Está en la página 1de 2

Sociedad Iberoamericana de Información Científica

Evalúan la Distribución de Leche Fortificada con Hierro en Niños de Bajos Recursos para Combatir la Anemia y la Deficiencia de Hierro
Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC en base al artículo

Effectiveness of a Large-Scale Iron-Fortified Milk Distribution Program on Anemia and Iron Deficiency in Low-Income Young Children in Mexico
de los autores

Rivera JA, Shamah T, Villalpando S y Monterrubio E
integrantes del

Instituto Nacional de Salud Pública, Cuernavaca, México
El artículo original, compuesto por 9 páginas, fue editado por

American Journal of Clinical Nutrition
91(2):431-439, Feb 2010

Este programa de distribución fue capaz de reducir la prevalencia de anemia ferropénica entre los niños de entre 1 y 2 años.

Introducción La anemia y el déficit de hierro en los niños pequeños se asocian con la aparición de efectos adversos del neurodesarrollo. La anemia ferropénica es la carencia nutricional más común en todo el mundo. Los niños más expuestos son los menores de 5 años, con un máximo de prevalencia entre los 12 y los 23 meses. La prevalencia de anemia ferropénica en los niños de entre 1 y 4 años es más frecuente en los hogares de bajos recursos económicos. Desde hace varias décadas, el gobierno de México brinda un programa federal de ayuda a los hogares más necesitados por medio de la venta subsidiada de leche entera a bajos precios a los hogares en los que viven niños de entre 1 y 11 años. A partir de 2002 se decidió fortificar la leche subsidiada con hierro, vitamina C y otros micronutrientes, con el objetivo de reducir la prevalencia de anemia ferropénica y otras carencias nutricionales. Para generar más estrategias tendientes a disminuir el déficit de hierro y la anemia en los niños de los países de menos recursos se necesitan estudios que documenten la eficacia de los programas implementados a gran escala. Los autores de este trabajo evaluaron la eficacia de este programa de distribución subsidiada de leche fortificada (LF) en los hogares de bajo nivel socioeconómico para reducir la prevalencia de anemia y ferropenia en los niños pequeños. Materiales y métodos El programa mencionado se creó en 1944. Su objetivo es brindar leche entera a precios subsidiados en centros de distribución localizados en México, destinada a los niños de entre 1 y 11 años y a otros miembros de los hogares más pobres del país. A cada niño le corresponden 400 ml de leche fluida por día en formato líquido o en polvo. En 2002, el gobierno decidió utilizar esta leche subsidiada como un instrumento para reducir la prevalencia de anemia ferropénica y otras carencias nutricionales comunes en este grupo poblacional. Para ello, se introdujo la fortificación de la leche con hierro, vitamina C y otros micronutrientes. En el momento en que se implementó esta estrategia de salud, el programa proveía leche a alrededor de 5 millones de individuos, entre ellos, 4.2 millones de niños de entre 1 y 11 años, de los cuales cerca de 650 000 tenían entre 12 y 30 meses. Se seleccionaron al azar 12 centros de distribución de leche (CDL). Cada uno proveía leche a alrededor de 5 000 personas. Estos CDL fueron asignados de manera aleatoria a la distribución de LF (n = 7) o de leche no fortificada (LNF, n = 5). La leche que se entregaba consistía en 48 g de leche en polvo. La LF contenía 5.28 mg de hierro, 5.28 mg de cinc, 48.0 mg de vitamina C y 32.1 µg de ácido fólico, a diferencia

de la LNF, que contenía 0.16 mg de hierro, 1.6 mg de cinc, 6.8 mg de vitamina C y 24.0 µg de ácido fólico. Los envases de LF y de LNF no se distinguían entre sí; cada CDL recibió solamente LF o LNF, de acuerdo con la asignación aleatoria. El ensayo se extendió por 12 meses. Se realizaron entrevistas al momento de inicio, a los 6 y a los 12 meses; en éstas se recolectó información acerca de las características del hogar y los bienes y servicios que presentaban. Se tomaron muestras de sangre con el fin de determinar la concentración de hemoglobina (Hb), de ferritina sérica (FS, que indica el nivel de los depósitos de hierro) y del receptor soluble de transferrina (RSTf, que da una idea de la carencia tisular de hierro). Se determinó la talla y el peso de los niños en cada cita. La fecha de nacimiento fue corroborada por medio de los certificados de nacimiento o de vacunación. Se les explicó a las madres o a los cuidadores de los niños cómo reconstituir la leche en polvo y se les indicó que los alimentaran diariamente con 400 ml de ésta, preferentemente 200 ml por la mañana y 200 ml por la tarde. Una vez por mes, un trabajador social concurría a cada hogar en los horarios de alimentación para constatar la adhesión al programa, la correcta reconstitución de la leche en polvo y la cantidad de leche consumida por los niños. Luego, los autores recabaron información acerca de los niños de entre 12 y 30 meses que habían recibido la leche evaluada: 509 habían consumido LF, mientras que 286 recibieron LNF. El modelo final empleado para estudiar los efectos producidos sobre la anemia comprendió 567 niños (357 del grupo que recibió LF y 210 del grupo asignado a LNF). La anemia se definió ante una concentración de Hb < 110 g/l; además, se clasificó en dos subgrupos: anemia leve (Hb entre 100.0 y 109.9 g/l) y anemia moderada (Hb entre 90.0 y 99.9 g/l). La deficiencia de hierro se estableció ante una concentración de FS < 12 µg/l y una concentración de RSTf > 3.3 mg/l. Finalmente, se realizaron los análisis estadísticos. Resultados Las concentraciones basales de Hb y RSTf, así como la prevalencia de anemia y ferropenia, los parámetros antropométricos y los índices socioeconómicos no fueron estadísticamente diferentes entre el grupo que recibió LF y el asignado a LNF. Tampoco se observaron diferencias en el consumo diario promedio de leche durante el ensayo. La participación en el programa con LF se asoció con menor prevalencia de anemia. La tasa de prevalencia de esta anomalía en los niños que recibieron LNF fue del 44.1% al inicio del proyecto, del 23.9% a los 6 meses y del 13.6% a los 12 meses,

