Saramago, José. Caín. Alfaguara. Lima 2009. Pág.

83

… el señor ordenó a Abraham que le sacrificase al propio hijo, con la mayor simplicidad lo hizo, como quien pide un vaso de agua cuando se tiene sed, lo que significa que era costumbre suya, y muy arraigada. Lo lógico, lo natural, lo simplemente humano hubiera sido que Abraham mandara al señor a la mierda, pero no fue así.

<<…la historia oficial ni siquiera le dedicará una línea>>. Pág. 77 Saramago critica la actitud encubridora, la facilidad con que se pueden manipular la historia, alterarla en provecho de los que les conviene a los que detentan el poder.

… arrepentido por haber elegido la profesión de salteador de caminos en la especialidad de asesino. Pág. 71

Aquí se puede observar como Saramago hace una dura crítica —a través de la ironía— de la especialización del trabajo propio del sistema capitalista.
No nací para esto, piensa Caín. Tampoco había nacido para matar a su propio hermano (. . .), Abel, que tampoco para eso había nacido. Caín le da vueltas a la vida y no le encuentra explicación… Pág. 66 La entrada en el palacio fue, esta vez, por la puerta principal nada se hace a escondidas, si la dueña lilith ha encontrado un nuevo amante, mejor es que se sepa ya, para que no se arme todo un entramado de secretitos y de maledicencias, toda una red de risitas y murmuraciones, como infaliblemente sucedería en otras culturas y civilizaciones. Pág. 63

Aquí se puede ver claramente como Saramago ataca a la hipocresía de la sociedad actual y su doble moral
No hay duda de que eres un buen samaritano, dijo caín, Samaritano, preguntó el vigilante intrigado, qué es eso, No lo sé, me salió derrepente, sin pensar, no sé lo que significa… Pág. 58

Se puede deslindar de aquí que Caín tiene un conocimiento olvidado del futuro que se escapa de cuando en cuando.
Pero todo se andará, el progreso, como se reconocerá más tarde, es inevitable como la muerte. Y la vida. Pág 55

si no que ahora también ataca y pone en boca de Dios qué el no es el único que existe que hay otros . es más poseía buenos principios. 44 Dios como ser que encubre. dicen aquellos que creen en un objetivo. mezquino. 45 Cuestionamiento de la existencia no solo del propio Caín. aunque no tengan ni idea de cuáles son y nunca se hayan preguntado en nombre de qué tiene que perpetuarse la especie. Esas palabras no las ha pronunciado ningún dios que yo conozca. Al matar a Abel por no poder matar al señor. en una razón última. inescrutables vuestros designios. sí. Caín no era malo. la finalidad de la existencia. tuvo como pocos. Para continuar la especie. eso es algo inventado por hombres que presumen de tener un trato de tú a tú con la divinidad… Pág. <<Ese muchacho va llegar lejos. 44 Desmitificando otra vez Saramago no solo ya la falsedad del poder comunicativo de ciertas élites —castas sacerdotales— con dios. como suele decirse. <<… supongo que no les vas a decir que lo has matado>>. como si fuese ella la única y última esperanza del universo. caín ya dio su respuesta Pág. buenos principios>>.Pág. … pero qué triste la gente sin otra finalidad en la vida que la de hacer hijos sin saber por qué ni para qué. Tal vez hubiera llegado. Pág. pero para eso el señor no tendría que haberse cruzado en su camino>>. pero se convierte en un fratricida por culpa del orgullo de un Dios arrogante. nunca se nos pasaría por la cabeza decir que nuestros designios son inescrutables. el papel qué juega nuestro devenir. que gusta por la mentira antes de enfrentar los problemas Porque son. 47. En consecuencia Saramago parece retomar la idea de Rosseau acerca de la bondad del hombre en estado natural y del ejercicio de la sociedad como agente corruptor. preguntó caín.<<… ese fratricida. si no de la humanidad entera.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful