Santiago, Octubre de 2008 INFORME PUBLICO Nº4

DETENCION DEL SENADOR AUGUSTO PINOCHET UGARTE EN LONDRES (1998 – 16 DEOCTUBRE – 2008)

Augusto Pinochet Ugarte 1915 - 2006

1

I PARTE (Sept./Dic. 1998)

Luis Cortés Villa

Detención del Senador Pinochet El jueves 16 de Octubre se cumplieron 10 años desde que fuera detenido en Londres el Senador y ex Pdte. de la República don Augusto Pinochet Ugarte. El General Pinochet, viajó a Londres el 22 de Septiembre de 1998 con el objeto de ser examinado por especialistas por una dolencia, hernia lumbar tras varios meses de tratamiento no resolviéndose la operación, después de haber empleado todos los procedimientos por solucionar esta dolencia. La hernia lumbar sumamente dolorosa estaba dificultando severamente su caminar. Los médicos tratantes, en Chile, conscientes que la única solución era la operación no querían ejecutarla dada su avanzada edad (82 años), por temor a que su corazón y sus múltiples enfermedades no aseguraran el éxito de esta intervención. El Pdte. Pinochet en varias oportunidades me había conversado que los médicos no se atrevían a operarlo, porque él no era un paciente común se trataba de un Ex Presidente de la república y esta situación complicaba bastante a los médicos ante un resultado desfavorable, podrían asumir

un costo, muy elevado, en sus prestigios como profesionales. Tal razón, obligó al General viajar a Londres donde tenía antecedentes de especialistas, de gran prestigio y estimaba que al examinarlo le dirían inmediatamente si la operación era evitable o irremediablemente debía ser sometido, como lo fue, a una intervención quirúrgica. El 22 de Septiembre fue operado en la London Clinic. La noticia de su intervención recorrió el mundo y a pesar que por razones de seguridad se mantenía reservadamente el nombre de la clínica, no pasarían muchos días antes de que esta información se hiciera pública a juzgar por la forma en que se fueron desarrollando los acontecimientos. A las seis de la mañana del Sábado 17 de Octubre, una llamada telefónica del Cdte. José Miguel Latorre Pinochet, secretario del Senador Pinochet, me informaba que el General Pinochet había sido detenido a las doce de la noche del Viernes 16 de Octubre, estando en su habitación convaleciente de un post operatorio exitoso en la London Clinic. El Cdte.

2

Latorre solicitaba a la Fundación Presidente Pinochet si podía asumir la responsabilidad de contratar un estudio jurídico para defender al General no teniendo claro de qué se le acusaba. Ante esta tan sorpresiva e inverosímil noticia, me trasladé a la Fundación para que desde allí pudiera informar a todos los Directores lo que estaba sucediendo en Londres. Posteriormente, tomé contacto en Londres con el Agregado Militar Crl. Oscar Izurieta Ferrer para confirmar la veracidad de la noticia, e inquirir mayores detalles. El Coronel Izurieta, junto con confirmar la noticia, reiteró la necesidad de contratar un abogado que se hiciera cargo de la defensa del Senador Pinochet, ya que por ser día Sábado, solo abogados ingleses podían hacer las averiguaciones en Scotlant Yard, sobre las razones de esta detención y deseaba tener claridad respecto a que abogado defendería al general, antes de concurrir a informarle a la señora Lucía lo que estaba sucediendo con el General. El Directorio, a través de gestiones directas en Londres pudo contactarse con el estudio jurídico Kingsley & Napley, asumiendo la responsabilidad de contratarlo y ponerlo a disposición del

Senador Pinochet, lo que se le informó de inmediato al Agregado Militar aclarándole., que los honorarios que significara esta defensa serían de responsabilidad de la Fundación Presidente Pinochet. A las pocas horas fuimos informados, desde Londres, que la detención se había producido por orden del juez metropolitano Nicholas Evans, ante una petición del juez español Baltazar Garzón. La detención que realizó el juez Evans resulta sorprendentemente curiosa, ya que decide actuar de noche , llegando a la London Clinic a las 12 de la noche del Viernes 16 de Octubre. Cuatro funcionarios de Scotland Yard irrumpen en la pieza del Senador, quien se encuentra durmiendo, acompañado por un escolta chileno al que hacen salir de la pieza e impidiendo la entrada de personal médico y de enfermería. Le comunican al Senador Pinochet en inglés, que él no entiende, que se encuentra detenido. Tres funcionarios salen de la habitación permaneciendo en su interior uno de ellos. Se le avisa de esta situación al embajador Artaza y al Agregado militar Crl. Oscar Izurieta Ferrer quienes llegaron a la London Clinic y después de varias horas de gestiones personales

3

lograron que pudiera ingresar un médico y una enfermera quienes comprobaron que el General estaba muy agitado por lo cual le administraron sedantes y lograron que el policía saliera de la habitación permaneciendo como custodia en la puerta exteriormente. No se le respetó su inmunidad diplomática, no fue informado el embajador Artaza que se iba a producir esta detención; no se le avisó a la Cancillería Chilena; se le interrumpió su post operatorio allanando su habitación a las doce de la noche del día Viernes 16 de Octubre de 1998. Esto solo le puede ocurrir a un nacional de un país donde no existe “Cohesión Nacional” no posee “Espíritu de Unidad” y su imagen internacional está tan debilitada que se atropella su “Dignidad como País”. A Chile, no se le respeta ni es capaz de hacerse respetar. A partir de ese instante, comienza el retroceso del Senador Pinochet, la herida no cicatriza, continua sedado, se interrumpe el tratamiento de recuperación y el paciente sigue con sonda porque la herida sigue drenando. Como una manera, de darle mayor claridad a tan ilegal y arbitraria detención es necesario efectuar algunas precisiones. Detención Ilegal y Arbitraria El Ex Pdte. Pinochet y Senador en ejercicio, viajó en misión especial, por vía aérea a Londres, exhibiendo pasaporte diplomático como Ministro Plenipotenciario ante el Reino Unido, designación otorgada por la Cancillería Chilena.

De acuerdo a la Convención Internacional sobre misiones especiales de 1969 suscrita por Inglaterra, se debe considerar que los miembros de un país que viajen en misión especial, designados por su respectivo país cuentan con inmunidad y jurisdicción, por lo que no procedía, en ningún caso su detención. Los hechos estaban demostrando que esta condición no se había respetado. La detención se produjo en la noche del Viernes 16 de Octubre de 1998, y decimos que fue ilegal y arbitraria porque esta se produjo sin respetar la condición de diplomático como tampoco tener una orden ni razones fundadas para su detención, lo que fue corroborado por el propio juez, Evans, quien afirmó que el Senador Pinochet no estaba detenido, sino solamente retenido, a solicitud del juez Garzón de España, que en conocimiento que el Senador Pinochet se encontraba convaleciente en la London Clinic, pedía a sus colegas en Londres que lo retuvieran mientras el procedía a formularle los cargos que permitieran su detención en los términos legales exigidos. Decimos que la detención fue ilegal, además de los aspectos diplomáticos anteriormente narrados, porque el juez Garzón solicitó su petición al juez Evans en Londres el día Viernes 16 en la tarde para que se detuviera al Senador Pinochet, pero los Viernes en la tarde, en España, las Cortes no funcionan. Por lo tanto, la demanda del juez Garzón no pudo haber llevado la aprobación de las Cortes, trámite indispensable para cumplir con la legalidad exigida en estos casos. Anteriormente, el juez Garzón, le había solicitado al juez Evans, cuando el

4

senador Pinochet estaba internado en la London Clinic, que lo detuviera para poder entrevistarlo y no extraditarlo lo que fue rechazado por el juez británico, por no venir la petición con un cargo formal en contra del Senador Pinochet. Por tal razón, en esta segunda oportunidad el requerimiento se hizo sobre la base de las querellas existentes en Argentina, en relación a la Operación Cóndor sin mayores fundamentos, lo que interesaba era detener al general en Londres evitando, de esta manera que su regreso se produjera antes de que este trámite jurídico se efectuara. Los aspectos que tenían mayor fuerza y que operaban a favor del Senador Pinochet eran “la inmunidad diplomática que gozaba el senador desde el momento que viajó con pasaporte diplomático en misión especial y lo segundo, la “Extraterritorialidad en virtud de la cual Chile no puede aceptar que se juzgue a un ciudadano chileno fuera de su jurisdicción”. El juez Garzón buscaba obtener de Gran Bretaña, la extradición del senador Pinochet para lo cual, los cargos que formulaba era por supuestos delitos de genocidio y terrorismo, cargos por los cuales el juez británico Nicholas Evans procedió a su retención. El trámite del pedido de extradición, legalmente, debe ser completado en 40 días, contados desde el momento en que el Senador Pinochet fue arrestado. Reacciones en Chile En Chile, la noticia causó sorpresa e indignación por esta injusta e ilegal detención. En todas las ciudades, a pesar de ser día Sábado, se realizaron masivas

manifestaciones de protesta. En Santiago, miles de manifestantes se congregaron frente a las residencias de los embajadores de España y Gran Bretaña, por el flagrante atropello a la Soberanía e Independencia de Chile al detener a un ex Presidente de la República y senador en ejercicio. La detención del Senador en ejercicio Augusto Pinochet Ugarte en Londres junto con provocar impacto mundial colocó al gobierno del Presidente Frei en un difícil desafío. Se observaron conductas diametralmente opuestas, por una parte, la DC defendía la inmunidad del Senador Pinochet como asunto de Estado apoyando la posición asumida por el Pdte. Frei, por otra el bloque PS-PPD criticó esa defensa considerando esta detención como una cuestión privada del general entregada a la jurisdicción extranjera. Directivas de la UDI y RN pidieron que el gobierno del Pdte. Frei exigiera a Gran Bretaña respeto a la inmunidad del Senador Pinochet, sosteniendo al mismo tiempo que este no era un problema jurídico sino político prueba de ello era que bastaba que el Foreign Office entregara un certificado que el Senador Pinochet tenía inmunidad diplomática para que automáticamente quedara sustraída a la jurisdicción de los tribunales británicos, procediendo a su liberación inmediata y regreso a Chile. Pero, esto no sucedió y el general Pinochet padecería las más injustas arbitrariedades por haberse atrevido a expulsar al marxismo internacional, de Chile. Ahora llegaba el momento de pasarle la cuenta.

5

El Senador Pinochet permaneció sedado por sus médicos y no recuperaba la lucidez después de habérsele notificado de esta detención. El abogado Santiago Benadava, como plenipotenciario del gobierno de Chile viajó a Londres con el objeto de verificar en el Foreign Office las razones del no respeto a la inmunidad del Senador Pinochet, comprobándose que la Cancillería Chilena elaboró dos decretos, el primero, no se comunicó al Foreign Office, debido a que hubo una postergación de la fecha de salida del Senador Pinochet y al elaborarse un segundo, decreto este si se comunicó al Foreign Office respecto del cual no hubo respuesta británica. Esos eran los argumentos que se barajaron para justificar lo injustificable. Los Presidentes de los partidos RN y la UDI Senadores Alberto Espina y Pablo Longueira resolvieron no asistir a las sesiones del Senado mientras se mantuviera detenido al Senador Pinochet. Esta decisión debería ser ratificada por los parlamentarios de ambas colectividades. El Senador Carlos Bombal sostuvo que el Senador Pinochet había sido secuestrado en un acto violatorio de la soberanía nacional y de carácter eminentemente político y no judicial.

expresó que, cualquier intento de extraditarlo desde el Reino Unido sería “resueltamente recurrido”. El abogado Caplan agregó que, el Senador Pinochet ingresó a Gran Bretaña con el conocimiento pleno del gobierno inglés y la autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores Británico. Por otra parte Fidel Castro, el dictador más duradero americano calificó lo ocurrido como una victoria del Derecho, que él nunca ha respetado. Mientras acontecía la detención del Senador Pinochet a Fidel Castro se le entregó la responsabilidad de organizar el próximo encuentro de las Democracias de Iberoamérica. Estábamos viviendo el mundo al revés. Las razones políticas pesarían más, por sobre las verdaderas jurídicas que iban quedándose sin argumento para litigar que no fuera la mentira, dicha una y otra vez, por el solo deseo de vengarse para hacer pagar, al Senador Pinochet, la osadía de haber expulsado el marxismo internacional de Chile en un 11 de Septiembre de 1973. La Izquierda Internacional comenzó a demostrar que tenía gran influencia en los gobiernos europeos y contaba con una

El Senador Bombal agregó que este acto comprometía la Dignidad de Chile. A su vez, el abogado Michael Caplan, representante del estudio de abogados londinense Kingsley & Napley, contratados por la Fundación Presidente Pinochet para representarlo en el proceso iniciado con su detención preventiva dictada por el juez Baltasar Garzón,

gran capacidad comunicacional en el mundo entero, utilizando esta capacidad para desprestigiar al General Pinochet sin que ningún gobernante internacional hiciera sentir su voz ante tanta injusticia y odiosidad hacia el General. La señora Lucía con la mayor entereza que se podía tener en estos casos pero a la vez, con profunda pena y preocupación,

6

recibió las malas noticias, sin comprender porqué estaban sucediendo. El General Pinochet debido a su convalecencia no alcanzaba a entender lo que está pasando, debiendo enfrentar una larga, compleja y dolorosa recuperación, sometido a estas dolorosas injusticias. El encierro al que sería sometido por largos 503 días fueron dejando huellas profundas de dolor e impotencia que percibíamos cada vez que lo visitábamos. Al conversar, con mi General, no pudimos distraerlo de su preocupación diaria, por saber las razones de su arresto, palabra que él cambiaba por “preso”. “Estoy preso y no me dicen cuales son los cargos”, repitiendo una y otra vez esta dolorosa situación sin que pudiéramos rebatírsela. A pesar de que el General mostraba una Dignidad propia de un Jefe de Estado, comprobamos que una profunda tristeza comenzaba a reflejarse en su persona y en momentos, pareció que él perdía las esperanzas de regresar a su Chile tan querido y añorado. Estando en la London Clinic la izquierda marxista se reunía, diariamente, para realizar manifestaciones contrarias al Senador, con la plena autorización de la policía londinense, gritando consignas ofensivas al General a través de megáfonos, en un sector frente a la clínica, delimitados por barreras, sin ningún respeto por los derechos humanos, que tanto vociferaban defender, de los pacientes que se encontraban impotentes frente a estas manifestaciones. El Ministro del Interior Jack Straw, entraba en escena, declarando a la BBC de Londres que “cualquier petición de extradición sería considerada sobre su base jurídica y él lo vería y resolvería cuando llegue a su escritorio”. La

extradición es un proceso judicial y el ministro Straw debería actuar sobre bases jurídicas y no políticas, de acuerdo a lo que él expresó a los medios, olvidándose que bastaba que Relaciones Exteriores británico, se pronunciara postiviamente sobre la inmunidad diplomática que le asistía al Senador Pinochet, para que toda esta venganza disfrazada de justicia se le pusiera término. El embajador de Chile en Londres, don Mario Artaza, explica a los medios que por orden del gobierno de Chile ha presentado dos cartas de protesta ante el gobierno inglés por desconocer el principio de la inmunidad diplomática para el general Pinochet Senador de la República de Chile. El embajador Artaza, ha expresado que él se enteró por una tercera persona un día antes que el Senador Pinochet venía a Londres para someterse a una intervención quirúrgica. Nunca recibió un comunicado oficial que se le informara de esta visita, extraña... pero, real situación. La detención trajo como consecuencia que el Senador Pinochet no pudo efectuar ejercicios de Fisioterapia que lo obligaban a realizar en su pieza. El tema era político y no judicial, el Senador socialista José Antonio Viera Gallo, afirmó que el “Senador Pinochet debiera renunciar a su inmunidad y colaborar con la justicia y declarar, si no tiene nada que ocultar, hay que desdramatizar esta situación”, expresó. Esta es la razón por la cual no se nos respeta. Primero, anteponemos la cosa política por sobre las razones de Estado, razones que deben ser capaces de defender a cualquier chileno que se encuentre en esta

7

situación, aunque los hechos estaban demostrando otra cosa. Monseñor Francisco Javier Errázuriz arzobispo de Santiago consideró que la “situación que afecta al General Pinochet constituye un hecho doloroso e inesperado y oraba para que se encuentre una solución adecuada”. La familia del General, a través de sus hijos emitió una declaración dirigida a la opinión pública para agradecer toda la solidaridad que les han hecho llegar, apoyo y demostraciones de cariño en los duros momentos que se encuentran viviendo. Asimismo, agradecieron las gestiones oficiales que se realizaron frente a la incalificable vejación de que había sido objeto el Senador Pinochet, en momentos de convalecencia después de haberse sometido a una delicada operación. Finalmente, la familia pidió que este trance doloroso no fuera utilizado políticamente o fuera causa de enfrentamiento partidista que hiciera olvidar el verdadero sentido del atropello que estaba afectando al General Pinochet y al país. El general Director de Carabineros de Chile General Director don Manuel Ugarte expresó su apoyo solidario a las gestiones que estaba realizando el Supremo Gobierno tendiente a superar esta lamentable situación que afectaba al Estado de Chile, toda vez que en apariencia se habría vulnerado la inmunidad diplomática de un miembro del Poder Legislativo Chileno, termino solidarizando con el Ejército de Chile en esta deplorable situación.

Por otra parte, la Fuerza Aérea de Chile, a través de su Cdte. en Jefe calificó la retención del Senador Pinochet como “un flagrante desconocimiento de las prerrogativas inherentes a la inmunidad diplomática, por lo que se concordaba con lo expresado por las autoridades de gobierno en ese sentido. El Cdte. en Jefe del Ejército, Teniente General Ricardo Izurieta Caffarena, regresó desde Punta Arenas donde se encontraba en una visita de inspección Institucional y emitió una declaración en la que: “se hace un deber expresar el permanente apoyo y solidaridad de la Institución con su ex Cdte. en Jefe Capitán General Don Augusto Pinochet Ugarte y que, en cumplimiento a su responsabilidad de velar por la seguridad y tranquilidad de éste ha adoptado e instará las medidas tendientes a superar la situación que le afecta recurriendo a todos los medios jurídicos, diplomáticos y de Gobierno”. Agregó que, como es de público conocimiento, el Estado de Chile se ha pronunciado oficialmente en el sentido de

que los tribunales españoles carecen de competencia y jurisdicción para conocer de hechos ocurridos en otros estados. Terminó expresando que el Ejército de Chile ha manifestado la gravedad de estos hechos, por los conductos correspondientes a las autoridades de Gobierno, a fin de que se adopten las medidas destinadas a superar la injusta e insólita situación a la que ha sido sometido su ex Cdte. en Jefe”. El Centro de Generales de Ejército, también mostró su sorpresa frente al

8

atropello del que estaba siendo objeto quien fuera Presidente de Chile, ex Cdte. en Jefe del Ejército, y actualmente Senador en Ejercicio Capitán General Don Augusto Pinochet Ugarte y solicitó de las autoridades de gobierno una pronta solución a esta flagrante violación a la Soberanía de Chile por parte del gobierno británico. El Senado, durante más de ocho horas debatieron intensamente la situación, por la que estaba atravesando el Senador Pinochet y respaldaron las gestiones realizadas por el Gobierno de Chile ante los gobiernos de España y Gran Bretaña tras la detención de uno de sus Senadores. Es importante destacar que para aprobar esta resolución del Senado se realizó una votación de 24 votos a favor por 23 votos en contra. Lo anterior, nos confirma, que el tema político estaba por sobre la defensa de los derechos soberanos que le asistía al Gobierno de Chile. El texto que se aprobó lo presentó la oposición y en el se solicitó al Ejecutivo protestar formalmente ante los tribunales españoles y el gobierno inglés por el arresto del Senador Pinochet y el atropello a la Soberanía Nacional que ello implicó. El proyecto de la Concertación –que fue rechazado al tener solo 23 votos- hizo énfasis en la necesidad de buscar una real y efectiva solución al problema de los derechos humanos y propuso crear un grupo de personalidades que se abocara al estudio de algún mecanismo que consiguiera dicho objetivo. Lo anterior estaba demostrando que carecía de toda importancia el atropello al estado soberano que tienen los países para gobernarse sin intromisión extranjera. Tal situación fue el elemento a considerar por organizaciones no gubernamentales para presionar a sus gobiernos con el objeto de no considerar como válidos los

planteamientos del Gobierno de Chile y del pueblo chileno. Lo peor que le podía ocurrir a un país era presentarse divididos ante el mundo frente a situaciones como la que defendía nuestra Nación. Quedó claramente demostrado que somos un país pequeño sin ninguna influencia ante la Comunidad Internacional, agregando que nos presentamos divididos por razones políticas y eso pesó a la hora de resolver los asuntos de trascendencia internacional. Los abogados de la defensa del general solicitaron a la High Court británica que se le reconociera al Senador Pinochet inmunidad jurisdiccional lo que fue acogido por esa Corte dejando al Senador fuera de alcance de la orden de extradición que solicitó el juez Garzón. Por otra parte, la Fiscalía británica buscó impugnar esta situación, alegando que el Senador Pinochet no tenía la calidad de Jefe de Estado los primeros meses del Gobierno Militar. A pesar del resultado favorable al senador emitido por la High Court esta situación, ha pedido de la fiscalía británica se resuelve cursar los alegatos ante la Cámara de los Lores el miércoles 4 de Noviembre de 1998, por cinco “law lords”. Por otra parte el gobierno español el jueves 5 de noviembre de 1998, acogió la petición del juez Garzón y aprobó el pedido de extradición solicitado para que el Senador Pinochet pudiera ser juzgado en España por los delitos de genocidio, terrorismo y tortura. El Presidente del gobierno español, José María Aznar expresó que, acoger este pedido, era una cuestión que le

9

correspondía a la justicia, por lo que debía respetarse la ley y las decisiones de nuestros jueces, le complazca o no al gobierno. En otras palabras se lava las manos, por presiones de la izquierda española y chilena que deseaban ver, al General Pinochet preso, juzgado y encarcelado. El odio era superior a cualquier otra consideración. La Diputada socialista Isabel Allende, al igual que el Diputado socialista Juan Pablo Letelier, se movilizaron entre las capitales de Londres y Madrid, defendiendo la justicia y no por razones políticas, expresaron. Ni siquiera un niño podría creerlo, el odio que siempre han demostrado estos Diputados Socialistas hacia el General Pinochet fue superior a cualquier otra consideración. La resolución Pilatos del gobierno español, dejó el destino del Senador Pinochet en manos de Gran Bretaña. El Gobierno de Chile, le ordenó al embajador en España que regresara para informar esta situación. El fallo de la Cámara de los Lores que se estaba demorando hacía temer a la defensa que no fuera favorable al Senador Pinochet dado que esta demora no tenía justificación. El Cdte. en Jefe del Ejército Teniente General Ricardo Izurieta Caffarena en conocimiento de esta resolución española citó de urgencia a los generales de Santiago con el objeto de evaluar los nuevos escenarios que se estaban presentando en el caso Pinochet. Lo único que se obtuvo como información al término de esta reunión

fue que la preocupación del Ejército se mantenía inalterable. El Directorio de la Fundación Pdte. Pinochet encabezado por su Presidente don Hernán Briones Gorostiaga, realizó todo tipo de gestiones, tanto en Chile como en Londres, buscando la forma de revertir una resolución negativa hacia el General Pinochet de parte de la Cámara de los Lores, cuyos cinco jueces estaban a punto de resolver. A diez años de trascurridos estos hechos, puedo afirmar, con absoluta certeza, que si no hubiese existido la Fundación Presidente Pinochet difícilmente pudo haberse logrado defender con tanta pasión y tan eficazmente a su Pdte. Honorario y Senador en ejercicio Augusto Pinochet Ugarte. Pero, a pesar de todo lo que se hacía, los resultados seguían siendo negativos y muy desconsoladores. Por una parte, la familia preguntaba permanentemente, cuál era la situación que estaban viviendo, la respuesta era siempre la misma “esperamos que todo salga bien”. Por otro lado, el Presidente Hernán Briones se desesperaba, porque no podía dar ni asegurar buenas noticias al General, conociendo que, su salud no era buena, su recuperación se había detenido, y el tiempo se iba alargando cada vez más. El Vicepresidente de la Fundación Hernán Guiloff buscó, a través de los dirigentes empresariales actuar unidos para que tanto en Chile como en España y Gran Bretaña, se pudieran lograr situaciones favorables que permitieran que este calvario por el que se le hacía pasar al Senador Pinochet finalizara. En ningún momento pese a las noticias desfavorables que nos llegaban la Fundación no perdió el optimismo.

10

El Director de la Fundación Carlos F. Cáceres, ex Ministro de Hacienda y el último Ministro del Interior que le correspondió la entrega administrativa del Pdte. Pinochet al Pdte. Aylwin, declaró a la prensa al ser entrevistado por El Diario La Hora a 21 días de la detención del senador Pinochet: “Los partidos de derecha y los sectores independientes vinculados al pensamiento de la centroderecha han reaccionado como uno habría esperado, en ningún escenario se planteó la posibilidad de que el general Pinochet fuese detenido, en ninguna parte del mundo. ¿Por qué ha pasado lo que ha pasado? Lamentablemente, un sector, especialmente vinculado a los partidos de izquierda de la Concertación, ha tomado esto como un problema personal. Aquí, por la vía de atacar a la persona del Presidente Pinochet, han querido destruir una imagen de gobierno y posteriormente, una obra de gobierno. Cuando se coloca el problema en esa dimensión, evidentemente se enfrenta una posición distinta. Una parte de la Concertación y los partidos de la centroderecha han mirado este caso como un problema del país. Aquí hay un atentado a la soberanía nacional, un atentado a la dignidad de la persona. Cuando hay un sentido de misión de país, estas cosas tienen que estar por encima de contingencias políticas que, lamentablemente han alimentado algunas de las actitudes los partidos de izquierda”. Terminó expresando: “Yo siento una gran angustia y un dolor de ver al general en la condición en que está. No lo veo pagando una cuenta por las cosas que ha hecho, porque creo que nadie ha dicho en forma clara todavía qué cosas

ha hecho para merecer vivir lo que esta viviendo”. La Cámara de los Lores tenía que abordar el tema de la inmunidad, ellos decidirían si tenía o no inmunidad. Si la Cámara aceptaba la inmunidad, el general Pinochet podría volver inmediatamente a Chile. Próximos al fallo de Los Lores se reunieron los Cdtes. en Jefe de las FFAA en la oficina del Cdte. en Jefe del Ejército. El Cdte. en Jefe de la Armada Almirante Jorge Arancibia Reyes, al llegar a Valparaíso después de esta reunión se limitó a precisar que “la Institución ve con mucha preocupación la evolución de los hechos y cómo ciertos actores de la sociedad han desconocido la gravedad del precedente político jurídico creado por la Audiencia Nacional de España y el gobierno español. Ese precedente sin duda agrede la institucionalidad soberana del Estado de Chile”. Por otra parte el Senador Pinochet el 29 de Octubre es trasladado de la London Clinic a un hospital psiquiátrico del norte de Londres, donde siguió mantenido con custodia policial. Los abogados Hernán Felipe Errázuriz y Miguel Alex Schweitzer que asesoraron desde el primer día a la familia del General y al estudio jurídico que la Fundación contrató para defender al Senador apoyaron, permanentemente, al General Pinochet informándolo con total veracidad cómo se podrían dar los diferentes escenarios, teniendo prudente optimismo respecto al fallo de la Cámara de Los Lores, que en el caso que resolvieran positivamente, el General pudiera regresar a Chile.

11

El Senador Pinochet entregó un comunicado al diario “The Sunday Times que dice: “Me entristece que la experiencia de mi arresto haya sacudido la confianza en Gran Bretaña. No creía que sería objeto de espúreos intentos por fiscales extranjeros de condenarme de cargos no probados. Termina diciendo “Si Dios lo quiere, regresaré con mi familia a Chile, donde espero vivir los últimos años de mi vida en paz. Estoy en paz conmigo mismo y con el pueblo chileno”. Esta declaración la realizó estando aún en Grovelands Priory Hospital, ubicado en el barrio de Southgate, al norte de Londres. Don Hernán Briones, Presidente de la Fundación Pdte. Pinochet se reunió con el Directorio para analizar, de acuerdo al escenario que comenzaba a desarrollarse,

de Ministros de España para solicitar la extradición del General Pinochet y realizó gestiones tendientes a motivar al empresariado para que viajaran a Londres y establecieran contactos con sus pares a fin de darles a conocer la realidad de Chile y lo que el General Pinochet había hecho por esta Nación que era muy distinta a la distorsionada imagen que grupos de izquierda habían presentado en Europa. Asimismo, los Directores de la Fundación acuerdaron establecer un rol para viajar a Londres a visitar al Senador Pinochet entregarle el afecto sincero de quienes son sus amigos y leales camaradas y no dejarlo solo, sin importar el tiempo que permaneciera detenido, injustamente, en la capital del Reino Unido.

frente al caso que la estadía del General Pinochet se alargara, se haría necesario trasladarlo de este hospital a un lugar que le permitiera reiniciar su rehabilitación. Por tal razón, el Directorio se abocó a buscar una vivienda que reuniera las condiciones necesarias para presentárselo a la policía londinense y contando con su visto bueno y la autorización de los tribunales ingleses, poder arrendarla y proceder al traslado del Senador Pinochet. Todas estas diligencias se realizaron en la más absoluta reserva previendo materializarlas, solo en el caso que el fallo de La Cámara de los Lords fuera desfavorable. El Vice Pdte. de la Fundación Pdte. Pinochet Hernán Guiloff declaró a los medios chilenos que consideraba superficial el análisis que hizo el Consejo

Por tal razón, viajaron a Londres primeramente los Directores Carlos F. Cáceres y Alberto Kassis, visitaron al general en el Grovelands Priory Hospital dialogaron unos minutos con el General reiterándole su apoyo y su afecto, y a su vez llevándole el saludo cariñoso de todo el Directorio. El Miércoles 11 de Noviembre de 1998 el Presidente Frei citó al Consejo de Seguridad Nacional (COSENA), reunión donde se les informó a los asistentes sobre las gestiones realizadas por el gobierno para lograr una pronta salida ante la difícil situación por la que el país estaba atravesando frente a la detención del Senador Pinochet. El Consejo de Seguridad Nacional respaldó plenamente las decisiones adoptadas por el Presidente y llamó al país a continuar enfrentando la situación en un clima de tranquilidad y de unidad

12

nacional. Esta posición del gobierno fue muy discutida por algunos componentes de la Concertación, en especial los Socialistas. El Presidente de Argentina Carlos Menem señaló, el Viernes 13 de Noviembre de 1998 en Roma, que su Santidad el Papa Juan Pablo II en una audiencia privada le señaló que “confiaba en una solución justa por parte de quienes deben resolver el problema”. Menem, agregó que para el Papa el aspecto más importante era que “se mantuvieran y consolidaran la paz y la democracia en Chile”. El Presidente Menem reiteró la posición de su gobierno a favor de la territorialidad

El tercer requisito, que el lugar elegido no se estuviera ubicado cerca de ninguna embajada y por último, que se resolviera por una casa y no por un departamento. La Fuerza Aérea de Chile tenía un avión listo para traer al Senador Pinochet, en cuanto se pronunciara favorablemente la Cámara de Los Lords. Se acercaba la fecha del 25 de Noviembre de 1998 anunciada por la Cámara de Los Lords, en la que darían a conocer su fallo. Chile entero se preparaba a recibir este fallo. La Fundación Presidente Pinochet encabezó los festejos y el recibimiento que le esperaba al Senador secuestrado ilegal y arbitrariamente en Londres.

de las acciones judiciales y que durante el encuentro sostenido con el cardenal Secretario de Estado, Ángelo Sodano, también el alto personero sostuvo este principio, aunque obviamente se esperaba la decisión de los cinco miembros de la Cámara de los Lores que deberían ratificar o desestimar la inmunidad del Senador Pinochet. Frente al caso de que el fallo fuera desfavorable y después de que se contara con el alta del hospital, Scotland Yard exigió que se cumplieran cuatro requisitos básicos para autorizar su traslado desde el hospital. El primero, que el lugar elegido contara con el visto bueno de especialistas de la policía en materias de seguridad. Segundo, que el nuevo lugar no debería estar en el centro de la ciudad.

Esta fecha tenía un dramatismo especial, porque era coincidente con el cumpleaños del General. ¿Era una Casualidad o formaba parte de la acción vejatoria y persecutoria que se venía desarrollando sistemáticamente en contra del Senador, desde su abrupta detención en la London Clinic, hasta su traslado a un hospital psiquiátrico y ahora anunciando que fallarían justamente el día de su cumpleaños? El fallo fue trasmitido en directo por todos los canales de televisión chilenos. En la Fundación se colocaron pantallas gigantes que permitieron a todos los simpatizantes y adherentes del General que concurrieran a la sede de la Fundación conocer este fallo que sería trascendental para la Dignidad Soberana de todos los Chilenos. El Presidente de la Fundación don Hernán Briones Gorostiaga se trasladó hasta el Grovelands Priory Hospital llevando una

13

torta de mil hojas, preferida del Senador Pinochet, para celebrar su cumpleaños por adelantado. El resto de los Directores de la Fundación esperaron el fallo en su sede de Santiago. Existió un muy prudente y silencioso optimismo, con una gran preocupación frente a la reacción que pudiera tener el Senador Pinochet, si el fallo le fuera desfavorable y este se le comunicara el mismo día que cumplía 83 años de edad. Si el fallo de la Cámara de los Lores fuera favorable, guardia armada de Scotland Yard trasladaría al Senador Pinochet al avión boeing 707 de la Fach que se encontraba estacionado en la base aérea de Brize Northolt a una hora desde el hospital, pudiendo, por razones de seguridad de la aeronave, que se trasladara en el último momento, hacia otro aeródromo ubicado a solo 20 minutos. En Chile la preocupación fue generalizada desde las FF.AA. pasando por toda la civilidad, aunque por razones diferentes. Grupos de izquierda esperaban celebrar un fallo que no le entregara inmunidad al Senador Pinochet y sus partidarios deseaban celebrar un fallo favorable que permitiera el regreso inmediato del General Pinochet a su país. Llegó el gran día, el 25 de Noviembre cuando el Senador Pinochet cumplió 83 años de edad, encontrándose con su esposa la Sra. Lucía fue informado que la resolución de la Cámara de Los Lords era desfavorable al General Pinochet por 3 votos en contra de la inmunidad y 2 a favor.

El primer voto favorable lo dio Lord Slym of Hadley, el segundo voto también le fue favorable y lo entregó Lord Anthony Lloyd, los dos votos siguientes le fueron adversos al General y lo emitieron Lord Nicholls y Lord Steyn y el quinto voto también fue negativo para el General y lo dio el juez Hofmann y con ello se afirmó que la orden de detención debía ser afirmada. Se consiguió un triunfo para la Fiscalía londinense y para el gobierno británico que había ordenado la detención del General el 16 de Octubre de 1998.

Comenzó el calvario para el Senador Pinochet, el mismo día de su cumpleaños y una gran incertidumbre sobre el futuro que le esperaba al General. Un fallo tan estrecho, confirmó que la campaña de desprestigio desatada por la izquierda en contra del Senador Pinochet había producido efecto en la resolución de los Law Lords. Con esto al gobierno del Presidente Frei recayó la difícil responsabilidad de mantener la normalidad nacional, recuperar la soberanía atropellada y el derecho de los chilenos a gobernarnos con absoluta independencia, sin aceptar intromisiones extranjeras, pero este fallo estaba dando el peor de los ejemplos de lo que es la intromisión en nuestros asuntos internos. Ahora sería el Ministro Jack Straw quien debiera decidir el día 2 de Diciembre, si cursaba o no la petición del juez Garzón. Si la acogía, el proceso podría durar entre seis meses a un año. La defensa del Senador Pinochet y del gobierno chileno tenían un plazo hasta el Lunes 30 de

14

Noviembre para presentar los escritos ante el Secretario de Estado inglés. Por nuestra parte, debía procederse al traslado del General a la casa elegida y aceptada por Scotland Yard a Virginia Waters, abandonando finalmente el Grovelands Priory Hospital. Como era lógico suponer, el fallo trajo en Chile diversas reacciones, en la sede de la Fundación se colocaron grandes pantallas para seguir directamente la votación, una multitud de adherentes colmaron la sala y la gente se agolpó tanto en el interior de los pasillos, como jardines y exteriormente ocupando gran parte de la calle O´Brien. Todos los medios de prensa, radio y televisión nacionales como extranjeras se reunieron en la Fundación para cubrir en directo las impresiones del fallo y cuáles serían las reacciones de la gente. El Vicepresidente Hernán Guiloff, juntamente con los Directores Alfonso Márquez de la Plata, Jorge Prado y el Director Ejecutivo Luis Cortés Villa, acompañados por destacadas personalidades políticas, empresariales, ex Ministros del Gobierno Militar siguieron con atención las resoluciones de los Lords. Las reacciones no se dejaron esperar y la gente con sus pancartas, ante el resultado negativo, salieron a la calle, algunos llorando, otros gritando consignas en contra de España e Inglaterra. Era la impotencia de verse atropellado y no poder hacer nada para impedirlo. Se perdió, pero esto no significó que dejáramos de luchar para que se hiciera justicia con el Senador Pinochet y se nos respetara nuestra Soberanía e Independencia como chilenos.

Grupos políticos de izquierda, mayoritariamente del partido comunista y socialista se reunieron en calle Ahumada para celebrar el fallo. Una vez más, el país apareció dividido irremediablemente. Algunas personas, quisieron descargar su impotencia cuando divisaron periodistas españoles que se encontraban en el interior de la sede, lo que fue evitado por nosotros, felizmente. El voto que decidió que el fallo fuera desfavorable al Senador Pinochet lo entregó Lord Leonard Hoffmann, quien siempre se mostró muy hostil durante los interrogatorios en la Cámara de los Lores, estaba casado con una miembro del comité ejecutivo de Amnesty International. Esta situación permitiría a la defensa impugnara el fallo y pidiera una nueva revisión para lo cual de ser aceptada, se tendría que designar otros 5 Lords, ya que Lord Hoffmann debió haberse inhabilitado y no lo hizo. La Fundación Presidente Pinochet, fiel a su accionar seguió trabajando, en primer lugar, para cooperar por la pronta recuperación de la salud del General, pero al mismo tiempo buscando los elementos jurídicos que permitieran revertir esta compleja, triste e injusta penuria que estaba viviendo el General y su familia. Lo anterior, hizo sumamente necesario trasladar nuestro malestar a Londres, con el objeto de que el pueblo británico percibiera de cerca, el cariño que el pueblo chileno sentía por el ex Presidente de la República Capitán General don Augusto Pinochet Ugarte quién encabezó el Pronunciamiento Militar del 11 de Septiembre de 1973 que nos salvó de transformarnos en un país comunista.

15

Se notó, en todo el país, una mayor agresividad y una polarización extrema entre quienes disfrutaron viendo al General Pinochet detenido y vejado y quienes no aceptaban esta situación mostrando una agresividad mayor hacia los países de Suecia, Suiza, Bélgica, España y Reino Unido, por ser quienes estaban encabezando su accionar para que fuera juzgado el General Pinochet, ya sea en España o en cualquiera del resto de los países que pidieron extradición para el General, sin importarles en absoluto lo que se opinaba en Chile. Carabineros, por su parte, reforzó la vigilancia en todas estas embajadas como una manera de prevenir hechos delictuales que tuvieran relación con la detención del Senador Pinochet. Los partidarios del General centraron sus manifestaciones de protestas frente a las residencias de los embajadores de España y el Reino Unido. El ex embajador y especialista en Relaciones Internacionales Pedro Daza expresó que “estamos en una situación de virtual quiebre de los principios del orden internacional, después del fallo de los Lores británicos”. La actuación de España y Gran Bretaña ha sido la “verdadera destrucción colectiva del Derecho Internacional que deja a los países más pequeños sometidos a la arbitrariedad de las potencias”, “con ello, queda afectada una de las bases del derecho, cual es el respeto de las prerrogativas de aquellos que no tienen fuerzas. Así, se rompe un principio ordenador de las relaciones entre los Estados”. Termina diciendo que “Chile debe convencer a las naciones que integran la OEA, y en especial a las del

Mercosur, acerca del peso y la gravedad de lo que está pasando”. En la tarde del 25 de Noviembre de 1998 tal como lo tenía previsto la Fundación Pdte. Pinochet, frente a su sede de O ´Brien, se organizó un escenario para enviar un saludo al Presidente Pinochet al celebrarse sus 83 años de edad. Ochenta y tres niñitos uno por año cumplido del General subieron al escenario mientras la cantante Patricia Maldonado cantaba el cumpleaños feliz para el General. La situación de pena y angustia de los concurrentes no hizo muy propicio este recuerdo, pero mi General nos pidió que cualquiera fuese el fallo, no se cambiara lo que la Fundación tenía previsto y así se hizo. Se fijó para el día 11 de Diciembre de 1998 el plazo para que la justicia británica decidiera sobre la extradición a España del Senador Pinochet, plazo dispuesto por el juez Graham Parkinson, para que el Ministro del Interior británico Jack Straw resolviera si procedía o no la extradición del Senador o lo liberara por razones humanitarias. El General entró en un estado peligroso de depresión aguda que estaba siendo tratada por un médico psiquiatra del mismo hospital en donde se encontraba el General convaleciendo de su intervención quirúrgica. El Canciller chileno José Miguel Insulza, viajó a Londres llevando una carta del Presidente Frei para el Primer Ministro británico Tony Blair y se reunió con su par Canciller Robin Cook el que le expresó al Ministro Insulza que el caso Pinochet estaba en manos del titular del Interior Jack Straw, quien actuaba

16

independientemente, y que este no era un tema de discusión por parte del gabinete británico. El juez Graham Parkinson, del tribunal Bow Street, quien tenía radicado el pedido de extradición del gobierno español, inicialmente dispuso la audiencia para el 2 de Diciembre a las 14.00 horas, pero, debido a la petición de postergación de la defensa del Senador Pinochet la postergó para el día 11 de Diciembre a la misma hora. En resumen, el Canciller británico Robin Cook hizo caso omiso, ante el Ministro de Relaciones Exteriores chileno Miguel Insulza, sobre la inmunidad que él mismo le otorgó al Senador Pinochet cuando lo nombró por orden del Presidente Frei ministro Plenipotenciario en misión especial al Reino Unido. ¿Era posible que ocurriera algo similar, si en cambio hubiese sido al revés, que fuera el Canciller chileno quien le tuviera que conceder el tratamiento diplomático de un ministro inglés acreditado como tal para Chile? Este solo desconocimiento, debió ser motivo suficiente para que Chile rompiera relaciones con el Reino Unido, pero nada de esto aconteció. Por otra parte, el gobierno español no perdía su tiempo y anunciaba que había iniciado los preparativos para que en el caso que el Senador Pinochet fuera extraditado a España se habilitara el Hospital Militar “Gómez Ulla” y la Prisión Militar de Alcalá de Henares. Comenzaron a cerrarse los preparativos para trasladar al Senador Pinochet a una vivienda ubicada en el condado de Surray en el barrio de Virginia Water, la casa elegida y aceptada por la policía

londinense que quedaba en un sector rural. El contrato resuelto por la Fundación Presidente Pinochet, debería renovarse cada seis meses y el arrendamiento del mobiliario para su funcionamiento consideraba pagos cada tres meses. En Chile, el Garzón chileno, magistrado Juan Guzmán ha inició una investigación por once querellas presentadas en contra del Senador Pinochet por violación a los derechos humanos buscando la forma de lograr el máximo de cobertura periodística con el objeto de adquirir connotación pública a costa del ex Pdte. Pinochet detenido en Londres. El Presidente de la Fundación Presidente Pinochet Hernán Briones Gorostiaga concurrió, el Lunes 30 de Noviembre de 1998 al Palacio de la Moneda, para reunirse con el Presidente Frei y entregarle su impresión personal de los hechos sucedidos en Londres y sobre el estado de salud del Senador Pinochet. El Presidente Frei le garantizó al Presidente de la Fundación que esperaba que este tema fuera resuelto a la brevedad garantizándole que seguirían realizándose los esfuerzos para traer de vuelta a Chile al General Pinochet. A juicio del Presidente de la Fundación Hernán Briones, destacado empresario, este era un tema netamente político que había adquirido dimensiones mundiales y que debía solucionarse políticamente. La Fundación Presidente Pinochet después de escuchar al Presidente Hernán Briones, el detallado informe sobre la situación que ocurría en Londres, resolvió apoyar el traslado de una delegación de chilenos adherentes al Senador Pinochet en momentos que se estuviera definiendo

17

judicialmente, si procedía o no su extradición a España. Por tal razón, el Lunes 7 de Diciembre se trasladó una delegación de 200 personas para apoyar al Senador Pinochet, solidarizando con el ex mandatario y contrarrestando las manifestaciones

porque la ley inglesa obligaba a los acusados a enterarse de los cargos en su contra y ratificar su identidad. El Miércoles 9 de Diciembre de 1998, a las 13.10 horas de Londres el Ministro inglés Jack Straw emitió un comunicado

callejeras que allí realizaban grupos de exiliados, y personas vinculadas con organismos de izquierda, mal llamados de derechos humanos. La Fundación estimaba que el día 11 de Diciembre de 1998, fecha que se resolvería en Bow Street si procedía o no la extradición del Senador Pinochet existirían aproximadamente más de 200 personas adherentes del General. El Martes 1 de Diciembre de 1998, el Senador Pinochet dejó el Grovelands Priory Hospital, donde estuvo desde el 29 de Octubre al dejar la London Clinic. El traslado se materializó con fuerte custodia policial y se dirigió a Viginia Water a las 18.45 horas de Londres (15.45 horas de Chile). Al General Pinochet le esperaba una larga estadía en Londres, cualquiera fuese la resolución del Ministro Jack Straw, porque, tanto la defensa como los abogados querellantes apelarían a esta resolución a la High Court, tribunal donde estaba radicado el caso Pinochet, pidiendo una revisión del fallo, ya que esta corte tenía facultades para modificar esa decisión. La presentación que tenía que hacer el Senador Pinochet el Viernes 11 de Diciembre de 1998 en la corte de Bow Street, ante el juez Graham Parkinson era

que autorizaba la demanda española. Analizó las razones humanitarias, pero concluyó que el General Pinochet estaba en “buenas condiciones” para enfrentar el proceso. Sin embargo, dijo que esta situación podía ser “reexaminada” en el futuro. Sin perjuicio de lo anterior, el General Pinochet, debería presentarse el Viernes 11 de Diciembre a la High Court, tal como lo tenía dispuesto el magistrado Graham Parkinson. El gobierno del Presidente Frei rechazó “enérgicamente” la decisión del Ministro Jack Straw y determinó llamar de inmediato a Chile, para informar, al embajador ante Gran Bretaña, Mario Artaza. Convocó, además para el Viernes 11 de diciembre, al Consejo de Seguridad Nacional. El Ejecutivo señaló que el Ministro Straw estaba “trasgrediendo la soberanía jurisdiccional” y resultaba “contraria a nuestra legislación”. Con esta resolución se habían vulnerado los, principios de inmunidad diplomática y territorialidad de la ley. Por otra parte ya había trascendido, en la prensa inglesa, los vínculos del juez que falló en contra del Senador Pinochet, el 25 de Noviembre, quien estaba claramente vinculado a Amnesty

18

Internacional por lo que debería haberse abstenido del juicio sobre el General; sin embargo su voto fue decisivo, en contra de la inmunidad del Senador.

Ese mismo año, en Septiembre, se casaba con el Teniente Carevic. El Lunes siguiente, por extraña coincidencia su

Los abogados de la defensa, estudiaron recusar la decisión del 25 de noviembre de los Law Lords, tomando en consideración estos nuevos antecedentes sobre el juez Hoffman. El General Leigh, ex Cdte. en Jefe de la Fach y ex Miembro de la Junta de Gobierno declaró a un medio vespertino chileno: “Pediría perdón si antes lo hacen los responsables de la UP”. Más que enjuiciar en Chile a Pinochet, “que puso orden en un país que estaba en el caos más absoluto”, el ex Comandante en Jefe de la Fach echa de menos “un juicio contra quienes llevaron a esta situación”. Termina diciendo, que hasta hoy, no se explica por qué razón Aylwin pidió reunirse con la Junta de Gobierno después del 11 de Septiembre de 1973. Los chilenos simpatizantes del Senador Pinochet recibieron con mucha tristeza la noticia del Ministro Straw, pero siguieron manifestándose positivamente en favor del Senador por las calles de Londes, para que el pueblo londinense se diera cuenta de la injusticia que se estaba cometiendo en contra del General. Una de las manifestantes chilenas en Londres, fue la viuda del Teniente Luis Carevic, Marjorie Johnson quien contaba que había recibido la petición de pololeo del Teniente, el 23 de Abril de 1978.

marido la pasó a dejar al colegio donde ella hacía clases y al poco rato, como a las nueve de la mañana, llegó su madre con la noticia, una bomba colocada por miembros del MIR en los momentos que procedía a desactivarla, después de desactivar dos sistemas de tres cuando corría con ella para lanzarla al Río Mapocho le estalló al Teniente Carevic dándole muerte inmediata. Marjorie tenía 21 años de edad y dos meses de embarazo cuando perdió a su marido. Afirmó que se encontraba orgullosa de su hija “Tu aprendes a vivir con tu dolor. Para mi es algo sagrado, no se me ocurriría andar con la foto del Teniente Carevic colgando, ni siquiera me interesa saber quien preparó la bomba ni quien la puso”. “Le enseñé a mi hija a vivir sin rencor y estoy aquí en Londres porque me siento parte de la familia militar, para apoyar al Presidente Pinochet”. En la mañana del Jueves 10 de Diciembre de 1998 los abogados de la defensa del General Pinochet presentaron un escrito solicitando que se revocara el fallo de los Law Lords, que negó la inmunidad al Senador. El documento da a conocer la situación del juez Hoffmann quien había sido puesto en tela de juicio por su doble condición de juez y parte, ya que pertenecía a una filial de Amnesty International y no se inhabilitó en el caso. La presentación fue hecha en la Casa de los Lords como un trámite normal. Los Lords debían fijar una fecha para estudiar

19

si acogían o no la solicitud. Si la aceptaban retrotraería toda la situación.

parte, el Vicepresidente Hernán Guiloff, estimó que la situación de Pinochet se

El Viernes 11 de Diciembre el Senador Pinochet debería concurrir ante el juez Graham Parkinson, en el Belmarsh & Court, una corte que se encuentra a 16 Kilómetros de Londres y se encontraba contigua a una cárcel de alta seguridad. El cambio había sido realizado en el día de ayer Jueves 10 de Diciembre, por el juez Parkinson por razones de seguridad. El futuro del ex Presidente Pinochet se visualizaba muy incierto pero lo que si tenía claro su defensa es que no se iría de España porque se continuaría litigando judicialmente, y esto fácilmente podía durar un par de años. El Director de la Fundación Presidente Pinochet y ex Ministro del Gobierno Militar Alfonso Márquez de la Plata, declaró en Londres a la prensa, con mucho dolor e impotencia: “Este es un proceso absolutamente político. Una persecución del socialismo internacional contra Pinochet porque quieren transformarlo en algo emblemático. Una persona que le da término a un gobierno socialista tiene que ser perseguido hasta el fin de sus días por el socialismo internacional”. Hernán Briones, Presidente de la Fundación, acompañado por el Vicepresidente Hernán Guiloff y el Director Ejecutivo Luis Cortés Villa, declaró a la prensa que tras el fallo había quedado demostrado que Gran Bretaña continuaba con su espíritu colonial, por su

dilataría por la cantidad de recursos que las partes podrían interponer. Sería un proceso largo, donde la presión de los gobiernos socialistas haría que esto se dilatara lo más posible. El ex Presidente de la República Augusto Pinochet Ugarte, declaró frente al juez Parkinson: “Yo no reconozco la jurisdicción de ningún otro país para que puedan juzgarme de todos los embustes que han hecho desde España, eso es todo lo que quiero decir”. Se determinó que la próxima audiencia sería el Lunes 18 de Enero de 1999, para entrar al fondo del proceso de extradición, sin que fuera necesaria la presencia del General. Afuera de los tribunales, los manifestantes partidarios del General, entonaban la canción nacional haciendo impresionante y emotiva la llegada de los vehículos en que venía el Senador Pinochet. Los detractores gritaban palabras contrarias tratando de apagar las manifestaciones de los adherentes al General que en ese momento eran mayoritariamente superiores a los contrarios. El Consejo de Seguridad Nacional (CSENA), se reunió en la tarde del día 11 de Diciembre y acordó, al igual que en las reuniones anteriores apoyar al gobierno del Pdte. Frei frente a las gestiones que siguiera realizando tendientes a lograr el pronto regreso del General Pinochet. Por otra parte, la Cámara de los Lords acordó revisar con otros cinco jueces el

20

fallo adverso emitido en contra del General, a petición de los abogados de la defensa que impugnaron el fallo, por considerar que el juez Hoffmann debía haberse inhabilitado por estar claramente relacionado con Amnesty International, quienes resolverían, en algunos días más, después de estudiar detenidamente los cargos que se habían formulado para revocar este fallo. El mismo día 11 de Diciembre de 1998, el Director Carlos F. Cáceres, en la sede de la Fundación procedió a leerle a la prensa la “Carta a los Chilenos”, que envió el Ex Presidente de Chile y Senador en ejercicio Augusto Pinochet Ugarte estando detenido en Londres. En algunos de sus párrafos más importantes de esta carta, da a conocer al país que: “Las Fuerzas Armadas y de Orden no destruyeron una democracia ejemplar, ni interrumpieron un proceso de desarrollo y de bienestar, ni era Chile en ese momento un modelo de libertad y justicia. Todo se había destruido y los hombres de armas actuamos como reserva moral de un país que se desintegraba, en manos de quienes lo quería someter a la órbita soviética”. “Quienes provocaron esos males, quienes dispusieron en nuestros países de armas y financiamiento soviéticos para realizarlos, quienes promovieron y predicaron a nuestros pueblos la siniestra ideología del socialismo marxista, son los que se levantan hoy com mis jueces.” “El país sabe que nunca busqué el poder. Por eso cuando lo ejercí jamás me aferré a él y cuando llegó el momento de entregarlo, de acuerdo a nuestra Constitución, lo hice lealmente”. “Soy absolutamente inocente de todos los crímenes y de los hechos que irracionalmente se me imputan. Sin embargo, temo que quienes lo hacen nunca estuvieron ni estarán dispuestos a darse a la razón y aceptar la verdad”. “Si con mi sufrimiento se puede poner fin al odio que se ha sembrado en nuestro país, quiero decirles que estoy dispuesto a aceptar todos los designios del destino con la más absoluta confianza de que Dios, en su infinito amor, sabrá hacer fecundo este sacrificio que le ofrezco para que triunfe la paz, y en el amanecer ya del nuevo siglo sean los chilenos un pueblo unido y reconciliado como el que siempre soñé alcanzar a ver”. El Jueves 17 de Diciembre de 1998, La Casa de Los Lords, en una resolución sin precedentes en la historia de la justicia británica, resolvió acoger la solicitud de revisión del controvertido fallo 3-2 del 25 de noviembre de 1998, que dejó sin inmunidad al Senador Pinochet. El fallo a favor de la inmunidad del senador Pinochet fue contundente por 5 votos a favor. Dentro de sus fundamentos “admitieron vicio en la sentencia anterior por las relaciones de Lord Hoffmann con Amnistía Internacional”. Esa mañana los cinco Lores que acogieron la petición resolvieron que el 18 de Enero de 1999 serían escuchadas nuevamente las partes de esta causa, dejando sin efecto, por tanto, el inicio del proceso de extradición que había firmado el Ministro Jack Straw.

21

Esto, como era de esperarse, produjo gran alegría en los partidarios del Senador Pinochet y un profundo malestar en la Concertación, especialmente dentro de la bancada Socialista. Todo volvió a fojas cero y, aunque el Senador Pinochet ya no se encontraba detenido, su custodia siguió sin variaciones en manos de Scotland Yard. Por otra parte, la Fundación Pdte. Pinochet organizó desde su sede y a lo largo de todas las Filiales la recepción de cartas de saludos de Navidad para el General Pinochet, las que enviarían a Londres por cuenta de la Fundación. Al mismo tiempo, comienzan a realizarse los preparativos con el objeto de enviar nuevos grupos de adherentes al General a Londres y estar presente cuando se reanuden, nuevamente los alegatos en la Cámara de Los Lords. El primer grupo, que viajó a Londres a partir del 7 de Diciembre de 1998, estuvo compuesto por alrededor de 200 personas. Para el mes de Enero de 1999, se buscaría enviar sobre las 350 personas que apoyaran al Senador Pinochet y si se las condiciones de seguridad lo permitieran, poder llegar con el apoyo solidario hasta su casa en Virginia Water. Este sería un gran aporte tendiente a levantar el estado depresivo del General Pinochet, con una demostración masiva de afecto y solidaridad del pueblo chileno agradecido de su Presidente.

El Martes 22 de Diciembre la Fundación Presidente Pinochet ante una concurrencia de aproximadamente 1.000 personas, presentó el Libro del académico Gonzalo Rojas Sánchez “Chile Escoge la Libertad”, que analizó detalladamente la labor del Gobierno Militar encabezada por el Presidente Augusto Pinochet Ugarte. Asimismo y como un homenaje al Presidente Pinochet la Fundación Pdte. Pinochet, creó una condecoración al mérito destinada a premiar a los primeros lugares de las Escuelas Matrices del Ejército y de la Academias de Guerra y Politécnica Militar. De esta manera finalizó el año 1998 y el país se presentó ante el Nuevo Año, políticamente dividido. El General Pinochet en Londres, el estudio jurídico de Michael Caplan debía organizar nuevamente lo que sería su defensa para litigar en Enero del año 1999. Finalmente, deseo expresar que todos hemos sufrido con esta tan lamentable situación, por supuesto que mucho más sufrimiento lo ha tenido la familia del General y el propio General Pinochet quien nunca pensó vivir lo que estaba viviendo por viajar al Reino Unido, creyendo que iba a un país amigo donde en otras oportunidades había sido tan bien recibido. Cuando el Senador Pinochet tomó la decisión de operarse en la London Clinic, no se percató que a sus adversarios de

siempre (el marxismo internacional), les estaba entregando la oportunidad de la

22

vida “poder juzgar Pinochet”, utilizando la desprestigio que por construyendo en Europa entero.

al General campaña de años fueron y el mundo

En Chile se comprobó, una vez más, que las diferencias y odiosidades entre los que apoyaron al Gobierno Militar y la izquierda marxista estaban más vigentes que nunca. Transcurridos 10 años de la detención ilegal y arbitraria del General Pinochet, nada hay que celebrar, solo recordar un episodio triste y doloroso que hemos vivimos todos los chilenos, quedando demostrado que cuando se trata de ver cuáles son los intereses de la política y de los políticos, siempre serán los intereses personales los que terminen imponiéndose frente a los supremos intereses de la Nación y del Pueblo Chileno que debe ser Soberano y Digno, por pequeño que nuestro país sea, ante la Comunidad Internacional. Es triste reconocerlo pero esa era nuestra realidad.
Luis Cortés Villa Mayor General

23

SECUENCIA FOTOGRAFICA DE LA DETENCION Y EL PROCESO JUDICIAL EN LONDRES DEL SENADOR AUGUSTO PINOCHET UGARTE
ESCENAS DE SIMPATIZANTES APOYANDO LA DEFENSA DEL SENADOR PINOCHET EN LONDRES

24

25

26

27

28

29

30

31

32

33

IMÁGENES DE LA PRESENTACION DEL SENADOR PINOCHET EN LA CORTE DE BELMARSH EL 11 DE DICIEMBRE DE 1998

34

35

36

37

38