Está en la página 1de 6

TEORÍA DE LA ACCIÓN COMUNICATIVA. CAPÍTULO VI. INTERLUDIO II. JÜRGEN HABERMAS.

EL CEONCEPTO DE MUNDO DE VIDA Y EL IDEALISMO HERMENÉUTICO DE LA SOCIOLOGÍA COMPRENSIVA. El autor desea construir y explorar la cuestión de cómo el mundo de la vida en tanto que horizonte en que los agentes comunicativos se mueven “ya siempre” queda por su parte delimitado en conjunto por el cambio estructural de la sociedad y cómo se transforma a medida que se produce ese cambio. En 1º lugar va a tratar de clarificar como se relaciona el mundo de la vida con aquellos 3 mundos que en la acción orientada al entendimiento los sujetos ponen a la base de las definiciones comunes que hacen de la situación. 2º, va a desarrollar el concepto de un mundo de la vida presente como contexto en la acción comunicativa, como hilo conductor de los análisis fenomenólgicos del mundo de la vida, y quiere poner ese concepto en relación con el concepto durkeimiano de conciencia colectiva. 3º los conceptos de mundo de la vida usuales en sociología comprensiva patrten de representaciones cotidianas que en principio sólo sirven a la exposición narrativa de acontecimientos históricos y de situaciones sociales. 4º analizando las funciones de la acción comunicativa pueden clarificarse las condiciones necesarias para una racionalización del mundo de la vida. 5º pero aquí nos topamos con los límites de los planteamientos teóricos que identifican a la sociedad y mundo de la vida, así el autor popondrá concebir a la sociedad simultáneamente como sistema y como mundo de la vida. Punto 1. Al analizar el autor los presupuestos ontológicos de la acción teleológia, distinguió 3 dustintas relaciones actor- mundo, que el sujeto puede entablar con algo de un mundo: el sujeto puede relacionarse con algo que tiene lugar o puede ser producido en el mundo objetivo; con algo que es reconocido como debido en un mundo social compartido por todos los miembros de un colectivo; o con algo que los otros actores atrubuyen al mundo subjetivo del hablante. Analizando los modos de empleo del lenguaje puede aclararse qué significa que un hablante, al ejecutar uno de los actos de habla standar, entable una relación pragmática: *con algo en el mundo objetivo (como totalidad de las entidades sobre las que son posibles enunciados verdaderos) o; * con algo en el mundo social (como totalidad de las relaciones interpersonales legítimamente reguladas) o; con algo en el mundo subjetivo (como totalidad de las propias vivencias a las que tiene acceso privilegiado y que el hablante puede manifestar ante el público). En realidad las manifestaciones comunicativas están insertas a un mismo tiempo en diversas relaciones con el mundo. La acción comunicativa se basa en un proceso cooperrativo de interpretación en que los participantes se refieren simultánemanete a algo en el mundo objetivo, en el mundo social y en el mundo subjetivo aun cuando en su manifestación sólo subrayen uno de estos 3 componentes. Hablantes y oyentes emplean el sistema de referencia que constituyen los 3 mundos como marco de interpretación dentro del cual elaboran las definiciones comunes de su situación de acción. Entendimiento significa la “obtención de un acuerdo” entre los participantes en la comunicación acerca de la validez de una emisión; acuerdo, el reconocimiento intersubjetivo de la pretensión de validez que el hablante vincula a ella. El trasfondo de una emisión comunicativa los constituyen, definiciones de la situación que han de solaparse suficientemente para cubrir la necesidad actual de entendimiento. Este incesante proceso de definiciones y redefiniciones implica una atribución de contenidos a los distintos mundos (mundo objetivo que interpretación coincide, subjetivo como componente normativo; subjetivo como componente privado). Simultáneamente los actores de deslindan frente a esos 3 mundos. Con cada definición común de la situación los actores determinan como discurren los límites entre la naturaleza externa, la sociedad y la naturaleza interna, a la vez que renuevan el deslinde entre ellos mismos como intérpretes, por un lado, y el mundo externo y el propio interno, por otro. A estas redefiniciones le subyacen las presuposiciones formales de comunidad o intersubjetividad que son el mundo objetivo, el mundo social y un mundo subjetivo propio de cada cual. Con este sistema de referencia los partcipantes en la comunicación suponen que las definiciones de la situación que en cada caso constituyen el trasfondo de una emisión concreta rigen intersubjetvamente. Las situaciones poseen siempre un horizonte que se desplaza con el tema. Una situación es sólo un fragmento que los temas, fines y los planes de acción realzan y articulan en cada caso dentro de los plexos o urdimbres de remiones que constituyen el mundo de la vida. El tema constituido por la inminente pausa para el almuerzo y el plan de ir por la cerveza, se presneta como una situación de acción que apela a un ámbito de necesidades actuales de entendimiento y de posibilidades actuales

En estos casos el tema se desplaza y con él el horizonte de la situación. es decir: el fragmento de mundo de la vida relevante para la situación. .de acción: las expectativas que los colegas vinculen a la pausa para el almuerzo. para el que surge una necesidad de entendimiento en relación con las posibilidades actualizadas de acción. Pero los límites son fluidos.

Pero sólo cuando se tornan relevantes para una situación puede este o aquel elemento.La situación de acción constituye en cada razón para los participantes el centro de su mundo de la vida. A la acción orientada al entendimiento le es constitutiva la condición de que los participantes realicen sus respectivos planes de común acuerdo en una situación de acción definida en común. esa situación tiene un horizonte móvil. Ya que desde un punto de vista semántico el lenguaje guarda una peculiar afinidad con la imagen del mundo articulada lunguísticamente. ya que remite a la complejidad del mundo de la vida. Entonces para explicar qué son esos plexos de remisiones que vinculan entre sí a los elementos de la situación y a la aituación con el mundo de la vida. Este acervo de saber provee a los participantes en la comunicación de convicciones de fondo aproblemáticas. construye el mundo a partir del cual y sobre cuyo trasfondo vive. Un tema surge en relación con los intereses y fines de acción de un implicado. de las normas o de las vivencias. En cuanto tal plexo de remisiones que da incluido en una situación. los criterios de buen o mal suceso en los esfuerzos por dominar una situación. de convicciones de fondo que ellos suponen garantizadas. sobre que es posible el entendimiento. La situación sólo necesita ser definida en el grado necesario para dominarla. Las estructuras del mundo de la vida fijan las formas de la intersubjetividad del entendimiento posible. pues la capacidad semántica de un lenguaje tiene que ser proporcionada a la complejidad de los contenidos culturales. Los lenguajes naturales conservan los contenidos de tradiciones. Desde la perpectiva centrada en la situación. social y subjetivo). Pero la cultura pone también su sello en el lenguaje. de las que los participantes en la comunicación hacen uso en los procesos cooperativos de interpretación. El mundo de la vida es el lugar trascedental en que hablante y oyente se salen al encuentro. evaluación y expresión que ese lenguaje acumula. pero sólo a la manera de trasfondo de una escena actual. circunscribe el ámbito de relevancia de los componentes de la situación susceptibles de tematización y es acentuado por los planes de acción. pierde su trivialidad y su solidez incuestionada. En cierto modo. Los plexos de remisiones pueden entenderse más bien como plexos semánticos que establecen una mediación entre una emisión comunicativa dada. que sólo pueden tener existencia en forma simbólica y en la mayoría de los casos sólo en encarnaciones linguísticas. Los plexos de remisiones derivan de las relaciones gramaticalmente reguladas que se dan entre los elementos de un acervo de saber organizado linguisticamente. el actor sirviéndose de los elementos básicos de ese acervo de saber. el mundo de la vida aparece como un depósito de autoevidencias o de convicciones incuestionadas. Mientras los participantes en la interacción mantengan su actitud realizativa. La interpretación de la situación se basa en el acervo de saber del que un actor ya dispone siempre en su mundo de la vida. su contexto inmediato y su horizonte de connotaciones semánticas. y en que pueden criticar y exhibir los fundamentos de esas pretensiones de validez. El medio del entendimiento permanece en una peculiar semitrascendencia. y el riesgo de que el plan de acción se malogre. en que puden plantearse recíprocamente la pretensión de que sus emisiones concuerdan con el mundo (mundo objetivo. . en cuanto se torna en ingrediente de una situación. y de esas convicciones de fondo se forma en cada caso el contexto de los procesos de entendimiento. o sea riesgo de malentendido. Una situación representa un fragmento del mundo de la vida delimitado en vista de un tema. el mundo de la vida al que los participantes en la interacción pertenecen está siempre presente. es decir. El lenguaje y la cultura son elementos constitutivos del mundo de la vida misma. Respecto al lengueje y a la cultura los participantes ni pueden adoptar in actu la misma distancia que respecto a la totalidad de los hechos. resolver sus disentimientos y llegar a un acuerdo. El éxito conseguido a través de la acción teleológica y el consenso alcanzado a través de actos del entendimiento constituyen. el lenguaje que actualmente están utilizando permanece a sus espaldas. Los participantes en la interacción se encuentran ya interpretada en lo que su contenido se refiere. Frente a él los hablantes no pueden adoptar una posición extramundana. Parten de la conciencia egológica. A ellas deben los participantes en la comunicación su posición extramundana frente a lo intramundano sobre que pueden entenderse. en los que los participantes hacen uso de definiciones acreditadas de la situación o negocian definiciones nuevas. el riesgo de fracaso en la acción. determinadas autoevidencias ser movilizadas en forma de un saber sobre el que existe consenso y que a la vez es suceptible de problematización. En la acción comunicativa los participantes persiguen de común acuerdo sus respectivos planes de acción sobre la base de una definición común de la situación. de los patrones de interpretación. El mundo de la vida le es constitutivo el entendimiento como tal Punto 2. Tratan de evitar 2 riesgos: el riesgo de que el entendimiento fracase. El concepto de acción comunicativa destaca en este habérselas con las situaciones especialmente en 2 aspectos: el aspecto teleológico de realización de fines (o ejecución de un plan de acción) y el aspecto comunicativo de interpretación de la situación y de obtención de un acuerdo. La evitación de 1º riesgo es condición necesaria frente al 2º. ya no es menester permanecer en el marco de una fenomenología y de una psicología de la percepción. a la que las estructuras generales del mundo de la vida le están dadas como condiciones subjetivas necesarias de la experiencia de un mundo de la vida social configurado en concreto y acuñado históricamente. Para Schütz y Luckmann.

sino que cumple también una función para la autocomprensión de personas que han de objetivar su pertenencia al mundo de la vida de que son miembros en su rol actual de participantes en la comunicación. se dilatan. sólo la comprensión moderna del mundo se caracteriza porque la tradición cultural puede ser sometida a esa prueba wn toda su latitud y de manera metódica.Bien es verdad que a este modelo de una subjetividad productiva. Intersubjetividad del mundo de la vida. de los procesos de entendimiento. y en lo que se refiere a sus tipos. Y estos pueden ser calsificados. En la práctica comunicativa cotidiana las personas no sólo se salen mutuamente al encuentro en la actitud de los participantes. sino que lo más que puede es venirse abajo. y sin embargo. Los procesos de diferenciación observados por Durkheim pueden entonces entenderse en el sentido de que el mundo de la vida pierde su poder de prejuzgar la práctica comunicativa cotidiana a medida que los actores deben su entendimiento a sus propios esfuerzos de interpretación. dentro del sistema de referencia de los 3 conceptos formales del mundo. Toda definición de la situación es “un interpretar dentro de un marco de elementos ya interpretados. Para ello resulta más idóneo el concepto cotidiano de mundo de la vida. por consiguiente. El proceso de diferenciación del mundo de la vida lo entiende Durkheim como una separación de cultura. desarrollado a partir de las cuestiones básicas de la teoría del conocimiento. sino que también sirven de recursos. para poder aprovecharnos de la perspectiva de éste habremos de emprezar interpretando éstas como componentes estructurales del mundo de la vida. etc. pero se sigue moviendo aún en el mismo plano analítico que el concepto trascendental de mundo de la vida que la fenomenología propone. sino que también hacen exposiciones narrativas de lo que acaece en el contexto de mundo de la vida. b) la validez de un mundo intersubjetivamente compartido. Punto 3. c) la inmunización del mundo de la vida contra las revisiones totales tiene que ver con el 3º rasgo: las situaciones cambian . subjetividad que constituye al mundo de la vida como marco trascendental de toda experiencia cotidiana posible. El mundo de la vida delimita las situaciones de acción a la manera de un contexto ya siempre entendido. se sustrae él mismo a la tematización dentro de esa situación. a la vez inabarcable. La práctica narrativa no sólo sirve para cubrir las necesidades triviales de entendimiento de miembros que han de coordinar su cooperación. Sin embargo. Según éste. dentro de una realidad que basicamente. El concepto de mundo de la vida planteado en términos de teoría de la comunicación. Constituye un contexto que siendo él mimso ilimitado establece empero límites. el cual. creador de horizonte. Esta comunalidad descansa ciertamente en un saber sobre el que existe consenso. Sociedad y personalidad no sólo opern como restricciones. los patrones culturales de interpretación. como hechos. Desde la perspectiva de los participantes el mundo de la vida aparece como el contexto. Schütz y Luckmann subrayan sobre todo 3 momentos: a) la familiaridad ingenua con un trasfondo aproblemáticamente dado. se presenta como un proceso circular en el que el actor es al tiempo el iniciador de actos que le son imputables y producto de tradiciones en cuyo seno vive. normas y vivencias. y c) el carácter local y a la vez indefinido. y que estos autores le dan un giro en términos de teoría de la acción. b) esta certeza la debe el mundo de la vida a un a priori social inscrito en la intersubjetividad del entendimiento linguístico. pero no tematizado. de presuposiciones que han de cumplirse para que la emisión que se hace pueda tener sentido. Hay que entender la comunalidad del mundo de la vida en un sentido radical: es previa a todo disentimiento posible. Hasta ahora nos hemos limitado a un concepto culturalista del mundo de la vida. en un acervo cultural de saber que los miembros comparten. se emancipa ciertamente de la filosofía de la conciencia. en la actitud del sano sentido común. La forma en que el mundo de la vida no es aproblemático ha de entenderse de un modo radical. sin embargo. Los miembros del colectivo viven ciertamente con la conciencia del riesgo de que en todo momento pueden presentarse situaciones nuevas. poroso. La acción o la dominación de situaciones. El análisis de la gramática de las narraciones permite ver como identificamos y describimos los estados y sucesos que se producen en un mundo de la vida. con aquello de que en una situación se habla. El mundo de la vida constituye en relación con aquello que en una situación se dice. no puede ser controvertida como un conocimiento intersubjetivamente compartido. cómo entralazamos y secuencializamos en el espacio social . a) el mundo de la vida le está dado al sujeto vivenciante aproblemáticamente: “por un mundo cotidiano de la vida ha de entenderse aquél ambito de realidad que el adulto en estado de vigilia y normal da simplemente por descontado. El mundo de la vida constituye una red intuitivamente presente y por tanto familiar y transparente y. de grupos solidarios a que pertenece y de procesos de socialización y aprendizaje a que está sujeto. en cuyo marco poder llegar a un consenso sobre algo en el mundo. delimitante del mundo de la vida. El mundo de la vida constituye el entorno en que los horizonts de la situación se desplazan. sociedad y personalidad. al delimitar el ámbito de relevancia de la situación dada en cada caso. pero los límites del mundo de la vida no pueden trascenderse. de valoración y de expresión sirven como recursos para las faenas y rendimientos interpretativos de los participantes en la interacción que negocian una definición común de la situación. no es ya familiar”.

bajo el aspecto de coordinación de la acción. a los imperativos de conservación de los mundos de la vida. en pertenencias de los individuos a grupos. La contribución de los procesos de socialización al mantenimiento de los otros 2 componentes consiste. confirman y renuevan lo mismo su pertenencia a los grupos sociales que su propia identidad. legítimamente reguladas. Las dimensiones en que pueden evaluarse los distintos procesos de reproducción son la racionalidad del saber. pero no pueden convertir en tema las estructuras de un mundo de la vida del modo como lo hacen con lo que dentro de él sucede. que los actores al entenderse sobre algo en el mundo. La unilateralidad del concepto culturalista de mundo de la vida resulta evidente en cuanto se considera que la acción comunicativa no solamente es un proceso de entendimiento. Y por personalidad entiendo las competencias que corvierten a un sujeto en capaz de lenguaje y de acción. que se traducen en anomía y correspondientes conflictos. y por otro. La acción comunicativa se presenta como mecanismo de interpretación a través del cuál se reproduce el saber cultural. Las capacidades interactivas y los estilos de vida tienen su medida en la capacidad de las personas para responder autónomamente de sus aciones. los participantes se encuentran en una tradición cultural de la que hacen uso y que simultáneamente renuevan: al coordinar sus acciones a través del reconocimiento intersubjetivo de pretensiones de validez suceptibles de crítica. finalmente sirve a la formación de identidades personales. por un lado. por un lado. En el ámbito de la cultura las perturbaciones en el proceso de reproducción de manifiestan como pérdida de sentido. Llamo sociedad a las ordenaciones legítimas a través de las cuales los participantes en la interacción regulan sus pertenencias a grupos sociales. Mientras que desde la perspectiva de los participantes el mundo de la vida sólo está dado como contexto que constituye el horizonte de una situación de acción. en motivaciones para actuar de conformidad con las normas. El campo semántico de los contenidos simbólicos.y el tiempo histórico las interacciones de los miembros del grupo dando lugar a unidades complejas. La reproducción cultural del mundo de la vida se encarga de que. La integración social del mundo de la vida se encarga de que las situaciones nuevas se presenten en la dimensión del espacio social queden conectadas con los estados del mundo ya existentes: cuida de que las acciones queden coordinadas a través de relaciones interpersonales legítimamente reguladas y da continuidad a la identidad de los grupos. asegurando la solidaridad. en el ámbito de la sociedad como anomía y en el ámbito de la persona . la solidaridad de los miembros y la capacidad de la personalidad adulta para responder autónomamente de sus acciones. y bajo el aspecto de socialización. y por otro. Las estructuras simbólicas del mundo de la vida se reprodicen por vía de la continuación del saber válido. La socialización de los miembros de un mundo de la vida se encarga de que las nuevas situaciones que se producen en la dimensión del tiempo histórico queden conectadas con los estados del mundo ya existentes: asegura a las generaciones siguientes la adquisición de capacidades generalizadas de acción y se cuida de sintonizar las vidas individuales con las formas de vida colectivas. sirve a la integración social y a la creación de solidaridad. A estos procesos de reproducción cultural. el espacio social y el tiempo histórico constituyen las dimensiones que las acciones comunicativas comprenden. Al entenderse entre sí sobre una situación. el concepto cotidiano de mundo de la vida que la perspectiva del narrador presupone se utiliza ya siempre con una finalidad congnitiva. integración social y socialización corresponden los componentes estructurales del mundo de la vida que son la cultura. en su dimensión semántica. y por otro. La contribución del proceso de integración al mantenimiento de los otros 2 componentes consiste. lo cual se patentiza en las perturbaciones de la integración social. por ejemplo renovación de la tradición. que lo capacitan para tomar parte en procesos de entendimiento y para aformar en ellos su propia identidad. en las interpretaciones que los individuos producen. la acción comunicativa sirve a la tradición y a la renovación del saber cultural. por un lado. los participantes en la interacción están estribando en pertenencias a grupos sociales cuya integración simultáneamente ratifican. Las exposiciones narrativas remiten ciertamente a procesos de reproducción de orden superior. La coordinación de las acciones y la estabilización de las identidades de grupo tienen aquí su medida en la solidaridad de los miembros. Llamo cultura al acervo de saber. Bajo el aspecto funcional de entendimiento. Lo que la reproducción cultural aporta al mantenimiento de los 2 componentes consiste en legitimaciones para las instituciones existentes. en patrones de comportamiento eficaces en el proceso de formación individual que sirvan de sostén a la adquisición de competencias generalizadas de acción. la sociedad y la personalidad. están participando simultáneamente en interacciones a través de las cuales se desarrollan. Punto 4. en vinculaciones de carácter moral u obligaciones. las nuevas situaciones que se presenten queden puestas en relación con los estados del mundo ya existentes: asegura la continuidad de la tradición y una coherencia del saber que baste en cada caso a la práctica cotidiana. Las acciones comunicativas significan al propio tiempo procesos de interaccion social y de socialización. de la estabilización de la solidaridad de los grupos y de la formación de actores capaces de responder de sus acciones. en que los participantes en la comunicación se abastecen de interpretaciones para entenderse sobre algo en el mundo.

sociedad y personalidad constituye un indicador del estado evolutivo de un mundo de la vida cuya estructura es una estructura simbólica. los actores cumplen en principio las presuposiciones de participantes en la comunicación capaces de dar razón de sus actos. Desde la perspectiva interna del mundo de la vida la sociedad se presenta como una red de cooperaciones mediadas comunicativamente. en el otro. En el plano de la sociedad cristalizan principios universales. Lo que quere decir que pueden orientarse por pretensiones de validez suceptibles de crítica. por otro lado. Pero en realidad. en la ampliación del espacio de contingencia en el establecimiento de relaciones interpersonales. La racionalización del mundo de la vida puede sistematizarse en 3 puntos: a) en lo que respecta a la cultura y a la sociedad. o bien mediante un consenso comunicativamente alcanzado. En el plano de la personalidad las estructuras congnitivas adquiridad en el proceso de socialización se emancipan cada vez más de los contenidos de saber cultural. . por medio de un control no normativo de decisiones particulares carentes subjetivamente de coordinación. a) como miembros de un mundo sociocultural de la vida. La fórmula de que las sociedades son plexos de acción sistemáticamente estabilizados de grupos integrados socialmente precisa de una explicación más detallada. Si entendemos la integración de la sociedad exclusivamente como integración social estamos optando por una estrategia conceptual que parte de la acción comunicativa y concibe la sociedad como mundo de la vida. cuando actúan para realizar sus propósitos. Por eso el autor ha propuesto distinguir entre integración social e integración sistémica: la una se centra en las orientaciones de acción atravesando las cuales opera la otra. entendemos la integración de la sociedad exclusivamente como integración sistémica estamos optando por una estrategia conceptual que presenta a la sociedad según el modelo de un sistema autorregulado. c) la diferenciación estructural del mundo de la vida lleva aparejada. b) la diferenciación de cultura. sus acciones no solamente quedan coordinadas a través de procesos de entendimiento. y ello en función de los correspondientes procesos de aprendizaje. b) el concepto de mundo de la vida sugiere además la independencia de la cultura respecto de coacciones externas. Y así es como ven las cosas los integrantes de un mundo sociocultural de la vida. Si concebimos a la sociedad como mundo de la vida en tales términos. en lo que atañe a la personalidad y a la sociedad. mientras que el mecanismo del entendimiento armoniza entre sí las orientaciones de acción de los participantes. y en lo que se refiere a la cultura y a la personalidad. estamos aceptando las 3 ficciones siguientes: a) estamos suponiendo la autonomía de los agentes. Pero lo que liga entre sí a los individuos socializados y lo que asegura la integración de la sociedad es un tejido de acciones comunicativas que sólo pueden tener buen suceso a la luz de tradiciones culturales. sino también a través de nexos funcionales que no pretendidos. mientras que la separación de cultura. dejando atrás los contenxtos particulares a que todavía están adheridos en las sociedades primitivas. bien mediante un consenso asegurado normativamente. y c) la transparencia de la comunicación. la diferenciación estructural se pone de manifiesto en un creciente desacoplamiento entre sistema institucional e imágenes del mundo. b) la indepedencia de la cultura. de evaluación y de expresión recibidos. sociedad y personalidad lleva una diferenciación entre forma y contenido. Esa evolución social hace uso de posibilidades estructurales y está. no hace sino reflejar la autocomprensión de los legos que actúan orientándose al entendimiento. a su vez sometida a restricciones estructurales que experimentan una transformación sistémica con la racionalización del mundo de la vida. La evolución sistémica se mide por el aumento de la capacidad de control de una sociedad. pero de pronto sólo representa la propuesta heurística de entender la sociedad como una entodad que en el curso de la evolución se diferencia lo mismo como sistema que como mundo de la vida. Pero si. esa diferenciación estructural se manifiesta en que la renovación de tradiciones depende cada vez en mayor grado de la disponibilidad a la crítica y de la capacidad innovadora de los individuos. En las sociedades capitalistas el ejemplo más importante de una regulación no normativa de plexos de cooperación es el mercado. Sólo resultan constrictivas mientras supongamos que la integración de una sociedad se efectúa sólo bajo las premisas de la acción orientada al entendimiento. El mercado pertenece a aquellos mecanismos sistémicos que estabilizan plexos de acción no pretendidos mediante un entrelazamiento funcional de las consecuencias de la acción. En el plano de la cultura los núcleos de tradición que garantizan la identidad se separan de los contenidos concretos con que todavía estan entretejidos en las imágenes míticas del mundo. Estas 3 ficciones quedan disueltas en cuanto abandonamos la identificación de sociedad y de mundo de la vida. La dinámica de la evolución esta regida por los imperativos de los problemas de aseguarar la pervivencia del mundo de la vida. c) finalmente los participantes en la comunicación se mueven en un horizonte de posibilidades irrestrictas de entendimiento.como enfermedad anímica. finalmente una especificación funcional de los correspondientes procesos de reproducción. En un caso el sistema de acción queda integrado. Punto 5. Lo que en plano metodológico se presenta como pretensión de universalidad de la hermenéutica. someten a prueba y dan continuidad a los esquemas de interpretación. La fuerza imperativa de la cultura descansa sobre la convicción de los actores que utilizan.