Está en la página 1de 5

REPUBLICA DE PLATON La idea fundamental de esta obra literaria resulta del interrogante: ¿ Cuál sería la mejor filosofía y organización

del estado de tal manera que fuera ideal?. De allí se desprende esta magna obra que aun en nuestros tiempos es de gran importancia para los hombres intersados en el estudia de las relaciones sociales. Platón desde su óptica nos imprime el concepto de Res Publica, como régimen o gobierno de la Polis (ciudad - estado) El libro 4 de la obra La Republica inicia analizando el planteamiento realizado a finales del libro 3, en el cual se propone un régimen de vida para guardianes - auxiliares con las siguientes condiciones: * No poseerían vivienda propia, ni habitación privada: ya que esto podría convertirlos en odiosos déspotas. * Los víveres los recibirían de los demás ciudadanos como retribución por sus servicios, lo necesario para ser fuertes y valientes. * Vivirían en comunidad y asistirían a comedores colectivos * No se les permitiría tocar el oro y la plata, le dirían que los dioses ya pusieron todas sus riquezas en sus almas. Es cuando Adimanto, opina que con ese régimen de vida tan estricto no lograrían el objetivo, el cual es la felicidad de todos, solo obtendrían la de unos pocos y el interés de dichos planteamientos es alcanzar el estado ideal o ciudad justa. Justifica su posición en este razonamiento. Dice por ejemplo que la belleza de una estatua no está en el color de sus ojos, ni en ellos mismos, ni en su cara si no en su conjunto. Así mismo, al tratarse de la educación de sus guardianes no debía mirarse su mayor o menor felicidad sino mantener la mirada puesta en la ciudad entera. Toman luego el tema de la riqueza y la pobreza de la ciudad, aportando Sócrates que los guardianes-auxiliares deben vigilar que no entre en la ciudad las anteriores, ya que la primera trae ociosidad y ansias de novedades y la segunda vileza y mal obrar. También plantea que sería más fácil lograr que los guardianes de esta ciudad justa, al a que se re[***]fiere el texto le ganen una batalla a dos ciudades ricas, que a una sola; y explico que como entre ellos tienen sus convicciones firmes y bien fundamentadas respecto a los bienes y las riquezas, dirían a uno de los pueblos ricos con los que combatan que se alíen con ellos y tomen los bienes del otro. Luego por sus condiciones atléticas ganarían fácilmente la batalla a la otra ciudad debido a sus condiciones poco atléticas. Adimanto, no muy convencido de lo anterior logra que entonces Sócrates haga otra prescripción:”que la ciudad no sea pequeña ni parezca grande sino que sea suficiente en su unidad”.

Sócrates. Para lograrlo. * Reglas básicas de comportamiento que aunque no estén escritas. Sócrates reconoce que es verdad lo que Adimanto dice. * Expresó también que: “La promulgación continua de leyes es propio de ciudades enfermas”. todos sepan que las deben obedecer. muestra un gran respeto al dios Apolo y lo considera como un dios general ya que no solo era consultado por los griegos sino también por otros pueblos. un tipo de saber. lo cual es solo el inicio de una nueva tarea. * Juegos tradicionales para los niños. ayuda a los presentes para llevar a cabo tal investigación. que pida ayuda a su hermano Glaucón así como a Polemarco y a los demás. quienes presiden y gobiernan esta ciudad. que es mucho menor el número de los sujetos poseedores de dicha virtud. Caen en cuenta también. en que se diferencia la una de la otra y cuál de las dos debe alcanzar el que ha de ser feliz. si es necesario.Hubo unas últimas prescripciones respecto a la educación de los guardianes en esta ciudad ideal: * Cada uno debe dedicarse a un trabajo. es decir. Define la virtud del valor como “aquella que es capaz de mantener en toda circunstancia la opinión acerca de las cosas que se han de temer” en el sentido de que . Adimanto protesta contra esta sugerencia de Sócrates y le recuerda que ha sido él mismo quien prometió llevar a cabo tal investigación. * La crianza y la educación de los hijos de los guardianes. comienza hablando de las cuatro virtudes que deben acompañar a toda realidad que sea considerada como absolutamente buena: Prudencia. Ya construido para Sócrates su Ciudad Ideal. el que le fue asignado por naturaleza y para el que está dotado. A partir de ahí. * Reacción frente a las innovaciones que estén en contra de lo prescrito en cuanto a la música y la gimnasia. la posesión común de las mujeres y el matrimonio. Valor. * Prudencia: En primer lugar afirma que una ciudad prudente es aquella que acierta en sus determinaciones y que tal acierto es un modo de ciencia. En este punto considera Sócrates ya fundada su CIUDAD IDEAL. Templanza. Ello le lleva a concluir que una ciudad fundada conforme a naturaleza puede ser toda entera prudente por la clase de gente más reducida que en ella hay. La llama también ciencia de la preservación y se halla en los jefes. Sócrates le pide a Adimanto que comience tal investigación y. con el fin de que cuando crezcan se hagan varones justos y provechosos. * Valor: Sócrates lo señala diciendo que una ciudad es valerosa gracias a la existencia de una clase o estamento que la defiende. Justicia. Más tarde llega a colación el tema de la parte religiosa en la ciudad ideal. nace con ello una misión más: ver en qué sitio de esta ciudad está la justicia y en cuál la injusticia. sin embargo. inicia su investigación para descubrir la esencia de la justicia y la injusticia en una ciudad. Solicita.

pero que. el valor y la templanza. Al llegar a este punto Sócrates señala la necesidad de analizar si la virtud de la justicia. que acaba de definir como ideal para la ciudad buena recién fundada. Y es que si en el individuo esta virtud se nos presentaran como algo distinto. Después de haber descubierto las virtudes de la prudencia. La templanza es concordia y armonía entre las distintas clases o estamentos de la ciudad. En este contexto. constituye la posesión y la práctica de lo que a cada uno es propio. Es decir constancia en las opiniones que se han de temer y obediencia. Sócrates pudo concluir no solo el significado de justica como sinónimo de actuación en lo que le es propio a cada uno de los linajes de la ciudad. en una ciudad temperante la virtud de la templanza no es propiedad y característica (como sucede con la prudencia y el valor) únicamente de los llamados a gobernar (dueños de sí mismos por gobernar en ellos lo mejor) sino también de los gobernados (que aceptan dejarse gobernar por los más templados). afirma que el valor es una especie de conservación y por lo siguiente: mantenerse firme en las opiniones sobre las cuestiones que se han de temer sin desecharlas jamás implica un gran valor interno de conservar lo adquirido. En conclusión: la templanza es en la ciudad una virtud general de todos los ciudadanos. El entrometimiento y trueque mutuo de estas tres clases. afirma Sócrates. y. por tanto. De este modo cada clase tiene su virtud propia y diferencial. los más fuertes y los del medio. Tal Virtud. La Justicia. además de la templanza y del valor. entonces deberíamos volver al . es lo que hace a ésta realmente valerosa. los guardianes auxiliares han de poseer también la virtud del valor. y los guardianes perfectos (gobernantes) deben poseer. valerosa y templada. Por lo tanto parece que una ciudad así (como la defendida por Sócrates) es dueña de sus concupiscencias y apetitos. la templanza se extiende por la ciudad entera. Por ende. por ser los mejores son aquellos que han logrado vencer lo peor en sus almas y sobreponerse sobre los apetitos de los menos capacitados para gobernar. Por ello.éstas son siempre las mismas y tal cual el legislador las prescribió en la educación. faltaría la virtud que les da vigor y las conserva después de su nacimiento. reconocen el dominio de los mejores. también presente en una clase reducida de la ciudad. se podría descubrir también si sometiéramos a examen a un hombre solo. Sin embargo. causaría daño en la ciudad y tal crimen no sería otra cosa que la injusticia. Plantea la idea de trasladar al individuo lo que se mostró como virtud en la ciudad con el fin de observar si existe concordancia. Entonces. teniendo en cuenta que en la ciudad recién fundada nos encontramos con que los llamados a gobernar. generaliza y sintetiza las otras virtudes en una sola. la virtud de la prudencia. sino también el de la injusticia como sinónimo del entrometimiento. a su vez. el hecho de que dentro de una ciudad cada uno haga en ella lo que por naturaleza le corresponde. Ahora bien. aunque hacen a una ciudad entera: prudente. * Justicia: Según Sócrates. Y explica. de donde ellas mismas brotan. la virtud única que resume y representa las otras. quien posee la virtud de la templanza posee un dominio sobre sí mismo. temperante. Los más débiles. * Templanza: Esta virtud se define como un orden y dominio de los placeres. no pertenecen por igual a todos los ciudadanos. las virtudes anteriores.

encolerizarse. y a aquello con lo que se desea y siente hambre o sed. En principio comienza señalando que no sería absurdo señalar que ésta debe consistir en la sublevación de los tres linajes del alma. Producir injusticia es el hacer que se manden u obedezcan unos contra otros contra naturaleza. ahora se trataría de analizar si el individuo tiene en su propia alma estas mismas especies con el objeto de ver si se nos aparecen los mismos calificativos que en la ciudad. siempre. Teniendo esto presente. llama a aquello con lo que se razona. es decir. Por ello afirma que la justicia realmente consiste en algo que se refiere no a la acción exterior del hombre sino a su interior. mientras que el vicio lo hace como enfermedad y debilidad de la misma. Sócrates intenta averiguar si existe un alma responsable de la cólera como algo distinto de la responsable del pensamiento y éstas dos como distintas de la responsable de los apetitos. Por ultimo Sócrates plantea la necesidad de examinar la esencia de la injusticia. Por todo ello. lo racional del alma. Ahora señala también el porqué de su diferencia con lo racional. Sócrates afirma también que ya se ha señalado el porqué lo irascible es diferente de lo concupiscible. Sócrates compara la injusticia con la enfermedad y la justicia con la salud. por el contrario. aquel presentimiento que le llevó a pensar que una vez que se lograra fundar una ciudad justa. Comienza formulando el principio de contradicción. Este concepto lo basaba en que las ciudades las hacen los individuos. Sócrates comienza analizando si las diferentes funciones del alma – “pensar. lo irracional. es decir. si obramos con el alma entera. Por ello. la virtud se puede entender también como salud y bienestar del alma. Este último se nos manifiesta como un auxiliar por naturaleza del racional. Encontró que lo relacionado con la retención nace del razonamiento. la justicia presente en la ciudad es realmente una imagen de la verdadera justicia que está dentro del hombre mismo cuando cada una de las partes de su alma hace lo que le es propio. Es decir. por ejemplo cuando se dice: “amantes del saber” como Atenas. Llega a descubrir lo siguiente: del mismo modo que en la ciudad eran tres los linajes que la mantenía. podríamos encontrar un cierto principio e imagen de la justicia.estudio de la ciudad para hacer la prueba de poner en contacto al sujeto y la ciudad con el objeto de hacer que en ambos brille la justicia. o. “es imposible que un mismo ser admita hacer o sufrir cosas contrarias al mismo tiempo”. apetecer” . el concupiscible y el irascible.las hacemos por medio de una única especie de alma o mediante tres. . Sócrates finaliza esta parte de su investigación afirmando que se ha cumplido por fín su objetivo. Pues bien. claro está. el racional. Y una vez que se ha descubierto en el alma de cada sujeto la naturaleza de la justicia. que no ser pervierta por una mala crianza. así parece que existen tres linajes dentro del alma humana.

además. en relación con la injusticia. portarse bien y ser justo. del mismo modo. . es ilógico afirmar que es preferible la enfermedad del alma a su bienestar. en primer lugar. señala cuáles le parecen ser las especies de vicio o injusticia y las describe también a partir de las formas de gobierno existentes en las ciudades y sus consiguientes modos del alma. después de todo lo visto. también. plantea la necesidad de investigar.Ademas Sócrates. que hay una sola especie de virtud e innumerables del vicio. puesto que llegaron a ese punto de máxima claridad. Sobre esto afirma. le parece ridícula tal investigación ya que del mismo modo que resultaría absurdo defender que es preferible la enfermedad del cuerpo a la salud. Es cuando Adimanto señala que. Afirma que estos modos son cinco y señala que uno de ellos se corresponde con el descubierto en la investigación anterior (el único justo). Sin embargo. si conviene obrar justamente. o cometer injusticia y ser injusto con tal de no pagar la pena y verse reducido a mejorar por el castigo. estar ante algo que no estaría de más estudiar. pase o no inadvertido el que lo haga. afirma. Sócrates reconoce que efectivamente parece ridículo el plantear tal análisis. Este modo o forma de gobierno puede recibir dos denominaciones: cuando un hombre sólo se distingue entre los gobernantes (reino o monarquía) y cuando son muchos los que gobiernan (aristocracia).

D  fn°¾ ½ffnf ¾¾.

 f  f nf ¾¾ °n °f° ff f °fn n° °f¯¾°¯h¾   °x¾  ¾fn f  ¾hf©¾nf °nhf°©¾nf  ° ¾  €  °nff°f ffnh f¾ ¾ fnf°f  f ¾ €   nf ¾ ½ f ¯f° n¯ °n f° ¾–fn° ¾ ¾° n ¾f  ½ ff ff¾  ¯f°fn°f¾n¯f9 ¯fnf¾ ¯h¾  ¯f°½ ¾fn°f ¾f¾–  °nf  nf ¾     n  f   f ¾  x ¯¾¯  ° ½¯   f f nf  f ° ¾–fn°  nf ¾  n°n    ¾   f      ¯f° n  nf  ¾° ¯ f–  f f f ¾ ½ ¾ ° ¾½ff ffnf f° ¾–fn° ½f f nf ¾ °nf¾° ¾–fn°½ff ¾n f ¾ °nf f©¾nff°©¾nf °°fn f 9ff–f n¯ °ff f°   f¾ nf  ¾   ° fn¯½f³f f  f  f f    ¾ f n°¾ f f n¯ f ¾f¯ °   °f 9 °nf If @ ¯½f°f ¾nf  & 9 °nf  ° ½¯  –f f€¯f   °f n f  ½ °  ¾ f f   fn f ° ¾¾  ¯°fn° ¾    f fn  ¾ ° ¯   n °nf  ¾ n  ° ½  ¾f   f f¯f f¯ x° n °nf  f ½ ¾ fn°  ¾  ff ° ¾ © € ¾   ° ¾ ½ ¾ °  –  °f° ¾f n f  .

f ° ° n °f f¯ x°    ¾ ¯n ¯ °  °¯   ¾ ¾© ¾ ½¾  ¾  nf   ffn°n °fn f €° f fn°€¯ f°ff f½ ¾  f ° f½ ° ½fnf¾  – ° ¯h¾ n f  ° ff  &If nf ¾¾ ³ff n °  °fn f  ¾f ¾f–fnf¾ff ¾ °nf °fnf¾   ¾f¯ ° f € °  €° f  fn¯#f f  ¾nf½f ¯f° °  ° f nn°¾f°nff ½°° fn nf f¾ n¾f¾   ¾ f°  ¯ # °  ¾ °    .

x¾f¾ ¾° ¾ ¯½  f¾ ¯¾¯f¾  f nf   –¾f  f¾ ½ ¾n  ° f nfn°  ¾ n n°¾f°nf ° f¾ ½°° ¾   ¾  f°   ¯     °nf  ° ¾  n°   f€¯f   f ¾°f ¾½ n  n°¾ fn°½¾– ° ¯f° ° ¾ €¯  °f¾½°° ¾¾   f¾ n ¾° ¾   ¾  f°   ¯  ¾° ¾ nff¾ ©f¯h¾ ¯½nf ° –f° f ° °  n°¾ ff   @fI f¯ x°½ ¾ °  °°fnf¾  n f fn f  ¾  fn fx¾f f¯ ° f ¾f  &@ ¯½f°f ¾f ¾  €° n¯° ° ¯° ¾½fn  ¾  °½¾ f  f ¯½f°f½¾ ° ¯°¾  ¾¯¾¯ °°n ¾  ° °  °n °f  °fn f   nx° €° f f °¾ °n°f¯¾ n°   ¾ f¯f ¾ f – °f  ½ ¾  ¾ ¯ © ¾ ¾° f ¾   f° –f   °n   ½  ° ¾¾ f¯f¾  ¾  ½° ¾  ¾   ¾ f½ ¾  ¾ ¯ °¾nf½fnf ¾½ff– °f ½  f¾   n°n °  ¯° ¾¯ © ¾ 9 f°½f n  °fn f f¾%n¯f € °  f½nf ¾% ¾  ³f ¾¾n°n½¾n °nf¾  f½ ¾    ½ f°   ¯½ f°  f  °  ° °f n f   ¯½ f°  f    f  ¯½f°f° ¾½½ f nffn ¾nf%n¯¾n n°f½ °nf f%°nf¯ °  ¾f¯f ¾f– °f%  ³¾ ¾¯¾¯¾½– °f ° ¾¯ ©%¾°f¯ x°  ¾– °f ¾% fn ½f° ©f¾ – °f½¾¯h¾ ¯½f ¾% 9  f€¯fnf ¾  f ¯½f°f¾   ° ½fn f  ° f ¾¯h¾ x  ¾ ¾¯h¾€  ¾¾ ¯  f  ¯½f°f ¾n°n ff¯°f ° f¾ ¾°f¾nf¾ ¾ ¾f¯ °¾ fn f  ° n°n¾°  f  ¯½f°f ¾ ° f n f  °f   – ° f   ¾ ¾ n f f°¾  ¾ –f f° ¾ ff ¾ f°  ½¾  f¯ x° f    f   ¾ –f f° ¾ ½ € n¾ %– °f° ¾% °½¾  f ¯h¾ f ¯½f°f f f  f½ °nf   ¾  ¯ nf fnf¾  ° ¾ ½½f €  °nf   ¾½x¾  f  ¾n   f¾  ¾  f ½ °nf   f  f  ¯½f°f  €fff f      ¾ f –  f¾ n°¾ f ¾½x¾  ¾ °fn¯ °  f   °nf    ¾¯    ½ ¾ °ff¾f¾   °  f¾¯¾¯f¾ f° f¾nf  &¾nf  –° nf ¾  n°¾ f½¾ ¾°f½hnnf  f nf f ° ¾ ½½  ½nf f¾ ¾f°  ¾ f° fn °f°fn f  ° f ½ ° f ¾f ¯½f f  ° ½  ° n ° ½ –f f  ¾ ¾ n f f°¾  ° ¯ f–    n    °  °f n f nf f°f–f ° f ½°ff f n ¾½° – ° ff¾° ff¾f¾  ¾ °°f¾f   °¯ ¯ °  ¯  ¾f¾ ¾nf¾ ¾ nf¾ff f³ °fn f fn¯ ° ° ¾ f f n¾f   f °©¾nf  9 °  nf ¾ ½  n°n ° ¾  ¾–°€nf   ©¾nfn¯¾°°¯ fnfn° °   ¾½½fnf f° ¾°f© ¾ fn f  ¾°f¯ x°  f°©¾nfn¯¾°°¯  °¯ ¯ °   –ff ¾ ½°nf ¾¾ ³fff° n ¾ f  f°ff¾f  f©¾nf  fnf f  €° n¯  f ½ff f n f   °f  nx° €° f f  ¾  ½ f ¾n  f¯ x° ¾ ¾¯ xf¯¾ f f¯ ° f ° ¯   ¾  9f° f f  f  f¾f f f °      ¾  ¯¾ n¯   °f n f  n° €°  ¾ f¾ ¾  n°n f°nf   ¾  ¾ °  °   ¾f   ¾  °¾ ½ ¾ °ff° n¯ f– ¾°  °°n ¾ f¯¾   f .

¾  fn f ½fffn f½ f ½°  °n°fnf¾© fn f n°  ©  fn   °f¯ ¾  f©¾nf   ¾ n°n ½ f¾f f ° f¾n f ¾f¾fn °¾°  ¾ ½ © ¯½nf° ¾  n  #f¯f° ¾ ¾f #n¯ °f¾  9 ¾  °  ff ¾  fff  f°ff ¾  °    °  ° ¾ ½½f f¯f ¾f¾ ¯¾¯f¾ ¾½ n ¾n°  ©   ¾¾ °¾f½f n °¾¯¾¯¾nf€nf¾  °fn f  @ ° °  ¾ ½ ¾ °  nf ¾ n¯ °f f°ff°  ¾ f¾ €  ° ¾ €°n° ¾  f¯f  #½ °¾f  °n f¾  f½  n #  f¾ fn ¯¾ ½ ¯   °f °nf ¾½ n   f¯f  ¯ f°  ¾ ¾ n nf ¾° °ff –f¾ ¾ °f¯f ¾½°¾f   fn fn¯ f– ¾° f ¾½°¾f   ½ °¾f¯ °x¾f¾ ¾ n¯ ¾°f¾ f ¾½°¾f    ¾f½ ¾  ½ n°f ¾ f¯¾n° f¯f ° f .

¯ °f€¯f°  ½°n½ n°f nn°  ¾ n # ¾¯½¾   °¯¾¯¾ f ¯ffn ¾€n¾f¾n°ff¾ f¯¾¯ ¯½#  °n°  fn°f n°f  °n°°fn  f°f¯ ° 9  f¯fff n°  ¾ f°f fn°f f¯f ff n° ¾  ¾ f¾ ° f¯  ¾  fn°f   –f f ¾n   ¾– °   ¯¾¯ ¯    ° f n f  f°  ¾ ¾ °f© ¾   f ¯f° °f f¾½f n   ¾ ° ¾°f© ¾ ° f¯f¯f°f  fn°f  n°n½¾n    f¾n  ¾ ¯¾ °¾¯f°€ ¾fn¯°ff½°ff f fn°f ¾ ¯½  nf ¾h  °¾ ½  f½°f¯ffnf°f  nf ¾ f€¯f f¯ x°   f ¾  f ¾ ³ff   ½x  f¾n   ¾ €  °    n°n½¾n  f¾ ³fff¯ x° ½x ¾ €  °nfn°fn°f  nf ¾€°ff ¾f½f  ¾° ¾–fn°f€¯f°  ¾ fn¯½ ½€°¾ ©   ¾ n f ½ ¾ °¯ °   f½ °¾f °f  ¾ –ff€° f°fn f  ©¾f  ½ f¯¾ °n°f ° n  ½°n½  ¯f– °  f ©¾nf   °f     ¾  f ¾n   ° f¯f nf f¾© f°ff f f©¾nf f©¾nf½ ¾ °  °fn f  ¾ f¯ ° °f¯f– ° f  f f©¾nf  ¾h ° ¯  ¯¾¯nf° nf f °f f¾½f ¾ ¾f¯ffn    ¾½½  9 f€¯f f©¾nf f¯ ° n°¾¾  °f– ¾  €  °fffnn°    ¯  ¾°f¾°   9 ¯ nf ¾ ½f° f f ° n ¾ f   f¯°f f ¾ °nf  f °©¾nf  ° ½°n½ n¯ °f¾ ³ff°  °¾ ff ¾ ¾ ³ff x¾f n°¾¾ °f¾  fn° ¾  ¾ °f© ¾  f¯f  nf ¾ n¯½ff f °©¾nf n° f °€ ¯ f   f ©¾nf n° f ¾f  9 n°©¾nf ¾ fn  ¾  ¯f° °   nf°°¾ n°f ¾ n°f °ff f  9   f ¾ ½  ° ° f¯ x°n¯¾f   ° ¾f f¯f ¯ °f¾  nfn n¯ °€ ¯ f   f  f¯¾¯f  .

 ¯f¾nf ¾ ½f° ff° n ¾ f  ° ¾–f  ° fn°n°f°©¾nf ¾n° °  f ©¾f¯ ° ½f¾   °¾ ©¾ ½f¾ °°f     f–f n¯  °©¾nf ¾  °©¾ n° f  ° ½f–f f ½ °f   ¾   n  f ¯ ©f ½  nf¾–  ¾ nf°   ¯f° ¾ ³ff   ¾½x¾     ¾    ½f n   nf f ° ¾–fn° f    ¯¾¯ ¯     ¾ff f ¾  € °    ¾ ½ €    f °€ ¯ f   n ½ f f ¾f  ¯¾¯¯  f¯ x°  ¾–nf€¯f  ¾½ €   f °€ ¯ f  f¯ff¾  ° ¾f  nf ¾  n°n    € nf¯ °  ½f n   n  ½f° f f f°h¾¾  ° ¯ f–  f€¯f  ½ ¾    –f° f ¾  ½°  ¯h¯f nf f  ¾f f°  f–   ° ¾ff ¯h¾ ¾ f    ¾f€¯f  °½¯ –f  f°f¾f ¾½ n     °°¯ f  ¾ n f ¯h¾ ¾ ³ffnh ¾ ½f n °¾ f¾ ¾½ n ¾ n°©¾nff¾ ¾n f¯ x°f½f f¾€¯f¾ –  ° ¾ ° ¾ °f¾n f ¾¾¾n°¾– ° ¾ ¯ ¾ f¯f €¯f  ¾¾¯ ¾¾°n°n¾ ³ff °  ¾¾ n ¾½° n°  ¾n   °f° ¾–fn°f° % °n©¾% ¾ ¯ €¯f –  °½   n  ¾ °¯°fn° ¾  nf° °¯   ¾¾  ¾°–  ° ¾– °f° ¾% °  ¯°ff%nf° ¾°¯n¾¾ –  °f°%f¾nfnf%  .