: Estudio de costo-efectividad”. 10.. M. Cordero. Riedemann P. Epidemiología de los problemas musculoesqueléticos en población adulta chilena. Am J Epimiol 1989. Aguilera. Guerrero.26(11):1346-53. S. López C.. López..8. Concha. Wilcosky T. Depresión 1. Am J Epidemiol 1987.. Revista de Psiquiatría XII/2/67-73.433-438. Rev chil Reumatología 1995. Comisión MINSAL. Prevalence and correlates from the Second National and Hispanic Health and Nutrition Examination Surveys.. A. características y manejo de los pacientes con desórdenes emocionales atendidos en el nivel primario”. A. 3. Araya R. Cosin J. Medina. George M.. “Trastornos Mentales en la Atención Primaria. 434 . Minoletti.: “Frecuencia. Acuña J. Florenzano. López. colegio médico de Chile y Consejo Regional Santiago. Aylwin. 1996. Araya R. The prevalence and correlates of Rose Questionnaire angina among women and men in the Lipids Research Clinics Program Prevalence study population. Haynes SG. De la Barra. 7.

Lancet 1984. 1: 605-608 Zung WW. Ed. Garg AX and Kiberd BA. Vielma. Saldivia.. A. Kohn R. 1988. 23. Vial. Jara. Muñoz. M. Rioseco. Ustun TB. Chile. 7:171-185. Cisternas. 25: 327-339 Hoeper EW. 19. Am J Public Health 2000 Apr. 15. Torres S.130(5):527-36. Vial. &Garbin M G. Rosenberg. Tome. Kolody B.11. Can Med Assoc J 1990. Vicente.. Moore JT.13:1338-1349. P. 142: 1233-1238 Feightner JW.90(4):608-14. 16. et al: An experiment to change detection and management of mental morbidity in primary care. 18.. et al: The usefulness of screening for mental illness. b.1992 Beck aT. Vicente B. Poblete H. 17. 21. Valdés.int/msa/cidi Canadian Task Force on the Periodic Health Examination: The periodic health examination. http://www. Vaccarezza. Feussner JR: Improving physicians’ recognition and treatment of depression in general medical care. 3. G. Madrigada. Kessler RC.who. Valdivieso. Reyes L. Worrall G: Early detection of depression by primary care physicians. H. Nycz GR. Universidad Católica de Chile. Clase CM.. J Clin Psychiatry 1983. Lifetime prevalence of and risk factors for psychiatric disorders among Mexican migrant farmworkers in California. Skinner EA. Aguilar-Gaxiola S. Temas de Nefrología. et al: Recognition and treatment of depression in a family medicine practice. 2. 25. Kessler LG. Función renal 1. 13. Rev. German PS. 1: 33-35 Johnstone A. Ps}ycometric propperties of the Beck Depression Inventory: Twenty five years if evaluation. Lancet 1976. Chil. 14. J Am Soc Nephrol 2002. Preventive Services Task Force: Guide to Clinical Preventive Services: an Assessment of the Effectiveness of 169 Interventions. 28(3): 239-250 U. 12. Clin. Alderete E. Saldivia S. 142: 1215-1220 Shapiro S. Baltimore. Mroczek D. Med Care 1987. 1990 update: 2. Andrews G. M. 1989: 261-263 Pesquisa de la depresión mediante el inventario de Beck en ofensores de la justicia. C. 1990. 1999. M.. XX Cuenta de Hemodiálisis Crónica en Chile. Editado por S. 44: 3-6 Magruder-Habib K. Psichology Review 8.. agosto 2000. Magill M. Early detection of depression and prevention of suicide. 24. Prevalence of low glomerular filtration rate in nondiabetic americans: Third national health and nutrition examination survey (NHANES III). [Chilean study on the prevalence of psychiatric disorders (DSM-III-R/CIDI) (ECPP)] Rev Med Chil 2002 May. A. 30:201-205. S. Revista de Psiquiatría XV/2/ 59-69. 22.S. Med Care 1990. ASODI. H. Williams & Wilkins. Zung WW. 20. Rioseco P. A. International Journal of Methods in Psychatric Research 1998. 435 . Neuro-Psiquiatría. S. 77-100. Md. The World Health Organization Composite International Diagnostic Interview Short-Form (CIDI-SF). 11. Goldberg D: Psychiatric screening in general practice. Vega WA.: “Prevalencia de vida y seis meses de algunos trastornos psiquiátricos en la población de 15 años y más de la providencia de Iquique”. Can Med Assoc J 1990. Sterr RA. Wittchen HU.

Anemia y Déficit de fierro 1. Organización Mundial de la Salud. Heil W. Prevalencia de anemia en mujeres embarazadas en países seleccionados de América Latina y El Caribe. 1998. Evaluation of E-optotypes as a screening test and the prevalence and causes of visual loss in a rural population in SW Uganda. Jara R. 4. Warning on inaccurate Rosenbaaum Cards for Testing Near Vision. 3. West SK. 2000 Apr.40(5):858-64 13. 6. Alteraciones visuales 1. Eur J Clin Nutr 2000 Nov. En: Guidelines for programmes for the prevention of blindness. Prevalence of anemia in elderly subjects living at home: role of micronutrients deficiency and inflammation. Boehringer Mannheim 1997-98. Hertramp E. Chile. Refractive error study in children: results from La Florida.9(4):251-62. Refractive error study in children: sampling and measurement methods for a multi-country survey. Facultad de Medicina. Rubin GS. Whitworth JA. Fried LP. 436 . 119(7):785-8. Manual práctico de Oftalmología. Zhao J.12. Prevalence of nutritional anemia in women of reproductive age. 2000 Apr. Taylor HR. Salisbury Eye Evaluation Project Team.54(11): 834-9. Rodríguez S. p16. Organización Panamericana de la Salud:166-7. Categories of visual impairment. Olivares M. Am J Ophthalmol. Am J Ophthalmol. Characteristics of discrepancies between self-reported visual function and measured reading speed. Capurro MT. 4. Hertramp E. Resúmenes de las VII Jornadas Chilenas de salud Pública. 1991 Jul. Reference Ranges for Adults and Children Pre-analytical Considerations. Charlín R. Karabalinde A. Stoppel J. Unidad Docente Asociada de Oftalmología. Pizarro F. Comunicación personal 10. Friedman SM. Incidencia Anual de la cirugía de catarata en la población mayor de 60 años en Chile.129(4):445-54. Horton JC. Prueba de tamizaje simplificada para identificar a personas con visión disminuida en países en desarrollo. et al.129(4):421-6. Maclean H. Geneva 1979. Vol: 1. WHO. Koberstein R. Ruberantwari A. Mulwanyi F. 8. Blanco A. Rev Méd Chil 1991 Jul. Escuela de Salud Pública. 2001 Mar. Universidad Católica de Chile. Surv Ophthalmol 1997. Lovie-Kitchin JE. Maúl E.51(1): 19-24. Pokharel GP. Reeves BC. Pena G. Ellwein LB. Escuela de Medicina. 2. Barroso S. Ophthalmic Epidemiol 2002 Oct. Ellwein LB. Johnson GJ. Schweikart A. National nutrition survey. Universidad de Chile. Maúl E. 2. 7. 1987:339-40 9. Wegner D. Maúl E.3(4):220-226.42:169-174. Maúl E.. Bandeen-Roche K. Sperduto RD. Costa Rica. Arch Latinoam Nutr. Cataract extraction with intraocular lenses in a teaching hospital: Rev Méd Chil. P. 11. Munoz B. Muñoz SR. Invest Ophthalmol Vis Sci 1999 Apr. Jones MR. 3. 5. Maúl E. Maúl E. 119(7): 753-7. Rev Pananm Salud Publica 1998. Keefe JE. Mbulaiteye SM. Negrel AD. 5. Maúl ER. Contribution of iron of bread to the chilean diet. 1996. Zawta B. Publicación Científica N° 569. Las Condiciones de Salud de las Américas.

Der C. Tesis profesional para optar al título de tecnólogo medico con mención en otorrinolaringología. J Dent Res 81(1):58-63. Am Rev Respir Dis 1978. Gutiérrez J. Iquique. Messina A. Región Metropolitana. 6.13(3):131-4. 3. Miravitles M et al. Palacio J. Larach F. 4. OMS.4taed.. Estudio IBERPOC en España: prevalencia de síntomas respiratorios habituales y de limitación crónica al flujo aéreo. Organización Panamericana de la Salud. Romero MI. Prevalencia de la patología otorrinolaringológica en una comunidad del sur de Chile. Higher risk of preterm birth and low birth weight in women with periodontal disease. Universidad Católica de Chile. 2. Validación de 3 instrumentos de tamizaje de agudeza auditiva en población adulta chilena. 3.Luxemburgo: Comisión de las Comunidades Europeas. Epidemiologic standardization project. Salud buco-dental 1. Apuntes de Otorrinolarigología. 4. Estudio de la concordancia diagnóstica para las patologías asma y EPOC en pacientes ambulatorios. Noviembre 2001. y determinación de los recursos necesarios para su tratamiento. 2.14. Farfán C. López NJ. Archivos de Bronconeumología 1998. Salud Oral. Métodos Básicos. Enfermedades respiratorias 1.2:165-77 4. What symptoms predict the bronchial response to histamine? Evaluation in a community survey of the bronchial symptoms questionnaire (1984) of the International Union Against Tuberculosis and Lund Disease. 2002. Epidemiology of clinical attachment loss in adolescents. U. Smith PC. Marzo 1996. Salud bucal: perfil epidemiológico. Ministerio de Salud. Prevalencia de enfermedades periodontales y de caries dental en la población de 35-44 y de 65-74 años de nivel socioeconómico bajo y medio-bajo de la provincia de Santiago. 1997. Evaluación de familiaridad y rendimiento de listas de palabras usadas en logoaudiometría. Presentado al Congreso chileno de Otorrinolaringología. Baranda García F et al. MAS). J Periodontol 2001. Unidad Docente Asociada de Otorrinolaringología. Aten Primaria 1994. Escuela de Tecnología Médica. P. Menendez Villalva C. Facultad de Odontología.35:15966 15. 16. 3. Minette A. Der et al. 437 .72:1666-1674.118:1-120 2. Jara J. Burney et al. Minette A et al. Escuela de Medicina. 1998: 202-10. Fuenzalida D. Gayoso Diz P et al. Ponce E. 5. Fernández O. Vol 1. López R. Documento elaborado por el Departamento Odontológico (Dra. 1987 – updating of the 1962 and 1967 questionnaires for studying chronic bronchitis and emphysema. Alteraciones auditivas 1. Publicación Científica N°569. Gamonal Jorge. 5.34: 9-13 6. 2000. Eur Respir J 1989.1:165-73 5. Universidad de Chie. Tesis para postular al grado de Magister en Ciencias Odontológicas con mención en periodontología. 1988. de Chile. Septiembre 2000. Caulier C. 2002. Presentado al Congreso chileno de Otorrinolaringología. Encuestas de salud bucodental. 2001. Int Journal Epidemiol 1989. Validation of the chronometer test as a method of screening for hypoacusis in patients aged 65 years and older. Baelum V. Cuestionario CECA para el estudio de los síntomas respiratorios (1987). González C. Archivos de Bronconeumología 1999. En La salud en las Américas. Pucón. Ferris B. Sanfuentes F. Questionnaire of the European Community for coal and steel (ECSC) on respiratory suymptoms.

Use of the Mental Function Index in older adults: reliability.17. Oesterling JE. Mc Dowell I. 1998 Sep.Urology.12:189-198. Lee J. Roobol MJ. Grande L. Dig Dis Sci 2002 Aug. Oxford University Press. JAMA. Chance JM. Chute CG. Marín PP. Newell C. Wildhagen MF. NY. Moul JW. Hauri D. Initial validation of a questionnaire for detecting gastroesophageal reflux disease in epidemiological settings.120:922-935. 2003 Jun. Morote Robles J. Lieber MM. et al. Taha SA. Filos S.Prostate Cancer Prostatic Dis. validity. Panser LA. 4. Pei P. Raaijmakers R. “Mini-Mental State”:a practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician. Reyes E. Free/total prostate-specific antigen ratio can prevent unnecessary prostate biopsies. 3. 2nd edition. Bustos L.Targeted screening for prostate cancer in African-American men. Schmid DM. Munoz S. Chance JM. Ofman JJ. Manterola C.McHugh PR. Reflujo gastroesofágico 1. Girman CJ. Grogg A. Vio F. J Clin Epidemiol 2002 Oct.J Psychiatr Res1975. Pfeffer RI. 2.47(8):1863-9 18.1993 Aug 18. Measuring Health. 6. 5. 1989. Guess HA. Prostate-specific antigen change in the European Randomized Study of Screening for Prostate Cancer.Saudi Med J. rostate specific antigen reference ranges in Saudi men. Ali GA. [Determination of prostatic specific antigen and prostatic acid phosphatase as tumor markers of cancer of the prostate]Arch Esp Urol.55(10):1041-5 2. de Torres Mateos JA.37(2):323-9.Urology. Ito K. and measurement of change over time. 7.52(3):479-86. de Vries SH. 2000 Dec. Pfeffer RI. 19. Shaw M.Journal of Gerontology 1982. Deterioro cognitivo del adulto mayor 1. Informe Técnico sobre el MMESE abreviado. 2.24(6):665-8.Establishment of age-specific reference ranges. Am J Epidemiol 1984.Folstein SE. 4. Kurosaki TT. A Guide to rating scales and questionnaires. Albala C.42 Suppl 2:124-30. FH. Fullerton S. Paez A. 438 . Maly FE. Folstein MF. Identifying patients with gastroesophageal reflux disease: validation of a practical screening tool. 1996. section Rotterdam. Harrah Jr CH.270(7):860-4. Schroder 3. 2004 Feb. Kamal BA. Jacobsen SJ. 5. Trinkler FB. Sulser T.63(2):316-20. Emery K.3(4):248-255. Kurosaki TT. Sadik K. Serum prostate-specific antigen in a community-based population of healthy men. Proyecto SABE Chile/OPS-OMS. Measurement of Functional Activities in Older Adults in the Community. Antígeno prostático 1.

ANEXOS 439 .VI.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful