Está en la página 1de 2
Testimonio “El Amor de mi vida”
Testimonio “El Amor de mi vida”

KairosACN/ Aracely Delgado

Testimonio “El Amor de mi vida” KairosACN/ Aracely Delgado Era una niña cuando mis padres nos

Era una niña cuando mis padres nos llevaban

“religiosamente” a mis hermanos y a mí a misa…

Recuerdo que mi padre orgulloso se jactaba delante de la gente diciendo que nunca faltábamos y que si eso llegaba a suceder, verdaderamente extrañábamos ese ritual. Algo curioso era que mi progenitor, aunque religioso, tenía un concepto muy particular de Dios, ya que a pesar ser católico había decidido no ser devoto de la guadalupana, porque cuestionaba la veneración a

la virgen, a quien se le pide “como si de tratara de Dios mismo”. Nos enseñaba de la importancia de depender de Dios para todos los asuntos de nuestra vida. De modo que a temprana edad aprendí a dirigirme a Él en mis momentos de necesidad. Entendía que lo necesitaba.

De esa manera transcurrió mi adolescencia.

Testimonio “El Amor de mi vida” KairosACN/ Aracely Delgado Era una niña cuando mis padres nos

Recuerdo cómo una compañera de la preparatoria siempre

me platicaba de los cultos en su iglesia cristiana, del tiempo que dedicaban a adorar a Dios y todo

aquello me parecía por de

más extraño, pero dentro de ello, me sonaba fascinante, puesto que había una

tremenda soledad en mí que deseaba experimentar aquello de lo que mi amiga platicaba.

No fue sino hasta los 22 años, que conocí a un chico cristiano y me hice su novia. Fue en ese momento que por primera vez pisé una congregación cristiana y empecé a conocer sus reuniones. Cuánto disfrutaba aquellas alabanzas y la manera de dirigirse a Dios, todo aquel ambiente lleno de amor y regocijo logró que en mi corazón empezara a crecer un profundo deseo de amarle y seguirle, finalmente, una tarde de domingo, en medio de lágrimas de gozo, pasé al altar a rendir mi vida a Dios. Mi conversión por obvias razones no le fue de mucho agrado a mi familia, sobre todo a mi padre, quien se sintió traicionado por dejar uno de los mas grandes “legados” que se le puede dar a un hijo, la

formación católica, pero le hice ver, que precisamente él fue quien

había sembrado en mí el amor y la

búsqueda de Dios, y que lo había encontrado, pero no donde él esperaba. Finalmente lo entendió.

Pero en la medida que crecía mi relación con Dios,

se deterioraba la relación con mi novio, al final esta

terminó en medio de un profundo dolor, sin embargo me aferré al maravilloso tesoro que había encontrado, a mi Señor Jesús, sin embargo, en mi corazón había una herida enorme, ahora me quedaba sin novio, y mis planes de casarme y formar una familia se habían venido abajo.

Le dije a Dios que si su plan era que no me casara pronto, que me diera amigas para pasar ese

tiempo

con personas que compartieran el amor y pasión por Él, su respuesta no tardó en llegar y llegaron a mi

vida algunas de ellas. Íbamos a los congresos cristianos, hacíamos veladas, viajábamos juntas, orábamos, Al transcurrir algunos años, mi amiga con quien llevaba mejor relación, tuvo su novio. Eso trajo tristeza y confusión a mi corazón.

Entonces tuve la osadía de enfrentar a Dios. Le dije que ya parecía que Él no me respondía al darme una pareja a mí también yo haría de mi soltería lo que me viniera en gana.

Con ese argumento empecé

una doble vida. A pesar de seguir activa en las actividades de la iglesia y

del servicio a Dios, frecuentaba páginas de pornografía por Internet e incluso me contactaba por el chat con personas para salir sin siquiera conocerlas. A veces ni siquiera sabía los nombres de los tipos con

quienes intimé, no me importaba si eran casados, solteros o divorciados. Solo culpaba a Dios y quería disfrutar el placer que traía el momento, mi vida se había vuelto un desorden. Pero Dios en su infinito amor y misericordia, en medio de ese tiempo de rebeldía, me seguía atrayendo a Él con lazos de amor. Un día en el estudio que llevábamos en el grupo de jóvenes, empezamos a llevar un libro. Jamás

olvidaré el impacto que produjo en mí aquel texto. Ese libro me enseñó muchas verdades, me confrontó y obligó a determinarme a volverme a Dios. Entendí que mi vida tenía propósito, que mi existir no era mero accidente y que Dios tenía tiempos específicos para que sucediera cada detalle de mi vida personal. Así que renuncié al estilo de vida que había abrazado y del cual Dios me libro milagrosamente sana y salva.

Casi llegaba a los 30 años, cuando dejé de pelear con Dios,

me rendí por completo a Él, aunque seguía

suspirando por una pareja, sin embargo, ya no me preocupaba el día de mañana ni pasar mi futuro sola,

y fue entonces cuando Dios en su infinito amor puso en mi camino

al maravilloso hombre que hoy es

mi esposo. Hoy entiendo que Dios tiene un tiempo perfecto para cada quien, que era necesario que yo aprendiera a

confiar en Él para dejarlo satisfacer mis necesidades profundas, amor, seguridad, valoración,

aceptación, y propósito. Eso no lo puede hacer nadie mas que Él.

quienes intimé, no me importaba si eran casados, solteros o divorciados. Solo culpaba a Dios y

El enemigo ha dejado de atormentarme con los recuerdos de mi pasado y sé que ahora mi Dios les dará a todo lo que viví un propósito al usarlas para testificar de su amor.

quienes intimé, no me importaba si eran casados, solteros o divorciados. Solo culpaba a Dios y

Jóvenes, muchas veces optamos por rebelarnos a Dios porque pensamos que no le importamos.

Escogemos por pareja a la persona equivocada, decidimos tomar drogas para evadirnos de la realidad o

bien formamos parte de una pandilla por presión social

o en busca de aceptación, cuando lo que Dios

quiere es conquistarnos y que le conozcamos a Él como el amor de nuestra vida. Nadie puede suplir nuestras necesidades ni cuidar mejor de nosotros como Dios, que fue capaz de dar a su único hijo por amor a nosotros.

Si tú quieres vivir una vida de gozo, de plenitud y propósito, tan sólo dale el

Si tú quieres vivir una vida de gozo, de plenitud y propósito, tan sólo dale el primer lugar de tu vida a Dios. Vive y sírvele a Él. Es la mejor decisión que puedes tomar en tu vida. Dios te bendiga

Si tú quieres vivir una vida de gozo, de plenitud y propósito, tan sólo dale el

aracely.delgado73@gmail.com

Si tú quieres vivir una vida de gozo, de plenitud y propósito, tan sólo dale el

Periodismo a la manera del Reino