APROXIMACIONES HACIA LA NECESARIA INCORPORACION DEL FENOMENO RELIGIOSO EN EL ANALISIS DE LO POLITICO Y LO JURÍDICO

- Julio Santiago Alonso1juliosantiagoalonso@gmail.com http://www.alonsojuliosantiago.blogspot.com/

SUMARIO: I. INTRODUCCIÓN. II. METODOLOGIA. III. UNA EPISTEMOLOGIA QUE EXCLUYE EL F.R. IV. EL PENSAMIENTO SOCIOLÓGICO COMO PUNTA DE LANZA.V. EL REBROTE DE RETÓRICAS POLÍTICAS-RELIGIOSAS DE CORTE FUNDAMENTALISTA. A. George W. Bush. B. Mitt Romney. VI. CUATRO APORTES DEL F.R. A LAS DISCIPLINAS RELACIONADAS CON LO POLITICO Y LO JURIDICO.

1

Abogado, Profesor de Filosofía y de Teología.

I.

Introducción

Este escrito nace a partir de haber leído algunas declaraciones del precandidato republicano a la elección presidencial Mitt Romney de los Estados Unidos de América; las cuales me llevaron a reflexionar sobre la necesidad una incorporación a nivel epistemológico del análisis del Fenómeno Religioso en el ámbito de las disciplinas relacionadas con lo político y lo jurídico. Por cuanto el fenómeno religioso -de ahora en más F.R.- muchas veces ha sido despreciado por varias disciplinas por tildarlo de retrógrado, falaz y supersticioso; ignorando su alto grado de relevancia en la construcción de las realidades sociales y su proyección sobre las axiologías en estas; así como

también de proveer bases para el desarrollo de marcos legitimatorios que nutren ideologías, entre otras.

II.

Metodología.

Para lograr la consecución del objetivo propuesto se dividirá en cuatro apartados: (i) Una epistemología que excluye el F.R. donde se darán razones del motivo de la marginación. (ii) El pensamiento sociológico como punta de lanza. En esta sección se verá la vinculación entre la sociología y el F.R. (iii) El rebrote de retóricas políticas- religiosas de corte fundamentalista. Se citará algunos fragmentos de discursos de tinte político-religioso. (iv) Cuatro aportes del F.R. a las disciplinas relacionadas con lo político y lo jurídico. Se señalará a modo indicativo algunas características del F.R. que beneficiaría al análisis de aquéllas disciplinas.

III.

Una epistemología que excluye el F.R.

Mucho del desarrollo de esta adversa matriz epistemológica al F.R. se debe a la influencia vertida por el proyecto de la Modernidad; puesto que durante este período surge la entronización del ―método científico‖ para luego manifestarse en la tiranía de ― (EL) método científico2‖ como canon de lo que reviste o no carácter de ciencia. Esta monopolización epistémica3, tal como afirma Amelia Podetti ―… constituye el modelo y el grado superior del saber, frente al cual los otros saberes –la experiencia individual o colectiva, la tradición histórica, la cultura popular, el sentido común, la conciencia política – se consideran inferiores, deficitarios, fragmentarios e irracionales.‖ 4 De esta manera en la modernidad aflora esta nueva episteme. La cual cuadra perfectamente con el nuevo proyecto político para el advenimiento del ―moderno‖ orden social. Es interesante aclarar que la ―…ciencia es política no extrínsecamente y por el uso político que se hace de ella, sino que lo es ya porque

2

Véase Paul Feyerabend, Tratado contra el Método: Esquema de una teoría anarquista del conocimiento, España: Editorial Tecnos. 2007 3 “…la prioridad del método por sobre toda otra consideración: es el método el que define el objeto y su tratamiento. Esta priorización oculta, impide ver, que el método es consecuencia de las definiciones que ya han asumido, respecto de la relación de conocimiento moderno, definido como individuo egocentrado que enfrenta lo otro distinto, definido “fisicalisticamente” como naturaleza, convertida en materia “deterministicamente” codicionada por las relaciones causales. Esas definiciones previas obligan a adoptar un determinado método, empírico verificable, matematizable, que ha olvidado su fundamento y se apodera la primacia del pensar, instaurándose como lo indudablemente prioritario. Ricardo Vicente López. Reflexiones sobre la estructura del pensamiento de la modernidad europea. http://www.ricardovicentelopez.com.ar/ pág. 38. Véase también “El proyecto de modernidad formulado por los filósofos del iluminismo en el siglo XVIII se basaba en el desarrollo de una ciencia objetiva, una moral universal, una ley y un arte autónomos y regulados por lógicas propias. Al mismo tiempo, este proyecto intentaba liberar el potencial cognitivo de cada una de estas esferas de toda forma esotérica” Habermas Jürgen. ―Modernidad: un proyecto incompleto‖ en Punto de vista N°21, agosto de 1984, Buenos Aires. Pág. 58
4

Podetti, Amelia. “Ciencia y Política; aportes para un encuadre del problema” en Universidades. Segunda Serie, México: Unión de Universidades de América Latina, N°9 59, enero-marzo 1975. Pág. 15

expresa y sirve en sus contenidos, en sus métodos, en el lugar que ocupa dentro del sistema cultural, en la interpretación que se elabora acerca de ella, en sus fines y en sus aplicaciones, el proyecto político fundamental de una sociedad determinada‖5. Es en este contexto donde, de acuerdo, a Eugenio Trías, ―La religión, a modo de cobaya de la razón, es conducida hasta el tribunal de la ciencia, de la razón (o de la genealogía de la voluntad de poder), con el fin de ser entonces examinada, interrogada, experimentada y encuestada6‖ cuyo veredicto final es: falso conocimiento, falaz y supersticioso. No soporta el canon de la ciencia Ilustrada quedando defenestrada y descalificada. Durante este período de la historia se realiza un barrido - a través del auge del racionalismo- de todas las instituciones medievales así como también una reestructuración en el orden axiológico: Dios ha dejado de ser la medida de todas las cosas; el epicentro teocrático corre su eje a la entronización de la razón como piedra angular del proyecto de la Modernidad-Ilustrada. Pero una vez en derrumbado las principales instituciones del viejo mundo se empieza a detectar ciertas vicisitudes; lo que Habermas ha denominado como el proyecto incompleto de la Modernidad, sobre esto esgrime que ―Se detecta la intención anárquica de hacer explotar el continuum de la historia, a partir de la fuerza subversiva de esta nueva conciencia estética. La modernidad se rebela contra la función normalizadora de la tradición; en verdad, lo moderno se alimenta de la experiencia de su rebelión permanente contra toda normatividad. Esta rebelión es una manera de neutralizar las pautas de la moral y del utilitarismo. La conciencia estética pone constantemente en escena un juego dialéctico entre ocultamiento y escándalo público; se fascina con el horror que acompaña a toda

5 6

Idem. Pág. 14. Trías Augenio. “Pensar la Religión. El símbolo y lo Sagrado” en La Religión, España: PPC Editorial, Derrida Jacques y Vattimo Editores. Pág 138.

profanación y, al mismo tiempo, siempre termina huyendo de los resultados triviales de la profanación7.

IV.

El pensamiento sociológico como punta de lanza.

Frente a esta desintegración y vaciamiento huracanado producto de este radicalismo moderno se gesta la sociología; la cual de alguna otra manera empieza a recoger el F.R -representado en principio por lo católico medieval-. no tanto desde la veracidad o no de sus relatos sino más bien de su impacto y gravitación en las comunidades. El genial autor Robert Nisbet, quien realiza una novedosa lectura sobre la formación del pensamiento sociológico 8, expresa que con el nacimiento de la sociología se produce ―el redescubrimiento de lo medieval -sus instituciones, valores, preocupaciones y estructuras- es uno de los acontecimientos significativos de la historia intelectual del siglo XIX9‖ Varios de los padres fundadores de la sociología han tenido fascinación por el F.R10. Empezando por Comte, que inspiró todo su ideario en instituciones
7

Habermas Jürgen. Modernidad: un proyecto incompleto en Punto de vista N°21, agosto de 1984, Buenos Aires. Pág. 55. 8 Nisbet utiliza un novedoso enfoque el cual denomina ideas-elemento; las cuales atraviesan la crisis del proyecto de la modernidad y son parte de la misma. Estas se pueden agrupar en cinco binomios, formado por su alter ego: Comunidad / Sociedad. Autoridad / Poder. Status / Clase. Lo Sagrado / Lo Profano. Alienación / Inversión del progreso. Véase La formación del Pensamiento Sociológico. Tomo 1 y 2. Desde una perspectiva Latinoamérica véase Mario C.Casalla. Tecnología y pobreza. La modernización vista desde la perspectiva latinoamericana. Buenos Aires: Editorial Fraterna, 1988. Pág. 52: “Sintéticamente podemos afirmar que ella se caracteriza por la ruptura del “ritmo” y del “espacio” del mundo, por la ruptura de la unidad del proyecto, por la ruptura de los límites del poder y por la transformación del mundo en mercado, del hombre en traficante , del valor en dinero.
9

Nisteb Robert. La formación del Pensamiento Sociológico Tomo 1. Buenos Aires: Amorrortur. Pág 29. 10 Entre el medievalismo y la sociología hay íntima relación. Hemos señalado cuánto admiraba Comte a los conservadores; de ello derivó su aprecio .casi equivalente por la Edad Media. Pocos la adularon tanto como e1; fuera de toda duda, el medievalismo es el modelo real de su utopía sociológica en Sistema de política positiva. Comte infundió en sus venas la sangre del positivismo en reemplazo del catolicismo, pero es indudable su admiración por la estructura de la sociedad medieval, y sus deseos de restaurar, mediante la «ciencia», sus características esenciales. La

medievales. Emile Durkheim, el cual ha dedicado varias páginas en especial en su libro Formas Elementales de la Vida Religiosa así como Max Weber y Carl Marx. El primero vinculando las maneras de ser dentro de la vida religiosa con las conductas económicas –estrechando el protestantismo con los primeros pasos del capitalismo-; y el último proveyó de un marco de análisis desde la sospecha sobre la complicidad de F.R. y la explotación capitalista como parte de la superestructura.

Sin embargo en la actualidad muchas comunidades académicas siguen imbuidas por aquella episteme reacia al F.R. en especial las disciplinas relacionadas al estudio de lo político y lo jurídico.

V.

El rebrote de retóricas políticas- religiosas de corte fundamentalista

Desde los finales del siglo pasado y comienzos de este hay una creciente proliferación de discursos políticos-religiosos de tendencia fundamentalista. A

modo de ejemplo se puede apreciar en las declaraciones como las de George W.

sociedad medieval, con su localismo, su jerarquía y su constitución religiosa, es el punto de referencia permanente en los estudios de Tocqueville sobre la democracia norteamericana y el régimen moderno en Europa. Le Play fundaba francamente su «familia troncals, de la que hacía tanto alarde, sobre la familia medieval, y declaraba que la Edad Media era el verdadero objeto de atención en el «estudio comparativo de los hechos sociales», y no las «irrelevantes sociedades antiguas y primitivas». Tonnies dedujo el material sustancial de su tipología de Gemeinschaft a partir de la aldea, la familia y el clan medievales. Durkheim basó su celebrada propuesta de creación de asociaciones profesionales intermedias en los gremios medievales, poniendo .buen cuidado, por supuesto, en aclarar las diferencias, dado que a menudo se le había criticado que fundara su ciencia de la sociedad en valores de corporativismo, organicismo y realismo metafísico. Con esto no pretendemos insinuar que los sociólogos tuvieran espíritu medieval. Tendríamos que buscar mucho para encontrar una mentalidad más «moderna», por su filiación social y política, que la de Durkheim. Aun en el cuerpo de su teoría social, prevalece el espíritu racionalista y positivista, tomado en gran parte de Descartes, quien, mucho más que cualquier otro filósofo del siglo XVII, había aniquilado el escolasticismo. Lo mismo cabe decir, en esencia, de Tónnies, Weber y Simmel. Véase Nisteb Robert. La formación del Pensamiento Sociológico Tomo 1. Buenos Aires: Amorrortur. Pág 30 y 31.

Bush y recientemente con las de Mitt Romney; quien parece encarnar un ―destino manifiesto reloaded‖. Para Trías ―El mundo en que está emergiendo después del final de la guerra fría y de los bloques Oriente/Occidente se caracteriza por un policentrismo evidente en el cual los diferenciales ideológicos ha retrocedido a favor de los sustratos culturales. Y éstos arraigan siempre en el terreno firmísimo de los fondos de reserva religiosos‖11. El F.R. ha tomado un importante y progresivo protagonismo. Hasta por momentos en el ámbito internacional, principalmente, pareciese que se está volviendo a un clima de cruzadas medievales. Es más que evidente el auge fundamentalista de las principales religiones del mundo; es como que cada una de las principales religiones del mundo buscase establecer un nuevo orden mundial a su imagen y semejanza. A continuación transcribo algunas de las declaraciones que evidencia este tipo de retórica político-religiosa: A. George W. Bush1213

Libraremos al mundo de los que hacen el mal. Nunca hemos vista esta clase de mal. Pero los que hacen el mal tampoco han visto al pueblo Norteamericano en acción, y está a punto de hacerlo.

Todas las naciones, de cualquier parte del mundo, deben tomar una decisión o están con nosotros, o están con los terroristas.

[Nuestro objetivo] es prevenir que regímenes que apoyan al terror amenacen a [Estados Unidos] o a nuestros amigos y aliados con armas de destrucción masiva.

11

Trías Augenio. “Pensar la Religión. El símbolo y lo Sagrado” en La Religión, España: PPC Editorial, Derrida Jacques y Vattimo Editores. Pág 139. 12 http://alonsojuliosantiago.blogspot.com/2011/12/bush-politica-y-evangelio-documental.html 13 http://georgewbush-whitehouse.archives.gov/news/releases/2002/01/20020129-11.html

Algunos de estos regímenes han estado bastante callados desde el 11 de septiembre. Pero conocemos su verdadera naturaleza. Corea del Norte es un régimen que se está armando con misiles y armas de destrucción masiva mientras mata de hambre a sus ciudadanos.

Irán anda enérgicamente tras estas armas y exporta terror, mientras que unos pocos que no han sido elegidos reprimen el deseo de libertad del pueblo iraní.

Iraq sigue haciendo alarde de su hostilidad hacia [Estados Unidos] y apoyando el terror. El régimen iraquí ha conspirado para desarrollar ántrax, gas nervioso y armas nucleares desde hace más de una década. Éste es un régimen que ya ha utilizado gas venenoso para asesinar a miles de sus propios ciudadanos, dejando cuerpos de madres apiñados sobre sus hijos muertos. Éste es un régimen que aceptó las inspecciones internacionales y luego expulsó a los inspectores. Éste es un régimen que tiene algo que ocultar al mundo civilizado.

Estados como éstos, y sus aliados terroristas, constituyen un eje del mal que se arma para amenazar la paz del mundo.

B. Mitt Romney14

El precandidato republicano a la elección presidencial Mitt Romney declaró este viernes que Dios había creado a Estados Unidos para que dirigiera al mundo, y prometió que si llega a la Casa Blanca arremeterá contra la ―alianza maligna del socialismo de Cuba y Venezuela‖.

En su discurso de campaña más importante sobre política exterior, Romney declaró que Dios había creado a Estados Unidos para que dirigiera al mundo.
14

http://siglo21.com/massachusetts/romney-dios-quiere-que-eeuu-dirija-al-mundo%E2%80%9D/

―Dios no creó a este país para que fuera una nación de seguidores. Estados Unidos no está destinado a ser uno de los varios poderes globales en equilibrio‖, dijo Romney en su discurso de campaña más importante sobre política exterior. ―Déjenme ser claro: como presidente de Estados Unidos, me dedicaré a (gestar) un siglo estadounidense‖, señaló.

VI.

Cuatro aportes del F.R. a las disciplinas relacionadas con lo político y lo jurídico.

La no inclusión del F.R. en los estudios políticos-jurídicos, deviene en la grave pérdida aportes15; a título enunciativo quisiera mencionar cuatro notas: (a) la apertura, (b) su potencia discursiva, (c) la valoración del mito, (d) lo sagrado y lo profano; éstas se encuentran interrelacionadas entre sí. Antes de seguir vale mencionar que no se pretende agotar el tema dado de que otros autores lo han trabajado de manera exhaustiva. Lo que se procura es ver cuán valioso es la incorporación del análisis del F.R. a disciplinas relacionadas con lo político y lo jurídico. En primer término, (a) la Apertura: el desvanecimiento de la posibilidad de otras miradas y de posibles cuestionamientos –ya que abre la posibilidad del re-preguntar y el re-leer-. Que a su vez implica una expoliación de las realidades fruto de la construcción social; siendo el F.R. uno de sus vitales elementos. Ya la simple consideración del F.R. amplia el background de la cultura, de la historia, de su manera de comportarse ampliando el prisma a la hora del análisis

15

Aportes desde la sociología y antropología religiosa; así como de la filosofía y la fenomenología de la religión.

político y jurídico. Caso contraria siempre faltaría un importante lente para una mejor y mayor comprensión. En segundo lugar, el F.R. posee como uno de sus sobresalientes atributos su (b) Potencia discursiva; pues se caracteriza, ante todo, como ser-sentido y de ser-significación16. Cada F.R otorga por lo general una(s) lectura(s) -muchas veces una etiogonía- y un discurso (nomogónico) sobre el mundo así como cosmogonías y antropogonías. En tercer término, el F.R. muchas veces cuenta con (c) Mitos; los cuales procuran eternizar mensajes a través de su discurso imaginario y de su fuerza axiológica. Además cumplen una función arquetípica ya sea legitimando u ofreciendo la posibilidad de generar realidades alternativas. Como sostiene Severino Croatto “El mito es un modo especial de interpretar realidades significativas. Lo sucedido no es lo que el mito dice, sino aquello —histórico y real— que el relato recoge y re-significa imaginando un acontecimiento primordial que lo instaura. El mito cumple también la función de ofrecer modelos de la praxis humana” 17. Tanto su potencia discursiva como lo mitológico no deben dejar de pasar desapercibidas por lo político y lo jurídico; ya que en virtud de esa potencia discursiva se interpreta el pasado, el presente y el futuro; las distintas relaciones entre los seres humanos y el mundo; así como también su visión como comunidad y su relación con otras comunidades. Los mitos a lo largo de la historia sirvieron de marco legitimador de estructuras de poder; sobre dichos relatos se levantaron grandes imperios como el babilonio, el egipcio, los aztecas e incas. En la historia reciente el Tercer Reich invocaba antiguas mitologías germanas para justificar muchas de sus acciones. En la actualidad muchas de las grandes potencias siguen nutriéndose de mitos como principales motores de sus agendas.

16

Esto es fuente inagotable de sentido, nunca se termina por realizar el procedimiento de clausura, siempre es abierto, nunca se llega al noúmeno siempre queda en fenómeno. 17 http://www.severinocroatto.com.ar/wp-content/uploads/2010/08/el-mito-como-interpretacion-de-larealidad.pdf

Por último una de las esenciales característica de lo religioso es la relación (d) dialéctica entre lo sagrado y lo profano tal como afirma la doctrina especializada ―lo sagrado y lo profano constituyen dos modalidades de ser en el mundo, dos situaciones existenciales asumidas por el hombre a lo largo de su historia; es la experiencia de lo sagrado –el encuentro con una realidad transhumana- lo que ha hecho nacer la idea de que existen de hecho valores absolutos que pueden guiar al hombre y dar un sentido a su existencia 18”. Es lo que también se ha denominado como la ruptura a nivel ontológica, Martín Velasco sostiene que ―El orden en que introduce la ruptura de nivel operada por lo

sagrado se define, pues, fundamentalmente por su trascendencia y afecta a la existencia que entra en contacto con el de forma definitiva, total y ultima; estos rasgos distinguen esencialmente la existencia religiosa de la existencia ordinaria19‖. Esta última nota es fundamental dependiendo qué sea lo sagrado y qué sea lo profano será el tipo de relación que se imprimirá. Este tipo de lógica en muchas ocasiones es llevada de manera contradictoria; es decir “es o no es”. A esto se le suma que en la relación sacrado-profano, muchos, imputan la cuestión del bien y del mal. El grave problema es cuando esto se lleva al ámbito de la relaciones tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Lo que acarrea la sacralización de unos y la condena de otros. En algunos sectores de USA, tal como se transcribió up supra el uso del lenguaje religioso, el mesianismo y el destino manifiesto deja entrever la fuerza de sacralizadora por un lado y por el otro la demonización, sea de personas así como de países.

18

Allen Douglas, Mircea Eliade y el Fenómeno Religioso, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1985. Pág. 97. 19 Velasco Martín, Introducción a la Fenomenología de la Religión, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1978. Pág. 87.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful