Índice

Introducción I I
l. El entusiasmo con la rebelión zapatista J5
Los medios ante la sorpresa de la rebelión zapatista 17
La aparición de una sociedad civil zapatista 23
La interpelación del zapatismo al mundo 49
2. La gestación de una red transnacional de solidaridad
con Chiapas 69
Los primeros pasos de la red zapatista en Illternet 71
Una red de información como estructura 82
El paradigma emergente de las redes 85
Activismo en Internet 92
La red zapatista observada desde el Imperio 96
Tanto en el ciberespacio como en la Tierra !O 1
3. Repertorio de acciones del zapatismo transnacional 105
Acteal y la red zapatista en todo su esplendor 108
Cabildeo y presión internacional sobre
el gobierno mexicano 12 I
Ciberactivismo y desobediencia civil electrónica
tras la masacre de Acteal 137
La solidaridad económica y el desarrollo
de proyectos en las comunidades 168
Los grandes eventos de confluencia
del zapatismo transnacional 179
Las Consultas Internacionales 203
Música, conciertos, discos: el zapatismo en el rock 2 18
La solidaridad de ida y vuelta:
hacer zapatismo en todas partes 229
4. Un ciclo de protestas: del zapatismo al altermundismo 237
El ciclo de acción global contra el neoliberalismo 246
El repertorio de acción colectiva del altermundismo 252
La guerra contra el terrorismo: un cambio
para las condiciones de la protesta 269
A I'lñaqui, company i mestre llibertari
Consideraciones sobre un ciclo de acción global 273
Al meu fill solar Manuel Buenaventura
La utopía tecnológica y las tristes
realidades de Internet 273
Las repercusiones del zapatismo 283
BibliografIa 291
El levantamiento armado del de Liberación
el de enero de 1994 en el sudeste de
encontró resonancia más allá las fronteras
una red de solidaridad transnacional
l
que
más el o a una
entusiasmo que la rebelión indígena en sectores
de la . mundial el que la aparición de una red
actores sostenida en de comunicación transnacionales.
Esta red mostró una de acción 1I1­
entre el EZLN y el gobierno de
la que no vale la
I No uso el calificativo "internacional" porque éste se más a la
participación de actores identificados con sus estados nacionales (como ha­
cía por la Internacional Comunista con
nacionalmente; Partido Comunista Partido Comunista l\Jexica­
no, Español, sino "transnacional" puesto que lo conforman actores
ubicados en distÍntos niveles de localidad que interactúan cruzando las
fronteras de los estados y de las naciones. hablo de
puesto que esta dimensión la reservamos para una ubicación multi­
temática, que con la red altermundista que reivindica
la necesidad de los movimientos de actuar en el
11
pena buscar culpables en el pasado ni plantearse que- el futuro
puede ser diferente; obligan a la gente a vivir el presente inme­
di ato. La izquierda no tiene est rategias de cambio y esa es su
crisis ... En este- contexto, mensajes como los que vienen del za­
patismo son tremendamente- seductores porque impli can salir
del fatalismo y tratar de- ver de manera diferente 1."1 dt'sorde-n al
que ha llevado el capita li smo (Vázqut'z MOlltalbán, 200 1).
Chiapas fue punto ele confluencia de una nueva generación
de actores colectivos dificiles de- caracterizar, geogrMicamente
dispersos, difusos, multitemáticos, intermitentes y no organizados
formalmente. Son las redes activi stas que se enfocan en distin­
tos temas, desde el ecologismo, hasta el feminismo, o las que se
centran en la defensa de ámbi tos y problemáticas localizadas y
ac! úan de forma concertada con base en operaciones de informa­
ción compartida a nivel transnacional. El interés de este libro es
explorar este zapatismo transnacional , su forma de construir signi­
fi cados y de vi ncul arse como red en múltiples canales, sus acciones
concertadas y su incid<>ncia para presionar a las élit es y al gobie rno
dl' tvIéxico a favor de los indígenas de Chiapas.
A propósito de esta actividad internacional alrededor de los za­
patistas, Carlos Fuentes e-scribió en "La patria tambi én son los
extranjeros":
A los pueblos indígenas, las voces del exterior le-s brindan apo­
yo y preocupación, la mi sma que nosotrus los mexicanos de
la mayoría mestiza les hemos negarlo siempre, balcani7.ando
a los indios desde hace 500 años. Y al EZLN, los extranj eros
le ofrecen la simpatía que en su momento le fue a la
Revolución Norteamericana por Tom Paine, él. la Revolución
Francesa por Thomilsje-!Terson, a la Revolución Soviética por
J ohn Reed, a la Repúbli ca Española por André Malraux y aho­
ra, a la insurgencia chiapaneca, por Danielle Mitterrand, Re­
gis Debray, Oliver Stone y, próxima.mente por Dario Fo, Susan
Sontag yJosé Saramago ... (Fue-ntes, 1998).
[ "
La acción política no convenc ional organizada en redes encon­
tró en el zapatismo uno de sus referente-s inaugurales, se prolongó
en el altermundismo o movimiento antiglobalizaci ón que surge- en
Seattle en 1999 contra la Organización Mundial del Comercio y
adquirió visibilidad en las manifestaciones contra las instituciones
económicas internacionale-s, en los foros sociales mundiales y e-n
las protestas globales contra la guerra.
Las acciones desarrolladas por la red zapatista ha n incluido
campañas de cabildeo con las instituci ones internacionales para
presionar al gobierno de México; manifestaciones, protestas des­
een tralizadas, actos informativos, concen tracione-s ante em­
bajadas y consulados, ocupaciones, fiestas, conciertos en muchas
ci udades del mundo para dar a conocer la si tuación ele Chiapas,
influir en los intelectuales yen la opinión pública local y presionar
al gobierno de México; también se han implementado acciones
a favor de los indígenas rebeldes en el ciberespacio a través de la
desobediencia civil electrónica y el ciberactivismo; de espe-cial re­
levancia ha sirio la afl ll encia de acti, 'istas a las comuni dades zapa­
ti stas, ya sea como observadores de los derechos o como
visitantes, con la consiguiente reacción del gobierno mexicano y
las deportaciones de extranjeros. Una constante ele la red zapatista
ha consistido en el apoyo económico y material a las comunidades
rebeldes ade-más de los "hermamunientos" entre- los municipios
autónomos zapatistas y colecti vos o municipios de- otros lug;-tres.
A todo esto hay que añadir los grandes eventos masivos como los
Encuentros por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, las con­
sultas internacionales y la aparición de un soundtrack de la re-beldía
zapatista a través del rock.
La presencia corporal y virtual de activistas extranj eros en
Chiapas aumentó ele forma sustancial la visibilidad adquirida por
los zapatistas y amparó a las comunidades rebeldes de una violen­
cia y militarización mayor, al menos en el periodo en que se basa
ese trabajo, que se centra desde 1994 hasta los primeros años elel
siglo XXI. Esta red como actor colectivo no pue-de ser pensarla
simplemente en Interne-t, sino que incluye todos los ni veJe-s de in­
teracción, desde el contacto cara a cara y la experiencia directa, a

la interacción mediática por fax,
difusión de a través de
no fue
de :\1éxico no supo en­
y desinformación no pudo
competir con Internet. En este ei éxito del
transnancíonal tiene que ver con la para usar a su fa­
vor una herramienta de que apenas se
a
El hecho de que se levantaran en armas fueran indí­
genas una serie de simbólicas en :\1éxico y
en el mundo. de los excluidos del
modelo
otros
minó la posibilidad de una lucha
El transnacional sirvió como un ensayo de un
que tendrán en común ubicar la necesi­
transnacional contra un modelo de
de y diversos grupos
con nacional o el uso de
Internet y de redes para la dis­
costo; la horizontalidad y
y los acuerdos ad hoc para la acción sm
crear estructuras 11l El ciclo
de que arranca con zapatismo
con la guerra de
Unidos y sus contra el terrorismo,
u U , , , ~ ' U ~ v políticas de los activistas en todo el
el fin del marco en una
de las liberta­
14

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful