Está en la página 1de 8
Oise.) EL REINO PERDIDO DE MINOS. Releloreter- RAIL Ur leleanstir- cessor bE R (OAT AO @ SNCs IVT MolelelreCoon MU Coco ¢Cc Ie ace MCI NO : Nema eM ECS et CRN MOM FORE (=) Eee inion kl Peery nterior a la civiliza- cién griega, la mi- noica es una cul tura de la Edad del Bronce en cuya ratz se inscriben los or genes mismos del mundo egeo. Ampliamente desarro- llada hacia el afo 2000 a. C., est con- siderada, por su antigiedad y magni ficencia, Ia primera gran civitizacién europea. Dan muestra tanto sus ins6- litas construcciones palaciales como sa cetdmica exquisita 0 su fina orfe- breria, Su existencia fue durante siglos tuna mera conjetura, hasta que el im= pulso arqueolégico de la época moder- na consiguié devolverla al mundo. Origen laberintico — Para los grie~ gos del periodo clisico, la Unica his- toria conocida de la civilizacién que habia aflorado en Creta durante el 11 milenio a. C. era una leyenda, Por mu- cho que textos contemporéneos como los de Herédoto 0 Tucidides (ambos del siglo v a. C.) trataran de dar una base hist6ricay real a esa época lejana Sabjan de su esplendor por una fibula que narraba la vida de un poderoso rey, hijo de Buropa y Zeus, al que lla maban Minos y cuyo imperio se ex- tendia por la cuenca del Egeo. Por su dominio de los mares y por haberse casado con Pasifae, Minas acabé des- pertando los celos de Poseidén, el dios del mar, que engaié a su mujer para que engendrara un hijo mitad hombre mitad toro, Un minotauro que Minos mand6 ocultar en un laberinto. Crema habfa declarado la guerra a Atenas, y €l rey Minos impuso a ésta tun macabro tributo: offendas de carne humana con que alimentar al mino- tauro, Cada afio, el pueblo ateniense debfa enviar siete jévenes y siete don- Pee 2éo2100a.c ——2100600.¢ Minoico antiguo, periodo conocido ‘como prepalacie {0 por ser anterior alaexistencia de os palacios, ‘eramica poticroma, Minoico Medio, que se incia con la construccién de los pr :meros palacios (Crosos, Malia y Festos)y se caracteriza por ‘aparicién en cnosos de una cella, Las cosas cambiaron con la lle- gada de ‘Teseo, rey de Atenas que €onsigui6 librar a su pueblo del yugo de Minos gracias, irnicamente, a la hija de éste. Enamorada de Teseo, Atiadna le entregé la espada con que matar al minotauro y un ovillo de hilo que le permitiese salir del laberinto Atenas recupers su libertad Aunque la base histériea de esa leyenda es discutible, las referencias al laberinto, a Teseo y sobre todo al ‘minotauro aparecen en muchas de las escenas cretenses que la arqueologia ha recuperado sobre esta civilizacion, wrw9a6, Una erupeion voles: nica sacuce Ia isla y estruye los prime- +s palacos, lo que dard pie a una ole da reconstructora, 16008.¢. ra Lineal A Hacia esta fecha se sustituye fa eseritu- rajerogitica por et sistoma de escritu: ‘Ariana (izquierda), hija te mitico rey de Creta, Minos, ienzo de Tiiano, 1522-23. bautizada “minoica” por su descubri- dor Arthur Evans. Estas constituyen la mejor forma de documentar los uusos y costumbres del pueblo minoi- €o0, que durante el milenio a. C. ex- periment6 un fuerte desarrollo eco- némico, comercial y cultural Gracias a los alegres frescos que adornan los grandes edificios creten- ses se sabe que los minoicos no eran un pueblo guerrero. En ellos apare cen escenas de juegos taurinos, fies- 1500-1450. Period del minoico Reclente, crac tertzado por la aparicién de los se {gundos palacios,construidos sobre las bases de los primeros, pero con mejores técnlcas y materiales