MARIA BELEN AGUIRRE De María Belén Aguirre hemos seleccionado los poemas “Voyeur” y “Vallejeana”, extraídos de su libro inédito

“Como todo aquí”; y el microrrelato “Tríada”, del libro “Travelling desde ventanilla de casa rodante”, en proceso de edición. Su paso solo puede ser precipitado. Ella –visceral, contundente- no tiene tiempo. Si en una pieza describe puntillosamente cada nimio detalle de un pasado que puja por venir, en otra omite el contexto actual de un futuro improbable, ya acaecido y cancelado. La utopía es, con y para ella, un ayer agotado que el mañana predice, sin circularidades: pre(teri)cognición. Ante el femenil espanto de ser todas y ninguna, ella se reinventa otra o también se inventa misma: escoge – cuidadosa, pulcra- hacerse ser alguna; se nace de sí (esa, aquella y ésta) nomás para abolirse. Tal el modo en que se deshace de su biografía… Tampoco tiene edad. Con liviana crueldad infantil, inserta un asombrado estilete en el delicado paisaje humano que su sapiencia milenaria termina apenas de plasmar; y saborea –bestial y horrorizada- su propia sangre. Es engañosamente fácil de leer: su tono ameno, su coloquial dirigirse al lector involucrándolo, la fluida cadencia, esas simples reiteraciones, dan a creer que todo está a la vista; pero lo que vendrá, más que premeditado, ha sido ya vivido y hunde el presente bajo el peso de un neto déjà vu, moldeando el sentido de lo pasado cuando lo predicho sucede nuevamente... nuevamente… Ni paradojas, tiene. Extrema, las demuele fusionando los opuestos en un punto tercero que nunca es intermedio: sutil intrusión tosca que intencionadamente está fuera del cuadro: minuciosa, inmaculadamente descentrada, siempre.

Y los géneros: ¿deberé advertir que fundadamente prescinde de ellos, que los integra o los desprecia, que los licua, los elude o los hibrida, que –en fin- es para ella importante hacer que no le importen? Cada microrrelato, cada breve poema suyo lleva incrustada una tácita novela. Sí; íntegra. Nadie enumerará esas páginas blancas. Nadie (tal es mi certeza) osaría. Cierta vez me desafió a que la describiese con una sola, única palabra. : Intensa, dije.Gabriel Amos Bellos, Octubre 2011

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful