Está en la página 1de 31

Participación política de mujeres alteñas en las acciones colectivas y en la vida cotidiana

Jesús Flores Vásquez (coord.) Iblin Helen Herbas Cuevas Francisca Huanca

El Alto, julio de 2006

PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN ESTRATÉGICA EN BOLIVIA “El Alto: por una vida digna”

Participación política de mujeres alteñas en las acciones colectivas y en la vida cotidiana Cuaderno de resumen de resultados de investigación Jesús Flores Vásquez Coordinador Iblin Helen Herbas Cuevas Investigadora Francisca huanca Investigadora asistente

El Alto, julio de 2006

Esta publicación cuenta con el auspicio del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia

D.R. FUNDACIÓN PIEB, julio de 2006 Edificio Fortaleza, Piso 6, Of. 601 Av. Arce No 2799, esquina calle Cordero, La Paz Teléfonos: 2432582-2431866 Correo electrónico: fundapieb@acelerate.com Website: www.pieb.org Correo postal: 12668

Este cuaderno de resumen es parte de los productos de difusión del Equipo de investigación. Fue elaborado por Jesús Flores e Iblin Herbas. por el Equipo compuesto por Jesús Flores Vásquez (Sociólogo). . La investigación fue efectuada entre diciembre de 2005 y junio de 2006. Iblin Herbas Cuevas (Socióloga) y Francisca Huanca (Trabajadora social).Este cuaderno resume los principales resultados de la investigación: Modalidades. limitaciones y proyecciones de la participación política de las mujeres en las acciones colectivas de El Alto. en el marco de la Convocatoria regional: “El Alto: por una vida digna”. realizada con el auspicio del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB).

Jesús Flores Iblin Herbas . Arnold. coordinador de la Convocatoria: “El Alto: por una vida digna”. y a los informes de investigación. por sus sugerencias. a las dirigentas y vecinas de Santiago II y Villa Ingenio. por sus constantes comentarios críticos y sugerentes. A Máximo Quisbert. Y a nuestras familias. También agradecemos a Denise Y. Agradecemos a María Cristina Amar. instituciones a las que agradecemos muy especialmente. quien fue nuestra asesora académica. por el apoyo brindado al principio de la investigación. A las dirigentas y dirigentes de la Fejuve-El Alto y la Federación de mujeres de El Alto. A todas/os ellas/os nuestros agradecimientos más sinceros. dirigenta de la Federación de Juntas Vecinales-El Alto 2004-2006.AGRADECIMIENTOS Muchas son las personas a las que queremos agradecer al finalizar esta investigación. El estudio no hubiera sido posible sin el respaldo del PIEB y de la U-PIEB. A Fernanda Wanderley por sus acertadas y alentadoras observaciones al Proyecto original.

Pero luego de octubre desaparecieron como liderezas. surgidas de las bases vecinales en el momento de la insurrección. quienes después llegaron a ser concejales. diputados y ministros. En la acción colectiva. hablaron en las asambleas de las plazas barriales y realizaron varias otras actividades de resistencia. existe un predominio formal y masculino de las organizaciones. en una lucha por alejarse del control vecinal. se cuestiona al Estado y a las propias organizaciones sociales. según esta mirada de los movimientos sociales. volvieron a su vida cotidiana. en general. En el momento cotidiano. Existen dos momentos en los movimientos sociales: el momento de la acción colectiva y el momento cotidiano de las organizaciones.INTRODUCCIÓN En la masacre de octubre-2003 varias mujeres alteñas llegaron a ser liderezas “espontáneas” del gran levantamiento que consiguió la renuncia de Sánchez de Lozada. convocaron a participar a otras mujeres y organizaron marchas y bloqueos. qué modalidades de participación femenina existen en las acciones colectivas y en la vida cotidiana de las organizaciones de base. y dejaron el protagonismo a los tradicionales dirigentes varones de las organizaciones sociales y políticas. Nos hemos propuesto estudiar. en cambio. expresado en el poder de los dirigentes. Estas dirigentas “informales”. El trabajo se guió por los siguientes ejes analíticos: . se trata de un momento en el que afloran estructuras no formales de organización y participación. y surgen liderazgos de base de carácter mixto.

Existen diferencias de la participación política femenina según los espacios y tiempos en que tenga lugar: así. de la organización. Del mismo modo. La acción colectiva tiene un predominio de la dimensión no formal. extraordinarias. Esta dimensión incluye: la identificación de los tipos de actividades de protesta y de organización cotidiana. 2. los espacios formales y no formales. ordinaria. marchas. Distribución de actividades por género. y la vida cotidiana. la acción colectiva (momento extraordinario) y la vida cotidiana (momento ordinario) son dos tiempos diferentes de participación.1. mixtas o sólo de mujeres. predominantemente formal. Son estos predominios los que analizamos. Diferencia de la acción colectiva como momento extraordinario predominantemente no formal. Encontramos dos dimensiones de la participación en organizaciones de base en la vida cotidiana: la participación como dirigenta en la estructura formal de la organización y la participación como miembro en asambleas ordinarias. organización y deliberación colectiva (liderazgos y niveles dirigenciales y mecanismos de toma de decisiones) y el aprovisionamiento y preparado de alimentos. son dos espacios diferentes de participación femenina. Tanto la acción colectiva como la vida cotidiana de las organizaciones de base tienen dimensiones formales y no formales. enfrentamientos). y la vida cotidiana tiene un predominio formal. porque en el paso de la participación vital . Encontramos tres tipos de actividades de protesta: mantenimiento del paro (bloqueos diversos.

a la marginalidad y subordinación. donde caracterizamos la . Además hemos realizado algunas entrevistas complementarias a dirigentas de la Federación de mujeres de El Alto y de la Federación de juntas vecinales de El Alto 2003. Distribución de actividades de la protesta. hacia el norte. y por tanto de procesos de ciudadanización desde abajo. de dos barrios de la ciudad de El Alto: Villa Ingenio (Unidad vecinal 1). La participación de las mujeres en las acciones colectivas implica el cuestionamiento práctico de su supuesta reclusión en lo privado y exclusión de lo público. Realizamos 49 entrevistas “informales” y semiestructuradas y conversaciones con mujeres vecinas y dirigentas. está la limitación a su participación política plena. Este cuaderno presenta los resultados de la investigación en los siguientes acápites: Los barrios de estudio. En este marco también es importante la participación en acciones colectivas como ejercicio y conquista de derechos políticos. del distrito 5. donde exponemos algunas características de los barrios y el modo como conseguimos y analizamos la información. y Santiago II.de las mujeres. distrito 2. Cuestionamiento de la dicotomía público/masculino y privado/femenino. 3. y algunos dirigentes. hacia el sur. en la vida cotidiana y machista de la organización. donde identificamos y describimos las tareas realizadas por hombres y mujeres en octubre-2003. en la rebelión. Vida cotidiana de las organizaciones.

donde analizamos las limitaciones derivadas de la diferencia entre lo extraordinario y ordinario. . en lo referido a la participación política de las mujeres. lo formal y lo no formal.participación de las mujeres en las asambleas y como dirigentas en la vida ordinaria Conclusiones.

2005). comparativamente. Su plaza principal se denomina Plaza del Minero. Por otro lado. En Villa Ingenio una mayor parte de la población. Santiago II se fundó en 1972 (aunque la Resolución municipal de planimetría recién fue aprobada en 1979). en comparación a Santiago II. En cambio.LOS BARRIOS DEL ESTUDIO Santiago II tiene una población mayoritariamente proveniente de los centros mineros. específicamente de la Provincia Omasuyos. a partir de una iniciativa de construcción de viviendas . Villa Ingenio tiene una mayoritaria población proveniente del altiplano norte de La Paz. y la identidad minera es reivindicada por sus habitantes. Algunas características comparativas de estos barrios son las siguientes. trabaja como obreros/as. (INE. en ambos barrios. los habitantes de Santiago II tienen más nivel de instrucción. En ambos barrios hay muchas más mujeres que hombres sin ningún nivel de instrucción formal. empleados/as y trabajadores/as por cuenta propia. que los de Villa Ingenio. se autoidentifica como aymara. Como estas dos experiencias campesina y minera han sido importantes en la memoria de las/os alteñas/os nos pareció que eran dos barrios adecuados para realizar el estudio. La tasa de analfabetismo de mujeres en Santiago II es menor. y en Santiago II la mayor parte de sus habitantes también se identifica como aymara. La gran mayoría de la población. Las mujeres en ambos barrios se identifican más que los hombres como aymaras. con relación a la de Villa Ingenio. Su plaza principal se denomina Elizardo Pérez.

como recuerda Quispe (2004) se . Asentada sobre los terrenos de la comunidad Cupilupaca. La fuerte organización de las/os vecinas/os de Santiago II dio como resultado el acceso a los servicios. con la Junta vecinal. y de la construcción de la Plaza del Minero. Como menciona uno de los entrevistados por Marco Quispe: En cooperativa hemos conseguido. Villa Ingenio.mineras. sobre una extensión de 87 hectáreas. el barrio recibió a un gran número de personas provenientes de las minas. con el despido de los trabajadores de las empresas mineras estatales. Esto hace de Santiago II uno de los barrios en El Alto con aceptable infraestructura y acceso a servicios. A partir de 1985. Las/os vecinas/os que ya vivían lucharon para conseguir agua y luz. 2004: 51). el pavimentado de avenidas. después ya se han hecho construir individualmente. los primeros años de su existencia no tuvo una gran población. llevadas a cabo por cooperativas. la instalación de un retén policial y de una guardería infantil. Solamente la cooperativa entregaba a cuatro personas y el resto se han hecho por su cuenta (en Quispe. además de la Sede social donde funciona actualmente una biblioteca. que desde ese momento contó con una fuerte participación de ex-dirigentes mineros y sus esposas. cada quien por su cuenta. quienes sin servicios también debieron organizarse en “cooperativas” para conseguir agua y luz. algunas de ellas también ex-dirigentas. la construcción de escuelas.

El nombre de las calles. Como dice uno de los entrevistados por Quispe: Aquí. hasta el canto de aquel río estamos viviendo. Antes la zona era uno sólo. El barrio se fundó en 1978 y en 1992 se dividió en cuatro unidades vecinales debido a que era más eficiente a los ojos de sus vecinas/os gestionarse en menores unidades. en los terrenos del barrio funcionaba un Ingenio. esta persona tuvo que entregar terrenos a 78 colonos. 3 y 4. Con la Reforma agraria de 1953. 2. Los/as comunarios/as que vivían en el lugar con el tiempo urbanizaron la zona. . no había agua. los/as pobladores/as son de distintos lugares del Altiplano de La Paz. ahora está dividida en unidad vecinal 1. donde hubo alguna explotación minera en el pasado. Harto hemos sufrido. mucho sacrificio nos ha costado (en Quispe 2004: 102). por lo que se denominó así al barrio. en Villa Ingenio. así nomás hemos estado viviendo. plazas y colegios recuerda este origen: Plaza Elizardo Pérez (uno de los artífices de la escuela ayllu Warisata).construyó en los terrenos de propiedad de uno de los hacendados de El Alto: Adrián Castillo Nava. entre quienes los/as comunarios/as recuerdan a Fernando Escobar y Carlos Mamani. Cercana a la cordillera. En esto puede verse esa inclinación alteña quizá exagerada por Zibechi (2006) de preferir unidades organizacionales más pequeñas. y no grandes. donde los/as dirigentes/as son más fácilmente controlables por la comunidad. con grandes dificultades. Si bien hay en Villa Ingenio una población importante de Omasuyos. no había luz.

habiendo lugares con los servicios al lado de otros sin los mismos (Quispe. Los criterios de elección fueron: ciclo doméstico: mujeres con hijos pequeños que requieren más cuidados. estando las mujeres jóvenes casi completamente ausentes de la participación en las organizaciones de base locales. Av. .Escuela Bartolina Sisa (lidereza aymara que organizó el cerco de 1981 junto a Túpac Katari). Como una muestra de cada barrio no hubiera garantizado eso. Las mujeres dirigentas resultaron en el segundo grupo. 2004). y mujeres con hijos que ya no requieren tantos cuidados. sino que incluso esto se dio de un modo desequilibrado. Esta procedencia campesina del altiplano norte de La Paz da una relativa homogeneidad cultural al barrio y una también relativa homogeneidad y unidad a las movilizaciones. primero a partir de la junta vecinal. preferimos realizar una búsqueda informal de contactos. y luego siguiendo las relaciones de confianza que se crearon en los primeros contactos y en las ferias de los barrios. Las/os vecinas/os de este barrio también se movilizaron para conseguir agua y luz. Julián Apaza. Pero no todo el barrio con sus cuatro unidades vecinales accedió a los mismos servicios. y no solamente a mujeres con trayectorias extensas de cargos dirigenciales. El otro criterio fue la experiencia dirigencial. Al llegar a los barrios teníamos la intención de entrevistar a las mujeres que hubieran participado en octubre-2003 y más adelante. pues se quería entrevistar a mujeres de base y dirigentas.

vida cotidiana. no formal) y la distribución de actividades por sexo. formal. Según este análisis. .Trascritas las entrevistas empezamos un trabajo de clasificación de la información según el tiempo y espacio de participación (acción colectiva. se dispuso la redacción de los capítulos del informe final. de acuerdo al ciclo doméstico y la experiencia dirigencial.

En ambos barrios los organizadores de la junta vecinal fueron dirigentes varones. Aparte de nuestras propias entrevistas se ha utilizado para la descripción de los hechos otros testimonios: Choque et al (2005). o comprar alimentos (aprovisionamiento y preparado de alimentos). pues los/as otros/as dirigentes/as cuando acrecentó el conflicto se alejaron de la Junta. hablar en la asamblea de la Plaza (organización y deliberación colectiva). En las asambleas que se realizaron se decidió bloquear las avenidas y calles de entrada a los barrios. no seguimos un orden cronológico. y las marchas en el entorno barrial. a partir de episodios concretos como: cavar zanjas (mantenimiento del paro). en coordinación con otras organizaciones locales (especialmente las ferias). y la iniciativa de las/os propias/os vecinas/os de base directamente. la instancia intermedia de jefes/as de calle y comités de movilización. La junta vecinal fue la que en primer lugar organizó el paro. la realización de vigilias en los puntos de bloqueo centrales. especialmente el Presidente de la Junta vecinal. y hubo quienes solicitaron la renuncia. .DISTRIBUCIÓN DE ACTIVIDADES DE LA PROTESTA En la descripción de las actividades realizadas por mujeres y hombres en octubre-2003. Organización y deliberación colectiva A nivel de los barrios investigados hubo tres instancias de organización: la Junta vecinal. preferimos describir la participación en distintos conjuntos de actividades. Auza (2004) y en especial las crónicas reunidas en Navia (2003).

era mediante un silbato deportista. 21-feb2006). Después de la masacre. Pero hubo una instancia mucho más participativa que no estaba prevista ni siquiera por las propias juntas vecinales: la organización autónoma vecinal. Santiago II. en Santiago II. nosotros hemos organizado las calles 4. hubo una participación del siguiente tipo: cada vecina/o salía de su casa muy temprano. de la calle 5 agujerearon la puerta de calle. Una de ellas cuenta su experiencia: “A mi me han elegido como jefe de calle en una terna. 5. Éramos unidos. Nos hemos asustado y ocultado. Precisamente esto ocurrió cuando entraron los soldados a la Plaza disparando balas de verdad. teníamos nuestra contraseña. Pudimos entrevistar a dos jefas de calle. y por votación de mayoría he salido como jefe de calle. pero nos hemos defendido (Jefa de calle. yo silbaba y los vecinos salían. se . Hubo mujeres dirigentas “informales”. En este nivel se reconoce una igualitaria participación femenina. surgieron con fuerza las instancia intermedias: los/as jefes/as de calle y los comités de movilización.Cuando se produjo la masacre. entre el lunes 13 y el viernes 17 de octubre. Hubo mujeres participando en estas instancias. 6. Los vecinos confían en mí. Cuando ingresaban los soldados. que se encargaron de convocar por calles a los/as vecinos/as. Ahora. que convocaron a marchas y bloqueos. a la defensa del barrio y de las familias. el sábado 11 y domingo 12 de octubre.

que era el lugar de deliberación colectiva. se convocó a las/os vecinas/os a que “salgan” y realicen acciones inmediatas para “defender” . subrayado nuestro). “Al comenzar la junta de vecinos organizaba. pero al final todos hemos salido voluntariamente. 15-mar-2006. Se realizaron sólo en ciertos lugares (retenes. Las zanjas se realizaron con mucha fuerza desde las muertes del sábado 11 de octubre. En general los daños a los espacios públicos los realizaron grupos radicalizados cuya procedencia se menciona como “de otros barrios”. conversaba con ella/él. para no dañar las avenidas. oficinas de cobranza de bancos o servicios públicos) y no arbitrariamente. En las de asfaltado o adoquinado. En algunos barrios de los sectores de Santiago II y Villa Ingenio. todos eran cabezas de bloqueos y marchas (Vecina Santiago II. en algunas esquinas se realizó el zanjeado pero en general se intentó bloquear con otros materiales. 12-ene-2006). “Los propios vecinos te decían ‘saldremos’” (vecina Villa Ingenio. donde se tomaban las decisiones. En determinado momento la junta y las otras instancias fueron sobrepasadas por los/as vecinos/as que tomaron la iniciativa. Mantenimiento del paro El cavado de zanjas se hizo especialmente en las avenidas y calles de tierra. Las/os vecinas/os del lugar intentaron persuadir a quienes intentaban destruir retenes de que no lo hicieran. en algunos casos lográndolo. como en otras zonas. En las avenidas principales no se zanjeó mucho. aunque si se realizó en algunos lugares. en la esquina se encontraban con alguien más y juntos iban a la Plaza.encontraba con su vecina/o.

el zanjeo expresaba la radicalización del bloqueo. en caso de “ser solas”. en representación de sus familias. piedras y chatarra. Unas sacando palas y picotas. Para los/as demás. Había voces que animaban a la defensa. No se pensó. para impedir que los militares ataquen al barrio. otros cavando. otras trayendo piedras y palos y encendiendo . y ayudados por hijos y esposas. La obligatoriedad expresada en la ficha fue el acicate para algunos/as. Cuando había noticias de la llegada de los militares se golpeaba los postes metálicos. pero como las sanciones no siempre se ejecutan varias familias evadieron esta actividad. en defensa del barrio. De esta actividad de zanjeo se encargaron mayoritariamente hombres. sino hacerlo en una esquina. la indignación por las muertes rompió completamente la legitimidad del Gobierno. las/los vecinas/os salieron a realizar los cavados por calle. lo que hizo que no todos participaran. Así. Algunas mujeres también cavaron zanjas. En esos momentos intensos. Como cada familia no tenía que cavar una zanja frente a su casa. que de ahí en adelante se volvió un interlocutor inválido con quien no se podía negociar en absoluto. y fueron admiradas por ello. después de las muertes en desistir en la continuidad del paro y “encerrarse” en las casas. se sonaba silbatos y hasta se tocó “puerta por puerta”. se cavó zanjas. de que sus esposos estén ausentes.el barrio de los militares que estaban “entrando” a otros barrios. se rompió botellas y se trajo escombros. o porque quisieron hacerlo. participaron “todos” (que incluye a las mujeres). Los/as vecinos/as salían entonces y se enteraban de lo que pasaba.

(Dirigenta Mercado.fogatas. hemos marchado por aquí unas 200 mujeres”. estuvieron presentes aún en las acciones más peligrosas. quienes hicieron esfuerzos para en medio de la escasez general brindar lo poco que tenían. La participación en marchas y en bloqueos fue a partir de turnos. Los varones se ocuparon de cavar y encender llantas. en los que se valoró la experiencia en el cuartel. Aún en el giro más “militar” y masculino que tomó la resistencia en ciertos grupos. las mujeres no dejaron de participar. Fueron multitudinarias. Como dice una entrevistada “las de la feria también todos los días hemos participado. Esto al principio. como menciona la Secretaría general de una de las Federaciones. de tal modo que los varones que participaron en lo mismo se sorprendieron de esta audacia. de las federaciones de . pero no la consideraron reprobable. luego cada una participó en sus calles respectivas. Las vendedoras de los mercados también participaron en los bloqueos. Aprovisionamiento y preparado de alimentos Ante la llegada de los campesinos del altiplano y de mineros se hizo en los barrios una amplia recolección de víveres. 22-ene-06) La venta de productos domésticos se organizó con la participación de la Junta. No solamente como vecinas del barrio sino también como afiliadas al gremio. palos y piedras y prepararon alimentos. En esta actividad fueron importantes las mujeres. las mujeres trajeron palas.

La mayor parte de las mujeres trabajan en actividades por cuenta propia. El abastecimiento de la población fue posible gracias a las vendedoras de las ferias que se proveían de productos en la madrugada. Wanderley. y Tahuantinsuyo (en el caso de Villa Ingenio). Las familias mismas también utilizaron los productos secos que tienen almacenados. como dice una dirigenta de la Junta de entonces. De todo esto se encargaron mujeres. 2003). . siguen haciéndose cargo del preparado de alimentos y de la crianza de los niños. En estos barrios se decidió permitir la venta por las mañanas. en las que son ayudadas también por sus hijas. Del control de esto se ocuparon las respectivas federaciones. Villa El Carmen y Rosas Pampa (en el caso de Santiago II). madres e hijas. y los vecinos de barrios aledaños. y de las propias vendedoras y vecinas. La limitación del tiempo de venta a dos horas en la mañana fue decidida por la Junta y los sindicatos de los mercados y ferias. principalmente los de Horizontes. Estas referencias están en consonancia con los resultados de una investigación sobre el tema.mercados y ferias. pese a esta actividad mercantil. “pensando que tienen (las mujeres) que dar comida a los niños y sus maridos”. que toma en cuenta también a El Alto (v.

donde la participación en las asambleas cuenta como unidad doméstica y no como persona. Las primeras tocan temas relacionados con infraestructura. Las personas con las que conversamos y las asambleas . Ambas reuniones son de asistencia mixta. debe ser representada por una persona. especialmente en las reuniones ordinarias. trimestrales. y elección de la directiva. En cambio. o delegados a los congresos de la Fejuve. pero hay una flexibilidad importante en la participación de otros miembros de la familia. equipamiento o servicios para el barrio. por ejemplo para el ingreso en alguna movilización coordinada por la Fejuve y la Central Obrera Regional de el Alto. Las asambleas extraordinarias. en los barrios alteños investigados cada vivienda. Hay dos tipos de reuniones barriales: las que tienen lugar según unas fechas regulares. como las esposas. etc. pero las ordinarias son de predominio masculino. especialmente aquellas que tratan temas muy conflictivos o de interés general son de amplia participación de hombres y mujeres. tanto en el número como en la participación misma. De esto se encargan fundamentalmente los padres de cada unidad doméstica. y las que se convocan con carácter de urgencia. los hijos y las hijas jóvenes.VIDA COTIDIANA DE LAS ORGANIZACIONES Participación de vecinas en asambleas Así como en el área rural. las segundas se convocan especialmente para resolver algún conflicto barrial o más amplio.

porque no tienen esposos o éstos no tienen tiempo o están ausentes. dada su participación en el trabajo mercantil y no mercantil hace que realmente no tengan “tiempo libre”. es notable la participación en las asambleas y también como dirigentas. aunque también se ve una cantidad apreciable de mujeres. La mayoría de las mujeres o no asisten o cuando lo hacen es por necesidad. Por ello. La mayoría de las mujeres afirman que son sus esposos los que asisten a las asambleas vecinales ordinarias. La sobrecarga de trabajo en las mujeres. Siempre se tiene que hacer algo más. El primer dato es la inasistencia. Y esto es patente pues la presencia mayoritaria es de hombres. porque tengo que ir a atender la pensión”. “tengo que cocinar”. Esto se expresa diciendo “me gusta ir”. Los esposos no asisten por distintos motivos: viajes por actividades económicas.ordinarias a las que pudimos asistir muestran una muy reducida participación de las mujeres en las asambleas. “yo no voy. etc. de mujeres que están en un ciclo doméstico en el que los hijos ya no necesitan tantos cuidados y de hecho se hacen cargo de varias . La asistencia de las mujeres solamente en unos pocos casos es por el interés en participar. Y es evidente que es una actitud relacionada con una decisión personal de la mujer. las mujeres responden. no les “gusta” asistir a las asambleas. cuando se complementa con: “pero a mi esposo no le gusta que vaya”. “tengo que vender”. “tengo que lavar ropa”. están muy ocupados en sus actividades laborales. Cuando se pregunta por qué no se asiste a las asambleas.

El silenciamiento de las mujeres y la promoción de la expresión de los varones. Son estas mujeres las que a partir de un mayor tiempo libre empiezan a participar. Pero no sólo es la temática de lo que se trate. puro hombres hablan. mucho tarda. sentado están. a veces sobre temas no directamente relacionados con la vida concreta de las familias.actividades domésticas. Desde media mañana hasta las 3 o 4 de la tarde. La asamblea ordinaria. según algunas mujeres. sino el propio estilo en el que se llevan a cabo las asambleas. . Por el contrario. desde la escuela (Luykx. yo tengo que cocinar” (Vecina de Santiago II. se trata del “desinterés” en ir a las asambleas. no me gusta. no es el adecuado. hablan. 20-ene-2006). las mujeres poco nomás hay. como muchas otras cosas hacen pensar que se planea las asambleas y otras reuniones con criterios masculinos y no femeninos. donde no les interesa a varias mujeres participar. hasta muy tarde. O se realiza en las noches. 20-may2006) “A veces voy (a las asambleas). con largas intervenciones formales en castellano. Este desinterés se expresa diciendo: “Mi esposo asiste. de tal modo que asistir ocupa “todo el día”. no hablan” (Vecina de Villa Ingenio. que requieren un manejo fluido de lenguaje en castellano. Pero más que la falta de tiempo existe otra razón muy importante. se pinta así como un lugar de hombres. Luego están las intervenciones largas en castellano. Esta cuestión del horario. Así que “se pierde todo el día”. Primero está el horario que muchas veces. las mujeres jóvenes que tienen hijos pequeños están casi completamente ausentes de esta participación.

Cuando las asambleas les interesan. . 1989: 17). Así. Del mismo modo. Aquí se marca una diferencia notable con lo que pasa en las acciones colectivas.1997). Dirigentas en organizaciones alteñas Las dirigentas que han llegado a cargos en las organizaciones matrices de El Alto (FEJUVE. las mujeres muestran una activa participación e influjo sobre las decisiones que se toman. y las mujeres se desenvuelven mejor en este idioma. las mujeres hablan en aymara para oponerse a ciertas decisiones. tiene relevancia en este contexto. en tiempos ordinarios. O cuando se habla del asfaltado o adoquinado de una avenida cercana a sus domicilios o de sus propias calles. En Villa Ingenio las asambleas de octubre se llevaron a cabo “todo en aymara”. existe un uso político del idioma. Por ejemplo. Aquí hay otro punto en común con lo que pasa en otros lugares andinos: “Es también el caso de que las mujeres son tan activas como los hombres en la esfera pública en tanto sus actividades económicas estén implicadas” (Harvey. cuando se decide sobre puestos de venta en las fiestas de los barrios. cuando es tiempo de movilización se usa sólo el aymara. y esto pasa cuando lo que se trata en ellas les afecta directamente en sus actividades económicas o sus familias. Federación de mujeres) se dan cuenta que hay que actuar “como hombres” en sus nuevas responsabilidades y que su papel de dirigentas en organizaciones mixtas o de mujeres se da como un “apoyo de los varones”. Pero en las asambleas ordinarias se sigue utilizando el castellano.

otro lado. Pese al influjo de las instituciones de género. especialmente en organizaciones de mujeres. que cuestionan el machismo de los dirigentes.El inicio de la vida dirigencial para las mujeres parte en una política de las necesidades. de sus prácticas clientelares. y en cambio. Existe en este sentido una consecuencia un tanto perversa en cuanto a que la limitación de ascensos individuales en realidad genera la limitación de la promoción de algunas mujeres. y se trata más bien de una extensión de los roles reproductivos al ámbito a las funciones que se cumple en la organización. destacan un discurso de complementariedad y colectividad que ve negativamente cualquier posición de tipo feminista. o individualista. mientras el refuerzo de un avance colectivo sólo asciende a sus principales dirigentas que son luego las que asumen candidaturas en partidos políticos o cargos públicos. Esto se da en un marco de no cuestionamiento de la acción conjunta con las organizaciones mixtas dominadas por los varones. siguiendo las mismas pautas de la política criolla masculina. y por. y de una relación de aprendizaje. Pero conforme pasa el tiempo y las mujeres se hacen su camino. las mujeres dirigentas no muestran un cuestionamiento formal de esto. . por un lado de los discursos radicales de los dirigentes varones. se nota un cambio en las actitudes y en la toma de posiciones políticas más amplias (aunque acordes con las que tienen los dirigentes varones).

vecinos y vecinas. sino que todos. pero de un tipo complementario no jerárquico. participaron en las tres actividades. Estas formas de participación son distintas según se den en una acción colectiva (momento extraordinario) o en la vida cotidiana (momento ordinario). y decidido especialmente por razones físicas y siguiendo dominios separados de la vida cotidiana. concretamente en octubre. Hemos encontrado que existe una diferencia palpable entre la participación de las mujeres en el contexto de la movilización (de octubre). las mujeres se encargaron predominantemente del aprovisionamiento y preparado de alimentos. Estos conjuntos de actividades no se destinaron a grupos de personas que se encargaran de ellos exclusivamente. en los barrios de Santiago II y Villa Ingenio. pero con más flexibilidad. y la participación en las instancias de organización barrial y en las entidades políticas locales. Así. plantea el asunto de las formas organizativas en las que esta participación tiene lugar. en el aprovisionamiento y preparado de alimentos y en la organización y deliberación colectiva.CONCLUSIONES La consideración de la participación de las mujeres en los movimientos sociales de El Alto. En la acción colectiva de octubre hallamos que las mujeres participaron en los tres conjuntos principales de actividades: en el mantenimiento del paro. como una situación extraordinaria. de manera cotidiana. participaron en el mantenimiento del paro acarreando . También se dio una distribución del trabajo por género en estas actividades.

como delegadas de calle o liderezas que surgieron en el momento y después no se volvieron a ver. dominado por ellos. que la lleva a disputas faccionales y a la fragmentación. La misma organización de mujeres alteñas. asistieron y hablaron en las asambleas barriales. un espacio de hombres. organizaron a otras mujeres y las alentaron a participar. pese a lo legítima y representativa que es esta instancia. palos y otros. de tal modo que éstas continúan siendo una medio favorable de expresión y participación política femenina. en los varones y en las mujeres. . en un camino que parece mostrar su integración al circuito de poder clientelar que sigue predominando en las organizaciones alteñas. que privilegia las intervenciones largas en castellano fluido. En los tiempos ordinarios esta efervescencia de la participación se pierde. pero especialmente en éstas últimas. que encuentra un mejor espacio en las acciones colectivas. que encuentran en las asambleas de las juntas de vecinos. El hecho es que las instituciones políticas formales. limitan una participación plena de las mujeres. hicieron frente a los militares en las concentraciones masivas de vecinas/os. en el que no les “gusta” o “interesa” participar. que fueron las que se encargaron de tomar las decisiones. tanto estatales como sociales. tiene dificultades especialmente derivadas de la incidencia partidaria y de las organizaciones mixtas. participaron activamente en las marchas en El Alto y hacia La Paz.piedras. y en el que no son eficaces para hacerlo dado el estilo masculino predominante en el que se llevan a cabo.

Pero cuando pasa la acción colectiva la participación vuelve a ser marginal en la vida cotidiana. en sus momentos formales y ordinarios. Esta es una limitación de los movimientos sociales que debe criticarse. y a las mismas familias. sino a los propios movimientos sociales. no es solamente la expresión de resistencia de los pueblos indígenas y originarios. La democracia sin fin (Santos. que encuentran en la rebelión un lugar fundamental. la democratización será sólo aparente. también lo es de las mujeres. De otro modo. . 2001) debe alcanzar no sólo al Estado.La política subalterna.

Fernanda (2003).BIBLIOGRAFÍA CITADA AUZA. SANTOS. La Paz: CIDES-UMSA/Plural ZIBECHI. Un abordaje de género desde los hogares. La Paz: Textos rebeldes. Género. HARVEY.pe INE (2005). Y todo comenzó de nuevo. La Paz: CNE WANDERLEY. en: Denise Arnold. La Paz: Diócesis de El Alto. Participación política de la mujer en los pueblos andinos. Comisión Hermandad.edu. La Guerra del Gas contada desde las Mujeres. Forrest HYLTON y EI (2005). “Discriminación sexual y estrategias verbales femeninas en contextos escolares bolivianos”. Democracia de alta intensidad. Cepas/Caritas. Los movimientos como poderes antiestatales. El Alto: Indicadores sociodemográficos por ciudades capitales. Mónica y Grupo los Cronistas (2004). Penélope (1989). censo de 1992-2001 y zonas censales. Raúl (2006). Dispersar el poder. La Paz. La Paz: INSSB. autoridad y competencia lingüística. Aurolyn (1997). En: www. De pueblo vacío a pueblo grande. Memorias de octubre. Marco (2004). Más allá del silencio: las fronteras de género en Los Andes. QUISPE. La Paz: Plural/Wayna Tambo. CHOQUE Lucila. LUYKX. Boaventura de Sousa (2004). NAVIA. BRITTO Lina. El Alto: CPMGA.cholonautas. Trabajo no mercantil e inserción laboral. (2004). Apuntes para democratizar la democracia. Memoria testimonial de la “Guerra del Gas”. La Paz: ILCA/CIASE. . Verónica.

14 Vida cotidiana de las organizaciones. 5 Los barrios de estudio. 9 Distribución de actividades de la protesta. 25 Bibliografía citada. 4 Introducción.CONTENIDOS Agradecimientos. 28 . 20 Conclusiones.

CONTACTOS CON LOS AUTORES JESÚS FLORES VÁSQUEZ Correos electrónicos: jesusfvasquez@yahoo.herbas@yahoo.com . 712 366 02 IBLIN HERBAS CUEVAS Correos electrónicos: iblin.com Cel.com iblinherbascuevas@gmail.com jeseregel@gmail.