6% inicial para el grupo que consumió LNF y un 44. No obstante. No obstante.siicsalud. Este fue un hecho inesperado por los autores.0% para el grupo experimental en la primera y segunda visitas. Luego de la intervención.4% a los 6 y 12 meses de tratamiento. La disminución de la ferropenia fue del 36% a los 6 meses de tratamiento y del 57% a los 12 meses. Esta exclusión puede haber producido una subestimación de los efectos del programa. de acuerdo con la determinación de la concentración de FS. La diferencia absoluta en la prevalencia estimada de ferropenia entre los dos grupos fue del 23. Un hallazgo interesante fue que al final del estudio la prevalencia de anemia y de ferropenia en el grupo control fue relativamente baja. La diferencia absoluta en las prevalencias estimadas entre los dos grupos evaluados fueron del 7.0% al comienzo. se sabe que la concentración de FS se encuentra en relación con los procesos inflamatorios. Esto se justifica por dos motivos: por un lado. decidieron asignar la LNF solamente a 5 de los 12 CDL y. dado que la LNF no es una buena fuente de hierro ni de nutrientes que faciliten la absorción de hierro (por ejemplo.7% para los que consumieron LF. la vitamina C).mientras que para los niños asignados a LF.7% a los 6 meses y del 7.8% para el grupo asignado a LF.5% inicial para el grupo que recibió LF a 19. Los expertos habían planeado realizar mediciones de las concentraciones de proteína C-reactiva para ajustar los resultados de acuerdo con la inflamación. Copyright © Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC). Por otra parte. la conducta y las funciones cognitivas. y de 18. estos valores fueron del 44. los niños con valores de Hb < 90 g/l no fueron incluidos en el estudio. al evaluar la ferropenia de acuerdo con los resultados de la medición del RSTf se observó una reducción estadísticamente significativa de la prevalencia de déficit férrico a los 6 meses de tratamiento. Una limitación de este estudio podría ser un sesgo de selección.1% para los niños del grupo control. pero no a los 12 meses.0% en el grupo experimental y del 9. A los 6 y 12 meses se observaron los efectos sobre los depósitos de hierro (evaluados a través de la FS).4% en la primera y segunda visitas. esta subestimación probablemente produciría un efecto de escasa magnitud. en el mismo orden. Los efectos de este programa sobre las tasas de anemia y ferropenia a estas edades tan tempranas producirían beneficios importantes a nivel del desarrollo cerebral. ya que es muy probable que estos niños hubieran respondido mucho mejor a la intervención.3% al año. Discusión Los investigadores afirman que con el uso de LF durante 6 a 12 meses puede lograrse una reducción significativa en la prevalencia de anemia ferropénica. respectivamente. Estos valores son similares a los observados al calcular las tasas de anemia ajustada. por lo que no se pudo realizar este ajuste. De esto se deduce que las tasas de anemia disminuyeron en mayor medida con el uso de LF. Una explicación probable sería que otros micronutrientes presentes en la LNF participaron en la reducción de las tasas de anemia. del 16. se requiere que además se implementen otras estrategias que puedan llevarse a cabo de forma simultánea para controlar estos problemas de salud. 2011 www. Por otra parte. pero no a los 12 meses. los directores del programa quisieron minimizar al máximo el número de niños que no se beneficiarían con los posibles efectos positivos del consumo de LF.4% para el grupo control y a 12.8% y 17. Esto sugiere que los depósitos de hierro siguen aumentando más allá de los 6 meses de tratamiento. por ello. respectivamente.7% y 9. los investigadores señalan que el consumo de LF reduce la incidencia de anemia y de déficit de hierro en los niños de entre 1 y 2 años.0% y 5. la prevalencia anemia fue del 4. incrementando así la eficacia estimada del programa.com . por otro. Por razones éticas. ya que sólo el 3% de los niños evaluados inicialmente presentaban anemia grave. La disminución de la deficiencia de hierro fue demostrada de manera clara por las modificaciones de los marcadores séricos. Lamentablemente. y que el primer semestre es suficiente para reabastecer los tejidos. mientras que los efectos sobre el hierro tisular (RSTf) fueron notorios a los 6 meses. Una tercera limitación es que la cantidad de niños asignados a cada grupo fue significativamente mayor para la LF que para la LNF.6% y 5. En conclusión. La prevalencia basal de ferropenia. en comparación con los valores detectados en los niños que consumieron LNF. Al finalizar el año de intervención. el número de niños en que se determinó la concentración de proteína C-reactiva fue demasiado bajo. los CDL que fueron seleccionados aleatoriamente para distribuir LF tenían a su cargo más niños que los otros centros. fue del 36.7% y 4. los valores a los 6 y 12 meses fueron de 41. producido al determinar los resultados que serían tenidos en cuenta.4% en el grupo control.0% para el grupo que recibió LNF y del 29. La prevalencia estimada de anemia leve a moderada cayó de un 42.2% y 11.