ESTADO DEL CONOCIMIENTO DE LA EXPLORACIÓN

DE ESMERALDAS EN COLOMBIA





Por
Mario Maya
Joaquín Buenaventura
Rosalba Salinas










Bogotá, Mayo de 2004

República de Colombia
MINISTERIO DE MINAS Y ENERGÍA
INSTITUTO COLOMBIANO DE GEOLOGÍA Y MINERÍA


REPÚBLICA DE COLOMBIA
MINISTERIO DE MINAS Y ENERGÍA

INSTITUTO COLOMBIANO DE GEOLOGÍA Y MINERÍA
INGEOMINAS







ESTADO DEL CONOCIMIENTO DE LA EXPLORACIÓN
DE ESMERALDAS EN COLOMBIA


Por


Mario Maya
Joaquín Buenaventura
Rosalba Salinas








Bogotá, Mayo de 2004





Referencia:
Maya, M., Buenaventura, J., Salinas, R., 2004. Estado del conocimiento de la exploración de esmeraldas en
Colombia. Nombre de la publicación. INGEOMINAS. Págs.
ISSN

2
CONTENIDO

RESUMEN ............................................................................................................................5
ABSTRACT............................................................................................................................5
PRESENTATION..................................................................................................................6
INTRODUCCIÓN................................................................................................................7
1. RECUENTO HISTÓRICO.............................................................................................8
2. MARCO ECONÓMICO...............................................................................................13
2.1 PRODUCCIÓN Y COMERCIO EXTERIOR........................................................................ 13
2.2 SITUACIÓN DE LA MINERÍA Y PERSPECTIVAS........................................................... 15
2.3 EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN.................................................................................... 16
2.4 TALLA Y GEMOLOGÍA ...................................................................................................... 17
3. MARCO GEOLÓGICO ESTRUCTURAL ...............................................................18
3.1 GEOLOGÍA REGIONAL....................................................................................................... 18
3.1.1 Cinturón Oriental ............................................................................................................................ 19
3.1.2 Cinturón Occidental ........................................................................................................................ 21
3.2 GEOLOGÍA ESTRUCTURAL .............................................................................................. 22
3.2.1 Cinturón Oriental ............................................................................................................................ 22
3.2.2 Cinturón Occidental ........................................................................................................................ 23
4. MINERALIZACIÓN.....................................................................................................25
4.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL..................................................................... 25
4.1.1 Localización de los depósitos ......................................................................................................... 25
4.1.2 Estratigrafía..................................................................................................................................... 25
4.1.3 Geología Estructural ....................................................................................................................... 27
4.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ............................................................... 27
4.2.1 Localización de los depósitos ......................................................................................................... 27
4.2.2 Estratigrafía..................................................................................................................................... 27
4.2.3 Petrografía....................................................................................................................................... 30
4.2.4 Geología Estructural ....................................................................................................................... 31
5. PROSPECCIÓN GEOQUÍMICA................................................................................34
5.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL..................................................................... 34
5.1.1 Geología y geoquímica de las minas de esmeraldas de Gachalá, Cundinamarca (Escovar, 1975) . 34
5.1.2 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor,
Departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989).................................................................... 35
5.1.3 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda, 1991) ............... 35
5.1.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y
occidental (Profesionales Asociados, 1996) ............................................................................................. 36
5.1.5 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez –
Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal, 2000) ...................................... 37
5.1.6 Otros trabajos de exploración ......................................................................................................... 37
5.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ............................................................... 38
5.2.1 Algunos rasgos geológicos y geoquímicos del distrito Muzo – Coscuez (Beus & Mineev, 1972). 38
5.2.2 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD, 1975) ...... 39
3
5.2.3 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez, Boyacá, área suroriental
(Mendoza P.G.A., 1991) ........................................................................................................................... 41
5.2.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y
occidental (Profesionales Asociados, 1996) ............................................................................................. 42
5.2.5 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en
Yacopí, Cundinamarca, y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur, Boyacá, Colombia
(Castañeda, 1996) ..................................................................................................................................... 43
5.2.6 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sector Útica – La Palma
(Exploraciones y Ensayos, 1997).............................................................................................................. 44
5.2.7 Otros trabajos de exploración geoquímica...................................................................................... 45
6. PROSPECCIÓN GEOFÍSICA.....................................................................................47
6.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL..................................................................... 47
6.1.1 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD, 1975) ...... 47
6.1.2 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda, 1991) ............... 48
6.1.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y
occidental (Profesionales Asociados, 1996) ............................................................................................. 49
6.1.4 Evaluación de espectros magnéticos de posibles zonas de mineralización asociadas a esmeraldas,
en el Municipio de Macanal, Boyacá (Vásquez, 2003)............................................................................. 49
6.1.5 Evaluación magnetométrica, radiométrica y geoeléctrica de los depósitos esmeraldíferos del
distrito minero de Chivor, Departamento de Boyacá– Colombia (Ochoa, 2003) ..................................... 50
6.1.6 Otros trabajos de exploración ......................................................................................................... 51
6.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ............................................................... 51
6.2.1 Report on exploration geophysics at the emerald mines near Gachalá, Cundinamarca (Kutterink,
1975) ......................................................................................................................................................... 52
6.2.2 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y
occidental (Profesionales Asociados, 1996) ............................................................................................. 52
6.2.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sector Útica – La Palma
(Exploraciones y Ensayos, 1997).............................................................................................................. 52
7. QUÍMICA DE LAS ESMERALDAS...........................................................................53
7.1 VALORES DE
34
S................................................................................................................ 53
7.2 ESTUDIOS DE INCLUSIONES FLUIDAS.......................................................................... 53
7.3 VALORES DE
18
O y D....................................................................................................... 55
7.4 ELEMENTOS MAYORES Y MENORES ............................................................................ 55
8. DATACIONES ISOTÓPICAS.....................................................................................57
8.1 DATACIONES
40
Ar/
39
Ar ....................................................................................................... 57
8.2 DATACIONES Rb
87
/Sr
86
........................................................................................................ 57
9. MODELOS GENÉTICOS PROPUESTOS PARA LA FORMACIÓN DE LOS
DEPÓSITOS DE ESMERALDAS EN COLOMBIA......................................................59
9.1 TIPOS DE DEPÓSITOS EN EL MUNDO............................................................................ 59
9.2 MODELOS DE GÉNESIS PARA LAS ESMERALDAS COLOMBIANAS........................ 59
9.2.1 Modelo de Beus & Meneev (1972)................................................................................................. 59
9.2.2 Modelo del PNUD (1975)............................................................................................................... 60
9.2.3 Modelo hidrotermal - sedimentario................................................................................................. 61
10. CONTROLES DE LA MINERALIZACIÓN Y GUÍAS DE EXPLORACIÓN....63
10.1 LITOLÓGICOS.................................................................................................................... 64
4
10.2 ESTRATIGRÁFICOS .......................................................................................................... 64
10.3 ESTRUCTURALES ............................................................................................................. 64
10.4 ALTERACIÓN HIDROTERMAL....................................................................................... 65
10.5 INDICADORES GEOQUÍMICOS....................................................................................... 66
10.5.1 Distribución de elementos en rocas............................................................................................... 66
10.5.2 Distribución de elementos en suelos ............................................................................................. 68
11. ÁREAS PRIORITARIAS PROPUESTAS................................................................70
11.1 CINTURÓN ORIENTAL..................................................................................................... 70
11.1.1 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor,
departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989) .................................................................... 70
11.1.2 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda, 1991) ............. 70
11.1.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental
y occidental (Profesionales Asociados, 1996) .......................................................................................... 71
11.1.4 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez –
Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal, 2000) ...................................... 71
11.1.5 Otros trabajos de exploración ....................................................................................................... 72
11.2 CINTURÓN OCCIDENTAL ............................................................................................... 72
11.2.1 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez, Boyacá, área suroriental
(Mendoza P.G.A., 1991) ........................................................................................................................... 72
11.2.2 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en
Yacopí, Cundinamarca, y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur, Boyacá, Colombia
(Castañeda, 1996) ..................................................................................................................................... 73
11.2.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental
y occidental (Profesionales Asociados, 1996) .......................................................................................... 73
11.2.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sector Útica – La
Palma (Exploraciones y Ensayos Ltda., 1997).......................................................................................... 74
11.2.5 Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inversión – ACIGEMI
(INGEOMINAS, 2000) ............................................................................................................................ 74
12. DISCUSION FINAL Y CONCLUSIONES...............................................................75
13. RECOMENDACIONES .............................................................................................78
14. REFERENCIAS1.........................................................................................................81




LISTA DE FIGURAS

Figura 1. Producción de esmeraldas en Colombia...............................................................14
Figura 2. Comercio exterior – exportaciones de esmeraldas en el período 1978 – 2000. ...14
Figura 3. Destino de las exportaciones de esmeraldas en 2000. ..........................................15
Figura 4. Localización de los dos cinturones esmeraldíferos en Colombia.........................20
Figura 5. Correlación de las unidades litoestratigráficas en los Cinturones esmeraldíferos
Occidental y Oriental (Tomado de Forero, 1987) ..........................................................21
5

RESUMEN
Este trabajo constituye una síntesis de la información publicada en Colombia y en el mundo
sobre el conocimiento de la exploración geológica, geoquímica y geofísica de los depósitos
de esmeraldas en Colombia, particularmente en los denominados cinturones esmeraldíferos
oriental y occidental localizados en la Cordillera Oriental, del Sistema Andino. Igualmente,
en este trabajo se sintetizan los aspectos económicos, los controles de mineralización y guí-
as de exploración, así como las conclusiones y recomendaciones de los trabajos publicados
y no publicados.

Palabras claves: esmeraldas, exploración, geoquímica, geofísica, Cordillera de los Andes
ABSTRACT
This work constitutes a synthesis of the information published in Colombia and in the world
on the knowledge about geology, geophysics and geochemical exploration of the emerald
deposits in Colombia, particularly in the denominated Eastern and Western emerald belts
located in the Eastern Cordillera, Andean System. Also, in this publication the economic
aspects, the mineralization controls and exploration guides, as well as the conclusions and
recommendations of the published and unpublished works are synthesized.

Key words: emeralds, geological exploration, geochemistry, geophysical, Andean
Cordillera
6
PRESENTATION
By Alain Cheilletz
Professor
Institut Nacional Polytechnique de Lorraine, France


With 9 millions carats in 2003 (Ministerio de Minas y Energía), Colombia is at present the
first producer of emeralds in the world, far ahead his main competitors, Brazil, Zambia,
Zimbabwe, Afghanistan, Pakistan and Madagascar. This position comes from two main
reasons:
(i) Exceptional geological conditions of formation within sedimentary rocks rich in organic
matter (black shales) dating from the Early Cretaceous and giving a total area of 9900 km
2

as a potential source of deposits. Additionally, they also include and exceptionally high
proportion of pure, gem quality stones including the most magnificent emeralds of Duke of
Devonshire (1384 cts), the Smithsonian Institute of Washington (858 cts from Gachala) or
the biggest ever found (aproxiamtively 6000 cts in the Tres Cruces mine;
(ii) The extraordinary capacities of Colombian people from the Pre-Colombian times,
through the Spanish colony and actual times to hardly work and suffer to extract these
stones from their birth-place.

However, the actual lowering of proved reserves in the principal mines (Muzo, Coscuez
and Chivor) endangers seriously the future of this national production. It is therefore time
for the different production chain groups to make a seer and exhaustive state of things.
This was first done by the government through the organization by PROEXPORT of the
first World Congress of Emerald held in 1996 in Bogotá. Among the strongest recommen-
dations issued from the confrontation of world-wide experts, were the necessity of a better
knowledge of emerald exploration strategies and resources evaluation. The present report
is precisely the first step of such an objective. It encompasses the actual knowledge about
the geology of the deposits and the geophysical and geochemical exploration techniques
used in mineral exploration applied to Colombian emeralds. It also marks the come back
of INGEOMINAS in the emerald field after the remarkable synthesis of H. Forero in 1987.

I personally congratulate M. Maya, J. Buenaventura and R. Salinas for this nice piece of
work which undoubtedly will serve public and private institutions for a rapid establishment
of exploration and resource evaluation strategies in the Colombian emerald field.


7
INTRODUCCIÓN
Este documento pretende poner a disposición de los investigadores y potenciales inversio-
nistas la información publicada y no publicada sobre las esmeraldas en Colombia con el ob-
jetivo de informar sobre los conceptos, ideas y métodos empleados en la exploración de
esmeraldas en Colombia. Su elaboración corresponde a una compilación de los apartes que
tienen que ver, principalmente, con la exploración e investigación y los autores han tenido
cuidado de no dar una valoración a los diferentes argumentos, métodos de trabajo, conclu-
siones y recomendaciones.

El texto, dividido en 15 capítulos, presenta inicialmente los trabajos de investigación sobre
esmeraldas realizados en Colombia; luego presenta los aspectos económicos de producción
y comercio exterior, situación de la minería y sus perspectivas, situación de la exploración
y aspectos generales sobre la explotación que se realiza en los distritos mineros. Poste-
riormente, se describe el marco geológico y estructural de los dos cinturones esmeraldíferos
localizados en la Cordillera Oriental. A continuación se resumen los trabajos que se han
realizado en torno a la prospección geoquímica y geofísica de esmeraldas en los dos cintu-
rones esmeraldíferos y luego se hace un recuento de los estudios científicos realizados en
sitios específicos, particularmente en las minas más conocidas, los cuales comprenden el
conocimiento de los valores de
34
S, estudios de inclusiones fluidas. valores de
18
O y D.
y los estudios de elementos mayores y menores. Más adelante, se presenta el estado del
conocimiento respecto a las dataciones isotópicas realizadas. En los capítulos siguientes se
exponen los modelos propuestos sobre la génesis de los yacimientos de esmeraldas y los
controles y guías de exploración, controles tales como litológicos, estratigráficos y estructu-
rales y guías de exploración importantes como la alteración hidrotermal y los indicadores
geoquímicos. Posteriormente, se recogen todas las recomendaciones que autores de traba-
jos anteriores han hecho en torno a las áreas que tendrían un interés para seguir con una ex-
ploración más detallada. Finalmente, se resumen las conclusiones y recomendaciones más
importantes presentadas en todos los artículos y publicaciones que fueron analizadas.

Este documento es un producto del Proyecto “Exploración y Evaluación de los Recursos
Minerales” dirigido por Rosalba Salinas, Subdirección de Recursos del Subsuelo, del
INGEOMINAS. Los autores y el INGEOMINAS agradecen, de manera muy especial, la
colaboración del Profesor Alain Cheilletz del Institut Nacional Polytechnique de Lorraine,
Francia, por la revisión, corrección y presentación de este documento. Jaime Romero hizo
varias apreciaciones sobre la geología estructural regional. Marta Velásquez y Carmen
Castiblanco realizaron la digitalización de los documentos. Ignacio Patrón colaboró con las
figuras. Los autores agradecen a las bibliotecas de MINERCOL, Universidad Nacional,
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Universidad Industrial de Santander e
INGEOMINAS por el apoyo presentado con toda la información publicada y no publicada
disponible.
8

1. RECUENTO HISTÓRICO
Scheibe (1916) presenta un informe sobre la mina de esmeraldas de Muzo y describe los
conjuntos litológicos denominados capas buenas o esmeraldíferas, el “cambiado” (estratos
negros), capas con otrelita, capas con feldespato, vetas con albita, roca albítica, vetas de
calcita y de dolomita en el “cambiado”, la “cama” (capa con grandes cristales de calcita,
muchas veces, con maclas, que incluyen cristales de roca), el “cenicero gris” (brechas con
talco o barita), “cenicero rojo” (compuesto por dolomita, albita, pirita, y menos calcita y
cuarzo). Presenta ideas sobre el origen magmático de la mineralización de esmeraldas so-
bre la base de la presencia de diques pegmatíticos aunque admite la inexistencia en aflora-
miento, hasta el momento, de rocas graníticas del Cretáceo Inferior.

Scheibe (1922, 1933) hace una descripción a la ocurrencia de esmeraldas en Nemocón,
nombra, de manera general, los tipos de rocas asociados y da una opinión sobre la pobre
importancia económica de la zona.

Bernauer (1922) hace un estudio de las maclas múltiples de esmeraldas de Muzo y sus
anomalías ópticas.

María (1947) presenta algunos apuntes sobre la química y distribución general de las esme-
raldas colombianas.

Oppenheim (1948) hace una descripción general de la Zona de Muzo que incluye las lito-
logía regional y la geología local de Muzo donde hace referencia a las zonas de “cambia-
do”, “emerald beds”, “cama” y “cenicero, la asociación mineralógica que acompaña a las
esmeraldas (calcita, dolomita, parisita, pirita y cuarzo, muy raramente barita, fluorita y apa-
tito) y presenta una localización de las principales minas de la zona y sus métodos de explo-
tación.

Barriga (1953) presenta las medidas del paralelepípedo elemental de la esmeralda de Muzo
y muestra la forma de la red espacial que forman los átomos en este cristal.

Wokittel & López (1953) realizan estudios mineros y geológicos generales de la región del
Guavio y de los Farallones de Medina describiendo ocurrencias y explotaciones de plomo y
cobre asociados a calizas, yeso y azufre nativo asociado a pizarras, calizas y travertinos,
hierro como limonita y siderita, carbón, sal, baritina, oro, esmeraldas, guano de poco valor,
cuarzo cristal de roca en drusas, tierra diatomáceas, areniscas como roca ornamental y are-
nas para material de construcción y aguas termales.

9
Wokittel y Mutis (1954) reportan los trabajos de topografía y geología realizados en zonas
de los municipios de Gachalá, Ubalá, Almeida, Macanal y Somondoco (24000 Ha) donde
se expone la localización y forma de explotación de las minas activas y abandonadas y se
presentan algunas recomendaciones de carácter fiscal sobre las explotaciones. El informe
geológico presenta aspectos de la geología regional, en el cual llama la atención la opinión
sobre la imposibilidad de que las rocas ígneas localizadas al sur de la región hayan sido las
fuentes de las mineralizaciones de esmeraldas pues observa que no hay aureola de contacto
en los sedimentos que las sobreyacen. En el resumen de este trabajo se recomienda estimu-
lar las iniciativas privadas con condiciones adecuadas y el mejoramiento de la estructura
vial para poder transportar la maquinaria necesaria para salir de la explotación rudimentaria
que existe.

Bürgl (1955, 1959) realiza un trabajo para establecer bases paleontológicas, estratigráficas
y tectónicas del yacimiento de Muzo con el objeto de establecer la distribución de las vetas
y la extensión de la explotación. El autor indica que el único camino seguro para establecer
la sucesión estratigráfica y definir el aspecto estructural de esta región son los fósiles con-
tenidos en las capas. Establece las unidades cronoestructurales mineralizadas y describe, de
manera general, las principales estructuras geológicas como son, Sinclinal y Anticlinal de
Itoco y las fallas del río Minero y río Itoco. Las capas esmeraldíferas de Muzo estarían si-
tuadas en el eje del Anticlinal de Itoco. Presenta, también, algunos argumentos que podrían
establecer un origen magmático para la mineralización de esmeraldas, teniendo en cuenta
las intrusiones básicas de la región.

Hubach (1956) presenta algunas consideraciones sobre las condiciones geológicas de los
“esquistos arcillosos piríticos” y las mineralizaciones de esmeraldas. Presenta algunas con-
sideraciones sobre el origen magmático de las esmeraldas basadas en su presencia en la
unidad geológica (la cuenca infracretácea de Muzo) desde la región al oeste de Muzo en di-
rección sur hasta la región de La Palma. Estas rocas son ácidas (granodiorita) hasta ultra-
básicas que intruyeron los sedimentos cretácicos. En la zona esmeraldífera la roca intrusiva
podría yacer en la profundidad del Anticlinal de Itoco.

Wokittel (1957) hace una relación de los principales minerales explotados y potenciales en
el territorio Vásquez, en donde se encuentra el depósito de Muzo, entre ellos, esmeraldas,
salinas, carbón, guano, plomo, cobre y petróleo.

Restrepo (1958, 1959) hace un reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo y hace
una descripción litológica y estructural. Se refiere a las rocas mineralizadas como “arcillas
negras piríticas y recomienda un estudio estructural encaminado a la prospección de esme-
raldas. Plantea la posibilidad de origen para las esmeraldas con posible conexión a pegma-
titas a profundidad o a fenómenos de anatexis.

Bürlg & Nicholls (1959) exponen que las capas esmeraldíferas de Muzo no son de edad al-
biana sino de edad barremiana. Además, hacen varias recomendaciones para aumentar el
conocimiento de las mineralizaciones de esmeraldas utilizando levantamientos geológicos y
topográficos, y estudios magnetométricos (con base en un origen magmático de las esme-
raldas).

10
Mutis (1959) hace un recuento de los trabajos de exploración en Buenavista (Santa Rosa –
Ubalá). Estos trabajos se limitan a la apertura de trincheras y búsqueda de esmeraldas.

Pratt et al. (1961) presentan, para la Sociedad Colombiana de Geólogos y Geofísicos, una
recopilación de la información sobre la mina de esmeralda de Muzo, y Gilles (1966), sobre
la mina de esmeralda de Chivor.

Medina (1970) hace un análisis de ciertos problemas relativos a la génesis de los depósitos
esmeraldíferos de los alrededores de Muzo y propone, por primera vez, un origen autóctono
para explicar la génesis de esmeraldas. Concluye que todos los elementos necesarios para
la formación de esmeraldas están originalmente en las lutitas negras, y que mediante solu-
ciones descendentes (hidrotermales de origen no-magmático) que condujeron a la lixivia-
ción de los elementos de las pizarras carbonosas, finalmente, formaron las esmeraldas.

McLaughlin & Arce (1971) determinan que los estratos que contienen las esmeraldas de
Chivor y Gachalá son aproximadamente correlacionables con la secuencia del Berriasiano-
Valanginiano.

Beus & Mineev (1972) analizan la distribución geoquímica de los elementos en la zona tec-
tónica e indican fuerte lixiviación de K, V, Th, U, Y, Mo, Sn, Pb, Zn, Cs, Cr, REE (Ele-
mentos de las Tierras Raras) y concentración por alteración metasomática de Na, Mn, Mg,
CO
2
y S en lutitas negras y venas, comparados con zonas estériles, y la presencia de berilio
proveniente de las soluciones profundas. Los autores proponen la relación K/Na en sedi-
mentos activos de corriente como guía para futuras prospecciones de zonas esmeraldíferas
en la Cordillera Oriental.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD (1975a, b) en asocio con el
INGEOMINAS realiza un estudio geológico, estructural y geoquímico en las áreas de Mu-
zo - Coscuez, Gachalá y alrededores de Pacho – La Palma (Cundinamarca). En Muzo -
Coscuez determinaron una secuencia estratigráfica compuesta de lutitas negras y calizas co-
rrelacionables con la Formación Villeta. El estudio geoquímico propone varios indicadores
de mineralización.

Hall (1976) realiza un estudio geoquímico y mineralógico y determina seis etapas de for-
mación de minerales de las vetas de Muzo, e identifican el estadio G-III-A como portador
de las soluciones generadoras de la esmeralda. Hace un análisis crítico de las diferentes
concepciones genéticas propuestas hasta este momento y concluye que las vetas esmeraldí-
feras tienen más afinidad con procesos postmagmáticos neumatolíticos e hidrotermales.

Ulloa & Rodríguez (1979) realiza un estudio estratigráfico de la zona esmeraldífera del Te-
rritorio Vásquez – Yacopí y describe una secuencia litológica que corresponde a la parte
media a superior de la Formación Paja, en la zona de Muzo – Coscuez.

Escobar (1979) hace un estudio geológico y geoquímico en la región de Gachalá y concluye
que las mineralizaciones de esmeralda están controladas por fallas en lutitas negras y pro-
ducidas por un metasomatismo sódico originado por aguas meteóricas y/o connatas rela-
11
cionadas directamente con evaporitas. Propone una fórmula geoquímica para la explora-
ción regional y local.

Forero (1987) realiza una síntesis sobre las esmeraldas en Colombia que incluye usos, am-
biente geológico de formación, situación económica mundial y las esmeraldas en Colombia
con referencia a los depósitos, exploración y explotación, reservas, producción, exportacio-
nes, perspectivas en el mercado internacional y situación de la minería, además de una ex-
tensa bibliografía.

Schwarz (1987) considera las esmeraldas de Colombia como un producto de soluciones
hidrotermales producidas con temperaturas bajas y ricas en CO
2
, S, Na, Ca y Mg. Estable-
ce una alteración metasomática con temperaturas hasta de 400°C, con albitización durante
la carbonatación en un proceso de metamorfismo regional.

En 1988 se inició un intercambio científico entre las instituciones científicas francesas Cen-
tre National de la Recherche Scientifique – CNRS, Institut Nacional Polytechnique de Lo-
rraine – INPL y el Instituto para la Investigación Científica – ORSTOM, ahora, IRD, lidera-
das por el Profesor Alain Cheilletz, y MINERALCO (luego MINERCOL, hoy integrado al
INGEOMINAS) de Colombia. Este intercambio permitió la participación de instituciones
europeas en la investigación científica de las principales minas de esmeraldas de Colombia
(Financiación de ECOTECH – CNRS # ARC 215 y E.C DG XII # CT 94-0098) (Cheilletz,
1998; Cheilletz et al. 1991, 1993, 1994, 1995, 1996, 1997, 1999; Cheilletz & Royant, 2001;
Giuliani et al.1990, 1991, 1992, 1993, 1995, 1998, 1999, 2000; Arhan, 1993, Banks et al.,
1995, 2000; Branquet et al., 1999a,b,c,d, 2002; Sabot et al., 2000.

Pupo & Rodríguez (1989) realizan un estudio geológico en el sector de Coscuez y estable-
cen direcciones para las vetas en varias mineralizaciones. Asocian la mineralización esme-
raldífera con calcita, cuarzo, fluorita, caolinita, pirita, albita, parisita y codazzita.

Simultáneamente, Giuliani et al. (1990a,c,d, 1991, 1992a,b, 1995a,b), Cheilletz et al.
(1994), Cheilletz & Giuliani (1996) y Ottaway (1991), Ottaway et al. (1994) plantean un
modelo hidrotermal – sedimentario para la formación de las esmeraldas de Colombia.

Profesionales Asociados (1996), en un estudio realizado para MINERALCO, realiza la ex-
ploración y evaluación de áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental, área
de Páez (220 km
2
), y el Cinturón occidental, área de Florián (120 km
2
). La exploración en
se realizó mediante geología, geoquímica y geofísica. Con base en el estudio fotogeológico
y el análisis estructural se inició la investigación regional, obteniéndose un mapa fotogeo-
lógico de cada área, a escala 1:25.000, y con el reconocimiento de campo se identificaron y
delimitaron las unidades geológicas estructurales, potencialmente esmeraldíferas.

Castañeda (1996) realiza un estudio para MINERALCO en la región de Yacopí con resul-
tados de cartografía geológica, estratigrafía, geología estructural, mineralogía, geoquímica
y geofísica. El área de trabajo corresponde al sector de la quebrada La Mina y el Fraile
ubicada en las veredas Chirripay y la Mina, cartografía hecha a escala 1:1.000 y 1:2.000.

12
La Universidad Nacional, la Universidad Industrial de Santander y la Universidad Pedagó-
gica y Tecnológica de Colombia han desarrollado varios proyectos de tesis de pregrado con
el tema de la prospección regional de esmeraldas en los cuales se ha tenido en cuenta la es-
tratigrafía, geología estructural, geoquímica y en los últimos años varios trabajos sobre geo-
física.
13
2. MARCO ECONÓMICO

2.1 PRODUCCIÓN Y COMERCIO EXTERIOR
La oferta y demanda de esmeraldas es una actividad libre y legalizada en el país, desarro-
llada totalmente en Bogotá y de ella dependen aproximadamente 100.000 personas entre ,
propietarios de minas, mineros, comerciantes, talladores, comisionistas, joyeros y personas
en laboratorios de gemología y tratamiento, casas comercializadoras y exportadores.

Colombia presenta una de las mayores producciones de esmeraldas en el mundo y una de
las más preciadas por su gran calidad. La figura 1 muestra la situación de la producción
que ha venido en aumento. La figura 2 muestra la dinámica de la cantidad y el valor de las
exportaciones de esmeraldas colombianas (http://www.upme.gov.co). En 2000 el principal
país comprador de esmeraldas colombianas fue Estados Unidos de América con 3.620.148
quilates (43%), seguido de Hong Kong con 1.559.633 quilates (18%), India con 1.442.815
quilates (17%) y otros (Fig. 3). El precio para la comercialización internacional se denomi-
na primario para gemas en bruto y secundario para gemas talladas y engastadas. El precio
primario para esmeraldas no pulidas colombianas ha variado entre US$ 0,28 y 0,40 por qui-
late en los años 1998 – 1999, mientras que en el mismo período las piedras engastadas han
variado según los datos oficiales de exportación entre US$ 53 y US$ 63 y las piedras talla-
das, US$ 118 y US$ 151 (UPME, 2000).

Las proyecciones muestran una tendencia a la baja de los precios. La ventaja de Colombia
al poseer una de las variedades de esmeraldas de más alta calidad y ser uno de los mayores
exportadores del mundo, le otorga una excelente posición en el mercado. Sin embargo, el
hecho de no poseer, actualmente, una industria fuerte en la talla y engaste hace que las ga-
nancias mayores queden fuera del país a través de compañías internacionales especializadas
en estos procesos (UPME, 2000).


14
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
1
9
4
0
1
9
4
4
1
9
4
8
1
9
5
2
1
9
5
6
1
9
6
0
1
9
6
4
1
9
6
8
1
9
7
2
1
9
7
6
1
9
8
0
1
9
8
4
1
9
8
8
1
9
9
2
1
9
9
6
2
0
0
0
(
M
i
l
l
o
n
e
s
)
Año
Q
u
i
l
a
t
e
s
|
Figura 1. Producción de esmeraldas en Colombia
Fuente: UPME, Colombia.


0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
1
9
7
8
1
9
7
9
1
9
8
0
1
9
8
1
1
9
8
2
1
9
8
3
1
9
8
4
1
9
8
5
1
9
8
6
1
9
8
7
1
9
8
8
1
9
8
9
1
9
9
0
1
9
9
1
1
9
9
2
1
9
9
3
1
9
9
4
1
9
9
5
1
9
9
6
1
9
9
7
1
9
9
8
1
9
9
9
2
0
0
0
Años
M
i
l
l
o
n
e
s

d
e

q
u
i
l
a
t
e
s
0
50
100
150
200
250
300
350
400
450
500
M
i
l
l
o
n
e
s

d
e

U
S
$
Volumen Valor

Figura 2. Comercio exterior – exportaciones de esmeraldas en el período 1978 – 2000.
Fuente: UPME, Colombia.


15
ESTADOS UNIDOS
43%
HONG KONG
18%
INDIA
17%
SUIZA
6%
ALEMANIA
5%
COREA
4%
JAPÓN
3%
Otros
4%

Figura 3. Destino de las exportaciones de esmeraldas en 2000.
Fuente: UPME, Colombia.

2.2 SITUACIÓN DE LA MINERÍA Y PERSPECTIVAS
De manera más específica, la situación actual de la minería de la esmeralda en Colombia es
la siguiente (COINVERTIR, 1996):
• Uno de los problemas técnicos en el desarrollo de las actividades de explotación es la
falta de control topográfico de estos trabajos.
• Cuando se utiliza sostenimiento de túneles se hace con madera sin los procedimientos
técnicos necesarios.
• El transporte en las minas se realiza en vagonetas de rueda de neumáticos y carretilla ac-
cionada por tracción humana hasta descargarla en bocamina.
• La ventilación es insuficiente presentándose problemas como la existencia, únicamente,
de una sola entrada a la zona de trabajo, por lo tanto los mineros se ven obligados a acon-
dicionar una ventilación auxiliar que, de todas maneras, no se implementa con las técnicas
necesarias que garanticen el caudal requerido.
• El desagüe se realiza por gravedad trayendo consigo el problema de deterioro de las vías
por la falta de cunetas.
• Se emplea electricidad con cables e interruptores comunes que ofrecen serios peligros.
• Las empresas no cuentan con aparatos de detección de gases ni elementos de seguridad,
presentándose altos riesgos por la concentración de gases venenosos y tóxicos.
• En el avance de las vías, el esquema de perforación utilizado no es el correcto, por lo
cual no se logra el rendimiento óptimo para la cantidad de explosivo que se utiliza y en zo-
nas mineralizadas el uso no racionalizado de explosivos e incorrecto franqueo ocasiona da-
ños a la piedra preciosa.
16
• No existe un estudio sobre índices de producción, de seguridad, de condiciones socioe-
conómicas, de costos y de rentabilidad que permita elaborar un modelo que ayude a dar so-
luciones a los problemas generados por estos aspectos.

COINVERTIR (1996) expone los problemas principales y las necesidades apremiantes de
la industria de las esmeraldas en Colombia:
• Exploración geológica insuficiente
• Agotamiento de reservas
• Incipiente aplicación de tecnología en exploración y explotación
• Deficiencia de seguridad industrial
• Alto impacto ambiental
• Alta explotación informal
• Deficiente tecnología en la industrialización
• Comercialización irregular y desorganizada

Las principales necesidades de la industria son:
• Comercialización irregular y desorganizada
• Inversión extranjera.
• Sustitución de minería a cielo abierto por minería subterránea.
• Planes de recuperación morfoecológico.
• Mitigación de impacto ambiental.
• Establecimiento de organizaciones sociales para el manejo de la minería informal.
• Capacitación en etapas de industrialización de la esmeralda, como gemología, corte y
talla, engaste y diseño de joyas.

2.3 EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN
La actividad exploratoria para hallar nuevos yacimientos de esmeraldas en Colombia ha si-
do mínima. Todos los esfuerzos se han encaminado al estudio de los depósitos precolom-
binos y aquellos accidentalmente descubiertos por campesinos, con el fin de reconocer o
identificar guías geológicas que permitan establecer una metodología para la prospección
de esmeraldas (UPME, 2000). Para mejorar esta situación, en 1988 se inició un intercam-
bio científico con instituciones francesas y MINERALCO de Colombia, intercambio basa-
do en la participación de las instituciones europeas en la investigación geológica de los ya-
cimientos conocidos. Algunas conclusiones de este trabajo han sido implementadas como
guías de exploración por algunos mineros como en el caso del Sector de La Pita.

Las labores de explotación a tajo abierto y subterránea se ejecutan paralelamente con una
exploración visual en áreas reconocidas como productoras de esmeraldas, siguiendo la
orientación de mineros experimentados. La explotación – exploración a tajo abierto se
hace con ayuda de tractores sobre orugas y monitores hidráulicos, a fin de mantener los
frentes de trabajo limpios de estériles y visualizar las posibles zonas o vetas productoras.
En los últimos años, se han implementado técnicas de minería subterránea permitiendo una
mayor cobertura en la exploración y explotación.
17

Las labores actuales de exploración y explotación subterránea, además de tener un escaso
ordenamiento minero, no ofrecen las garantías exigidas por la correcta operación del perso-
nal que en ellas trabaja, presentándose, con cierta frecuencia, accidentes que en el peor de
los casos han causado pérdida de vidas humanas, debido a la falta de un adecuado manejo
técnico de factores de vital importancia como la ventilación, el sostenimiento, electricidad y
el uso de explosivos que junto con otros, también influyen en una menor producción de lo
que se podría obtener laborando técnicamente.

2.4 TALLA Y GEMOLOGÍA
En Colombia, parte del material esmeraldífero es tallado en Bogotá, donde se concentra la
totalidad de los talleres de importancia. Previo el corte, los expertos examinan las piedras
para observar el color, el brillo y la diafanidad, con el fin de determinar los volúmenes a
aprovechar. Después del corte inicial el material es pulido, clasificado y, de acuerdo con
las características que contribuyan a realzar su calidad y peso, se define la geometría de la
talla. A pesar de la tradición, sólo existe una minoría de buenos talladores en Colombia.
La práctica más generalizada que incide en la mala calidad de la talla se relaciona con el
afán por lograr el peso máximo en las piedras. Por ello gran parte del material exportado es
retallado en el exterior, especialmente en Alemania, USA, Reino Unido, Hong Kong e Ita-
lia para corregir defectos y aumentar la calidad (MINERCOL, 1996, 1997)
18
3. MARCO GEOLÓGICO ESTRUCTURAL
3.1 GEOLOGÍA REGIONAL
El marco geológico de la zona andina está muy relacionado al desarrollo de una serie de li-
neamientos tectónicos de carácter regional aproximadamente paralelos y con dirección nor-
te-sur, que marcan un cambio brusco en el estilo estructural de las diferentes unidades li-
toestratigráficas que separan. Su potencial en recursos minerales está ligado, dentro del
marco geológico complejo y variado, a los diferentes eventos magmáticos y épocas metalo-
génicas que tuvieron lugar en el Bloque Norandino (constituido por Perú, Ecuador, Colom-
bia y Venezuela), desde el Paleozoico al Cenozoico y que son las responsables de los nu-
merosos tipos de depósitos minerales que se encuentran distribuidos en franjas a lo largo de
las zonas montañosas que caracterizan al Sistema Andino.

En Colombia este sistema está representado por tres cordilleras, siendo la Cordillera Orien-
tal el lugar donde se encuentran las zonas esmeraldíferas. Esta cordillera nace en el Macizo
Colombiano y está limitada al occidente por el valle del Río Magdalena, al oriente por la
Amazonía, la Orinoquía y la cuenca del Lago de Maracaibo, al NNE termina en la falla de
Oca (Península de la Guajira). Eventos geotectónicos han dado origen a la bifurcación de
la cordillera en el nudo de Santurbán, en la Serranía de Perijá y en la cordillera de Mérida
en territorio venezolano. Por sus características geográficas, geológicas y estructurales, la
cordillera ha sido dividida en las siguientes subregiones de norte a sur: Serranía de Perijá,
cuenca del Catatumbo, Macizo de Santander-Floresta, Cuenca de Cundinamarca-Boyacá,
Macizo de Quetame, Serranía de la Macarena, Macizo de Garzón y Cuenca del Putumayo.

La Cuenca de Cundinamarca – Boyacá, que corresponde a la parte central de la Cordillera
Oriental, está constituida principalmente por un basamento precámbrico, representado por
rocas metamórficas y graníticas, cubiertas por metasedimentos y sedimentitas del Paleozoi-
co (limolitas, lutitas e intercalaciones de calizas, conglomerados, areniscas cuarzosas, lodo-
litas calcáreas, calizas y limolitas), los cuales a su vez infrayacen capas rojas y vulcanitas
del Triásico-Jurásico (secuencias de lavas y piroclastitas, además de areniscas de grano fino
a conglomeráticas, limolitas rojas y margas). Las rocas de edad cretácica están ampliamente
distribuidas en la cordillera y están constituidas por secuencias marinas y transicionales
(areniscas, conglomerados, calizas, lutitas, lodolitas limosas, horizontes de carbón e impor-
tantes niveles de fosforitas). La sedimentación del Paleógeno y el Neógeno se caracteriza
por acumulaciones de clásticos gruesos, particularmente, conglomerados, areniscas y hori-
zontes de lutitas. El Magmatismo del Jurásico al Cenozoico, de composición ácida a inter-
media, ha afectado la mayor parte de las rocas mencionadas anteriormente, encontrándose
estrechamente relacionado con muchas de las mineralizaciones metálicas hipogénicas que
se conocen en la región.
19

En la Cordillera Oriental los eventos metalogénicos responsables de las mineralizaciones
epigenéticas que se presentan en esta zona, son de afinidad magmática y sedimentogénica,
los cuales tuvieron lugar aparentemente entre el Cretáceo y el Neógeno. Las esmeraldas co-
lombianas solo se han encontrado en la Cordillera Oriental, dentro de la cuenca de Cundi-
namarca-Boyacá, asociadas a sedimentitas del cretácico inferior que hacen parte del Supra-
terreno cretácico (Etayo et al., 1983).

En el contexto regional las esmeraldas se encuentran en dos cinturones esmeraldíferos loca-
lizados en lados opuestos de la Cordillera Oriental (Fig. 4). Los depósitos de esmeraldas en
Colombia pueden considerarse como tipo estratoconfinado, debido a que a escala regioal
están localizados en formaciones sedimentarias específicas del Cretáceo Inferior (Fig. 5),
asociados a lutitas (shales) negras carbonosas. Las unidades litológicas que están relaciona-
das con la mineralización esmeraldífera en ambos cinturones son las siguientes:
3.1.1 Cinturón Oriental
El Cinturón Oriental está conformado por el Grupo Cáqueza el cual presenta tres formacio-
nes, que en orden ascendente corresponden a: Calizas del Guavio, Lutitas de Macanal y
Areniscas de Las Juntas (Ulloa y Rodríguez, 1979).

Formación Calizas del Guavio, de edad Jurásico superior – Berriasiano superior (Ulloa y
Rodríguez, 1979), está representado de base a techo por los siguientes miembros:
• Miembro Conglomerado de Miralindo con un espesor que varía entre 50 m y 500 m
(conglomerados de matriz arenosa, con cantos de arenitas, cuarcitas y filitas)
• Miembro Lutitas de Miralindo, con un espesor entre 30 y 80 metros (lodolitas negras).
• Miembro Caliza de Malacara con un espesor de 400 metros (calizas grises macizas y li-
molitas de color gris oscuro a negro con lentejones de calizas);
• Miembro Lutitas de Las Mercedes con un espesor que varía entre 40 m y 250 m (lodoli-
tas y limolitas negras fosilíferas, con lentejones de calizas).
• Miembro Caliza de Las Mercedes con 120 metros de espesor (calizas micríticas de color
gris oscuro con intercalaciones de arenitas cuarzosas de grano medio y de color negro).

Formación Lutitas de Macanal, de edad Berriasiano (?) - Valanginiano (Ulloa y Rodrí-
guez, 1979), con un espesor aproximado de 2900 metros, está representada por lodolitas
negras micáceas, compactas, ligeramente calcáreas, con láminas de yeso y localmente fosi-
líferas; en la parte intermedia contiene intercalaciones de estratos gruesos de arenitas cuar-
zosas de grano fino y de color gris oscuro.

Formación Areniscas de Las Juntas con un espesor aproximado de 900 metros. Hasta el
momento esta formación no ha sido reportada como esmeraldífera.







20

Figura 4. Localización de los dos cinturones esmeraldíferos en Colombia

21

Figura 5. Correlación de las unidades litoestratigráficas en los Cinturones esmeraldíferos Occidental y
Oriental (Tomado de Forero, 1987)

3.1.2 Cinturón Occidental
En el Cinturón Occidental, las unidades litológicas de mayor importancia son:

Formación Rosa Blanca de edad Hauteriviano-Barremiano (Wheeler, inédito. según Mo-
rales y otros, 1958), con un espesor muy variable entre unos pocos metros y 400 metros,
aproximadamente. Predominantemente, son calizas de color gris oscuro; la parte inferior
presenta dolomitas y grainstones de oolitos, ostrácodos e intraclastos; la parte intermedia
son micritas y biomicritas y la parte superior presenta arenitas mixtas y lodolitas calcáreas
con interestratificaciones de shales calcáreos negros.

Formación Paja, de edad Hauteriviano-Barremiano-Aptiano (Wheeler, inédito, según Mo-
rales y otros, 1958) o Hauteriviano–Barremiano (Forero, 1987), depositada en un ambiente
marino somero durante el Cretácico inferior, con un espesor que varía entre 100 y 600 me-
tros, aproximadamente, compuesta por shales arcillosos a limosos, de color negros, micá-
ceos, ligeramente calcáreos y delgadamente laminados, con láminas y venillas delgadas de
yeso; la parte inferior contiene concreciones calcáreas, nódulos septáreos y venas de calci-
ta).

Grupo Villeta de edad Barremiano - Coniaciano (Hettner, 1982), con un espesor de 7.500
metros que suprayace al Grupo Cáqueza e infrayace al Grupo Guadalupe. De base a tope
esta constituida por las siguientes unidades estratigráficas:
22
• Formación Fómeque compuesta por shales de color gris oscuro con algunas interestra-
tificaciones de calizas y arenitas.
• Formación Une compuesta por arenitas con delgadas capas de shales negros.
• Formación Chipaque compuesta por shales con algunos estratos de arenitas y calizas.
La mineralización está contenida en brechas hidrotermales, venas de espesor de varios cen-
tímetros y cavidades rellenas con calcita, dolomita y pirita.

3.2 GEOLOGÍA ESTRUCTURAL
La región esmeraldífera se encuentra en la parte central de la Cordillera Oriental, la cual se
considera una cuenca sedimentaria de retro-arco del Triásico al Cretácico tardío, invertida
en el Cenozoico. Esta cuenca corresponde a un conjunto rocoso plegado que cabalga sobre
la cuenca de los Llanos en el oriente y sobre la cuenca del Magdalena, al occidente (Fabre,
1987; Cooper et al., 1995; Branquet et al., 1999b).

El principal levantamiento de la cordillera se atribuye a la gran inversión del Mioceno
Medio (Laumonier et al., 1996), reflejada mediante desarrollo de cabalgamientos, pliegues
rampa y fallas inversas orientadas paralelamente a la cadena y asociadas a un despegue
profundo; también se reconocen deformaciones del Paleógeno en la cuenca del Magdalena
y en la cadena del borde llanero (Laumonier et al., 1996; Branquet et al., 1999b)

Los dos cinturones esmeraldiferos presentan una litología compuesta por lutitas negras del
Cretáceo Inferior, rocas que afloran en zonas de doblamiento (zonas de bisagra) de amplios
anticlinorios.

Separados por 80 a 100 km, los dos cinturones esmeraldíferos muestran similitud muy mar-
cadas en su geoquímica, estratigrafía y estructural. A escala regional, se distinguen las si-
guientes regiones morfoestructurales de occidente a oriente: Semifosa del Valle del Magda-
lena, Sinclinorio de Guaduas, Anticlinorio de Villeta, Sinclinorio de la Sabana de Bogotá,
Anticlinorio de Los Farallones, Sinclinorio de Nazareth y la Planicie de los Llanos Orien-
tales. Las estructuras principales son pliegues con direcciones NNE-SSW en general, la
misma dirección de la cordillera.
3.2.1 Cinturón Oriental
La zona esmeraldífera del cinturón oriental, se localiza en la parte noroccidental del Anti-
clinorio de los Farallones. Las principales minas ocurren en las Calizas del Guavio (Distri-
to de Gachalá) y en las lutitas y calizas del tope del Guavio, Distrito de Chivor (Branquet,
1999; Branquet et al., 1999b).

La tectónica de esta parte de la Cordillera está dominada por fallas inversas de ángulo alto
con rumbo NE y buzamiento hacia el oeste. Probablemente estas fallas se originaron como
fallas normales durante orogenias prejurásicas y limitaron una serie de bloques paleozoi-
cos; este tectonismo premesozoico determinó que la discordancia del Paleozoico – Meso-
zoico observada en la región muestre ángulos muy variables de 0 a 90º y que se presenten
23
cuñas de conglomerados interrumpidas por las fallas (Escovar, 1975, 1979; Ulloa, 1979,
1980; Branquet et al., 2002).

En el cinturón oriental la mineralización de esmeraldas está controlada tectónicamente.
Los sitios productivos se localizan en la zona de falla, en brechas o en fracturas y venas a
menos de 200 m de las fallas y probablemente conectadas a ellas; característica que se pue-
de extender a todo este cinturón (Escovar, 1975, 1979).

Nuevos análisis estructurales de los depósitos de esmeraldas y ocurrencias de la zona orien-
tal (Arhan, 1993; Branquet, 1999; Cheilletz et al., 1997; Branquet et al., 1999b) indican
que la mineralización de esmeraldas ocurrió en el límite del Cretácico – Paleógeno durante
un evento tectónico extensional tipo escama ligado a una disolución de evaporitas. Esto
condujo a la formación de un nivel brechoso estratiforme mineralizado. Las albititas blan-
cas constituyen los respaldos superior e inferior de los niveles brechosos estratiformes. En
el depósito de Chivor, diferentes tipos de estructuras mineralizadas están ramificadas desde
el nivel brechoso: (i) fallas lístricas, (ii) fracturas distensivas inyectadas con brechas hidro-
termales y (iii) grupo de fracturas extensionales con dirección NE -SW que cortan perpen-
dicularmente las albititas. La fase tectónica transpresional que corresponde al episodio
Mioceno Medio de la Cordillera Andina provoca la fracturación de los depósitos de esme-
ralda por medio de fallas normales, inversas y zonas de cizalla.

3.2.2 Cinturón Occidental
En el Cinturón Occidental se ha determinado que los depósitos yacen en la cresta del anti-
clinorio de Villeta con buzamiento axial hacia el SSW el cual esta atravesado por tres sis-
temas de fallas que lo separan en bloques, cada uno de los cuales ha sido desplazado hacia
el NE; el anticlinorio cabecea inmediatamente al sur de la mina de Muzo. Las mineraliza-
ciones de esmeralda aparentemente están relacionadas con fallas de dirección, en general,
NNE y NW (Ulloa, 1979, 1980).

Igualmente, cada depósito en particular está controlado por un fallamiento local. En Muzo,
las principales excavaciones están cruzadas por varias fallas de desplazamiento pequeño,
con rumbo N y NE, a las cuales se asocian pliegues irregulares de mediana escala dentro de
la lutita; a lo largo de estas fallas es frecuente observar zonas de brecha, algunas de ellas
mineralizadas. En el depósito de Coscuez la mineralización se encuentra en una zona de lu-
tita intensamente plegada limitada por dos fallas con rumbo Norte. La esmeralda en estos
depósitos se extrae casi exclusivamente de venas de calcita blanca que cortan lutitas negras
carbonosas bien estratificadas ricas en pirita, pertenecientes a la Formación Paja. Local-
mente se han encontrado esmeraldas dentro de venas en calizas, aunque en secuencias pre-
dominantemente arcillosas. En Peñas Blancas, las esmeraldas se presentan en venas calcá-
reas delgadas que cortan unas intercalaciones de lutitas negras y grises de la Formación Ro-
sa Blanca (Ulloa, 1979, 1980).

La dirección principal del plegamiento y fallamiento regional es NE-SW, el cual corres-
ponde con la tendencia estructural de la Cordillera Oriental, afectada por el Lineamiento de
Muzo (Ujueta, 1992), con orientación NW-SE que enmarca y controla la mineralización
24
presente, el desplazamiento de estructuras, el levantamiento del bloque de la Formación
Rosablanca y la posibilidad de alguna actividad ígnea al norte de la quebrada Caco. El
principal rasgo tectónico lo constituye el anticlinal de La Chapa, enmarcado por estructuras
sinclinales, afectadas a su vez por fracturas debidas a fuerzas compresivas y distensivas:
sinclinales de Muzo, Santa Helena, Otanche y Coscuez. La falla del río Minero, de carácter
regional, es de tipo compresional con buzamiento hacia el este. Es notorio el predominio
del fallamiento sobre el plegamiento. Se presentan tres tendencias principales de fallas y
fracturas: NE-SW, NW-SE y ENE-WSW a E-W, las cuales han desarrollado un modelo de
bloques y subbloques. Las fallas Itoco, Minero, Pava – Pisco – Calamaco y Guazo deter-
minan el bloque mineralizado del sector de Muzo - Quípama; las fallas Pava – Pisco – Ca-
lamaco, Tapaz, Guazo-Miocá y Caco limitan el bloque de mineralización en el sector de
Coscuez (Mendoza, 1996).

25

4. MINERALIZACIÓN
Las mineralizaciones esmeraldíferas en Colombia están distribuidas en dos cinturones es-
trechos y alongados en dirección NE-SW, aproximadamente paralelos, localizados en la
parte central de la Cordillera Oriental. Los depósitos de esmeraldas, aparentemente, son la
respuesta a dos eventos de mineralización que tuvieron lugar, uno a finales del Cretácico y
el otro en el límite Eoceno - Oligoceno, con características mineralógicas muy similares y
estrechamente relacionados a la evolución tectónica de la Cordillera Oriental.

4.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL
Este cinturón presenta altitudes entre 900 y 2000 metros sobre el nivel del mar y una orien-
tación regional N30-40E. Los depósitos del distrito de Gachalá (minas de la Vega de San
Juan, Las Cruces, El Diamante y El Toro) se ubican en el extremo sur del cinturón,
aproximadamente 75 km al ENE de Bogotá. El cinturón se extiende unos 35 km hacia el
NE conectando las minas de Gachalá con las del Distrito de Chivor (minas de Gualí, Chi-
vor, Buenavista y Mundo Nuevo).
4.1.1 Localización de los depósitos
Los depósitos de esmeralda del Cinturón Oriental corresponden a los distritos mineros de
Chivor, Gachalá y Macanal (Fig. 4).

4.1.2 Estratigrafía
Al igual que en los depósitos del Cinturón Occidental, los depósitos de esmeraldas se loca-
lizan en sedimentitas del Cretáceo inferior (Grupo Cáqueza) y además son evidentes las
similitudes geológicas y estructurales entre los depósitos.

El grupo Cáqueza está constituido por tres formaciones, que en orden ascendente corres-
ponden a: Calizas del Guavio, Lutitas de Macanal y Areniscas de Las Juntas (Ulloa y Ro-
dríguez, 1979). La Formación Calizas del Guavio con aproximadamente 1300 m de secuen-
cia, se ha dividido en cinco miembros, a la base conglomerados, dos conjuntos de calizas y
dos de lutitas; la fauna colectada permite asignarle una edad de Titoniano a Berriasiano.
La Formación Lutitas de Macanal corresponde a una secuencia monótona de lutitas negras
con esporádicas intercalaciones de calizas, areniscas y lentes de yeso que en conjunto al-
canzan aproximadamente 2900 m de espesor; su edad se ha determinado desde Titoniano
hasta Valanginiano. La Formación Areniscas de Las Juntas corresponde a una secuencia de
dos niveles arenosos separados por un nivel de lutitas; alcanza un espesor de aproximada-
mente 900 m y se le asigna una edad Hauteriviano.
26

En la región del Guavio las mineralizaciones de esmeraldas se encajan en las Calizas del
Guavio, secuencia que allí está formada por capas delgadas de dolomitas negras laminadas
intercaladas en bancos gruesos de calizas. La mineralización por lo general se relaciona a
brechas de fallas, en las que se encuentran fragmentos de arcillolita negra y de lutitas gris-
negro en una matriz mineralizada y con presencia de pirita y caolín. En las brechas, la mi-
neralización contiene cuarzo, albita, esmeralda, pirita, material carbonoso, calcita y rombos
de dolomita gris. Los minerales de vena son albita, esmeralda, pirita y cuarzo; la albita
normalmente está alterada a caolín o haloisita. También se encuentra calcita, moscovita y
fuchsita. Las venas de calcita sólo se observan en lutitas suprayacentes a los estratos pro-
ductores de esmeralda.

El Depósito de esmeralda de Chivor está encajado en un conjunto sedimentario que corres-
ponde a la parte alta de la Formación Guavio (Berriasiano) la cual está suprayacida por los
shales de la Formación Macanal (Valanginiano) con 2900 metros de espesor (Ulloa & Ro-
dríguez, 1976). El conjunto sedimentario que hospeda las venas contenedoras de esmeral-
das y las brechas hidrotermales está compuesto por lutitas y lodolitas que están localmente
albitizadas, una secuencia albitizada y carbonatada, biohermas de calizas que gradan verti-
cal y lateralmente en lutitas negras intercaldas con lodolitas conglomeráticas calcáreas y
olistostromas (Branquet et al., 1999b). En Chivor la mineralización se encuentra asocia-
da a los siguientes tres tipos de roca (Cheilletz et al., 1997):
4.2.2.1 Albititas estratiformes
Son rocas masivas, bandeadas de color blanco, dispuestas paralelamente a la estratificación
de las lutitas negras. Las albititas representan los horizontes de lutita negra que fueron me-
tasomatizados con crecimiento epigenético de albita, calcita, dolomita, pirita, micas y cuar-
zo.
4.1.2.2 Brechas tectónicas hidrotermales
Son brechas poligénicas compuestas de fragmentos de lutita negra y albititas cementadas
por pirita, albita, carbonatos y lutita negra pulverizada. Estas rocas yacen generalmente pa-
ralelas a la estratificación y cercanas a la albititas estratiformes; su espesor varía de 10cm a
10m. Contienen cavidades con depósitos de esmeraldas.
4.1.2.3 Venas
Pueden ser agrupadas en dos fases cuya densidad se incrementa cerca de las brechas tectó-
nicas hidrotermales. Conjuntos bien ordenados están compuestos de cortes por tensión; los
conjuntos desordenados resultan de la fracturación hidráulica bajo alta presión de fluidos.
Las venas de la fase 1 son estériles y están compuestas principalmente de calcita fibrosa re-
llenas de venas. Las venas de la fase 2 están caracterizadas por la precipitación de calcita
romboédrica y dolomita, pirita, cuarzo, albita, moscovita, fluorita y esmeralda (Cheilletz et
al., 1997)

27
4.1.3 Geología Estructural
De manera local, el trabajo de Profesionales Asociados (1996) presenta un esquema general
de la geología estructural del área de Páez, en el Cinturón oriental. La tendencia estructural
de la zona coincide con el regional de la cordillera. Las estructuras tienen un rumbo gene-
ral NE. El rasgo estructural principal es la presencia de fallas de cabalgamiento de escama-
ción delgada de bajo ángulo con vergencia Este y pliegues superficiales por flexión y por
propagación de falla. Se hizo un análisis microtectónico en las áreas Upía I, II y Mincho,
donde se tomaron datos de fracturamiento en diaclasas y venas.

López y Uribe (1989) determinan en rocas del Grupo Farallones, Calizas del Guavio y Luti-
tas de Macanal dos sistemas de cizallamiento. En el primero, NW-SE, se destacan las fallas
que controlan parte del río Guavio y las quebradas la Negra, San Juanito y La Esperanza.
El segundo, NE-SW, comprende los fallamientos de mayor extensión regional, fallas El
Garabato, San Fernando y La Esmeralda.

Zafra (1996) define en la región de Guavio – Chivor los pliegues locales del Sinclinal de
Santa Rosa, el Anticlinal de Montecristo (a lo largo del costado oriental del área) y el Anti-
clinal del Diamante. Se distinguen dos direcciones principales de cizallamiento NE-SW y
NW-SE. A la primera corresponden las Fallas de San Fernando, Garabato, La Esmeralda y
de Manizales; Al segundo corresponde la Falla del Fríjol.

4.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL
Este cinturón tiene elevaciones entre 850 y 1020 metros sobre el nivel del mar y presenta
una dirección N20ºE. Uno de los depósitos más conocido y estudiado es el de Muzo, ubi-
cado a 100 km al norte de Bogotá; otras dos mineralizaciones importantes son las de, Cos-
cuez y Peñas Blancas, localizadas a 12 y 20 km al norte de la mina de Muzo, respectiva-
mente. También hacen parte de este cinturón las mineralizaciones de Quípama, Yacopí y
La Pita.
4.2.1 Localización de los depósitos
Los depósitos esmeraldíferos de esmeralda del cinturón occidental se encuentran en los
distritos mineros de Muzo, Coscuez, Peñas Blancas, La Palma – Yacopí y La Pita (Fig. 4).
En conjunto todos estos distritos presentan muchas similitudes en su marco geológico, mi-
neralogía y paragénesis.
4.2.2 Estratigrafía
La mineralización de Peñas Blancas se encuentra en la Formación Rosablanca: secuencia
de bancos de caliza con intercalaciones de lutitas negras. La mineralización de Yacopí se
localiza dentro de sedimentitas del Grupo Villeta: secuencia conformada por alternancia
de lutitas negras carbonosas, lutitas negras silíceas, limolitas y lodolitas.

El conjunto sedimentario que contiene los depósitos esmeraldíferos de Muzo y Coscuez es-
tá compuesto por las calizas dolomíticas de la Formación Rosablanca (Valanginiano - Hau-
28
teriviano) y las lutitas blancas calcáreas y silíceas (Hauteriviano) que forman la base de las
limolitas (Barremiano – Aptiano) de la Formación Paja (Branquet et al., 1999b).

El Distrito minero de La Pita presenta una geología muy similar a los depósitos de Muzo y
Coscuez, con venas de carbonatos con esmeraldas que atraviezan las rocas sedimentarias
carbonáceas negras (Fritsch et al., 2002)

En estudios de la secuencia estratigráfica, particularmente en la región de Muzo - Coscuez
se han reconocido y descrito las siguientes unidades litológicas de base a techo (Branquet,
1995, 1999):
4.2.2.1 Calizas magnesianas
Rocas de color gris con coloraciones amarillas por la alteración meteórica, con un espesor
de 10 a 30 cm. El aspecto de las capas es masivo y duro. La roca tiene una matriz micríti-
ca impregnada de óxidos de hierro por alteración de pirita. También se encuentra cristali-
zación de calcita y albita gruesa (5 – 6%) dentro de pequeñas cavidades. Esta unidad está
fracturada con venas paralelas a la estratificación rellenas de calcita y albita gruesa o por
cuarzo y calcita. Medidas sobre el isótopo 13 de Carbono dan
13
C ¹1.1º y
18
O =
+22.5‰, valores característicos de calizas marinas.
4.2.2.2 Calizas carbonosas calcáreas
Unidad estratigráfica que recibe la mineralización de esmeralda. Se trata de lutitas compac-
tas en capas de 5 a 10 cm de espesor, generalmente, aunque a veces presenta un espesor de
20 – 30 cm. Posee una coloración negra debido a la pigmentación por la concentración de
materia orgánica. Unidad intensamente plegada con pliegues discordantes. Las lutitas car-
bonosas calcáreas son igualmente afectadas por muchas vetas y brechas. La mineraliza-
ción de las esmeraldas se localiza en los sistemas de fracturas y brechas. El espesor de esta
unidad es aproximadamente de 130 m, correspondiendo al espesor tectónico y no al sedi-
mentario.
4.2.2.3 Lutitas carbonosas silíceas
Alternancia de capas de lutitas negras silíceas de 10 – 15 cm de espesor, capas de lutitas un
poco más arcillosas de 3 – 5 cm de espesor y capas de areniscas piritizadas y calcitizadas de
50 cm de espesor. La matriz de la roca es arcillosa y presenta, a veces, cristalización de
micas. Se presentan, ocasionalmente, cristales prismáticos que forman rosetas de cloritoi-
des. Esta unidad es pobre en mineralización de esmeraldas, exceptuando la presencia de
algunas morrallas en vetas de calcita romboédrica.
4.2.2.4 Lutitas grises silíceas
Unidad monótona de color gris con poco contenido de materia orgánica, con espesores de 5
– 30 cm, menos afectada por la deformación tectónica que las demás. No presenta minera-
lización de esmeralda.

Todas las rocas, excepto las lutitas grises silíceas presentan fenómenos de alteración hidro-
termal. Las rocas son afectadas por un metasomatismo alcalino marcado por el desarrollo
29
de albita, calcita y pirita. Los fluidos que son responsables de esta alteración hidrotermal
son ricos en sodio, calcio y azufre. La cristalización de la esmeralda es una consecuencia
de esta alteración hidrotermal porque el metasomatismo permite la concentración del beri-
lio (que estaría antes en la lutita) dentro del fluido residual. Inicialmente, los fluidos utili-
zan los planos de apertura que son los cabalgamientos para circular, después en las rocas el
metasomatismo se desarrolla por un sistema de venillas (a menudo, paralelo a la estratifica-
ción) donde a partir de los fluidos cristalizan albita, calcita y pirita. Entonces las rocas
cambian de composición química, pero también de aspecto. La roca consigue un aspecto
de fajas de metasomatismo y, al mismo tiempo, cambia de color.
4.2.2.5 Trampas para la mineralización
Según Branquet (1995), las trampas para la mineralización de esmeraldas son las siguien-
tes:

Brechas tectónicas. Formadas a lo largo de cabalgamientos y que tienen la particularidad
de estar cementada por minerales de origen hidrotermal. Presentan fragmentos negros de
lutita carbonosa, así como fragmentos blancos de lutita hidrotermalizada. El cemento se
compone de los mismos minerales de la paragénesis hidrotermal, a saber, albita, calcita y
pirita, ocasionalmente dolomita. Estas brechas están parcialmente cementadas.

Brecha hidráulica. Se trata de un tipo de brecha con trozos angulares que no muestran mo-
vimiento alguno. Una red de venillas atraviesa la roca, cortándola en compartimientos. La
fracturación no es homogénea; el tamaño y el espesor de las venillas cambian mucho. Es
normal observar cavidades de figuración hidráulica. La calcita romboédrica, la pirita y la
esmeralda se forman en este sistema de venillas y cavidades. Se trata de una trampa mayor
para la mineralización de la esmeralda. Este tipo de brechas se forman donde la presión de
los fluidos es fuerte, en lugares como los corazones de los pliegues debido a una presión de
fluidos superior a la presión de la roca encajante.

Vetas: Se trata de la tercera trampa para las esmeraldas. Es muy difícil de caracterizar el ti-
po de génesis para cada veta, pero parece posible indicar dos grupos; las vetas paralelas a la
estratificación y las vetas que cortan la estratificación. Las vetas paralelas a los planos de
estratificación están rellenas, principalmente, por calcita o pirita fibrosa. Frecuentemente,
al nivel de las paredes de estas vetas se desarrollan micas verdes determinadas como mos-
covita enriquecida por vanadio y cromo. Algunas de estas vetas paralelas presentan una
segunda etapa de apertura rellenas de calcita. Este relleno puede contener esmeraldas. Las
vetas que cortan la estratificación, presentan un relleno de calcita fibrosa a veces, aunque
generalmente corresponde a calcita romboédrica. Se encuentra también pirita y moscovita
sobre las paredes. Es claro que este tipo de vetas está asociado con la etapa de fracturación
hidráulica.

Las vetas pueden tener hasta 30 cm de espesor y, al parecer, en Coscuez constituyen la me-
jor trampa para las esmeraldas. La presión de los fluidos asociada con plegamientos es res-
ponsable de la apertura de estas vetas.

30
4.2.3 Petrografía
Branquet et al. (1999) presentan la siguiente descripción petrográfica:
4.2.3.1 Brecha
Fragmentos, matriz y cemento. En los afloramientos, la brecha muestra fragmentos de roca
inmersos en un enmallado de matriz cementante. Los fragmentos son de dos tipos, lo que
imprime en la brecha una naturaleza poligenética: fragmentos blancos de albitita, y frag-
mentos negros de la lutita negra encajante. En un cuerpo brechoso, los fragmentos negros o
blancos pueden ser exóticos relacionados a la roca de falla o fractura. Esta es una clara
evidencia de transporte de la brecha. El tamaño de fragmento varía desde 3 cm hasta 7 cm,
sin distribución sistemática de tamaño, color, forma o redondez. En vista de esta heteroge-
neidad, se pueden distinguir tres morfologías de fragmentos para todas las diferentes clases
de tamaño y para los fragmentos blancos y negros, de la siguiente manera:
• Fragmentos planos angulares a subangulares. Están siempre presentes, y en los contac-
tos de planos de falla a menudo muestran la incorporación de fragmentos planares del res-
paldo en las brechas.
• Fragmentos redondeados con márgenes suaves que sugieren desgaste por fricción de los
fragmentos originalmente angulares durante el transporte.
• Fragmentos amoeboidales que muestran zonas de corrosión y algunas veces cortezas de
alteración lo cual sugiere reabsorción química por fluidos hidrotermales en la brecha. Ge-
neralmente, los planos de estratificación internos y bandeamiento metasomático de los
fragmentos están orientados aleatoriamente. Esto implica que los fragmentos han sufrido
rotación durante el transporte. Sin embargo, cerca de los respaldos de las brechas, algunos
fragmentos angulares y planares tienen su eje mayor paralelo a los respaldos y esto parece
indicar una dirección de transporte.

La matriz está formada por una fracción clástica de grano fino (<3mm) en la brecha. La
matriz es una harina de roca de color negro o blanco cuando proviene de la trituración de
lutitas negras y albititas, respectivamente.

El cemento hidrotermal está compuesto de rombos de calcita y dolomita, pirita, albita,
cuarzo, moscovita y esmeralda como mineral accesorio. Los rombos de carbonatos y el
cuarzo tienen, frecuentemente, coloraciones oscuras o negras debido a numerosas inclusio-
nes de partículas de lutitas negras. Esto parece indicar un reemplazamiento de la matriz por
el cemento.

4.2.3.2 Texturas y microtexturas
Las texturas varían desde una brecha matriz-soportada a una brecha cemento-soportada.
Dentro del mismo cuerpo brechoso las texturas pueden variar lateral y verticalmente entre
dos miembros finales. Algunas veces, lentes aislados de brecha cemento-soportadas están
rodeadas por una brecha matriz-soportada. De manera significativa, cubos de pirita y, al-
gunas veces, esmeraldas se encuentran flotando en la brecha matriz-soportada, sugiriendo
que fluidos hidrotermales han circulado en las brechas no cementadas.

31
En sección delgada, las brechas cemento-soportadas muestran una ausencia de matriz y
unos pocos fragmentos presentes en el cemento. Las fases de cemento carbonatado domi-
nante varían desde porfiroblásticos a microsparíticos y están asociadas con pirita, albita y
cuarzo en proporciones variables (Branquet et al., 1999).

4.2.3.3 Estructuras de los cuerpos de brecha
Las principales estructuras en los cuerpos brechosos según Branquet et al. (1999) son los
lentes–matriz, estructuras bandeadas en venas y estratificación ígnea. Aunque los fragmen-
tos de roca están generalmente embebidos en la matriz, algunos lentes–matriz que incluyen
muy pocos fragmentos pueden, visualmente, distinguirse de la matriz en enrejado con
fragmentos heterogéneos. Estos lentes-matriz son de una limitada extensión y pueden o no
ser paralelos a los respaldos de la brecha. Ellos sugieren que la selección entre fragmentos
y matriz ha ocurrido durante el transporte.

En términos de su textura y mineralogía, la brecha paralela al cabalgamiento está dispuesta
en capas. Según Branquet et al. (1999) esta estratificación, paralela al respaldo – contacto,
está compuesta de, abajo a arriba, por las siguientes partes:
• Una vena de cabalgamiento con carbonato, la cual puede ser retrabajada e incorporada
como fragmentos de vena en la brecha suprayaciente.
• Una brecha parcialmente cementada con rombos de calcita y pirita.
• Una zona de brecha retrabajada tectónicamente con fragmentos de brecha incorporados
en una mezcla roja parcialmente cementada por pirita y dolomita rica en hierro (ankerita)
(los fragmentos de lutita son escasos).
• Una capa roja, totalmente cementada y muy dura, compuesta exclusivamente de pirita y
ankerita y carente de fragmentos de lutita.
• Una capa pirítica pura.

4.2.4 Geología Estructural
Profesionales Asociados (1996) realizó en el área de Florián una prospección regional y
una exploración en semidetalle, localizada en el departamento de Santander, límites con el
departamento de Boyacá, en una extensión de 120 km
2
. El objetivo primario de esta fase es
la selección de áreas promisorias para una investigación de semidetalle, e incluye la ejecu-
ción de actividades para la obtención de la cartografía geológica a escala 1:25.000, en la
que se identifican y delimitan las unidades geológicas que las conforman, sus relaciones es-
tratigráficas y la disposición estructural. Como resultado de estos productos se define la
identidad morfoestructural de las áreas, delimitándose las diferentes provincias o dominios
estructurales existentes y los patrones de fracturación de cada una de las zonas identifica-
das.

En este trabajo se realizó un análisis estructural que comprendió la determinación de la ten-
dencia o dirección preferencial de la fracturación y su frecuencia. Ulloa y Rodríguez
(1979) enmarcan el área de estudio dentro de un macroelemento estructural, el Anticlinorio
Villeta – Portones, en el que diferencian dos estructuras mayores. El Sinclinal de Pescadero
y el Anticlinal de Portones.
32

Profesionales Asociados (1996) definen la existencia de cuatro extensos dominios estructu-
rales, los cuales fueron subdivididos en siete zonas con características tectónicas propias
definidas así: IA – Ibacapi, IB - Guas, IC - Peñas Blancas, IIA - San José de Florián, IIB-
Guayabal, III - Tunungua, IV - Otro Mundo. El área de Florián está contenida, casi en su
totalidad, en la zona demarcada con I, que a su vez se subdivide en tres subdominios
estructurales (A, B, C).

• El subdominio IA - Ibacapí, lo conforma un gran homoclinal donde las capas presentan
una posición predominante horizontal, con variaciones locales por arrastre entre bloques
por fallamiento. Las dos únicas estructuras identificadas corresponden a dos amplios sin-
clinales, en las veredas Delicias y la Esperanza, limitados en sus dos flancos por fallas y
grandes fracturas. La litología está integrada casi exclusivamente por sedimentos arcillosos
de la Formación Paja. La fracturación muestra una tendencia preferencial en las direccio-
nes 45°, 50° (fallas Riobamba, Aguafría, Grande y Tiofilo), 300° (Río Minero, quebradas
Sabanera y la Boba) y 350° (San Roque), con sistemas conjugados principales 5°, 75° y
330°. Al oriente la limita la Falla la Venta con orientación general 10°.

• El subdominio IB-Guas. La estructura mayor es un gran homoclinal con buzamiento
muy leve (10°) hacia el W-NW con variaciones locales hacia el E-SE en la vereda Buana-
vista Loma de Gallineros, en litologías arcillosas de la Formación Paja. La tendencia de la
fracturación muestra direcciones preferenciales en dirección 45° (Falla Aguafría), 290° (Fa-
lla Guas, quebrada Palmarona) y 335° (quebrada La Trementina) con sistemas conjugados
de fracturas en las direcciones 20°, 70° y 315°.

• El subdominio IIA-San José de Florián presenta estructuras sinclinales y anticlinales en
rocas poco competentes, como calizas de la Formación Rosa Blanca, orientadas regular-
mente a N25E. Las fallas principales tienen predominantemente las direcciones N20E y
N40E (Falla la Venta) con sistemas conjugados en las direcciones N70E, N300E y N330E.

• El dominio III-Tunungua, no obstante sus componentes litológicos provienen de eventos
tectónicos regionales, no presenta en el área disposición estructural definida. Tampoco son
evidentes lineamientos que evidencien fracturación con direcciones selectivas o predomi-
nantes. El límite norte (Falla Canutillo) es una falla de tipo cuchara, típica de zonas termi-
nales en deslizamientos (Profesionales Asociados, 1996).

Profesionales Asociados (1996) realiza un estudio en semidetalle, escala 1:10.000, en varias
zonas del área de Florián en el Cinturón occidental. El tren estructural de la zona coincide
con el regional de la cordillera; las estructuras tienen un rumbo general NE y N. El rasgo
estructural principal es la presencia de fallas de cabalgamiento de escamación delgada, de
bajo ángulo (exceptuando la Falla de la Venta, que probablemente tiene un ángulo mayor al
del resto) con vergencia W y pliegues amplios superficiales por flexión de falla. No se pre-
sentan fallas normales relevantes, pero sí basculamientos de bloques en el escarpe de la Fa-
lla de la Venta; además, se reconocieron estructuras de “boudinage” en el sector de San
Roque que evidencia procesos extensionales por lo menos en la secuencia de techo.

33
La estructura general la marca el amplio Anticlinal de la Boba, cuyo eje pasa por la quebra-
da del mismo nombre en el centro del mapa; éste es limitado al W por la Falla de San Ro-
que, al E por la Falla de la Venta y al sur por las fallas de Ibacapí y del Río Minero.

Zapateiro & Rodríguez (1985) definen en Coscuez que el patrón estructural N-NE refleja la
tendencia regional y como estructuras locales al Sinclinal de Santa Bárbara, cuyo eje pasa a
2,3 km al oriente del municipio de Otanche, el Anticlinal de Coscuez localizado al occiden-
te de la mina y el Sinclinal de Coscuez al oriente de la misma. El yacimiento está afectado
por fallas tipo Amarillal (N35E-N70E) y tipo San Gregorio (NW).

Murcia y Soler (1989) realizan un trabajo en el área de Itoco – Itoco norte, ubicada en el
Municipio de Quipama (Departamento de Boyacá), en rocas de la Formación Villeta. Indi-
can que estas rocas fueron afectadas por los períodos compresivos que generaron amplias
estructuras plegadas de dirección N15E y fallas de cabalgamiento de alto ángulo longitudi-
nales a los ejes de plegamientos que conforman un sistema imbricado con vergencia al
oriente y cizallamientos transversales E-W que acomodan el desplazamiento desigual en la
vertical a lo largo de los planos de cabalgamiento. Como resultado de la transferencia de
movimientos transversales de los bloques fallados se presentan enraizamientos profundos
que se comportan como caminos de ascenso de los fluidos mineralizantes de las esmeral-
das, los cuales terminaron por depositarse en estos puntos de inflexión.

Respecto al marco estructural de la brecha, la brecha, llamada “cenicero” por los mineros
locales y “brecha tectónica cementada por carbonato” por Laumonier et al. (1996), aflora a
lo largo de los cabalgamientos, fallas inversas de ángulo grande y tear faults. Las relacio-
nes de campo muestran que la formación de las brechas es contemporánea con el fallamien-
to. Entre los cabalgamientos y las fallas inversas, la brecha forma cuerpos estratiformes no
continuos que pueden ser trazados hasta por 50 m a lo largo del plano, con un espesor que
va de 10 cm a 3 m. En las fallas tipo tear faults, los cuerpos brechosos muestran las mis-
mas características morfológicas de las asociadas a cabalgamientos. Las brechas también
llenan fracturas dilatantes conectadas a las fallas y atraviesan cortando la estratificación.
Las observaciones sugieren que la formación de brechas está ligada a la dilatación (disten-
sión) controlada por fallas a lo largo de los cabalgamientos, fallas verticales y fracturas
asociadas.

Guerrero & Carrillo (1997) indican que las estructuras presentes en el área de Peñas Blan-
cas – Coscuez – Otanche son producto de imbricaciones y la generación de estructuras du-
plex, cuyos planos de despegue ascienden a partir de una superficie de despegue principal
34

5. PROSPECCIÓN GEOQUÍMICA
La prospección y exploración geoquímica para esmeraldas en Colombia se inició, básica-
mente, a partír del trabajo de Beuss & Mineev (1972) y alcanzó su mayor aplicación duran-
te los estudios realizados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en
asocio con INGEOMINAS (PNUD, 1975), en el cual se establecen con claridad la distribu-
ción de ciertos elementos químicos que pueden utilizarse como indicadores geoquímicos,
presenta conclusiones concretas y resalta la importancia de los estudios geoquímicos en la
exploración de esmeraldas. Posteriormente, se realizaron una serie de investigaciones con
un componente importante de prospección geoquímica.

5.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL
La mayor parte de todos los trabajos exploratorios adelantados en este cinturón se llevaron
a cabo en los distritos mineros conocidos.
5.1.1 Geología y geoquímica de las minas de esmeraldas de Gachalá, Cundinamarca
(Escovar, 1975)
Escovar (1975, 1979), dentro del trabajo del PNUD (1975) realiza una exploración geo-
química detallada en el área de Gachalá, Cinturón Oriental, en rocas de la Formación Cali-
zas del Guavio, especialmente sus miembros inferiores compuestos por conglomerados con
algunas intercalaciones de areniscas, limolitas y arcillositas, y un miembro de lutitas, y en
rocas de la Formación Lutitas de Macanal. En esta área también hay expuestos sedimentos
cuaternarios compuestos por mezclas de material coluvial con suelos de gran espesor. En
este trabajo se colectaron y analizaron 299 muestras de roca, 590 de suelos y 14 de sedi-
mentos activos. Estas muestras se analizaron por absorción atómica para los elementos Na,
Li, K, Sr, Ba, Cu, Pb, Zn, Ni, Mo y Be. Se analizó la fracción menor de malla 80. Para el
muestreo se siguió un sistema de enrejado, cubriendo en la primera fase una distancia apro-
ximada de 300 m a cada lado de la zona de falla en los sitios que mostraban posibilidad de
mineralización y en una segunda fase, 1 km a cada lado. Siguiendo la dirección de la falla
se hicieron líneas de muestreo perpendiculares a ella cada 100 m para la primera fase y lue-
go se intercalaron otras líneas entre las primeras para cubrir la segunda fase, en el área de la
mina Las Cruces. Además, se colectaron 60 muestras de roca y 18 de suelo en sitios con
características geológicas muy similares a las de las áreas de la mina, pero que no muestran
ningún indicio de mineralización de esmeraldas. Esto se hizo con el objeto de tener una
base de comparación para establecer diferencias dentro y fuera del área de mineralización.
Se hizo un muestreo en tres zonas, así, sitios mineralizados con berilo, área de mina (1 km
de la falla) y fuera del distrito minero. Las muestras se agruparon de acuerdo a las
características litológicas. Se determina que un elemento será un buen indicador local si
35
muestra un contraste al comparar los sitios mineralizados con los otros valores dentro del
área de minas. Para ser buen indicador regional deberá mostrar un buen contraste al com-
parar los valores en el área de minas con los valores fuera del distrito (Escovar, 1975,
1979). Geoquímicamente, se establece que los procesos de albitización favorecen la for-
mación de esmeraldas. Los resultados de este análisis se pueden leer en el capítulo de Con-
troles de la Mineralización y Guías de Exploración.
5.1.2 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá –
Guavio – Chivor, Departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989)
Carrillo (1989) realiza un estudio para delimitar zonas potencialmente favorables para con-
tener mineralizaciones esmeraldíferas en el sector de Gachalá – Chivor con base en caracte-
rísticas geológicas y geoquímicas. Este estudio realizó un ensayo emanométrico en una zo-
na al occidente de la Mina de San Martín que buscaba determinar zonas de fractura, posi-
blemente, favorables para albergar mineralizaciones de esmeraldas. Se realizó un perfil en
una malla con retícula de 25m por 25m. Los puntos que cuantitativamente (en los conteos
por minuto) fueron considerados altos en el campo, fueron detallados con la realización de
una malla de 12.5 por 12.5 m. Se anota que en las mallas de control efectuadas alrededor
de puntos de conteos altos no se obtuvieron valores especialmente significativos pero en
cambio el conteo general se encuadra por encima de los valores promedio. Los resultados
de la prueba de emanometría, aunque aparentemente parecen reflejar zonas anómalas que
coinciden con las proyecciones geológicas, para la Falla del Garabato no fueron determi-
nantes.

5.1.3 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda,
1991)
Arboleda (1991) prepara un resumen de las actividades realizadas por MINERALCO en el
área del Aporte 1228 (Guavio – Chivor) que consisten en estudios de geología, geoquímica
y geofísica ejecutados por el Departamento de Geología de MINERALCO o por trabajos de
tesis de grado de la Universidad Nacional. Este informe indica que se han realizado tres
trasversas geológicas que han empleado la misma nomenclatura de Ulloa & Rodríguez
(1979) y Escovar (1979). Las trasversas realizadas fueron las de los ríos Sucio, Negro y
Chivor.

El estudio geoquímico de algunas áreas del Aporte 1228 se realizó de manera regional y de-
tallada. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos en trabajos anteriores se utilizó el
muestreo y análisis de rocas, complementado con ocasionales muestras de sedimentos y
suelos. Todas las muestras de roca fueron analizadas por absorción atómica para Na, Li,
K, Cr y por espetrografía para 33 elementos y las muestras de suelo por absorción atómica
para Na y K. Los resultados fueron representados en mapas de contornos y diagramas tri-
dimensionales. El perfil geoquímica comparativo Be-Na/K para 70 muestras indica que el
contenido de berilio disminuye apreciablemente en los puntos donde la relación Na/K es
anómalamente alta.

36
5.1.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
Profesionales Asociados (1996) realiza un estudio para la exploración y evaluación de áreas
potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental, área de Páez - 220 km
2
, y el Cintu-
rón occidental, área de Florián 120 km
2
, trabajo ejecutado por una empresa consultora. La
exploración en las áreas de Páez y Florián se realizó mediante geología, geoquímica y geo-
física. Con base en el estudio fotogeológico y el análisis estructural se inició la investiga-
ción regional, obteniéndose un mapa fotogeológico de cada área, a escala 1:25.000, y con el
reconocimiento de campo se identificaron y delimitaron las unidades geológicas estructura-
les, potencialmente esmeraldíferas. La correlación de la información geológica, con la
geoquímica de los sedimentos activos permitió seleccionar las áreas para la investigación
de semidetalle.

La prospección geoquímica regional se realizó mediante la toma y análisis de sedimentos
activos para análisis de absorción atómica de Na y K, de acuerdo a las bases del UN (1975).
Durante esta fase, en el área de Páez, se colectaron 86 muestras y se analizó la fracción me-
nor de malla 80. Además de los sedimentos activos, se tomaron muestras de roca, de can-
tos rodados de calcita y de vetas de calcita. Se seleccionaron tres muestras de las vetas de
calcita y se hicieron análisis de inclusiones fluidas, microtermometría, difracción de rayos
X, microscopía electrónica de barrido y espectroscopia de absorción en el infrarrojo (labo-
ratorio de la Universidad de Sao Paulo). Las tres muestras de calcita del área de Páez die-
ron temperaturas entre 92.5°C y 116°C, valores bajos comparados con las temperaturas de
la formación de las esmeraldas – 230 y 350°C. Si bien, ésta es una buena técnica para co-
nocer la temperatura de formación de los minerales, está sujeta a la densidad de muestras
disponibles para el análisis dado que se trata de un análisis de tan sólo tres muestras con lo
cual no se puede ser concluyente.

Las zonas seleccionadas para la cartografía de semidetalle, a escala 1:10.000, tienen un área
cada uno de 5 km
2
. En estas áreas seleccionadas se realizó una investigación de semidetalle
con el muestreo sistemático de suelos, rocas y vetas mineralizadas. Paralelamente, se le-
vantaron columnas estratigráficas y se realizó el análisis microtectónico de superficie. Se
practicaron análisis de absorción atómica, espectrografía, secciones delgadas y difracción
de Rayos X. El método de trabajo empleado en esta investigación se fundamentó en el tra-
bajo del PNUD (1975). La investigación de semidetalle se adelantó en áreas seleccionadas
en la primera fase del estudio de investigación regional y se realizaron actividades de cam-
po relacionadas con cartografía geológica, levantamiento de columnas estratigráficas, geo-
logía estructural con medidas de fracturamiento, inventario minero, trincheras y destapes,
identificación mineralógica a nivel macro en venas y material rodado, geofísica (SEV) y
muestreo geoquímica. En la fase de oficina se procesó la información de campo, así como
los resultados de los análisis de laboratorio tales como absorción atómica, espectrografía,
difractometría, petrografía de secciones delgadas, análisis de diaclasas e interpretaciones
estructurales, estratigráficas, geofísicas y geoquímicas.

Para el Área de Páez, Profesionales Asociados (1996) concluyen lo siguiente:
• Presencia de lutitas carbonosas calcáreas pertenecientes a la Formación Lutitas de Ma-
canal.
37
• Estructuralmente, esta área se caracteriza por la presencia de fallas de cabalgamiento de
bajo ángulo y pliegues superficiales.
• La prospección geoquímica regional hecha con base en sedimentos activos reportó dos
muestras con valores altos para la relación Na/K localizados en las quebradas Muchilero y
El Salitre.
• Dentro de las áreas seleccionadas para la investigación de semidetalle se encontró un
sector en la zona Upía I que muestra enriquecimiento en Na y Ca (albitización – carbonata-
ción).
• La zona albitizada presenta bajas concentraciones de Pb, Ba, K, V, Cr y Mo, lo que tam-
bién es visible en zonas ya patronadas para esmeraldas.
5.1.5 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de
Páez – Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal, 2000)
Cardozo y Leal (2000) realizan una revisión geológica y geoquímica en un área de,
aproximadamente, 125 km2, en el Municipio de Macanal, Departamento de Boyacá, con el
propósito de definir áreas potencialmente esmeraldíferas. Durante este trabajo se realizó la
cartografía geológica a escala 1:25.000, con el fin de determinar niveles y estructuras que
pudieran ser utilizados como guías de campo durante el desarrollo de un plan de explora-
ción para yacimientos de esmeraldas. Con base en las observaciones de campo se plantea
aquí la posibilidad de que el contacto entre la Formación Lutitas de Macanal y el Grupo Fa-
rallones corresponda a una discordancia y no a una falla, como ha sido descrito en la litera-
tura.

Se levantaron dos columnas estratigráficas, una a lo largo de la nueva carretera Las Juntas –
Santa María de Batá, a escala 1:10.000, y otra a lo largo de la vía que de la vereda Peña-
blanca conduce al Alto La Punta, a escala 1:5.000. Así mismo, se elaboraron 4 corte geo-
lógicos en dirección N30W con base en la información geológica de superficie compilada
en campo, con el fin de observar el comportamiento de las estructuras.

Se hicieron análisis de espectrofotometría de absorción atómica para 100 muestras de roca
con el objeto de determinar la distribución de Na en porcentaje en peso. Como apoyo de
las observaciones de campo sobre la petrografía de la roca encajante, las venas y las zonas
con alteración metasomática, se describieron y analizaron 28 secciones delgadas al micros-
copio. Una vez determinados los valores anómalos de Na, se elaboró un mapa de distribu-
ción de la concentración de Na y se definieron polígonos regulares en los sectores de con-
centración anómala, determinando así, áreas promisorias para el desarrollo de una segunda
fase de exploración más detallada.

5.1.6 Otros trabajos de exploración
Varios trabajos de pregrado de Geología han sido elaborados en la Universidad Nacional de
Colombia, Sede Bogotá.

Zafra (1996) realiza una prospección geoquímica en la región del Guavio – Chivor en
muestras de rocas mineralizadas de la explotación esmeraldífera para patronar Na y K y la
relación Na/K en el sector sureste del Cinturón Oriental con el objetivo de caracterizar a las
38
mismas para extrapolar los resultados a las lutitas negras y grises que presenten alteración
hidrotermal.

Según Romero (2001), la distribución de Na se presenta como anómala con una tendencia
alineada SW-.NE. También se presenta una superposición de esta zona con el eje del anti-
clinal de Tropepuerco, resultando de notorio interés el costado SE del área. La distribución
de contenidos de Ba están alineados SW-NE y muestran relación directa con los ejes de los
anticlinales cartografiados.

Cardozo (2000) realiza tres etapas de campo en 60 km2 del municipio de Macanal en donde
estudia zonas albitizadas, brechas y venas que están asociadas a las mineralizaciones de
esmeraldas. La neoformación de albita es responsable de anomalías geoquímicas en Na, lo
cual se refleja en los respectivos análisis de suelos y rocas.

Guerrero (1988) hace un estudio de la Mina “El Toro”, localizada en el municipio de Ga-
chalá. La prospección geoquímica permite detectar varios sitios anómalos para Be, Cr, Na,
K, Mo, Ca y Mg, íntimamente relacionados con la ocurrencia de esmeraldas.

Guelvez & Villamizar (1991) realizan una prospección geoquímica en 18 Km
2
en los muni-
cipios de Ubalá y Almeida, Cinturón Oriental, en 105 muestras para análisis de absorción
atómica de Na, K y semicuantitativo de espectrografía de emisión para 33 elementos.


5.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL
Los principales trabajos adelantados en este cinturón fueron los siguientes:
5.2.1 Algunos rasgos geológicos y geoquímicos del distrito Muzo – Coscuez (Beus &
Mineev, 1972)
La distribución de los elementos que forman las rocas y los elementos trazas dentro y fuera
del área mineralizada sugiere una lixiviación hidrotermal. La lixiviación significativa des-
de la “zona tectónica” está probada por K, U, Th, REE (Elementos de las tierras raras), Mo,
Sn, Li, Rb, Cs, V y Cr. De este grupo, sólo los elementos de las tierras rarras están precipi-
tados y forman minerales específicos en las venas. Na, Ca, Mg, CO
2
y S están concentra-
dos en shales negros alterados metasomáticamente y en venas en comparación con las rocas
localizadas fuera de la “zona tectónica”. En este estudio no se encontró ninguna evidencia
de lixiviación o redistribución de berilo

Teniendo en cuenta la distribución regional de ocurrencias de esmeraldas y los rasgos geo-
químicos de los fenómenos metasomáticos relacionados con la formación de esmeraldas,
los autores apoyan la hipótesis de una fuente profunda para las soluciones contenedoras de
berilo.

Se sugiere el uso de la relación K/Na en sedimentos de corriente como guía de exploración
en las zonas de esmeraldas.

39
Beus & Mineev (1972) establecen que la asociación mineral en las minas de esmeraldas de
la Cordillera Oriental de Colombia es típica de depósitos de berilo de baja temperatura. Es-
ta asociación comprende calcita, dolomita, cuarzo, albita, barita, pirita, calcopirita, fluorita,
apatito, parisita, codazita y berilo (esmeralda). Los autores hacen una descripción de cada
uno de estos minerales y presentan una composición química de dolomitas, parisita, esme-
raldas.

Beus & Mineev (1972) determinaron la composición química de siete muestras de shales
negros representativos de la zona de Muzo con diferente grado de alteración hidrotermal
localizadas dentro y fuera de la zona mineralizada de berilo. Se determinó que la composi-
ción de lutitas negras tomadas fuera de la zona tectónica difiere significativamente de los
shales promedio. Los shales negros están enriquecidos en sílice y tienen valores muy bajos
de Mg, Ca y K. Los shales negros del interior de la “zona tectónica” están enriquecidos en
CO
2
, Ca, Na, Mg, Mn y S. Puede notarse, también, algo de enriquecimiento de F y P. La
carbonatación y la albitización de shales fue seguida de la lixiviación de K, Si y Al. La al-
teración metasomática de los shales negros fue, también, acompañada por su deshidratación
parcial. Es interesante comentar que los shales negros metasomáticamente alterados que
representan la zona productiva de esmeraldas no difieren en su composición química de los
otros shales carbonatados y albitizados de la principal zona tectónica.

La extrema lixiviación de K y la notable concentración de Na en las rocas alteradas de la
“zona tectónica” están claramente reflejadas en al composición de los sedimentos activos
en las corrientes que drenan las áreas mineralizadas.

En este trabajo no se encontró ninguna evidencia de concentración de algún elemento traza
en rocas afectadas por la actividad hidrotermal. Los elementos trazas analizados fueron U,
Th, U, Sc, Y, TR, Be, Sn, Mo, Pb, Zn, Cu, Y, Ni, Co y Cr.

5.2.2 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca
(PNUD, 1975)
El proyecto realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD e
INGEOMINAS (1975) constó de cuatro etapas: (1) Reconocimiento geoquímico de las mi-
nas de Muzo; (2) programa de exploración regional en la zona de prueba situada al sur de
Muzo; (3) exploración detallada de las anomalías descubiertas; (4) exploración detallada de
las minas de esmeralda de Gachalá.

5.2.2.1 Prospección geoquímica en la zona de Muzo

Tuvo como finalidad establecer procedimientos de exploración en la prospección de esme-
raldas, que se aplicarían en una fase posterior en reconocimientos semirregionales y regio-
nales. Se llegó a la conclusión de que el uso de la relación potasio- sodio (Na/K) en los se-
dimentos aluviales era un procedimiento útil para la prospección de esmeraldas. Además,
se comprobó que en las zonas de mineralización se habían lixiviado diversos elementos y se
40
sugirió que estas comprobaciones se deben aplicar en la prospección regional y semirregio-
nal. Se tomaron 440 muestras de rocas, tierras y sedimentos.

El objeto del estudio fue continuar el trabajo de Beus & Mineev (1972) y definir métodos
de prospección de esmeralda aplicables en la zona esmeraldífera de Colombia por medio de
geología, geoquímica y geofísica. La prospección geoquímica se realizó para controlar la
influencia de la albitización en la zona o la variación en la relación K/Na en rocas y sedi-
mentos de corrientes y para considerar la posibilidad de usar dicha relación como un méto-
do de prospección regional para esmeraldas y para conocer si otros elementos, cerca o de-
ntro de la zona mineralizada indican factores de enriquecimiento o lixiviación de interés pa-
ra el uso de tales elementos como indicadores de la mineralización esmeraldífera.

Los trabajos realizados fueron los siguientes:
• Muestreo de sedimentos de corrientes en el río Itoco y todas las quebradas cercanas a las
minas. El intervalo del muestreo fue de 100 m.
• Muestreo de suelos en una trocha de 3.600 m de longitud atravesando el área minerali-
zada.
• Muestreo de rocas en tres minas productivas.
• Cartografía geológica y prospección geoquímica de suelos y rocas.
• Se colectaron 440 muestras, se hicieron análisis químicos para 7 elementos y 55 análisis
espectrográficos para 33 elementos.
• Todas las muestras fueron analizadas por absorción atómica para K, Na, Li, Pb, Mo, Ni
y Co. Los suelos se analizaron para Mo, Cu, Zn, Pb, Ni y Co. Algunas rocas fueron anali-
zadas para Na, K, Li, Mo, Pb, Zn y Co. Además, se analizaron por espectrografía 55 mues-
tras (30 rocas, 14 suelos y 11 sedimentos de corriente)

Las conclusiones de este trabajo fueron las siguientes:
• El enriquecimiento de Na y el simultáneo empobrecimiento de K en las lutitas negras de
la zona mineralizada significa una disminución considerable en la relación K/Na en estas
rocas y también en los sedimentos de corrientes de los tributarios que las drenan.
• Se justifica la utilización de la relación K/Na en sedimentos de corrientes como guía de
prospección para esmeraldas, como lo sugieren los resultados obtenidos en el área de Mu-
zo.
• Como resultado de la “actividad hidrotermal”, varios elementos fueron removilizados
cerca de las vetas mineralizadas. El Mo parece ser el elemento que sufrió una removiliza-
ción completa.
• Los valores para Mo en la zona mineralizada son más bajos que aquellos valores en zo-
nas no mineralizadas; esta conclusión es válida tanto para rocas como para los suelos que
cubren la zona mineralizada.
• Los valores bajos para el Mo coinciden con valores bajos en la relación K/Na, en rocas.

5.2.2.2 Exploración Regional al sur del distrito Muzo - Coscuez
A fin de verificar la validez de los criterios propuestos en la conclusión del estudio de la re-
gión de Muzo (enriquecimiento en sodio y lixiviación de otros elementos en zonas de mine-
ralización de esmeraldas), se llevó a cabo un estudio en el área piloto de 900 km, en la con-
41
tinuación sur del cinturón de esmeraldífero Muzo-Coscuez, consistente en un muestreo de
sedimentos de corrientes a escala regional y la elaboración de mapas geológicos. Las zonas
anómalas que se encontraron en la primera fase se estudiaron posteriormente con mayor de-
talle. En un área de 900 km
2
del área piloto se colectaron 1.307 sedimentos activos lo que
representa una densidad de muestreo de 1,5 muestras por km
2
.

Procedimientos de campo y laboratorio fueron los siguientes:
• Las fracciones menores de malla 80 de los sedimentos fueron analizadas por absorción
atómica para Na, K, Be, Li, Mo, Cu, Pb, Zn y Ni, y en algunos casos para Ba y Sr.
• Los resultados analíticos para Na y K se expresan en porcentajes y para los demás
elementos en ppm.
• Las muestras fueron localizadas sobre mapas topográficos a escala 1:25.000 y luego so-
bre mapas topográficos 1:100.000.
• En este mapa se incorporaron los resultados analíticos y se prepararon mapas separados
para cada elemento analizado junto con los contactos geológicos según el mapa geológico
de la plancha K-10, Villeta.

Las conclusiones fueron las siguientes:
• La mineralización de esmeraldas está restringida a las características litológicas de las
rocas. Las lutitas negras parecen ser la unidad litológica más favorable para la mineraliza-
ción.
• La mineralización está fuertemente vinculada a zonas de fallamiento entrecruzado entre
fallas longitudinales inversas y fallas transversales de rumbo. Donde ocurre mineralización
de esmeraldas la roca está intensamente fracturada y brechificada, comúnmente, con un alto
contenido de albita-oligoclasa.
• La fracturación intensa es el resultado de la ocurrencia de fallas de rumbo en zonas de
flexión de fallas inversas longitudinales en la intersección con otros lineamientos. Las zo-
nas de intersección se manifiestan en la topografía como zonas “colapsadas” tectónicamen-
te y son fácilmente reconocibles en las fotografías aéreas.
• La mineralización de esmeraldas va siempre acompañada por un enriquecimiento de so-
dio y la lixiviación de otros elementos diversos.
• El contenido de sodio en sedimentos activos es una guía para la exploración regional.
• En la prospección semidetallada y en la detallada se empleó, exitosamente, como guía el
elevado contenido de sodio y el bajo contenido de litio y plomo de las tierras de las anoma-
lías.

5.2.3 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez, Boyacá,
área suroriental (Mendoza P.G.A., 1991)

Mediante la aplicación de técnicas geológicas, geoquímicas y mineralógicas e interpreta-
ción geoestadística se establecieron las principales características de la mineralización es-
meraldífera, seleccionándose seis sectores potencialmente mineralizados. Las actividades
de la prospección tuvieron una duración de siete meses iniciados el 15 de enero de 1991. El
informe detalla los estudios de fotogeología, estratigrafía, geología estructural, geoquímica,
42
petrografía y mineralogía. Los resultados permiten caracterizar y definir áreas que mues-
tran condiciones favorables para el emplazamiento de mineralizaciones esmeraldíferas.

La prospección se realizó en un área de 90 Km
2
, entre el Alto El Chirchir al sur de las mi-
nas de Muzo y Quipama y el extremo norte de las minas de Coscuez, el río Minero al
oriente y la cuchilla Tapaz al occidente. El trabajo regional se realizó sobre una base topo-
gráfica a escala 1:25.000, el trabajo en semidetalle a escala 1:10.000 y a detalle a escala
1:5.000 en las áreas seleccionadas como prioritarias.

La prospección geoquímica se fundamentó en los resultados de los trabajos de PNUD
(1975) y se hizo un muestreo sistemático de rocas, suelos, sedimentos y aguas que permitió
establecer áreas de interés aplicando la relación Na/K y los contenidos de Be, La, Ga, Mo y
otros. Se estudiaron en detalle varias áreas específicas que cumplían con los objetivos pro-
puestos para los cuales se dan recomendaciones de desarrollo de trabajos futuros.

En la fase semidetallada y detalla se colectaron más de 1000 muestras de roca, 58 muestras
de sedimentos activos, 1030 muestras de suelo y 49 muestras de agua.

5.2.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
Profesionales Asociados (1996) realizó una prospección regional y una exploración en se-
midetalle en el área de Florián, localizada en el departamento de Santander, límites con el
departamento de Boyacá, en una extensión de 120 km
2
. El objetivo primario de esta fase es
la selección de áreas promisorias para una investigación de semidetalle, e incluye la ejecu-
ción de actividades para la obtención de la cartografía geológica a escala 1:25.000, en la
que se identifiquen y delimiten las unidades geológicas que las conforman, sus relaciones
estratigráficas y la disposición estructural. Como resultado de estos productos se define la
identidad morfoestructural de las áreas, delimitándose las diferentes provincias o dominios
estructurales existentes y los patrones de fracturación de cada una de las zonas identifica-
das.

Para la obtención de los objetivos propuestos se realizaron las actividades revisión biblio-
gráfica, fotointerpretación, geomorfología, estratigrafía, geología estructural y tectónica,
geología histórica, geoquímica a nivel regional, identificación de las unidades
litoestratigráficas potencialmente productoras y, finalmente, selección de áreas.

La geoquímica a nivel regional se centró en la toma y análisis de los sedimentos activos, su
interpretación, con miras a la selección de zonas anómalas. Teniendo en cuenta los concep-
tos definidos hasta la fecha por varios investigadores, las zonas anómalas corresponden a
relaciones altas de Na/K, valores tomados del análisis por absorción atómica.

Para el análisis geoquímico regional se tomaron muestras de sedimentos activos para análi-
sis de absorción atómica de Na y K, criterio seguido con base en las recomendaciones de
UN (1975). En esta fase se colectaron en el área de Florián 52 muestras de corriente y se
analizó la fracción menor de malla 80.
43

Además de los sedimentos activos, se tomaron muestras de roca, de cantos rodados de cal-
cita y vetas de calcita. De éstas últimas se seleccionaros tres muestras y se hicieron análi-
sis de inclusiones fluidas, microtermometría, difracción de Rayos X, microscopía electróni-
ca de barrido y espectroscopia de absorción en el infrarrojo. Estas tres muestras se colecta-
ron dentro de las formaciones Cumbre, Rosablanca y Paja. Las temperaturas obtenidas fue-
ron 137.7°C y 144.2°C, valores bajos comparados con las temperaturas de formación para
las esmeraldas, fijadas entre 230 y 350°C. Se aclara que esta densidad de muestreo no
permite ser concluyente (Romero, 1996).

De acuerdo a los criterios litológicos, estructurales y geoquímicos se seleccionaron cuatro
zonas para realizar trabajos en semidetalle en el área de Florián de la siguiente manera: Río
Minero-Buenavista, Quebrada Río Bamba-Quebrada San Roque, Aguafría y el Sector de la
Quebrada Ibacapí, aguas arriba de las quebradas Guaduas y El Loro. En estas zonas afloran
las formaciones Rosablanca y Paja, afectadas por estructuras de rumbo general NE y E-W.
Las zonas escogidas para cartografía en semidetalle, a escala 1:10.000, tienen cada una un
área aproximada de 5 km
2
.

En el trabajo de semidetalle se realizaron actividades de campo relacionadas con cartografía
geológica, levantamiento de columnas estratigráficas, geología estructural con medidas de
fracturamiento, inventario minero, trincheras y destapes, identificación mineralógica a nivel
macro en venas y rodados, prospección geofísica (SEV) y muestreo geoquímico. Se reali-
zaron análisis de absorción atómica, espectrografía, difractometría, petrografía de secciones
delgadas, análisis de diaclasas e interpretaciones estructurales, estratigráficas, geofísicas y
geoquímicas. La prospección geoquímica en semidetalle, escala 1:10.000, se tuvo en cuen-
ta lo efectuado en trabajos anteriores y, en general, se siguió el método de trabajo de PNUD
(1975).

El análisis DRX reportó la presencia de calcita, dolomita, cuarzo y feldespato. El análisis
petrográfico muestra la presencia de dolomita, albita, pirita, cuarzo y calcita fibrosa y rom-
boédrica. Este conjunto mineralógico hace parte de la asociación mineralógica relacionada
con la formación de esmeraldas.

5.2.5 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de
esmeraldas en Yacopí, Cundinamarca, y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de
Borbur, Boyacá, Colombia (Castañeda, 1996)
En el distrito minero de Yacopí, Cundinamarca, se realizó un muestreo de rocas teniendo en
cuenta el tipo de mineralizaciones asociadas a las unidades litoestratigráficas, patrones es-
tructurales de fallamiento definidos por brechas de falla, vetas, venas y venillas, algunas de
estas brechas presentan alto grado de meteorización química, sitios que fueron tenidos en
cuenta en la fase de muestreo. Se tomaron 53 muestras de roca a lo largo de cauces de
agua, caminos carreteables y túneles de labores mineras. Los muestreos de roca se hicieron
con un espaciamiento entre 30 y 40 m en una extensión aproximada de 150 Ha.

44
El tratamiento de los datos geoquímicos se realizó con base en el análisis de anomalías po-
sitivas para los valores en concentración de Na y anomalías negativas para los valores en
concentración de K, en muestras de rocas, anomalías negativas para los valores en concen-
tración de Na y anomalías positivas para los valores en concentración de K en muestras de
suelo. Esto permitió seleccionar varios sectores promisorios para la explotación de esme-
raldas. Se observó que estas zonas también corresponden a sectores de intersección de sis-
temas de fallas y a litologías de lodolitas negras carbonosas y lodolitas negras silíceas.

Respecto al uso del método emanométrico, se tiene que en los puntos de muestreo localiza-
dos en las zonas de fracturas, brechas y en donde aún no han sido removidos los suelos, se
presentan los mayores valores de lectura. Los puntos muestreados en suelos o material de
roca suelta no retienen el Radón pues las lecturas no son representativas. Las lecturas reali-
zadas en suelos asociadas a diferentes litologías permiten establecer indirectamente el tipo
de roca en el cual el método arroja mejores resultados, siendo los niveles arcillosos de las
lodolitas grises las que tienen esta propiedad física de atrapar gases como el Radón.

5.2.6 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sector
Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos, 1997)
En la zona de Útica – La Palma se realizó una prospección a escalas 1:25.000 y se delimita-
ron zonas que luego fueron estudiadas a 1:10.000 mediante estudios geológicos y minera-
lógicos, en éstos últimos se emplearon las técnicas de microtermometría en inclusiones
fluidas, plasma inducido en carbonatos, análisis para grafitoides y absorción atómica para
Na y K en sedimentos activos, Na y K por absorción atómica y espectrografía de 33 ele-
mentos en suelos. Los estudios permitieron definir la presencia de un fluido mineralizante
con composición química semejante a la encontrada en zonas esmeraldíferas, así mismo,
permitieron establecer que las condiciones de presión y temperatura en que se formaron las
esmeraldas colombianas son muy equivalentes a las determinadas en el área de trabajo.
Los estudios geoquímicos sugieren estar dentro de una zona con anomalías geoquímicas
positivas muy semejantes a las reportadas en el distrito de Muzo.

En la fase de campo, la mayoría de las muestras se recolectaron durante los trabajos de re-
conocimiento y se analizaron durante la fase de geoquímica de sedimentos activos, 15 cris-
tales de silicatos asociados a mineralizaciones hidrotermales escogidos para estudios micro-
termométricos; 20 muestras para roca tipo lutitas negras para estudios de grafitoides y 15 de
carbonatos para estudio de plasma inducido. Tales muestras se recogieron en áreas de inte-
rés (minas, cruce de fallas y zonas de brechamiento). Los análisis geoquímicos realizados
incluyeron estudios por absorción atómica para 100 muestras de sedimentos activos utili-
zando malla 80. Para su muestreo se tuvo en cuenta el método propuesto por Beus & Mi-
neev (1972). Se analizaron 212 muestras de suelo del horizonte C para estudios de espec-
trografía para 33 elementos y absorción atómica de Na y K de las mismas.

La prospección geoquímica de sedimentos activos permitió definir dos áreas para realizar
un muestreo geoquímico en suelos que siguió las recomendaciones de PNUD (1975). Las
áreas fueron la región Pinzaima en rocas de la Formación Murca (contenido arenoso-
45
lutítico) y la región de Murca con rocas lutítico-carbonosas, en ocasiones calcáreas, con
gran similitud con la Formación Paja del área de Muzo – Coscuez.

Los estudios microtermométricos, isotópicos, espectrométricos (ICP) y geoquímicos en
carbonatos, esmeraldas, cuarzos y shales negros de algunas muestras colectadas en áreas
mineralizadas y no mineralizadas de la región “Útica – La Palma” muestran la existencia de
un fluido mineralizante con temperaturas mínimas entre 150 y 271°C y presiones máximas
de aprisionamiento en la faja de 540 y 1350 bares. Una alta concentración de todos los
elementos de tierras raras se presenta dentro de toda la zona de estudio. La materia orgáni-
ca en algunas muestras se encuentra parcialmente alterada lo que indica la migración de un
fluido hidrotermal de baja – media temperatura. Los elementos involucrados en la forma-
ción de la esmeralda se encuentran en altas concentraciones en varias localidades muestrea-
das. Un fuerte enriquecimiento en
18
O (H
2
O) se presenta en los materiales estudiados.
Los fluidos isotópicos analizados y comparados con los datos de los mismos encontrados
en la literatura indican un origen sedimentario.

Este trabajo presenta las siguientes conclusiones:
• Las inclusiones fluidas son bifásicas y trifásicas con fase sólida compuesta por halita,
una solución acuosa tipo salmuera que ocupa la mayor parte de la inclusión, además de una
fase de vapor.
• Las inclusiones trifásicas presentan las mismas características (morfología, comporta-
miento microtermométrico, gases e iones) que las inclusiones fluidas de las esmeraldas co-
lombianas. Sus condiciones termodinámicas de formación también son semejantes.
• Los estudios en carbonatos, colectados en venas mineralizadas, muestran altas concen-
traciones de cromo, flúor, berilio y vanadio. Todos ellos originados, posiblemente, a partir
de la roca encajante.
• El comportamiento del espectro de las tierras raras es semejante al reportado en Muzo,
sin embargo, su concentración es muchísimo mayor en la zona de trabajo.
• El comportamiento isotópico de los cuarzos indica un origen sedimentario, semejante al
presentado en los distritos esmeraldíferos.
• Todos los resultados de análisis de laboratorio indican un ambiente geológico similar a
las regiones de Muzo-Coscuez-Yacopí.
• Se reconfirma el origen sedimentario de los fluidos generadores de las esmeraldas.
• Se encontraron esmeraldas en la zona de Guadualito.
5.2.7 Otros trabajos de exploración geoquímica
López y Uribe (1989) realizan una exploración geoquímica corroborando la fórmula para la
prospección geoquímica regional de Escovar (1975).

Aranguren & Rendón (1998) hacen una caracterización mineralógica y geoquímica del ya-
cimiento de Coscuez. Los patrones de comportamiento de Be, Cr, V, Ni, Ga, Mo, Mn, Cu,
Y, Ba en las lutitas encajantes de la mineralización fueron correlacionados con los aspectos
geológicos evidenciando barreras geoquímicas que pueden ser interpretadas como el límite
entre la zona mineralizada y la zona estéril.

46
Guerrero y García (1986), en su trabajo en la mina El Indio, Municipio de Muzo, corrobo-
ran la relación Na/K como indicadora de mineralización pues esta relación coincide con el
sector de la mina.


47

6. PROSPECCIÓN GEOFÍSICA
Los trabajos de geofísica que se han realizado en los cinturones esmeraldíferos en Colom-
bia han sido de carácter detallado, en áreas específicas, previamente definidas a partir de es-
tudios geológicos, geoquímicos y mineros. Los métodos geofísicos utilizados han sido muy
variados, dependiendo de la variable geofísica a medir y de las características geológicas
del sitio mineralizado. Sin embargo, aún se requieren más investigaciones al respecto para
seleccionar los métodos geofísicos más adecuados, los cuales puedan ser utilizados como
herramientas indirectas eficaces en la exploración de los yacimientos esmeraldíferos.

6.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL
Los trabajos geofísicos realizados en este sector son los siguientes:
6.1.1 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca
(PNUD, 1975)
En el proyecto de esmeraldas adelantado por el PNUD – INGEOMINAS (1975), se em-
plearon varios métodos geofísicos como guías indirectas en algunas zonas esmeraldíferas
con el fin de escoger el más útil en la búsqueda de zonas estructurales que se suponen que
están controlando la mineralización esmeraldífera. Se adelantó magnetometría, espectrome-
tría de rayos gamma y electromagnetismo de muy baja frecuencia, encontrándose este últi-
mo como el más exitoso. El método electromagnético de muy baja frecuencia (VLF-EM),
se utilizó en las áreas de Gachalá, Playa Grande, Tavares - Monitos y Pacho, en un intento
de detectar y trazar las estructuras regionales y locales. Adicionalmente en Gachalá se utili-
zó espectrometría de rayos gamma y en Playa Grande magnetometría. El método VLF-EM
resultó muy útil en trabajos detallados, aunque para los sedimentos carbonáceos y amplias
zonas de fractura se encontró que este método puede tener aplicación regional. Una sinop-
sis de los trabajos geofísicos realizados en las áreas mencionadas anteriormente se presenta
en la tabla 1:

TABLA 1. Geofísica adelantada por el PNUD (1975)
AREA KILOMETROS-LINEA METODO GEFISICO
9,2 VLF-EM (detallada)
Gachalá
2,2 SPEC (detallada)
15,3 VLF-EM (detallada)
Playa Grande
1,2 MAG (detallada)
Tavares-Monitos 6,5 VLF-EM (detallada)
Pacho 203,4 VLF-EM (Regional)
48

En el área de Gachalá se realizaron estudios de VLF-EM y espectrometría de rayos gamma
en las minas de Las Cruces, El Diamante y El Toro, situadas a 8 km de la población de Ga-
chalá. En este sector se detectaron varias anomalías estrechamente relacionadas con la Falla
dominante de San Fernando, así como otras estructuras que no se habían notado anterior-
mente y que se encuentran aproximadamente perpendiculares a esta zona. Las interseccio-
nes de estas estructuras coinciden bien con las respuestas geoquímicas y en un caso con un
área de producción esmeraldífera.

En Playa Grande se observaron indicaciones de una probable estructura a lo largo de las
crestas de las sierras, contrario a las concepciones originales de la geología. Sin embargo, el
levantamiento de mapas tectónicos detallados confirma la fuente estructural de algunas de
estas respuestas del VLF-EM.

En el área de Tabares se llevó a cabo un estudio piloto con el método electromagnético de
muy baja frecuencia (VLF-EM), el cual dio como resultado algunas indicaciones estructu-
rales significativas, que sugerían un trabajo más detallado.

En los alrededores de Pacho se utilizó el VLF-EM a escala regional, empleándose los ca-
minos disponibles como transversas y haciendo lecturas a intervalos de 0,2 kilómetros por
toda el área; los resultados fueron distorsionados por zonas de lutitas carbonosas, interfe-
rencia de cables eléctricos, insuficiencia de accesos y áreas fracturadas dentro de los sedi-
mentos, lo cual no permitió que el estudio regional fuera exitoso.

6.1.2 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda,
1991)
Con el fin de establecer y delimitar zonas de alto fracturamiento favorables para contener
mineralizaciones de esmeraldas se realizó un programa de orientación para el uso de ema-
nometría de gas Radón, aprovechando el conocimiento que se tiene de anomalías de uranio
dentro del Grupo Farallones, lo cual permite pensar en flujos detectables de Radón a través
de los espacios abiertos. Se seleccionó un área con fallamientos comprobados durante los
trabajos de campo situada al oriente de la Inspección de Policía de Santa Rosa de Ubalá,
sobre la confluencia de los ríos Guavio y Sucio y entre las quebradas Negra y La Esperan-
za, en rocas de la Formación Lutitas de Macanal afectadas por la Falla de Garabato y otras
menores transversales a ella. Relacionadas a estas rocas se presentan las mineralizaciones
conocidas como Providencia, Palacio y San Martín. En este trabajo se utilizó un equipo de-
tector Pylon, modelo 1003 y se trazaron líneas de muestreo con dirección N30W con sepa-
ración de 25 m entre líneas, y puntos de muestreo cada 25 m.

Al correlacionar los perfiles levantados con los resultados obtenidos en las tres líneas, to-
mando los valores de cuenta neta por minuto (CNPM) se pudo comprobar la existencia de
una zona anómala comprendida en un segmento de 250 m, aproximadamente, la cual co-
rresponde a la zona de influencia de las fallas de Providencia y Garabato, con rumbo gene-
ral SW-NE, con las cuales se han relacionado las mineralizaciones conocidas en esta re-
49
gión. Los valores bajos obtenidos en varios segmentos se interpretan como sectores oca-
sionados por la correspondencia con suelos removidos para su uso en cultivos.
6.1.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
La prospección geofísica llevada a cabo en el área de Páez se programó y ejecutó en razón
a las características litoestratigráficas encontradas en las zonas clasificadas para realizar la
investigación de semidetalle (escala 1:10.000), como es la zona de Upía I. En el área de
Páez se efectuaron cinco sondeos eléctricos verticales (SEV) hasta profundidades de 200 m.
Los SEV se efectuaron en la zona de Upía I, hacia la parte superior e inferior de la Falla de
Upía, sobre sedimentos de la Formación Lutitas de Macanal. De la correlación de los SEV
con la geología de la zona se elaboraron varios cortes o perfiles geoeléctricos del subsuelo,
los cuales muestran la posición de la Falla de Upía y la correlación de las diferentes medi-
das geoeléctricas, en donde un bloque superior se compone de areniscas y el inferior de lu-
titas. Los valores bajos de resistividad también se pueden relacionar con el material bre-
choide encontrado en la zona fallada. En razón a la baja densidad de medida ocasionada a
la compleja topografía, gran parte de la interpretación indicada se ha soportado con la tec-
tónica cartografiada en la zona.

La geofísica permitió observar que en cercanías a la zona de la Falla de Upía se presenta el
un subsuelo una mayor conductividad eléctrica, producto de una mayor concentración quí-
mica en el fluido de saturación y/o una mayor mineralización en el material yacente hasta la
máxima profundidad medida en la prospección que fue de 200 m. Lo anterior es concor-
dante con los aspectos litológicos y estructurales definidos para el área mencionada, donde
en cercanía de la Falla de Upía se ha cartogarafiado el material brechoide y, adicionalmen-
te, la tectónica en la zona de falla origina una mayor permeabilidad secundaria en la roca,
con una mayor vía de conducción de posibles fluidos hidrotermales.

6.1.4 Evaluación de espectros magnéticos de posibles zonas de mineralización asocia-
das a esmeraldas, en el Municipio de Macanal, Boyacá (Vásquez, 2003)

La Universidad Nacional de Colombia dentro de la línea de profundización en Prospección
Geofísica, ha llevado a cabo algunos trabajos de investigación en esmeraldas. La informa-
ción base para adelantar estos estudios geofísicos fue adquirida dentro del marco del con-
venio de cooperación técnica, entre MINERCOL y la Universidad Nacional de Colombia,
durante el desarrollo, en 2000, de un Proyecto de Evaluación Geofísica en zonas poten-
cialmente esmeraldíferas, con una extensión aproximada de 60 km
2
en el Municipio de Ma-
canal (Departamento de Boyacá), el cual presenta datos del Campo Magnético Total, junto
con otros métodos tales como Radiometría, Resistividad y Electromagnetismo.

Vásquez (2003) llevó a cabo un análisis espectral del campo magnético total, el cual permi-
tió detectar en profundidad varias fuentes magnéticas dentro de las cuales se deduce la pre-
sencia de minerales diamagnéticos y paramagnéticos, asociados al ambiente de formación
de las esmeraldas, en el área de Macanal. Las fuentes superficiales se estimaron situadas
entre los 40 y los 150 m de profundidad, otras fuentes más profundas se estimaron localiza-
50
das entre los 200 y 500 m de profundidad aproximadamente, y un tercer grupo de fuentes
entre 800 y 2000 m de profundidad aproximadamente. Las fuentes diamagnéticas usual-
mente se asocian con sales tales como yeso o anhidrita y calcita. Las fuentes paramagnéti-
cas se relacionan con sulfuros de hierro tales como pirita. Tanto la asociación mineral como
la profundidad de localización estimada de las fuentes, están de acuerdo con las condicio-
nes geológicas de formación de las esmeraldas en la Cordillera Oriental colombiana.
6.1.5 Evaluación magnetométrica, radiométrica y geoeléctrica de los depósitos esme-
raldíferos del distrito minero de Chivor, Departamento de Boyacá– Colombia (Ochoa,
2003)
Ochoa (2003) realizó en los municipios de Chivor y Macanal una caracterización geofísica
de algunos yacimientos esmeraldíferos y zonas de interés mediante los métodos de radio-
metría, emanometría, magnetometría, geoeléctrica y electromagnetismo, en áreas previa-
mente seleccionadas por geoquímica (Cardozo & Leal, 2000).

El estudio geofísico se dividió en dos fases; la primera denominada de cobertura rápida, se
emplearon métodos magnetométricos y radiométricos de cubrimiento rápido, los cuales
permitieron seleccionar áreas más pequeñas donde trabajos más detallados pueden definir
con mayor precisión las estructuras de interés. En la segunda Fase o de cobertura lenta, se
emplearon métodos de cubrimiento lento pero con mayor resolución, tales como electro-
magnetismo, geoeléctrica y emanometría, en las zonas de interés previamente seleccionadas
en la Fase I. Los métodos geofísicos fueron patronados en las zonas con actividad minera y
posteriormente se aplicaron en los sitios de interés sin actividad minera, recomendándose
su utilización en forma conjunta y no de manera individual para optimizar la interpretación
y minimizar los costos.

La aplicación de estos métodos geofísicos permitieron identificar tres corredores correla-
cionables con sistemas de falla; así mismo, se definieron varias anomalías magnéticas sig-
nificativas en las secciones realizadas entre:
• Cuernavaca – La Punta
• Quebrada La Negra – Quebrada Honda – Quebrada Minas.
• Quebrada Negra - Medianía

Con base en las consideraciones anteriores, se planteó una metodología indirecta de explo-
ración para esmeraldas con herramientas geofísicas, que fueran útiles en la región de Maca-
nal (Boyacá) y que además sirvieran como base para la exploración o prospección en otras
regiones supuestamente de interés dentro de los cinturones esmeraldíferos colombianos,
con un entorno geológico similar. Se sugiere tener en cuenta el método conocido como
Geo-Radar, el cual con base en ondas electromagnéticas es posible detectar bajo ciertas
condiciones específicas, las características de porosidad, conductividad, humedad y de frac-
turamiento en suelos y rocas hasta aproximadamente 100 m de profundidad.

Para futuros trabajos de prospección esmeraldífera en Colombia, se recomienda involucrar
en los trabajos de exploración detallada, algunos de los métodos geofísicos mencionados
anteriormente, los cuales utilizados conjuntamente con la información geológica, tectónica,
geoquímica y minera, permitirían detectar zonas potencialmente esmeraldíferas, donde se
51
podrían iniciar inmediatamente desarrollos mineros, mediante apiques, trincheras, perfora-
ciones o túneles, con el fin de determinar la productividad de estas áreas.
6.1.6 Otros trabajos de exploración
López y Uribe (1989) emplean emanometría de gas radón con el objeto de implementar un
nuevo método geofísico para encontrar fallas y fracturas, estructuras favorables para alber-
gar las mineralizaciones de esmeraldas. Las fallas de Garabato y Providencia son inversas
(en emanometría los valores menores de cuenta total corresponden a estas fallas y son cau-
sadas por el tipo de esfuerzos compresivos que tiende a sellar el plano de falla impidiendo,
así, el movimiento de los gases).

Noriega (1995) hace una propuesta de experimentación para la prospección de esmeraldas
por medio de la activación neutrónica, una de las aplicaciones de los métodos de sondeo
geofísico de pozos. El análisis por activación neutrónica permite determinar en forma no
destructiva el contenido de berilio en las rocas.

Cardozo (2000), en un trabajo realizado en el sector de Macanal concluye que se debe des-
arrollar además una segunda fase de la prospección geofísica en la cual se implemente un
programa de adquisición de datos de resistividad eléctrica y electromagnetismo de los sitios
más favorables obtenidos a partir de los métodos geofísicos. Al igual que en el caso de los
métodos de magnetometría, espectrografía y emanometría, los perfiles de adquisición deben
orientarse en dirección perpendicular a las estructuras geológicas y el diseño específico de
adquisición será establecido con base en los resultados de perfiles de calibración de los mé-
todos mencionados en las zonas de minería activa de la región. Con la aplicación de estos
métodos se pretende modelar contrastes en resistividad eléctrica y/o conductividad que
permitan definir la presencia de mineralizaciones de sulfuros y alteración hidrotermal
asociadas a las mineralizaciones de esmeraldas en las brechas (Branquet et al., 1999a) o en
los “ceniceros”, término utilizado por los mineros de la región.

Romero (2001) en su trabajo en los alrededores de Chivor concluye que después de conocer
realmente las mejores áreas, se podrían implementar allí estudios geofísicos, para determi-
nar la presencia de fracturas y venas que puedan estar relacionadas con la mineralización de
esmeraldas, estos deben buscar plantear un modelo de contrastes de susceptibilidad magné-
tica y delimitar sectores con anomalías de concentración de minerales radioactivos que
puedan estar relacionados con zonas de fractura, para este fin se podrían aplicar programas
de adquisición de datos de magnetometría y espectrografía en cada una de las áreas que
sean seleccionadas.

6.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL
En este cinturón los trabajos geofísicos no han sido tan numerosos como en el cinturón
oriental, destacándose los siguientes:
52
6.2.1 Report on exploration geophysics at the emerald mines near Gachalá, Cundina-
marca (Kutterink, 1975)

Dos métodos geofísicos fueron probados en las minas de esmeralda cerca de Gachalá en un
intento por examinar algunos de los aspectos geológicos asociados a la mineralización. Los
métodos, Electromagnetismo de muy baja frecuencia (EM-VLF) y Espectrometría de rayos
gamma, fueron escogidos para complementar la exploración geoquímica en un esfuerzo por
identificar la estructura geológica con el primer método, y cartografiar la distribución de
elementos trazas radioactivas con el segundo. El objetivo del programa geofísico fue detec-
tar y delinear estas indicaciones estructurales dentro y adyacentes a las zonas mineralizadas
con esmeraldas utilizando EM-VLF. Como resultados se tiene que el método EM-VLF ha
demostrado ser útil en la localización y definición de la estructura que controla el empla-
zamiento de esmeraldas dentro de las áreas de la mina así como los de un carácter más re-
gional. Por lo tanto, se sugiere que los programas futuros de exploración hagan uso estas
capacidades en la asociación cercana con métodos geoquímicos y cartografía geológica. El
método de espectrometría de Rayos Gamma no ha producido el tipo de respuesta prevista,
pero debería ser considerado si se desea un análisis in situ de la alteración potásica en un
área limitada.
6.2.2 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
Profesionales Asociados (1996) realiza una prospección geofísica en semidetalle, a escala
1:10.000, en el área de Florián utilizando métodos de Resistividad eléctrica con 12 SEV.
Las medidas geoeléctricas se llevaron hasta profundidades de investigación máxima de 100
m con el objeto de definir en profundidad la correlación litológica de las diferentes capas de
interés geológico y la mineralización característica del subsuelo, en las veredas Santa Hele-
na, Buenavista e Ibacapí-La Peña.

De la prospección geofísica se establece que las medidas geoeléctricas se ejecutaron en
áreas donde afloran rocas de las formaciones Paja y Rosa Blanca, algunas de estas áreas se
ubican en zonas falladas. Varios SEV muestran una zona del subsuelo con muy bajos valo-
res de resistividad (menores de 3 ohm/m) los cuales se correlacionan con una zona de alta
alteración hidrotermal.

6.2.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sector
Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos, 1997)
Exploraciones y Ensayos (1997), en un trabajo para MINERALCO, emplea como método
indirecto en la exploración de esmeraldas los sondeos eléctricos verticales. Esta técnica
geoeléctrica permitió observar que en cercanía de la zona fallada, Falla de Upía, se presenta
en el subsuelo una mayor conductividad eléctrica producto de una mayor concentración
química en el fluido de saturación y/o una mejor mineralización en el material yacente has-
ta la máxima profundidad medida en la investigación, que fue de 200 m.

53

7. QUÍMICA DE LAS ESMERALDAS
Análisis microtermométricos, Sonda Raman y SEM demuestran la presencia de sales ricas
en H
2
O-NaCl-KCl-CaCl
2
-C0
2
-N2 incluidas en esmeraldas (Ottaway, 1991; Ottaway et al.,
1994), carbonato y pirita (Giuliani et al., 1990a, c, d; Cheilletz et al, 1994). La composi-
ción de los fluidos encontrados en estos minerales es homogénea y similar para las zonas
esmeraldíferas oriental y occidental. Determinado por las edades
40
Ar/
39
Ar, el modelo de
subsidencia de la Cordillera Oriental y en el supuesto de presión litostática confinada, me-
diante extrapolaciones isocóricas se obtienen valores de presión y temperatura estimados
en 1.1 kb y 290° a 360°C para la depositación de esmeraldas. Estudios de isótopos de oxí-
geno y carbono en cuarzo y carbonatos en todos los depósitos indican aguas de formación
de la cuenca como origen de los fluidos mineralizantes (Giuliani et al., 1992a, 1992b); re-
sultados que posteriormente fueron confirmados por Ottaway et al. (1994) para la mina
Quipama – Muzo.

7.1 VALORES DE
34
S
El origen de las soluciones fue investigado mediante estudio isotópico del azufre de la pi-
rita sincrónica con la esmeralda (Giuliani et al.. 1993; 1995a). Los valores de
34
S de H
2
S
en solución en equilibrio con pirita de seis depósitos de esmeraldas varían entre +14.8 a
19.4º mientras que pirita sedimentaria de los shales negros dan un
34
S de -2.4‰. El ran-
go estrecho en
34
S entre los diferentes depósitos sugiere una fuente única y uniforme para
los sulfuros. El valor alto de
34
H
2
S sugiere la ausencia de participación de fuentes sulfuro-
sas magmáticas o de shales negros del Cretácico temprano. Inyecciones salinas ocurren en
las áreas esmeraldíferas y la explicación más probable para los valores altos de
34
S involu-
cran la reducción de sulfatos evaporíticos sedimentarios marinos a sulfuros hidrogenados
por la interacción con estratos ricos en materia orgánica. (Giuliani et al., 1995a, b).

7.2 ESTUDIOS DE INCLUSIONES FLUIDAS
La composición química de inclusiones fluidas primarias en cristales de esmeraldas de la
Mina Vega de San Juan (Distrito esmeraldífero de Gachalá) fueron estudiadas por micro-
termometría, con las técnicas SEM y Raman. Las inclusiones fluidas son de tres fases (Ti-
po 1) o inclusiones sólidas multifases (Tipo 2). El Tipo 1 corresponde a la asociación de
fases halita, salmuera y gas. El Tipo 2 está constituido por salmuera y gas y los minerales
hijos principalmente halita; las sales de cloruro de Ca-Fe y el KCl.CO
2
están ausentes en
ambos tipos. El análisis Raman en las fases sólidas del Tipo 2 determinaron compuestos
carbonáceos y de calcita. La presencia de salmueras CaCl2-NaCl está claramente eviden-
54
ciada por SEM y por las temperaturas eutécticas que van desde -56,1° hasta -31,6°C. Los
rangos de halita Tf (Tf
h
) están entre 284° y 326°C. La temperatura de homogenización lí-
quido-vapor está entre 215° y 330°C. La combinación de Tf
h
y Tmi permitió la estimación
de la salinidad total del fluido: (H
2
O)
55
-(NaCl)
30
-(CaCl
2
)
15
. La constante Tf
h
mostró que el
fluido fue esencialmente homogéneo en la temperatura de cierre. Mientras que varios Tf
h
!300°C para Th = 250°C indica que la solución estuvo en el límite de la saturación. En es-
te caso, se puede admitir que Tf
h
puede ser la temperatura real de formación de la inclusión
(T = 300° - 350°C, P = 1,3 – 1,5 Kb). La presencia de salmueras de NaCl-CaCl
2
en las in-
clusiones fluidas primarias de los cristales de esmeraldas sugiere para los fluidos hidroter-
males un origen de lixiviación de los niveles evaporíticos subyacentes (Giuliani et al.,
1991)

Estudios de fluidos en cristales de esmeralda, cuarzo y fluorita de los depósitos de Yacopí,
Coscuez, Cincho y Pava en el cinturón occidental y Aranado, Chivor y Gauli, en el cinturón
oriental, han sido realizados por Banks et al. (1995, 2000). Microtermometría de inclusio-
nes primarias en esmeralda, cuarzo y fluorita han mostrado que las inclusiones fluidas tie-
nen una salinidad aproximada de 40% en peso de NaCl y puede contener cantidades signi-
ficativas de Ca, K, Fe y Mn. Minerales del mismo grupo, tales como halita, calcita, dolo-
mita, parisita, siderita, pirita, esfalerita y silicatos también han sido identificados (Koz-
lowski et al., 1988; Giuliani et al., 1993). Las muestras provienen de los últimos estados
de mineralización cuando la esmeralda fue precipitada junto con la fluorita, mientras que la
mayoría de cuarzo se formó posteriormente. No hay diferencia sistemática entre las mues-
tras de las zonas oriental y occidental. Sin embargo, las inclusiones en cuarzo sí tienen ma-
yores concentraciones de Ca, Ba, Li, Fe, Mn, Pb, Zn, Cu y Br mientras que las esmeraldas
tienen mayores valores de Na, Mg y SO
4
(Banks et al., 1995, 2000).

Sobre la base de los halógenos, Banks et al. (1995) sugiere que hubo dos tipos de fluidos
distintos presentes: el fluido E (inclusiones en esmeralda y fluorita) fue relativamente oxi-
dante y dominado por Na, Cl y SO
4
con bajos niveles de otros cationes. El fluido Q (inclu-
siones en cuarzo) fue más reductor y estuvo dominado por Na, Ca, Cl con altos niveles de
Fe, Pb, Zn, Ba, Sr etc., pero con bajo SO
4
o F. El fluido E reaccionó con los shales negros
causando un blanqueamiento por la oxidación termoquímica de la materia orgánica por
SO
4
para producir sulfuro reducido y CO
2
y liberar metales como Cr, V, Be, etc., dentro de
la solución (Cheilletz & Giuliani, 1996). Este fluido fue dominante durante la precipitación
de esmeralda y su subsiguiente interacción con el fluido Q, probablemente, haya sido la
causa de la depositación de fluorita, pirita, dolomita y parisita (Banks et al., 1995, 2000).

De otro lado, Romero & Hernández (1999) concluyen que las esmeraldas de San Antonio
de Yacopí presentan características mineralógicas similares a las de otros distritos mineros
como Chivor, Muzo, Pacho y Coscuez, las cuales fueron originadas a partir de un mismo
fluido mineralizante, con temperaturas máximas entre 300-350°C y presiones mínimas de
confinamiento entre 900 y 1000 bares, sugiriendo una cristalización en niveles de la corteza
cercanos a la superficie. El comportamiento micrométrico y las fases presentes de iones en
la parte líquida de las inclusiones fluidas permiten sugerir que el fluido mineralizante que
generó las esmeraldas presentó iones disueltos en la fase acuosa, incluyendo K
+
, Ca
++
, Cl-,
Fe
+3
, Mg
++
, Al
+3
, entre otros, lo que es común para todas las localidades esmeraldíferas de
Colombia.
55

7.3 VALORES DE
18
O y D
Los valores de
18
O (delta del isótopo oxígeno 18) y D (delta del isótopo
2
H o Deuterium)
para los carbonatos de los depósitos del cinturón esmeraldífero oriental varían de +17.7 ‰
y -61.7 ‰, respectivamente para la depositación de calcita fibrosa (estado no mineraliza-
do), y +18.2 y -49.6, respectivamente para la calcita romboédrica y dolomita (estado mine-
ralizado). La esmeralda tiene valores para
18
O y D de ¹17.2 y -27.8, respectivamente. El
18
O de los diferentes carbonatos y esmeraldas varía sobre un rango de 1‰ y tiene caracte-
rísticas de aguas de formación provenientes de la cuenca (Giuliani et al., 1995b, 2000,
Cheilletz, 1997).

Los análisis de
18
O hechos en muestras de esmeraldas representativas de 62 depósitos y
ocurrencias de 19 países del mundo, a excepción de USA y Ucrania, han permitido definir
tres grupos de oxígeno isotópico correspondientes a tres grupos de
18
O (Giuliani et al.,
1998), de la siguiente manera:
• Esmeraldas del primer grupo con valores de +6.2 <
18
O < 7.9 ‰, corresponde a depósi-
tos en Brasil (Cuadrilátero Ferrífero y Distritos de Anagé), Austria (Habachtal), Australia
(Poona) y Zimbabwe (Sandawana).
• Esmeraldas del segundo grupo con valores de +8.0 <
18
O < 12.0 ‰, corresponde a la
mayor parte de los depósitos del mundo, como los de Zambia, Tanzania, Rusia, Madagas-
car, Pakistán (Kaltharo), y Brasil (Carnaíba y Socotó).
• Esmeraldas del tercer grupo con valores de
18
O > 12.0 ‰, incluye los depósitos de Bra-
sil (Santa Teresina de Goiás), Afganistán, Pakistán (Distrito de Swat – Mingora) y Colom-
bia.

Las esmeraldas colombianas tienen las más altas composiciones de oxígeno isotópico en-
contradas en el mundo y su rango
18
O permite distinguir fácilmente las esmeraldas del
Cinturón Oriental (Media = +16.8 ± 0.1‰) de las esmeraldas del Cinturón Occidental
(Media = +21.2 ± 0.5‰) (Giuliani et al., 1998).

7.4 ELEMENTOS MAYORES Y MENORES
La alteración hidrotermal de los shales se caracteriza por el desarrollo de albitización y car-
bonatación. La geoquímica de elementos mayores y menores de las zonas hidrotermales
exhiben la lixiviación de K
2
O, SiO
2
, Al
2
O
3
y otros elementos trazas como Ba, Rb, Cr, V,
Th. El análisis de REE en esmeralda o cuerpos y rocas encajantes muestra: - una importan-
te lixiviación de REE de las lutitas negras acompañada por una redistribución parcial en
carbonatos hidrotermales de REE como parisita y codazzita. – En el sistema hidrotermal,
los REE fueron altamente móviles con altas relaciones agua/roca y los aniones carbonatos
parecen incrementar la solubilidad de los REE pesados. – Anomalías negativas de Europio
y positivas de Cerio en los minerales hidrotermales se interpretan como resultados del cre-
cimiento de cristales en condiciones reductoras (Giuliani et al., 1990d).


56
Blanco y Vargas (1993) realizan análisis químicos con microsonda para 10 elementos me-
nores (Na
2
O, K
2
O, CaO, MgO, Fe
2
O
3
, V
2
O
3
, Cr
2
O
3
, TiO
2
y Cl) y tres óxidos primordiales
de la esmeralda (Al
2
O
3
, SiO
2
y BeO). Se encontró una mayor proporción de MgO con rela-
ción a los demás elementos analizados. Así mismo, se detectó escasez de Na
2
O que fue de-
tectado en pocas muestras y comienza a serlo sólo cuando la concentración de MgO es ma-
yor a 0,8% en peso, especialmente en Coscuez. El CaO se encuentra en concentraciones
cercanas o bajo el límite de detección de la microsonda (0,01% en peso) y se presenta, prin-
cipalmente, en las esmeraldas de Chivor. Se confirma la influencia del contenido de Cr
2
O
3
,
V
2
O
3
y Fe
2
O
3
.


57
8. DATACIONES ISOTÓPICAS
8.1 DATACIONES
40
Ar/
39
Ar
Dataciones
40
Ar/
39
Ar en moscovita verde ricas en Cr-V contemporáneas con la formación
de las esmeraldas han dado como resultado una edad de 36 ± 3 Ma para los depósitos de
Coscuez y 32 ± 3 Ma para el depósito de Muzo-Quipama (Cheilletz et al., 1994).

Muestras de moscovitas de las venas de la fase 2 en los depósitos de El Porvenir, Klein,
San Gregorio y Agua Blanca han sido datadas por K-Ar y
40
Ar/
39
Ar (Cheilletz et al., 1993a,
1994, 1995). Las dos muestras de Porvenir y Agua Blanca muestran el más regular espec-
tro
40
Ar/
39
Ar con edades plateau de 65.0 ± 1.9 Ma y 65.2 ± 1.4 Ma, respectivamente. La
edad
40
Ar/
39
Ar de 65 ± 3 Ma constituye la edad de formación de los depósitos de esmeralda
del Cinturón Oriental (Cheilletz et al., 1997).

Estas edades implican que la mineralización de esmeraldas habría ocurrido en períodos di-
ferentes dentro de la evolución estructural de la cuenca antes del episodio compresional
Andino (Mioceno tardío – Plioceno). Estas edades corresponden a la aceleración de la tasa
de convergencia entre las placas Nazca y Sur América que provocó los fuertes movimientos
tectónicos en los diferentes segmentos de los Andes colombianos y particularmente, en la
Cordillera Oriental (; Cheilletz et al., 1997; Laumonier et al., 1996; Branquet et al., 2002)

8.2 DATACIONES Rb
87
/Sr
86

De otro lado, los estudios geoquímicos de rubidio y estroncio realizados en esmeraldas co-
lombianas (Romero et al., 2000) indican que éstas poseen bajas concentraciones en dichos
elementos químicos, unido a una dispersión suficiente de sus valores. Para determinar su
edad se hizo necesario el uso de errocrónas con contenido geológico. Se establecieron dos
errocrónas, una de 67 Ma para los depósitos del Cinturón Occidental y otra de 61 Ma para
Chivor, en el Cinturón Oriental. En general, la razón isotópica inicial del material del Cin-
turón Occidental (Sr
i
= 0,713) es relativamente baja y podría indicar alguna interacción con
estroncio marino; la misma razón en el otro cinturón (Sr
i
= 0,746) es alta, denotando clara-
mente una influencia de materiales isotópicamente maduros, probablemente de origen con-
tinental.

Romero et al. (2000) comentan que como evidencia de que las edades de 32-38 Ma, deter-
minadas por Cheilletz et al. (1991) no corresponden a la evolución isotópica del sistema
Rb/Sr impresa en las esmeraldas colombianas, se calcularon los valores isotópicos de
87
Sr/
86
Sr para diversas razones Rb
87
/Sr
86
asumiendo una edad de 33 Ma, considerando una
58
faja de valores iniciales
87
Sr/
86
Sr. Los valores de
87
Sr/
86
Sr determinados en su estudio y los
extraídos de Vidal et al. (1992) se mostraron mayores que los de la isocrona de referencia
de 33 Ma, argumentando así que una edad más antigua, como 61-67 Ma puede ser justifi-
cada.



59
9. MODELOS GENÉTICOS PROPUESTOS PARA LA FORMACIÓN
DE LOS DEPÓSITOS DE ESMERALDAS EN COLOMBIA
9.1 TIPOS DE DEPÓSITOS EN EL MUNDO
En el mundo hay dos tipos principales de yacimientos esmeraldíferos:
- Un tipo de alta temperatura que se caracteriza por la presencia de intrusiones graníticas
y pegmatíticas, asociadas a rocas máficas y ultramáficas afectadas por las soluciones meta-
somáticas ricas en potasio y sodio. Este tipo de yacimiento es el más frecuente en el mun-
do. Los yacimientos de Brasil son de este tipo. La mineralización de esmeralda se encuen-
tra dentro de diques pegmatíticos o vetas de cuarzo que cortan las secuencias volcano-
sedimentarias precámbricas (Giuliani et al., 1990b,f; Cheilletz, 1998)

- El tipo colombiano, de baja temperatura, asociado con lutitas negras del Cretácico Infe-
rior, metasomatizadas por fluidos ricos en sodio y calcio. Este tipo es único en el mundo
porque no está asociado con rocas magmáticas; aunque los depósitos de Afganistán presen-
tan algunas similitudes con los colombianos (Sabot et al., 2000). La mineralización está
asociada con brechas tectónicas presentando un cemento que se compone de carbonatos
(calcita y dolomita), de pirita y albita. También se puede encontrar la esmeralda dentro de
brechas hidráulicas o vetas de carbonatos.

9.2 MODELOS DE GÉNESIS PARA LAS ESMERALDAS COLOMBIANAS
9.2.1 Modelo de Beus & Meneev (1972)
Sobre la base de la información geológica y geoquímica existente los depósitos de esmeral-
das de la región de Muzo-Coscuez son considerados como productos de una actividad de
soluciones hidrotermales comparativamente de baja temperatura ricas en CO
2
, S, Na, Ca y
Mg. Pequeñas cantidades de F también tomaron parte en el proceso de mineralización.

La ocurrencia de pequeñas cantidades de clorita y talco en los shales negros metasomáti-
camente alterados permite considerar que la temperatura de mineralización no excedió la
temperatura inicial la cual es característica de la facies metamórfica de esquisto verde
(300ƒC – 400ƒC).

La carbonatación de los shales negros dentro de la “zona tectónica” puede ser considerada,
en general, como el proceso de “lixiviación carbonatada ácida” de baja temperatura. El
amplio desarrollo del fenómeno de lixiviación es el principal rasgo geoquímico de este es-
60
tado de mineralización el cual resulta en la cristalización de minerales de carbonatos en
shales alterados y en las fracturas de las rocas.

La alta actividad de Na en soluciones relacionadas a K puede tomarse como evidencia de
que un incremento en la actividad ácida existió todavía en las soluciones durante el estado
de albitización.

El transporte de Be en las soluciones formadoras de minerales ocurrió, muy probablemente,
en las formas de compuestos de carbonatos de flúor. Un incremento de la alcalinidad y un
decrecimiento de la presión de CO
2
tienen una influencia negativa crucial en la estabilidad
de estos compuestos en solución. Tales condiciones primero pudieron ocurrir como resul-
tado de la interacción roca-solución en las fracturas que cruzan la foliación de los shales.
Esto explicaría la asociación esmeralda-parisita dentro de la zona fracturada con delgadas
venas de cuarzo.

El principal problema del origen de los depósitos de esmeraldas en la Cordillera Oriental de
Colombia, en general, y en la región de Muzo-Coscuez, en particular es la fuente del berilo.
No es difícil explicar las soluciones de actividad hidrotermal dentro de las formaciones se-
dimentarias mesozoicas de la Cordillera Oriental bajo la influencia de procesos de meta-
morfismo regional (Según Beus & Meneev, 1972). Sin embargo, sin evidencias concluyen-
tes adicionales no se puede explicar la ocurrencia de berilo en tales soluciones.

Pensando que el berilo es el elemento típico de una estructura tectónica regional particular
de la Cordillera Oriental, Beus & Mineev (1972) se inclinan a apoyar la hipótesis de una
fuente profunda endógena para el berilo en la parte de Colombia.

9.2.2 Modelo del PNUD (1975)
La formación de las esmeraldas para PNUD (1975) ha tenido lugar en la siguiente forma:
Los sedimentos en la cuenca marina estuvieron sometidos a presión, en relación con el au-
mento de espesor. Debido a los movimientos orogénicos posteriores las soluciones de
aguas connotas y/o meteóricas se movilizaron a lo largo de los intersticios y posteriormen-
te por grietas, fisuras y, eventualmente, a lo largo de fallas. Cuando se pusieron en contacto
con illitas y otros minerales arcillosos bajo condiciones favorables de temperatura y presión
y si la concentración salina fue suficientemente alta, los minerales arcillosos se transforma-
ron en albita y oligoclasa a baja temperatura. Los aniones que quedan después de esta in-
teracción, es decir Cl
-1
y CO
3
-2
y, eventualmente, otros junto con cationes tales como Mo,
Pb, Li y otros excluyendo Be, dejan su medio cristalográfico bajo una removilización gene-
ral. En esta etapa y las siguientes, cada elemento se comporta en la solución durante el
transporte de acuerdo con sus propiedades: Mo, Pb, etc. En diferente grado se retiran del
área lixiviada. El Be se transporta en complejos de Cl, CO
3
y F. Estos complejos son, so-
lamente, estables en un estrecho rango de PH y se tornarán inestables después de una corta
distancia, debido al contacto con las rocas circundantes. A continuación puede tener lugar
el depósito de berilo y en el caso de las lutitas negras ricas en Cr, se forman las esmeraldas.

61
9.2.3 Modelo hidrotermal - sedimentario
En los últimos diez años se han estudiado las características y evidencias de algunos depó-
sitos, y se han establecido varias hipótesis para un nuevo modelo genético de las esmeral-
das colombianas en el cual salmueras calientes provenientes de la cuenca, fueron los flui-
dos originadores de la mineralización. Estas salmueras enriquecidas en sulfatos y sodio,
reaccionaron con la materia orgánica de las lutitas negras durante la reducción termoquími-
ca del sulfato. La hipótesis mejor planteada por ahora, corresponden al modelo hidroter-
mal-sedimentario propuesta, simultáneamente, por Giuliani et al. (1990a,c,d, 1991a,b,
1995a,b); Cheilletz et al., 1994; Cheilletz & Giuliani (1996, 1997, 1998) and Ottaway
(1991); Ottaway et al. (1994); Branquet et al., 1999a,b y Giuliani et al, 2000). Cheilletz &
Giuliani (1996) presentan un modelo con las siguientes dos etapas:

En la Etapa inicial I la tectónica compresional condujo al desarrollo de niveles de despegue
en los dos flancos de la cordillera Oriental, particularmente dentro de las secuencias de luti-
tas negras del Cretácico inferior. La infiltración de fluidos hidrotermales fue canalizada a lo
largo de los planos de cabalgamiento. Estos fluidos fueron expelidos desde la cuenca se-
dimentaria donde habrían disuelto las capas evaporíticas. Los fluidos son alcalinos, alta-
mente enriquecidos en Na, Ca y Mg, con gran capacidad de promover una fuerte interac-
ción fluido-roca con los shales negros; interacción caracterizada por metasomatismo de Na
y Ca, llegando incluso a reemplazar masivamente a las lutitas negras circundantes, trans-
formándolas en horizontes o lentes blancos de albititas. El proceso de metasomatismo de
sodio y calcio, desarrolló las capas albitizadas y carbonatizadas, y a la vez ocasionó la lixi-
viación de Be, Si, Al, Cr, V y elementos de las tierras raras. Todo ello acompañado de un
amplio desarrollo de un enrejado de venas de extensión, rellenas con calcita fibrosa y pirita,
venas predominantemente paralelas a la estratificación.

En la Etapa II, el acortamiento general a que es sometida esta porción de la cordillera se re-
fleja en el desarrollo de brechas a lo largo de fallas inversas y en los anticlinales por cabal-
gamiento, con el consiguiente retrabajamiento y brechamiento de las estructuras de la etapa
I, es decir las capas de albititas. En las zonas apicales de las estructuras plegadas se generan
pliegues disarmónicos y brechas hidráulicas, resultado del incremento de presión de los
fluidos hidrotermales. La transición de la etapa I a la etapa II puede corresponder con cam-
bios en la geoquímica del fluido (por ejemplo, disminución de la alcalinidad) y la subse-
cuente precipitación de esmeraldas. En la etapa II el relleno del enrejado de venas exten-
sionales es diferente; la calcita es rombohédrica, acompañada de albita, pirita, cuarzo y a
veces esmeraldas. Sin embargo, no se conoce la edad de las capas evaporíticas, de donde
se originaron las salmueras hidrotermales; las inyecciones de sal – yeso o anhidrita pudie-
ron estar asociadas con las estructuras de cabalgamiento y por tanto, ser afectadas por pro-
cesos de despegue en la cubierta sedimentaria. En tal sentido, la coexistencia espacial de los
distritos esmeraldíferos y los depósitos de sal, es demasiado evidente que podría utilizarse
como guía en la prospección de nuevos depósitos.

Se han obtenido dos grupos diferentes de dataciones para la formación de los depósitos de
esmeralda por el método
40
Ar/
39
Ar en moscovitas contemporáneas a la mineralización en
los cinturones occidental y oriental: el límite Eoceno – Oligoceno (38-32 Ma; Cheilletz et
al., 1991) para las minas de Coscuez – Muzo y el límite Cretácico – Paleoceno (65 Ma;
62
Cheilletz et al., 1995) para las minas de Chivor – Macanal. Nuevos estudios estructurales
conducidos por el consorcio CNRS – MINERALCO redefinieron este modelo y concluye-
ron que los depósitos de esmeraldas de la Cordillera Oriental de Colombia se formaron en
dos marcos tectónicos diferentes: (i) Durante una fase tectónica compresiva en el límite Eo-
ceno – Oligoceno para los depósitos del cinturón occidental, y (ii) Durante el límite Cretá-
cico – Paleógeno, durante un evento tectónico extensional, tipo escama, relacionado a una
disolución de evaporita para los depósitos del cinturón oriental (Branquet et al., 1999b).
Más tarde ocurrió el levantamiento, plegamiento y cabalgamiento de los depósitos de esme-
raldas durante la orogenia andina (Mioceno Medio) sincrónica a la inversión de la cuenca
de la Cordillera Oriental (Cooper et al., 1995; Branquet et al., 2002)

Según Romero et al. (2000) las edades de 32-38 Ma, determinadas por Cheilletz et al.
(1991) en los depósitos del Cinturón occidental, no corresponderían a la evolución isotópi-
ca del sistema Rb/Sr impresa en las esmeraldas colombianas. Romero et al. (2000) consi-
deran que una edad más antigua, como 61-67 Ma puede ser justificada.



63

10. CONTROLES DE LA MINERALIZACIÓN Y GUÍAS DE
EXPLORACIÓN
De manera general, un control litológico se deduce al observar que las mineralizaciones de
esmeraldas conocidas suelen encontrarse en sedimentitas que hacen parte de secuencias de
lutitas (shales) negras calcáreas, con altos contenidos de materia orgánica, y con menos
frecuencia, en delgadas intercalaciones de lutitas negras en horizontes de calizas tabulares y
lenticulares (Maya et al., 2003). También es significativo el hecho de que las zonas produc-
tivas se encuentren haciendo parte o en cercanías a secuencias de evaporitas.

Desde el punto de vista control estratigráfico, las rocas encajantes de las mineralizaciones
de esmeraldas (también de ocurrencias de plomo, zinc y cobre), corresponden con secuen-
cias de rocas de edad Cretácico inferior.

La frecuente asociación entre mineralización de esmeralda, con zonas de milonitas y bre-
chas en las que predomina una lutita bituminosa - grafítica y sistemas de fallas mineraliza-
dos, demuestra control estructural para las salmueras mineralizantes. En las zonas albitiza-
das (feldespatizadas) la orientación de los feldespatos en sentido paralelo a la foliación de
las lutitas, el desarrollo de estructuras augen en albititas, es reflejo de condiciones de crista-
lización bajo grandes esfuerzos de cizallamiento (PNUD, 1975). Las condiciones estructu-
rales permiten sugerir que la secuencia favorable a la mineralización, fue cabalgada a su ac-
tual posición, movimiento que fue seguido por los eventos mineralizantes. A nivel regional
se reconocen estructuras que se pueden seguir por decenas de kilómetros y, aunque a nivel
local se registren direcciones encontradas, en conjunto todo corresponde a un mismo cintu-
rón tectónico.

El comportamiento de los elementos químicos presentes en las secuencias de lutitas negras
demuestra control geoquímico que en las zonas favorables hay enriquecimiento de Na y li-
xiviación de Li, Pb, Mo y Sr. Así mismo se ha encontrado que no es necesario invocar el
magmatismo como única fuente de Be para la formación de la esmeralda. Bajo condiciones
apropiadas, aún con bajas concentraciones es posible extraer el Be de las lutitas negras, y
en presencia de Cr y V, ser precipitado como esmeralda (Ottaway, 1991; Cheilletz & Giu-
liani, 1996). En todos los depósitos las venas con esmeraldas aparecen espacialmente aso-
ciadas con brechas estratiformes y albititas. La superposición de mapas tectónico-
estructurales y mapas geoquímicos en los que se muestra el enriquecimiento en Na y lixi-
viación en los otros elementos, demuestra que algunos de los grupos de fallas quedan bien
reflejados en los resultados geoquímicos (PNUD, 1975). El comportamiento de los ele-
mentos químicos presentes en el agua, sedimentos activos, suelos y rocas establece que la
relación anómala de Na/K (mayor a 1.0) y aún las concentraciones anómalas de sodio y al-
64
gunos elementos de tierras raras constituyen un buen indicador a nivel regional y local para
efectuar la exploración geoquímica (Mendoza, 1996).

A partir de los trabajos exploratorios regionales y detallados se han seleccionado diferentes
tipos de controles de la mineralización y guías de exploración, los cuales se describen a
continuación.

10.1 LITOLÓGICOS
Las mineralizaciones se encajan en lutitas o shales negros del Cretácico Inferior. El mode-
lo MINERALCO – CNRS indica que estas lutitas son ricas en materia orgánica, que pre-
sentan carácter calcáreo o que se intercalan o sobreyacen a capas o niveles (tabulares o len-
ticulares) de rocas carbonatadas y que en las zonas productivas o cerca de ellas se presentan
depósitos de afinidad evaporítica. Para Carrillo (2001) no se tomarían en cuenta las se-
cuencias del Cretácico medio y Superior, sin embargo, sería preferible no descartar tajan-
temente las secuencias sobreyacentes a los niveles esmeraldíferos, hasta tanto no se de-
muestre sus incapacidades físico químicas como rocas portantes o sus deficiencias químicas
en los elementos primariamente relacionados con la génesis de las esmeraldas.
10.2 ESTRATIGRÁFICOS
Las condiciones litológicas que caracterizan al entorno que contienen las mineralizaciones
esmeraldíferas en Colombia corresponden a las unidades litoestratigráficas del Cretácico
Inferior de la Cordillera Oriental. Al respecto, debe anotarse que, dado que las mineraliza-
ciones de esmeraldas presentan un claro control estratigráfico, la cartografía 1:100.000 rea-
lizada por el INGEOMINAS en las zonas esmeraldíferas de Colombia presenta la validez
suficiente para delimitar áreas que cumplan con este primer requisito exploratorio.

En el Cinturón Oriental, la Formación Calizas del Guavio se ha dividido en cinco miem-
bros, a la base conglomerados, dos conjuntos de calizas y dos de lutitas. La Formación Lu-
titas de Macanal corresponde a una secuencia monótona de lutitas negras con esporádicas
intercalaciones de calizas, areniscas y lentes de yeso.
En el Cinturón Occidental, la Formación Paja se ha dividido, de acuerdo a sus características
litológicas, en cinco segmentos (A, B, C, D y E) permitiendo así, mejorar el conocimiento es-
tratigráfico e identificar el nivel inferior A, junto con la parte superior de las Formación Rosa-
blanca, como alojantes de la mineralización esmeraldífera. La Formación Rosablanca es pre-
dominantemente calcárea y la formación Paja corresponde en general con un conjunto de sha-
les negros carbonosos portadores, en baja proporción de elementos cromóforos y del berilio,
razón por la cual, esta asociación petroquímica favorece, según el modelo genético actualmen-
te considerado como de mayor soporte, la formación de las esmeraldas, obviamente conside-
rando factores físico químicos adicionales (Guerrero & Carrillo, 1997).
10.3 ESTRUCTURALES
La sucesión de rocas del Cretácico Inferior presenta rasgos deformativos que sugieren un
marcado control estructural y una fuerte deformación, evidenciada por la presencia de es-
65
tructuras de diferentes escalas, que podrían relacionarse a la generación de cabalgamientos
por reactivación de fallas pre-existentes, a partir de las cuales se generan dos estilos tectó-
nicos; uno tipo escama delgada que afecta únicamente rocas del Cretáceo, en el costado
oriental del área y otra tectónica tipo escama gruesa, por la cual se genera la falla de La Sa-
lina al occidente del área y que afecta rocas precretáceas involucrando posiblemente el ba-
samento (Guerrero & Carrillo, 1997).
Los distritos de Muzo, Quipama y Tequendama presentan las mismas estructuras con el ca-
balgamiento mayor de un conjunto superior que contiene el yacimiento sobre un zócalo de
lutitas carbonosas silíceas. En ambas minas, los cabalgamientos (mayores y menores) son
marcados por una brecha tectónica (cenicero). Estos cabalgamientos constituyen buenas
guías porque cerca de ellos se presentan las estructuras trampas de la mineralización. Hay
dos maneras de reconocerlos: (1) La presencia del “cenicero” que indica el plano por el
cual los fluidos hidrotermales han sido drenados. La presencia de caolín indica, también,
proximidad del cabalgamiento. (2) Cuando se presentan dos unidades que no tienen las
mismas direcciones de estratificación se puede buscar el contacto para verificar si hay una
brecha (cenicero) (López, 1995; Laumonier et al., 1996)

Las estructuras trampas de la mineralización de esmeralda están conformadas por la fractu-
ración hidráulica y las vetas de calcita romboédrica.

10.4 ALTERACIÓN HIDROTERMAL
Diferentes trabajos han descrito la presencia de alteración hidrotermal. Para Pogue &
Evanston (1916) la asociación de esmeralda, parisita, fluorita, apatito, albita y barita en una
formación sedimentaria implica la introducción de material desde una fuente externa.

El estudio de patrones de alteración es no solamente útil para la exploración de esmeraldas,
sino también de otros minerales. Los patrones de alteración pueden reflejar una zonación
mineral existente en el área de estudio, la cual puede controlar la presencia de depósitos
minerales de esmeraldas, plomo, zinc y cobre, posiblemente relacionados de una u otra
forma en su génesis (PNUD, 1975)

La asociación mineralógica típica para las venas hidrotermales del yacimiento de Coscuez
es calcita + albita. Los minerales accesorios en dicha asociación pirita, moscovita, cuarzo,
dolomita. Durante el proceso hidrotermal se generaron dos fases de alteración metasomá-
tica sobre la roca encajante: carbonatación y albitización, los cuales pueden ser reconocidos
en sectores específicos de la mina denominados El Amarillal y Zonas de Caolín, respecti-
vamente (Aranguren & Rondón, 1998).

La roca encajante de la mineralización ha sufrido cambios importantes de sus característi-
cas originales, debido al emplazamiento de ésta, siendo la albitización uno de los mas im-
portante cambios que se puedan reconocer, y que además se encuentra directamente rela-
cionado con los sectores productivos. Además de este proceso, también se reconocieron
otros cambios como carbonatación, piritización, introducción de micas y pérdida o reem-
plazamiento de la laminación y del contenido de materia orgánica original de la roca, tam-
66
bién se pudo observar cloritización la cual corresponde a efectos diagenéticos. Según Ro-
mero (2000) no se encontraron características que indicaran efectos de metamorfismo; sin
embargo, Beus (1979), Branquet (1999) y Branquet et al. (1999b) reportan la presencia de
cloritoide en lutitas carbonosas silíceas.

10.5 INDICADORES GEOQUÍMICOS
Algunos elementos químicos presentes en sedimentos activos, suelos, rocas y aguas, tales
como Na, LI, Ba, K, Pb, Mo, Zn, Cu, Sr y Ni, asíc omo algunos elementos de Tierras Raras
constituyen los mejores indicadores a nivel regional y local para detectar zonas mineraliza-
das. Los elementos guías son elementos que presentan un buen contraste al comparar su
contenido en los sitios mineralizados con otros valores fuera de los distritos mineralizados,
ya sea desde el punto de vista local o regional.

En el trabajo de prospección geoquímica local de Escovar (1975, 1979) realizado en el área
de Gachalá, Cinturón Oriental, en rocas de la Formación Calizas del Guavio y de la Forma-
ción Lutitas de Macanal se presenta la siguiente síntesis sobre la distribución de los elemen-
tos en rocas y suelos:
10.5.1 Distribución de elementos en rocas
Sodio. Este elemento es el mejor indicador de mineralización tanto local como regional.
Los sitios mineralizados poseen el valor medio máximo. El segundo valor corresponde al
grupo de alteración dentro del área de minas. La diferencia es explicable ya que aunque la
mayor parte de la alteración dentro del área de minas es feldespática (oligoclasa), en algu-
nos sitios no lo es. Los lugares que presentan una alteración no feldespática no son, hasta
donde se sabe, productores de berilio. Esto es una prueba más del control de la alteración
sobre la precipitación del berilio. La alteración metasomática no está restringida a lugares
de alteración tectónica (brechas y fisuras), sino que se extiende dentro de las rocas que for-
man las paredes de falla. Este hecho es de gran importancia en exploración detallada (Es-
covar, 1975, 1979)

Litio. Después del sodio, el litio es el elemento que mejor puede ser utilizado en la pros-
pección de esmeraldas. Contrario al caso de sodio, el litio presenta una gran lixiviación en
los sitios mineralizados. Es allí donde muestra el valor más bajo. El siguiente valor más
bajo lo poseen las muestras de alteración, exceptuando los carbonatos. Los valores para los
diferentes tipos de roca son más bajos en el área de minas que fuera del distrito minero. En
conclusión, el litio muestra lixiviación en los sitios donde se ha comprobado mineralización
de berilo, corroborando su utilidad como elemento indicador.

Bario. Después del sodio y el litio, el bario y el potasio son los mejores indicadores locales
de mineralización, siendo notablemente lixiviados en los lugares mineralizados. Los sitios
mineralizados poseen los valores más bajos, seguido por las muestras de alteración. Tam-
bién, los valores en el área de minas son siempre más bajos que afuera del distrito minero.

Potasio. Este elemento muestra una gran lixiviación en los sitios mineralizados. Es por
esto que se escogió junto con bario como un elemento indicador de berilo después del sodio
67
y el litio. Debido a que en muestras de alteración este elemento sufre mayor lixiviación
fuera del distrito minero, este elemento no puede ser utilizado como indicador regional de
berilo. Sin embargo, debido a su bajo contenido en los sitios mineralizados, comparado
con cualquier otro valor dentro del área de minas, puede ser utilizado como indicador en
exploración detallada o semidetallada.

Plomo. Después del sodio y litio, el plomo es el elemento que mejor se puede utilizar co-
mo indicador regional. Debido a que este elemento no muestra diferencias entre los sitios
mineralizados y los demás del área de minas no fue utilizado como indicador local, pero
dado los buenos valores que presentan los factores de lixiviación, sirve como indicador re-
gional. Especialmente las rocas alteradas dentro y fuera del distrito poseen un gran contras-
te en el contenido de plomo. Fuera del distrito minero existen manifestaciones de plomo.

Berilio. La utilidad de este elemento es mayor como guía para entender la génesis de estos
depósitos y menor como guía de exploración. En los sitios mineralizados el contenido de
Berilio en las rocas es menor que en los otros tipos de rocas que se presentan en el distrito
minero, exceptuando los carbonatos los cuales normalmente tienen un bajo contenido de
berilio. Esta lixiviación en las rocas es característica de las zonas mineralizadas. En las zo-
nas alteradas hidrotermalmente fuera de los sitios mineralizados, existe una extrema lixi-
viación de berilio, sin embargo allí no se encuentran esmeraldas, lo cual puede ser explica-
do por la ausencia de sodio en las rocas producto de la alteración. En comparación con las
rocas fuera del distrito minero, únicamente las lutitas negras en las zonas de minas se en-
cuentran lixiviadas en berilio. Este hecho hace que el berilio no sea útil en la prospección
regional de esmeraldas, teniendo mayor aplicabilidad como indicador detallado de la mine-
ralización.

Molibdeno. Es un buen indicador regional tal como se deduce de sus factores de lixivia-
ción. Sin embargo, debido a los altos valores del coeficiente de variación, el sodio y el litio
son considerados mejores indicadores. El molibdeno esta especialmente lixiviado en los si-
tios mineralizados, particularmente en las lutitas negras y en las rocas alteradas hidroter-
malmente, que en las rocas fuera de las zonas de minas.

Estroncio. El comportamiento de este elemento es similar al bario y es útil como indicador
regional más que local. Presenta buenos factores de lixiviación para lutitas y limonitas, ma-
teriales en los cuales puede ser utilizado como indicador regional de berilo.

Zinc. Tiene un comportamiento similar al del plomo; puede ser utilizado como indicador
regional. Como el plomo, el zinc pose muy buenos valores de lixiviación, pero sus altos co-
eficientes de variación hacen que el plomo sea más utilizado en la exploración regional. Al
igual que el plomo los contenidos de zinc en las zonas alteradas hidrotermalmente, dentro y
fuera de las zonas de minas muestran un contraste muy significativo.

Cobre. Este elemento no parece ser útil en la exploración de berilio. Usualmente el cobre
tiende a concentrarse en las zonas alteradas hidrotermalmente fuera del distrito minero; este
fenómeno también se observa en los sitios mineralizados, aunque con una intensidad mu-
cho menor.
68
10.5.2 Distribución de elementos en suelos
El mejor indicador de suelos es la relación Li/Na. Esta relación tiene, además, la ventaja
de mostrar una distribución de valores similar en las diferentes formaciones y miembros re-
presentados, evitando así tener que clasificar las muestras antes de proceder al tratamiento
estadístico. Para la prospección regional los mejores indicadores son: sodio, litio, bario,
molibdeno y estroncio. En general, parece que las muestras de rocas son más representati-
vas y mejores indicadores locales de mineralización que las muestras de suelo (Escovar,
1975, 1979).
En varios trabajos de exploración local se han aplicado estas fórmulas y se han sugerido
otras. En los alrededores de la mina El Indio se propone el uso de la relación Be/(Be+Cr)
en muestras de roca para delimitar áreas con posibilidades esmeraldíferas pues presentan
buenos contrastes en su concentración. Las anomalías superpuestas en roca de Br, Cr, Mg
coinciden en todos los sectores de la mina El Indio, con los valores altos obtenidos de las
relaciones Br/(Be+Cr) y bajas de K x 100/Na. La relación K100/Na en muestras de roca
propuestas por Beus & Mineev (1972) y confirmada por Escobar (1975, 1979) se comprobó
en la mina El Indio obteniendo buenos resultados en la prospección local de esmeraldas
(Guerrero y García, 1986).
El comportamiento de los elementos químicos presentes en el agua, sedimentos activos,
suelos y rocas establece que la relación anómala de Na/K (mayor a 1.0) y aún las solas con-
centraciones anómalas de sodio y algunos elementos de tierras raras constituyen el mejor
indicador a nivel regional y local para efectuar la exploración geoquímica (Mendoza,
1996).
Al comentar sobre el comportamiento básico de los elementos químicos en las zonas mine-
ralizadas y en las rocas encajantes, Giuliani et al. (1999) establecen que la lixiviación de
casi todos los elementos mayores (K, AL, Si, Ti, Mg y P), elementos trazas (Ba, Be, Cr, Rb,
Sc, U, V, B, C) y de las tierras raras de las lutitas negras está acompañada por su redistribu-
ción parcial dentro del relleno mineral de las venas.

Cheilletz et al (1999) y Cheilletz & Royant (2001) utilizaron el método PCA en un estudio
estadístico sobre una base de datos con 84 muestras colectadas en el depósito de Chivor y
analizadas para elementos mayores y trazas por ICP-AES y ICP-MS. Ellos concluyeron
que la fuerte interacción fluido/roca entre las sales basales y las lutitas negras cretácicas
condujeron al metasomatismo sódico (albitización) y a intercambios catiónicos. Arriba del
80% (3 ppm) del contenido de Be original de las lutitas negras fue liberado y precipitado
como esmeraldas. Adicionalmente, ellos proponen que el Be móvil de las lutitas negras es-
tá soportado por la fracción arcillosa (fase residual).

Según el PNUD (1975) el control geoquímico de la mineralización está marcado por los si-
guientes aspectos:
• La mineralización está acompañada por fuerte enriquecimiento en Na debido a la feldes-
patización (oligoclasa – albita).
• Ocurre lixiviación en varios elementos.
• En el aspecto regional, los sedimentos de corriente muestran una buena relación entre
valores anómalos para Na (alto), y valores anómalos para Li (bajo) y Pb (bajo).
69
• En la prospección semidetallada y detallada las muestras de suelos tienen una buena co-
rrelación entre los valores anómalos de Na (alto) y valores anómalos para Li (bajo), Pb (ba-
jo), K (bajo), Sr (bajo) y Mo (bajo).
• El Be está lixiviado de las rocas y suelos en las zonas mineralizadas. La ocurrencia de
esmeraldas se presenta como una redepositación de este elemento.
70

11. ÁREAS PRIORITARIAS PROPUESTAS
Los trabajos sobre prospección y exploración analizados en este documento presentan una
serie de recomendaciones de áreas con interés para continuar con la exploración detallada
en búsqueda de mineralizaciones esmeraldíferas.

11.1 CINTURÓN ORIENTAL
11.1.1 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá –
Guavio – Chivor, departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989)
Las siguientes áreas han sido catalogadas como zonas de prioridad II, o sea, sectores en los
cuales, además de su ubicación cerca o dentro de zonas esmeraldíferas, se ha podido incre-
mentar el grado de conocimiento geológico al punto de poder establecer factores litológi-
cos, estratigráficos y estructurales favorables.

• Nazareth (4 km
2
)
• Las Mercedes (3.5 km
2
)
• Malacara (12 km
2
)
• Guácharos (4 km
2
)
• Floresta (2 km
2
)
• La Esperanza (10 km
2
)*
(* El trabajo original no muestra la localización de estas áreas).

11.1.2 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda,
1991)
Del análisis de la información geoquímica, estratigráfica y estructural, Arboleda (1991) en
un trabajo de MINERALCO propone cuatro áreas prioritarias para estudios más detallados.

• Área IA. Localizada en la quebrada San Jorge muy cerca de la intersección de las fallas
Garabato y San Jorge.
• Área IB. Ubicada sobre el río Rucio, cerca de las fallas Garabato y la Esperanza.
• Área IC. Localizada sobre la quebrada El Rosario en la zona de influencia de la Falla de
Garabato.
• Área ID. Ubicado sobre un afluente de la quebrada El Rosario al sur de la zona IC.

71
11.1.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
Luego de integrar la información obtenida se postula que en el área de Páez se encontraron
características geológicas y geoquímicas especiales que llevan a señalar una zona como de
potencialidad para adelantar una futura exploración detallada de esmeraldas con trabajo de
mayor detalle, correspondiente a la quebrada El Salitre en cercanías a la mina de yeso, Zo-
na Upía, con coordenadas:

X
1
=1.057.000, Y
1
=1.116.000
X
2
=1.056.000, Y
2
=1.117.300
X
3
=1.055.000, Y
3
=1.115.000
X
4
=1.054.800, Y
4
=1.116.000

El área propuesta se ubica a unos 3 kilómetros al SE del casco urbano del municipio de
Páez y por las características planteadas en el trabajo, reúne todas las condiciones necesa-
rias para ser catalogada como un prospecto a tomar en cuenta en caso de realizar una
exploración para esmeraldas.
11.1.4 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector
de Páez – Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal,
2000)
Cardozo y Leal (2000) realizan una revisión geológica y geoquímica en un área de, apro-
ximadamente, 125 km2, en el Municipio de Macanal, Departamento de Boyacá. Las áreas
anómalas definidas mediante la prospección geoquímica se presentan en la tabla 2, sin que
el orden de éstas implique una cierta importancia.

Tabla 2. Áreas promisorias en el sector Páez – Campohermoso – Macanal
Áreas Coordenadas
E
Coordenadas
N
Localización
Geográfica
Observaciones
1 1.092.170
1.094.130
1.048.380
1.046.275
Vereda La Serranía -
2 1.090.175
1.091.690
1.046.790
1.044.460
Vereda San Pedro Muceño -
3 1.089.350
1.090.625
1.045.250
1.043.675
Vereda Aguablanca Grande Mina de esmeraldas
4 1.087.720
1.089.505
1.043.110
1.041.555
Vereda Peñablanca Mina de yeso
5 1.085.465
1.086.200
1.036.485
1.035.480
Túnel El Salitre
Túnel El Polvorín
-




72
11.1.5 Otros trabajos de exploración
López & Uribe (1989) concluyen que la utilización de la fórmula para prospección regional
de esmeraldas dio como resultado los siguientes seis lugares aptos para la exploración: cer-
ca de la mina de Providencia (cruce entre las fallas de La Negra y Providencia), mina de
San Martín, mina de Montecristo y al sur de la mina de Montecristo, cerca a la quebrada
Castalia. Otras áreas de menor importancia pero con posibilidades de contener esmeraldas
son las siguientes: en la intersección entre las fallas de San Juanito y de Providencia y en la
intersección entre las fallas de La Esperanza y Providencia. Los autores proponen zonas
puntuales ubicadas pocos kilómetros al SE de las minas de Chivor, en sectores que son con-
siderados en general, como de un gran potencial esmeraldífero.

Zafra (1996) identifica una anomalía de Na/K en la región del Guavio – Chivor entre las
coordenadas X = 1.030.000, Y = 1.078.000, y X = 1.032.000, Y = 1.080.000. Los 4 km
2

planteados se ubican unos 3 km. al NE de las mimas de Chivor y en concepto de los autores
presenta características promisorias para la prospección esmeraldífera. El planteamiento se
enmarca dentro de la lógica circunstancial ya que el área corresponde a la prolongación de
las mineralizaciones explotadas en Chivor.

Cardozo (2000) recomienda por prospección geoquímica dos zonas; la primera está situada
hacia el costado nororiental de la esquina suroriental del embalse de Chivor, que tiene
aproximadamente 1 km en dirección NS y 800 m en la dirección E-W. La segunda zona se
localiza aproximadamente a 4 Km al oriente de Macanal y presenta 2 Km en la dirección E-
W y 1,5 Km en la dirección N-S.

Gelvez & Villamizar (1991) definen cuatro zonas promisorias por medio de prospección
geoquímica, en los municipios de Ubalá y Almeida, Cinturón Oriental, localizadas en la
confluencia de la quebrada San Jorge con el río Sucio, parte baja del río Sucio, parte media
de la quebrada El Rosario, y en la vertiente sur de la quebrada El Rosario.

11.2 CINTURÓN OCCIDENTAL
11.2.1 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez, Boyacá,
área suroriental (Mendoza P.G.A., 1991)

Como resultado de la prospección en detalle (escala 1:5.000) se seleccionaron las siguientes
áreas (para ser estudiadas a escala 1:1.000):
• Primera prioridad: Área Loma El Silencio, 56 Ha ubicadas en el sector de la loma del
mismo nombre.
X
1
=1.113.200, X
2
=1.114.000;
Y
1
=991.180, Y
2
= 991.880



73
• Segunda prioridad: Área La Culebrera, 40 Ha ubicada al occidente de la quebrada Des-
aguadero.
X
1
=1.112.700, X
2
=1.113.500
Y
1
=990300, Y
2
= 990800,).

Área El Almendro, 42 Ha ubicadas al oriente de la quebrada del Desaguadero.
X
1
=1.112.600, X
2
=1.113.200
Y
1
=990.900, Y
2
=991.600

• Tercera prioridad: Área El Triunfo, 162 Ha ubicadas en las inmediaciones de la
quebrada La Terry).
X
1
=1113000, X
2
=1114000;
Y
1
=991880, Y
2
=-993500

Área Sábripa, 165 Ha ubicadas sobre las inmediaciones de la quebrada Las Pavas.
X
1
=1.106.500, X
2
=1.107.500
Y
1
=990.000, Y
2
=991.500

• Cuarta prioridad: Área El Garabato, 100 Ha ubicadas cerca del caserío de Niaunza.
X
1
=1.103.000, X
2
=1.104.500
Y
1
=993.500, Y
2
=994.500
11.2.2 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración
de esmeraldas en Yacopí, Cundinamarca, y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de
Borbur, Boyacá, Colombia (Castañeda, 1996)
Por análisis comparativo de Na/K se recomiendan las siguientes áreas:
• Zona al norte de la confluencia de la Quebrada La Mina y El Fraile
• Parte intermedia de la confluencia sur-norte de la Quebrada La Mina.
11.2.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el
Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996)
En el informe final del área de Florián, Municipio de Florián departamento de Santander,
las zonas más atractivas para desarrollar en un futuro trabajos detallados son las siguientes:

Zona de la Quebrada Río Bamba –Quebrada San Roque:

X
1
=1.130.000; Y
1
=1.005.000
X
2
=1.130.500; Y
2
=1.005.500 al sur
X
3
=1.131.325; Y
3
=1.006.600
X
4
=1.131.325; Y
4
=1.006.750 al norte.

Zona del Río Minero-Buenavista:
X
1
=1127650; Y
1
=1000400
X
2
=1127500; Y
2
=1001000
X
3
=1127300; Y
3
=1000000
X
4
=1126600; Y
4
=1000600.
74

Utilizando la fotogeología se identificó una zona de brecha caracterizada por geomorfolo-
gía que corresponde al segmento de Brecha de Buenavista, la cual esta definida por las si-
guientes coordenadas:
X
1
=1.130.366; Y
1
=1.000.800 al norte
X
2
=1.128.585; Y
2
=1.000.000 al oeste
X
3
=1.129.000; Y
3
=1.001.563 al este
X
4
=1.126.552; Y
4
=1.000.557 al sur.
11.2.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas, sec-
tor Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos Ltda., 1997)
La prospección geoquímica de sedimentos activos permitió definir dos áreas para realizar
un muestreo geoquímica en suelos que siguió las recomendaciones del PNUD (1975). Las
áreas fueron la región Pinzaima en rocas de la Formación Murca (contenido arenoso-
lutítico) y la región de Murca, parte norte del municipio de El Peñón, región sureste del
municipio de La Palma y regiones aledañas, con rocas lutítico-carbonosas, en ocasiones
calcáreas, con gran similitud con la Formación Paja del área de Muzo – Coscuez.

Respecto a la potencialidad se sugiere descartar las zonas de Nimaima – Útica y el sur del
municipio de La Peña, por no presentar ninguna evidencia mineralógica ni geoquímica. En
cambio, se recomienda continuar los trabajos de exploración con mayor detalle en la región
de la Inspección de Murca, parte norte del municipio de El Peñón, región sureste del muni-
cipio de La Palma y regiones aledañas, pues en estas localidades los resultados de los traba-
jos sugieren la presencia de esmeraldas.
11.2.5 Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inversión –
ACIGEMI (INGEOMINAS, 2000)
La definición del área de influencia para exploración de los cinturones esmeraldíferos, tanto
al NE como al SW a partir de los distritos mineros conocidos, ya ha sido establecida por el
INGEOMINAS mediante la elaboración del mapa de áreas potenciales para la exploración
de esmeraldas a escala 1:500.000 (Plancha, 5-09) y de piedras preciosas en Colombia a es-
cala 1:1.500.000. Las zonas potenciales para esmeraldas en los dos cinturones fueron se-
leccionadas con base en la ponderación de la información geológica, tectónica, geoquímica,
inventario mineral y metalogénica, lo cual permitió establecer áreas potenciales con alto,
medio y bajo grado. Con base en lo anterior se pudo establecer que el área de influencia del
cinturón occidental es de 290 km de longitud por 50 km de ancho, mientras que el cinturón
oriental presenta 270 km de largo por 35 km de ancho.

75

12. DISCUSION FINAL Y CONCLUSIONES
Según Branquet et al. (1997), aparte del proceso geoquímico formador de las esmeraldas
(proceso hidrotermal – sedimentario) que básicamente fue el mismo para ambos cinturones,
las dos zonas esmeraldíferas difieren en varios puntos: 1) en el Cinturón occidental los flui-
dos mineralizadores fueron generados en un nivel evaporítico localizado en algún lugar por
debajo de los depósitos de esmeraldas, a partir del cual migraron hacia arriba convirtiéndo-
se en fluidos sobrepresionados en las secuencias sedimentarias encajantes, en donde se de-
sarrollaron brechas hidrotermales e intenso fracturamiento hidráulico a lo largo de planos
de cabalgamiento y zonas de fallas por efecto de una tectónica compresiva. 2) En el Cintu-
rón oriental todo el proceso geoquímico (fluidos) tuvo lugar dentro de la secuencia sedi-
mentaria mineralizada, la cual contenía el nivel evaporítico con relación a una tectónica dis-
tensiva. 3) En el Cinturón oriental los depósitos esmeraldíferos se pueden considerar como
autóctonos, mientras que en el Cinturón occidental los depósitos se pueden decir que son
alóctonos, si se tiene en cuenta el origen de los fluidos mineralizadores. 4) En el Cinturón
occidental las trampas para la mineralización son pequeñas, pero son estructuras compresi-
vas complejas que se encuentran siguiendo fallas de desplazamiento horizontal (tear faults),
mientras que los depósitos en el Cinturón oriental se encuentran dispersos a lo largo de un
nivel brechado regional. 5) En los depósitos esmeraldíferos del Cinturón oriental como en
el Cinturón occidental, espesas secuencias impermeables de lutitas (formaciones Macanal y
Paja, respectivamente) han actuado como capa sellante para los fluidos hidrotermales.

La idea de una fuente magmática profunda sólo puede ser aceptada cuando se encuentre
una relación clara entre la actividad magmática dentro de la región mineralizada con los
depósitos esmeraldíferos. La idea contraria a esta hipótesis, que sugiere la posibilidad de
que el berilio fuera lixiviado por aguas connatas ricas en CO
2
y SO
4
provenientes de las ro-
cas que la rodeaban seguida por su reprecipitación en la forma de berilo (esmeralda) bajo
influencia de los procesos hidrotermales (procesos metamórficos de presencia local
1
), pare-
ce una idea más atractiva. Esta hipótesis tiene credibilidad porque hay una lixiviación leve
del berilio de las lutitas dentro de las zonas tectónicas mineralizadas y hubo, probablemen-
te, abundancia de aguas connatas ricas en NaCl y CaSO
4
durante el proceso mineralizador
(metamorfismo
1
). Existe un número de domos de sal dentro y fuera de la región en esta
parte de la Cordillera Oriental colombiana. Sin embargo, considerando el hecho de que no
hay usualmente altos contenidos de Be (en comparación con su abundancia media en luti-
tas) en las rocas de la región con mineralización esmeraldífera, es necesario admitir que es-
ta hipótesis de la lixiviación (metamórfica
1
) requiere una justificación adicional, la cual
puede ser obtenida solamente en el curso de otros estudios geológicos y geoquímicos sis-
temáticos que se adelanten en la región esmeraldífera (Beus, 1979).
(
1
Términos y conceptos empleados por Beus, 1979. Nota de los autores de esta compilación).

76
A partir de los diversos estudios geológicos, geoquímicos y geofísicos realizados en los cin-
turones esmeraldíferos se pueden establecer las siguientes conclusiones:

• Los depósitos de esmeraldas en Colombia están localizados en dos cinturones que
hacen parte de los flancos oriental y occidental de la Cordillera Oriental. El cinturón
oriental comprende los distritos de Gachalá, Chivor y Macanal; el cinturón occidental con-
tiene los distritos de Peñas Blancas, Coscuez, Muzo, La Pita y Yacopí.

• Los depósitos de esmeraldas en Colombia han sido considerados, hasta los últimos
años, únicos en el mundo y difieren drásticamente de los más conocidos, depósitos tipo es-
meralda – esquistos verdes, los cuales se encuentran relacionados con ambientes de granito
– pegmatita. (Giuliani et al., 1995b). Sin embargo Sabot et al. (2000) reportan datos geo-
lógicos y geoquímicos que indican que los depósitos de esmeraldas de Afganistán, locali-
zados en el Valle de Panjshir, se formaron por lixiviación de evaporitas, tal como es el caso
de los depósitos de esmeraldas en Colombia.

• El reconocimiento de que los depósitos de esmeraldas de Colombia no son únicos ofre-
ce la posibilidad de exploración para este nuevo estilo de depósito en áreas previamente no
consideradas como probables blancos de exploración por los modelos clásicos de forma-
ción de esmeraldas (Sabot et al., 2000)

• Los yacimientos colombianos corresponden a depósitos estratoconfinados, con un rango
de temperaturas de aproximadamente 300°C (mesotermales), formados en ambientes sedi-
mentarios y producidos a través de reducción termoquímica de salmueras ricas en sulfatos y
ácidos sulfurosos por interacción con estratos ricos en materia orgánica (Cheilletz & Giu-
liani, 1996).

• Las esmeraldas colombianas tienen las más altas composiciones de oxígeno isotópico
encontradas en el mundo y su rango
18
O permite distinguir fácilmente las esmeraldas del
cinturón oriental (Media = +16.8 ± 0.1‰) de las esmeraldas del Cinturón Occidental (Me-
dia = +21.2 ± 0.5‰) (Giuliani et al., 1998).

• Dataciones
40
Ar/
39
Ar en moscovita verde ricas en Cr-V contemporáneas con la forma-
ción de las esmeraldas en muestras del cinturón occidental han dado como resultado una
edad de 36 ± 3 Ma para los depósitos de Coscuez y 32 ± 3 Ma para el depósito de Muzo-
Quipama (Cheilletz et al., 1991) y de 65 ± 3 Ma para el depósito de Agua Blanca pertene-
ciente al Cinturón oriental (Cheilletz et al., 1995). De acuerdo a estas edades, la minerali-
zación de esmeraldas habría ocurrido en períodos diferentes dentro de la evolución estruc-
tural de la cuenca antes del episodio compresional Andino (Mioceno tardío – Plioceno)
(Cheilletz et al., 1995). De otro lado, Romero et al. (2000) indican que las esmeraldas co-
lombianas poseen bajas concentraciones en dichos elementos químicos, unido a una disper-
sión suficiente de sus valores. Romero et al. (2000) establecieron dos errocrónas, una de 67
Ma para los depósitos del Cinturón Occidental y otra de 61 Ma para Chivor, en el Oriental.

• Los datos de inclusiones fluidas y de azufre isotópico soportan fuertemente un modelo
hidrotermal-sedimentario para la mineralización de esmeraldas en Colombia (Giuliani et
77
al., 1995b). El estudio de inclusiones fluidas ha revelado salmueras de cloro hipersalinas
compuestas por Na-Ca-K. Los valores de
34
S en pirita de las venas de esmeralda corres-
ponden con azufre isotópicamente pesado. La interpretación más probable involucra la re-
ducción de sulfatos marinos sedimentarios de origen evaporítico.

• Los depósitos de Colombia producen parte de las esmeraldas de más alta calidad en el
mundo y su producción es una de las mayores en el mercado internacional, aproximada-
mente el 60%. Esto le otorga una excelente posición en el mercado. Sin embargo, el hecho
de no poseer, actualmente, un programa serio de exploración de nuevos depósitos impide el
desarrollo de esta y una industria fuerte en la talla y engaste hace que las ganancias mayo-
res queden fuera del país a través de compañías internacionales especializadas en estos pro-
cesos (UPME, 2000).

• La mineralización de esmeraldas está restringida a características litológicas muy bien
definidas; las lutitas negras carbonosas parecen ser la unidad litológica más favorable para
la mineralización.

• Todas las minas y zonas mineralizadas conocidas están situadas en las zonas de falla-
miento entrecruzado; esta zona de intersección tiene una expresión topográfica de “zona co-
lapsada” tectónicamente, aspecto que es fácilmente reconocible en fotografías aéreas. Es-
tudios estructurales detallados en las principales minas de esmeraldas evidencian estructu-
ras tectónicas (cabalgamientos, rampas, fallas) como trampas de la mineralización.

• Giuliani et al. (1999) y Cheilletz & Royant (2001) establecen el comportamiento básico
de los elementos químicos en las zonas mineralizadas y en las rocas encajantes así: la lixi-
viación de casi todos los elementos mayores (K, Al, Si, Ti, Mg, P), elementos traza (Ba, Be,
Cr, Rb, Sr, U, V, B, C) y de las Tierras Raras de las lutitas negras es acompañada por su re-
distribución parcial dentro del relleno mineral de las venas.

• Las guías de exploración deben ser consideradas desde dos puntos de vista en los cintu-
rones esmeraldíferos; uno es el aspecto regional y otro el aspecto local. A nivel regional se
pueden tener en cuenta criterios de exploración que son comunes, mientras que a escala de-
tallada las guías o criterios de exploración son muy específicos para un cinturón en particu-
lar.

• Finalmente, se concluye que la hipótesis mejor planteada por ahora, corresponde al mo-
delo hidrotermal-sedimentario propuesto por Giuliani et al. (1990a), Ottaway et al. (1994)
y Cheilletz & Giuliani (1996). De acuerdo a esta hipótesis, salmueras calientes provenien-
tes de la cuenca fueron los fluidos originadores de la mineralización. Estas salmueras, en-
riquecidas en sulfatos y sodio, reaccionaron con la materia orgánica de las lutitas negras du-
rante la reducción termoquímica del sulfato y posterior formación de esmeraldas. Hasta
ahora, el modelo hidrotermal–magmático no ha sido respaldado por los resultados de los es-
tudios científicos.
78
13. RECOMENDACIONES
Las siguientes recomendaciones tienen como objetivo principal facilitar la prospección y
exploración de áreas con potencial mineral, las cuales deben adaptarse de acuerdo con la
escala de trabajo y características geológicas de la zona.

• La determinación de las concentraciones de sodio y potasio son importantes en la explo-
ración regional y detallada de mineralizaciones esmeraldíferas, particularmente la de sodio.
La relación Na/K manifiesta un claro control litológico en las unidades investigadas y pue-
de considerarse como guía para cartografía en regiones con una estratigrafía complicada
(PNUD, 1975).

• La Falla de la quebrada La Caco es un rasgo estructural importante en la interpretación
del área. En términos geoquímicos, limita al norte una provincia oxidante, con relaciones
elementales características de ambientes postmagmáticos alcalinos; al sur las asociaciones
geoquímicas están relacionadas con efectos de alteración metasomática. Esta falla condi-
cionó el movimiento de bloques precretáceos ejerciendo un control sobre la sedimentación
y la posterior erosión de niveles mineralizados yacentes sobre la litología calcárea (Mendo-
za, 1996).

• Se sugiere el uso de la relación K
2
O/Na
2
O en sedimentos de corriente como guía de ex-
ploración en la “zona tectónica” mineralizada con esmeraldas en esta parte del cinturón de
esmeraldas colombianas. En este caso la relación menor que 1.0 puede ser tomada como
una indicación favorable de la presencia de algunos shales albitizados localizados en alguna
parte del área drenada por la corriente muestreada (PNUD, 1975).

• La densidad de muestreo en los sedimentos activos debe ser de 1,5 muestras por km
2
,
para cubrir en lo posible todos los tributarios de la cuenca (PNUD, 1975).

• La prospección de esmeraldas por medio de la activación neutrónica es una de las apli-
caciones de los métodos de sondeo geofísico de pozos que permitiría aumentar la eficiencia
de la exploración y explotación del recurso esmeraldífero del país. El análisis por activa-
ción neutrónica permite determinar en forma no destructiva el contenido de berilio en las
rocas (Noriega, 1995).

• Con el fin de determinar áreas favorables para una mineralización esmeraldífera, Men-
doza (1996) considera importante tener en cuenta los siguientes parámetros:
1. Presencia de nivel lutítico de facies calcáreo-carbonosa y estratificación fina, localizado
hacia el techo de la Unidad de Lutitas calcáreas y base de la Unidad de Lutitas Carbonosas
de edad Cretáceo Inferior.
79
2. Existencia de zonas de brechas y venas paralelas y/o cortando la estratificación con pre-
sencia de algunos de los minerales asociados a las esmeraldas.
3. Tectónica de tipo distensivo, con fracturamiento aproximado N60E y N40W, desarrolla-
da dentro de un modelo compresivo regional.
4. Valores geoquímicos en rocas con la relación Na/K mayor a 1,0.
5. Interpretación de elementos trazas asociados a la génesis del yacimiento: Y, La, Be, Mo.
6. Procesos genéticos relacionados a actividad hidrotermal - neumatolítica, ausencia de me-
tasomatismo potásico e influencia de aguas congénitas y meteóricas.

• El PNUD (1975) hace las siguientes recomendaciones para la prospección regional:
1. Interpretación fotogeológica para localizar zonas de intersección de fallas longitudinales
y fallas de rumbo.
2. Cartografía geológica de las zonas anteriores para confirmar la existencia de las fallas,
determinar si hay abundancia de lutitas negras en los alrededores.
3. Muestreo de sedimentos activos del área. La densidad de muestreo debe ser de 0,7 – 1,0
muestras por km
2
y se deben cubrir todos los tributarios y arroyos. Los valores anómalos
para Na, Li y Pb indican áreas potencialmente favorables para esmeraldas.
4. Delimitación de las anomalías por medio de muestreos detallados de sedimentos activos
y de suelos en una retícula de 100m por 100m. Al mismo tiempo, la cartografía geológica
detallada y levantamientos geofísicos por el método electromagnético de muy baja frecuen-
cia.
5. Para muestras de roca se puede establecer un patrón geoquímica de la anomalía utilizan-
do la relación
(Na%)
3

________________________
(Li ppm) (K%) (Ba ppm)
6. Con base en las anteriores etapas se hace la evaluación por medio de trabajos mineros de
perforaciones. Se recomienda el uso de destapes y trincheras con el lavado del material re-
cogido.

• Para la zona de Muzo el PNUD (1975) recomienda en la prospección geoquímica tener
en cuenta los siguientes puntos:
1. Se recomienda el uso de la relación K/Na en sedimentos de corrientes como guía de
prospección geoquímica regional.
2. Como método de prospección geoquímica detallada se recomienda el uso de los valores
para Mo en suelos y la relación K/Na en rocas.

• Las Recomendaciones para la exploración dentro de las minas existentes son las siguien-
tes (PNUD, 1975):
1. Se debe establecer un patrón geoquímico de las minas existentes con un muestreo de roca
aplicando la fórmula combinada anteriormente mencionada.
2. Se deben realizar perforaciones y analizar los núcleos, y realizar cartografía de los patro-
nes de fallamiento, vetas y brechas.
3. Se debe realizar un muestreo regional (a granel) de brechas y vetas en zonas con indica-
ciones positivas en relación con la fórmula combinada.
80
4. La prospección detallada de las zonas entre las minas de Muzo y Coscuez y las minas de
Chivor y Gachalá se debe hacer, únicamente, si están relacionadas a indicaciones geológi-
co-estructurales positivas.
5. El trabajo de muestreo regional (a granel) de las zonas anómalas para averiguar la exis-
tencia de mineralización se podría delegar a mineros locales dando las “concesiones explo-
ratorias” para las cuales no se cobraría arrendamiento ni porcentaje sobre la producción por
un tiempo de seis meses.

• Escovar (1975, 1979) recomienda tener en cuenta en la exploración geoquímica las si-
guientes fórmulas:
1. Para exploración regional:
M2=Log (Na%)3 / (Li ppm) (Pb ppm) (Mo ppm)”
2. Para exploración local:
M1 = Log (Na%)
3
/ (Li ppm) (K%) (Ba ppm)

• En la exploración detallada de las áreas blanco, Carrillo (2001) se recomienda tener en
cuenta las siguientes actividades:
1. Fotogeología del área para tratar de identificar todo tipo de geoformas, particularmente
las realacionadas con zonas de brecha.
2. Realizar la geología detallada: cartografía, levantamiento de columnas estratigráficas y
control estructural.
3. Efectuar perforaciones con el objetivo de controlar y caracterizar el sector brechado en
profundidad mediante estudios petrográficos y geoquímicos.
4. Realizar un muestreo de sedimentos activos, esquirlas de roca y suelos en una malla de
20 m x 20 m empleando una máquina hoyadora con un barreno de 1 m de largo. Las mues-
tras deben ser analizadas con ICP para Na, Mo, Pb, Zn, K, Sr, Li, Ba, V, Be, Cr y Ni. Se
debe analizar la utilidad de los elementos de Tierras Raras en la exploración de las esme-
raldas.
5. Es importante hacer túneles exploratorios orientados a encontrar las vetas que segura-
mente están relacionadas con las zonas de brecha.
6. Debido a la gran cubierta vegetal que se presenta en algunos sitios se recomienda hacer
destapes con buldózer para obtener una mejor exposición de los segmentos interesantes re-
lacionados con la mineralización esmeraldífera.
81

14. REFERENCIAS1
1

Arhan, T, 1993. Etude structurale des gisements à émeraude de la vordure Est de la Cor-
dillère orientale de Colombie. Mémoire DEA, Nancy, INPL, 73.
Aranguren, D.A. & Rendón, C., 1998. Evaluación mineralógica y geoquímica del yaci-
miento esmeraldífero de Coscuez, Departamento de Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de Col.,
Fac. de Ciencias. 110.
Banks, D.A., Yardley, B.W.D., Cheilletz, A., Giuliani, G. & Rueda, F., 1995. Chemistry
and source of the high temperature brines in the Colombian emerald deposits. In:
Pasava, Krisek, Zak (eds) Mineral Deposits; Balkema, Rotterdam, 557-560.
Banks, D.A., Giuliani, G., Yardley, B.W.D. & Cheilletz, A., 2000. Emerald mineralization
in Colombia: fluid chemistry and the role of brine mixing. Mineralium Deposita, 35:
699-713.
Barriga, A.M., 1953. Estructura de las esmeraldas de Muzo. Revista de la Acad. Col.
Cienc. Exactas, Físico-químicas y naturales. Vol. IX (33 y 34): 37-43
Bernauer, F., 1922. Las llamadas maclas múltiples de esmeralda de Muzo y sus anomalías
ópticas. En: Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia 1917 –
1933. Comisión Científica Nacional. 199 - 222.
Beus, A.A. & Mineev, D.A., 1972. Some geological and geochemical features of the Muzo
Coscuez emerald zone, Cordillera Oriental, Colombia. INGEOMINAS, Inf. 1689. 50.
Beus, A.A., 1979. Sodium – a geochemical indicator of emerald mineralization in the
Cordillera Oriental, Colombia. J. Geochem. Explor., 11:195-208.
Bergt, W., 1899. Geologische Studien in der Republik Colombia. II Petrography. 2. Die
älteren massegesteine, krystallinen Scheiffer und sediment. In Reiss und Stübel, Reisen
in Südamerika, Berlin.
Blanco, O.F. & Vargas, M.N., 1993. Caracterización química de las esmeraldas colombia-
nas por el método de microsonda y la relación con su mineralización. Tesis no publica-
da. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, Fac. de Ciencias. 101.
Branquet, Y., 1995. Estudio estructural de la mina de esmeralda de Coscuez, Colombia.
MINERALCO, 19.
Branquet, 1999. Etude structurale et métallogénique des gisements d´émeraude de Colom-
bie : contribution à l´histoire tectono-sédimentaire de la Cordillère Orientale de Co-
lombie. Tesis de Doctorado (PhD). Institut National Polytechnique de Lorraine, Van-
doeuvre-les-Nancy, France, 295.
Branquet, Y., Cheilletz, A., Giuliani, G, Laumonier, B. & Blanco, O., 1999a. Fluidized hy-
drotermal breccia in dilatant faults during thrusting: the Colombian emerald deposits.

1
Las referencias citadas en este documento están disponibles al público en la Biblioteca del INGEOMINAS,
Diagonal 53, 34-53, Bogotá, Colombia, teléfono 57 (1) 2221811
82
In: McCaffrey, K.J.W., Lonergan, L. & Wilkinson, J.J. (eds.) Fractures, Fluid Flow and
Mineralization. Geological Society, London, Special Publications, 155, 183-195.
Branquet, Y., Laumonier, B., Cheilletz, A. & Giuliani, G., 1999b. Emeralds in the Eastern
Cordillera of Colombia : Two tectonic settings for one mineralization. Geology, v.27;
no. 7; 597-600.
Branquet, Y., Cheilletz, A., Laumonier, B. & Giuliani, G., 1999c. Fluidization during tec-
tonics : The hydrothermal breccias in Colombian emerald deposits. Journal of Confer-
ence- European Union of Geosciences, Strasbourg, France. 618-618.
Branquet, Y., Cheilletz, A., Laumonier, B. & Giuliani, G., 1999d. Fluidization during tec-
tonics : the hydrothermal breccias in Colombian emerald deposits. In McCaffrey K.
(ed) Geological Society of London, Special Publication.
Branquet, Y., Cheilletz, A., Cobbold, P.R., Baby, P., Laumonier, B. & Giuliani, G., 2002.
Andean deformation and rift inversion, eastern edge of Cordillera Oriental (Guateque –
Medina area), Colombia. Journal of South American Earth Science, 15:391-407.
Bürgl, H., 1955. Condiciones geológicas de las minas de esmeralda de Muzo (Boyacá).
Servicio Geológico Nacional. Inf. 1094. 15.
Bürgl, H. & Nicholls, E., 1959. Recomendaciones respecto a la explotación de esmeraldas
en Muzo y Coscuez, Boyacá. Servicio Geológico Nacional. Inf. 1325. 10.
Campbell, C.J. & Bürgl, M., 1965. Section through the Eastern Cordillera of Colombia,
South America. Geol. Soc. Am. Bull. 76(5): 567-589.
Cardozo, C.A., 2000. Evaluación geológica y geoquímica de nuevas áreas potencialmente
esmeraldíferas en el sector de Macanal, Departamento de Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de
Col., Fac. de Ciencias. 100.
Cardozo, C.A. & Leal, H., 2000. Proyecto de exploración de áreas potencialmente esme-
raldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá.
Universidad Nacional – MINERCOL. 50.
Carrillo, V., 1989. Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Ga-
chalá – Guavio – Chivor, Departamentos de Cundinamarca y Boyacá, Colombia. Em-
presa Colombiana de Minas – ECOMINAS. 35.
Carrillo, V., 2001. Compilación y análisis de la información geológica referente a la explo-
ración de esmeraldas en Colombia. Informe del contrato 124. INGEOMINAS. 147.
Castañeda, 1996. Informe geológico final sector Yacopí, Cundinamarca, Colombia. Pro-
grama de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeral-
das en Yacopí, Cundinamarca, y Coscuez-Peñas Blancas – San Pablo de Borbur, Bo-
yacá, Colombia, Sur América. MINERALCO. 42.
Cheilletz, A., Féraud, G., Giuliani, G & Rodríguez, C.T., 1991.
40
Ar/
39
Ar laser-probe da-
ting of the Colombian emerald deposits : metallogenic implications. S.G.A. Meeting,
25 Years Anniversary, Nancy, 373-376.
Cheilletz, A., Féraud, G., Giuliani, G. & Ruffet, G., 1993a. Emerald dating through
40
Ar/
39
Ar step-heating and laser spot analysis of syngenetic phlogopite. Earth and
Planetary Science Letters, 120: 473-485.
Cheilletz, A., Giuliani, G & Arhan, T., 1993b. Late Eocene – Oligocene shortening epi-
sode in the Eastern Cordillera of Colombia viewed by emerald dating. In: Deuxième
Symposium International de Géodynamique andine. ISAG 93, Oxford, 21-23. Edition
de L´ORSTOM, Paris, Collection Colloques et séminaires: 473-476.
83
Cheilletz, A., Féraud, G., Giuliani, G & Rodríguez, C.T., 1994. Time-pressure and tem-
perature constraints on the formation of Colombian emeralds:
40
Ar/
39
Ar laser micro-
probe and fluid inclusion study. Economic Geology, 89: 361-380.
Cheilletz, A., Giuliani, J.L., Zimmermann, J.L. & Ribeiro-Althoff, A.M., 1995. Ages, geo-
chemical signatures and origin of Brazilian and Colombian emerald deposits: A mag-
matic versus sedimentary model. In: Mineral Deposits. In: Pasava, Krisek, Zak (eds)
Mineral Deposits. Balkema, Rotterdam, 569-572.
Cheilletz, A. & Giuliani, G., 1996. The genesis of Colombian emeralds: a restatement.
Mineral Deposita, 31:359-364.
Cheilletz, A., 1997. The genesis of Colombian emerald deposits; contribution of structural
geology and geochemistry; impact of mining exploitation on environment. Rapport
scientifique final. CNRS-INPL CEE DG XII – MINERALCO. 18.
Cheilletz, A. & Giuliani, G., 1997. Comment se forment les émeraudes. La Recherche,
303 :48-52.
Cheilletz, A., Giuliani, G., Branquet, Y., Laumonier, B., Sánchez, A.J., Féraud, G. & Ar-
han, T., 1997. Datation K-Ar
40
Ar/
39
Ar à 65 ± 3 Ma des gisements d'émeraude du dis-
trict de Chivor - Macanal : argument en faveur d'une déformation précoce dans la
Cordillère orientale de Colombie. C.R. Acad. Sci., Paris, t.324, série II a, 369-377
Cheilletz, A., 1998. La géologie des gisements d´émeraude. In : D. Giard, G. Giuliani, A.
Cheilletz, E. Fritsch, E. Gonthier (eds) L´émeraude, connaissances actuelles et pros-
pectives. Association française de gemmologie (AFG), CNRS, ORSTOM, Paris, 33-42.
Cheilletz, A. & Giuliani, G., 1998. Cómo se forman las esmeraldas. Mundo Científico,
No. 186, Enero. 40-44.
Cheilletz, A., Royant, J.C., Royer, J.J. & Branquet, Y., 1999. Geochemical evidences for
fluid-rock interactions in the Chivor emerald deposit, Colombia.
Cheilletz, A. & Royant, J.C., 2001. The black shale-hosted Colombian emerald deposits :
a synthetic genetic model with emphasis on the source of beryllium. Mineral Deposits
at the Beginning of the 21
st
Century Piestr:y ski et al (eas) Swets & Zeitlinger
Publishers Lisse.
COINVERTIR, 1996. Taller de expertos internacionales – Preparatorio del I Congreso
Mundial de la Esmeralda. MINERCOL, Bogotá. 50.
Cooper, M.A., Adison, F.R., Álvarez, R., Coral, M., Graham, R.H., Hayward, A.B., Howe,
S., Martínez, J., Naar, H., Penas, R., Pulham, A.J., Taborda, A., 1995. Basin develp-
ment and tectonic history of the Llanos basin, Eastern Cordillera, and Middle Magda-
lena Valley, Colombia. AAPG Bull. 79(10):1421-1443.
Domínguez, R., 1965. Historia de las esmeraldas de Colombia. Graf. Ducal, Bogotá, 297.
Escovar, R., 1975. Geología y geoquímica de las minas de esmeralda de Gachalá (Cundi-
namarca). INGEOMINAS, Inf. 1684. 42.
Etayo, F., Barrero, D., Lozano, H., Espinosa, A., González, H., Orrego, A., Ballesteros, C.,
Forero, H., Ramírez, C., Zambrano, F., Duque, H., Vargas, R., Núñez, A., Álvarez, J.,
Ropaín, C., Cardozo, E., Galvis, J., Sarmiento, L., Albers, J., Case, J., Singer, D., Bo-
wen, R., Berger, B., Cox, D. & Hodges, C., 1983. Mapa de Terrenos Geológicos de
Colombia. Publicaciones Geológicas Especiales del INGEOMINAS - No. 14-I, 235.
Escovar, R., 1979. Geología y geoquímica de las minas de esmeralda de Gachalá (Cundi-
namarca). INGEOMINAS, Bol. Geol. 22(3):116-153.
Exploraciones y Ensayos Ltda., 1997. Exploración y evaluación de nuevas áreas poten-
cialmente esmeraldíferas sector Útica – La Palma. MINERALCO. 135.
84
Fabre, A., 1987. Tectonique et génération d´hydrocarbures: un modèle de l´èvolution de la
Cordillère Orientale de Colombie et du bassin des Llanos pendant le Crétacé et le Ter-
tiaire, Arch. Sc. Genève, 40(2): 145-190.
Forero, H., 1987. Esmeraldas. En: Recursos Minerales de Colombia, Tomo II. Publicacio-
nes Geológicas Especiales del INGEOMINAS. Tomo 2: 567-605.
Forero, G; Maya, M., González, H.; Ferreira, P.; Nivia, A.; Núñez, A.; Martínez, J.; Clavi-
jo, J.; Acosta, J; Cepeda, H.; Cardozo, E., 1997. Atlas Geológico Digital de Colombia.
INGEOMINAS. 252 p.
Fritsch, E., Rondeau, B., Notari, F., Michelou, J.-C., Devouard, B., Peucat, J.-J., Chalain,
J.P., Lulzac, Y., De Narváez, D. & Arboleda, C., 2002. Les nouvelles mines
d´émeraude de La Pita (Colombia), 2
e
partie. Revue de Gemmologie, no. 144, Février,
13-20.
Gélvez, A., G. & Villamizar, J., 1991. Evaluación geológica y geoquímica de un sector al
suroriente de la zona esmeraldífera de Chivor – Aporte 1228 – ECOMINAS. Tesis.
Univ. Industrial de Santander, Fac. Ciencias Físico-Químicas. 187.
Gil, S & Munive, L., 1996. Diseño de un modelo preliminar de explotación para esmeral-
das en las minas de Coscuez, Boyacá, Colombia. 25.
Gilles, V.A., 1966. The geology of the Chivor emerald mine. Sixth Field Conference –
January 14-16, Colombian Society of Petroleum Geologists and Geophysicist. 161-196.
Giuliani, G., Cheilletz, A., Dubessy, J. & Rodríguez, C.T., 1990a. Chemical composition of
fluid inclusions in Colombian emerald deposits. Proceedings of the Eight Quadriennal
IAGOD Symposium, Ottawa, Canada. 159-168.
Giuliani, G., Cheilletz, A. & Rodríguez, C.T., 1990b. Gênese das jazidas de esmeraldas da
Colombia e do Brasil. Résumé 36 Congresso Brasileiro de Geologia, Natal, Brasil.
130-131.
Giuliani, G., Cheilletz, A. & Rodríguez, C.T., 1990c. Emerald deposits from Colombia:
Chemical composition of fluid inclusions and origen. Résumé 8
th
IAGOD Symposium,
Ottawa, Canada, 12-18.
Giuliani, G., Cheilletz, A. & Rodríguez, C.T., 1990d. New metallogenic data on the emer-
ald deposits of Colombia. Résumé 8
th
IAGOD Symposium, Ottawa, Canada, 185-186.
Giuliani, G., Rodríguez, C.T. & Rueda, F., 1990e. Les gisements d´émeraude de la Cordil-
lère Orientale de la Colombie : nouvelles données métallogéniques. Mineral. Deposita.
25:105-111.
Giuliani, G., Silva, J.H.D. & G.P., 1990f. Origin of emerald deposits of Brazil. Mineral-
lium Deposita. 25: 57-64.
Giuliani, G., Cheilletz, A., Dubessy, J. & Rodríguez, C.T., 1991. H20-NaCl-CaCl2-bearing
fluids in emeralds from the Vega San Juan Mine, Gachalá district, Colombia. Plinius,
5:90.
Giuliani, G., Sheppard, S.M.F. & Cheilletz, A., 1992a. Fluid incluisions and
18
O/
16
O,
13C/12C isotope geochemistry contribution to the genesis of emerald deposits from the
Oriental Cordillera of Colombia. C.R. Acad. Sci. Paris, 314, Série II: 269-274.
Giuliani, G., Sheppard, S.M.F. & Cheilletz, A., Rodríguez, C., 1992b. Contribution de
l´etude des phases fluids et de la géochimie isotopique
18
O/
16
O,
13
C/
12
C à la genèse des
gisements d´émeraude de la Cordillère orientale de la Colombie. C.R. Acad. Sce. Pa-
ris, t. 314, Série II, 269-274.
85
Giuliani, G., Cheilletz, A., Shepperd, S.M.F. & Arboleda, C., 1993. Geochemistry and ori-
gin of emerald deposits of Colombia. 2
nd
Biennial SGA Meeting, Rotterdam: Balkema.
105-108.
Giuliani, G., Cheilletz, A., Arboleda, C., Carrillo, V., Rueda, F. & Baker, J.H., 1995a. An
evaporitic origin of the parent brines of Colombian emeralds: fluid inclusión and sul-
phur isotope evidence.Eur. J. Mineral. 7:|151-165.
Giuliani, G., Cheilletz, A., Rueda, F., Féraud, G & France-Lanord, C., 1995b. The genesis
of Colombian emerald deposits: an unique example of beryllium mineralization devel-
oped in a black shale environment. In: Pasava, Kribek, Zak (eds). Mineral Deposits,
Balkema, Rotterdam, 943 – 946.
Giuliani, G., France-Lanord, C., Zimmermann, J.L., Cheilletz, A., Arboleda, C., Charoy,
B., Coget, P., Fontan, F. & Giard, D., 1997. International Geology Review. v.39, 400-
424.
Giuliani, G., France-Lanord, C., Coget, P., Schwarz, D., Cheilletz, A., Branquet, Y., Giard,
D., Martin-Izard, A., Alexandrov, P & Piat, D.H., 1998. Oxygen isotope systematics of
emerald: relevance for its origin and geological significance. Mineralium Deposita,
Springer – Verlag, 33: 513-519.
Giuliani, G., Cheilletz, A., Arboleda, C., Rueda, F., Carrillo, V. & Cheppard, S.M.F., 1999.
Geoquímica y origen de los depósitos de esmeraldas en Colombia. Boletín de Geolo-
gía, Bucaramanga, Colombia. 21(36):7-13.
Giuliani, G., France-Lanord, C., Cheilletz, A., Branquet, Y. & Laumonier, B., 2000. Sul-
fate reduction by organic matter in Colombian emerald deposits: Chemical and stable
isotope (C, O, H) evidence. Economic Geology. v.95, 1129-1153.
Grosse, E., 1935. Acerca de la geología del sur de Colombia. Informe rendido al Ministerio
de Industrias sobre un viaja por la Cuenca del Patía y el Departamento del Nariño.
CEGOG. Tomo II, 139 – 231.
Guerrero, A.H., 1988. Estudio geológico y geoquímica de la mina de esmeraldas “El To-
ro”, Gachalá, Cundinamarca. Tesis. Univ. Nal. de Col., Fac. de Ciencias. 165.
Guerrero, J.R., 1986. Cartografía geológica y prospección geoquímica en la mina de esme-
raldas El Indio, Muzo, Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de Col., Fac. de Ciencias. 140.
Guerrero, J.R. & Carrillo, G., 1997. Actualización cartográfica de unidades litoestratigráfi-
cas encajantes de mineralizaciones esmeraldíferas en el Cinturón Occidental de la Cor-
dillera Oriental, Colombia. Tesis. Univ. Nal. de Col., Fac. de Ciencias. 150.
Guerrero, J.R. & García, A., 1986. Cartografía geológica y prospección geoquímica en la
mina de esmeraldas “El Indio”, Muzo, Boyacá. Tesis de grado. Universidad Nacional
de Colombia, Fac. Ciencias, Bogotá.
Hall, M., 1976. Mineralogía y Geoquímica de las vetas esmeraldíferas de Muzo, Departa-
mento de Boyacá con implicaciones en la prospección futura de esmeraldas en otras
partes de Colombia. Universidad Nacional. Bogotá. 326.
Hall, M., 1993. Mineralogía y Geoquímica de las vetas esmeraldíferas de Muzo, Departa-
mento de Boyacá con implicaciones en la prospección futura de esmeraldas en otras
partes de Colombia. Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia.
Tomo XIII. 1-326.
Hubach, E., 1956. Exploración de nuevos yacimientos esmeraldíferos en Muzo, Boyacá.
INGEOMINAS. Inf. 1188. 4.
INGEOMINAS, 1986. Mapa de Terrenos Geológicos de Colombia. Publ. Esp. No 14.
235p.
86
INGEOMINAS, 2000. Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inver-
sión – ACIGEMI. Escala 1:500.000.
Karsten, H., 1886. Geologie de l´ancienne Colombia bolivarienne: Venezuela, Nouvelle-
Grenade et Ecuador, Berlin.
Kozlowski, A., Metz, P & Jaramillo, H., 1988. Emeralds from Somondoco, Colombia:
Chemical composition, fluid inclusións and origin. N. Jb. Mineral. Abh. 159:23-49.
Kutterink, J.A., 1975. Report on exploration geophysics at the emerald mines near
|Gachalá, Cundinamarca. United Nations Development Programme. 12.
Laumonier, B., Branquet, Y., Lopes, B., Cheilletz, A., Giuliani, G. & Rueda, F., 1996.
Mise en évidence d´une tectonique compressive Eocene – Oligocene dans l´ouest de la
Cordillère orientale de Colombie, d’après la structure en duplex des gisements d´ème-
raude de Muzo et de Coscuez. C.R. Acad. Sci. Paris, 323 (IIa) :705-712.
Leguizamón, J.R., 1998. Correlación petrográfica entre las minas de esmeraldas en Cos-
cuez y Muzo. Tesis, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Escuela de
Ingeniería Geológica. Sogamoso.
León, A., Padilla, L. & Marulanda, N., 1973. Geología, Recursos Minerales y Prospección
Geoquímica de la parte NE del Cuadrángulo O-5 (El Bordo). Ingeominas. Popayán.
Inf. 1652.
López, B., 1995. Estudio estructural de las minas de esmeralda de Muzo. MINERALCO.
31.
López, C.D. & Uribe, E., 1989. Estudio geológico y geoquímico en el Cinturón esmeraldí-
fero oriental al sur de Chivor, Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de Col., Fac. Ciencias. 215.
MacLaughlin, D. & Arce, M., 1971. Recursos minerales de parte de los departamentos de
Cundinamarca, Boyacá y Meta. Boletín Geológico, INGEOMINAS, 19(1):1-102.
María, A., 1947. Apuntes sobre las esmeraldas. Rev. Acad. Col. Ciencias Exactas, Físicas
y Naturales. Vol. VIII, 27: 324-327.
Maya, M., Mendoza, H. & Celada, C.M., (En prensa). Gemas de Colombia. En: Gemas de
Iberoamérica (Mendes, J.C., ed.). CYTED – Universidad Federal de Ouro Preto. 450.
Medina, L.F., 1970. Consideraciones sobre la génesis de los yacimientos esmeraldíferos de
los alrededores de Muzo, Colombia, Sudamérica. Empresa Colombiana de Minas –
ECOMINAS. 16.
Mendoza Parada Geólogos Asociados, 1991. Exploración zona de reserva nacional para
esmeraldas Muzo – Coscuez, Boyacá, Área Suroriental. MINERALCO. 169.
Mendoza, J.E., 1996. Anotaciones geoquímicas para explotación de esmeraldas en la re-
gión Muzo-Coscuez con base en la relación Na/K y elementos traza. Geología Colom-
biana, 21: 89-98.
MINERALCO, 1996. La esmeralda: Mineral básico de exportación. 25.
MINERALCO, 1997. Los sectores de la esmeralda y de la joyería en Colombia: Propuesta
para la creación de un plan de desarrollo. Bogotá. 18.
MINERCOL, 2000. Análisis de los mercados nacional e internacional de la esmeralda.
Minerales de Colombia. 20.
Murcia, A. & Pichler, H.,1986. Geoquímica y Dataciones Radiométricas de las Ignimbritas
Cenozoicas del SW de Colombia. Revista CIAF 11:246-363.
Murcia, A. & Soler, J.R., 1989. Cartografía geológica y análisis estructural de Itoco – Itoco
norte (Quipama, Boyacá). Tesis de grado. Universidad Nacional de Colombia, Fac. de
Ciencias, Bogotá.
87
Mutis, V., 1959. Exploración en busca de esmeraldas. División Nacional de Minas. Inf.
260. 28.
Oppenheim, V., 1948. The Muzo emerald zone, Colombia, S.A. Economic Geology. Vol.
XLIII (1): 31-38.
PNUD, 1975a. Proyecto Esmeraldas. Informe Técnico final. Inf. 1683. Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo. INGEOMINAS
PNUD, 1975b. Proyecto Esmeraldas. Conclusiones y recomendaciones. Inf. 1735. Pro-
grama de las Naciones Unidas para el Desarrollo. INGEOMINAS. 15.
NACIONES UNIDAS, 1976. Prospección de Esmeraldas en los Departamentos de Boyacá
y Cundinamarca, Colombia. Conclusiones y Recomendaciones DP/UN/COL-72-
004/9.
Noriega, E., 1995. Utilización de la activación neutrónica en la prospección de esmeraldas
de Colombia. Prointegral Ltda.
Ochoa, L., 2003. Evaluación Magnetométrica, Radiométrica y Geoeléctrica de los depósi-
tos esmeraldíferos del distrito minero de Chivor, departamento de Boyacá – Colombia.
Tesis Maestría en Geofísica, Fac. Ciencias, Univ. Nacional de Colombia. 130.
Olson, D.W., 2001. Gemstones. US Geological Survey. 23.
Ottaway, T.L., 1991. The geochemistry of the Muzo emerald deposit, Colombia. MSc the-
sis, University of Toronto.
Ottaway, T.L., Wicks, F.J., Bryndzia, L.T., Kyser, T.K. & Spooner, E.T.C., 1994. Forma-
tion of the Muzo hydrothermal emerald deposit in Colombia. Nature, 369: 552-554.
Pereira, F., 1906. Correspondencia. Anales de Ingeniería, 23 (155): 203. Bogotá.
Pinilla, C. E., 1997. Caracterización geológica y geoquímica de las unidades litoestratigra-
ficas aflorantes en la mina de San Pedro en el municipio de Chivor y sectores aledaños,
enfocada a la prospección de esmeraldas. Tesis, Universidad Pedagógica y Tecnológica
de Colombia. Escuela de Ingeniería Geológica. Sogamoso. 124.
Pratt, S. et al., 1961. The Muzo emerald mine. Second Annual Field Conference – March
25-26. Colombian Society of Petroleum Geologist and Geophysicists. 33-64.
Profesionales Asociados, 1996. Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente
esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental. Áreas de Páez y Florián.
MINERALCO.
Pupo, J. & Rodríguez, J., 1989. Mineralogía y petrografía del yacimiento esmeraldífero de
Coscuez (Bogyacá). Universidad Nacional de Colombia. Tesis.
Restrepo, H., 1958. Reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo, Departamento
de Boyacá. Servicio Geológico Nacional. Inf. 1309. 20.
Restrepo, H., 1959. Reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo, Departamento
de Boyacá. Servicio Geológico Nacional. Vol. VII. Nos. 1-3, 61-84.
Romero, F.H., Bello, R.M., Svisero, D.P., Fuzikawa, K & Schultz-Gütter, R., 1992. Inclu-
soes fluidas nas esmeraldas de Muzo, Pacho e San Antonio de Yacopí, Colombia. Bole-
tín IG-USP, Publicacao especial, 12:83-85.
Romero, F.H., 1993. Mineralogía, inclusoes fluidas e gènese de esmeraldas das jazidas de
Chivor, Coscuez, Muzo, Pacho e Yacopi, Colombia. Disertacâo de Mestrado - Instituto
de Geociencias /USP, 134.
Romero, F.H., Rocha, B.E., Bello, R.M, Fuzikawa, K & Svisero, D.P., 1994a. Inclusoes
cristalinas e fases sólidas asociadas as inclusoes fluidas em esmeraldas da Colombia.
Revista Escola de Minas de Ouro Preto / UFOP. 47(2): 128-133.
88
Romero, F.H., Schultz-Güttler, R & Svisero, D.P., 1994b. Fluid incluision data of colom-
bian emeralds: Total homogenization by SALT dissolution. 16
th
general meeting, Inte-
national Mineralogical Association, Pisa, Italy, 310.
Romero, F.H., 1996. Mineralogía, inclusiones fluidas, difractometría y espectrometría de
las muestras de Páez, Boyacá y Florián, Santander, Colombia. Informe mineralógico,
Número F3C, presentado a la firma colombiana Profesionales Asociados S.C. 30.
Romero, F.H. & Hernández, O., 1999. Características mineralógicas e inclusiones fluidas
de las esmeraldas del Municipio de San Antonio de Yacopí, Cundinamarca, Colombia.
Geología Colombiana, 24: 149 – 158.
Romero, F.H., Schultz-Güttler, R.A. & Kawashita, K., 2000. Geoquímica del Rubidio-
Estroncio y edad de las esmeraldas colombianas. 25:221 – 239.
Romero, J.G., 2001. Caracterización mineralógica de las esmeraldas de la región de Chivor
y evaluación geológica y geoquímica del sector suroriental del municipio de Macanal,
Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de Col., Fac. de Ciencias. 130.
Royo y Gómez, J., 1942. La cuenca del río Mayo y su formación granatífera (Departamen-
to de Nariño). Compilación oficial de estudios geológicos de Colombia. Tomo V. 181
– 314.
Sabot, B., Cheilletz, A., De Donato, P., Banks, D., Levresse, G. & Barrès, O., 2000. Afg-
han emeralds face Colombian cousins. Emerauds: pourquoi les gisements afganis peu-
vent rivaliser avec ceux de Colombia? Chronique de la Recherche Minière, No. 541,
111-114.
Scheibe, R., 1916. Informe geológico sobre la mina de esmeralda de Muzo. En: Compila-
ción de los estudios geológicos oficiales en Colombia 1917 – 1933. Comisión Científica
Nacional. 169 – 199.
Scheibe, R., 1922. Informe sobre las minas de esmeralda de Nemocón. Inf. 546. Servicio
Geológico Nacional. 8.
Scheibe, R., 1933. Informe sobre las esmeraldas de Nemocón. En: Compilación de los es-
tudios geológicos oficiales en Colombia 1917 – 1933. Comisión Científica Nacional.
223 - 228.
Schwartz, D., 1987. Inclusoes in Gemas. Universidad Federal de Ouro Preto. Brasil.
Schwartz, D., 1992. The chemical properties of colombian emeralds. The Journal of
Gemmology. 23(4):225-233.
Simandl, G.J., Paradis, S. & Birkett, T., 1999. Colombia-type emeralds; in Selected British
Columbia Mineral Deposit Profiles, Vol. 3, Industrial Minerals, G.J. Simandl, Z.D.
Hora and D.V. Lefebure, Editors, British Columbia Ministry of Energy and Mines,
Open File 1999-10.
Stutzer, O., 1934. Sobre la geología de la parte media del Valle del Magdalena. Compila-
ción de estudios geológicos oficiales en Colombia. Tomo 2. 183 – 209.
Suárez, C.F., 1999. Prospección de esmeraldas de El Pital en el distrito minero de Yacopí –
Cundinamarca. Tesis, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Escuela de
Ingeniería Geológica. Sogamoso. 120.
Ulloa, C., 1978. Ambiente geológico de los yacimientos esmeraldíferos en Colombia.
INGEOMINAS.Inf. 1753. 19.
Ulloa, C. & Rodríguez, E., 1979. Geología del Cuadrángulo K-12, Guateque. Inf. 1701.
Bol. Geol. del INGEOMINAS. 22 (1): 1-55.
Ulloa, C., 1980. Ambiente geológico de los yacimientos esmeraldíferos en Colombia. Bol.
Soc. Geol. Perú, 65:157-170.
89
Upegui, D., Aspectos estructurales relacionados con la génesis de las esmeraldas en el área
de Chivor. Informe interno. MINERCOL. 19.
UPME, 2000. Minerales Estratégicos para el Desarrollo de Colombia. UPME–
MINERCOL – INGEOMINAS. 135.
Vásquez, L., 2003. Evaluación de espectros magnèticos de posibles zonas de mineraliza-
ción asociadas a esmeraldas, en el Municipio de Macanal, Boyacá. Tesis Master en
Geofísica. Fac. Ciencias, Univ. Nacional de Colombia. 65.
Vidal, P., Lasnier, B. & Poirot, J., 1992. Determination of the age and origin of emeralds
using Rubidium – Strontium análisis. The Journal of Gemmology, 23(4): 198-200.
Wokittel, R. & López, J., 1953. Estudios mineros y geológicos de la región del Guavio y
los Farallones de Medina, Departamento de Cundinamarca. Servicio Geológico Nacio-
nal. Inf. 919.
Wokittel, R. & Mutis, V., 1954. Yacimientos esmeraldíferos de los municipios de Ubalá,
Gachalá, Almeida, Macanal y Somondoco. Servicio Geológico Nacional. Inf. 1150.
28.
Wokittel, R., 1957. Recursos minerales en el Territorio Vásquez, Departamento de Boyacá.
Servicio Geológico Nacional. Inf. 1240. 4.
Zafra, M.G., 1996. Estudio geológico y geoquímica de un área en el sector sureste del Cin-
turón esmeraldífero, departamentos de Cundinamarca y Boyacá. Tesis. Univ. Nal. de
Col., Fac. Ciencias. 70.
Zapateiro, J. & Rodríguez, J.C., 1985. Mineralogía y petrografía del yacimiento esmeraldí-
fero de Coscuez, Boyacá. Tesis. Univ. Nal. Colombia, Fac. Ciencias. 200.

REPÚBLICA DE COLOMBIA MINISTERIO DE MINAS Y ENERGÍA INSTITUTO COLOMBIANO DE GEOLOGÍA Y MINERÍA INGEOMINAS

ESTADO DEL CONOCIMIENTO DE LA EXPLORACIÓN DE ESMERALDAS EN COLOMBIA Por Mario Maya Joaquín Buenaventura Rosalba Salinas

Bogotá, Mayo de 2004

Referencia: Maya, M., Buenaventura, J., Salinas, R., 2004. Estado del conocimiento de la exploración de esmeraldas en Colombia. Nombre de la publicación. INGEOMINAS. Págs. ISSN

CONTENIDO RESUMEN ............................................................................................................................5 ABSTRACT ............................................................................................................................5 PRESENTATION ..................................................................................................................6 INTRODUCCIÓN ................................................................................................................7 1. RECUENTO HISTÓRICO.............................................................................................8 2. MARCO ECONÓMICO ...............................................................................................13
2.1 PRODUCCIÓN Y COMERCIO EXTERIOR ........................................................................ 13 2.2 SITUACIÓN DE LA MINERÍA Y PERSPECTIVAS........................................................... 15 2.3 EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN.................................................................................... 16 2.4 TALLA Y GEMOLOGÍA ...................................................................................................... 17

3. MARCO GEOLÓGICO ESTRUCTURAL ...............................................................18
3.1 GEOLOGÍA REGIONAL....................................................................................................... 18
3.1.1 Cinturón Oriental ............................................................................................................................ 19 3.1.2 Cinturón Occidental ........................................................................................................................ 21

3.2 GEOLOGÍA ESTRUCTURAL .............................................................................................. 22
3.2.1 Cinturón Oriental ............................................................................................................................ 22 3.2.2 Cinturón Occidental ........................................................................................................................ 23

4. MINERALIZACIÓN.....................................................................................................25
4.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL ..................................................................... 25
4.1.1 Localización de los depósitos ......................................................................................................... 25 4.1.2 Estratigrafía..................................................................................................................................... 25 4.1.3 Geología Estructural ....................................................................................................................... 27 Localización de los depósitos ......................................................................................................... 27 Estratigrafía..................................................................................................................................... 27 Petrografía....................................................................................................................................... 30 Geología Estructural ....................................................................................................................... 31

4.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ............................................................... 27
4.2.1 4.2.2 4.2.3 4.2.4

5. PROSPECCIÓN GEOQUÍMICA................................................................................34
5.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL ..................................................................... 34
5.1.1 Geología y geoquímica de las minas de esmeraldas de Gachalá, Cundinamarca (Escovar, 1975) . 34 5.1.2 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor, Departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989).................................................................... 35 5.1.3 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda, 1991) ............... 35 5.1.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996) ............................................................................................. 36 5.1.5 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal, Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal, 2000) ...................................... 37 5.1.6 Otros trabajos de exploración ......................................................................................................... 37

5.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ............................................................... 38
5.2.1 Algunos rasgos geológicos y geoquímicos del distrito Muzo – Coscuez (Beus & Mineev, 1972). 38 5.2.2 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD, 1975) ...... 39

2

......................................................2......59 9.......... Departamento de Boyacá– Colombia (Ochoa.. 51 6................57 8... 51 6...... 64 3 ................. 55 7............................ Cundinamarca.......................................................sedimentario..2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL ..........5 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en Yacopí.......2 MODELOS DE GÉNESIS PARA LAS ESMERALDAS COLOMBIANAS........................................ 53 2 \ '............................ Boyacá.............................2 Prospección geológica y geoquímica.......... Cundinamarca (Kutterink.2..... 1975) .....................................2...2.......... DATACIONES ISOTÓPICAS ....................7 Otros trabajos de exploración geoquímica .......................................................4 Evaluación de espectros magnéticos de posibles zonas de mineralización asociadas a esmeraldas.......... 1996) ...................................................................2........ 53 18 7....................................... 55 8................................................... 41 5....... 49 6....................................... 59 9..............47 6................ MODELOS GENÉTICOS PROPUESTOS PARA LA FORMACIÓN DE LOS DEPÓSITOS DE ESMERALDAS EN COLOMBIA ....................2....................... 1997).......................................6 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas........1 TIPOS DE DEPÓSITOS EN EL MUNDO ..........1 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD..... 42 5............. CONTROLES DE LA MINERALIZACIÓN Y GUÍAS DE EXPLORACIÓN ........ Guavio – Chivor (Arboleda........... 47 6....1...................................................................... 44 5............................... 48 6.1 Modelo de Beus & Meneev (1972).................................................................................3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas...............................................................................................................................................2.....2..................................................................................................................................4 ELEMENTOS MAYORES Y MENORES ..........................................................2 Modelo del PNUD (1975)........................ 59 9................................. 1996) ......... y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur...............................1..............................................................G...................................................................... 43 5... 1996) ...... 1996) ............. PROSPECCIÓN GEOFÍSICA ............................................ Boyacá (Vásquez............... sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos..............1..................................2............... 57 8.....................................1.................................... 2003) .................1 DATACIONES 40Ar/39Ar ........63 10..................................... QUÍMICA DE LAS ESMERALDAS...... 57 9.........2 DATACIONES Rb87/Sr86..............................6 Otros trabajos de exploración .....1......4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL ...................... 60 9..........................................................................A......... en el Municipio de Macanal........................................2.......................... 49 6........... 47 6.... área suroriental (Mendoza P..................................................... 50 6................ Colombia (Castañeda................................ Aporte 1228........................................................2.............1..............2 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados............................................1 VALORES DE  9$/25(6 '( S ................1 Report on exploration geophysics at the emerald mines near Gachalá...... radiométrica y geoeléctrica de los depósitos esmeraldíferos del distrito minero de Chivor........... 45 6..... 61 10...................53 7...................2 ESTUDIOS DE INCLUSIONES FLUIDAS ........... Boyacá.......................................................................3 Modelo hidrotermal .................... 52 34 7................................................................. 59 9........ 1991) .......................................... 52 6....... sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos....3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados............1 LITOLÓGICOS ................... 1991) ............. 1997)........................... 52 6..... 2003)............ 1975) ..........................3 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez........................5 Evaluación magnetométrica.................5........................................

........ 1996) ......... 72 11..............2 Distribución de elementos en suelos ................. 70 11........................ Boyacá....... 66 10... Guavio – Chivor (Arboleda.... . 73 11.......................................................................................................... 1996) ..................2.. 1991) .. 72 11....................... 70 11........................5 Otros trabajos de exploración ................................. 70 11.................78 14.......................................... 71 11............................. y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur..................................3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados................................ REFERENCIAS1............2............81 LISTA DE FIGURAS Figura 1........................................1..........................................75 13. sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos Ltda......................2 ESTRATIGRÁFICOS ..........1 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez.1............ 74 11.......................... 1996) ..................................1......................... Correlación de las unidades litoestratigráficas en los Cinturones esmeraldíferos Occidental y Oriental (Tomado de Forero........... 1989) ............. 72 11..20 Figura 5...2.......................................21 4 ............ 64 10............................................................14 Figura 3.............3 ESTRUCTURALES ............................. Boyacá.... Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal...... 2000) ...........................................................................................4 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal...2.. ÁREAS PRIORITARIAS PROPUESTAS.............................................5 INDICADORES GEOQUÍMICOS... Localización de los dos cinturones esmeraldíferos en Colombia.. Destino de las exportaciones de esmeraldas en 2000....... área suroriental (Mendoza P......... Comercio exterior – exportaciones de esmeraldas en el período 1978 – 2000........................................ 65 10............. 1997)...............................2 CINTURÓN OCCIDENTAL ................ DISCUSION FINAL Y CONCLUSIONES.................................2 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en Yacopí.........................................................................5. 68 11.................2 Prospección geológica y geoquímica.............. Colombia (Castañeda...........70 11................. 1991) ...4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas.............. 74 12.........1........14 Figura 2...G................ RECOMENDACIONES ...........5 Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inversión – ACIGEMI (INGEOMINAS..................................................4 ALTERACIÓN HIDROTERMAL .....................................................................................................15 Figura 4.......................................... 1987) ............1 CINTURÓN ORIENTAL................ 66 10...... Producción de esmeraldas en Colombia............................................................................................................................... 73 11.................................................................. Aporte 1228............. 64 10..............................................................................1 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor.......................................................................1 Distribución de elementos en rocas...................................................................................................................3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados............. departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo................2................................ 71 11......... 2000) ..10............... Cundinamarca...5...A................................1....................................

geoquímica.RESUMEN Este trabajo constituye una síntesis de la información publicada en Colombia y en el mundo sobre el conocimiento de la exploración geológica. geoquímica y geofísica de los depósitos de esmeraldas en Colombia. Key words: emeralds. Igualmente. in this publication the economic aspects. Andean System. particularly in the denominated Eastern and Western emerald belts located in the Eastern Cordillera. the mineralization controls and exploration guides. del Sistema Andino. Palabras claves: esmeraldas. los controles de mineralización y guías de exploración. geological exploration. geophysical. exploración. geophysics and geochemical exploration of the emerald deposits in Colombia. geofísica. en este trabajo se sintetizan los aspectos económicos. Also. geochemistry. as well as the conclusions and recommendations of the published and unpublished works are synthesized. Andean Cordillera 5 . Cordillera de los Andes ABSTRACT This work constitutes a synthesis of the information published in Colombia and in the world on the knowledge about geology. así como las conclusiones y recomendaciones de los trabajos publicados y no publicados. particularmente en los denominados cinturones esmeraldíferos oriental y occidental localizados en la Cordillera Oriental.

Pakistan and Madagascar. Additionally. It encompasses the actual knowledge about the geology of the deposits and the geophysical and geochemical exploration techniques used in mineral exploration applied to Colombian emeralds. Afghanistan. This was first done by the government through the organization by PROEXPORT of the first World Congress of Emerald held in 1996 in Bogotá. 6 . Zambia. This position comes from two main reasons: (i) Exceptional geological conditions of formation within sedimentary rocks rich in organic matter (black shales) dating from the Early Cretaceous and giving a total area of 9900 km2 as a potential source of deposits. The present report is precisely the first step of such an objective. Salinas for this nice piece of work which undoubtedly will serve public and private institutions for a rapid establishment of exploration and resource evaluation strategies in the Colombian emerald field. through the Spanish colony and actual times to hardly work and suffer to extract these stones from their birth-place. Among the strongest recommendations issued from the confrontation of world-wide experts. France With 9 millions carats in 2003 (Ministerio de Minas y Energía). Forero in 1987. Buenaventura and R. (ii) The extraordinary capacities of Colombian people from the Pre-Colombian times. Coscuez and Chivor) endangers seriously the future of this national production. far ahead his main competitors. gem quality stones including the most magnificent emeralds of Duke of Devonshire (1384 cts). were the necessity of a better knowledge of emerald exploration strategies and resources evaluation.PRESENTATION By Alain Cheilletz Professor Institut Nacional Polytechnique de Lorraine. I personally congratulate M. the Smithsonian Institute of Washington (858 cts from Gachala) or the biggest ever found (aproxiamtively 6000 cts in the Tres Cruces mine. Brazil. the actual lowering of proved reserves in the principal mines (Muzo. However. they also include and exceptionally high proportion of pure. Maya. It also marks the come back of INGEOMINAS in the emerald field after the remarkable synthesis of H. It is therefore time for the different production chain groups to make a seer and exhaustive state of things. Zimbabwe. Colombia is at present the first producer of emeralds in the world. J.

conclusiones y recomendaciones. Francia. Posteriormente. los cuales comprenden el conocimiento de los valores de 34S. situación de la minería y sus perspectivas. ideas y métodos empleados en la exploración de esmeraldas en Colombia. se presenta el estado del conocimiento respecto a las dataciones isotópicas realizadas. métodos de trabajo. particularmente en las minas más conocidas. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. dividido en 15 capítulos. la colaboración del Profesor Alain Cheilletz del Institut Nacional Polytechnique de Lorraine. luego presenta los aspectos económicos de producción y comercio exterior. Este documento es un producto del Proyecto “Exploración y Evaluación de los Recursos Minerales” dirigido por Rosalba Salinas. Subdirección de Recursos del Subsuelo. Marta Velásquez y Carmen Castiblanco realizaron la digitalización de los documentos. Su elaboración corresponde a una compilación de los apartes que tienen que ver. presenta inicialmente los trabajos de investigación sobre esmeraldas realizados en Colombia. se recogen todas las recomendaciones que autores de trabajos anteriores han hecho en torno a las áreas que tendrían un interés para seguir con una exploración más detallada. En los capítulos siguientes se exponen los modelos propuestos sobre la génesis de los yacimientos de esmeraldas y los controles y guías de exploración. Universidad Industrial de Santander e INGEOMINAS por el apoyo presentado con toda la información publicada y no publicada disponible. Más adelante. Finalmente. Jaime Romero hizo varias apreciaciones sobre la geología estructural regional. principalmente.INTRODUCCIÓN Este documento pretende poner a disposición de los investigadores y potenciales inversionistas la información publicada y no publicada sobre las esmeraldas en Colombia con el objetivo de informar sobre los conceptos. situación de la exploración y aspectos generales sobre la explotación que se realiza en los distritos mineros. del INGEOMINAS. estratigráficos y estructurales y guías de exploración importantes como la alteración hidrotermal y los indicadores geoquímicos. con la exploración e investigación y los autores han tenido cuidado de no dar una valoración a los diferentes argumentos. por la revisión. se resumen las conclusiones y recomendaciones más importantes presentadas en todos los artículos y publicaciones que fueron analizadas. A continuación se resumen los trabajos que se han realizado en torno a la prospección geoquímica y geofísica de esmeraldas en los dos cinturones esmeraldíferos y luego se hace un recuento de los estudios científicos realizados en sitios específicos. de manera muy especial. Posteriormente. Universidad Nacional. Ignacio Patrón colaboró con las figuras. El texto. 7 . controles tales como litológicos. estudios de incluVLRQHV IOXLGDV YDORUHV GH 182 \ ' y los estudios de elementos mayores y menores. Los autores agradecen a las bibliotecas de MINERCOL. Los autores y el INGEOMINAS agradecen. se describe el marco geológico y estructural de los dos cinturones esmeraldíferos localizados en la Cordillera Oriental. corrección y presentación de este documento.

sal. la “cama” (capa con grandes cristales de calcita. hasta el momento. calizas y travertinos. albita. carbón. Bernauer (1922) hace un estudio de las maclas múltiples de esmeraldas de Muzo y sus anomalías ópticas. muy raramente barita. parisita. tierra diatomáceas. el “cenicero gris” (brechas con talco o barita). vetas de calcita y de dolomita en el “cambiado”. María (1947) presenta algunos apuntes sobre la química y distribución general de las esmeraldas colombianas. que incluyen cristales de roca). hierro como limonita y siderita. areniscas como roca ornamental y arenas para material de construcción y aguas termales. el “cambiado” (estratos negros). “cama” y “cenicero. Scheibe (1922. nombra. roca albítica. y menos calcita y cuarzo). Oppenheim (1948) hace una descripción general de la Zona de Muzo que incluye las litología regional y la geología local de Muzo donde hace referencia a las zonas de “cambiado”. fluorita y apatito) y presenta una localización de las principales minas de la zona y sus métodos de explotación. RECUENTO HISTÓRICO Scheibe (1916) presenta un informe sobre la mina de esmeraldas de Muzo y describe los conjuntos litológicos denominados capas buenas o esmeraldíferas. esmeraldas. capas con feldespato. Presenta ideas sobre el origen magmático de la mineralización de esmeraldas sobre la base de la presencia de diques pegmatíticos aunque admite la inexistencia en afloramiento. dolomita. muchas veces. Wokittel & López (1953) realizan estudios mineros y geológicos generales de la región del Guavio y de los Farallones de Medina describiendo ocurrencias y explotaciones de plomo y cobre asociados a calizas. capas con otrelita. 1933) hace una descripción a la ocurrencia de esmeraldas en Nemocón. con maclas. la asociación mineralógica que acompaña a las esmeraldas (calcita. vetas con albita. Barriga (1953) presenta las medidas del paralelepípedo elemental de la esmeralda de Muzo y muestra la forma de la red espacial que forman los átomos en este cristal. “cenicero rojo” (compuesto por dolomita. guano de poco valor. pirita. los tipos de rocas asociados y da una opinión sobre la pobre importancia económica de la zona. pirita y cuarzo. de manera general. cuarzo cristal de roca en drusas. baritina. 8 . de rocas graníticas del Cretáceo Inferior. oro. “emerald beds”.1. yeso y azufre nativo asociado a pizarras.

Las capas esmeraldíferas de Muzo estarían situadas en el eje del Anticlinal de Itoco. Plantea la posibilidad de origen para las esmeraldas con posible conexión a pegmatitas a profundidad o a fenómenos de anatexis. 1959) realiza un trabajo para establecer bases paleontológicas. salinas. Además. Establece las unidades cronoestructurales mineralizadas y describe. Se refiere a las rocas mineralizadas como “ arcillas negras piríticas y recomienda un estudio estructural encaminado a la prospección de esmeraldas. esmeraldas. Restrepo (1958. entre ellos. Bürlg & Nicholls (1959) exponen que las capas esmeraldíferas de Muzo no son de edad albiana sino de edad barremiana. teniendo en cuenta las intrusiones básicas de la región. Macanal y Somondoco (24000 Ha) donde se expone la localización y forma de explotación de las minas activas y abandonadas y se presentan algunas recomendaciones de carácter fiscal sobre las explotaciones. también. Estas rocas son ácidas (granodiorita) hasta ultrabásicas que intruyeron los sedimentos cretácicos. guano. de manera general. Ubalá. Sinclinal y Anticlinal de Itoco y las fallas del río Minero y río Itoco.Wokittel y Mutis (1954) reportan los trabajos de topografía y geología realizados en zonas de los municipios de Gachalá. 1959) hace un reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo y hace una descripción litológica y estructural. Presenta algunas consideraciones sobre el origen magmático de las esmeraldas basadas en su presencia en la unidad geológica (la cuenca infracretácea de Muzo) desde la región al oeste de Muzo en dirección sur hasta la región de La Palma. Almeida. 9 . hacen varias recomendaciones para aumentar el conocimiento de las mineralizaciones de esmeraldas utilizando levantamientos geológicos y topográficos. algunos argumentos que podrían establecer un origen magmático para la mineralización de esmeraldas. Hubach (1956) presenta algunas consideraciones sobre las condiciones geológicas de los “ esquistos arcillosos piríticos” y las mineralizaciones de esmeraldas. cobre y petróleo. Presenta. El informe geológico presenta aspectos de la geología regional. y estudios magnetométricos (con base en un origen magmático de las esmeraldas). El autor indica que el único camino seguro para establecer la sucesión estratigráfica y definir el aspecto estructural de esta región son los fósiles contenidos en las capas. En el resumen de este trabajo se recomienda estimular las iniciativas privadas con condiciones adecuadas y el mejoramiento de la estructura vial para poder transportar la maquinaria necesaria para salir de la explotación rudimentaria que existe. estratigráficas y tectónicas del yacimiento de Muzo con el objeto de establecer la distribución de las vetas y la extensión de la explotación. en el cual llama la atención la opinión sobre la imposibilidad de que las rocas ígneas localizadas al sur de la región hayan sido las fuentes de las mineralizaciones de esmeraldas pues observa que no hay aureola de contacto en los sedimentos que las sobreyacen. las principales estructuras geológicas como son. Wokittel (1957) hace una relación de los principales minerales explotados y potenciales en el territorio Vásquez. en donde se encuentra el depósito de Muzo. plomo. En la zona esmeraldífera la roca intrusiva podría yacer en la profundidad del Anticlinal de Itoco. carbón. Bürgl (1955.

Los autores proponen la relación K/Na en sedimentos activos de corriente como guía para futuras prospecciones de zonas esmeraldíferas en la Cordillera Oriental. U. para la Sociedad Colombiana de Geólogos y Geofísicos.Coscuez. b) en asocio con el INGEOMINAS realiza un estudio geológico. McLaughlin & Arce (1971) determinan que los estratos que contienen las esmeraldas de Chivor y Gachalá son aproximadamente correlacionables con la secuencia del BerriasianoValanginiano. formaron las esmeraldas. Sn. estructural y geoquímico en las áreas de Muzo . Hace un análisis crítico de las diferentes concepciones genéticas propuestas hasta este momento y concluye que las vetas esmeraldíferas tienen más afinidad con procesos postmagmáticos neumatolíticos e hidrotermales. Ulloa & Rodríguez (1979) realiza un estudio estratigráfico de la zona esmeraldífera del Territorio Vásquez – Yacopí y describe una secuencia litológica que corresponde a la parte media a superior de la Formación Paja. una recopilación de la información sobre la mina de esmeralda de Muzo. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD (1975a. Gachalá y alrededores de Pacho – La Palma (Cundinamarca). Cs. En Muzo Coscuez determinaron una secuencia estratigráfica compuesta de lutitas negras y calizas correlacionables con la Formación Villeta. Mg. CO2 y S en lutitas negras y venas. y Gilles (1966). Pb. Beus & Mineev (1972) analizan la distribución geoquímica de los elementos en la zona tectónica e indican fuerte lixiviación de K. REE (Elementos de las Tierras Raras) y concentración por alteración metasomática de Na. (1961) presentan. comparados con zonas estériles. Pratt et al. por primera vez. Mo. Y. V. e identifican el estadio G-III-A como portador de las soluciones generadoras de la esmeralda. finalmente. Th. Medina (1970) hace un análisis de ciertos problemas relativos a la génesis de los depósitos esmeraldíferos de los alrededores de Muzo y propone. Zn. en la zona de Muzo – Coscuez. sobre la mina de esmeralda de Chivor. Cr. Mn.Mutis (1959) hace un recuento de los trabajos de exploración en Buenavista (Santa Rosa – Ubalá). un origen autóctono para explicar la génesis de esmeraldas. Hall (1976) realiza un estudio geoquímico y mineralógico y determina seis etapas de formación de minerales de las vetas de Muzo. y la presencia de berilio proveniente de las soluciones profundas. Concluye que todos los elementos necesarios para la formación de esmeraldas están originalmente en las lutitas negras. El estudio geoquímico propone varios indicadores de mineralización. Escobar (1979) hace un estudio geológico y geoquímico en la región de Gachalá y concluye que las mineralizaciones de esmeralda están controladas por fallas en lutitas negras y producidas por un metasomatismo sódico originado por aguas meteóricas y/o connatas rela- 10 . Estos trabajos se limitan a la apertura de trincheras y búsqueda de esmeraldas. y que mediante soluciones descendentes (hidrotermales de origen no-magmático) que condujeron a la lixiviación de los elementos de las pizarras carbonosas.

IRD. Este intercambio permitió la participación de instituciones europeas en la investigación científica de las principales minas de esmeraldas de Colombia (Financiación de ECOTECH – CNRS # ARC 215 y E.. y MINERALCO (luego MINERCOL. con albitización durante la carbonatación en un proceso de metamorfismo regional. reservas. y el Cinturón occidental.000. 11 .000 y 1:2. además de una extensa bibliografía. Forero (1987) realiza una síntesis sobre las esmeraldas en Colombia que incluye usos. (1990a. Arhan. albita. cartografía hecha a escala 1:1.cionadas directamente con evaporitas. 1993. geoquímica y geofísica. Ca y Mg. Simultáneamente. 1995.1990. 2001. 1994. en un estudio realizado para MINERALCO. 1998. geoquímica y geofísica.c. hoy integrado al INGEOMINAS) de Colombia. Institut Nacional Polytechnique de Lorraine – INPL y el Instituto para la Investigación Científica – ORSTOM.c. realiza la exploración y evaluación de áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental. área de Páez (220 km2).b. (1994) plantean un modelo hidrotermal – sedimentario para la formación de las esmeraldas de Colombia. 1995. área de Florián (120 km2). potencialmente esmeraldíferas. Cheilletz et al. 1992a. Pupo & Rodríguez (1989) realizan un estudio geológico en el sector de Coscuez y establecen direcciones para las vetas en varias mineralizaciones. Propone una fórmula geoquímica para la exploración regional y local. geología estructural. Banks et al. 1995.b). 2002. Establece una alteración metasomática con temperaturas hasta de 400°C. 1997. La exploración en se realizó mediante geología. 1998. 1991. caolinita.000. a escala 1:25. Cheilletz & Giuliani (1996) y Ottaway (1991).b. 2000. S. Schwarz (1987) considera las esmeraldas de Colombia como un producto de soluciones hidrotermales producidas con temperaturas bajas y ricas en CO2. En 1988 se inició un intercambio científico entre las instituciones científicas francesas Centre National de la Recherche Scientifique – CNRS. y con el reconocimiento de campo se identificaron y delimitaron las unidades geológicas estructurales. 1992. Ottaway et al. 1991.. Cheilletz & Royant. 2000. Branquet et al. Asocian la mineralización esmeraldífera con calcita. 1995a. cuarzo. Castañeda (1996) realiza un estudio para MINERALCO en la región de Yacopí con resultados de cartografía geológica. lideradas por el Profesor Alain Cheilletz.d. perspectivas en el mercado internacional y situación de la minería. Giuliani et al. fluorita.. 1999. (1994). ambiente geológico de formación. Na. 1993. parisita y codazzita. exportaciones. exploración y explotación. situación económica mundial y las esmeraldas en Colombia con referencia a los depósitos. pirita.d. Cheilletz et al. estratigrafía. ahora. Giuliani et al. 1999. Con base en el estudio fotogeológico y el análisis estructural se inició la investigación regional. Sabot et al. 1996.C DG XII # CT 94-0098) (Cheilletz. 2000. El área de trabajo corresponde al sector de la quebrada La Mina y el Fraile ubicada en las veredas Chirripay y la Mina. mineralogía. 1999a. obteniéndose un mapa fotogeológico de cada área. 1993. 1991. Profesionales Asociados (1996). producción.

geoquímica y en los últimos años varios trabajos sobre geofísica. geología estructural. 12 .La Universidad Nacional. la Universidad Industrial de Santander y la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia han desarrollado varios proyectos de tesis de pregrado con el tema de la prospección regional de esmeraldas en los cuales se ha tenido en cuenta la estratigrafía.

633 quilates (18%).1 PRODUCCIÓN Y COMERCIO EXTERIOR La oferta y demanda de esmeraldas es una actividad libre y legalizada en el país. Sin embargo. La figura 2 muestra la dinámica de la cantidad y el valor de las exportaciones de esmeraldas colombianas (http://www.28 y 0. comisionistas. La figura 1 muestra la situación de la producción que ha venido en aumento.upme. La ventaja de Colombia al poseer una de las variedades de esmeraldas de más alta calidad y ser uno de los mayores exportadores del mundo. talladores. MARCO ECONÓMICO 2. Las proyecciones muestran una tendencia a la baja de los precios. mineros.559. 3). seguido de Hong Kong con 1.2. el hecho de no poseer. El precio primario para esmeraldas no pulidas colombianas ha variado entre US$ 0. comerciantes. una industria fuerte en la talla y engaste hace que las ganancias mayores queden fuera del país a través de compañías internacionales especializadas en estos procesos (UPME. mientras que en el mismo período las piedras engastadas han variado según los datos oficiales de exportación entre US$ 53 y US$ 63 y las piedras talladas. propietarios de minas. joyeros y personas en laboratorios de gemología y tratamiento. Colombia presenta una de las mayores producciones de esmeraldas en el mundo y una de las más preciadas por su gran calidad. El precio para la comercialización internacional se denomina primario para gemas en bruto y secundario para gemas talladas y engastadas. desarrollada totalmente en Bogotá y de ella dependen aproximadamente 100. casas comercializadoras y exportadores.40 por quilate en los años 1998 – 1999. En 2000 el principal país comprador de esmeraldas colombianas fue Estados Unidos de América con 3. India con 1.148 quilates (43%).815 quilates (17%) y otros (Fig. US$ 118 y US$ 151 (UPME. 2000).000 personas entre . le otorga una excelente posición en el mercado.gov. 13 .620.442. 2000).co). actualmente.

Comercio exterior – exportaciones de esmeraldas en el período 1978 – 2000. 1940 Año | 10 9 8 Millones de quilates 7 6 5 4 3 2 1 0 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 500 450 400 300 250 200 150 100 50 0 Años Volumen Valor Figura 2. Colombia. Millones de US$ 350 14 .10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 0 Quilates (Millones) 2000 1996 1992 1988 1984 1980 1976 1972 1968 1964 1960 1956 1952 1948 1944 Figura 1. Producción de esmeraldas en Colombia Fuente: UPME. Fuente: UPME. Colombia.

Fuente: UPME. el esquema de perforación utilizado no es el correcto. de todas maneras. • Se emplea electricidad con cables e interruptores comunes que ofrecen serios peligros. no se implementa con las técnicas necesarias que garanticen el caudal requerido. Destino de las exportaciones de esmeraldas en 2000.COREA 4% ALEMANIA 5% SUIZA 6% JAPÓN 3% Otros 4% ESTADOS UNIDOS 43% INDIA 17% HONG KONG 18% Figura 3. Colombia. presentándose altos riesgos por la concentración de gases venenosos y tóxicos. la situación actual de la minería de la esmeralda en Colombia es la siguiente (COINVERTIR. • El desagüe se realiza por gravedad trayendo consigo el problema de deterioro de las vías por la falta de cunetas. • Las empresas no cuentan con aparatos de detección de gases ni elementos de seguridad. 15 . • La ventilación es insuficiente presentándose problemas como la existencia. • Cuando se utiliza sostenimiento de túneles se hace con madera sin los procedimientos técnicos necesarios.2 SITUACIÓN DE LA MINERÍA Y PERSPECTIVAS De manera más específica. 1996): • Uno de los problemas técnicos en el desarrollo de las actividades de explotación es la falta de control topográfico de estos trabajos. por lo tanto los mineros se ven obligados a acondicionar una ventilación auxiliar que. de una sola entrada a la zona de trabajo. • El transporte en las minas se realiza en vagonetas de rueda de neumáticos y carretilla accionada por tracción humana hasta descargarla en bocamina. • En el avance de las vías. 2. únicamente. por lo cual no se logra el rendimiento óptimo para la cantidad de explosivo que se utiliza y en zonas mineralizadas el uso no racionalizado de explosivos e incorrecto franqueo ocasiona daños a la piedra preciosa.

en 1988 se inició un intercambio científico con instituciones francesas y MINERALCO de Colombia. Algunas conclusiones de este trabajo han sido implementadas como guías de exploración por algunos mineros como en el caso del Sector de La Pita. 2000). a fin de mantener los frentes de trabajo limpios de estériles y visualizar las posibles zonas o vetas productoras. Las labores de explotación a tajo abierto y subterránea se ejecutan paralelamente con una exploración visual en áreas reconocidas como productoras de esmeraldas. Todos los esfuerzos se han encaminado al estudio de los depósitos precolombinos y aquellos accidentalmente descubiertos por campesinos. 2. corte y talla. de seguridad. • Sustitución de minería a cielo abierto por minería subterránea. En los últimos años.3 EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN La actividad exploratoria para hallar nuevos yacimientos de esmeraldas en Colombia ha sido mínima. engaste y diseño de joyas. como gemología. • Planes de recuperación morfoecológico. 16 .• No existe un estudio sobre índices de producción. La explotación – exploración a tajo abierto se hace con ayuda de tractores sobre orugas y monitores hidráulicos. Para mejorar esta situación. de condiciones socioeconómicas. • Capacitación en etapas de industrialización de la esmeralda. • Mitigación de impacto ambiental. COINVERTIR (1996) expone los problemas principales y las necesidades apremiantes de la industria de las esmeraldas en Colombia: • Exploración geológica insuficiente • Agotamiento de reservas • Incipiente aplicación de tecnología en exploración y explotación • Deficiencia de seguridad industrial • Alto impacto ambiental • Alta explotación informal • Deficiente tecnología en la industrialización • Comercialización irregular y desorganizada Las principales necesidades de la industria son: • Comercialización irregular y desorganizada • Inversión extranjera. se han implementado técnicas de minería subterránea permitiendo una mayor cobertura en la exploración y explotación. con el fin de reconocer o identificar guías geológicas que permitan establecer una metodología para la prospección de esmeraldas (UPME. • Establecimiento de organizaciones sociales para el manejo de la minería informal. intercambio basado en la participación de las instituciones europeas en la investigación geológica de los yacimientos conocidos. de costos y de rentabilidad que permita elaborar un modelo que ayude a dar soluciones a los problemas generados por estos aspectos. siguiendo la orientación de mineros experimentados.

se define la geometría de la talla. presentándose. electricidad y el uso de explosivos que junto con otros. donde se concentra la totalidad de los talleres de importancia. Después del corte inicial el material es pulido. parte del material esmeraldífero es tallado en Bogotá. además de tener un escaso ordenamiento minero. La práctica más generalizada que incide en la mala calidad de la talla se relaciona con el afán por lograr el peso máximo en las piedras. especialmente en Alemania. Reino Unido. clasificado y. Previo el corte. el sostenimiento. con el fin de determinar los volúmenes a aprovechar. A pesar de la tradición. Hong Kong e Italia para corregir defectos y aumentar la calidad (MINERCOL. debido a la falta de un adecuado manejo técnico de factores de vital importancia como la ventilación. también influyen en una menor producción de lo que se podría obtener laborando técnicamente. accidentes que en el peor de los casos han causado pérdida de vidas humanas. no ofrecen las garantías exigidas por la correcta operación del personal que en ellas trabaja. de acuerdo con las características que contribuyan a realzar su calidad y peso. Por ello gran parte del material exportado es retallado en el exterior.4 TALLA Y GEMOLOGÍA En Colombia.Las labores actuales de exploración y explotación subterránea. el brillo y la diafanidad. los expertos examinan las piedras para observar el color. USA. sólo existe una minoría de buenos talladores en Colombia. 1996. 2. con cierta frecuencia. 1997) 17 .

calizas y limolitas). 18 . areniscas cuarzosas. Por sus características geográficas. al NNE termina en la falla de Oca (Península de la Guajira). cubiertas por metasedimentos y sedimentitas del Paleozoico (limolitas. Su potencial en recursos minerales está ligado. Las rocas de edad cretácica están ampliamente distribuidas en la cordillera y están constituidas por secuencias marinas y transicionales (areniscas. La Cuenca de Cundinamarca – Boyacá. lutitas e intercalaciones de calizas. cuenca del Catatumbo. MARCO GEOLÓGICO ESTRUCTURAL 3. La sedimentación del Paleógeno y el Neógeno se caracteriza por acumulaciones de clásticos gruesos. particularmente. de composición ácida a intermedia.3. conglomerados. conglomerados. Esta cordillera nace en el Macizo Colombiano y está limitada al occidente por el valle del Río Magdalena. siendo la Cordillera Oriental el lugar donde se encuentran las zonas esmeraldíferas. El Magmatismo del Jurásico al Cenozoico. la Orinoquía y la cuenca del Lago de Maracaibo.1 GEOLOGÍA REGIONAL El marco geológico de la zona andina está muy relacionado al desarrollo de una serie de lineamientos tectónicos de carácter regional aproximadamente paralelos y con dirección norte-sur. conglomerados. en la Serranía de Perijá y en la cordillera de Mérida en territorio venezolano. lodolitas limosas. Ecuador. Serranía de la Macarena. Colombia y Venezuela). horizontes de carbón e importantes niveles de fosforitas). En Colombia este sistema está representado por tres cordilleras. geológicas y estructurales. representado por rocas metamórficas y graníticas. Macizo de Quetame. Macizo de Garzón y Cuenca del Putumayo. Cuenca de Cundinamarca-Boyacá. los cuales a su vez infrayacen capas rojas y vulcanitas del Triásico-Jurásico (secuencias de lavas y piroclastitas. Macizo de Santander-Floresta. lodolitas calcáreas. encontrándose estrechamente relacionado con muchas de las mineralizaciones metálicas hipogénicas que se conocen en la región. limolitas rojas y margas). desde el Paleozoico al Cenozoico y que son las responsables de los numerosos tipos de depósitos minerales que se encuentran distribuidos en franjas a lo largo de las zonas montañosas que caracterizan al Sistema Andino. además de areniscas de grano fino a conglomeráticas. al oriente por la Amazonía. que marcan un cambio brusco en el estilo estructural de las diferentes unidades litoestratigráficas que separan. la cordillera ha sido dividida en las siguientes subregiones de norte a sur: Serranía de Perijá. dentro del marco geológico complejo y variado. areniscas y horizontes de lutitas. ha afectado la mayor parte de las rocas mencionadas anteriormente. calizas. lutitas. que corresponde a la parte central de la Cordillera Oriental. está constituida principalmente por un basamento precámbrico. a los diferentes eventos magmáticos y épocas metalogénicas que tuvieron lugar en el Bloque Norandino (constituido por Perú. Eventos geotectónicos han dado origen a la bifurcación de la cordillera en el nudo de Santurbán.

• Miembro Caliza de Malacara con un espesor de 400 metros (calizas grises macizas y limolitas de color gris oscuro a negro con lentejones de calizas). compactas.Valanginiano (Ulloa y Rodríguez. en la parte intermedia contiene intercalaciones de estratos gruesos de arenitas cuarzosas de grano fino y de color gris oscuro. Hasta el momento esta formación no ha sido reportada como esmeraldífera.1. 5).En la Cordillera Oriental los eventos metalogénicos responsables de las mineralizaciones epigenéticas que se presentan en esta zona. 1979). debido a que a escala regioal están localizados en formaciones sedimentarias específicas del Cretáceo Inferior (Fig. está representada por lodolitas negras micáceas. 19 . 1983). Formación Areniscas de Las Juntas con un espesor aproximado de 900 metros. está representado de base a techo por los siguientes miembros: • Miembro Conglomerado de Miralindo con un espesor que varía entre 50 m y 500 m (conglomerados de matriz arenosa. con un espesor entre 30 y 80 metros (lodolitas negras). ligeramente calcáreas. Formación Calizas del Guavio. con láminas de yeso y localmente fosilíferas.1 Cinturón Oriental El Cinturón Oriental está conformado por el Grupo Cáqueza el cual presenta tres formaciones. 4). • Miembro Caliza de Las Mercedes con 120 metros de espesor (calizas micríticas de color gris oscuro con intercalaciones de arenitas cuarzosas de grano medio y de color negro). • Miembro Lutitas de Las Mercedes con un espesor que varía entre 40 m y 250 m (lodolitas y limolitas negras fosilíferas. Las esmeraldas colombianas solo se han encontrado en la Cordillera Oriental. Lutitas de Macanal y Areniscas de Las Juntas (Ulloa y Rodríguez. asociadas a sedimentitas del cretácico inferior que hacen parte del Supraterreno cretácico (Etayo et al. 1979). de edad Berriasiano (?) . con lentejones de calizas).. los cuales tuvieron lugar aparentemente entre el Cretáceo y el Neógeno. Las unidades litológicas que están relacionadas con la mineralización esmeraldífera en ambos cinturones son las siguientes: 3. con cantos de arenitas. Formación Lutitas de Macanal. de edad Jurásico superior – Berriasiano superior (Ulloa y Rodríguez. con un espesor aproximado de 2900 metros. dentro de la cuenca de Cundinamarca-Boyacá. En el contexto regional las esmeraldas se encuentran en dos cinturones esmeraldíferos localizados en lados opuestos de la Cordillera Oriental (Fig. que en orden ascendente corresponden a: Calizas del Guavio. son de afinidad magmática y sedimentogénica. Los depósitos de esmeraldas en Colombia pueden considerarse como tipo estratoconfinado. asociados a lutitas (shales) negras carbonosas. cuarcitas y filitas) • Miembro Lutitas de Miralindo. 1979).

Figura 4. Localización de los dos cinturones esmeraldíferos en Colombia 20 .

con láminas y venillas delgadas de yeso. 1987). la parte inferior contiene concreciones calcáreas.500 metros que suprayace al Grupo Cáqueza e infrayace al Grupo Guadalupe. 1958) o Hauteriviano–Barremiano (Forero. compuesta por shales arcillosos a limosos. 1958). con un espesor muy variable entre unos pocos metros y 400 metros.Coniaciano (Hettner. ostrácodos e intraclastos. según Morales y otros. según Morales y otros. de color negros. inédito. Grupo Villeta de edad Barremiano .1. Correlación de las unidades litoestratigráficas en los Cinturones esmeraldíferos Occidental y Oriental (Tomado de Forero. aproximadamente. depositada en un ambiente marino somero durante el Cretácico inferior. con un espesor de 7. de edad Hauteriviano-Barremiano-Aptiano (Wheeler. nódulos septáreos y venas de calcita). Predominantemente. la parte inferior presenta dolomitas y grainstones de oolitos. la parte intermedia son micritas y biomicritas y la parte superior presenta arenitas mixtas y lodolitas calcáreas con interestratificaciones de shales calcáreos negros.2 Cinturón Occidental En el Cinturón Occidental. ligeramente calcáreos y delgadamente laminados. De base a tope esta constituida por las siguientes unidades estratigráficas: 21 .Figura 5. inédito. aproximadamente. Formación Paja. las unidades litológicas de mayor importancia son: Formación Rosa Blanca de edad Hauteriviano-Barremiano (Wheeler. 1982). micáceos. son calizas de color gris oscuro. 1987) 3. con un espesor que varía entre 100 y 600 metros.

1999b). también se reconocen deformaciones del Paleógeno en la cuenca del Magdalena y en la cadena del borde llanero (Laumonier et al. se distinguen las siguientes regiones morfoestructurales de occidente a oriente: Semifosa del Valle del Magdalena. 1999. al occidente (Fabre. 1996). invertida en el Cenozoico. Sinclinorio de Guaduas. Anticlinorio de Los Farallones. dolomita y pirita. 1999b) Los dos cinturones esmeraldiferos presentan una litología compuesta por lutitas negras del Cretáceo Inferior. los dos cinturones esmeraldíferos muestran similitud muy marcadas en su geoquímica. pliegues rampa y fallas inversas orientadas paralelamente a la cadena y asociadas a un despegue profundo.2 GEOLOGÍA ESTRUCTURAL La región esmeraldífera se encuentra en la parte central de la Cordillera Oriental. Anticlinorio de Villeta. Distrito de Chivor (Branquet. Las estructuras principales son pliegues con direcciones NNE-SSW en general. estratigrafía y estructural. Separados por 80 a 100 km. Branquet et al. 1996. Esta cuenca corresponde a un conjunto rocoso plegado que cabalga sobre la cuenca de los Llanos en el oriente y sobre la cuenca del Magdalena. venas de espesor de varios centímetros y cavidades rellenas con calcita.1 Cinturón Oriental La zona esmeraldífera del cinturón oriental..2. Sinclinorio de la Sabana de Bogotá. 3.. • Formación Une compuesta por arenitas con delgadas capas de shales negros. 3..• Formación Fómeque compuesta por shales de color gris oscuro con algunas interestratificaciones de calizas y arenitas. reflejada mediante desarrollo de cabalgamientos. 1999b). rocas que afloran en zonas de doblamiento (zonas de bisagra) de amplios anticlinorios. Sinclinorio de Nazareth y la Planicie de los Llanos Orientales.. la misma dirección de la cordillera. Branquet et al. Cooper et al. La tectónica de esta parte de la Cordillera está dominada por fallas inversas de ángulo alto con rumbo NE y buzamiento hacia el oeste. se localiza en la parte noroccidental del Anticlinorio de los Farallones. A escala regional. 1995. 1987. Branquet et al. La mineralización está contenida en brechas hidrotermales. • Formación Chipaque compuesta por shales con algunos estratos de arenitas y calizas. Las principales minas ocurren en las Calizas del Guavio (Distrito de Gachalá) y en las lutitas y calizas del tope del Guavio. Probablemente estas fallas se originaron como fallas normales durante orogenias prejurásicas y limitaron una serie de bloques paleozoicos. la cual se considera una cuenca sedimentaria de retro-arco del Triásico al Cretácico tardío. este tectonismo premesozoico determinó que la discordancia del Paleozoico – Mesozoico observada en la región muestre ángulos muy variables de 0 a 90º y que se presenten 22 ... El principal levantamiento de la cordillera se atribuye a la gran inversión del Mioceno Medio (Laumonier et al.

1975. 1979. 1997. característica que se puede extender a todo este cinturón (Escovar. cada uno de los cuales ha sido desplazado hacia el NE. diferentes tipos de estructuras mineralizadas están ramificadas desde el nivel brechoso: (i) fallas lístricas.. En el depósito de Coscuez la mineralización se encuentra en una zona de lutita intensamente plegada limitada por dos fallas con rumbo Norte. 1975. En el cinturón oriental la mineralización de esmeraldas está controlada tectónicamente. Las mineralizaciones de esmeralda aparentemente están relacionadas con fallas de dirección. 1979.cuñas de conglomerados interrumpidas por las fallas (Escovar. pertenecientes a la Formación Paja. En el depósito de Chivor. Las albititas blancas constituyen los respaldos superior e inferior de los niveles brechosos estratiformes. 1980. 1979. La esmeralda en estos depósitos se extrae casi exclusivamente de venas de calcita blanca que cortan lutitas negras carbonosas bien estratificadas ricas en pirita. 1992). NNE y NW (Ulloa. 1979). algunas de ellas mineralizadas. con rumbo N y NE.. 1999. con orientación NW-SE que enmarca y controla la mineralización 23 . las principales excavaciones están cruzadas por varias fallas de desplazamiento pequeño. Localmente se han encontrado esmeraldas dentro de venas en calizas. las esmeraldas se presentan en venas calcáreas delgadas que cortan unas intercalaciones de lutitas negras y grises de la Formación Rosa Blanca (Ulloa. 1999b) indican que la mineralización de esmeraldas ocurrió en el límite del Cretácico – Paleógeno durante un evento tectónico extensional tipo escama ligado a una disolución de evaporitas.2. Nuevos análisis estructurales de los depósitos de esmeraldas y ocurrencias de la zona oriental (Arhan. Branquet et al. afectada por el Lineamiento de Muzo (Ujueta. en brechas o en fracturas y venas a menos de 200 m de las fallas y probablemente conectadas a ellas. Los sitios productivos se localizan en la zona de falla. La fase tectónica transpresional que corresponde al episodio Mioceno Medio de la Cordillera Andina provoca la fracturación de los depósitos de esmeralda por medio de fallas normales. Cheilletz et al. Branquet. En Muzo. 1980). Branquet et al. el anticlinorio cabecea inmediatamente al sur de la mina de Muzo. a las cuales se asocian pliegues irregulares de mediana escala dentro de la lutita. el cual corresponde con la tendencia estructural de la Cordillera Oriental. inversas y zonas de cizalla. Ulloa. en general. aunque en secuencias predominantemente arcillosas. a lo largo de estas fallas es frecuente observar zonas de brecha. (ii) fracturas distensivas inyectadas con brechas hidrotermales y (iii) grupo de fracturas extensionales con dirección NE -SW que cortan perpendicularmente las albititas.. cada depósito en particular está controlado por un fallamiento local.2 Cinturón Occidental En el Cinturón Occidental se ha determinado que los depósitos yacen en la cresta del anticlinorio de Villeta con buzamiento axial hacia el SSW el cual esta atravesado por tres sistemas de fallas que lo separan en bloques. 1980). La dirección principal del plegamiento y fallamiento regional es NE-SW. Esto condujo a la formación de un nivel brechoso estratiforme mineralizado. En Peñas Blancas. 2002). 3. 1993. 1979. Igualmente.

Las fallas Itoco. Pava – Pisco – Calamaco y Guazo determinan el bloque mineralizado del sector de Muzo . es de tipo compresional con buzamiento hacia el este. 1996). Es notorio el predominio del fallamiento sobre el plegamiento.presente. Otanche y Coscuez. de carácter regional. enmarcado por estructuras sinclinales. La falla del río Minero. el levantamiento del bloque de la Formación Rosablanca y la posibilidad de alguna actividad ígnea al norte de la quebrada Caco. las fallas Pava – Pisco – Calamaco. Tapaz. NW-SE y ENE-WSW a E-W. Guazo-Miocá y Caco limitan el bloque de mineralización en el sector de Coscuez (Mendoza. Minero. Santa Helena. El principal rasgo tectónico lo constituye el anticlinal de La Chapa. afectadas a su vez por fracturas debidas a fuerzas compresivas y distensivas: sinclinales de Muzo. el desplazamiento de estructuras. las cuales han desarrollado un modelo de bloques y subbloques. 24 . Se presentan tres tendencias principales de fallas y fracturas: NE-SW.Quípama.

Oligoceno. la fauna colectada permite asignarle una edad de Titoniano a Berriasiano. aproximadamente 75 km al ENE de Bogotá. 4. El Diamante y El Toro) se ubican en el extremo sur del cinturón. con características mineralógicas muy similares y estrechamente relacionados a la evolución tectónica de la Cordillera Oriental. Lutitas de Macanal y Areniscas de Las Juntas (Ulloa y Rodríguez. El grupo Cáqueza está constituido por tres formaciones. 4. 4). localizados en la parte central de la Cordillera Oriental.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL Este cinturón presenta altitudes entre 900 y 2000 metros sobre el nivel del mar y una orientación regional N30-40E. a la base conglomerados. uno a finales del Cretácico y el otro en el límite Eoceno . aparentemente. 4. aproximadamente paralelos. 25 . MINERALIZACIÓN Las mineralizaciones esmeraldíferas en Colombia están distribuidas en dos cinturones estrechos y alongados en dirección NE-SW. El cinturón se extiende unos 35 km hacia el NE conectando las minas de Gachalá con las del Distrito de Chivor (minas de Gualí. son la respuesta a dos eventos de mineralización que tuvieron lugar.1.4. se ha dividido en cinco miembros. La Formación Areniscas de Las Juntas corresponde a una secuencia de dos niveles arenosos separados por un nivel de lutitas. alcanza un espesor de aproximadamente 900 m y se le asigna una edad Hauteriviano.1 Localización de los depósitos Los depósitos de esmeralda del Cinturón Oriental corresponden a los distritos mineros de Chivor. Los depósitos del distrito de Gachalá (minas de la Vega de San Juan. dos conjuntos de calizas y dos de lutitas.2 Estratigrafía Al igual que en los depósitos del Cinturón Occidental. Chivor. Buenavista y Mundo Nuevo). Las Cruces.1. areniscas y lentes de yeso que en conjunto alcanzan aproximadamente 2900 m de espesor. su edad se ha determinado desde Titoniano hasta Valanginiano. 1979). La Formación Calizas del Guavio con aproximadamente 1300 m de secuencia. La Formación Lutitas de Macanal corresponde a una secuencia monótona de lutitas negras con esporádicas intercalaciones de calizas. Los depósitos de esmeraldas. los depósitos de esmeraldas se localizan en sedimentitas del Cretáceo inferior (Grupo Cáqueza) y además son evidentes las similitudes geológicas y estructurales entre los depósitos. Gachalá y Macanal (Fig. que en orden ascendente corresponden a: Calizas del Guavio.

albita. Conjuntos bien ordenados están compuestos de cortes por tensión. 1997) 26 . albita. Contienen cavidades con depósitos de esmeraldas.. la mineralización contiene cuarzo. pirita y cuarzo.2. pirita.. Las venas de la fase 2 están caracterizadas por la precipitación de calcita romboédrica y dolomita. dolomita. bandeadas de color blanco.En la región del Guavio las mineralizaciones de esmeraldas se encajan en las Calizas del Guavio. El Depósito de esmeralda de Chivor está encajado en un conjunto sedimentario que corresponde a la parte alta de la Formación Guavio (Berriasiano) la cual está suprayacida por los shales de la Formación Macanal (Valanginiano) con 2900 metros de espesor (Ulloa & Rodríguez. moscovita y fuchsita. carbonatos y lutita negra pulverizada. esmeralda. Estas rocas yacen generalmente paralelas a la estratificación y cercanas a la albititas estratiformes. pirita. Las venas de la fase 1 son estériles y están compuestas principalmente de calcita fibrosa rellenas de venas. material carbonoso. su espesor varía de 10cm a 10m.3 Venas Pueden ser agrupadas en dos fases cuya densidad se incrementa cerca de las brechas tectónicas hidrotermales. dispuestas paralelamente a la estratificación de las lutitas negras.2. 4. Los minerales de vena son albita.2 Brechas tectónicas hidrotermales Son brechas poligénicas compuestas de fragmentos de lutita negra y albititas cementadas por pirita. micas y cuarzo. una secuencia albitizada y carbonatada. calcita y rombos de dolomita gris. pirita.1 Albititas estratiformes Son rocas masivas. 1997): 4. cuarzo. 1999b).1. secuencia que allí está formada por capas delgadas de dolomitas negras laminadas intercaladas en bancos gruesos de calizas. 4. También se encuentra calcita. En Chivor la mineralización se encuentra asociada a los siguientes tres tipos de roca (Cheilletz et al. fluorita y esmeralda (Cheilletz et al. calcita. En las brechas.2.1. albita. El conjunto sedimentario que hospeda las venas contenedoras de esmeraldas y las brechas hidrotermales está compuesto por lutitas y lodolitas que están localmente albitizadas. Las venas de calcita sólo se observan en lutitas suprayacentes a los estratos productores de esmeralda. Las albititas representan los horizontes de lutita negra que fueron metasomatizados con crecimiento epigenético de albita. la albita normalmente está alterada a caolín o haloisita.. moscovita. La mineralización por lo general se relaciona a brechas de fallas. 1976).2. biohermas de calizas que gradan vertical y lateralmente en lutitas negras intercaldas con lodolitas conglomeráticas calcáreas y olistostromas (Branquet et al. esmeralda. en las que se encuentran fragmentos de arcillolita negra y de lutitas grisnegro en una matriz mineralizada y con presencia de pirita y caolín. los conjuntos desordenados resultan de la fracturación hidráulica bajo alta presión de fluidos.

otras dos mineralizaciones importantes son las de. ubicado a 100 km al norte de Bogotá. el Anticlinal de Montecristo (a lo largo del costado oriental del área) y el Anticlinal del Diamante. limolitas y lodolitas. Garabato. Se hizo un análisis microtectónico en las áreas Upía I. San Fernando y La Esmeralda. 4.Hau- 27 .4. Coscuez. donde se tomaron datos de fracturamiento en diaclasas y venas. López y Uribe (1989) determinan en rocas del Grupo Farallones. fallas El Garabato. localizadas a 12 y 20 km al norte de la mina de Muzo. Al segundo corresponde la Falla del Fríjol. 4). A la primera corresponden las Fallas de San Fernando. El segundo. La tendencia estructural de la zona coincide con el regional de la cordillera. 4. Coscuez y Peñas Blancas. NW-SE.1 Localización de los depósitos Los depósitos esmeraldíferos de esmeralda del cinturón occidental se encuentran en los distritos mineros de Muzo.3 Geología Estructural De manera local. El rasgo estructural principal es la presencia de fallas de cabalgamiento de escamación delgada de bajo ángulo con vergencia Este y pliegues superficiales por flexión y por propagación de falla. Zafra (1996) define en la región de Guavio – Chivor los pliegues locales del Sinclinal de Santa Rosa. También hacen parte de este cinturón las mineralizaciones de Quípama. lutitas negras silíceas. Peñas Blancas. en el Cinturón oriental. Se distinguen dos direcciones principales de cizallamiento NE-SW y NW-SE. comprende los fallamientos de mayor extensión regional. NE-SW. respectivamente. mineralogía y paragénesis. Yacopí y La Pita. En el primero. Las estructuras tienen un rumbo general NE.2. El conjunto sedimentario que contiene los depósitos esmeraldíferos de Muzo y Coscuez está compuesto por las calizas dolomíticas de la Formación Rosablanca (Valanginiano . La Palma – Yacopí y La Pita (Fig. San Juanito y La Esperanza.2 Estratigrafía La mineralización de Peñas Blancas se encuentra en la Formación Rosablanca: secuencia de bancos de caliza con intercalaciones de lutitas negras.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL Este cinturón tiene elevaciones entre 850 y 1020 metros sobre el nivel del mar y presenta una dirección N20ºE. Calizas del Guavio y Lutitas de Macanal dos sistemas de cizallamiento. el trabajo de Profesionales Asociados (1996) presenta un esquema general de la geología estructural del área de Páez. II y Mincho. Uno de los depósitos más conocido y estudiado es el de Muzo. 4. La mineralización de Yacopí se localiza dentro de sedimentitas del Grupo Villeta: secuencia conformada por alternancia de lutitas negras carbonosas. se destacan las fallas que controlan parte del río Guavio y las quebradas la Negra.1. La Esmeralda y de Manizales. En conjunto todos estos distritos presentan muchas similitudes en su marco geológico.2.

2.teriviano) y las lutitas blancas calcáreas y silíceas (Hauteriviano) que forman la base de las limolitas (Barremiano – Aptiano) de la Formación Paja (Branquet et al.4 Lutitas grises silíceas Unidad monótona de color gris con poco contenido de materia orgánica. exceptuando la presencia de algunas morrallas en vetas de calcita romboédrica. 1999): 4.2.2. correspondiendo al espesor tectónico y no al sedimentario. El Distrito minero de La Pita presenta una geología muy similar a los depósitos de Muzo y Coscuez.. cristalización de micas. También se encuentra cristalización de calcita y albita gruesa (5 – 6%) dentro de pequeñas cavidades. Se presentan.5‰. La roca tiene una matriz micrítica impregnada de óxidos de hierro por alteración de pirita. Las lutitas carbonosas calcáreas son igualmente afectadas por muchas vetas y brechas. con espesores de 5 – 30 cm. El aspecto de las capas es masivo y duro. Medidas sobre el isótopo 13 de Carbono dan 13& Å \ 18O = +22. 2002) En estudios de la secuencia estratigráfica.1 Calizas magnesianas Rocas de color gris con coloraciones amarillas por la alteración meteórica. 4. Posee una coloración negra debido a la pigmentación por la concentración de materia orgánica. Esta unidad es pobre en mineralización de esmeraldas. Unidad intensamente plegada con pliegues discordantes.3 Lutitas carbonosas silíceas Alternancia de capas de lutitas negras silíceas de 10 – 15 cm de espesor. ocasionalmente. Las rocas son afectadas por un metasomatismo alcalino marcado por el desarrollo 28 . No presenta mineralización de esmeralda. El espesor de esta unidad es aproximadamente de 130 m. Esta unidad está fracturada con venas paralelas a la estratificación rellenas de calcita y albita gruesa o por cuarzo y calcita. excepto las lutitas grises silíceas presentan fenómenos de alteración hidrotermal.2 Calizas carbonosas calcáreas Unidad estratigráfica que recibe la mineralización de esmeralda.2. aunque a veces presenta un espesor de 20 – 30 cm. menos afectada por la deformación tectónica que las demás. cristales prismáticos que forman rosetas de cloritoides. Se trata de lutitas compactas en capas de 5 a 10 cm de espesor.2. generalmente. con venas de carbonatos con esmeraldas que atraviezan las rocas sedimentarias carbonáceas negras (Fritsch et al. Todas las rocas.. 4. a veces. 1995. 1999b). La mineralización de las esmeraldas se localiza en los sistemas de fracturas y brechas. La matriz de la roca es arcillosa y presenta.2.2. 4. capas de lutitas un poco más arcillosas de 3 – 5 cm de espesor y capas de areniscas piritizadas y calcitizadas de 50 cm de espesor. particularmente en la región de Muzo . con un espesor de 10 a 30 cm.2.Coscuez se han reconocido y descrito las siguientes unidades litológicas de base a techo (Branquet. valores característicos de calizas marinas.

La calcita romboédrica.2. Las vetas paralelas a los planos de estratificación están rellenas. La cristalización de la esmeralda es una consecuencia de esta alteración hidrotermal porque el metasomatismo permite la concentración del berilio (que estaría antes en la lutita) dentro del fluido residual. Los fluidos que son responsables de esta alteración hidrotermal son ricos en sodio. Vetas: Se trata de la tercera trampa para las esmeraldas. principalmente.5 Trampas para la mineralización Según Branquet (1995). las vetas paralelas a la estratificación y las vetas que cortan la estratificación. calcita y pirita. en Coscuez constituyen la mejor trampa para las esmeraldas. Este tipo de brechas se forman donde la presión de los fluidos es fuerte. al nivel de las paredes de estas vetas se desarrollan micas verdes determinadas como moscovita enriquecida por vanadio y cromo. la pirita y la esmeralda se forman en este sistema de venillas y cavidades. Algunas de estas vetas paralelas presentan una segunda etapa de apertura rellenas de calcita. La fracturación no es homogénea. Una red de venillas atraviesa la roca. calcio y azufre. por calcita o pirita fibrosa. Las vetas que cortan la estratificación. Se trata de un tipo de brecha con trozos angulares que no muestran movimiento alguno. La presión de los fluidos asociada con plegamientos es responsable de la apertura de estas vetas. Estas brechas están parcialmente cementadas. Es muy difícil de caracterizar el tipo de génesis para cada veta. Entonces las rocas cambian de composición química. ocasionalmente dolomita. calcita y pirita. presentan un relleno de calcita fibrosa a veces. a saber. paralelo a la estratificación) donde a partir de los fluidos cristalizan albita. las trampas para la mineralización de esmeraldas son las siguientes: Brechas tectónicas. Formadas a lo largo de cabalgamientos y que tienen la particularidad de estar cementada por minerales de origen hidrotermal. aunque generalmente corresponde a calcita romboédrica. Presentan fragmentos negros de lutita carbonosa. El cemento se compone de los mismos minerales de la paragénesis hidrotermal. La roca consigue un aspecto de fajas de metasomatismo y. pero parece posible indicar dos grupos. Brecha hidráulica.de albita. 4.2. Se trata de una trampa mayor para la mineralización de la esmeralda. Se encuentra también pirita y moscovita sobre las paredes. Las vetas pueden tener hasta 30 cm de espesor y. Es normal observar cavidades de figuración hidráulica. así como fragmentos blancos de lutita hidrotermalizada. 29 . albita. el tamaño y el espesor de las venillas cambian mucho. después en las rocas el metasomatismo se desarrolla por un sistema de venillas (a menudo. al mismo tiempo. cortándola en compartimientos. Este relleno puede contener esmeraldas. al parecer. Es claro que este tipo de vetas está asociado con la etapa de fracturación hidráulica. cambia de color. pero también de aspecto. Inicialmente. calcita y pirita. en lugares como los corazones de los pliegues debido a una presión de fluidos superior a la presión de la roca encajante. Frecuentemente. los fluidos utilizan los planos de apertura que son los cabalgamientos para circular.

esmeraldas se encuentran flotando en la brecha matriz-soportada. de la siguiente manera: • Fragmentos planos angulares a subangulares. sugiriendo que fluidos hidrotermales han circulado en las brechas no cementadas. Están siempre presentes. Esta es una clara evidencia de transporte de la brecha. Los fragmentos son de dos tipos.3. La matriz está formada por una fracción clástica de grano fino (<3mm) en la brecha.2. Sin embargo. coloraciones oscuras o negras debido a numerosas inclusiones de partículas de lutitas negras. los planos de estratificación internos y bandeamiento metasomático de los fragmentos están orientados aleatoriamente. cubos de pirita y. • Fragmentos amoeboidales que muestran zonas de corrosión y algunas veces cortezas de alteración lo cual sugiere reabsorción química por fluidos hidrotermales en la brecha. 30 . algunos fragmentos angulares y planares tienen su eje mayor paralelo a los respaldos y esto parece indicar una dirección de transporte. respectivamente. • Fragmentos redondeados con márgenes suaves que sugieren desgaste por fricción de los fragmentos originalmente angulares durante el transporte.2. La matriz es una harina de roca de color negro o blanco cuando proviene de la trituración de lutitas negras y albititas. lo que imprime en la brecha una naturaleza poligenética: fragmentos blancos de albitita.2 Texturas y microtexturas Las texturas varían desde una brecha matriz-soportada a una brecha cemento-soportada. sin distribución sistemática de tamaño. En un cuerpo brechoso. De manera significativa.1 Brecha Fragmentos. cuarzo. albita. lentes aislados de brecha cemento-soportadas están rodeadas por una brecha matriz-soportada.2. algunas veces. pirita. color. matriz y cemento. Generalmente.3 Petrografía Branquet et al. Esto implica que los fragmentos han sufrido rotación durante el transporte. El cemento hidrotermal está compuesto de rombos de calcita y dolomita. y en los contactos de planos de falla a menudo muestran la incorporación de fragmentos planares del respaldo en las brechas.4. Algunas veces. 4. cerca de los respaldos de las brechas. los fragmentos negros o blancos pueden ser exóticos relacionados a la roca de falla o fractura. (1999) presentan la siguiente descripción petrográfica: 4. En vista de esta heterogeneidad. Dentro del mismo cuerpo brechoso las texturas pueden variar lateral y verticalmente entre dos miembros finales. Esto parece indicar un reemplazamiento de la matriz por el cemento. la brecha muestra fragmentos de roca inmersos en un enmallado de matriz cementante. moscovita y esmeralda como mineral accesorio. forma o redondez. frecuentemente. se pueden distinguir tres morfologías de fragmentos para todas las diferentes clases de tamaño y para los fragmentos blancos y negros. El tamaño de fragmento varía desde 3 cm hasta 7 cm. Los rombos de carbonatos y el cuarzo tienen. En los afloramientos. y fragmentos negros de la lutita negra encajante.3.

En sección delgada. distinguirse de la matriz en enrejado con fragmentos heterogéneos. totalmente cementada y muy dura. Ulloa y Rodríguez (1979) enmarcan el área de estudio dentro de un macroelemento estructural. delimitándose las diferentes provincias o dominios estructurales existentes y los patrones de fracturación de cada una de las zonas identificadas. El objetivo primario de esta fase es la selección de áreas promisorias para una investigación de semidetalle. • Una zona de brecha retrabajada tectónicamente con fragmentos de brecha incorporados en una mezcla roja parcialmente cementada por pirita y dolomita rica en hierro (ankerita) (los fragmentos de lutita son escasos). Como resultado de estos productos se define la identidad morfoestructural de las áreas. paralela al respaldo – contacto.4 Geología Estructural Profesionales Asociados (1996) realizó en el área de Florián una prospección regional y una exploración en semidetalle. En este trabajo se realizó un análisis estructural que comprendió la determinación de la tendencia o dirección preferencial de la fracturación y su frecuencia. Según Branquet et al. la cual puede ser retrabajada e incorporada como fragmentos de vena en la brecha suprayaciente.3. visualmente. el Anticlinorio Villeta – Portones. compuesta exclusivamente de pirita y ankerita y carente de fragmentos de lutita. la brecha paralela al cabalgamiento está dispuesta en capas. 4. Las fases de cemento carbonatado dominante varían desde porfiroblásticos a microsparíticos y están asociadas con pirita. Ellos sugieren que la selección entre fragmentos y matriz ha ocurrido durante el transporte. localizada en el departamento de Santander. Estos lentes-matriz son de una limitada extensión y pueden o no ser paralelos a los respaldos de la brecha. en la que se identifican y delimitan las unidades geológicas que las conforman.2.3 Estructuras de los cuerpos de brecha Las principales estructuras en los cuerpos brechosos según Branquet et al. límites con el departamento de Boyacá. en una extensión de 120 km2. sus relaciones estratigráficas y la disposición estructural. (1999) esta estratificación. • Una capa pirítica pura. El Sinclinal de Pescadero y el Anticlinal de Portones. las brechas cemento-soportadas muestran una ausencia de matriz y unos pocos fragmentos presentes en el cemento. algunos lentes–matriz que incluyen muy pocos fragmentos pueden. e incluye la ejecución de actividades para la obtención de la cartografía geológica a escala 1:25. está compuesta de. 31 .. En términos de su textura y mineralogía. 4. • Una capa roja. abajo a arriba. • Una brecha parcialmente cementada con rombos de calcita y pirita.000. estructuras bandeadas en venas y estratificación ígnea. (1999) son los lentes–matriz. por las siguientes partes: • Una vena de cabalgamiento con carbonato. 1999).2. Aunque los fragmentos de roca están generalmente embebidos en la matriz. en el que diferencian dos estructuras mayores. albita y cuarzo en proporciones variables (Branquet et al.

Profesionales Asociados (1996) definen la existencia de cuatro extensos dominios estructurales, los cuales fueron subdivididos en siete zonas con características tectónicas propias definidas así: IA – Ibacapi, IB - Guas, IC - Peñas Blancas, IIA - San José de Florián, IIBGuayabal, III - Tunungua, IV - Otro Mundo. El área de Florián está contenida, casi en su totalidad, en la zona demarcada con I, que a su vez se subdivide en tres subdominios estructurales (A, B, C). • El subdominio IA - Ibacapí, lo conforma un gran homoclinal donde las capas presentan una posición predominante horizontal, con variaciones locales por arrastre entre bloques por fallamiento. Las dos únicas estructuras identificadas corresponden a dos amplios sinclinales, en las veredas Delicias y la Esperanza, limitados en sus dos flancos por fallas y grandes fracturas. La litología está integrada casi exclusivamente por sedimentos arcillosos de la Formación Paja. La fracturación muestra una tendencia preferencial en las direcciones 45°, 50° (fallas Riobamba, Aguafría, Grande y Tiofilo), 300° (Río Minero, quebradas Sabanera y la Boba) y 350° (San Roque), con sistemas conjugados principales 5°, 75° y 330°. Al oriente la limita la Falla la Venta con orientación general 10°. • El subdominio IB-Guas. La estructura mayor es un gran homoclinal con buzamiento muy leve (10°) hacia el W-NW con variaciones locales hacia el E-SE en la vereda Buanavista Loma de Gallineros, en litologías arcillosas de la Formación Paja. La tendencia de la fracturación muestra direcciones preferenciales en dirección 45° (Falla Aguafría), 290° (Falla Guas, quebrada Palmarona) y 335° (quebrada La Trementina) con sistemas conjugados de fracturas en las direcciones 20°, 70° y 315°. • El subdominio IIA-San José de Florián presenta estructuras sinclinales y anticlinales en rocas poco competentes, como calizas de la Formación Rosa Blanca, orientadas regularmente a N25E. Las fallas principales tienen predominantemente las direcciones N20E y N40E (Falla la Venta) con sistemas conjugados en las direcciones N70E, N300E y N330E. • El dominio III-Tunungua, no obstante sus componentes litológicos provienen de eventos tectónicos regionales, no presenta en el área disposición estructural definida. Tampoco son evidentes lineamientos que evidencien fracturación con direcciones selectivas o predominantes. El límite norte (Falla Canutillo) es una falla de tipo cuchara, típica de zonas terminales en deslizamientos (Profesionales Asociados, 1996). Profesionales Asociados (1996) realiza un estudio en semidetalle, escala 1:10.000, en varias zonas del área de Florián en el Cinturón occidental. El tren estructural de la zona coincide con el regional de la cordillera; las estructuras tienen un rumbo general NE y N. El rasgo estructural principal es la presencia de fallas de cabalgamiento de escamación delgada, de bajo ángulo (exceptuando la Falla de la Venta, que probablemente tiene un ángulo mayor al del resto) con vergencia W y pliegues amplios superficiales por flexión de falla. No se presentan fallas normales relevantes, pero sí basculamientos de bloques en el escarpe de la Falla de la Venta; además, se reconocieron estructuras de “ boudinage” en el sector de San Roque que evidencia procesos extensionales por lo menos en la secuencia de techo.

32

La estructura general la marca el amplio Anticlinal de la Boba, cuyo eje pasa por la quebrada del mismo nombre en el centro del mapa; éste es limitado al W por la Falla de San Roque, al E por la Falla de la Venta y al sur por las fallas de Ibacapí y del Río Minero. Zapateiro & Rodríguez (1985) definen en Coscuez que el patrón estructural N-NE refleja la tendencia regional y como estructuras locales al Sinclinal de Santa Bárbara, cuyo eje pasa a 2,3 km al oriente del municipio de Otanche, el Anticlinal de Coscuez localizado al occidente de la mina y el Sinclinal de Coscuez al oriente de la misma. El yacimiento está afectado por fallas tipo Amarillal (N35E-N70E) y tipo San Gregorio (NW). Murcia y Soler (1989) realizan un trabajo en el área de Itoco – Itoco norte, ubicada en el Municipio de Quipama (Departamento de Boyacá), en rocas de la Formación Villeta. Indican que estas rocas fueron afectadas por los períodos compresivos que generaron amplias estructuras plegadas de dirección N15E y fallas de cabalgamiento de alto ángulo longitudinales a los ejes de plegamientos que conforman un sistema imbricado con vergencia al oriente y cizallamientos transversales E-W que acomodan el desplazamiento desigual en la vertical a lo largo de los planos de cabalgamiento. Como resultado de la transferencia de movimientos transversales de los bloques fallados se presentan enraizamientos profundos que se comportan como caminos de ascenso de los fluidos mineralizantes de las esmeraldas, los cuales terminaron por depositarse en estos puntos de inflexión. Respecto al marco estructural de la brecha, la brecha, llamada “ cenicero” por los mineros locales y “ brecha tectónica cementada por carbonato” por Laumonier et al. (1996), aflora a lo largo de los cabalgamientos, fallas inversas de ángulo grande y tear faults. Las relaciones de campo muestran que la formación de las brechas es contemporánea con el fallamiento. Entre los cabalgamientos y las fallas inversas, la brecha forma cuerpos estratiformes no continuos que pueden ser trazados hasta por 50 m a lo largo del plano, con un espesor que va de 10 cm a 3 m. En las fallas tipo tear faults, los cuerpos brechosos muestran las mismas características morfológicas de las asociadas a cabalgamientos. Las brechas también llenan fracturas dilatantes conectadas a las fallas y atraviesan cortando la estratificación. Las observaciones sugieren que la formación de brechas está ligada a la dilatación (distensión) controlada por fallas a lo largo de los cabalgamientos, fallas verticales y fracturas asociadas. Guerrero & Carrillo (1997) indican que las estructuras presentes en el área de Peñas Blancas – Coscuez – Otanche son producto de imbricaciones y la generación de estructuras duplex, cuyos planos de despegue ascienden a partir de una superficie de despegue principal

33

5. PROSPECCIÓN GEOQUÍMICA
La prospección y exploración geoquímica para esmeraldas en Colombia se inició, básicamente, a partír del trabajo de Beuss & Mineev (1972) y alcanzó su mayor aplicación durante los estudios realizados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en asocio con INGEOMINAS (PNUD, 1975), en el cual se establecen con claridad la distribución de ciertos elementos químicos que pueden utilizarse como indicadores geoquímicos, presenta conclusiones concretas y resalta la importancia de los estudios geoquímicos en la exploración de esmeraldas. Posteriormente, se realizaron una serie de investigaciones con un componente importante de prospección geoquímica. 5.1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL La mayor parte de todos los trabajos exploratorios adelantados en este cinturón se llevaron a cabo en los distritos mineros conocidos. 5.1.1 Geología y geoquímica de las minas de esmeraldas de Gachalá, Cundinamarca (Escovar, 1975) Escovar (1975, 1979), dentro del trabajo del PNUD (1975) realiza una exploración geoquímica detallada en el área de Gachalá, Cinturón Oriental, en rocas de la Formación Calizas del Guavio, especialmente sus miembros inferiores compuestos por conglomerados con algunas intercalaciones de areniscas, limolitas y arcillositas, y un miembro de lutitas, y en rocas de la Formación Lutitas de Macanal. En esta área también hay expuestos sedimentos cuaternarios compuestos por mezclas de material coluvial con suelos de gran espesor. En este trabajo se colectaron y analizaron 299 muestras de roca, 590 de suelos y 14 de sedimentos activos. Estas muestras se analizaron por absorción atómica para los elementos Na, Li, K, Sr, Ba, Cu, Pb, Zn, Ni, Mo y Be. Se analizó la fracción menor de malla 80. Para el muestreo se siguió un sistema de enrejado, cubriendo en la primera fase una distancia aproximada de 300 m a cada lado de la zona de falla en los sitios que mostraban posibilidad de mineralización y en una segunda fase, 1 km a cada lado. Siguiendo la dirección de la falla se hicieron líneas de muestreo perpendiculares a ella cada 100 m para la primera fase y luego se intercalaron otras líneas entre las primeras para cubrir la segunda fase, en el área de la mina Las Cruces. Además, se colectaron 60 muestras de roca y 18 de suelo en sitios con características geológicas muy similares a las de las áreas de la mina, pero que no muestran ningún indicio de mineralización de esmeraldas. Esto se hizo con el objeto de tener una base de comparación para establecer diferencias dentro y fuera del área de mineralización. Se hizo un muestreo en tres zonas, así, sitios mineralizados con berilo, área de mina (1 km de la falla) y fuera del distrito minero. Las muestras se agruparon de acuerdo a las características litológicas. Se determina que un elemento será un buen indicador local si
34

muestra un contraste al comparar los sitios mineralizados con los otros valores dentro del área de minas. Para ser buen indicador regional deberá mostrar un buen contraste al comparar los valores en el área de minas con los valores fuera del distrito (Escovar, 1975, 1979). Geoquímicamente, se establece que los procesos de albitización favorecen la formación de esmeraldas. Los resultados de este análisis se pueden leer en el capítulo de Controles de la Mineralización y Guías de Exploración. 5.1.2 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor, Departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo, 1989) Carrillo (1989) realiza un estudio para delimitar zonas potencialmente favorables para contener mineralizaciones esmeraldíferas en el sector de Gachalá – Chivor con base en características geológicas y geoquímicas. Este estudio realizó un ensayo emanométrico en una zona al occidente de la Mina de San Martín que buscaba determinar zonas de fractura, posiblemente, favorables para albergar mineralizaciones de esmeraldas. Se realizó un perfil en una malla con retícula de 25m por 25m. Los puntos que cuantitativamente (en los conteos por minuto) fueron considerados altos en el campo, fueron detallados con la realización de una malla de 12.5 por 12.5 m. Se anota que en las mallas de control efectuadas alrededor de puntos de conteos altos no se obtuvieron valores especialmente significativos pero en cambio el conteo general se encuadra por encima de los valores promedio. Los resultados de la prueba de emanometría, aunque aparentemente parecen reflejar zonas anómalas que coinciden con las proyecciones geológicas, para la Falla del Garabato no fueron determinantes. 5.1.3 Prospección geológica y geoquímica, Aporte 1228, Guavio – Chivor (Arboleda, 1991) Arboleda (1991) prepara un resumen de las actividades realizadas por MINERALCO en el área del Aporte 1228 (Guavio – Chivor) que consisten en estudios de geología, geoquímica y geofísica ejecutados por el Departamento de Geología de MINERALCO o por trabajos de tesis de grado de la Universidad Nacional. Este informe indica que se han realizado tres trasversas geológicas que han empleado la misma nomenclatura de Ulloa & Rodríguez (1979) y Escovar (1979). Las trasversas realizadas fueron las de los ríos Sucio, Negro y Chivor. El estudio geoquímico de algunas áreas del Aporte 1228 se realizó de manera regional y detallada. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos en trabajos anteriores se utilizó el muestreo y análisis de rocas, complementado con ocasionales muestras de sedimentos y suelos. Todas las muestras de roca fueron analizadas por absorción atómica para Na, Li, K, Cr y por espetrografía para 33 elementos y las muestras de suelo por absorción atómica para Na y K. Los resultados fueron representados en mapas de contornos y diagramas tridimensionales. El perfil geoquímica comparativo Be-Na/K para 70 muestras indica que el contenido de berilio disminuye apreciablemente en los puntos donde la relación Na/K es anómalamente alta.

35

5.1.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados, 1996) Profesionales Asociados (1996) realiza un estudio para la exploración y evaluación de áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental, área de Páez - 220 km2, y el Cinturón occidental, área de Florián 120 km2, trabajo ejecutado por una empresa consultora. La exploración en las áreas de Páez y Florián se realizó mediante geología, geoquímica y geofísica. Con base en el estudio fotogeológico y el análisis estructural se inició la investigación regional, obteniéndose un mapa fotogeológico de cada área, a escala 1:25.000, y con el reconocimiento de campo se identificaron y delimitaron las unidades geológicas estructurales, potencialmente esmeraldíferas. La correlación de la información geológica, con la geoquímica de los sedimentos activos permitió seleccionar las áreas para la investigación de semidetalle. La prospección geoquímica regional se realizó mediante la toma y análisis de sedimentos activos para análisis de absorción atómica de Na y K, de acuerdo a las bases del UN (1975). Durante esta fase, en el área de Páez, se colectaron 86 muestras y se analizó la fracción menor de malla 80. Además de los sedimentos activos, se tomaron muestras de roca, de cantos rodados de calcita y de vetas de calcita. Se seleccionaron tres muestras de las vetas de calcita y se hicieron análisis de inclusiones fluidas, microtermometría, difracción de rayos X, microscopía electrónica de barrido y espectroscopia de absorción en el infrarrojo (laboratorio de la Universidad de Sao Paulo). Las tres muestras de calcita del área de Páez dieron temperaturas entre 92.5°C y 116°C, valores bajos comparados con las temperaturas de la formación de las esmeraldas – 230 y 350°C. Si bien, ésta es una buena técnica para conocer la temperatura de formación de los minerales, está sujeta a la densidad de muestras disponibles para el análisis dado que se trata de un análisis de tan sólo tres muestras con lo cual no se puede ser concluyente. Las zonas seleccionadas para la cartografía de semidetalle, a escala 1:10.000, tienen un área cada uno de 5 km2. En estas áreas seleccionadas se realizó una investigación de semidetalle con el muestreo sistemático de suelos, rocas y vetas mineralizadas. Paralelamente, se levantaron columnas estratigráficas y se realizó el análisis microtectónico de superficie. Se practicaron análisis de absorción atómica, espectrografía, secciones delgadas y difracción de Rayos X. El método de trabajo empleado en esta investigación se fundamentó en el trabajo del PNUD (1975). La investigación de semidetalle se adelantó en áreas seleccionadas en la primera fase del estudio de investigación regional y se realizaron actividades de campo relacionadas con cartografía geológica, levantamiento de columnas estratigráficas, geología estructural con medidas de fracturamiento, inventario minero, trincheras y destapes, identificación mineralógica a nivel macro en venas y material rodado, geofísica (SEV) y muestreo geoquímica. En la fase de oficina se procesó la información de campo, así como los resultados de los análisis de laboratorio tales como absorción atómica, espectrografía, difractometría, petrografía de secciones delgadas, análisis de diaclasas e interpretaciones estructurales, estratigráficas, geofísicas y geoquímicas. Para el Área de Páez, Profesionales Asociados (1996) concluyen lo siguiente: • Presencia de lutitas carbonosas calcáreas pertenecientes a la Formación Lutitas de Macanal.

36

Una vez determinados los valores anómalos de Na. • Dentro de las áreas seleccionadas para la investigación de semidetalle se encontró un sector en la zona Upía I que muestra enriquecimiento en Na y Ca (albitización – carbonatación). una a lo largo de la nueva carretera Las Juntas – Santa María de Batá. se describieron y analizaron 28 secciones delgadas al microscopio.1. aproximadamente.1.000. en el Municipio de Macanal. Cr y Mo. determinando así. con el fin de observar el comportamiento de las estructuras. Con base en las observaciones de campo se plantea aquí la posibilidad de que el contacto entre la Formación Lutitas de Macanal y el Grupo Farallones corresponda a una discordancia y no a una falla. y otra a lo largo de la vía que de la vereda Peñablanca conduce al Alto La Punta. • La zona albitizada presenta bajas concentraciones de Pb. lo que también es visible en zonas ya patronadas para esmeraldas. 5. a escala 1:10.• Estructuralmente. Departamento de Boyacá. Se levantaron dos columnas estratigráficas. 2000) Cardozo y Leal (2000) realizan una revisión geológica y geoquímica en un área de. como ha sido descrito en la literatura.000. K. se elaboraron 4 corte geológicos en dirección N30W con base en la información geológica de superficie compilada en campo. Así mismo. 125 km2.5 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal. Ba. • La prospección geoquímica regional hecha con base en sedimentos activos reportó dos muestras con valores altos para la relación Na/K localizados en las quebradas Muchilero y El Salitre. las venas y las zonas con alteración metasomática. Zafra (1996) realiza una prospección geoquímica en la región del Guavio – Chivor en muestras de rocas mineralizadas de la explotación esmeraldífera para patronar Na y K y la relación Na/K en el sector sureste del Cinturón Oriental con el objetivo de caracterizar a las 37 . V. Como apoyo de las observaciones de campo sobre la petrografía de la roca encajante. Sede Bogotá.6 Otros trabajos de exploración Varios trabajos de pregrado de Geología han sido elaborados en la Universidad Nacional de Colombia. a escala 1:5. se elaboró un mapa de distribución de la concentración de Na y se definieron polígonos regulares en los sectores de concentración anómala.000. Durante este trabajo se realizó la cartografía geológica a escala 1:25. con el fin de determinar niveles y estructuras que pudieran ser utilizados como guías de campo durante el desarrollo de un plan de exploración para yacimientos de esmeraldas. áreas promisorias para el desarrollo de una segunda fase de exploración más detallada. Se hicieron análisis de espectrofotometría de absorción atómica para 100 muestras de roca con el objeto de determinar la distribución de Na en porcentaje en peso. Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal. con el propósito de definir áreas potencialmente esmeraldíferas. esta área se caracteriza por la presencia de fallas de cabalgamiento de bajo ángulo y pliegues superficiales. 5.

De este grupo. Mo. Cardozo (2000) realiza tres etapas de campo en 60 km2 del municipio de Macanal en donde estudia zonas albitizadas. sólo los elementos de las tierras rarras están precipitados y forman minerales específicos en las venas.mismas para extrapolar los resultados a las lutitas negras y grises que presenten alteración hidrotermal. K. U. La distribución de contenidos de Ba están alineados SW-NE y muestran relación directa con los ejes de los anticlinales cartografiados. resultando de notorio interés el costado SE del área. 38 . En este estudio no se encontró ninguna evidencia de lixiviación o redistribución de berilo Teniendo en cuenta la distribución regional de ocurrencias de esmeraldas y los rasgos geoquímicos de los fenómenos metasomáticos relacionados con la formación de esmeraldas. Sn. Ca y Mg. Na. Según Romero (2001).2. brechas y venas que están asociadas a las mineralizaciones de esmeraldas. Cr. 1972) La distribución de los elementos que forman las rocas y los elementos trazas dentro y fuera del área mineralizada sugiere una lixiviación hidrotermal. Cinturón Oriental. La lixiviación significativa desde la “ zona tectónica” está probada por K.1 Algunos rasgos geológicos y geoquímicos del distrito Muzo – Coscuez (Beus & Mineev. K y semicuantitativo de espectrografía de emisión para 33 elementos. Guerrero (1988) hace un estudio de la Mina “ El Toro” . Na.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL Los principales trabajos adelantados en este cinturón fueron los siguientes: 5. lo cual se refleja en los respectivos análisis de suelos y rocas. Rb. Se sugiere el uso de la relación K/Na en sedimentos de corriente como guía de exploración en las zonas de esmeraldas. Cs. V y Cr. localizada en el municipio de Gachalá. Mo. CO2 y S están concentrados en shales negros alterados metasomáticamente y en venas en comparación con las rocas localizadas fuera de la “ zona tectónica” . la distribución de Na se presenta como anómala con una tendencia alineada SW-. La neoformación de albita es responsable de anomalías geoquímicas en Na.NE. íntimamente relacionados con la ocurrencia de esmeraldas. Th. Ca. También se presenta una superposición de esta zona con el eje del anticlinal de Tropepuerco. Li. La prospección geoquímica permite detectar varios sitios anómalos para Be. 5. Guelvez & Villamizar (1991) realizan una prospección geoquímica en 18 Km2 en los municipios de Ubalá y Almeida. los autores apoyan la hipótesis de una fuente profunda para las soluciones contenedoras de berilo. en 105 muestras para análisis de absorción atómica de Na. Mg. REE (Elementos de las tierras raras).

U.2 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD. Beus & Mineev (1972) determinaron la composición química de siete muestras de shales negros representativos de la zona de Muzo con diferente grado de alteración hidrotermal localizadas dentro y fuera de la zona mineralizada de berilo. codazita y berilo (esmeralda). Si y Al. Cu. Ni. Mn y S. Mg. 5. parisita. esmeraldas. calcopirita. Además. parisita. (4) exploración detallada de las minas de esmeralda de Gachalá. se comprobó que en las zonas de mineralización se habían lixiviado diversos elementos y se 39 . 1975) El proyecto realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD e INGEOMINAS (1975) constó de cuatro etapas: (1) Reconocimiento geoquímico de las minas de Muzo. Se llegó a la conclusión de que el uso de la relación potasio. (2) programa de exploración regional en la zona de prueba situada al sur de Muzo. Co y Cr. Y. Los autores hacen una descripción de cada uno de estos minerales y presentan una composición química de dolomitas.2. Los shales negros del interior de la “ zona tectónica” están enriquecidos en CO2. 5.Beus & Mineev (1972) establecen que la asociación mineral en las minas de esmeraldas de la Cordillera Oriental de Colombia es típica de depósitos de berilo de baja temperatura. Zn. fluorita. La carbonatación y la albitización de shales fue seguida de la lixiviación de K. cuarzo. Ca. Ca y K. Se determinó que la composición de lutitas negras tomadas fuera de la zona tectónica difiere significativamente de los shales promedio. apatito. Y. Es interesante comentar que los shales negros metasomáticamente alterados que representan la zona productiva de esmeraldas no difieren en su composición química de los otros shales carbonatados y albitizados de la principal zona tectónica. que se aplicarían en una fase posterior en reconocimientos semirregionales y regionales. Puede notarse. albita. La alteración metasomática de los shales negros fue. TR. también. Th.sodio (Na/K) en los sedimentos aluviales era un procedimiento útil para la prospección de esmeraldas. Sn. En este trabajo no se encontró ninguna evidencia de concentración de algún elemento traza en rocas afectadas por la actividad hidrotermal.1 Prospección geoquímica en la zona de Muzo Tuvo como finalidad establecer procedimientos de exploración en la prospección de esmeraldas. Na.2. algo de enriquecimiento de F y P. Esta asociación comprende calcita. La extrema lixiviación de K y la notable concentración de Na en las rocas alteradas de la “ zona tectónica” están claramente reflejadas en al composición de los sedimentos activos en las corrientes que drenan las áreas mineralizadas. pirita. Mo. barita. Be. también. Pb.2. Los shales negros están enriquecidos en sílice y tienen valores muy bajos de Mg. acompañada por su deshidratación parcial. (3) exploración detallada de las anomalías descubiertas. dolomita. Los elementos trazas analizados fueron U. Sc.

2. Zn y Co.2 Exploración Regional al sur del distrito Muzo . • Se colectaron 440 muestras. El objeto del estudio fue continuar el trabajo de Beus & Mineev (1972) y definir métodos de prospección de esmeralda aplicables en la zona esmeraldífera de Colombia por medio de geología.sugirió que estas comprobaciones se deben aplicar en la prospección regional y semirregional. 5. Li. • Los valores bajos para el Mo coinciden con valores bajos en la relación K/Na. • Los valores para Mo en la zona mineralizada son más bajos que aquellos valores en zonas no mineralizadas. • Muestreo de suelos en una trocha de 3. • Cartografía geológica y prospección geoquímica de suelos y rocas. cerca o dentro de la zona mineralizada indican factores de enriquecimiento o lixiviación de interés para el uso de tales elementos como indicadores de la mineralización esmeraldífera. Na. Los suelos se analizaron para Mo. en rocas.2. Mo. Se tomaron 440 muestras de rocas. K. El intervalo del muestreo fue de 100 m. Pb. • Como resultado de la “ actividad hidrotermal” . Pb. • Se justifica la utilización de la relación K/Na en sedimentos de corrientes como guía de prospección para esmeraldas.600 m de longitud atravesando el área mineralizada. Algunas rocas fueron analizadas para Na. se analizaron por espectrografía 55 muestras (30 rocas. se hicieron análisis químicos para 7 elementos y 55 análisis espectrográficos para 33 elementos. Zn. se llevó a cabo un estudio en el área piloto de 900 km. • Muestreo de rocas en tres minas productivas. Ni y Co. Los trabajos realizados fueron los siguientes: • Muestreo de sedimentos de corrientes en el río Itoco y todas las quebradas cercanas a las minas. 14 suelos y 11 sedimentos de corriente) Las conclusiones de este trabajo fueron las siguientes: • El enriquecimiento de Na y el simultáneo empobrecimiento de K en las lutitas negras de la zona mineralizada significa una disminución considerable en la relación K/Na en estas rocas y también en los sedimentos de corrientes de los tributarios que las drenan. Además. Li. en la con40 . Ni y Co. esta conclusión es válida tanto para rocas como para los suelos que cubren la zona mineralizada. como lo sugieren los resultados obtenidos en el área de Muzo. Cu. tierras y sedimentos. geoquímica y geofísica. • Todas las muestras fueron analizadas por absorción atómica para K.Coscuez A fin de verificar la validez de los criterios propuestos en la conclusión del estudio de la región de Muzo (enriquecimiento en sodio y lixiviación de otros elementos en zonas de mineralización de esmeraldas). Mo. La prospección geoquímica se realizó para controlar la influencia de la albitización en la zona o la variación en la relación K/Na en rocas y sedimentos de corrientes y para considerar la posibilidad de usar dicha relación como un método de prospección regional para esmeraldas y para conocer si otros elementos. varios elementos fueron removilizados cerca de las vetas mineralizadas. Pb. El Mo parece ser el elemento que sufrió una removilización completa.

Zn y Ni. • Los resultados analíticos para Na y K se expresan en porcentajes y para los demás elementos en ppm.000. • En este mapa se incorporaron los resultados analíticos y se prepararon mapas separados para cada elemento analizado junto con los contactos geológicos según el mapa geológico de la plancha K-10. consistente en un muestreo de sedimentos de corrientes a escala regional y la elaboración de mapas geológicos. Pb. Be. • La fracturación intensa es el resultado de la ocurrencia de fallas de rumbo en zonas de flexión de fallas inversas longitudinales en la intersección con otros lineamientos. Las conclusiones fueron las siguientes: • La mineralización de esmeraldas está restringida a las características litológicas de las rocas. El informe detalla los estudios de fotogeología.5 muestras por km2.2.G. Boyacá. Las zonas de intersección se manifiestan en la topografía como zonas “ colapsadas” tectónicamente y son fácilmente reconocibles en las fotografías aéreas. seleccionándose seis sectores potencialmente mineralizados. • Las muestras fueron localizadas sobre mapas topográficos a escala 1:25. comúnmente. • El contenido de sodio en sedimentos activos es una guía para la exploración regional. área suroriental (Mendoza P. Las zonas anómalas que se encontraron en la primera fase se estudiaron posteriormente con mayor detalle.. Villeta. 41 . En un área de 900 km2 del área piloto se colectaron 1. geología estructural. geoquímicas y mineralógicas e interpretación geoestadística se establecieron las principales características de la mineralización esmeraldífera. • La mineralización de esmeraldas va siempre acompañada por un enriquecimiento de sodio y la lixiviación de otros elementos diversos. como guía el elevado contenido de sodio y el bajo contenido de litio y plomo de las tierras de las anomalías. Procedimientos de campo y laboratorio fueron los siguientes: • Las fracciones menores de malla 80 de los sedimentos fueron analizadas por absorción atómica para Na. K. Cu. Las lutitas negras parecen ser la unidad litológica más favorable para la mineralización. Las actividades de la prospección tuvieron una duración de siete meses iniciados el 15 de enero de 1991. Li. exitosamente.000 y luego sobre mapas topográficos 1:100. • La mineralización está fuertemente vinculada a zonas de fallamiento entrecruzado entre fallas longitudinales inversas y fallas transversales de rumbo. • En la prospección semidetallada y en la detallada se empleó. geoquímica.3 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez. 5. y en algunos casos para Ba y Sr. Donde ocurre mineralización de esmeraldas la roca está intensamente fracturada y brechificada.tinuación sur del cinturón de esmeraldífero Muzo-Coscuez. con un alto contenido de albita-oligoclasa.A. estratigrafía. Mo. 1991) Mediante la aplicación de técnicas geológicas.307 sedimentos activos lo que representa una densidad de muestreo de 1.

4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados. geología histórica. La prospección geoquímica se fundamentó en los resultados de los trabajos de PNUD (1975) y se hizo un muestreo sistemático de rocas. límites con el departamento de Boyacá. con miras a la selección de zonas anómalas. sedimentos y aguas que permitió establecer áreas de interés aplicando la relación Na/K y los contenidos de Be. e incluye la ejecución de actividades para la obtención de la cartografía geológica a escala 1:25. en la que se identifiquen y delimiten las unidades geológicas que las conforman. en una extensión de 120 km2. El trabajo regional se realizó sobre una base topográfica a escala 1:25. geomorfología. 1030 muestras de suelo y 49 muestras de agua. el río Minero al oriente y la cuchilla Tapaz al occidente.petrografía y mineralogía. identificación de las unidades litoestratigráficas potencialmente productoras y. El objetivo primario de esta fase es la selección de áreas promisorias para una investigación de semidetalle.000 y a detalle a escala 1:5. Para el análisis geoquímico regional se tomaron muestras de sedimentos activos para análisis de absorción atómica de Na y K. fotointerpretación. 58 muestras de sedimentos activos. geoquímica a nivel regional. Como resultado de estos productos se define la identidad morfoestructural de las áreas.000. criterio seguido con base en las recomendaciones de UN (1975). La geoquímica a nivel regional se centró en la toma y análisis de los sedimentos activos. el trabajo en semidetalle a escala 1:10. delimitándose las diferentes provincias o dominios estructurales existentes y los patrones de fracturación de cada una de las zonas identificadas. finalmente. geología estructural y tectónica.000. 5. 1996) Profesionales Asociados (1996) realizó una prospección regional y una exploración en semidetalle en el área de Florián. sus relaciones estratigráficas y la disposición estructural. La.2. suelos. las zonas anómalas corresponden a relaciones altas de Na/K. su interpretación.000 en las áreas seleccionadas como prioritarias. estratigrafía. localizada en el departamento de Santander. valores tomados del análisis por absorción atómica. Teniendo en cuenta los conceptos definidos hasta la fecha por varios investigadores. entre el Alto El Chirchir al sur de las minas de Muzo y Quipama y el extremo norte de las minas de Coscuez. Los resultados permiten caracterizar y definir áreas que muestran condiciones favorables para el emplazamiento de mineralizaciones esmeraldíferas. La prospección se realizó en un área de 90 Km2. Ga. Para la obtención de los objetivos propuestos se realizaron las actividades revisión bibliográfica. 42 . En esta fase se colectaron en el área de Florián 52 muestras de corriente y se analizó la fracción menor de malla 80. Se estudiaron en detalle varias áreas específicas que cumplían con los objetivos propuestos para los cuales se dan recomendaciones de desarrollo de trabajos futuros. En la fase semidetallada y detalla se colectaron más de 1000 muestras de roca. Mo y otros. selección de áreas.

prospección geofísica (SEV) y muestreo geoquímico. se tuvo en cuenta lo efectuado en trabajos anteriores y. Los muestreos de roca se hicieron con un espaciamiento entre 30 y 40 m en una extensión aproximada de 150 Ha. de cantos rodados de calcita y vetas de calcita. vetas. se tomaron muestras de roca. pirita. algunas de estas brechas presentan alto grado de meteorización química. petrografía de secciones delgadas. La prospección geoquímica en semidetalle. 1996). escala 1:10. levantamiento de columnas estratigráficas. afectadas por estructuras de rumbo general NE y E-W. difractometría. Aguafría y el Sector de la Quebrada Ibacapí. Cundinamarca. 43 .000. fijadas entre 230 y 350°C. Se tomaron 53 muestras de roca a lo largo de cauces de agua. El análisis DRX reportó la presencia de calcita. microtermometría.2. geofísicas y geoquímicas. sitios que fueron tenidos en cuenta en la fase de muestreo. Se realizaron análisis de absorción atómica. se realizó un muestreo de rocas teniendo en cuenta el tipo de mineralizaciones asociadas a las unidades litoestratigráficas. De acuerdo a los criterios litológicos. y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur. Boyacá. aguas arriba de las quebradas Guaduas y El Loro. Colombia (Castañeda. De éstas últimas se seleccionaros tres muestras y se hicieron análisis de inclusiones fluidas. cuarzo y calcita fibrosa y romboédrica. En el trabajo de semidetalle se realizaron actividades de campo relacionadas con cartografía geológica.2°C. Las zonas escogidas para cartografía en semidetalle. tienen cada una un área aproximada de 5 km2. Quebrada Río Bamba-Quebrada San Roque. inventario minero. estratigráficas.Además de los sedimentos activos. Las temperaturas obtenidas fueron 137. cuarzo y feldespato. En estas zonas afloran las formaciones Rosablanca y Paja. trincheras y destapes. estructurales y geoquímicos se seleccionaron cuatro zonas para realizar trabajos en semidetalle en el área de Florián de la siguiente manera: Río Minero-Buenavista. Se aclara que esta densidad de muestreo no permite ser concluyente (Romero. Estas tres muestras se colectaron dentro de las formaciones Cumbre. se siguió el método de trabajo de PNUD (1975).000. Este conjunto mineralógico hace parte de la asociación mineralógica relacionada con la formación de esmeraldas. patrones estructurales de fallamiento definidos por brechas de falla. valores bajos comparados con las temperaturas de formación para las esmeraldas. dolomita.7°C y 144. caminos carreteables y túneles de labores mineras. Cundinamarca. geología estructural con medidas de fracturamiento. Rosablanca y Paja. 5. microscopía electrónica de barrido y espectroscopia de absorción en el infrarrojo. difracción de Rayos X. venas y venillas. análisis de diaclasas e interpretaciones estructurales. en general. a escala 1:10.5 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en Yacopí. El análisis petrográfico muestra la presencia de dolomita. identificación mineralógica a nivel macro en venas y rodados. albita. 1996) En el distrito minero de Yacopí. espectrografía.

1997) En la zona de Útica – La Palma se realizó una prospección a escalas 1:25. permitieron establecer que las condiciones de presión y temperatura en que se formaron las esmeraldas colombianas son muy equivalentes a las determinadas en el área de trabajo. así mismo. en éstos últimos se emplearon las técnicas de microtermometría en inclusiones fluidas.El tratamiento de los datos geoquímicos se realizó con base en el análisis de anomalías positivas para los valores en concentración de Na y anomalías negativas para los valores en concentración de K. Las lecturas realizadas en suelos asociadas a diferentes litologías permiten establecer indirectamente el tipo de roca en el cual el método arroja mejores resultados. Respecto al uso del método emanométrico. anomalías negativas para los valores en concentración de Na y anomalías positivas para los valores en concentración de K en muestras de suelo. Na y K por absorción atómica y espectrografía de 33 elementos en suelos. sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos. Tales muestras se recogieron en áreas de interés (minas. Los estudios permitieron definir la presencia de un fluido mineralizante con composición química semejante a la encontrada en zonas esmeraldíferas. 15 cristales de silicatos asociados a mineralizaciones hidrotermales escogidos para estudios microtermométricos. se tiene que en los puntos de muestreo localizados en las zonas de fracturas. la mayoría de las muestras se recolectaron durante los trabajos de reconocimiento y se analizaron durante la fase de geoquímica de sedimentos activos. brechas y en donde aún no han sido removidos los suelos. cruce de fallas y zonas de brechamiento).000 mediante estudios geológicos y mineralógicos. Esto permitió seleccionar varios sectores promisorios para la explotación de esmeraldas. La prospección geoquímica de sedimentos activos permitió definir dos áreas para realizar un muestreo geoquímico en suelos que siguió las recomendaciones de PNUD (1975). Los estudios geoquímicos sugieren estar dentro de una zona con anomalías geoquímicas positivas muy semejantes a las reportadas en el distrito de Muzo. siendo los niveles arcillosos de las lodolitas grises las que tienen esta propiedad física de atrapar gases como el Radón. Para su muestreo se tuvo en cuenta el método propuesto por Beus & Mineev (1972). en muestras de rocas. plasma inducido en carbonatos. Los análisis geoquímicos realizados incluyeron estudios por absorción atómica para 100 muestras de sedimentos activos utilizando malla 80. En la fase de campo. análisis para grafitoides y absorción atómica para Na y K en sedimentos activos. se presentan los mayores valores de lectura.000 y se delimitaron zonas que luego fueron estudiadas a 1:10. 20 muestras para roca tipo lutitas negras para estudios de grafitoides y 15 de carbonatos para estudio de plasma inducido. Se observó que estas zonas también corresponden a sectores de intersección de sistemas de fallas y a litologías de lodolitas negras carbonosas y lodolitas negras silíceas. 5.2. Los puntos muestreados en suelos o material de roca suelta no retienen el Radón pues las lecturas no son representativas. Se analizaron 212 muestras de suelo del horizonte C para estudios de espectrografía para 33 elementos y absorción atómica de Na y K de las mismas.6 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas. Las áreas fueron la región Pinzaima en rocas de la Formación Murca (contenido arenoso- 44 .

comportamiento microtermométrico. Aranguren & Rendón (1998) hacen una caracterización mineralógica y geoquímica del yacimiento de Coscuez. 45 . su concentración es muchísimo mayor en la zona de trabajo. berilio y vanadio. • El comportamiento del espectro de las tierras raras es semejante al reportado en Muzo. V. además de una fase de vapor.7 Otros trabajos de exploración geoquímica López y Uribe (1989) realizan una exploración geoquímica corroborando la fórmula para la prospección geoquímica regional de Escovar (1975). • Se encontraron esmeraldas en la zona de Guadualito. Sus condiciones termodinámicas de formación también son semejantes. con gran similitud con la Formación Paja del área de Muzo – Coscuez.2. flúor. Los elementos involucrados en la formación de la esmeralda se encuentran en altas concentraciones en varias localidades muestreaGDV 8Q IXHUWH HQULTXHFLPLHQWR HQ 18O (H2O) se presenta en los materiales estudiados. Ga. Mo. Una alta concentración de todos los elementos de tierras raras se presenta dentro de toda la zona de estudio. Los fluidos isotópicos analizados y comparados con los datos de los mismos encontrados en la literatura indican un origen sedimentario. Este trabajo presenta las siguientes conclusiones: • Las inclusiones fluidas son bifásicas y trifásicas con fase sólida compuesta por halita. Mn.lutítico) y la región de Murca con rocas lutítico-carbonosas. muestran altas concentraciones de cromo. Cu. Y. posiblemente. una solución acuosa tipo salmuera que ocupa la mayor parte de la inclusión. Los estudios microtermométricos. Todos ellos originados. • Las inclusiones trifásicas presentan las mismas características (morfología. cuarzos y shales negros de algunas muestras colectadas en áreas mineralizadas y no mineralizadas de la región “ Útica – La Palma” muestran la existencia de un fluido mineralizante con temperaturas mínimas entre 150 y 271°C y presiones máximas de aprisionamiento en la faja de 540 y 1350 bares. sin embargo. La materia orgánica en algunas muestras se encuentra parcialmente alterada lo que indica la migración de un fluido hidrotermal de baja – media temperatura. isotópicos. en ocasiones calcáreas. a partir de la roca encajante. esmeraldas. 5. • Se reconfirma el origen sedimentario de los fluidos generadores de las esmeraldas. Ni. • Todos los resultados de análisis de laboratorio indican un ambiente geológico similar a las regiones de Muzo-Coscuez-Yacopí. Cr. colectados en venas mineralizadas. • Los estudios en carbonatos. espectrométricos (ICP) y geoquímicos en carbonatos. Los patrones de comportamiento de Be. gases e iones) que las inclusiones fluidas de las esmeraldas colombianas. Ba en las lutitas encajantes de la mineralización fueron correlacionados con los aspectos geológicos evidenciando barreras geoquímicas que pueden ser interpretadas como el límite entre la zona mineralizada y la zona estéril. • El comportamiento isotópico de los cuarzos indica un origen sedimentario. semejante al presentado en los distritos esmeraldíferos.

en su trabajo en la mina El Indio.Guerrero y García (1986). 46 . corroboran la relación Na/K como indicadora de mineralización pues esta relación coincide con el sector de la mina. Municipio de Muzo.

6. Playa Grande. Se adelantó magnetometría. El método VLF-EM resultó muy útil en trabajos detallados. Sin embargo. El método electromagnético de muy baja frecuencia (VLF-EM). previamente definidas a partir de estudios geológicos. dependiendo de la variable geofísica a medir y de las características geológicas del sitio mineralizado. geoquímicos y mineros. encontrándose este último como el más exitoso.5 203.2 15.2 2. se utilizó en las áreas de Gachalá.1 Prospección de esmeraldas en los departamentos de Boyacá y Cundinamarca (PNUD. espectrometría de rayos gamma y electromagnetismo de muy baja frecuencia. Los métodos geofísicos utilizados han sido muy variados. los cuales puedan ser utilizados como herramientas indirectas eficaces en la exploración de los yacimientos esmeraldíferos. PROSPECCIÓN GEOFÍSICA Los trabajos de geofísica que se han realizado en los cinturones esmeraldíferos en Colombia han sido de carácter detallado. Tavares .6. se emplearon varios métodos geofísicos como guías indirectas en algunas zonas esmeraldíferas con el fin de escoger el más útil en la búsqueda de zonas estructurales que se suponen que están controlando la mineralización esmeraldífera. en un intento de detectar y trazar las estructuras regionales y locales. Geofísica adelantada por el PNUD (1975) AREA Gachalá Playa Grande Tavares-Monitos Pacho KILOMETROS-LINEA 9. aunque para los sedimentos carbonáceos y amplias zonas de fractura se encontró que este método puede tener aplicación regional.3 1.1.4 METODO GEFISICO VLF-EM (detallada) SPEC (detallada) VLF-EM (detallada) MAG (detallada) VLF-EM (detallada) VLF-EM (Regional) 47 .1 CINTURÓN ESMERALDÍFERO ORIENTAL Los trabajos geofísicos realizados en este sector son los siguientes: 6. Una sinopsis de los trabajos geofísicos realizados en las áreas mencionadas anteriormente se presenta en la tabla 1: TABLA 1. en áreas específicas.2 6. Adicionalmente en Gachalá se utilizó espectrometría de rayos gamma y en Playa Grande magnetometría.Monitos y Pacho. 1975) En el proyecto de esmeraldas adelantado por el PNUD – INGEOMINAS (1975). aún se requieren más investigaciones al respecto para seleccionar los métodos geofísicos más adecuados.

los resultados fueron distorsionados por zonas de lutitas carbonosas. Se seleccionó un área con fallamientos comprobados durante los trabajos de campo situada al oriente de la Inspección de Policía de Santa Rosa de Ubalá. interferencia de cables eléctricos. Guavio – Chivor (Arboleda. Aporte 1228. Palacio y San Martín. En el área de Tabares se llevó a cabo un estudio piloto con el método electromagnético de muy baja frecuencia (VLF-EM). lo cual no permitió que el estudio regional fuera exitoso. modelo 1003 y se trazaron líneas de muestreo con dirección N30W con separación de 25 m entre líneas. En Playa Grande se observaron indicaciones de una probable estructura a lo largo de las crestas de las sierras. insuficiencia de accesos y áreas fracturadas dentro de los sedimentos. contrario a las concepciones originales de la geología. lo cual permite pensar en flujos detectables de Radón a través de los espacios abiertos. Sin embargo. aproximadamente. así como otras estructuras que no se habían notado anteriormente y que se encuentran aproximadamente perpendiculares a esta zona. En este trabajo se utilizó un equipo detector Pylon.2 kilómetros por toda el área. En los alrededores de Pacho se utilizó el VLF-EM a escala regional.1. que sugerían un trabajo más detallado. con las cuales se han relacionado las mineralizaciones conocidas en esta re- 48 . el levantamiento de mapas tectónicos detallados confirma la fuente estructural de algunas de estas respuestas del VLF-EM. y puntos de muestreo cada 25 m. En este sector se detectaron varias anomalías estrechamente relacionadas con la Falla dominante de San Fernando. aprovechando el conocimiento que se tiene de anomalías de uranio dentro del Grupo Farallones. situadas a 8 km de la población de Gachalá. Relacionadas a estas rocas se presentan las mineralizaciones conocidas como Providencia. empleándose los caminos disponibles como transversas y haciendo lecturas a intervalos de 0. en rocas de la Formación Lutitas de Macanal afectadas por la Falla de Garabato y otras menores transversales a ella. con rumbo general SW-NE. la cual corresponde a la zona de influencia de las fallas de Providencia y Garabato.En el área de Gachalá se realizaron estudios de VLF-EM y espectrometría de rayos gamma en las minas de Las Cruces. sobre la confluencia de los ríos Guavio y Sucio y entre las quebradas Negra y La Esperanza. el cual dio como resultado algunas indicaciones estructurales significativas. 1991) Con el fin de establecer y delimitar zonas de alto fracturamiento favorables para contener mineralizaciones de esmeraldas se realizó un programa de orientación para el uso de emanometría de gas Radón. Las intersecciones de estas estructuras coinciden bien con las respuestas geoquímicas y en un caso con un área de producción esmeraldífera. El Diamante y El Toro. tomando los valores de cuenta neta por minuto (CNPM) se pudo comprobar la existencia de una zona anómala comprendida en un segmento de 250 m. Al correlacionar los perfiles levantados con los resultados obtenidos en las tres líneas.2 Prospección geológica y geoquímica. 6.

Los valores bajos obtenidos en varios segmentos se interpretan como sectores ocasionados por la correspondencia con suelos removidos para su uso en cultivos. con una mayor vía de conducción de posibles fluidos hidrotermales.1. donde en cercanía de la Falla de Upía se ha cartogarafiado el material brechoide y. Los valores bajos de resistividad también se pueden relacionar con el material brechoide encontrado en la zona fallada. 2003) La Universidad Nacional de Colombia dentro de la línea de profundización en Prospección Geofísica. junto con otros métodos tales como Radiometría. 6.gión. asociados al ambiente de formación de las esmeraldas. La información base para adelantar estos estudios geofísicos fue adquirida dentro del marco del convenio de cooperación técnica. de un Proyecto de Evaluación Geofísica en zonas potencialmente esmeraldíferas.4 Evaluación de espectros magnéticos de posibles zonas de mineralización asociadas a esmeraldas. En razón a la baja densidad de medida ocasionada a la compleja topografía. durante el desarrollo. Los SEV se efectuaron en la zona de Upía I. Resistividad y Electromagnetismo. 6. en donde un bloque superior se compone de areniscas y el inferior de lutitas.000). en el área de Macanal. en el Municipio de Macanal. Lo anterior es concordante con los aspectos litológicos y estructurales definidos para el área mencionada. en 2000. ha llevado a cabo algunos trabajos de investigación en esmeraldas. La geofísica permitió observar que en cercanías a la zona de la Falla de Upía se presenta el un subsuelo una mayor conductividad eléctrica. otras fuentes más profundas se estimaron localiza- 49 . gran parte de la interpretación indicada se ha soportado con la tectónica cartografiada en la zona. la tectónica en la zona de falla origina una mayor permeabilidad secundaria en la roca. con una extensión aproximada de 60 km2 en el Municipio de Macanal (Departamento de Boyacá). 1996) La prospección geofísica llevada a cabo en el área de Páez se programó y ejecutó en razón a las características litoestratigráficas encontradas en las zonas clasificadas para realizar la investigación de semidetalle (escala 1:10. producto de una mayor concentración química en el fluido de saturación y/o una mayor mineralización en el material yacente hasta la máxima profundidad medida en la prospección que fue de 200 m. los cuales muestran la posición de la Falla de Upía y la correlación de las diferentes medidas geoeléctricas. adicionalmente. Vásquez (2003) llevó a cabo un análisis espectral del campo magnético total. De la correlación de los SEV con la geología de la zona se elaboraron varios cortes o perfiles geoeléctricos del subsuelo. Las fuentes superficiales se estimaron situadas entre los 40 y los 150 m de profundidad. entre MINERCOL y la Universidad Nacional de Colombia.1. En el área de Páez se efectuaron cinco sondeos eléctricos verticales (SEV) hasta profundidades de 200 m. como es la zona de Upía I. el cual permitió detectar en profundidad varias fuentes magnéticas dentro de las cuales se deduce la presencia de minerales diamagnéticos y paramagnéticos. sobre sedimentos de la Formación Lutitas de Macanal. el cual presenta datos del Campo Magnético Total.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados. Boyacá (Vásquez. hacia la parte superior e inferior de la Falla de Upía.

los cuales utilizados conjuntamente con la información geológica. Para futuros trabajos de prospección esmeraldífera en Colombia. los cuales permitieron seleccionar áreas más pequeñas donde trabajos más detallados pueden definir con mayor precisión las estructuras de interés. geoeléctrica y electromagnetismo. las características de porosidad. El estudio geofísico se dividió en dos fases. permitirían detectar zonas potencialmente esmeraldíferas. la primera denominada de cobertura rápida. tales como electromagnetismo. geoquímica y minera.1. recomendándose su utilización en forma conjunta y no de manera individual para optimizar la interpretación y minimizar los costos. en áreas previamente seleccionadas por geoquímica (Cardozo & Leal. En la segunda Fase o de cobertura lenta. se emplearon métodos de cubrimiento lento pero con mayor resolución.Medianía Con base en las consideraciones anteriores. geoeléctrica y emanometría. • Quebrada Negra . el cual con base en ondas electromagnéticas es posible detectar bajo ciertas condiciones específicas. y un tercer grupo de fuentes entre 800 y 2000 m de profundidad aproximadamente. emanometría. Se sugiere tener en cuenta el método conocido como Geo-Radar. 2000). algunos de los métodos geofísicos mencionados anteriormente. radiométrica y geoeléctrica de los depósitos esmeraldíferos del distrito minero de Chivor. tectónica. en las zonas de interés previamente seleccionadas en la Fase I. Departamento de Boyacá– Colombia (Ochoa. están de acuerdo con las condiciones geológicas de formación de las esmeraldas en la Cordillera Oriental colombiana. Las fuentes diamagnéticas usualmente se asocian con sales tales como yeso o anhidrita y calcita. se planteó una metodología indirecta de exploración para esmeraldas con herramientas geofísicas. conductividad. donde se 50 . que fueran útiles en la región de Macanal (Boyacá) y que además sirvieran como base para la exploración o prospección en otras regiones supuestamente de interés dentro de los cinturones esmeraldíferos colombianos. así mismo. La aplicación de estos métodos geofísicos permitieron identificar tres corredores correlacionables con sistemas de falla. magnetometría. 2003) Ochoa (2003) realizó en los municipios de Chivor y Macanal una caracterización geofísica de algunos yacimientos esmeraldíferos y zonas de interés mediante los métodos de radiometría.5 Evaluación magnetométrica. se emplearon métodos magnetométricos y radiométricos de cubrimiento rápido. Los métodos geofísicos fueron patronados en las zonas con actividad minera y posteriormente se aplicaron en los sitios de interés sin actividad minera. con un entorno geológico similar. se definieron varias anomalías magnéticas significativas en las secciones realizadas entre: • Cuernavaca – La Punta • Quebrada La Negra – Quebrada Honda – Quebrada Minas.das entre los 200 y 500 m de profundidad aproximadamente. Tanto la asociación mineral como la profundidad de localización estimada de las fuentes. Las fuentes paramagnéticas se relacionan con sulfuros de hierro tales como pirita. humedad y de fracturamiento en suelos y rocas hasta aproximadamente 100 m de profundidad. se recomienda involucrar en los trabajos de exploración detallada. 6.

trincheras. Noriega (1995) hace una propuesta de experimentación para la prospección de esmeraldas por medio de la activación neutrónica. estos deben buscar plantear un modelo de contrastes de susceptibilidad magnética y delimitar sectores con anomalías de concentración de minerales radioactivos que puedan estar relacionados con zonas de fractura. se podrían implementar allí estudios geofísicos. 1999a) o en los “ ceniceros” . destacándose los siguientes: 51 . en un trabajo realizado en el sector de Macanal concluye que se debe desarrollar además una segunda fase de la prospección geofísica en la cual se implemente un programa de adquisición de datos de resistividad eléctrica y electromagnetismo de los sitios más favorables obtenidos a partir de los métodos geofísicos.2 CINTURÓN ESMERALDÍFERO OCCIDENTAL En este cinturón los trabajos geofísicos no han sido tan numerosos como en el cinturón oriental. para este fin se podrían aplicar programas de adquisición de datos de magnetometría y espectrografía en cada una de las áreas que sean seleccionadas. Con la aplicación de estos métodos se pretende modelar contrastes en resistividad eléctrica y/o conductividad que permitan definir la presencia de mineralizaciones de sulfuros y alteración hidrotermal asociadas a las mineralizaciones de esmeraldas en las brechas (Branquet et al.1. Al igual que en el caso de los métodos de magnetometría. mediante apiques.podrían iniciar inmediatamente desarrollos mineros. los perfiles de adquisición deben orientarse en dirección perpendicular a las estructuras geológicas y el diseño específico de adquisición será establecido con base en los resultados de perfiles de calibración de los métodos mencionados en las zonas de minería activa de la región. con el fin de determinar la productividad de estas áreas. así. una de las aplicaciones de los métodos de sondeo geofísico de pozos. término utilizado por los mineros de la región. Las fallas de Garabato y Providencia son inversas (en emanometría los valores menores de cuenta total corresponden a estas fallas y son causadas por el tipo de esfuerzos compresivos que tiende a sellar el plano de falla impidiendo.6 Otros trabajos de exploración López y Uribe (1989) emplean emanometría de gas radón con el objeto de implementar un nuevo método geofísico para encontrar fallas y fracturas. perforaciones o túneles. estructuras favorables para albergar las mineralizaciones de esmeraldas. Romero (2001) en su trabajo en los alrededores de Chivor concluye que después de conocer realmente las mejores áreas. Cardozo (2000).. 6. 6. para determinar la presencia de fracturas y venas que puedan estar relacionadas con la mineralización de esmeraldas. espectrografía y emanometría. El análisis por activación neutrónica permite determinar en forma no destructiva el contenido de berilio en las rocas. el movimiento de los gases).

El método de espectrometría de Rayos Gamma no ha producido el tipo de respuesta prevista. en las veredas Santa Helena. Por lo tanto. Las medidas geoeléctricas se llevaron hasta profundidades de investigación máxima de 100 m con el objeto de definir en profundidad la correlación litológica de las diferentes capas de interés geológico y la mineralización característica del subsuelo.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas. 1996) Profesionales Asociados (1996) realiza una prospección geofísica en semidetalle.2. Falla de Upía. 6. Electromagnetismo de muy baja frecuencia (EM-VLF) y Espectrometría de rayos gamma.000.2.6. sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos. pero debería ser considerado si se desea un análisis in situ de la alteración potásica en un área limitada. 6. fueron escogidos para complementar la exploración geoquímica en un esfuerzo por identificar la estructura geológica con el primer método. emplea como método indirecto en la exploración de esmeraldas los sondeos eléctricos verticales. algunas de estas áreas se ubican en zonas falladas. Buenavista e Ibacapí-La Peña. y cartografiar la distribución de elementos trazas radioactivas con el segundo. en el área de Florián utilizando métodos de Resistividad eléctrica con 12 SEV. 1997) Exploraciones y Ensayos (1997). Cundinamarca (Kutterink. en un trabajo para MINERALCO. Esta técnica geoeléctrica permitió observar que en cercanía de la zona fallada. se sugiere que los programas futuros de exploración hagan uso estas capacidades en la asociación cercana con métodos geoquímicos y cartografía geológica.2 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados.1 Report on exploration geophysics at the emerald mines near Gachalá. El objetivo del programa geofísico fue detectar y delinear estas indicaciones estructurales dentro y adyacentes a las zonas mineralizadas con esmeraldas utilizando EM-VLF. De la prospección geofísica se establece que las medidas geoeléctricas se ejecutaron en áreas donde afloran rocas de las formaciones Paja y Rosa Blanca. 52 . 1975) Dos métodos geofísicos fueron probados en las minas de esmeralda cerca de Gachalá en un intento por examinar algunos de los aspectos geológicos asociados a la mineralización. Los métodos. a escala 1:10. Varios SEV muestran una zona del subsuelo con muy bajos valores de resistividad (menores de 3 ohm/m) los cuales se correlacionan con una zona de alta alteración hidrotermal.2. Como resultados se tiene que el método EM-VLF ha demostrado ser útil en la localización y definición de la estructura que controla el emplazamiento de esmeraldas dentro de las áreas de la mina así como los de un carácter más regional. que fue de 200 m. se presenta en el subsuelo una mayor conductividad eléctrica producto de una mayor concentración química en el fluido de saturación y/o una mejor mineralización en el material yacente hasta la máxima profundidad medida en la investigación.

Sonda Raman y SEM demuestran la presencia de sales ricas en H2O-NaCl-KCl-CaCl2-C02-N2 incluidas en esmeraldas (Ottaway. mediante extrapolaciones isocóricas se obtienen valores de presión y temperatura estimados en 1.1 VALORES DE 34 S El origen de las soluciones fue investigado mediante estudio isotópico del azufre de la pirita sincrónica con la esmeralda (Giuliani et al  D. d. 1994). Ottaway et al. 1994). 1991. 1992a. resultados que posteriormente fueron confirmados por Ottaway et al. La composición de los fluidos encontrados en estos minerales es homogénea y similar para las zonas esmeraldíferas oriental y occidental. (1994) para la mina Quipama – Muzo..7.1 kb y 290° a 360°C para la depositación de esmeraldas. c. Estudios de isótopos de oxígeno y carbono en cuarzo y carbonatos en todos los depósitos indican aguas de formación de la cuenca como origen de los fluidos mineralizantes (Giuliani et al. 7. Determinado por las edades 40Ar/ 39Ar.. 1992b).. el modelo de subsidencia de la Cordillera Oriental y en el supuesto de presión litostática confinada. 1990a. QUÍMICA DE LAS ESMERALDAS Análisis microtermométricos. carbonato y pirita (Giuliani et al. Cheilletz et al.

las sales de cloruro de Ca-Fe y el KCl. salmuera y gas. 7.CO2 están ausentes en ambos tipos.8 a Å PLHQWUDV TXH SLULWD VHGLPHQWDULD GH ORV VKDOHV QHJURV GDQ XQ 34S de -2. con las técnicas SEM y Raman. 1995a. El valRU DOWR GH 34H2S sugiere la ausencia de participación de fuentes sulfurosas magmáticas o de shales negros del Cretácico temprano.4‰. Inyecciones salinas ocurren en las áreas esmeraldíferas y la explicación más probable para los valores altos de 34S involucran la reducción de sulfatos evaporíticos sedimentarios marinos a sulfuros hidrogenados por la interacción con estratos ricos en materia orgánica. El Tipo 2 está constituido por salmuera y gas y los minerales hijos principalmente halita. El Tipo 1 corresponde a la asociación de fases halita. Las inclusiones fluidas son de tres fases (Tipo 1) o inclusiones sólidas multifases (Tipo 2).2 ESTUDIOS DE INCLUSIONES FLUIDAS La composición química de inclusiones fluidas primarias en cristales de esmeraldas de la Mina Vega de San Juan (Distrito esmeraldífero de Gachalá) fueron estudiadas por microtermometría. b). El ranJR HVWUHFKR HQ 34S entre los diferentes depósitos sugiere una fuente única y uniforme para los sulfuros. La presencia de salmueras CaCl2-NaCl está claramente eviden- 53 . (Giuliani et al. El análisis Raman en las fases sólidas del Tipo 2 determinaron compuestos carbonáceos y de calcita. /RV YDORUHV GH 34S de H2S en solución en equilibrio con pirita de seis depósitos de esmeraldas varían entre +14..

Be. mientras que la mayoría de cuarzo se formó posteriormente. Sr etc. K. 1988. Zn.. Ba. lo que es común para todas las localidades esmeraldíferas de Colombia. 2000). Pb. De otro lado.5 Kb). Ca. Muzo. Las muestras provienen de los últimos estados de mineralización cuando la esmeralda fue precipitada junto con la fluorita. dolomita y parisita (Banks et al. etc. Giuliani et al. Pacho y Coscuez. haya sido la causa de la depositación de fluorita. La combinación de Tfh y Tmi permitió la estimación de la salinidad total del fluido: (H2O)55-(NaCl)30-(CaCl2)15. incluyendo K+. El fluido Q (inclusiones en cuarzo) fue más reductor y estuvo dominado por Na. 1991) Estudios de fluidos en cristales de esmeralda. Sin embargo. parisita. El comportamiento micrométrico y las fases presentes de iones en la parte líquida de las inclusiones fluidas permiten sugerir que el fluido mineralizante que generó las esmeraldas presentó iones disueltos en la fase acuosa. Cl y SO4 con bajos niveles de otros cationes.. Los rangos de halita Tf (Tfh) están entre 284° y 326°C. con temperaturas máximas entre 300-350°C y presiones mínimas de confinamiento entre 900 y 1000 bares. Fe y Mn. Cincho y Pava en el cinturón occidental y Aranado. En este caso. Pb. Este fluido fue dominante durante la precipitación de esmeralda y su subsiguiente interacción con el fluido Q. Zn. Romero & Hernández (1999) concluyen que las esmeraldas de San Antonio de Yacopí presentan características mineralógicas similares a las de otros distritos mineros como Chivor... El fluido E reaccionó con los shales negros causando un blanqueamiento por la oxidación termoquímica de la materia orgánica por SO4 para producir sulfuro reducido y CO2 y liberar metales como Cr. V. pirita. (1995) sugiere que hubo dos tipos de fluidos distintos presentes: el fluido E (inclusiones en esmeralda y fluorita) fue relativamente oxidante y dominado por Na. se puede admitir que Tfh puede ser la temperatura real de formación de la inclusión (T = 300° . probablemente. Mg y SO4 (Banks et al. Fe. Cl con altos niveles de Fe.. esfalerita y silicatos también han sido identificados (Kozlowski et al. Cl-.6°C. 1995. Sobre la base de los halógenos. siderita. Ba. 54 . Minerales del mismo grupo. P = 1. Mientras que varios Tfh !300°C para Th = 250°C indica que la solución estuvo en el límite de la saturación. Banks et al. Mn. (1995. en el cinturón oriental. han sido realizados por Banks et al. No hay diferencia sistemática entre las muestras de las zonas oriental y occidental. entre otros. las inclusiones en cuarzo sí tienen mayores concentraciones de Ca. Al+3. cuarzo y fluorita han mostrado que las inclusiones fluidas tienen una salinidad aproximada de 40% en peso de NaCl y puede contener cantidades significativas de Ca.1° hasta -31. 1993). sugiriendo una cristalización en niveles de la corteza cercanos a la superficie. calcita. Mg++. La presencia de salmueras de NaCl-CaCl2 en las inclusiones fluidas primarias de los cristales de esmeraldas sugiere para los fluidos hidrotermales un origen de lixiviación de los niveles evaporíticos subyacentes (Giuliani et al. dentro de la solución (Cheilletz & Giuliani. 2000). Microtermometría de inclusiones primarias en esmeralda. 2000).. cuarzo y fluorita de los depósitos de Yacopí. Chivor y Gauli.ciada por SEM y por las temperaturas eutécticas que van desde -56. La temperatura de homogenización líquido-vapor está entre 215° y 330°C.. tales como halita. La constante Tfh mostró que el fluido fue esencialmente homogéneo en la temperatura de cierre. pirita. Cu y Br mientras que las esmeraldas tienen mayores valores de Na. 1996).3 – 1. pero con bajo SO4 o F. Coscuez. Ca++. las cuales fueron originadas a partir de un mismo fluido mineralizante. dolomita. Li.350°C. Fe+3. 1995.

2 y -49.2 < 18O < 7. – Anomalías negativas de Europio y positivas de Cerio en los minerales hidrotermales se interpretan como resultados del crecimiento de cristales en condiciones reductoras (Giuliani et al. Rb. 1997). 1995b. Las esmeraldas colombianas tienen las más altas composiciones de oxígeno isotópico enFRQWUDGDV HQ HO PXQGR \ VX UDQJR 18O permite distinguir fácilmente las esmeraldas del Cinturón Oriental (Media = +16. SiO2. 55 .8. como los de Zambia. 2000. respectivamente para la calcita romboédrica y dolomita (estado mineralizado). 7. a excepción de USA y Ucrania.. Australia (Poona) y Zimbabwe (Sandawana).2 ± 0.8 ± 0.0 < 18O < 12. los REE fueron altamente móviles con altas relaciones agua/roca y los aniones carbonatos parecen incrementar la solubilidad de los REE pesados. y +18. • Esmeraldas del segundo grupo con valores de +8.9 ‰. Al2O3 y otros elementos trazas como Ba. Cheilletz. 1990d). Madagascar. corresponde a depósitos en Brasil (Cuadrilátero Ferrífero y Distritos de Anagé).0 ‰.7 ‰. Th. • Esmeraldas del tercer grupo con valores de 18O > 12... Austria (Habachtal)..0 ‰. El 18 O de los diferentes carbonatos y esmeraldas varía sobre un rango de 1‰ y tiene características de aguas de formación provenientes de la cuenca (Giuliani et al. respectivamente para la depositación de calcita fibrosa (estado no mineralizado). Rusia. La geoquímica de elementos mayores y menores de las zonas hidrotermales exhiben la lixiviación de K2O.4 ELEMENTOS MAYORES Y MENORES La alteración hidrotermal de los shales se caracteriza por el desarrollo de albitización y carbonatación. de la siguiente manera: • Esmeraldas del primer grupo con valores de +6. Afganistán. Pakistán (Kaltharo).3 VALORES DE 18 Oy D /RV YDORUHV GH 18O (delta del isótopo oxígeno 18) y ' GHOWD GHO LVótopo 2H o Deuterium) para los carbonatos de los depósitos del cinturón esmeraldífero oriental varían de +17. Los análisis de 18O hechos en muestras de esmeraldas representativas de 62 depósitos y ocurrencias de 19 países del mundo.1‰) de las esmeraldas del Cinturón Occidental (Media = +21.7 ‰ y -61.una importante lixiviación de REE de las lutitas negras acompañada por una redistribución parcial en carbonatos hidrotermales de REE como parisita y codazzita. y Brasil (Carnaíba y Socotó). Cr. 1998). Pakistán (Distrito de Swat – Mingora) y Colombia. incluye los depósitos de Brasil (Santa Teresina de Goiás).7.5‰) (Giuliani et al. corresponde a la mayor parte de los depósitos del mundo. Tanzania. han permitido definir tres grupos de oxígeno isotópico correspondientes a tres grupos de 18O (Giuliani et al. El análisis de REE en esmeralda o cuerpos y rocas encajantes muestra: . – En el sistema hidrotermal.6. respectivamente. V. La esmeralda tiene valoreV SDUD 182 \ ' GH  \ -27. 1998).

Se encontró una mayor proporción de MgO con relación a los demás elementos analizados. Así mismo. Fe2O3. V2O3. 56 .Blanco y Vargas (1993) realizan análisis químicos con microsonda para 10 elementos menores (Na2O.8% en peso.01% en peso) y se presenta. TiO2 y Cl) y tres óxidos primordiales de la esmeralda (Al2O3. especialmente en Coscuez. K2O. se detectó escasez de Na2O que fue detectado en pocas muestras y comienza a serlo sólo cuando la concentración de MgO es mayor a 0. principalmente. en las esmeraldas de Chivor. Cr2O3. V2O3 y Fe2O3. SiO2 y BeO). El CaO se encuentra en concentraciones cercanas o bajo el límite de detección de la microsonda (0. CaO. Se confirma la influencia del contenido de Cr2O3. MgO.

Estas edades implican que la mineralización de esmeraldas habría ocurrido en períodos diferentes dentro de la evolución estructural de la cuenca antes del episodio compresional Andino (Mioceno tardío – Plioceno). Se establecieron dos errocrónas. DATACIONES ISOTÓPICAS 8. 1997). considerando una 57 . Klein. 1996. denotando claramente una influencia de materiales isotópicamente maduros.8. determinadas por Cheilletz et al. respectivamente. 1997. (1991) no corresponden a la evolución isotópica del sistema Rb/Sr impresa en las esmeraldas colombianas. 2002) 8. Muestras de moscovitas de las venas de la fase 2 en los depósitos de El Porvenir.2 ± 1. la misma razón en el otro cinturón (Sri = 0. San Gregorio y Agua Blanca han sido datadas por K-Ar y 40Ar/39Ar (Cheilletz et al.. 1993a. (2000) comentan que como evidencia de que las edades de 32-38 Ma. en el Cinturón Oriental. 2000) indican que éstas poseen bajas concentraciones en dichos elementos químicos. 1994.. La edad 40Ar/39Ar de 65 ± 3 Ma constituye la edad de formación de los depósitos de esmeralda del Cinturón Oriental (Cheilletz et al. 1995). En general. Para determinar su edad se hizo necesario el uso de errocrónas con contenido geológico. los estudios geoquímicos de rubidio y estroncio realizados en esmeraldas colombianas (Romero et al. una de 67 Ma para los depósitos del Cinturón Occidental y otra de 61 Ma para Chivor. Branquet et al. Laumonier et al. la razón isotópica inicial del material del Cinturón Occidental (Sri = 0. 1994). Cheilletz et al.. probablemente de origen continental..2 DATACIONES Rb87/Sr86 De otro lado.0 ± 1. Romero et al..9 Ma y 65.. se calcularon los valores isotópicos de 87 Sr/86Sr para diversas razones Rb87/Sr86 asumiendo una edad de 33 Ma. Las dos muestras de Porvenir y Agua Blanca muestran el más regular espectro 40Ar/39Ar con edades plateau de 65.1 DATACIONES 40Ar/39Ar Dataciones 40Ar/39Ar en moscovita verde ricas en Cr-V contemporáneas con la formación de las esmeraldas han dado como resultado una edad de 36 ± 3 Ma para los depósitos de Coscuez y 32 ± 3 Ma para el depósito de Muzo-Quipama (Cheilletz et al. unido a una dispersión suficiente de sus valores.. Estas edades corresponden a la aceleración de la tasa de convergencia entre las placas Nazca y Sur América que provocó los fuertes movimientos tectónicos en los diferentes segmentos de los Andes colombianos y particularmente.746) es alta.4 Ma. en la Cordillera Oriental (.713) es relativamente baja y podría indicar alguna interacción con estroncio marino.

Los valores de 87Sr/86Sr determinados en su estudio y los extraídos de Vidal et al. (1992) se mostraron mayores que los de la isocrona de referencia de 33 Ma. 58 . argumentando así que una edad más antigua.faja de valores iniciales 87Sr/86Sr. como 61-67 Ma puede ser justificada.

MODELOS GENÉTICOS PROPUESTOS PARA LA FORMACIÓN DE LOS DEPÓSITOS DE ESMERALDAS EN COLOMBIA 9.. metasomatizadas por fluidos ricos en sodio y calcio.1 Modelo de Beus & Meneev (1972) Sobre la base de la información geológica y geoquímica existente los depósitos de esmeraldas de la región de Muzo-Coscuez son considerados como productos de una actividad de soluciones hidrotermales comparativamente de baja temperatura ricas en CO2. Los yacimientos de Brasil son de este tipo. de pirita y albita. Ca y Mg. La mineralización de esmeralda se encuentra dentro de diques pegmatíticos o vetas de cuarzo que cortan las secuencias volcanosedimentarias precámbricas (Giuliani et al. Pequeñas cantidades de F también tomaron parte en el proceso de mineralización. La carbonatación de los shales negros dentro de la “ zona tectónica” puede ser considerada. Este tipo es único en el mundo porque no está asociado con rocas magmáticas.2 MODELOS DE GÉNESIS PARA LAS ESMERALDAS COLOMBIANAS 9.f. La ocurrencia de pequeñas cantidades de clorita y talco en los shales negros metasomáticamente alterados permite considerar que la temperatura de mineralización no excedió la temperatura inicial la cual es característica de la facies metamórfica de esquisto verde (300ƒC – 400ƒC). de baja temperatura.9. Na. asociadas a rocas máficas y ultramáficas afectadas por las soluciones metasomáticas ricas en potasio y sodio. en general.1 TIPOS DE DEPÓSITOS EN EL MUNDO En el mundo hay dos tipos principales de yacimientos esmeraldíferos: . Este tipo de yacimiento es el más frecuente en el mundo. asociado con lutitas negras del Cretácico Inferior. 2000). La mineralización está asociada con brechas tectónicas presentando un cemento que se compone de carbonatos (calcita y dolomita). S. como el proceso de “ lixiviación carbonatada ácida” de baja temperatura.Un tipo de alta temperatura que se caracteriza por la presencia de intrusiones graníticas y pegmatíticas.. 9. También se puede encontrar la esmeralda dentro de brechas hidráulicas o vetas de carbonatos. El amplio desarrollo del fenómeno de lixiviación es el principal rasgo geoquímico de este es- 59 . 1990b. aunque los depósitos de Afganistán presentan algunas similitudes con los colombianos (Sabot et al.El tipo colombiano. 1998) .2. Cheilletz.

a lo largo de fallas. en relación con el aumento de espesor. solamente. en las formas de compuestos de carbonatos de flúor. los minerales arcillosos se transformaron en albita y oligoclasa a baja temperatura. Un incremento de la alcalinidad y un decrecimiento de la presión de CO2 tienen una influencia negativa crucial en la estabilidad de estos compuestos en solución. Beus & Mineev (1972) se inclinan a apoyar la hipótesis de una fuente profunda endógena para el berilo en la parte de Colombia. Tales condiciones primero pudieron ocurrir como resultado de la interacción roca-solución en las fracturas que cruzan la foliación de los shales. en particular es la fuente del berilo. En esta etapa y las siguientes. es decir Cl-1y CO3-2 y. cada elemento se comporta en la solución durante el transporte de acuerdo con sus propiedades: Mo.2. otros junto con cationes tales como Mo. etc. dejan su medio cristalográfico bajo una removilización general. Pb. eventualmente. debido al contacto con las rocas circundantes. Sin embargo. 60 . En diferente grado se retiran del área lixiviada. Li y otros excluyendo Be. El Be se transporta en complejos de Cl. estables en un estrecho rango de PH y se tornarán inestables después de una corta distancia. fisuras y. Debido a los movimientos orogénicos posteriores las soluciones de aguas connotas y/o meteóricas se movilizaron a lo largo de los intersticios y posteriormente por grietas.2 Modelo del PNUD (1975) La formación de las esmeraldas para PNUD (1975) ha tenido lugar en la siguiente forma: Los sedimentos en la cuenca marina estuvieron sometidos a presión. El transporte de Be en las soluciones formadoras de minerales ocurrió. en general. Cuando se pusieron en contacto con illitas y otros minerales arcillosos bajo condiciones favorables de temperatura y presión y si la concentración salina fue suficientemente alta. El principal problema del origen de los depósitos de esmeraldas en la Cordillera Oriental de Colombia. CO3 y F. A continuación puede tener lugar el depósito de berilo y en el caso de las lutitas negras ricas en Cr. eventualmente. y en la región de Muzo-Coscuez. La alta actividad de Na en soluciones relacionadas a K puede tomarse como evidencia de que un incremento en la actividad ácida existió todavía en las soluciones durante el estado de albitización. Los aniones que quedan después de esta interacción. Estos complejos son. sin evidencias concluyentes adicionales no se puede explicar la ocurrencia de berilo en tales soluciones. muy probablemente. se forman las esmeraldas. No es difícil explicar las soluciones de actividad hidrotermal dentro de las formaciones sedimentarias mesozoicas de la Cordillera Oriental bajo la influencia de procesos de metamorfismo regional (Según Beus & Meneev.tado de mineralización el cual resulta en la cristalización de minerales de carbonatos en shales alterados y en las fracturas de las rocas. Pb. 1972). 9. Esto explicaría la asociación esmeralda-parisita dentro de la zona fracturada con delgadas venas de cuarzo. Pensando que el berilo es el elemento típico de una estructura tectónica regional particular de la Cordillera Oriental.

Ottaway et al.. 1998) and Ottaway (1991). ser afectadas por procesos de despegue en la cubierta sedimentaria. Todo ello acompañado de un amplio desarrollo de un enrejado de venas de extensión. La hipótesis mejor planteada por ahora. acompañada de albita.sedimentario En los últimos diez años se han estudiado las características y evidencias de algunos depósitos. 2000). Sin embargo. llegando incluso a reemplazar masivamente a las lutitas negras circundantes. El proceso de metasomatismo de sodio y calcio. el acortamiento general a que es sometida esta porción de la cordillera se refleja en el desarrollo de brechas a lo largo de fallas inversas y en los anticlinales por cabalgamiento. Cheilletz et al. corresponden al modelo hidrotermal-sedimentario propuesta. 1997. En tal sentido. Cheilletz & Giuliani (1996) presentan un modelo con las siguientes dos etapas: En la Etapa inicial I la tectónica compresional condujo al desarrollo de niveles de despegue en los dos flancos de la cordillera Oriental. y a la vez ocasionó la lixiviación de Be. 1991) para las minas de Coscuez – Muzo y el límite Cretácico – Paleoceno (65 Ma. altamente enriquecidos en Na. 1999a.b. 1991a.. (1994). no se conoce la edad de las capas evaporíticas. pirita. Los fluidos son alcalinos. es decir las capas de albititas. En las zonas apicales de las estructuras plegadas se generan pliegues disarmónicos y brechas hidráulicas.. (1990a. 1995a.2. Cheilletz et al. V y elementos de las tierras raras. Estas salmueras enriquecidas en sulfatos y sodio. En la Etapa II. Branquet et al. Ca y Mg. interacción caracterizada por metasomatismo de Na y Ca. es demasiado evidente que podría utilizarse como guía en la prospección de nuevos depósitos.c. rellenas con calcita fibrosa y pirita. cuarzo y a veces esmeraldas. resultado del incremento de presión de los fluidos hidrotermales. las inyecciones de sal – yeso o anhidrita pudieron estar asociadas con las estructuras de cabalgamiento y por tanto. Cheilletz & Giuliani (1996. la calcita es rombohédrica. de donde se originaron las salmueras hidrotermales. con el consiguiente retrabajamiento y brechamiento de las estructuras de la etapa I. 1994. Se han obtenido dos grupos diferentes de dataciones para la formación de los depósitos de esmeralda por el método 40Ar/39Ar en moscovitas contemporáneas a la mineralización en los cinturones occidental y oriental: el límite Eoceno – Oligoceno (38-32 Ma. transformándolas en horizontes o lentes blancos de albititas. desarrolló las capas albitizadas y carbonatizadas. Estos fluidos fueron expelidos desde la cuenca sedimentaria donde habrían disuelto las capas evaporíticas.3 Modelo hidrotermal . La infiltración de fluidos hidrotermales fue canalizada a lo largo de los planos de cabalgamiento. particularmente dentro de las secuencias de lutitas negras del Cretácico inferior.b y Giuliani et al. Si.9. 61 . la coexistencia espacial de los distritos esmeraldíferos y los depósitos de sal. disminución de la alcalinidad) y la subsecuente precipitación de esmeraldas. y se han establecido varias hipótesis para un nuevo modelo genético de las esmeraldas colombianas en el cual salmueras calientes provenientes de la cuenca. En la etapa II el relleno del enrejado de venas extensionales es diferente.b).d. fueron los fluidos originadores de la mineralización. Cr. Al. simultáneamente. La transición de la etapa I a la etapa II puede corresponder con cambios en la geoquímica del fluido (por ejemplo. con gran capacidad de promover una fuerte interacción fluido-roca con los shales negros. venas predominantemente paralelas a la estratificación. por Giuliani et al. reaccionaron con la materia orgánica de las lutitas negras durante la reducción termoquímica del sulfato.

. (1991) en los depósitos del Cinturón occidental.. 1995. Más tarde ocurrió el levantamiento. no corresponderían a la evolución isotópica del sistema Rb/Sr impresa en las esmeraldas colombianas. determinadas por Cheilletz et al. Romero et al. 2002) Según Romero et al. 1995) para las minas de Chivor – Macanal. 62 . y (ii) Durante el límite Cretácico – Paleógeno.. relacionado a una disolución de evaporita para los depósitos del cinturón oriental (Branquet et al.Cheilletz et al. (2000) consideran que una edad más antigua. plegamiento y cabalgamiento de los depósitos de esmeraldas durante la orogenia andina (Mioceno Medio) sincrónica a la inversión de la cuenca de la Cordillera Oriental (Cooper et al. Branquet et al. (2000) las edades de 32-38 Ma. Nuevos estudios estructurales conducidos por el consorcio CNRS – MINERALCO redefinieron este modelo y concluyeron que los depósitos de esmeraldas de la Cordillera Oriental de Colombia se formaron en dos marcos tectónicos diferentes: (i) Durante una fase tectónica compresiva en el límite Eoceno – Oligoceno para los depósitos del cinturón occidental. durante un evento tectónico extensional. tipo escama.. 1999b). como 61-67 Ma puede ser justificada.

suelos y rocas establece que la relación anómala de Na/K (mayor a 1. con altos contenidos de materia orgánica. aunque a nivel local se registren direcciones encontradas. las rocas encajantes de las mineralizaciones de esmeraldas (también de ocurrencias de plomo. La frecuente asociación entre mineralización de esmeralda. Mo y Sr. el desarrollo de estructuras augen en albititas. 1991. Pb. en delgadas intercalaciones de lutitas negras en horizontes de calizas tabulares y lenticulares (Maya et al. En las zonas albitizadas (feldespatizadas) la orientación de los feldespatos en sentido paralelo a la foliación de las lutitas. El comportamiento de los elementos químicos presentes en las secuencias de lutitas negras demuestra control geoquímico que en las zonas favorables hay enriquecimiento de Na y lixiviación de Li. Bajo condiciones apropiadas. Así mismo se ha encontrado que no es necesario invocar el magmatismo como única fuente de Be para la formación de la esmeralda. CONTROLES DE LA MINERALIZACIÓN Y GUÍAS DE EXPLORACIÓN De manera general. El comportamiento de los elementos químicos presentes en el agua. corresponden con secuencias de rocas de edad Cretácico inferior. En todos los depósitos las venas con esmeraldas aparecen espacialmente asociadas con brechas estratiformes y albititas. demuestra control estructural para las salmueras mineralizantes. Cheilletz & Giuliani. zinc y cobre). movimiento que fue seguido por los eventos mineralizantes. La superposición de mapas tectónicoestructurales y mapas geoquímicos en los que se muestra el enriquecimiento en Na y lixiviación en los otros elementos. sedimentos activos. fue cabalgada a su actual posición. Desde el punto de vista control estratigráfico. 1996).grafítica y sistemas de fallas mineralizados.. aún con bajas concentraciones es posible extraer el Be de las lutitas negras. 1975). con zonas de milonitas y brechas en las que predomina una lutita bituminosa . en conjunto todo corresponde a un mismo cinturón tectónico. 2003). un control litológico se deduce al observar que las mineralizaciones de esmeraldas conocidas suelen encontrarse en sedimentitas que hacen parte de secuencias de lutitas (shales) negras calcáreas. ser precipitado como esmeralda (Ottaway. y en presencia de Cr y V. es reflejo de condiciones de cristalización bajo grandes esfuerzos de cizallamiento (PNUD. 1975). demuestra que algunos de los grupos de fallas quedan bien reflejados en los resultados geoquímicos (PNUD. Las condiciones estructurales permiten sugerir que la secuencia favorable a la mineralización.0) y aún las concentraciones anómalas de sodio y al- 63 .10. y con menos frecuencia. A nivel regional se reconocen estructuras que se pueden seguir por decenas de kilómetros y. También es significativo el hecho de que las zonas productivas se encuentren haciendo parte o en cercanías a secuencias de evaporitas.

los cuales se describen a continuación. junto con la parte superior de las Formación Rosablanca. La Formación Lutitas de Macanal corresponde a una secuencia monótona de lutitas negras con esporádicas intercalaciones de calizas. C.3 ESTRUCTURALES La sucesión de rocas del Cretácico Inferior presenta rasgos deformativos que sugieren un marcado control estructural y una fuerte deformación.1 LITOLÓGICOS Las mineralizaciones se encajan en lutitas o shales negros del Cretácico Inferior. la Formación Calizas del Guavio se ha dividido en cinco miembros. El modelo MINERALCO – CNRS indica que estas lutitas son ricas en materia orgánica. en baja proporción de elementos cromóforos y del berilio. 10. a la base conglomerados. razón por la cual. dos conjuntos de calizas y dos de lutitas. Al respecto. 10.000 realizada por el INGEOMINAS en las zonas esmeraldíferas de Colombia presenta la validez suficiente para delimitar áreas que cumplan con este primer requisito exploratorio. la cartografía 1:100. B. dado que las mineralizaciones de esmeraldas presentan un claro control estratigráfico. La Formación Rosablanca es predominantemente calcárea y la formación Paja corresponde en general con un conjunto de shales negros carbonosos portadores. sería preferible no descartar tajantemente las secuencias sobreyacentes a los niveles esmeraldíferos. la Formación Paja se ha dividido. 1997). mejorar el conocimiento estratigráfico e identificar el nivel inferior A. D y E) permitiendo así. hasta tanto no se demuestre sus incapacidades físico químicas como rocas portantes o sus deficiencias químicas en los elementos primariamente relacionados con la génesis de las esmeraldas.gunos elementos de tierras raras constituyen un buen indicador a nivel regional y local para efectuar la exploración geoquímica (Mendoza. obviamente considerando factores físico químicos adicionales (Guerrero & Carrillo. que presentan carácter calcáreo o que se intercalan o sobreyacen a capas o niveles (tabulares o lenticulares) de rocas carbonatadas y que en las zonas productivas o cerca de ellas se presentan depósitos de afinidad evaporítica. en cinco segmentos (A. En el Cinturón Oriental. la formación de las esmeraldas. 1996). esta asociación petroquímica favorece. En el Cinturón Occidental. 10. evidenciada por la presencia de es64 . A partir de los trabajos exploratorios regionales y detallados se han seleccionado diferentes tipos de controles de la mineralización y guías de exploración.2 ESTRATIGRÁFICOS Las condiciones litológicas que caracterizan al entorno que contienen las mineralizaciones esmeraldíferas en Colombia corresponden a las unidades litoestratigráficas del Cretácico Inferior de la Cordillera Oriental. debe anotarse que. según el modelo genético actualmente considerado como de mayor soporte. de acuerdo a sus características litológicas. areniscas y lentes de yeso. como alojantes de la mineralización esmeraldífera. sin embargo. Para Carrillo (2001) no se tomarían en cuenta las secuencias del Cretácico medio y Superior.

posiblemente relacionados de una u otra forma en su génesis (PNUD. zinc y cobre. Los patrones de alteración pueden reflejar una zonación mineral existente en el área de estudio. fluorita. los cuales pueden ser reconocidos en sectores específicos de la mina denominados El Amarillal y Zonas de Caolín. que podrían relacionarse a la generación de cabalgamientos por reactivación de fallas pre-existentes. apatito. 10.4 ALTERACIÓN HIDROTERMAL Diferentes trabajos han descrito la presencia de alteración hidrotermal. albita y barita en una formación sedimentaria implica la introducción de material desde una fuente externa. también se reconocieron otros cambios como carbonatación. moscovita. En ambas minas. a partir de las cuales se generan dos estilos tectónicos. plomo. Los minerales accesorios en dicha asociación pirita. respectivamente (Aranguren & Rondón. siendo la albitización uno de los mas importante cambios que se puedan reconocer. uno tipo escama delgada que afecta únicamente rocas del Cretáceo. Estos cabalgamientos constituyen buenas guías porque cerca de ellos se presentan las estructuras trampas de la mineralización. La roca encajante de la mineralización ha sufrido cambios importantes de sus características originales. Quipama y Tequendama presentan las mismas estructuras con el cabalgamiento mayor de un conjunto superior que contiene el yacimiento sobre un zócalo de lutitas carbonosas silíceas. cuarzo. introducción de micas y pérdida o reemplazamiento de la laminación y del contenido de materia orgánica original de la roca.tructuras de diferentes escalas. 1997). Laumonier et al. los cabalgamientos (mayores y menores) son marcados por una brecha tectónica (cenicero). (2) Cuando se presentan dos unidades que no tienen las mismas direcciones de estratificación se puede buscar el contacto para verificar si hay una brecha (cenicero) (López. piritización. 1975) La asociación mineralógica típica para las venas hidrotermales del yacimiento de Coscuez es calcita + albita. 1998). la cual puede controlar la presencia de depósitos minerales de esmeraldas. parisita. 1996) Las estructuras trampas de la mineralización de esmeralda están conformadas por la fracturación hidráulica y las vetas de calcita romboédrica. sino también de otros minerales. Los distritos de Muzo. dolomita. La presencia de caolín indica. debido al emplazamiento de ésta. tam- 65 . en el costado oriental del área y otra tectónica tipo escama gruesa. proximidad del cabalgamiento. El estudio de patrones de alteración es no solamente útil para la exploración de esmeraldas.. Durante el proceso hidrotermal se generaron dos fases de alteración metasomática sobre la roca encajante: carbonatación y albitización. Para Pogue & Evanston (1916) la asociación de esmeralda. también. y que además se encuentra directamente relacionado con los sectores productivos. 1995. Además de este proceso. Hay dos maneras de reconocerlos: (1) La presencia del “ cenicero” que indica el plano por el cual los fluidos hidrotermales han sido drenados. por la cual se genera la falla de La Salina al occidente del área y que afecta rocas precretáceas involucrando posiblemente el basamento (Guerrero & Carrillo.

1975. rocas y aguas. Pb. el bario y el potasio son los mejores indicadores locales de mineralización. siendo notablemente lixiviados en los lugares mineralizados. Esto es una prueba más del control de la alteración sobre la precipitación del berilio. El segundo valor corresponde al grupo de alteración dentro del área de minas.5 INDICADORES GEOQUÍMICOS Algunos elementos químicos presentes en sedimentos activos. Zn. Los sitios mineralizados poseen los valores más bajos. También.bién se pudo observar cloritización la cual corresponde a efectos diagenéticos. Beus (1979). asíc omo algunos elementos de Tierras Raras constituyen los mejores indicadores a nivel regional y local para detectar zonas mineralizadas. Es por esto que se escogió junto con bario como un elemento indicador de berilo después del sodio 66 . en rocas de la Formación Calizas del Guavio y de la Formación Lutitas de Macanal se presenta la siguiente síntesis sobre la distribución de los elementos en rocas y suelos: 10. productores de berilio. los valores en el área de minas son siempre más bajos que afuera del distrito minero. Este elemento es el mejor indicador de mineralización tanto local como regional. Bario. el litio es el elemento que mejor puede ser utilizado en la prospección de esmeraldas. Potasio. Los elementos guías son elementos que presentan un buen contraste al comparar su contenido en los sitios mineralizados con otros valores fuera de los distritos mineralizados. sin embargo. el litio muestra lixiviación en los sitios donde se ha comprobado mineralización de berilo. Los sitios mineralizados poseen el valor medio máximo. Es allí donde muestra el valor más bajo. tales como Na. LI. Después del sodio y el litio. seguido por las muestras de alteración. el litio presenta una gran lixiviación en los sitios mineralizados. en algunos sitios no lo es. hasta donde se sabe. En el trabajo de prospección geoquímica local de Escovar (1975. 1979) Litio. K. 1979) realizado en el área de Gachalá. Este elemento muestra una gran lixiviación en los sitios mineralizados. ya sea desde el punto de vista local o regional. Mo. exceptuando los carbonatos. Sr y Ni. Branquet (1999) y Branquet et al. La diferencia es explicable ya que aunque la mayor parte de la alteración dentro del área de minas es feldespática (oligoclasa). corroborando su utilidad como elemento indicador.5. suelos. Cinturón Oriental. (1999b) reportan la presencia de cloritoide en lutitas carbonosas silíceas. Cu. El siguiente valor más bajo lo poseen las muestras de alteración. Los lugares que presentan una alteración no feldespática no son. Después del sodio. Los valores para los diferentes tipos de roca son más bajos en el área de minas que fuera del distrito minero. La alteración metasomática no está restringida a lugares de alteración tectónica (brechas y fisuras). Contrario al caso de sodio. 10. Ba.1 Distribución de elementos en rocas Sodio. sino que se extiende dentro de las rocas que forman las paredes de falla. En conclusión. Este hecho es de gran importancia en exploración detallada (Escovar. Según Romero (2000) no se encontraron características que indicaran efectos de metamorfismo.

teniendo mayor aplicabilidad como indicador detallado de la mineralización. el sodio y el litio son considerados mejores indicadores. este elemento no puede ser utilizado como indicador regional de berilo. Estroncio. pero dado los buenos valores que presentan los factores de lixiviación. Molibdeno. que en las rocas fuera de las zonas de minas. Al igual que el plomo los contenidos de zinc en las zonas alteradas hidrotermalmente. Debido a que en muestras de alteración este elemento sufre mayor lixiviación fuera del distrito minero. existe una extrema lixiviación de berilio. debido a su bajo contenido en los sitios mineralizados. sin embargo allí no se encuentran esmeraldas. En los sitios mineralizados el contenido de Berilio en las rocas es menor que en los otros tipos de rocas que se presentan en el distrito minero. el zinc pose muy buenos valores de lixiviación. puede ser utilizado como indicador en exploración detallada o semidetallada. Berilio.y el litio. 67 . el plomo es el elemento que mejor se puede utilizar como indicador regional. Esta lixiviación en las rocas es característica de las zonas mineralizadas. Es un buen indicador regional tal como se deduce de sus factores de lixiviación. Sin embargo. El comportamiento de este elemento es similar al bario y es útil como indicador regional más que local. En las zonas alteradas hidrotermalmente fuera de los sitios mineralizados. Cobre. puede ser utilizado como indicador regional. Como el plomo. El molibdeno esta especialmente lixiviado en los sitios mineralizados. aunque con una intensidad mucho menor. este fenómeno también se observa en los sitios mineralizados. Plomo. únicamente las lutitas negras en las zonas de minas se encuentran lixiviadas en berilio. comparado con cualquier otro valor dentro del área de minas. En comparación con las rocas fuera del distrito minero. exceptuando los carbonatos los cuales normalmente tienen un bajo contenido de berilio. sirve como indicador regional. materiales en los cuales puede ser utilizado como indicador regional de berilo. debido a los altos valores del coeficiente de variación. Debido a que este elemento no muestra diferencias entre los sitios mineralizados y los demás del área de minas no fue utilizado como indicador local. Zinc. pero sus altos coeficientes de variación hacen que el plomo sea más utilizado en la exploración regional. Tiene un comportamiento similar al del plomo. Usualmente el cobre tiende a concentrarse en las zonas alteradas hidrotermalmente fuera del distrito minero. Especialmente las rocas alteradas dentro y fuera del distrito poseen un gran contraste en el contenido de plomo. lo cual puede ser explicado por la ausencia de sodio en las rocas producto de la alteración. particularmente en las lutitas negras y en las rocas alteradas hidrotermalmente. Presenta buenos factores de lixiviación para lutitas y limonitas. La utilidad de este elemento es mayor como guía para entender la génesis de estos depósitos y menor como guía de exploración. Después del sodio y litio. Este hecho hace que el berilio no sea útil en la prospección regional de esmeraldas. Este elemento no parece ser útil en la exploración de berilio. Sin embargo. Fuera del distrito minero existen manifestaciones de plomo. dentro y fuera de las zonas de minas muestran un contraste muy significativo.

Al comentar sobre el comportamiento básico de los elementos químicos en las zonas mineralizadas y en las rocas encajantes. Las anomalías superpuestas en roca de Br. además. (1999) establecen que la lixiviación de casi todos los elementos mayores (K. Cr. los sedimentos de corriente muestran una buena relación entre valores anómalos para Na (alto). V. El comportamiento de los elementos químicos presentes en el agua. Be. Cr. C) y de las tierras raras de las lutitas negras está acompañada por su redistribución parcial dentro del relleno mineral de las venas. La relación K100/Na en muestras de roca propuestas por Beus & Mineev (1972) y confirmada por Escobar (1975. En varios trabajos de exploración local se han aplicado estas fórmulas y se han sugerido otras. Cheilletz et al (1999) y Cheilletz & Royant (2001) utilizaron el método PCA en un estudio estadístico sobre una base de datos con 84 muestras colectadas en el depósito de Chivor y analizadas para elementos mayores y trazas por ICP-AES y ICP-MS. Ellos concluyeron que la fuerte interacción fluido/roca entre las sales basales y las lutitas negras cretácicas condujeron al metasomatismo sódico (albitización) y a intercambios catiónicos. bario. AL. litio. En los alrededores de la mina El Indio se propone el uso de la relación Be/(Be+Cr) en muestras de roca para delimitar áreas con posibilidades esmeraldíferas pues presentan buenos contrastes en su concentración. Sc. Mg coinciden en todos los sectores de la mina El Indio. 1979). Adicionalmente.10. 1986). 1975. Si. Mg y P).0) y aún las solas concentraciones anómalas de sodio y algunos elementos de tierras raras constituyen el mejor indicador a nivel regional y local para efectuar la exploración geoquímica (Mendoza. con los valores altos obtenidos de las relaciones Br/(Be+Cr) y bajas de K x 100/Na.5. sedimentos activos. la ventaja de mostrar una distribución de valores similar en las diferentes formaciones y miembros representados. suelos y rocas establece que la relación anómala de Na/K (mayor a 1. U.2 Distribución de elementos en suelos El mejor indicador de suelos es la relación Li/Na. • Ocurre lixiviación en varios elementos. Según el PNUD (1975) el control geoquímico de la mineralización está marcado por los siguientes aspectos: • La mineralización está acompañada por fuerte enriquecimiento en Na debido a la feldespatización (oligoclasa – albita). B. 1996). ellos proponen que el Be móvil de las lutitas negras está soportado por la fracción arcillosa (fase residual). Rb. 68 . Ti. Esta relación tiene. En general. Arriba del 80% (3 ppm) del contenido de Be original de las lutitas negras fue liberado y precipitado como esmeraldas. molibdeno y estroncio. Giuliani et al. Para la prospección regional los mejores indicadores son: sodio. elementos trazas (Ba. parece que las muestras de rocas son más representativas y mejores indicadores locales de mineralización que las muestras de suelo (Escovar. • En el aspecto regional. y valores anómalos para Li (bajo) y Pb (bajo). 1979) se comprobó en la mina El Indio obteniendo buenos resultados en la prospección local de esmeraldas (Guerrero y García. evitando así tener que clasificar las muestras antes de proceder al tratamiento estadístico.

69 .• En la prospección semidetallada y detallada las muestras de suelos tienen una buena correlación entre los valores anómalos de Na (alto) y valores anómalos para Li (bajo). K (bajo). Sr (bajo) y Mo (bajo). Pb (bajo). La ocurrencia de esmeraldas se presenta como una redepositación de este elemento. • El Be está lixiviado de las rocas y suelos en las zonas mineralizadas.

además de su ubicación cerca o dentro de zonas esmeraldíferas. 1991) Del análisis de la información geoquímica.5 km2) Malacara (12 km2) Guácharos (4 km2) Floresta (2 km2) La Esperanza (10 km2)* (* El trabajo original no muestra la localización de estas áreas). 11. 11. Ubicado sobre un afluente de la quebrada El Rosario al sur de la zona IC. o sea. estratigráfica y estructural. Localizada sobre la quebrada El Rosario en la zona de influencia de la Falla de Garabato. • Área ID. 1989) Las siguientes áreas han sido catalogadas como zonas de prioridad II.2 Prospección geológica y geoquímica.1 Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor. Localizada en la quebrada San Jorge muy cerca de la intersección de las fallas Garabato y San Jorge. Guavio – Chivor (Arboleda. • Área IB. Ubicada sobre el río Rucio. sectores en los cuales.11. Aporte 1228. Arboleda (1991) en un trabajo de MINERALCO propone cuatro áreas prioritarias para estudios más detallados. 70 .1. cerca de las fallas Garabato y la Esperanza.1 CINTURÓN ORIENTAL 11. • Área IA. • Área IC.1. departamentos de Cundinamarca y Boyacá (Carrillo. ÁREAS PRIORITARIAS PROPUESTAS Los trabajos sobre prospección y exploración analizados en este documento presentan una serie de recomendaciones de áreas con interés para continuar con la exploración detallada en búsqueda de mineralizaciones esmeraldíferas. se ha podido incrementar el grado de conocimiento geológico al punto de poder establecer factores litológicos. estratigráficos y estructurales favorables. • • • • • • Nazareth (4 km2) Las Mercedes (3.

000 Y4=1.130 1.000 Y2=1.175 1.045.086.087.485 Túnel El Salitre 1.044.055. X4=1. reúne todas las condiciones necesarias para ser catalogada como un prospecto a tomar en cuenta en caso de realizar una exploración para esmeraldas.000. Tabla 2.041.380 Vereda La Serranía 1.048.460 3 1.116.036.110 Vereda Peñablanca Mina de yeso 1.350 1. Áreas promisorias en el sector Páez – Campohermoso – Macanal Observaciones Áreas Coordenadas Coordenadas Localización E N Geográfica 1 1. X3=1.043. Las áreas anómalas definidas mediante la prospección geoquímica se presentan en la tabla 2.116. 125 km2. Zona Upía.1. 2000) Cardozo y Leal (2000) realizan una revisión geológica y geoquímica en un área de.505 1.11.000. en el Municipio de Macanal.054. con coordenadas: X1=1.625 1.690 1.480 Túnel El Polvorín 71 .085.1.115. X2=1.555 5 1. Departamento de Boyacá (Cardozo & Leal.043.790 Vereda San Pedro Muceño 1.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados.089.4 Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal. 1996) Luego de integrar la información obtenida se postula que en el área de Páez se encontraron características geológicas y geoquímicas especiales que llevan a señalar una zona como de potencialidad para adelantar una futura exploración detallada de esmeraldas con trabajo de mayor detalle.094.090.300 Y3=1.057. aproximadamente.720 1. correspondiente a la quebrada El Salitre en cercanías a la mina de yeso.250 Vereda Aguablanca Grande Mina de esmeraldas 1.675 4 1.800.089.465 1. Departamento de Boyacá.091.275 2 1.170 1.200 1.056.090.046. 11.117. Y1=1.092.000.000 El área propuesta se ubica a unos 3 kilómetros al SE del casco urbano del municipio de Páez y por las características planteadas en el trabajo. sin que el orden de éstas implique una cierta importancia.046.035.

y X = 1. Y = 1.11.2 CINTURÓN OCCIDENTAL 11. La segunda zona se localiza aproximadamente a 4 Km al oriente de Macanal y presenta 2 Km en la dirección EW y 1.180.5 Km en la dirección N-S.030. Los autores proponen zonas puntuales ubicadas pocos kilómetros al SE de las minas de Chivor. que tiene aproximadamente 1 km en dirección NS y 800 m en la dirección E-W. área suroriental (Mendoza P.5 Otros trabajos de exploración López & Uribe (1989) concluyen que la utilización de la fórmula para prospección regional de esmeraldas dio como resultado los siguientes seis lugares aptos para la exploración: cerca de la mina de Providencia (cruce entre las fallas de La Negra y Providencia). y en la vertiente sur de la quebrada El Rosario.000.A. Cinturón Oriental.200. Boyacá.000.000): • Primera prioridad: Área Loma El Silencio. Zafra (1996) identifica una anomalía de Na/K en la región del Guavio – Chivor entre las coordenadas X = 1. la primera está situada hacia el costado nororiental de la esquina suroriental del embalse de Chivor. Los 4 km2 planteados se ubican unos 3 km. parte baja del río Sucio. Y1=991.113. en los municipios de Ubalá y Almeida. cerca a la quebrada Castalia. X2 =1. Y = 1. X1=1..000. parte media de la quebrada El Rosario. Cardozo (2000) recomienda por prospección geoquímica dos zonas. Gelvez & Villamizar (1991) definen cuatro zonas promisorias por medio de prospección geoquímica. mina de Montecristo y al sur de la mina de Montecristo.078. El planteamiento se enmarca dentro de la lógica circunstancial ya que el área corresponde a la prolongación de las mineralizaciones explotadas en Chivor.2. como de un gran potencial esmeraldífero.114. 1991) Como resultado de la prospección en detalle (escala 1:5.880 72 . 56 Ha ubicadas en el sector de la loma del mismo nombre.000. mina de San Martín.1. Y2 = 991.1 Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo-Coscuez.032. localizadas en la confluencia de la quebrada San Jorge con el río Sucio. 11.080. Otras áreas de menor importancia pero con posibilidades de contener esmeraldas son las siguientes: en la intersección entre las fallas de San Juanito y de Providencia y en la intersección entre las fallas de La Esperanza y Providencia. al NE de las mimas de Chivor y en concepto de los autores presenta características promisorias para la prospección esmeraldífera.000) se seleccionaron las siguientes áreas (para ser estudiadas a escala 1:1. en sectores que son considerados en general.000.G.

325. 165 Ha ubicadas sobre las inmediaciones de la quebrada Las Pavas. 11. Área El Almendro.600.000. X1=1. X2=1.005. X2=1. X2 =1.2 Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en Yacopí. Y2 = 990800.900.• Segunda prioridad: Área La Culebrera.006. Cundinamarca. X1=1.000.130. Boyacá. X2=1114000.750 al norte.006.500.000.005.500 Y1=993.130.500. Y1=1000400 X2=1127500. X1=1. 1996) Por análisis comparativo de Na/K se recomiendan las siguientes áreas: • Zona al norte de la confluencia de la Quebrada La Mina y El Fraile • Parte intermedia de la confluencia sur-norte de la Quebrada La Mina.113.500 Y1=990. X2=1. 42 Ha ubicadas al oriente de la quebrada del Desaguadero.103. 100 Ha ubicadas cerca del caserío de Niaunza.500.700.000 Y2=1.200 Y1=990. Y4=1000600. X4=1.106.131.600 Y4=1.2. Municipio de Florián departamento de Santander. Y2=1001000 X3=1127300.113.107. X2=1.500 11. Y1=991880.500 • Cuarta prioridad: Área El Garabato. Y2=-993500 Triunfo. Y2=991.112.2. Y2=991.104.500 Y1=990300. X1=1. X3=1.). Y2=994. 162 Ha ubicadas en las inmediaciones de la Área Sábripa.131.500 al sur Y3=1.600 • Tercera prioridad: Área El quebrada La Terry). las zonas más atractivas para desarrollar en un futuro trabajos detallados son las siguientes: Zona de la Quebrada Río Bamba –Quebrada San Roque: X1=1.112. Y3=1000000 X4=1126600. X1=1113000.3 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental (Profesionales Asociados.325. y Coscuez – Peñas Blancas – San Pablo de Borbur. Colombia (Castañeda. Y1=1. 73 . 40 Ha ubicada al occidente de la quebrada Desaguadero. Zona del Río Minero-Buenavista: X1=1127650. 1996) En el informe final del área de Florián.

128. con gran similitud con la Formación Paja del área de Muzo – Coscuez.552.2. por no presentar ninguna evidencia mineralógica ni geoquímica. Las zonas potenciales para esmeraldas en los dos cinturones fueron seleccionadas con base en la ponderación de la información geológica.Utilizando la fotogeología se identificó una zona de brecha caracterizada por geomorfología que corresponde al segmento de Brecha de Buenavista. sector Útica – La Palma (Exploraciones y Ensayos Ltda.130.563 al este X4=1. inventario mineral y metalogénica. 11. 74 .000 (Plancha.366. Respecto a la potencialidad se sugiere descartar las zonas de Nimaima – Útica y el sur del municipio de La Peña.000.001.800 al norte X2=1. Y3=1. tectónica. región sureste del municipio de La Palma y regiones aledañas. En cambio. tanto al NE como al SW a partir de los distritos mineros conocidos. parte norte del municipio de El Peñón. Con base en lo anterior se pudo establecer que el área de influencia del cinturón occidental es de 290 km de longitud por 50 km de ancho.000.129.500.126..557 al sur. se recomienda continuar los trabajos de exploración con mayor detalle en la región de la Inspección de Murca. Y1=1. 11. pues en estas localidades los resultados de los trabajos sugieren la presencia de esmeraldas. la cual esta definida por las siguientes coordenadas: X1=1. con rocas lutítico-carbonosas. Y2=1. ya ha sido establecida por el INGEOMINAS mediante la elaboración del mapa de áreas potenciales para la exploración de esmeraldas a escala 1:500.000 al oeste X3=1.5 Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inversión – ACIGEMI (INGEOMINAS. Y4=1. parte norte del municipio de El Peñón.000. mientras que el cinturón oriental presenta 270 km de largo por 35 km de ancho.000. 1997) La prospección geoquímica de sedimentos activos permitió definir dos áreas para realizar un muestreo geoquímica en suelos que siguió las recomendaciones del PNUD (1975). lo cual permitió establecer áreas potenciales con alto. Las áreas fueron la región Pinzaima en rocas de la Formación Murca (contenido arenosolutítico) y la región de Murca.000. región sureste del municipio de La Palma y regiones aledañas. 2000) La definición del área de influencia para exploración de los cinturones esmeraldíferos. en ocasiones calcáreas. medio y bajo grado.4 Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas.2. geoquímica. 5-09) y de piedras preciosas en Colombia a escala 1:1.585.

que sugiere la posibilidad de que el berilio fuera lixiviado por aguas connatas ricas en CO2 y SO4 provenientes de las rocas que la rodeaban seguida por su reprecipitación en la forma de berilo (esmeralda) bajo influencia de los procesos hidrotermales (procesos metamórficos de presencia local1). la cual puede ser obtenida solamente en el curso de otros estudios geológicos y geoquímicos sistemáticos que se adelanten en la región esmeraldífera (Beus. 2) En el Cinturón oriental todo el proceso geoquímico (fluidos) tuvo lugar dentro de la secuencia sedimentaria mineralizada. mientras que los depósitos en el Cinturón oriental se encuentran dispersos a lo largo de un nivel brechado regional. DISCUSION FINAL Y CONCLUSIONES Según Branquet et al. aparte del proceso geoquímico formador de las esmeraldas (proceso hidrotermal – sedimentario) que básicamente fue el mismo para ambos cinturones.12. en donde se desarrollaron brechas hidrotermales e intenso fracturamiento hidráulico a lo largo de planos de cabalgamiento y zonas de fallas por efecto de una tectónica compresiva. (1Términos y conceptos empleados por Beus. las dos zonas esmeraldíferas difieren en varios puntos: 1) en el Cinturón occidental los fluidos mineralizadores fueron generados en un nivel evaporítico localizado en algún lugar por debajo de los depósitos de esmeraldas. abundancia de aguas connatas ricas en NaCl y CaSO4 durante el proceso mineralizador (metamorfismo1). a partir del cual migraron hacia arriba convirtiéndose en fluidos sobrepresionados en las secuencias sedimentarias encajantes. espesas secuencias impermeables de lutitas (formaciones Macanal y Paja. 3) En el Cinturón oriental los depósitos esmeraldíferos se pueden considerar como autóctonos. parece una idea más atractiva. Existe un número de domos de sal dentro y fuera de la región en esta parte de la Cordillera Oriental colombiana. (1997). respectivamente) han actuado como capa sellante para los fluidos hidrotermales. La idea contraria a esta hipótesis. La idea de una fuente magmática profunda sólo puede ser aceptada cuando se encuentre una relación clara entre la actividad magmática dentro de la región mineralizada con los depósitos esmeraldíferos. mientras que en el Cinturón occidental los depósitos se pueden decir que son alóctonos. probablemente. Esta hipótesis tiene credibilidad porque hay una lixiviación leve del berilio de las lutitas dentro de las zonas tectónicas mineralizadas y hubo. 4) En el Cinturón occidental las trampas para la mineralización son pequeñas. la cual contenía el nivel evaporítico con relación a una tectónica distensiva. Nota de los autores de esta compilación). 5) En los depósitos esmeraldíferos del Cinturón oriental como en el Cinturón occidental. 1979). si se tiene en cuenta el origen de los fluidos mineralizadores. considerando el hecho de que no hay usualmente altos contenidos de Be (en comparación con su abundancia media en lutitas) en las rocas de la región con mineralización esmeraldífera. 1979. 75 . Sin embargo. es necesario admitir que esta hipótesis de la lixiviación (metamórfica1) requiere una justificación adicional. pero son estructuras compresivas complejas que se encuentran siguiendo fallas de desplazamiento horizontal (tear faults).

Sin embargo Sabot et al. Muzo. hasta los últimos años. (2000) establecieron dos errocrónas. unido a una dispersión suficiente de sus valores.2 ± 0. geoquímicos y geofísicos realizados en los cinturones esmeraldíferos se pueden establecer las siguientes conclusiones: • Los depósitos de esmeraldas en Colombia están localizados en dos cinturones que hacen parte de los flancos oriental y occidental de la Cordillera Oriental. únicos en el mundo y difieren drásticamente de los más conocidos. (2000) indican que las esmeraldas colombianas poseen bajas concentraciones en dichos elementos químicos. los cuales se encuentran relacionados con ambientes de granito – pegmatita. 1996). formados en ambientes sedimentarios y producidos a través de reducción termoquímica de salmueras ricas en sulfatos y ácidos sulfurosos por interacción con estratos ricos en materia orgánica (Cheilletz & Giuliani. • Las esmeraldas colombianas tienen las más altas composiciones de oxígeno isotópico HQFRQWUDGDV HQ HO PXQGR \ VX UDQJR 18O permite distinguir fácilmente las esmeraldas del cinturón oriental (Media = +16. la mineralización de esmeraldas habría ocurrido en períodos diferentes dentro de la evolución estructural de la cuenca antes del episodio compresional Andino (Mioceno tardío – Plioceno) (Cheilletz et al... 1995). La Pita y Yacopí. en el Oriental. tal como es el caso de los depósitos de esmeraldas en Colombia. De otro lado. (2000) reportan datos geológicos y geoquímicos que indican que los depósitos de esmeraldas de Afganistán. localizados en el Valle de Panjshir. una de 67 Ma para los depósitos del Cinturón Occidental y otra de 61 Ma para Chivor. • Dataciones 40Ar/39Ar en moscovita verde ricas en Cr-V contemporáneas con la formación de las esmeraldas en muestras del cinturón occidental han dado como resultado una edad de 36 ± 3 Ma para los depósitos de Coscuez y 32 ± 3 Ma para el depósito de MuzoQuipama (Cheilletz et al. 1991) y de 65 ± 3 Ma para el depósito de Agua Blanca perteneciente al Cinturón oriental (Cheilletz et al. • Los datos de inclusiones fluidas y de azufre isotópico soportan fuertemente un modelo hidrotermal-sedimentario para la mineralización de esmeraldas en Colombia (Giuliani et 76 ... 1995b). depósitos tipo esmeralda – esquistos verdes.. Romero et al.8 ± 0. El cinturón oriental comprende los distritos de Gachalá. (Giuliani et al. De acuerdo a estas edades. 2000) • Los yacimientos colombianos corresponden a depósitos estratoconfinados. con un rango de temperaturas de aproximadamente 300°C (mesotermales). • Los depósitos de esmeraldas en Colombia han sido considerados. el cinturón occidental contiene los distritos de Peñas Blancas. Romero et al. 1995). Chivor y Macanal.5‰ ) (Giuliani et al. 1998). • El reconocimiento de que los depósitos de esmeraldas de Colombia no son únicos ofrece la posibilidad de exploración para este nuevo estilo de depósito en áreas previamente no consideradas como probables blancos de exploración por los modelos clásicos de formación de esmeraldas (Sabot et al.A partir de los diversos estudios geológicos.. Coscuez.1‰ ) de las esmeraldas del Cinturón Occidental (Media = +21. se formaron por lixiviación de evaporitas.

el modelo hidrotermal–magmático no ha sido respaldado por los resultados de los estudios científicos. (1999) y Cheilletz & Royant (2001) establecen el comportamiento básico de los elementos químicos en las zonas mineralizadas y en las rocas encajantes así: la lixiviación de casi todos los elementos mayores (K. aspecto que es fácilmente reconocible en fotografías aéreas. Sin embargo. corresponde al modelo hidrotermal-sedimentario propuesto por Giuliani et al. salmueras calientes provenientes de la cuenca fueron los fluidos originadores de la mineralización. B. • Las guías de exploración deben ser consideradas desde dos puntos de vista en los cinturones esmeraldíferos. elementos traza (Ba. Cr.al. P). A nivel regional se pueden tener en cuenta criterios de exploración que son comunes. Hasta ahora. Ottaway et al. De acuerdo a esta hipótesis. mientras que a escala detallada las guías o criterios de exploración son muy específicos para un cinturón en particular. rampas. C) y de las Tierras Raras de las lutitas negras es acompañada por su redistribución parcial dentro del relleno mineral de las venas. actualmente. reaccionaron con la materia orgánica de las lutitas negras durante la reducción termoquímica del sulfato y posterior formación de esmeraldas. el hecho de no poseer. 2000).. (1990a). La interpretación más probable involucra la reducción de sulfatos marinos sedimentarios de origen evaporítico. • Finalmente. Mg. Rb. Si. • Todas las minas y zonas mineralizadas conocidas están situadas en las zonas de fallamiento entrecruzado. (1994) y Cheilletz & Giuliani (1996). Esto le otorga una excelente posición en el mercado. esta zona de intersección tiene una expresión topográfica de “ zona colapsada” tectónicamente. • Los depósitos de Colombia producen parte de las esmeraldas de más alta calidad en el mundo y su producción es una de las mayores en el mercado internacional. /RV YDORUHV GH 34S en pirita de las venas de esmeralda corresponden con azufre isotópicamente pesado. Ti. se concluye que la hipótesis mejor planteada por ahora. Estas salmueras. enriquecidas en sulfatos y sodio. • La mineralización de esmeraldas está restringida a características litológicas muy bien definidas. las lutitas negras carbonosas parecen ser la unidad litológica más favorable para la mineralización. 77 . 1995b). • Giuliani et al. Al. Sr. un programa serio de exploración de nuevos depósitos impide el desarrollo de esta y una industria fuerte en la talla y engaste hace que las ganancias mayores queden fuera del país a través de compañías internacionales especializadas en estos procesos (UPME. Estudios estructurales detallados en las principales minas de esmeraldas evidencian estructuras tectónicas (cabalgamientos. Be. El estudio de inclusiones fluidas ha revelado salmueras de cloro hipersalinas compuestas por Na-Ca-. uno es el aspecto regional y otro el aspecto local. aproximadamente el 60%. U. V. fallas) como trampas de la mineralización.

1975). En términos geoquímicos. • Con el fin de determinar áreas favorables para una mineralización esmeraldífera. Presencia de nivel lutítico de facies calcáreo-carbonosa y estratificación fina. • La densidad de muestreo en los sedimentos activos debe ser de 1. • La determinación de las concentraciones de sodio y potasio son importantes en la exploración regional y detallada de mineralizaciones esmeraldíferas.13. • Se sugiere el uso de la relación K2O/Na2O en sedimentos de corriente como guía de exploración en la “ zona tectónica” mineralizada con esmeraldas en esta parte del cinturón de esmeraldas colombianas. 1995). 1975). Mendoza (1996) considera importante tener en cuenta los siguientes parámetros: 1. • La Falla de la quebrada La Caco es un rasgo estructural importante en la interpretación del área. 1996). 78 .0 puede ser tomada como una indicación favorable de la presencia de algunos shales albitizados localizados en alguna parte del área drenada por la corriente muestreada (PNUD. limita al norte una provincia oxidante. RECOMENDACIONES Las siguientes recomendaciones tienen como objetivo principal facilitar la prospección y exploración de áreas con potencial mineral. En este caso la relación menor que 1. con relaciones elementales características de ambientes postmagmáticos alcalinos. El análisis por activación neutrónica permite determinar en forma no destructiva el contenido de berilio en las rocas (Noriega. al sur las asociaciones geoquímicas están relacionadas con efectos de alteración metasomática. las cuales deben adaptarse de acuerdo con la escala de trabajo y características geológicas de la zona.5 muestras por km2. particularmente la de sodio. localizado hacia el techo de la Unidad de Lutitas calcáreas y base de la Unidad de Lutitas Carbonosas de edad Cretáceo Inferior. para cubrir en lo posible todos los tributarios de la cuenca (PNUD. La relación Na/K manifiesta un claro control litológico en las unidades investigadas y puede considerarse como guía para cartografía en regiones con una estratigrafía complicada (PNUD. 1975). Esta falla condicionó el movimiento de bloques precretáceos ejerciendo un control sobre la sedimentación y la posterior erosión de niveles mineralizados yacentes sobre la litología calcárea (Mendoza. • La prospección de esmeraldas por medio de la activación neutrónica es una de las aplicaciones de los métodos de sondeo geofísico de pozos que permitiría aumentar la eficiencia de la exploración y explotación del recurso esmeraldífero del país.

Li y Pb indican áreas potencialmente favorables para esmeraldas. Como método de prospección geoquímica detallada se recomienda el uso de los valores para Mo en suelos y la relación K/Na en rocas.neumatolítica. Cartografía geológica de las zonas anteriores para confirmar la existencia de las fallas. Delimitación de las anomalías por medio de muestreos detallados de sedimentos activos y de suelos en una retícula de 100m por 100m. • Para la zona de Muzo el PNUD (1975) recomienda en la prospección geoquímica tener en cuenta los siguientes puntos: 1.0. 5. Interpretación de elementos trazas asociados a la génesis del yacimiento: Y. Se debe realizar un muestreo regional (a granel) de brechas y vetas en zonas con indicaciones positivas en relación con la fórmula combinada. Tectónica de tipo distensivo. • El PNUD (1975) hace las siguientes recomendaciones para la prospección regional: 1. 5. Con base en las anteriores etapas se hace la evaluación por medio de trabajos mineros de perforaciones. 6. Al mismo tiempo. Be. Se debe establecer un patrón geoquímico de las minas existentes con un muestreo de roca aplicando la fórmula combinada anteriormente mencionada. Se recomienda el uso de destapes y trincheras con el lavado del material recogido. ausencia de metasomatismo potásico e influencia de aguas congénitas y meteóricas. Se deben realizar perforaciones y analizar los núcleos. Procesos genéticos relacionados a actividad hidrotermal . 2. 4. 2. Los valores anómalos para Na. 3. desarrollada dentro de un modelo compresivo regional. 2. • Las Recomendaciones para la exploración dentro de las minas existentes son las siguientes (PNUD.2. con fracturamiento aproximado N60E y N40W.0 muestras por km2 y se deben cubrir todos los tributarios y arroyos. Valores geoquímicos en rocas con la relación Na/K mayor a 1. La densidad de muestreo debe ser de 0. La. Interpretación fotogeológica para localizar zonas de intersección de fallas longitudinales y fallas de rumbo. y realizar cartografía de los patrones de fallamiento. Muestreo de sedimentos activos del área. Existencia de zonas de brechas y venas paralelas y/o cortando la estratificación con presencia de algunos de los minerales asociados a las esmeraldas. Mo. la cartografía geológica detallada y levantamientos geofísicos por el método electromagnético de muy baja frecuencia.7 – 1. Se recomienda el uso de la relación K/Na en sedimentos de corrientes como guía de prospección geoquímica regional. Para muestras de roca se puede establecer un patrón geoquímica de la anomalía utilizando la relación (Na%)3 ________________________ (Li ppm) (K%) (Ba ppm) 6. 79 . 4. 3. 3. determinar si hay abundancia de lutitas negras en los alrededores. vetas y brechas. 1975): 1.

Debido a la gran cubierta vegetal que se presenta en algunos sitios se recomienda hacer destapes con buldózer para obtener una mejor exposición de los segmentos interesantes relacionados con la mineralización esmeraldífera. 4. La prospección detallada de las zonas entre las minas de Muzo y Coscuez y las minas de Chivor y Gachalá se debe hacer. • Escovar (1975. Cr y Ni. 6. únicamente. Realizar la geología detallada: cartografía. Mo. Ba. Be. Es importante hacer túneles exploratorios orientados a encontrar las vetas que seguramente están relacionadas con las zonas de brecha. Para exploración regional: M2=Log (Na%)3 / (Li ppm) (Pb ppm) (Mo ppm)” 2. Las muestras deben ser analizadas con ICP para Na. K. 2. Para exploración local: M1 = Log (Na%)3 / (Li ppm) (K%) (Ba ppm) • En la exploración detallada de las áreas blanco. esquirlas de roca y suelos en una malla de 20 m x 20 m empleando una máquina hoyadora con un barreno de 1 m de largo. particularmente las realacionadas con zonas de brecha. Se debe analizar la utilidad de los elementos de Tierras Raras en la exploración de las esmeraldas. Zn. si están relacionadas a indicaciones geológico-estructurales positivas. El trabajo de muestreo regional (a granel) de las zonas anómalas para averiguar la existencia de mineralización se podría delegar a mineros locales dando las “ concesiones exploratorias” para las cuales no se cobraría arrendamiento ni porcentaje sobre la producción por un tiempo de seis meses. 5. 80 . Sr. levantamiento de columnas estratigráficas y control estructural. V. 5. Fotogeología del área para tratar de identificar todo tipo de geoformas. Realizar un muestreo de sedimentos activos.4. 3. Pb. Carrillo (2001) se recomienda tener en cuenta las siguientes actividades: 1. Efectuar perforaciones con el objetivo de controlar y caracterizar el sector brechado en profundidad mediante estudios petrográficos y geoquímicos. 1979) recomienda tener en cuenta en la exploración geoquímica las siguientes fórmulas: 1. Li.

Caracterización química de las esmeraldas colombianas por el método de microsonda y la relación con su mineralización.W. 110. Departamento de Boyacá. 1995. Yardley. A. Fluidized hydrotermal breccia in dilatant faults during thrusting: the Colombian emerald deposits. MINERALCO. Etude structurale et métallogénique des gisements d´émeraude de Colombie : contribution à l´histoire tectono-sédimentaire de la Cordillère Orientale de Colombie. & Rueda.. Laumonier. de Ciencias. Cheilletz. D. G. Bogotá..D. 1979. Branquet. REFERENCIAS11 Arhan. B. Some geological and geochemical features of the Muzo Coscuez emerald zone. 1953. Mineralium Deposita. Colombia. & Rendón. & Vargas. Y. Tesis no publicada.. Yardley. Diagonal 53. D. 73.. D. Las llamadas maclas múltiples de esmeralda de Muzo y sus anomalías ópticas. Blanco. Col. 557-560. Krisek. Balkema. Físico-químicas y naturales. Colombia. Beus.A. Zak (eds) Mineral Deposits..A. A. F.. Vol. 199 . teléfono 57 (1) 2221811 81 1 . Institut National Polytechnique de Lorraine. Giuliani. 2. 1972.222. Branquet. F. Branquet.. Comisión Científica Nacional.. Tesis de Doctorado (PhD)... Nal. Barriga. Aranguren. Fac. G. Giuliani. Estructura de las esmeraldas de Muzo. 1999. 50. W.. B..A.. Die älteren massegesteine. 1922. Mémoire DEA. 1995. Nancy. Emerald mineralization in Colombia: fluid chemistry and the role of brine mixing. 2000. II Petrography..A. J. 34-53. INPL. A. Geochem. Bergt. & Mineev. & Blanco. Cheilletz. A. C. En: Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia 1917 – 1933. France. Explor. Tesis. 1999a.A. Giuliani. Fac. 101. Banks. Cordillera Oriental. Y. O. 1998.. Univ. krystallinen Scheiffer und sediment. Chemistry and source of the high temperature brines in the Colombian emerald deposits. Beus. Revista de la Acad. M.. Estudio estructural de la mina de esmeralda de Coscuez. Inf. 19. B. Universidad Nacional de Colombia.N. In: Pasava. D. Reisen in Südamerika. Banks.14. 11:195-208. Sodium – a geochemical indicator of emerald mineralization in the Cordillera Oriental. 295. 35: 699-713.M. G.D. 1899. A.A. INGEOMINAS. Vandoeuvre-les-Nancy. 1993. de Ciencias. 1689. Rotterdam. 1993. Cienc. Las referencias citadas en este documento están disponibles al público en la Biblioteca del INGEOMINAS. & Cheilletz.F. Berlin. A.. Colombia. IX (33 y 34): 37-43 Bernauer. O. In Reiss und Stübel. Bogotá.. Geologische Studien in der Republik Colombia. Colombia.W. Etude structurale des gisements à émeraude de la vordure Est de la Cordillère orientale de Colombie. de Col... Evaluación mineralógica y geoquímica del yacimiento esmeraldífero de Coscuez. T. Exactas.

Strasbourg. Colombia. Giuliani. Section through the Eastern Cordillera of Colombia. Baby. South America.. y Coscuez-Peñas Blancas – San Pablo de Borbur.. & Nicholls. G. A.. 1965. Laumonier. Geology.A. Branquet. Servicio Geológico Nacional. Colombia. Recomendaciones respecto a la explotación de esmeraldas en Muzo y Coscuez.. London. Collection Colloques et séminaires: 473-476. M. INGEOMINAS. Andean deformation and rift inversion. (ed) Geological Society of London. Universidad Nacional – MINERCOL. 2000. G. K. v.J. Edition de L´ ORSTOM. Lonergan. A. Univ. A. 82 . Servicio Geológico Nacional. Cheilletz.W. Compilación y análisis de la información geológica referente a la exploración de esmeraldas en Colombia. Carrillo. B. 1993a. France. H. eastern edge of Cordillera Oriental (Guateque – Medina area)... 120: 473-485. G.. P. 155. Tesis. Departamento de Boyacá. Sur América. S. MINERALCO. Empresa Colombiana de Minas – ECOMINAS. G. Cheilletz. Laumonier.. Boyacá. Journal of South American Earth Science. de Col. Cheilletz. V. C.. 1993b. Late Eocene – Oligocene shortening episode in the Eastern Cordillera of Colombia viewed by emerald dating. Bull. & Wilkinson. (eds. Informe del contrato 124.European Union of Geosciences.. C. C. Laumonier. Earth and Planetary Science Letters. & Giuliani.. Campbell. 76(5): 567-589.. Y. Bürgl.) Fractures. G & Arhan. Cardozo. & Giuliani. G.. 21-23.A. A. Nancy... Fac. In McCaffrey K. Cheilletz. V. Cheilletz. Nal. Paris. Giuliani. 10.. & Bürgl. 1955. A. Cobbold. 50. Castañeda. Inf. 1999c. 597-600. L.27. A. Fluid Flow and Mineralization.. Departamento de Boyacá. Informe geológico final sector Yacopí. Journal of Conference. G.. Determinación de nuevos prospectos esmeraldíferos en el sector de Gachalá – Guavio – Chivor. H. & Giuliani.G. Cheilletz. Carrillo. & Giuliani. B. Colombia. 373-376.In: McCaffrey. 1999d. no. Cardozo. 15:391-407. Geol. 1094. E. H. Special Publications. Oxford. 35. 100. & Ruffet. Meeting.. de Ciencias. Cundinamarca. Laumonier. ISAG 93. B. Féraud. 1959. & Leal. Geological Society. Bürgl. Colombia. Departamentos de Cundinamarca y Boyacá. Inf. 147. Special Publication.. G & Rodríguez... 183-195.R. 618-618. Giuliani.. 1996. 2000. Emeralds in the Eastern Cordillera of Colombia : Two tectonic settings for one mineralization. Fluidization during tectonics : the hydrothermal breccias in Colombian emerald deposits. 2001. 42. Branquet. 1999b. 40Ar/39Ar laser-probe dating of the Colombian emerald deposits : metallogenic implications.. 7. Cundinamarca. J.A. G. Programa de exploración geológica en zonas promisorias para la exploración de esmeraldas en Yacopí. C.. Féraud. 1989. Soc.. Cheilletz. B. Y. Proyecto de exploración de áreas potencialmente esmeraldíferas en un sector de Páez – Campohermoso – Macanal. Branquet. 15. P. 25 Years Anniversary. Y. G... Boyacá. Fluidization during tectonics : The hydrothermal breccias in Colombian emerald deposits.. Am. Evaluación geológica y geoquímica de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el sector de Macanal. 1325. 2002. Y. Condiciones geológicas de las minas de esmeralda de Muzo (Boyacá). Branquet.J. 1991. A.J. In: Deuxième Symposium International de Géodynamique andine.. T. Emerald dating through 40 Ar/39Ar step-heating and laser spot analysis of syngenetic phlogopite..T.

Y... Laumonier. J.C.Cheilletz. A. Paris. Y. In : D. La Recherche.324. G & Rodríguez. & Royant. Mineral Deposita. Association française de gemmologie (AFG). Cheilletz. Cheilletz.R. 1999. In: Pasava.. 1997. C. t. & Giuliani. 186. B. 569-572... Ages. 1994. 369-377 Cheilletz. Zimmermann. Cheilletz. Comment se forment les émeraudes. G.. G. G. Krisek. G. Colombia. No. & Ribeiro-Althoff. J. 1998.. Rotterdam. Giuliani. série II a. 1998. Mineral Deposits at the Beginning of the 21st Century 3LHVWU]\ VNL HW DO HGV. connaissances actuelles et prospectives. The black shale-hosted Colombian emerald deposits : a synthetic genetic model with emphasis on the source of beryllium. 33-42. Zak (eds) Mineral Deposits. Giuliani. & Giuliani. Cheilletz. A.... The genesis of Colombian emeralds: a restatement. Balkema.C. 89: 361-380. Cómo se forman las esmeraldas. J. A. Sci. T. A. 2001. A..T. 1995.. A.. impact of mining exploitation on environment. 40-44. E. A... In: Mineral Deposits. A. 31:359-364. ORSTOM. Royant.. Fritsch. A. & Arhan. 1997. The genesis of Colombian emerald deposits. CNRS-INPL CEE DG XII – MINERALCO. G.. Cheilletz.Macanal : argument en faveur d'une déformation précoce dans la Cordillère orientale de Colombie. Datation K-Ar 40Ar/39Ar à 65 ± 3 Ma des gisements d'émeraude du district de Chivor . Cheilletz. G. A.. J. Gonthier (eds) L´ émeraude. Féraud. CNRS.L.M. Royer.. J. Geochemical evidences for fluid-rock interactions in the Chivor emerald deposit.J. 1997. Giuliani. Economic Geology. Time-pressure and temperature constraints on the formation of Colombian emeralds: 40Ar/39Ar laser microprobe and fluid inclusion study. Branquet.. A. A. 303 :48-52. Cheilletz. & Branquet. Rapport scientifique final. A. & Giuliani. Mundo Científico. Féraud. Enero. 1996. C. Sánchez..L. contribution of structural geology and geochemistry. Acad.. Cheilletz. Giard. G. Paris. 18. geochemical signatures and origin of Brazilian and Colombian emerald deposits: A magmatic versus sedimentary model.J. La géologie des gisements d´ émeraude. Giuliani. Cheilletz. E.

Albers.. R... Duque. R. Graham. Espinosa. A.J. J. Berger.. M. and Middle Magdalena Valley. A. Zambrano. 79(10):1421-1443.... Mapa de Terrenos Geológicos de Colombia. 1983... Case. & Hodges. Eastern Cordillera.. F. D. Álvarez. H.A. Graf. 22(3):116-153. Bowen... R. H.... Ramírez. F... Forero. 1995. 83 . 1965. Orrego. Coral. C.. COINVERTIR.. INGEOMINAS... 1979. Adison. H. D. Ballesteros. J. Cardozo. Exploraciones y Ensayos Ltda. Geol.. Singer. Ducal. Naar. Cox. A.. Bol.. Penas. Sarmiento. Geología y geoquímica de las minas de esmeralda de Gachalá (Cundinamarca). C. R. González. S. 1996. Geología y geoquímica de las minas de esmeralda de Gachalá (Cundinamarca). R.. A. Historia de las esmeraldas de Colombia. Basin develpment and tectonic history of the Llanos basin. J. R. Domínguez. Galvis. Colombia.. Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas sector Útica – La Palma. 6ZHWV =HLWOLQJHU Publishers Lisse. Bogotá... Barrero. AAPG Bull.B. H. A. R.. INGEOMINAS. Hayward. Inf. 235. C. Martínez. MINERALCO. 135. Álvarez.. 1975. L. 1684.. Taller de expertos internacionales – Preparatorio del I Congreso Mundial de la Esmeralda. 42. Publicaciones Geológicas Especiales del INGEOMINAS . B. Ropaín.. Pulham. Bogotá. 14-I. C. Lozano.. A. Cooper. Etayo.R.. Vargas. MINERCOL. 297. Escovar. Núñez. H. 50... D. Escovar. M. J. E. R.. Howe. F. 1997.... J.H. Taborda.No.

Origin of emerald deposits of Brazil. G... Michelou. Acad.. 130-131. Lulzac. A. 25.F. J. G. Résumé 8th IAGOD Symposium. C.. 25:105-111. & Rodríguez.F. Sci.T. 84 . V. & Rodríguez. Ciencias Físico-Químicas. B. Canada. 13-20. & Rodríguez. S & Munive. M.-C. 1987. 1997. Ottawa. G.. Dubessy. G. Série II: 269-274. J. Giuliani. Giuliani. S.. J.. Boyacá. & Cheilletz. Chemical composition of fluid inclusions in Colombian emerald deposits. Cheilletz. 161-196. Notari. D. Silva. A. C.. 1990f. Forero... C. 144. F. H.R. Mineral. Rondeau. Martínez. 185-186. G. Les gisements d´ émeraude de la Cordillère Orientale de la Colombie : nouvelles données métallogéniques. Giuliani. Février. Fritsch. Les nouvelles mines d´ émeraude de La Pita (Colombia).. & Rodríguez. 13C/12C à la genèse des gisements d´ émeraude de la Cordillère orientale de la Colombie. 269-274.... Ottawa. & Cheilletz. Atlas Geológico Digital de Colombia.. A. Gil. 1992b. A. A. J. Paris. Série II. Tomo 2: 567-605. Plinius.P. G. A. Proceedings of the Eight Quadriennal IAGOD Symposium. Giuliani. A. G. Emerald deposits from Colombia: Chemical composition of fluid inclusions and origen. t.. Contribution de l´ etude des phases fluids et de la géochimie isotopique 18O/16O...M. 159-168. Gilles.-J. Revue de Gemmologie.. Ottawa. Cheilletz. Maya. Gachalá district. 5:90. G. A. Sixth Field Conference – January 14-16. Cheilletz. Fluid incluisions and 18O/16O.. Canada. Rodríguez.M. H.. J. En: Recursos Minerales de Colombia.T. Acad. G. L. 25: 57-64. Brasil.. C. Gênese das jazidas de esmeraldas da Colombia e do Brasil. Cheilletz. Industrial de Santander. 1990c. A. A.. Tesis. Peucat. Cepeda. De Narváez. 1987. Colombia. 40(2): 145-190. A. Giuliani. C. 1990d. Nivia. Giuliani.. 1990e.. & Rodríguez. Diseño de un modelo preliminar de explotación para esmeraldas en las minas de Coscuez. INGEOMINAS. Fac. Sce.H. 314. Cardozo. Evaluación geológica y geoquímica de un sector al suroriente de la zona esmeraldífera de Chivor – Aporte 1228 – ECOMINAS.. Giuliani..D. New metallogenic data on the emerald deposits of Colombia. C. The geology of the Chivor emerald mine. J. & Rueda. J. Sc. Forero.. J. 1992a. no.. Acosta. Esmeraldas. G. 1991. F. Colombia... B.T. 13C/12C isotope geochemistry contribution to the genesis of emerald deposits from the Oriental Cordillera of Colombia. González. 12-18. Gélvez. Giuliani. 2e partie.. Núñez.. Genève. Paris. C. Sheppard. Résumé 8th IAGOD Symposium.T. 1996.. & Villamizar. Devouard. Natal. Minerallium Deposita.. Cheilletz. Chalain.T. C.. E. 187. Tomo II. H20-NaCl-CaCl2-bearing fluids in emeralds from the Vega San Juan Mine. 2002.A.T. Y.R. C. Clavijo. Ferreira. E. Univ. Giuliani. C. 1991.. 314.P. Deposita. Colombian Society of Petroleum Geologists and Geophysicist.. 252 p. G.Fabre. Sheppard.. Tectonique et génération d´ hydrocarbures: un modèle de l´ èvolution de la Cordillère Orientale de Colombie et du bassin des Llanos pendant le Crétacé et le Tertiaire.. 1990b. H.. Rodríguez. Canada. Publicaciones Geológicas Especiales del INGEOMINAS. P. Arch.. J. J. Dubessy. S. 1990a... & G. Résumé 36 Congresso Brasileiro de Geologia.. 1966. & Arboleda.

Geoquímica y origen de los depósitos de esmeraldas en Colombia.. Oxygen isotope systematics of emerald: relevance for its origin and geological significance. P. G.R. A. Mineralogía y Geoquímica de las vetas esmeraldíferas de Muzo. D. Gachalá.. 1998. The genesis of Colombian emerald deposits: an unique example of beryllium mineralization developed in a black shale environment. S. Martin-Izard. G. Hubach. A. Y. Cheilletz. Giuliani. 150. Colombia. Sulfate reduction by organic matter in Colombian emerald deposits: Chemical and stable isotope (C. Muzo. 1999. Rueda. 943 – 946.... J. C.. In: Pasava... Acerca de la geología del sur de Colombia. C. Hall.. E. M. D. Actualización cartográfica de unidades litoestratigráficas encajantes de mineralizaciones esmeraldíferas en el Cinturón Occidental de la Cordillera Oriental. Boyacá. C. Informe rendido al Ministerio de Industrias sobre un viaja por la Cuenca del Patía y el Departamento del Nariño. & Giard.. G. 1997. Tomo XIII. Exploración de nuevos yacimientos esmeraldíferos en Muzo. Departamento de Boyacá con implicaciones en la prospección futura de esmeraldas en otras partes de Colombia. Geochemistry and origin of emerald deposits of Colombia. Guerrero. Bogotá.. C. 1995a.. & Carrillo. Universidad Nacional. Muzo. Y. Univ.. J. Springer – Verlag. A. 1986. Bucaramanga. Alexandrov.. G. V. Arboleda..M. Guerrero. Cheilletz. France-Lanord. Rueda. Rotterdam: Balkema.. de Ciencias. M.R. J. de Ciencias. Mineral. 4.. 1988.. 2000. Cartografía geológica y prospección geoquímica en la mina de esmeraldas “ El Indio” . 1-326. 33: 513-519. Guerrero... & Laumonier. A. Nal. Cheilletz. 1995b. 1129-1153. France-Lanord.. 21(36):7-13.Giuliani.. Bogotá. Nal.R. A. Rotterdam. A. Shepperd. Branquet.. Economic Geology. An evaporitic origin of the parent brines of Colombian emeralds: fluid inclusión and sulphur isotope evidence... 105-108.. & Cheppard. de Ciencias. F. G. J. Nal.. Estudio geológico y geoquímica de la mina de esmeraldas “ El Toro” . Guerrero. F. 1976. J. Mineralium Deposita. Balkema.. Tesis. H) evidence. Tomo II. Giuliani..Eur. Giuliani. CEGOG. C.L. F. Fac. Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia. A. J. de Col. Boyacá. Zimmermann. Ciencias. Schwarz. A. P & Piat. Boletín de Geología. G. Tesis. & García. 1986. International Geology Review. Univ. Cundinamarca. 139 – 231.F. Cheilletz. E.F.. Coget. & Baker... Cheilletz. Zak (eds).. Inf. Cheilletz. 165. 140. 326. Univ... France-Lanord.39. O. Publ. Féraud. Mineral Deposits.... A. v. Fac.. Grosse..H. 1956. Carrillo. D..95. C. B. Arboleda. Mineralogía y Geoquímica de las vetas esmeraldíferas de Muzo.H. Branquet.. Tesis de grado. Giuliani. Arboleda.. B.. C. Giuliani. Departamento de Boyacá con implicaciones en la prospección futura de esmeraldas en otras partes de Colombia. Giuliani. Tesis. Cartografía geológica y prospección geoquímica en la mina de esmeraldas El Indio. Cheilletz.. Hall. V. G & France-Lanord.. S.. 2nd Biennial SGA Meeting. Giard. Kribek. 1986. Rueda. D. 7:|151-165. G. G. 400424. 1935. Coget. 1993. 1188. Fac. C. Mapa de Terrenos Geológicos de Colombia. INGEOMINAS. 235p. INGEOMINAS. de Col. P. 1997.. de Col. A. Charoy. v. 85 .H.. Universidad Nacional de Colombia. Carrillo. & Arboleda.M. Fontan. Boyacá. 1993. Esp. No 14. Fac. Colombia. F.

Karsten.. Boletín Geológico.M. Emeralds from Somondoco.R. de Col. 1995. 21: 89-98. MINERALCO. & Arce. Escuela de Ingeniería Geológica. Empresa Colombiana de Minas – ECOMINAS.. Sci. Acad. Mineral. M. Recursos minerales de parte de los departamentos de Cundinamarca.. Branquet. 27: 324-327. 31. 1996. VIII. Lopes. E. 1997. de Ciencias. En: Gemas de Iberoamérica (Mendes. Área Suroriental. Col. 1975. Apuntes sobre las esmeraldas.R. Colombia: Chemical composition. 2000. & Uribe. Geologie de l´ ancienne Colombia bolivarienne: Venezuela. H. 12.F. Tesis de grado. Murcia. Análisis de los mercados nacional e internacional de la esmeralda. 1991. 1996.). Minerales de Colombia.. A. Mendoza. & Celada..R. 159:23-49. H. J. 18. 1947. H. 2000. & Rueda. 86 .. 20. C. Inf. N. & Marulanda. Correlación petrográfica entre las minas de esmeraldas en Coscuez y Muzo. A. 215. C. Kozlowski. 323 (IIa) :705-712. J.. 1989. Jb. 450.E. Los sectores de la esmeralda y de la joyería en Colombia: Propuesta para la creación de un plan de desarrollo. Murcia. A. Ciencias. Escala 1:500. Estudio estructural de las minas de esmeralda de Muzo. Y. Sogamoso. Laumonier. Ingeominas. Fac. 19(1):1-102. 1989. J. Universidad Nacional de Colombia. Boyacá. Anotaciones geoquímicas para explotación de esmeraldas en la región Muzo-Coscuez con base en la relación Na/K y elementos traza. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.. Geoquímica y Dataciones Radiométricas de las Ignimbritas Cenozoicas del SW de Colombia. Atlas Colombiano de Información Geológico-Minera para Inversión – ACIGEMI. Físicas y Naturales. N. INGEOMINAS. Abh. 16. 1971. C. 25. Rev. Sudamérica.. Geología Colombiana.D. Fac. Cundinamarca.. Popayán. 1973.. 1998.. P & Jaramillo. 1886. Leguizamón. Cheilletz.1986. Colombia. María. J. Boyacá. Exploración zona de reserva nacional para esmeraldas Muzo – Coscuez.. 1652. Gemas de Colombia... Acad. MINERALCO. 1988. Univ. & Soler. Nal.. Estudio geológico y geoquímico en el Cinturón esmeraldífero oriental al sur de Chivor. Vol. 1996. Revista CIAF 11:246-363. United Nations Development Programme. Cartografía geológica y análisis estructural de Itoco – Itoco norte (Quipama. Recursos Minerales y Prospección Geoquímica de la parte NE del Cuadrángulo O-5 (El Bordo). CYTED – Universidad Federal de Ouro Preto. Bogotá. López. Ciencias Exactas.. Bogotá. H. Boyacá). MINERALCO. B. La esmeralda: Mineral básico de exportación. ed. MINERALCO. MacLaughlin. Consideraciones sobre la génesis de los yacimientos esmeraldíferos de los alrededores de Muzo. D. d’après la structure en duplex des gisements d´ èmeraude de Muzo et de Coscuez. L. B. Boyacá y Meta. 169. Report on exploration geophysics at the emerald mines near |Gachalá. F. Tesis. Mise en évidence d´ tectonique compressive Eocene – Oligocene dans l´ une ouest de la Cordillère orientale de Colombie.A... Metz. A. Giuliani. G... Mendoza. Padilla. A. 1970.INGEOMINAS.000. Maya. Paris. & Pichler. M. Geología.. MINERCOL. J. fluid inclusións and origin.. NouvelleGrenade et Ecuador.. Tesis. L. Medina. Berlin. A. Kutterink. (En prensa). B. León. López. Mendoza Parada Geólogos Asociados.C.

Colombia. 23 (155): 203.. Tesis. Fac. D. 1683. Restrepo. Ottaway. 33-64. Oppenheim. Romero. 130. R. Proyecto Esmeraldas. Formation of the Muzo hydrothermal emerald deposit in Colombia.A. Inf. 61-84. Departamento de Boyacá..W. Inclusoes fluidas nas esmeraldas de Muzo. Wicks.. 1995. PNUD. Mineralogía. S.. Economic Geology. Fuzikawa. D. 124. 12:83-85. Fuzikawa. Restrepo. V. Nos. C.Mutis. INGEOMINAS. T.E. Nature. F.C. Colombian Society of Petroleum Geologist and Geophysicists. 2001. F. Pacho e San Antonio de Yacopí. 1948. H. Second Annual Field Conference – March 25-26.M. 15. Escuela de Ingeniería Geológica.K. F. Colombia. 1989. Anales de Ingeniería. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. The geochemistry of the Muzo emerald deposit. Conclusiones y Recomendaciones DP/UN/COL-72004/9. Áreas de Páez y Florián. 20. Pratt. Ochoa. L. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. 1975b. Conclusiones y recomendaciones.. & Rodríguez. 1976. NACIONES UNIDAS. Utilización de la activación neutrónica en la prospección de esmeraldas de Colombia.Instituto de Geociencias /USP. inclusoes fluidas e gènese de esmeraldas das jazidas de Chivor.M. Inf. Exploración y evaluación de nuevas áreas potencialmente esmeraldíferas en el Cinturón oriental y occidental. Colombia. T.. Universidad Nacional de Colombia. Noriega. Evaluación Magnetométrica. E. Caracterización geológica y geoquímica de las unidades litoestratigraficas aflorantes en la mina de San Pedro en el municipio de Chivor y sectores aledaños. 1992. B. F. V. Colombia.. Radiométrica y Geoeléctrica de los depósitos esmeraldíferos del distrito minero de Chivor. Servicio Geológico Nacional. 1997. 1993. 369: 552-554. Ciencias. Informe Técnico final.J.T. Reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo.H. F. Romero. University of Toronto. 1994.. D. US Geological Survey. Publicacao especial. Colombia.. et al. Kyser. Svisero. Vol. Pinilla. Proyecto Esmeraldas. INGEOMINAS PNUD.L. Olson. Sogamoso. 1959. Bogotá.. Reconocimiento de las minas de esmeraldas de Muzo.P. 1-3.T. T. Tesis Maestría en Geofísica.. 1975a.. J. Revista Escola de Minas de Ouro Preto / UFOP.. Correspondencia. R.. E. Bello. MSc thesis. Mineralogía y petrografía del yacimiento esmeraldífero de Coscuez (Bogyacá). 260. Romero... Departamento de Boyacá.. 1961. Tesis. MINERALCO. 1309.H. División Nacional de Minas.H. Pereira. Rocha. Inf.L.. Ottaway. H. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. 28. Inf. K & Svisero. Exploración en busca de esmeraldas. XLIII (1): 31-38... 23. Boletín IG-USP. Pupo. S. Inclusoes cristalinas e fases sólidas asociadas as inclusoes fluidas em esmeraldas da Colombia. E. Muzo. Vol. Pacho e Yacopi. Bryndzia. 1994a. L. 1991. 47(2): 128-133. 134. Gemstones.. The Muzo emerald mine. K & Schultz-Gütter. 1735. VII. enfocada a la prospección de esmeraldas. 1906. 1996. Univ. departamento de Boyacá – Colombia. Bello. 87 . 2003. Servicio Geológico Nacional. R. Nacional de Colombia. Prointegral Ltda. Profesionales Asociados. & Spooner. Disertacâo de Mestrado . The Muzo emerald zone.. J. 1958..P. 1959.. Prospección de Esmeraldas en los Departamentos de Boyacá y Cundinamarca. Coscuez.

. Royo y Gómez. INGEOMINAS. Sogamoso. Fluid incluision data of colombian emeralds: Total homogenization by SALT dissolution. Informe mineralógico. Universidad Federal de Ouro Preto. F. S. Servicio Geológico Nacional. Santander. G. 1980.. Sabot.J. 541. 22 (1): 1-55..V.. 111-114. Tomo 2. Cundinamarca. 1922.H. 1992. C. G.H.228. 8. Pisa. Cheilletz.. 25:221 – 239.. Escuela de Ingeniería Geológica.P. Scheibe. Informe sobre las esmeraldas de Nemocón. 16th general meeting. 1979.. Banks. Boyacá y Florián. 1999. & Barrès.J. Ulloa.. Levresse.. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. B. 310. Ambiente geológico de los yacimientos esmeraldíferos en Colombia. Fac. 1701. Geología del Cuadrángulo K-12. Inf. Informe geológico sobre la mina de esmeralda de Muzo. Schultz-Güttler. Caracterización mineralógica de las esmeraldas de la región de Chivor y evaluación geológica y geoquímica del sector suroriental del municipio de Macanal. O. Características mineralógicas e inclusiones fluidas de las esmeraldas del Municipio de San Antonio de Yacopí.. Lefebure.. Número F3C. 2000. D. 1987. Scheibe. R. O.D. 183 – 209.. C. En: Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia 1917 – 1933. British Columbia Ministry of Energy and Mines. R. Tesis. Open File 1999-10.G. En: Compilación de los estudios geológicos oficiales en Colombia 1917 – 1933. 30. Bol. Geol. Ambiente geológico de los yacimientos esmeraldíferos en Colombia.Inf. Romero. 1999. & Rodríguez. 546. Mineralogía. Schultz-Güttler. O. Romero. Compilación de estudios geológicos oficiales en Colombia. 65:157-170. Schwartz. del INGEOMINAS. La cuenca del río Mayo y su formación granatífera (Departamento de Nariño). Editors. Brasil. Romero. Sobre la geología de la parte media del Valle del Magdalena. Geol. R. Colombia-type emeralds. difractometría y espectrometría de las muestras de Páez. Comisión Científica Nacional. 223 . Ulloa.. Hora and D. Soc. A. C. F. & Kawashita.. E.. Geología Colombiana. 181 – 314. Simandl. The chemical properties of colombian emeralds. Tesis. Paradis. 120. Perú. The Journal of Gemmology.. 1994b.. Inf. J. Compilación oficial de estudios geológicos de Colombia. 169 – 199.. 1916.A. D.C. Emerauds: pourquoi les gisements afganis peuvent rivaliser avec ceux de Colombia? Chronique de la Recherche Minière. Nal. Tomo V. 1978. 1999. Univ. Schwartz. Colombia.H. T. G. F. C. 19. D. 1933. 2001. Suárez.H. Prospección de esmeraldas de El Pital en el distrito minero de Yacopí – Cundinamarca. 23(4):225-233. K. R. Simandl. F. Scheibe.. De Donato.. Bol. Inclusoes in Gemas.. & Birkett. 1753. No. inclusiones fluidas. 1996.Romero. presentado a la firma colombiana Profesionales Asociados S. & Hernández. Romero. in Selected British Columbia Mineral Deposit Profiles... Stutzer. Intenational Mineralogical Association. 24: 149 – 158. Geoquímica del RubidioEstroncio y edad de las esmeraldas colombianas. R & Svisero.. 88 . Colombia. Informe sobre las minas de esmeralda de Nemocón. Italy. 2000. 130. P. Z. de Ciencias.F. J. Ulloa.. Comisión Científica Nacional. Afghan emeralds face Colombian cousins. 3. 1942. D. de Col. 1934. Guateque.. Vol. Industrial Minerals. Boyacá.

Nacional de Colombia.C. Nal. Departamento de Boyacá. Minerales Estratégicos para el Desarrollo de Colombia. Inf. Wokittel. J. Boyacá. M. 1985. Fac. 4. P. L. J. 23(4): 198-200. 1957. Vásquez. & Mutis. The Journal of Gemmology. B. 1953. 2003. Inf.. Boyacá. MINERCOL. Evaluación de espectros magnèticos de posibles zonas de mineralización asociadas a esmeraldas.. Univ. Servicio Geológico Nacional. UPME– MINERCOL – INGEOMINAS. R. 89 . Colombia. 1996. Nal. Estudio geológico y geoquímica de un área en el sector sureste del Cinturón esmeraldífero. Macanal y Somondoco. 1150. Informe interno. D. Univ... Servicio Geológico Nacional. 28. V... Univ... Ciencias. Aspectos estructurales relacionados con la génesis de las esmeraldas en el área de Chivor. Servicio Geológico Nacional. Mineralogía y petrografía del yacimiento esmeraldífero de Coscuez. J. Tesis. Tesis. R.. Wokittel.Upegui. 65. & Poirot. 70. Inf. Fac. & López. R. 1992. Almeida. Ciencias. Ciencias. Lasnier. Vidal. 135. Recursos minerales en el Territorio Vásquez. de Col.G. Fac. Tesis Master en Geofísica. 19. Determination of the age and origin of emeralds using Rubidium – Strontium análisis. 2000. Wokittel. Gachalá. Zapateiro. 919. Yacimientos esmeraldíferos de los municipios de Ubalá. Estudios mineros y geológicos de la región del Guavio y los Farallones de Medina. Zafra. departamentos de Cundinamarca y Boyacá.. J. 1240. en el Municipio de Macanal. UPME. 200. Departamento de Cundinamarca. & Rodríguez. 1954.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful