Está en la página 1de 4

¿Qué es BULLYING?

Guía para comprender la violencia escolar

INTRODUCCIÓN

Las relaciones con los compañeros/as de la escuela pueden ser muy


gratificantes y satisfactorias; sin duda alguna, son fuente importante de
aprendizajes compartidos y experiencias vitales que dejarán marcas
significativas para el resto de la vida. Pero a veces, dichas relaciones pueden
causar daño, generando malestar y sufrimiento a todos los involucrados.

Casi todo el mundo, en algún momento de su vida, ha tratado y/o ha sido


tratado con desconsideración por parte de algún compañero. Pero cuando ésta
situación es sistemática y repetida en el tiempo, hablamos de violencia
escolar o violencia entre pares.

Usualmente, lo primero en que pensamos cuando nos referimos a este


tema, es en golpes que un compañero le propina a otro o bien, peleas entre los
jóvenes. Si profundizamos un poco más, probablemente se nos vengan a la
mente destrozos sobre el material escolar y las instalaciones de la escuela.

Sin embargo, el tema es bastante más complejo ya que este tipo de


violencia abarca no sólo los golpes sino también ridiculizar, humillar, amenazar,
aislar a un compañero/a de alguna actividad, burlarse, o bien robar o esconderle
objetos que puede estar necesitando, así como obligarlo a hacer algo contra su
voluntad. Estos son algunas de las formas en las que se puede manifestar el
bullying.

Estas conductas pueden acarrear consecuencias graves, tanto para quien


las comete como para quien las recibe, pero también para los que las
contemplan o las conocen y no hacen nada para evitarlas.

Los niños que son intimidados experimentan un sufrimiento real que


puede interferir con su desarrollo social y emocional así como en su rendimiento
escolar, mientras que quienes la ejercen, pueden ir aprendiendo conductas
antisociales que poco les ayudarán en el futuro y probablemente perjudicará a
los demás.

DEFINICIÓN

Bullying es un término en inglés cuya traducción más aproximada es la


intimidación o el amedrentamiento que un individuo o grupo de personas
ocasiona intencionalmente a otra(s) dentro de ámbito escolar o fuera de él.
La característica esencial es que se produce entre compañeros de la comunidad
educativa.

Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto,


de forma repetida y durante un tiempo a acciones negativas que lleva a cabo
otro alumno o varios de ellos.

CARACTERÍSTICAS

• Debe existir una víctima (indefensa) atacada por un agresor o grupo de


agresores.

• Debe haber una desigualdad de poder (desequilibrio de fuerzas) entre el


más fuerte y el más débil. Se presenta una situación en la que uno se ve
más fuerte y percibe al otro como más débil, quien se siente en situación
de indefensión respecto del primero.

• La agresión se tiene que repetir a lo largo del tiempo. Debe ser una
acción sostenida en el tiempo que cree la sensación en la víctima que en
cualquier momento puede venir un nuevo ataque.

TIPOS DE BULLYING

Los maltratos en la escuela se pueden clasificar en:

• Físico: golpes, empujones, patadas, puñetazos, poner el pie para que un


compañero se caiga o se trastabille, dar un golpe en la cabeza (zape),
escupir o agredir con objetos. Los varones tienden a usar la intimidación
física o las amenazas, sin importarles el género de sus víctimas.

• Verbal: se caracteriza por los insultos, ponerle sobrenombre


descalificativo, humillar, desvalorizar en público, resaltar un defecto físico
o de acción.

También se la puede dividir en directa o indirecta.

• Directa: Como su nombre lo indica, es cuando una persona agrede a otra


en su presencia.

• Indirecta: Se produce a espaldas de la víctima. Por ejemplo dejar de


hablar a un compañero/a (practicar “la ley del hielo”), hablar mal de otra
persona, excluirla deliberadamente de una actividad, quitarle la mejor
amiga, etc. Es más usual en las mujeres.
CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA ESCOLAR

Desde luego, es la víctima quien recibe las consecuencias más nefastas,


pudiéndose conformar, con el tiempo, una personalidad insegura y poco sana.
Entre las posibles consecuencias, pueden presentarse: fracaso en el
rendimiento escolar, ansiedad, fobia a la escuela, baja autoestima, cuadros
depresivos y por supuesto, riesgos físicos. En algunos casos pueden
presentarse intentos de suicidio.

El agresor también sufre consecuencias no deseadas. Su conducta


puede fungir como un modelo para la vida adulta futura. Si aprende que a partir
de actos violentos logra lo que se propone sin recibir consecuencia alguna, el
agresor puede colocarse a sí mismo en la antesala de la conducta delictiva.

Tampoco los espectadores permanecen ilesos respecto de estos hechos,


que les suponen un aprendizaje sobre cómo comportarse ante situaciones
injustas y un refuerzo para posturas individualistas, egoístas y de respeto y
validación hacia los actos violentos, desensibilizándose ante el sufrimiento de los
otros.

¿QUÉ PUEDE HACER UNA PERSONA QUE ES VÍCTIMA DE


VIOLENCIA ESCOLAR?

Cuando una persona es maltratada, suele sentirse vulnerable, confundida


y atemorizada; a veces se siente avergonzada y culpable. Lo cierto es que sufre
una situación injusta de la que difícilmente puede escapar por sí sola.

Probablemente no exteriorice su sentir y se aísle de sus compañeros. A


veces puede llevarse bien con uno o dos de su salón, quienes están aislados de
los demás y su malestar queda disimulado. Es importante que pueda romper el
silencio y compartir lo que le pasa con alguna persona de su confianza, como
alguno de sus padres, amigos, el director de la escuela, maestro o a cualquier
adulto que sienta que puede apoyarlo.

¿QUÉ PUEDE HACER UNA PERSONA QUE HA SIDO TESTIGO DE


ESTE TIPO DE MALTRATO?

Ser espectador de situaciones de maltrato también tiene consecuencias


negativas. Fundamentalmente, ser testigo de una agresión y no intervenir ni
avisar a nadie, representa convertirse en cómplice y, a la larga, insensibiliza
frente a la violencia.

Es normal sentir rechazo e incluso miedo frente a situaciones violentas,


pero no se debe permanecer indiferente. La ley del silencio permite el
mantenimiento del bullying. Es importante actuar con inteligencia y valor para,
por ejemplo, evaluar si el testigo puede dar apoyo directamente a la víctima o si
resulta mejor pedir ayuda a alguien más: un adulto, un grupo de amigos, etc.
Recordemos que nadie merece ser víctima de maltrato y que defender los
derechos de los demás, es también defender los derechos de uno mismo.