Está en la página 1de 17

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS Becaria del Museo de Pontevedra. Colaboradora del Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Cantabria

En el valle de Valderredible, al sur de la provincia de Cantabria, se localiza el yacimiento de Santa María de Hito. Término municipal de Polientes, se accede tomando la carretera comarcal de Quintanilla de las Torres (Palencia), a San Miguel de Escalada (Burgos), y a la altura de San Martín de Elines una pista nos llevará hasta el yacimiento.

Según el mapa nº 108 del Instituto Geográfico Catastral, se encuentra a una altitud de 759 s.n.m. y en las coordenadas 42 o 50’ 40’’ latitud norte, y 0 o 11’ 15’’ de longitud W.

Presenta la zona unas características geográficas propias de la meseta, de montaña baja, pluviosidad media y bañada por la red hidrográfica del río Ebro.

El yacimiento se sitúa en una pequeña loma de pradería, al pie de la ermita de Santa María, donde se realizó una pista de acceso y se produjo de forma casual el hallazgo arqueológico. Al efectuar una primera prospección del lugar se valoró la importancia de los restos, por lo que se consideró oportuno comenzar los trabajos de excavación en el verano de 1979, cumpliendo este año la 6ª campaña arqueológica 1 .

El yacimiento presenta dos tipos de asentamiento y de características dife- rentes, al tratarse de una villa tardorromana y de una necrópolis alto-medieval (lám. I). El momento de la villa lo situamos por los diversos hallazgos de fina- les del siglo III hasta finales del IV, con un abandono lento y progresivo, como así nos hacen suponer los escasos y deteriorados restos arqueológicos. La entrada de la villa se sitúa en el lado oeste y un pasillo nos conduce hacia las dependencias señoriales, es decir, dos grandes salas de recepción y tres habita- ciones con sistema de hipocausto, comunicándose entre sí por un sistema de escaleras, debido al emplazamiento en terraza de la villa. En el lado norte

386

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

386 ROSA GIMENO GARCÍA - LOMAS Lámina I: Vistas generales de la villa tardorromana y necrópolis

Lámina I: Vistas generales de la villa tardorromana y necrópolis medieval de Santa María de Hito

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

387

de este corredor o pasillo, se encuentran las dependencias de uso común, con igual sistema de acceso y entradas indirectas, lugar donde actualmente estamos trabajando.

Producido el abandono de la villa, siglos más tarde sería el marco de otro tipo de ocupación, la necrópolis medieval. La zona inicial de ésta, comenzaría en la parte del patio inferior de la villa, para luego extenderse e irrumpir en las estructuras de la misma. A este importante núcleo poblacional, como lo atesti- guan los 400 individuos excavados, le damos una cronología del siglo X al XII.

Hasta aquí y de manera somera hemos descrito el aspecto arqueológico, pero nos parece conveniente comentar ciertos vestigios culturales próximos al yaci- miento. Nos hemos referido anteriormente a la ermita de Santa María de Hito. Según García - Guinea 2 : «Iglesia pequeñita con espadaña románica y escalera prismática de piedra. En el interior nada de románico, capiteles góticos » ..

«

..

Hay

en el baptisterio pila bautismal románica con sogueado y diente de lobo».

Hemos de señalar que la capilla tiene la misma orientación que los muros de

la villa y no sería muy aventurado asegurar que la espadaña pudiera formar parte de las estructuras de la villa, suposición que estamos en vías de comprobar.

A dos kilómetros del yacimiento y en dirección a la carretera comarcal se encuentra la conocida iglesia rupestre de Arroyuelos 3 , ya estudiada y con una cronología de los siglos IX al X. Con arco de herradura en el interior y sepul - turas antropomorfas excavadas en roca en el exterior (lám. II). El carácter mozárabe de Valderredible ya fue recogido por Bohígas en su tesis doctoral 4 y nos viene a demostrar la calidad y cantidad de este tipo de asentamientos.

Igualmente la impronta mozárabe se detecta en los arcos del muro norte de

la colegiata románica de San Martín de Elines, a unos tres kilómetros del yacimiento 5 . «Es este edificio uno de los conjuntos más interesantes (según

García -Guinea) y monumentales de Cantabria

...

deduciéndose de ello la indu-

dable importancia que tuvo como centro monasterial influyente en el valle de

Valderredible

...

»

«

...

posiblemente

este edificio mozárabe se levantase con mo -

tivo de la corriente repobladora de finales del siglo IX ...

»

«

...

y

esta fábrica es

la que en 1102 se arruina

y

el edificio románico que hemos estudiado

... podría situarse en la primera mitad del siglo XII » (lám. III).

...

»

«

Es conveniente señalar la importancia de esta zona como vía de comunica - ción, ya no sólo en época romana sino también en época medieval. Recorde - mos que un ramal del camino de Santiago discurriría por esta zona y sería aquel que desde Álava, valle de Mena y norte de Burgos, desembocaría hacia Carrión de los Condes para unirse con la red arterial del camino francés 6 . También resulta muy sintomático y en relación con el fenómeno Cluny, el nombre de la Colegiata: San Martín.

DESCRIPCIÓN DEL MOMENTO MEDIEVAL EN LA NECRÓPOLIS

Una vez superado el nivel vegetal, nos encontramos con el nivel del ente- rramiento propiamente dicho. A veces este rompe las estructuras del momen- to romano para formar enterramientos en bolsada.

388

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

388 ROSA GIMENO GARCÍA - LOMAS Lámina II: 1. Eremitorio de Arroyuelos, Valderredible (Cantabria). 2. Tumbas

Lámina II: 1. Eremitorio de Arroyuelos, Valderredible (Cantabria). 2. Tumbas antropomorfas, al pie del eremitorio

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

389

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO 389 Lámina III: 1. Claustro de

Lámina III: 1. Claustro de la Colegiata de San Martín de Elines. 2. Arcos mozárabes de la Colegiata

390

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

Tipología de enterramientos (lám. IV) Tumbas excavadas:

a )

En lajas de piedras con cubierta de lajas con número variable de ellas,

obedeciendo a una disposición rectangular.

b )

Tumbas delimitadas por piedras alineadas sin tapa, de disposición rec -

tangular.

 

Tumbas en sarcófago:

a )

De sarcófago con cabecera antropomorfa, único ejemplar hasta el

momento.

b)

En sarcófago de bañera de disposición rectangular sin cabecera, que nor-

malmente aparece sólo el suelo de los mismos.

 

c )

Sarcófago con decoración de semicírculos concéntricos de piedra de

toba, siempre reutilizados.

 

Otro tipo de enterramientos:

a )

Caja de madera, forma más utilizada y numerosa, como lo acreditan

los numerosos clavos registrados en los trabajos de excavación.

En cuanto a los individuos enterrados, todos presentan una orientación E-W, posición decúbito supino, con ligeras variantes en la disposición de sus miembros.

Otro dato representativo de rito funerario es la aparición de huesos de ani-

males (colmillos, incisivos, molares

)

en los enterramientos de los individuos

en caja de madera y se localizan en la zona de la cabecera.

Sobre la cronología de la necrópolis disponemos de dos datos: uno nos lo proporciona el broche mozárabe 7 , del siglo X y el hallazgo de un óbolo de Alfonso I el Batallador, de la ceca de Toledo.

ESTUDIO DEL LOTE CERÁMICO

 

Se localizó en el nivel de tumbas de lajas y sarcófagos, a 40 cm. del punto cero y concentrado en los cuadros Y- 5, B- 5 y A - 5, en el extremo superior de la excavación al lado de la pista de acceso al yacimiento.

De este conjunto cerámico hacemos una primera distinción con el fin de abordar su estudio:

a)

Las cerámicas pintadas con color achocolatado.

b)

Las cerámicas no pintadas.

A)

Cerámicas pintadas:

Nº 1: Jarra: borde exvasado con piquera, cuello cilíndrico, panza globu - lar, base plana y asa de cinta. Factura a torneta, cocción oxidante, pasta clara. Decoración en cuello, de trazo ondulante y línea horizontal que marca el ini- cio de la panza donde aparecen bandas decorativas alternas paralelas en enre - jado y trazos ondulantes. En el asa trazos verticales paralelos. Altura: 260 mi- límetros. Diámetro máximo: 220 mm. Diámetro base: 130 mm (fig. 1).

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

391

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO 391 Lámina IV: 1. Tumbas de

Lámina IV: 1. Tumbas de lajas y sarcófago. 2. Sarcófagos reutilizados con decoración de semicírculos

392

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

0 5 cm. Figura 1: Jarra pintada. A mitad de su tamaño
0
5 cm.
Figura 1: Jarra pintada. A mitad de su tamaño

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

393

Nº 2: Jarra: borde exvasado, piquera lobulada, cuello cilíndrico, panza glo- bular, base plana y asa de cinta. Factura a torneta, cocción oxidante, pasta ana- ranjada. Decoración: al pie del labio línea horizontal y trazo ondulante en el cuello. En la parte alta de la panza líneas diagonales paralelas con cinco trazos verticales paralelos a modo de metopa, delimitadas por ambos lados con friso de línea ondulante entre líneas horizontales. Altura: 260 mm. Diá - metro máximo: 210 mm. Diámetro apertura: 140 mm. Diámetro base: 140 mm. (fig. 2).

0 5 cm.
0
5 cm.

Figura 2: Jarra pintada. A mitad de su tamaño

394

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

Nº 3: Olla con asa: borde recto y moldurado, de tendencia exvasante, cue- llo cilíndrico, panza bicónica con carena baja, base plana y asa de cinta. Fac - tura a torneta, cocción oxidante, pasta clara. Decoración en el cuello de dos líneas horizontales paralelas con friso de trazos ondulados. En la panza, me- topado de cuatro líneas verticales paralelas alternando con trazos irregulares verticales. Altura: 135 mm. Diámetro máximo: 170 mm. Diámetro apertura:

120 mm. Diámetro base: 100 mm. (fig. 3). 0 5 cm.
120 mm. Diámetro base: 100 mm. (fig. 3).
0
5 cm.

Figura 3: Olla con asa pintada

Nº 4: Cuenco: borde exvasado, cuerpo troncocónico con pequeña inflexión, base plana. Factura a torneta. Cocción oxidante, pasta anaranjada. Decora - ción de trazos irregulares diagonales en toda su superficie. Altura: 550 milíme- tros. Diámetro máximo: 180 mm. Diámetro base: 100 mm. (fig. 4).

Nº 5: Cuenco: borde exvasado, cuello cilíndrico, con panza carenada y mol- dura exterior convexa marcando la carena, base de tendencia plana. Factura a torneta, cocción oxidante, pasta anaranjada. Decoración en el cuello en gru- pos metopados de seis líneas paralelas verticales. Altura: 650 mm. Diámetro máximo 150 mm. Diámetro base 650 mm (fig. 5.1)

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

395

0 5 cm. Figura 3: Olla con asa pintada
0
5 cm.
Figura 3: Olla con asa pintada

396

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

Figura 5.1: Cuenco pintado 0 5 cm.
Figura 5.1: Cuenco pintado
0
5 cm.

Figura 5.2: Olla

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

397

B) Cerámicas no pintadas

Nº 1: Olla de borde exvasado, labio abierto en exterior, cuello cilíndrico, panza globular, base plana. Factura a torneta, pasta mal decantada, cocción defectuosa gris interior debido a la oxigenación de la pieza en el proceso de cocción. Incisiones a peine en líneas paralelas en la panza. Altura: 130 mm. Diámetro máximo: 150 mm. Diámetro apertura: 105 mm. Diámetro base: 950 mm. (figura 5.2).

Nº 2: Olla con asa: borde exvasado, cuello cilíndrico, panza de tendencia globular con estrías en bandas, base plana de asa de cinta con perforaciones. Factura a torneta, pasta mal decantada, cocción oxidante defectuosa. Altu - ra 140 mm. Diámetro máximo: 140 mm. Diámetro apertura: 80 mm. Diáme - tro base: 105 mm. (fig. 6).

Nº 3: Cuenco: borde exvasado, labio abierto al exterior con muesca inte - rior, cuerpo carenado, base plana, pasta mal decantada. Factura a torneta, coc- ción oxidante defectuosa. Altura: 80 mm. Diámetro máximo: 135 mm. Diámetro apertura: 950 mm. Diámetro base: 950 mm. (fig. 7.2).

PARALELOS, ANÁLISIS Y CONCLUSIONES

De este conjunto cerámico, la olla de asa pintada ya fue anteriormente estudiada por nosotros 8 . Paralelo claro de esta misma pieza fue la localizada en Castrojériz. «Perfil de jarra con asa de puente, borde vuelto al exterior y hacia la mitad de la panza carenada, pasta blanca con desgrasantes, trazos marrones a pincel» 9 .

Igualmente encontramos paralelos en el cuenco nº 3 del segundo conjunto cerámico con el estudiado procedente de Retortillo 10 .

Del conjunto no pintado, encontramos tanto en formas como en decoración claros paralelos de las cerámicas localizadas en Tierra de Campos, Valladolid, recientemente estudiadas en una tesis de licenciatura 11 .

El análisis de este conjunto cerámico nos lleva a señalar ciertas característi- cas. El uso de pasta mal decantada es propia del conjunto no pintado, siendo la factura idéntica para ambos. Igualmente se observa la eficiente cocción oxi- dante de las pintadas, que contrasta con el segundo grupo, al apreciarse una ejecución si no más torpe, sí más descuidada y cómo paulatinamente hay un gus- to en favor del proceso oxidante. En cuanto a las formas de ambos conjuntos, se manifiesta una clara tendencia a lo globular, a panzas esféricas, a cuellos mar- cados y con un claro predominio de formas cerradas ante una pobre represen- tación de abiertas.

Igualmente el desarrollo de la decoración, se localiza en ambos conjuntos en la parte alta de la panza, dejando por lo común libre la zona que avanza hacia el solero de la pieza.

En cuanto a la decoración pintada, realizada a pincel, supone toda una no - vedad en Santa María de Hito. A partir de trazos rectilíneos o semirrectilíneos.

398

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

0 5 cm.
0
5 cm.

Figura 6: Olla con asa

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

399

Figura 7.1: Cuenco carenado 0 5 cm.
Figura 7.1: Cuenco carenado
0
5 cm.

Figura 7.2: Cuenco

400

ROSA GIMENO GARCÍA-LOMAS

consiguen un conjunto de composiciones geométricas ya sea en bandas, hori- zontal, con una alternancia que imprime un gran dinamismo a la forma de la cerámica.

Por lo que se refiere a la procedencia de estos conjuntos podemos apuntar que las pintadas se adscriben al grupo de la Merindad de Campoo 12 . Como apuntan Peñil y Bohígas, este taller surge en la segunda mitad del siglo XI, para especializarse en este tipo de cerámica, cuyos productos están dispersos por toda esta zona y de iguales características al conjunto de Santa María de Hito. Del grupo no pintado, contamos con la realización de una campaña arqueológica en el Pantano del Ebro, al norte de Valderredible, cuyos resultados fueron cono- cidos en el presente congreso, y en opinión de sus autores parte del conjunto de Santa María saldría de estos alfares excavados.

Igualmente ya hemos señalado la presencia de estas cerámicas al norte de la región castellano - leonés. Según la autora del trabajo 13 , esta zona sería re - poblada en su mayoría por gentes del norte de la cordillera Cantábrica, como lo atestiguan las similitudes en formas y decoración de los conjuntos Tierra de Campos- Santa María de Hito, pero con una salvedad y es la no aparición de cerámica pintada. Este hecho resulta comprensible si pensamos que el grupo de la Merindad de Campoo se fecha en la segunda mitad del XI, por lo que lógi- camente los repobladores de la zona castellana se asientan en Tierra de Cam- pos con anterioridad a esta fecha.

Por los datos, tanto arqueológicos como estilísticos, damos a este conjun- to cerámico una cronología de finales del XI, principios del XII, fechas que en- cajan con construcción de la Colegiata de San Martín de Elines, Camino de San- tiago y eje canalizador de una nueva mentalidad y nuevo gusto como el que nos inspira el estudio de las cerámicas pintadas de Santa María de Hito.

EL CONJUNTO DE CERÁMICAS MEDIEVALES DE SANTA MARÍA DE HITO

401

N O T A S

  • 1. Ver informes de la excavación arqueológica en: Arqueología 79, 80, 81, 82. Dirección General del Pa-

trimonio Artístico, Archivos y Museos. Subdirección General de Arqueología. Ministerio de Cultura, Madrid.

  • 2. G ARCÍA-GUINEA, MIGUEL Á NGEL (1979): El románico en Santander, t. II, Santander, edit. Estudio.

  • 3. G ONZÁLEZ E CHEGARAY, J; CARRIÓN IRÚN, M.; P ÉREZ DE REGÜÉS, A. (1961): «Las iglesias rupestres de

Arroyuelos y las Presillas». Altamira, nº 1-3, pp. 3 -6. CARRIÓN IRÚN, M.; GARCÍA-GUINEA, M. A. (1968): «Las iglesias rupestres de época de repoblación en la Región Cantábrica». Actas del Congreso Luso-Español de Estudos Medievais. Porto. pp. 310-314. PÉREZ DE ÚRBEL, J. (1970): El Condado de Castilla, t. II. Madrid, pp. 296-298.

  • 4. BOHÍGAS ROLDÁN, R. (1982): «Los restos arqueológicos altomedievales en Cantabria». Extracto de tesis

doctoral . Valladolid.

5.

GARCÍA-GUINEA...

El Románico, op. cit.

  • 6. FERNÁNDEZ ARENAS, ARSENIO; HUARTE ARANA, P ABLO (1965): Los Caminos de Santiago. Barcelona, edit.

Poligrafa.

  • 7. GIMENO GARCÍA-LOMAS, R. (1978): «Hallazgo de un broche Altomedieval trabajado en hueso». Boletín

del Seminario de Arte y Arqueología. XLIV, pp. 430 -434.

  • 8. P EÑIL MÍNGUEZ, J.; GIMENO G ARCÍA-LOMAS, R. (1981): «La cerámica no esmaltada desde el inicio de la

repoblación a la aparición del vidriado en Cantabria». Actas preliminares del II Coloquio Internacional de

cerámica Medieval del Mediterráneo Occidental. Toledo.

  • 9. RINCÓN VILA, R. (1975): «Cerámicas Medievales en Castrojériz (Burgos)». Sautuola , t. I. Santander.

    • 10. GARCÍA BELLIDO, A.; FERNÁNDEZ DE AVILÉS, A.; GARCÍA-GUINEA, M. A. (1970): «Excavaciones y explo-

raciones arqueológicas en Cantabria». Anejos de Archivo Español de Arqueología , IV, C.S.I.C. Madrid.

  • 11. URTEAGA ARTIGAS, M. (1984): Estudio arqueológico de los despoblados medievales de la comarca

vallisoletana de Tierra de Campos. Tesis de Licenciatura inédita. Universidad de Valladolid.

  • 12. P EÑIL MÍNGUEZ, J.; BOHÍGAS ROLDÁN, R. (1984): «Las cerámicas comunes en Cantabria». Boletín Cán-

tabro de Espeleología , nº 4. Santander.

13.

URTEAGA...

Estudio,

...

op. cit.

Intereses relacionados