ENFERMEDADES FUNGOSAS: * Antracnosis: Se manifiesta en todos los órganos aéreos de la planta.

Los primeros síntomas aparecen como manchas circulares de diámetro variable, generalmente circundadas por un halo amarillo. Las lesiones también se desarrollan en el pedúnculo, peciolo, donde las manchas son elípticas, deprimidas. En el fruto se produce un ennegrecimiento total y este se vuelve más susceptible cuando se acerca la maduración. Se la puede controlar con un producto llamado Benlate o Dacomil * Oídio o tanimbú: Afecta a las ramas, hojas y frutos. Los síntomas se inician con un crecimiento blanco en la superficie inferior de la hoja y ramas. A medida que el hongo crece, las zonas afectadas se vuelven amarillas y finalmente se vuelven necrosas. Los frutos jóvenes cuando son atacados presentan deformaciones. Se la puede controlar con un producto llamado Karathane. * Fusariosis: Produce una pérdida de turgencia y amarillamiento generalizado. El tallo afectado presenta una descoloración del sistema vascular, más intenso en las proximidades de la raíz principal. El control se puede realizar con Benlate o Topsin. * Tuâ puâ o jembo puâ: Produce un levantamiento de todas las guías de la plantas; además causa achicharramiento de estas partes de la planta. * Mancha gomosa del tallo: Los síntomas muestran alguna variación, dependiendo del tipo de planta afectada. En los frutos, los síntomas se manifiestan en forma de lesiones circulares de bordes irregulares, al inicio acuosas, después necróticas. Las características de la lesión es la exudación de goma en tejido necrótico. En las ramas, el hongo causa formación de manchas necróticas, al principio circulares, pero después se transforman en cancro. Se la puede controlar con Benlate o Dacomil. * Mildew: En la cara superior de las hojas aparecen manchas amarillas, más o menos delimitadas por las nervaduras; en la parte inferior de las hojas se observan formaciones pardas rojizas del hongo. Control: Carbendazim, Diaconal. Amarilla miento por Alternaría: Produce una clorosis muy visible desde lejos en la parte central con necrosis que se distribuye en toda la hoja, preferentemente en el borde. Su control se puede realizar con Rovral, Dacomil y Carbendazim ENFERMEDADES BACTERIANAS - Mancha angular: Afecta hojas, ramas, peciolos y frutos. En hojas aparecen pequeñas áreas de tejido encharcado limitadas por nervaduras; luego estas adquieren la forma angular típica. En frutos, las lesiones se inician como pequeñas áreas de tejido encharcado, de coloración verde oscuro, después parda. Control: Terramicina, Aureomicina, Kazmin, Fungicidas, Cúpricos, Estreptomicina. ENFERMEDADES VIROSICAS - Mosaico: Las hojas presentan una acentuada reducción del tamaño, con áreas de tejido necrótico, entre nudos cortos, y flores anormales que con frecuencia no fructifican. Control: Uso de semillas sanas; pulverizar contra insectos masticadores y chupadores.

de distancia del pedúnculo. es mejor recurrir a productos que no incrementen el pH del suelo y. La cosecha de la sandía es manual. En zonas cálidas. El desarrollo de la planta será bueno si hace calor. Si la sandía cumple estos requisitos. la mejor época de siembra es en noviembre. una producción escasa y un desarrollo vegetativo exagerado suelen ser síntomas de algunas carencias o excesos en su cultivo. La escasa floración. Siembra y recolección de la sandia  La mejor forma de sembrar es en las tradicionales hileras y usando las semillas que podemos encontrar dentro de la pulpa de la sandía. La sandía puede verse seriamente perjudicada por un exceso de agua. la corteza vibra. Suelos y abono Esta planta se desarrolla adecuadamente en suelos fértiles y profundos. para que la planta se vaya dosificando poco a poco los nutrientes que necesita. estas plantas necesitan potasio en abundancia. Sabremos que una sandía está madura para ser recolectada si la piel brilla y si la parte que se posa sobre la tierra adquiere un tono amarillento y consistencia dura. y en cada golpe. más que nitrógeno. Dejaremos espacio suficiente entre plantas. coséchala por la mañana y córtala a 3 cm. . Comúnmente. Normalmente la sandía tiene dificultad para crecer en suelos arcillosos y alcalinos. que germina en una semana perfectamente con 25º C de temperatura. Una humedad del 60% es óptima para estas plantas. mejor si son levemente ácidos. a ser posible que sea abono de fondo. Otro truco infalible es golpear la corteza con la mano: si la fruta está madura. Los climas templados. son los mejores para el desarrollo de la sandía. A la hora de aplicar fertilizantes. introduciremos unas seis semillas. aunque la floración requiere temperaturas más frescas que no superen los 20º C. ligeramente calurosos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful