Está en la página 1de 4

Competencia de la lingüística Como las realidades lingüísticas son tan variadas y complejas requieren de criterios de sistematización, mecanismos y enfoques

que permitan reconocer constantes de tal diversidad, esto implica que para conocer hay que percibir ciertos rasgos identificadores de un objeto en la realidad material que se ofrece. En este contexto cobra crucial relevancia el principio postulado por Saussure a principios del S.XX “es el punto de vista el que crea el objeto”, así la inclusión del punto de vista en el proceso de distinción del objeto refiere a que un elemento subjetivo privilegia dentro de un campo algunos aspectos y excluye a otros. Entonces para comprender los fenómenos lingüísticos resulta importante la distinción entre materia y objeto de estudio, ya que son los objetos contemplados desde la materia real los que hacen posible el detalle, la profundización y el avance en el conocimiento de dichos fenómenos. De acuerdo con esto, Saussure separa entre materia y objeto de estudio. Y define a la materia como todas las manifestaciones del lenguaje humano: las pasadas y las presentes, las sociales y las individuales, las orales y las escritas, etc. “…a la vez físico, fisiológico, psíquico, no se deja clasificar en ninguna de las categorías de los hechos humanos…” Dado que el lenguaje se presenta como multiforme propone colocarse desde el primer momento en el terreno de la lengua, definiéndola como el objeto de estudio de la lingüística. La lengua entonces es para Saussure un sistema de signos y por lo tanto un conjunto de elementos interrelacionados entre sí donde cada uno de ellos está distribuido y organizado para accionar en forma conjunta. La lengua es una especie de contrato social adoptado por una comunidad, un sistema depositado por la práctica del habla en los sujetos que pertenecen a una misma comunidad, la lengua no está completa en ninguno de ellos, no existe perfectamente más que en la masa.

Es entonces que la teoría generativa transformacional de Chomsky intentará superar estas deficiencias del estructuralismo. empobreciendo así a dicha ciencia. por lo que para él la lingüística comienza por la fonética y la fonología. Sin embargo. un concepto y una imagen acústica. en lo que se consideró un cambio de paradigma en lingüística. Parte del corpus. es decir un significado y un significante que tienen lugar en la mente humana. . estableciendo que la lingüística se debe ocupar de hacer la descripción y la historia de todas las lenguas. Bloomfield en su versión del estructuralismo pretendió otorgar a la lingüística un carácter análogo al de las ciencias naturales y para ello propone eliminar todo estudio mentalista del lenguaje. lo describe y establece las reglas capaces de describir y analizar cualquier estructura similar. ya que propone una visión radicalmente diferente del lenguaje y las lenguas. es decir el lenguaje es concebido como una de las conductas humanas visibles. sacar leyes generales o principios universales y definirse a ella misma. De esta manera la gramática descriptiva que propone el estructuralismo tiene como objeto el corpus. refutando así la concepción del saussureana del signo lingüístico. Pero lo que sostiene Bloomfield es que la lingüística debe centrarse en los aspectos materiales y mecánicos del lenguaje. Siguiendo estos postulados el estructuralismo bajo sus diversas formas (en sus distintas escuelas) va a afianzar los estudios descriptivos tomando a la lengua como un sistema funcional en sí.Estas reflexiones le merecieron a Saussure que se lo considerase el iniciador de la lingüística moderna. dejo al campo de la semántica fuera de los alcances de la lingüística. ya que dichas reflexiones problematizaron el conjunto de estudios llevados a cabo en el campo de la lingüística hasta ese momento y arrojaron luz sobre los mismos. Pero la imposibilidad de realizar una descripción de las significaciones con el mismo rigor que las construcciones. Recordemos que para Saussure el signo es una entidad psíquica que está compuesta de dos caras que se corresponden.

esa manifestación se denomina actuación. En su concepción de la gramática sostiene que la misma debe dar cuenta de la creatividad de la lengua. el pensamiento. y luego seguir por los componentes interpretativos la semántica y la fonología Además.En esta línea de pensamiento el lenguaje es considerado una capacidad innata de la especie humana que se actualiza en el proceso de adquisición de una lengua determinada. De este modo Chomsky propone que el objeto de la Lingüística debe ser la competencia creativa del hablante. esto es de la generación de todos los enunciados posibles pero con una limitación: estos enunciados generados deben ser sólo los reconocidos por el hablante como bien formados. no debe contentarse tan sólo con describir los aspectos extrínsecos de la misma. es decir para toda la especie humana. la gramática debe explicar la lengua. antes bien el estudio de la competencia implica un sumergirse en los aspectos ocultos o no manifiestos del lenguaje. es decir gramaticales. En este sentido la teoría generativa propone que la lingüística debe comenzar por la sintaxis. aquellos que no violan ninguna regla de estructura. Cada hablante tiene un conocimiento implícito de su lengua y lo refleja en el uso real de la misma. Por eso para Chomsky la actuación está determinada por la competencia e influenciada por las circunstancias. La intuición del hablante para determinar la gramaticalidad o agramaticalidad de un enunciado reposa en su competencia lingüística. En oposición al objeto saussureano “lengua”. componente generativo. Este enfoque enmarcado dentro de la postura racionalista supone que la mente no es una tabula rasa sino que en ella se encuentran dados desde el nacimiento ciertos esquemas o “moldes” que van a organizar de modo universal. al cual considera un concepto estático frente a la competencia que es fundamentalmente dinámica pues abarca los aspectos creadores de la lengua. . proceso que implica la apropiación del sistema de reglas de una lengua entendida como aparato formal.

Pero no es sino hasta la teoría generativa de Noam Chomsky que estos estudios se formalizaron en la constitución de la lingüística. . es decir aquella que en los siglos XVI y XVIII centraron su reflexión en la relación entre el lenguaje y el pensamiento influenciada por la filosofía racionalista de René Descartes.Por lo tanto la teoría transformacional generativa puede considerarse una continuación de la gramática tradicional. Luego con la llamada Gramática de Port Royal se intentó reconstruir una única gramática subyacente que aparece en diferentes lenguas con el fin de captar la forma de pensamiento y el razonamiento humano.